Está en la página 1de 2

LOS REYES CATÓLICOS: LA CONSTRUCCIÓN DEL ESTADO MODERNO

INTRODUCCIÓN. Al final de la Edad Media los reinos cristianos peninsulares sufrieron las consecuencias de la
crisis demográfica, económica y social de los S XIV y XV.

En el Reino de Castilla comenzó una etapa de enfrentamientos entre la monarquía y la nobleza, la primera por
querer imponer su autoridad y la segunda por negarse a perder privilegios. En la Corona de Aragón había
problemas parecidos ya que ésta continuó con su ya tradicional política pactista. El enfrentamiento entre el
rey Juan II y clases dirigentes catalanas desembocó en una guerra civil que acabó 2 años después siendo ya
rey Fernando II el católico tras la sentencia Arbitral de Guadalupe.

Enrique IV, rey de Castilla, había firmado con su hermanastra Isabel el Pacto de los Toros de Guisando (1468)
en el que se establecía que ésta era la heredera a condición de que no se casara sin su aprobación, pero Isabel
se casa con Fernando sin permiso del rey y éste nombra heredera a su hija Juana a la que promete al rey de
Portugal. Al morir Enrique IV, Isabel se autoproclama reina de Castilla comenzando una guerra entre sus
partidarios y los de su sobrina Juana la Beltraneja. La guerra termina con la firma del Tratado de Alcacovas en
1479 en el que Isabel es reconocida Reina de Castilla, pero cede el control del África Atlántica a Portugal.

La unión de Isabel de Castilla y Fernando II de Aragón y rey de Sicilia unió en una monarquía a los reinos más
extensos de la Península y sentó las bases del poder de la corona frente a nobles e iglesia. Los reyes
conquistaron Granada, Canarias, Navarra, el Roselló y la Cerdaña y terminaron el proceso de unificación de
España, sin embargo, la unión era sólo dinástica porque nunca pretendieron la unión política de los distintos
reinos que siguieron manteniendo diferentes leyes.

LA ORGANIZACIÓN DEL ESTADO. La intención de los RRCC era crear un estado fuerte y moderno por lo que
las medidas que tomaron iban encaminadas a reforzar el poder real potenciando y reformando instituciones
ya existentes o creando otras. En política interior realizaron importantes reformas administrativas
aumentando la autoridad de los consejos Territoriales, uno en Castilla y otro en Aragón que eran itinerantes
al no haber capital del reino y de los Especializados en una determinada área de gobierno (Consejo de Cruzada,
de Órdenes Militares, de la Inquisición, de la Santa Hermandad). Crearon las figuras de secretarios y virreyes
o lugartenientes. Seguían existiendo las Cortes en cada reino que se convocaron pocas veces (jura del heredero
al trono). Se reforzó el poder real en el ámbito local reforzando la figura del corregidor.

En la hacienda castellana había más ingresos que en la aragonesa porque mejoraron la vigilancia fiscal. Aunque
en Valencia, Cataluña y Castilla había distintas monedas los RRCC crearon el maravedí que se podía usar en
todos los reinos peninsulares o no.

La justicia pública o del rey se impuso a la de los señores y a la privada. En pueblos y ciudades la aplicaban los
corregidores. La máxima instancia judicial en lo penal y lo civil eran las Audiencias que había en distintas
ciudades (la más importante la de Valladolid). Por encima de las Audiencias sólo estaba el Consejo Real.

Al disponer de dinero de las órdenes militares los RRCC pudieron pagar un ejército permanente dejando de
depender de los soldados de la nobleza. El ejército profesional se implanta en las guerras contra Francia en
Italia.

