Está en la página 1de 7

INFORME ESTRATEGIA PARA MEJORAR LOS PROCESOS DE

COGNICIÓN EN LAS ACTIVIDADES DE APRENDIZAJE EN LOS


ESTUDIANTES

CLAUDIA MARCELA MORENO RODRIGUEZ

CAMPUS VIRTUAL UNIVERSIDAD DE SANTANDER


MAESTRIA GESTION DE LA TECNOLOGIA EDUCATIVA
MÓDULO APRENDIZAJE Y COGNICIÓN
BOGOTÁ MAYO 2019
INFORME ESTRATEGIA PARA MEJORAR LOS PROCESOS DE
COGNICIÓN EN LAS ACTIVIDADES DE APRENDIZAJE EN LOS
ESTUDIANTES

CLAUDIA MARCELA MORENO RODRIGUEZ

JORGE ENRIQUE REYES FERRÉ


MAGISTER EN EDUCACIÓN

CAMPUS VIRTUAL UNIVERSIDAD DE SANTANDER


MAESTRIA GESTION DE LA TECNOLOGIA EDUCATIVA
MÓDULO APRENDIZAJE Y COGNICIÓN
BOGOTÁ MAYO 2019
En las últimas décadas se ha progresado considerablemente en el conocimiento del cerebro
y la inteligencia. Sabemos mucho más no sólo sobre la organización anatómica del cerebro
y cómo circula en él la información, sino también sobre la interacción con el mundo
exterior, ya sea físico, social o cultural

Si se entendiende al cerebro como el dispositivo que permite al ser humano recibir,


percibir, seleccionar y procesar información, y a partir de éste ejercicio desarrollar
capacidades cognitivas como la memoria, el lenguaje, la atención, el aprendizaje de
saberes, y las emociones; entre otros, se hace más que necesario que la ciencia se interesara
por dar respuesta a preguntas tan simples, pero tan relevantes sobre el funcionamiento de la
mente humana.

La Neurociencia Cognitiva se aplica en toda área en que una persona, interactuando con su
ecosistema, necesite optimizar sus funciones, entre ellas el área educativa y su proceso de
enseñanza-aprendizaje, La Neurociencia Cognitiva permite en las personas optimizar el
procesamiento de la información, desarrollar las inteligencias múltiples, el conocimiento y
desarrollo de los sistemas representacionales, el desarrollo de los sistemas de memoria, la
generación de significados funcionales, y el desarrollo de inteligencia emocional(Ramos,
A. Jaime. 1993)

La ciencia cognitiva es un área multidisciplinaria que surgió hacia la segunda mitad de este
siglo, su propósito fundamental es desarrollar una teoría general de la inteligencia y de los
procesos mentales que subyacen a la misma

Partiendo de que el la cognición y la ciencia cognitiva, y su incidencia en los procesos


educativos del ser humano se puede decir; que la cognición está relacionada con los
procesos propios del funcionamiento de la mente, específicamente cuando se afronta un
problema y se construye nuevos conocimientos.

Entonces a partir de esto surgen varios interrogantes que tiene que ver con estas disciplinas
como son:

1. ¿Cómo funciona nuestro cerebro?

2. ¿Por qué nuestra memoria es selectiva?


3. ¿Qué influencia tiene el entorno en la memoria?

4. ¿Qué significa saber algo?

5. ¿Cómo utilizamos lo que sabemos?

6. ¿Cómo aprendemos?

7. ¿Qué se debe tener en cuenta para que el aprendizaje sea exitoso?

8. ¿Por qué unas personas aprenden más rápido que otras?

9. ¿Todos los cerebros funcionan igual?

10. ¿Podemos mejorar la capacidad de aprendizaje en el cerebro?

La ciencia cognitiva tiene como “propósito fundamental desarrollar una teoría general de la
inteligencia y de los procesos mentales que subyacen a la misma. Esto implica, por una
parte, el trabajo teórico de construir un concepto adecuado de inteligencia así como, refinar
otros conceptos mentales como creencia, proceso mental, información, intencionalidad y
otros más, que sean aplicables no sólo a los humanos sino también a otros seres” (RAMOS,
1993), en últimas la ciencia cognitiva, está preocupada por entender el funcionamiento del
cerebro, para determinar las condiciones bajo las cuales el aprendizaje y la enseñanza se
pueden dar, y sean mucho mejor comprendidos, éste conocimiento podría ayudar a definir
que estrategias se pueden usar para mejorar los procesos de cognición en actividades de
aprendizaje de los estudiantes y clarificar procesos educativos con fines específicos. Sí
queremos desarrollar estrategias de aprendizaje teniendo en cuenta los procesos de
cognición de nuestros estudiantes; es importante tener en cuenta que la educación puede
modificar las condiciones del desarrollo cerebral a partir de la ejercitación permanente; “el
cerebro humano en tanto órgano plástico, permeable, experimenta cambios físicos reales de
manera constante y como consecuencia de una permanente interacción con el medio
ambiente. Las experiencias de vida esculpen literalmente el cerebro propiciando el
desarrollo y crecimiento del árbol dendrítico entre las neuronas, que son las células
cerebrales implicadas en todos los procesos cognitivos. Ruiz Bolívar C. (2009)
Se propondría una forma de trabajo que tome en cuenta las características funcionales del
cerebro humano, de modo que sea posible desarrollar técnicas y estrategias de trasmisión
del conocimiento compatibles con la biología del aprendizaje. En términos del Leslie Hart
(1999) se trataría de “ajustar los escenarios y la instrucción a la naturaleza del cerebro”.

