Geopolítica en Latinoamérica

Desde principios de este siglo, América Latina se ha convertido en una región cada vez más importante dentro del mapa geopolítico mundial. Varias características económicas y políticas definen el momento geopolítico para América Latina y lo distinguen de otros episodios en la historia de la región. 1. Despegue Económico: La primera característica relevante de la América Latina actual, que claramente condiciona positivamente su horizonte futuro, es lo que empieza a aparecer como su despegue económico definitivo. Durante décadas a la región se le ha pronosticado un gran porvenir: siempre era una promesa económica o ³el continente del futuro´ en palabras de muchos analistas. Sin embargo, por otro lado, su desempeño económico siempre resultaba decepcionante, especialmente en los años ochenta y noventa, y en comparación con Asia. Así, la historia económica de la región es una historia de alta volatilidad económica y financiera, de crisis recurrentes y cíclicas, con esporádicas pero breves épocas de crecimiento que al final resultaban ser fugaces e insostenibles, dejando a cientos de millones de personas viviendo en la pobreza en las economías más desiguales del mundo. Sin embargo, la región acaba de experimentar, junto con la economía mundial en su conjunto, el período más largo de crecimiento económico desde los primeros años setenta, con una tasa de crecimiento regional de entre el 4% y el 5% promedio anual después de la crisis de 2002-2003 Las llamadas ³reformas de primera generación´ (privatizaciones de empresas estatales, progresiva eliminación de déficit fiscales y desmantelamiento de barreras comerciales y controles de precios), implementadas durante los noventa y mantenidas con disciplina relativa a pesar de las crisis de 1994-1995, 1998-1999 y 2002-2003, sentaron las bases para la eliminación de la alta ±e incluso hiper± inflación, la consolidación de un régimen de precios bajos y estables, y la estabilización de los tipos de cambio en la gran mayoría de los países latinoamericanos. Este conjunto de logros macroeconómicos mejoró de forma notable el clima inversor y los niveles de riesgo económico y financiero percibido. La región ha podido aprovechar bien el reciente boom económico mundial, creciendo intensamente a base de un aumento significativo de sus exportaciones que, a su vez, ha estimulado una acumulación sin precedentes en sus reservas de divisas (más de 400.000 millones de dólares a finales de 2007). El efecto último de todo ello ha sido una mejora notable en las calificaciones de deuda de las principales economías y en los niveles de riesgo país a lo largo de la región. Como

Argentina y Nicaragua). Estas reformas institucionales han tenido resultados mixtos hasta la fecha. Brasil. Se podría presenciar el verdadero fin de la teoría de la dependencia ±o por lo menos de la propia dependencia económica que ha limitado el progreso de América Latina en el pasado±. Chile. en un nuevo papel de la región para la geopolítica global. están algunos países con gobiernos más radicales y proclives a la intervención estatal. como la actual crisis de las hipotecas subprime en EEUU y la relacionada crisis de crédito a escala internacional. Las reformas de ³segunda generación´ son necesarias para reforzar las instituciones políticas. pues tanto en la formulación y ejecución de sus políticas económicas como en su desempeño. la acumulación notable de sus reservas de divisas ha vuelto a las economías latinoamericanas relativamente inmunes al contagio financiero que las golpeó fuertemente durante todas las crisis anteriores. De un lado está un grupo de países con gobiernos más pragmáticos (como México. Perú y la gran mayoría de los países centroamericanos). Nuevos alineamientos económicos y políticos. si bien también se han experimentado algunos reveses. 3. Esta nueva autonomía económica se ha traducido rápidamente en un ímpetu político más independiente y. al cambio abrupto e incluso a la confrontación política (como Venezuela. Aumento en la independencia y capacidad autónoma de las economías latinoamericanas. Por ejemplo. y claves para crear un contexto en que el crecimiento pueda sostenerse en el tiempo. Se ha distinguido como una de las características principales de la nueva geopolítica. Por otro. 2. Latinoamérica ha demostrado una falta de dependencia de otras economías más avanzadas. Así. aumentando su capacidad de aguantar y adaptarse a los choques externos. económicas y sociales de la región. Ecuador. gradualmente. a pesar de las restricciones de liquidez en los países avanzados. los niveles de riesgo país en los países latinoamericanos se mantienen muy bajos. pero hay señales de una clara mejora en muchos países. que en el pasado solía ser una fórmula básica en toda nación. más . en las tasas de crecimiento y en su composición. por ende. Colombia. las tasas de inversión están creciendo en casi todas las economías de la zona y esto se ve. Bolivia. Otra característica resaltante sería la nueva línea divisoria política plenamente visible en la región: no entre incipientes democracias de mercado y regímenes militares o autocráticos ±como puede haber sido la categorización durante los setenta y ochenta± sino entre socialdemocracias con líderes y políticas moderadas y neo-populismos más intervencionistas y con líderes más radicales.resultado.

