Está en la página 1de 22
PUBLICACION DE LA ESCUELA DE TRADUCCION DE LA UNIVERSIDAD INTERCONTINENTAL a ANO3 NUMERO 4 FEBRERO 1993 Editorial ‘hemos esforzado por mejorar el contenido de la revista. Esto ha sido posible gracias a Jas participaciones del pablico en general y tas contribuciones de quienes en efla trabajamos, Asimnismo, con el propdsito de ser cada vez mds especificos, en este niimero damos més espacio a la teorfa de Ja traduccién. A diferencia de los niimeros anteriores, en éste publicamos la traducciGn de un cuento ruso que cancluye aquf mismo. En lo que concieme a Tas ilustraciones, una uniformidad ha sido- posible gracias & la colsboracién de Emma Oreza, Conscientes de que la critica nos hace mejores, reiteramos nuestra invitacién a participar en TRADUIC, hacigndonos legartodo tipo de colaboraciones,criticas, sugerencias, etc, C= este numero, TRADUIC cierra un primer ciclo de vida, a fo largo del cual nos Directorio Rector Laan ond Corona Lez SECRETARIO GENERAL Lio Laie Vera Aree DIRECTORA ESCUELA DE TRADUCCIONY CLE Lec Lue Marla Vegas Escobedo EDICIONA CARGO DE ‘Asiana Dominguez Mares ‘Tomie Serino Cornalo TRADUIC as uns pabliartin de fs Becuela de ‘Teaducei y CUE de bs Universidad Intercont eral A. Ay: surgeries Sur 4139, Col Sani Lisl Xl Tabin CP. 120, Mexico, DE, Tel STI-SHS ents 1505 164 1 conenigo de los anous es responsable clases dol autor y no expres necesramenie Taposciia de a pubiecion “Tipografia lenpresony actos, “enyuce 475, Tel 08875 Impesicn: Dessrallo Gesicn toi SA geCV,, To SETS, Los ibujos que ilsra la posta enero de ste nero, povieea dels diversas publica ‘ones y expanses ue ba eliaade rooms Oneus Mendes, INDICE EDITORIAL, HABLEMOS DE TRADUCCION Untriple ofici Hablaro traducir Método cientifico de traduccién IN MEMORTAM AS. Pashkin LITERATURA HOY Reflexiones sobeeel absurdo CUENTO CONTIGO Elmaride que schizo cargode lacasa LAENTREVISTA CON.. Alice Walker AQUI LENGUAS ‘A Maribeth Kauss QUE HAY PARA, leer escuchar ul Un triple oficio literario € los tres oficios que aborda esta ponencia:! Traduccién, D==, racine més antiguo es, indudablemente el tereero. La creacién, y en especial la creacién poética, es tan antigua como el hombre mismo; viene desde una época oseura yaa vez luminosa: lade la conciencia planetaia preverbal. En sus origenes se relaciona conelchamanismo y con la danza Miles de afios més tarde, con el fracaso de Ia aventura de Babel, surgié la traduccién; con el asentamiento territorial de los grupos humanos, ya diferenciados lingifsticamente, se hizo posible el florecimiento de las artes de paz. La poesia perdi6 su terrible funcién reveladora, inicidtica, y se acere6 a la corte: se convirtié en un Iujo. El poeta se desentendié del trabajo comunitario, dej6 de ser el poeta vagabundo que can- taba hazaflas militares y, favorito de palacio, se dedic6 exclu- sivamente a cantar. Y a aprender canciones. La necesidad de conservar éstas produjo la creaci6n de bibliotecas, 1a expan- sin de las mismas hizo necesaria Ia traduccién, Para no abundar en detalles, baste poner como ejemplo la corte de Alfonso X El Sabio. ‘A lo largo de todo este tiempo, cierto tipo de erica literaia se habfa venido ejerciendo. Ni la epopeya griega ni el cantar de esta se transmitieron textualmente de poeta a poeta. Habia correccin, interpolaciones; el aheda era a su modo un te6rico de la recepcién que debfa adaptar el texto poético a las expec- tativas de su piblico. Sin embargo, la ertia lteraria, como ejerccio sistematico, no aparecié sino hasta el siglo XIX. Desde luego, ya antes se hhabian observado en un mismo individuo ls talentos del eritico,, del ereador y del traductor. Sir Philip Sidney y John Milton son dos ejemplos —no los tnicos— de ello. Pero la critica dirigida