El profesor es el encargado de desarrollar y promover las estrategias cognitivas y


motivadoras para que sus alumnos a través de la experimentación que darán lugar al
aprendizaje significativo. Mientras que El rol del estudiante es activo en su propio proceso
de aprendizaje ya que posee la suficiente competencia cognitiva para aprender y solucionar
los problemas, Además debe ser capaz de generar aprendizaje de forma autonoma siempre
que lo necesite mediante la comprensión y el desarrollo propio de los conocimientos que
necesite en cada momento y según sus intereses.

Como vemos es de vital importancia la relación Docente - Estudiante, y de las estrategias


que use el primero, el segundo será capaz o lograra aprendizajes significativos y lo
impulsaran a lograr también aprendizajes autónomos.

De esta forma podemos concluir que en procesos educativos que favorezcan el desarrollo
cognitivo del estudiante; el docente, no sólo tiene la responsabilidad de generar estrategias
para lograr que el estudiante aprenda; si no de que el estudiante debe aprender a pensar.

La preocupación del educador dentro de éste modelo educativo; debe centrarse en encontrar
estrategia metodológicas y didácticas que permitan al estudiante ser el protagonista de su
aprendizaje, el docente debe guiar al estudiante a aprender a aprender. El estudiante debe
ser un sujeto activo, que reciba y procese la información que se le entrega; poseedor de
preconceptos que le permitan construir su aprendizaje, que desarrolle la competencia
cognitiva para aprender a dar solución a problemas en su contexto de forma creativa,
oportuna e innovadora, como consecuencia de una permanente interacción con el medio
ambiente.
Sabiendo que las vivencias a las que se enfrentan los niños y jóvenes a diario promueven la
creación de redes neuronales nuevas, y refuerzan los circuitos pre-existentes, la arquitectura
del cerebro de estos estudiantes puede modificarse, especialmente si tenemos en cuenta que
la creación de nuevas conexiones en la corteza pre frontal, que es la parte pensante del
cerebro, cuando existe la interacción con un medio ambiente rico y variado en estímulos.
Ruiz Bolívar C. (2009)

Teniendo en cuenta esto propondría una estrategia donde las aulas dejaran de ser espacios
cerrados a la música, a la lúdica, a la interacción con el medio ambiente externo.
Propondría incluir estas herramientas en el desarrollo de las clases, y que no siempre fueran
en las cuatro paredes de un aula, se pueden buscar espacios abiertos, visitas a sitios
interesantes, donde los estudiantes puedan vivenciar directamente los conceptos que
pretendemos enseñar en un pizarrón. Si es muy difícil de llevar a cabo, sería bueno incluir
la música en las clases, para generar ambientes más relajantes, crear espacios de actividad
física dentro del aula para despertar la atención del estudiante. Cambiar el escenario
cotidiano por otro más ameno, pretender que el aula sea algo más familiar y divertida. No
centrarse únicamente en los contenidos, que son importantes, pero si desde la convivencia
acercarnos a los seres humanos que tenemos todos los días en nuestro salón y ayudarlos en
su formación, sobre todo con el ejemplo y la creatividad para desarrollar esta tipo de
estrategias. Y por supuesto no nos podemos olvidar del uso de las herramientas
tecnológicas que tanto llaman la atención de los jóvenes, para desarrollar actividades dentro
y fuera del aula.

También sería importante que dentro del desarrollo curricular se dé mayor relevancia a las
áreas como Artes, danza, música, teatro, gimnasia, todo aquello que pueda canalizar las
emociones positivamente. Y en los niños muy importante la premisa de que ellos aprenden
jugando.
BIBLIOGRAFIA

 Libro Electrónico Multimedia: Aprendizaje y Cognición. Capítulo 1: La Cognición y la


Ciencia Cognitiva. UDES

 Neurociencia aplicada a la educación: Estimulando ambos hemisferios cerebrales. Ruiz


Bolívar C. (2009)

 Benarós, S., Lipina, S. J., Segretin, M., Hermida, J., & Colombo, J. (1998).
Neurociencia y educación. hacia la construcción de puentes interactivos. Unidad de
Neurobiología Aplicada. Buenos Aires.

 B. Resnick. Lauren y Collins. Allan. 1996. Cognición y aprendizaje. Consultado el 1 de


Diciembre/ 2013. Recuperado de: Cognición y aprendizaje

 Gómez, Cumpa José, editor. 2004. Neurociencia cognitiva y educación. Fondo editorial
Fanchse. Consultado el 1 de Diciembre 2013. Recuperado de: Neurociencia cognitiva y
educación

También podría gustarte