Está en la página 1de 36

Título: Formación docente en el área de lenguaje: experiencias en América Latina.

Autores: Silvia Romero Contreras, Soledad Concha, et al.


Edición del contenido: © Silvia Romero Contreras (México) y © Soledad Concha (Chile), 2016.

Entidades coeditoras:
© Universidad Autónoma de San Luis Potosí, México (2017).
© Universidad Diego Portales, Chile (2017).
© 12 Editorial, A. C., México (2017).

Mitla # 54 - 304.
Col. Independencia.
CP 03630 Ciudad de México.
México.
www.12editorial.com.mx

ISBN:
Primera edición: junio de 2017.
________________________________________________________________________________
Queda prohibida cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública y transfor-
mación de esta obra sin la autorización de los titulares del derecho de propiedad intelectual. Toda
infracción de los derechos de propiedad intelectual será constitutiva de delito conforme a las leyes
vigentes.
7

INTERACCIONES DE AULA Y DESARROLLO DEL


LENGUAJE EN EDUCACIÓN PARVULARIA:
LECCIONES DE POLÍTICA PÚBLICA A LA LUZ
DEL PROGRAMA UN BUEN COMIENZO45

Ernesto Treviño46, Francisca Romo47 y Felipe Godoy48

Introducción
Actualmente existe la noción de que la educación parvularia es una espe-
cie de bala de plata que puede reducir sustancialmente, en el largo plazo,
las desigualdades sociales de los países. Si bien la educación parvularia
posee ese potencial, no se materializará a menos que los servicios de
educación parvularia sean de calidad (Rolla, Leal, & Torres, 2011; Stras-
ser, Lissi, & Silva, 2009).
¿Qué significa una educación parvularia de calidad? La literatura es-
tablece cuatro ámbitos centrales: a) disponibilidad de materiales didácti-
cos desafiantes; b) infraestructura segura, suficiente y motivante; c) regu-
laciones estructurales que afectan directamente la enseñanza en las aulas
—como el número de niños por educadora, la definición de estándares,
etc.—, y d) un cuerpo docente y prácticas pedagógicas de calidad (Mora-
les & Cortázar, 2012; OECD, 2012; Strasser et al., 2009). Este último
ámbito es el más importante para apoyar el desarrollo de los niños y por
ello es el foco de este trabajo.
Desde el punto de vista científico y de la política pública, los esfuer-
zos por encontrar modelos de intervención y desarrollo profesional do-
cente que promuevan de forma generalizada la calidad de la educación
parvularia han sido múltiples y poco exitosos (Dickinson, Freiber, &
Barnes, 2011). Esto se debe, en buena medida, a razones metodológicas,
lo que hace necesario generar investigación más refinada, menos contro-
lada y capaz de captar la complejidad de las interacciones en las salas de

45
El programa Un Buen Comienzo ha sido financiado por la Fundación Educacional
Oportunidad, la cual ha diseñado e implementado el programa con el apoyo de la Univer-
sidad de Harvard y el Institute for Health Improvement.
46
Pontificia Universidad Católica de Chile.
47
Universidad de Virginia, EE. UU.
48
Centro de Políticas Comparadas de Educación. Universidad Diego Portales, Chile.
181
Interacciones de aula y desarrollo del lenguaje en educación parvularia:
Lecciones de política pública a la luz del programa Un Buen Comienzo

clase que efectivamente promueven el desarrollo infantil (Dickinson,


2011; Dickinson, Freiber, & Barnes, 2011). Dado este escenario, hoy en
día tenemos una noción más bien general de cuáles son las interacciones
pedagógicas que estimulan más el desarrollo de los niños y no sabemos
cómo debe ser el desarrollo profesional docente que produce dichas in-
teracciones.
Ante tal complejidad de los contextos los programas deberían apuntar
a generar capacidades que permitan a las educadoras y técnicos o asis-
tentes de la educación parvularia tomar decisiones profesionales para
adaptar sus prácticas con base en su juicio profesional y siempre con
foco en verificar que se cumplan los objetivos de desarrollo de los niños.
Solamente así se podrá crear un sistema educativo sólido, donde la cali-
dad dependa de las capacidades docentes instaladas y no de la interven-
ción de turno (Mcnaughton, Phillips, & MacDonald, 2003).
El presente trabajo tiene como propósito presentar la evidencia empí-
rica recogida en el marco del Proyecto Un Buen Comienzo (UBC) sobre
la calidad de las interacciones pedagógicas ocurridas en salas de prekín-
der y kínder de dos regiones del país y su relación con los modelos de
desarrollo profesional docente (DPD) propuestos por dicho programa. Si
bien se presentan datos sobre diversos dominios de la interacción peda-
gógica, el foco central está puesto en aquellas interacciones que favore-
cen el desarrollo del lenguaje. Este propósito es relevante ya que hasta la
fecha existe escasa evidencia en Chile acerca de la calidad de los proce-
sos educativos en educación parvularia y su relación con los modelos de
acompañamiento para educadoras de párvulos en servicio. Para esto, en
primer lugar se realizará una reflexión acerca de la propuesta de desarro-
llo profesional docente de las distintas etapas del programa UBC, las
tensiones que ésta ha enfrentado a lo largo de las distintas propuestas de
desarrollo del programa y su vínculo con la evidencia internacional.
Luego se describen en detalle las dimensiones de las interacciones peda-
gógicas relacionadas con lenguaje que se evalúan posteriormente, cuya
evidencia empírica proviene de las distintas versiones de UBC, y el im-
pacto que ha generado el programa. Por último, se presenta una discu-
sión sobre cuáles debiesen ser, a luz de esta evidencia, las prioridades de
la política educativa para mejorar la calidad de los programas de DPD
para lograr la efectividad en las prácticas pedagógicas.

182
Ernesto Treviño, Francisca Romo y Felipe Godoy

¿DPD en educación parvularia? La tensión entre Prescripción y Co-


responsabilidad.
La evidencia es clara al señalar que de todas las variables sensibles a ser
intervenidas desde la política, los factores asociados a la docencia y las
interacciones pedagógicas del aula son preponderantes para mejorar el
aprendizaje de los niños tanto en educación básica como parvularia
(Bellei & Valenzuela, 2010; OECD, 2009; Treviño et al., 2010).
Ante este diagnóstico varios programas se han diseñado con el fin de
mejorar el desempeño del educador, los cuales permanentemente se ven
enfrentados a una tensión en su implementación. Por una parte pueden
ser prescriptivos y dictar al docente desde el nivel “experto” qué y cómo
debe enseñar. Por otra, está el camino de la corresponsabilidad, donde el
programa es capaz de proveer oportunidades para la co-construcción de
alternativas pedagógicas para resolver los desafíos que tanto las educa-
doras como los niños enfrentan en las aulas (Contreras, 2001).
Epistemológicamente se entiende que el educador de párvulos, así
como cualquier sujeto que aprende, lo hace reinterpretando la nueva
información bajo sus propios códigos o habitus (Bourdieu, 2010) de
acuerdo con experiencias y creencias vividas y construidas a lo largo de
su trayectoria profesional. Por ende, la implementación del programa,
diseñado de una manera generalmente estándar y “desde arriba” va a ser
adaptada por el educador a su contexto de acuerdo con lo que éste estime
pertinente a cada situación.
Diversos estudios definen al profesor como un sujeto que construye
su aprendizaje a partir de las distintas instancias formales de entrega de
conocimientos, y que a su vez pasa por distintas fases de socialización
profesional (Alliaud, 2004; Pérez & Glmeno, 1988) que van dando forma
a su desempeño en el aula. Estas fases le permiten construir una identi-
dad docente que funciona como “aduana” de lo que los expertos en edu-
cación desean que éste aprenda y desempeñe en el aula idealmente
(Clandini, 1985; Díaz, 2005; Kelchtermans & Vandenberghe, 1994). Es
decir, el docente construye el saber pedagógico que pone en práctica en
el aula a partir de instancias formales e informales de provisión de in-
formación, siendo muy difícil modificar dicho saber a partir de un solo
programa.
¿Por qué esta tensión es relevante para las políticas públicas? Aque-
llas políticas “a prueba de docentes” que asumen, por una parte, que al
docente es necesario dictarle prescriptivamente qué y cómo enseñar; y
por otra, que éste es capaz de poner entre paréntesis sus saberes y creen-

183
Interacciones de aula y desarrollo del lenguaje en educación parvularia:
Lecciones de política pública a la luz del programa Un Buen Comienzo

cias e implementar las nuevas instrucciones tal como fueron diseñadas, 49


corren tres riesgos importantes:

• Que los programas diseñados no sean implementados como fueron


planificados.
• Que despojen a los educadores de su carácter profesional, convir-
tiéndolos en técnicos que replican estrategias diseñadas por otros.
• Que los docentes no se sientan responsables por los resultados dado
que ellos dependen de una intervención impuesta externamente.

Estos riesgos van en desmedro del desarrollo profesional de las edu-


cadoras de párvulos, entendido como la capacidad que tienen para tomar
buenas decisiones en su quehacer pedagógico que vayan en beneficio del
aprendizaje de los estudiantes.
No obstante lo anterior, la tensión entre prescripción y corresponsabi-
lidad es difícil de eludir en la medida en que, al preferir diseñar interven-
ciones más adaptables —al contexto y a la identidad profesional del do-
cente—, los desafíos para evaluar e impactar en una población mayor
son crecientemente complejos. Esta dificultad se debe a las limitaciones
en los métodos de evaluación que tienen al diseño experimental como el
estándar más alto de rigurosidad. Si bien los diseños experimentales son
de gran ayuda para establecer causalidad y determinar los efectos de los
programas, tienen diversas limitaciones, entre ellas la de descansar en el
supuesto de una implementación estandarizada de las interacciones pe-
dagógicas en las salas de clase. Esto último es difícil de lograr dadas las
contingencias que ocurren en las interacciones de aula que requieren
ajustes y adaptaciones a los programas que son muy dificiles de antici-
par.

