Está en la página 1de 3

Tipos Neurosis

Las neurosis se definen en psicología como aquellos trastornos mentales de los que los
enfermos son conscientes, ya que interfieren tanto en su pensamiento como en el desarrollo
habitual de su vida en los diferentes ámbitos: social, laboral, familiar, etc. Se caracterizan
porque el enfermo sabe que sus comportamientos son irracionalesy que no tienen una base
lógica, pero no es capaz de eliminarlos o controlarlos si no es tras realizar una terapia con un
profesional. Existen diferentes tipos de fobias, aunque las siguientes son las más habituales:

- Neurosis fóbica (fobias): En ellas un objeto o situación lleva a las personas a un estado de
angustia que puede convertirse en auténtico terror.

- Neurosis obsesivo-compulsiva: En ellas, los pacientes tienen que luchar continuamente


contra ideas o frases que les vienen una y otra vez a la mente. Para calmar la ansiedad, a veces
tienen que realizar comportamientos repetitivos ( por ejemplo lavarse las manos repetidas veces
hasta que se convencen de que están limpias o comprobar un número determinado de veces
todas las cerraduras de la casa, abriéndolas y cerrándolas para asegurarse de que todo está bien
cerrado).

- Neurosis de angustia: la persona sufre una angustia permanente, conocida como angustia
flotante, que suele ser tan alta que va acomunada de síntomas físicos como mareos, vómitos,
taquicardia, dificultades para respirar, etc. Se suele acompañar de sentimientos pesimistas o de
un miedo constante a que ocurra alto terrible.

- Neurosis depresiva: Se diferencia de la depresión en sí misma en que este tipo de neurosis se


dan sólo como reacción a una situación, en la que la persona reacciona con un comportamiento
que tiene toda la sintomatología de una depresión, muchas veces acompañado de un alto grado
de agresividad.

Que significa la neurosis


El concepto de neurosis hace referencia a una afección en el sistema nervioso que provoca
consecuencias en el manejo que una persona tiene de sus emociones, lo cual la lleva a
desarrollar una patología que le impide crear empatía con el medio.
William Cullen, un químico y médico nacido en Lanarkshire (Escocia), fue quien acuñó el
término en el siglo XVIII, observando que en él se encerraban los síntomas propios de los
trastornos sensoriales originados por una enfermedad del sistema nervioso.
Según lo definió Freud una conducta normal es aquella que permite que una persona goce
de salud mental, es decir que la persona cuenta con una participación consciente y activa en lo
que se refiere a aceptación de su realidad, sin acudir a la negación u otros recursos para crearse
una realidad que le sea más soportable, y además, este individuo actúa para transformar su
vida de forma objetiva y no sólo imaginativa. Una persona neurótica, en cambio, hará uso de
la negación para evitar hacer frente a una vida que le duele o que no le agrada.
Es necesario aclarar que existe una doble significancia sobre este concepto: por un lado se lo
denomina como un síntoma de distintas alteraciones de la psiquis relacionadas con
la ansiedad; por el otro, en el habla coloquial aparece como sinónimo de un cierto estado
nervioso o incluso como sinónimo de obsesión.
Dentro del ámbito de la psicología, se califica a la neurosis como un desequilibrio de la mente
causado por la ansiedad y que se produce sin que exista un daño orgánico. La forma en la
que se manifiesta es a través de conductas inadaptativas o repetitivas cuya finalidad es reducir
el estrés. Según lo explican los especialistas, los seres humanos se protegen de la angustia a
través de varios mecanismos de defensa, entre los que se encuentran la negación,
el desplazamiento y la represión. Es decir que a través de ellos, la estructura psíquica de un
individuo compensa la angustia desmedida; por eso, con el fin de reducir el estrés que una
determinada situación o sentimiento le genera, el neurótico tiende a repetir ciertas conductas
de manera constante.
Una persona que padece neurosis presenta una forma de actuar insana, es incapaz de
analizar fríamente su entorno y buscar soluciones, entonces se queda dando vueltas en un
círculo y acude a la negación para no aceptar lo que la perturba.
Con el correr de los años el concepto de neurosis ha caído en desuso tanto en la psicología
clínica como en la psiquiatría; y hoy los expertos prefieren referirse a distintos tipos de
trastornos (de ansiedad, disociativos, depresivos, etc.) que engloban problemas como
las fobias, la personalidad múltiple, la ciclotimia y el insomnio, entre muchos otros.
La neurosis como trastorno social

Para un paciente con este trastorno aceptar que lo


padece es un trabajo muy complicado, en muchos casos no lo consiguen, y posiblemente la
causa de ello esté en que aún al día de hoy en nuestras sociedades está mal visto que una
persona recurra al psicólogo en busca de ayuda. Dadas estas complicaciones que pueden
volver tortuosa la vida de un neurótico es que se han creado instituciones que mantienen en el
anonimato la identidad de sus pacientes, una de ellas es Neuróticos Anónimos.
Algunos especialistas consideran este trastorno como una enfermedad de carácter social, ya
que las consecuencias en el accionar de una persona neurótica pueden afectar al medio que lo
rodea, además con el correr de los años el número de personas que la padecen ha ido en
aumento, afectando a ciudades, naciones y regiones enteras de forma directa.
En cada paciente las respuestas a los estímulos del medio son diferentes, en general los mismos
van de acuerdo al grado de avance del trastorno y pueden variar a lo largo de la vida de un
individuo, por ejemplo: un chico de corta edad que manifiesta una conducta muy diferente a la
de sus pares podría ser un potencial adulto neurótico. Si la enfermedad se diagnostica en la
infancia sus causas pueden ser fobia a la escuela, tartamudez, hiperactividad, anorexia, o
incluso autismo (los casos más severos). Si el enfermo se encuentra en la etapa de la
adolescencia manifestará la enfermedad a través de picos de depresión, adicciones, acciones
ilegales, o el suicidio.
Las características fundamentales de las personas neuróticas son el sufrimiento a causa de la
falta de cariño, los sentimientos de culpa, la ansiedad, el miedo; y suelen manifestarlo
autolesionándose de varias formas. Por esta razón, muchas veces a una persona que se le
diagnosticaansiedad o estrés, en realidad lo que le ocurre es que padece de neurosis.
Métodos para tratar la neurosis
Existen muchas formas de tratar este trastorno, la forma utilizada más comúnmente es
la psicoterapia, que se basa en los intercambios a través del diálogo entre paciente y
psicoterapeuta, donde éste último intentará ayudar al paciente a modificar su conducta
emocional, buscando eliminar esos síntomas psíquicos.
Algunas de las terapias que sirven con este fin son la terapia por autocrítica (en las sesiones
se busca que el paciente se conozca a sí mismo, descubra el origen de su neurosis y qué cosas
puede hacer para estar mejor), la terapia Gestalt (en ella se analizan las experiencias a partir
de las emociones y una figura que expresa varias capas, la realidad, lo que vemos y lo
pensamos), la terapia conductual (se trabaja precisamente sobre los comportamientos que
se van a modificar y se intenta eliminar a través de ese cambio la conducta indeseable a través
de tres métodos: desensibilización, saturación y condicionamiento aversivo) y la terapia de
grupos (buscan mejorar las relaciones entre personas, motivando a la sinceridad en los
sentimientos y al trabajo colectivo, la confianza en otras personas puede ser fundamental para
aceptar la neurosis).