Está en la página 1de 22
APOLOGÉTICA CLASE # 5 Mas también si alguna cosa padecéis por causa de la justicia,

APOLOGÉTICA

CLASE # 5

Mas también si alguna cosa padecéis por causa de la justicia, bienaventurados sois. Por tanto, no os amedrentéis por temor de ellos, ni os conturbéis, sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros; teniendo buena conciencia, para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, sean avergonzados los que calumnian vuestra buena conducta en Cristo.

1 Pedro 3:14-16 Reina-Valera 1960

(RVR1960)

CLASE # 5 - CONTENIDO:

Hablemos del Diluvio

La Evolución, algunos problemas I & II Contenido: (Asignación # 2: Sinopsis: Graves problemas de la evolución. Libro: El Ocaso de los Incrédulos. Escritor: Roger. E. Dickson. Barcelona, España: Editorial Clie. 1987. Páginas 245-285.)

Antes de iniciar quisiéramos decir que cerca del 98% de este material es extraído íntegro del libro de Roger Dickson. Este no es un material original nuestro.

Hablemos del diluvio

¿Cómo podemos explicar los fósiles poliestráticos 1 ? ¿Cómo podemos explicar las grandes masas de cementerios de fósiles? ¿Cuál es la respuesta de la existencia de tantos fósiles, siendo que estos son formados como resultado de condiciones cataclísmicas? ¿Cómo explicamos la sedimentación? Para aquellos que rechazan el actualismo, la respuesta a estas preguntas se puede hallar en la geología bíblica.

Hasta principios del siglo diecinueve la mayor parte de los científicos interpretaban la geología en términos del diluvio noénico. Universidades como las de Cambridge, Oxford, Harvard y Yale basaban sus estudios geológicos sobre el hecho del diluvio de Génesis. Central a los estudios paleontológicos y geológicos era el hecho de que un diluvio universal había sido la causa de los actuales fenómenos geológicos.

Pero entonces surgieron las doctrinas de la evolución y del actualismo. Darwin, Hutton y Lyell introdujeron estas suposiciones en el mundo geológico. Y como resultado de sus teorías, nació un nuevo ser. Y siendo criado por muchos proponentes, este nuevo ser rechazó todo lo que tuviera que ver con un diluvio universal. Esta es la postura de la mayor parte de los geólogos en la actualidad.

Como nota introductoria a nuestro estudio, tenemos que tener presente que cualquier estudio del pasado se encuentra fuera del campo del método científico.

Es saludable mantener constantemente ante nosotros, al descifrar la historia geológica, el hecho de que estamos fuera del dominio de la verdadera ciencia. El punto de vista que aquí se favorece es, naturalmente, el del catastrofismo. Los depósitos pueden ser comprendidos de una manera totalmente adecuada en este contexto, pero esto no es lo mismo que decir que el catastrofismo pueda ser demostrado científicamente (lo que significa experimentalmente). De la misma manera, se debería reconocer con claridad que tampoco el actualismo puede ser demostrado científicamente.

Y recordemos también que no son los hechos los que causan tanta con-fusión en la geología histórica. Son las varias interpretaciones de los hechos. En realidad, hay sólo dos explicaciones

1 Poliestrático: Capacidad de funcionar en varios estratos

para los actuales fenómenos geológicos: el actualismo y el catastrofismo. Pero en un actualismo estricto no puede haber lugar para el catastrofismo.

Cuando los hechos comienzan a contradecir nuestra filosofía básica de los orígenes geológicos, deberíamos ponerla bajo un severo escrutinio, e incluso abandonarla si no se puede encontrar ninguna solución para las contradicciones. Esto es lo que la evidencia exige de la doctrina del actualismo. Tiene que ser abandonado.

Ya que la doctrina del actualismo ha producido tantas canas en las cabe-zas de los evolucionistas, el autor ofrece otra alternativa, el diluvio del Génesis. Es una respuesta adecuada. Aquí tenemos que considerar la narración bíblica del diluvio.

EL REGISTRO BÍBLICO

El diluvio del Génesis ha sido atacado desde los cuatro costados.

1. Algunos dicen que no fue un diluvio universal, sino una inundación limitada a la región de Mesopotamia.

2. Otros mantienen que el arca no habría podido contener dos de cada tipo de animal en el mundo en la actualidad.

3. Y otros, incluso algunos profesos creyentes en la Biblia, echan el relato del diluvio a un lado como un mito de los antiguos.

4. Se dice que el registro del Génesis no es literal. «Es un mito», dicen. Pero un entendimiento pleno del relato bíblico del diluvio revela que fue universal y que las fuerzas geológicas producidas por él son explicaciones adecuadas para la mayor parte de los fenómenos geológicos.

Señalemos ahora algunos puntos clave del diluvio del Génesis en relación con la geología. ¿Qué es lo que tiene que decir la Biblia acerca del diluvio?

A. Un Diluvio Universal, no una inundación local

La Teoría de una inundación local comenzó con un arqueólogo. Sir Leonard Wooley se encontraba excavando en Ur, en el sur de Iraq, a fines de la década de los años veinte, cuando en una zanja particularmente profunda sus ayudantes llegaron hasta un depósito estéril de arcilla que no mostraba ningún vestigio de civilización.

Sir Wooley dio órdenes de que sus ayudantes continuaran excavando por debajo de ese nivel. Al alcanzar más profundidad, encontraron otra capa de ocupación. Parado junto a la zanja con uno de sus asistentes y su esposa, le hizo la pregunta: "¿Sabe usted qué es esto?" El asistente lo miró en forma enigmática, pero la esposa respondió prontamente: "¡Es el diluvio de Noé!". Y así fue como nació la teoría de la inundación local de Mesopotamia como explicación del diluvio bíblico.

Después de la segunda guerra mundial, mientras Sir Max Mallowan estaba excavando en Nimrud (Cala, en la Biblia) propuso una revisión a la teoría de W ooley. El quiso asignar al

diluvio bíblico un nivel diferente de inundación, depositado en los parajes de Mesopotamia. Mientras que la inundación de Wooley fue fechada aproximadamente en 3500 a. C., en las fechas de la arqueología convencional, el profesor Mallowan propuso la fecha de 2900 a C. para el estrato que dio nacimiento a los relatos de la Mesopotamia acerca del diluvio y después al bíblico.

Nuestro propósito en este artículo no es el de evaluar o endosar estas fechas arqueológicas, sino usarlas como base de comparación. La teoría de la inundación local crea muchos problemas, los cuales pueden ser examinados desde tres perspectivas diferentes que abarcan las tradiciones arqueológicas, lingüísticas y literarias. Un examen tal determinará si el diluvio bíblico finalmente se remonta a la historia de una inundación fluvial local en Mesopotamia o a la Biblia, como un registro histórico de un diluvio universal.

Muchos han afirmado, en años recientes, que el diluvio del Génesis fue una inundación local que cubrió sólo el valle del Tigris- Éufrates. Pero este ataque se enfrenta con numerosos problemas. Aquí relacionamos unos pocos:

1. Se hace un énfasis definido en el relato mismo en una inundación universal cubriendo toda la tierra. Las siguientes citas de Génesis 6 y 7 lo muestran con claridad:

Dijo, pues, Dios a Noé: He decidido el fin de todo ser, porque la tierra está llena de

violencia a causa de ellos; y he aquí que yo los destruiré con la tierra

traigo un diluvio de aguas sobre la tierra, para destruir toda carne en que haya espíritu de

Porque pasados aún siete días,

yo haré llover sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches; y raeré de sobre la faz de la

tierra a todo ser viviente que hice

y las aguas

subieron mucho sobre la tierra; y todos los montes altos que había debajo de todos los

cielos, fueron cubiertos

las aguas del diluvio vinieron sobre

la tierra. Y subieron las aguas, y crecieron en gran manera sobre la tierra

vida debajo del cielo; todo lo que hay en la tierra morirá

Y he aquí que yo

Y sucedió que

Y murió toda carne que se mueve sobre la tierra

todo reptil

y todo hombre

Todo lo que tenía aliento de espíritu de vida en sus narices, todo lo que

había en la tierra, murió

fue destruido todo ser que vivía sobre la faz de la tierra

fueron raídos de la tierra, y quedó solamente Noé, y los que con él estaban en el arca (Génesis 6:13, 17; 7:4, 10, 18-23).

