Está en la página 1de 1

Di Girolamo, Helvecio s/infracción L. 24769 http://eol.errepar.com/sitios/ver/html/20130301010228458.html?k=sim...

Di Girólamo, Helvecio s/infracción L. 24769

PARTE/S: Di Girólamo, Helvecio s/infracción L. 24769


TRIBUNAL: Cám. Fed. La Plata
SALA: I
FECHA: 10/02/2012

La Plata, 10 de febrero de 2.012.


AUTOS Y VISTOS: Para resolver en la presente causa registrada bajo el nro. 5740/I caratulada “Di Girolamo Helvecio s/ Inf. Ley 24.769” procedente del Juzgado Federal N° 3 de
esta ciudad y;
CONSIDERANDO: I. Que llegan los autos a este Tribunal de Alzada, en virtud del recurso de apelación interpuesto a fs. 87/91 por el doctor Eduardo Alberto Christensen en
representación de Helvecio Di Girolamo, contra la resolución de fs. 83/85, que decide no hacer lugar al sobreseimiento que solicitara la defensa, en orden al delito previsto y
reprimido en el art. 11 de la Ley 24.769, recurso que es mantenido e informado en esta instancia a fs. 100 y 103/107 y vta., respectivamente, sin contar con la adhesión del señor
Fiscal General ante esta Cámara (v. fs. 98).
Que las razones que motivan el presente recurso se basan en tres argumentos centrales. El primero, en el rechazo de la prescripción de la acción que efectuara el juez a quo,
interpretando erróneamente lo resuelto por esta Sala en oportunidad de expedirse. Manifiesta que “…la Cámara no se expidió sobre la fecha de comisión del ilícito, sólo expresó que
debía entender el juez que estuvo de turno en el mes de marzo. Sobre esto aclaró, que lo resuelto era sin perjuicio de lo que pudiera surgir de las pruebas de autos…”. Agrega que
“…más allá de la incorrecta intelección que recién referimos, el Magistrado…ha pasado por alto que la presentación de fecha 1/3/2006 no quita ni pone nada a lo que sería la
imputación delictual de autos, ya que aquella documentación (léase F. 356) fue presentado el día 9/6/2004 (ver. fs. 36). Dicho formulario también figura en las actuaciones
administrativas (ver. fs. 8)… Así, de esto se concluye que la adjunción el 1/3/2006, no fue la primera oportunidad, sino la segunda, por lo que dicha exteriorización…no tiene
relevancia en la causa debido a que ya le había sido presentada casi dos años antes: al día siguiente de requerir la compensación vía internet…”. Relata que de la presentación que
efectuara a fs. 45/48 de estas actuaciones surge que de “…la documentación que aportó se ve claramente que en la parte inferior (ver fs. 36) tiene un sello de 9/6/2004 AFIP-DGI,
La Plata, Agencia 2. En su parte superior tiene otro que es el del día 8/6/2004 y pertenece a la Dirección Grandes Contribuyentes Nacionales, lugar desde el cual habría salido esa
cesión…”. Respecto al segundo de los argumentos vertidos, relativo a la falta de tipicidad manifiesta que “…la figura de simulación dolosa de pago, requiere un engaño al fisco y que
éste entienda por algún momento que su crédito ha sido cancelado por el deudor. Esto porque lo que se simula es un pago y para que éste sea tal, se debe tener por cumplido el
objeto de la obligación, sino no es pago…Simular pago es una acción que per se implica el resultado de aquel, por eso no es correcto lo afirmado de que no interesa si se tiene éxito o
no…La tipicidad nace luego de que el organismo advierte de que aquella cancelación…y vuelve sobre sus pasos de haberla dado por satisfecha…”. Seguidamente transcribe los
artículos 28 y 29 de la Ley Penal Tributaria de los que surge que “…la compensación es ‘facultativa’ para el Organismo…”. Expone que “…en el caso estamos ante una cancelación por
compensación y cesión de crédito, la cual tiene intervención reglada del Organismo, por lo que la simple presentación del F. 356, no puede ser tomada como idónea para consumar
un delito, porque la satisfacción de la obligación no es instantánea, ni automática: requieren el acto administrativo del organismo que así lo convalide (ver. denegación a fs. 83/84 de
las actuaciones administrativas)…”. Por ello entiende que “…para que en el caso pueda hablarse de simulación dolosa de pago, el organismo debió ser inducido a error, dictar el acto
administrativo que aceptaba la compensación por cesión de crédito y luego, verse en la obligación de promover una acción de lesividad (art. 17 Ley 19.549) para invalidar aquel acto
administrativo. Acá nada de eso hubo, porque como se desprende de las actuaciones administrativas, la compensación fue rechazada y se ejecutó a mi defendido…”. El último de los
agravios esgrimidos se centra en el pago de la obligación, haciendo referencia a “…la inexistencia de perjuicio en quien había hecho la denuncia (31/5/2006). El presente es un delito
de daño, no de peligro, ya que lo simulado es la cancelación de una obligación fiscal, acarreando la mengua en la entrada a las arcas estatales…”. Hace expresa reserva de Caso
Federal.
II. Que las presentes actuaciones se inician en virtud de la denuncia formulada por los doctores Pablo Alberto Rondina, Jefe de la División Jurídica de la Dirección Regional La Plata
