Está en la página 1de 7

Expediente : Nº 00152-2017-0-2403-JP-FC-01

Secretario : Florencio Jhon Capcha Martínez


Escrito : 02
Sumilla : INTERPONE RECURSO DE
APELACIÓN DE SENTENCIA.

SEÑORA JUEZ DEL JUZGADO DE PAZ LETRADO DE LA PROVINCIA DE


ATALAYA

NELIDA CCASANI ROJAS, en los seguidos por


NESTOR HUGO SULCA PALOMINO en el presente
proceso sobre Prorrateo de Alimentos; a Ud. como mejor
proceda en derecho digo:

I. PRETENSIÓN IMPUGNATORIA:
 Que, dentro del plazo de ley, interponemos Recurso de Apelación contra la
Resolución Nº (QUINCE) 15 del 11 de octubre del 2018, notificada a nuestra parte
con fecha 06/11/19, la misma que contiene la SENTENCIA que declara
FUNDADA la demanda interpuesta por la demandante sobre PRORRATEO DE
ALIMENTOS y RESUELVE: i) Fundada la demanda de PRORRATEO DE
ALIMENTOS, interpuesta por Nestor Hugo Sulca Palomino, contra Nélida
Ccasani Rojas, en representación de la menor Adilen Clarisa Sulca Ccasani,
Breidi Leydi Boyer Ortega, en representación de la menor Dylan Neymar Sulca
Boyer, Lizbeth Patricia Carrión Infanzon, en representación de la menor
Fransheska Daniela Sulca Carrión, en su condición de madre del obligado; ii)
ORDENA el prorrateo de las pensiones alimenticias fijadas en los expedientes N°
121-2019, tramitada por ante el Juzgado de Paz Letrado de la Provincia, N° 446-
2013-0-2402-JP-FC-02, tramitada por ante el Segundo Juzgado de Paz Letrado de
Coronel Portillo, N° 1634-2013-0-0501-JP-FC-01, tramitada por ante el Primer
Juzgado de Paz Letrado de San Bautista y N° 1695-2016-0-0501-JP-FC-06,
tramitada por ante el Sexto Juzgado de Paz Letrado de Huamanga; iii) DISPONE
que el demandado Nestor Hugo Sulca Palomino, acuda a sus menores hijos Adilen
Clarisa Ccasani, Dylan Meymar Sulca Boyer y Fransheska Daniela Sulca Carrión,
de 02, 05 y 02 años de edad y a su madre Norma Luz Palomino Carbajal, con una
NUEVA PENSIÓN ALIMENTICIA mensual y adelantada equivalente al 60%
(SESENTA POR CIENTO) de todos ingresos remunerativos, bonificaciones,
gratificaciones, incentivos, comisiones, asignaciones y demás beneficios, que
perciba el demandante Nestor Hugo Sulca Palomino, por su trabajo como
miembro activo de la Policía Nacional del Perú, conforme a la siguiente
disgregación: a) 17% (DIECISIETE POR CIENTO) a favor de la menor Adilen
Clarisa Sulca Ccasani; b) 17% (DIECISIETE POR CIENTO) a favor del menor
Dylan Neymar Sulca Boyer; c) 17% (DIECISIETE POR CIENTO) a favor de la
menor Fransheska Daniela Sulca Carrión; e) 09% (NUEVE POR CIENTO) a
favor de su madre Norma Luz Palomino Carbajal; vi) Infundado lo peticionado
por la señora Nélida Ccasani Rojas, por las razones señaladas en el vigésimo
segundo considerando de la presente resolución; por no encontrarla arreglada a
ley y a derecho, debiéndose conceder el recurso impugnatorio, en consecuencia
con efecto suspensivo, por lo que la eficacia de la resolución recurrida queda
suspendida hasta la notificación que ordena se cumpla lo dispuesto por el Superior
en grado, de conformidad con lo prescrito en el inciso 1° del Art. 368° del Código
Procesal Civil; razón por la que espero que al ser elevada al Superior Jerárquico
éste la REVOQUE o ANULE en todos sus extremos; en mérito a los fundamentos
fácticos y jurídicos que procedemos a exponer:

II. AGRAVIOS QUE PRODUCE LA SENTENCIA:


Se ha violado mi derecho a la tutela procesal efectiva y el debido proceso que garantiza
el artículo 139º, numeral 3 de nuestra Constitución, al haberse expedido una resolución
en contra del texto expreso y claro de los numerales 3 y 4 del artículo 122º del C.P.C.,
por su evidente falta de imparcialidad y por la incongruencia que existe entre la parte
considerativa, los medios probatorios actuados y el fallo.