¿Qué nos dice la evidencia internacional sobre la efectividad de los


programas de DPD?
Se ha mostrado que los programas de DPD efectivos pueden mejorar la
calidad de las prácticas de sus educadoras y la calidad de la educación
parvularia (Howes, Phillips, & Whitebook, 1992; Kontos, Howes, Shinn,
& Galinsky, 1997; Landry, Anthony, Swank, & Monseque-Bailey,
2009). La evidencia internacional disponible ha mostrado que éstos se

49
Para una revisión más exhaustiva de la literatura que profundiza en este punto, ver
Clandini (1985); Díaz (2005), Kelchtermans & Vandenberghe (1994), entre otros.
184
Ernesto Treviño, Francisca Romo y Felipe Godoy

caracterizan por ser comprehensivos y altamente integrados. Se destacan


por ser específicos y focalizados en el contenido, por proveer muchas
oportunidades para la práctica en situaciones reales y entregar retroali-
mentación en el contexto de la propia práctica —a través de procesos de
acompañamiento o coaching—, por entregar tiempo para la reflexión,
por proponer metas y evaluar la enseñanza, por ofrecer oportunidades
para la colaboración entre profesores para la resolución de problemas del
aula y experiencias de aprendizajes que son extendidas en el tiempo
(Diamond & Powell, 2011; Koh & Neuman, 2009; Neuman & Wright,
2010). Finalmente, un elemento novedoso dentro de los componentes de
los programas de DPD que han mostrado resultados es el uso de evalua-
ciones del alumnado para informar la instrucción de las educadoras (Bo-
wman, Donovan, & Burns, 2001; Landry et al., 2009).
Por último, la evidencia empírica ha señalado que todo lo anterior
tiene efectividad si los programas de DPD cumplen con dos requisitos.
Primero, no son de “talla única” para docentes que participan en ellas y
niños beneficiarios. La educación debe ser adaptada a las necesidades, la
experiencia, la educación previa y habilidades de los participantes (Bo-
wman et al., 2001). Segundo, para maximizar los resultados del alumna-
do es también necesario asegurar el involucramiento y compromiso de
los participantes con la intervención. La evidencia cualitativa ha señala-
do que las educadoras se mostrarán más reticentes cuando consideran las
prácticas recomendadas por el programa como no apropiadas o inalcan-
zables (Diamond & Powell, 2011).

El Programa Un Buen Comienzo


Un Buen Comienzo es una de las iniciativas más importantes de desarro-
llo profesional en educación parvularia existente en Chile. Se trata de un
programa de DPD que busca contribuir al mejoramiento de la calidad de
la educación inicial que reciben niños y niñas entre los cuatro y los seis
años de zonas vulnerables (Fundación Educacional Oportunidad, 2011).
El proyecto UBC ha tenido dos versiones o modelos. En primer lugar,
comenzó a implementarse en 2008 como un programa de intervención
cuyo impacto fue evaluado a través de un diseño experimental, aleatori-
zado y controlado, lo que permitió realizar una rigurosa evaluación de su
impacto y, a su vez, las exigencias del diseño experimental limitaron
considerablemente las posibilidades de ajuste del programa durante la
implementación y evaluación del mismo. El segundo modelo se genera
en el año 2011 tomando en cuenta varias lecciones sacadas de la evalua-
ción experimental. Se da inicio a la segunda versión del proyecto, esta

185
Interacciones de aula y desarrollo del lenguaje en educación parvularia:
Lecciones de política pública a la luz del programa Un Buen Comienzo

vez como un modelo de mejoramiento continuo capaz de responder de


manera flexible y adecuada a las necesidades de las diversas salas, escue-
las y comunas, con sostenedores y equipos escolares empoderados en la
incorporación y seguimiento de nuevas prácticas (Fundación Educacio-
nal Oportunidad, 2011).
A continuación, a partir de una exhaustiva descripción del programa y
su énfasis en el desarrollo del lenguaje, veremos de qué forma ambas
versiones de UBC han enfrentado la tensión entre prescripción y co-
responsabilidad en los contenidos y estrategias que proponen.

Contenidos y estrategias
Desde el punto de vista de los contenidos ambos modelos del programa
UBC proponen cuatro ejes de trabajo: énfasis en lenguaje oral y alfabeti-
zación inicial, dentro de un esquema más integral que incluye aspectos
de desarrollo socioemocional, involucramiento de las familias en los
procesos educativos y prácticas saludables. Por lo tanto, ambas versiones
del programa prescriben de antemano cuáles son los ejes del desarrollo
infantil que deben ser atendidos en el aula. A continuación detallamos el
eje más importante del programa: desarrollo del lenguaje oral y alfabeti-
zación inicial.

Desarrollo del Lenguaje y Alfabetización Inicial: las estrategias pro-


puestas por UBC.
UBC plantea como sus objetivos específicos más importantes el desarro-
llo de la comprensión oral, del vocabulario y de la escritura emergente en
niños y niñas de sectores vulnerables. Para esto el proyecto trabaja a
través del entrenamiento y desarrollo profesional de las educadoras y
técnicos en educación parvularia en diversas estrategias que pueden uti-
lizar en su sala para el desarrollo de estas habilidades y conocimientos,
centrados principalmente en la comprensión como fin último.
UBC trabaja bajo el entendido de que para llegar a la comprensión,
se requiere una serie de “actividades cognitivas” que no necesariamente
los lectores “novatos” conocen y realizan, por ello es relevante y posible
enseñarlas a los alumnos que participan en el proyecto (Duke & Pearson,
2002). Para cumplir con este cometido UBC se basa en dos grandes en-
foques de la enseñanza de la comprensión: el enfoque de la enseñanza
recíproca de la comprensión (Palinscar & Brown, 1984) y las estrategias
transaccionales de la enseñanza (Pressley & Hilden, 2004).

186
Ernesto Treviño, Francisca Romo y Felipe Godoy

Para Palinscar y Brown (1984) la comprensión lectora está relaciona-


da principalmente con las estrategias activas que usa el lector para alcan-
zar la comprensión y retención de lo leído, y para evadir las fallas de la
comprensión. Los lectores expertos pueden realizar estos procesos de
manera relativamente automática hasta que detectan un evento que alerta
un problema de comprensión y es ahí cuando deben asignar mayor dedi-
cación al problema detectado y ocupar estas estrategias. En cambio, un
lector novato debe utilizar desde el comienzo estas estrategias para al-
canzar la comprensión y, por ello, es necesario enseñar explícitamente
estas “actividades”.
Dentro de las actividades implícitas más importantes que ocupan los
buenos lectores están: a) entender el propósito de la lectura, explicito e
implícito; b) activar conocimiento previo; c) la “asignación” selectiva de
la atención en el contenido principal del texto, d) evaluación crítica de
inconsistencias internas del texto y compatibilidad con el conocimiento
previo y el sentido común; e) monitoreo de los procesos que están ocu-
rriendo para saber si la comprensión está ocurriendo o no, a través de la
revisión y autointerrogación; y f) delinear y someter a prueba diferentes
inferencias, incluyendo interpretaciones, predicciones y conclusiones
(Palinscar & Brown, 1984). Vale la pena indicar que para cada actividad
implícita existe una serie de estrategias específicas.
En el caso de UBC las estrategias que se utilizan y enseñan a los
alumnos para la comprensión oral son: predecir, resumir, hacer cone-
xiones y realizar preguntas de verificación en torno a la lectura de un
cuento o texto informativo. Las actividades a través de las cuales se en-
señan y practican las estrategias consideran los procesos que utilizan los
buenos lectores, especialmente la activación de conocimientos previos.

• Predecir: se pide a los alumnos que predigan qué sucederá en el tex-


to, lo cual implica que realicen inferencias a partir de lo que evoca el
título del cuento, las imágenes y su relación con los conocimientos
previos para realizar la predicción.
• Resumir: se pide a los alumnos que resuman partes del texto que se
ha leído, esto requiere que se concentren en el contenido principal
del texto y que monitoreen si están comprendiendo o no.
• Hacer conexiones: entre lo que los alumnos saben del tema del texto,
lo que quieren saber y lo que aprenderán de la lectura. Implica la ac-
tivación de conocimientos previos, hacer inferencias y luego corro-
borarlas con lo ya leído y, por lo tanto, también se monitorea si está
ocurriendo o no la comprensión.

187
Interacciones de aula y desarrollo del lenguaje en educación parvularia:
Lecciones de política pública a la luz del programa Un Buen Comienzo

• Preguntas de verificación: al final de la lectura se realizan preguntas


abiertas a los alumnos sobre lo leído: ¿qué pasó al principio?, ¿por
qué?, ¿qué pasó al final? El objetivo es saber si los niños compren-
dieron el texto, específicamente el contenido principal.

A partir de la propuesta de Palinscar y Brown (1984) el modelo de


enseñanza de UBC se apoya en la teoría del “andamiaje experto”
(Rogoff & Gardner, 1984), que destaca la influencia del contexto social
en los esfuerzos individuales para aprender. Desde esta perspectiva el
“aprendiz novato” comienza ejecutando aspectos simples de la tarea
mientras observa y aprende de un experto, quien sirve de modelo para
alcanzar mayores niveles de involucramiento. El alumno participa prime-
ro como un espectador, luego como un “aprendiz novato”; a medida que
el alumno se vuelve más experto y capaz de realizar aspectos más com-
plejos de las tareas el experto le cede mayor responsabilidad en la ejecu-
ción.
Palinscar y Brown (1984) también señalan que estas estrategias
transaccionales de la enseñanza (Pressley & Hilden, 2004) tienen como
objetivo principal que los estudiantes aprendan un repertorio de estrate-
gias de comprensión que puedan utilizar de manera autónoma y flexible
después de un proceso de aprendizaje. En UBC generalmente se empieza
por el uso del modelaje y la explicación de la estrategia de comprensión
a utilizar por parte del profesor. Típicamente, la primera es la predicción
con base en los conocimientos previos: predicciones del título e imáge-
nes; luego se modela la verificación de las predicciones en el texto. En
las siguientes sesiones se motiva a los alumnos para que sigan haciendo
predicciones de manera autónoma. Paulatinamente se introducen nuevas
estrategias, proporcionando el modelaje y la explicación correspondien-
tes, y se continua impulsando a los estudiantes a usar las nuevas estrate-
gias junto con las anteriores. Este ciclo se repite de manera sucesiva con
la finalidad de desarrollar y ejercitar el conjunto de habilidades que fo-
mentan la comprensión.
Para la enseñanza del vocabulario la propuesta de UBC sigue los li-
neamientos de Beck y McKeown (2007), quienes indican que si bien la
conversación es la fuente principal de la adquisición del vocabulario, en
las conversaciones cotidianas raramente se usan palabras más complejas.
En cambio, de la lectura de los libros que tienen características más
complejas y vocabulario más avanzado se pueden obtener más ganancias
asociadas a la comprensión lectora. Sin embargo no basta simplemente
con la lectura en voz alta, ya que en ausencia de actividades de enseñan-