Uno no puede leer la narración anterior y decir que la Biblia presenta el diluvio sólo como un acontecimiento local.

2. El concepto de un diluvio universal es presentado también por otros escritores bíblicos. Dios, por medio de Isaías, reafirmó que no permitiría que las aguas cubrieran otra vez la tierra como en los días de Noé (Isaías 54:9). Pedro escribió acerca del diluvio que por la palabra de Dios «el mundo de entonces pereció anegado en agua» (2 Pedro 3:6). El término griego utilizado en este pasaje, kataklustehis, significa literalmente «derrumbar con agua». Y es la palabra de la que derivamos nuestro término castellano cataclismo. El mundo que era entonces, así, se vio destruido por un cataclismo.

3.

La Biblia afirma con claridad que toda carne, con excepción de la familia de Noé, murió. Pedro dice que sólo ocho personas fueron salvadas en el arca (1 Pedro 3:20). Esto es lo que Moisés había dicho en Génesis 7:23. Dios no perdonó al resto del mundo (2 Pedro 2:5).

Y el registro del Génesis afirma con claridad que murió toda la carne que estaba fuera del arca (Génesis 7:19-22, 8:21, 22; 9:8-17). Jesús enseñó que todos los que estaban fuera del arca murieron (Lucas 17:26-30; Mateo 24:39). Y ésta es una confirmación suficiente.

4. Si el diluvio no fue sólo local, entonces el arco iris y el pacto que simbolizaba pierden su aplicación universal. Pero la Biblia afirma que el pacto del arco iris fue concertado entre Dios, Noé y todas las generaciones vivientes después de Noé (Génesis 9:8-12). Fue un pacto entre Dios y el hombre que Dios no iba a destruir más toda carne de sobre la faz de la tierra (Génesis 9:11, 15-17). Pero si uno mantiene la teoría del diluvio local, está diciendo que este pacto no existe hoy entre Dios y toda la humanidad.

5. Si el diluvio del Génesis fue sólo una catástrofe local, ¿por qué Dios ordenó a Noé que construyera un arca? Whitcomb y Morris dicen: «No obstante, tenemos que estar de acuerdo en que el inmenso tamaño del arca abruma la imaginación. De hecho, éste es precisamente el mismo centro de nuestro argumento: que Noé hubiera construido una nave de tal tamaño sólo con el propósito de escapar de un diluvio local es algo inconcebible.»5 ¿Por qué migraron Noé y los animales a otro lugar? «Todo el procedimiento de construir una nave de este tipo, involucrando más de 100 años de planificación y trabajo, simple- mente para escapar de una inundación local apenas si se puede describir de otra manera que como algo absolutamente insensato e innecesario.» Parece que si el diluvio fue sólo local, Noé y su familia hubieran podido huir de aquella zona, de la misma manera en que Lot y su familia huyeron de Sodoma y Gomorra.

Si el diluvio del Génesis, entonces, fue local y no universal, tenemos que llegar a la conclusión de que el registro no quiere decir lo que clara-mente dice; que Dios actuó insensatamente con Noé al ordenarle que construyera el arca; que Jesús y los escritores de la Biblia entendieron mal el registro del diluvio en Génesis; y que el pacto del arco iris no es válido en la actualidad.

Pero si el diluvio del Génesis fue universal, ¿cómo podría la Biblia haberlo afirmado con más claridad? «Tan frecuente es la utilización de los términos universales y tan tremendos son los puntos de comparación (“montes altos” y “todos los cielos”), que es imposible imaginar qué se pudiera haber dicho más de lo que se dijo realmente para expresar el concepto de un diluvio universal.»1 Y, con respecto a lo que realmente tuvo lugar, Frederick A. Filby afirma que sólo podemos comprender el diluvio como teniendo implicaciones universales.

tremenda y continua precipitación de lluvia, las convulsiones evidentemente

violen-tas del lecho oceánico las fuentes del abismoy no unos ríos meramente crecidos, la dirección de la deriva del arca, y el lecho de que se asentó en una región montañosa y no en una llanura fangosa cerca del Golfo Pérsico, y

la

el largo período de tiempo para el abatimiento de las aguas, todo ello pone perfectamente en claro que ninguna inundación del valle del Tigris-Éufrates cumplirá jamás las condiciones exigidas por el relato del Génesis.(Frederick A. Filby, The Flood Reconsidered (Grand Rapids, Mich.: Zondervan Publishing House, 1970), págs. 11, 12)

6. La prueba de la lingüística

1970), págs. 11, 12) 6. La prueba de la lingüística Los h abitan t es que

Los habitantes que vivieron en esta región durante las inundaciones provocadas por estos os estaban bien familiarizados con ellas, y consecuentemente las describen en formas diversas. Ellos tenían otra palabra para el gran diluvio. Esta palabra era abubu, en el idioma acadio. Este término fue reservado para el gran diluvio por el cual el héroe de la inundación trajo a su familia en un arca. El término nunca fue usado para referirse a inundaciones locales producidas por los os.

Sin embargo, también se lo upara describir la embestida violenta del ejército asirio bajo el comando de ciertos reyes. En estas ocasiones, el ejército asirio arrollaba a sus enemigos como el abubu. Esta analogía adquiere más sentido cuando se la compara con el gran diluvio de la tradición mesopotámica, que cuando se la compara con la inundación de una llanura producida por un río local. Era una expresión de grandeza de los reyes asirios cuando que.rían proclamar y comparar su fortaleza. El hebreo bíblico hace algo semejante al referirse por medio de un término especial al diluvio de Noé. La palabra mabbul es usada solamente en dos ocasiones especiales, a saber, en Génesis 6-9 y en el Salmo 29. El Salmo 29 dice: "Jehová preside en el diluvio, y se sienta Jehová como rey para siempre" (v. 10, V aJera revisada, 1960). Esto significa el diluvio de Noé, y no cualquier inundación producida por un río que corre por un valle. Este es un salmo acerca de "la tormenta" del gran poder de Dios. Baal no es el dios tempestuoso, sino Jehová. Y él controla los elementos de la naturaleza para llevar a cabo sus propósitos. Y esto fue así aun cuando se produjo la mayor erupción de la naturaleza que el mundo haya visto en el pasado, el diluvio de Noé. De la misma manera en que los reyes de Asiria comparaban las fuerzas de sus ejércitos con el poder más grande jamás visto en la naturaleza, Jehová comparó su poder sobre la naturaleza con la demostración más grande de poder jamás vista antes sobre la tierra.

Podría haber una relación entre estas dos palabras, si la del semítico oriental añadió las consonantes al traspasarse al semítico occidental, o viceversa, si el término se propagó en la dirección opuesta. Esto daría cabida al término compuesto (m)abubu(l). El original etimológico de la palabra es oscuro en ambos idiomas, pero su aplicación es muy clara: en ambos idiomas designaba exclusivamente el gran diluvio y no fue usada para ninguna inundación fluvial local.

B. Evidencias de fuerzas universales

Nunca deberíamos subestimar las magnas fuerzas que fueron desencadenadas durante el diluvio del Génesis. Génesis 7:11 afirma que «todas las fuentes del gran abismo» fueron rotas. «Las cataratas de los cielos fueron abiertas» (Génesis 7:11).

Byron C. Nelson traduce literalmente Génesis 8:3 de la siguiente manera: «Y las aguas iban y venían de sobre la tierra.» Esto nos

da una idea de que el diluvio no fue una tranquila lluvia. El poder de arrastre del agua es inmenso. Desatada en una magnitud como la del diluvio del Génesis, podemos asumir que el divino Cirujano Plástico rehízo la tierra mediante las aguas. Como lo dijo Pedro: «El mundo de entonces pereció anegado en agua» (2 Pedro 3:6). «Evidentemente, por tanto, la Biblia pone muy en claro que los acontecimientos asociados con el diluvio fueron de una inmensa potencia geológica y tienen que haber provocado profundos cambios geológicos.»

