Está en la página 1de 4

Ensayo I - Certificación en Alquimias Herbolarias.

Nombre: ​María Valentina Carrillo Gallego

La conexión con la naturaleza, con nuestro ser y nuestros antepasados es algo de lo


que algunos se han desapegado hasta casi llegar al olvido, la experiencia del taller
en alquimias herbolarias nos permite tener un acercamiento a nuestras raíces,
ancestros, a ser conscientes de nosotros, a ser conscientes de lo que nos rodea, a
descubrirnos como seres perfectos, como mujeres y hombres a través de la
sanación propia y activación de chakras y a su vez de la creación de medicina.

La experiencia se basa en 2 momentos, el primero el cual se basa en la limpieza y


ritual de preparación para posteriormente crear las medicinas, esto por medio de los
chakras, en este primer momento nos centramos en el chakra Muladhara.

El chakra Muladhara o chakra raíz, tiene como nota DO, su color es el ROJO y está
asociado a la tierra, es donde se siente la fuerza de conexión consigo mismo, la
familia, ancestros y la tierra misma; por esto las raíces con todo lo anterior pueden
ser profundas y de gran alcance, entrelazadas con familiares y amigos, o pueden
ser poco profundas esperando a ser encontradas e incluso en algunos casos puede
que se sienta completamente desarraigado y como si no fuese parte de esta tierra.
Durante la meditación y activación de este chakra fuimos conscientes de dónde
venimos, y de quienes somos, agradecimos a cada uno de nuestros antepasados y
familia por brindarnos saberes, a su vez, estar conscientes de nuestras partes del
cuerpo que se relacionan con este chakra raíz las cuales son huesos, glándulas
suprarrenales y todas las partes fuertes en nuestro cuerpo y además del intestino.
Sentimiento o situaciones como el miedo, la inseguridad, la dificultad en el trabajo o
inestabilidad con el dinero, se dan por el desequilibrio de este chakra y al activarlo y
estar conscientes todo esto sanará, pues todo sucede en primer lugar dentro de
nosotros y luego se refleja y aparece por fuera.

Lo anterior es algo muy importante de analizar, ya que, en el ámbito personal


muchas veces no queremos o mantenemos alejadas y tenemos unas actitudes
“negativas” hacia ciertas personas, esto realmente nos invita a una introspección y
ver a qué le debemos prestar atención de nosotros mismos, y a su vez en caso de
ser la otra persona que actúe o diga cosas como “eres odiosa”o “eres fea” es esa
persona quien debe iniciar un proceso de reconocimiento pues refleja sus
inseguridades en la otra persona, iniciar el proceso de equilibrio entre el sanar y la
consciencia, en el saber que somos seres completos y las respuestas siempre
estarán en nosotros.
Todos somos seres duales, tenemos nuestra parte femenina y nuestra parte
masculina, desde hace tiempo ​“Se estaba malinterpretando, igualdad de derechos
con igualdad de formas y roles. Ya estábamos pareciendo más hombres, opacando
aun más el femenino tan resentido todos estos años.” (1). p ​ or esto, después de
conectarnos con nuestros antepasados y familiares, nos conectamos con nuestro
ser de madre, para sentir el ser mujer y aceptar con amor todo lo que nuestro ciclo
lunar conlleva ​“soltando el sentimiento de inferioridad y el rechazo hacia lo femenino
que como consecuencia hemos interiorizado.”​, desde la pre-ovulación, ovulación,
pre-menstruación hasta finalmente llegar a la menstruación de manera que al estar
conscientes de cómo nos sentimos en esos 4 momentos podamos aprovecharlos:
En el primer momento es cuando estamos deslumbrantes por lo que es un momento
de renovación e ideas ya que nuestra energía está en su punto máximo, el segundo
se debe aprovechar para resolver conflictos y presentar proyectos o ideas, el tercer
momento es en el que se realiza la limpieza, donde debemos canalizar todo lo que
sentimos en cosas concretas para resolver problemas, y finalmente nuestra 4 etapa
en donde toda nuestra energía disminuye,es un momento para dedicarnos a cosas
muy específicas y descansar, esta etapa final nos invita a para y evaluar lo que es
importante para nosotras. y de tal manera se reinicia nuestro ciclo.

El segundo momento del taller se basó en el reconocimiento y conexión con las


plantas y la elaboración de medicinas teniendo presente todo lo aprendido el día
anterior y principalmente con la intención que queríamos darle a la medicina. Se
aprendió sobre las propiedades de plantas como: la alegría, el romero, la coca, el
cannabis, la rosa, la cúrcuma y aceites de ajonjolí, coco, de abeja y sacha inchi,
esto no solamente se limita a estas plantas, sino que por el contrario se abren
muchas puertas hacia las infinitas posibilidades que ofrecen las medicinas de las
plantas tanto energéticamente como corporalmente hablando para la cabeza, el
estómago, para la piel y demás, sólo debemos fijarnos en cuál es el uso correcto de
cada planta, modo de consumo, qué parte de la planta usaremos, cuál será el
método de preparación correcta y todo esto para aprovechar todas las propiedades
que nos brinda, cosa que tiene como desventaja la medicina corriente, pues no
aprovecha todas las propiedades de la planta, sino que sólo aprovecha una que
otra, y esto es un desperdicio pues la medicina corriente cura de manera rápida
pero no sana “el mal” desde raíz y es por esto que muchas veces se habla mal de la
medicina natural, ya que muchas veces no tiene un efecto inmediato y así mismo se
descarta su efectividad y realmente es todo lo contrario, sana. Entonces, ¿por qué
no aprovechamos algo que tenemos en todos lados, todo lo que la madre tierra nos
brinda?. ¿Acaso no recordamos nuestras raíces y todo lo que vemos y aprendemos
de las abuelas?. Esas maceraciones de marihuana y coca para los dolores, esas
pomadas de caléndula para cicatrizar, los distintos tipos de té, todos nos sanan y
siempre estuvieron ligados a nosotros de alguna u otra manera pero no los
aceptabamos, no los tomábamos en serio, pero nosotras pudimos dar un paso y
despertamos dándonos cuenta de la riqueza que nos rodea, y aún más siendo este
un territorio Colombiano rico en flora, a la vuelta de la esquina podemos encontrar
una planta de coca, la planta del guerrero, la cual es rica en calcio, sirve para la
artritis, osteoporosis, es energizante, expande los pulmones. Incluso podemos
elaborar un remedio para la fiebre con ingredientes que tenemos siempre en casa:
jengibre y cúrcuma.

Esta es una invitación a darnos cuenta que estamos aquí por algo, la naturaleza
está aquí por algo, debemos enraizarnos a la tierra y conectarnos con el universo,
sentirlo y sentirnos, permitirnos sanar y saber que podemos sanar,que podemos
aprovechar lo que la tierra nos dá.

Todo este proceso desde el chakra raíz a las medicinas me ha enseñado a


valorarme como mujer cíclica, a tener paciencia, a cuestionarme y a investigar sobre
las propiedades de las plantas y las diferentes ramas de medicina que ofrece, esto
ha sido un proceso que debía llegar a mi vida, lo acepto con amor y espero seguir
creciendo con él, soy parte de la naturaleza y ahora la siento, desde el proceso de
activación y limpieza del chakra raíz hasta la elaboración de una medicina personal
a base de alegría, rosa, cannabis en aceite de ajonjolí, coco y sacha inchi.
Bibliografía: