Está en la página 1de 4

Reseña North

En “Orden, desorden y cambio económico: America Latina vs. Norte America” Douglass
North, William SummerHill y Barry Weingast discuten las causas que llevaron a la
divergencia entre estas dos partes del continente. Los autores son historiadores
económicos, donde destaca North por ser uno de los principales defensores acerca del rol
de las instituciones en los procesos históricos de crecimiento económico. En este texto, se
toma un evento en común que fue la independencia de las colonias americanas de sus
conquistadores europeos. Con base en estos acontecimientos, se analizan las instituciones
que existían entre los dos periodos, colonia e independencia, y cuáles fueron los resultados
económicos que estas produjeron sobre estas dos regiones

Orden político
Para poder entender la divergencia entre estos dos procesos económicos, se analizan las
estructuras políticas que sostienen las instituciones (las reglas de juego sobre las que se rige
la sociedad). North se centra en algo que se ha dado por sentado entre los historiadores
económicos y es el orden político. Este orden se define como la seguridad que tiene un
individuo sobre su vida, su familia y su forma de subsistencia (North, Summerhill, &
Weingast, 2000). Para que las instituciones funcionen es necesario el orden y depende de
la sociedad donde se encuentre, se puede alcanzar de dos modos: a través del autoritarismo
o el consenso. Si el orden se logra a través del autoritarismo, va a existir una parte de la
población que va estar marginada debido a que lo único que necesita el regente es que un
grupo mayor o mas poderoso este de su lado. Sin embargo, el autoritarismo logra solucionar
el problema que se forma después de una revolución. La sociedad, en busca de algún tipo
de estabilidad, recurre a esta forma de organización para alcanzar el orden.

Por otro lado, el orden político consensual recae sobre el establecimiento de compromisos
creíbles entre los ciudadanos y el Estado. Bajo este orden, el Estado está comprometido a
honrar los compromisos adquiridos con sus ciudadanos, por el riesgo que tiene la pérdida
de credibilidad y el consiguiente desorden. Asimismo, alcanzar estos compromisos tiene un
grado de dificultad mayor que si el orden es alcanzado por el autoritarismo; volviéndose
mucho mas natural para los ciudadanos el autoritarismo que ponerse todos de acuerdo. Sin
embargo, North et (2000) al señalan que, durante tiempos de crisis, puntos focales, los
compromisos en la sociedad se pueden alcanzar.

Un punto focal ocurre cuando el sistema de orden actual es puesto a prueba, alterando el
equilibrio. También, cumple con cuatro propiedades. La primera es que las reglas acerca
del proceso de decisión política tienen que ser explicitas. La segunda, es acerca de los
castigos que recibirán los líderes políticos si deciden no acatar las reglas. Por lo tanto, la
creación de una constitución pone un límite a las decisiones políticas. El tercero, esta
relacionado con el segundo; cuando se llega a un consenso a través de una constitución,
este consenso es entre las elites. Esto permite a su vez, que las elites no dediquen recursos
a buscar controlar un territorio o privilegio político (rent seeking). Por último, la creación de
compromisos creíbles entre los ciudadanos y el Estado permite que los ciudadanos tengan
seguridad y puedan realizar sus actividades económicas.

Instituciones coloniales
En el continente americano las potencias europeas implantaron sistemas políticos y
económicos antagónicos. En la parte norte, se implantó un sistema federal donde las
colonias tenían libertad política a cambio de aceptar el poder británico, incluido las
restricciones económicas. También, North et al (2000) destaca que el control del Imperio
Británico era casi que exclusivamente dedicado al aprovisionamiento de bienes públicos.
Por otro lado, en las colonias españolas se impuso un sistema centralista. La Corona quería
mantener el poder sobre sus colonias y esto lo logro a través de pactos con las elites. A su
vez, esto hizo que se creara un sistema monopólico, que hizo que solo se comerciara entre
ciertos puertos imponiendo restricciones al comercio entre colonias.

Punto focal: independencia de las colonias y reestructuración del orden político


Después de lograr la independencia los Estados Unidos tuvieron la discusión acerca de que
sistema usar, federalista o centralista. Con la experiencia de un sistema federal, y la
justificación de independizarse porque el Imperio Británico no seria capaz de mantener
compromisos creíbles acerca de las libertades económicas que brindaba sobre sus colonias,
se decidieron por un sistema federalista. Esto a su vez permitió que las colonias que al
principio conformaban esta nueva República pudieran competir y comerciar entre ellas
incrementando así el bienestar económico y el libre mercado.

Por otro lado, después de la independencia en las colonias españolas la misma discusión
tuvo lugar. Pero no fue posible lograr un acuerdo entre las elites locales, gran parte de los
criollos estaban conformes con el sistema centralista y querían imponer su control sobre el
resto de las provincias. Esto generó un enfrentamiento entre las elites, rompiendo la tercera
propiedad del orden político: las elites dedicaron recursos para adquirir político y
económico. Del mismo modo, estos problemas para establecer el orden fomento la
creación de caudillos y la fragmentación de las nuevas naciones latinoamericanas. El
desorden después de las independencias hizo que las elites no pudieran invertir en nuevas
oportunidades y también que no hubiera seguridad sobre estas nuevas inversiones.

Crítica
North et al encuentra una divergencia entre las instituciones implantadas en las colonias
americanas. Lo que a su vez, llevó a consecuencias diferentes una vez este orden político
fuera desafiado. Sin embargo, hay factores culturales que escapan a la percepción exclusiva
de la economía política. La construcción de una sociedad mestiza en vez de una de que
segrega a sus ciudadanos es un factor importante. El bienestar del que habla North solo
llegó a la población blanca, además de que hubo exterminio sistemático de la población
nativa. Si bien es cierto que el Imperio Español también diezmó la población indígena, hubo
esfuerzos por mantenerlos. Los problemas de segregación y racismo no son un problema
para North, solo importa el crecimiento económico que un país pueda tener.
Referencias
North, D., Summerhill, W., & Weingast, B. (2000). Order, Disorder and economic Change:
Latin America vs North America. Yale University Press, 1-54.