188
Ernesto Treviño, Francisca Romo y Felipe Godoy

za el impacto de la lectura será casi inexistente (Beck & McKeown,


2007).
Una primera pregunta se refiere a qué palabras deben seleccionarse
para la enseñanza (Beck & McKeown, 2007). Biemiller (2006) plantea
que entre 40 y 70% de las palabras a enseñar deben de ser conocidas por
los estudiantes; por su parte, Beck y McKeown (2007) consideran que se
deben elegir palabras sofisticadas, no conocidas por los estudiantes y de
alta utilidad para usuarios “maduros” del lenguaje; UBC ha optado por
esta última.
Dentro de las palabras sofisticadas y propias del lenguaje escrito es-
tán las palabras del tipo 2. Son etiquetas para conceptos de dominio ge-
neral, que son frecuentemente conocidos por el alumnado pero no en
profundidad. En UBC, siguiendo el planteamiento de Beck y McKeown
(2007), se enseñan estas palabras porque son aún más relevantes para
niños de nivel socioeconómico bajo, quienes suelen llegar a la enseñanza
parvularia sabiendo pocas palabras y rara vez tienen oportunidades o
estrategias para adquirirlas de manera independiente (Beck & McKeown,
2007).
Ya escogidas las palabras, la segunda pregunta es sobre cómo enseñar
esas palabras. De acuerdo con Beck y McKeown (2007) una buena for-
ma es a través de la “enseñanza enriquecida” (Rich Instruction). El obje-
tivo de esta enseñanza es impactar la comprensión y no sólo aprender
nuevas palabras, como el proyecto UBC se propone. Esta enseñanza
supone, en primer lugar, explicar la palabra en un lenguaje amigable
conocido para los alumnos y, en segundo lugar, proveer una serie de
ejemplos y múltiples contextos del uso de la palabra. Así, lo que se re-
quiere de los estudiantes es que procesen las palabras de manera profun-
da a través de la identificación y explicación de los usos apropiados e
inapropiados de la palabra de acuerdo con el contexto.
En UBC las educadoras utilizan estrategias participativas para que los
estudiantes reflexionen sobre los significados de las palabras, su uso en
diferentes contextos y la relación entre ellas. Generalmente, después de
la lectura de un cuento la educadora define la palabra escogida de mane-
ra amigable y da luego ejemplos de su uso. Posteriormente le pide a los
alumnos que den ejemplos, que hagan preguntas, que se coloquen en una
situación que involucre a la palabra. Por ejemplo, se presenta la palabra
“horrible” y se les pregunta a los estudiantes en qué situación han visto
algo horrible.
Por último, es importante señalar el por qué de la elección de enseñar
el significado de manera explícita y no derivarlo desde el contexto —del

189
Interacciones de aula y desarrollo del lenguaje en educación parvularia:
Lecciones de política pública a la luz del programa Un Buen Comienzo

cuento, por ejemplo—. Para Beck y McKeown (2007), usar el contexto


no siempre es una forma confiable de obtener la información acerca del
significado de la palabra. Señalan que un lector puede obtener de muchas
instancias el significado de la palabra, pero no todos esos contextos son
transparentes o completamente informativos. Por ello señalan que, si
bien pueden usarse las claves contextuales para derivar el significado de
una palabra, es imprescindible ser cuidadoso. En suma, la enseñanza
directa del vocabulario puede ser efectiva para enriquecer las habilidades
de los estudiantes, sobre todo si se trabaja con palabras que no utilizan ni
observan cotidianamente.

¿Cambios en las estrategias?


El impacto de la primera versión de UBC fue evaluado a través de un
diseño experimental, por lo tanto la recomendación siempre fue evitar
salirse del esquema diseñado inicialmente para no alterar la intervención
y para no sesgar los resultados.50 En consecuencia, la prescripción a nivel
de estrategias pedagógicas fue muy alta en el sentido de que se requería
de una estandarización de éstas y que las educadoras siguieran los pasos
de la estrategia de manera literal. Así también, no se podía innovar utili-
zando las estrategias de manera integrada, conjunta o flexible. Aunque
por otro lado se dio libertad a las educadoras para que implementaran las
estrategias cuando lo consideraran adecuado. Esto último se hizo con el
fin de maximizar las probabilidades de que las educadoras se adhirieran
al programa.
Por su parte, la estrategia de mejora continua de UBC (versión 2.0)
enfatiza un sistema de monitoreo continuo y retroalimentación en tiempo
real a las estrategias implementadas en el aula a través de un modelo de
pruebas de cambio. Este modelo permite a la educadora utilizar el con-
junto de estrategias disponibles de manera flexible, de acuerdo con lo
que funciona en su aulas y a la evidencia que recoge. En este sentido la
educadora puede decidir, por ejemplo, probar si se obtienen mejores
resultados en los niños al utilizar más veces a la semana el trabajo de
comprensión oral —aumentar la dosis—, utilizando el mismo cuento o
texto pero con distintas estrategias. En otro caso, una educadora puede

50
En los diseños experimentales se debe mantener el tratamiento tal como fue estipulado
inicialmente para conocer los efectos de los programas. Esto puede ejemplificarse con los
tratamientos médicos, los cuales deben seguirse al pie de la letra para conocer sus efectos
porque cualquier alteración en el tratamiento puede llevar a un resultado distinto al espe-
rado.
190
Ernesto Treviño, Francisca Romo y Felipe Godoy

querer probar la eficacia de trabajar en conjunto vocabulario y compren-


sión oral —integrar estrategias—. Así, las educadoras combinan las es-
trategias y modifican la dosis en función de las necesidades de los estu-
diantes de su sala de clases.
De este modo, la diferencia entre la versión experimental y la de me-
jora continua de UBC 2.0 no tiene que ver con un cambio en el marco
conceptual de entender la enseñanza del lenguaje, sino en la utilización
de las estrategias disponibles. En la versión 2.0 las estrategias y focos no
cambian, pero sí la forma de entender la enseñanza como un proceso de
planificación y evaluación constante para la mejora de la misma. Así, la
metodología UBC 2.0 empodera a las educadoras para probar propuestas
pedagógicas, evaluarlas y luego tomar decisiones con base en la eviden-
cia obtenida, lo que supone mayor corresponsabilidad en la implementa-
ción del modelo.
Como se puede apreciar, el programa UBC ha avanzado desde una
propuesta más prescriptiva hacia un enfoque de corresponsabilidad. UBC
2.0 es una propuesta mucho más atractiva para las educadoras de párvu-
los dado que entrega un método nuevo que cataliza las prácticas pedagó-
gicas propuestas por el modelo, permitiéndoles juzgar qué es adecuado y
qué no a partir de lo que la evidencia —recogida por las propias educa-
doras— muestre como exitoso.

¿Cómo entendemos las interacciones pedagógicas?


Para la evaluación de las interacciones pedagógicas se utilizó el instru-
mento CLASS (Classroom Assessment Scoring System) (Pianta, LaParo,
& Hamre, 2008) que evalúa tres dominios: Apoyo Emocional, Organiza-
ción de la Sala y Apoyo Pedagógico. Para los propósitos de este trabajo
es pertinente, más que una descripción exhaustiva del instrumento, una
explicación concreta de cómo el CLASS se relaciona con la literatura
que describe el tipo de interacciones específicas que promueven el
desarrollo del lenguaje de forma más efectiva.
Es en el dominio de Apoyo Pedagógico (Pianta et al., 2008) donde se
valora una serie de conductas observables y ejemplos de desempeño que
involucran estrategias para el desarrollo del lenguaje. El dominio de
Apoyo Pedagógico evalúa las formas en que los educadores implemen-
tan el currículum mediante un apoyo efectivo al desarrollo cognitivo y
lingüístico de los niños. En este sentido, no se enfoca en el contenido
mismo del currículum sino en la manera de implementarlo y en los me-
canismos que desafían cognitiva y lingüísticamente al niño, ayudándolo
a desplazarse de su zona de desarrollo actual. Para Burchinal y Forestieri

191
Interacciones de aula y desarrollo del lenguaje en educación parvularia:
Lecciones de política pública a la luz del programa Un Buen Comienzo

(2011) este dominio de CLASS es el más relevante para entender el


desarrollo del lenguaje de los niños por sobre aspectos como la respon-
sabilidad y sensibilidad de la educadora —medidos en el dominio de
Apoyo Emocional— y aspectos más estructurales como el número de
alumnos por docente y la formación de los educadores.
El dominio de Apoyo Pedagógico incluye tres dimensiones. En pri-
mer lugar está la dimensión de Desarrollo de Conceptos, orientada a
entender cómo los profesores generan discusiones y actividades para
promover las habilidades de pensamiento superior en los niños tales co-
mo interpretar o inferir. La segunda dimensión, Calidad de la Retroali-
mentación, indaga la forma en que los educadores van potenciando el
aprendizaje de los niños a través de su respuesta a las ideas expuestas por
éstos, sus comentarios en la clase y su trabajo en general, con especial
atención en los diálogos que se generen entre el educador y el estudiante,
los ciclos de retroalimentación y la mediación o andamiaje que el docen-
te sea capaz de realizar. Finalmente, la dimensión de Modelaje Lingüísti-
co, la más relevante para este trabajo, permite observar hasta qué punto
el educador facilita y potencia el desarrollo lingüístico del alumnado a
través del uso frecuente de conversaciones entre el educador y los alum-
nos, y entre los mismos pares, o el uso de lenguaje complejo.
A continuación se describen las tres dimensiones del dominio de
Apoyo Pedagógico ofreciendo evidencia obtenida de la literatura espe-
cializada sobre cómo estas dimensiones intervienen en la comprensión
oral y el vocabulario, que son las áreas que UBC se propone potenciar.
El apartado inicia con el análisis de la dimensión de Modelaje Lingüísti-
co, que es la más directamente relacionada con el desarrollo del lenguaje,
enseguida se profundiza en las dimensiones de Calidad de la Retroali-
mentación y Desarrollo de Conceptos, que también tienen relación con
el desarrollo del lenguaje pero a través de mecanismos distintos al mode-
laje.