³En 1904. y señaló que: ³éstas no deberían intervenir en los asuntos de las recientemente emancipadas repúblicas latinoamericanas.´ El fin de la guerra fría. un rigor y una disciplina en la formulación y ejecución de la política económica por parte de las socialdemocracias pragmáticas (de las cuales Brasil es el ejemplo máximo). . por otro lado. El fin de la Doctrina Monroe. y el avance de la globalización ±es decir. una competencia profesional. los EEUU y sus aliados y determinados organismos internacionales. James Monroe. Nicaragua y. y sus amigos y aliados en Ecuador. y cada vez menos preocupadas por las economías de una región que durante dos siglos ha sido considerada clave para EEUU. regionales e internacionales. pero añadió que Estados Unidos no emprendería ninguna acción en las colonias europeas existentes ni en la propia Europa. en cierto modo. Argentina). el presidente Theodore Roosevelt sostuvo que Estados Unidos podía intervenir en cualquier nación latinoamericana culpable de actuar incorrectamente en su política interior o exterior. la extensión y la profundización de la integración de economías nacionales anteriormente cerradas o solamente integradas parcialmente con la economía internacional± ha producido dos resultados que se refuerzan mutuamente: (1) que los países latinoamericanos sean más robustos económicamente y por eso cada vez más independientes en sus políticas nacionales. El corolario de Roosevelt a la Doctrina Monroe justificó nuevas injerencias estadounidenses en los estados del Caribe durante el mandato de los presidentes William Howard Taft (1909-1913) y Thomas Woodrow Wilson (1913-1921). y. al menos. Este nuevo fenómeno también demuestra dos características que han estado ausentes de la región durante mucho tiempo: por un lado.dedicados (por lo menos en términos retóricos) a utilizar las riendas del Estado para incidir directamente en sus economías (con el supuesto objetivo de eliminar la pobreza más rápidamente) y a desafiar a las fuerzas mundiales que ellos perciben como los promotores de una globalización económica opresiva e injusta y como el origen de la miseria de sus masas ±es decir. un retorno de la ideología del socialismo ± incluso ³marxista´± en el discurso político de la región. como el Fondo Monetario Internacional). (presidente norteamericano 1817-1825) afirmó en sus dos discursos más relevantes que las potencias europeas no podían colonizar por más tiempo América. y (2) que las prioridades del gobierno y actores privados de EEUU están más orientadas hacia otras regiones del mundo que se han integrado más rápidamente con la economía estadounidense en años recientes (como Asia en general y China en particular). especialmente notable en la retórica.´ Previno a los estados europeos contra cualquier intento de imponer monarquías en las naciones americanas independientes. 4. de los líderes de los países ³bolivarianos´ (como Venezuela y Bolivia.

mientras que para España es una cuestión más amplia de la salud económica de sus diversos intereses económicos en la región y. entre otras cosas. no sólo en América Latina. los grandes poderes económicos ±pero particularmente EEUU± habrían mirado hacia América Latina para encontrar fuentes tanto de productos agrícolas como de productos metalúrgicos. Expresado de otra manera: la seguridad energética de América Latina se enlaza directamente con la seguridad energética de EEUU. es una nueva versión del nacionalismo energético entre los grandes exportadores de hidrocarburos. en el sector energético mundial. que se ha desarrollado dentro de un contexto de mayor independencia política y autonomía económica en la región. Se puede concebir un sistema energético latinoamericano. una de las dos zonas . pudiera lograr una autosuficiencia energética (o de un hemisferio relativamente bien abastecido de energía)± podría desempeñar un papel muy relevante en el juego geopolítico mundial de la energía. La expresión más visible de la estrategia energética. en su propio contexto regional ±de una zona que. el asunto energético en la región es más bien una cuestión de su posible impacto sobre la estabilidad macroeconómica y el crecimiento. y (3) Sudamérica (a su vez compuesta por la zona Andina y el Cono Sur). en principio. por un lado. Esta percepción de la centralidad de la energía en la geopolítica mundial también ha provocado actitudes y políticas de nacionalismo energético entre los grandes consumidores energéticos ±como EEUU± y las nuevas economías emergentes ±como China y la India±. como un componente del llamado ³creciente menor´. En el pasado. pero potencialmente también el gas natural± ha surgido como una de las más importantes variables en el contexto geopolítico mundial. Este nuevo nacionalismo energético ha cambiado. actores geopolíticos que ahora contemplan como regiones exportadoras netas de hidrocarburos ±como es el caso de América Latina± pueden encajar en sus estrategias exteriores para garantizar sus futuros suministros de energía. comparado con Oriente Medio. Una nueva geopolítica energética en la región. sino también en otras regiones del mundo. posiblemente.5. América Latina representa una fuente directa de oferta energética. es posible concebir el sistema energético relevante para América Latina de otra forma. Para EEUU. el equilibrio de poder entre el Estado y sus empresas nacionales. el norte de África. dos factores clave para los beneficios del más de 100. Hoy en día la materia prima de la energía ±particularmente el petróleo. de la seguridad energética mundial. Por otro lado. pero también se puede pensar en términos de un sistema hemisférico. para España. Aunque América Latina posee relativamente pocos recursos energéticos. (2) América Central y el Caribe. por otro.000 millones de dólares en inversión directa que las empresas españolas mantienen en la región. Asia Central o Rusia. compuesto por tres subsistemas: (1) América del Norte. y las empresas privadas internacionales.

por un lado. del incremento significativo de los precios del petróleo. La ³re-nacionalización´ de los sectores energéticos. Esta coincidencia entre la promesa de un salto notable en los ingresos nacionales si el Estado controla en mayor medida las rentas producidas por las exportaciones energéticas. por lo menos entre los países productores de hidrocarburos. con la reciente ola de nacionalismo energético. De hecho. junto con el ³creciente mayor´ de Eurasia. si no el único.mundiales. pero que. desde los últimos años. en los países exportadores del petróleo y gas existe la creciente percepción de que la globalización económica ha fracasado y que las políticas de liberalización e integración no han podido estimular un desarrollo sostenido o una disminución de la pobreza. Suele argumentarse que la pobreza y la indigencia crecieron como resultado de las políticas de reformas estructurales puestas en práctica durante la hegemonía de las ideas del Consenso de Washington de los años noventa. han producido un potente cóctel de coartadas para revertir la tendencia de los año noventa de abrir y liberalizar los sectores energéticos en América Latina y han propiciado que los líderes más radicales se embarquen en una nueva ola de nacionalismo energético. particularmente en los países Andinos como Venezuela. ha reforzado incluso más la creciente percepción de autonomía económica y política de los gobiernos de los países productores de la región. Los altos precios ±y los altos ingresos que potencialmente producen± han coincidido tanto con la creciente sensación de independencia política mencionada anteriormente como con una percepción todavía muy arraigada en ciertos países latinoamericanos en contra de la globalización. Nacionalismos energéticos en América Latina y sus implicaciones geopolíticas El fuerte crecimiento económico de los últimos años en la región (cinco años con un aumento del PIB cercano al 5%) y el aumento de autonomía política de la mayoría de los países tienen mucho que ver. en que se concentran casi todas las reservas de hidrocarburos. Este aumento. por otro. así como en las nuevas condiciones fiscales de explotación para las empresas privadas internacionales± ha producido un aumento notable de los ingresos estatales por la exportación de hidrocarburos. Bolivia y Ecuador ±basada en el endurecimiento estatal de las condiciones de acceso al sector. estos indicadores están mejorando. con mayor intervención pública. sumado al efecto de los mayores precios internacionales. . La expansión económica de esta década ha sido uno de los factores centrales. y la percepción del fracaso de la liberalización económica.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful