Está en la página 1de 574

Manual de Historia

de Colombia
TOMO I

©INSTITUTO COLOMBIANO OE CULTURA


MANUAL DE HISTORIA
DE COLOMBIA

Tomo I

SEGUNDA EDICION

PROCULTURA S. A.

INSTITUTO COLOMBIANO DE CULTURA


986.10202 Manual de Historia de Colombia
M-294 Historia Social, Económica y Cultural.
Segunda Edición 1982.
3 volúmenes. Contenido: Volúmen I, Prehistoria - Conquista y Colonia
Volúmen 2,Siglo XIX.Volúmen 3, Siglo XX.

Director Científico
Jaime Jaramillo Uribe
Coordinación
Jorge Eliécer Ruiz
Darío Jaramillo Agudelo
Editores
Juan Gustavo Cobo Borda
Santiago Mutis Duran
Portada
Vásquez Ceballos Judith y Holofernes
Fotografía
Sergio Trujillo Dávila

Las ideas expuestas en este Manual son la exclusiva responsabilidad intelectual


de los respectivos autores.
Los Derechos de Autor de esta edición fueron reservados
por PROCULTURA S. A.

Impreso y encuadernado por Printer Colombianas A.


INDICE

Págs.
■TatME JaRAMILLO Uribe
introducción ........................... .................................................................... ..................... 15

Gerardo Reichel-Dolmatoff

-í I. COLOMBIA INDIGENA-PERIODO PREHISPANICO


Introducción .. ... .................. 33
I. La etapa paleoíndia: los cazadores y recolectores tempranos .... 35
A. Poblamlento de América .... ............ ........................ . ......... rq,35
B. Industrias lí ticas ........ 7. 7?................... ‘................. 38
C. Primeros hallazgos en Colombia . ................ ?............ i............ 41
. .............. * •. ‘ T
H., La etapa forma tiva: de los comienzos de la vida sedentaria,
•*’ hasta el desarrollo de la agricultura y de las aldeas ..................... 47
A. La costa cómo foco cultural ..................................... 47
B. Comienzos de la cerámica........ . .................. 49
C. Vida aldeana .......................................................... 57

IU. El advenimiento de los cacicazgos ...;................ 66


A. Concepto de cacicazgo ............... ........................................ 66
B. Colonización maicera ..................................... 69
C. Los cacicazgos colombianos ............... . . . ¡... a.................. 71

IV. Las federaciones de aldeas: los Talrona y los Muisca ......... 90


A. Pautas, asentamientos ..................................................................... 93
B. Contactos culturales ......................................................... <............. 94
C. Estados incipientes .......................................................................... 98
Bibliografía ................... 106
Págs.
Juan Friede
II. LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO
I. Los antecedentes .............................................................................. 119
II. Los viajes descubridores .......................... ;..................................... 122
III. La gobernación de Santa Marta ................................................... 130
IV. La gobernación de Cartagena ....................................................... 136
V. A la búsqueda del Perú ....................... r....................................... 139
VI. La conquista de la mesetachibcha .............................................. 142
VII. El reparto del botín ..................................................................... 146
VIII. La fundación de Bogotá ............................................................... 149
IX. La, anarquía .................................................................................... 153
X El gobierno del licenciadoJuan Diez de Armendáriz................... 157
XI. La primera audiencia ................................................................... 163
XII. La segunda audiencia .................................. ’.................................. 167
XIII. Gobierno de los oidores ............................................................... 173
XIV. Gobierno de Venero de Leyva ....................................................... 182
XV. El ocaso de Santa Marta ................................................................ 190
XVI. El puerto de Cartagena ................................................................ 194
XVII. El ocaso de la conquista...................................... 204
Bibliografía ....................................................... 221

Germán Colmenares
/ III. LA ECONOMIA Y LA SOCIEDAD COLONIALES, 1550-1800
Introducción ............................................................... 225
I. A la búsqueda de un marco de interpretación ............................. 228
II. Fundamentos económicos de una periodización para la época
colonial ...................................................... 235
m. La economía colonial ...................................................................... 241
A. Minería del oro .......................................................................... 241
1. Fronteras y yacimientos....................................................... 241
2. Minas, técnicas y mineros .............................. 246
3. El trabajo .................................. 249
4. La producción y las crisis ................................................... 254
B. La agricultura ............................................................................ 257
1. La apropiación de la tierra .................................................. 257
2. Configuración de las unidades productivas ..................... 261
C. El comercio .................................. 268
1. Los comerciantes ................................ 268
2. Las mercancías: “Ropas de Castilla’* y “Ropas de la
tierra”; el contrabando ............... 271
Págs.
IV. La sociedad .......................................................... 279
A. Conceptos históricos sobre diferenciación y conflicto social 279
B. La preeminencia de los encomenderos y las comunidades
indígenas ...................................... .................. <......................... 286
C. Terratenientes, mineros y comerciantes ................................ 292
D. Las castas ................................................................................... 294
Bibliografía .......................................................................................298

Jorge Palacios Preciado


IV. LA ESCLAVITUD Y LA SOCIEDAD ESCLAVISTA
Introducción .................... 303
A. Necesidad de la mano de obraesclava........................................ 303
B. El negro en la economíacolonial ............................................... 306
I. La trata de negros ............................................... 312
A. Abastecimiento y comercio deesclavos............... 312
B. Orígenes tribales ....................................................................... 321
C. Etapas de la trata ................................................................... 322
1. Permisos y licencias ......................................................... 322
2. Los asientos .......................................................................... 325
3. Libre comercio ..................................... 328
II. La sociedad colonial y la esclavitud .............................................. 328
A. Amos y esclavos .. .................................... ..’................................ 328
B. La legislación .................... ... 332
C. La cristianización ...... ....................... 334
’ D. Mezcla de razas ................ *............................ \......................... 336
E. Sublevación y cimarronismo .......... .Y.?....................... 337
Bibliografía ............................... t...'............................................ 343

Jaime Jaramulo Uribe, Germán Colmenares


V. ESTADO, ADMINISTRACIÓN Y VIDA POLITICA EN LA SOCIEDAD
COLONIAL i ~
I. La administración colonial ................... 349
A. Etapas de la administración colonial ¡.................. 349
B. Los principios generales que configuran' la administración
colonial .......................................................................................... 350
1. Centralismo ............................................................... 350
2. Reglamentarismo .................... 352
3. Intervencionismo .............................. 352
4. Uniformidad .................................... ?......... 353
5. Casuísmo ....................................... 353
6. Burocratismo ......................................... 354
7. Concentración de poderes ....... ........................... 355
8. Control reciproco .. . . . ............ 355
Féfts.
C. Organos de la administración colonial .................................. 358
1. El Supremo y Real Consejo de Indias ................................. 356
2. La Casa de Contratación de Sevilla ................................... 357
3. Las audiencias ....... *......................... ................................ ;. 358
D. Formas de control e información .................... 359
1. La residencia ........................................................................ 359
2. La visita ..................*........................ ;......... 362
E. Competencias de jurisdicción .................................................. 364
1. Lentitud e íneficiencia ........................................................ ' 365
2. Reclutamiento,’ términos y salarlos ................................... 367
F. Las reformas borbónicas en el Nuevo Reino ........................ 370
G. . El régimen-de Intendencias .............. 375
H. Críticas de las reformas borbónicas ........................................ 378
I. Nuevos planes al finalizar el siglo xvnr ................................... 381
II. Factores de la vida política colonial: el Nuevo Reino de Granada
en el siglo xvm (1713-1740) ................... 386
A. Consideraciones metodológicas .......... 386
B. Para una tipología del funcionario español del siglo xvm 387
C. Perspectivas sobre el siglo xvnx ........................................... 390
D. Conflictos a través de un texto colonial.................................. 393
E. Política y sociedad: la deposición de Meneses........................ 397
F. El contexto de la política imperial y la creación del virrei­
nato de la Nueva Granada .....................’................................. 402
G. Los funcionarios españoles en las Indias ..................... 407
H. Los oidores (1721-1739) .................................... 410
I. Conclusión .............................. 413
Bibliografía ....................................................... ............................ 414

Alberto Corradiñe Angulo


VI. LA ARQUITECTURA COLONIAL
I. El urbanismo y la arquitectura en el siglo xvi.................... 419
A. La vivienda ............................. 421
B. Arquitectura religiosa ..............................i. . . ........................... 424
C. Arquitectura militar ............................. 431
II. El siglo xvix: el urbanismo y la planificación territorial ............ 433
A. La vivienda ................................ 436
B. Arquitectura religiosa secular y regular ................................. 439
C. Arquitectura militar ................... . . ¿........................................ 444
III. El siglo xvm y* los albores del xzx: nuevas fases del urbanismo.
Cambios sociales, políticos y económicos ........................................ 447
A. La arquitectura doméstica, urbana y rural .............................. 451
B. Arquitectura civil ............................. 455
Págs.
C. Arquitectura religiosa ................................................................. 457
D. Arquitectura militar ................................................................... 459
Bibliografía ................................................................................... 461

Francisco Gil Tovar


VIL LAS ARTES PLASTICAS DURANTE EL PERÍODO COLONIAL
I. Mezcolanza y atemperamlento de los estilos importados............ 465
n. La actitud hispánica y criolla ................ ‘.............................. 467
A. Pintores y escultores hispánico-criollos ................................... 471
B. Imaginería escultórica ........................................... 477
C. El arte de los retablos .............................................................. 478
D. Un gran imaginero barroco .. ................................................... 480
E. La pintura virreinal .................................................................. 481
F. El mestizaje artístico .................................................................. 482
G. La expresión popular .......................... 485
H. Artesanía colonial ..................................................................... 486
Bibliografía ........................... 489

María Txrksa Cristina


VIH. LA LITERATURA EN LA CONQUISTA Y LA COLONIA
I. La literatura en la conquista ...................................................... 495
II. La madurez de las letras coloniales ........ 509
A. Carácter religioso de la cultura colonial .............................. 509
1. El papel de la Iglesia .......... 510
2. La educación ............................................. .......................... 511
3. Circulación del libro ............................................................. 514
4. La élite intelectual .............................................................. 516
B. Tendencias literarias ................................................................ 519
1. La crónica novelesca de Rodríguez^Freyle ........................ 522
2. Contrarreforma y esteticismo en el “Poema heroico * ’ de
Domínguez Camargo ............................................................. 537
3. El desierto prodigioso ........................................................... 551
4. Francisco Alvarez de Velasco ............................................. 556
5. La prosa ascético-mística de sor Francisca Josefa del
Castillo ...................................... ............... ........................... 559
III. La ilustración ................ ............. . ......................... 566
A. Reorientación intelectual ............................... 567
B. La literatura en el período de la ilustración................ 576
1. La poesía cortesana de Ladrón de Guevara....................... 578
2. Nuevas disecciones temáticas en poesía ............................. 580
3. Las tertulias literarias ........................................................ 582
Bibliografía ...................................................... 586
Eos autores

Jaime Jaramillo Uribe. Profesor titulado de la Universidad Nacional de Co­


lombia. Ha dirigido el Departamento de Historia de la Facultad de Ciencias
Humanas. Fundador y director de la revista Anuario colombiano de la his­
toria social y de la cultura. Obras publicadas: Entre la filosofía y la historia
(1962), Ensayos sobre historia social de Colombia, Universidad Nacional de
Colombia (1968), El pensamiento colombiano en el siglo XIX, Edit. Temis,
(1964), La personalidad histórica de Colombia y otros ensayos, Colcultura,
(1977), Antología del pensamiento político colombiano, 2 vols. (Banco de la
República) 1970, y en Colombia hoy, volumen colectivo, el ensayo Etapas y
sentidos de la historia de Colombia (1978), Historia de la pedagogía como
historia de la cultura, Universidad Nacional de Colombia, 1969, 1978.

Gerardo Reickel-Dolmatoff. Austríaco. Llegó a Colombia en 1939; naturali­


zado en 1942. Miembro durante varios años del Instituto Etnológico Nacional
y del Instituto Colombiano de Antropología. Fundador y primer director del
Departamento de Antropología de la Universidad de los Andes, Vlslting
Scholar, University de Cambridge (Inglaterra), research professor, Univer­
sity de California, los Angeles, EE. UU. Obras publicadas: Los kogi: una
tribu indígena de la Sierra Nevada de Santa Marta, Colombia (1951),
Investigaciones arqueológicas en el departamento del Magdalena: Arqueo­
logía del rio Ranchería; Arqueología del rio Cesar, Ministerio de Educa­
ción Nacional (1951), Datos histór ico-culturales sobre las tribus de la an­
tigua provincia de Santa Marta, Imprenta del Banco de la República
(1951), Diario de viaje del p. Joseph Palacios de la Vega entre los indios y
negros de la provincia de Cartagena-1787, Ministerio de Educación Nacional
(1955), The People of Aritama: the Cultural Personality of a Colombian
Mestizo Village, University of Chicago Press (1960, 1968), Colombia: Ancient
Peoples and Places, Thames & Hudson, London/Praeger Publishers, Nueva
York (1965), Desana: simbolismo de los indios tukano del Vaupés, Univer­
sidad de los Andes, Bogotá (1968), Amazonian Cosmos: the Sexual and
Religious Symbolism of the Tukano Indians, University of Chicago Press,
EE. UU. (1970), San Agustín: Culture of Colombia, Thames & Hudson, Lon­
don/Praeger Publishers, Nueva York, (1972), The Shaman and the Jaguar: a
Study of Narcotic Drugs among the Indians of Colombia, Temple University
Press, Philadelphia (1975), Contribuciones a la estratigrafía cerámica de
San Agustín, Colombia, Imprenta Banco Popular (1975), Beyond the Nilky
Way: the Hallucinatory Imagery of the Tukano Indians, University oí Cali­
fornia, Los Angeles, EE. UU. (1978). Estudios Antropológicos, Colcultura, 1977.

Juan Friede. Naturalizado colombiano. Diplomado en ciencias económicas,


Universidad de Viena, especializado en London School of Economics, Londres.
Dictó cursos de historia latinoamericana en la Universidad de Indiana y en
la de Texas, EE. UU., quien le encargó un catálogo de documentos sobre el
Perú, en la Lilly Library. La Biblioteca del Congreso, Washington, le encargó
la catalogación de manuscritos relativos a Hernán Cortés, trabajo publicado
en Washington (1974) y titulado The Harkness Collection in the Library of
Congress. Ha publicado: Los indios del alto Magdalena. Vida, luchas y ex­
terminio (1948), El indio en lucha por la tierra. Historia de los resguardos,
indígenas del Macizo Central Colombiano (1942, 1972, 1976). Los Andaki:
Historia de la aculturación de una tribu selvática, México, (1953, 1974), Los
chibchas bajo la dominación española (1974), Vida y luchas de Juan del
Valle, primer obispo de Popayán y protector de los indios (1961), Los quim-
bayas bajo la dominación española (1963), La explotación indígena en Co­
lombia (1975), Historia de la antigua ciudad de Cartago, en la “Historia de
Pereira'.’, 2* parte (1963), Los gérmenes de la emancipación americana en el
siglo xvi, Universidad Nacional de Colombia, Monografías Sociológicas núm.
5 (1960) ,La otra verdad. La independencia americana vista por los españoles
(1971-72), Documentos históricos para la historia de ~ Colombia, tomos I-X
(1955), Gonzalo Jiménez de Quesada a través de documentos (1960), Nicolás
Federmán, historia indiana, Madrid (1958), La Batalla de Boy acá a través de
los archivos españoles (1969), La Batalla de Ay acucho, 9 de diciembre de 1824
(1974), Fuentes documentales para la historia del Nuevo Reino de Granada,
tomos I-VIII, Ediciones Banco Popular (1975)....

Germán Colmenares. Abogado del Colegio del Rosario. Licenciado en filoso­


fía, Universidad Nacional. Doctor en Historia: de la Universidad de París.
Actualmente, profesor de la Universidad del Valle, donde fue decano de
humanidades. Autor de Partidos políticos y clases sociales (1968), Las ha­
ciendas dé los jesuítas en el Nuevo Reino de Granada (1969), Historia eco­
nómica y social de Colombia, 1537-1719 (1973 y 1975), Cali: terratenientes
mineros y comerciantes (1975).

