Está en la página 1de 13

ALGUNOS BUENOS PASTORES

John MacArthur

Algunos líderes de iglesias modernas se creen empresarios, figuras del espectáculo, artistas,
psicólogos, filósofos o abogados. Esos conceptos contrastan claramente con la forma en que la
Escritura presenta a los líderes espirituales.

En 2 Timoteo 2, por ejemplo, Pablo usa siete metáforas diferentes para describir los rigores del
liderazgo. Describe al pastor como maestro (v. 2), soldado (v. 3), atleta (v. 5), labrador (v. 6),
obrero (v. 15), instrumento (vv. 20-21) y esclavo (v. 24). Todas esas imágenes evocan ideas de
sacrificio, trabajo, servicio y dificultades. Hablan con elocuencia de las complejas y variadas
responsabilidades del liderazgo espiritual. Ninguna de ellas hace que el liderazgo luzca glamoroso.

Esto se debe a que no se supone que así lo sea. El liderazgo en la iglesia - y estoy hablando de
todos los aspectos de liderazgo espiritual, no sólo el papel del pastor - no es un responsabilidad de
jerarquía que se otorga a la aristocracia de la iglesia. No se gana por antigüedad, compra con
dinero o hereda a través de los lazos familiares. No necesariamente lo reciben los que tienen éxito
en los negocios o las finanzas. No se distribuye en base a la inteligencia o el talento. Sus requisitos
son carácter íntegro, madurez espiritual y, sobre todo, la voluntad de servir con humildad.

La metáfora favorita de nuestro Señor para el liderazgo espiritual, una figura que a menudo utilizó
para describirse a sí mismo, era la de un pastor - que cuida el rebaño de Dios. Cada líder de la
iglesia es un pastor. La palabra pastor es una imagen apropiada. Un pastor dirige, alimenta, cría,
consuela, corrige y protege. Esas son las responsabilidades de cada sacerdote.

Los pastores no tienen estatus social. En la mayoría de las culturas, los pastores ocupan los
peldaños más bajos de la escala social. Es apropiado, ya que nuestro Señor dijo: "Sea el mayor
entre vosotros como el más joven, y el que dirige, como el que sirve" (Lucas 22:26).

Bajo el plan que Dios ha ordenado para la iglesia, el liderazgo es una posición de servicio humilde y
amoroso. El liderazgo de la Iglesia es un ministerio, no una administración. Aquellos a quienes Dios
designa como líderes están llamados a ser no alguien que rige como monarcas, sino como esclavos
humildes; no como grandes celebridades, sino como siervos que trabajaban. Los que quieran
liderar al pueblo de Dios deben, sobre todo, ser ejemplo de sacrificio, devoción, sumisión y
humildad.

Jesús mismo nos dio el ejemplo cuando se inclinó para lavar los pies de Sus discípulos, una tarea
que se realiza habitualmente por el más bajo de los esclavos (Juan 13). Si el Señor del universo
haría eso, ningún líder de la iglesia tiene derecho a pensar de sí mismo como un amo.

Pastorear animales es mano de obra semi-calificada. No hay universidades que ofrezcan títulos de
postgrado en pastoreo. No es un trabajo tan difícil. Incluso un perro puede ser entrenado para
cuidar un rebaño de ovejas. En los tiempos bíblicos, jóvenes - David, por ejemplo – pastoreaban
ovejas, mientras que los hombres mayores hacían tareas que requerían más habilidad y madurez.

Pastorear un rebaño espiritual no es tan simple. Se necesita más que un trabajador no calificado
para ser un pastor espiritual. Los estándares son altos, los requisitos difíciles de satisfacer (1
Timoteo 3:1-7). No todo el mundo puede cumplir con los requisitos, y de aquellos que lo hacen,
pocos parecen distinguirse en la tarea. El pastoreo espiritual exige un hombre de Dios piadoso,
integro, versátil. Sin embargo, debe mantener la perspectiva y la actitud humilde de un joven
pastor.

