Está en la página 1de 9

1

Actividad 1: Microensayo “La psicopatología y su importancia en el desarrollo

profesional”.

Asignatura: Estructura y Psicopatología.

NRC: 37314.

Presentado por:

Martha Liliana Morales Cometta – ID: 000563725.

Estudiante.

Presentado a:

María Nelly Vargas Osorio.

Docente.

Corporación Universitaria Minuto de Dios.

Facultad de Ciencias Humanas y Sociales.

Psicología VI Semestre.

Pereira, Abril del 2019.


2

Tabla de contenido

Introducción. ................................................................................................................................................. 3
La psicopatología y su importancia en el desarrollo profesional. ............................................................. 4
Conclusiones. ........................................................................................................................................ 8
Bibliografía. ...................................................................................................................................... 9
3

Introducción.

Para poder comenzar este microensayo debemos tener en cuenta que dentro de la psicología hay

varias ramas las cuales están centradas principalmente en todos y cada uno de los procesos

mentales, como lo es el inconsciente, procesos cognitivos, aprendizaje social y cómo influyen

los cambios fisiológicos en nuestras emociones, así como otros diferentes tipos de conductas.

Pero de esta gran variedad de aspectos uno de los más importantes es la psicopatología, la

cual se puede describir como una ciencia que estudia lo anormal, lo desviado, lo desadaptado,

lo desorganizado, lo trastornado, etc… Cuyo interés está centrado en la naturaleza y la causa

de la conducta anormal.

En este trabajo se desarrollara la actividad 1 la cual consta de realizar un microensayo de acuerdo

con la lectura realizada en el capítulo 2 conceptos y modelos en psicopatología del libro guía

Manual de psicopatología de Belloch.


4

La psicopatología y su importancia en el desarrollo profesional.

El primer problema que se plantea en la psicopatología es la definición de su propio campo de

estudio, el cual lo podría definir como la rama de la psicología que se encarga de estudiar las

manifestaciones psíquicas anormales. Por ello, el paso a seguir es definir lo que se entiende

por anormal, pero sobre este aspecto aun no existe un acuerdo unitario ya que siguen

coexistiendo diferentes criterios de anormalidad, como lo es el estadístico, el social, el

subjetivo y el biológico.

Si bien sería bueno que hubiese un único criterio de anormalidad, pero lo cierto es que

analizando lo que se menciono anteriormente parece que se desprendiera la necesidad de

todos ellos. Ninguno por separado resulta suficiente para tomarlo como un punto de partida

para determinar lo que es la psicopatología. Por ejemplo, el criterio subjetivo puede ser

adecuado para delimitar un trastorno de ansiedad, pero este seria inadecuado para el

diagnostico de un cuadro de esquizofrenia.

Un punto adicional de gran relevancia en psicopatología es la necesidad de considerar no solo

negativo, la anormalidad o enfermedad, sino también la faceta positiva, la salud, la cual no es

exclusivamente la ausencia de un trastorno, sino que es también la presencia de bienestar.

Los diferentes criterios de anormalidad se han ido manifestando de forma consistente en modelos

generales que tratan de dar cuenta sobre los distintos problemas que plantea la psicopatología.

No todos los modelos tienen el mismo grado de cientificidad, coherencia, poder predictivo y

explicativo sobre la conducta anormal, por eso se hace énfasis en tres de esos modelos: el

biológico, el conductual y el cognitivo.

El modelo biológico entiende el comportamiento anormal como una enfermedad producida por

el funcionamiento patológico de alguna parte del organismo. Se supone que la alteración del
5

cerebro o del sistema nervioso central, seria la causa primaria de dicha conducta anormal. Hay

que tener en cuenta que los trastornos mentales orgánicos y los trastornos mentales

funcionales, son patrones de conducta anormal sin claros indicios de alteraciones orgánicas

cerebrales. Desde este modelo se plantea que si un determinado trastorno ocurre con

frecuencia en una familia en relación a la población en general, quizás es porque alguno de los

miembros de esa familia ha heredado una predisposición genética a padecerlo.

No obstante, este modelo padece de distintos problemas y limitaciones ya que al parecer resume

que toda la conducta humana se puede explicar en términos biológicos y por lo tanto puede

ser tratada con técnicas biológicas. Este reduccionismo puede limitar más que potenciar el

conocimiento sobre el comportamiento anormal. Aunque también es cierto que los procesos

biológicos afectan nuestros pensamientos y emociones, ya que ellos mismos están

influenciados por variables psicológicas y sociales. Por lo que es importante explicar esa

interacción de los factores biológicos y no biológicos en nuestra vida mental y no solo

centrarse exclusivamente en las variables biológicas.

