Está en la página 1de 16

Capítulo 1: El ser humano y la realidad religiosa

1. El ser humano y la realidad trascendente

La persona humana se realiza en el mundo progresivamente


viviendo en relación con las cosas, con las personas, consigo
mismo. Percibe una realidad que es distinta de sí mismo y ésta
parece que le llama, que le dice algo… Y cuando se acerca a ella sin
prejuicios y con un espíritu abierto le brinda un sentido para su vida.
Ese acercamiento a la realidad que llama y a la que yo respondo
tiene que ver con eso que se llama “encuentro”. Y de este encuentro
brota un sentido, un significado importante para la vida humana.
Hay veces que esa realidad sobrepasa a la persona, no se la abarca,
es mayor que el ser personal. Pero a la vez se percibe como parte
del propio ser; es distinta pero tiene relación con el ser personal.
Estamos ante eso que se llama la realidad trascendente, la realidad
religiosa ante la que el ser humano queda "religado"; es decir,
relacionado de forma importante. Así ha percibido el ser humano a
la realidad religiosa, a la divinidad. ¿De qué forma y bajo qué
estructura? ¿Cuál es su esencia?

2. Estructura del hecho religioso

Según la fenomenología, en la estructura del hecho religioso


aparecen unos rasgos comunes que se manifiestan en las religiones
concretas. Ante todo, hay dos polos: El ser humano y Dios. A éste
se le percibe y se le llama “Misterio o Realidad suprema”. Y todo
aparece envuelto en un clima o ambiente: “lo sagrado”. El ser
humano no lo capta ni percibe directa e inmediatamente, sino a
través de “mediaciones”. Y ante esta realidad del misterio la persona
responde; es lo que se llama la “actitud religiosa”.

Elementos de la estructura religiosa son:

1
 El Misterio (también llamado Realidad suprema o Dios),
 El ámbito de lo sagrado o clima creado por el Misterio,
 Las mediaciones objetivas del Misterio y
 Las mediaciones subjetivas, la actitud religiosa de la persona
creyente ante el Misterio.

Pasamos a ampliar estos elementos.

3. El Misterio (Dios o Realidad trascendente)

Es una realidad anterior y superior al ser humano. Irrumpe en su


vida de forma gratuita. Le afecta íntima, total y definitivamente. Su
presencia es interpelante. Es una llamada ante la que el ser humano
responde.
En la tradición cristiana el Misterio tiene un nombre personal: Dios,
revelado en Jesucristo. En otras religiones falta esta realidad
personal y para designarla se hace con la palabra Misterio.

 La aparición del Misterio confiere a la realidad una nueva


dimensión (Personas, cosas, acontecimientos quedan
impregnados del Misterio que les alcanza)
 La superioridad y trascendencia del Misterio hacen imposible
que se le pueda describir directamente. Esto sólo es posible
por la huella que deja en el ser humano.
 El ser humano, ante la presencia del Misterio, se queda
anonadado, sobre-cogido y percibe una desproporción entre
él y Dios.
 Además, queda maravillado, fascinado, atraído y con una paz
y confianza indescriptible.

Al reconocer la presencia del Misterio, la persona tiene conciencia


de la absoluta trascendencia que representa para él el Misterio, ante
el que se siente pecador, y espera confiadamente la salvación total,
última y definitiva.

2
4. El ámbito de lo sagrado

Nos referimos al clima o atmósfera, creado por el Misterio, que


envuelve a las personas, cosas o acontecimientos.
No es fácil captar el mundo de lo sagrado, ya que no se reduce a
"cantidad". Se trata, más bien, de una forma nueva de vivir la vida
ordinaria que la ha organizado en torno a un eje nuevo. Así, la vida
adquiere una nueva dimensión y, en esta situación, el ser humano
se encuentra ante el mundo de lo definitivo, de lo único necesario y
ante lo cual todas las cosas se relativizan.
La persona comienza a vivir la vida ordinaria de una forma nueva y
se da cuenta de encontrase en un nuevo ámbito. El ámbito de lo
sagrado no es explicable en sí mismo; es comprendido cuando se
relaciona con la Realidad trascendente, con el Misterio que lo
origina. Esta es la explicación última de este clima o atmósfera en
la que se sitúa la experiencia religiosa.