Junto con la gran responsabilidad de conducir el rebaño de Dios viene la posibilidad de una gran
bendición o un gran juicio. Los buenos líderes son doblemente bendecidos (1 Timoteo 5:17) y los
líderes malos son doblemente castigados (v. 20), porque "a todo aquel a quien se haya dado
mucho, mucho se le demandará" (Lucas 12:48). Santiago 3:1 dice: "No os hagáis maestros muchos
de vosotros, sabiendo que recibiremos mayor condenación."

La gente a menudo me pregunta cuál creo que es el secreto del crecimiento excepcional de Grace
Community Church en las últimas décadas. En primer lugar, siempre señalo que Dios
soberanamente determina el número de miembros de una iglesia; y los números por sí solos no
son indicador del éxito espiritual. En medio de un gran crecimiento numérico, sin embargo, la
vitalidad espiritual de nuestra iglesia ha sido notable. Estoy convencido que Dios nos bendice
porque nuestra congregación ha demostrado un fuerte compromiso al liderazgo bíblico. Al afirmar
y emular el ejemplo piadoso de nuestros ancianos, la iglesia ha abierto la puerta a las bendiciones
extraordinarias de la mano de Dios.

Los líderes de la Iglesia Grace se han esforzado para soportar la preocupación que algunas iglesias
parecen tener con respecto a la autoestima y el egoísmo de nuestra sociedad contemporánea.
Nuestros ancianos no solo son el modelo sino que también proclaman el llamado de Jesús al
discipulado: "El que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí. El que halla su vida, la
perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará" (Mateo 10:38-39). Y un compromiso al
discipulado de auto-sacrificial produce una actitud que es la antítesis del egoísmo - la humildad.

La receta para una iglesia saludable es la siguiente: "Nada hagáis por contienda o por vanagloria;
antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; no
mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros" (Filipenses 2:3-4).
¿Cómo debe el pueblo de Dios ministrar el uno al otro? Tratando de honrar a las demás personas y
satisfaciendo sus necesidades. Si la gente de una iglesia está luchando por posiciones de
autoridad, habrá el mismo tipo de caos que hubo entre los discípulos cuando estaban discutiendo
sobre quién sería el mayor (Mateo 20:20-28, Marcos 9:33-37, Lucas 22:24-30).

Como ancianos, debemos liderar a nuestra congregación de manera humilde. El pastor se


determina la dirección de la grey. Ninguna iglesia puede tener éxito si sus líderes fracasan en su
tarea. Y ningún rebaño puede sobrevivir y prosperar si sus pastores tratan de cambiar sus varas
por tronos.
PRINCIPIOS FUNDAMENTALES DEL LIDERAZGO

PANORAMA GENERAL

El corazón de un líder requiere de un amor que se involucre en las luchas y problemas que sus
seguidores enfrenten en la vida, un amor que confrontará con la seguridad que proviene del
conocimiento de Dios y sus propósitos en nuestras vidas. Para llevar a cabo el propósito de formar
líderes, el formador de líderes debe tener:

 Un claro entendimiento de la naturaleza del liderazgo


 Una sana conciencia de sí mismo
 Relaciones profundas
 La habilidad para confrontar
 El valor de tomar decisiones firmes en amor
 La disposición a ser vulnerable
 La disposición a humillarse uno mismo
 Claridad de visión
 Una comprensión de la verdad
 La disposición de arriesgarse al rechazo
 El discernimiento de los corazones de los demás
 La sensibilidad para saber cómo responder a los demás

Principios Fundamentales

LOS LÍDERES DEBEN ENTENDER LO QUE ES EL LIDERAZGO.

El liderazgo es la acción de influenciar/servir a otros en base a los intereses de Cristo en sus vidas,
a fin de que puedan cumplir con los propósitos de Dios para y a través de ellos.