Modelaje Lingüístico
A través del Modelaje Lingüístico el educador potencia el desarrollo
del lenguaje en la interacción pedagógica, utilizando el lenguaje avanza-
do, preguntas abiertas, conversaciones frecuentes y la repetición y exten-
sión de lo dicho por el alumno o del modelaje en voz alta de las acciones
propias o de los alumnos (Pianta et al., 2008).
La interacción verbal, entre niños y adultos o bien entre pares, pro-
mueve la ampliación del vocabulario y el desarrollo de la comprensión a
través de la generación de situaciones en las que el niño pueda escuchar
192
Ernesto Treviño, Francisca Romo y Felipe Godoy

palabras nuevas dentro de un contexto para incorporarlas a su vocabula-


rio y, a la vez, expresar nuevas ideas cuyo contenido pueda ser mediado
por el adulto pedagógica y emocionalmente (Harris, Golinkoff, & Hirsh-
Pasek, 2011). Estas situaciones pueden ser conversaciones o bien am-
bientes pedagógicos más estructurados como la lectura de cuentos (Bur-
chinal & Forestieri, 2011; Harris et al., 2011; Newman & Dwyer, 2009;
Strasser, 2013).
Harris et al. (2011) identifican varios principios para la enseñanza del
vocabulario que contemplan la perspectiva dialógica, la necesidad de
profundidad conceptual y los contextos significativos, todos éstos com-
ponentes del Modelaje Lingüístico de CLASS. Entre estos principios
destacan:

a. Los niños aprenden las palabras que escuchan con mayor fre-
cuencia. Los niños de contextos más vulnerables escuchan mu-
chas menos palabras en comparación con sus pares de contextos
más aventajados. Hay una alta correlación entre los cantidad y
calidad de vocabulario que entregan las educadoras al dialogar
con los niños y el nivel de vocabulario que éstos alcanzan.
b. Los niños aprenden las palabras que más les interesan. Los diá-
logos generados por los adultos deben seguir los intereses de los
niños; otro incentivo, aún más importante, es poder participar en
diálogos con sus pares.
c. Los contextos interactivos que promueven la participación entu-
siasta son más adecuados para el aprendizaje que aquellos que
promueven un rol más pasivo. Los adultos deben propiciar la
toma de turnos en el habla y mostrar afecto en sus interacciones
con los niños.
d. Los niños aprenden más en contextos significativos. Por ende,
como cualquier persona, los niños aprenden mejor si el vocabu-
lario enseñado se presenta en contextos relacionados con sus in-
tereses y realidades y no de manera aislada (Newman & Dwyer,
2009).
e. Los niños necesitan información clara sobre el significado de los
conceptos. Aunque según Harris et al. (2011) la literatura aún no
ha logrado profundizar sobre formas efectivas de desarrollar los
conceptos en profundidad en niños en etapa preescolar, este
principio sigue siendo relevante. El uso de la lectura de libros
para el desarrollo de conceptos puede ser una opción, aunque al-

193
Interacciones de aula y desarrollo del lenguaje en educación parvularia:
Lecciones de política pública a la luz del programa Un Buen Comienzo

gunos cuestionan que al hacerlo se puede reducir el gusto por la


lectura en el largo plazo.

Las buenas preguntas por parte del docente promueven el desarrollo


de la comprensión (Andre, 1979; Carlsen, 1991), específicamente cuan-
do son de un nivel de procesamiento cognitivo superior (Redfield &
Rousseau, 1981; Samson, Strykowski, Weinstein, & Walberg, 1987).
Las preguntas abiertas que promueven la búsqueda de respuestas a través
de la inferencia y la interpretación en comparación con las preguntas
literales o de contenido propician un mayor aprendizaje en los niños, una
mejor calidad de sus respuestas y un mayor involucramiento con la tarea
(Burchinal & Forestieri, 2011).
Las preguntas pueden clasificarse de dos formas: según el nivel de
procesamiento cognitivo que exige su respuesta y según el grado de pro-
ducción lingüística que demandan. CLASS adopta estos criterios en más
de una dimensión. En la dimensión de Modelaje Lingüístico, para alcan-
zar el máximo puntaje la educadora debe hacer preguntas de alto nivel de
apertura frecuentemente durante la clase. Las preguntas de este tipo y
que son consideradas en CLASS como indicadores preguntas abiertas,
inician con frases como “cuéntame sobre…” o “¿qué opinas? —sobre el
tema en cuestión—”, o “¿cómo lo sabes?” (Pianta et al., 2008; Taylor,
Pearson, Peterson, & Rodriguez, 2003)
En esta dimensión de CLASS el foco no está puesto en los niveles
superiores de esfuerzo cognitivo —preguntas interpretativas— sino en la
existencia de preguntas abiertas por sobre preguntas cerradas, de forma
tal que se incentive al niño a organizar las palabras para comunicar ideas
más complejas (Pianta et al., 2008). En este sentido, preguntar por los
hechos que aparecen explícitamente en el texto no constituye un obstácu-
lo para obtener el máximo puntaje en la dimensión. Como veremos, la
preocupación por el “nivel” de la pregunta aparece en la dimensión del
Desarrollo de Conceptos.
Los criterios de CLASS incluyen los planteamientos de otros autores,
tales como Guthrie (1996), quien enfatiza la importancia de involucrar
cognitivamente a los estudiantes en la lectura, por lo que la enseñanza de
nuevo vocabulario debe estar conectada con palabras o ideas familiares
para el niño tal como se sugiere en CLASS. Por su parte, Duke y Pearson
(2002) consideran que una sala que desarrolla bien la comprensión gene-
ra un ambiente rico en discusión sobre los significados de nuevas pala-
bras y con conversaciones de alta calidad sobre los textos tanto entre
maestro y alumnos como entre los alumnos. Estos autores también pro-

194
Ernesto Treviño, Francisca Romo y Felipe Godoy

ponen el uso del pensamiento en voz alta por parte del docente y de los
alumnos como recurso para modelar las estrategias de comprensión, lo
que facilita la comprensión de qué estrategias usar en un momento de-
terminado. Se ha demostrado que los niños que expresan su pensamiento
en voz alta tienen mejor comprensión porque reducen su impulsividad
y/o logran razonar mejor acerca del texto (Duke & Pearson, 2002).
En CLASS se habla de “mapear lingüísticamente las propias acciones
del educador y las de los niños”, que se refiere a expresar en voz alta lo
que se va realizando. Duke y Pearson (2002) aplican el pensamiento en
voz alta para describir la estrategia utilizada durante su ejecución, como
se ilustra en el siguiente ejemplo:
“Voy a realizar predicciones mientras leo este libro. Voy a empezar
por la tapa. Hmm…es una foto de un búho. Es como si él —creo que es
“él”— tiene puesto un pijama y está llevando una vela. Puedo predecir
que ésta será una historia ficticia porque los búhos no usan pijama ni
llevan velas en la realidad. Además, creo que será acerca de este búho y
será una historia que ocurrirá en la noche” (Duke & Pearson, 2002: 208-
209).
El ejemplo anterior recoge elementos propios del Desarrollo de Con-
ceptos —como la predicción—. En CLASS lo que se rescata es la capa-
cidad del educador para explicitar verbalmente los procesos mentales
que lleva a cabo. Este modelaje lingüístico facilita la incorporación de
estrategias de comprensión del lenguaje y apoya el desarrollo del lengua-
je.
En la etapa preescolar los niños deben estar expuestos a un vocabula-
rio “variado” y nuevo para avanzar en el desarrollo del lenguaje
(Dickinson, 2011; Dickinson & Tabors, 2002). Newman y Dwyer (2009)
revisaron los componentes para enseñar vocabulario de diez currículos
de prekinder en Estados Unidos y encontraron que una de las técnicas
más utilizadas es el uso de palabras nuevas al hablar con los niños, lo
que puede ocurrir en diálogos sobre historias, el habla cotidiana que in-
corpore el uso intencional de palabras específicas como “de posición” o
“temporales”, o en ejercicios de identificación o nombramiento de obje-
tos. Todos estos elementos se recuperan en el criterio de CLASS sobre el
uso de vocabulario avanzado en la dimensión de Modelaje Lingüístico.

Desarrollo de Conceptos.
La dimensión Desarrollo de Conceptos se relaciona con la adquisi-
ción de vocabulario y la comprensión, enfatizando el desarrollo de habi-
lidades cognitivas superiores para la adquisición y comprensión profunda

195
Interacciones de aula y desarrollo del lenguaje en educación parvularia:
Lecciones de política pública a la luz del programa Un Buen Comienzo

de nuevos conceptos. A diferencia de las otras dos dimensiones del Apo-


yo Pedagógico en CLASS —que enfatizan el diálogo, los tipos de pre-
gunta y el uso de lenguaje avanzado a modo de exposición—, en Desa-
rrollo de Conceptos la atención está centrada en la profundización con-
ceptual.
Los aspectos evaluados aquí son: a) la capacidad de análisis y razo-
namiento a través de preguntas que indagan cómo y por qué; b) la pre-
dicción o experimentación; c) la creatividad, la posibilidad de los niños
de generar sus propias ideas o productos; d) la integración de conceptos,
conectándolos entre sí con conocimientos previos; y e) las conexiones de
los conceptos enseñados con el mundo real a través de aplicaciones con-
cretas y la relación con la propia vida de los niños de lo enseñado (Pianta
et al., 2008).
Las participación de los niños en conversaciones que involucran dis-
curso extendido (Dickinson & Tabors, 2002), que requiere que los parti-
cipantes comprendan más allá del “aquí y ahora”, o “habla analítica”,
que involucra niveles superiores de abstracción (Dickinson & Porche,
2011), aumenta las probabilidades de un desarrollo exitoso del lenguaje
en la etapa preescolar. Durante sesiones de lectura de libros o cuentos las
preguntas “¿por qué?” y “¿cómo?” son fundamentales para impulsar este
desarrollo de habilidades de conceptualización. De acuerdo con la tipo-
logía de Andre (1979), estas preguntas, que requieren capacidad analítica
o evaluativa de la información para entregar la respuesta, plantean un
mayor desafío cognitivo.
La enseñanza explícita del vocabulario es mucho más efectiva que la
enseñanza implícita; actividades como ofrecer una definición detallada
de conceptos, es decir, con “profundidad en el procesamiento”, antes,
durante o después del relato de un cuento, o una discusión sobre las pa-
labras de una historia, son más efectivas que enseñar palabras en el con-
texto de otras actividades donde el educador no se detiene intencional-
mente a enseñar o repasar las palabras nuevas (Neuman, 2011). Esta idea
engloba gran parte de los elementos evaluados por CLASS en esta di-
mensión: la integración de conceptos, el análisis y razonamiento, y las
conexiones con el mundo real.
Según Guthrie (1996), existe una forma conceptual de involucrar al
niño en la lectura que le incentiva a comprender en profundidad las ideas
a través del establecimiento de conexiones entre los conocimientos nue-
vos y los previos, la síntesis de la información y la aplicación de los co-
nocimientos en contextos nuevos; todos éstos son indicadores de la di-
mensión de Desarrollo de Conceptos de CLASS. Otra forma de involu-

196
Ernesto Treviño, Francisca Romo y Felipe Godoy

crar a los niños en la lectura es la auto expresión (Self- expressive) de las


ideas de acuerdo con sus capacidades (Guthrie, 1996), que es similar a lo
que Pianta et al. (2008) definen como creatividad; la posibilidad de crear
y expresar sus propios intereses durante la clase mediante textos, dibujos
o ideas respecto del texto.

