Está en la página 1de 18
Editorial RADUIC, cn su ndimero 2, siente una vez més la necesidad de superar los limites del ambiente de la sola comunidad de la Universidad Intercontinental, y tratar de acceder a terrenos cada vez mas amplios. Con este propdsito, hemos incluido aqui los trabajos de algunos docentes y traductores de otras instituciones. Con esto, queremos mostrar una visién mucho mas vasta de los problemas relativos a la traduccién, Como es obvio, no pretendemos como objetivo inmediato dar soluciones al respecto; sin embargo, consideramos importante abrir espacios en los que dichos problemas puedan ser planteados. En este ndmero incluimos una nueva secciGn: In memoriam: nuestro propésito aqui es rendir un pequefio homenaje a quien a través de su producciGn intelectual nos ofrece un material de trabajo, ya sea con sus reflexiones sobre la traduccidn o con sus propios textos que, en nuestra opini6n, resultan interesantes como posibilidad de traduccin. Queremos reiterar la invitacién para hacernos llegar criticas © comentarios a TRADUIC en general, o a ciertos articulos, en particular. Directorio RECTOR Dr. Esteban Martinez de la Serna SECRETARIO GENERAL Lic. Juan José Corona Lépez DIRECTOR GENERAL DE FINANZAS Y ADMINISTRACION. CP. José Luis Leén Zamudio DIRECTORA ESCUELA DE LENGUAS Lic. Luz Maria Vargas Escobedo EDICION A CARGO DE ‘Adriana Dominguez Mates Tomds Serrano Coronado TRADUICes una publicacién dela Escuela de Lenguas de la Universidad Intercontinental, A.C. ‘Av, Insurgentes Sur 4135, Col Santa Ursula Xitle, Deleg, Tlalpan, CP. 14420, México DF. Tel 573-8544 ex, 150. El contenido de los articulos es responsabilidad exclusiva del autor y no expresa necesariamente la posicién dela INDICE EDITORIAL HABLEMOS DE TRADUCCION Una historia de amor Ensefianza de la traduccién ‘Traductores de ta literatura hispanoamericana CUENTO CONTIGO Cuento japonés a emperatriz Sajobime y su hermano Sajobiko” LITERATURA HOY, “GHan leido a Rouaud?” La Primera Guerra Mundial no ha terminado QUE HAY PARA... leer escuchar LA ENTREVISTA CON Carlos Fuentes AQUI LENGUAS La primera experiencia profesional IN MEMORIAM Cesare Pavese 10 10 15 16 Hablemos de traduccié Una historia de amor lero hablar de traduecign y especiticamente de la de poesta, La traduccién comercial © la de prosa son quehaceres que precisan un enfoque particular. La problemética de la comunicacisn {e informaciones pragmticas es otra faceta de este vasto fendmeno. Eltipo de precision que se exige en estas tarcas det paso de una lengua 2 ora, se orienta mas sobre a equivalencia que sobre la ereaci6n. Es Certo que el espiritu del procedimiento no es el mismo, La nocisn de eficacia tambign es otra. Ast, para la traduccion de un texto que trate 4e una operacién relacionada a la vida de ciertos individuos en un contexto especifico, es necesario que las informaciones sean traduct as no en un sentido de evocacion 0 de una pluralidad de interpre cones, sino naturalmente, con un cuidado de fidelidad extrema al ‘mensaje original, AquY solo abordaré la probiemtica dela traduccion e poesia, ea a la vez mas redueida en el plano comercial, pero que plantea cleros problemas interesantes por resaltar. Dado que la die ‘encia principal entre la traduecisn comercial y la de poesia es la parte creatva del escrito 0 la libertad de expresi6n; estos elementos implici tos en la cteacidn de poesia desempetan conjuntamente un papel entro de a aventura de la traduecién, ‘Comenzaré com la discusi6n de un t6pico muy difundido, a saber, el tema de la traduccion de poesia. Algunos afirman, con certeza, ‘como si fuera absolutamente abvio, que la poesia es intradueibie. Yo retomaré este aserto, no para intentar decir