La influencia proviene de servir por medio de: La influencia que no procede de:

 Moldear  Enseñorear
 Instruir  Menospreciar
 Exhortar  Manipular
 Evaluar  Amenazar
 Confrontar  Evitar
 Ejercitar  Competir
 Liberar  Controlar
 Servir
Un liderazgo de siervo es un compromiso radical de servir a Cristo en la vida de cada seguidor, que
impulsa al líder a actuar en amor con verdad, sin importar el costo que represente para él (Mateo
20:26-27; Juan 13:16; Filipenses 2:5-11; 2 Corintios 4:5). El líder se enfoca en los propósitos de
Dios para y a través de los seguidores. El propósito de Dios para los seguidores, es que crezcan a la
semejanza de Cristo, y el líder es uno de Sus instrumentos más importantes para guiar a los
seguidores a volverse más y más como Cristo. El propósito de Dios a través de los seguidores, es
participar con Él en cumplir la Gran Comisión de acuerdo con sus dones y oportunidades. El líder
se enfoca tanto en lo funcional como en los fundamental en a vida de los seguidores. Lo funcional
se refiere a las tareas asignadas a los seguidores y su competencia a la luz de los dones,
conocimiento, y habilidades desarrolladas. Se refiere a las capacidades de los seguidores. Lo
fundamental se refiere al carácter de los seguidores, al centro de la esencia su ser en el que todos
verdaderamente se apoyan. Lo fundamental determina que tan bien funcionan el líder y los
seguidores.

 Tiene que ver con su carácter, esto es, quien ejercita el conocimiento y habilidades para
llevar a cabo la visión.

 Tiene que ver con sus motivos, esto es, por qué hacen lo que hacen.

 Tiene que ver con sus acciones, esto es, lo que hacen (por ejemplo si es que confrontan,
evitan, perdonan, ignoran, exhortan, mienten, hacen trampa, roban, dicen palabras
ásperas).

 Tiene que ver con sus métodos, esto es, cómo hacen lo que hacen (por ejemplo, usar un
método que comunique libremente, o buscar mantener el poder en ellos mismos, sacrificar
su propio reconocimiento, o hacer de ello una plataforma para sí mismos).

 Tiene que ver con su situación, esto es, dónde actúan (por ejemplo, actuar
apropiadamente en público de tal manera que el líder y los seguidores demuestren una
sabiduría que es apropiada para el momento, o viviendo en privado lo que ellos proclaman
en público).

 Tiene que ver con sus tiempos, esto es cuando ellos actúan basados en la profundidad de
relación que tienen con los seguidores, la necesidad del momento, la lección en particular
que ellos buscan enseñar, y la necesidad en sus seguidores que debe ser atendida antes
que ellos puedan volverse cada vez más efectivos en servir a Cristo.

Cuando lo fundamental y lo funcional se integran consistentemente, líderes y seguidores


mostrarán una inusual semejanza a Cristo. En un sentido muy real, el carácter controla la
capacidad. El liderazgo no es solo llevar a cabo algo; el liderazgo es hacer que alguien crezca. A
última instancia, el liderazgo se trata tanto del desarrollo del liderazgo y la formación del líder,
como del acto mismo de guiar. Guiar es saber dónde quieres ir y lograr que otros vayan allí
contigo. Guiar es llevar a cabo una visión. Pero el liderazgo trata de algo más allá de esto. Lograr
llevar a cabo una visión y agotar a los seguidores es fracasar como líder. Lograr llevar a cabo una
visión y edificar a los seguidores es tener éxito como líder.
Si buscas el desarrollar el liderazgo (desarrollar el conocimiento y la habilidad) y la formación del
líder (desarrollo del carácter) en la acción de llevar a cabo una visión específica, obtendrás algo
más que el cumplimiento de la visión.

LOS LÍDERES DEBEN TENER UNA SANA CONCIENCIA DE SÍ MISMOS.

Los líderes deben tener una sana conciencia de sí mismos que transmitan a sus seguidores. Esto
significa que los líderes deben pensar de sí mismos de una manera apropiada y enseñar a sus
seguidores a hacer lo mismo. Los líderes deben pensar de sí mismos como líderes de una mente
renovada.

Para hacerlo, deben entender varias realidades críticas:

 Una nueva identidad (Romanos 6:1-14)


 Una nueva fuente de recursos (Juan 15:1-11)
 Corazones endurecidos (Marcos 6:52-8:33)
 Un nuevo poder (Efesios 5:18)
 Una nueva vida (Romanos 6:4; 8:1 en ad.)
 Un nuevo papel (Juan 13:1-17)
 Una mente renovada (Colosenses 3:1-2)
 Un nuevo ser (Romanos 12:3 en ad.)
 Una nueva comunidad (Romanos 12:9-15:1)
 Un nuevo compromiso (Marcos 8:34)
 Una nueva esperanza (1 Pedro 1:13)
 Ellos deben entender que tienen todo para todo (1 Pedro 1:2-4)

Los líderes y seguidores deben pensar de sí mismos a la luz de la manera en que Dios los haya
dotado (Romanos 12:3).

 Dios le ha dado un don a cada creyente (Efesios 4:7 en ad.).


 Dios planea bendecir a cada creyente a través del ejercicio de estos dones (1 Corintios
12:6).
 Dios espera que líderes y seguidores utilicen sus dones de cuerdo a la gracia de Dios
(Romanos 12:6-8).

Los líderes son responsables de equipar a los seguidores en el ejercicio de sus dones (Efesios 4:11-
12).

Los líderes deben saber cómo


 Equipar a sus seguidores para ejercitar sus dones (Efesios 4:11) –reparar redes (Marcos
1:19), restaurar a los pecadores (Gálatas 6:1), restaurar lo dislocado.
 Desarrollar las habilidades de sus seguidores
 Delegar, evaluar, y mantener a sus seguidores con la rendición de cuentas.
 Observar, corregir, entrenar, redargüir y animar.
 Lavar los pies - confrontar las necesidades de carácter y aún despedir a seguidores cuando
sea necesario, sin importar cuán grandes habilidades puedan tener o cuántos seguidores
pueda tener ese seguidor.

LOS LÍDERES DEBEN TENER RELACIONES PROFUNDAS

Tú no puedes tener relaciones profundas con todos los que guías, pero todos los que estén en tu
equipo o en tu esfera de responsabilidad deben tener alguna clase de relación profunda con un
formador de líderes. Algunos serán más efectivos que otros como formadores de líderes, pero
todos deben tener a alguien ante ellos que busque conocerlos hasta el nivel del corazón.

Para conocer a alguien a nivel del corazón, debes conocer de la persona:

 Sus Temores
 Sus Razones de enojo
 Sus Sueños
 Sus Necesidades de identidad
Donde ellos sientan inadecuados.
El vacío que están tratando de llenar a través de logros.
Aquellas cosas que los llevan a generar sus expectativas, tanto apropiadas como
inapropiadas.

Para conocer a alguien, elabora un ejercicio de ‘Historia de su vida’ en alguna parte de la mitad del
primer semestre en el campo, utilizando los principios desarrollados por el Centro para el
Liderazgo Cristiano.

LOS LÍDERES DEBEN TENER HABILIDAD PARA CONFRONTER

Necesitas determinar tu propia disposición para confrontar cuando debes hacerlo, a pesar de tu
aversión a ello; conocer tus estilos primario y secundario. Entiende la confrontación bíblicamente,
no cultural o personalmente. Revisa los diferentes modelos de confrontación para diferentes
circunstancias.

 De un subalterno a un superior (Natán a David)


 De un superior a un subalterno (Jesús a Pedro, Jacobo y Juan)
 De igual a igual (Pablo a Pedro y Pablo y Bernabé uno al otro)
Darse cuenta de que hay muchos niveles o clases de confrontación, desde una corrección gentil
hasta un mandato directo. Entender el costo que tendrá el no confrontar y ver qué es más costoso,
confrontar o no hacerlo.

LOS LÍDERES DEBEN TENER EL VALOR PARA TOMAR DECISIONES FIRMES EN AMOR.

El valor para tomar decisiones firmes en amor, se relaciona directamente con tu disposición para
confrontar. El tomar una postura no siempre involucra confrontación, pero ciertamente puede
llevar a ello. Con frecuencia, los seguidores quieren que su líder tome una postura aún cuando
ellos argumenten una postura diferente. A veces ellos buscan el liderazgo de su líder, así como
probar la disposición y el valor de sus líderes para cumplir su responsabilidad de guiar. Tomar
posturas no significa que debas ser inflexible; el secreto para tomar posturas es saber lo que vale o
no la pena para aumentar la tensión sobre ello. Asegúrate de que la postura que tomes es para el
beneficio del crecimiento de la persona a la luz de lo definido, y que sea acorde con la visión y las
metas, no solo por las políticas, tu preferencia o conveniencia.

