Está en la página 1de 15

EÉf;

É € €

r 69

$

€ E

E

I

=EFE

s

fiqs

E

!P

-

L.fI

.12 q-

o-

--

EAEE.

rLo-<I

6.6

g'H

ct)

T I

U'S*a

tr ÉFg'

v-e

o

>,r

N

S-NK';

c Eñ f

\ rNE

ñ'Sz

\ s" \. \ S

s

g €fÉ5f €*€5ü ¡ü

t

cF!

. É Hi:É o * iÍ¡¿

E€;<

.q

>-g.e

Ii tBt" hgEü

É;€E

IsS''F

TF.E

5e

dores (pasos 1

2)? ¿ Qué consecuencias tiene la elección

y

de

un subconjunto específico

de indicadores en

lugar

de

otro

(paso

3)? La

revisión

de

material pertinente,.

si

bien

permitirá

extraer

algunas

nos

conclusiones

gene­

rales,

pondrá en

evidencia

encontramos

que

nos

en

un

terreno aún muy incierto.

Indicadores

expresivos y predictivos

Aunque

es obvio que

nuestro

interés se

centra

los

en

conceptos

maneja

la literatura

que

sociológica,

comen­

zaremos con

un concepto psicológico,

Este procedimien­

to

es aconsejable,

lado, porque la

por

noción de

un

"ras­

gos"

muchos aspectos, un

es, en

paradigma para

nuestro

problema,

otro,

y,

disponemos

por

porque

de un

caso

accesible

el que los

autores

en

documentaron

con extra­

ordinaria eficiencia el

camino que los llevó a tomar su

decisión.

Me

refiero

a la

noción

.de personalidad

auto­

ritaria y

al modo

fue

traducida en

en que

la famosa

es­

cala F

de científicos

por un

grupo

sociales

de

la Univer­

sidad

de California, Berkeley.

3

Los autores de

La personalidad autoritaria tienen

el

mérito

de haber realizado un

relato detallado

de·

acerca

las razones

les hicieron

elegir los

ftems incluidos en

que

trabajo.

Comienzan diciendo que

su

hallaron

fuentes

en

clínicas y estadísticas

muchas caracterfsticas que predis­

ponían

los individuos

a

el antisemitismo.

para

Creyeron

características

que

esas

apuntaban

básico·

a

un

rasgo

el

cual

querían

para

desarrollar

prueba,

ulterior­

una

mente denominada

escala F. Los ftems de esta prueba

debían sa-tisfacer uno

de estos

dos

criterios

o ambos:

1)

debían

expresión

de

la

ser

estructura

de

personalidad

vislumbrada sobre

la

base

de material

reunido previa­

mente

y 2) debían hacer admitir

la probabilidad de

la

3 Adorno,

w; et

T.

al.,

"The A\1thoritarian Personality", Harper,

1950

(versión castellana: La

personalidad autoritaria,

Buenos

Ai­

Proyección,

1965.)

res,

·

2) En

el curso de

esta

verbalización,

a menudo deno­

minada análisis

dores, los

conceptual,

cuales ayudan a

se mencionan

decidir

varios indica­

de un

la pertenencia

objeto concreto

de

acuerdo·

con

dado

(persona,

grupo u

organización)

el nuevo

concepto clasificatorio.

A me­

didá que

la

discusión

del

concepto

se

amplia

de indicadores elegibles

aumenta;

denominaré

el

número

al conjun­

to de

éstos universo de indicadores. 1

3) Habitualmente

el

universo

de indicadores

es

muy

amplio

y, por

razones prácticas,

debemos

seleccionar un

subconjunto

base para el

de

indicadores que se

trabajo empfrico.

toma entonces

como

4)

Finalmente, tenemos de indice.

res en alguna clase

que

combinar

los

indicado­

El último paso ha

literatura existente

a procedimientos

puestas correctas

de· geograffa;

matemáticos, por ejemplo,

sido extensamente tratado en la

Podríamos recurrir

la suma de

las res­

de conocimiento

que requieren modelos

usáramos combinaciones pa­

sobre medición.

muy simples, como

para medir

a

el grado

o

procedimientos

si

readas para

ordenár

cuadros

de

acuerdo con

su belleza;

o

a

una combinación

de

datos

que requiere

decisiones

sobre el

peso

de

distintos

indicadores, como en

el

caso

de

un

índice

de

nivel de

vida.

