Está en la página 1de 16

La Programación Neurolingüística es una disciplina que trata de explicar cómo funciona nuestro

cerebro y definir sus patrones mentales, facilitándonos el conocimiento de nosotros mismos y


permitiéndonos cambiarlos utilizando determinadas técnicas con el objetivo de optimizar nuestra
capacidad de comunicación.

Aprendiendo cómo procesamos la información, podemos descubrir nuestros patrones y


cambiarlos con determinadas técnicas específicas como, por ejemplo, la visualización, los
reencuadres, la línea del tiempo, el cambio de historia, etc.

A través de la Programación Neurolingüística (PNL), adquirimos consciencia del lenguaje y de la


importancia de su buen uso. Nos da la llave para comunicarnos de forma eficaz en nuestras
relaciones personales, y también nos ayuda a romper nuestras limitaciones y lograr profundos y
duraderos cambios en nosotros.

PNL en detalle

Programación neurolingüística

La programación neurolingüística (PNL) es un enfoque de comunicación, desarrollo personal y


psicoterapia, creado por Richard Bandler y John Grinder en California, Estados Unidos, en la
década de 1970. Sus creadores sostienen que existe una conexión entre los procesos neurológicos
(«neuro»), el lenguaje («lingüística»), y los patrones de comportamiento aprendidos a través de la
experiencia («programación»), afirmando que estos se pueden cambiar para lograr objetivos
específicos en la vida.

Bandler y Grinder afirman que la metodología de la PNL puede «modelar» las habilidades de
personas excepcionales y luego esas habilidades pueden ser adquiridas por cualquier persona.
Bandler y Grinder también sostienen que la PNL puede tratar problemas como fobias, depresión,
trastorno de movimientos estereotípicos, enfermedades psicosomáticas, miopía, alergia, resfriado
común y trastornos del aprendizaje, a menudo en una única sesión.

La PNL ha sido adoptada por algunos hipnoterapeutas y en seminarios dirigidos a empresas y


gobiernos.

El análisis de la evidencia científica revela que la PNL es esencialmente una pseudociencia


desacreditada. Revisiones científicas demuestran que contiene numerosos errores fácticos y no
produce los resultados afirmados por sus defensores.

Postulados básicos

De acuerdo con Jaruffe y Pomares (2011)18 la Programación Neurolingüística parte de los


fundamentos del constructivismo, en los que se define la realidad como una invención y no como
un descubrimiento. Es un constructo psíquico basado en el hecho de que el ser humano no opera
directamente sobre el mundo en que vive, sino que lo hace a través de representaciones,
modelos, mapas, entre otros, a partir de los cuales genera y guía su conducta.
Estas representaciones, que también determinan cómo se percibirá el mundo y qué elecciones se
percibirán como posibles en él, difieren necesariamente de la realidad a la cual representan;
debido a que el ser humano al comunicar su representación del mundo tiene ciertas limitaciones,
las cuales se derivan de diversas fuentes, tales como las condiciones neurológicas del individuo, la
situación social en que vive y sus características personales (Jaruffe y Pomares, 2011).

La PNL asegura ocuparse de la influencia que tiene el lenguaje sobre la denominada


«programación mental» y demás funciones atribuidas a nuestro sistema nervioso, como también
sobre los «patrones lingüísticos» que empleamos.

Los sentidos como olfato, tacto, gusto, vista y oído nos dan diversa información de otras personas;
por lo tanto, una incorrecta utilización de dichos lenguajes hace que la imagen que nos formamos
sea imprecisa. La utilización de estos sentidos es diversa en todas las personas. Habrá personas
que perciban mejor a través de su sentido de la vista, por lo que buscan situaciones donde este
sentido tenga mayor ventaja que los demás.

De acuerdo con esta variación, la PNL clasifica a las personas en visuales, auditivas y kinestésicas.

Las personas visuales perciben mejor su entorno mediante el sentido de la vista, se caracterizan
por hablar más rápido de lo normal, su tono de voz es alto, postura rígida, respiración superficial y
rápida. Gustan de actividades agradables a la vista: el cine, teatro, las artes, paisajes, etc.

Las personas auditivas perciben mejor su entorno mediante el sentido del oído, se caracterizan
por una postura distendida, posición de escucha telefónica, respiración bastante amplia, voz bien
timbrada, ritmo mediano, palabras referidas a la audición (oye, escucha). Gustan de actividades
relacionadas con la escucha como: la música, contar historias, interactuar con otras personas, etc.

Finalmente están las personas consideradas kinestésicas ya que perciben el mundo a través de los
sentidos del tacto, gusto y olfato. Se caracterizan por su postura muy distendida, movimientos que
miman las palabras, respiración profunda y amplia, voz grave, ritmo lento con muchas pausas.
Gustan de actividades físicas, así como del contacto con otras personas.

Historia y concepción

Desarrollo temprano

Según Bandler y Grinder, la PNL comprende una metodología denominada de «modelización» y un


conjunto de técnicas que se derivan de las primeras aplicaciones hechas por Bandler y Grinder.
Muchos de esos métodos que han llegado a ser considerados fundamentales fueron derivados de
la «modelización» realizada por Bandler y Grinder de la obra de Virginia Satir, Milton Erickson y
Fritz Perls. Bandler y Grinder también se basaron en las teorías de Gregory Bateson, Alfred
Korzybski y Noam Chomsky, en particular la gramática transformativa. Bandler y Grinder afirman
que cierta «magia» terapéutica se realiza en la terapia de Perls, Satir y Erikson, y por artistas en
cualquier actividad humana compleja, teniendo una estructura que podría ser codificada
utilizando su metodología, y por lo tanto aprendida por otros. Su libro de 1975 La Estructura de la
Magia I: Un libro sobre el lenguaje y terapia pretende ser una codificación de las técnicas
terapéuticas de Perls y Satir.