LOS LÍDERES DEBEN ESTAR DISPUESTOS A SER VULNERABLES.

La vulnerabilidad es la disposición a permitir que mis seguidores vean mis necesidades, mis
temores, mis sentimientos, y mi crecimiento de tal manera que los edifique y ayude a crecer en
carácter y competitividad. La vulnerabilidad debe edificar sin manipular. Tú serás vulnerable
contra tu voluntad porque una de las razones claves por la que Dios te ha puesto en el liderazgo es
para que crezcas en público. Por esta razón, Dios hará posible que tengas muchas y no pocas
oportunidades para ser vulnerable, en contra de tu voluntad. Esto no es porque Dios quiera
avergonzarte o minimizarte, sino para que crezcas de tal manera que seas un modelo de
crecimiento para otros y los influencies para que conozcan a Dios a través de tus luchas. Cundo
Dios te hace vulnerable, no huyas y te escondas – todos ya saben lo que está sucediendo, y tu
ganarás y mantendrás el respeto tomando una apropiada responsabilidad de tu vulnerabilidad.
Invita a otros a tu peregrinar de la manera en que Pablo lo hizo en el Nuevo Testamento.

 Él frecuentemente dio su testimonio, aun cuando no era halagador para él.


 Habló de su temor y temblor cuando llegó a Corinto.
 Habló de enfrentar a leones y temores por su vida en Éfeso.
 Habló de no encontrar reposo para su alma en Troas.
 Habló a los corintios de sentirse inadecuado para el triunfo de Dios.
 Habló de su debilidad porque su fuerza, esto es, su vulnerabilidad era el canal más utilizado
por Dios para hacer una diferencia en otros a través de él.
 Habló del peso que las iglesias tenían sobre él.
 Habló de su necesidad de confrontar a Pedro por el Evangelio en Gálatas.
 Habló de su gratitud por las ofrendas en Filipenses
 Habló de su necesidad de oración a los colosenses
 Habló de su necesidad de ofrendas a los romanos
 Habló a Timoteo de la herida que le causaron aquellos que lo atacaron
 Habló de su interna soledad y necesidad de otros cuando fue abandonado después del
juicio por su vida en 2 Timoteo.

Sigue la guía de Pablo y disponte a ser vulnerable en tu peregrinar; esto hará una gran diferencia
en las vidas de aquellos que te siguen.

LOS LÍDERES DEBEN ESTAR DISPUESTOS A HUMILLARSE A SÍ MISMOS.

Jesús lavó los pies, porque ninguno de Sus seguidores tuvo la moneda para pagar la factura
emocional de servir cuando se debía. Él sabía esto, y eligió ser el modelo de la autohumillación
ante ellos porque sabía que el ejercicio del poder, la capacidad y la competencia nunca darían
cumplimiento a Su misión. Jesús sabía que el liderazgo poderoso puede ser un liderazgo
productivo de corto término, pero al final es en realidad un liderazgo destructivo. Jesús también
sabía que Sus hombres nunca cambiarían sin alguna enseñanza muy directa, pero la enseñanza no
podía ser solo en palabras; la enseñanza debía ser mediante acciones inolvidables que hicieran un
impacto permanente en ellos. Encontramos la moneda para humillarnos a nosotros mismos donde
Él la encontró – en una relación y misión que significó más para Él que Su imagen, Su poder, Su
forma de tener la razón, Su necesidad de ganar, o cualquier otra cosa en el mundo. Esta relación y
misión estaba motivada por un amor que solo

Él puede dar. Los formadores de líderes deben estar creciendo en un amor por Cristo, que los
libere de cualquier otra dependencia y les permita humillarse a sí mismos y servir.

LOS LÍDERES DEBEN SEGUIR A JESÚS Y SER MODELOS DE LO QUE DESEAN QUE SUS SEGUIDORES
SEAN Y HAGAN.

Jesús era el único dispuesto para hacer lo que los discípulos habrían fallado en hacer por ellos
mismos.

Él sabía exactamente lo que estaba haciendo y porqué lo estaba haciendo cuando se levantó de la
mesa, se ciñó la cintura, tomó la toalla y la palangana con agua, y fue de uno en uno lavando sus
pies.