5. Las mediaciones objetivas en que se hace presente el Misterio

Son "las múltiples realidades mundanas de todo tipo a través de las


cuales el misterio se ha manifestado al ser humano y en las cuales
éste ha reconocido su presencia"(M. Velasco (1987), 130. En
adelante, MV). A las manifestaciones del Misterio también se las
llamas "hierofanías” (manifestación de lo sagrado). Dichas
mediaciones tienen una estructura, una morfología y de las cuales
se derivan algunas consecuencias.

6. Estructura de las mediaciones

Las mediaciones, sin dejar de ser mundanas, nos remiten a la


realidad invisible del Misterio. Así, las realidades mundanas
adquieren un nuevo significado, se convierten en "símbolo de una
realidad invisible”.
El Misterio es una realidad invisible, inefable y trascendente. El ser
humano es mundano, corporal y se relaciona con los demás. Por
3
tanto, la distinta condición de ambos exige las mediaciones. Lo
invisible del Misterio se capta en y a través de lo visible. Estamos,
pues, en el mundo del símbolo, realidad que une lo visible con lo
invisible. Las mediaciones tienen, pues, una estructura simbólica.

7. Los símbolos (ampliación)

 Los símbolos son realidades cercanas que remiten a otra


realidad "agazapada" tras ella que la hace presente. Son la
mediación entre el sentido patente (denotación) y el sentido
latente (connotación).
 Los símbolos son necesarios en la vida del ser humano, sobre
todo cuando se trata de entender el significado profundo de
la vida, de la existencia humana y que no llega con lo
conceptual y racional. A todo esto se refiere lo del símbolo.
 Lo específico de una expresión simbólica es la presencia
inmediata de una realidad invisible a través de una realidad
invisible.
 Los símbolos son la percepción propia de un ser para quien el
mundo es lenguaje. La percepción de un ser que toma
conciencia de sí mismo en un mundo abierto y comunicativo.
Y todo porque las cosas no son opacas, mudas sino que son
trasparentes y son "palabra" dirigida al ser humano. Y salen a
su encuentro cargadas de posibilidad y sentido.
 El símbolo nace a niveles de imaginación y sensibilidad
específicamente humanas. Y es que el mismo ser humano, que
llama a los seres y a los actos por su nombre, encuentra una
significación que los trasciende.
 Lo simbólico se presenta en la forma del rito (acción) y del
mito (enunciado).
 El conjunto o cadena de símbolos forman los universos
simbólicos, un todo significativo que abarca la totalidad de la
experiencia, llegando a “un algo más” que no es patente al
conocimiento conceptual.

4
8. Morfología de las mediaciones objetivas del Misterio

La existencia de las hierofanías es observable en todas las


religiones.
 Sus formas son múltiples y variadas en relación con las
culturas y las épocas de la historia de la humanidad.
 En ellas el ser humano proyecta y exterioriza lo que le ha
afectado en lo más profundo de su ser.
 En esta expresión el ser humano hace suya y asume la
presencia de la realidad misteriosa y absoluta.

Para sistematizar el complejo hecho religioso en lo referente a los


conjuntos de mediaciones del Misterio en su revelación a la persona
humana observamos que:
 Las religiones de los pueblos primitivos se centran en la
naturaleza y sus variados elementos según agrupaciones de
contextos significativos (cielo, tierra, astros, fecundidad...).
 En el monoteísmo israelita se da el paso de la naturaleza a la
historia. El pueblo de Israel descubre a Dios en los propios
acontecimientos de la historia. La intensa vivencia del
monoteísmo israelita es el origen y raíz para descubrir todo el
sentido a la historia.
 En el Cristianismo, la persona de Jesús de Nazaret será la
manifestación (hierofanía) personal de Dios. El misterio mismo
de Dios se desvela en la persona histórica de Jesús; Y esto dará
especificidad y originalidad al Cristianismo.

9. Algunas consecuencias:

 El misterio se encarna y se mundaniza de alguna manera en


las hierofanías sin que éstas lleguen a convertir el misterio en
objeto manipulable. El misterio, al ligarse a una realidad
mundana, se hace asequible en ella. Y, sin confundirse con la
realidad mundana, confiere a ésta una nueva densidad.