Jorge Palacios Preciado. Licenciado en filosofía y letras, Universidad Nacio­


nal. Doctor en historia, Universidad de Sevilla, profesor universitario, Uni­
versidad Nacional, Javeriana, Pedagógica y Tecnológica de Tunja. Autor de
La trata de negros por Cartagena de Indias, Tunja, (1973), y Cartagena, gran
factoría de mano de obra esclava, Tunja (1975). ■

Alberto Corradine Angulo. Arquitecto de la Universidad Nacional de Colom­


bia (1957). Estudió en Franckfort y Stuttgart, historia del arte y de la
arquitectura, y restauración de monumentos en la .Universidad de Madrid
(19S9-70). Es profesor de historia de la arquitectura en la Universidad Na­
cional, desde 1962. Dirige la sección de historia de la facultad de artes de
la Universidad Nacional, Ensayos publicados: Clasificación de la vivienda
colonial (1969), Algunas consideraciones sobre la arquitectura en Zipaquirá
(1969), Mompox, arquitectura colonial (1969), Arquitectura religiosa en
Colombia: templos coloniales (1969), El convento de Santo Ecce-Homo (1973-
74), Arquitectura religiosa en el siglo XVII (1976), Sistema de fortificaciones
en Colombia (1977).

Francisco Gil Tovar. Nació en Granada (España). Profesor de historia del


arte y de arquitectura en la Universidad Javeriana desde 1959. Fundador y
decano de la Facultad de Comunicación Social de la misma (1963-77). Direc­
tor del Museo de Arte Colonial de Bogotá desde 1975. Presidente de la sección
colombiana de la Association International des Critiques d’Art. Autor entre
otros libros, de: Breviarios de arte y critica (1954), Trayecto y signo del arte
en Colombia (1957), Principios de las artes plásticas (1960), La pintura fla­
menca en Bogotá (1964), Historia del arte y conocimiento de los estilos
(1965), ¿A dónde va el arte? (1965), El arte colonial en Colombia (en cola­
boración con Carlos Arbeláez) (1968), Introducción al arte (1974), La obra de
Gregorio Vázquez (1976, 1978). Coautor en Historia del arte Colombiano,
Editorial Salvat (1977), y en Kunst Tieme (1977).

María Teresa Cristina Z. Natural de Gattico, Italia. Licenciada en filosofía


y letras, Universidad de los Andes, Bogotá, master en literatura francesa,
Universidad de Pittsburgh, EE. UU. Actualmente, profesora del Departa­
mento de Humanidades, facultad de filosofía y letras. Universidad de los
Andes. Obras: Actitud narrativa y técnicas narrativas en la novela colom­
biana contemporánea (teoría y análisis) (1969), Tesis de licenciatura; co­
autoría de Bárbara Rimgaila: La familia, el ciclo de vida y algunas obser­
vaciones sobre el habla en Bogotá, Instituto Caro y Cuervo (1966), Separata
del Thesaurus, para el Atlas Lingüístico-Etnográfico de Colombia; “Novela y
Sociedad en José María Samper”, (1976); La novela colombiana del siglo
XIX; su contexto colectivo; estudio de autores y análisis de obras, Universi­
dad de los Andes (1974).
INTRODUCCION
I

En junio de 1977, con motivo de la apertura oficial de la Fundación


Antioqueña para los Estudios. Sociales, FAES, creada por Luis Ospi-
na Vásquez, el Instituto Colombiano de Cultura reunió en Medellin
a un grupo de investigadores de la historia nacional y de economis­
tas y sociólogos interesados en problemas históricos con el objeto de
estudiar las posibilidades de escribir un Manual de Historia de Co­
lombia. Se discutieron entonces los fines, el contenido y las dificul­
tades que tal empresa intelectual implicaba. Hoy, cuando el proyecto
empieza a tener realidad con la aparición de su primer volumen,
parece conveniente, para información de los lectores, reconstruir las
"consideraciones que se hicieron entonces.
** Z --r

En primer lugar se trató de la necesidad y contenido de la obra.


Sin. desconocer el mérito y el servicio que habían prestado a suce­
sivas generaciones de colombianos los tradicionales manuales de
historia nacional, como el. benemérito de Henao y Arrubla, o los
múltiples estudios monográficos de épocas, acontecimientos y hom­
bres producidos por los miembros de nuestra Academia de Historia
y por las academias regionales, se llegó a la conclusión de que a
nuestra bibliografía histórica le hacia falta una nueva síntesis del
pasado nacional que no sólo presentara aspectos de él tratados pasa­
jera o marginalmente por la historiografía tradicional, sino tam­
bién que abordara dichos temas utilizando los métodos y conceptos
que en los últimos años han renovado la investigación histórica.
■S.i-b.La idea y el propósito parecían apenas naturales dentro de los
esfuerzos que ha venido haciendo el Instituto para adelantar la
18. INTRODUCCIÓN

investigación del patrimonio cultural del país, y en cuanto se refiere


a los estudios históricos, para enriquecer nuestra bibliografía y acer­
carla a los niveles que ésta ha logrado alcanzar, no digamos en las
metrópolis europeas de la cultura, lo que sería un despropósito, sino
en los países latinoamericanos que partiendo de los mismos supues­
tos de tiempo y recursos económicos y humanos presentan hoy un
panorama de producción historiográfica de mayor significación.
Pues si asumimos la incómoda tarea de comparar el estado actual
de nuestros estudios históricos con él que tienen en otros países del
Continente, es notoria la precariedad de la producción colombiana
de obras históricas. Las razones de este hecho son varias, pero una
de ellas y quizá la de más peso es que carecemos de un instituto de
investigaciones históricas especializado, comparable al que desde
hace años tenemos en el campo de la filología y las ciencias del len­
guaje, es decir, a nuestro Instituto Caro y Cuervo, o que pueda
equipararse a una institución como El Colegio de México, de donde
en el curso de cuatro décadas han salido dos o tres centenares de
obras que no desmerecen ante sus similares europeas, entre ellas la
gran Historia Moderna de México que dirigió Daniel Cossio Villegas.
Para la preparación, no digamos de historiadores, sino de profesores
de historia, sólo hasta época muy reciente nuestras universidades,'
siguiendo los pasos dados hace quince años por la Universidad Na­
cional, cuentan con departamentos de historia y otorgan una licen­
ciatura en estas materias. Otras instituciones como nuestra meri­
toria Academia de Historia, si bien han cumplido una labor que
merece nuestra gratitud, por sus escasos recursos materiales y por
la índole misma de su composición y finalidades sólo han podido
cubrir en forma limitada la misión que corresponde a un centro de
investigación.
Algo más, hasta hoy hemos carecido de la noción del historia­
dor profesional tal como ésta se entiende desde la primera mitad
del siglo xix cuando ingleses, alemanes y franceses crearon la mo­
derna historiografía. Para que no se crea que al hacer esta afirma­
ción incurrimos en uno de los habituales ejercicios de masoquismo
nacional y para que se mida en su dimensión real lo que significa
el esfuerzo hecho por los autores de este Manual, resultarían opor­
MANUAL'DE HISTORIA I 19

tunas unas consideraciones sobre la formación, destrezas y virtudes


que debe tener el historiador, tal como lo entiende la ciencia moder-
na y como lo exige el lector de una sociedad culta.

TL

. Comencemos con sus conocimientos científicos y técnicos. Do-


ninio del oficio en primer lugar; de lo que Marc Bloch llamaba le
nétier de l’historien: paleografía, archivística, diplomática, crí-
fca textual. Conocimiento de la historia general y de sus grandes
fásicos cuando se escribe la historia en el ámbito de la cultura de
Dccidente, como es el caso nuestro. Sin cierto grado de familiaridad
'.on las obras de los grandes maestros alemanes, ingleses, franceses
iel siglo xix y xx faltaría al novel historiador el conocimiento de la
historia universal en que está inserta la nuestra y el modelo formal
le la obra histórica y del historiador como científico y como arte­
sano. Una sólida preparación en ciencias impropiamente llamadas
auxiliares, porque para el historiador constituyen el instrumento
mismo de trabajo y elemento esencial de su capacidad de compren­
sión y síntesis: Economía, Sociología, Filosofía, Derecho, Filología
para situamos en él terreno del historiador clásico, es decir, del
anterior a 1930. Porque en la formación de un historiador contem­
poráneo entran sin apelación disciplinas cómo la Demografía, la
Estadística, y si se trata de historiadores de la economía, un cierto
grado de formación matemática. Los historiadores de la escuela
clásica alemana creían que no se podía ser historiador sin ser
jurista. Era un postulado inobjetable para una interpretación de
la historia que considera al Estado, es decir, el centro abstracto de
la organización política y de concentración del poder, como el actor
y la realidad máxima de la historia. Posteriormente, después de
Marx, se piensa que no puede ser historiador quien no sea econo­
mista, o por, lo menos quien no tenga un cierto conocimiento rigu­
roso de la vida económica. Después de Marx tampoco se puede serlo
sin ser sociólogo. Otros dirían que no puede serlo sin ser geógrafo,
porque él paisaje, la calidad de tierras, el clima, la posición geográ­
20 INTRODUCCIÓN

fica relativa, las rutas terrestres y marítimas a los grandes centros


de tráfico son dimensiones insoslayables del conocimiento histórico.
Tampoco se podría ser historiador sin ser, en alguna medida, filólogo.
No sólo porque el lenguaje es el vehículo indispensable de toda
comunicación y el depósito inagotable de las vivencias del hombre,
sino porque la semántica es un instrumento eficaz de conocimiento
de la conciencia individual y social a la cual tiene que referirse el
historiador con mayor frecuencia de la que suele aceptarse en una
época en que la historia de las cosas parece suplantar la historia
de los hombres. Finalmente, en la época de la sociedad de masas,
después de que Freud descubrió e indagó los fenómenos del incons­
ciente, los efectos de los procesos de represión, frustración y aliena­
ción, ¿podría decirse que el historiador puede ignorar ciertos aspec­
tos, métodos y conceptos de la psicología?
Suponiéndolo armado de sólidos conocimientos científicos y de
una amplia cultura, quedan al historiador problemas lógicos y mo­
rales no menos difíciles y decisivos para su formación. Dos aspectos,
por cierto íntimamente ligados en él trabajo de todo investigador y
de todo hombre de ciencia, pero que adquieren excepcional impor­
tancia en su caso. Los lógicos aparentemente los resuelven su cono­
cimiento y dominio de los métodos de investigación, sus recursos
documentales, la existencia de buenos y eficaces archivos y aun las
condiciones materiales en que se desarrolla su labor. Los morales,
mucho más complejos, sólo los resuelven su voluntad de verdad y
la posesión de las que hemos llamado virtudes del historiador.
En efecto, la lógica y la metodología le indican los pasos que
debe seguir su investigación, la licitud de sus generalizaciones, de
sus explicaciones causales, en una palabra, las etapas que debe cum­
plir su pensamiento para plantear sus hipótesis y probarlas. Pero
el método es un instrumento neutro que el investigador puede usar
con libertad para plantear las premisas, y en el caso de la historia,
para seleccionar los hechos, relacionarlos y obtener las conclusiones
previamente buscadas y propuestas. Ahora bien, los lógicos saben
que con premisas falsas se puede obtener conclusiones formal­
mente verdaderas, es decir, exentas de contradicción. Con mayor
razón en la historia. Unos hechos desfigurados, o parcialmente admi-
MANUAL DE HISTORIA I 21
i

tidos, o sofísticamente probados pueden dar la apariencia de verdad


o la apariencia de realidad ante un espectador o un lector que está
en incapacidad de someter a prueba las afirmaciones del autor o
que por el fetichismo que despiertan las ciencias, las letras y sus
cultores, se echa en sus brazos con la fe del creyente, mucho más
cuando el autor habla como el apóstol de una causa y en nombre
de una doctrina de salvación. . '
- ■ i

Sentido y sensibilidad artísticas parecen ser indispensables para


'el historiador. Una deformada y falsa concepción del carácter cien­
tífico de la historia puede llevar a sacrificar no sólo la lógica sino
también la gramática y la estética que debe tener todo lenguaje.
'Desde luego, no se trata aquí de la vieja polémica de si la historia
¡es ciencia o arte, es decir, de si para establecer sus generalizaciones
'sigue el método inductivo de las ciencias, observando hechos homo­
géneos para obtener la ley o tendencia de un proceso, o si recurre
a la intuición glóbalizadora del artista cuando pretende lograr la
imagen de una época o de una sociedad. En este caso la Historia
puede ser, y de hecho lo es, ciencia y arte, según el objeto y los
propósitos del historiador. El historiador del arte que quiere recons­
truir los valores de un estilo o de la obra de un artista, no puede
hacerlo siguiendo los mismos pasos y el mismo método que sigue el
historiador de la economía que quiere dar razón dé las oscilaciones
de la coyuntura económica. Lo mismo ocurre con el biográfo de
úna personalidad. Ambos siguen un procedimiento lógico seme­
jante al del artista que crea un cuadro al que da sentido a través
de la coherencia estructural de sus partes.
Pero no se trata de este aspecto del problema cuando se habla
de los valores artísticos de la obra histórica. Se trata de los valores
estéticos del lenguaje como instrumento de comunicación. O en
otros términos, se trata de los valores estéticos de la prosa que
escribe el historiador. ¿Cómo lograr estos valores? Seguramente se
carece de fórmulas para ello. No hay en el campo del estilo recetas,
como quizá las hay en el caso del método científico, porque en este
campo están de por medio las formas individuales de la sensibilidad
que dependen de factores inefables y de la cultura total de quien
'escribe. Haciendo un esfuerzo incompleto por definir las cualidades
22 INTRODUCCIÓN

estéticas del estilo del historiador, podríamos enunciar algunas ca.


racterísticas de su prosa. Sobriedad en primer lugar; ausencia dt
retórica, de lo superfino, de consignas, de clisés, en una palabra;
de fárrago. Que en su texto sólo haya las palabras indispensable^
para transmitir una idea con claridad, sin posibilidad de confusio^
nes. Casi podríamos decir que claridad y belleza se identifican eri
la prosa histórica y en la científica. Hay unas categorías del estila
científico como las hay del novelístico o del poético. En el caso dd
historiador, como en el del científico, de la claridad y orden de loi
conocimientos la belleza aparece como resultado intrínseco. Dondta
hay fealdad generalmente hay confusión. Y viceversa, donde hay
orden y claridad de los conceptos la belleza surge como producto
natural. “Ce qui se pense bien, se exprime bien”, decía Pascal. La
que se piensa bien se expresa bien. No hay pues mala expresión
para un pensamiento correcto, ni habrá belleza cuando se tengan
pensamientos confusos.
Simpatía por el tema, por la materia que trata, pasión diría
*
algunos, debe tener el historiador. La relación entre el conocer y d
sentimiento o los temples del ánimo, es un viejo tema de la filoso
fía. Platón creía que el asombro está en la raíz de todo saber,
Quevedo postulaba el desengaño; Max Scheler, el pensador modei
no que mayor atención ha puesto al tema, consideraba la simpatía
el amor, como el punto de partida del conocimiento de la natura
lesa y sobre todo del conocimiento de los otros. De ahí que el temí
tenga que ver con la formación del historiador. Pues la historu
es esencialmente una forma del conocimiento del otro, del hombn
que individual o socialmente es el actor del proceso político, social
económico, cultural que es la historia. Y no puede haber acceso a
conocimiento del otro sin esa apertura del espíritu hacia su objet
que es la simpatía. Por eso es difícil o imposible saber lo que sea <
enemigo. Por lo mismo, resulta fatal para el historiador toda forra
de maniqueismo. Si el mal y bien se reparten por iguales y exch
yentes partes entre nacionales y extranjeros, entre patriotas y espc
ñoles, entre proletarios y burgueses, entre católicos y herejes, entr
europeos civilizados y pueblos bárbaros, la historia resultaría sin
plemente una forma de la metafísica y así ha llegado a ser en n
- MANUAL DE HISTORIA I 23

pocas tendencias de la historiografía y en no pocos casos de histo­


riadores creyentes que han atribuido el papel del ángel a su propio
país, a su propia cultura, a su propia raza o a su propia clase o la
clase de su simpatía y el de la bestia a la contraparte.
'Se dirá que esta apertura simpática hacia la totalidad del ob­
jetó histórico y no simplemente hacia una de sus partes resulta
incompatible con él comprar,niso ético que el historiador debe tener,
como hombre y como ciudadano, con su patria, con su partido, con
su clase, o con su iglesia, con la causa de la justicia, de la libertad,
'de la democracia o del progreso. ¿No habrá siempre una buena y
mala causa y no es deber del historiador estar del lado de la buena?
y por otra parte, ¿no es de su compromiso de donde recibe el im­
pulso, la voluntad de conocimiento? La pretensión de imparciali­
dad, o de objetividad, se dice, es simplemente una forma sospechosa
de la complicidad. Es simplemente una complicidad con los poderes
dominantes que no se atreve a decir su nombre. Más todavía, ¿la
historia misma de la historiografía no nos indica que ha sido la
voluntad de servir a una causa, la que ha producido las grandes
obras de la historiografía moderna? Los infortunios de una Ale­
mania fragmentada frente a la unidad de otras potencias europeas,
Inglaterra o Francia, llevó a la formación de la escuela histórica
alemana y produjo la obra impresionante de los Monumenta Ger-
maniae Histórica, que compilaron Droysen, Ranke y los grandes
representantes de la Escuela Histórica alemana. Dé la primera gran
historia de las condiciones de la clase obrera én la sociedad indus­
trial, El Capital de Marx, se ha dicho que tuvo una motivación ética:
la indignación de un moralista ante las opresoras condiciones de
vida de la clase obrera en los albores de la sociedad industrial. Y
para tomar casos domésticos, ¿no fue el fervor de su fe católica
el que llevó a Groot a meterse en los archivos coloniales y a dedicar
varios años de su. vida a escribir la Historia Eclesiástica y Civil de
la Nueva Granada, para defender a la Iglesia de las imposturas de
los historiadores liberales?
■. Imaginación también parece serle indispensable. En un suges­
tivo ensayo escrito con motivo del homenaje que la Gaceta de
Colcultura rindió recientemente al historiador Luis Ospina Vásquez,
24 INTRODUCCIÓN