Calidad de la Retroalimentación.
Esta dimensión evalúa el grado en que el docente entrega feedback
que expande el aprendizaje y la comprensión y promueve la participa-
ción permanente de los niños en la sala (Pianta et al., 2008). El instru-
mento enfatiza la presencia de cinco tipos de indicadores: la existencia
de andamiaje pedagógico, la presencia de ciclos de retroalimentación —
intercambios de preguntas y respuestas entre el educador y el niño—, la
promoción de procesos de pensamiento, la entrega de información espe-
cífica y la motivación y afirmación de las ideas de los niños.
Wharton-McDonald, Pressley y Hampston (1998) estudian los facto-
res más presentes en el desarrollo efectivo de la literacidad51 en el aula e
identifican el uso de un modelo balanceado —equilibrando decodifica-
ción con un modelo más holístico—, así como otros más generales de la
interacción pedagógica, como el andamiaje (scaffolding), el desarrollo de
la autorregulación, las expectativas, el manejo del aula y la claridad en
los objetivos de aprendizaje.
Por su parte, Harris et al. (2011) plantean que los niños desarrollan
mejor el vocabulario en contextos interactivos y más responsivos, es
decir, cuando el adulto asigna un rol más activo a los niños con posibili-
dad de hablar, dirigir las conversaciones y conversar con otros pares en
un clima afectuoso y emocional. Dickinson y Tabors (2002) encuentran
que cuando el educador habla menos y deja que los niños hablen más
durante las situaciones de juego libre, los niños obtienen mejores resul-
tados en mediciones de lenguaje y literacidad. En esta línea, el CLASS
sugiere la promoción de ciclos de retroalimentación con intercambios de
ida y vuelta entre el educador y los niños y en donde el adulto les anime,
reconozca sus avances y opiniones, les entregue refuerzos positivos cen-
trados en el contenido de lo que están diciendo —y no solamente les

51
El concepto de literacidad es una traducción de la palabra del inglés “literacy” y signi-
fica la adquisición del lenguaje escrito —lectura y escritura—. Como se puede observar,
se usa este concepto y su traducción porque no existe en español una palabra que englobe
exactamente el significado que se busca transmitir.
197
Interacciones de aula y desarrollo del lenguaje en educación parvularia:
Lecciones de política pública a la luz del programa Un Buen Comienzo

diga: “¡bien!”—, pues es en estos contextos donde los niños consiguen


ser más persistentes con sus opiniones (Pianta et al., 2008).
Los distintos niveles de pregunta de los que ya se ha hablado están re-
lacionados con distintos niveles de esfuerzo cognitivo que el niño debe
hacer para responderlas (Lundy, 2008). La dimensión de promoción de
procesos de pensamiento apunta a que los niños expliquen su razona-
miento ante una determinada respuesta o afirmación, por ello la pregunta
clave que el educador debe realizar para alcanzar un alto nivel en esta
dimensión es: ¿por qué? Las preguntas también son fundamentales en la
dimensión ciclos de retroalimentación, donde el educador debe incenti-
var al estudiante a entender plenamente las ideas en desarrollo.
Lundy (2008) señala además que así como existen preguntas orienta-
das al razonamiento o a la inferencia, también existen preguntas “clarifi-
cadoras” acerca del vocabulario o de alguna frase del texto. En este do-
minio de CLASS, si bien esto se toma en cuenta, el énfasis está puesto
en que sea el educador quien provea dicha información, expandiendo,
clarificando y profundizando las respuestas de los niños que pueden ser
parcialmente correctas.
Luego de esta descripción de los dominios de CLASS relacionados
específicamente con lenguaje, describiremos brevemente los aspectos
metodológicos relevantes y posteriormente los resultados que han tenido
ambas versiones del programa UBC en las prácticas pedagógicas de las
educadoras párvulos. Estos resultados mostrarán no sólo lo que ocurre en
el dominio de Apoyo Pedagógico expuesto ya en detalle, sino también en
los otros dominios de interacciones pedagógicas definidos por CLASS.

Método
Las interacciones pedagógicas fueron evaluadas en tres grandes domi-
nios a partir del instrumento CLASS (Pianta et al., 2008): Apoyo Emo-
cional, Organización de la Sala y Apoyo Pedagógico. Se describen los
primeros dos, que no han sido abordados en detalle con anterioridad.
El dominio de Apoyo Emocional se compone de cuatro dimensiones:

• Clima Positivo. Mide el grado de conexión emocional entre el edu-


cador y los niños y entre los mismos pares, además de la notoria co-
modidad en las relaciones de éstos.
• Clima Negativo. Mide la existencia de actitudes negativas en la sala:
enojo, agresiones y hostilidad en general entre el educador y los ni-
ños y/o entre los pares

198
Ernesto Treviño, Francisca Romo y Felipe Godoy

• Sensibilidad del educador. Mide la capacidad de éste de responder


ante las necesidades académicas y socioemocionales de los niños.
• Consideración por la Perspectiva de los Estudiantes. El grado en
que los educadores conocen y capitalizan en la clase los intereses y
necesidades de los estudiantes, promoviendo la toma de decisiones y
autonomía de éstos.

La Organización del aula, contempla tres dimensiones.

• Manejo de la Conducta. Identifica la forma en que la educadora


promueve el buen comportamiento y monitorea, previene y redirige
el mal comportamiento.
• Productividad. Se refiere a la capacidad la educadora de proveer
actividades de forma tal que se aproveche el mayor tiempo posible
en actividades de aprendizaje.
• Formato Pedagógico. Identifica las herramientas utilizadas por el
docente para involucrar a los estudiantes en el aprendizaje.

Esta pauta tiene una escala que va de 1 a 7. Los números 1 y 2 deno-


tan niveles de calidad bajos; 3, 4 y 5 se refieren a niveles medios; y los
niveles altos se representan por los números 6 y 7. Está diseñada para
realizar estimaciones robustas sólo a nivel de dominio, por lo que las
estimaciones principales realizadas en este trabajo están hechas en ese
nivel. Así, únicamente se presentan resultados descriptivos a nivel de las
tres dimensiones de Apoyo Pedagógico.
Los datos que se presentarán corresponden a evaluaciones de las dos
versiones del programa. Los grupos control y versión experimental co-
rresponden a la evaluación experimental del programa, realizada en la
Región Metropolitana entre 2008 y 2011. El grupo mejora continua co-
rresponde a todas las escuelas participantes de la intervención bajo este
nuevo modelo, implementado en las comunas de Rancagua, Chimbaron-
go y Codegua entre 2011 y 2012. En total se evaluaron 118 aulas en tres
momentos del tiempo: al inicio de prekínder (T1), al final de prekínder
(T2) y al final de kínder (T3). Los datos presentados a continuación
muestran un análisis de las diferencias entre el grupo de control y los
grupos participantes del programa —versión experimental y mejora con-
tinua.
Dado que en la evaluación de mejora continua los grupos de interven-
ción y comparación no se asignaron de manera aleatoria, lo que podría
implicar una estimación distorsionada por variables no observadas o

199
Interacciones de aula y desarrollo del lenguaje en educación parvularia:
Lecciones de política pública a la luz del programa Un Buen Comienzo

controladas, se utiliza el método de diferencias en diferencias (Bernal &


Peña, 2011) para estimar los resultados. Este método permite controlar
las diferencias preexistentes en los resultados que pudiera haber entre los
grupos, antes de realizar la intervención, a través de una doble diferencia
simple. Así, primero se calcula la diferencia entre el tiempo final e inicial
en el grupo de tratamiento, luego se realiza el mismo procedimiento en el
grupo de control, para luego estimar la diferencia entre ambas diferen-
cias. Los datos presentados a continuación muestran un análisis de las
diferencias entre el grupo de control y ambos grupos participantes del
programa por separado —versión experimental y mejora continua.
Posteriormente a este primer análisis, realizado sólo a nivel de domi-
nio de CLASS, se presentan descriptivos cuantitativos y cualitativos de
las dimensiones de Apoyo Pedagógico, las cuales permiten entender más
en detalle qué es lo que estamos observando concretamente en este do-
minio que tiene una conexión directa y explícita con el desarrollo del
lenguaje. Para esto se presentan promedios de logro de cada uno de los
grupos acompañados de ejemplos de desempeño en las salas que ilustren
cualitativamente qué significa cada puntaje.

¿Qué nos dice la evidencia empírica?


En términos generales, la menor prescripción o estandarización desde
fuera de las prácticas de aula permite un mayor desarrollo de las capaci-
dades docentes. Esto quiere decir que, en general, el modelo de mejora
continua muestra mayores avances en las capacidades docentes que la
versión experimental. Vale la pena recordar que una de las principales
diferencias entre ambos es que en el modelo de mejora continua se per-
mite que las educadoras decidan el tipo de intervención pedagógica a
realizar dentro de un menú prestablecido, además de poder generar sus
propias intervenciones y sujetarlas a una evaluación rigurosa. Todo esto
con el ánimo de ajustar las prácticas docentes a las necesidades de los
niños en la sala de clases. En la versión experimental las intervenciones
pedagógicas están predefinidas en un orden que no puede ser modificado
por las educadoras para no alterar el diseño del experimento, y las edu-
cadoras pueden decidir la intensidad o dosis en la que implementarán
dichas prácticas. A pesar del avance en las capacidades docentes verifi-
cado en ambas versiones de UBC, se aprecia que es difícil aumentar la
capacidad de enseñanza en el dominio de Apoyo Pedagógico, el que se
mantiene en un bajo nivel.
En el dominio de Apoyo Emocional en general se denota un desem-
peño medio en todas las salas evaluadas. En él se observa que el progra-
200
Ernesto Treviño, Francisca Romo y Felipe Godoy

ma tuvo mayor efecto en su versión de mejoramiento continuo, las que


finalizan con un nivel medio-alto. Así, mientras el grupo de mejora con-
tinua logra un avance importante de 0.766 puntos más que el grupo de
control,52 el grupo de la versión experimental sólo avanzó 0.367, siendo
un efecto más bien moderado (ver figura 7.1).
Por ejemplo, en una sala de la versión experimental, al final de la in-
tervención se puede observar a la educadora mirando a los niños a los
ojos, llamándolos por su nombre, utilizando palabras de agradecimiento
como “gracias por tu pregunta” o afecto físico como abrazar a un niño o
niña. Esto mismo puede observarse en una sala de mejora continua, sin
embargo se agregan preguntas o actividades que permiten incorporar las
ideas de los estudiantes. En una actividad de escritura la educadora, des-
pués de leer un cuento sobre “Nadarín”, un pez que es diferente al resto
de los otros peces por su cuerpo que brilla, les pregunta a los estudiantes
si se han sentido como el personaje alguna vez. Este diálogo se produce:

Niña: sí, una vez unos amigos no me invitaron, unos amigos de mi


casa no me invitaron a jugar.
Educadora: ah, te sentiste mal porque estaban jugando y tú no. ¿Y
qué sentiste?
Niña: un poco de pena.
Educadora: pero otro día, ¿pudiste jugar con tus amigos?
Niña: sí
Educadora: cuéntale más a tus compañeros
Niña: otro día me invitaron a jugar a la casa de uno de los niños y
fue muy divertido.