5
 El Misterio entra en la historia del ser humano con todos sus
condicionantes, en su diversidad de situaciones y se realizará
en las múltiples manifestaciones que llamamos religiones.
 La presencia del Misterio en las mediaciones mundanas pasa
por la institucionalización ya que cristaliza en la magnitud
social.
 El Misterio, lo totalmente otro, se hace de alguna manera
semejante y de alguna manera diferente. Da pie a la
“ambigüedad”.
 Hay una tendencia y tentación por parte del ser humano a
disponer y acaparar o querer dominar el Misterio, a confundir
el Misterio con sus mediaciones. Surge entonces la idolatría.
Es decir, no es lo mismo una iglesia, que el Dios a que me
remite esa Iglesia. O no es lo mismo Dios que la realidad
humana que me remite a Dios.
 Los hombres o mujeres verdaderamente religiosos, los
reformadores, en alguna tradición religiosa los profetas,
ayudan a purificar la religión de sus abusos. Aquí se inscribe,
en parte, la prohibición de no hacer imágenes en la tradición
de Israel.

10. La actitud religiosa del creyente (mediación de raíz subjetiva)

La actitud religiosa es la respuesta del ser humano a la presencia


del Misterio en el ámbito de la propia vida. Es la reacción del ser
humano ante el misterio y lleva consigo reconocer el Misterio, en el
que se busca la salvación. El hecho de que el Misterio aparezca en
la vida del ser humano y que éste lo sienta no es suficiente para que
se considere religioso. Es preciso que el Misterio sea reconocido y
se busque en él la propia salvación.
La actitud se expresa también a través de mediaciones, que, en este
caso, tienen una raíz subjetiva en cuanto que nacen del sujeto
religioso.

6
11. Estructura fundamental de la actitud religiosa

El reconocimiento del Misterio lleva consigo considerarle como


realidad suprema, centro de la vida. La presencia del Misterio (de lo
Absoluto) en la vida del ser humano es fuente de libertad y nunca
es una barrera que encierre al ser humano y le lleve a abdicar de su
condición de sujeto, de ser libre.
La búsqueda de la salvación en el Misterio o realidad suprema y
absoluta comporta la toma de conciencia de una situación de mal y
una perfección plena y definitiva para el ser humano.

La toma de conciencia de una situación de mal, de una situación vivida


como negativa, lo que en la tradición cristiana se llama pecado, se
entiende como una opción fundamental, por la que el ser humano, ante
la presencia del Misterio, libremente se encierra en sí mismo, y renuncia
a las posibilidades que esa presencia le descubre o quiere realizarlas con
sus solas fuerzas.
La perfección plena y definitiva para el ser humano que lleva consigo la
búsqueda de salvación, no se reduce a lo cuantitativo, a la posesión de
bienes o a la eficacia. Lleva consigo la trasformación radical de su ser,
éste adquiere una nueva visión de la realidad y una nueva relación ante
Dios. Y todo incide en las demás dimensiones de la persona.

La salvación es fruto de la presencia gratuita del Misterio que el ser


humano acoge.
Podemos hablar, pues, de una estructura tripartita de la actitud
religiosa, aun manteniendo una profunda unidad, en cuanto que
comporta:
 Una actitud de reconocimiento del misterio,
 De éste se espera la salvación
 La salvación es iniciativa de la Realidad trascendente o divina
que se hace presente a la vida del ser humano. Y éste la acoge.

7
12. La expresión de la actitud religiosa
Las personas cuando se expresan lo hacen a través de lo que
llamamos dimensiones o niveles de la existencia (ideas,
sentimientos, acción, relaciones…). Yo pienso, yo hago, yo siento,
yo estoy con... expresan distintas formas de reaccionar el ser
humano. No es lo mismo la acción que el sentimiento o las ideas.
Es un esquema antropológico, entre otros, del que ahora nos
servimos.
Por tratarse de la expresión del misterio, nos referimos en primer
lugar a la estructura simbólica (en su aspecto subjetivo) como ley
presente en todas las expresiones de la actitud; luego a los niveles
de expresión de la actitud religiosa y, al final, a la relación entre
actitudes y actos.

