Está en la página 1de 3

Daño a los pulmones del planeta

La deforestación está en marcha y está afectando al clima.[23][24][25][26]

La deforestación es un contribuyente neto al calentamiento mundial,[27][28] y se cita a


menudo como una de las causas principales del efecto invernadero. La pérdida de los
bosques tropicales es responsable de aproximadamente el 20 % de las emisiones
mundiales de gases de efecto invernadero.[29] De acuerdo con el Grupo
Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, la deforestación,
principalmente en áreas tropicales, podría suponer hasta un tercio de las emisiones de
dióxido de carbono antropogénicas.[30][31] Pero cálculos recientes sugieren que las
emisiones de CO2 provocadas por la deforestación y la degradación forestal (excluidas las
emisiones naturales de las turberas) supondrán entre el 6 y el 17 % de todas las emisiones
antropogénicas de CO2, con una media del 12 %.[32] La deforestación provoca que el CO2
permanezca más tiempo en la atmósfera. Al aumentar el CO2, se crea una capa que atrapa
la radiación solar. Esta radiación se convierte en calor, provocando así el efecto
invernadero.[33]

Las plantas extraen el CO2 de la atmósfera a través de la fotosíntesis, quedándose con el


carbono, que incorporan a su estructura (raíces, tallos, hojas, flores) en forma de moléculas
orgánicas y liberando parte del oxígeno. Aunque también liberan algo de CO2 durante su
proceso normal de respiración. Solo cuando un árbol o un bosque crecen pueden extraer
carbono de la atmósfera, almacenándolo en sus tejidos. Tanto la putrefacción de la madera
como su quema devuelven a la atmósfera ese carbono almacenado. Para que los bosques
realmente extraigan carbono de la atmósfera debe haber una acumulación neta de madera.
Una forma es cortar los árboles, transformar la madera en objetos duraderos y reemplazar
con nuevos árboles los cortados.[34] La deforestación también puede hacer que se libere el
CO2 acumulado en el terreno. Los bosques pueden ser tanto sumideros de carbono como
fuentes, dependiendo de las circunstancias ambientales. Los bosques maduros (donde la
cantidad de materia vegetal no varía significativamente) alternan entre comportarse como
fuentes netas y sumideros netos (véase Ciclo del carbono), pero esta variación resulta
insignificante en relación con la enorme cantidad de carbono que tienen almacenada.

Sequía y escasez de agua


La escasez de agua implica estrés hídrico, déficit hídrico, y crisis hídrica. El concepto del
estrés hídrico es relativamente nuevo y se refiere a la dificultad de obtener fuentes de agua
dulce durante un cierto período, una situación que puede culminar en un mayor deterioro y
agotamiento de los recursos hídricos disponibles.[2] El déficit hídrico puede ser causado por
cambios climáticos tales como patrones climáticos alterados —incluyendo sequías o
inundaciones— así como el aumento de la contaminación y el aumento de la demanda
humana de agua, incluso su uso excesivo.[3] Una crisis hídrica es una situación que se
produce cuando la disponibilidad de agua no contaminada dentro de una región es inferior a
la demanda de agua en esta región.[4] La escasez de agua está siendo impulsada por dos
fenómenos convergentes: el creciente uso de agua dulce y el agotamiento de los recursos
de agua dulce disponibles.[5]

Consumo humano

Causa Editar
La falta de identidad de cada una de las personas al no conocer sus necesidades
esenciales, y por no estar claro en relación a las necesidades de los más cercanos a cada
uno; factores influyentes como: la imitación de personajes de televisión u otros
arquetipos, que generan un ídolo a seguir.- Dichos ídolos inducen a las personas con una
falta de Identidad personal a consumir ciertos productos innecesarios, como consecuencia:
generación de necesidades infinitas que no pueden suplirse, la no felicidad.[cita requerida]
El consumismo se ve incentivado principalmente por:

-La publicidad, que en algunas ocasiones consigue convencer al público de que un gasto es
necesario cuando antes se consideraba un lujo.
-La predisposición de usar y tirar muchos productos,sin tener en cuenta el daño que esto
puede hacer ecológica y económicamente.
-La baja calidad de muchos productos, que conllevan un período de vida relativamente bajo
(obsolescencia programada), los cuales son atractivos por su bajo costo, pero a largo plazo
salen más caros y son más dañinos para el medio ambiente.
-Algunas patologías como obesidad o depresión que nos hacen creer más fácilmente en la
publicidad engañosa, creyendo con esto que podemos resolver nuestro problema
consumiendo indiscriminadamente alimentos, bebidas, artículos milagrosos u otro tipo de
productos.
-El desecho inadecuado de objetos que pueden ser reutilizados o reciclados, ya sea por
nosotros o por otros.
-La cultura y la presión social.
-La ignorancia.

Se pueden establecer tres tipos de consumo según función de las necesidades del sujeto y
de la frecuencia en el gasto del bien o servicio:

-Consumo experimental: el consumo del producto o servicio se produce por novedad o


curiosidad. Suele suceder cuando se lanza al mercado un producto nuevo o es una versión
mejorada de uno existente.
Consumo ocasional: el consumo es intermitente, basado en la disponibilidad del bien o
servicio o en la satisfacción de deseos o necesidades no permanentes.
-Consumo habitual: el consumo ya forma parte de las actividades cotidianas del sujeto. En
este renglón entran los llamados artículos de primera necesidad, los cuales también se
conocen como básicos, imprescindibles o prioritarios.
-Cuando un artículo de consumo ocasional para a ser de consumo habitual sin que sea algo
realmente imprescindible (como por ejemplo bebidas alcohólicas, tabaco, etc.) puddria
existir de manera subyacente un problema de adicción.

Cambio climático
El cambio climático es uno de los problemas del medio ambiente más peligrosos. La
Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) nos
recuerda que este fenómeno impide un desarrollo sostenible, es un obstáculo para acabar
con la pobreza y pone en riesgo la seguridad alimentaria.

Una coalición mundial de científicos dirigida por William J. Ripple y Christopher Wolf, de la
Universidad Estatal de Oregón (Estados Unidos ).En un artículo que publican en la revista
'BioScience', los autores, junto con más de 11.000 signatarios científicos de 153
países,estan haciendo sonar alarmas y declaran una emergencia climática .

Este informe, firmado por expertos , aparece como el primero en que los científicos
nombran como "emergencia" la realidad actual.
alertan de que será inevitable "un sufrimiento humano no revelado" si no se producen
cambios profundos y duraderos en las actividades humanas que contribuyan con el
cambio climático

En el artículo que publican, presentan gráficos que muestran tendencias como signos
vitales para medir el progreso y proporcionan un conjunto de acciones de mitigación
efectivas.

Esta crisis climática, sostienen los expertos, "está estrechamente vinculada al


consumo excesivo del estilo de vida rico"

-En primer lugar sitúan la energía


-En segundo lugar, abordan los contaminantes de corta duración
-La naturaleza figura en tercer lugar
-En cuarta posición, sitúan la comida sobre la que ven necesario comer más
vegetales y consumir menos productos animales.La reducción del
desperdicio de alimentos también la consideran fundamental ya que
recuerdan que al menos un tercio de todos los alimentos producidos
terminan como basura

El quinto ámbito es la economía, sobre la que recomiendan reconvertir en una


economía de carbono para abordar la dependencia humana de la biosfera y alejar los
objetivos del crecimiento del producto interno bruto y la búsqueda de la riqueza. Así,
aconseja frenar la explotación de los ecosistemas para mantener la sostenibilidad de la
biosfera a largo plazo es otra de la recomendaciones.