Está en la página 1de 3

PARROQUIA SAN FRANCISCO DE ASÍS

GUIA PARA LA CATEQUESIS DEL SACRAMENTO DE LA RECONCILIACIÓN


Y EUCARISTIA
JULIO 28/2019

TEMA
¿QUÉ SON LOS CICLOS LITÚRGICOS?

Nuestra madre la Iglesia ha querido que nosotros sus hijos nos nutramos
de la palabra de Dios, de modo que no nos falte el sustento necesario para
nuestra vida. Muchos han leído la Biblia por su propia cuenta, y eso es
muy bueno y provechoso, pero recordemos que el lugar privilegiado para
escuchar la palabra de Dios son los sacramentos, en especial la Eucaristía.
Recordemos que la palabra de Dios al igual que la Eucaristía es alimento;
por eso en la liturgia conocemos que en la celebración de la santa Misa
se asiste a dos mesas, la mesa de la Palabra y la mesa de la
eucaristía.

En el leccionario, en los “principios generales para la celebración


litúrgica de la palabra de Dios” en el numeral 66 se nos dice que el hecho
de que para los domingos y fiestas se proponga un ciclo de tres años es
a causa de una lectura más variada y abundante de la Sagrada Escritura,
ya que los mismos textos no volverán a leerse hasta después de tres años.
Por eso la Iglesia ha clasificado las lecturas bíblicas en tres ciclos:
A, B, y C. para los Domingos. Y para todos los días en año par e
impar. Por lo tanto, si una persona participa atentamente en la
misa dominical durante tres años habrá escuchado en su mayor parte la
Sagrada Escritura.
Hay otro modo de escuchar la palabra de Dios que es el de asistir a misa todos
los días, durante estos días feriales, las lecturas se dividen en dos grupos que se
van alternando según sea el año: año par o año impar, que sea uno u otro
depende del año civil, si es por ejemplo 2018 es año par o, por ejemplo 2019 es
año impar, el año par e impar afecta sólo a las lecturas y al salmo no al evangelio,
el evangelio siempre es el mismo sea año par o impar. Quien asiste a misa todos
los días también tiene la oportunidad de escuchar incluso más textos que en los
Domingos, esto de ningún modo nos exenta de la misa dominical.
En cuanto al evangelio dominical el orden de los ciclos A, B, C, coincide con los tres primeros
evangelios del Nuevo Testamento, los evangelios sinópticos; es decir durante el ciclo A se leerá cada
domingo el evangelio según san Mateo, durante el ciclo B se leerá cada domingo el evangelio según
san Marcos y san Juan, durante el ciclo C se leerá cada domingo el evangelio según san Lucas.

1
PARROQUIA SAN FRANCISCO DE ASÍS
GUIA PARA LA CATEQUESIS DEL SACRAMENTO DE LA RECONCILIACIÓN
Y EUCARISTIA
JULIO 28/2019

Cada ciclo empieza con el inicio de cada año litúrgico, es decir con el primer domingo de Adviento.
El Evangelio de San Juan se va intercalando durante el año en
cualquiera de los ciclos, pero tiene un uso especial en Cuaresma,
especialmente en el ciclo A donde leemos los textos de la mujer
samaritana, el ciego de nacimiento y la resurrección de Lázaro y Pascua
donde encontramos los relatos de las apariciones del Señor resucitado,
las lecturas del buen pastor, y en el quinto, sexto y séptimo domino de
pascua los pasajes del discurso y la oración del Señor después de la
última cena.
Tenemos la oportunidad de profundizar en la palabra de Dios, y poder
escuchar su explicación y aplicación en la homilía. Gracias a Dios, va
aumentado el número de sacerdotes que, como Padre Sam, nos
explican a diario el evangelio. Esto nos ayuda a vivir mejor el misterio.
Y vivir el encuentro con el Señor en su palabra.
LOS CAMBIOS DE FECHAS EN ALGUNAS FIESTAS DEL AÑO LITÚRGICO.
El Año litúrgico se fija a partir del ciclo lunar, es decir, no se ciñe estrictamente al año calendario. La
fiesta más importante de los católicos, la Semana Santa, coincide con la fiesta de la "pascua judía" o
Pesaj, misma que se realiza cuando hay luna llena. Se cree que la noche que el pueblo judío huyó de
Egipto, había luna llena lo que les permitió prescindir de las lámparas para que no les descubrieran
los soldados del faraón.
La Iglesia fija su Año litúrgico a partir de la luna llena que se presenta entre el mes de marzo o de
abril. Por lo tanto, cuando Jesús celebró la Última Cena con sus discípulos, respetando la tradición
judía de celebrar la pascua - el paso del pueblo escogido a través del Mar Rojo hacia la tierra prometida
- debía de haber sido una noche de luna llena. Hecho que se repite cada Jueves Santo.
La Iglesia marca esa fecha como el centro del Año litúrgico y las demás fiestas que se relacionan con
esta fecha cambian de día de celebración una o dos semanas.
Las fiestas que cambian año con año, son las siguientes:

· Miércoles de Ceniza
· Semana Santa
· La Ascensión del Señor
· Pentecostés
· Fiesta de Cristo Rey

2
PARROQUIA SAN FRANCISCO DE ASÍS
GUIA PARA LA CATEQUESIS DEL SACRAMENTO DE LA RECONCILIACIÓN
Y EUCARISTIA
JULIO 28/2019

Ahora, hay fiestas litúrgicas que nunca cambian de fecha, como,


por ejemplo:

· Navidad
· Epifanía
· Candelaria
· Fiesta de San Pedro y San Pablo
· La Asunción de la Virgen
· Fiesta de todos los santos

También podría gustarte