Aquí tenemos una breve descripción gráfica de lo que la Biblia implica con respecto a la acción del diluvio del Génesis.

1. Lluvias de extensión universal: Hubo una fantástica lluvia de extensión universal que duró cuarenta días y cuarenta noches. La tremenda cantidad de agua liberada por esta lluvia hubiera sido enorme.

2. Actividad artesiana global: La apertura de las fuentes del gran abismo es claramente indicadora de actividad volcánica y sísmica. Se derramaron grandes reservas de agua subterránea. Se desató la actividad volcánica. La tierra gimió con convulsiones tectónicas.

3. Erosión universal. La erosión cortó, trabajó y reformó el mundo antiguo. Inmensas cantidades de roca, tierra y fango fueron transportadas, re-depositadas y vueltas a depositar (Génesis 8:3).

4. Agrandamiento global de los mares: Las cuencas oceánicas fueron agrandadas y Dios estableció sus límites (Isaías 40:12).

5. Fosilización global: Todos los seres vivos, plantas, animales y hombres, fueron ahogados, sepultados y muchos de ellos fosilizados. Otros quedaron comprimidos para formar capas de carbón.

Las fuerzas combinadas de los puntos anteriores indudablemente cambiaron la estructura geográfica del mundo antiguo. Y vemos evidencia de ello hoy en día en las grandes cantidades

de sedimentación, cañones, yacimientos fósiles, océanos y montes. Whitcomb describe la acción del diluvio de la siguiente forma:

Las abundantes «aguas sobre la expansión» se precipitaron a través de lo que es gráfica-mente expresado en las Escrituras como «las cataratas de los cielos», hinchiendo los ríos y avenidas de aguas e iniciando la erosión y el transporte de vastas cantidades de sedimentos continentales. Al mismo tiempo, aguas y probablemente magmas estaban abriéndose paso explosivamente a través de las rotas fuentes del gran abismo subterráneo. En las mares estas «fuentes» no sólo hicieron surgir sus aguas y materiales volcánicos, sino que los correspondientes desplazamientos de tierra tienen que haber generado de continuo poderosos tusnamis (olas de aguaje). Esta tremenda combinación de fuerzas, diastróficas 2 e hidrodinámicas 3 , tiene que haber alterado profundamente, sin duda alguna, la topografía antediluviana y la geología de la corteza terrestre.

C. Completa confirmación bíblica de un diluvio universal

Este punto ya ha sido brevemente considerado. Pero se tiene que volver a destacar para manifestar lo serio de la postura de aquellos que niegan el registro del diluvio en Génesis. Se tiene que poner en claro que no sólo el libro de Génesis afirma un diluvio universal, sino que también lo hace el resto de la Biblia. Esto presenta un gran problema para los que mantienen que el diluvio es sólo un mito. Isaías creía y predicó el diluvio de la época de Noé (Isaías 54:9). Ezequiel creía que Noé era real y no un carácter ficticio (Ezequiel 14:14, 20). Jesús creía y predicaba la factualidad de Noé y del diluvio del Génesis (Mateo 24: 37-39). Lucas y Mateo registraron las enseñanzas de Jesús acerca del diluvio (Lucas 17:26, 27). El autor de Hebreos afirmó el diluvio (Hebreos 11:7), lo mismo que Pedro (1 Pedro 3:20; 2 Pedro 2:5).

Si negamos el diluvio del Génesis, tenemos que decir que Jesús y otros profetas de la Biblia eran falsos. Estaban en un error al referirse a Noé y al diluvio como siendo un hombre histórico y un acontecimiento histórico verdaderos. Uno no puede mitologizar Génesis sin mitologizar toda la Biblia. Si el primer libro de la Biblia es tan indigno de confianza, ¿qué es lo que nos hace pensar que el resto sea nada mejor?

D. El invernadero universal

Al estudiar el relato bíblico del diluvio uno se queda impresionado de inmediato por el hecho de que el diluvio armoniza con hallazgos científicos. Aunque la Biblia no da explicación de muchos aspectos del diluvio ni de las condiciones del mundo antes del diluvio, podemos hacernos una imagen bastante coherente a partir de lo que sí se dice. Y ciertamente las condiciones de la tierra antediluviana eran muy distintas de las que observamos en la actualidad.

Muchas personas cualificadas creen que las condiciones anteriores al diluvio eran muy diferentes de las que experimentamos en la actualidad. Se cree que entonces el clima era mucho

2 El diastrofismo es el conjunto de procesos y fenómenos geológicos de deformación, alteración y dislocación de la corteza terrestre por efecto de las fuerzas tectónicas internas.

3 La hidrodinámica estudia la dinámica de los líquidos

más benigno. Estas condiciones benignas son atribuidas a lo que se llama «el efecto de invernadero».

Indudablemente, antes del diluvio la tierra estaba cubierta por una cubierta de vapor de agua.12 Génesis 1:6, 7 indica que Dios creó tal capa al principio «las aguas que estaban sobre la expansión»(cp. Job 38:9).

Antes del diluvio, Génesis 2:6 parece indicar que no había precipitación de lluvia, sino una neblina que subía de la tierra. Esto puede explicar en parte por qué muchos no creyeron a Noé cuando él les predicaba acerca de un gran diluvio que había de venir. Y esto explicaría también la aparición del arco iris después del diluvio (Génesis 9:14).

La cubierta de vapor de agua sobre la tierra habría inducido un efecto de invernadero sobre la tierra. Esto es, la tierra capturaría y retendría el calor del sol de la misma manera como queda encerrado dentro de un automóvil cerrado puesto al sol. Donald W. Patten afirma que la atmósfera antediluviana contenía entre 6 y 8 veces más de dióxido de carbono que la actual.13 Al afirmar esto, llega a la conclusión de que la tierra tenía una atmósfera compuesta de una elevada cantidad de agua y de dióxido carbónico. Una atmósfera de este tipo capturaría y retendría mucho más calor que la atmósfera actual.14

Esta cubierta habría actuado también como un escudo filtrando los rayos ultravioletas. Coppedge explica:

Se hipotetiza que esta [cubierta] habría filtrado los rayos ultravioletas, algunos de los cuales ahora llegan a pasar a través del escudo de ozono y que pudieran estar involucrados en el proceso de envejecimiento. Esto explicaría las largas vidas de las personas que vivían antes del diluvio, según la Biblia. Inmediatamente después del diluvio, la duración de la vida fue disminuyendo gradual, pero rápidamente, hasta el nivel actual.

Por ello, «la disminución del período de vida después del diluvio parece concordar perfectamente con nuestro concepto de la disipación de la cubierta protectora de la tierra durante el diluvio».16 «Después del diluvio, la cubierta había sido precipitada, sus efectos protectores mayormente elimina-dos, y comenzó una larga decadencia en salud y longevidad generales, sólo parcialmente neutralizada en décadas recientes gracias a los avances médicos y de ingeniería sanitaria pública.»

Como se ha dicho antes, esta cubierta produciría un clima cálido. El clima cálido sería de extensión universal. No habrían existido zonas glaciales en los polos. Y esto es exactamente lo que afirman los registros arqueológicos y geológicos. Michael W. Ovenden, evolucionista, dijo:

«En las eras geológicas del pasado una lujuriosa vegetación crecía en Groenlandia, y se ha sugerido que este hecho fue resultado de una excesiva actividad volcánica que lanzó dióxido carbónico a la atmósfera, aumentan-do así la temperatura en la superficie al aumentar la eficacia de la acción de invernadero de la atmósfera.»18 V. L. Westberg añade: «Como ya se ha señalado en los estudios sobre los pinos gigantes Redwood, el hallazgo de huellas de helechos y palmas en carbón incluso en los polos es indicación de que un clima cálido prevaleció por todo el

mundo antes del diluvio.»19 La evidencia es poderosa en apoyo de este clima cálido antes del diluvio, y de que era de extensión mundial. W. J. Miller, refiriéndose al pasado, escribió: «La distribución general y el carácter de las rocas y sus contenidos fósiles señalan unas condiciones climáticas más uniformes que las que vemos en la actualidad.