LA UNIDAD TERRITORIAL. La guerra de Granada fue la primera gran empresa común (militar y económica) de
la nueva monarquía, aunque no participaron los dos reinos de igual manera. La guerra, que duró 10 años,
terminó en enero de 1492 firmándose las capitulaciones por las que se respetaba la libertad de los
musulmanes, sus bienes y sus prácticas religiosas, el reino conquistado pasaba a la Corona de Castilla. La
victoria aseguró la posición de los reyes frente a los nobles, supuso asegurar el flanco mediterráneo ante el

RESÚMENES HISTORIA. mgm


empuje turco y les permitió dedicarse a las luchas con Francia e Italia. Esta guerra tuvo rasgos medievales
(cruzada contra el infiel) y modernos (uso de artillería e infantería con armas de fuego).

Castilla y Portugal fueron rivales por las Islas Canarias hasta el tratado de Alcacovas por el que Portugal
renunció a ellas. Las islas habían comenzado a ser conquistadas bajo el reinado de Enrique III de Castilla y los
RRCC finalizaron el trabajo al obtener primero Gran Canaria y después la Palma y Tenerife. La población
indígena (guanches) fue casi exterminada. La forma de conquistar y colonizar estas islas fue el ensayo para lo
que se hizo más tarde en las Indias. Las Canarias se convirtieron en punto de partida o escala hacia las Indias.

El padre de Fernando había sido rey de Navarra, pero el reino terminó en manos de nobles vinculados a la
monarquía francesa. Para recuperar Navarra Fernando desarrolló una activa diplomacia con Francia e
Inglaterra a través de alianzas matrimoniales. El Papa terminó excomulgando al rey Navarro y Fernando, como
rey regente de Castilla porque la reina había muerto, conquistó Navarra pasando a ser parte del reino de
Castilla en 1515 conservando sus leyes y la independencia de sus instituciones de gobierno

Los RRCC intervinieron directamente en los asuntos religiosos de sus reinos creando el Consejo de la
Inquisición (implantado en todos los reinos), cuya finalidad era perseguir la herejía o las ideas contrarias a la
fe cristiana pero que fue utilizado con fines políticos. Era tal el poder de los RRCC que existía un Patronato
Regio por el que estos presentaban una lista con nombres a Roma para que de ellos saliera el Papa
garantizando de esta manera la sumisión de la iglesia a la corona. El fin último de los reyes era la unidad
religiosa en torno al cristianismo presionando a los mudéjares a convertirse, aunque estaban protegidos por
las capitulaciones firmadas al rendirse Granada, para ser finalmente expulsados. Con los judíos pasó lo mismo,
o se convertían o se les expulsaba esta última opción fue la elegida por la mayoría. La expulsión de los judíos,
que controlaban gran parte de las finanzas, propició que en España se implantaran banqueros alemanes y
genoveses e impidió la creación de una banca moderna.

CONCLUSIÓN

A pesar de que su unión fue solo dinástica y no política, el reinado de los RRCC es el origen del Estado moderno
en la monarquía hispánica. Esta nueva monarquía logró la unidad territorial española que es todavía hoy en
día la base de España; sentó las bases para una monarquía autoritaria; los reyes crearon órganos de poder
dependientes de ellos y sometieron a la nobleza (atrayéndola a la Corte), al clero (Patronato Regio) y a la
burguesía (corregidor en las ciudades. Isabel y Fernando llevaron a cabo una exitosa política exterior mediante
alianzas matrimoniales de sus hijos con Portugal, Inglaterra y la Casa de Austria para aislar a Francia. Su política
expansionista por el Atlántico dio como mayor triunfo el descubrimiento de América.

El reinado de los Reyes Católicos (1469-1516) se sitúa entre la Edad Media y la Moderna. Es el fin de la Edad
Media debido a la unificación de los reinos peninsulares, el fin de la Reconquista y la victoria definitiva de la
monarquía sobre la nobleza en Castilla y, es el comienzo de la Edad Moderna, porque se consolidan las
instituciones monárquicas y se establecen las bases administrativas de un estado nuevo, el Reino de España,
será la potencia más poderosa de la Europa del siglo XVI y primera mitad del XVII.

RESÚMENES HISTORIA. mgm

También podría gustarte