Está en la página 1de 3

DESVALORIZACIÓN DE EXISTENCIAS

1. INTRODUCCIÓN
Resulta de vital importancia para las empresas el tratamiento vinculado con las existencias que
posee bajo su control. Al respecto, la NIC 2: Inventarios nos brinda las pautas necesarias para el
tratamiento contable de los inventarios, respecto a la determinación y reconocimiento de su
costo, así como al tratamiento de cualquier deterioro que disminuya su valor en libros.
Ahora bien, la norma en mención establece que los inventarios deben de medirse a su costo o a
su valor neto realizable, el que sea menor; entendiéndose por valor neto realizable el precio
estimado de venta menos los costos estimados para terminar su producción y los necesarios
para concretar su venta.
Las pérdidas en el valor de las existencias pueden traducirse en lo que se denomina mermas y/o
desmedros, cuyo tratamiento contable difiere del tributario, debido a su distinta naturaleza.
Asimismo, repercute en el tratamiento tributario del Impuesto General a las Ventas en el caso
de los retiros de bienes y el reintegro del crédito fiscal.
2. Desvalorización de Existencias
La desvalorización de existencias se da cuando el valor neto realizable de un producto es inferior
a su costo. Al darse esa situación se ajustará el valor de las existencias y la desvalorización será
reconocida como un gasto, en una cuenta de ganancias y pérdidas. No obstante, si en el futuro,
las causas que motivaron el ajuste de valor de la existencia, hubieran dejado de existir, dicho
importe será objeto de reversión reconociéndolo como un ingreso en la cuenta de pérdidas y
ganancias.
Las existencias o inventarios, son materia de desvalorización cuando por razones de:
 Obsolescencia
 Disminución del valor de mercado
 Daños físicos de las existencias o
 Pérdidas en su calidad
Se hace necesario realizar un ajuste al valor en libros, dado que no será posible recuperar esa
pérdida de valor en su venta.
En el Plan Contable se establece la cuenta 29 para registrar estos ajustes.
El Plan Contable General para Empresas que entró en vigencia a partir del 1 de enero del 2010
ha variado la denominación de la cuenta 29, denominada antes en el Plan Contable General
Revisado como “Provisión para desvalorización de Existencias”, pasando a ser en la actualidad
“Desvalorización de Existencias”. La cuenta 29 “Desvalorización de existencias” agrupa las
subcuentas que acumulan las estimaciones para cubrir las desvalorizaciones de las existencias.
Es en esta cuenta donde se registra el efecto de la valuación de existencias, al considerar la base
de costo o valor neto realizable, el que resulte menor.
3. APLICACIÓN PRÁCTICA
CASO Nº 1: DESVALORIZACIÓN DE MERCADERÍAS
En agosto del 2010, se adquirieron mercaderías manufacturadas por S/. 100,000.00, las que al
cierre del ejercicio se mantienen en stock, no obstante, y después de realizar el análisis
respectivo, se ha determinado que el valor neto realizable de las mercaderías a dicha fecha es
de S/. 91,500 (desvalorización de S/. 8,500).
SOLUCIÓN:

CASO Nº 2: PRODUCTOS TERMINADOS DESVALORIZADOS


Al cierre del ejercicio, se tiene productos terminados en stock por S/. 80,000. No obstante, al
efectuar el análisis correspondiente, se ha determinado una baja en su valor de S/. 10,000.
SOLUCIÓN:
CASO Nº 3: MATERIAS PRIMAS DESVALORIZADAS
Al cierre del ejercicio, se ha determinado que las Materias Primas en stock se han desvalorizado
en S/. 2,500.
SOLUCIÓN:

4. CONCLUSIÓN:
Corresponde reconocer como costo computable aquel determinado bajo las disposiciones de
los artículos 20° y 21° de la LIR, y sus normas reglamentarias, sin descontar el importe de la
provisión por desvalorización de existencias no deducible para la determinación de la renta neta.