La vida prosperaba florecientemente antes del diluvio. Los animales crecían hasta mayores tamaños. Génesis 6:4 afirma que el hombre era de mayor tamaño. Y los fósiles demuestran que los gigantes existieron. Pero el diluvio cambió todo esto. La cubierta protectora fue condensada para producir los cuarenta días de lluvia del diluvio. Las cuentas oceánicas se agrandaron para contener el exceso de aguas. Y así hemos llegado a las actuales condiciones.

E. Datación y el diluvio del Génesis

Las condiciones de invernadero antediluvianas afectarían en alto grado los actuales métodos de datación. Tomemos por ejemplo el método del C-14. Brown afirma que la atmósfera antediluviana tuvo probablemente un contenido más elevado de dióxido carbónico. En relación a esto, afirma él:

Una planta o animal que hubiera vivido en una época en la que la biosfera contuviera la misma cantidad de carbono-14 pero ocho veces la cantidad de carbono no radiactivo característico de condiciones nuevas tendría a su muerte una edad radiocarbónica de 17.190 «años» en comparación con nuestros materiales contemporáneos.

En otras palabras, el porcentaje de radiocarbono en el dióxido de carbón de la atmósfera antes del diluvio era evidentemente menor que en la actualidad. Era menor debido a la cubierta protectora. Y así, al ser menor en proporción al carbono no radiactivo, menos cantidad entraba a formar parte de los organismos vivos. Por ello, cualquier edad de fósiles antediluvianos determinada mediante el contenido actual de C-14 establece-ría una edad mucho mayor que la real. Si la fecha de un fósil de un organismo que murió en el diluvio fuera comparada con un organismo fosiliza-do que muriera un año después del diluvio, la fecha del organismo muerto en el diluvio daría un resultado de miles de años más. Esto daría cuenta del hecho de que las dataciones de más de 4.000 años mediante el C-14, según Libby (el inventor del método) son muy susceptibles de error.

F. La edad de la civilización y la fecha del diluvio

Al negar el diluvio del Génesis uno se encuentra ante el problema poblacional. Para el tiempo del diluvio, se ha calculado prudentemente que la población del mundo debía estar alrededor de los mil millones de personas. Así, alrededor de mil millones de personas murieron en el diluvio. La tierra fue repoblada por la familia de Noé. (Whitcomb y Morris, The

Genesis Flood, op. cit., págs. 25-27)

Según todos los registros históricos que podemos examinar en la actualidad, la evidencia de estos registros muestra que la historia de hombre se remonta hasta alrededor del 3.000 a.C.23

Si el hombre hubiera estado en la tierra durante cientos de miles de años, es de preguntarse por qué ha registrado la historia sólo desde el 3.000 a.C.

Si el hombre, tan inteligente como es hoy, ha estado aquí durante 100.000 ó 200.000 años, ¿por qué todas las evidencias de civilización y de lo que llamamos un período genuinamente «histórico» surgen repentinamente, y tan tardíamente como los años 5.000 ó 6.000 a.C.? ¿Qué ha estado haciendo este inteligente hombre durante todos estos miles de años, si es que ha estado aquí? (ver nota a pie de página) 4

4 Revista Muy: Hasta ahora se pensaba que la edad de nuestro planeta era de 4.530 millones de años, pero astrónomos alemanes, suizos y británicos acaban de calcular que, en realidad, tiene entre 4.400 millones y 4.510 millones de años. Es decir, es entre 20 y 90 millones de años más joven de lo que se creía. Los resultados del estudio, realizado por científicos de las universidades de Munster, Cambridge y de la Técnica de Zurich, se basan en el análisis del impacto de los choques de otros cuerpos con la Tierra. "Lo más importante es que esa edad concuerda con la de la Luna", explica Klenie Thorsten, profesor del Instituto de Planetología la ciudad alemana de Munster, que ha publicado sus conclusiones en Nature Geoscience. Según el experto, los cálculos que se habían realizado sobre la edad de nuestro planeta no tuvieron en cuenta que la corteza terrestre tiene marcas de los cuerpos de los que se formó. (Tomado de la Revista Muy [En línea] https://www.muyinteresante.es/curiosidades/preguntas-respuestas/ique-edad- tiene-la-tierra

BBC News: La Tierra es 70 millones de años más joven de lo que se había calculado, afirma un nuevo estudio geológico. Esto quiere decir, dicen los científicos en la revista Nature Geosciences, que a nuestro planeta le tomó mucho más tiempo del que se creía para formarse después del nacimiento del sistema solar, hace 4.567 millones de años Para confirmar la edad de la Tierra, el equipo de investigadores de la Universidad de Cambridge, en el Reino Unido, compararon elementos químicos en el manto terrestre con los de meteoritos de la misma edad del sistema solar. En el pasado los científicos habían calculado que el desarrollo de nuestro planeta, un proceso conocido como acreción -en el cual gas, polvo y otros materiales se combinan para formar un planeta- ocurrió hace más de 30 millones de años. Pero la nueva investigación muestra que este proceso pudo haber tomado hasta 100 millones de años, tres veces más tiempo de lo que se pensó previamente. Aunque los científicos creen que la Tierra probablemente creció al 60% de su tamaño actual relativamente rápido, el proceso quizás se ralentizó y tardó millones de años más en alcanzar su desarrollo total. La acreción de nuestro planeta involucró una serie de colisiones entre trozos enormes de desechos estelares, llamados embriones planetarios. Para investigar la edad de la Tierra, los científicos midieron los niveles de isótopos que se crearon durante esas colisiones, los cuales pueden ofrecer una especie de "reloj geológico". "Las colisiones generaron enormes niveles de calor que provocaron que el interior del planeta se derritiera, segregando metal fundido hacia el centro para formar el núcleo", explicó a la BBC el doctor John Rudge, quien dirigió la investigación. "Y durante este proceso, la Tierra creó una división entre su núcleo de metal fundido y su manto, la capa que lo cubre". Muchos científicos creen que el proceso de acreción finalizó cuando un cuerpo del tamaño de Marte chocó contra la Tierra y causó el desprendimiento de parte del planeta para formar la Luna. "(Es) un jovencito si lo comparamos con el planeta de 4.537 millones de años que habíamos imaginado previamenteDr. John Rudge, Universidad de Cambridge” [En línea]

https://www.bbc.com/mundo/ciencia_tecnologia/2010/07/100712_tierra_joven_men

En base de un estudio de crecimiento demográfico, llegamos a una clara situación de que la existencia del hombre sobre la tierra es sorprendente-mente corta. Si el hombre ha estado en la tierra durante cientos de miles de años, la población de la tierra tendría que ser enorme.

G. La controversia acerca de la gran nave

Muchos han atacado el registro bíblico del diluvio sobre la base de que el arca simplemente no habría podido ser lo suficientemente grande como para contener todas las actuales especies y el alimento preciso. Pero hay varios factores a considerar aquí y que invalidan los argumentos de los escépticos.

1. No todas las variedades actuales de vida estaban presentes durante el diluvio. Hay cientos de variedades de perros, gatos y palomas. Pero todas estas variedades provinieron de su «naturaleza» específica que Noé tomó a bordo del arca. De todas las clases que Noé tomó en el arca, provienen las actuales variedades. Así que en realidad no podemos decir que Noé tomara todas las variedades conocidas de perro o de gato o de cualquier otra cosa a bordo del arca. Noé tomó a dos de cada clase o «naturaleza», no especies ni variedades. Tenemos que tener esto presente.