y Pablo Luis Robledo, Jefe interino de la Sección Penal tributaria de la Dirección Regional La Plata de la AFIP-DGI, contra el contribuyente Helvecio Di Girolamo por la presunta
comisión del delito de simulación dolosa de pago previsto en el artículo 11 de la ley 24.769. Que el imputado, habría efectuado presentaciones vía Internet, tendientes a lograr la
compensación de sus débitos fiscales contra un crédito fiscal presuntamente transferido a su favor por la empresa “Repsol YPF S.A.”, presentando copia de un Formulario F 356 de
dudosa legilibilidad, por un monto total de $... Que por dicha razón, el organismo fiscal consulta con la empresa mencionada, quien niega haber realizado presentación alguna
tendiente a convalidar saldos del Impuesto al Valor Agregado de la empresa, para transferirlos al cesionario señor Di Girolamo.
III. Que relatados los hechos, y previo al tratamiento de los agravios, es preciso destacar, que el delito de simulación dolosa de pago previsto en el artículo 11 de la ley 24.769,
busca castigar a aquel obligado, que con ardid o engaño simule el pago total o parcial de sus obligaciones tributarias. La simulación se traduce en la presentación de algo que no
existe, intentando crear una realidad que no es tal, mediante la presentación de registraciones o comprobantes falsos, que si bien no acreditan en forma directa el pago permiten
deducir o presumir el mismo. Cabe señalar que el tipo objetivo no requiere que el Fisco o que el tercero ante quien se realice la simulación, resulte verdaderamente engañado, o que
a consecuencia del ardid empleado, caiga efectivamente en el error de considerar cancelada la deuda.
La finalidad típica se dirige a la realización de la maniobra, la que resulta indispensable a efectos de determinar la idoneidad del ardid o engaños empleados. (“Delitos de la Ley
Penal Tributaria”. Federico Luis Casal, Manuel Romero Victorica, Juan P. Vigliero. Primera Edición. Buenos Aires. Ediciones Técnicas Empresarias. 2.008).
Se trata de un delito de peligro, no se requiere el efectivo perjuicio en la actividad recaudatoria del Estado. Para la consumación basta la utilización del instrumento adulterado,
que ponga en peligro el bien jurídico protegido por la figura.
IV. Que sentado ello, e ingresando al tratamiento del primero de los agravios, corresponde aclarar que esta Sala en oportunidad de expedirse sobre el planteo de competencia
suscitado, ha señalado que debe tomarse “…el día 1 de marzo de 2.006 como fecha cierta de comisión del ilícito…”, sin perjuicio de considerar “…lo que podría derivar del resultado de
la investigación…”. Teniendo en cuenta que en los autos no se han realizado medidas de prueba que permitan desvirtuar la fecha de presentación del formulario F 356 de dudosa
legilibilidad ante la AFIP, corresponde mantener el criterio entonces adoptado considerando el día 1 de marzo de 2.006 como fecha cierta de comisión del ilícito.
En ese entendimiento, atento a que la pena máxima que prevé el artículo 11 de la Ley 24.769 es de seis años, que la fecha de comisión del delito es 1 de marzo de 2.006, y que
el primer llamado a prestar declaración indagatoria fue el 10 de junio de 2.010, no corresponde declarar extinguida por prescripción la acción penal.
Que en referencia al segundo de los argumentos desarrollados relativos a la falta de adecuación de la conducta de Di Girolamo al tipo penal citado, solo cabe remitirnos a los
primeros párrafos expuestos, de los cuales se colige que la presentación que efectuara el imputado mediante la cual pretendió simular ser el beneficiario de una transferencia de
créditos fiscales del Impuesto al Valor Agregado por parte del contribuyente “Repsol YPF S.A.”; habilita confirmar el encuadre jurídico de los hechos al tipo que se investiga, siempre
teniendo en cuenta el momento procesal por el que atraviesa la causa, en la cual no se halla un juicio de certeza negativa que autorice a dictar el sobreseimiento solicitado.
Respecto al último de los agravios esgrimidos, y si bien la obligación tributaria ha sido cancelada conforme surge de las constancias acompañadas por la AFIP a fs. 79/80, ello no
implica que deban concluirse las presentes actuaciones, atento a que en el proceso penal se investigan conductas delictivas con independencia de los resultados que arrojen los
procesos administrativos tributarios seguidos en contra de los contribuyentes. POR ELLO ES QUE SE RESUELVE: Confirmar la resolución de fs. 83/85, por la cual se dispone no hacer
lugar al pedido de sobreseimiento solicitado por la defensa de Helvecio Di Girolamo respecto al delito de simulación dolosa de pago, previsto y reprimido en el art. 11 de la Ley
24.769 y sus modificatorias.
Regístrese, notifíquese y devuélvase. Fdo. Carlos Román Compaired - Julio Víctor Reboredo (Jueces de Cámara). Ante mí. Roberto A. Lemos Arias (Secretario).

Editorial Errepar - Todos los derechos reservados.

1 de 1 08/07/2015 11:10 p.m.