Está en la página 1de 1

En la última medición de Transparencia Internacional sobre

la corrupción en el mundo, México apareció, como en otros


índices políticos y económicos, cayendo en picada. Podría
decirse que hoy somos más corruptos, menos prósperos,
más desiguales y más violentos que en cualquier otro pe-

; ¿Por qué no
riodo reciente desde que se hacen mediciones comparadas
internacionales. ¿Por qué en lugar de avanzar retrocedemos?
Esbocemos algunas hipótesis que se encuentran presentes

dejamos de ser
en las reflexiones públicas y que apenas alcanzan a explicar
el deterioro de nuestra convivencia social.

1. “La corrupción somos todos”. Esta leyenda urbana


corruptos?
surgida en el lopezportillismo tiene acompañándonos ya
varias décadas sin que mengüe su significado. Aludiría
a que no sólo la clase política o los partidos y los gobier-
nos concentran la corrupción, sino que más bien es una
práctica social aceptada, considerada necesaria en miles Por Juan Luis Hernández*
de circunstancias cotidianas para no meterse en mayores
problemas, para agilizar trámites, para evitar mayores
costos sociales, para alcanzar objetivos. Esta hipótesis
hace responsable a toda la sociedad, a todos los mexica- en México, incluyendo la dimensión internacional. Politólogo.
nos en su conjunto, de seguir impulsando una práctica Director General
que parece tener ciertos beneficios en lo inmediato para 4. “En México las trasnacionales pagan el impuesto del Académico de la
quien la practica. Tercer Mundo”. Lo que no hacen los gobiernos por la vía Ibero Puebla
legal, lo hacen las cadenas de la corrupción por la vía de
2. “La corrupción es un aceite que hace que funcione el los incentivos: “¿Quieren el contrato o la inversión? Por lo
sistema”. Esta otra hipótesis, mezcla de cinismo y realis- menos nos quedamos con el 10 por ciento”. Un excelente
mo, quiere explicar que es tal el grado de penetración de trabajo periodístico en estas mismas páginas reflejó lo que
la corrupción en el sistema político, económico y social, opinan y hacen las trasnacionales apetitosas del mercado
que se ha convertido en una “institución”, es decir, en un mexicano. Lo llaman el “impuesto del Tercer Mundo” y
conjunto de reglas informales que han terminado por ser dedican millones de dólares o euros a sobornar a mandos
más formales que las que lo son. Los defensores de esta gubernamentales para quedarse con la concesión o inver-
hipótesis creen que romper con las cadenas de corrupción sión. Están dispuestos a hacerlo porque las trasnacionales
no sólo no es posible sino que además, de intentarlo, se siguen viendo a América Latina como el lugar donde se
rompería con la estabilidad del sistema, lo haría “dis- puede hacer mayor acumulación de capital.
funcional”. Para esta corriente, la corrupción “hace que
funcione el sistema”, es su lubricante y por ello explican En términos institucionales podría decirse que tenía sen-
el porqué México no mejora sino que retrocede en sus tido la desaparición de la Secretaría de la Función Pública
indicadores de transparencia y corrupción. que no le permitieron llevar a cabo los diputados a Calderón.
Las noticias de las cadenas de corrupción en el gobierno de
3. “Los gobiernos panistas han demostrado que la co- México llegan de fuera. Es mejor, mucho mejor, lo que hace
rrupción no era sinónimo de priismo”. El recién laureado la Auditoría Superior de la Federación, pero sus funciones
Nobel de literatura, Mario Vargas Llosa, se ha referido evalúan una parte y no todos los ámbitos en que se da la co-
reiteradamente a la corrupción emanada del régimen rrupción gubernamental. También se ha avanzado un poco
priista como un modelo, un adjetivo o tipo categorial con programas como el de “cliente simulado”, pero se ve que
que aplica para calificar intensidades o dimensiones de la han sido insuficientes. Probablemente las estadísticas in-
corrupción en otras latitudes. Sin embargo, la alternancia diquen que hay servidores públicos sancionados y llevados
en los tres niveles de gobierno —con ejercicios de poder a los tribunales por corrupción, sin embargo siguen siendo
tanto del PAN como del PRD— ha roto nuestra inocencia y situaciones aisladas, sin el impacto necesario para que la
nos ha permitido observar cuán corruptos pueden ser los corrupción deje de ser sistémica.
sistemas políticos, económicos y sociales bajo gobiernos Pero en términos valorales, la corrupción tiene una
perredistas o panistas. gran aceptación social. Y ese es el problema. Desde “el que
Tiene mayor peso el ejercicio presidencial de Vicente no transa no avanza” hasta la expresión que se usa todos los
Fox y Felipe Calderón, pues el PAN alimentó durante días en todas las circunstancias: “mi caso es especial, haga
los 61 años que estuvo en la oposición la convicción de una excepción”, pareciera que los mexicanos hemos creado
que su doctrina política, surgida de la doctrina social- una tolerancia muy alta a esa práctica que es el verdadero
cristiana, les permitiría ser diferentes en el poder. A 10 cáncer social de México. Necesitamos dar los pasos para que
años de gobiernos federales panistas nos damos cuenta gobierno y sociedad construyamos un sistema de incentivos
que no sólo no han podido con la corrupción sino que que sancione social y económicamente la práctica corrupta
se han sumado a ella, como lo demuestran los cientos y premie o beneficie a quien la eluda. Mientras no bajemos la
de trabajos periodísticos que diariamente nos obse- corrupción tampoco bajaremos la violencia, la desigualdad
quian perlas de cómo operan las cadenas de corrupción ni el deterioro en la calidad de vida en nuestro país. ¶