El modelo conductual surge como una reacción de las inadecuaciones del modelo medico, a los

planteamientos especulativos, subjetivos e intuitivos de los años sesenta, y como un intento

para aplicar los principios de la psicología experimental al campo del comportamiento

anormal. Este modelo se formula de forma prioritaria con relación a los trastornos neuróticos.

Sus principios fundamentales son la objetividad y el aprendizaje de los trastorno del

comportamiento. Entiende los problemas psicopatológicos como conductas desadaptativas

aprendidas a través de la historia del individuo. Rechaza el concepto de enfermedad por

considerar que no se ajusta a los problemas de conducta.

Este modelo ha sido criticado por limitarse a relaciones entre estímulos y respuestas y por ser
6

excesivamente ambientalista. No obstante, estas críticas solo son validas en relación con las

versiones radicales del modelo Skinneriano, ya que el conductismo asume distintas formas de

variables subjetivas y no observables directamente como lo es la imaginación, las

cogniciones, la atención, la imitación, etc.… Los enfoques modernos como los que se basan

en el neocondicionamiento pavloviano, permiten un acercamiento más complejo y realista

sobre la conducta anormal, ya que estos entienden el aprendizaje en términos del

procesamiento de la información y no exclusivamente en términos de relaciones de

contigüidad entre los estímulos y respuestas.

El modelo conductual cumple los requisitos de una teoría científica y que sus hipótesis han sido

probadas experimentalmente y como tal ha servido para explicar y predecir de manera eficaz

la conducta desadaptada.

Otro de los grandes modelos de la psicopatología es el modelo cognitivo, pero el desarrollo de

este modelo se produjo en épocas más recientes que los dos mencionados anteriormente. Esta

perspectiva se basa en el desarrollo de la propia psicología cognitiva. Las fuentes de la

psicología cognitiva son más dispersas y heterogéneas que las correspondientes a la

psicología conductual. Debemos tener en cuenta los siguientes antecedentes de la psicología

cognitiva: a). La teoría del procesamiento de la información; desde aquí se influyo de forma

decisiva el desarrollo de las ciencias de la computación y a su vez la simulación del

procesamiento de la información del cerebro humano partiendo del funcionamiento de un

ordenador; b). Psicología de la Gestalt y psicología social cognitiva; conceptos fundamentales

como los de expectativa, atribución, valores, creencias, etc… y se desarrollan a partir de esos

movimientos teóricos; c). Psicología de la personalidad; relacionada con la teoría de los

constructos personales de Kelley; y d). Psicología de las emociones, todas y cada una de estas
7

fuentes han influido y continúan influyendo de manera semejante en la psicopatología

cognitiva.

La psicopatología cognitiva al igual que la misma psicología cognitiva, es algo heterogéneo que

se caracteriza por una variedad de contenidos y opciones, haciendo difícil que sea considerada

como un modelo unitario. No obstante, este enfoque maneja ciertos conceptos que lo

identifican. Su objeto de estudio se centra en los fenómenos mentales más que en la conducta.

En cierto modo, es una vuelta a la introspección y a la conciencia; aunque también se interesa

por el procesamiento automático con una notable mejoría en la metodología y marcos teóricos

de referencia.
8

Conclusiones.

- A partir del análisis de los distintos modelos de la psicopatología se puede concluir la

importancia que reviste un acercamiento metodológico multidisciplinar. Cada uno de los

3 enfoques (biológico, conductual y cognitivo) tiende a enfatizar un aspecto de la

problemática psicopatológica.

- Es probable que la futura investigación conductual pueda avanzar nuestros conocimientos

sobre la psicopatología una vez que sea adoptado un marco de referencia menos

emocional.

- La investigación conductual tiene mucho que ofrecer al conocimiento futuro de la

psicopatología, si dejamos de lado las inclinaciones con respecto al condicionamiento

versus cognición y utilizamos orientaciones más contemporáneas, ciertos fenómenos

psicopatológicos pueden comenzar a ser comprendidos desde la perspectiva del

condicionamiento.
9

Bibliografía.

- Belloch Amparo, Sandín Bonifacio & Ramos Francisco (2008). MANUAL DE

PSICOPATOLOGIA, Volumen I. Capitulo 2: Conceptos y modelos en psicopatología (pp

33 – 64), McGraw Hill/Interamericana de España, S.A.U.