Está en la página 1de 3

VING TSUN KUNG FU, ¿MAGIA?, ¿ESTILO?, ¿ARTE O CIENCIA?

Por Wladimir Paredes

Este escrito tiene su origen en las preguntas que me suelen hacer personas ajenas al
Ving Tsun Kung Fu, también mis alumnos y las que yo mismo me sigo haciendo
respecto al mismo en el transcurso de 20 años de su práctica. Como siempre, declaro
que no soy dueño de la verdad de lo que tenga a bien exponer, será solo un parecer,
una opinión o hasta una pregunta formulada con base a la experiencia acumulada y
las lecturas e investigaciones que siempre me ocupan; también, como filósofo que me
gusta -o me creo ser-, mi análisis será con fundamento en aspectos filosóficos,
científicos y sistémicos.
Ahora bien, definir es una labor científica o filosófica y tiene su fundamento en la
necesidad del ser humano de “definir”, “identificar”, “individualizar” o “caracterizar” una
cosa o fenómeno que desea conocer particularmente, especialmente porque
queremos hacernos de él o utilizarlo a su interés, y así le damos a cada cosa un
nombre o lo “definimos” y esa definición es importante porque sobre ella se monta
toda la comprensión, entendimiento, uso y aplicación de lo definido, especialmente y
con mayor relevancia en las definiciones personales.
Pero volvamos al Ving Tsun; como arte marcial que es (acá usamos un concepto y no
una definición), lleva algunos rótulos o nombres que nos refieren qué es, cómo debo
entenderlo, cómo debo aplicarlo y hasta un cómo debo comportarme respecto a él. En
el mundo de lo marcial, el concepto de arte marcial es fácilmente comprendido y
aceptado, pero cuando llegamos a la definiciones o al “estilo”, empiezan las ataduras
o limitaciones que ellas nos imponen; entonces, entiendo que el estilo es “magia” (-mi
estilo es el mejor y más arrecho de todos-), es “un camino de vida” (-es mi filosofía de
vida-), “una forma de pelear” (-si me atacan así respondo así-) y hasta un rito o cultura
(-si tomo té verde y uso un traje chino, soy más chino que un chino y mi Kung Fu es el
más auténtico y arrecho-). Así, bajo estas definiciones, tal cual como cualquier
religión, se autoimponen dogmas y cadenas a la gente, convirtiéndose en auténticos
esclavos del estilo que practican, limitando su personalidad y su libertad de
comprender, hacer y aprender, al fin y al cabo, el para qué lo usas y la importancia
que representa en tu vida, deberían ser premisas importantes para su práctica y
prédica.
Lo que sí puedo decir es que el Ving Tsun no es “magia”, no es algo etéreo o un
fenómeno paranormal, saber Ving Tsun no te hará invisible, ni el hecho de que asistas
a clases y te sepas la secuencia de todas las formas te transformará en un guerrero
mágico como Gokú o alguno de los Caballeros del Zodíaco. El Ving Tsun lo que sí es,
es que es algo humano, algo material o físico, no es la magia que muchos Maestros
venden o lo que las películas quieren mostrar (bueno son películas coño), no es un
milagro ni es la iluminación de las artes marciales. Siendo ello así, con este ejemplo
de “definición”, si defino al Ving Tsun como “magia” o “algo mágico” caeré en falsas
apreciaciones y cometeré errores que van desde elegir practicarlo, aprenderlo y
aplicarlo. Por este tipo de errores, es que hay mucha gente buscando el estilo
“mágico” y cada vez que llegan a uno y no ven la magia, pasan al otro (generalmente
el que está de moda por algún actor o película) buscando la magia y así pasan
muchos años en una búsqueda de algo que no existe; así que hermano mío, sí
podemos decir que el Ving Tsun no es magia ni el practicarlo te hace mágico.
Algo que también puedo afirmar con seguridad, es que el Ving Tsun es un estilo,
porque estilo sencillamente es un: “Conjunto de rasgos peculiares que caracterizan a
un artista, una obra o un período artístico y le confieren una personalidad propia y
reconocible. Conjunto de rasgos peculiares que caracterizan una cosa, una persona,
un grupo o un modo de actuación.”, así pues, como el Ving Tsun -y muchas cosas
más-, es una forma de hacer las cosas, y cada quien “tiene su estilo”, lo que se me
ocurre decirte es que no es un estilo mágico, es un estilo de Kung Fu y nada más.

Ahora, ¿es el Ving Tsun un arte?; por allí anda más de uno repitiendo (como un lorito)
algo que dijo nada más y nada menos que Wong Shun Leung, venerado y respetado
maestro del cual seguimos sus enseñanzas (ojo no es el único al que seguimos), y es
que “el Ving Tsun no es arte, es una ciencia”. No soy nadie para contradecir a Wong
Shun Leung, pero esa es “su definición” en los términos que ya explicamos, si
acudimos al concepto de arte (a ver búscalo en el diccionario para no hacer este
ensaño largo) es que es una actividad que recrea al hombre y en la cual admira una
belleza, busca lo estético de algo. Es por ello, que apartándome de la respetada
opinión de Wong Shun Leung, yo (Wladimir Paredes), en mi concepción (la de
Wladimir Paredes), veo y admiro lo estético en el Ving Tsun y para mí (Wladimir
Paredes), el Ving Tsun es Arte o “también es arte”. Humildemente estimo que Sifú
Wong Shun Leung siempre “definió” al Ving Tsun como una ciencia del combate, y su
concepción radicó en ello, es decir, el hizo “su definición” y eso es totalmente
respetable, el definió y utilizó al Ving Tsun para eso, para lo que él quería o le
interesaba, por eso se distinguió especialmente como un peleador.
Otra cosa que si tengo la seguridad de precisar es que el Ving Tsun es una ciencia del
combate y como ciencia también puede ser un sistema, porque se fundamenta en
principios lógicos y físicos (¿viste que no es magia?), conceptos como línea central,
triangulación, vector de fuerza, equilibrio, base de sustentación, fuerza, potencia, peso
y centro de masa son conceptos científicos y allí plenamente coincido con Wong Shun
Leung. En este sentido, gracias a esta definición, debemos afirmar que si conozco,
aprendo, practico y domino estos principios científicos, lo lógico es que mi Ving Tsun
sea de calidad, y allí te vuelvo a recordar que no es magia, ni el que vayas a clase de
vez en cuando, ni que tu maestro sea el mismísimo Yip Man te harán invencible, como
el Ving Tsun es ciencia, entonces se trata de estudio y de práctica, pero
especialmente de compromiso y disciplina. En este contexto, saber o dominar una
ciencia implica necesariamente conocer sus bases y principios, no te puedes convertir
en el ganador del premio Nobel de física si no aprendiste a sumar y restar.

Para finalizar, podemos decir que el Ving Tsun Kung Fu es un estilo, es arte y es
ciencia, pero más allá de estas definiciones, está la que tu personalmente le quieras
dar, puedes elegir la concepción que quieras darle, pero recuerda que si esa
definición o concepción es rígida o dogmática marcará el valor que le des y hasta tu
desempeño en este Kung Fu, lo importante es que practiques el Ving Tsun en tu
propio interés y beneficio (noble por supuesto), que respetes (no que te subyugues)
las reglas de conducta y sus tradiciones, que lo disfrutes y admires y que como bien
dijo Wong Shun Leung “Se el amo del Ving Tsun no su esclavo”