lo contrario, sino para ‘entrever lt posibilidad de la tradueciGn de poesia con todos sus obst- ‘eulos yimitaciones, al igual que sus logros y aportaciones. Es falso, a mi parecer, decir que la poesia no sea tradueible, AL igual que todo texto, el poema tiene sus reglas y sus particulaidades, las cuales tenemos que considerat en la expresin Final, pero esto, en sf mismo, no representa de ninguna manera no traducir. Lo que si es complgjo en el texto postica, es la abertura posible asignifcaciones Qquiad mas numerosas que las que pueda tener un texto relacionado a lun hecho o un objeto que transmiten lainformacién objetiva que lo constituyen, ‘Los rusos leen a Rimbaud en rusoy los estadounidenses, en ings. Si ellos conocen la lengua francesa, pueden leer el poema rimbaudia- no en su lengua de origen, eso que se llama “versiGn original” que implcitamente provee la posibilidad de otras variaciones. Si bien es evidente que el tener el acceso al poema en su lengua de creacion es to ideal, también me parece importante fijarse en la ciculacién de contenido, en el espiritu dela poesia, que a menudo ha desempefiado un papel de reserva de esperanza en las vidas individuales y colectvas: a pesar dela pérdida que ocurre en el trastado lingUistico, es algo que ‘no se puede ignorar. ‘Yo creo que no se debe alimentar ningsn tabi en cuanto a los datos eausados por la traducci6n de poesia, pues este ejerccio iene ‘ms puntos positivos que negativos. Las versiones de un poema en liferentes enguas ala de su creacion deben ser as vias de acceso mas cexactas, las ms justas posibles que manifiesten y muestren la riqueza el primer texto. Y yo preguntaria: iserd preferibe, si uno no lee en francés, noleer a Rimbaud en vez de leerloen otra lengua? Creo que popononoecoononcnonoecooconceoeocen pOpoooooccoonoeconconcoconceccocoo SOBHoooonooooonoooconoooconceccocce Claude Beausoleil* la respuesta es obvia. Hay que leer & Rimbaud en todas ls lenguas! De todas formas su texto siempre nos serd ajeno en algén sentido, ya ue es poético, movi, multidimensional ‘A leer a 10s elisicos rusos y alemanes en francés durante mi adolesceneia, tuve, con razdn o sin ella, la real impresidn de penetrar {en un mundo que tal vez me hubiera sido totalmente desconocido sin esas lecturas traducidas. Los primeros novelistas latinoamericanos y mexicanas que lef, Borges y Fuentes, asf como muchos escritores cestadounidenses — pienso en Faulkner 0 en los ensayos sobre la poe: tica de T'S. Eliot— los lef en francés, con todo ct riesgo ineluido dentro de ese de otro modollo mismo de la traduccion, pero también ‘con todo el placer de abrirse a otros horizontes culurales y sociales Cultura no es sindnimo de lengua: no debemos olvidar esto, A principio, dirta también que fue mi condicion de pocta la que ime hizo interesarme en la traduecidn de poesia. Al leer y escribir poesia, pasé como por una secuencia Iogica hacia la traducvn, que Iuego se voivio complementaria a mi deseo de poesia como modo de existencia y de trabajo cotidiano. El hecho es que a menudo en las tareas de Iraduecidn de este género lterari, son los poctas mismos {uienes se implican. Uno piensa en el célebre ejemplo de Baudelaire ¥ Poe, pero se pueden encontrar en la traduceidn de poesta contem: porditea muchas ejemplos de tradueciones hechas por potas; y eso Sin explicar emo se desarrolla a menudo el tejido de encuentros personales con el texto y el autor, de amistades, de afinidades elect vas, en suma, de golpes de coraz6n y de elecein singulares, “At ablar de mi relacion con la traducciGn de poesia, dentro de mi seabee toda un paisaje. Busco las palabras que mis se aproximen a mi idea, a mi experiencia real, Traducir siempre es expresarse, cuestio: arse. Me asaltan frases, singnimos, analogias.. La palabra traducie ‘me solicita, Se dice: “esta frase traduce bien la idea de..”, 0 también “eso se traduce como en la realidad”, 0 "si traduzco bien lo que usied quiere decir", 0 “para traducir eso en otras palabras”, 0 “eso traduce Jo que ha pasado”, y tal vez “yo traduzco es0 con mis palabras.” 