Otro ejemplo ilustrativo de esta mayor consideración por los intereses


del alumnado y la flexibilidad sucedió cuando una profesora durante la
lectura de un cuento sobre los animales de una granja es interrumpida
por un niño. En vez de decirle que no es momento de hablar o de que
hagan comentarios, lo deja hablar. El niño cuenta que en su casa tienen
patos y gallinas, al igual que los animales que aparecían en el cuento. La
educadora aprovecha esta instancia y le pregunta a los otros niños si
también tienen animales en sus casas.

52
Estas diferencias se calculan empleando el método de diferencias de diferencias (Ber-
nal & Peña, 2011) previamente descrito.
201
Interacciones de aula y desarrollo del lenguaje en educación parvularia:
Lecciones de política pública a la luz del programa Un Buen Comienzo

Fuente: Elaboración propia.


Figura 7.1. Comparación de promedios del pre-test y post-test de Apoyo
Emocional de CLASS para UBC Mejora Continua, Experimental y Grupo de
Control.
En Organización del Aula se observa algo distinto (ver figura 7.2).
Mientras las aulas de la primera versión del programa no progresan sig-
nificativamente entre los tiempos evaluados, las aulas de mejoramiento
continuo sí lo hacen, pasando desde un nivel medio de desempeño a un
nivel medio-alto —avanzan en promedio 0.848 puntos de CLASS, con-
trolando por sus diferencias iniciales con el grupo de control—. Las salas
de la versión de mejora continua muestran estrategias de manejo de con-
ducta proactivas, como por ejemplo, antes de empezar la lectura del
cuento la educadora y el técnico le piden a los alumnos que lleven cada
uno su silla para armar el círculo de la lectura del cuento. Cada uno toma
su silla y de manera rápida y eficaz la lleva al sector donde se leerá el
cuento. Inmediatamente la profesora les dice que leerán el cuento y que
para eso deben recordar las normas a través de una canción “Llegó, lle-
gó, la hora del cuento. Boquita cerrada, ojitos abiertos. Si quieres ha-
blar, la mano hay que levantar”. Todos los estudiantes cantan de manera
entusiasta y se saben la canción. Un ejemplo contrario de lo que ocurría
antes de la intervención es que en el mismo momento de formar un
círculo para una lectura compartida en un proyector la profesora llama
uno por uno a cada alumno para que se siente en las sillas que ellas mis-

202
Ernesto Treviño, Francisca Romo y Felipe Godoy

mas han colocado en un círculo. Esto hace que se pierda mucho tiempo,
y los estudiantes no se sientan o se vuelven a parar. La educadora se
acerca a cada uno y les dice: “ya pues, siéntese” o repetidamente hace
señales para silenciarlos: “shh” “shh”.

Fuente: Elaboración propia.


Figura 7.2. Comparación de promedios del pre-test y post-test de Organización
del Aula de CLASS para UBC Mejora Continua,
Experimental y Grupo de Control.
Finalmente, en el dominio de Apoyo Pedagógico llaman la atención
los bajos puntajes obtenidos por todas las aulas en todas las evaluaciones
(ver figura 7.3). Los datos muestran que ningún grupo logra desplazarse
de nivel de desempeño. Estos bajos puntajes obtenidos concuerdan con
lo que ocurre en salas de clase de los EE.UU, aunque la evidencia prove-
niente de las salas de ese país tiene un piso de desempeño mayor en
torno a los niveles medio bajos (Early et al., 2005; Mashburn et al.,
2008; Pianta, 2006). A todas luces, es un ámbito de las interacciones
pedagógicas en el que se hace urgente intervenir adecuadamente.

203
Interacciones de aula y desarrollo del lenguaje en educación parvularia:
Lecciones de política pública a la luz del programa Un Buen Comienzo

Fuente: Elaboración propia.


Figura7.3. Comparación de promedios del pre-test y post-test de Apoyo
Pedagógico de CLASS para UBC Mejora Continua, Experimental
y Grupo de Control.
Para ilustrar el nivel de Apoyo Pedagógico en cada una de sus dimen-
siones se presentan figuras que comparan cada una de las versiones con
el grupo de control en modelaje lingüístico, calidad de la retroalimenta-
ción y desarrollo de conceptos para el tiempo 1, es decir, la línea de base
antes de ingresar al programa.
Como se observa, los puntajes más altos para todos los grupos se en-
cuentran en Modelaje Lingüístico, seguido por Calidad de la Retroali-
mentación. En el caso de las salas de mejora continua, antes de la inter-
vención, por ejemplo, se proyectaba un cuento en un proyector para ha-
cer una lectura compartida. Después de leer el cuento la educadora les
decía a los niños/as: “¿Qué te gustó más del cuento?” O preguntas ce-
rradas y literales sobre la historia. “¿Y qué le pasaba al León cuándo se
cayó al agua en la fiesta con sus amigos?” Un niño/a responde: “se le
echaba a perder el pelo”. En cambio, hacia el final de la intervención es
posible observar una mayor cantidad de preguntas abiertas y algunas
preguntas de por qué o cómo. Por ejemplo, una educadora está leyendo
el cuento Los cocodrilos copiones y en un momento se detiene y les dice
a los niños: “ahora me voy a detener y le voy a preguntar a la Manuela,
que ha estado portándose muy bien y levantó su manita, qué cree que va
a pasar”. Manuela responde de manera más extendida diciendo: “el
cocodrilo va a subir el cerro y los otros cocodrilos lo van a seguir”.
Otro ejemplo representativo de una aparición mayor de preguntas abier-
tas y de persistencia en el estudiante es cuando la profesora pregunta,
204
Ernesto Treviño, Francisca Romo y Felipe Godoy

luego de leer la primera parte de un cuento “¿qué pasó al principio del


cuento?” Un niño comienza a dar la respuesta, pero se queda callado. La
profesora le rehace la pregunta: “¿qué pasó al principio? ¿Por qué al
León no le gustaba su pelo?” De esta manera la educadora ofrece un
andamiaje para apoyar al niño en la creación de la respuesta sin necesa-
riamente darle la respuesta. Sin embargo, este tipo de actividades y pre-
guntas se observan pocas veces. Si se considera la jornada completa,
predominan actividades de rutina y es infrecuente el uso de lenguaje
extendido y los incentivos para que los estudiantes hablen.
Los puntajes más bajos se encuentran en Desarrollo de Conceptos,
que como se señaló más arriba, es una dimensión más exigente cuya
calidad depende no sólo del “tipo” de preguntas, sino también del “nivel”
de la pregunta. En este sentido, si bien los ejemplos descritos más arriba
permiten el desarrollo del habla más extendida, no ocurre lo mismo con
el desarrollo de habilidades de pensamiento superior. Son escasas las
actividades donde los estudiantes tienen que comparar, argumentar o
responder a preguntas de por qué y cómo. Por ejemplo, una educadora
les lee a los alumnos un texto informativo sobre cómo se alimentan las
plantas. Les pide que digan qué es lo que saben sobre las plantas. Los
estudiantes comienzan a hacer una lluvia de ideas, pero rápidamente la
educadora los hace detenerse y ella escribe algunas ideas de cómo se
alimentan. Un niño dice: “hay plantas acuáticas que no necesitan aire”.
La profesora dice: “sí, muy bien”, sin aprovechar la oportunidad para
preguntarle, por ejemplo, por qué esas plantas no necesitan aire. En otro
ejemplo una educadora muestra la portada de un cuento en la que apare-
ce una plaza. Ella les pregunta a los estudiantes: “¿de qué creen que se
va a tratar el cuento?” Dos estudiantes responden “de un niño, de una
plaza”. Dado que responden correctamente la educadora no sigue ha-
ciendo preguntas y dice: “sí, de una plaza”, y comienza el cuento.
No obstante, todos los puntajes de este dominio se encuentran en un
nivel bajo, lo que da cuenta de las bajas capacidades iniciales docentes a
las que un programa de desarrollo profesional docente se enfrenta.

205
Interacciones de aula y desarrollo del lenguaje en educación parvularia:
Lecciones de política pública a la luz del programa Un Buen Comienzo

Fuente: Elaboración propia.


Figura7.4. Puntajes en las dimensiones de modelaje lingüístico, calidad de la
retroalimentación y desarrollo de conceptos del dominio de Apoyo Pedagógico
del CLASS obtenidos en el pre-test para UBC Mejora Continua, Experimental y
Grupo de Control.

Conclusiones y recomendaciones
El foco de esta investigación se ha puesto en las interacciones pedagógi-
cas que apoyan el desarrollo del lenguaje entre los niños que asisten a
prekínder y kínder en escuelas públicas vulnerables en Chile. En térmi-
nos generales se pudo verificar que las educadoras alcanzan niveles de
desempeño medio-alto en los dominios de Apoyo Emocional y Organi-
zación del Aula. Es decir, existe una excelente base para seguir constru-
yendo capacidades de enseñanza puesto que las educadoras, en un plazo
de dos años, aumentan significativamente su capacidad de generar am-
bientes positivos para el desarrollo social y emocional de los niños y
también mejoran su productividad, manejo de la conducta y uso de dis-
tintos formatos para la enseñanza en las salas de clases.
En contraposición, los ámbitos del desempeño docente más directa-
mente vinculados con el desarrollo del lenguaje, aquellos del dominio de
Apoyo Pedagógico, son los más difíciles de cambiar. Ya sea a través del
modelo prescriptivo o el de corresponsabilidad, parece existir un techo
bajo de desempeño que es difícil de superar. Como pudo verse, las mis-
mas educadoras que apoyan el desarrollo emocional de los niños/as y
organizan sus salas de manera productiva y ordenada tienen dificultades
para alcanzar niveles medios de desempeño en Apoyo Pedagógico.