Bandler y Grinder afirman que adaptaron el modelo de Virginia Satir para producir lo que ellos
llamaron el «Meta-Modelo» (a través de su proceso de «modelización»), un modelo para la
recopilación de información y para desafiar el lenguaje del cliente y el pensamiento subyacente. Al
desafiar las distorsiones lingüísticas, especificando las generalizaciones, y recuperar la información
eliminada en los estados de los clientes, los conceptos de gramática transformacional de
«estructura superficial» se dicen para obtener una representación más completa de la «estructura
profunda subyacente» y para tener beneficio terapéutico. También derivaron de Satir conceptos
como «anclaje», «estimulación futura» y «sistemas de representación». En contraste, el «Modelo
Milton» (un modelo de lenguaje supuestamente hipnótico de Milton Erickson) fue descrito por
Bandler y Grinder como «ingeniosamente vago» y metafórico. El Modelo Milton se utiliza en
combinación con el Meta-Modelo como un suavizante, para inducir «trance» y para proporcionar
sugestión terapéutica indirecta. Sin embargo, el profesor adjunto de lingüística Stollznow, describe
que la referencia hecha por Bander y Grinder a dichos expertos es una «mención interesada pero
incorrecta» (namedropping). Aparte de Satir, las personas que citan como influencias no
colaboraron con Bandler y Grinder. Chomsky no tiene ninguna asociación con la PNL en absoluto,
su trabajo original fue concebido como teoría y no como terapia. Según Stollznow, «aparte de los
préstamos de terminología, la PNL no tiene auténtica semejanza con ninguna de las teorías o
filosofías lingüísticas, cognitivas o políticas de Chomsky».

Según Weitzenhoffer, «la mayor debilidad del análisis lingüístico de Bandler y Grinder es que gran
parte de ella se construye sobre hipótesis no probadas y con soporte de datos totalmente
inadecuados». Weitzenhoffer añade que Bandler y Grinder hacen uso indebido de la lógica formal
y las matemáticas, re definen o malinterpretan términos del léxico de la lingüística
(substantivación por ejemplo), crean una fachada científica complicando innecesariamente los
conceptos de Erickson con afirmaciones infundadas,34 cometen errores objetivos y desprecian o
confunden los conceptos fundamentales del enfoque hecho por Erickson.

Comercialización y evaluación

A fines de 1970, el Movimiento del potencial humano se había convertido en una industria y
proporcionó un mercado para algunas ideas de PNL. El centro de este crecimiento fue el Instituto
Esalen en Big Sur, California. Perls había dirigido numerosos seminarios de terapia gestáltica en
Esalen. Satir era una lideresa precoz y Bateson era un profesor invitado. Bandler y Grinder
afirmaban que además de ser un método terapéutico, la PNL también era un método de estudio
de la comunicación y comenzaron a comercializarla como una herramienta de trabajo, afirmando
que «si cualquier ser humano puede hacer cualquier cosa, tú también puedes». Después de que
150 estudiantes pagaron US$ 1.000 para un taller de diez días en Santa Cruz, California, Bandler y
Grinder abandonaron la escritura académica y produjeron libros de divulgación de las
transcripciones del seminario, como Ranas en Príncipes, que vendió más de 270.000 copias. De
acuerdo con documentos judiciales relacionados con una disputa de propiedad intelectual entre
Bandler y Grinder, Bandler hizo más de US$ 800.000 en 1980 a partir de talleres y venta de libros.

Una comunidad de psicoterapeutas y estudiantes comenzó a formarse alrededor de las obras


iniciales de Bandler y Grinder, lo que llevó al crecimiento y la propagación de la PNL como una
teoría y práctica. Por ejemplo, Tony Robbins se formó con Grinder y utilizó algunas ideas de la PNL
como parte de sus propios programas de charlas motivacionales y de auto-ayuda. Bandler hizo
varios esfuerzos infructuosos para excluir a otras personas y grupos del uso de la PNL. Mientras
tanto, el creciente número de practicantes y teóricos de la PNL la llevó a ser aún menos uniforme
de lo que era en su fundación. Antes de la declinación de la PNL, los investigadores científicos
comenzaron a probar empíricamente sus fundamentos teóricos. Esta investigación determinó una
falta de apoyo empírico para las teorías fundamentales de la PNL. La década de 1990 se
caracterizó por un menor número de estudios científicos evaluando los métodos de la PNL que la
década anterior. Witkowski lo atribuye a una disminución del interés en el debate como
consecuencia de la falta de apoyo empírico a la PNL de sus proponentes.

Aplicaciones

Psicoterapéutica

Los primeros libros sobre PNL tenían un enfoque psicoterapéutico dado que los primeros modelos
eran psicoterapéuticos. Como un acercamiento a la psicoterapia, PNL comparte supuestos básicos
similares y fundamentos en común con algunas prácticas breves y sistemáticas contemporáneas,
como terapia breve centrada en soluciones. La PNL también ha sido reconocida por haber
influenciado estas prácticas con sus «técnicas de replanteo»4647 con las que trata de lograr el
cambio de comportamiento a través del cambio de «contexto» o «significado» del mismo
comportamiento, por ejemplo, mediante la búsqueda de la connotación positiva de un
pensamiento o comportamiento.

Los dos principales usos terapéuticos de la PNL son: (1) como un complemento por terapeutas49
que ejercen en otras disciplinas terapéuticas, (2) como una terapia específica llamada Psicoterapia
Neurolingüística,50 que es reconocida por el Consejo Británico de Psicoterapia51 con acreditación
regulada en un principio por la Asociación para la Programación Neurolingüística y más
recientemente por su organización sucesora, la Asociación de Psicoterapia Neurolingüística y
Asesoramiento. Ninguna de las dos organizaciones está aprobada por el National Institute for
Health and Care Excellence.

Según Stollznow (2010), «El tristemente célebre libro de Bandler y Grinder Ranas en príncipes y
otros libros se jactan de que la PNL es una panacea que trata una amplia gama de condiciones
físicas y mentales y dificultades de aprendizaje, como la epilepsia, la miopía y la dislexia. Con sus
promesas de curar la esquizofrenia, la depresión y el trastorno de estrés post traumático,
comparte similitudes con la Cienciología y la Comisión Ciudadana por los Derechos Humanos».
Una revisión sistemática de los estudios experimentales por Sturt et al (2012) concluyeron que hay
poca evidencia de que las intervenciones de PNL mejoren los resultados relacionados con la salud.
En su revisión de la PNL, Stephen Briers escribe, «la PNL no es realmente un tratamiento
coherente sino una mezcolanza de diferentes técnicas sin una base teórica muy clara ... [y su] base
de pruebas es prácticamente inexistente». Eisner escribe: «La PNL parece ser un enfoque
superficial y artificioso para hacer frente a problemas de salud mental. Desafortunadamente, la
PNL parece ser el primero de una larga serie de seminarios de marketing de masas que pretenden
curar prácticamente cualquier trastorno mental... parece que la PNL no tiene base empírica o
científica en cuanto a los principios fundamentales de su teoría o efectividad clínica. Lo que queda
es una dosis de psicología barata con mercadeo masivo».

André Muller Weitzenhoffer, amigo y compañero de Milton Erickson, escribió: «¿ha abstraído y
explicado la PNL la esencia de una terapia exitosa para proporcionar todos los medios para ser
otro Whittaker, Virginia Satir, o Erickson? (...) La incapacidad de la PNL para hacer esto es
evidente, porque hoy no hay multitud de sus iguales, ni siquiera otro Whittaker, Virginia Satir, o
Erickson. Diez años debieran haber sido suficiente tiempo para que esto sucediera. En este
sentido, no puedo tomar la PNL en serio (...) Las contribuciones de la PNL a nuestra comprensión y
el uso de técnicas ericksonianas son igualmente dudosas. Los Patrones I y II son obras pobremente
escritas que fueron un esfuerzo ambicioso y pretencioso para reducir el hipnotismo a una magia
de las palabras escritas».

El psicólogo clínico Stephen Briers cuestiona el valor de la máxima de la PNL, una presuposición en
la jerga de la PNL, que dice que no hay fracaso, sólo retroalimentación. Briers sostiene que la
negación de la existencia del fracaso disminuye su valor instructivo. Él presenta a Walt Disney,
Isaac Newton y J. K. Rowling como tres ejemplos reconocidos de inequívoco fracaso personal que
sirvieron de impulso a un gran éxito. Según Briers, era «el fracaso destructivo y doloroso, no el
fracaso «saneado» ofrecido por la PNL, es decir, la especie de "fracaso que no es fracaso"» el que
impulsó a estos individuos al éxito. Briers sostiene que la adhesión a la máxima conduce al
autodesprecio. Según Briers, el esfuerzo personal es un producto de los valores adquiridos y
aspiraciones y considerar el fracaso personal significativo como mera información denigra
efectivamente lo que uno valora. Briers escribe: «A veces tenemos que aceptar y llorar la muerte
de nuestros sueños, no sólo despedirlos ocasionalmente como cosa intrascendente. El reencuadre
de PNL nos pone en el papel de un viudo evitando el dolor del duelo dando un salto hacia una
relación con una mujer más joven, sin detenerse para decir un adiós apropiado a su esposa
muerta». Briers también sostienen que la máxima de la PNL es narcisista, egocéntrica y disociada
de las nociones de responsabilidad moral.

Educación

Según O'Connor y Seymour (1995)58 todos los seres humanos tienen una disposición natural por
aprender. Postulan que a partir de las experiencias, particularmente de sus consecuencias, se van
modificando los actos. Sin embargo, a medida que el ser humano crece interpreta este proceso de
aprendizaje, como una serie de éxitos y fracasos. Aprende a sentir miedo de los fracasos y no a
verlos como parte sustancial del proceso.
El aprendizaje se da mediante aproximaciones sucesivas, se compara lo que se hace con lo que se
pretende alcanzar, y se modifica el comportamiento en función de la diferencia observada. La
comparación se realiza a partir de un criterio "que se considere valioso" es decir, apropiado.

El Modelo Test-Operate-Test-Exit (TOTE) como se citó en O'Connor y Seymour (1995)

La comparación constituye la Prueba. La Operación es el lugar donde se aplican los propios


recursos. Se vuelve a comparar (otra Prueba), y se sale del bucle (Salida) cuando nuestro criterio
de comprobación nos dice que el objetivo se ha cumplido. El éxito dependerá del número de
opciones de comprobación de que se disponga: la flexibilidad de conducta, o la variedad de
requisitos, término tomado de la cibernética. De este modo el viaje desde el estado actual hasta el
estado deseado ni siquiera tiene forma de zigzag, sino de una espiral.

Es más que probable que haya bucles menores dentro del bucle mayor: objetivos menores que
debe usted lograr para alcanzar el mayor. El sistema en su conjunto encaja como una colección de
cajas chinas. En este modelo de aprendizaje, los errores son útiles puesto que son resultados que
usted no quiere en ese contexto. Pueden emplearse como información para acercarse más al
objetivo (p. 117).

Otros usos

Si bien los objetivos originales de la programación neurolingüística eran terapéuticos, los patrones
también se han adaptado para su uso fuera de la psicoterapia, para la comunicación interpersonal
y la persuasión incluyendo la comunicación empresarial, capacitación en gestión, las ventas, el
deporte,61 influencias interpersonales, coaching, trabajo en equipo, oratoria, negociación, y
docencia.

Crítica por parte de la comunidad científica

La Programación Neurolingüística ha sido caracterizada como una pseudociencia de la ‘Nueva


era’.6263 Witkowski (2010) escribe que «la PNL representa basura pseudocientífica, que debe ser
eliminada para siempre». El mismo nombre de ‘programación Neuro-lingüística’ también ha sido
criticado. Roderique-Davies (2009) afirma que usar la palabra «neuro» en PNL es «efectivamente
fraudulento, dado que la PNL no ofrece ninguna explicación a nivel neuronal y se podría
argumentar que su uso se alimenta falazmente de la noción de credibilidad científica».64
Witkowski (2010) también indica que, a nivel neuronal, la PNL no ofrece ninguna explicación en
absoluto y no tiene nada en común con las disciplinas académicas de la lingüística o la
programación. Del mismo modo, el psicólogo experimental Corballis en su crítica de la
lateralización de la función cerebral (mito del cerebro izquierdo/derecho), afirma que «la PNL es
un título completamente falso, diseñado para dar la impresión de respetabilidad científica»65 y
describe la PNL como una actividad de «culto», con «poca credibilidad científica». De acuerdo con
el psicolingüista Willem Levelt «la PNL no se informa de la literatura, sino que se inicia a partir de
ideas que se han vuelto obsoletas hace mucho tiempo, conceptos poco sólidos o que son una
mera ficción, conclusiones que se basan en presunciones erróneas. La teoría y la práctica de la PNL
no tienen nada que ver con las ideas neurocientíficas, ni con la lingüística, ni con la informática y la
teoría de la programación».

Los neurocientíficos Sergio Della Sala y Barry Beyerstein escribieron, «[la PNL] comenzó con un
poco de información de la psicología, la lingüística y la neurociencia que ahora está fuera de moda,
pero que incluso la mayoría de los expertos aceptaban en la década de los ‘60, cuando la PNL
apareció en escena. Lo bueno de la ciencia real, a diferencia de la pseudociencia, es que la ciencia
real corrige sus errores a medida que surgen nuevos descubrimientos. La PNL sigue sumida en el
pasado o en lo que nunca fue».68 De acuerdo con Beyerstein (1995) y Witkowski (2010), la jerga
de la PNL, como pragmagráfica, metamodelado, metaprogramación, submodalidades, está
destinado a impresionar, confundir y dar la falsa impresión de que la PNL es una disciplina
científica. Beyerstein dice, «aunque sostiene que la neurociencia está en su pedigrí, la visión
anticuada de la PNL sobre la relación entre el estilo cognitivo y la función del cerebro, en última
instancia se reduce a simples analogías». Además Beyerstein (1995) cree que la PNL ha ayudado a
popularizar mitos sobre el cerebro y la neurología y que el aforismo «tú creas tu propia realidad»
promueve una perspectiva epistemológicamente relativista, cuya finalidad es obtener inmunidad
ante las pruebas científicas. El neurocientífico Lauren Julius Harris, revisando diversas aplicaciones
del mito de la lateralización cerebral a la educación y la psicoterapia, escribe, «la denominada
Programación Neurolingüística es el uso científicamente más pretencioso de estas aplicaciones».

Devilly sostiene que las así llamadas «terapias de poder» ganan popularidad porque se
promueven, al igual que otras pseudociencias, utilizando un conjunto de tácticas de influencia
social. Este incluye hacer afirmaciones extraordinarias (por ejemplo, una cura en una sola sesión
para cualquier recuerdo traumático), la creación de una ‘trampa de la racionalización’ mediante la
obtención de compromisos adicionales de los estudiantes que aprenden la terapia de poder (por
ejemplo, la primera lección es gratis y luego hay un consiguiente aumento en el precio de los
cursos), la fabricación de una ‘fuente de credibilidad y sinceridad’, creando un líder-gurú que está
más capacitado en la terapia de poder, la creación de un organismo autorregulado compuesto por
aquellos que han completado un curso de la terapia de poder, y la definición de un enemigo para
facilitar la identidad y el comportamiento del grupo y para servir de chivo expiatorio.

La PNL ha sido criticada junto con otras teorías y prácticas caracterizadas como cuestionables,
pseudocientíficas y/o prácticas desacreditadas en la terapia. Algunas fuentes dentro de la terapia y
la psicología incluyen libros como «Terapias Locas» (1997), «Ciencia y pseudociencia en psicología
clínica» (2002), y «Cuentos acerca de la Mente y el Cerebro» (2007). También existen artículos
críticos de la PNL en la Enciclopedia de la pseudociencia (2000) y Diccionario del escéptico (2003).
La PNL también se ha utilizado como un ejemplo de pseudociencia para facilitar la comprensión de
la importancia del pensamiento racional y crítico en un número de materias académicas.