0 “eso traduce toda una mentaidad..". Y, seguin el Petit Robert: “del latin raducere, “hacer pasar", representar, expresar ce manera més © ‘menos directa, hacer que fo que fue enunciado en una lengua lo sea en otra, dirigiéndose hacia la equivalencia semdntica y expresiva de {dos enunciados... Y las palabeas que esta relacionadas con radhcir: traductor, traduccién, traducible, tlco,traficante, traficar,tragedia, trdgico, tragicomedia...Tradueir: el suefo toma forma y las pal ciroulan en su interior. Me introduzco en las palabras que de un lio 1 otro se comprometen, pasan, ruedan sus sentidos, ‘Traducir poesta es algo que tiene fama de ser diffi. Supongo que esto es cierto, pero que en la traduccidn de poesta se trata sobre todo {de una acttud. Para mi, traducir poesta es un placer que completa mi propio trabajo de creaciOn postica. Eseribir es siempre taducir en palabras, ‘Toda palabra traduee algo: emocion, idea, informacion, juicio, pregunta... En poesia, las palabras estan atin mas cerca ci *Poctay raduetor, Quebec popeeesonnoooeoncnononoseconponoeoceccononoononceoeoonnoceoonoocoeonoconcooeoneoecon DCBECDORODooocoo Coon oo Cocoon cooooooooonoNoo coc coooonoNCHonoNoecooNoeoNooocoonooeoo Sdepcoocooonooconcooconcocooncocssopooocononcoceooooocnccoconocoonnoooccopconcooeco ‘sential traducielega a ser la extrema quintaesencia de Sentido, que €n la prdctica se converte en sujeto para darle existencia seosible en otra lengua, en otro eddigo; tambign éste, deseaso de preservar los ‘nudos poisémicos del Sentido posto. “Traducir poesia es amar hasta perderse en la proposicidn del autor «que nos habla de palabras y formas, en el mas grande secreto, “Traducir es dudar ‘Traducir es afirmar ‘Traducir un texto poético es aventurarse sobre la peigrosa cuerda ‘oja que nas tiende al autora través de sus palabras para que asu vez, ef lenguaje nos invite a viajar ‘Traducir es aceptar olvidar ‘Tradueie es ver en las palabras el centro de trabajo del otro, transformarse en su propio centro, su luz ‘Traducir es entrar en el universo de un texto que, palabra por palabra, nos conduce del asombro ala angustia, del juego al trabajo Traducir es errar por los meandros de ls signos ‘Traducir es despojarse de la lengua materna ‘Traducir es volver a habitar el cuerpo de la lengua “Traducir es subrayar humildemente, en la sombra,materia verbal ‘Traducir es ereer que la torre de Babel puede ser armonia “Traducir es dejar que las palabras de otros nos invadan Traducir es ereer que todo es relativo ‘Traducir es respetar las palabras, devolverles en otra lengua su posible belleza analogica Traducir es mirarse al espejo ‘Traducir es dejar de lado la arrogancia de nuestra propia lengua ‘Traducir es escuchar “Traducir es confiarse alos sentidos ‘Traducir es transformar al otro en el mismo ‘Traducir es ereer que cada palabra es la primera ‘Traducir es dejarse atrapar por la msica de las palabras ‘Tradueit es observar “Traducir es deshucer y rehacer ‘Tradueir es traducirse ‘Traducie es intuir ‘Traducir es callarse “Tradueie es hablar “Traducir es vivir la paradoja de la atracciGn/repualsiGn ‘Traducir es experimentar que el yo ¢s otro ‘Tradueie es perder los propios medios Traduciees dejarse seducir| Traducir es criticar “Traducir es entrar en el laboratorio del lenguaje “Traducir es hacer escuchar una voz “Traducir