al, piiblico general, la que tena la funcién moderna de informa al, hombre comiin —lector potencial— acerca de las cualidades y defectos de un libro, a ertica sostenida, publicada semanal 0 ‘mensuslmente en un peri6dico, no lleg6 sino hasta el siglo XIX, cuando el intelectual se emancip6 completamente de las cores y qued6 desamparado en las grandes ciudades industrales, como tun productor mas de bienes de consumo. El triple oficio que nos ‘cupa alcanz6 una cristalizacién espléndida en la figura de Char- les Baudelaire. En el siglo XX los ejemplos se han multiplicado, a veces sloriosamente, en todos los paises occidentales. En México, en "Ponencia lida en ef 1 Encueniro Regional de Investigadores en Lingutica Aplicada Hablemos de traducci6n ) gaor \ oe wv Agustin Cadena > particular, destaca Alfonso Reyes. Mas cerca de nosotros y en pleno ejercicio estén Sandro Cohen y Federico Patén. ‘Ahora bien, la experiencia, tanto en mi caso- como en el de otras personas, ha demostrado que el ejercicio de cada una de estas disciplinas es 1a mejor gimnasia para las otras. El poeta joven que apenas se esté formando debe estudiar, entre otras cosas, ritmos; debe explorarlos, experimentar con ellos. Cémo conseguir que éte 1o haga es la preocupacién constante. del coordinador de talleres literarios. Forma y contenido son indi- solubles y cada creador tiene sus propios temas; es decir, dada su constitucién poética particular, habré moldes métricos que le sean incompatibles. Por eso no es posible poner a todos a escribir sonetos clisicos. {Qué habrian hecho poetas como Charles Bukowski o Allen Ginsberg ante semejante tarex? Y sin embargo es imprescindible que el joven poeta aprenda a usar Jos metros antes de romperlos. Pedirle que traduzca es la mejor solucién: disciptina el ofdo, ayuda al descubrimiento formal, proporciona soltura, Baudelaire aprendié mucho tradu- ciendo a Poe. Y las mismas ventajas encuentra el traductor que, aunque sea ocasionalmente, se aparta de lo escrito por otros y atiende sus voces interiores. Por eso creo que si alguien quiere set traductor de poesfa debe inscribirse en un taller de poesta, no en una escuela de traduccién. Se sobreentiende que el dominio de las lenguas va primero. pea HAC febrero 1993 Por otra parte, dice la teorfa de la recepcién que tods lectura es productiva: al leer se produce sentido. Segain Hirsh, “el autor pone los significados pero las significaciones las pone el lector”. YY segiin Gadamer, no se puede comprender exactamente lo que tun autor dijo: leer es siempre “comprender de otra manera”. La Jectura es entonces un ejercicio de traducci6n ante uno mismo, fomando en cuenta que toda traducci6n es selectiva, Al leer se asimila un contexto que no se comprende cabslmente, Esto lo hace el traductor y luego quien lee su trabajo. De ahf que la traduccidn esté imemediablemente condenads a la inexactitud Pero la exactitud ya no nos interesa, una vez que hemos aprendi- 9 lo que es la lectura, Otra clase de exactitud es la que debemos pedir: la del contexto, El traductor es primero un lector. Y cuando traduce se convierte en un doble traductor, en un doble productor de sentido, Es- {amos pues a merced de su buen juicio, de su ta- lento creativo orientado Por su talento eritico, Es- eramos que estas dos aptitudes le hagan posi- \ ke ble entregamos noun texto fiel sino un texto asimilable, Y que gracias aellas, y a parir de su propia idea de Ja recep- in, nos ponga en las ‘manos no lo que un autor dijo, sino lo que provoca- i en nosotros una reac cid similar a Ta que el texto original ha provo: cado en su piblico. En este sentido, el lenguaje el insulto y la procaci- dad es particularmente interesante. Ahora bien, el primer cuento o el primer poema que una. persona —Hlegue © no a convertirse en escritor— compone, 10 nace de la vida; no nace de una emocién ni de una experiencia (éstas son sélo el pretexto) sino de un doble ejercicio de eritica y traduccién, Escribimos porque hemos lefdo a un escritor. Y huestro texto es un intento de andlisis y de sintesis de lo leido; es una traduecién selectiva; es decir eritica, de materiales que finalmente han de subordinarse # necesidades personales de expresién. Se escribe para comprender mejor a un autor oa varios; para comprender el lenguaje de la literatura en gene: ral —toda escritura es intertextual y metatextual—; pero también para explorar y eriticar procedimientos y temas, Escribimos actuando como un intérprete que se ubica entre razén ¥ Sensibilidad; entre Io objetivo y lo temperamental, Este intérprete que el lector leva dentro es un productor de sentido, un filtro critico —consciente 0 inconsciente— que discrimina contextos. El escritor —decfa Julio Cortézar— esti dotado con un radar que Je permite detectar aquellos materiales de los que puede extrucr literatura. Esto involucra, en primer lugar, una facultad critica orientada por lo que podrfa llamar un estilo. Ahora bien, ‘cuando el amigo de cantina o la vecina dice al escritor “te tengo lun cuento para que lo escribas”, y comienza sw versién (ya conformada segiin su estilo) de una anéedota, es muy probable {que el escritor no pueds obtener de ello lo que se dice un cuento. Pero si se da el caso, de todos modos no utiliza el material anecdstico tal como lo reeibi6. Para escribir su relato, el escritor tendr que echar mano de una estrategia comunicativa que lleva- 14 su sello; es decir, ademis de traducir la anéedota del lenguaje oral al literario, tendré que traducirls del lenguaje de ese sefior a su propio estilo. La traduccién, como ta cconversidn de una angedota fen una pieza de escritura, implica la demostracién en ‘érminos précticos de una teorfa literaria, Por eso ni un escritor ni un traductor com- petentes pueden ser liticos: porque saben Io que estén haciendo, por mucho que la inspiracién tenga que ver. Desde luego la prictica que se basa exclusivamente en el aprendizaje, aquella que prescinde de lo que hay de irracional e intuitivo en el arte, es tan roma como la que se dice rica. Lo importante es que tanto el eritico como el escritor y el traductor asuman la responsabilidad de conformar una teoria literaria propia, por sencilla que sea, que convierta sus productos cen expresiones individuales artesanales. Por ditimo, y esto es ya casi obvio después de lo expuesto, e resefista que colabora semanalmente en un suplemento es un traductor sintético (y por lo tanto creative) y eritico, cuya fun- cidn bisica es decirle al pUblico general lo que un libro dice (el ccémo es inseparable del qué) De las tes provincias de este triple oficio, acaso la mis independiente sea la del critico, aunque traducir de vez en cuan- do le ayudaré a captar mejor la esencia de un texto, y escribir lo obligaré a ser humilde y a comprender en carne propia las hhumanas fallas de sus colegas, rap) C&C, Febrero 1993 Hablar o traducir raduciren clase deidioma,traduir Tiss iia. seer francés para traduir Tales mis 0 menos ena sobre el cual se me pis inevenirenestecoloquo.