Está en la página 1de 28

.

, ¿<"l
/ ;:::?
1 l
·.
Padre Amorth

~ ~
¡ALEJATE SATANAS!
(VADE RETRO SÁTANA!)

~
SAN PABLO
Titulo original: Vade retro sátana!
© Edízioní San Pao!o s.r.l., 2013
Milán, Italia PRESENTACIÓN
Traducción: Jesús Antonio Hernández Taboada, SSP
Diseño interioryportada: DG José Alejandro García Gómez

Hoy en día, generalmente se nota con frecuencia, incluso


entre los fieles cristianos, dos maneras de acercarse al tema
del "Demonio", ambas equivocadas.
La primera, dictada por cierta ignorancia e ingenuidad, y
hasta por una buena dosis de superstición, es la que lleva
a temer al diablo de manera confusa, sobrevalorando cier­
tos aspectos y menospreciando otros, dejándose llevar por
imágenes comunes, sobre todo paganas, de cuernos, hor­
nos y pestilencia de azufre. Esta aproximación tiene otro
reverso de la medalla que se traduce en un malsano acer­
camiento al Maligno, impulsado por una morbosa curiosi­
dad que lleva a tomar interés por todo lo relacionado con
el ocultismo, la magia, el espiritismo y todo cuanto podría
desestabilizar la psique humana (además y con frecuencia
"AL SERVICIO DE LA VERDAD EN LA CARIDAD" dañino para el alma). A esto se añade las visitas a figuras
Paulinos, Provincia México por lo menos ambiguas de presuntos magos, adivinos y
videntes, para recibir de ellos alguna ayuda o consejo sobre
Primera edición, 2014
las cuestiones más importantes de la vida.
6ª edición, 2019
La segunda manera, igualmente peligrosa, es hija de la
cultura y mentalidad laica de los últimos dos o tres siglos
D. R.© 2014, EDICIONES PAULINAS, S. A. DE C. V. y tiende a considerar con cierto desapego o superioridad
Calz. Taxqueña 1792, Deleg. Coyoacán, 04250 México, D. F.
la figura del Demonio (así como todas las otras cuestiones
comentarios y sugerencias: edicion@sanpablo.com.mx sobrenaturales) o de hecho a no considerarla, presumien­
www.sanpablo.com.mx do una valorada ignorancia o descuido peligroso, como se
Impreso y hecho en México decía, precisamente porque priva de las sencillas defensas
Printed and made in Mexico y precauciones contra los asaltos del Maligno: de hecho,
siempre es mejor conocer al enemigo si se le quiere com­
ISBN: 978-607-714-087-0
batir y tratar de vencerlo; no por nada la estrategia del De-

s
m0nio es con frecuencia la de hacer dudar de su existencia explica qué conlleva el ignorar la existencia de las acciones
para aetuar sin interrupciones. de Satanás, especialmente para los cimientos de la fe cris­
El padre Gabriel Amorth, fundador y presidente hono­ tiana. Recuerda, por tanto, con una sólida convicción, que
rario de la Asociación Internacional de Exorcistas, además de si bien la obra destructora de Satanás no cesará hasta el fin
aprendiz del padre Cándido Amantini, como a él le gusta del mundo, él ya ha sido derrotado por Cristo y por eso
definirse, por más de 27 años ha ejercido el ministerio de realmente nunca podrá triunfar sobre el hombre si éste se
exorcista y corno él mismo recuerda, siempre ha buscado confía al Hijo de Dios. Justo en el núcleo del libro se subra­
as_egurar, tranquilizar, mantener informadas y acercar a ya entonces el papel central de Cristo en la creación y en
D10s a las personas que se han aproximado a él para consul­ consecuencia, en la obra sacramental del exorcista, quien
tarlo sobre verdaderos o presuntos disturbios y presencias casi a diario se las tiene que ver frente a frente con el De­
demoniacas. Oportunamente aprovecha su ganada presen­ monio, antagonista de Cristo.
cia Y notoriedad y con ellas trata de llegar, mediante sus El padre Gabriel también explica los orígenes y los
publicaciones y emisiones, al mayor número de personas motivos de la institución sacramental del exorcismo, re­
que le sea posible, para difundir el conocimiento de mane­ corriendo brevemente la variedad de situaciones que ha
ra correcta y libre de peligros, con la cual hacerle frente al experimentado este ministerio, hasta llegar a su estado ac­
Demonio y a todas sus emanaciones. Con tal propósito y tual, no sin eximirse de un juicio tajanteal respecto.
con la pacífica firmeza que lo caracteriza, al padre Amorth La figura del exorcista es limpiada del tizne y del inquie­
no le faltan reclamos al mismo clero católico, por su esca­ tante manto del imaginario popular nutrido por las fáciles
sa ~r_eocupación y grave impreparación al respecto de las sugestiones que lo han recubierto, y esto lo hace clarifican­
actividades poco ordinarias de Satanás y, en consecuencia, do su lugar y con la pura y sencilla descripción de su modo
en el rito del exorcismo. De hecho, los sacerdotes deberían cauteloso y seguro de proceder, con sus acciones y consejos
ser, dentro de la Iglesia, las personas más preparadas para frente al caso de una persona que se queja de extrañas tur­
ayudar, sostener y guiar bien a las personas confundidas baciones, las cuales difícilmente se pueden explicar por la
Y espantadas, explicándoles cómo es la naturaleza diabó­ ciencia médica como males naturales.
lica de Satanás, cuáles son sus fines y su modo de actuar y En fin, es recordado el ejemplo de los santos, que con la
cómo oponerse a ellos. fuerza de la oración se libraron de los tormentos infligidos
Este libro, mediante su sencilla estructura, se propone, por el Demonio y que, con su capacidad para ofrecer a Dios
ante todo, clarificar de acuerdo con la teología y doctrina los propios sufrimientos, indirectamente han atestiguado
católica, la figura de Satanás y sus servidores y qué rela­ la armonía de la creación divina en la que el mal, de mane­
ciones tienen ellos con las creaturas humanas; con lo cual ra misteriosa, es reconducido a ser un instrumento de un
pone en guardia sobre el vasto poder que e] Demonio pue­ designio _benévolo y benéfico. Sobre todo, ellos nos mues­
de ejercer en el mundo, sobre todo si es ignorado o malin­ tran cómo no tener miedo del Demonio y cómo combatirlo,
terpretado. contrastando su acción preferida, que es inducir a la tenta­
A partir de la dinámica de relaciones milenarias existen­ ción del pecado para poseer a las almas.
tes entre los seres humanos y el Maligno, el padre Amorth

6 7
¿DE VERDAD SATANÁS TIENE PODER?

Sergio Reserghettí

Téngase claro desde el principio, que el Maligno tiene in­


dudablemente un gran poder. Baste recordar que san Juan,
en su primera carta afirma que todo el mundo yace bajo
su poder: "Sabemos que nosotros somos de Dios, mientras
que todo el mundo está bajo el Maligno" (lJn 5, 19);1 Jesús
menciona dos veces a Satanás como príncipe de este mun­
do: "Ahora es el juicio de este mundo: ahora será expulsado
el príncipe de este mundo" (Jn 12, 31), "Cuando Aquel [el
Paráclito] venga, convencerá al mundo de error tocante al
pecado, a la justicia y al juicio [ ...] al juicio, porque el Tira­
no de este mundo ya fue condenado" (Jn 16, 8.11); además,
en la segunda carta a los Corintios, san Pablo lo llama dios
de este mundo: "para los incrédulos cuyas inteligencias han
sido ofuscadas por el dios de este mundo, a fin de impedir
que brille para ellos la luz del glorioso Evangelio de Cris­
to, el cual es la imagen de Dios" (2Cor 4, 3-4). Esto significa
que se trata de un gran poder que Satanás ejerce sobre cada
uno de nosotros. Otro ejemplo a tomar en consideración es
el episodio de las tentaciones de Cristo. Cuando el diablo
en la segunda tentación ofrece a Jesús todos los reinos de la
tierra, le dice: "Todo este poder te daré, y la gloria de esos
reinos, porque se me ha entregado a mí, y yo la doy a quien
quiero" (Le 4, 6-7); frente a esta propuesta Jesús no replica,
como lo esperaríamos, llamando mentiroso a Satanás y re-
1 Para las citas bíblicas tomaremos la traducción del P. Agustín Magaña Méndez,
Sagrada Biblia, Ediciones Paulinas (San Pablo), 118ª. ed., México 2008, 1657 p.

8 9
€@rfilánill0le ijUe todos los reinos de la tierra son del Padre ¿ Quién es Satanás?
file [esús. iJEiil. cambio, el Señor responde con una frase de la
iEsGJ.tlfüFa: "fi\clorarás al Señor tu Dios y a Él sólo servirás" Ante todo es necesario tener bien claro que Satanás es un
(I.be ~, 8). Por esta actitud de Jesús se deduce que efectiva­ ángel creado bueno y que después se rebeló a Dios, se alejó
mente el Demonio también tiene qué ver con las promesas de Él, construyéndose el infierno. Éste, quede claro, no fue
humanas, en las cuales por eso muchos hombres fracasan. creado por Dios, no estaba en sus designios originales. El
¡Cuántos se postran ante Satanás por amor a la ambición, infierno es un concepto importante, pues se debe exclusi­
por amor al poder! Se inclinan, porque desean obtener estos vamente a Satanás y a su libre elección de oponerse a la
bienes humanos terrenos y que ya fueron dados al hombre, armonía de la obra divina. En cierto sentido, el Demonio
para que les dé buen uso en favor de sus hermanos. ha llegado a ser el antidios, el que combate los planes de
En los tiempos en que vivimos, el mundo laico heredero Dios, porque primero se rebeló, rechazó la obediencia y el
del iluminismo, del racionalismo y de la difusión del ateís­ designio que Dios tenía para él.
mo, tiende a alejar a los hombres de la fe, sobre todo en Como he dicho, Satanás es un ángel caído y por tanto,
esta vieja Europa, en países como Italia, España, Francia, como los ángeles, es puro espíritu. Ellos, al no tener cuer­
Austria, Irlanda y demás, donde la fe va enloqueciendo. po, si quieren presentarse, deben asumir una forma visible
El hombre de cada época se da cuenta de la insuficien­ y sensible, adecuada para que la perciba el hombre. Esta
cia de las cosas humanas y por tanto de la necesidad de forma es elegida con base en la misión que deben cumplir.
Dios, pero en el momento en el que se aleja de Dios busca Leernos, por ejemplo (Tob 5, 4-8), que el arcángel Rafael
otro asidero y por tanto es impulsado a la superstición, el asumió la figura de un cuerpo humano de joven en busca
espiritismo, las sectas satánicas y en general todo lo que de trabajo, para así poder acompañar el largo recorrido de
definimos como ocultismo. Es casi matemático: a medida Tobías, el hijo de Tobit, quien debía hacer un viaje:
que cae la fe aumentan las supersticiones. Parece que es
el propio mundo laico quien, privado de puntos de refe­ "Pero anda inmediatamente a buscar algún hombre de con­
rencia, se acerca a la magia, a lo oculto, a las más diversas fianza que vaya contigo, pagándole lo que es debido, para que
formas de religiosidad o directamente al mismo Demonio. recobres ese dinero antes de morir yo". Luego, salió Tobías, y
Pero el problema de fondo permanece en el nivel más bajo topó con un joven de magnífica apariencia que estaba con la
de fe en este trance histórico. Con frecuencia, al abando­ ropa ceñida y parecía listo para el camino. El joven Tobías, sin
nar la fe el hombre se arroja al mundo del ocultismo, un saber que era un ángel de Dios, lo saludó y le preguntó: "¿De
mundo peligroso para la psique humana, pues numerosos dónde eres, buen joven?" El ángel le respondió: "Soy uno de
disturbios psíquicos dependen justamente de la frecuencia los israelitas". Tobías le volvió a preguntar: "¿Conoces el ca­
en este tipo de prácticas, pero peligroso también porque mino que lleva a Media?" El ángel le respondió: "Sí, con fre­
puede abrir la puerta a males de carácter demoniaco. No es cuencia he recorrido todos esos caminos y me he hospedado
que Satanás tenga hoy mayor poder, sencillamente el hom­ con nuestro hermano Gabelo, que vive en Rages, una ciudad
bre, con estas actitudes de acercarse a lo oculto, amplía el meda situada en el monte de Ecbatana".
influjo del Demonio con respecto al pasado.

10 11
Lo mismo que al respecto de los ángeles, para los seres Dios. El esfuerzo del Demonio es efectivamente, hacer que
humanos es imposible imaginarse al Demonio, en cuan­ toda la creación se rebele a su Creador.
to creatura puramente espiritual, y cuando él se presenta El Demonio está siempre activo y continuará su obra has­
asume una forma momentánea y falsa, según lo que tiene ta la Parusía, es decir, el retomo de Cristo al final de los tiem­
en mente, a favor de su propósito. En el caso de que quie­ pos. Su actividad es doble: una que definimos extraordinaria
ra espantar asume la forma de un anim al terrible o de un y una que llamamos ordinaria. La actividad extraordinaria,
monstruo, en suma, de cualquier cosa que inspire terror;en de la cual se tratará más ampliamente enseguida, es cier­
otra ocasión, cuando quiere asume la forma de atractivas tamente más rara, aunque siempre ostentada y ejercitada
jovencitas, como le sucedió al padre Pío, cuando el diablo por el Demonio, y es la de procurar males demoniacos o por
se le presentó en Venafro o como relatan los cuentos popu­ añadidura la posesión. La actividad ordinaria, que nadie ha
lares que tienen un trasfondo de verdad, como las luchas negado nunca ni ha puesto en discusión, es la de tentador,
entre san Antonio y el diablo en el desierto. según la cual precisamente tienta al hombre hacia el mal.
En este momento hemos respondido ya a la clásica preguna Es necesario recordar que el diablo es terriblemente mo­
sobre la existencia de un diablo con cuernos, cabeza de cabra, nótono en sus tentaciones y cuando lo he interrogado acer­
cola, pezuñas y alas de murciélago, según las figuracionesli? ca de esto, él ha confirmado su monotonía, pero también
rarias y populares. Evidentemente todas son formas ilusoria añadió que a pesar de ella nosotros los hombres siempre
que sin embargo poseen un valor simbólico para represers caemos en sus trampas.
una figura casi humana, caída en estado animal, con ras Entonces, la pura y simple tentación es el mayor esfuer­
6
animalescos, los cuales muestran fácilmente la comprensíbs zo del Demonio; tentación a la cual todos estamos sujetos,
corrupción y degradación obrada por el pecado. incluso Jesucristo al encamarse y volverse hombre como
nosotros, en todo semejante a nosotros menos en el pecado,
como explica la carta a los Hebreos (2,17-18), aceptó some­
Cómo actúa Satanás terse a las tentaciones de Satanás.

No es posible comprender la obra de la Redención (de qué Por esa razón, debía igualarse en todo a sus hermanos, para
ha redimido Jesucristo a la humanidad) si no se recono­ ser pontífice compasivo y cumplido en todo lo concerniente
ce la obra destructora de Satanás. No por nada uno de los al culto de Dios, para expiar los pecados del pueblo; pues en
nombres con los cuales es identificado es "diablo", que en cuanto que Él mismo sufrió, siendo sometido a prueba, puede
griego significa "el que divide, que jala hacia el otro lado". ayudar a los que sufren pruebas.
Satanás, habiéndose alejado de Dios, quiere alejar también
a las demás creaturas, arrastrando al infierno tocias las al­
mas que pueda, para que sigan sus mismos pasos y vayan Los demonios
a sufrir el mismo castigo. Como ya he subrayado, él fue
quien se rebeló primero y por tanto es un rebelde en busca Siervos del Maligno son los demonios: ángeles que lo han
de rebeldes, que como él tornen la actitud de oponerse a seguido en su caída del Paraíso. Los demonios son muchí-

12 13
sim:0s~ famfüem: para ellos como para los ángeles existe una
[erarquía. Sabemos que para los ángeles el jefe es san Mi­
guel Arcángel, mientras que para los demonios el jefe es
indicado en la Biblia con muchos nombres, que pienso son LOS MALES DEMONIACOS
sinónimos, como por ejemplo Satanás o Belcebú; Lucifer
no es un nombre precisamente bíblico y según nuestra ex­
periencia como exorcistas es un diablo diferente a Satanás
(mientras que para algunos éste sería un sinónimo de Sa­
tanás).
Entonces, los demonios son jerárquicamente dependien­ Por males demoniacos entendemos los males graves, esos
tes y se someten cerradamente a esa jerarquía, así corno en disturbios que no se pueden explicar por la naturaleza
todas las bandas y mafias de malhechores, regidas por el psico-física, sino que son atribuibles a una obra directa
miedo y la opresión y no por el amor como sucede con los del Maligno. Aunque son raros, como ya he dicho, estos
ángeles. fenómenos van en aumento en nuestros días. Para recono­
Los poderes de los demonios son los adecuados para cerlos, identificarlos, personalmente me he esforzado por
desempeñar sus tareas, que consisten en tentar al hombre clarificar sus características, esperando que sean comparti­
al mal y desligarlo de Dios, y por tanto destruir los planes das para tratar de establecer un lenguaje unívoco y común
de Dios. que todavía no existe.
Por tanto, enlisté seis tipos de disturbios que el Demonio
puede provocar y tres causas por medio de las cuales se
puede caer en estos disturbios diabólicos. Indudablemen­
te, me parece útil conocer e identificar claramente estos
disturbios y sus causas, sea con un propósito preventivo,
sea con un propósito curativo cuando se está sometido a
estos males.

Los ataques del Demonio

La posesión es el disturbio más grave que el Demonio puede


dar. En esta forma de mal diabólico se tiene casi la impresión
de que el Demonio está dentro del ser humano, toma pose­
sión de él, que se sirve de la boca de este ser para hablar (aun­
que es el Demonio quien habla y no la persona) o se sirve de
sus miembros, y entonces ocurren fenómenos extraordina-

14 15
exorcismos, que son el momento en el que el Demonio es
obligado a manifestarse con mayor evidencia, las posesio­
nes pueden no tener formas externas llamativas.
Considero que la vejación es esto: cuando un ser huma­
Luego arribaron al país de los gerasenos, el cual queda fren­ no, aunque no siendo poseído por el Demonio en la per­
te a Galilea. Cuando Jesús saltó a tierra, le salió al encuen­ sona, presenta disturbios gravísimos debidos al Demonio
tro un hombre de aquella ciudad, el cual estaba poseído de mismo. No es fácil saber distinguir la vejación de los ma­
demonios. Ya hacía bastante tiempo que no llevaba ningún les naturales. Recurramos por tanto a un ejemplo bíblico,
vestido, ni vivía en nin guna casa, sino en los sepulcros. Al porque los bíblicos son siempre los ejemplos más claros y
ver a Jesús, se prosternó ante Él dando de gritos, y dicién­ emblemáticos. Tomemos en consideración la figura de Job
dole con voz terrible: "Déjame en paz, Jesús, Hijo del Dios (1, 13-19; 2, 7).
Altísimo: te ruego que no me atormentes". Porque le había
ordenado al espíritu impuro que saliera de aquel hombre. Un día en que los hijos e hijas de Job estaban comiendo y
En muchas ocasiones lo había arrebatado, y aunque se le en­ bebiendo vino en casa del mayor, llegó un mensajero a con­
cadenara y se le pusieran grillos en los pies, rompiendo los tar a Job: "Tus bueyes andaban arando y tus burras paciendo
hierros era arrebatado a los desiertos por el demonio. a su lado, cuando de improviso se echaron los sabeos sobre
ellos y los arrearon. A tus criados, los pasaron todos a cuchi­
Él demuestra una fuerza sobrehumana, se libera solo de llo, y apenas pude yo escapar para darte la mala noticia". Te­
grilletes y cadenas, y la capacidad para conocer lo escondi­ nía todavía las palabras en la boca cuando llegó otro criado
do, de hecho, no habiendo visto nunca antes a Jesús en su y le contó: "Fuego de Dios se precipitó del cielo, quemó tus
vida, lo llama por nombre y hasta lo reconoce como Hijo ovejas, tus criados y los consumió, y apenas pude yo esca­
de Dios. Entre paréntesis, de hecho muchas personas tie­ par para contártelo". Aún hablaba éste cuando llegó otro y
nen miedo de asistir a mis exorcismos porque temen que le dijo: "Los caldeos, divididos en tres escuadrones, hicieron
el Demonio pueda revelar sus pecados, aunque a mí, para una incursión contra tus camellos y se los llevaron. En cuanto
ser franco, sólo me ha pasado en algún caso esporádico. a tus criados, los pasaron todos a cuchillo, siendo yo el úni­
Sin embargo, que el Demonio conozca cosas ocultas es un co que pude escapar para darte cuenta". No acababa éste de
hecho comprobado. hablar cuando llegó otro y le refirió: "Tus hijos e hijas estaban
Es ciertamente la forma de disturbio más fuerte, pero no comiendo y bebiendo vino en la casa del mayor, cuando un
siempre la posesión tiene características tan evidentes, tan huracán se desencadenó del desierto, azotó los cuatro ángu­
vistosas como el hombre que se revuelca en Ja tierra, que los de la casa, la cual se desplomó sobre los jóvenes y mu­
al contacto con el agua bendita se siente arder como si fue­ rieron. Yo fui el único superviviente para darte la noticia".
ra ácido. Existen muchas formas de posesión diabólica y Luego que hubo Satán salido de hablar con el Señor, cubrió a
en las más comunes no se dan estos fenómenos tan llama­ Job de una erupción terrible desde la planta de los pies hasta
tivos, sino sólo grandes sufrimientos, grandes disturbios la coronilla de la cabeza. Job agarró un pedazo de alguna olla
físicos y psíquicos; incluso a veces por añadidura, en los rota para rascarse con ella y se sentó entre la ceniza.

16 17
Job es golpeado en sus sentimientos: la muerte inmedia­ La infestación es, en cambio, otro término que utilizo re­
ta de sus diez hijos; es golpeado en sus bienes: de riquísimo servándolo exclusivamente a las casas, a los objetos y a los
se vuelve paupérrimo; es golpeado en la salud: estaba sano animales. Tenernos ejemplos de los tiempos de la patrís­
y es cubierto de llagas de la cabeza a los pies; pero no está tica, de Orígenes, de exorcismos efectuados no sólo para
endemoniado, no está en él la presencia del Demonio. liberar al hombre sino también lugares, objetos y animales.
Los casos de posesión y los disturbios demoniacos van en El Evangelio nos presenta el ejemplo de aquel endemo­
aumento en nuestros días, pero los de posesión son mucho niado de Gerasa (Lucas 8, 30-33), por medio de su boca el
más limitados que los de disturbios maléficos o vejación. diablo pide al Señor transferirse a dos piaras de puercos y
Conozco muchos casos de personas que son golpeadas en en efecto entra en estos animales, que ciertamente en ese
sus sentimientos: no encuentran mujer o marido, rompen momento quedan endemoniados.
los matrimonios y noviazgos sin razón de por medio; o tam­
bién son golpeadas en sus bienes: por ejemplo industriales Jesús le preguntó: "¿Cómo te llamas?" Él le contestó: "Le­
que de pronto cometen errores garrafales al grado de caer gión", porque se le habían metido muchos demonios. Aque­
en la miseria o sin motivo se encuentran en la calle, muchos llos demonios le rogaban que no les ordenara irse al abismo.
casos de comerciantes y artesanos cuyos negocios muy prós­ Había por allí una buena piara de puercos que andaban pa­
peros de pronto se van al traste; muchos casos también de ciendo en el monte. Los demonios le rogaron que los dejara
disturbios físicos. Es notable que se trata de hechos que pue­ meterse en ellos, y los dejó. Saliendo, pues, los demonios de
den deberse simplemente a motivos naturales, pero también aquel hombre, se les metieron a los puercos, y toda la piara se
podrían ser atribuidos a motivos maléficos. precipitó en el lago por un despeñadero y se ahogó.
Entonces aquí está la importancia del exorcista, en el sa­
ber distinguir ciertos signos, cuándo estos disturbios tie­ El caso más común ocurrido a todos los exorcistas es el de
nen un origen maléfico y cuándo, en cambio, sólo son de ser llamados a exorcizar casas en las que se escuchan rui­
origen natural. dos extraños, fenómenos extraños que no se logran expli­
Algunos tienden a establecer obsesión y posesión casi car humanamente.
como sinónimos, mientras que yo distingo ambos términos. Los disturbios físicos son disturbios en el cuerpo, esos do­
La obsesión se tiene cuando una persona es asaltada por lores físicos inmediatos y que no se deben a enfermedades
pensamientos obsesivos invencibles, de los cuales no lo­ sino que el Demonio los puede dar y da a ciertas personas,
gra absolutamente liberarse ni desligarse, gue la conducen sobre todo a personas santas, y que el Señor permite para
siempre a la desesperación y en los casos más extremos al su santificación. También de este caso hay varios ejemplos:
suicidio. Por desgracia, esto último es uno de los triunfos el santo cura de Ars, quien fue muchas veces golpeado por
que el Demonio, como destructor, se propone también en el diablo y arrojado de su cama; el padre Pío, al que en una
sus otras formas, pero especialmente en los casos de obse­ ocasión debieron coserle unos puntos sobre la ceja porque
sión, en los cuales, con frecuencia, la persona es empujada el Demonio lo había aventado de su cama y él se había gol­
a la desesperación y por tanto al deseo o al intento de qui­ peado la cabeza en el suelo.
tarse la vida.

18 19
Ent0m~es, en este caso no hay algun a presencia del Demo­ mera causa evidente coincide con lo anteriormente dicho.
nio en la persona, ni hay vejaciones externas que golpeen a Se trata de una explícita petición de pacto con Satanás, el
la persona en sus bienes, en sus sentimientos o en su salud. cual necesariamente conduce a la dependencia demoniaca.
Yo creo que se debe incluir entre estos disturbios físicos Otra causa es la permisión divina, que se tiene sin inter­
también el del que habla san Pablo de manera muy clara, vención de persona humana. Esto es un suceso particular
cuando escribe que para ser conservado en la humildad, que también encontramos relatado en la Biblia: en el caso
el Señor ha permitido que un ángel de Satanás, por tanto de Job es directamente el Demonio quien de su propia ini­
un demonio, lo fustigue, casi un aguijón en la carne (2Cor ciativa procura estos disturbios y Dios, en cuanto poder su­
12, 7-9); aunque él había orado mucho para ser librado de premo, deja hacer; también en el caso de san Pablo, el cual
aquel tormento; ciertamente san Pablo experimentó seme­ ya hemos señalado, es Dios quien lo permite. Hay muchas
jante disturbio maléfico hasta la tumba. confirmaciones de esta permisión divina también en la
vida de muchos santos, que han padecido hasta la posesión
... a causa de la grandeza de mis revelaciones. Por eso, para diabólica. En 1983 el Santo Padre Juan Pablo II beatificó a
evitar que me enorgulleciese, se le mandó a mi carne un agui­ la llamada Pequeña árabe, sor María de Jesús Crucificado,
jón, un ángel de Satanás, para que me diese de bofetadas. Eso nacida a pocos kilómetros de Nazaret. Esta carmelita pasó
fue, pues, a fin de que no me enorgulleciese. Tres veces le he momentos en los que el Demonio la poseía de una manera
pedido al Señor que ese aguijón me deje en paz; pero me ha total, tanto que tuvo la necesidad de ser exorcizada. En este
respondido: "Con mi gracia tienes; la fuerza se ejerce plena­ caso el Señor ha permitido, así como puede permitir una
mente en la debilidad". Así es que antes me gloriaré de mis enfermedad, con el propósito de santificar a esta persona,
debilidades con muchísimo gusto, para que la fuerza de Cris­ que le fueran infligidos sufrimientos en reparación de los
to viva en mí. pecados de la humanidad, al grado de hacerla ejercitar de
manera heroica la paciencia y la humillación.
La sexta forma de disturbio es la dependencia demoniaca, la Al maleficio le aguarda el ser la última de las causas enu­
cual se tiene cuando una persona establece el así llamado meradas. Una persona puede caer en uno de esos definidos
pacto de sangre con Satanás, o sea se le somete con plena seis maleficios extraordinarios que el Demonio puede dar
voluntad, con total adhesión y se vuelve esclava de él, qui­ para que la persona sufra ese mal. Se define maleficio al ha­
zá para obtener favores a cambio o éxitos humanos. cer el mal a una persona por medio del Demonio. Entonces
la voluntad primera es de otra persona, y hay muchos mo­
dos diversos a través de los cuales es posible efectuar un
Las causas de los ataques maleficio: la manera más común es el hechizo, o también
están los amarres, la maldición, el mal de ojo, la macumba
Distingo tres motivos por los cuales se puede caer en una (magia, en África y Brasil), el vudú. Entonces, considero
de estas formas de disturbio maléfico. Es importante siem­ "maleficio" un término genérico, cuya popularidad estri­
pre tener en cuenta las causas, porque conocerlas es un ba en que la persona afectada no tiene la culpa, no es ella
óptimo cuidado preventivo además de curativo. Una pri- quien ha consentido al Demonio, pero hay el consenso del

20 21
Demonio, la invitación a éste por voluntad de otra perso­ hablándole a un grupo de psiquiatras, él dijo claramente y
na que hace este maleficio. Se debe notar aquí el que los en resumen, que los síntomas presentados por la persona
maleficios muchas veces no alcanzan el objetivo que se resultaban todos conocidos por la ciencia psiquiátrica, pero
proponen porque, por ejemplo, son invocados contra una en tales dimensiones y todos concurrentes era algo abso­
persona que vive en gracia de Dios, que está unida al Señor lutamente inconcebible para los estudiosos de esa ciencia.
y por tanto se encuentra blindada: se puede afirmar, en tér­ Sin embargo, por sí mismo el testimonio dicho no es ni
minos generales, que es casi inmune a los embates que le siquiera suficiente. El exorcista tiene necesidad de ver sín­
podrían caer encima a través de los maleficios. tomas específicos de carácter maléfico, los cuales confirma
sólo al realizar el exorcismo y viendo cómo se desenvuelve
el caso en una serie de exorcismos. En definitiva, no dudo
Síntomas de los ataques en afirmar, porque casos similares me han ocurridos varias
veces, que cuando una persona recibe las mayores atencio­
El más indicativo síntoma de la presencia de un mal de­ nes psiquiátricas por mucho tiempo, no obtiene una mí­
moniaco al que un exorcista presta atención es el aborreci­ nima mejoría y luego muestra motivos para sospechar la
miento a lo sagrado por parte de la persona asistida. Esta presencia de un mal demoniaco, por lo que se procede a
aversión se puede confirmar por varias actitudes y com­ una serie de exorcismos y ella sana, no hay duda del origen
portamientos: desde los mínimos como el bostezar siempre de su mal. La sanación que sigue a una serie de exorcismos
que se ora o se entra a la iglesia, algo tomado corno insigni­ es un signo seguro de que se trataba de un mal demoniaco.
ficante por una persona porque puede originarse en causas
naturales, pero que en conjunto conduce a sospechar, hasta
los más impactantes (pero no necesariamente certificado­
res) como los desvanecimientos entrando a la iglesia o las
reacciones violentas en la bendición como el caer y revol­
carse en el suelo o más aún la capacidad de reconocer el
agua bendita sin que se le diga, como la comida mezclada
con agua bendita.
El ritual del exorcismo indica en particular otros tres
signos que podrían ser significativos, aunque claramente
puede haber muchos más y al ser más se tiene mayor segu­
ridad en el proceder. Estos tres son la capacidad de hablar
lenguas desconocidas, el conocimiento de cosas ocultas y
una fuerza sobrehumana; síntomas que sin embargo tam­
bién se pueden hallar en males de carácter natural. A este
respecto suelo recordar la explicación que dio un importan­
te psiquiatra, frente a un caso de segura posesión maléfica:

22 23
EL HOMBRE Y EL MALIGNO

En la historia de los pueblos, el hombre siempre ha tenido,


incluso antes del hebraísmo y del cristianismo, la percep­
ción de lo que podemos llamar espíritus maléficos; por lo
que siempre ha buscado el congraciarse, defenderse o libe­
rarse de ellos utilizando las formas propias y más adecua­
das a la cultura de su tiempo: de aquí provienen los varios
magos, hechiceros y similares, de acuerdo con la cultura de
cada pueblo y de cada época.
Así como se puede alcanzar el conocimiento de la exis­
tencia del Creador a partir de la observación racional de
lo creado, como es el caso de muchos pensadores y filó­
sofos de la antigüedad, la razón humana tiene una vaga
percepción de esta realidad no sensible y oculta que hemos
definido como espíritus maléficos. Pero, al mismo tiempo,
como la verdad de la existencia de Dios y el conocimiento
pleno de Su naturaleza de padre misericordioso y a la vez
de Trinidad (gran misterio y mucho más inaccesible para
la sola razón humana) son ofrecidas al hombre sólo por
la Revelación, así únicamente a través de la Revelación el
hombre tiene la certeza y la precisión acerca del mundo no
sensible y oculto, incluso hasta el nombre exacto de esos
espíritus, es decir, demonios, como son hoy comúnmente
llamados. No por nada el poder de expulsar a los demo­
nios (así como los milagros y curaciones) es una prueba de
la divinidad de Jesús.

25
@om0 c0:F1.secuencia de todo lo que he dicho, es impor­ absoluta falta de preparación. Esto es un grave error, por­
tante ser conscientes del hecho de que no entender al De­ que si tuviéramos un clero preparado, estaría en grado de
monio significa no comprender el plan redentor de Dios, o tranquilizar al 99% de los casos en los cuales no hay pre­
sea todo aquello que aconteció enseguida de la culpa ori­ sencia de males demoniacos, y de guiar de manera adecua­
gin al de Adán, por la que le vino al hombre una necesidad da al uno por ciento de los casos en los que sí se requiere la
imprescindible de ser salvado, porque el hombre no puede asistencia de un exorcista.
salvarse por sí mismo. Por este motivo me toca a mí subra­ Por tanto, para concluir, la ignorancia acerca de la exis­
yar con disgusto que, si bien por estas razones históricas tencia del Demonio es un peligro mayor que una manera
y culturales que veremos más adelante, el día de hoy en de salvaguardar la paz cotidiana; además es una falta de
el mundo católico no sólo hay una carencia numérica de comprensión del designio de amor de Dios en sus relacio­
exorcistas sino también en general de clero, y por añadi­ nes con nosotros que Él mismo ha revelado de manera im­
dura hay en los obispos una carencia en el creer en la exis­ pactante, con nuestra redención por medio de su Hijo.
tencia misma del Demonio, o por lo menos en su actividad
extraordinaria de llenar de males de carácter demoniaco.
En resumen, hay una gran insensibilidad por parte de
los sacerdotes, al respecto de este delicado argumento. Por
alguna razón que ignoro, he sido acusado de tomarla en
contra de los obispos de manera excesiva, por dicho tema.
En general suelo responder que sobr~ el nombramiento de
los exorcistas no puedo culpar a los sacristanes. En reali­
dad admiro a los obispos, porque desde que comencé mi
actividad muchas cosas han cambiado tomando el cami­
no propicio. Por lo menos en Italia, en los últimos años, el
núm ero de exorcistas está aumentando (y algunos obispos
amigos me dicen que todo es culpa mía). Pero es un he­
cho que tenemos mucho por hacer con un episcopado que
es árbitro en el nombramiento de los exorcistas, y más en
general con un clero que no estudia desde hace décadas
(siempre salvo excepciones) estos problemas de teología
espiritual referentes al Demonio y a los métodos para con­
trarrestar su acción, nunca ha asistido a exorcismos, nunca
los ha practicado y no cree en ellos. He aquí por qué nos
topamos con tanta incredulidad; es cierto que por parte de
la gente hay en cambio una excepcional ingenuidad, pero
es también cierto que por parte de los sacerdotes existe una

26 27
CRISTO VENCEDOR DE SATANÁS

Cuando la creación,
el Verbo ya existía,
el Verbo estaba con Dios
y el Verbo era Dios.
El Verbo estaba, pues, con Dios cuando empezó a haber
cosas,
todas las cuales fueron hechas por Él;
de modo que sin Él no se hizo ni una sola cosa de cuantas
se hicieron.
En Él estaba la vida,
vida que era la luz de los hombres.
La luz brilla en medio de las tinieblas,
las cuales no han podido apagarla (In 1,1-5).

Bendito sea Dios,


Padre de nuestro Señor Jesucristo,
el cual nos ha bendecido con toda clase de bendiciones es-
pirituales,
en las cosas del cielo, en Cristo.
Porque desde antes de la creación del mundo
nos escogió en Él para que fuésemos santos
e irreprochables en su presencia, por el amor.
Porque nos predestinó para ser sus hijos adoptivos en Je­
sucristo,
pues así le plugo a su voluntad,
para alabanza y gloria de su gracia,

29
a.e la Gual nos colmó en el Amado. Él es antes de todas las cosas,
En éste tenemos la redención por medio de su sangre, y todas las cosas se sostienen juntas en ÉL
y el perdón de nuestros del~tos, Él es la cabeza del cuerpo de la Iglesia,
según la riqueza de su gracia; . el principio,
ha derramado abundantemente esa gracia sobre nosotros, el primogénito de los que resucitan de entre los muertos,
dándonos a conocer con su infinita sabiduría y entendi- de modo que tiene el primer lugar entre todos.
miento Plugo a Dios que en Él habitase toda la plenitud,
el misterio de su voluntad, y reconciliar consigo a todos los seres por medio de Él,
en conformidad con su beneplácito. haciendo la paz por la sangre que en la cruz derramó.
Así lo determinó Él en sí mismo, Sí, por medio de Él reconcilió todas las cosas,
fijando el cumplimiento de los tiempos las terrestres y las celestes (Col 1,15-20).
para encerrar en Cristo todas las cosas,
así celestes, como terrestres. Haciendo referencia al prólogo del Evangelio de Juan y
En Él fuimos escogidos, a los dos grandes himnos cristológicos de san Pablo, uno
porque fuimos predestinados de acuerdo con el decreto presentado en las primeras páginas de la Carta a los Efe­
de Aquél que hace todo conforme al plan de su voluntad, sios y el otro en las de la Carta a los Colosenses, podemos
para que sirviésemos para su alabanza y su gloria, afirmar que todo ha sido creado en función de Cristo y por
nosotros que desde antes hemos esperado en Cristo. Jesucristo; por lo cual Cristo es el centro, el perno, la razón
Vosotros habéis esperado también en Él de ser de toda creatura.
después de escuchar la palabra de verdad, Esta es la premisa por la cual, en cada una de nuestras
el Evangelio de nuestra salvación. reflexiones a propósito de las cosas ultraterrenas y ocul­
Y después de que creísteis, tas (pero también humanas y terrenas) debemos partir del
habéis sido sellados con el Espíritu Santo prometido. centro de la creación, del objetivo de la creación que es
Ese Espíritu es la prenda de nuestra herencia, Jesucristo. Entonces, bajo la luz de Cristo comprendemos
para redención de aquellos que son suyos, también el papel de todos los seres creados, en particular
para su alabanza y su gloria (Ef 1,3-14). los inteligentes: los ángeles y luego los hombres, y también
toda la creación material: los astros, el reino animal, el rei­
Él es la imagen del Dios invisible, no vegetal, etc. Todo cuanto está en función de un único
el primogénito de toda la Creación. plano que tiene su razón de ser en Jesucristo.
En efecto, en Él fue creado todo lo que hay en los cielos y Por tanto, la influencia de Cristo es fundamental y a ve­
en la tierra, ces no se le echa bastante luz. De hecho, con frecuencia se
lo visible y lo invisible, parte de esta idea aproximativa: Dios (que ha creado sólo
los Tronos, las Dominaciones, los Principados, y las Potes­ cosas bellas, buenas y para el bien) primero habría creado
tades: a los ángeles, seres espirituales que dotó de dos grandes
todas las cosas fueron creadas por Él y para Él. facultades: inteligencia y libertad, las habría sometido a

30 31
una prueba, luego de la cual algu~os d~ éstos se rebelaron
a Dios y se habrían vuelto demoruos, mientras los que per­
manecieron fieles son llamados ángeles. Luego Dios, según
esta creencia común, habría creado al hombre, también EL EXORCISMO EN LA HISTORIA
como ser inteligente y libre, pero no como puro espíritu,
sino una mezcla de alma y cuerpo. También el hombre ha­
bría sido puesto a prueba a su vez, la cual falló (el pecado
de Adán y Eva). He aquí entonces que Dios habría tenido
en mente salvar al hombre por medio de Jesucristo, o sea
mandando a Jesús a la Tierra como Salvador. Con frecuencia se me pregunta si el exorcismo nació de un
Este breve esbozo es una suposición que no tiene en precepto de la Iglesia o tiene su raíz en un mandamien­
cuenta el hecho de que Cristo ya está al Centro de todo el to, en una orden dada por Jesús mismo en los evangelios.
universo y que todo ha sido creado por Él en función de En realidad, los hebreos ya practicaban los exorcismos,
Él. Por lo cual, siendo Cristo el centro, el hecho de que se pero Jesús ejercitó este poder ante todo para demostrar el
haya encarnado y haya venido al mundo como Salvador y propio dominio sobre el Demonio: expulsar a los demo­
no como Triunfador, así como sucederá al final de los tiem­ nios y hacer milagros en general es de hecho una de las
pos, es la precisa consecuencia del pecado original, pero ya pruebas de divinidad de Jesucristo, luego dio este poder
independientemente del pecado origina1 todo había sido a los apóstoles y a todos sus seguidores, por tanto a todo
creado en función de Cristo. Entonces también los ánge1es cristiano: "Éstos serán los milagros que acompañarán a los
habían sido creados en función de Cristo, por Cristo y Él que hayan creído: arrojarán demonios en mi nombre, ha­
dio a los ángeles algo que algunos padres de la Iglesia ex­ blarán lenguas ... " (Me 16, 17). De hecho, en los primeros
presan, en síntesis, de la siguiente manera: los ángeles no tres siglos todos los cristianos expulsaban demonios con el
gozarían de la visión beatífica de Dios si no hubiera habi­ nombre de Jesucristo y este hecho tiene además una gran
do la muerte redentora de Cristo, por la cual también ellos importancia apologética, ya que los primeros cristianos,
han experimentado de manera fundamental la redención corno leemos en Justino, Ireneo, Tertuliano, Orígenes, se
obrada por Jesús. burlaban de los paganos porque con el nombre de sus em­
San Juan en su primera carta (3, 8) es muy explícito al peradores o de sus dioses no obtenían nada, mientras que
explicar que Cristo, corno objetivo principal de la Encarna­ los cristianos con el nombre de Jesucristo expulsaban a los
ción, vino para destruir las obras del Demonio: "Mas el que demonios.
comete pecado es del diablo, porque el diablo peca desde En el siglo 1v, como habían empezado a circular estafado­
el principio. Para eso apareció el Hijo de Dios: para des­ res y charlatanes, la Iglesia latina instituyó el sacramental
truir las obras del diablo". del exorcismo; a diferencia de la ortodoxa, la cual sostiene
Por tanto el apóstol subraya la función soteriológica, es que el del exorcista es un carisma personal (aunque esto
decir, salvífica de Cristo. En definitiva el poder de Satanás no es ningún motivo de discusión entre las dos Iglesias).
ha sido quebrado por Cristo. Desde ese momento, para comprenderlo, es necesario dar

32 33
a la palabra "exorcismo" un significado específico, porque
cuanto pasaba, poco a poco desapareció y se olvidó cual­
en general, mientras que con esta palabra se entiende la
acción de expulsar demonios por parte de quien sea que lo quier tipo de remedio para este género de situaci_o~es, por
haga, ahora en la Iglesia latina, por exorcismo y exorcista tanto se dejó de hacer exorcismos y con frecuencia mcluso
se entiende al sacerdote autorizado por el obispo para que el creer en la existencia del Demonio. El excesivo peso de la
cumpla el sacramental del exorcismo, utilizando las plega­ cultura del mundo laico racionalista de los siglos siguien­
rias oficiales reservadas para ello, las cuales competen a la tes, que influyó mucho también sobre el ámbito eclesiásti­
autoridad de la Iglesia. co, ha completado la obra, reforzando la tendencia general
Entonces, el Derecho Canónico confiere (con base en el arriba descrita. Todo esto nos ha conducido históricamen­
artículo 1172) a los obispos y sólo a los obispos el poder para te, como ya se tuvo a bien decir, a una actual carencia de
nombrar un exorcista. Por esta razón, cuando se encuentra exorcistas, lo cual sólo es el más notorio síntoma de una
un exorcista oficial en una diócesis quiere decir que el obis­ general y grave impreparación de casi todo el clero católi­
po le ha conferido el poder de pronunciar el sacramental co a propósito del Demonio y de los modos con los cuales
del exorcismo, en un caso en particular o en general. Toda­ contrarrestar su obra destructora extraordinaria. Sin em­
vía debo subrayar que, instituyendo este sacramental para bargo, aunque la situación está lejos del estado deseable,
dar mayor fuerza y eficacia al rito y sobre todo para garan­ puedo atestiguar desde el comienzo de mi actividad una
tizar que las personas no busquen la ayuda de un estafador cierta mejoría de las cosas, de esto es un signo que al co­
o de un charlatán, sino a una persona competente, con esto mienzo de los años ochenta monseñor Balducci (notable
la Iglesia no ha quitado nada del poder que Jesús dio a exorcista de la arquidiócesis de Roma, acaecido en el 2008,
todos los que creen en Él, para expulsar al Demonio en su N.R.) decía que en Italia había una veintena de exorcistas,
nombre, a través de la plegaria de liberación. mientras que hoy son más de trescientos.
A pesar de estos sólidos orígenes, en la Iglesia católica
-y exclusivamente en la Iglesia católica desde hace tres
siglos hasta hoy-, casi se han abandonado los exorcismos.
Hasta hace tres siglos había en el mundo católico muchos
exorcistas, no porque hubiera más endemoniados que hoy,
sino en ejercicio de la función predominante de escucha Y
seguridad para la gente que el exorcista desempeña des­
de siempre. Pero en aquel periodo histórico sucedió el
tremendo fenómeno de la cacería de brujas, o sea se dejó
de exorcizar a las personas que parecían endemoniadas y
se comenzó a mandarlas a la hoguera. Afortunadamente
aquella época de locura no duró mucho y el mundo protes­
tante fue más golpeado que el católico; sin embargo, como
reacción a este arrebato que conducía a demonizar todo
34
35
¿QUIÉN ES EL EXORCISTA?

Contrariamente a la imagen sobre todo sensacionalis­


ta y distorsionada al respecto de su acción y su figura, el
exorcista es sobre todo un hombre de escucha, que trata
de captar poco a poco la necesidad de cada caso, alguien
que acerca las personas a Dios, alguien que tranquiliza y
alienta a las personas que creen ser víctimas de mal de ojo,
de un hechizo o maleficio causado por una persona que
les es adversa. Inútil decir que con frecuencia esta convic­
ción es confirmada o alimentada por consultar a las per­
sonas equivocadas: magos, adivinos, supuestos videntes o
carismáticos, de los cuales hay una invasión y una conti­
nua publicidad por parte de los medios informativos. Es
una mínima parte del tiempo del exorcista lo que dedica
a los exorcismos, justamente porque la posesión o el mal
demoniaco son raros; por lo cual mucha de la actividad del
exorcista está dedicada a liberar de los miedos inútiles. En
fin, la tarea del exorcista es la de exorcizar, cuando ve que
están presentes las condiciones. Dicho esto, no hay duda
de que la liberación de la presencia del Demonio o de un
mal demoniaco es fruto de una intervención extraordinaria
de Dios, como una curación milagrosa.
En el momento del exorcismo, alrededor del sacerdote
frecuentemente se encuentran ayudantes o asistentes, és­
tos deben ser personas de mucha oración, porque la ayuda
principal es justo la que viene de la oración. También Jesús,
muchas veces en sus milagros, como por ejemplo cuando

37
cara al ciego de Jericó, le dice: "tu fe te ha curado" (Le 18 indirectas a favor de cierta persona, no está prescrita nin­
42). Él pide la fe no sólo a la persona que solicita la cura­ guna forma particular pues lo que cuenta es la fe.
ción sino también a las demás personas presentes, a quie­ Frente a una persona que pide su ayuda, un exorcista
nes lo acompañan. "Al ver la fe de aquellos hombres" (Mt debe saber discernir entre un mal psicofísico y un mal de­
9, 2; M e 2,5), dice el Evangelio al respecto de aquel hombre moniaco. Para este fin, es indudable que debe tener mu­
que es bajado en su camilla desde el techo, no sólo por la cha experiencia para distinguir, debe orar para tener la luz
fe de aquel hombre sino también por la de los que lo acom­ del Señor, precisamente porque no es corno un médico que
p~an, Jesús le perdona sus pecados y en seguida lo cura. se basa en análisis, en diagnósticos clínicos. En cambio el
Piénsese cuán importante es en estos casos la oración de exorcista se basa en los síntomas; yo, personalmente, proce­
la familia. Quien ayuda al exorcista, como he dicho, debe do de esta manera: lo primero es informarme si el asistido
ser una persona de gran oración y además con nervios de ya fue visitado por los médicos, porque la primera sospe­
acero, no exaltada ni fácilmente impresionable, en fin, una cha que surge cuando una persona tiene disturbios es que
persona que sepa mantener la lengua en su lugar, porque se trata de males naturales. Por tanto, miro el éxito de las
debe saber guardar secreto absoluto y profesional: no decir visitas médicas y de sus cuidados y observo que no haya
nada a la persona que ha sido exorcizada, ni mucho menos dudas o contradicciones entre los varios médicos para de­
a otros, no sólo cómo se desarrolló el exorcismo sino tam­ terminar el diagnóstico. Doy poca importancia a esto, no
poco quién estuvo presente. Personalmente, hasta niego el mucha, porque muchas personas vienen con el exorcista
conocer a una persona que me haya asistido en los exorcis­ diciendo claramente que para ellos esta es su última salida,
mos que practico todas las semanas desde hace años, por­ luego de haber estado con muchos médicos, pero esto no
que deseo un secreto absoluto. Entonces, recapitulando, los basta, porque sabemos que muchos males, especialmente
asistentes de un exorcista deben ser personas de oración, de los psíquicos, todavía no tienen una cura adecuada y satis­
seguro equilibrio psicológico y de gran secrecía. Todas estas factoria, aunque no dejan de ser males naturales. Un factor
características que, ni dudarlo, también debe tener el exor­ fundamental a conocer por un exorcista es si el asistido es
cista mismo. una persona que ora, por cuanto depende de ella, si es una
A propósito de la oración, como ya he recordado, la insti­ persona que va a Misa y trata de vivir la vida cristiana; de
tución de la figura oficial del exorcista por parte de la Iglesia hecho es inútil querer recibir oraciones y bendiciones si se
latina no elimina la eficacia de las oraciones que cualquier está lejos de los sacramentos, sería corno tomar a broma a
persona de fe puede hacer en favor de una víctima de ma­ nuestro Señor, el pedirle que nos sane de un mal sin vivir
leficios. Estas son las llamadas "oraciones de liberación", en su gracia. Por tanto, ante todo en cuanto sacerdote, el
Y puede haber de muchas maneras, pero se puede afirmar exorcista invita y alienta a las personas a orar: se puede
tranquilamente que su punto de partida, para los cristianos liberar de males demoniacos sólo con oraciones y sacra­
más sencillos, es: "¡En el nombre de Cristo, aléjate Satanás!" mentos como han hecho muchos santos sin necesidad de
Jesús sólo expresaba mandatos directos, así como después exorcismo, pero en cambio nunca se puede liberar úni­
de Él los apóstoles. Además se pueden hacer oraciones de camente con exorcismos sin oraciones y sin sacramentos.
alabanz a a Dios, plegarias de agradecimiento, oraciones Un síntoma muy indicativo que un exorcista observa en la

38 39
:p>ersona asistida es la presencia de aversión a lo sagrado, personas difuntas, no todas maléficas o malas, y luego del
de lo cual ya se habló antes. Otro factor importante es sa­ Demonio. Pero todos los exorcistas afirman que se trata de
ber cuándo comenzaron los disturbios; si por ejemplo una un problema del cual revelan la propia experiencia, no pre­
persona dice que comenzaron a aparecer cuando frecuentó tendiendo en lo más mínimo ofrecer una explicación, ya
magos, sesiones espiritistas o sectas satánicas, también este que pueden engañarse y ser engañados, y le pasan el dato
es un motivo de sospecha, insuficiente como solo motivo. a los teólogos y a los biblistas para que lo profundicen.
Algun as de las indicaciones más vistosas podrían ser: ha­ A pesar del elenco de fenómenos extraordinarios arriba
blar lenguas desconocidas, saber cosas ocultas, demostrar expuesto, debo decir que sólo quien tiene una ignorancia
una fuerza sobrehumana, pero también éstas en sí mismas total acerca de este ministerio imagina que el exorcismo es
son insuficientes.
algo espantoso, traumático. Tal efecto puede verificarse en
Otro fenómeno extraordinario que algunos dicen haber los inexpertos presentes pero no en la persona afectada, si
encontrado, si bien no se trata propiamente de un síntoma en el transcurso del exorcismo o por añadidura al comen­
y hay muchas dudas al respecto de su autenticidad, es la co­ zarlo se manifiestan reacciones externas violentas o fenó­
nexión con los difuntos. Aunque a mí nunca me ha pasado menos extraños.
algo semejante, en efecto, algunos exorcistas dicen haberse En fin, 'si luego de cotejar el caso hay varios motivos
topado con este fenómeno. No hay un criterio uniforme en­ de sospecha, yo procedo a un exorcismo, sobre todo para
tre los exorcistas, pero se considera que cuando a veces se diagnosticar más que curar, con sencillez y brevedad para
está seguro de estar en presencia de una posesión o un mal verificar si los fenómenos sospechosos se esconden o no en
demoniaco y aparecen personas que dicen nombres, apelli­ una causa maléfica. Como quiera que sea, la única seguri­
dos y mucho más, como ya ponía en guardia el viejo ritual, dad al respecto de los fenómenos bajo sospecha es justa­
son trucos y engaños del Demonio: es el Demonio mismo mente la pista que se obtiene con un exorcismo o una serie
quien se hace pasar por el alma de un difunto; como en los de exorcismos por cómo se reacciona a ellos; la sanación
diálogos que se tienen con él, el Demonio trata de embro­ consecuente a una serie de exorcismos es el único signo
llar, quizá acusando de haber entrado en una persona por seguro de que se trataba de un mal demoniaco.
culpa de la suegra, quien hizo un mal de ojo, cuando en Quede bien claro que pongo el exorcismo en último lu­
realidad sólo trata de sembrar cizaña. Es necesario andar gar de la eficacia, inmediatamente después de las oracio­
con mucha cautela al prestar fe a estas cosas; normalmente, nes de liberación, entre los remedios a los cuales recurrir
nosotros creemos que las almas luego de la muerte, van de contra la acción extraordinaria del Demonio. Durante un
inmediato al Infierno, al Purgatorio o al Paraíso y por tanto exorcismo el crucifijo es ciertamente un instrumento po­
no pueden vagar, pero hay casos que nos dejan perplejos. deroso, pero no siempre, porque las reacciones son extre­
En mi libro Exorcistas y psiquiatras publiqué el parecer de madamente variadas: hay quienes no soportan el rociarlos
14 exorcistas, italianos y extranjeros, todos de mucha au­ con agua bendita, en cambio a otros les es indiferente, lo
toridad, entre los cuales, una minoría afirma haber tenido mismo vale para el crucifijo así como para el óleo del exor­
verdadero contacto con personas que estaban difuntas y cismo y para las otras formas. Es necesario que el exorcista
haber liberado primero al asistido de la presencia de estas

40 41
sepa adaptarse a cada caso y descubrir cuáles son los pun­
tos signifi cativos para cada persona.
En definitiva y para resumir, la certeza de que la persona
efectivamente está liberada luego de un exorcismo, la cer­ ¿CÓMO DEFENDERSE DEL DEMONIO?
teza del éxito del exorcismo, se tiene solamente cuando los
sufrimientos graves y fuertes que han atormentado hasta
ese momento a la persona golpeada por el Demonio, ce­
san definitivamente. Cuando estos sufrimientos terminan,
la persona se siente libre, siente la mente despejada y de
hecho es ella misma quien se da cuenta del éxito del exor- . En presencia de males demoniacos siempre es bueno refor­
cismo. En el momento en que mis asistentes me comunican zar las propias actitudes y oraciones invocando para no­
este hecho, yo empleo cerca de un año para asegurarme de sotros o para la persona afectada una intercesión. De entre
tal liberación, porque a veces pueden verificarse resultados todos los posibles, tres son los que se podrían definir como
falsos o temporales; pero en el momento en que me anun­ intercesores necesarios: el Espíritu Santo, el nombre de Je­
cian tal liberación, yo hago un exorcismo y si la persona ya sús y María santísima.
no tiene ninguna reacción, yo suelo decirle: "Agradece al A propósito de la Virgen María está bien hacer presen­
Señor, yo no tengo méritos". te un aspecto no secundario. Si como he precisado en las
páginas anteriores, todo fue creado en vistas a Cristo, por
lo cual en los planes de Dios ya estaba la encarnación del
Verbo (quizá como Triunfador y no como Salvador que an­
tes debió sufrir, pero ya como Triunfador está al centro de
la creación), el segundo ser pensado por Dios, luego del
primero que es la encarnación del Verbo, no puede ser otro
sino aquella en la cual el Verbo de Dios, la segunda persona
de la Santísima Trinidad, se encarnó. Desde el momento
posterior al pecado de Adán la encarnación adquirió esta
fisonomía particular por la cual Jesús vino como Salvador
y Redentor, y también María, su madre, fue asociada a este
papel, estando exenta de la culpa original justo en virtud
de los méritos de Cristo. María también es una creatura
humana que forma parte de la estirpe de Adán y por tan­
to, como tal estaría sometida a la culpa original, pero fue
liberada de ella preventivamente en vista de la redención
. de Cristo. Por otra parte, María no es sólo madre del Re­
dentor, sino también colaboradora en Su obra redentora;

42 43
no por casualidad, los pintores y escultores representan a cia lo expulsaba, en particular su medalla tiene una notable
la Inmaculada en el momento de pisar la cabeza de la ser­ eficacia al contener muchas frases contra el Maligno.
piente, imagen del Demonio. Entonces, con mayor razón Por lo que se refiere a los santos, cada exorcista invoca
hablamos de una poderosa intercesora. a los que él es personalmente más devoto o a los cuales es
Siguiendo el orden celestial, ciertamente son válidos in­ más devota la persona exorcizada. Un ejemplo práctico para
tercesores los arcángeles y los ángeles, que siempre inter­ comprender mejor: uno de mis queridos colegas exorcistas,
vienen con sus legiones contra el Maligno; como razón para que ejercita el ministerio desde hace 46 años, el padre Ci­
esto nos baste pensar en el libro del Apocalipsis, donde se priano de Meo, siendo vicepostulador para la causa de bea­
relata (12, 7-9) que hubo una lucha en el cielo, de Miguel,
tificación de un cohermano capuchino de nombre Mateo,
jefe de la milicia celestial, contra Satanás y sus ángeles re­ cuando lo invoca, siéndole devotísimo, tiene gran eficacia,
beldes; el arcángel prevaleció y los enemigos fueron preci­
mientras que cuando lo invoco yo no es así, porque no tengo
pitados al infierno.
la misma devoción que el padre Cipriano a este siervo de
Dios. Por tanto, se puede afirmar que no existen santos que
Hubo luego una batalla en el cielo, en la cual Miguel con sus
tengan una fuerza particular contra el Demonio, cierto que
ángeles combatió contra aquel Dragón, el cual de su parte
todos los santos en cuanto tales la tienen, pero nosotros sólo
combatió seguido de sus ángeles; pero no pudo triunfar, y ni invocamos a los que somos más devotos.
siquiera se encontró ya lugar en el cielo para él. Enseguida
Por lo demás, hay muchos casos de santos atormentados
fue despeñado el gran Dragón, aquella Antigua Serpiente que
por el Demonio. Entre los más emblemáticos, también por­
también lleva el nombre de Diablo y de Satanás, el seductor
que se trata de una experiencia muy reciente, se encuentra
del mundo entero. Ese fue, pues, precipitado sobre la tierra, Y
el de la hermana carmelita que es conocida corno la Pe­
sus ángeles fueron despeñados juntamente con él.
queña árabe: sor María de Jesús Crucificado, de hecho, va­
rias veces en el transcurso de su vida, sufrió la verdadera y
Por ello se suele invocar a Miguel arcángel en cuanto jefe propia posesión diabólica y tuvo necesidad de ser exorci­
de las huestes angélicas; junto con él yo siempre invoco a
zada para obtener la liberación. Por otra parte, conocernos
los ángeles custodios de todos los presentes, entre los que varios casos de santos, como Juan Bosco, el santo Cura de
obviamente no falta san Gabriel arcángel, que es mi patrono. Ars, el padre Pío, Gema Galgani, Ángela Foligno, don Ca­
Con frecuencia se habla de san Benito como patrono de labria y se podría seguir hasta el infinito, todos ellos con
los exorcistas, en realidad no está probado históricamente vejaciones diabólicas de las cuales se liberaron gracias a la
que Honorio III lo haya nombrado como tal, pero como oración y los sacramentos.
hasta el momento no hay ninguno, lo invocamos a él, que Los más importante por subrayar es que la Biblia nun­
ciertamente era fortísimo en la lucha contra el Demonio. ca nos dice que temamos al Demonio, porque nos asegura
San Benito era un monje, quizá ni siquiera sacerdote y cier­ que podemos y debernos resistirlo fuertes en la fe. La Biblia
tamente no era exorcista; el motivo de esta identificación dice sobre todo que debernos temer al pecado y combatien­
está en el hecho de que fue un grandísimo santo y demostró do al pecado se combate al Demonio, corno decía Pablo VI
una gran fuerza contra el Demonio, dado que con frecuen- interrogándose, en su famoso discurso acerca del Demo-
44 45
nio, del ]5 de noviembre de 1972, cómo se hacía para con­
trarrestar al Maligno: "Todo lo que nos defiende del pecado
nos defiende de Satanás". Nosotros sólo debemos temer el
no estar en gracia de Dios. Lo que significa confesarse, par­ ORACIONES CONTRA EL DEMONIO
ticipar en la Santa Misa, recibir la comunión y todavía más,
hacer la adoración eucarística y orar, especialmente con los
salmos y el rosario; todos estos entre otros, son los mejores
remedios contra la actividad extraordinaria del Demonio:
estaremos blindados si permanecemos en gracia de Dios.
También para el Demonio, más que poseer a las almas, es Padre nuestro
mejor hacerlas caer en el pecado, y no darles disturbios que
en última instancia sólo resultan en la santificación. De he­ Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu
cho los santos ofrecen sus padecimientos a Dios al punto · nombre, venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra
de que un gran santo como Juan Crisóstomo dice que el como en el cielo.
Demonio, muy a su pesar, es un santificador de las almas, Danos hoy nuestro pan de cada día y perdona nuestras
porque es derrotado y porque al procurarle sufrimientos a ofensas, como también nosotros perdonarnos a los que nos
estas personas santas ellas los saben ofrecer al Señor y por ofenden; no nos dejes caer en tentación y líbranos del mal.
tanto hacen de ellos un mejor medio de santificación. Amén.

Ave María

Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es con­


tigo, bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu
vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, peca­
dores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Alma de Cristo

Alma de Cristo, santifícame.


Cuerpo de Cristo, sálvame.
Sangre de Cristo, ernbriágame.
Agua del costado de Cristo, lávame.

46 47
Pasión de Cristo, confórtame. A María
Oh, mi buen Jesús, óyeme.
Dentro de tus llagas, escóndeme. Oh, Augusta Reina del cielo y Soberana de los ángeles, a ti
No me permitas que me separe de ti. que has recibido de Dios la misión de aplastar la cabeza de
Del enemigo malo, defiéndeme. Satanás, nosotros te pedimos humildemente que nos en­
A la hora de mi muerte, llámame. víes legiones celestiales, para que bajo tu protección persi­
y mándame ir a ti, para que con tus santos te alabe y te gan a los demonios, los combatan, repriman su audacia y
bendiga por los siglos de los siglos. Amén. los arrojen al abismo. Amén.

Salve Reina A María Santísima

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura La Virgen María nos preserve a todos nosotros y a nues­
y esperanza nuestra; Dios te salve.
tras familias de los ataques del Maligno: físicos, mentales y
A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspira­
espirituales; e interceda ante su Hijo Jesús, a cuya palabra
mos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea,
de vida toda rodilla se dobla en el cielo y en la tierra. Aleja,
pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus
Virgen Inmaculada, las insidias de las tinieblas, cuyo falso
ojos misericordiosos, y después de este destierro, muéstra­
poder se quiebra impotente contra tu manto bendito, bajo
nos a Jesús, fruto bendito de tu vientre, oh clemente, oh el cual todos tus hijos se amparan.
piadosa, oh dulce Virgen María.
Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que sea­
mos dignos de alcanzar las promesas de Cristo. Amén. A San Miguel Arcángel

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla. Sé nuestro


Al Señor Jesús
amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio.
Reprímale Dios, pedirnos suplicantes, y tu príncipe de la
Oh Jesús Salvador, Señor mío y Dios mío, mi Dios y mi milicia celestial, arroja al infierno con el divino poder a Sa­
todo, que con el sacrificio de la Cruz nos has redimido y tanás y a los otros espíritus malignos que andan dispersos
vencido el poder de Satanás, te ruego me liberes de toda por el mundo para la perdición de las almas. Amén.
presencia maléfica y de toda influencia del maligno.
Te lo pido por tu Santo Nombre, te lo pido por Tus San­
tas Llagas, te lo pido por Tu Cruz, te lo pido por intercesión Oración de liberación
de María, Inmaculada y Dolorosa.
La sangre y el agua que brotaron de Tu costado descien­ Oh Señor, Tú eres grande, Tú eres Dios, Tú eres Padre, no­
dan sobre mí para purificarme, liberarme, sanarme. Amén. sotros te pedimos por intercesión y ayuda de los arcángeles
48 49
Miguel, Gabriel y Rafael, que nuestros hermanos y herma­ cristo mi único ·Dios y Señor ordeno a todo demonio que
nas sean liberados del maligno que los ha esclavizado. ¡Oh pueda tener alguna influencia sobre mí que me deje inme­
santos todos, vengan en nuestra ayuda! diatamente y para siempre. Por la flagelación, la corona de
De la angustia, de la tristeza, de las obsesiones, nosotros espinas, la cruz, la sangre y resurrección de Jesucristo, por
te pedimos: ¡Libéranos, Señor!
el Dios verdadero, por el Dios santo, por el Dios que todo
Del odio, de la fornicación, de la envidia, nosotros te pe­ lo puede ordeno a todo demonio que pueda tener influen­
dirnos: ¡Libéranos, Señor!
cia sobre mí y sobre mi casa, que se aleje para siempre por
De los pensamientos de celos, ira, muerte, nosotros te
el nombre de Jesucristo, mi único Señor y Salvador. Amén.
pedimos: ¡Libéranos, Señor!
De todo pensamiento de suicidio o aborto, nosotros te
pedimos: ¡Libéranos, Señor!
Oración contra el maleficio (del ritual griego)
De toda forma de sexualidad mala, nosotros te pedimos:
¡ Libéranos, Señor!
Señor, Dios nuestro, oh Soberano de los siglos, omnipo­
De la división de la familia, de toda amistad perniciosa,
tente y omnipresente, Tú que has hecho todo y que todo
nosotros te pedimos: ¡ Libéranos, Señor!
transformas con Tu sola voluntad; Tú que en Babilonia
De toda forma de maleficio, hechicería, brujería o de cual­
transformaste en brisa las llamas del horno siete veces más
quier mal oculto, nosotros te pedimos: ¡Libéranos, Señor!
ardiente y que has protegido y salvado a tus tres santos
Oh Señor, que has dicho: "Mi paz les dejo, mi paz les
muchachos; Tú que eres doctor y médico de nuestras al­
doy", por intercesión de la Virgen María, concédenos ser
mas; Tú que eres la salvación de quienes a Ti se dirigen. Te
liberados de toda maldición y gozar siempre de Tu paz.
Por Cristo nuestro Señor. Amén. pedimos e invocamos: nulifica, expulsa y pon en fuga toda
potencia diabólica, toda presencia y maquinación satánica,
toda influencia maligna y todo maleficio o mal de ojo de
personas maléficas y malvadas, obrado sobre tu siervo(a)
Oración de liberación
(nombre). Haz que en vez de la envidia y el maleficio ob­
tenga abundancia de bienes, fuerza, éxito y caridad; Tú,
Señor, Dios omnipotente y misericordioso, Padre, Hijo y
Señor, que amas a los hombres, extiendes Tus manos pode­
Espíritu Santo, expulsa de mí todo influjo diabólico de
rosas y Tus brazos altísimos y vigorosos y vienes a socorrer,
cualquier espíritu maligno. Oh Dios, en el nombre de Je­
visita esta imagen Tuya, enviando sobre ella al ángel de
sucristo te pido romper todo lazo oculto y maligno que el la paz, fuerte protector del alma y del cuerpo, que man­
diablo tenga sobre mí. Derrama sobre mí la preciosísima tendrá alejado y expulsará toda fuerza malvada, todo en­
sangre de tu Hijo Jesús. Haz que su sangre inmaculada y venenamiento y todo embrujo de personas corruptoras y
redentora rompa toda atadura sobre mi cuerpo y mi men­ envidiosas; para que tu siervo(a) protegido(a) con gratitud
te. Oh Santísima Virgen María Inmaculada, oh san Miguel te cante: "El Señor es mi auxilio, no temeré lo que pueda
arcángel, me consagro totalmente a ustedes, intercedan por hacerme el hombre. No temeré al mal porque Tú estás con­
mí y vengan pronto a ayudarme. En el nombre de Jesu- migo, Tú eres mi Dios, mi fuerza, mi Señor poderoso, Señor
50 51
de la paz, padre de los siglos futuros". Sí, Señor Dios nuestro, este momento pueda regresar en plena gracia, en completa
ten compasión de Tu imagen y salva a tu siervo(a)(nombre) de salud y en perfecta unión a la voluntad de la Santísima Tri­
todo daño o amenaza proveniente de maleficio y protégelo(a) nidad. Te lo pido, oh Jesús, por Tus méritos, por Tu Sangre
de todo mal; por intercesión de la más que bendita, gloriosa preciosa derramada en la cruz, por los dolores de la Virgen
Señora, la Madre de Dios y siempre Virgen María, los resplan­ Madre y por la intercesión del patriarca san José, para glo­
decientes arcángeles y todos Tus santos. Amén. ria de la Santísima Trinidad. Amén.

Oración contra todo mal

Espíritu del Señor, Espíritu de Dios, Padre, Hijo y Espíritu


Santo, Santísima Trinidad, Virgen Inmaculada, ángeles, ar­
cángeles y santos del Paraíso, desciendan sobre mí: fúndeme,
Señor, plasma en mí, lléname de Ti, úsame. Expulsa de mí
las fuerzas del mal, anúlalas, destrúyelas, para que yo pueda
estar bien y realizar el bien. Expulsa de mí los maleficios, las
hechicerías, la magia negra, las misas negras, los amarres, las
maldiciones, el mal de ojo, la infestación diabólica, la pose­
sión diabólica, la obsesión diabólica; todo lo que es malo, pe­
cado, envidia, celos, perfidia; la enfermedad física, psíquica,
espiritual, diabólica. Quema todos estos males en el Infierno,
para que ya nunca puedan tocarme y a ninguna creatura del
mundo. Ordeno y mando, con la fuerza de Dios omnipotente,
en el nombre de Jesucristo Salvador, por intercesión de la Vir­
gen Inmaculada, a todos los espíritus inmundos, a todas las
presencias que me molestan, que me dejen inmediatamente,
que me dejen definitivamente y se vayan al Infierno eterno,
encadenados por san Miguel arcángel, por san Gabriel, por
san Rafael, por nuestros ángeles custodios, aplastados por el
talón de la Virgen Santísima. Amén.

Libérame del mal

Señor Jesús, conozco el mal que ha sido hecho sobre mí,


sobre mi cuerpo, sobre mi trabajo, sobre mi familia, con tu
poder, por tu misericordia, por tu voluntad, haz que desde

52 53
Próxima novedad del
Grupo Editorial San Pablo, México
ÍNDICE

El Evangelio de María
Presentación 5
del P. Amorth
~ Cyj través de 31 meditaciones bíblicas, una para cada día
¿De verdad Satanás tiene poder? 9 ~ del mes, esta obra presenta a María como la mujer
¿Quién es Satanás? 11 que derrotó al mal. Es el quinto libro que el P. Amorth escribe
¿Cómo actúa Satanás? 12 sobre María y la presenta como una mujer libre, quien acogió la
Los demonios 13 redención que el Señor le concedió como el camino que mues­
Los males demoniacos 15 tra que el pecado no es necesario para ser libres. Partiendo de
Los ataques del Demonio 15 los episodios bíblicos medita los misterios de la encarnación del
Las causas de los ataques 20 Hijo de Dios, obrada en María, y concluye cada uno con una re­
Síntomas de los ataques 22 flexión para que el lector actualice en su vida diaria, las actitudes
El Hombre y el Maligno 25 de María de fe, castidad, alegría, etc. Ella es la primera discípula
Cristo vencedor de Satanás 29 que acogiendo la Palabra en su seno puede proclamar lo que el
El exorcismo en la Historia 33 Señor ha obrado en ella y que la presenta como camino de las
¿Quién es el Exorcista? 37 Bienaventuranzas para todos los pobres de Yahvé, que son el
¿Cómo defenderse del Demonio? .43 nuevo pueblo de Dios. A su ejemplo, podremos vivir la alianza
Oraciones contra el Demonio .47 en plenitud ¡desde el silenciol, e incluso en los momentos dolo­
rosos o de prueba, como cuando ella tuvo que ofrecer su Hijo
al Padre. Por eso ha sido glorificada y llevada a los cielos; sigue
presente en medio de nosotros como Madre de la Iglesia, cuyas
apariciones dan testimonio y nos llenan de esperanza como Me­
diadora de todas las gracias.

Espéralo pronto en nue~tra red de librerías San Pablo


y en nuestra librería virtual: www.sanpablo.com.mx