Está en la página 1de 15

UNIVERSIDAD AUTONOMA GABRIEL RENE MORENO

FACULTAD DE DERECHO, CIENCIAS POLÍTICAS, SOCIALES Y


RELACIONES INTERNACIONALES

UNIDAD DE POST GRADO

DIPLOMADO EN ARGUMENTACION JURIDICA

ENSAYO: EL PLURALISMO JURIDICO EN BOLIVIA Y SU INFLUENCIA EN LA JUSTICIA


COMUNITARIA

DOCENTE: DR. FARID ROJAS TUDELA

ALUMNA: ADELA SANCHEZ FLORES

SANTA CRUZ – BOLIVIA


2018
ENSAYO SOBRE EL PLURALISMO JURIDICO EN BOLIVIA Y SU INFLUENCIA EN LA
JUSTICIA COMUNITARIA
I.- INTRODUCCION.-
Para analizar y entender el significado de Pluralismo Jurídico, es importante
primero definir
Qué es Pluralismo:
Pluralismo se denomina el sistema en el cual se acepta, tolera y reconoce la
variedad de doctrinas, posiciones, pensamientos, tendencias o creencias
dentro de una sociedad. La palabra, como tal, se compone del vocablo
“plural”, que significa ‘múltiple’, y el sufijo “-ismo”, que se refiere a ‘doctrina’ o
‘tendencia’.
El pluralismo, en este sentido, es una de las características más importantes de
las democracias modernas en el mundo, pues supone el reconocimiento de la
diversidad y la promoción del diálogo, así como la inclusión, el respeto y la
tolerancia hacia el otro y hacia su derecho no solo de ser diferente, sino
también de expresar su diferencia.
De este modo, el pluralismo es un concepto sobre el cual se asienta el principio
de la coexistencia pacífica en sociedad de grupos con diferentes intereses,
puntos de vista, estilos de vida, orígenes y creencias.
De allí que el pluralismo sea sinónimo de tolerancia e inclusión, de respeto y
reconocimiento de lo múltiple, de lo heterogéneo.
Como tal, el pluralismo es aplicable a todos los campos de la actividad
humana y a todos los órdenes de la vida: puede hablarse de pluralismo político,
social, cultural, religioso, étnico, jurídico, racial, etc.

Entonces una vez definido lo que es el pluralismo, nos enfocaremos en el


pluralismo jurídico en Bolivia que tiene su influencia en la constitución política
del estado aprobada en el año 2009, que regula y norma sobre este tema tan
importante porque en nuestro país existen 36 pueblos indígenas originarios por
lo que se adopta el sistema jurídico plurinacional que tiene como máximo
referente lo que es la justicia comunitaria, entonces surge la pregunta:

¿Cuál la influencia del pluralismo jurídico en Bolivia en lo que es la justicia


comunitaria?

Y en base a dicha cuestionante pasamos a desarrollar el tema en cuestión.

DESARROLLO.-

La globalización contrariamente a lo que se pensaba provocó en el mundo la


reafirmación de identidades culturales y nacionales, siendo muy difícil en este
marco entendernos y por tanto tolerarnos, en este sentido ante sociedades
culturalmente más complejas cabe preguntarse: «¿debe una sociedad
democrática tolerar grupos pertenecientes a ciertas culturas que la
amenazan?»

1.- Desde el punto de vista del discurso jurídico «...lo legal o lo ilegal son las
únicas dos formas relevantes de existir ante el derecho y, por esa razón, la
distinción entre las dos es una distinción universal...»

2.- De forma tal que el derecho no reconocido por el Estado no existe


ignorándose milenarias formas de derecho (monismo jurídico). En este contexto,
la Constitución boliviana en su art. 1 describe a Bolivia como un «...Estado
unitario social de derecho plurinacional comunitario...», por lo que el derecho
ya no puede pensarse únicamente desde la ley o la jurisprudencia, sino desde
la costumbre, que a su vez implica que si bien en Bolivia el constitucionalismo es
fruto de la historia del constitucionalismo universal, también es el corolario de la
historia de los pueblos indígenas como el aymara, el quechua, guaraní, entre
otros (pluralismo jurídico). Ello no es sorprendente si se considera que el derecho
y la moral son el resultado de convenciones sociales,

3.- Y por ello justamente valores como la justicia y conceptos como la belleza
son culturales, al igual que la legitimidad de una norma jurídica o de una
autoridad ya que sin duda el sometimiento al derecho está condicionado
culturalmente. Ahora bien, en un Estado culturalmente diverso como el
boliviano ¿El Estado y su órgano de control de constitucionalidad debe
constituirse como culturalmente neutro?, en su caso y de ser negativa la
respuesta como parece ser que decidió el legislador constituyente ¿Cómo
construir en instituciones históricamente monoculturales, instituciones
respetuosas de la diversidad?, lo que inevitablemente nos lleva a la pregunta
de: ¿Cómo asegurar que una institución como el Tribunal Constitucional
Plurinacional efectúe una interpretación del derecho respetuosa con las
minorías? Respuesta última que pretende explorarse en el presente trabajo.

El Pluralismo Jurídico implica la coexistencia dentro del territorio de un Estado de


diversos sistemas jurídicos (conjuntos de normas, autoridades, procedimientos,
sanciones) en un plano de igualdad, respeto y coordinación. En Bolivia, durante
la mayor parte de la historia colonial y después la republicana, los sistemas
jurídicos de las naciones y pueblos indígena originario campesinos existieron en
condiciones de estigmatización y desigualdad con relación al sistema jurídico
ordinario o formal, de origen español y que se consideraba como superior a los
demás. A pesar de las condiciones adversas y la clandestinidad a la que fueron
sometidos los sistemas jurídicos de las naciones y pueblos indígena originario
campesinos, éstos no sólo mantuvieron su vigencia sino que –ante la ausencia
del Poder Judicial y otras instituciones del Estado en el área rural- incluso se
fortalecieron resolviendo distintos tipos de conflictos dentro de sus territorios y
haciendo efectivo el derecho de acceso a la justicia donde el sistema jurídico
ordinario no llegaba. A nivel internacional se han registrado grandes avances
en el reconocimiento del derecho de los pueblos indígenas a administrar sus
propios sistemas de justicia, a partir de la aprobación del Convenio 169 de la OIT
sobre pueblos indígenas y tribales (1989) y aún más desde la aprobación de la
Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas
(2007).

En Bolivia, luego de un histórico proceso constituyente con amplia


participación de las naciones y pueblos indígena originario campesinos, la
Constitución Política del Estado Plurinacional aprobada mediante referéndum el
año 2009, reconoce hoy en día de forma completa los derechos, tanto
individuales como colectivos de los pueblos indígenas, entre los cuales se
destacan el derecho a la libre determinación, el derecho al ejercicio de sus
sistemas jurídicos, además de establecer –por primera vez en el país y en la
región- la igualdad de jerarquía entre la jurisdicción indígena y la jurisdicción
ordinaria, con la finalidad de poner fin a la exclusión histórica de los pueblos
indígenas. El reto actual del Estado Plurinacional de Bolivia es el de definir con
claridad el alcance de estos preceptos en el marco de los instrumentos
internacionales de derechos humanos y de la Constitución Política del Estado, y
hacer realidad los derechos humanos de los pueblos indígenas.

PLURALISMO JURIDICO EN BOLIVIA.- Desde el inicio de su historia, Bolivia se ha


consolidado en base a culturas arraigadas de Pueblos Indígenas Originarios; en
los valles los quechuas, en el altiplano los aymaras y en el trópico los guaranís;
cada una de estas culturas, que tiene su propia historia antes de la conquista
española, vivía en base a sus principios, costumbres y tradiciones.

En cada una de estas culturas indígenas originarias se han desarrollado


estructuras sociales en base a un líder natural elegido o designado de distintas
formas, quien regía la autoridad dentro de su pueblo, pueblos distantes uno del
otro y que su comunicación era bastante rudimentaria.

Con esa cultura desarrollada sus sistemas de administración política crecieron y


se fortalecieron, constituyéndose en fuerzas sociales fuertemente estructuradas,
sin influencia exterior, hasta que la conquista española irrumpió en estas tierras
despojando las riquezas materiales y espirituales de millones de nativos,
imponiendo el catolicismo y el mestizaje.

En el curso de la historia se ha instituido un sistema de justicia llamado ordinario y


basado en un derecho anglosajón, con normativas adecuadas a nuestra
realidad, pero siempre basado en un sistema de justicia escrito, con autoridades
en su administración y tutelada por el Estado, en el que no ingresaban las
costumbres y tradiciones de los pueblos indígenas que constituían la gran
mayoría en nuestro país.

