Está en la página 1de 4

REVOLUCIÓN LIBERAL EN EL REINADO DE ISABEL II

1 .INTRODUCCIÓN.

La muerte de Fernando VII en 1833, abrió un periodo de transformación de la vida política, económica , social y
cultural española. Destacamos dos etapas:

La época de las Regencias (1833-1843).Isabel ll es menor de edad, ocupan la regencia su madre María Cristina
hasta 1840 y el general Espartero entre 1840-1843.

La época isabelina (1844-1868).Es la época del liberalismo moderado.

España superaba el Antiguo Régimen y entraba en la Modernidad. Triunfo del régimen liberal (años 30).

2 .LA FORMACIÓN DEL ESTADO LIBERAL

2.1. Consolidación de la monarquía parlamentaria.

Se establece la división de poderes, los derechos individuales, la soberanía nacional, el sufragio y el pluralismo
político. Estos principios se recogen en: Estatuto Real, la Constitución de 1837, la Constitución de 1845 y la
Constitución non nata de 1856.

2.2. El nacimiento de los partidos políticos.

Al partido moderado y progresista, se les unirá el Demócrata, la Unión Liberal y las formulaciones del
republicanismo. Características:

Partido Moderado. Características: Soberanía compartida entre el rey y las Cortes. Un legislativo bicameral, Senado y
Congreso. Estado centralizado y un poder ejecutivo fuerte. Estado confesional católico. Destacan Narváez y Martínez
de la Rosa.

Unión Liberal. Sector más moderado de los progresistas y sector más progresistas de los moderados.(partido de
centro).Su base social estuvo en las clases medias. Su objetivo libertad y orden. Destacan O´Donnell y Serrano.

Partido Demócrata. Ala más radical del progresismo. Defienden: el sufragio universal masculino, separación iglesia-
estado, libertades de prensa y culto, intervencionismo del estado y descentralización administrativa. Destacaron
Figueras y Pi y Margall.

2.3. El militarismo de la vida política española.

La intervención del ejército en la vida española queda definida por los pronunciamientos marcando la política
española .La guerra carlista y la debilidad de la burguesía convirtieron al ejército en el árbitro de la situación
política con nombres como Espartero, Narváez, O `Donnell, Prim Y Martínez Campos.

2.4. Cambios económicos, administrativos y sociales.

Se asientan las bases de la economía industrial. Destacan: proceso desamortizador de la tierra, supresión del
régimen señorial, ley de ferrocarriles, ley de sociedades bancarias, ley de minas etc. Las reformas administrativas:
centralización del Estado, la reforma de la Hacienda Pública, la aprobación del Código Penal, la creación de la
Guardia Civil etc. Se asientan las bases de la sociedad burguesa y el capitalismo. Desaparece la sociedad estamental
y se implanta la sociedad de clases: la burguesía tiene el poder es la clase social dominante.
3. LOS INICIOS DE LA REVOLUCIÓN LIBERAL EN ESPAÑA.

3.1. La Guerra Carlista.


3.1.1. El Problema de la sucesión dinástica.
La muerte sin descendencia masculina del rey Fernando VII generó una situación de incertidumbre política en
España. La ley de las Partidas declaraba heredera del trono a la hija mayor del rey, ley que fue sustituida cuando
llegan los borbones al trono de España, por la Ley Sálica excluyendo del trono a las mujeres. Cuando el Rey publica la
Pragmática Sanción de 1830 aprobando la costumbre establecida en la ley de las Partidas (podían reinar las
mujeres), los carlistas partidarios de Carlos, hermano del rey Fernando VII , vieron una conjura de los liberales,
subiendo al trono Isabel ll con tres años y ocupando la regencia su madre María Cristina.
3.1.2. Geografía y Sociología del carlismo.
AL Ser proclamada reina María Cristina tuvieron lugar los primeros levantamientos. La guerra civil no fue solo una
lucha por el trono de España sino una confrontación entre el absolutismo y el liberalismo.
El carlismo se localizó en regiones de tradición foral y donde los campesinos gozaban de independencia económica:
País Vasco, Navarra, el Maestrazgo y Cataluña.
Los liberales se asentaron en los núcleos urbanos. Se surtían de las clases medias ilustradas, aristocracia latifundista,
la burguesía, pequeños comerciantes y campesinos sin tierra.
3.1.3. Fases de la contienda.
Se desarrollaron tres fases:

Primera fase: protagonizada por el general carlista Tomás de Zumalacárregui .Su muerte en el sitio de
Bilbao (1835) supuso un revés para los carlistas que no consiguieron territorios bajo su control.

Segunda fase: fracaso de la “expedición real” sobre Madrid (1837) y la guerra en el Maestrazgo (Cabrera).

Fase final: acercamiento entre las fuerzas enfrentadas que culminó con el Convenio o Abrazo de Vergara
(1839) entre Espartero (isabelino) y Maroto (carlista).La guerra continuó en Levante y Cataluña hasta la derrota del
general Cabrera en 1840.La guerra dejó secuelas y radicalizó la vida política.

3.2. La Regencia de María Cristina. (1833-1840)


3.2.1.El inicio del régimen liberal.
María Cristina buscó el apoyo de los liberales realizando concesiones políticas. El movimiento constitucionalista se
concretó en dos realidades: el Estatuto Real de 1834 y la Constitución de 1837.Se suceden varios gobiernos:
Gobierno de Cea Bermúdez. Liberal-conservador. Inicia reformas administrativas dentro del absolutismo ilustrado.
Se oponen los liberales que reclaman más libertad.
Gobierno de Martínez de la Rosa .Liberal-moderado. Promotor del Estatuto Real de 1834,carta otorgada que
provoca la división de liberales en moderados(aceptan el Estatuto) y progresistas. El gobierno intenta destruir las
bases del Antiguo Régimen, arremete contra la iglesia y otorga amnistía a los liberales exiliados.
Gobierno de Mendizábal. Liberal-progresista. Reformas: reorganización de la Milicia Nacional, la creación de las
Diputaciones Provinciales, la Desamortización de los bienes esclesiásticos y la supresión de la Mesta.
3.2.2 .El Estatuto Real de 1834.
En él se plasmó un régimen basado en la soberanía de dos instituciones: el rey y las cortes (formación de dos
cámaras).La Cámara de los Próceres(aristocracia ,alto clero, propietarios)nombrados por el rey y la Cámara de los
Procuradores elegida por sufragio censitario .Dos logros se echaban de menos en el Estatuto: La soberanía nacional
y los derechos fundamentales del individuo.
3.2.3 .La Constitución de 1837.
Los movimientos revolucionarios de 1835 dieron lugar a Juntas locales y provinciales obligando a la reina a recurrir a
los liberales radicales que una vez restablecido el poder central, el triunfo del progresismo se reflejó en una nueva
constitución. La Constitución de 1837 que recoge el principio de soberanía nacional, declaración de derechos y el
equilibrio entre la Corona y las Cortes.

Uno de los elementos progresistas de la Constitución fue la Ley de Ayuntamientos de 1840 que defendía la elección
de alcaldes por vecindad.

3.3 .La Regencia de Espartero. (1840-1843)


El proyecto de ley sobre municipios de 1840 provoca que los progresistas recurran al levantamiento revolucionario,
la regente María Cristina renuncia a la regencia y se hace cargo el general Espartero. Su regencia fue muy inestable.
El fracaso del pronunciamiento de O`Donnell (1841) Y la revuelta de Barcelona en 1842 acrecentaron su
impopularidad dando ocasión al pronunciamiento del general Narváez. Las Cortes para evitar una nueva regencia
adelantaron la edad de Isabel ll y fue coronada reina a los trece años.

4. EL REINADO DE ISABEL II (1844-1868)


4.1.La Década Moderada (1844-1854).Resumida en la elaboración de una nueva constitución, normalización de
las relaciones iglesia-estado y la reforma de la administración pública.
La Constitución de 1845.Corona y Cortes depositaria de la soberanía nacional, se otorgaba a la corona más
prerrogativas, como el nombramiento de los ministros, disolución de las Cortes, sanción de las leyes etc.
Concordato de 1851.La Santa Sede aceptó la desamortización esclesiástica y ratificó el Patronato Regio. España por
su parte reconocía la unidad católica y la confesionalidad del Estado.
Los moderados crearon un régimen político bajo el signo del centralismo político-administrativo basado en: la
creación de la provincia, la Ley de Organización de los Ayuntamientos, la reforma del sistema tributario (creación del
banco de España) la elaboración del Código Penal y la creación de la Guardia Civil.
4.2. El Bienio Progresista (1854-1856).El general O`Donnell lideró un pronunciamiento contra el gobierno “la
Vicalvarada” cerca de Madrid. Su politización a través del manifiesto redactado por Antonio Cánovas del Castillo
determinó la movilización de progresistas incitando la insurrección popular. La reina llama a Espartero, se inicia dos
años de gobierno progresista. Se destacan tres hechos importantes:
La Constitucíón non nata de 1856(texto aprobado por las Cortes pero no promulgado).
La Ley de Desamortización General de 1855, propuesta por Madoz, afectaba al clero y a los bienes municipales.
La Ley General de Ferrocarriles de 1855.
Destacar en este periodo las movilizaciones populares generalizadas, en demanda de la abolición de impuestos y del
abaratamiento de alimentos, provocando la sustitución de Espartero por O`Donnell.
4.3. Crisis del Moderantismo y final del reinado. (1856-1868)
Periodo presidido por la inestabilidad. Tras un breve gobierno de O`Donnell la reina llamó a los moderados que
dirigidos por Narváez gobernaron hasta 1858.Retorno a las instituciones anteriores a 1854 y creación de la Unión
Liberal por O’Donnell como partido de centro (progresistas y moderados).
La vuelta de O’Donnell expresaba el deseo de ampliar las bases políticas y sociales del régimen, pero las divisiones
internas, los levantamientos de campesinos y republicanos originaron su caída en 1863.
La actuación autoritaria de los gobiernos entre 1863 y 1868 aumentó la oposición al régimen isabelino. En 1866 los
progresistas y demócratas acuerdan el destronamiento de Isabel ll y la convocatoria a Cortes constituyentes por
sufragio universal (Ostende,Bélgica ). La muerte de O’Donnell en 1867 empujó a los unionistas a la revolución
culminando en la revolución de 1868.

5. CONCLUSIÓN.

Progresistas y moderados protagonizan el proceso político entre 1833 y 1868 en el que se consolida el sistema
liberal burgués en España y se acaba con el Antiguo Régimen. Los progresistas participaron en gobiernos cortos
llegando al poder mediante insurrecciones y pronunciamientos.
Con el tiempo surgieron nuevas fuerzas políticas democráticas y republicanas que desembocarán en una revolución
destronando a Isabel ll en 1868.