III. ERRORES DE HECHO QUE CONTIENE LA SENTENCIA:


1. Que, no se ha analizado objetiva y razonablemente, lo que se afirma en el Segundo
considerando del “Marco Jurisprudencial: La Corte Suprema de Justicia la República, en
numerosas sentencias, ha establecido que, son condiciones para ejercer el derecho a pedir
alimentos: 1) la existencia de un estado de necesidad de quien lo solicite, 2) la posibilidad
económica de quien debe prestarlos, y, 3) la existencia de una norma legal que establezca
dicha obligación.” Lo que no ha sido fundamentado como argumento de la sentencia, de
lo que fluye la falta de congruencia entre lo considerado y el fallo, que demuestra la falta
de imparcialidad y consecuente violación de mi derecho constitucional a la tutela procesal
efectiva y el debido proceso, ya que la cita resulta sólo un pretexto, para justificar la
sentencia abusiva del derecho.

2. Que, conforme a lo antes expuesto se debe considerar lo que se afirma en el Punto III
Vigésimo Segundo Considerando (FUNDAMENTOS DE LA DESICIÓN): “Respecto a
lo peticionado por la señora Nélida Ccasani Rojas, de que se le incluya como
beneficiaria de una pensión alimenticia y a su menor hijo Noe Hugo Gael Sulca Ccasani,
en la presente acción de prorrateo, es del caso señalar que si bien es cierto como anexo
a su escrito de contestación de demanda, ha adjuntado la partida de nacimiento de su
menor hijo de la que se advierte que el padre es el demandante y la partida de
matrimonio, que contrajo con el accionante; sin embargo no ha acreditado haber seguido
un proceso previo por concepto de pensión alimenticia y obteniendo sentencia favorable,
en la que se ordena a Néstor Hugo Sulca Palomino, pagar una pensión alimenticia a
favor de la peticionante y su menor hijo”; que no es otra cosa que un criterio
SUBJETIVO, carente por completo de objetividad, lo que resulta incongruente con las
razones esgrimidas y analizada arriba, ya que una sentencia ajustada a derecho tiene que
expedirse de conformidad con el Artículo 122º del C.P.C., fundamentando la resolución
por el mérito de lo actuado en cada caso concreto y con los fundamentos de derecho, esto
significa que se tiene que exponer cuál es la norma jurídica aplicable al caso concreto –
correctamente interpretada- y cómo se ha dado la comprensión objetiva y razonada de los
hechos que rodean al caso concreto, sólo así se puede expedir una resolución justa, que
sea la que menos daño cause a una de las partes, aplicando los principios de adecuación,
necesidad y proporcionalidad y no limitarse a una contemplación en abstracto de los
hechos, de lo contrario se está expidiendo una sentencia injusta, por arbitraria, que es lo
que se ha cometido en este proceso, de lo que fluye la violación del derecho a la defensa,
la tutela procesal efectiva y el debido proceso, con violación de los Artículos 481° Primer
Párrafo del Código Civil, y 196º del CPC, en agravio de mi menor que no ha sido
beneficiado con percibir una pensión alimenticia que es derecho que por ley le
corresponde a pesar de haber demostrado el entroncamiento del vínculo familiar.