Jorge Eliécer Ruiz aludía a la “comprensión imaginativa”, como


una cualidad esencial del.historiador. Dar el paso de situaciones
conocidas del presente hacia situaciones desconocidas del pasado
cuyos hechos no han podido establecerse, pero que, gracias a la
intuición creadora, el “brillante fogonazo” del artista de que ha­
blaba Croce, puede crear el historiador imaginativo reconstruyendo
lo que Luis Ospina llamaba “atmósferas”. ■
♦ 5

Sugestión tentadora, pero peligrosa. Ni siquiera, o por la cir­


cunstancia misma de apoyarse en hechos conocidos del presente,,
puede el historiador pasar por analogía de una época a otra. Es un:
paso lógicamente ilícito que implicaría desconocer lo que hay de
único en cada circunstancia social, política o cultural y la calidad de
irrepetible que caracteriza al acontecer histórico y lo diferencia del
acontecer de la naturaleza. Ese principio analógico, que lleva a
algunos a juzgar, o reconstruir, el pasado por el presente, o vice­
versa, el presente por el pasado, es precisamente el que debe evitar
el historiador que realmente lo es. Quien posee en verdad el sentido
histórico, no puede imaginarse situaciones ni reconstruir atmós­
feras que no tengan apoyo en los hechos de la época, las situaciones
y los procesos que trata de historiar y comprender.
Que reconstruir la atmósfera, como dice Ospina Vásquez, sea
una tarea no fácil, no autoriza para traspasar la frontera de los
hechos. Para reconstruir las actitudes, las maneras de pensar, los
contenidos de la conciencia de un grupo o de una clase, el historia­
dor tendrá que recurrir a una multiplicidad de fuentes y aquí sí,
tener imaginación para encontrarlas: cartas, memorias, papeles
personales, fotografías, dibujos, vestidos, muebles, etc., etc. Mas
cuando asi procede, sigue ateniéndose a los hechos. Y es justamente
este camino el que a la postre debe recorrer la historia social y de
la cultura para no caer en afirmaciones a priorí, ni hacer construc­
ciones ad hoc, ni caer en imaginaciones. Sería esta la manera de
reconstruir la conciencia de clase sobre la que ha insistido el marxis­
mo. Nuestra nueva historiografía hace muchas referencias a la
burguesía colombiana del siglo xix, le atribuye intereses, intencio­
nes, capacidades e incapacidades, pero es poco lo que ha hecho para
establecer, para documentar, para probar el grado de desarrollo y
MANUAL DE HISTORIA I 25

la existencia real de una conciencia de clase en nuestra naciente


burguesía del siglo xix. Se supone que eran burgueses y tenían inte­
reses burgueses quienes defendían el liberalismo, el laíssez faire y
los derechos individuales, Pero ni el liberalismo, ni el laissez faire,
ni el individualismo son suficientes para definir la conciencia bur­
guesa que no sólo está hecha de ideologías políticas y económicas,
sino de hábitos, de formas de trabajo y de pensamiento, de actitudes
éticas, de gustos y formas de consumo, de intereses y ambiciones.
Ahora bien, esas capas de la vida social, como también el ambiente
espiritual de una época o lo que Ospina Vásquez llamaba “la atmós­
fera”, están hechas de realidades microscópicas que no se encuen­
tran en los documentos públicos que suelen llenar los archivos.
Para llegar a esas zonas y reconstruir la conciencia de una clase
o una generación o revivir una atmósfera, para tener lo que po­
dríamos llamar la historia por dentro, tendríamos que traspasar
los esquemas macrohistóricos y llegar al tejido interno de la socie­
dad, apoyados en fuentes menos convencionales. El historiador ale­
mán Bemard Groethuysen reconstruyó la conciencia burguesa de
la Francia del siglo xvii estudiando libros de rezo y sermones domi­
nicales y Sombart estableció su imagen del burgués clásico escu­
driñando diarios íntimos, cartas y libros de contabilidad. Es aquí
donde podría encontrarse la analogía entre el novelista y el histo­
riador. No sin cierta razón pensaba Marx, que la conciencia burguesa
de Francia se encontraba mejor descrita en las novelas de Balzac
que en los tratados de historia. Pero no debemos olvidar que para
escribir sus novelas Balzac consultaba las notarías y los juzgados.

Hay sí una forma de imaginación indispensable al historiador.


Es la capacidad de plantearse problemas, de formular hipótesis, de
perseguir fuentes y pruebas. Muchas veces hemos comparado su
labor con la del detective o la del juez investigador. Es común a
ellos establecer hipótesis a partir de los hechos, para establecer
relaciones, encontrar imputaciones causales, fundamentar genera­
lizaciones. Y por sobre todo, el establecer y analizar las pruebas de
sus hipótesis. Uno y otro trabajan con testimonios, indicios, decla­
raciones del actor o los actores y los testigos. La ciencia que los
penalistas llaman crítica de las pruebas, es el equivalente de lo que
26 INTRODUCCIÓN

los historiadores llaman análisis o crítica del documento. Sólo que


las sentencias del historiador nunca podrán ser definitivas como
las del juez —y estas mismas no siempre lo son—, porque nunca,
o casi nunca, podrá tener a su disposición todos los hechos, ni en­
contrar todas las pruebas cuando trata de explicarse y reconstruir
un periodo, una época o un proceso histórico complejo como una
revolución. Por eso sus sentencias estarán siempre sujetas a revi­
sión y nunca podrán tener el efecto “de cosa juzgada’*. De ahí el
carácter de abierto, de provisionalidad y también de antidogmático
que tiene el conocimiento histórico.
Lo cual nos lleva a considerar otra virtud del historiador: el
sentido crítico, que crea y al mismo tiempo es creado por la Histo­
ria. El sentido crítico que descubrió el pensamiento occidental a
partir de Descartes, que maduró con Kant y los filósofos ilustrados
del siglo xvin, que ha hecho la fecundidad y también el desasosiego
y el tormento del pensamiento científico auténtico. Se ha dicho que
la ciencia, aún la que se pretende más exacta como la matemática
o la física, está constituida por un conjunto de conocimientos siem­
pre abiertos, porque para modificarlos, siempre pueden aparecer
nuevos hechos, nuevas hipótesis, nuevas explicaciones de procesos
que antes se consideraron leyes inmutables. Y si esto puede decirse
de la ciencia natural, con mayor razón puede decirse de la historia.
El conocimiento histórico es el conocimiento abierto por excelencia.
Siempre habrá en la historia posibilidad de encontrar nuevos docu­
mentos, nuevos hechos que nos lleven a rectificar o confirmar con
mejores razones los juicios que se han dado sobre una época, un
acontecimiento o el carácter de una estructura social, económica o
intelectual. Por eso es la historia el producto y el origen del pensa­
miento crítico, el producto y el origen del pensamiento antidogmá­
tico, de la tolerancia y casi diríamos de la civilización política, en
una palabra, de aquellas características de realismo, buen sentido,
convivencia y tolerancia de cuya ausencia en los pueblos hispano­
americanos se ha lamentado recientemente el escritor mexicano
Octavio Paz. Que donde faltan surgen las inquisiciones, los dogmas,
las dictaduras y el Estado policivo. ...
MANUAL DE HISTORIA I 27

Viejos problemas de método y epistemología de la historia que


posiblemente nunca encontrarán una solución que produzca el
sosiego del historiador y que éste tendrá que plantearse continua­
mente. Lo cierto, es que, tanto el historiador como el investigador
de todas las formas de expresión de la sociedad, tendrá que vivir en
medio de estas tensiones que no le resolverán los dogmas de las
iglesias. Algunas escuelas de antropología aconseján al antropólogo
hacerse un psicoanálisis antes de comenzar su investigación sobre
un grupo o una cultura, para traer a plano de la conciencia todos
sus preconceptos, para purgarla de prevenciones y prejuicios etno-
céntricos, porque sólo asi podrá tener acceso al conocimiento de
una cultura y de un grupo extraños. Para él historiador el problema
es idéntico, sólo que posiblemente más complejo, pues tiene que
entendérselas con los hombres y las sociedades del pasado. Sólo
siendo conscientes de estas contradicciones y dificultades podemos
asumir el conocimiento del pasado con un mínimum de lucidez.
¿Es esta una invitación al escepticismo, al eclecticismo, que tanto
desdén produce a los espíritus militantes y comprometidos? La
apertura hacia lo universal, el esfuerzo hacia la objetividad y hacia
la realidad total que implica la simpatía en que creyeron el huma­
nismo y el mejor liberalismo occidental, siguen siendo las metas
del historiador preocupado con ese esquivo personaje que denomi­
namos verdad histórica.

III

Los colaboradores de este Manual representan la última etapa


de la historiografía colombiana y la primera generación de histo­
riadores profesionales. Han asumido la tarea de presentar, en una
serie de cuadros, los principales aspectos de la historia nacional, la
cultura, la vida social, los grandes hechos políticos y la economía,
respondiendo al encargo del Instituto Colombiano de Cultura de
elaborar una obra sintética, dirigida a un público no especializado,
según reza la carta de intención dirigida por la directora del Insti­
tuto, Gloria Zea de Uribe, al director científico del proyecto y a sus
28 INTRODUCCIÓN

colaboradores. Se trata, pues, de una idea que por su misma .natu­


raleza implica ciertas limitaciones que es conveniente recordar para
orientación del lector y de los eventuales críticos de esta obra. Con­
viene también informarlos de los otros criterios adoptados para su
ejecución.
En primer lugar, mencionemos las limitaciones. Se ha querido
hacer una obra que presente en forma de síntesis, aspectos parcia­
les de la historia nacional, no toda la historia. Ello, como es expli­
cable, ha obligado a un esfuerzo de selección de los aspectos presen­
tados, con lo cual necesariamente se han quedado por. fuera detalles
y en no pocas veces aspectos significativos de cada tema. Se ha
pedido de cada colaborador escribir sobre aquel campo que a través
de su carrera de investigador hubiera llegado a constituir su espe­
cialidad y sobre el cual hubiera ya publicado obras o ensayos mono­
gráficos. No se pensó, por lo tanto, en hacer un esquema teórico e
hipotéticamente necesario de temas, para luego buscar los autores,
sino al contrario, encontrados los autores se les solicitó que escri­
bieran sobre el tema de su predilección y su conocimiento.
Dentro del carácter dé obra de divulgación que se le ha querido
dar, se ha recomendado a los colaboradores de este Manual, sencillez
en la presentación de los temas, es decir, renunciar en la medida de
lo posible a tecnicismos y sofisticados recursos de expresión. Remen­
dar inclusive al exceso de referencias, dtas y notas que parecen ser
inherentes a derta interpretación del carácter científico de la his­
toria. Una bibliografía general, para orientación didáctica del lector,
ha pareddo sufidente.
El lector no debe buscar o no hallará en esta obra, uniformidad
de criterios, de juicios o de métodos históricos. Sus colaboradores
pertenecen a tendencias científicas diferentes, a sensibilidades y a
orientaciones filosóficas y políticas distintas y en no pocas ocasio­
nes antagónicas. Para invitarlos a partidpar en ella, su capacidad
probada, sus antecedentes como investigadores y el puesto que
ocupaban en sus respectivas especialidades fueron los únicos crite­
rios de selección. Ni el Instituto Colombiano de Cultura, ni él direc­
tor de la obra impartieron recomendaciones, menos exigencias, que
‘ MANUAL DE HISTORIA I 29

pudieran limitar la libertad científica o las tendencias ideológicas


de los colaboradores. Se limitaron a recomendar ciertos criterios de
seriedad científica y aspectos formales y técnicos que se han cum­
plido rigurosamente en los trabajos que contiene este volumen, pri­
mero de los tres que compondrán el Manual.

Al promover la ejecución de este Manual, él Instituto Colom­


biano de Cultura, no se ha propuesto imprimirle una determinada
tendencia de escuela científica o política, ni defender una causa, ni
adelantar polémicas. Ha querido dar a un grupo de investigadores
la oportunidad de presentar, para un amplio publico, él resultado
de sus investigaciones y al mismo tiempo hacer una contribución
más al conocimiento de nuestro pasado histórico, que considera una,
sino la más importante de sus misiones.
En las discusiones previas que se tuvieron antes de iniciarse la
ejecución de esta obra, tanto las autoridades del Instituto Colom­
biano de Cultura, como sus colaboradores fueron conscientes de las
dificultades y riesgos de una obra de esta naturaleza. Fueron cons­
cientes sobre todo del carácter abierto y provisional que tiene todo
conocimiento histórico. Tome, pues, él lector los estudios que forman
este Manual como lo que son: un intento y un esfuerzo más de los
muchos que se han hecho por describir y comprender algunos aspec­
tos de nuestra historia.

Jaime Jaramillo Uribe

Bonn, marzo 30 de 1978


I
COLOMBIA INDÍGENA
Periodo Prehispánico

GERARDO REICHEL-DOLMATOFF
Introducción

ÍA siguiente exposición sobre la prehistoria colombiana se dirige a un lector


rió especialista pero interesado en el pasado aborigen del país, en sus más
amplios delineamientos. En un ensayo de este orden sería, desde luego,
inoportuno hablar de detalles técnicos de la investigación científica, descri­
bir tipologías estilísticas, o hablar de los innumerables problemas teóricos o
metodológicos de la arqueología moderna. Asimismo, estaría fuera de lugar
pretender tratar de todas las zonas y de todos los vestigios arqueológicos del
territorio nacional, y de presentar así un árido inventario de datos, a veces
totalmente desconectados. En el espacio a mi disposición y en presencia de
un lectpr atento, pero no directamente interesado en un tratado técnico,
deseo que se me conceda cierta libertad al no restringirme a un extenso
apparatus de citaciones y referencias bibliográficas, sino que se me permita
desarrollar sin pedantería un conjunto de ideas y evaluaciones que intro­
duzcan al lector en una dimensión de problemas y procesos culturales que,
aunque se refieren a hechos ocurridos en épocas muy antiguas, conservan
aún toda su actualidad, por haberse desarrollado en un medio ambiente
físico que sigue siendo el escenario de nuestra vida actual.
Las llanuras, las cordilleras, las costas y Jos ríos de Colombia han sido,
desde hace miles de años, el terruño, el sustento y el continuo estimulo de un
sinnúmero de seres humanos que, desde los albores de los tiempos hasta la
Conquista española, han desarrollado aquí sus diversas formas culturales,
de acuerdo con su respectivo equipo intelectual y tecnológico. Este lento
proceso de adaptación ha llevado a la acumulación de un gran acervo de
experiencias referentes a recursos naturales, a las ventajas o desventajas
de ciertas zonas climáticas y muchos otros aspectos más que siguen siendo
de apremiante importancia para nuestra época. En este sentido, la arqueo­
logía recobra vida palpitante, pues, por donde estemos, nos vemos en pre­
sencia del ingenio humano que, a través de los milenios, trató de hacer de
esta tierra un hogar.
La gran mayoría de las personas aún identifican el proceso prehistórico
de Colombia con los Chibcha, los Quimbaya o con las estatuas de San
34 COLOMBIA INDÍGENA

