Está en la página 1de 5

¿Sabías que los niños utilizan el dibujo para expresar sus emociones?

La expresión plástica permite a los niños expresarse a través de actividades


manuales, sobre todo mediante dibujos y pinturas cuando adquieren un nivel de
desarrollo psicomotor adecuado. En estos trabajos manuales, los niños reflejan
sentimientos, emociones y deseos. Además, desarrollan su creatividad y su
inteligencia.

Cómo estimular la expresión plástica de tu hijo


La expresión plástica es un vehículo que los niños utilizan para comunicarse con
sus padres, y con su entorno. Los niños interpretan la realidad como la ven a
través de dibujos y/o garabatos.
La expresión plástica o artística es una forma más de comunicarnos, de la misma
manera que los bebés utilizan el llanto cuando todavía no saben expresar con
palabras sus sentimientos y/o necesidades.
A partir de los 18 meses los niños adquieren cierta habilidad manual, que les
permite sujetar pinturas y lápices de forma adecuada.
Todavía falta un tiempo para que el niño adquiera mayor destreza con el uso de
las manos. Sin embargo, ya puede utilizar estos materiales para empezar a
expresarse mediante dibujos y trabajos manuales.

Los niños pequeños utilizan la fantasía e imaginación al hacer un trabajo plástico,


por lo que muchas veces lo que vemos representado no concuerda con los gustos
y estética de los adultos. ¡Déjale libertad para expresarse!

El medio de expresión plástica más común y sencillo es el dibujo.

Hasta los 4 años, los niños dibujan garabatos al principio sin ningún tipo de control
ni sentido, pero poco a poco tendrán cada vez más forma.

En esta primera etapa del desarrollo plástico, lo importante no es representar la


realidad tal y como es, sino expresar las emociones y sentimientos que el niño
siente.

Consejos para estimular la expresión plástica de tu hijo


1. Ofrece a los niños una amplia gama de materiales
Durante los primeros años al niño no le importan los colores, ni el material que
utiliza, tan sólo disfruta dándose cuenta de que es él quien está haciendo ese
trabajo, independientemente de cómo y con qué lo hace.

A pesar de todo, debemos ofrecerle una amplia gama de materiales y texturas


para que experimente. No hay que limitarse al papel y pintura comunes.

Mirad cómo reacciona y experimenta el niño con diferentes tipos de papeles,


pinturas que no sólo se utilicen en forma de lápiz, sino que se pueden utilizar con
pincel, e incluso -algo con lo que realmente disfrutan- pintura para manos y
cristales.

¡Ofrecerles material variado estimulará su creatividad!

2. Deja que los niños experimenten solos


Todos los niños, sin excepción alguna, son capaces de expresarse mediante la
plástica. Algunos son más creativos que otros, pero independientemente de su
ritmo, hay que dejarles practicar y desarrollarse.

El niño tiene que desarrollar y dominar su habilidad manual, y por ello hay que
dejarlo que experimente, que dibuje lo que quiera y cuando quiera.

Debemos intervenir lo mínimo posible para que su pensamiento fluya libremente y


dibuje lo que él quiere y no, lo que nosotros queremos.

3. No interpretes su dibujo, deja que el niño te lo cuente


Al contrario de lo que muchos pensamos, los pequeños no siempre dibujan
pensando en lo que hacen, sobre todo los más pequeños. Primero trazan las
líneas, y después interpretan lo que han hecho.
Por ello, los padres no debemos interpretar el dibujo por muy claro que creamos
que esté. Pregúntale a tu hijo qué es lo que ha dibujado, para que él mismo te lo
cuente.

No importa si a nuestros ojos nuestro niño no es muy creativo. La habilidad de


expresarse mediante la plástica es muy útil para que los padres podamos
entender qué tal se encuentra el niño tan sólo fijándonos en detalles de su dibujo.

Además, de esta forma, le ayudamos a desarrollar su personalidad y se estimula


el aprendizaje y creatividad del niño.