es hacer trampas ‘Traducir es ratrear, palabra por palabra, ta intencidn del otro “Traducir es destigarse de su lengua Traducir es contar de otra manera ‘Traducir es ser fel ‘Tradueie es seguir un camino ‘Traducir es descitrar ‘Traducir es pensar al pie de la letra ‘Traducir es atravesar ‘Traducir es quemarse las alas por aleanzar la luz ‘Traducie es amar. Hablemos de traduccién La ensenanza de la traduccién antear la problemtica de la dideti- ‘cde la traduceica es abordar implt- ita 0 explicitamente una serie de ‘nterrogantes. En primer lugar: ces posible ‘aprender a traducir? y por ende ensenar & traducir? Lo que convendrfa dlucidar aqut esi este proceso de ensefianza-aprendizaje se puede llevar a cabo en un aula o si profe- sor y alumno se encuentran mds bien en la ‘misma situacion que el artesano y su apren= diz. Dicho de otra manera densefar traduc- cidn es impartir una clase de teoria de la traduccion, dirigi un taller de traducciGn, nalizar tradueciones ya existentes, compar- tir con fos alumnas los problemas encont os por el profesor-traductor, o varias de estas opciones a la vez? Por supuesto, antes de tomar estas deci- sones metodoldgieas, ya se definieron, por Jo menos, otras dos variables: 1) diferenciar Ja tradueciOn de otras disciplinas afines eo- ‘mo la interpretacion o el subtitulae; y 2) ‘determina si el contenido del programa in- cluye exclusivamente (0 no) textos cientift- 0s, telcos, periodisticoso literarios. Hy tantas respuestasa estas interrogan- tes como instituciones dedicadas a la ense- ‘nanza de la traducci6n, y también como rofesores dedicados a esta especialidad, En este artieulo mi intencién es mencionar al- {Zunos elementos que pudieran servir como {ema de refexin en un intentode respuesta lobal ala pregunta cqué significa enseniar (oaprender) a traducir? ‘Todos conocemos el debate tradicional {ue opone dos concepciones de la ensetian- 7a de la traduccién, Por un lado, se afirma {que no hay mejor teorfa que la que surge e la préctica misma de la traduccicn. Los conocimientos te6ricos del traductor serfan entonces el resultado de su trabajo, el con- junto de reglas y (por lamarlas de alguna manera) “recetas” que el profesionista va haciendo por si mismo a medida que avan- za —en horas de tradueciGn— su labor pro- fesional. Seria algo semejante a lo que llamamos monitor en la ensefinza de len- gua, un conocimiento empiric, intuitivo pero automatizado, que no solo permite saber sila opin elegida es la correcta, sino ue incluso permite establecer leyes univer- Sales a partir de experiencias repetidas de fendmenos semejantes en textos diferentes. En otras palabras, el traductor aprende echando a perder”, es decir traduciendo ‘mucho, equivocindase, corrigiendo, vol- viendo a traducir ya equivoearse, volviendo a corregir, etc. La experiencia adquirida en este proceso—con 0 sin el apoyo sistemati- zador del maestro—, le permitra ie contic- ‘mando su propia gramética de ta traduccion cuyas reglas le serian dictadas, Precisamente, por su propia experiencia, y no por preceptos preexistentes. En este ca- so, el estudiante es el aprendiz en el taller de un experto —es decir el profesor— que le va transmitiendo un oficio artesanal, de- Jndolo que se equivogue y solo dirigiéndo- {o hacia las soluciones sin proporciondrselas, La concepcisn opuesta recomienda et ‘conocimiento tedrico de las diferencias en- tre la lengua original y la lengua meta en los iveles fOnico-fonoldgico, sintdctico y se- méntico; y esto antes o paralelamente a ta actividad misma de la traducci6n, En este ‘aso, lo ideal serfa que el estudiante conocie- 1 los problemas y sus soluciones fuera de una situaciGn real de traduccidn, es decir ‘que aprenda “recetas” y que automatice res puestas antes incluso de tener que traducir algo. Es como programar al estudiante —en cl sentido cibernético del término— para problemas que atin nose le presentan, Desde luego, existe una solucisn de com- promiso entre estas dos concepciones apa- rentemente irreconcilables: establecer un ;Paradigma de opciones ante cada problema (que se presente en un acto concreto y vero- simil de traduceiGn. Esta posicidn interme- dia, que como sabemos ha sido adopiada por un buen niimero de insttuciones dedi- cadas ala enseftanza de la traduecicn, tone el gran inconveniente de ser tan emplrica como la primera (de acierto-error-acierto- error), también es mas arbitraria, como la segunda, ya que las reflexiones teGricas se llevan a cabo a medida que van apareciendo Jas diffeultades. Esto da como resultado una vision incompleta —porque impresionista— Donpeneconenccononccorenpeonecccoce Doopooccoecooeononceoenneeecececece Bonooooconcoceononcccconoecoooococe Ricardo Ancira* {de las implicaciones teGricas de la actividad del traductor. Por otra parte, muchos de nosotros con- {imentamos lo anterior con otras dos activ Gades, todavia més empiricas porque ni siguierase llevan acabo con regularidad, sino {ue son eso, un condimento, un mero ador- 1, tal vez particndo dela base que sibien no ayuda mucho al estudiante, tampoco le es- torba. Me refiero, en primer lugar, al ands (© ala erfica) de traducciones ya existentes del texto que se esta trabajando en clase. Es- ta actividad tiene la ventaja —en la gran ma- yorta de los casos— de desaeralizar ia palabra impresa, ademas de servir de pretexto en ‘muchas ocasiones para moments de sano esparcimiento entre maestros y alumncs. “También es un buen ejercicio para ls estu- iantes que algin dia serdn maestros de tra- uccién y que tendrén que cortegir Aeficiencias y gazapos en los textos de sus alumnos. Por supuesto, la funcién principal desta clase de ejerccios —y por ello os uti- lizamos— es hacer reflexionar al joven tra- actor tanto para localizar lo que no ha sido bien resuelto en esas traducciones oficiales, ‘como para encontrar otras soluciones. Pot Sach OF ew NENA om SIN SRT ALY ae AN eR SRA BrRs Sa AV ERED Agi KAR on oa OD Oe ys Jr Suan nent ag i wr nse cheese yore = 3h VT + es tempera Sajoie conte a emperor e plan homicide condi ent ely sw hermano: —"Intenté tres veces clvarle el pufal en el cuelo, pero cada vez me sentf tan triste que no pude lograrlo, Entonces mis igrimas mojaron su cara, seguramente elas originaron su extrano sueno”—, El emperado Suinin respondis: —"Estuve a punto de servietima de una intriga”— Enseguida, mand0 a su ejército a ejecutar al principe Sajobiko, entretanto éste 10 esperaba al tiempo que construia un refugio con ramas seas de arroz. La emperatriz no podta dejar de querer a su hermano, por ese motivo salié a hurtadillas {el palaco por ia parte de atrasy se digi al refugio de su hermano, La emperati esta encna Fl emperador sui alenterarse de oy in nostalgia recordar sus irs afos de amor. Por lo tanto no dio la orden de ataque, sdio mand6 blo el rotugio. Ast pas6 el tiempo sin novedad y la emperatriz do a luz a su hijo, El hijo del emperador aba nacido, -mpertrz salié del refugio, mostra su hijo y mands decir al emperador que si ereia ue ese hijo era suyo, tuviera la bondad de recibirloycriart. Al recibir el menso ‘nunca habia de caarla junto eon su hij, El emperador manu reunir a ls soldados mas fuerts y giles y les ordend que fue! Fecoger a su hijo y que también rescataran a la emperatre, sin importar sila jalaban Je los caibelos 0 de sus manos con tal de sacarta del refugio de su hermano. Sin embargo, la emperatriz conocia de ante plan del emperador. Por