2. El arca era de un tamaño enorme. Medía 30 x 50 x 300 codos, lo que es 13,33 x 22,23 x 133,35 metros, o aproximadamente 39.500 metros cúbicos, asumiendo que el codo sean 44.45 centímetros (Génesis 6:15).28 Esto sería lo mismo que 522 vagones estándar de carga de un tren. Los hay que han calculado que no habría más de 35.000 vertebrados individuales que llevar en el arca.29 Y una suposición justificable es que el tamaño medio de los animales fuera el de una oveja; al menos éste es el tamaño medio en la actualidad. Y, naturalmente, se hubiera podido tomar a los animales jóvenes de cada especie, en lugar de tomar a los animales adultos. Así, estos 35.000 animales habrían cabido probablemente en 75 vagones de la capacidad total de 522 del arca. Y habría habido capacidad de sobras para la comida. Tenemos que considerar también la posibilidad de que estos animales hubieran podido hibernar durante su estancia en el arca.

Al considerar el arca, podemos ver de cierto que era capaz de llevar todo lo que Génesis dice que llevó. No hay aquí ningún problema entre lo que el registro afirma y la posibilidad de que ello fuera así.

EL REGISTRO HISTÓRICO

Si el diluvio del Génesis no hubiera tenido nunca lugar, no esperaríamos encontrar leyendas históricas o registros de ello. Pero si realmente ocurrió sería de esperar que un acontecimiento tan espectacular no fuera fácilmente olvidado por la humanidad. Esperaríamos encontrar alusiones acerca de este acontecimiento en las historias de los distintos grupos humanos. Y al estudiar las antiguas civilizaciones es esto precisamente lo que hallamos.

Casi todas las civilizaciones han tenido algún tipo de relato diluvial en su historia. Éste es un fenómeno de la antropología. Nelson escribía: «La existencia entre todas las razas de historias o

tradiciones de un gran diluvio que destruyó toda la humanidad ha sido cosa conocida dese hace largo tiempo y considerado por aquellos familiarizados con ellas como una notable confirmación de la verdad del relato del diluvio en Génesis.31 Y cierta-mente es evidencia de ello.

Uno de los relatos más destacables del diluvio que se dan en la corrompida historia pagana es el de la Épica de Gilgamés 5 . un producto de los babilonios semitas. Se remonta hasta una fecha entre 1700 y 2000 a.C.32. Este relato, que fue hallado en la biblioteca de Assurbanipal 6 , habla de las venturas de Utnapistim 7 . El dios Ea 8 le ordenó que construyera una nave para salvarse él mismo

5 Gilgamésh: Hace cinco mil años, un rey llamado Gilgamesh gobernó la ciudad mesopotámica de Uruk. Pronto se convirtió en héroe y dios, y sus gestas lo hicieron protagonista de la primera epopeya de la historia, centrada en su desesperada búsqueda de la inmortalidad. En ella aparece, por primera vez, el tema del diluvio universal. Sabemos que hacia 2700 a.C. existió un personaje, llamado Bilgames -luego escrito Gilgamesh-, que los más antiguos textos en escritura cuneiforme sitúan en Kullab, un barrio de Uruk, en calidad de sacerdote-rey. Gilgamesh también aparece en un famoso documento, la Lista real sumeria (redactada hacia 1950 a.C.), que atribuye la fundación de esta ciudad, emplazada en la orilla izquierda del Éufrates, al rey Enmerkar. De acuerdo con la Lista, Gilgamesh perteneció a la dinastía I de Uruk: fue su quinto soberano, reinó 126 años y le sucedió su hijo Ur-lugal. A Gilgamesh se le atribuía la construcción de las poderosas murallas de la ciudad, según menciona una inscripción del rey Anam de Uruk, datada hacia 1825 a.C. y según recuerda también el Poema. Dichas murallas eran de estructura doble: una exterior, de la que tan sólo restan trazas en el suelo, y otra interior, de unos 9,5 kilómetros de longitud y cinco metros de espesor, reforzada con más de 900 torres semicirculares. Sin-leqi-unnini organizó el Poema en once cantos o tablillas.

Este genial sacerdote, exorcista y escriba enriqueció el poema con otra narración sumeria que se ha hecho famosa: el relato del Diluvio. Por fin, los escribas asirios del tiempo del rey Assurbanipal, en el siglo VII a.C., dieron al texto su forma canónica, añadiéndole la tablilla que hoy es la última. Esta versión fue archivada en la biblioteca del palacio del rey, en Nínive, descubierta en 1853 y cuyos materiales fueron enviados a Londres. Allí, en 1872, el joven investigador George Smith logró traducir las tablillas y fragmentos del Poema de Gilgamesh. A lo largo de las doce tablillas del Poema se perfila a Gilgamesh como un héroe mítico, de 5,60 metros de altura - el doble que el bíblico gigante Goliat-, compuesto en sus dos terceras partes de esencia divina, puesto que era hijo de Lugalbanda y de la diosa Ninsun, y que habla y se mueve entre los dioses como uno más de ellos. Dos serán las premisas de su actuación: la búsqueda de la gloria, que intentará alcanzar junto a su amigo Enkidu (episodios narrados en las seis primeras tablillas), y, sobre todo, la búsqueda de la inmortalidad, que tiene lugar en un contexto narrativo sombrío, caracterizado por la soledad y el temor a la muerte (de la tabilla séptima a la decimoprimera). A todo ello se añadió la doceava y última tablilla referida al Más Allá, sin conexión con el relato anterior, pero que permite a Gilgamesh ver el mundo que le espera tras su muerte.

6 Assurbanipal (Aššur-bani-apli)

Su reinado marcó el apogeo del Imperio asirio. En sus campañas llegó alAlto Egipto. A su muerte el Imperio se des

a.C.-

(669-629? a C) Rey de Asiria en 669-629

moronó rápidamente 7 Utnapishtim es un personaje de la epopeya de Gilgamesh que abandona sus posesiones terrenales y crea un barco gigante llamado El Preservador de Vida por orden d Enki También se le encargó que llevara a su esposa, familia y parientes junto con el artesano de su pueblo, cachorros de animales y granos.[1]

8 Enki es un dios de la mitología sumeria, luego conocido como Ea en la mitología acadia y babilónica. Era el dios patrón original de la ciudad de Eridú, pero la influencia de su culto se extendió por Mesopotamia y a los cananitas,

Era el dios de la artesanía (gašam); travesuras, agua, agua marina, agua de los lagos (a, aba, ab),

inteligencia (gestú, literalmente "oreja") y creación (Nudimmud: nu, "semejanza", dim mud, "hacer cerveza").

hititas y hurritas

Durante seis días y siete noches, vendavales, lluvias, huracanes y el diluvio estuvieron golpeando la tierra… Ea abrió la boca, tomó la palabra y le habló a Enlil el audaz: Pero tú, el más sabio de los dioses, el más valiente, ¿cómo pudiste, inmisericorde, decretar el diluvio? Haz que recaiga la culpa sobre el culpable y el pecado sobre el pecador. En lugar de eliminarlos, perdónalos. No los aniquiles: muéstrate clemente”». Con estas palabras, el dios

y «la simiente de todas las cosas vivientes». Esta nave tenía que tener 120 x 120 x 120 codos. Tenía nueve cubiertas. Cuando Utnapistim hubo terminado la embarcación, él, su familia, parientes y los animales entraron. La puerta fue cerrada y llovió durante seis días. Cuando la lluvia hubo cesado, fue soltada una paloma, después una golondrina, y a continuación un cuervo. Y después de la prueba, Utnapistim ofreció un sacrificio.

Este relato del diluvio está más cercano a los acontecimientos reales de Génesis que cualquiera de las otras historias diluviales paganas. Es notablemente similar en los aspectos generales de ambas narraciones.

Nuestro interés no es aquí considerar las antiguas tradiciones del diluvio, sino llamar la atención al hecho de su existencia. ¿Qué dirían los escépticos si no hubiera relatos del diluvio del Génesis a excepción sólo del registro bíblico? Los escépticos podrían creer que ello sería un punto fuerte para su argumentación, aun a pesar de que la Biblia es un documento histórico fiable. Pero tenemos estos relatos. ¡Existen! Y este autor demanda una explicación de parte de los escépticos acerca de la existencia de estas historias diluviales. ¿De dónde provinieron?