Según Witkowski (2010), la PNL también aparece en «la lista de terapias desacreditadas»,
publicada en Journal of Professional Psychology: Research and Practice39 Con referencia al trabajo
de Carroll (2003), Della Sala (1999), Lilienfeld et al. (2003) y Singer y Lalich (1996) sobre
psicoterapias pseudocientíficas, no validadas, o «de curandero» dentro de la psicología clínica,
Norcross et al. (2006) indagó acerca de la PNL (para el tratamiento de trastornos mentales o del
comportamiento) en un estudio74 que recopiló opiniones de psicólogos, quienes calificaron a la
PNL como una terapia entre «posiblemente desacreditada» y «probablemente desacreditada»;
esta calificación es similar a la terapia asistida con delfines, la equinoterapia, psicosíntesis, y la
técnica de liberación emocional (EFT). Norcross et al. (2010) ubicaron a la PNL en el séptimo lugar
de su lista de las 10 terapias más desacreditadas para la dependencia de drogas y alcohol y está
catalogada como «sin duda desacreditada» en la Evidence-based practices in addiction treatment:
review and recommendations for public policy (Prácticas basadas en la evidencia en el tratamiento
de adicciones: revisión y recomendaciones para política pública).

Invalidez empírica

A principios de la década de 1980, la PNL fue anunciada como un avance importante en la


psicoterapia y el asesoramiento, y atrajo a un cierto interés en la investigación del asesoramiento
(consejería) y la psicología clínica. Sin embargo, como los ensayos controlados no demostraron
ningún beneficio de la PNL y sus partidarios hicieron afirmaciones cada vez más dudosas, el interés
científico en la PNL se desvaneció.

Centrándose principalmente en los sistemas de representación preferidos, las revisiones de


Sharpley (1984) y – en respuesta a las críticas de Einspruch y Forman (1987) – Sharpley (1987)
concluyeron que había poca evidencia de la utilidad de la PNL como una herramienta de
orientación eficaz. Revisando la literatura, Pila (1988) también concluyó que las investigaciones
objetivas e imparciales no han mostrado apoyo a las afirmaciones de la PNL sobre sistemas de
representación preferidos.

Un comité de investigación38 del Consejo Nacional de Investigación de Estados Unidos dirigido por
Daniel Druckman llegó a dos conclusiones. En primer lugar, la comisión «encontró poca o
ninguna» evidencia para apoyar los supuestos de la PNL o para indicar que es eficaz como
estrategia de influencia social. «Se supone que mediante el seguimiento de los movimientos
oculares y el lenguaje del otro, un entrenador PNL podría identificar los pensamientos de la
persona, sus sentimientos y opiniones (Dilts, 1983). No hay evidencia científica para estos
supuestos».15 En segundo lugar, los miembros del comité «quedaron impresionados con el
enfoque de modelado utilizado para desarrollar la técnica. La técnica fue desarrollada a partir de
la observación cuidadosa de la forma en que tres psicoterapeutas experimentados llevan a cabo
sus sesiones, haciendo hincapié en la imitación de las conductas verbales y no verbales... Esto llevó
al comité a abordar el tema del modelado experto en la segunda fase de su trabajo ". Von Bergen
et al. (1997) afirman que «el comentario más revelador sobre la PNL puede ser que en la última
revisión de su texto sobre la mejora del rendimiento humano, Druckman (Druckman y Bjork 1991)
omite toda referencia a la Programación Neurolingüística."82 De acuerdo con Gelso y Fassinger
(1990), la revisión de la literatura de Sharpley, marcó un declive en la investigación empírica de la
PNL, y en particular en la adecuación de los predicados sensoriales y su uso en la relación
consejero-cliente en psicología de consejería.83
Los profesionales de la PNL y académicos Tosey y Mathison han argumentado que el enfoque
experimental no siempre es adecuada para la investigación de la PNL, proponiendo en cambio que
la PNL debe ser investigada fenomenológicamente. Gareth Roderique-Davies (2009) respondió
que «la investigación fenomenológica está libre de hipótesis, preconceptos y suposiciones, y trata
de describir en vez de explicar. Dadas las afirmaciones hechas por los defensores de la PNL, esto
agrega poco al debate de credibilidad y podría llevar a presentar informes sobre la experiencia
desde el punto de vista del individuo más que la confirmación de la supuesta eficacia. El hecho es
que los defensores de la PNL hacen afirmaciones específicas acerca de cómo funciona la PNL y lo
que esta puede hacer y esto obliga a presentar pruebas para corroborar estas afirmaciones». Él
sostiene que la propuesta de llevar a cabo investigación fenomenológica de la PNL «constituye una
admisión de que la PNL no tiene una base de pruebas y que los profesionales de la PNL buscan su
credibilidad post-hoc”.

Revisiones sistemáticas más recientes de toda la investigación relacionada con la PNL concluyen
que la eficacia de la PNL y la validez de sus principios básicos no se ha demostrado; esta visión es
compartida por algunos defensores de la PNL que reclaman una rigurosa investigación científica.
Los revisores Witkowski (2010) y Sturt et al (2012) coinciden en que la PNL carece de una base de
pruebas, pero no están totalmente de acuerdo sobre la invalidez de la PNL. Witkowski, expresando
la opinión de consenso científico, dice: «Mi análisis conduce indudablemente a la afirmación de
que la PNL es basura pseudocientífica, que debe ser eliminada para siempre»; Sturt et al. – en
común con algunos defensores de la PNL – afirman que las conclusiones sobre la falta de efecto de
la PNL reflejan más bien la limitada cantidad y calidad de la investigación sobre PNL, en lugar de
dar pruebas sólidas de ningún efecto. Revisando el trabajo de Sturt et al. (2012), Murray (2013)
apoya su conclusión.

Neurolingüistas destacados

Richard Bandler

John Grinder

Tony Robbins

Qué es la Programación Neurolingüística

La Programación Neurolingüística (PNL) es un modelo dinámico que trata de explicar cómo


funciona el cerebro humano y cómo procesamos la información que nos llega del mundo que nos
rodea. Con la programación neurolingüística se descubre cómo se comunica el ser humano
consigo mismo y con su entorno.

De esta manera, aprendiendo cómo procesamos la información, podemos descubrir nuestros


patrones y cambiarlos con determinadas técnicas específicas como, por ejemplo, la visualización,
los reencuadres, la línea del tiempo, el cambio de historia, etc.
Orígenes de la PNL

La desarrollaron Richard Bandler (informático y psicoterapeuta) y John Grinder (catedrático


universitario de lingüística) en los años 70, en la Universidad de Santa Cruz en California.

Se preguntaron por qué había profesores que tenían la clase llena y a la que sus alumnos les
encantaba asistir, mientras otros, con igual nivel de conocimiento, no trasmitían y no lograban tal
éxito de asistencia. Para averiguar el porqué de esta situación, empezaron a “modelar” a personas
que eran “excelentes” en su profesión, comunicadores y terapeutas extraordinarios, como Virginia
Satir, pionera en Terapia Sistémica Familiar; Milton Erickson, creador de la hipnosis Ericksoniana,
pionero en Hipnosis Clínica; Fritz Perls, Creador de la Terapia Gestalt y Gregory Bateson,
antropólogo y pionero en ciencias sociales y verbales.

A través de esta investigación, empezaron a sistematizar los patrones mentales similares e


identificaron, en aquel grupo de personas, patrones de excelencia para que pudiesen ser utilizados
por cualquier otra persona y obtener, de esta manera, resultados semejantes.

A esta disciplina la llamaron Programación Neurolingüística por las siguientes razones:

Programación: por las matemáticas y la cibernética, porque estamos programados por nuestros
recuerdos y aprendizajes, por nuestras experiencias y creencias. Tenemos programas mentales y
patrones de comportamiento.

Neuro: por la neurología, porque podemos desactivar estos programas ejecutados por redes
neuronales y activar otros programas más positivos.

Lingüística: por la importancia del uso del lenguaje y de sus metamodelos lingüísticos (sistema de
preguntas que permiten alcanzar un conocimiento más profundo de la persona y de sus patrones).

Utilizaron la técnica del modelado – la observación y sistematización de procesos para recrear


estos comportamientos de éxito específicos. Sistematizaron los patrones para lograr que cualquier
persona pueda aprenderlos y llegar a resultados exitosos similares.

El metamodelo lingüístico de la PNL

Bandler y Grinder escribieron el primer libro de PNL en 1975 “La estructura de la Magia”, en el que
desarrollaron su teoría del Metamodelo del Lenguaje antes citado (una serie de patrones
sintácticos básicos que identifican expresiones de la comunicación verbal que pueden limitar
nuestra realidad).

Este metamodelo también llamado modelo de precisión, que nos permitirá, a través del lenguaje,
profundizar en el conocimiento de la persona y de su mapa mental, consta de 12 patrones que se
dividen en 3 categorías:
Omisiones, distorsiones y generalizaciones de la información.

Omisiones

Somos selectivos y prestamos atención a parte de la información y descartamos otra parte que
creemos que no es importante.

Distorsiones

Entendemos la información según nuestro propio mapa y muchas veces la cambiamos y la


entendemos erróneamente.

Generalizaciones

Sacamos conclusiones generales basadas en experiencias anteriores para entender la realidad. Son
la base de los procesos básicos de aprendizaje.

Los sistemas representacionales

Desde la perspectiva de la Programación Neurolingüística, existen 3 maneras de percibir el mundo


y procesar la información, que se denominan sistemas representaciones. Estos son:

Visual: corresponde a las personas que se fijan especialmente en los detalles visuales y, por tanto,
sus recuerdos toman forma de imágenes. Necesitan el contacto visual de su interlocutor y dado
que sus pensamientos afloran en forma de imágenes, suelen hablar rápido y frecuentemente
saltando rápidamente de tema. (Sistema circular).

Auditivo: en este caso, las personas auditivas suelen recordar mejor las palabras y sonidos, por lo
que su propio lenguaje está influido por términos auditivos. (Sistema lineal).

Kinestésico: este sistema lo utilizan las personas cuyos recuerdos provienen de las sensaciones
(corporales, gustativas, olfativas, táctiles,...) y por tanto, usan mucho el contacto físico. En este
caso, como en los anteriores, su propio lenguaje se ve influido por términos que representan
sensaciones. (Sistema de red).

Aunque solemos usar todos los sentidos al procesar la información, tenemos un sistema
representacional preferente, es decir, pensamos utilizando, en mayor medida, uno de los tres
sistemas anteriores. Esta es la base de nuestro Mapa del mundo y de nuestra comunicación.

Cuando comprendemos qué sistema representacional está utilizando otra persona, podremos
comunicarnos mejor y adaptarnos a su lenguaje (verbal y no verbal) para que todo sea más fácil y
fluido.
Presuposiciones operativas o paradigmas de la PNL

La PNL se cimenta sobre una serie de presuposiciones o paradigmas (creencias) que si los
tomamos como si fuesen ciertas, nos ayudan a optimizar nuestra realidad y nuestras relaciones
con los demás.

Hay numerosas presuposiciones o paradigmas, y dependiendo del autor, le dan más relevancia a
unas que a otras. A mi parecer, las más destacables son:

El mapa no es el territorio (es decir, nuestro modelo del mundo, que hemos creado a través de
nuestros sentidos y lenguaje, se corresponde con una representación parcial y personal de la
realidad).

Mente y cuerpo forman parte del mismo sistema.

Una persona no puede no comunicarse.

Las personas tenemos dos niveles de comunicación: consciente e inconsciente.

Toda la información que recibimos pasa a través de los cinco sentidos.

Para conocer las respuestas es indispensable tener canales sensoriales limpio y abiertos.

Todo comportamiento se orienta a la adaptación.

Aceptamos con mayor facilidad lo conocido.

El valor de tu comunicación se encuentra en la respuesta que recibes.

La persona más flexible es la que más influencia tiene sobre el sistema.

Rapport es el encuentro de las personas en el mismo modelo del mundo.


Todo comportamiento tiene una intención positiva.

Las personas cuentan con todos los recursos necesarios para hacer cualquier cambio que deseen.

Si lo que has hecho hasta ahora no funciona, haz otra cosa.

No existen fracasos ni errores en la comunicación, sólo resultados.

El cambio produce cambios.

Si es posible para alguien, es posible para mí.

La importancia de conectar con el interlocutor: el rapport

El Rapport es una herramienta básica dentro de las técnicas que componen la PNL, y que tienen
que ver con generar una buena sintonía y conexión durante la comunicación con otra persona.

Esta técnica, por tanto, nos permite tratar de influenciar a nuestro interlocutor, para provocar esa
buena conexión y empatía que favorezca el proceso de comunicación y la sensación de comodidad
de ambas partes.

Para lograr ese rapport utilizamos multitud de aspectos como, por ejemplo, la respiración, los
gestos y posturas corporales, el tono y la velocidad de la voz, los sistemas representacionales
(visual, auditivo, kinestésico), expresiones y movimientos faciales, distancia, ...

Este proceso, lo debemos dividir en dos pasos:

Calibrar

Acompasar

Primero calibraremos corporalmente, tomando especial atención en: la respiración, los gestos, las
posturas y definir qué sistema representacional está utilizando nuestro interlocutor (observamos
sus movimientos oculares, las características de la voz, la estructura del mensaje, los predicados, la
posición perceptiva, ...).

Cuando ya disponemos de todos los datos, pasamos al acompasamiento:

Corporal: directo o espejado

Predicados del lenguaje

Utilizamos el sistema representacional que está utilizando

Cuando acompasamos, lo debemos hacer con sutileza, aprendiendo a observar los micro
movimientos y conductas de la persona a calibrar (observar). Se establece rapport cuando
sincronizamos nuestro lenguaje no verbal y verbal con la persona que tenemos delante y que
queremos que modifique algo (tenemos un objetivo específico, o lo tiene la propia persona si lo
que estamos es, por ejemplo en una sesión de Coaching y es un cliente), cuando nosotros
cambiamos sutilmente nuestro lenguaje la otra persona también lo cambia, eso significa que el
rapport se ha establecido.

Para verificar si el rapport está funcionando podemos cambiar nuestra postura corporal
sutilmente, por ejemplo cruzar las piernas hacia el otro lado y comprobar si la persona nos sigue.

Usos de la PNL

Con la PNL podemos realizar cambios profundos y duraderos.

Hoy en día la PNL se usa en muchas técnicas de desarrollo personal como el Coaching, y en
muchos ámbitos del día a día como en procesos de Recursos Humanos, de ventas, de solución de
conflictos, en educación, etc.

Bibliogra
En español

 Borgo, Alejandro. Programación Neurolingüística. Espejismo para ejecutivos. Revista El


Ojo Escéptico, N° 6.
 Círculo Escéptico. La UNED y la Programación Neurolingüística
 Estupinya, Pere. Crítica a la PNL (2): Efectos negativos del pensamiento
positivo Publicado originalmente en El País, sección Apuntes científicos desde el MIT (19-
6-2009). (véase captura en Internet Archive)
 Figueroa, Marta. Beneficios de la Programación Neurolingüística como estrategia de
enseñanza-aprendizaje para mejorar la comunicación de los estudiantes puertorriqueños
en las escuelas elementales públicas. Tesis magistral en Artes de la Educación,
Universidad Metropolitana de Puerto Rico (2009).
 Gessen, Vladimir y María Mercedes. Programación neurolingüística. Educere, vol. 6, núm.
19, octubre-diciembre, 2002, pp. 341-343.
 Jaruffe, Arlinthon y Pomares, María Claudia. Programación neurolinguistica. ¿Realidad o
mito en Psicología y Ciencias Cognitivas? Duazary - Revista de la Facultad de Ciencias de
la Salud U. del Magdalena, diciembre de 2011, Vol. 8 Nº 2, pp. 243-250.
 Weerth, Rupert. La PNL y la imaginación. Sirio, Buenos Aires (1998)
En inglés

 Carroll R. (2003) The Skeptic's Dictionary: A Collection of Strange Beliefs, Amusing