206
Ernesto Treviño, Francisca Romo y Felipe Godoy

Dentro del dominio de Apoyo Pedagógico, la dimensión de Desarro-


llo de Conceptos muestra niveles levemente menores de desempeño en
comparación con el Modelaje Lingüístico y la Calidad de la Retroali-
mentación. Esto tiene que ver con la exigencia propia del desarrollo de
conceptos, que involucra interacciones de aula que fomenten el desarro-
llo de habilidades superiores del pensamiento.
En suma, se puede advertir que la generación de capacidades docen-
tes debería ser un esfuerzo continuo con una expectativa de mejora pau-
latina. Es factible mejorar el ambiente de las aulas y la productividad del
docente en el corto plazo, pero es más difícil desarrollar destrezas de
enseñanza que promuevan habilidades más complejas entre los estudian-
tes.
En el ámbito del desarrollo de lenguaje se puede apreciar que las in-
teracciones docentes apuntan por lo general a promover habilidades me-
nos complejas entre los niños. Sin embargo se observan, como se pudo
apreciar en los ejemplos, destellos importantes de interacciones que bus-
can desarrollar un lenguaje más rico y descontextualizado que también
conlleva mayores niveles de abstracción y creatividad de los niños. Esto
sugiere que potencialmente existen dichas capacidades, pero que es ne-
cesario ejercitarlas para lograr que se reflejen de manera intensiva en las
interacciones en la sala de clase durante toda la jornada escolar.
La mejora de las capacidades de enseñanza entre los docentes repre-
senta un desafío complejo porque, como se expuso en este capítulo, de-
manda el manejo de la tensión entre prescripción de prácticas y corres-
ponsabilidad. El correcto manejo de dicha tensión es esencial para una
construcción sustentable de capacidades de enseñanza que, a la postre,
lleve a contar con una fuerza docente cada vez más profesionalizada,
autónoma y capaz de buscar y prestarse ayuda. Se trata de un requisito
esencial para construir un sistema escolar sólido que brinde oportunida-
des de desarrollo integral a todos los niños.
La investigación aquí presentada sugiere que los modelos que apun-
tan a la corresponsabilidad tienen más posibilidades de generar cambios
importantes en las capacidades de enseñanza en el corto plazo, sin em-
bargo, dichos cambios no son uniformes en todas las áreas de las interac-
ciones pedagógicas. Los resultados indican que, a través de programas de
apoyo en aula, en el corto plazo pueden mejorarse las capacidades de
enseñanza en los dominios de Apoyo Emocional y Organización del
Aula. Además, dichos cambios son más contundentes cuando se sigue un
modelo de corresponsabilidad. Esto podría ser fruto de que los modelos
de corresponsabilidad, a diferencia de los prescriptivos, apuntan a mejo-

207
Interacciones de aula y desarrollo del lenguaje en educación parvularia:
Lecciones de política pública a la luz del programa Un Buen Comienzo

rar las capacidades de los docentes, mientras que las fórmulas prescripti-
vas —aunque hay variación en esto— esperan que el docente implemen-
te un currículum tal como fue planificado. De aquí surgen tanto resisten-
cias por parte de los educadores como desincronizaciones entre lo que se
planificó y la realidad de las salas de clase que, por su alto nivel de con-
tingencia, requieren de constantes adaptaciones de las intervenciones
pedagógicas por parte de los docentes.
Otros ámbitos de las capacidades docentes son más difíciles de mejo-
rar, como es el caso del Apoyo Pedagógico, que involucra la generación
interacciones de aula que promueven habilidades más complejas entre
los estudiantes. Con alta probabilidad se trata de capacidades de ense-
ñanza más difíciles de lograr y que pueden estar mediadas por la forma-
ción inicial de los educadores y los contextos socioculturales a los que
pertenecen. Sin embargo, la evidencia indica que es posible lograr ga-
nancias marginales en el Apoyo Pedagógico. Incluso al realizar acompa-
ñamientos a las educadoras de UBC Mejora Continua durante las activi-
dades específicas promovidas por este programa se han detectado niveles
medios y medios-altos de desempeño en el dominio de Apoyo Pedagógi-
co. El desafío pareciera ser mantener dichos niveles durante un periodo
más largo de la jornada escolar. Es decir, a pesar de las falencias que
pueda tener la formación inicial docente, después de dos o tres años de
acompañamiento es posible ver que las educadoras alcanzan, por mo-
mentos, buenos niveles de desempeño en este ámbito que aparece tan
difícil de cambiar. Esto sugiere que la semilla está allí y que es necesario
cuidarla para que, en un periodo de tiempo más largo, germine y florez-
ca.
En esta investigación se ha visto el cambio en las interacciones como
si se tratara de un elemento aislado y dependiente solamente de las edu-
cadoras, aunque existen procesos escolares y extraescolares que influyen
en la creación de capacidades. Desde la escuela es posible indicar que la
influencia de los directivos y la planificación escolar pueden ser facilita-
dores y obstáculos para el desarrollo de capacidades docentes. Si las
escuelas imponen un modelo prescriptivo con pocas posibilidades de
generación de capacidades entre los docentes, obviamente que esto pue-
de representar un obstáculo. Esto no quiere decir que, automáticamente,
todos los modelos prescriptivos limiten la generación de capacidades
docentes. Por ejemplo, si la escuela tiene un modelo de prácticas eficaz-
mente probado y trata de instalarlo entre sus docentes, probablemente
haya un cierto nivel de prescripción pero acompañado de importantes
avances en términos de mejorar las capacidades de enseñanza en la sala

208
Ernesto Treviño, Francisca Romo y Felipe Godoy

de clases. Por otro lado, si las escuelas ejecutan un modelo de co-


responsabilidad, es más probable que los docentes se involucren genui-
namente y mejoren sus capacidades. Sin embargo, esto tampoco se da en
automático. Los modelos de corresponsabilidad involucran apoyo a los
docentes para la mejora de sus capacidades y de no mediar estos disposi-
tivos de apoyo será difícil la construcción de capacidades de enseñanza.
Desde fuera de las escuelas también existen algunas restricciones que
pueden facilitar o impedir la construcción de capacidades docentes, des-
de el currículum —y su interpretación en las escuelas— hasta los pro-
gramas de apoyo de distintas autoridades que pueden afectar la construc-
ción de capacidades docentes. Esto ocurre cuando se dictamina un alto
grado de prescripción, de forma tal que se define el rol docente como el
de simple implementador y no se incluyen mecanismos genuinos para la
construcción de capacidades con base en las necesidades del docente —
para mejorar la enseñanza en su sala de clase— y en los niveles de desa-
rrollo de sus estudiantes.
Tal como se ha visto en este capítulo, se podría afirmar que en Chile
hoy en día existe una tensión en los programas de desarrollo profesional
respecto de si apuntar a la prescripción o a la corresponsabilidad. Mien-
tras que programas como Plan de Apoyo Compartido53 apuntan a pres-
cribir detalladamente el quehacer docente, otros programas como Futuro
Infantil Hoy,54 o la misma transición que está viviendo UBC, apuntan en
distintos grados hacia la corresponsabilidad.

53
El plan “Apoyo Compartido”
(http://www.apoyocompartido.cl/Paginas/Pac.aspx) es una iniciativa implementada por
el Ministerio de Educación en más de mil escuelas del país desde marzo de 2011 que
incorpora metodologías de aprendizaje exitosas tanto en Chile como en otros países,
centrada en el fortalecimiento de cinco focos esenciales: Implementación efectiva del
currículum, fomento de un clima y cultura escolar favorable para el aprendizaje, optimi-
zación el uso del tiempo de aprendizaje académico, monitoreo del logro de los estudian-
tes y desarrollo profesional docente. Para lograr esto se entregan unidades pedagógicas
completamente diseñadas con objetivos, actividades, recursos y preguntas a realizar, para
ser implementadas en el aula.
54
Futuro Infantil Hoy (http://futuroinfantil.net/claves.php) es un proyecto que nace de la
asociación internacional entre Fundación Minera Escondida, la Junta Nacional de Jardi-
nes Infantiles (JUNJI), Fundación INTEGRA y la Universidad de Western Sydney,
Australia. Está dirigido a los niños y niñas en situación vulnerable que asisten a los cen-
tros de primera infancia situados en los sectores más pobres de la región del norte de
Antofagasta. Se basa en la construcción de capacidades pedagógicas y comunitarias en
educación de primera infancia basado en una perspectiva sociocultural. Este enfoque
señala la importancia de generar prácticas de aprendizaje a partir de los conocimientos y
209
Interacciones de aula y desarrollo del lenguaje en educación parvularia:
Lecciones de política pública a la luz del programa Un Buen Comienzo

Dados los avances que ha mostrado el sistema escolar en Chile en los


últimos 20 años es probable que los programas de alta prescripción sean
necesarios temporalmente en establecimientos educativos con niveles
elevados de fragilidad institucional. Sin embargo, para construir capaci-
dades de enseñanza en todas las escuelas es probable que se requieran,
por un tiempo más largo, programas de apoyo a la enseñanza. Dichos
programas podrían contemplar la evidencia encontrada aquí, que muestra
que existen áreas de las capacidades docentes que son susceptibles de
mejorar en el corto plazo, mientras otras requieran de apoyos de largo
aliento. Se trata, en resumen, de mantener expectativas razonables, por
ser informadas, de las potencialidades de distintas intervenciones.
Por último, lo que parece indispensable es anclar el desarrollo profe-
sional docente en los desafíos reales que enfrentan las educadoras y do-
centes cotidianamente en la sala de clase. La bajada de la teoría a la prác-
tica de la sala de clases de los docentes —y no a salas imaginarias—
debería ser la brújula de una política de desarrollo profesional docente
que busque instalar capacidades de enseñanza en salas y escuelas reales
con los niños y niñas que atienden las educadoras. Las políticas de desa-
rrollo profesional deberían apuntar a mejorar las capacidades de ense-
ñanza y no solamente a entregar programas prescritos que los docentes
deban implementar. Esta es la única forma de que nuestro sistema educa-
tivo dé un paso cualitativo importante, descansando cada vez más en el
juicio profesional y las capacidades docentes en todo el sistema, en vez
de acudir a medidas externas a la escuela y la sala de clases en búsqueda
de la fórmulas mágicas e indirectas para mejorar la calidad de la ense-
ñanza.

