Está en la página 1de 3

Caracas, 18 de noviembre de 2019

Universidad Central de Venezuela


Escuela de letras
Seminario del cómic
Prof. Diajanida hernández
Jean Paul Rojas
C.I: 21.615.772
George Sprott

La novela gráfica de Seth, George Sprott, cuenta la historia del hombre que da título
a la obra. Él es la estrella de un aburrido programa de TV en una pequeña cablera
que, inexplicablemente, fue un éxito durante muchos años. Sin embargo, el tiempo
pasa y su estrella se fue apagando con su juventud. Muchas preguntas surgen en
torno a la vida del personaje, ¿quién es George Sprott? ¿que hizo en su juventud y
qué tiene que ver con su programa? Estas incógnitas sirven como punto de partida
para dar pie al argumento de la historia.

El autor plantea el desarrollo del argumento como un intento de relato formal. La


figura del narrador se nos presenta como una persona que no sabe realmente cómo
contar la historia. En el texto nos encontramos con un desarrollo algo golpeado, a
veces inconsistente. No hay un orden de prioridad en la forma como se muestra la
vida de Sprott. Esto no quiere decir necesariamente que no se entienda lo que
estamos leyendo. Quizás a propósito el autor decide no empezar de forma
convencional. Los dibujos que acompañan al texto en las viñetas no siempre se
corresponden, y sin embargo nos entrega piezas de un rompecabezas que se arma
a la perfección a medida que avanzamos la lectura. Los colores seleccionados por el
autor también son importantes para trazar la vibra de la historia: colores fríos como
azul pálido o cielo y gris, además de representar que la escena ocurre en la noche;
dan muestras de melancolía y tedio. Otros colores como el mostaza (quizás marrón)
y el rojo ayudan a evocar el pasado tanto de forma activa como pasiva.

Dispuesto de forma lineal, la lectura de las viñetas va de izquierda a derecha (estilo


de lectura común en occidente). Al principio, el narrador nos presenta al protagonista
en su trabajo. George Sprott es el animador de su propio show de TV, pero es un
programa sin brillo y predecible. Una forma ingeniosa que el autor aprovecha para
esbozar el perfil de su personaje.

George Sprott es un hombre de tercera edad terco, tosco y, sin duda alguna, muy
cansado. De repente, y de forma muy sutil, el primer giro en la historia nos sorprende.
Algo pasa dentro de la cabeza de Sprott, y el relato salta inmediatamente a un viaje
introspectivo por su memoria. Una noticia dispara en George un pedazo de su
pasado y esto nos lleva a un momento de su vida muy particular. Lo que parece no
tener sentido con respecto a lo contado por el narrador resulta ser el corazón mismo
de la historia, y del personaje. Visto quizás desde una perspectiva cinematográfica
podemos representar esta escena como el momento definitorio del protagonista. La
antártica y los esquimales tienen un peso crucial en su vida solo compartido por el
amor no correspondido de una mujer. El viaje introspectivo termina por mostrarse
literalmente como uno de esos viajes que la gente hace cuando siente que necesita
reencontrarse.

La historia en general no carece de perspectivas. Los testimonios dados por


personajes que, de forma directa e indirecta, conocen al protagonista refuerzan el
relato del narrador y dan fe de que George Sprott no es tan común como pudimos
llegar a pensar. Dependiendo de la cercanía, e importancia, de su relación con el
protagonista su aparición se verá reflejada en la disposición del espacio de las
viñetas. Lo que sí tienen en común, y esto hace que combinen bien con la vibra del
relato, es la marcada sensación de declive que se percibe desde el inicio.

Llama fuertemente la atención que dos de los recursos visuales más aprovechados
por el autor en la obra es el del plano medio y el plano de establecimiento o general.
En un principio esta disposición de planos da una idea más clara del tipo de historia
que estamos leyendo y sobre donde quiere el autor que concentremos nuestra
atención: la persona y el lugar donde se encontraba antes y ahora. Visto de una forma
general, el uso de recursos periodísticos como la entrevista y el material fotográfico
explicaría la forma en que está dispuesta una pequeña parte de la narrativa.
Combinándola con las partes netamente literarias logramos tener una visión amplia
del personaje vista desde diferentes ángulos narrativos. El foco de la obra nunca se
aleja de nuestro protagonista y el relato logra girar en torno a él desde el principio
hasta el fin sin opacar o dar exceso de protagonismo al resto de los personajes.

En general, y como he mencionado en un principio, la obra de Seth puede percibirse


como una suerte de rompecabezas que, visto de forma individual, carece de sentido.
Pero en conjunto, ofrece una forma de contar historias muy particular que, apoyado
en un planteamiento visual muy bien pensado, logra unir los puntos del relato sin
recurrir tanto al recurso narrativo.