Deceptions, and Dangerous Delusionspp. 253
 Della Sala (Editor) (2007) Tall Tales about the Mind and Brain: Separating Fact from
Fiction Oxford University Press pp. xxii
 Fala, N. C., Norcross, J. C., Koocher, G. P., & Wexler, H. K. (2008, August). «What doesn’t
work? Discredited treatments in the addictions». Póster presentado en el 116 congeso
anual de la American Psychological Association, Boston, MA. Citado en Glasner-Edwards.
S., y Rawson.R. (2010) «Evidence-based practices in addiction treatment: Review and
recommendations for public policy». Health Policy. Volume 97, Issues 2-3, octubre de
2010, Págs. 93–104 pp97
 Lum, C. (2001). Scientific Thinking in Speech and Language Therapy. Lawrence Erlbaum
Associates. Mahwah, New Jersey London) pp. 16
 Singer, Margaret & Janja Lalich (1997). Crazy Therapies: What Are They? Do They
Work? Jossey Bass, p167–195. ISBN 0-7879-0278-0. pp. 169
 Stollznow.K. (2010) «Not-so Linguistic Programming» Skeptic vol 15, Number 4 2010. Pp7
 William F. Williams, Ed. (2000) Encyclopedia of Pseudoscience publ. Fitzory Dearborn
Publishers, ISBN 978-1-57958-207-4 pp. 235
 Witkowski "Thirty-Five Years of Research on Neuro-Linguistic Programming. NLP
Research Data Base. State of the Art or Pseudoscientific Decoration?" Polish
Psychological Bulletin 2010, vol 41 (2), 58–66 pp. 65
 Andreas, Steve & Charles Faulkner (Eds.) (1996). NLP: the new technology of
achievement. New York, NY: HarperCollins. ISBN 0-688-14619-8.
 Austin, A. (2007). The Rainbow Machine: Tales from a Neurolinguist's Journal. UK: Real
People Press. ISBN 0911226443.
 Bandler, R., Grinder, J. (1979) Frogs into Princes: Neuro Linguistic Programming. Real
People Press. 149 pages. ISBN 0-911226-19-2
 Bandler, R., Grinder, J. (1975) The Structure of Magic I: A Book About Language and
Therapy Science and Behavior Books. 198 pages. ISBN 0-8314-0044-7
 Bandler, R., Grinder, J. (1981) Reframing: Neuro-Linguistic Programming and the
Transformation of Meaning Real People Press. ISBN 0-911226-25-7
 Bandler, R., Andreas, S. (ed) and Andreas, C. (ed) (1985) Using Your Brain-for a
Change ISBN 0-911226-27-3
 Bostic St Clair, Carmen & John Grinder (2002). Whispering in the Wind. Scotts Valley, CA:
J & C Enterprises. ISBN 0-9717223-0-7.
 Bradbury, A., Neuro-Linguistic Programming: Time for an Informed Review. Skeptical
Intelligencer 11, 2008.
 Burn, Gillian (2005). NLP Pocketbook. Alresford, Hants SO24 9JH, United Kingdom:
Management Pocketbooks Ltd. ISBN 978-1-903776-31-5.
 Dilts, R., Hallbom, T., Smith, S. (1990) Beliefs: Pathways to Health & Well-being
 Dilts, R. (1990) Changing belief systems with NLP Meta Publications. ISBN 0-916990-24-9
 Dilts, Robert B & Judith A DeLozier (2000). Encyclopaedia of Systemic Neuro-Linguistic
Programming and NLP New Coding. NLP University Press. ISBN 0-9701540-0-3.
 Druckman, Daniel & John A Swets, (Eds) (1988). Enhancing Human Performance: Issues,
Theories, and Techniques. Washington DC: National Academy Press. ISBN 0-309-03792-1.
 Ellerton PhD, CMC, Roger (2005). Live Your Dreams Let Reality Catch Up: NLP and
Common Sense for Coaches, Managers and You. Ottawa, Canada: Trafford
Publishing. ISBN 1-4120-4709-9.
 Grinder, J., Bandler, R. (1976) Patterns of the Hypnotic Techniques of Milton H. Erickson
Volume I ISBN 0-916990-01-X
 Grinder, John & Judith DeLozier (1987). Turtles All the Way Down: Prerequisites to
Personal Genius. Scoots Valley, CA: Grinder & Associates. ISBN 1-55552-022-7.
 Grinder, M. Lori Stephens (Ed) (1991) Righting the Educational Conveyor Belt ISBN 1-
55552-036-7
 Bostic St Clair, Carmen & John Grinder (2002). Whispering in the Wind. Scotts Valley, CA:
J & C Enterprises. ISBN 0-9717223-0-7.
 Grinder, John & Richard Bandler (1975). The Structure of Magic II: A Book About
Communication and Change. Palo Alto, CA: Science & Behavior Books. ISBN 0-8314-0049-8.
 Laborde, G. (1987) Influencing with Integrity: Management Skills for Communication and
Negotiation
 Satir, V., Grinder, J., Bandler, R. (1976) Changing with Families: A Book about Further
Education for Being HumanScience and Behavior Books. ISBN 0-8314-0051-X
 Wake, L. (2008). Neurolinguistic Psychotherapy: A Postmodern Perspective. USA:
Routledge. ISBN 0415425417.
 Bradley, E J & Heinz J Biedermann (1985). «Bandler and Grinder's Communication
Analysis: Its historical context and contribution». Psychotherapy, Theory and
Research 22 (1): 59-62. doi:10.1037/h0088527.
 Platt, Garry (2001). «NLP – Neuro Linguistic Programming or No Longer
Plausible?». Training Journal. May 2001: 10-15.
See NLP – Neuro Linguistic Programming or No Longer Plausible?
 Morgan, Dylan A (1993). «Scientific Assessment of NLP». Journal of the National Council
for Psychotherapy & Hypnotherapy Register. Spring 1993. Archivado desde el original el
16 de diciembre de 2002.
 Von Bergen, C W, Barlow Soper, Gary T Rosenthal, Lamar V Wilkinson (1997). «Selected
alternative training techniques in HRD». Human Resource Development Quarterly 8 (4):
281-294. doi:10.1002/hrdq.3920080403.

Más en Saludterapia: https://www.saludterapia.com/glosario/d/80-pnl.html

También podría gustarte