Agustín, sin saber que la arqueología ya nos permite trazar a grandes rasgoy
los desarrollos culturales de muchas otras culturas indígenas, a través d¿'¿
etapas sucesivas que nos muestran un panorama tan variado como intelec-J
tualmente estimulante. Así, la vida de los grupos de recolectores de moluscos^
el desarrollo de la agricultura del maíz en las faldas de las cordilleras, o la;
adaptación de los primeros habitantes a los altiplanos andinos, forman todo¿?
capítulos de un proceso dinámico que abarca problemas de profundo interés!
para el lector moderno, y en las páginas que siguen trataré de sintetizar la«$
principales etapas de estos desarrollos.
Esta tarea, sin embargo, es difícil. Desafortunadamente, se carece aún
de investigaciones sistemáticas en extensas zonas del país, y sobre muchos
períodos y etapas culturales no se dispone sino de escasísimos datos. Resul-
ta difícil organizar las informaciones, por lo disparejo de su alcance y su.
calidad. El hecho más limitante es que la arqueología colombiana se ha ocu¿
pado de sitios y no de contextos. En general, contamos con gran número de
estudios sobre la cerámica, la orfebrería, la escultura y otros aspectos tec-?
nológicos o estéticos, pero faltan estudios que analicen los problemas de
estratigrafía, de asociaciones y conjuntos culturales, o de la adaptación eco-,
lógica a este mosaico de medio-ambientes que es el país. En otras palabras^
son aún muy pocos los estudios que traten de reconstruir los sistemas dentro;
de los cuales se originaron y se usaron los objetos que llenan las vitrinas de?
los museos y, en estas condiciones, el lector comprenderá que aún es difícil
lograr consistencia interpretativa.
En lugar de organizar: los datos disponibles según áreas culturales o ar^
queológicas, me he propuesto en el presente trabajo tratar de la arqueología’
colombiana en términos de-grandes etapas históricamente significativas, ya
que las implicaciones de procesos culturales me parecen ser más importantes
para adquirir una perspectiva teórica, que la simple enumeración de sitios.
ubicados en ciertas regiones sobre cuyas secuencias locales se carece aún-
de datos.
Iniciaré mi exposición con el planteamiento acerca de los primeros po¿
taladores, lo que, necesariamente, implica adoptar una visión muy amplia7
que abarca una extensa región del noroeste de América del Sur, para ubicar
luego en ella los hallazgos colombianos que corresponden a esta etapa fun-,
damental. Ya que en este capítulo se trata de ofrecer una dimensión tempo-í
ral de gran alcance, he citado en el texto algunos nombres de investigadores
que se han ocupado de la definición de períodos o de categorías de mani­
festaciones culturales específicas. En cambio, para los capítulos que siguen,
el lector encontrará al final una bibliografía anotada que le permitirá con­
sultar una serie de fuentes que contienen datos detalládos sobre la etapa
cultural en cuestión.
Una síntesis como la presente no debe consistir en ideas que repitan las
mismas proposiciones que se han hecho en el pasado. Como ocurre en todos
MANUAL DE HISTORIA I 35

ius'Campos de la Investigación, la arqueología debe revisar y revaluar conti­


nuamente sus premisas, ya que tanto los avances, metodológicos como los
nuevos descubrimientos e interpretaciones modifican rápidamente el estado
de los conocimientos y llevan a nuevos enfoques y replanteos. Así, en la ac­
tualidad, las formulaciones de la década de los sesenta ya son obsoletas y se
debe tratar entonces de interpretar la prehistoria en un espíritu que corres­
ponda a nuestra época presente y, ante todo, que haga justicia a este gran
legado, a esta gran aventura, que fue el desarrollo de las^ culturas indígenas
del país.

1
Oá etapa paleoindia: los cazadores
y .recolectores tempranos

Los primeros hombres que poblaron a América del Sur, sin duda
pasaron inicialmente por suelo colombiano, debido a la situación
geográfica del país en el Continente. Sin embargo, los datos ar­
queológicos acerca de esta etapa aún son muy deficientes. La es­
casez de investigaciones sistemáticas y, ante todo, de resultados
significativos y comprobados, hace muy difícil obtener una visión
histórica de los grupos humanos más antiguos del país. Es obvio
que la extraordinaria variedad geográfica de Colombia haya consti­
tuido siempre un escenario muy estimulante durante el milenario
proceso de la evolución de las sociedades indígenas, y es por esta
razón por la que, no obstante la actual escasez de datos, debemos
iniciar nuestra introducción a la prehistoria colombiana con un
breve esbozo general, que luego permita apreciar la posición que el
país ocupaba en los albores de la Etapa Paleoindia, así como su
importancia para los futuros estudios científicos, sobre las prime­
ras grandes etapas de desarrollo cultural en el Contiente americano.

A. > POBLAMIENTO DE AMÉRICA

En el presente estado de conocimientos acerca del primer pobla-


miento de América, existe acuerdo general entre los arqueólogos
35 COLOMBIA INDÍGENA

respecto a ciertos hechos fundamentales. Así, según todos los datos


disponibles, el poblamiento inicial lo efectuaron grupos asiáticos
que, procedentes de Siberia, migraron por el Estrecho de Bering a
América y se dispersaron por el Continente, entrando luego a Amé­
rica del Sur por el Istmo de Panamá. Este proceso del advenimiento
del hombre en el Nuevo Mundo y su lenta penetración, se efectuó
en la última era glacial, es decir, en tiempos relativamente recientes,
y los movimientos migratorios de estos primeros grupos humanos
estaban, durante miles de años, determinados por factores climáti­
cos que, desde luego, variaban según la época y la región. En aque­
llos tiempos gran parte del Continente estaba poblada por una fauna
extinta, de elefantes, camellos y otros mamíferos de gran tamaño
(megafauna). Los hombres que formaban bandas migratorias, eran
portadores de una cultura material rudimentaria, lo que desde
luego no excluye el conocimiento de tradiciones y creencias relati­
vamente complejas, derivadas de sus orígenes asiáticos; ellos eran
cazadores y recolectores omnívoros, provistos de artefactos toscos
de cuyo empleo eficaz dependía en gran parte su sobrevivencia. A
través de milenios estas bandas buscaron adaptarse a las más diver­
sas condiciones físicas del medio ambiente americano y, en el curso
de este largo proceso, se modificaron sus herramientas, sus modos de
sobrevivir, y así lentamente comenzaron a diferenciarse ciertas
tradiciones culturales locales.
Hasta aquí se puede decir que los arqueólogos concuerdan en
sus opiniones sobre el poblamiento de América. Pero tan pronto se
plantean preguntas acerca de fechas precisas, de períodos cronoló­
gicos, de rutas migratorias internas, de tipos de utensilios o de mo­
dos de subsistencia, los criterios tienden a diferir. La principal causa
de estas divergencias de opinión yace en el hecho de que la docu­
mentación arqueológica aún es muy incompleta y todavía existen
grandes áreas geográficas en las cuales sólo se han efectuado muy
pocas o ningunas investigaciones. También es cierto que los mismos
vestigios culturales de estos primeros pobladores son difíciles de
detectar e interpretar, pues demasiadas veces se trata apenas de
algunos objetos toscamente labrados de piedra o de hueso; de restas
de un fogón, de fragmentos de un hueso fosilizado y, además, las
MANUAL DE HISTORIA I 37

condiciones en que se efectuaron dichos hallazgos muchas veces


dejan serias dudas acerca de asociaciones geológicas y climáticas
precisas.
Hace unos 70.000 años se inició la glaciación de Wisconsin, el
último gran avance glacial del Cuaternario, el cual llegó a su máxi-
do desarrollo aproximadamente hace 20.000 años. Durante este largo
período las masas de hielo fluctuaban, avanzando y retrocediendo al
tiempo que oscilaba el clima y el nivel del mar. Este último, al
acumularse grandes casquetes de hielo que cubrían partes de la tie­
rra, bajaba notablemente, pero en cambio subía cuando, durante
épocas más templadas (interglaciales), se derretían los glaciares;
estas Oscilaciones modificaban las líneas costaneras y hacían salir
o sumergirse islas o puentes terrestres. Por lo menos en dos ocasio­
nes, una vez hace 40.000 a 50.000 años y otra vez hace 28.000 a
10.000 años aproximadamente, el nivel del mar descendió de tal
modo, que la zona de Beringia formó un amplio puente entre Asia
y América y fue quizá durante estos períodos cuando pasaron, de
un continente al otro, la mayoría de los primeros pobladores. Una
fecha conservadora sería tal vez de 30.000 años, pero algunos arqueó­
logos consideran la posibilidad de un poblamiento inicial con mag­
nitud de unos 100.000 años. La fecha de entrada del hombre a Amé­
rica del Sur se había calculado, hasta hace poco, en unos 8.000 años
a 12.000 años a. de C., pero actualmente, en vista de los últimos
descubrimientos arqueológicos en el Perú y en otros países, se su­
giere más bien una fecha de 20.000 años.
La correlación de las migraciones y adaptaciones ecológicas
tempranas, con las condiciones paleoclimáticas, es, desde luego, de
un máximo interés para la interpretación del desarrollo cultural
indígena. En la actualidad la mayoría de los geólogos y oceanógrafos
están de acuerdo en que las glaciaciones en América del Norte y del
Sur fueron esencialmente sincrónicas y también en que los grandes
ciclos climáticos de América fueron contemporáneos con los de
Europa.
Parece que, hace 14.000 o 13.000 años, la mayoría de los grupos
humanos se hallaban relativamente bien adaptados a los diversos
medio-ambientes suramericanos que se habían formado, al paso
38 COLOMBIA INDÍGENA

que se retiraban los casquetes glaciares y que, de acuerdo con sus


necesidades locales, habían desarrollado en estas ‘facetas’ ecoló­
gicas una serie de conjuntos de artefactos líticos y óseos que se dife-’
renciaban por detalles de forma, uso y tecnología. Para dar unos
ejemplos: la ocupación humana de la Cueva de Guitarreros, en
Perú, se fechó en 12.500 años a. de C.; el sitio de Tagua-Tagua, en
Chile, así como la Cueva de Fell en el Estrecho de Magallanes, datan
de 11.000 años, y en la zona de Lagoa Santa, en el Brasil oriental, se
conocen vestigios humanos de hace 10.000 años. Por cierto, algunas
fechas indican una edad aún mayor: Tlapacoya, un yacimiento en
México central, se fechó en 24.000 años, y Paccaicasa, en Perú,
arrojó una fecha de 20.000 años.

B. INDUSTRIAS LiTICAS
*

Las diferencias entre los conjuntos o ‘industrias’ de artefactos


líticos se deben, desde luego, tanto a modificaciones ocurridas a
través del tiempo, como también a su uso específico, determinado
por cierto modo de subsistencia. Obviamente, las armas de un grupo
de cazadores de la megafauna pleistocena diferían de las de aquellos
que sólo en ocasiones perseguían pequeños roedores o aves; los uten­
silios de los cavernícolas andinos eran diferentes de los que usaban
los nómadas que vagaban a lo largo de los grandes ríos de las tierras
bajas. Dichas diferencias han dado lugar a una multitud de esque­
mas tipológicos y a su agrupación en grandes categorías, pero éstas,
en cambio, siguen siendo discutidas, sobre todo en lo que se refiere
a la presencia o ausencia de ciertos elementos que, según el caso, se
consideran diagnósticos para un período de determinada etapa de
adaptación ecológica o de cierto modo de subsistencia. En primer
lugar se observó que, mientras que en América del Norte hay pro­
fusión de puntas de proyectil, este elemento era más bien escaso
en los yacimientos de Suramérica, donde, en cambio, abundan com­
plejos líticos carentes de tales puntas. En Norteamérica los hallaz­
gos de estas puntas de proyectil, a veces asociadas a restos faunís-
ticos, hacían pensar que allí los primeros pobladores habían sido
. unte todo cazadores, mientras que los del Hemisferio Sur parecían
MANUAL DE HISTORIA I 39

haber sido más bien recolectores. Estas consideraciones llevaron


recientemente a la formulación de una etapa u horizonte designado
como ‘pre-punta de proyectil’, cuyo abogado principal es el arqueó­
logo norteamericano Alex Krieger (1964). Krieger define esta etapa
ante todo por el bajo nivel de su tecnología lítica, pero sin referirse
a una etapa cultural propiamente dicha. Aunque sugiere que los
vestigios de ésta en Norteamérica pueden datar hasta de 40.000
años, siendo algo más recientes en Suramérica, cree que se puede
tratar de una tradición tecnológica que eventualmente persistió a
través del tiempo. Mientras que las puntas bifaciales de los caza­
dores del Norte son artefactos altamente especializados, es notorio
que las industrias líticas suramericanas consisten. ante todo de
raspadores, cuchillos, golpeadores y otros utensilios poco diferen­
ciados, lo que parece dar cierta credibilidad a la formulación de
Krieger. Por cierto, ocasionalmente se han encontrado en Suramé­
rica finas puntas de talla bifacial, puntas acanaladas del tipo
llamado ‘cola de pez’, así como puntas lanceoladas, pero estos ha­
llazgos son más bien escasos; el número de puntas de proyectil sólo
aumenta en épocas tardías y entonces difiere de la tipología lítica
asociada a la Etapa Paleoindia.
Aún no ha terminado el debate sobre la validez del llamado
Horizonte Pre-punta de proyectil y ya se han formulado varios nue­
vos esquemas clasificatorios y cronológicos que deben mencionarse,
ya que ofrecen eventualmente un marco teórico para la evaluación
de los vestigios más antiguos encontrados en suelo colombiano. A
raíz de recientes hallazgos en Venezuela, los arqueólogos Edward
Lanning y Thomas Patterson (1973) lanzaron la teoría de un ‘Hori­
zonte Andino Bifacial’ que, según ellos, antecede a las industrias
líticas de punta de proyectil y que estaría caracterizado por un con­
junto de golpeadores alargados y de puntas de lanza (no arrojadiza)
toscamente talladas por percusión. Están ausentes en este conjunto
los artefactos de manufactura más delicada, y en cambio abundan
utensilios burdos y pesados, de talla bifacial. Comparando este com­
plejo lítico con otros que acababan de descubrirse en Perú, Chile y
Argentina, los dos investigadores postularon un amplio horizonte,
ubicado entre 9.500 y 7.000 años a. de C., aproximadamente. Ade­
40 COLOMBIA INDÍGENA

más, para ciertas partes de Chile, Perú, y Ecuador formularon una


etapa aún más temprana (12.000 a 9.500 a. de C.), caracterizada
por buriles, y otra contemporánea en Venezuela, constituida ante
todo por golpeadores y otros artefactos burdos. Gordon Willey (1966-
1971), en su reciente obra monumental sobre la arqueología de
América, adoptó este esquema con algunas modificaciones y lo
designó como ‘Tradición de Bifaces y Golpeadores’, precedida por
una etapa que designa como ‘Tradición de Lascas’ y que se carac­
teriza por industrias líticas que consisten ante todo de lascas ma-
facturadas por percusión y provistas a veces de leves retoques
marginales, pero carentes de talla bifacial. El último esquema de pe-
riodización y tipología lítica fue propuesto por Richard MacNeish
(1973) a base de sus excavaciones en Ayacucho, Perú. MacNeish pos­
tula una secuencia de cuatro ‘tradiciones’, así: Tradición de utensi­
lios de nodulos (25.000 a 15.000); Tradición de lascas y utensilios
óseos (15.000 a 13.000 o 12.000); Tradición de hoja, buril y punta
lanceolada (13.000 a 10.000) y Tradición especializada de puntas bi-
faciales (11.000 o 10.000 a 9.000 u 8.000). MacNeish presupone que
las tres primeras tradiciones se derivan directamente del Viejo Mun­
do y atribuye sólo a la cuarta y última un origen americano propia­
mente dicho.
El conjunto de los esquemas presentados por Willey, Lanning y
Patterson fue severamente atacado por Lynch (1974), quien pone
en duda la casi totalidad de los criterios que habían servido para la
definición de las diversas industrias líticas y quien tampoco acepta
la existencia de un Horizonte Pre-punta de proyectil; asimismo,
Lynch tiene muchas críticas acerca del esquema de MacNeish.
Los puntos básicos de los diversos juicios y dudas que se han
expresado acerca de la definición de los desarrollos culturales de la
Etapa Paleoindia en América del Sur se pueden resumir así: muchoí
conjuntos de artefactos Uticos provienen de yacimientos superfi­
ciales que necesariamente no representan una misma época y que,
de todas maneras, sólo raras veces pueden fecharse de un modo
seguro; en muchos casos deja lugar a dudas la asociación precisa
de los artefactos con terrazas, determinados estratos geológicos.
MANUAL DE HISTORIA I 41

períodos, climáticos o restos faunísticos; el mero hecho de una


tecnología lítica rudimentaria no indica de ningún modo gran
antigüedad; respecto a muchos objetos líticos existen dudas acerca
de su identificación como artefactos humanos; las fechas obtenidas
a base de materiales orgánicos que no sean carbón vegetal, dan a
veces lugar a recelos. El examen crítico de un número elevado de
industrias líticas, consideradas como paleoamericanas, pone en
seria duda la validez de las tipologías y de su posición cronológica.
El mismo MacNeish reconoce que “.. .nuestro conocimiento de los
primeros habitantes del Nuevo Mundo está aún en su infancia...
un terreno arqueológico casi intocado está en espera de su ex­
ploración”.