el comp € Sus eabellos € hizo con ellos una peluca y se la puso. Por Pdi su vestido con sake (alcohol de arraz) y luego se lo puso como si fuer habitual Después de prepararse de esta mancra, la emperatriz sali del refugio con su hijo en brazos y o mostra los soldados, Continuara + Prof. de tongua jones, UIC Literatura hoy “¢Han leido a Rouaud?” Les champs d'honneur es mucho mds que un libro bien logrado, ‘euyasvitudes son motivo de comentarios y al que pronto colocamos en una esiecha jerarqufa de méritos. Fs uno de esos raros, muy raros libres que llevan la inmediata conviccién; conviceién impelente de ccompartirse con alguien, Patrick Kéchichian, Le Monde. “Elan leido a Rouaud?” Los rumores corren elogiosos, resuenan cen el mds potente canal de publicidad: el secreto dicho a oid. EI nacimiento de un escritor es siempre emotivo, y sin dada se trata de uno de ellos, que nada debe a las modas, nia ls reeetas de fabricacion, nia la frenétca carrera por los premios.. Escribi6 porque tenia algo que decir; lo dice en ciento sesenta paginas de una escritura muy claborada pero limpida, armoniosa, fluid. Frangoise Giroud, Le Journal du Dimanche. De Magazine Linéraire No. 282 Traduecion de Tomas Serrano C Donooccocospcnonoecoecnceoecopcoooonooccocpoooonsoncone ‘onoeoocoecoccononoonceencoeeennoenonneecoeesocoecoccecs Bonoocooocooonononcoccaceonooocoononnoccococenncncccoce Frangois Giroud Jen Resmi bri ce pasar deter por mucho tem ‘po para sus contemporincos, quienes adivinaran que es ¢! una e las mas repentinas y asombrasas revelaciones de la década. Diga- ‘mos que del ustro, para no indisponer a nadie. Jean-Louis Ezine, Le Nouvel Observateur [No cabe duda: Ha nacido un eseritor. No menor, por cierto. Claude Prévost, L Human Sin nostalgia, sin banalidad, Jean Rouaud rinde homenaje a esos franceses a los que llamaron comunes...La escritura, muy bela, sor- pprende por su amplitud y su gran precisién, Jean-Maurice de Montremy, Lire. Humano, profundo, emocionante y humoristico, colma todas las cespectativas del lector. Jean-Claude Bologne, Magazine Litraire JEAN ROUAUD, LES CHAMPS D*HONNEUR | “mt Literatura hoy La Primera Guerra Mundial no ha terminado FE 12 et premio ear Goncour, | mis importante de Francia fue otorgado a un autor descenocide, por su primera ‘obra: Les Champs d'honneur (Los campos de honor). En opinin de este vendedor ambulante de periédicos, las heridas de la Primera ‘Guerra Mundial ain no han cicarizado, siguen destruyendo la vida de los europeos contemporances. A primera vista el libro es, sobre todo, el relato de ta infancia de Jean-Marie Rouaud (quien atin no cumple los cuarenta), en el oeste {e Francia. Una regién mica cuya luz yluvia han servida de fondo las novelas de Flaubert y sobre todo del Grand Meaulnes de Alain Fournier. Digno heredero de estos clisicos, Rouaud, al igual que ellos, va mas allé dela anéedota, que por sf misma habria sido suicien- te para justificar los elogios de la erfica francesa y la asignacién del premio Goncourt. FI relato de la vida en provincia, de la educacion fepublicana en escuela primaria, de las vacaciones en ta casa de los buelos, de las artimanas de lata solterona que vive en una casita al fondo del jardin familia, esté leno de ternura y agudeza, Es tan sracioso y pictorico que el lector corre el riesgo de perdesse en ka ‘rama. Paulatinamente y siempre con dulzura y humor, el autor logra ‘su propésito: la destruccidn de una familia a causa ‘de la Grande ‘Guerre, ta Primera Guerra Mundial. Destruccin que alcanza la vida {de Jean-Marie a pesar de no haber vivido tampoco la Segunda Guerra Mundial. Esta eatdstrofe hizo de él un ser desadaptado para a vida en sociedad, fue uno de 10s iniciadores