 Él sabía quién era Él y cuál era Su autoridad sobre ellos.


 Él sabía que la única manera en que Él podía demostrar verdadera autoridad, era sirviendo.
 Él sabía que ellos nunca tendrían verdadera autoridad a menos que se volvieran siervos,
exactamente de la misma manera que Él lo hizo.
 Él sabía que estaba viviendo lo que Pablo llegó a describir en Filipenses 2, la misma actitud
mental a que el apóstol nos llama a tener.
 Él sabía que solo esta forma de pensar puede tomar y llevar la cruz, y Él ya había
establecido el hecho de que sin la cruz, los discípulos nunca serían capaces de seguirlo.
 Él eligió conscientemente ser el modelo de lo que quería que ellos llegaran a ser.
 Él deliberadamente les ordenó hacer lo que Él hizo, para seguirlo como un modelo. Si
debemos tener Su misma mentalidad y seguir Su modelo, entonces seremos el modelo
para aquellos líderes incipientes a quienes estemos formando. Esta es la manera de
obedecer para nosotros como formadores de líderes.

LOS LÍDERES DEBEN TENER CLARIDAD DE VISION

La visión se enfocó en el amor de nuestro Señor y le dio un sueño para Sus hombres. Él los vio
haciendo cosas que jamás podrían hacer apartados de Su amor y Su misión para ellos. Él vio a
estos pescadores ordinarios, comerciantes, y aldeanos comunes cambiando el mundo.

 Él los llamó por Su visión para ellos


 Él los enseñó por Su visión para ellos
 Él los desafió por Su visión para ellos
 Él los limpió por Su visión para ellos
 Él los confrontó por Su visión para ellos
 Él fue el modelo para ellos por Su visión para ellos
 Él los comisionó porque Su mayor visión del mundo los incluía a ellos

Jesús jamás careció de visión; Él siempre supo lo que estaba haciendo porque siempre supo el por
qué lo estaba haciendo. Tú debes estar siempre con una visión, siempre formando el carácter y la
capacidad de tus líderes a la luz de tu visión – la visión de Jesús te ha llamado a dedicarte a lo que
ellos han respondido y se han comprometido contigo. Tú debes alinear el carácter y la capacidad
de tus líderes incipientes con la visión y mantenerte llamándolos hacia ella. También debes
permitirles seguir la visión de acuerdo a su única y particular forma dada por Dios de hacer las
cosas y no forzarlos a seguirla de acuerdo a la tuya; el objetivo es llevar a cabo acertadamente la
visión, y no adaptarse a los dones y métodos de otros. Si los fuerzas a hacer lo que tu haces o a
hacer las cosas de la manera en que tu las haces, entonces eso ya no es visión, es control, y el
controlar a los demás es responsabilidad del Señor, no tuya.

LOS LÍDERES DEBEN TENER UNA COMPRENSIÓN PRECISA DE LA VERDAD.

La teología es muy importante, y aún más en una iglesia que se inicia. Considera los primeros
quinientos años de la iglesia, cuando virtualmente todos los problemas teológicos fueron
considerados y definidos. En la actualidad existe una gran diversidad teológica en tu área, y una
limitada habilidad para comunicarse o para tener una conversación teológica a través de la
cultura. Es crítico para un sólido desarrollo teológico, reforzar a las iglesias nacientes, o los cultos
triunfarán en el futuro. Jesús sabía exactamente cómo servir a Pedro, porque Él conocía la teología
– Él sabía la verdad que Pedro necesitaba conocer si es que Pedro iba a ser de utilidad para Jesús
en el curso de su vida. La verdad era fundamental para el futuro de Pedro. Jesús conocía la verdad
precisa para el momento justo; Él sabía cómo decir y cómo usar la verdad para edificar a aquellos
que estaba formando, de tal manera que fueran impactados y cambiados por el resto de sus vidas.
Los líderes incipientes necesitan entender las verdades concernientes a Dios, la Trinidad, el
Espíritu Santo, la Palabra de Dios, y el Señor Jesucristo. Además de esto, deben necesitar entender
al nivel del corazón, las verdades concernientes a los caminos de Dios en la formación de los
líderes a través de su peregrinaje, tales como:

 Factores de identidad de Romanos 6


 La realidad de la carne y del Espíritu de Romanos 7 y Gálatas 5
 La naturaleza de los dones espirituales, incluyendo cómo discernir los de ellos y cómo
desarrollar los suyos y los de otros
 La necesidad de una comunidad
 El valor de la injusticia, el sufrimiento, y el dolor en las manos de Dios y cómo responder
apropiadamente a cada uno
 La profunda verdad del pecado y su impacto en ellos (el pecado se esconde en los rincones
y grietas de nuestras vidas, y se disfraza a sí mismo como humanismo y otras destructivas
excusas).
 El corazón del amor y el perdón
 Todas estas verdades deben ser comunicadas en acción a la gente que piensa que ya se
conoce a sí misma y quienes, como los discípulos, frecuentemente están ciegos ante su
propia ceguera.

LOS LÍDERES DEBEN ESTAR DISPUESTOS A ARRIESGARSE AL RECHAZO

Jesús claramente se arriesgó a ser rechazado por los líderes de Sus días, tanto romanos como
judíos. Pero Él también se arriesgó al rechazo de los mismos líderes que Él estaba formando, aún
de la manera en que Pedro lo resistió y le reconvino; Jesús aún llegó al punto de preguntarles si lo
abandonarían. El rechazo se presenta cada vez que una persona va en contra de los valores,
expectativas, deseos o demandas de otros, de tal manera que aquellos otros se sienten
desafiados, amenazados y airados. Jesús estaba contra los valores egoístas, las expectativas
egocéntricas, deseos compulsivos, y las manifiestas demandas de Sus seguidores como las
representadas por Pedro a quien reprendió (Marcos 8:33). Aquellos comprometidos con la
formación de líderes deben tomar el mismo riesgo y podrían aún pagar el mismo precio de
deserción o negación. A menos que el formador de líderes corra este riesgo – y aún lo experimente
– no será efectivo en el cumplimiento de su tarea. Al igual que Jesús, el formador de líderes debe
tener en cuenta las necesidades de sus incipientes líderes y no su propio éxito.

LOS LÍDERES DEBEN TENER DISCERNIMIENTO DE LOS CORAZONES DE LOS DEMÁS

Los líderes deben comprender los corazones de aquellos a quienes influencian.

 El discernimiento proviene primeramente de la Escritura


 El discernimiento proviene de observar la experiencia de otros
 El discernimiento proviene de leer lo que los demás han aprendido
 El discernimiento proviene del consejo de otros que tienen sabiduría acerca del corazón
 El discernimiento proviene de la experiencia y el crecimiento personal

El formador del líderes necesita llevar un diario de su crecimiento, anotando

 Lo que han aprendido


 Cómo lo han aprendido
 Cómo se sentían mientras aprendían
 Lo que vencía su resistencia al aprendizaje
 Lo que les ayudó a través de su experiencia de aprendizaje
 Lo que cambió en el centro de su ser como resultado de su aprendizaje

El discernimiento de sus propios corazones – sin proyectarse a sí mismos sobre otros – conlleva
humildad, sensibilidad, paciencia, y comprensión de los corazones de aquellos que están
formando. La formación de sus propios corazones les da un discernimiento significativo del
corazón de aquellos que influencian.

LOS LÍDERES NECESITAN SENSIBILIDAD PARA SABER CÓMO RESPONDER A LOS DEMÁS.

Algunas veces ellos responden directamente.

Algunas veces ellos responden indirectamente.

Algunas veces ellos responden públicamente.

Esto proviene de conocer a la gente mediante el

 Entendimiento de sus temperamentos,


 Respeto de sus preocupaciones
 Creyendo en sus dones
 Apoyando sus sueños
 Desafiando sus faltas
¿QUÉ ES LIDERAZGO CRISTIANO?

Respuesta: ¿Qué es liderazgo cristiano? ¿Cómo debería ser un líder cristiano? No hay mejor
ejemplo para el liderazgo cristiano que nuestro Señor Jesucristo. Él declaró, "Yo soy el buen pastor.
El buen pastor da su vida por las ovejas" (Juan 10:11). Es dentro de este versículo que vemos la
descripción perfecta de un líder cristiano. Él es quien actúa como un pastor para aquellas "ovejas"
bajo su cuidado.