c. PRIMEROS HALLAZGOS EN COLOMBIA

¿Cuál es entonces la situación en Colombia y qué se sabe


actualmente acerca de los primeros pobladores del país?
Gracias a los estudios de Thomas van der Hammen la cronolo­
gía del Pleistoceno y Holoceno de Colombia está bien establecida y
se conoce una larga secuencia de períodos glaciales e interglaciales,
que abarcan la historia del último millón y medio de años. Van
der Hammen estudió en detalle las fluctuaciones climáticas post­
glaciales, de manera que se cuenta con un detallado marco de refe­
rencia para ubicar en él los desarrollos culturales de aquellas épocas
del primer poblamiento humano. Infortunadamente, los datos ar­
queológicos son aún escasos, aunque últimamente tienden a
aumentar.
En los años pasados apenas se conocían algunas puntas de
proyectil que por- lo general constituían hallazgos aislados, sin que
se supieran las circunstancias de su procedencia y asociaciones. En
Espinal (departamento del Tolima) se encontró una punta lanceo­
lada, bifacialmente tallada por percusión y retocada por presión.
Otras puntas proceden de Ibagué (departamento del Tolima), La
Tebaida (departamento del Quindío) y Manizales (departamento
de Caldas), la última caracterizada por un pedúnculo alargado,
42 COLOMBIA INDÍGENA

con base bifurcada; la talla es bifacial y notoriamente tosca. Varias


puntas proceden de la Costa Atlántica (Santa Marta, Mahates, La­
guna de Betancí) y se caracterizan asimismo por su talla bifacial y .
algunos retoques secundarios, aunque varían en forma general y en
muchos detalles de su técnica de manufactura. Existen algunas i
otras puntas de proyectil, unas en colecciones particulares, otras
halladas por arqueólogos y aún no publicadas; pero, en términos
generales, se puede decir que, hasta la fecha, los hallazgos de pun­
tas son muy esporádicos y no dejan reconocer ningún rasgo tipoló­
gicamente significante. Además, las pocas puntas mencionadas en
la literatura arqueológica de Colombia, carecen de todo contexto
cultural. í
Otra categoría de hallazgos está constituida por algunas indus­
trias líticas formadas por un número más o menos elevado de ins­
trumentos tallados de lascas, o de núcleos desbastados. En estos
complejos líticos se observan raspadores de diversas formas, cuchi­
llos, utensilios denticulados, así como nodulos que a veces dejan
reconocer una plataforma de choque donde se desprendieron lascas
por percusión. Por lo general, se trata sólo de artefactos unifacial-,
mente tallados y poco diferenciados; se conocen complejos líticos
de la Costa Atlántica (Canal del Dique), Costa Pacífica (ríos Catrú,
Juruvidá y Chorí; Bahía de Utría), del Magdalena Medio (Bocas
del Carare) y de algunas otras localidades del interior. Más recien­
temente, Correal (1974, 1977) ha descrito una serie de estos con­
juntos líticos, uno de ellos de la hacienda “Boulder” (departamento
del Huila), y otros, de otras localidades de la Costa Atlántica y del
valle del Magdalena. Los materiales líticos consisten ante todo de
lascas que se tallaron toscamente por percusión, para formar
de ellas una variedad de raspadores, raederas y denticulados. Exis­
ten también núcleos desbastados y algunos golpeadores no dife­
renciados; nuevamente es de anotar la ausencia de puntas de pro­
yectil y, en la mayoría de los casos, de materiales líticos pulidos.
Ya que se trata de colecciones superficiales, estos complejos líticos
aún no permiten hablar de pautas de poblamiento, modos de sub­
sistencia ni mucho menos de ocasionales semejanzas con complejos
líticas de otras regiones de América. En realidad, los complejos des­
MANUAL DE HISTORIA I 43

critos por Correal pueden representar culturas paleoindias, como


también puede que representen culturas posteriores, ya que las
tipologías tan poco diferenciadas también pueden haber perdurado
a través de muchos milenios de años, hasta épocas relativamente
recientes. Sólo excavaciones estratigráficas podrán en el futuro
determinar su verdadero significado.
J, /

Un hallazgo de especial interés fue hecho hace algunos años


por el geólogo H. Bürgl (1957). En una terraza aluvial del río Mag­
dalena, cerca de Garzón (departamento del Huila), Bürgl excavó
varios objetos de madera fosilizada (xilópalo), que identificó como
artefactos humanos asociados con huesos de megaterio. El geólogo
afirmó que los objetos se hallaban in situ, en gravillas pertenecien­
tes al Pleistoceno Medio o Inferior y que deberían haber sido llevados
a este lugar por un agente humano. Van der Hammen (1957) con­
firmó la gran edad de la terraza, pero con referencia a los objetos
de xilópalo se limita a decir que no le parece ‘natural’ su presencia
en este lugar. En efecto, la identificación como artefactos deja lugar
a duda y posiblemente se trata de desconchamientos y golpes de
origen natural; pero aun en este caso queda por explicar el fenó­
meno de la acumulación de estos objetos en un solo lugar, pues los
dos geólogos citados se inclinan a creer que sólo un agente humano
pudo haber llevado allí los objetos de xilópalo. Lynch (1974), cuya
actitud crítica ya se mencionó, atribuye en cambio cierta impor­
tancia decisiva a los hallazgos en la terraza de Garzón, y dice que,
en el caso de comprobarse el origen humano de los objetos de
xilópalo, “.. .Garzón parece ser uno de los sitios más prometedores
para ser colocado dentro de la Tradición de Bifaces y Golpeadores,
postulada por Willey”. Schobinger (1969) discute el posible signi­
ficado de Garzón y compara los objetos líticos con los de Taima
Taima, una industria lítica de Venezuela occidental, fechada alre­
dedor de 13.000 años a. de C. Lynch, al resumir su evaluación de
Garzón, formula tres posibles opciones: 1) la interpretación de
Bürgl es correcta y los primeros pobladores llegaron a suelo colom­
biano hace más de 100.000 años; 2) los objetos de xilópalo no son
artefactos humanos; y 3) Bürgl está en lo cierto, pero la terraza
aluvial de Garzón pertenece a una fase tardía de la glaciación de
44 COLOMBIA INDÍGENA

Wisconsin. He aquí, pues, un problema importante de resolver;


cuya dilucidación definitiva sería un aporte considerable a los estu­
dios paleoindígenas.
En la última década se han efectuado algunas investigaciones
cuyos resultados constituyen un avance muy notable en este campo
de la arqueología. En la región de El Abrá, cerca de Zipaquirá, en
la Sabana de Bogotá, se excavaron varios abrigos rocosos que con­
tenían una larga secuencia estratigráfica de artefactos humanos,
restos faunísticos, polen fósil y otros indicios de cambios climáticos.
El Abra, localizado a 2.570 metros sobre el nivel del mar, es un
antiguo cañón abierto entre areniscas del Cretáceo Superior, que
en fechas muy posteriores se llenó de sedimentos lacustres pleisto-
cenos. La Sabana de Bogotá había sido un gran lago que se drenó
hace unos 40.000 o 30.000 años, pero algunas zonas pantanosas y
aun lagunas se han conservado a través del tiempo. Al pie de las
paredes verticales del cañón de El Abra la acción de las aguas había
formado cavidades y cornisas de rocas sobresalientes, y estos abri­
gos sirvieron a los antiguos indios como lugares de vivienda.
En el sitio de El Abra, el estrato más reciente contenía cerámica
muisca y evidencia de agricultura testimoniada por el polen de
maíz, fechado en A. D. 1610. A continuación se observaron varios'
estratos depositados durante el Holoceno tardío y medio, que conte­
nían artefactos líticos, huesos de animales de presa y restos de
fogones. La primera ocupación humana, representada por 37 lascas,
correspondió a un clima relativamente templado y húmedo, cuando
la región estaba cubierta de bosques. Este estrato fue fechado en
10.450 años a. de C., es decir, correspondiente aún a la época tardi-
glacial. A través de los estratos superpuestos y que arrojaron fechas
de 8.750, 7.375 y 6.800 años a. de C., se pudieron observar fluctua­
ciones climáticas del Holoceno, indicadas por cambios en la vegeta-'
ción. El material lítico de El Abra procede de todos estos estratos y
consiste principalmente de lascas unifaciales hechas por percusión
y no muy bien diferenciadas. Se cree que estas herramientas hayan'
^podido servir para despresar los animales, cuyos huesos se encon­
traron en los diversos estratos, y también pueden haberse utilizado
¿ara manufacturar artefactos de madera. No se hallaron puntas de'
. MANUAL DE HISTORIA I 45

proyectil y los restos óseos pertenecen a una fauna de pequeños


animales en la cual no se observan restos de especies extintas. En
su conjunto, los complejos líticos de El Abra se han clasificado
dentro de la Tradición de Lascas, postulada por Willey (1971; Lynch,
1974). Los materiales tardiglaciares, fechados en 10.450 a. de C.,
podrían clasificarse entonces como pertenecientes a la Tradición de
Caza y Recolección, del esquema de Willey. /
Otro sitio importante fue descubierto hace poco cerca del Salto
de Tequendama, en el extremo suroccidental de la Sabana de Bogo­
tá (Correal, 1973; Correal & Van der Hammen, 1977). Se trata de
varios abrigos bajo rocas sobresalientes, que habían sido ocupados
durante los finales del Pleistoceno y los comienzos del Holoceno por
grupos de cazadores y recolectores. Nuevamente se observó aquí un
conjunto de raspadores hechos de lascas talladas a percusión, así
como de numerosos golpeadores poco diferenciados. Algunos de los
artefactos procedentes de los estratos superiores y medios se cree
tengan semejanzas con el material lítico de El Abra y aun con el
de la hacienda “Boulder”. En los estratos inferiores del sitio del Te­
quendama se observaron artefactos de manufactura técnicamente
más avanzados, como, por ejemplo, un raspador aquillado, una hoja
bifacial y una punta de proyectil, todos con retoques secundarios.
Fuera de los artefactos líticos se hallaron muchos utensilios de
hueso y de cuerno, ante todo en forma de perforadores; se ha suge­
rido que algunas astillas agudas de hueso podrían haber sido uti­
lizadas como puntas de proyectil. Acerca del modo general de sub­
sistencia, no cabe duda de que se trata esencialmente de cazadores
y recolectores que perseguían una fauna de venados, pequeños
roedores y armadillos, cuya composición fluctuaba con los cambios
climáticos.
Un aspecto interesante de los yacimientos arqueológicos del
Tequendama consiste en los numerosos entierros que se encontra­
ron en casi todos los estratos de la acumulación de basuras que
llenaban los abrigos, ya a partir de los niveles más profundos. La
mayoría de los esqueletos corresponden a adultos, enterrados en
posición acurrucada dentro de depresiones irregulares ovaladas;
46 COLOMBIA INDÍGENA

hay indicios de incineración y en varios casos se hallaron sólo los;


huesos largos. Aparte de algunas ofrendas funerarias, tales como,
instrumentos líticos y óseos, se observó el uso ritual de ocre.
La posición cronológica de la secuencia total del Tequendama
se calcula entre los 5.000 y 11.000 antes del presente y uno de los”
entierros fue fechado en 6.375 años.
Hasta aquí los datos concretos; es evidente que en general se
trata de informaciones muy esporádicas que deben interpretarse
con prudencia, pues todavía no sugieren ninguna pauta, ninguna
tendencia comprobable en lo que se refiere a la dispersión geográ­
fica ni a la evolución temporal de los primeros pobladores. El Abra
y el Tequendama son los únicos yacimientos que han producido
asociaciones, secuencias y fechas consistentes y que cuentan con un
marco de referencia geológica y climatológica; estos dos sitios com­
prueban que el hombre estuvo presente en la Sabana de Bogotá por
lo menos ya 10.500 años a. de C. Por cierto, en aquella fecha sería
de suponer que hubieran sobrevivido aun en la Sabana varias es­
pecies de la fauna pleistocena, pero no se tienen aún indicios de
que dichos indios fuesen cazadores de estos animales, y los dos yaci­
mientos mencionados sugieren más bien la existencia de grupos de
recolectores que sólo ocasionalmente se dedicaban a la cacería de
pequeñas especies de animales de los alrededores. ¿
4

Las pocas puntas de proyectil que se han encontrado en terri­


torio colombiano, seguramente no pueden ser asociadas con una
etapa cronológicamente muy antigua, de cazadores especializados;
son puntas tipológicamente muy variadas que es probable se dis­
tribuyan a través de muchos miles de años. La escasez de datos
sobre los primeros pobladores, sobre complejos líticos de puntas de
proyectil y sobre una adaptación a los valles interandinos y a las
tierras bajas tropicales, muy probablemente no se debe a la ausen­
cia de tales vestigios sino al simple hecho de que aún no se hayan
efectuado intensas investigaciones acerca de estas primeras etapas
de la prehistoria del país.
II
La etapa íormativa: de los comienzos
de la vida sedentaria, hasta el desarrollo
de la agricultura y de las aldeas

Los datos arqueológicos disponibles actualmente, atestiguan que


los vestigios culturales más antiguos de Colombia se ubican en la
región andina. Sin embargo, es poco probable que las sierras y los
altiplanos hayan desempeñado un papel decisivo en los desarrollos
que siguen a la Etapa Paleoindia. Más bien parece que los verda­
deros orígenes culturales de las etapas siguientes tuvieron lugar en
las regiones tropicales que, por la gran complejidad de sus medio
ambientes, resultaron ser más propicias y estimulantes que las
cordilleras o las zonas semiáridas.

A. LA COSTA COMO FOCO CULTURAL

Desde que, en los años cuarenta, se formuló el concepto de una


extensa Etapa Formativa, subyacente a todos los desarrollos en
América Nuclear, es decir, entre el norte de México y el norte de
Chile, se llegó a pensar que las dos zonas de máximo avance en una
época clásica —Perú/Bolivia y México/Guatemala—• se habían cons­
tituido en focos culturales por sus factores internos de particulares
impulsos creadores. En cambio, en el curso de la última década ha
adquirido más y más aceptación la teoría de que los orígenes de
las culturas más avanzadas de América se encuentren en el nor­
oeste de Suramérica o, para ser más exacto, precisamente en las
tierras tropicales colombianas al oeste de la Cordillera Oriental y
en la región costanera del Ecuador. Al plantear esta teoría se parte
de la premisa de que la agricultura intensiva, así como la vida al­
deana, se desarrollaron primeramente en las selvas amazónicas y
que estos modos de vida se difundieron luego —hace unos 4.000 a. de
C.— hacia las tierras bajas de la Costa Atlántica de Colombia y la
48 COLOMBIA INDÍGENA

Costa Pacífica del Ecuador. En efecto, recientes excavaciones en


la hoya del río Guayas (Ecuador), han demostrado que ya antes de
3.000 a. de C. existían allí aldeas hasta con dos mil habitantes, que
cultivaban maíz, yuca y varias cucúrbitas, manufacturaban cerá­
mica y comenzaban a organizarse en comunidades numerosas. En
Colombia se han podido observar desarrollos parecidos, en una fecha
similar. En varios lugares de la Costa Atlántica se han encontrado
indicios de horticultura, de vida sedentaria y de tecnologías avan­
zadas.
Es de máxima importancia anotar aquí lo siguiente: todos estos
desarrollos ocurrieron aquí mucho antes que surgieran los prime-
ros vestigios comparables en Mesoamérica o en los Andes Centrales.
Parece, pues, actualmente, que fueron los territorios de Colombia
y Ecuador los que crearon los impulsos que constituyeron las bases’
de las grandes civilizaciones americanas posteriores. En otras pala­
bras, los orígenes del continuum Olmeca-Maya y del continuum
Chavín-Inca se supone estén en las tierras bajas del noroeste de
Suramérica, y las Etapas Formativas de estos dos centros parece"-
que estuvieron precedidas por una amplia fase de desarrollo que'
se puede^deSígnap como Etapa de Selva Tropical. Se puede supone^
entonces que, durante el período aproximado de 3.000 a 1.000 a. di
C., Colombia, Ecuador y el Alto Amazonas formaban la verdaderí
área de clímax cultural del Nuevo Mundo, la cual servía de fuente’
cultural al Perú y a Mesoamérica, regiones que en aquel entonces
eran aún marginales a la gran corriente de los desarrollos ameri­
canos. Sólo alrededor de 1.000 a. de C. estos dos centros, al sur y al
norte, comenzaron a diferenciarse y tomaron sus particulares rum­
bos, que posteriormente culminaron en las grandes civilizaciones
aborígenes del Continente.
En vista de este planteamiento, es obvio que los sucesos prehis­
tóricos, acaecidos en territorio colombiano en aquella etapa, son de
un interés extraordinario, ya que no se trata de meras formas
adaptativas locales, sino de una dinámica cultural cuyos procesos
influyeron de un modo decisivo sobre el curso de la evolución de
las sociedades indígenas en una muy extensa zona de América.
MANUAL DE HISTORIA I 49

B.-2:..COMIENZOS DE LA CERAMICA

Ya a comienzos del cuarto milenio a. de C. aparecen en la Costa


Atlántica indicios de una forma de vida bien definida, constituida
por los indios recolectores de moluscos. En diversos sitios arqueoló­
gicos se han encontrado grandes acumulaciones de conchas mari­
nas, entremezcladas con artefactos líticos, óseos y, lo que es más
notable, con fragmentos cerámicos. El yacimiento principal fue des­
cubierto en el lugar de Puerto Hormiga, sobre el Canal del Dique,
en el departamento de Bolívar, donde se halló un gran conchero
anular que contenía abundantes vestigios culturales constituidos
por cerámica, litos, fogones y otros restos de ocupación humana. La
fecha de 3.100 a. de C., obtenida para el estrato cultural más bajo,
resultó ser la más antigua para la cerámica de todo el Continente.
Los pobladores de Puerto Hormiga eran recolectores de moluscos
del litoral y de los esteros cercanos y se dedicaban también a la
cacería de especies pequeñas de la fauna local, así como a la reco­
lección de recursos vegetales. Entre los artefactos líticos figuran
ante todo piedras con pequeñas depresiones ovaladas, que sirvieron
de yunques para romper semillas duras. También se encontraron
varias placas de piedra arenisca y granulosa que, según se puede
apreciar por las marcas de uso visibles en ellas, sirvieron de base
para moler o triturar algún material relativamente blando, proba­
blemente semillas o tallos verdes. Estos objetos, junto con las lascas
de filo cortante, los raspadores, golpeadores y pequeñas manos de
triturar o machacar, indican una notable dependencia de alimentos
vegetales. La cerámica de Puerto Hormiga se caracteriza por sus
formas sencillas globulares y por su desgrasante de fibras vegetales
que se mezclaron con la greda, rasgo muy particular de su tecno­
logía. Sin embargo, no se trata allí de ningún modo de una fase
inicial del arte alfarero; tanto tecnológica como artísticamente, la
cerámica de Puerto Hormiga atestigua ya un nivel bastante desa­
rrollado, lo que hace suponer que los verdaderos comienzos de la
cerámica se remontan a épocas aun anteriores. La última fecha
de Puerto Hormiga'es de 2.552 a. de C., es decir, el lugar estuvo
habitado —probablemente sólo por temporadas— durante más de
quinientos años, a través de los cuales se observan sólo muy pocos
50 COLOMBIA INDIGENA

cambios en su composición cultural. Un complejo cerámico pare­


cido al de Puerto Hormiga se encontró en Bucarelia, cerca de Zam-
brano, sobre el bajo río Magdalena, pero allí no se trata de una
estación de recolectores de moluscos sino más bien de pescadores y
recolectores ribereños y lacustres. s
A Puerto Hormiga sigue cronológicamente una muy variada
secuencia cultural representada ante todo por una serie de mate­
riales excavados en los sitios de Monsú, Canapote y Barlovento,
todos ubicados en la Llanura del Caribe. Canapote, al borde de la
Ciénaga de Tesca y fechado en 1.940 a. de C., es un gran con-
chero, originalmente también en forma anular, que contiene los
restos alimenticios y culturales de grupos de recolectores de recur­
sos marinos. Barlovento, en cambio, ubicado más hacia el noreste,
entre el mar y la ciénaga mencionada, es un anillo de seis grandes
concheros unidos por sus bases y que, como los anteriores, contienen
abundantes vestigios de cerámica, artefactos líticos, fogones y pisos
de conchas trituradas, que representan antiguas superficies. Ls
fecha más antigua para Barlovento es de 1.560 a. de C., y la má
reciente es de 1.030 a, de C., de manera que la ocupación de est<
sitio abarca nuévamenté un espacio de medio milenio.
La secuencia de Puerto Hormiga, Canapote y Barlovento mués
tra en esencia una adaptación a un ambiente del litoral y sugiere^
que se trataba de grupos que dependían en alto grado de la recolec­
ción de moluscos. Esta imagen, sin embargo, no se debe generalizar,.
pues otros yacimientos arqueológicos, algunos de ellos en las cer-J
canias y otros en regiones más alejadas, muestran que ya en esta’
época los antiguos habitantes del norte del país sabían explotar
muy eficazmente una gran variedad de diferentes recursos de suj
ambientes ecológicos, y que ciertos grupos —aunque contemporá­
neos— habían desarrollado muy variados modos de subsistencia. El
sitio de Monsú, por ejemplo, también situado en la región costanera,,
. 1*.

consiste de una gran acumulación, en forma anular, de desperdi­


cios culturales; pero lo notable es que en este caso no se trata pre­
dominantemente de moluscos, sino de restos materiales de grupa-
que dependían en un grado muy manifiesto de recursos vegetales/
MANUAL DE HISTORIA I 51

Enefecto, la presencia de grandes azadas indica que estos indí­


genas ya labraban la tierra. La secuencia excavada en este sitio
consiste de tres grandes períodos: el más antiguo, designado como
Monsú, es posterior al final de Puerto Hormiga; le sigue el Período
Canapote, y los últimos estratos están representados por el Período
Barlovento, pero por una adaptación ecológica de,Barlovento que
implicaba sólo pocos moluscos.
Vale la pena explicar aquí brevemente la estructura estrati-
gráfica de este yacimiento arqueológico. Parece que originalmente
el sitio de Monsú estaba localizado sobre una playa arenosa de un
río selvático. Hallamos en este estrato basal los vestigios de gruesos
horcones de madera que sugieren una construcción de planta ova­
lada de grandes dimensiones. La cerámica asociada a este estrato
Inicial a grandes rasgos se ubica entre el Período de Puerto Hormiga
y el de Canapote, pero, en cambio, no se parece en nada a la de
aquel primer complejo alfarero; dicha cerámica representa una
tradición diferente, sin desgrasante vegetal, y sus motivas decora­
tivos geométricos se trazaron con anchas y muy profundas líneas
incisas; no existen aquí los característicos adornos plásticos biomor-
fos de Puerto Hormiga o Bucarelia, y en cambio se observan modos
decorativos que sugieren otras múltiples tradiciones e influencias.
Lo mismo se observa en el Período Canapote, que se superpone al
de Monsú y donde no sólo aparecen las categorías cerámicas esta­
blecidas para el sitio-tipo de la Ciénaga de Tesca, sino donde además
se añaden ahora una multitud de nuevos elementos que demuestran
que se trata de una época en que ya existían las más variadas tra­
diciones cerámicas. El período final del sitio de Monsú está consti­
tuido por un complejo cerámico estrechamente emparentado con
Barlovento, pero que está muy poco asociado con la recolección de
moluscos, y en cambio sí con restos de pescados y de la fauna terres­
tre de la región. A través de toda la secuencia del sitio de Monsú
se hallaron grandes y pesadas azadas hechas del reborde grueso de
una gran concha marina (Strombus gigas). Estas azadas aparecen
en dos formas: la una, algo más liviana y angosta, lleva un fino
filo curvo que puede haber sido utilizado para cortar materiales
relativamente blandos, tales, como' madera o fibras vegetales; la
52 COLOMBIA INDÍGENA

otra, pesada y burda, muestra en el filo un desgaste astillado que


sólo puede haberse producido al usar la azada para cavar la tierra, :
Los testimonios hallados en Monsú demuestran que en el tercer
milenio a., de C. los pobladores de las tierras bajas tropicales de la
llanura del Caribe y del bajo Magdalena habían logrado formas'
muy variadas y muy eficientes de adaptación a los diversos medio
ambientes: marino, ribereño, lacustre, sabanero, selvático, etc. Ade;
más, las azadas indican dos posibles formas de uso: las de filo cor­
tante podrían haber sido empleadas para sacar el almidón del inte­
rior de los troncos de ciertas palmas, mientras que las más pesadas
y romas sugieren su empleo en la horticultura. Ya que no enconJ
tramos indicios del cultivo del maíz entre el polen recogido, y en¡
las excavaciones están ausentes las piedras y manos de moler, pa­
rece que se trate del cultivo de la yuca y de otras raíces.
En Monsú se encontraron varios entierros secundarios que con­
sistían en algunos fragmentos de cráneos y de huesos largos, depo­
sitados en un pozo irregular, debajo del piso, en la misma zona de
los fogones. Huesos humanas desarticulados se hallaron en la basu­
ra y sugieren prácticas^dé'eanibalismo. Se debe hacer resaltar un
aspecto importante de Monsú, que consiste en que ya en los estratos
básales se observa una gran variedad estilística en la cerámica
Las formas son sencillas y globulares, pero los modos de decoración’
y los detalles tecnológicos son muy variados y, por cierto, hay que
repetir que no muestran ninguna semejanza con.la cerámica de
Puerto Hormiga. Ello reafirma lo dicho arriba: la gran variación
en las tradiciones cerámicas hace suponer que el origen del arte
alfarero se remonta a una época muy anterior a la de los comienzos
de Puerto Hormiga y que la Costa Atlántica de Colombia fue en el
cuarto milenio a. de C. una zona de importantes desarrollos tecno­
lógicos, económicos y artísticos. Todo ello viene a reforzar la teoría
de los orígenes culturales en las tierras bajas tropicales, en este
caso en las de la gran Llanura del Caribe y del medio y bajo ría!
Magdalena. La selva tropical húmeda que, en aquel entonces, se
combinaba con el ambiente lacustre de ciénagas, pantanos y esteros
que se extienden hacia el bajo Cauca, losxríos San Jorge y Sinú,
hasta el Golfo de Urabá, parece haber sidq un gran foco cultural. <
1 •
MANUAL DE HISTORIA I 53

^.Xa secuencia Puerto Hormiga/Monsú/Canapote/Barlovento


constituye un eje fundamental en la prehistoria de Colombia, no
sótoporque forma una escala cronológica detallada y continua, que
abarca desde 3.100 a. de C. hasta 1.000 a. de C., sino ante todo por­
gue representa una secuencia de desarrollo cultural que, por sus
cariadas características, adquiere una importancia que va mucho
más allá de la Costa Atlántica colombiana. Pará poder apreciar
plenamente esta afirmación, debemos colocar nuestra secuencia
áentro de un contexto prehistórico más amplio y referirnos a ciertos
lechos de las décadas pasadas.
En 1956 se encontró en la Costa del Ecuador el yacimiento de­
nominado Valdivia, constituido por acumulaciones de conchas ma­
rinas mezcladas con fragmentos cerámicos, y se les asignó una
techa de 3.200 a. de C. Los descubridores de esta cultura prehis­
tórica llegaron a la conclusión de que la cerámica de Valdivia y,
ion ella, la de América, era de origen japonés (Período Jomon
Medio, de 5.000 a 3.000 a. de C.) y que ésta había llegado por nave­
gación transpacífica a la costa ecuatoriana, donde fue 'adoptada
por los aborígenes americanos que, hasta entonces, no tenían ningún
conocimiento de la alfarería. Valdivia sería entonces el foco de difu­
sión de la cerámica que, de allí en adelante, se habría dispersado
por todo el Continente. Esta difusión, sin embargo, no se habría
efectuado por comercio directo: lo que se habría difundido sería un
estímulo, es decir, el conocimiento de una invención tecnológica,
le modo que, según los arqueólogos descubridores, la cerámica de
Valdivia en sí quedaría limitada a una pequeña zona de la Costa
Pacífica del Ecuador. Los mismos investigadores hallaron además
)tro complejo cerámico cerca de Valdivia, denominado Machalilla,
jue fue fechado en 1.500 a. de C. y al cual también atribuye­
ron un origen japonés. Machalilla asimismo tendría una distri-
cución muy limitada en el Ecuador, pero sus técnicas y formas se
habrían difundido ampliamente. Cuando cinco años más tarde se
iescubrió Puerto Hormiga, los arqueólogos de Valdivia opinaban
pe se trataba apenas de una derivación cultural del Ecuador hacia
Colombia y que la cerámica de Puerto Hormiga era una derivación
le aquella que se decía ser originaria del Japón. Aunque algunos
54 COLOMBIA INDÍGENA

arqueólogos se preguntaron cómo exactamente los japoneses del


Neolítico habrían podido efectuar semejante travesía de más de
8.000 millas naúticas, e introducir, al cabo de ella, un complejo
cerámico tan variado y tan adelantado como el de Valdivia, los
hallazgos ecuatorianos no dejaron de producir una profunda impre­
sión en los círculos de expertos. Con el descubrimiento de Valdivia,
el problema del origen de la cerámica prehistórica del Nuevo Mundo
y, lo que es más, de todo lo que este hecho significa para el desa­
rrollo cultural del Continente, parecía resuelto entonces.
En los últimos tiempos, sin embargo, se ha producido un nuevo
viraje en el rumbo de las investigaciones y en la interpretación de
los hallazgos. Los materiales de Valdivia fueron revisados y, junto
con los resultados de nuevas excavaciones, se demostró que, en
primer lugar, debajo de los estratos de Valdivia yacían otros com­
plejos cerámicos más antiguos aún y, en segundo lugar, que alre­
dedor de 3.500 a. de C. ya los indígenas de aquella región no sólo
cultivaban una raza muy evolucionada de maíz, sino que vivían en
grandes aldeas permanentes y sus habitaciones se agrupaban alre­
dedor de una construcción de carácter ceremonial. A eso se añadió
que la cerámica de Valdivia no resultó ser tan única como se había
supuesto. En efecto, en Colombia, a lo largo del río Magdalena, se
encontró cerámica de tipo Valdivia, y la cerámica de tipo Macha-
lilla se halló asimismo en varias localidades de la Costa Atlántica
En la actualidad, las recientes excavaciones en el Ecuador har
demostrado que la cerámica no aparece abruptamente sino de ur
modo gradual, dejando suponer que sus orígenes se remontan í
fechas aún más tempranas y a un foco de dispersión que aún si
desconoce. Quedó /así descartada la teoría del origen japonés de 1í
cerámica americana. En vista de todas estas consideraciones, el cen
tro de intereses jse está trasladando de nuevo a Colombia y sobr
todo a la zona de la Costa Atlántica.
Aquí caben algunas observaciones que ayuden a aclarar los mo
tivos que hacen pensar en que aquella región de Colombia hay
sido un antiguo foco cultural de gran importancia.
La Llanura del Caribe, con sus lagunas y esteros, sus ríos
colinas, forma un habitat muy propicio para culturas simples qu
MANUAL DE HISTORIA I 55

disponen apenas de un inventario tecnológico limitado. La Costa


Atlántica no es tanto “tierra maicera” —como lo serían los valles y
vertientes de la región interandina—, sino que es, en esencia, una
región propicia para el cultivo de raíces, la explotación de palmas,
para la pesca, la cacería de presas menores y para la recolección
de moluscos. Las lagunas, los esteros y las playas ofrecen recursos
muy abundantes de proteínas, no sólo en forma de,moluscos y peces
sino también de reptiles. Aunque en lo que se refiere a los suelos y
al clima prevalente se observan pocas diferencias fundamentales de
una región a la otra, el ambiente de la Llanura del Caribe ofrece
un crecido número de sistemas ecológicos contiguos, todos muy
ricos én recursos: las playas, las sabanas, el ambiente lacustre, el
ribereño, los bosques, y otras zonas más. En realidad, en ninguna
otra región del país se combinan tantas y tales ventajas, a las que
se pueden añadir las de los suelos arenosos fáciles de trabajar con
herramientas rudimentarias, un clima benigno, y un régimen de
lluvias muy adecuado para el cultivo de la yuca y de otras raíces.
También se trata allí de una región donde hay gran abundancia
de palmas, muchas de las cuales contienen almidón comestible en
sus troncos o cargan frutos de gran valor nutritivo. Es precisamente
en este tipo de ambiente tropical donde se puede suponer que se
haya iniciado la horticultura, tal vez en las riberas inundadizas del
bajo Magdalena, en las orillas de las lagunas o cerca de ios grandes
esteros del litoral.
En vista del gran número de sistemas fácilmente explotables,
sería entonces erróneo creer que los grupos humanos de determi­
nada época se hubieran dedicado exclusivamente a aprovechar una
sola fuente de recursos; por ejemplo, que hubiera habido grupos de
orientación estrictamente marítima; otros- de orientación sólo la­
custre y otros aún de orientación sólo ribereña o sabanera. Según
todos los indicios, existía una muy evidente fluctuación en los
modos de subsistencia, pues tanto los peces como las aves, los rep­
tiles, los roedores y aun los moluscos marinas, migran localmente
en ciertas épocas; hay épocas de abundancia de tortugas o caima­
nes, y otras de escasez de frutas silvestres. Todo esto influye sobre
el tamaño, el sedentarismo y la tecnología de los grupos humanos
56 COLOMBIA INDÍGENA

que, con la ayuda de técnicas poco diferenciadas, se adaptan a un


gran número de medios y participan en una amplia gama de recur­
sos. Parece entonces que entre el cuarto y el primer milenio a. de C.
la Costa Atlántica y el bajo Magdalena desempeñaron un papel
fundamental en lo que se refiere a la creación y adaptación de pe­
queños sistemas hortículos y el establecimiento de la vida aldeana.
Es curioso observar que muchos sitios muy antiguos, del conti-
nuum Puerto Hormiga/Barlovento, tienen un plano anular y que
el centro del círculo carece de desperdicios culturales. Eso hace pen­
sar que esta forma, por cierto muy antigua también en otras partes
del Continente, tenga alguna relación con la organización social o
religiosa de los habitantes, o que se trate de un círculo gnomónico.
La importancia de fijar fechas y estaciones, para anticipar la ma­
duración de frutas silvestres, la migración de los animales de presa,
o de otros ciclos biológicos, sería entonces la base para un futuro
calendario agrícola. De esta manera, los círculos de conchas pudie­
ron haber sido, tal vez, las primeras construcciones de carácter
ceremonial.
Lo dicho arriba se refiere casi exclusivamente a la Llanura del
Caribe; en efecto, las manifestaciones culturales representativas de
la secuencia Puerto Hormiga/Monsú/Canapote/Barlovento, se en-!
cuentran desde el Golfo de Urabá hasta la Baja Guajira y suben el
río Magdalena por lo menos hasta la región de El Banco y la Laguna
de Zapatosa, extendiéndose en una ancha franja sobre las tierras
bajas de esta inmensa región.
.En el intérior del país no se dispone aún de datos arqueológicos,
lo que, desde luego, no indica de por sí la ausencia de vestigios de
esta etapa prehistórica. Es muy posible que en algunas regiones
tales como el alto Magdalena, el Valle del Cauca o en algunas zonas
de Cundinamarca, se hayan desarrollado pequeños enclaves que,
eventualmente, ya en el segundo milenio a. de C., adoptaron el cul­
tivo del maíz, junto con una horticultura mixta, de la cual ulterior­
mente se constituyó un complejo andino de plantas alimenticias,
incluyendo la papa. Pero las grandes ventajas ecológicas, para la
Etapa Formativa, de la Llanura del Caribe, difícilmente se podríar
MANUAL DE HISTORIA I 57

superar, y es allí donde se concentra una dinámica cultural que


durante largas épocas constituye una fuerza de gran intensidad y
alcance.

é'i®' VIDA ALDEANA



- Al terminar el segundo milenio a. de C., se encuentran en la
Llanura del Caribe vestigios de una vida aldeana ya bien definida
y caracterizada por un gran número de rasgos culturales propios.
El sitio de Malambo, ubicado al borde de una laguna al sur de
Barranquilla, cerca de la orilla occidental del río Magdalena, ejem­
plifica esta nueva forma de adaptación. En una época fechada en
1.120 a. de C., aparece en Malambo una población ribereña y
sedentaria. La cerámica es mucho más rica en formas que la de
los períodos precedentes, y entre estos vestigios se observa gran
número de fragmentos de grandes platos planos (budares) que, por
lo general, se pueden considerar como indicadores de la prepara­
ción del cazabe, el pan hecho de harina de yuca. Aunque los habi­
tantes de Malambo entonces eran todavía pescadores y se dedicaban
ocasionalmente a la caza, su base de subsistencia, según parece, fue
el cultivo de la yuca. Es de interés anotar que la cerámica de Ma­
lambo se relaciona en ciertos detalles con la de varios yacimientos
de Venezuela, notablemente con el de Barrancas, lugar sobre el
bajo río Orinoco que estaba poblado en una fecha similar a la de
Malambo. La cerámica de Malambo, como la de Barrancas, se carac­
teriza por la firmeza de las anchas líneas incisas, que delimitan los
contornos de los elementos modelados, y por otros rasgos que for­
man su estilo muy propio.
Con Malambo se inicia una larga secuencia de formas cultura­
les que luego se extienden sobre toda la Llanura del Caribe. Viene
la pauta de poblaciones establecidas en las orillas de las grandes
lagunas de los ríos Magdalena, Sinú y algunos otros, es decir, se
trata de un alejamiento del mar y de los esteros, de una tendencia
hacia una vida lacustre, con una manifiesta dependencia de los
recursos de los bosques secos o de las cadenas de colinas adyacentes
a las lagunas. Esta reorientación en la pauta de asentamiento no
58 COLOMBIA INDÍGENA

implica de ningún modo un cambio en la cantidad o en la accesibi­


lidad de las diversas zonas microambientales de abastecimiento en
las cuales participa la población, pues se trata de zonas que yj
habían conocido y para cuya explotación ya existía entonces una
tecnología adecuada. Lo que sí se modifica son ciertos aspectos cua­
litativos de la subsistencia. En primer lugar, la fauna utilizada dé
ambiente marítimo y litoral (peces, grandes tortugas de mar, mo­
luscos, crustáceos) es remplazada ahora por una fauna de agua
dulce, en la cual predominan reptiles (tortugas de río y de tierra
cocodrilos y caimanes, iguanas y lagartos), mamíferos grandes come
el manatí, la danta y el venado, peces de los ríos y de las lagunas, as:
como moluscos lacustres (ostras, almejas) y caracoles de tierra. E
aprovechamiento de un nuevo recurso, por cierto muy importante
parece que haya producido en aquella época una fuerte influencis
sobre la estabilidad de las aldeas, a saber, las migraciones de La
diversas especies de peces. Varias especies marinas (jurel, róbalo
corbinata y otras) buscan periódicamente las ciénagas para des
ovar y suben entonces por los ríos y caños, a veces largos trechos
Otras especies, en este caso ciertos pescados de río (bagre, boca
chico) suben anualmente los ríos, en cantidades enormes. En .se
gundo lugar, en los sitios de asentamiento la calidad de las tierra
cambia notablemente, pues en lugar de los parajes arenosos y algi
desecados del litoral —por cierto muy adecuados para el cultivi
de raíces— las orillas de las lagunas y ciénagas ofrecen tierras alu
viales húmedas, en buena parte auto-irrigadas por las creciente!
anuales de los grandes ríos. Las condiciones básicas para que si
desarrcilé^ina agricultura más eficiente son pues aquí mucho má
propicias y permiten una experimentación más amplia, sobre tod
con plantas que no se reproducen vegetativamente sino por semillaí
La lenta retirada del litoral es significativa. Los indios de li
Costa Atlántica parece que nunca tuvieron una orientación maní
fiestamente marítima; no fueron grandes navegantes que'hubierai
emprendido largos viajes de exploración o de comercio, sino qu
más bien se limitaban a una navegación costanera y fluvial. L
posterior concentración en las orillas de las lagunas y de los gran
des ríos llevó entonces consigo una reorientación hacia el interio
MANUAL DE HISTORIA I 59

del territorio, sobre todo siguiendo los valles del Magdalena y del
Cauca, y condujo así luego a un contacto con otras culturas de las
selvas húmedas tropicales que, probablemente, estaban aún bas­
tante relacionados con los desarrollos en las hoyas del Amazonas y
del Orinoco.
Ejemplos para esta etapa cultural lacustre ,y ribereña, en la
Llanura del Caribe, son abundantes y se encuentran nuevamente
desde el Golfo de Ürabá hasta la Guajira y las hoyas de los ríos
Ranchería y Cesar. Un yacimiento arqueológico de especial impor­
tancia es Momil, ubicado en la orilla nororiental de la Ciénaga
Grande, en el bajo río Sinú. La densa y muy profunda acumulación
de desperdicios constituidas de cerámica, piedra, hueso y concha,
atestigua un largo período de ocupación humana en el perímetro de
una antigua aldea, situada en una zona plana entre el borde de la
laguna y una cadena de leves colinas. El análisis de los abundantes
vestigios culturales (se excavaron más de 300.000 fragmentos de
cerámica) no deja duda alguna acerca del notable nivel de eficien­
cia que los habitantes aborígenes habían logrado en aquella época.
Durante la primera mitad de la secuencia de Momil, fechada para
sus comienzos en unos 170 años a. de C., se cuenta con cantidad de
fragmentos de grandes platos, que indican el cultivo de la yuca;
una prueba adicional al respecto consiste en la multitud de peque­
ñas esquirlas o astillas puntiagudas de piedra muy dura, que pro­
bablemente estaban incrustadas en tablas que servían de rallos,
instrumentos que aún hoy en día se pueden observar entre muchos
indígenas tribales del Guainía y Vaupés, y que son esenciales en la
preparación de las raíces.
Junto con estos indicios de agricultura se encontraron huesos
dé mamíferos, aves acuáticas y reptiles, notablemente miles de
fragmentos del carapacho de tortugas de agua dulce, todo lo cual
índica que la principal fuente de proteínas fue la laguna y sus alre­
dedores. Durante este período se observa una cerámica muy variada
en formas, motivos decorativos y técnicas de manufactura, como lo
son las vasijas de silueta compuesta, los recipientes de base anular
y una multitud de otras formas. Predomina la decoración incisa, y
60 COLOMBIA INDÍGENA

sus diferentes modos permiten gran elaboración y efectos estética­


mente muy atractivos.

La segunda y, cronológicamente, más reciente mitad de la
secuencia de Momil, muestra un cambio muy significativo, ante
todo en lo que se refiere a las bases de subsistencia de los antiguos
habitantes del lugar. Al paso que va disminuyendo la cantidad de,
grandes platos del tipo de budares, abruptamente hacen su apari­
ción los grandes metates y manos de moler, es decir, elementos indi­
cativos del cultivo de maíz. En la primera parte de la secuencia no
hay pruebas claras del cultivo de semillas, pero en la segunda
parte se encuentra, además de las piedras de moler, cierta cantidad
de pequeños platas de cerámica, probablemente para preparaciones
a base de maíz, así como grandes tinajas que pudieran haber ser­
vido para guardar la chicha. Estas observaciones dan a pensar que
Momil, y todo el período cultural de que forma parte, es represen­
tativo de la transición del cultivo de raíces al cultivo del maíz. Un
tal paso, naturalmente, no implica sólo el remplazo de un alimento
básico por el otro, sino que consiste principalmente en un cambio;
total de procedimientos agrícolas, a saber, del paso de la reproduc­
ción vegetativa, es decir, la siembra de un tallo, a la reproducción
por semillas y todo aquello que implica en términos de conoci­
mientos de suelos, de la selección de semillas, de los ciclos de creci­
miento, de su relación con la periodicidad e intensidad de las lluvias
y muchos factores más. El maíz se había dicho que se domesticó
inicialmente en México, donde unos 2.000 a. de C. formaba ya la
base de la subsistencia aldeana; pero, según los datos recientes, fue’
en el norte de América del Sur, en las regiones tropicales húmedas,4
donde se cree que ya alrededor del año 3.000 a. de C. se logró por
primera vez un alto rendimiento de este cultivo. La yuca, por cierto,
es originaria de las tierras bajas del oriente de Suramérica y fuer
*
domesticada allá en épocas aún más antiguas, para extenderse luego’
a ztrávés de los Andes hacia la región noroccidental, es decir, a Co-,
lómbia. Como ya subrayamos en otras ocasiones, la importancia?
cultural de la Costa Atlántica y de los grandes valles interandino
*
del país es fundamental para los desarrollos posteriores en Meso
MANUAL DE HISTORIA I 61

áméríca y en el Perú, y todo parece sugerir que la Llanura del Ca­


ribe fue un centro de creación y difusión de gran alcance.
La hipótesis de una secuencia yuca/maíz en Momil se encuen­
tra reforzada por algunas observaciones adicionales. En primer lu­
gar, la presencia de grandes piedras de moler está acompañada por
la introducción de varios rasgos nuevos que son muy sugestivos de
influencias mesoamericanas, como, por ejemplo, Vasijas con rebor­
des básales, trípodes, soportes huecos mamiformes y silbatos en
forma de pequeñas aves. Parece que el maíz fue introducido como
un complejo plenamente desarrollado, junto con una serie de nuevas
formas cerámicas. En segundo lugar, en Venezuela también se han
encontrado indicios que sugieren esta misma secuencia.
Aquí cabe la pregunta de por qué el cultivo del maíz se intro-
. dujo en la Llanura del Caribe en una fecha relativamente tardía.
Parece que la contestación está, en parte por lo menos, en la supo­
sición de que las necesidades nutricionales de los primitivos aldea­
nos se veían satisfechas por una combinación de tubérculos ricos
en almidón y de proteínas, más las grasas obtenidas de la fauna de
los ríos y de las lagunas; en este casó, el maíz tal vez no constituía
un alimento especialmente deseable. Sin embargo, el crecimiento
demográfico y la eventual disminución de las fuentes de proteínas
pueden haber llevado a la aceptación de este grano. Otro motivo
para admitir, al parecer de súbito y en fecha tardía la introducción
del cultivo del maíz, puede encontrarse en un evidente cambio cli­
mático ocurrido en las tierras bajas de la Costa Atlántica. Alrededor
de 700 a. de C., el clima, hasta entonces seco y continental, se volvió
más húmedo a consecuencia de un aumento de lluviosidad. Es posi­
ble que este hecho hubiera producido condiciones más favorables
para la introducción de este cultivo.
Las consecuencias sociales de un tal incremento en producción
de alimentos, debido al cultivo del maíz, fueron desde luego muy
notables. En cierto modo, el paso de una horticultura de raíces a
una de semillas constituye un punto crucial en el desarrollo de la
organización social de la comunidad, pues significa nada menos
que el cambio de una sociedad esencialmente igualitaria a una
62 COLOMBIA INDÍGENA

sociedad jerárquica. Las raíces tales como la yuca, no pueden alma­


cenarse largo tiempo; por un lado, deben consumirse lo más pronto
después de haberse sacado de la tierra, y, por otro lado, se dañan
si se dejan enterradas por demasiado tiempo. El horticultor de
raíces y el pescador de las lagunas no pueden fácilmente acumular
un excedente de alimentos y almacenar éstos para su consumo fu­
turo. El agricultor de maíz, en cambio, se encuentra en una posi­
ción muy favorecida: con dos cosechas anuales y con un esfuerzo
físico muy limitado puede obtener una gran cantidad de granos
que son fáciles de almacenar, de preparar para su consumo y que,
además, constituyen un valioso artículo de comercio.
En Momil se observan rasgos que indican cierto grado de espe-
cialización artesanal. Además, se notan diferencias de calidad en
los adornos personales tales como cuentas de collar y otros pequeños
artículos de lujo. Es posible pues que Momil vio, tal vez no los co­
mienzos, pero sí en su fase desarrollada, un muy notable incremento
de una estratificación social y de un lento advenimiento de un grupo
de dirigentes y de especialistas en artes y oficios.
En Momil se encuentra una serie de actividades rituales que
por primera vez permiten reconocer algunos aspectos ideológicos
que posteriormente se expresan en muy diversas formas. Así, a
través de toda la secuencia se hallaron pequeñas figurinas de barro,
generalmente femeninas, que, de ahí en adelante, comienzan a for­
mar parte integral de muchas culturas prehistóricas del país. Es
posible que estas figurinas, algunas de las cuales representan mu­
jeres embarazadas o personas enfermas, se relacionaban con ritos
de fertilización o de la curación de enfermedades. Hay además un
voluminoso complejo de pequeños artefactos que parecen haber sido
utilizados en actividades chamanísticas, muy probablemente rela­
cionadas con el uso de drogas narcóticas. Se trata de diminutos’
—recipientes, de minúsculos banquitos zoomorfos, delgados tubos de
arcilla, cascabeles, silbatos y otros objetos. Hay pequeñas represen­
taciones felinas y adornos modelados que sugieren un concepto de
dualismo.
Que la gente de Momil practicaba la antropofagia, está atesti­
guado por el hallazgo de algunos huesos humanos desarticulados,
MANUAL DE HISTORIA I 63

dispersos en la basura casera. Aunque no se encontraron objetos


metálicos en Momil, es muy probable que en aquella época ya se
conocía la orfebrería. En un extenso sitio arqueológico en Ciénaga
de Oro, donde se excavó un complejo cultural emparentado con
Momil, se encontraron algunas pequeñas cuentas tubulares de lami­
nillas de oro martilladas, y objetos similares se han hallado en varios
sitios relacionados con Momil.
• Manifestaciones arqueológicas comparables con Momil existen
en toda la Costa Atlántica. Entre el Golfo de Urabá y la hoya del
río Sinú, es decir, en las regiones de los ríos Mulatos, San Juan y
Canalete, se encuentran yacimientos más o menos extensos, a veces
muy profundos, que muestran afinidades con la secuencia arriba
descrita. Sobre las lagunas del río San Jorge y luego sobre toda la
ancha región del bajo río Magdalena, se hallan estos sitios, a veces
dispersos en las orillas de lagunas y caños, en ocasiones concen­
trados en ciertas zonas, como es el caso en las regiones de El Banco,
de Zambrano o de Calamar. A veces estos complejos arqueológicos
se localizan en las faldas de colinas o pequeñas serranías, fenómeno
que lentamente introduce una nueva pauta de asentamiento. En
efecto, la frecuencia con que, en estos sitios, se encuentran grandes
piedras y manos de moler, demuestra que la agricultura del maíz
se está desarrollando más y más, hecho que lleva a nuevas formas
de adaptación.
Al este del río Magdalena se localizan culturas no directamente
emparentadas con Momil pero sí coetáneas y relacionadas entre sí
por muchos detalles estilísticos y tecnológicos. En todo el valle del
río Ranchería se encuentran sitios que forman parte de una secuen­
cia de complejos agrícolas sedentarios caracterizados por cerámica
pintada, cerámica negra, figurinas antropomorfas huecas y gran
variedad de formas nuevas como, por ejemplo, tetrápodes y grandes
bandejas planas. De acuerdo con los sitios principales donde se
determinaron estratigráficamente estas tipologías, la principal se­
cuencia del río Ranchería se designa (de temprano a tardío) como
El Horno/La Loma/Portaceli, y forma otro eje, otro jalón, por decir
así, que fija una serie de fases de desarrollo en estas culturas agrí­
colas aldeanas, cuyos nexos inmediatos se extienden luego a través
64 COLOMBIA INDÍGENA

de la Guajira y la Sierra de Perijá hacia el occidente de Venezuela.


