Está en la página 1de 2

Nuestro consumo y el pacto en nuestro planeta.

Vivimos en una sociedad consumista, donde cada vez queremos más y compramos
más, y no ponemos freno a esta actitud desenfrenada ya que las nuevas
generaciones también se han vuelto consumistas generando un impacto negativo
en el planeta.
De acuerdo al documental, desde que nacemos ya somos consumidores activos y
es cierto; porque en nuestros dos primeros años de vida utilizamos tantos pañales
desechables que un solo bebe con éstos, podría llenar la arena de la plaza de toros
Santamaría de Bogotá y lo peor de todo es que estos no son reciclables y su vida
útil se limita a un par de horas.
En Colombia, la ganadería es uno de las principales fuentes de ingreso y
producción, ya que de esta actividad se producen varios productos muy
consumidos como los lácteos y la carne. Sin embargo, su producción tiene impacto
significativo en nuestro planeta ya que además de los elementos que se utilizan
para el sostenimiento y mantenimiento de estos animales, todos los desechos que
este produce afectan el 18% de la contaminación en la atmosfera.
En términos generales, nuestro consumo me genero un alto grado de preocupación
ya que no medimos las consecuencias de las cosas que adquirimos, creo que lo
más preocupante es que no somos conscientes de que si lo que compramos
realmente lo necesitamos y el cómo desechar estos productos de forma adecuada.
En nuestro país, muy pocas ciudades tienen cultura de reciclar y reutilizar; es un
método que aunque ya tiene mucho tiempo, apenas estamos utilizando y mucho es
por la falta de información aunque tengamos los medios para tener esa información.
Un dato importante menciona el documental, es nuestro aseo personal, porque si
bien es cierto, cuando nos aseamos utilizamos tantos productos como pasta dental,
jabones, shampoo, papel higiénico y en el caso de las mujeres el uso de toallas
sanitarias, protectores, pañitos y duchas intimas; y con esto no estoy diciendo que
las mujeres consumen más, solo lo menciono ya que cono dato general en una
familia al momento de asearse se utilizan aproximadamente entre 20 y 30 productos
diariamente, sin mencionar la cantidad de agua que utilizamos al usar dichos
productos.
El agua es un elemento vital en nuestra vida, y el modo que la usamos es nuestra
responsabilidad. El consumo promedio por persona en Colombia de este líquido es
de 125 lts diarios en todas las actividades de nuestro hogar. Una persona promedio
debería consumir 100 lts diarios máximos, es decir, que desperdiciamos 25 lts los
cuales se pueden reducir si tomamos medidas como cerrar los grifos si no estamos
usando y evitar las fugas.
En los últimos años, la compra de vehículos sea elevado el consumo de gasolina
por lo que se ha aumentado la producción de petróleo. Los gases emitidos están
deteriorado nuestra capa de ozono y el aire se ha contaminado a tal punto que esta
afectando nuestra salud. El estado ha creado varios mecanismos para mitigar la
contaminación, sin embargo el efecto positivo ha sido poco ya que las personas
dependemos tanto de los autos motores ya que llevamos nuestra vida llena de
afanes y que queremos llegar a tiempo a nuestro destino. Simples acciones como
salir a tiempo, caminar y utilizar la bicicleta, puede cambiar significativamente
nuestro aire.
Otro dato importante es que con la era tecnológica, somos consumidores masivos
de tecnología como celulares y tabletas; un colombiano en promedio cambia su
equipo móvil cada 22 meses, que por ser aparatos versátiles y portátiles, son los
más apetecidos tanto por adultos como niños. El problema está es que al momento
de desechar la basura electrónica, lo hacemos de forma inadecuada ya que
contienen elementos altamente tóxicos que perjudican directamente nuestra salud.
También hay que tener en cuenta que el mal proceder de nuestros desechos se
debe a la falta de cultura, amor y sentido de pertenencia que tenemos a nuestro
entorno.
Es triste ver como nuestra indiferencia a la salud de nuestro planeta, cada día es
más notoria y lo que no nos damos cuenta es que la naturaleza nos está pasando
factura. Cada vez estamos más indefensos ante los desastres de la naturaleza y
tomamos acciones para detener su deterioro.
Considero que cada uno desde su casa tomar las medidas necesarias para reciclar
reutilizar y ahorra los recursos del planeta, podemos ayudar a que el impacto
negativo se mitigue; pero también es importante que las autoridades nos faciliten la
información y las herramientas necesarias para que el esfuerzo sea mutuo y
podamos dejar un planeta más sano a nuestras generaciones.