* Mi primer teaeién fue de absoluo asombra,{Cémo se podian reaconar a: tvidades que en mi propia péctiea eran sbsolutamente dsints? Es det coan- doensefo francés no radu, y cuando Hablemos de traduccion traduzco no ensefio franeés. Y cuando les ensefo lingilistica a los traductores, ni traduzco, niles ensefio francés. Me falta una relacién: cuando los estudiantes, traducen no aprenden francés, y vicever- ‘Sin embargo, la traduceién y la ense fianza de lenguas sf han estado fatima mente ligadas durante siglos, Lo que se Mamaba en francés “Le theme” (ejercicio mm RE) febrero 1993 Danielle Zaslavsky ‘escolar que consistia desde el siglo XVI, ‘en una traduecién de la lengua materna hacia la lengua meta) y “La version” (eafz: “vertir en” —traduceién de la len gua meta hacia la lengua materna) pri- ‘mero fueron précticas indisociables de 1a ensefianza del latin, y Iuego de la ense- flanza de cualquier lengua no matemna, por una parte, y de la evaluacidn del co- nto que se tenfa de dicha lengua, por otra, Cabe mencionar que estas pricticas de traduccidn no han desaparecido de los programas de lengua y literatura extran- Jeras en Francia, y son objeto de una evaluacién muy rigurosa. Sin embargo, las clases de idioma ya no giran exclusi- vamente en torno a ka traduceién, Todos los enfoques comunicativos que son los que se usan hoy en dia y desde hace varios afios en los salones de clase recurren a métodos audiovisuales, interactivos, dialdgicos, etc., que preten den colocar al estudiante en el contexto sociocultural de Ia lengua meta. El estu- diante esté inmerso en una determinada situacién de comunicacién, en la que Tendri que comportarse verbalmente de ccierta manera, Se busca la actividad inte- raecional méxima entre los estudiantes para que ellos interioricen esta gramatica det habla o det comportamiento de ta lengua y cultura meta. En todo este pro- cces0 de aprendizaje, se supone que el maestro debe evitar, en la medida de lo posible, la traduccién; ya que por su cconstante if y venir entre la cultura y la Tengua materna, y la cultura y la lengua meta, contradice los fundamentos mis- mos del enfoque comunicativo al violar Ja inmersi6n en la que se encuentrs el cestudiante, Por otra parte, recurrir a ls *Ponencia lida ene 1V cologuio de AMMMLEX traduccién en un proceso comunicative opera un desplazamiento del referente, 0 sea, del ema del discurso, hacia los refe- rentes de la lengua misma, Se trata de un tipo de metalenguaje bilingie paralelo a este otro tipo de metalenguaje, inherente 1 cualquier salén de clase de idioma, que consiste en producir explicaciones —gra- maticales entre otras— acerca de la lengua meta en Ia lengua materna del estudiante. La traducci6n, pues, quedaria exclui- a de un saln de clase en el que se ensefiaaentender, hablar, ler y escribir, las consabidas cuatro habilidades (skill), en una lengua extranjera, ‘Sin embargo, en un sal6n de clase, se traduce todo el tiempo. Paradoja. ¥ este proceso no 1o controla nadie, no surge como una actividad planeada, pero constituye una parte importante de las Interacciones que se dan entre los estu- ddiantes, y entre éstos y el maestro. Es decir, la traduceidn surge sencillamente cuando un estudiante pregunta jqué quiere decir esto? A la preguot puede contestar el maestro, o bien otro estu- inte, El maestro puede optar por ta = AE, febrero 1993 sinonimia en ta lengiia meta (0 la ped frasis), proceso largo y a veces dificil, mientras que el estudiante, de manera espontinea, responderé en su propia len- Bua. Est tipo de interacciéintraductora, muy emparentads con la que uno tiene con un diccionano bilingic, es fa mis auténtica de las interacciones que sur- igen en un sal6n de clase: no obedece a ninguna consigna didéetica, no es juego ni simulacign, el estudiante conserva su cultura, su lengua, su papel social. Aho- ra bien, jtiene que ver este tipo de tre duccidn espontinea con et proceso que ha dado lugar a este coloquio, 0 sea, el oficio del traductor? SIy no. Si, porque en ambos casos se transfiere de una lengua a otra toda la porcién de experiencia contenida en los elementos linglisticos que se traducen. No, porque la traduccién escrits, como yase ha dicho aqué reteradamente, no se puede reducir al uso de un diccionario bilingue. Para permitienos entender en qué con- siste Ia tarea del traductor, citaremos gui una metéfora de Nida acerca de la traduccién, que me parece sumamente ilustrativa Nida compara al traductor con al- ‘guien que intenta atravesar un rio en ca nos _y que tiene que luchar contra la corriente dominante que lo aleja cada ver mas de su meta, o sea, el otro lado del rio. Si es un buen remador, esta per sona buscard el lugar mis adecuado, donde Is corriente es menos fuerte, es decir, en el nivel mas bajo del agua, para pasar al otro lado. A mi juicio, es exacta- mente lo que hace un traductor, Nevado en un primer momento por la corriente de la lengua fuente, y de la que se tiene ue librar para llegar a la lengua meta ‘Cabe mencionar que la metafora de Nida descansa en un analisis generativo-trans- formacional de la lengua en el que las estructuras superficiales estan generadas Por estructuras profundas, y si existe al- ‘Gn nivel de traducibilidad entre las len- ‘gus, habré que buscarlo precisamente ‘enestructuras intermedia entre estructu- ta profunda y estructura superficial: el buen traductor es quien encuentra el ni- vel al que se puede traducir. Las teorfas de la traducci6n, por més diversas que sean, demuestran que al tra- ducir aparecen aspectos de la lengua me- ta que pasan inadvertidos para et lector nativo del texto original que se traduce. Por lo tanto, se puede decir que la traduc- cin no es sélo conocimiento de Ia(s) Tengua(s) que se utiliza(n), sino también conocimiento acerca de la lengua fuente y de la lengua meta, im) (GE, febrero 1993 Para concluir: yo mencionaba ante- riormente dos tipos de metalenguaje que se dan en un salén de clase: un metalen- ‘guaje bilinge, que pasa de una lengua a tra, y un metalenguaje en la lengua ‘materna del estudiante, que consiste en producir explicaciones acerca del fun- cionamiento gramatical de la lengua que se est. aprendiendo-adquiriendo. Es ‘mis, yo diria que la funcién metalingts- tica es dominante en las interacciones centre alumnos y maestro en los primeros ‘meses de aprendizaje. A medida que e! eestudiante interioriza la lengua meta, el uso de las dos lenguas en el salén de clase pierde vigencia. ¥ es precisamente ‘cuando se puede llegar a ese momento de intensa reflexién compartida acerca de las estructuras y referentes culturales de ambas lenguas, momento sumamente ri- co, tanto para el maestro como para los ‘estudiantes. En mi opinién este tipo de interaccién es atin mas intensa cuando maestro y estudiantes son de lengua ma- tera distinta: los roles sociales cambian, ya que se pone a prueba tanto el conoci- ‘miento del maestro acerca de la lengua del estudiante como el conocimiento del ‘estudiante acerca de la lengua del maes- two, Para traducit, repito, el conocimiento pprofundo de las dos lenguas y de sus respectivas culturas es imprescindible. Pero el bilingtismo no hace al traductor, es solo su condicién de existencia, Bibliografia ~ H. Besse et R. Porquier. Grammat- res et didactique des langues, LAL, Ha: tier, Paris 1984. 2H. G. Widobwson. Une approche communicative de Venseignement des langues, LAL, Hatier, Paris 1978. ~ Worf, Benjamin. “La relacién entre lenguaje y pensamiento y conducta babi tuales” en Lecturas Universtarias No. 20, México 1974. = Mounin, Georges. Los problemas te6ricos de ta traduccién, Biblioteca Ro- ménica Hispénica, Gredos, Madrid 1971 Hablemos de traduccién Método cientifico de traducci6n* Joqueno.se comprende no se puede traducir lo que se comprende mal se raduce mal a conciencia desarrollad, frente a L: importancia de la aplicacién de un método cientifico en la tradue- cin, ha permitido el andlisiste6rico y la configuracién de un método a partir de las especficidades de la disciphina mis- ma.! Hasta el momento, la