3. En primer lugar, señalaremos que el prorrateo "implica repartición, división


proporcional de una cantidad entre varios que tienen un derecho común. Es la partición
equitativa del caudal económico disponible que tiene el alimentante frente a más de un
alimentista. Para que se configure este supuesto es necesario la presencia de alimentistas
concurrentes respecto de un solo alimentante". Siendo que de la norma contenida en el
Código Civil es advertido así, en cuanto "el prorrateo técnicamente se da en la
concurrencia de acreedores alimentarios normada por el artículo 570 del CPC y no en
la de obligados". Señalándose que "cuando concurren varios acreedores lo que se divide
no es el monto de la pensión dada, sino la renta gravada al deudor, la cual no puede
cubrir las diversas pensiones fijadas por causa de obligaciones alimentarias
independientes. A esta operación por la cual se reparte en proporciones la renta de un
deudor a fin de que sean ejecutables las pensiones fijadas, se le llama prorrateo"; siendo
que con la resolución materia de cuestionamiento mediante el presente recurso se ha
vulnerado los derechos que ostenta mi menor hijo expresamente regulado en el artículo
6° de la Constitución, el cual refiere que es deber y derecho de los padres alimentar,
educar y dar seguridad a sus hijos. A su vez, el Código Civil (C.C.) los regula en el Título
I, Sección Cuarta del Libro III. Así el artículo 472° los define como lo que es
indispensable para el sustento, habitación, vestido y asistencia médica, según la situación
y posibilidades de la familia, haciendo la salvedad de que cuando el alimentista sea menor
de edad, estos también comprenderán su educación, instrucción y capacitación para el
trabajo. Por su parte, el Código de los Niños y los Adolescentes (C.N.A) agrega a la
definición de Alimentos, los conceptos de asistencia médica y recreación del niño o
adolescente, también considera como tal los gastos del embarazo de la madre desde la
concepción hasta la etapa del post-parto (artículo 101° C.N.A.) mejorando
significativamente el contenido de este derecho.

4. Que, en el presente proceso judicial, es requisito sine qua nom acreditar la condición
objetiva para que el derecho reclamado y la obligación sea convalidada. Entre ellos
tenemos: El vínculo de consanguinidad entre el alimentante y la alimentista, posibilidad
económica del alimentante y el estado de necesidad de la alimentista. El derecho de
alimentos como se vuelve a reiterar es protegido por nuestra Constitución Política del
Estado, Código Civil, Código del Niño y del Adolescente entre otras normas, los mismos
que señalan que el derecho de alimentos comprende, vestido, vivienda y educación, pero
de manera expresa también señala que dicha obligación debe necesariamente
comprenderse dentro de las posibilidades económicas de los padres, teniendo en
consideración que la palabra padres implica a ambos progenitores; que con la presente
decisión se le viene privando a mi menor hijo de tal derecho, al llegar al extremo de
señalar que para que proceda el prorrateo a favor de mi menor hijo, se tendría que haber
iniciado previamente un demanda por alimentos, lo cual serie de traites burocráticos que
no se encuentran enmarcado dentro de la ley.

5. Que, también se deberá tener presente señora Juez que la obligación alimenticia es
deber de los padres conjuntamente como lo establece el Artículo 93º (Parte Pertinente)
del Código del Niño y del Adolescente: “Es obligación de los padres prestar alimentos a
sus hijos”. En este sentido, tanto la demandante como la recurrente tienen el deber de
velar por el bienestar del menor alimentista dándole una calidad de vida óptima. En este
extremo es preciso indicar que ha quedado acreditado en la Audiencia Única que a la
fecha la recurrente la única persona que sufraga los gastos de alimentación de mi menor
hijo Noe Hugo Gael Sulca Ccasani, máxime aun si el recurrente tiene la capacidad para
realizarlo toda vez que tiene un trabajo estable y una remuneración mensual fija en su
calidad de miembro activo de la Policía Nacional del Perú, y en consecuencia se encuentra
en condiciones suficientes para cubrir en parte las necesidades de la menor alimentista.

6. Que, finalmente a mayor abundamiento cabe señalar que el derecho alimentario no está
en discusión sino es la pensión alimenticia, verificándose las necesidades del menor y las
posibilidades del demandado; lo que puede ser el juez es acumular las pretensiones
subjetivas como consecuencia de la contestación de la demanda. Asimismo, en todo
proceso alimentario se debate los deberes alimentarios lo que implica un análisis,
implícito, de las necesidades de cada alimentista y posibilidades económicas del
demandado, por ende deviene en un prorrateo, es por ello, que nada obsta que en un
proceso de prorrateo se incorpore a otros alimentistas para determinar su pensión
alimenticia, en atención al interés superior del niño y del adolescente, de las facultades
tuitivas que tiene el Juez en los casos de alimentos, en pro de cautelar y proteger
especialmente a éstos, a fin de garantizar su derecho, sobrevivencia y bienestar humano,
debe ser atendidas sus pretensiones de manera prioritaria, inmediata y oportuna; sí
corresponde amparar el prorrateo, no siendo necesario tener una sentencia o una acta de
conciliación extrajudicial para poder amparar el tema de prorrateo de pensión de
alimentos, dado que no se puede desamparar al alimentista que no se encuentra inmerso
dentro del proceso legal, más aun si todo los menores tiene derecho a la igualdad..
IV. ERRORES DE DERECHO QUE CONTIENE LA SENTENCIA:
1. No se ha interpretado correctamente el Artículo 481º del C.C. Si la norma dispone:
“Los alimentos se regulan por el juez en proporción a las necesidades de quien los pide y
a las posibilidades del que debe darlos, atendiendo además a las circunstancias personales
de ambos, especialmente a las obligaciones a que se halle sujeto el deudor.” Entonces la
sentencia deviene arbitraria, por no existir una explicación lógica en el monto fijado de
los ingresos del demandado, por lo que la pensión determinada en la sentencia, deviene
en injusta y arbitraria, por ser contraria a lo que dispone la ley citada.