Sin embargo, pese a no estar reconocido legalmente lo que se conocía como


JUSTICIA COMUNITARIA, ésta siempre se fue practicando en pueblos indígenas
originarios alejados de centros urbanos o municipios donde tenía su base un
juzgado, un policía o un fiscal. Ante la ausencia de las autoridades de la justicia
ordinaria, las comunidades indígenas originarias continuaban con su práctica
de administrar su justicia y solucionar sus problemas de manera interna basadas
en costumbres y tradiciones.

Durante los últimos años del siglo XX se dieron reformas importantes que fueron
dando lugar de a poco al reconocimiento de los pueblos indígenas originarios
en sus derechos, costumbres y tradiciones, tal es así que en las reformas
constitucionales de agosto de 1994 se reconocen los derechos colectivos de
estos pueblos.
Esta reforma constitucional y otras normativas más que se dieron en esa
década, y las que se dieron hasta estas fechas, forman parte de un conjunto
mayor de cambios profundos en la naturaleza y el imaginario de la sociedad y
la nación boliviana, que se han llegado a definir en la Constitución Política del
Estado vigente como multiétnica y pluricultural.

La reforma de 1994 también reconoce las costumbres y tradiciones de los


pueblos indígenas originarios al permitir que la solución de sus conflictos se
respete siempre y cuando obedezcan a la aplicación de sus costumbres y
tradiciones y sus autoridades naturales resuelvan el caso respetando la CPE y los
derechos humanos.

Por otro lado, la Ley INRA, con el tema de las tierras comunitarias de origen y su
proceso de distribución; la Ley de Participación Popular, con el reconocimiento
de las Organizaciones Territoriales de Base; las disposiciones adoptadas con el
Convenio 169 de la oit; la resolución de las Naciones Unidas respecto a los
Derechos de los Pueblos Indígenas Originarios y, por último, lo dispuesto en el
artículo 28 del Nuevo Código de Procedimiento Penal, han fortalecido estos
derechos de los pueblos de administrar sus sistema de justicia en base a
tradiciones y costumbres.

Esta normativa legal ha reconocido esa forma de administrar justicia, tomando


en cuenta elementos importantes, principalmente en el Nuevo Código de
Procedimiento Penal, Ley 1970 (NCPP), como el personal, material, territorial y
tutelar, elementos que si se cumplían según el artículo 28 del NCPP. La forma de
administrar justicia se respetaba y la administración de justicia ordinaria no
intervenía.

Esta forma de reconocimiento expreso a la justicia comunitaria tiene su


corolario con la promulgación de la Nueva CPE que le da un nuevo matiz a la
justicia comunitaria, denominándola Sistema de Justicia Indígena Originario
Campesino, reconociéndola como un sistema de justicia al mismo nivel
jerárquico del Sistema de Justicia Ordinario y aumentando el término
“campesino”.

Con esta nueva Constitución se reconoce la existencia del Pluralismo Jurídico


bajo una sola premisa de justicia, por lo tanto debemos tener claro que se trata
de un Pluralismo Jurídico y no de una justicia plural, como erradamente muchos
la llaman, porque la concepción que se tiene de que la justicia es una sola y no
plural, por lo tanto, hablamos de dos sistemas de justicia, porque ambas
responden a normativas, una escrita y la otra oral, transmitidas de generación
en generación.

Ambas están dirigidas y administradas por autoridades, en la una designadas


(jueces, magistrados) y en la otra naturales (capitán, mallkus, jilakatas, alcaldes)
y ambas tuteladas y reconocidas por el Estado bajo la disposición de que debe
haber una ley que regule y delimite coordinación y competencias entre ambos
sistemas.

En la actual Constitución se ha introducido en término campesino al Sistema de


Justicia Indígena Originario, cuando debemos entender que este término
responde al colonialismo y a una forma de vida que lleva una persona cuya
estructuración económica está basada en la producción y explotación de
productos agrarios y agropecuarios.

Así, se denomina campesino a todo ser humano que vive y trabaja en el


campo, lo cual no le hace indígena ni mucho menos originario, cuyo
relacionamiento es constante con el área urbana y, por lo tanto, responde a
una estructura social cuasi urbanizada debido ya que su forma de trabajo y
producción está en base a normativas legales vinculadas estrictamente al
Sistema de Justicia Ordinario y es precisamente en estas comunidades
campesinas donde se han producido hechos de linchamientos que
tergiversaron lo que es el Sistema de Justicia Indígena Originario.

En la actualidad debemos ponernos a pensar si el Sistema de Justicia Indígena


Originario en nuestro país se está encaminando por el rumbo correcto, o es que
debemos pensar en la revisión de la Ley de Deslinde Jurisdiccional o la misma
Constitución, porque actualmente el Sistema de Justicia Indígena Originario se
ha visto reducido a una solución alternativa de conflictos vigente para un
determinado territorio y un grupo específico de personas en todo el país, lo que
contradice lo dispuesto en la normativa Constitucional de la igualdad
jerárquica de ambos sistemas.

LA JUSTICIA COMUNITARIA.- Es cuando el delito o la falta se comete dentro de


una comunidad indígena y campesina por uno de sus miembros en contra de
otro y sus autoridades naturales hayan resuelto el conflicto conforme a su
derecho consuetudinario indígena, ojo siempre y cuando no sea contraria a los
derechos y garantías de las personas establecidas en nuestra Constitución
Política del Estado.

La justicia comunitaria ees un desacierto, porque aún no es interpretado como


se tendría que aplicar. Se interpreta mal y se aplica con la muerte y flagelación
de las personas e inocentes o confusión de personas que son víctimas por la
justicia comunitaria que aplica una comunidad Indígena se están violando los
derechos y garantías constitucionales a los que todo ciudadano tiene derecho,
como a la vida, nadie puede quitar la vida de uno, respetamos la diversidad
cultural, primero como seres ’humanos tenemos derechos a ser respetados a ser
oídos, porque el ser humano vale en su condición de inteligencia humana
La Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de la ONU, en el
año 1948, producida por la Segunda Guerra Mundial, y en Bolivia con la gesta
del 9 de abril de 1952, que reconocía la igualdad del hombre boliviano y con la
Revolución de abril se reconocía que todo boliviano era igual ante la ley, por lo
que se acabó la discriminación.

Pero aún creo no se termina con entender este aspecto, donde todos tenemos
los mismos derechos, todos somos iguales ante la ley, se vulneran los derechos y
garantías constitucionales de los Ciudadanos.

La mala aplicación de la ley de Justicia Comunitaria, lleva a cometer


asesinatos, actitudes vandálicas, convirtiéndose la justicia comunitaria en
horrendos crímenes de ciudadanos inocentes en muchos casos.

Se debe reestructurar y modificar lo que es justicia comunitaria, aplicarla


cuándo y cuáles son las sanciones y atribuciones que tiene con delitos y faltas
que se cometan dentro una comunidad indígena campesina por uno de sus
miembros, será justo aplicar con personas que no son de la comunidad de igual
forma, entendemos que no, por ello nos lleva a una reflexión y a cambiar,
modificar y clarificar subjetivamente y objetivamente en su aplicación mixta, en
coordinación con las autoridades de la comunidad y de la justicia ordinaria.

Existe un vacío legal respecto a la justicia comunitaria que debe ser ampliado
para la Comunidad indígena, porque a nombre de esta ley de las
comunidades originaria se han cobrado muchas víctimas por la mala
interpretación de lo que es Justicia Comunitaria, más aun cuando en la
actualidad en Bolivia se busca aprobar la ley de justicia indígena que tiene el
mismo rango que la justicia ordinaria, entonces se tendrá que establecer que
faltas o delitos son de conocimiento de la justicia comunitaria o indígena y cual
su procedimiento necesariamente.

CONCLUSIONES:

Después de analizar y estudiar la influencia del pluralismo jurídico en la justicia


comunitaria en se concluye lo siguiente:

- Que a pesar de los problemas que han surgido con la justicia comunitaria
como pluralismo jurídico de los pueblos indígena originarios campesinos,
La Cámara de Diputados de boliviaaprobó una ley que reglamenta la
justicia indígena consagrada en la Constitución, bajo protesta de la
oposición que considera que se puede prestar para que delitos como
narcotráfico o contrabando sean penalizados levemente.

- La Cámara baja incluyó ocho artículos sobre justicia indígena dentro de


una Ley de Organización del Poder Judicial que todavía debe ser
ratificada por el Senado, con mayoría oficialista, en un contexto
complicado por dos episodios de linchamiento ocurridos en los últimos
días.

- La ley aprobada señala que "el Estado promoverá y fortalecerá la justicia


indígena originaria", y que "toda autoridad pública o persona acatará las
decisiones de la jurisdicción indígena originaria campesina".

- Los artículos ratifican la validez de la justicia originaria consagrada en la


Constitución.
- Según la oposición, lo aprobado en la Cámara baja reconoce con el
mismo rango de importancia a la justicia ordinaria y a la indígena, lo que
a su entender es un error.

- "Uno de los problemas que se incorporó en la nueva ley es que la justicia


originaria tiene el mismo rango que la justicia ordinaria, pero sus fallos son
inapelables para instancias superiores.

- Si un "'jilakata' (autoridad indígena) emite un fallo, que es verbal y no


escrito, las partes o víctimas no pueden recurrir a otra instancia mayor"
como las cortes de distrito regionales, Los Tribunales Superiores de Justicia
o el Tribunal Constitucional.

- No se han delimitado los tipos de delitos que son de competencia


indígena y ordinaria.

- "Una autoridad originaria puede creer que tiene potestad para juzgar
delitos de narcotráfico, contra la seguridad del Estado o de contrabando,
cuando éstos delitos son de competencia exclusiva de la justicia
ordinaria..

- La nueva Constitución boliviana contenía en su seno el fermento de un


mal que hoy empieza a arrojar sus primeros frutos amargos: la
equiparación de la llamada "justicia comunitaria" con la legislación penal
existente hasta entonces en Bolivia.

- Este absurdo es coherente con el espíritu de la nueva Constitución que


fijó categorías diferenciadas de ciudadanos por origen étnico ya que, en
vez de considerar a la nación boliviana como un todo constituido por
individuos iguales ante la ley, consagra la existencia de "naciones y
pueblos indígenas originarios campesinos" en el seno del Estado boliviano
y les reconoce una serie de derechos; entre ellos, el de que la "justicia
indígena originaria campesina" tenga el mismo estatus que la Justicia
ordinaria. Eso no ha evitado que muchas comunidades pasasen a la
acción sin más trámite, lo cual explica la reiteración de casos de
aplicación de esta "justicia" indígena que, en su mayoría no son más
que justicia por mano propia.

-Estas cosas ocurren ante la más absoluta indiferencia de las


autoridades que, con frecuencia, aprovechan la ley indígena para
actuar contra sus adversarios políticos.

Un ejemplo claro de la mal llamada justicia comunitaria fue el caso, hace un


tiempo, de Víctor Hugo Cárdenas, ex vicepresidente boliviano, líder aymara
crítico de Evo Morales. Un cabildo campesino decidió la expropiación de su
casa por "traición" a su comunidad. La sentencia fue ejecutada en su ausencia,
por una multitud que apaleó y apedreó a su esposa e hijos para desalojarlos de
la vivienda.

La justicia comunitaria indígena, que algunos idealizan, prevé penas tales como
el destierro, los azotes, el corte compulsivo del cabello y otras formas de
humillación que ninguna convención de derechos humanos convalidaría. Por
otra parte, el adulterio, el divorcio y la homosexualidad están penados por esta
"legislación" prehispánica.
El desorden legal que la nueva Constitución ha instaurado en la justicia
boliviana potencia el peligro de la proliferación de estos abusos que, desde el
punto de vista del derecho escrito, son pura y simplemente actos al margen de
la ley.

La tradición no debería ser excusa para tolerar arbitrariedades que, si bien


existieron desde siempre en ciertas comunidades campesinas, hasta la reforma
de la Constitución boliviana no tenían el consentimiento legal del Estado.

Por lo cual se concluye que si bien mediante el pluralismo jurídico se reconocen


los derechos que tienen los pueblos indígena originarios, de tener sus propias
normas y una jurisdicción indígena originaria, sin embargo por la mala
interpretación de la constitución política del estado y otras normas de acuerdo
a las costumbres de los pueblos indígena originario campesino han sido mal
utilizados y mal interpretados, cuyas consecuencias las han sufrido muchas
veces personas que no han sido sometidos a dicha justicia sino directamente
fueron linchados y asesinados por las comunidades según ellos aplicando la
justicia comunitaria

BIBLIOGRAFIA:

https://www.mecd.gob.es/dctm/revista-de-
educacion/articulosre260/re26005.pdf?documentId=0901e72b813e8e14

https://www.significados.com/pluralismo/

http://guiasjuridicas.wolterskluwer.es/Content/Inicio.aspx

http://vjdf.justicia.gob.bo/images/cargados/files/pluralismo.pdf
https://www.mecd.gob.es/dctm/revista-de-
educacion/articulosre260/re26005.pdf?documentId=0901e72b813e8e14

https://outlook.live.com/owa/projection.aspx