mayoria de Jos estudios te6ricos y précticos sobre el proceso traductiv, conocidos entre no- solros, se han centrado en el andlisis y desarrollo de las técnicas a utilizar en el proceso y la estructura del par especifico de lenguas.” Sin restarle importancia a las tcnicas del oficio, es indispensable comprender que el método cientifico abarea la profesion en su conjunto y es una herramienta de trabajo para el proce- $0 de pensamiento y andlisis que el tra- ductorfintérprete debe splicar en todo moment. ‘Algunas consideraciones. Todo dis- ceurso que se produce es un acto de habla: —La traduccién es un acto de comuniea- cin social’ compuesto por dos actos de habla interaccionados, en ella el traduc- tor adopta un doble papel: es oyente en el primer acto de habla y emisor en el se- gundo. El traductor interacciona como Puente comunicativo entre el primer emisor y el segundo receptor. —La len- {ua es un sistema de convenciones en + Un métodocientfico se precupone componente fundamental deta educacion superior. Sin embar- 49. trabjar cenfcament no er una caactrit- ‘af hoc de quien te mueve, labors eradia en lua insicion de educocin superior. Es wna he ‘ranienta de ands y de rabajo que se aprende y lebera conigurar un hdbto indispensable en el ‘medio universtaro. Incluso ya deberia eter pre- fem on el trabajo quer relia ene bachilerata, Pero bien To dice Umberto Eco ens libro "Como se hace una tes", noes nada dramisic estar en potencia que se consolida s6lo en su ha- cer social, en la funcién comunicativa, cenel intercambio de textos. De allf que el habla, que es individual, sea la generado- 1a de textos del discurso oral o escrito. Para que el discurso pueda ser configura- do y transmitido por el sujeto, él confor ‘ma en primera instancia, por medio del lenguaje interior y las redes seméanticas, las representaciones mentales 0 unidades de sentido. Sélo por medio de ellas es posible vehicular el mensaje y verbali- aro; es decir, el discurso esté sustentado en las representaciones mentales. Las rep- resentaciones mentales responden a lacon- ‘iguracién (Lectura) intema del sujeto en su Jnteraccién con el medio y su cultura, En otras palabras, el nivel que respon- de a la interpretacidn en todas las disci- plinas es la tnica opcién comunicante. Por tanto, lo que determina el sentido det texto no son los elementos lingiifsticos (intagma/microestructuras) en s, sino la situacién en que se produce y expresa dicho texto (Paradigma/macroestructu- as), Este es el momento en que se funda- ‘menta la teorfa de la traduccién para analizar el proceso y, por tanto, el del ‘raductor para comprender el texto. Ade- més, el waductor debe tener en cuenta que el texto escrito u oral a traducir es un dmbitouniversiario y no saber ain eabajar ienificament,o importante es tomar concencia de a necsidad que implica: darse a la tarea de ‘conocer y comprender qué es un método ciemfico Yyadguirto para aplicarl corveciament ** Universidad de Amiogia- Medel, Colombia. "Ya detde lot testot de Ono Kode y Albrecht Neubert (1968) se ha plonteado detalladamente ‘te aapeco. Bin lo dice Georg Klaus eno libro Sprache der Politk (1983), un métdo ieifico ex tn méiodo de ands plicable a cualquier dace rea [GE febrero 1993 Cecilia Plested** “A plina siempre ycuando tong en cuenta como inva Piateslaxcaracerstcas configurativas dela ms- 7 Un muy claro e importante ejemplo al respec es {a abra de Vasquez Ayara (1977) Intodoccion 318 Traductoogia * Por exo a enmarca entre las clencas sociales Muchas zon los trabajos que permien una ampli cin de ese tema, algunos de ellos extn compar dos en la bibliografla de mi tesis de doctorado (1987) s6lo una parte del acto de habla. En cada texto hay un acto de habla directo, explf- cito y otto indirecto, implicito. EI