Los escépticos tienen que dar respuesta al fenómeno de la existencia de leyendas acerca del diluvio. Pero en cuanto a esto están enfrentándose con una evidencia abrumadora. Briggs Dengman afirmó: «Las tradiciones acerca de un diluvio cataclísmico 9 que tuvo lugar mucho ha son transmitidas por muchos pueblos. Se ha descubierto la existencia de tribus aisladas en todas partes del mundo poseyendo estas tradiciones [énfasis mío, R.E.D.].»23 «Mi-remos en el continente que miremos», dijo Daniel G. Brinton, «hallaremos el mito de una Creación o construcción primordial, de un Diluvio o destrucción, y de una esperada Restauración».

Diluvio o destrucción, y de una esperada Restauración». La historia del Diluvio ha llegado ciertamente a

La historia del Diluvio ha llegado ciertamente a los confines de la tierra. Se extiende a través de Asia desde Turquía hasta Siberia, China, Japón e Indonesia. Se encuentra en

Ea recriminaba a su compañero Enlil que hubiera enviado un diluvio para aniquilar a todos los hombres, solamente

porque éstos eran muy ruidosos y no le dejaban dormir. Así eran los dioses en

límites, estaban siempre disputando entre sí y, sobre todo, despertaban un insuperable temor entre los hombres, que habían sido creados únicamente para servirles. Dioses mesopotámicos: Anum, que era el fundador de la dinastía divina y el padre de los dioses. Junto a él, Enlil, el dios del viento, y Enki (llamado Ea, en acadio), el dios de las aguas dulces subterráneas, constituían la gran tríada de los dioses supremos. (Tomado de www.nationalgeographic. es [En línea]

: tenían un poder sin

9 Un cataclismo es la transformación o destrucción de gran parte de un determinado biotopo. Se cree que la extinción de los dinosaurios fue producto de un suceso cataclísmico de magnitudes enormes

Australia, Nueva Zelanda y las islas del Pacífico. Es prolífica en una diversidad de

versiones tanto en Norte como en Sudamérica, desde Alaska hasta Tierra del Fuego. Es más infrecuente en África, aunque se encuentra desde Egipto a Nigeria y desde el Congo

no

hay ninguna otra historia de un acontecimiento antiguo en todo el mundo que sea tan extensamente aceptada [énfasis mío, R.E.D.].(Filby, the Flood Reconsidered, op. cit., págs. 55, 56.)

hasta El Cabo. Final-mente, ha cruzado Europa desde Grecia a Irlanda e Islandia

EL REGISTRO PALEONTOLÓGICO

El diluvio del Génesis es una explicación adecuada para los fenómenos paleontológicos. De hecho, mucha parte del registro paleontológico sólo puede explicarse en términos de catastrofismo. No hay ninguna otra explicación, ninguna otra respuesta. Los siguientes puntos son hechos que demandan catastrofismo. Por ello, se levantan en apoyo del diluvio del Génesis.

A. La mera existencia de los fósiles

La misma existencia de los fósiles es evidencia de catástrofes o de una sola catástrofe. Los restos vegetales y animales pueden ser preservados sólo si son sepultados rápidamente. Si no es así, los basureros y la descomposición terminarán pronto con todo aquello de lo que pudiera constituirse un fósil. Pero en la corteza de la tierra hay millones de restos fósiles. Millones de fósiles han sido sepultados totalmente intactos. Muchos han sido sepultados en hielo antes de que pudieran comenzar a descomponerse. La misma existencia de estos fósiles constituye evidencia en contra de la doctrina del actualismo. Al mismo tiempo constituyen evidencia de catástrofes.

En relación con la existencia de fósiles, la mayor parte de los evolucionistas reconocen un hecho singular acerca del registro paleontológico mismo. Este hecho singular es que el registro fósil da evidencia de una o más grandes catástrofes en algún tiempo de la historia de la tierra. Johnson, Laubengayer, DeLanny y Colé, todos ellos evolucionistas, señalan esto en su libro de texto.

Hay una gran discontinuidad en el registro fósil entre las rocas del Proterozoico y del Paleozoico que nunca ha sido explicada de manera adecuada. Puede ser que hubiera una destrucción de fósiles a gran escala antes de la formación de las rocas del Cámbrico (énfasis mío, R.E.D.).36

B. La evidencia de los fósiles poliestráticos

Como ya se ha considerado en el capítulo anterior, los fósiles poliestráticos son fósiles que se extienden a lo largo de varias capas sedimentarias. N. A. Rupke tenía razón al decir: «Solamente un insólito proceso de sedimentación puede dar explicación a condiciones de este tipo.»

¿Puede el actualista explicar un fenómeno así? ¿Cómo puede un lento proceso de sedimentación a lo largo de millones de años dar cuenta de fósiles poliestráticos? Una vez más, la única

explicación adecuada es una catástrofe que sepultara estos seres vivos antes de que pudieran descomponerse. Los árboles que atraviesan varias capas de roca tuvieron que ser sepultados en un lapso de tiempo muy corto. Rupke añade: «Personalmente, soy de la opinión que los fósiles poliestráticos constituyen un fenómeno crucial tanto en relación con la realidad como con el mecanismo de deposición cataclísmica.

C.

Silbando a través del cementerio de fósiles

Por todo el mundo hay cementerios de fósiles lugares donde los fósiles han sido acumulados en una masa, sepultados y fosilizados.

La cuenca del río Green (Eoceno) de Colorado, Wyoming, es considerado como parte de un antiguo lecho de un lago. En esta formación se encuentran masas de peces fósiles, muchos más de los que se pueden explicar mediante los procesos actuales. Sobre la base de su excelente preservación y grandes cantidades, la explicación más lógica es un rápido sepultamiento.

Immanuel Velikovsky habla acerca de los animales prehistóricos que fueron congelados en la tierra guanosa del norte de Alaska, cerca de Fairbanks. «Estos animales perecieron en una época

más bien reciente

millones y millones de animales fueron descuartizados miembro a miembro

y mezclados con árboles desarraigados.»40 «La cantidad de ellos es asombro-sa. Yacen congelados en masas enredadas, entremezclados y desmembrados y luego consolidados bajo condiciones cataclísmicas.»

Estos cementerios pueden ser sólo explicados a la luz del catastrofismo. Y los actualistas están solamente silbando al atravesar este cementerio cuando deciden ignorar estos hechos. El diluvio del Génesis es aquí una respuesta adecuada para los cementerios fósiles.

E.

Deposición de evidencia

El registro paleontológico está por lo general compuesto de organismos más simples en los estratos inferiores y de organismos más complejos en los estratos superiores, aunque hay muchas excepciones a esta norma. Pero por lo general el registro muestra una aparente progresión desde las formas de vida más simples a las más complejas. Éste ha sido uno de los grandes argumentos que los evolucionistas han utilizado para proteger su teoría.

Pero esto es también lo que sería de esperar si tales organismos fueron sepultados por un diluvio.

El hecho de que, por lo general, los fósiles se encuentran segregados en conjuntos de tamaños y formas similares es exactamente lo que sería de esperar como resultado de un proceso diluvial, debido a que el agua turbulenta es un agente clasificador sumamente eficaz.

Por ello, sería razonable esperar que la actividad hidráulica de un Diluvio universal ten-diera a depositar organismos de tamaños y formas similares juntamente, y que la profundidad del

sepultamiento fuera en orden de complejidad en aumento desde el fondo hacia arriba. Además, esto va directamente en paralelo a la elevación del hábitat normal de los organismos.

«Y aún más, la movilidad de los animales está estrechamente relacionada con su complejidad, de manera que los animales superiores escaparían durante más tiempo al sepultamiento.»

Así, esta evidencia que se utiliza comúnmente en apoyo de la evolución puede ser igualmente utilizada en apoyo del diluvio del Génesis.