del movimiento estudiantil de Mayo de 68 en Francia. Un intent falio. EI autor describe de manera muy breve la muerte injusta de ‘hombres humlldes y emo estas muertes arruinaron ta vida de los sobrevivientes. Esta historia creé en Rouaud la necesidad de exter parla yasiempe2s su escrtura, dnicamente para contarl Ya no tiene mucho que decir y su intenciGn es escribir dos 0 tres libros més. Después, opina él, lo habrd contado todo y ya no tendrd que transimi- lira sus compatritas;finalmente volveré a ser vendedor ambulante de pericicos, EI éxito del libro en Francia no es casual. El dictamen que a lo largo de la obra expresa Rouaud corresponde més bien a la historia actual. Otra vez parece que Europa se desgarra por defender nacio- nalsmos estrechos. Cada dia nacen nuevas repiblcas: Croacia, pals Baitico y mafiana quizd Cataluna 0 Corcega, sin contribuir para nada la culiura o al progreso del continente. Cada aia mueren hombres sin que estas muertes leven a un progreso sino a un retroceso en la historia humana, Francia es vetima de viejos demonios demagogicos. En Alemania, la otra protagonista de la Primera Guerra Mundial, i siluacién parece auin més preocupante, dado el pasado reciente br- baro de este pas Tampoco es casual a recente publicacion de un ensayo del “nouveau Phiiosophe” André Giucksmann sobre la Primera Guerra Mundial. De modo mds metético que Rouaud, Glucksman explica que el XX en Europa es el siglo de las guerras, que la gran guerra no se cabo en 1918, que abn no ha terminado. Al igual que Rouaud, el filgsofo opina que estas guerras fueron erueles, inhumanas e inal, Dopocenonoonoooncecconocooccooeccecpcocnoeconoonenococe Donooocorrsoncoeococceocooccooeonooccocooccocooceoncoce poncecconoooooonosoncoocooncnoeooosscocnocooconcescncce Stéphan Sberro* Esta inguietud corroia las entrafas de Rouaud desde hacia afos,y la expreso antes de todos los acontecimientos recientes, que ala uz de estas das obras son la comtinuaciGn logica de 1914 y de 1939. Lo hace de manera sencilla y agradable para el pulico en general. Por primera ‘vez desde aos, la asignacion del Goncourt es incuestionable, ahora es tun best-seller en Francia. * Profesor de lengua francesa, UIC. boccoceooooooconcecoconceoccocceceocpoooononcocepcece BORCOCECooOoooonooooconceoccoecoceooooococooncoceecece Dopeeceocoooccononcoconcronconceceooecococnoncoceecece Qué hay para. Ver La insoportable levedad del ser o el ser en su insoportable levedad Laura Cisneros* Nines gue os to sono {que el lector quiere leer enelloe. Tal eselcasode una de las pelioutas mas espera- das dentro de ta XXIV Muestea Internacio- nal de Cine: La insoporiable levedaa del ser, pelicula estadounidense de Phil Kaufman (1988) En efecto, la pelicula toma los personajes criginales de la novela del polaeo Milén Kundera; sin embargo, rebasa los limites de la imaginacion, provocando asi grandes de sicieros. Por un lado, la psicologia de tos personajes {Mmicos —imterpretados por Ju- lice Binoche y Daniel Day Lewis— aparece un tanto alejada de fa realidad de Teresa y ‘Toms, personajes de a novela, Estos pade- een una intensarelacion amorosa, mas bien ppatol6gica, que en la pelicula apenas se per- tie. La historia comienza con Tomas, el Joven conquistador que por fin logra involu- erarse en una relaeida sentimental mas als ‘de lo establecido” con Teresa, una mujer dulce y fagi, Esta relacién no impedira que ‘ambos fengan affaires ocasionales, Se trata de la historia de un hombre y una mujer totalmente entregados a su amor, con los catidianos problemas de pareja y, por su- puesto, comprometidos con el momenta po- lico, {Donde esta la integraciin de la esencia dela novela con la pelicula?

También podría gustarte