Referencias
Alliaud, A. (2004). “La experiencia escolar de maestros inexpertos. Biografías,
trayectorias y práctica professional”. Revista Ibero-Americana de Educación,
3(34), 2-11.
Andre, T. (1979). “Does answering higher-level questions while reading facili-
tate productive learning?” Review of Educational Research, 49(2), 280-318.
Bernal, R., & Peña, X. (2011). Guía práctica para la evaluación de impacto.
Bogotá: Universidad de los Andes.

literacidades existentes y contextuales de los y las participantes, entregando un Marco


Curricular o enfoque más que un currículum prescriptivo.
210
Ernesto Treviño, Francisca Romo y Felipe Godoy

Bowman, B. T., Donovan, S., & Burns, M. S. (2001). Eager to learn: educating
our preschoolers. Washington, DC: National Academy Press.
Beck, I., & McKeown, M. (2007). “Increasing young low‐income children’s
oral vocabulary repertoires through rich and focused instruction”. The Elemen-
tary School Journal, 107(3), 251-271.
Bellei, C., & Valenzuela, J. P. (2010). “¿Están las condiciones para que la do-
cencia sea una profesión de alto estatus en Chile?” In S. Martinic & G. Elacqua
(Eds.), Fin de Ciclo: Cambios en la Gobernanza del Sistema Educativo (257-
285). Santiago: Facultad de Educación, Pontificia Universidad Católica de Chile
y Oficina Regional para América Latina y el Caribe UNESCO.
Biemiller, A. (2006). “Vocabulary development and instruction: a prerequisite
for school learning”. In D. Dickinson & S. Neuman (Eds.), Handbook of early
literacy research (Vol. 2, 41-51). New York: Guilford Press.
Bourdieu, P. (2010). El sentido social del gusto: elementos para una sociología
de la cultura. Buenos Aires: Siglo XXI Editores.
Burchinal, M., & Forestieri, N. (2011). “Development of early literacy: evi-
dence from major US longitudinal studies”. Handbook of early literacy re-
search, 3, 85-96.
Carlsen, W. S. (1991). “Questioning in classrooms: a sociolinguistic perspec-
tive”. Review of Educational Research, 61(2), 157-178.
Clandini, D. (1985). “Personal practical knowledge: a study of teachers' class-
room images”. Curriculum Inquiry, 15(4), 361-385.
Contreras, J. (2001). La Autonomía del profesorado. Madrid: Morata.
Diamond, K., & Powell, D. (2011). “An iterative approach to the development
of a professional development intervention for head start teachers”. Journal of
Early Intervention, 33(1), 75-93.
Díaz, V. (2005). “Teoría emergente en la construcción del saber pedagógico”.
Revista Iberoamericana de Educación, 37(3), 1-18.
Dickinson, D. (2011). “Teachers' language practices and academic outcomes of
preschool”. Science, 333, 964-967.
Dickinson, D., Freiber, J., & Barnes, E. (2011). “Why are so few interventions
really effective? A call for fine-grained research methodology”. In S. Neuman &
D. Dickinson (Eds.), Hanbook of Early Literacy Research (Vol. 3). New York:
The Guilford Press.
Dickinson, D., & Tabors, P. (2002). “Fostering language and literacy in class-
rooms and homes”. Young Children, 57 (Fostering Language and Literacy in
Classrooms and Homes2).

211
Interacciones de aula y desarrollo del lenguaje en educación parvularia:
Lecciones de política pública a la luz del programa Un Buen Comienzo

Duke, N. K., & Pearson, P. D. (2002). “Effective practices for developing read-
ing comprehension.” What Research Has to Say About Reading Instruction
(Third Edition, 205-242): International Reading Association.
Early, D., Barbarin, O., Bryant, D., Burchinal, M.,Chang, F., Clifford,
R.,Crawford, G., Weaver, W., Howes, C., Ritchie, S., Kraft-Sayre, M., Pianta,
R. & Barnett, W. S. (2005). Pre-Kindergarten in Eleven States: NCEDL's Multi-
State Study of Pre-Kindergarten and Study of State-Wide Early Education Pro-
grams (SWEEP). NCEDL Working Paper. Recuperado de:
http://fpg.unc.edu/sites/fpg.unc.edu/files/resources/reports-and-policy-
briefs/NCEDL_PreK-in-Eleven-States_Working-Paper_2005.pdf
Fundación Educacional Oportunidad. (2011). Propuesta Mejora Continua UBC
Sexta Región.
Guthrie, J. T. (1996). “Educational contexts for engagement in literacy”. Read-
ing Teacher, 49(6), 432-445.
Harris, J., Golinkoff, R. M., & Hirsh-Pasek, K. (2011). “Lessons from the crib
for the classroom: how children really learn vocabulary”. Handbook of Early
Literacy Researchedited, 49-65.
Howes, C., Phillips, D., & Whitebook, M. (1992). “Thresholds of quality: im-
plications for the social development of children in center-based child care”.
Child development, 53, 449-460.
Kelchtermans, G., & Vandenberghe, R. (1994). “Teachers professional devel-
opment: a biographical perspective”. Journal of Curriculum Studies, 26(1), 45-
62.
Koh, S., & Neuman, S. (2009). “The impact of professional development in
family child care: a practice-based approach”. Early Education and Develop-
ment, 20(3), 537-562.
Kontos, S., Howes, C., Shinn, M., & Galinsky, E. (1997). Quality in family child
care and relative care. New York: Teachers College Press.
Landry, S., Anthony, J., Swank, P., & Monseque-Bailey, P. (2009). “Effective-
ness of comprehensive professional development for teachers of at-risk pre-
schoolers”. Journal of Educational Psychology, 101(2).
Lundy, M. M. (2008). The nature of questioning moves used by exemplary
teachers during reading instruction: ProQuest.
Mashburn, A. J., Pianta, R. C., Hamre, B. K., Downer, J. T., Barbarin, O. A.,
Bryant, D., … Howes, C. (2008). “Measures of classroom quality in prekinder-
garten and children’s development of academic, language, and social skills”.
Child development, 79(3), 732-749.

212
Ernesto Treviño, Francisca Romo y Felipe Godoy

Mcnaughton, S., Phillips, G., & MacDonald, S. (2003). “Profiling teaching and
learning needs in beginning literacy instruction: the case of children in "low
decile" schools in New Zealand”. Journal of Literacy Research, 35(2), 703-730.
Morales, F., & Cortázar, A. (2012). “Institucionalidad para las políticas de pri-
mera infancia y resguardo de la calidad de la educación inicial desde la perspec-
tiva de derechos”. Revista Docencia, 48, 46-58.
Neuman, S. (2011). “The challenge of teaching vocabulary in early education”.
In D. Dickinson & S. Neuman (Eds.), Handbook of early literacy research (Vol.
3, 358-372).
Neuman, S., & Wright, T. (2010). “Promoting language and literacy develop-
ment for early childhood educators: a mixed-methods study of coursework and
coaching”. The Elementary School Journal, 111(1), 63-86.
Neuman, S. B., & Dwyer, J. (2009). “Missing in action: vocabulary instruction
in pre‐K”. The Reading Teacher, 62(5), 384-392.
OECD. (2009). “Docentes son importantes: atraer, formar y conservar a los
docentes eficientes”. In G. Moreno & L. Valencia (Eds.): OECD Publishing.
OECD. (2012). Starting Strong III: A Quality Toolbox for Early Childhood
Education and Care. In O. Publishing (Ed.).
Palinscar, A. S., & Brown, A. L. (1984). “Reciprocal teaching of comprehen-
sion-fostering and comprehension-monitoring activities”. Cognition and Ins-
truction, 1(2), 117-175. doi: http://dx.doi.org/10.1207/s1532690xci0102_1
Pérez, A. I., & Gimeno, J. (1988). “Pensamiento y acción en el profesor: de los
estudios sobre la planificación al pensamiento práctico”. Infancia y aprendizaje,
11(42), 37-63.
Pianta, R. (2006). “Teacher-child relationships and early literacy”. In D. Dickin-
son & S. Newman (Eds.), Handbook or early literacy research (Vol. 2, 149-
162). New York: The Guilford Press.
Pianta, R., LaParo, K., & Hamre, B. (2008). Classroom Assessment Scoring
System™ (CLASS™). Baltimore, Maryland. : Paul H. Brookes Publishing Co.,
Inc.
Pressley, M., & Hilden, K. (2004). “Toward more ambitious comprehesion
instruction”. In E. Silliman & L. Wilkinson (Eds.), Languaje and Literacy
Learning in Schools (151-167). New York: The Guilford Press.
Redfield, D. L., & Rousseau, E. W. (1981). “A meta-analysis of experimental
research on teacher questioning behavior”. Review of Educational Research,
51(2), 237-245.
Rogoff, B., & Gardner, W. (1984). “Guidance in cognitive development: an
examination of mother-child instruction”. In B. Rogoff & J. Lave (Eds.), Every-

213
Interacciones de aula y desarrollo del lenguaje en educación parvularia:
Lecciones de política pública a la luz del programa Un Buen Comienzo

day cognition: Its development in social context (95-116). Cambridge, MA, US:
Harvard University Press.
Rolla, A., Leal, P., & Torres, N. (2011). “Diagnóstico de la educación parvularia
en Chile: avances y desafíos”. In F. Cousiño & M. Foxley (Eds.), Políticas para
la Infancia (17-42). Santiago: Comisión Nacional Chilena de Cooperación con
Unesco.
Samson, G. E., Strykowski, B., Weinstein, T., & Walberg, H. J. (1987). “The
effects of teacher questioning levels on student achievement: a quantitative
synthesis”. The Journal of Educational Research, 290-295.
Strasser, K. (2013). Las interacciones lingüísticas que provocan los libros. ¿Por
qué recomendamos leer en vez de hablar?. ¿Qué leer? ¿Cómo leer? . Paper
presented at the Perspectivas sobre lectura en la infancia.
Strasser, K., Lissi, M., & Silva, M. (2009). “Gestión del tiempo en 12 salas
chilenas de kindergarten: recreo, colación y algo de instrucción”. Revista
PSYCHE, 18(1), 85-96.
Taylor, B. M., Pearson, P. D., Peterson, D. S., & Rodriguez, M. C. (2003).
“Reading growth in high-poverty classrooms: the influence of teacher practices
that encourage cognitive engagement in literacy learning”. The Elementary
School Journal, 3-28.
Treviño, E., Valdés, H., Castro, M., Costilla, R., Pardo, C., & Donoso, F.
(2010). Factores asociados al logro cognitivo de los estudiantes de América
Latina y el Caribe: OREALC/UNESCO/LLECE.
Wharton-McDonald, R., Pressley, M., & Hampston, J. (1998). “Literacy instruc-
tion in nine first-grade classrooms: teacher characteristics and student achieve-
ment”. The Elementary School Journal, 101-128.

214