EL REGISTRO GEOLÓGICO

¿Cómo apoya el registro geológico el diluvio del Génesis? Hay muchos fenómenos en la geología del mundo que pueden ser mejor explicados en términos de catastrofismo que de actualismo. Consideremos algunos de ellos.

A. La sedimentación y la evidencia estratificada

Casi toda la sedimentación que se encuentra en el mundo ha tenido lugar en el seno del agua. Ello es, superficialmente, evidencia de aguas de inundación. El autor no intenta atribuir toda la sedimentación y todos los estratos al diluvio del Génesis. No se trata de esto. Es indudable que se formaron estratos debido a la obra de Dios durante la creación inicial del mundo (Génesis 1:1, 2) y por la obra de Dios durante los seis días de la creación cuando formó y separó las aguas de la tierra (Génesis 1:6-13; Salmo 104:6-9).52 Aunque mucha de la sedimentación del mundo actual fue causada por las anteriores obras, tenemos que atribuir la mayor parte de la apariencia geológica de la tierra al diluvio del Génesis.

B. Cañones

Los actualistas pretenden que los cañones fueron cortados por los ríos durante millones de años. Pero la existencia de cañones, como el Gran Cañón mismo, puede ser explicada más adecuadamente por la geología bíblica. El libro de texto de biología, Biology: A Search for Order in Complexity, explica:

Una mejor explicación según los creacionistas es que (el Gran Cañón) fue formado rápidamente al cortar las aguas a través de un material no consolidado que había sido depositado por el diluvio de la época de Noé. Esta explicación es superior debido a que se conforma a los principios de la hidrodinámica. Estos principios afirman que el agua no puede formar meandros al mismo tiempo que está formando un canal profundo. El canal del río Colorado es a la vez profundo y serpenteante

C. Petróleo y Carbón

Los geólogos se han dividido acerca de cómo se formaron las capas de carbón. Algunos mantienen que la vegetación creció localmente a lo largo de millones de años y que fue cubierta

por estratos. Otros mantienen que la vegetación fue depositada por agua s diluviales. La evidencia parece apoyar este último punto de vista.

Las vetas de carbón se encuentran casi siempre en depósitos estratificados; ello da así evidencia de aguas diluviales. Los fósiles poliestráticos, extendiéndose a través de muchos metros de carbón, exigen también esta conclusión.

Estudios recientes han demostrado que no se precisa de grandes eras de tiempo para formar carbón, a pesar de lo demandado por los geólogos actualistas. George R. Hill, del Instituto Superior de Minas e Industrias Mineras de la Universidad de Utah, demostró experimentalmente que el carbón se podía formar en muy poco tiempo.55 Naturalmente, los evolucionistas necesitan millones de años para su teoría, de manera que no aceptan experimentos que digan que el carbón se puede formar en unos pocos miles de años.

Los geólogos nunca han encontrado una explicación adecuada para los depósitos de petróleo. Estos depósitos se encuentran en prácticamente todas las eras geológicas. Y ello significa que los depósitos de petróleo por todo el mundo deben haber sido formados por un fenómeno universal. Así, ¿qué del diluvio de la época de Noé? ¿No podría ser él la respuesta adecuada?

D. Actividad volcánica

Con la rotura de las fuentes del gran abismo durante el diluvio del Génesis es indudable que hubo actividad volcánica. Ello explicaría el hecho de que casi todos los estratos geológicos contienen depósitos volcánicos.

Y la actividad volcánica daría cuenta de la mayor parte de las formaciones geológicas que vemos en la actualidad. Nunca deberíamos subvalorar los cambios geológicos que fueron causados por los volcanes en el pasado. Por ejemplo, el volcán Paricutín de México entró en erupción en 1943, y siguió su erupción hasta 1952. Como resultado se formó un monte de alrededor de 500 metros de altura. También se formó la nueva isla, llamada Surtsey, frente a las costas de Islandia, debido a la actividad volcánica, en 1963.56 Lo asombroso acerca de esta isla es que fue formada en sólo unos pocos meses.

Y sólo después de otros meses adicionales presentaba la apariencia de una gran antigüedad, con playas arenosas, vida, y todo. Esto parecería desafiar cualquier interpretación actualista de formaciones similares a través del mundo.

La Prueba Arqueológica.

Desde el punto de vista arqueológico, en varias ciudades, cuando se trata de encontrar el estrato correcto que tenga conexión con el diluvio bíblico, hay una considerable dificultad en encontrar el estrato correcto que tenga conexión con el diluvio bíblico. Esto se debe a que en las diferentes ciudades de Mesopotamia hay distintos niveles de inundación, mientras que en otras ciudades no hay vestigio alguno de que haya tenido lugar una inundación. Se podría decir que el cuadro de las

inundaciones locales en Mesopotamia es como una colcha de retazos en la que muchos de los retazos difieren.

Considera los depósitos del período temprano que Woolley favorece para proveer una explicación para el diluvio. Estos fueron encontrados solamente en dos lugares, a saber, en Ur y en Nínive. Y se debe tener en cuenta las diferencias entre esos dos lugares. Nínive está localizada sobre el Tigris, al norte de lraq. Ur está localizada en un canal que sale del río Éufrates, al sur de Iraq. Por lo tanto, estas dos ciudades están en lados opuestos del país y están localizadas sobre ríos diferentes.

Ninguno de los otros lugares entre ellas que han sido excavados, han presentado la misma "capa de inundac ión". La evidencia presentada por Woolley muestra que la inundación no cubrió ni aun toda la ciudad de Ur. Los habitantes de la región seguramente consideraron la inundación como grave, pero difícilmente fue el tipo de inundación que alcanzó proporciones universales.

Y bien. ¿qué se puede decir acerca del nivel de la inundación del período posterior, cerca de 2900 años a. C.? Aquí, por lo menos, tenemos cuatro ciudades involucradas, a saber Kish, Shurupak, Uruk (la Erec bíblica), y Lagash. Kish es la ciudad situada más al norte de las cuatro y está cerca de Babilonia.

Shurupak estaba localizada en un canal, en el centro del sur de Mesopotamia. Es famosa en la tradición literaria por ser la ciudad de la cual partió navegando Atrahasis, el héroe de la inundación. Uruk está situada en el mismo canal que Shurupak, pero se halla un poco más hacia el sur. Lagash está localizada en un canal más hacia el oriente, al sur de Mesopotamia. El suelo estéril de Lagash probablemente no se debe a una inundación de un río local o de un canal, sino más bien a los cimientos de uno de los templos de Lagash, de acuerdo con Andre Parrot, quien, excavó a Telloh entre 1930 y 1931.

Las excavaciones en Kish mostraron cuatro niveles diferentes de arcilla, los cuales se extienden a lo largo de un peodo de aproximadamente cuatro siglos, según los excavadores. Las fechas más tempranas se ubican hacia 3300 a. C., y las más tardías hacia 2900 a. C. El último nivel, o el más alto, fue de 30.5 cm (aproximadamente un pie) de espesor. Consecuentemente, la pregunta a contestar es: ¿Cuál de estos cuatro niveles locales de inundación debe escogerse corno base para crear una leyenda de un diluvio para el texto bíblico? Ninguno de ellos parece tener significado y los niveles ltiples disipan el entusiasmo necesario para identificar a cualquiera de ellos con la historia bíblica.

Los otros dos lugares parecen ser opciones mejores. Shurupak, la moderna Tell Fara, fue excavada por Eric SchmidL En sus excavaciones entre 1930 y 1931, Schmidt encontró un depósito de aluvión de 61 cm, (aproximadamente dos pies) de espesor que data de los comienzos del tercer milenio antes de Cristo. Uruk estaba si ruada en el mismo canal pero a una distancia más considerable, hacia el sur. Julius Jordan encontró en sus excavaciones de 1929 en este sitio un estrato estéril de 152 cm (aproximadamente cinco pies) de espesor. Así que de las cuatro localidades que se relacionan con este período, una tenía depósitos de niveles múltiples que son el resultado de una inundación local, otra no tenía depósito alguno de inundación y dos tenían solamente un nivel de depósito. Esto concuerda más o menos con las dos localidades del período

temprano, que también tenían depósitos. De esta manera se cancelan por igual una a la otra, es decir, la inundación temprana y la tardía·. Las inundaciones han continuado ocurriendo hasta los tiempos modernos. Hubo una inundación extensa, por ejemplo, en el centro de Iraq, en 1948.