Expresar emociones a partir de música, pintura y cuentos. Educación emocional

Hoy quiero compartir contigo una actividad que hicimos a raíz del cuento del mes
"Lola se va a África" y que resultó ser una experiencia muy bonita y
enriquecedora. Se trata de expresar a través de la pintura las emociones que nos
evocan ciertas canciones o melodías.

Todos sabemos bien que la música tiene una enorme capacidad para despertar en
las personas sentimientos y emociones. A menudo decimos u oímos: "esta
canción me pone de buen humor"; "esta canción es muy alegre"; "esta melodía es
muy triste", etc. Incluso ciertas canciones tiene el poder de trasportarnos al pasado
y recordarnos ciertas personas o épocas de nuestra vida, y a su vez eso suele
cambiar nuestro estado de ánimo.

La música despierta recuerdos, experiencias y, por supuesto, emociones.

¿Qué tal aprovechar eso para trabajar la educación emocional de los niños?

Si además lo unimos a algo que les suele encantar, la expresión plástica, ¡el éxito
está asegurado!
¿Te animas?

"No existe casi ninguna parte del cerebro que no se vea afectada por la música"
Stefan Koelsch
Expresar emociones a partir de música, pintura y cuentos. Educación emocional.
Pintando y bailando la alegría

Esta actividad me encanta porque une tres grandes disciplinas: música, arte y
educación emocional. Pero sobre todo porque permite a los niños sentir
emociones y expresarlas de forma totalmente libre, sin miedo a equivocarse.

Para ello debemos estar muy atentos a no juzgar ni dar demasiadas instrucciones,
sino simplemente acompañar y observar. Sobre todo, no hay que decirles cómo
deben sentirse frente a las diferentes canciones que vamos a oír, ni tampoco
cómo deben plasmar en el papel dichas emociones.

Porque lo que una melodía nos evoca es totalmente subjetivo, influye en ello
muchas cosas, por supuesto la pieza musical en sí, pero también nuestra
experiencia previa, nuestro estado de ánimo, las asociaciones que cada uno
haga,...

"Somos criaturas musicales de forma innata, desde lo más profundo de nuestra


naturaleza" Stefan Koelsch
Expresar emociones a partir de música, pintura y cuentos. Educación emocional.
Bailando y pintando la alegría
Saltando, bailando y pintando al son de una canción alegre

Así que lo más importante es escuchar y aceptar con respeto y cariño, sin
pretender influir en ellos (aunque a nosotros nos parezca una pieza más bien triste
y a ellos alegre, por ejemplo). Esto es primordial, porque descubrirán que pueden
confiar en lo que sienten y que aceptamos todas sus emociones por igual.
Eso aumentará su autoestima y sabrán que en todo momento pueden expresar lo
que sienten, pues no recibirán reprimenda por eso. Parece innecesario decir esto,
pero pensemos en las veces que, sin casi darnos cuenta, negamos sus emociones
con frases del tipo: "no llores, no tiene importancia" o "déjaselo, es sólo un
juguete, cógete otro, anda".

¿QUÉ NECESITAMOS?

1. Papel donde pintar: escoge el tamaño en función del espacio que tengáis. Si es
poco, id cogiendo una cartulina para cada emoción. Si tenéis la oportunidad
(siempre se puede bajar al parque) te recomiendo hacerlo en grande como
nosotros, para que puedan moverse también mientras pintan escuchando la
música.

2. Pinturas: te aconsejo variedad de colores para que puedan expresarse como les
apetezca.

Expresar emociones a partir de música, pintura y cuentos. Educación emocional


Pin on Pinterest

3. Música: aquí debes decidir que emociones quieres evocarles y buscar las
canciones o melodías que te parezcan más adecuadas. Piensa también en piezas
que ya conocéis y tienen cierto significado para vosotros, eso ayuda mucho.

Yo me creé esta lista de youtube, con las siguientes emociones: alegría, tristeza,
miedo, rabia y entusiasmo (esta última porque quería que acabarán con buena
onda jajaja). Aunque luego ellos me decían que faltó la calma!

También podría gustarte