Cuando Jesús se refirió a nosotros como "ovejas", él no estaba hablando en términos afectuosos.
En realidad, las ovejas se encuentran entre los animales más estúpidos en la creación. Una oveja
perdida, aún al alcance del oído de la manada, se vuelve desorientada, confundida, asustada, e
incapaz de encontrar su camino de vuelta a la manada. Impotente de ahuyentar los hambrientos
depredadores, la oveja perdida es quizás la más indefensa de todas las criaturas. Rebaños enteros
de ovejas son conocidos por haberse ahogado durante las épocas de inundaciones repentinas,
incluso en presencia de terreno elevado fácilmente accesible. Nos guste o no, cuando Jesús nos
llamó sus ovejas, él estaba diciendo que sin un pastor, estamos indefensos.

El pastor es uno que tiene varias funciones en relación con sus ovejas. Dirige, alimenta, cría,
consuela, corrige y protege. El pastor de la grey del Señor guía al dar un ejemplo de piedad y
rectitud en su propia vida y al alentar a otros para que sigan su ejemplo. Por supuesto, nuestro
ejemplo supremo y al que deberíamos seguir es Cristo mismo. El apóstol Pablo comprendió esto:
"Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo" (1 Corintios 11:1). El líder cristiano es aquel que
sigue a Cristo e inspira a otros a seguirlo.

El líder cristiano es también uno que alimenta y nutre a las ovejas, y la principal "comida de las
ovejas" es la palabra de Dios. Así como el pastor conduce su rebaño a los pastos más exuberantes
para que crezcan y se desarrollen, de la misma manera el líder cristiano alimenta su rebaño con el
único alimento que producirá cristianos fuertes y dinámicos. La biblia y no la psicología o la
sabiduría del mundo, es la única dieta que puede producir cristianos saludables. "…no sólo de pan
vivirá el hombre, más de todo lo que sale de la boca de Jehová vivirá el hombre" (Deuteronomio
8:3).

El líder cristiano también consuela las ovejas, venda sus heridas y aplica el bálsamo de la
compasión y el amor. Como el gran pastor de Israel, el Señor mismo prometió "vendar la
perniquebrada y fortalecer la débil" (Ezequiel 34:16). Como cristianos en el mundo de hoy,
sufrimos muchas lesiones en nuestros espíritus, y necesitamos líderes compasivos que nos ayuden
a llevar nuestras cargas, que comprendan nuestras circunstancias, que demuestren paciencia hacia
nosotros, que nos anima en la palabra de Dios y que traigan nuestras preocupaciones ante el trono
del Padre.

Así como el pastor utilizó su cayado para traer una oveja errante de vuelta al redil, de la misma
manera el líder cristiano corrige y disciplina a quienes están a su cuidado cuando van por mal
camino. Sin rencor o un espíritu arrogante, pero con un "espíritu de mansedumbre" (Gálatas 6:1),
aquellos en liderazgo deben corregir según principios bíblicos. La corrección o la disciplina nunca
es una experiencia agradable para nadie, aunque el líder cristiano que fracasa en esta área no está
mostrando amor a aquellos bajo su cuidado. "Porque Jehová al que ama castiga…" (Proverbios
3:12), y el líder cristiano debe seguir su ejemplo.

La última función del líder cristiano es la de protector. El pastor que era permisivo en esta área
pronto se daba cuenta que regularmente perdía ovejas con los depredadores que pululaban
alrededor y a veces entre su rebaño. Los depredadores de hoy son aquellos que tratan de atraer a
las ovejas con falsas doctrinas, desestimando la biblia como algo pintoresco y anticuado,
insuficiente, confusa, o misteriosa. Estas mentiras se propagan por aquellos contra quienes Jesús
nos advirtió: "Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero
por dentro son lobos rapaces" (Mateo 7:15). Nuestros líderes deben protegernos de las falsas
enseñanzas de aquellos que nos extravían de la verdad de las escrituras y el hecho de que solo
Cristo es el único camino de salvación: "Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie viene al Padre,
sino por mí" (Juan 14:6).

También podría gustarte