13. La estructura simbólica en su aspecto subjetivo

Si la presencia del misterio afecta a la vida entera, es lógico que las


expresiones sean a través de los distintos niveles o dimensiones que
parten de lo profundo y unitario del ser de cada persona. Y en todas
ellas actuará una misma ley que es la estructura simbólica, a la que
antes nos hemos referido desde el aspecto objetivo y aquí nos
referimos desde su aspecto subjetivo.

La religión parece haber tenido como primer modo de expresión lo simbólico.


Las expresiones religiosas surgen cuando el 'toque interior' del Misterio en lo
más profundo del ser se hace presente en las distintas dimensiones del ser
(razón, sentimientos, actividad, dimensión social…). Así es posible vivir
humanamente lo que ha conmovido lo más profundo de la existencia. En
conclusión, la actitud religiosa no puede realizar su encuentro con el misterio
(realidad suprema) sino es pasando por la mediación de sus expresiones
simbólicas; las expresiones de la actitud religiosa son un elemento de la
actitud misma (M. Velasco).

8
14. Los niveles de expresión de la actitud religiosa: el nivel racional
(yo pienso…)

La actitud religiosa cuando afecta a la dimensión racional da lugar


a las múltiples expresiones a partir de los elementos que
constituyen dicha dimensión como son el pensamiento, la razón, la
atención, la comprensión, el discurso, la crítica, la creatividad, la
sensibilidad simbólica...
Así, surgen los mitos, las doctrinas religiosas, las teologías, los
dogmas, los escritos sagrados, etc. La expresión más típica son los
mitos que, ordenados y sistematizados, dan origen a las mitologías.
Los mitos tienen que ver con la palabra. Son narraciones.
Junto a los mitos están los ritos, que tienen que ver con acciones.
Ambos, mitos y ritos (enunciado y acción), son aspectos del
símbolo.
Las coordenadas naturales de espacio y tiempo en las que se sitúa
toda persona lleva a todas las religiones a hablar de espacios y
tiempos sagrados, expresión de la actitud religiosa, dada la
condición corporal del ser humano

15. La actitud religiosa y el nivel de la “acción” (yo hago…)

Nos referimos al culto como la primera categoría de la expresión de


la actitud religiosa en la acción de la persona humana. Las acciones
del culto son innumerables y no están ausentes de ninguna religión
histórica, aun cuando haya una crítica fuerte al culto, cuando asfixia
la actitud interior en lugar de ser su expresión.
La actitud religiosa en este nivel de la acción no sólo se expresa en
el culto sino también en el servicio a la divinidad que se centra
fundamentalmente en el orden ético y jurídico. En efecto la acción
totalizadora de lo religioso en la persona humana influye en el orden
de la acción y sus valores.

9
"Cada religión o tipo de religiones determina de ordinario un código moral
de acuerdo con la forma en que se representa la unión con lo divino y
concentra su estilo moral en un ethos que es una expresión del estilo de la
actitud religiosa"(M. Velasco, 163).

El hecho de que la actitud religiosa se exprese en la conducta moral


no elimina los riesgos de las acciones morales perversas, fundadas
en la motivación aparentemente religiosa, como muestra todo tipo
de fundamentalismo y fanatismo religioso, o el hecho de poseer y
usar lo religioso para el propio beneficio, con exceso de celo
religioso, dando origen a la magia y superstición.

16. La actitud religiosa y el nivel del “sentimiento” (yo siento…)

La huella y el eco que lo religioso en la persona se deja sentir


también en el nivel del sentimiento y la emoción dando lugar a
expresiones de entusiasmo, alegría, clima festivo, intensidad
emotiva, fervor religioso… Asimismo, y muy relacionado con esto,
han surgido manifestaciones multiformes a través de la experiencia
estética: el arte sacro o religioso de lo cual tenemos buena muestra
en nuestra geografía hispana y europea.