Es interesante notar que la mayoría de estas localidades fueron excavadas más o menos al mismo tiempo, entre 1929 y 1932. Así como se dan las cosas, pareciera que la teoría de una inundación local estuvo en boga alrededor de 1930, inspirada por la sugerencia de Woolley.

Sin embargo, si se considera el modelo en su totalidad, hay muy pocas pruebas arqueológicas para una teoría tal. Los depósitos debidos a la inundación de los os fueron casuales, algunas veces afectando una ciudad y dejando otra en la vecindad sin consecuencia alguna. De las seis localidades estudiadas desde este punto de vista, sólo una de ellas estaba localizada en un río mayor, a saber, Nínive, sobre el Tigris. El resto de ellas estaban situadas en canales localizados en brazos de los ríos, y no en los ríos mismos. Por lo tanto, podríamos llamar probablemente a esta teoría, la teoría local del diluvio del canal de Mesopotamia.

La evidencia geológica del diluvio del Génesis

Sería de esperar que un evento tal como el diluvio relatado en el Génesis haya dejado evidencias significativas en los estratos rocosos de la tierra. Cuando se examinan esos estratos, un buen número de importantes descubrimientos sugieren una interpretación diluvial. Durante la acción de un diluvio universal, podría esperarse una rápida y extensa actividad catastrófica, cuyas evidencias estarían al descubierto. Sin embargo, tenemos que tener en cuenta que al considerar un evento pasado como el diluvio, tratamos con interpretaciones en lugar de hacer observaciones directas.

A continuación, presentaré algunas características de las rocas, lo cual denota la existencia de un diluvio universal.

1. Los sedimentos marinos en los continentes. Alrededor de la mitad de los sedimentos encontrados en los continentes actuales, son de procedencia marítima. ¿Cómo ha llegado tanto material marino a posarse en los continentes? Esperaríamos que se mantuvieran en el océano. La extensa distribución de los océanos en los continentes es ciertamente una situación diferente de la presente, pero es consistente con el concepto de un diluvio universal.

2. La abundante actividad submarina en los continentes. Se han visto evidencias de ésta en grandes y antiguos “helechos submarinos” y otros depósitos submarinos tales como la turba, encontrados sobre los continentes. La turba está formada por masas rocosas, cieno, arena y partículas de arcilla almacenados en capas submarinas. Los estudios acerca de las turbas han demostrado que se pueden almacenar inmensos depósitos de varios metros de espesor y que cubren hasta 100.000 kilómetros cuadrados en los océanos en cuestión de horas después de un terremoto. Hoy se interpreta que miles de capas de sedimentación sobre los continentes, de las cuales se pensó en una ocasión que fueron depositadas durante un largo período de tiempo en aguas poco profundas, son depósitos de turba de sedimentación rápida, como era de esperarse de un diluvio como el descripto en el Génesis.

3. Sedimentos peculiares distribuidos extensamente. Muchas capas geológicas de sedimentos terrestres peculiares cubren un área tan vasta que es difícil de creer que fueron depositadas lentamente sin la acción de ninguna condición catastrófica. Por ejemplo, en el occidente de los Estados Unidos, el conglomerado Shinarump, de un grosor aproximado de 30 metros, cubre casi 250.000 kilómetros cuadrados. La Formación Morrison, de un grosor de 100 metros y que contiene muchos residuos de dinosaurios, se extiende sobre 1.000.000 de kilómetros cuadrados, y el grupo de los bosques petrificados de Chinle cubre una superficie de 800.000 kilómetros cuadrados.

4. La carencia de erosión en la brecha de las capas sedimentarias. Frecuentemente hay brechas en la secuencia de las capas sedimentarias de la tierra. Podemos identificar estas brechas al compararlas con otra serie de capas y fósiles encontrados en otros lugares. A menudo, una capa geológica extensa, asignada a un tiempo particular por medio de la escala geológica de tiempo patrón, está por debajo de una que es considerada millones de años más joven. Las capas que serían las más antiguas, no están presentes en estos sitios en particular. Sin embargo, en estas brechas las capas más profundas presentan poca evidencia de la erosión que seguramente habría tenido lugar, si éstas hubieran existido por millones de años. De hecho, de acuerdo con las ratas típicas de erosión en el presente, las capas involucradas y muchas más, deberían haber sido eliminadas por la erosión durante este largo período de tiempo. La escasez virtual de erosión en la mayoría de estas brechas sugiere un depósito hecho rápidamente, como se esperaría en el diluvio, durante el cual había poco tiempo para que ocurriera erosión.

5. Sistemas ecológicos incompletos. En algunas capas que contienen fósiles, tales como en la piedra arenisca de Coconino en la región del Gran Cañón y la Formación de Morrison, en el oeste de los Estados Unidos, encontramos buenas evidencias de animales, pero ninguna señal de residuos de plantas. Los animales requerirían de plantas para alimentarse y a pesar de ello, se encontraron unas pocas plantas en esta formación, la cual contiene gran abundancia de restos de dinosaurios. Curiosamente, no se han encontrado plantas en Coconino a pesar de los cientos de huellas de animales registradas. ¿Cómo pudieron estos animales sobrevivir millones de años, como se sugiere por los depósitos de estas formaciones geológicas, sin tener una nutrición adecuada?

La actividad clasificadora y la acción rápida que se espera de las aguas del diluvio parecen ser una explicación más plausible 10 .

RECAPITULACIÓN

El diluvio del Génesis de la época de Noé no es una explicación adecuada de los actuales fenómenos paleontológicos y geológicos. En realidad, nadie puede rechazar la historia del diluvio

10 Tomado de: http://www.contestandotupregunta.org/el_diluvio.htm [En línea] Ariel A. Roth, Ph.D., Geoscience Research Institute

en base de la pretensión de evitar cualquier elemento absurdo que se le suponga, sin aceptar y creer un mayor absurdo que aquél del que intenta escapar. El diluvio del Génesis es la respuesta más lógica a los actuales fenómenos geológicos. El concepto de un gran cataclismo hidráulico que fue acompañado por tremendas actividades volcánicas y tectónicas, a escala mundial, provee una mejor respuesta a las cuestiones presentadas por los fenómenos geológicos del mundo actual. La filosofía del actualismo evolucionista simplemente no da respuesta a estas cuestiones.

El registro bíblico apoya el diluvio del Génesis. El registro histórico apoya el diluvio del Génesis. El registro paleontológico apoya el diluvio del Génesis. Y el registro geológico apoya el registro del Génesis. En conjunto, hay una gran cantidad de evidencia que demuestra el diluvio universal de la época de Noé. Y ello constituye también una gran cantidad de evidencia que va en contra del actualismo de algunos evolucionistas. Filby dijo con acierto: «Ciertamente, cuanto más procede uno al estudio de Noé y del Arca a lo largo de principios simples y sanos de interpretación bíblica y a la luz de los descubrimientos científicos y arqueológicos, tanto más razonable se vuelve toda la historia.» Al surgir más evidencias, tanta más evidencia hay para el diluvio.

Bibliografía:

DICKSON ROGER E. (R.E.D.) El Ocaso de los Incrédulos. Terrassa (Barcelona) España:

Editorial Clie,1982, p.127RIBCO JEHUDA.

http.es.mitologia.wikia.com/wiki/Enki

http://www/contestandotupregunta.org

www.nationalgeographic.es

Notas:

Este material es para el uso exclusivo de los estudiantes de La Hispaniola, Instituto Bíblico. El mismo no pueden, ni debe ser reproducido, tampoco debe ser colgado en ningún sitio de internet, ni de redes sociales. No está permitido la entrega, de este material a terceros.

sitio de internet, ni de redes sociales. No está permitido la entrega, de este material a

www.lahibi.org