tradue- tor debe estar en capacidad profesional de precisar ambos y decodificar todos los ‘componentes de ese acto de habla a tra- uci El método cientifico de la traduccion debe responder sisteméticamente al pro- eso traductive, por tanto lo podemos resumir como: comprensién del discurso reexpr del discurso v cotejo de los dos textos Decimos que lo que no se comprende no se puede traducir. Esta aseveraciGn es valida para cualquier ciencia, lo es sin embargo mucho més, para aquella disei- plina que se ocupa de la interpretacién textual como comunicacién bilinge me~ diada: la traduccién escrita y oral de tex- tos. Por eso también se afirma que lo que se comprende mal se traduce mal y de hecho s6lo lo que se comprende se puede traducir. La comprensién del discurso® sig- nifica la comprensidn de sus formantes: Emisor — identidad, personalidad, cconocimiento del tema, competencia lin- {istic su estilo, su medio social entre ‘otros; Receptor —» medio social, interés en 1 acto de habla; esto ditimo es lo que le permite interpretar; Situacién —+ qué se dice, cémo se di- ce, donde se ubica; Intencién comunicativa + la que de- termina su funcién pragmética; Recursos —+ semisticos, lingUisticos Yy extralingufsticos; “Al rexpecto remit os trabajos de Coserin Borchudarow: Speache und Ubersetzung. Leipzig 1979: asl como a mtss de dotorado “lave: «tones sobre problemas ena determinaciny reo. noeimiento de lenemas especifcos de la RDA y sus equivalents enespatol”. Berlin 1987 ya lor esr tosde Muurita Ulich (1985). Preinformacién — con qué conoci- rmientos compartidos y previos se produ- ceese discurso; Marco —+ el contexto, Jo que se va al~ ‘macenando y permite la comprensién pos- terior y la concatenacién con todos 10s otros discursos anteriores y posterior; Informacién —+ nivel de habla, repre- sentaciones mentales, imdgenes y Ien- ‘guaje interiores. De hecho se asigna el sentido a partir de la coherencia: proposiciones o macro- proposiciones que se confirman o niegan 2 lo largo del texto; pertinencia: por lo cual los conocimientos compartidos se cexcluyen; cooperacién: el interlocutor quiere comprender (en la ley no funciona esta norma, de lo contrario no habria transgresiones); calidad: el emisor quiere {que le entiendan y brinda claridad. Desarrollo del método cientfico de traduecién, Lacomprensién del discurso significa ademés, comprender cusn fundamental es tener en cuenta que lo que se transmite en tun discurso son representaciones mentales, © sea, el sentido del discurso. De aquf la relacin de las representaciones mentales como equivalentes de las unidades de sentido y de éstas como unidades de tra- dduccién, Al reconocer el traductor que el texto escrito u oral es una parte det acto de habla que él debe traducir, lo- ‘gra actualizar su ubicacién en el mar- co referencial y sus redes seménticas, Entonces, la comprensién se inicia en cl plano de la percepcién sensorial geéfica o auditiva (microestructura) y adquiere su sentido a través de la sen- so-percepcién (macroestructura) conf ‘gurando a través de las representaciones (© imégenes mentales el texto actualiza- > Gre, Beri Dreier, Ya Diy arr an (polo aeratanaie eee Vern ceri. Lengua de Par: Li, Leng de Lege 7 fot Mort en las Cas 4 Mais Matlin ne seal ejemplos ererios may vlidoral expect. Toxo edad porel Cen de Este Martone, {a Habana, Cb, 1988 Seah (HC febrero 1993 4o; en otras palabras, es el momento en el cual el texto es realmente compat do por el receptor. Entonces, ha comprendido. Esta es la primera etapa del método. Comprendido el texto en Lp® se ha iniciado el proceso de elaboracién del riuevo texto, © sea, la reexpresién del primero. Aqufes fundamental ue noen- tren en contacto las lenguas, ni el nivel

También podría gustarte