17. La actitud religiosa y la dimensión social (yo estoy con…)

La comunión del ser humano con el misterio, la impronta que lo


religioso deja en la persona origina el carácter social del hecho
religioso porque el sujeto religioso, que se ha visto afectado
profundamente por una relación con Dios, da a dicha relación un
valor superior al de cualquier vinculación y relación con los
miembros de la comunidad natural.
No podemos olvidar, por otra parte, el carácter social - comunitario
de la persona humana. Esto se da hasta tal punto que se puede
afirmar, tras un recorrido por la historia y sociología de las
religiones, que el poseedor de la experiencia religiosa es la

10
comunidad, a pesar de los procesos personalizadores que se dan en
algunas religiones para ser bien entendidas.
Nos encontramos, pues, ante la expresión comunitaria de la actitud
religiosa.

"Los símbolos de la fe, los credos de las diferentes comunidades constituyen


uno de los criterios más claros de pertenencia a la comunidad" (MV 169) y
ésta se siente más cohesionada cuando cada uno de sus miembros expresa
su actitud religiosa en el acto de culto, que a su vez éste va a influir sobre
la condición social y las formas de organización. Los actos de culto tienden
a relacionar y unir a aquellos que son movidos por la misma experiencia
central (J Wach).

En resumen: "La religión no puede existir de hecho más que concretada en


un cuerpo expresivo formado de la misma materia de la que está formada
la misma existencia humana: pensamiento encarnado, acción, sentimiento
institución social" (...). "Pero, su condición esencialmente simbólica hace
que ninguna de sus manifestaciones (...) pueda ser confundida con la
religión y absolutizada o considerada como fin último y definitivo para el
hombre" (M. Velasco 170-171).

18. Las actitudes y los actos concretos

Las expresiones religiosas nacen de la actitud y son necesarias para


que exista la religión, dada la condición corporal de todo ser
humano. Las expresiones religiosas concretas, de distinto grado e
intensidad (fiestas, lugares sagrados, tiempos sagrados, doctrinas,
teologías, sentimientos, actos de culto, organización social…)
"desgranan en el espacio y en el tiempo la actitud religiosa”.
Lo esencial de la actitud religiosa es el reconocimiento del Misterio
y esto comporta un conjunto de expresiones de distinto tipo
(racionales, emotivas, institucionales...) que forman el cuerpo sacral
que caracteriza una religión concreta y una concreción de la actitud
religiosa en actos como la oración, el sacrificio, las limosnas, el
ayuno etc.
11
Distintos tipos de oración (con ejemplos) son:

 la súplica: "Te pedimos que seamos más solidarios" ;


 la acción de gracias: "Te quiero dar gracias por la vida que
me has regalado a través de mis padres" ;
 la alabanza y bendición: "Te bendecimos y alabamos
porque de forma totalmente gratuita nos has amado en la
persona de Jesús tu enviado" ;
 la petición de perdón: "Te pedimos perdón por nuestra
irresponsabilidad en el trabajo"

Otras expresiones y manifestaciones son los sacrificios por distintos


motivos (para expiar una culpa o pecado, para dar gracias), las
limosnas, el ayuno, las peregrinaciones a distintos lugares, etc. Las
circunstancias culturales, sociales, económicas dan un aire diferente
a estas manifestaciones concretas. Las mediaciones siempre han de
estar al servicio de la actitud religiosa para que no se desvirtúen.
Por lo tanto están sujetas a los cambios y en relación con las
culturas.

19. La esencia del hecho religioso

Vista la estructura del hecho religioso, nos preguntamos ahora:


¿cuál es la esencia del hecho religioso? Así habla la fenomenología:

"La religión se nos ha presentado como un hecho humano específico que


tiene su origen en el reconocimiento por el ser humano de una realidad
suprema, realidad salvífica que confiere sentido último a la propia
existencia, al conjunto de la realidad y al curso de la historia"1

a. Es un hecho humano: Con esto se quiere indicar el carácter


histórico-positivo y la consiguiente complejidad. Comprende
diversos elementos sin reducirse a ninguno de ellos, como lo ético,

1
M. Velasco, 203. En este punto y siguientes seguimos las pp. 203-204

12
lo relacionado con el culto, lo institucional, la emoción y el estado
de ánimo, la ideología, teoría de la realidad, los sentimientos... La
religión, en definitiva, es una forma peculiar de vivir la existencia
humana, poniendo en juego las distintas dimensiones y niveles.
b. Es un hecho humano específico: Lleva consigo una serie de
características que lo diferencian de otras alternativas de vida, una
forma peculiar de relacionarse el ser humano con el mundo y de
organizarse el conjunto de la experiencia humana cuando la
persona establece esa relación con la realidad suprema y ha
prestado su asentimiento. El reconocimiento del Misterio es
esencial. Es decir, la religión comienza a existir cuando el ser
humano, a partir de una iniciativa que no procede de él, entabla
relación con esa realidad trascendente, al mismo tiempo que
íntimamente presente.

20. La relación con el Misterio: Significación para la vida

 Entrar en el ámbito de lo sagrado para tener acceso al Misterio:


Esto lleva consigo superar una forma ordinaria, profana,
trivializada de existir y situarse en el orden de las cuestiones
últimas, los enigmas recónditos de la condición humana, como
son las preguntas por el origen, fin y sentido de la existencia, las
preguntas por el bien, la felicidad, el porqué del dolor y de la
muerte.
 Reconocer el Misterio, la Realidad suprema o Dios: Es aceptar esa
realidad cuya presencia se impone, es entrega del sujeto a la
realidad reconocida, es gratitud que se expresa en invocación y
alabanza. Tiene un carácter eminentemente personal que engloba
todas las dimensiones de la persona. El reconocimiento es lo
esencial de la actitud religiosa y comporta un conjunto de
expresiones de distinto tipo. Y el ser humano descubre un sentido
para la vida e historia
 Donación de sentido del Misterio (Dios) : La realidad suprema
salva, da sentido al ser humano y al conjunto de realidades y

13
acontecimientos, cuando se presenta como última y total. Tener
sentido o significado importante se relaciona con esperanza,
realización de la propia existencia, desarrollo de las dimensiones
humanas fundamentales, ir superando todo lo que se llaman
situaciones de muerte para que reine la vida… En definitiva,
plenitud de vida que lleva a la salvación integral.
 "El misterio ejerce así una función integradora de todas las
facultades y dimensiones de la persona a las que polariza y atrae
irresistiblemente" (MV 204)
 El sujeto religioso, previa entrega al Misterio que se le hace
presente, expresa su gratitud con la invocación y alabanza. El
sujeto religioso reconoce a Dios, ser trascendente, a través de una
serie de mediaciones... La relación entre el ser humano y Dios
tiene un carácter personal que debe realizarse a través de todas
sus dimensiones de la persona. Así podemos decir que la religión
es adoración del Misterio y entrega confiada al mismo (Ver M.
Velasco, 204 citando a Heiler).

21. La realidad religiosa y sus ámbitos2

Entre los cuatro elementos que estructuran el hecho religioso nos


han salido las mediaciones (objetivas y subjetivas). Lo que sobre
ellas nos ha salido nos da pie para hablar, como punto final del
capítulo central del primer núcleo del curso, de la realidad religiosa
y sus ámbitos. En primer lugar, la realidad religiosa.
La realidad religiosa la podemos definir inicialmente como “el
conjunto de creencias y formas expresivas de la religión que están
presentes en el seno de una sociedad y que son sustentadas bien
por grupos religiosos organizados, bien por los individuos
miembros de la sociedad, que son, a su vez, integrantes de esos
grupos religiosos. La realidad religiosa es, por tanto, una expresión

2
Es importante tener esto en cuenta para ir, progresivamente, sintonizando con el modelo curricular de competencias. Los elementos
o ámbitos de la realidad religiosa son el punto de referencia para determinar las competencias sobre la religión como disciplina que
se hace presente en la escuela.

14
que engloba la referencia a numerosas realidades concretas;
designa un todo compuesto por diferentes elementos”3.

22. Ámbitos de la realidad religiosa

De acuerdo con las ciencias de la religión (historia,


fenomenología…) y con la mayoría de los autores, los elementos
que integran la realidad religiosa serían:
 Las creencias, o expresión fundamental de la experiencia de
Lo Sagrado realizada por el grupo o el individuo religioso, y
que es factor de identificación y diferenciación entre las
distintas confesiones religiosas;
 Los libros sagrados o fuentes, en los que se halla la expresión
fundamental y fundante de las creencias; en nuestro caso, la
Biblia.
 La comunidad religiosa (personas, instituciones jerarquías,
tareas..), como elemento socializador de las creencias;
 El culto litúrgico como expresión de la actualización de la
experiencia religiosa inicial; los símbolos y las imágenes,
como expresiones plásticas identificativas de una religión
(algunas religiones rechazan positivamente este tipo de
expresiones);
 El código moral, que regula la vida profana de los individuos
y la vida del grupo religioso;
 Las manifestaciones culturales de lo religioso, que comprende
tanto los hechos artísticos (artes plásticas, literatura...), como
los hechos sociales (lenguaje, costumbres) de origen o
contenido religioso;
 Los vestigios históricos de la actividad religiosa en el pasado;
 La diversidad de religiones presentes en el entorno social.

3 R. Artacho (2009, 82-83).

15
LA REALIDAD RELIGIOSA (por ámbitos y etapas)
Ciclo 1- EP Ciclo 2 - EP Ciclo 3- EP
Co Personas que la integran Organización y jerarquía que Creencias del grupo religioso
Acciones que realizan la estructura
Li Signos litúrgicos de una Roles que se ejercen Efecto de los signos litúrgicos
celebración… Oración: “pedir”. Partes de sobre el creyente Oración
una celebración como conversación con Dios.
Bi Narraciones, imágenes, Elementos comunes a varias Identificar etapas historia de la
parábolas, narraciones, clasificar salvación y situar en ellas los
comparaciones hechos, agrupar libros hechos bíblicos.
(profetas, evangelios) Conceptos: Alianza, liberación,
redención.
Cr Dios crea, Dios cuida, Conjunto de fórmulas Dios es el fundamento del
Dios da, Dios perdona agrupadas por temas, mundo
relacionadas por Dios no es la causa inmediata
importancia… de lo que sucede en el mundo.
Mo Normas morales Clases de normas (a Dios, los Motivación moral…
Modelos de conducta demás, el mundo…) Razones de bien común que
Rango de las leyes apoyan las leyes
He Origen de ciertas Agrupar hechos por etapas, Marcos cronológicos,
Hia acciones (ritos) geografías, temas geográficos, culturales,
Acciones de personas sociales en los que se
que sirven de modelo encuadran los hechos
Exp Pintura, escultura, Anteriores y además: folclore, Marcos históricos y culturales
Fe música fiestas, romerías religiosidad popular, relación en los que se enmarca la obra
entre lo social y religioso
(organizaciones)
Ot Signos, hechos y objetos Clasificación, organización, Creencias propias de cada
Re con que se manifiestan estructuración… religión, semejanzas y
diferencias
PRO Observar, nombrar, Reconocimiento de personaje Relación entre tareas de la C. y
CE describir, analizar, y hechos en una narración creencias en que se
DI comparar… en relación a bíblica y sacar conclusiones. fundamentan. Relacionar
MEN los ámbitos anteriores Organización y agrupación de signos lit. y creencias. Dialogo
TA creencias. Describir grupos sobre normas en relación al
LES de una comunidad, bien común y sentido de la
enumeración y descripción de vida. Relación entre
símbolos religiosos significantes y creencias (etc.)
VA Belleza, eficacia, utilidad Deseo de participación en Deseo de compromisos
LO Atracción, interés… celebraciones. Interés por morales. Percepción de valores:
RES conocer otras religiones perfección intelectual,
discurso, fuerza argumental…

Lectura: Ámbitos de la realidad religiosa: Co=comunidad. Li= Liturgia, culto. Bi= Biblia. Cr= Creencias. Mo= Moral. He Hia= Hechos
de la historia. Exp. Fe= Expresiones de la fe en la cultura. Ot Re= Otras religiones. Recuadros no sombreados, debajo de los
sombreados: Referido a contenidos procedimentales y actitudinales. Ciclos 1, 2, 3 de EP= Educación primaria. Lo más adecuado
según las capacidades de los alumnos de cada ciclo. (Fuente: Didáctica de la Religión, libro 4º )

16