2. No se ha tenido en consideración lo establecido en el artículo 6° de la Constitución, el


cual refiere que es deber y derecho de los padres alimentar, educar y dar seguridad a sus
hijos. A su vez, el Código Civil (C.C.) los regula en el Título I, Sección Cuarta del Libro
III. Así el artículo 472° los define como lo que es indispensable para el sustento,
habitación, vestido y asistencia médica, según la situación y posibilidades de la familia,
haciendo la salvedad de que cuando el alimentista sea menor de edad, estos también
comprenderán su educación, instrucción y capacitación para el trabajo. Por su parte, el
Código de los Niños y los Adolescentes (C.N.A) agrega a la definición de Alimentos, los
conceptos de asistencia médica y recreación del niño o adolescente, también considera
como tal los gastos del embarazo de la madre desde la concepción hasta la etapa del post-
parto (artículo 101° C.N.A.) mejorando significativamente el contenido de este derecho.

3. Se ha vulnerado la norma contenida en el Código Civil, en cuanto "el prorrateo


técnicamente se da en la concurrencia de acreedores alimentarios normada por el artículo
570 del CPC y no en la de obligados". Señalándose que "cuando concurren varios
acreedores lo que se divide no es el monto de la pensión dada, sino la renta gravada al
deudor, la cual no puede cubrir las diversas pensiones fijadas por causa de obligaciones
alimentarias independientes. A esta operación por la cual se reparte en proporciones la
renta de un deudor a fin de que sean ejecutables las pensiones fijadas, se le llama
prorrateo".

4. Que, se ha vulnerado la señalado en la Convención sobre los Derechos del Niño,


adoptada por las Naciones Unidas en 1989, que constituye un instrumento internacional
que reconoce a los niños, niñas y adolescentes un conjunto de derechos civiles, culturales,
económicos, políticos y sociales que se resumen en cuatro principios fundamentales, uno
de los cuales es el “interés superior del niño”, recogido por nuestro Código de los Niños,
Niñas y Adolescentes en su Título Preliminar, que preconiza que todas las medidas
concernientes a los niños, adoptadas por instituciones públicas o privadas de bienestar
social, tribunales, autoridades administrativas y órganos legislativos deben tener muy en
cuenta este principio. En ese sentido, corresponde a la administración de justicia en
general y la especializada en particular que sus decisiones tengan como sustento dicho
principio superior.

5. Se ha violado el artículo 139º, numeral 3 de nuestra Constitución. Si la garantía


constitucional de justicia tiene establecido: “La observancia del debido proceso y la tutela
jurisdiccional. Ninguna persona puede ser desviada de la jurisdicción predeterminada por
la ley, ni sometida a procedimiento distinto de los previamente establecidos”. Y en este
caso concreto, se ha violado el derecho a la igualdad de las partes, estableciendo trato
diferenciado en el criterio jurisdiccional, concediéndole mejores derechos a la
demandante, en la atención que se debe dar a la alimentista, pese a que tiene todo el
derecho de percibir una pensión alimenticia, de lo que se infiere la violación del principio
de imparcialidad que le impone el artículo VI del Título Preliminar del CPC que dispone:
“El Juez debe evitar que la desigualdad entre las personas por razones de sexo, raza,
religión, idioma o condición social, política o económica, afecte el desarrollo o resultado
del proceso” y por ende se ha afectado la tutela procesal efectiva y el debido proceso en
mi agravio.

POR LO EXPUESTO:
Al juzgado solicite se me conceda el recurso impugnatorio
de apelación.

Atalaya, 11 de noviembre de 2019.

También podría gustarte