E�

el

presente

trabajo

no

me

ocuparé

del

cuarto

paso. 2

Considero

más·

conveniente concentrarme

en

las

primeras etapas, sobre las que

se

advierte

una carencia

de

sistematización.

Plantearé

dos preguntas

en

particu­

lar:.

¿ Cómo

se establece

el

universo original de

indica-

1

El término

fue sugerido por

Louis Guttman.

2

Para:

una revisión

de

los procedimientos principales,

véase

B.

Green,

Social

"Attitude Measurement", en

P111ckolo1111, Addison

� Wesley,

G.

Lindzey

(ed.),

Handbook

of

1954), vol. l. Los procedimien­

tos

que

allf

se examinan

son caracteriaticos

de todos

los tipos de

indices que

combinan indicadores bajo

la

forma

de

tricción de la revisión de Green a las "actitudes" es

items.

La res­

irrelevante; los

procedimientos que revisa

se aplican

a

cualesquiera

de los

casos que

discutiremos ulteriormente.

24

25

I I I ÉüÉE3E

t $ s "38 Fe'i:E E€;

i3 üE

;S

E *.$3

R

F

F{ (

FAE

T 'gsE .o€ F:O

j5É

.dÉo

Év!2

xBS

uEl a Hss

I

Esii

I8¿

(¡) q-E

z\.É

.F't

g

g s

C.)

R

f t * I a

t

F $
i

l

eÉ+

ÑsÉeÉ3É

*ÉÉ;

ü{tl

"1H€

8it

EF's

¡u;E

-ap 'ql f c
F

ao¡

@

@ t- ro(g

F{

P¡{

;t>

E

¡q)

a

d e .t(¡, 9.: o

o

9.ó

9 É

o

HF¡ "

L OCÜ .^g

12o

¡.O

r É g a

6 e 9 p É

o

o E

9

tr

¡r a

5 it g ¡

fr

0.É

g ?

:¡_

E o ! o
o
a

E

É

^ - dl o É

rl

a
g

N

F ,o

?

=
?

^

ttR

€R8

dNÉ

¡";

i;s

o

¡ a

t

* r É:tÉ

'¡ sÉ e ,E :E t *eii ii;: Er€: :H3E,g ;ei; €:;E É€É; ÉeSH

Een-E

¡aE¡r

R6ág

e

I

r ,€€ & s

,

e€:ÉÉF;Éé5-¡f;:i

\)o\J

q¡jsS

tsS

*

icrS .rJ .F ^o

ñE

\to

ss

$sa

q,F

^.4

.d

Ets

F-

B ¡.9 iiR -t) R

$tJ

s r

üe

R.t

%q)

?ts

q)

e S

g

E 0 c

tt o
o

o

n o o

s E

g €aN éo$ TRSLA

lqo

'1nl

3

6

3-ñ

iaNx

Sse¡t
839

3

O

xtái

i5:E

5-e I'.g E¡.

EgtE

¿ $H .s 6q,i9 s:;E

g fi.8 5*'o., €es !D .Ocd .e€F d-Á 9?-Y "3i 3g€

.^ s0)'i;.! p Sd año:.E'',c

.8.!

S E S EaE.E E e F

flai

Fá€

el¡l

E.E

ú*

EE

5.=

EE

'3'

E

S! s

[:É,;3srts;;

"s.S

üS

ñ'S

Fe

¡s

's

8

$

A 5 q I

i

e€'59 c J 0

=t

É¡

E g= E-li

-o.:

a{,

5 "

tto X

E E :'l E ¡eñ\a

: o

o
tt

o a

o

s

g d
E

r6td

o-É

i.3

o

a€d

Sb!be

8R$

61

ۖY

sñs

o

niüetfI

# 3E

c.¡

v

w

ce

!

CIEsE gl

*

s¡sr I E:ES:

3'g

al

riJ

s

i s c .3'E n .ia rO (|)C' !¡ t.s '6 q)a

éCt

o.3

at

C .B trri r.¡ h q c o q) g f c, o E é q) É B s toFi

S s

'6

3 E o o 3 a .