En dirección al sur, es decir, en la hoya del río Cesar y luego subien­
do hacia el Magdalena Medio, sigue observándose la influencia de
estas mismas culturas, aunque con algunas modificaciones. La cerá­
mica pintada continúa, pero al lado de ella se forman varios estilos
de decoración incisa o modelada que se constituyen en complejos
muy característicos para gran parte de la hoya del río Magdalena.
Mientras que en la Llanura del Caribe se conocen muchos
sitios arqueológicos relacionados con una serie de columnas estrati-
gráficas establecidas para Momil, Zambrano, el río Ranchería y
otras regiones de alta concentración de vestigios prehistóricos, que
nos permiten seguir los procesos culturales que llevaron a la vida
agrícola aldeana, hay sólo muy pocos datos sobre el interior del
país. Sabemos que alrededor de 500 a. de C. existían comunidades
sedentarias en la región de San Agustín, en el alto Magdalena, pero
no conocemos sus características. Una cerámica toscamente incisa
aparece en la Sabana de Bogotá y en algunas otras partes de los
altiplanos en los últimos siglos a. de C., pero no se tienen aún sufi­
cientes datos para establecer un contexto cultural que nos permita
apreciar estos desarrollos en las cordilleras y los valles interandinos.
Es más factible entonces relacionar los complejos culturales
costeños tales como Momil, con las manifestaciones coetáneas qut
se han descubierto en países vecinos. Así, por ejemplo, las relacio
nes con el Formativo Tardío de Meso y Centro América son bastante
evidentes;, en Mesoamérica los parentescos de Momil se extienden
hasta el sitio de Morett, en la Costa Pacífica de Colima (México),
donde, entre 400 y 300 a. de C., se habían desarrollado complejos
culturales muy similares que, por su lado, se relacionan con cul-
turas coetáneas del litoral centro y suramericano, hasta el Ecuador
En Costa Rica, el complejo de El Bosque, ubicado en la vertiente
atlántica, muestra estrechas afinidades con Momil. Gran númerc
de rasgos muy característicos de Momil, como por ejemplo los rodi­
llos y sellos, los silbatos omitomorfos, soportes abombados y rebor­
des básales, indican parentescos mesoamericanos. Por cierto, ha]
que tener muy en cuenta al respecto que los orígenes de la cerámica
mesoamericana son suraméricanos • (Colombia-Ecuador) y que los
/
MANUAL DE HISTORIA I 65

desarrollos subsiguientes de la alfarería no son unilineares, sino qué


en éstos se entrelazan muchas tradiciones locales, que, con el tiempo
se difundieron en diversas direcciones.
. Una región del país donde, durante los últimos siglos a. de C.,
se nota una profunda influencia procedente de Mesoamérica, es el
extremo sur de la Costa Pacífica donde, en la zona de Tumaco y en
los cursos bajos de muchos de los ríos vecinos (río Mataje, río Mira
y otros), se encuentran yacimientos arqueológicos que contienen
cerámicas de tipo mesoamericano. Parece que se trata de pequeñas
colonias, inicialmente establecidas por grupos migratorios navegan­
tes, que se extendieron hacia la costa del Ecuador, donde dieron
impulso al Período Jama-Coaque (ca. 500 a. de C. a 500 A. D.). Ya
que las condiciones climáticas de la Costa Pacífica colombiana no
eran favorables para una tradición cultural que se había formado
en un medio ambiente muy diferente, los principales vestigios de
estas influencias externas se hallan en el Ecuador y sólo en ocasio­
nes se observan en algunas regiones de la costa del departamento
de Nariño. Una gran acumulación de basuras y pisos de habitación
se encontró en las riberas del río Mataje, y consiste en una secuencia
que abarca unos cuatrocientos años, de 400 a. de C., hasta 10 A. D.;
obviamente, se trata de una extensión septentrional del Período
Fama-Coaque.
Aunque por lo inhóspito de la Costa Pacífica colombiana estas
¡ulturas de origen mesoamericano no florecieron y tuvieron que
desplazarse más hacia el sur, donde las condiciones ecológicas eran
más propicias, es muy probable que en el medio milenio antes del
comienzo de nuestra era, ciertas influencias mesoamericanas proce­
dentes de la Costa Pacífica penetraron hacia el oriente y llegaron
al interior del país, tal vez subiendo por el río Patía, el Calima y
otros. Por cierto, también es un hecho que en aquellos siglos se
hicieron notar influencias peruanas que se extendieron hacia el
norte, sea por la costa o sea por vía andina, al penetrar a Nariño y
al Macizo Central.
Al resumir este capítulo debemos destacar que el último milenio
a. de C. se caracteriza ante todo por el poblamlento gradual de las
66 COLOMBIA INDIGENA

faldas de los valles interandinos. El desarrollo del cultivo del maíz


permitió a los pobladores —hasta entonces ribereñas y dependientes
de una combinación de recursos acuáticos y de su' agricultura de
raíces— retirarse de los ríos y extenderse sobre las laderas del sis­
tema andino. Al ocupar tierras tan accidentadas, siempre en bús­
queda de regiones propicias para sus cultivos, los grupos tribales,
que antes habían vivido en buena parte en aldeas nucleadas, se
dividieron en unidades sociales más pequeñas. La penetración o
colonización de las cordilleras llevó a una manifiesta descentraliza­
ción y, por consiguiente, a nuevas formas de adaptación que se
caracterizan por su diversidad, su notable regionalismo y su elabo­
ración de instituciones económicas, sociales y religiosas.

III t . . , , .
El advenimiento de.los cacicazgos
* "
En el milenio que precede el comienzo de la era cristiana —en
algunas zonas tal vez ya antes— se operó en Colombia un paso
fundamental en el desarrollo cultural de muchas agrupaciones in­
dígenas. Se trata de la transición de la sociedad igualitaria tribal a
la sociedad jerárquica señorial. Designamos estas nuevas formas
sociales con el término de cacicazgos y observamos en sus diversas
manifestaciones un fenómeno cultural que se prolongó a través de
varios miles de años, hasta la conquista española. Los cacicazgos
forman un tipo de organización que perduró hasta la época histórica
y así es posible combinar, para su definición y análisis, los datos
arqueológicos con los relatos de los cronistas de los siglos xvi y xvn.
4
u

A. CONCEPTO DE CACICAZGO }

El concepto de una etapa cultural de cacicazgos (o señoríos,


como también se pueden designar) surgió hace ya algunas décadas,
al examinarse los niveles de desarrollo de ciertos grupos indígenas
de América Central, las Antillas Mayores, los Andes Septentriona-
MANUAL DE HISTORIA I 67

Ies y de algunas otras reglones suramerlcanas, y fue elaborado y


refinado con datos referentes a sociedades aborígenes del sureste
de los Estados Unidos, de Mesoamérica y de Polinesia. De estos
análisis se puede abstraer un modelo que debemos describir aquí
brevemente, ya que los problemas de los orígenes y características
específicas de esta etapa culturar constituyen un aspecto teórico
sumamente interesante en la prehistoria colombiana.
El modelo del cacicazgo muestra una combinación de ciertos
rasgos que hacen de las sociedades de esta etapa un conjunto fácil­
mente diferenciable, tanto del nivel tribal que les precede (o que se
desarrolla al margen de éste), como del nivel estatal que les sigue.
El aumento de la población producido por la creciente eficacia en
el aprovechamiento de los recursos ambientales, especialmente los
agrícolas, llevan a una mayor complejidad social; esta complejidad
se expresa en una acentuada Jerarquización social, caracterizada
por la desigualdad tanto de individuos como de grupos enteros. Se
instituye el señorío, Junto con un sistema de linajes y de prerroga­
tivas, generalmente hereditarias; alrededor de esta Jefatura surge
un grupo de familias de alto rango que ejercen los controles socia­
les, económicos y religiosos. La gradación de rango lleva entonces
al fenómeno de “clanes cónicos” y, a través de ellos, a.sociedades
piramidales de ancha base, sobre la cual se estructura el escalona-
miento, a lo largo de varios estratos, hasta culminar en la persona
del cacique.
. _ Las motivaciones para este cambio fundamental en la estruc­
tura social se cree que estén, ante todo, en el desarrollo de nuevas
formas económicas que hicieran necesario un sistema de controles
más formales. Mientras que en las sociedades tribales, de carácter
segmentarlo e igualitario, el principio económico básico fue la
reciprocidad, ahora la agricultura sistemática y altamente produc­
tiva en ciertas zonas, hace necesaria la redistribución, tanto de
productos de subsistencia como de los eventuales excedentes. Esta
redistribución tiene que organizarse y coordinarse del modo más
expedito, y este proceso necesariamente se efectúa por parte de
individuos y sus familias, lo cual conduce así a la formación de
incipientes centros administrativos (de depósitos, mercados, tribu­
68 COLOMBIA INDIGENA

tos, etc.), donde se planifica la repartición de los recursos, junto


con el cobro de contribuciones individuales. Es un punto fundamen­
tal la nécesidad de imponer un sistema de redistribución cuando
los grupos humanos comienzan a establecerse en regiones de gran
diversidad fisiográfica y biótica, ya que un tal medio ambiente lleva
a una insistente especialización ecológica y desaparece así la anti­
gua autonomía de subsistencia, tan característica de la vida en re­
giones de poca variación fisiográfica y climática.
Una característica de los cacicazgos es la diferenciación y espe­
cialización de los grupos sociales en administradores políticos, cha­
manes y sacerdotes, artesanos y comerciantes, guerreros, y otros
más. La pauta de asentamiento es de grandes aldeas nucleadas y
en sus alrededores pequeños poblados satélites. Las actividades reli­
giosas se institucionalizan bajo estamentos sacerdotales en centros
ceremoniales, generalmente en la población principal, y se establece
el culto de divinidades específicas. La defensa de las tierras de alto
rendimiento agrícola o de otros recursos importantes, conduce a la
institución de guerras endémicas, con los fenómenos concomitantes
de alianzas militares, la construcción de fortificaciones, y la movi­
lidad social vertical por valentía. Hay un gran ímpetu en desarro­
llar las relaciones comerciales con regiones vecinas y alejadas, y
figuran prominentemente los artículos suntuarios. Se instituciona­
lizan los mercados y hay obras públicas ejecutadas por una fuerza
laboral numerosa.
Veremos ahora cómo se puede aplicar este modelo a la situación
prehistórica colombiana.
En los siglos que preceden el comienzo de nuestra era, se obser­
va en muchas partes del país un evidente cambio en la pauta de
asentamiento. Encontramos ahora una pauta de pequeños núcleos
de casas, a veces aun de viviendas aisladas y dispersas alrededor de
un pequeño poblado, que se van alejando de los grandes ríos y que
ocupan las colinas o algunas planadas naturales en las faldas mon­
tañosas. Siempre ubicados cerca de algún pequeño curso de agua,
pero, por lo demás, ya.aconsiderable distancia de las tierras ribe­
reñas y pantanosas bajas, es^os sitios son testimonio de la existen­
MANUAL DE HISTORIA I 69

cia’de agrupaciones dedicadas al cultivo del maíz en las faldas ale­


dañas. Los sitios se distinguen generalmente por ciertos rasgos
bien definidos: una o varias casas cuyas plantas ovaladas o circu­
lares están marcadas por medio de algunas piedras, ocupan un
pequeño plano o “patio”, a veces cavado en la ladera y relleno por
el lado de la pendiente. Varios grandes metates y manos de moler
forman parte prominente del conjunto de artefáctos usados en la
economía casera, lo mismo que un crecido número de manos de
machacar y triturar, de raspadores, golpeadores y otros artefactos
Uticos burdos que sirvieron en la preparación de los alimentos. Son
características las pesadas hachas (¡no azadas!) de piedra pulida
y manufacturadas en un material de grano denso. Los complejos
cerámicos contienen ahora vasijas antropomorfas que llevan una
cara humana sobre el cuello cilindrico o abombado del recipiente;
hay vasijas de base anular más o menos alta, copas pandas para
triturar alimentos o condimentos, grandes tinajas para líquidos y
muchas formas de recipientes de servicio, a veces decorados con
motivos incisos, modelados y aun pintados. Rodillos y pintaderas,
cuentas de collar hechas de conchas, volantes de huso manufactu­
rados en cerámica o en piedra, así como objetos pequeños y poco
elaborados de cobre o de oro, son bastante característicos. El entie­
rro en urnas es otro rasgo frecuente.

B. COLONIZACIÓN MAICERA

Esta “colonización maicera”, que se aleja del ambiente fluvial


y lacustre y comienza a extenderse sobre las estribaciones y luego
en las faldas de las cordilleras, constituye un desarrollo cultural
muy significativo. Fue el cultivo del maíz lo que hizo posible este
movimiento hacia regiones que antes habían sostenido una pobla­
ción poco numerosa de grupos tribales selváticos y que ahora co­
menzó a ofrecer una nueva base de subsistencia. En el curso de
esta expansión sobre las cordilleras y sus innumerables hoyas, los
indios habían podido apreciar que lo productivo del cultivo de razas
evolucionadas de maíz dependía de la combinación de ciertos fac­
tores, que no se presentan en todas partes, sino que estaban res-
70 COLOMBIA INDÍGENA

tringidos a ciertas zonas. El maíz necesita ante todo lluvia y sol, en


especial durante ciertas fases de su crecimiento, y la distribución
pareja de las lluvias es esencial en este caso. En condiciones óptimas
se pueden obtener entonces dos o hasta tres cosechas anuales, y la
productividad depende además de la selección de las semillas. En
un terreno tan accidentado como lo son las cordilleras colombianas,
con un régimen de lluvias muy variado y grandes diferencias en la
calidad de los suelos, la localización de las mejores tierras fue,
desde luego, un estímulo continuo —para no decir, una necesidad
vital— y, después que un grupo aborigen tomó posesión de cierta
región favorable, tuvo que estar dispuesto a defender sus tierras
contra eventuales invasores o merodeadores. En este empeño, algu-
nos grupos obtuvieron más éxitos que otros, y tanto la pauta .de
asentamiento como la calidad de los vestigios arqueológicos, dejan
apreciar la eficiencia con que ciertas sociedades supieron adaptarse
a aquellos lugares que prometían más, como tierras productivas de
maíz. > • .
La primera fase de este movimiento representa evidentemente
un proceso de descentralización. La densa población que anterior­
mente había estado agrupada en sus aldeas ribereñas, se convirtió
en parte en un campesinato disperso sobre las colinas y vertientes;
En la Llanura del Caribe o en los anchos valles de los cursos
inferiores de los ríos Magdalena y Cauca, los recursos naturales
estaban distribuidos de un modo muy parejo y sólo muy pocas va­
riables podían afectar la producción o recolección de los alimentos
necesarios. El régimen de lluvias era, por lo general, predecible, y
las diversas zonas de abastecimiento, o sean las playas, esteros, lagu­
nas, pantanos, ríos, sabanas, colinas, bosques, etc., eran contiguas
y ofrecían una amplia y muy variada subsistencia, para una socie­
dad poco, diferenciada en su equipo tecnológico. Al penetrar ahora
a las cordilleras, estos grupos encontraron un ambiente de gran
complejidad ecológica, en el cual el área de captación tuvo que ser
mucho más grande que en las condiciones ecológicas anteriores. Así,;
después de establecerse algunos centros poblados en las zonas más
productivas, se formaron alrededor de ellos varias aldeas satélites,
en diferentes zonas altitudinales y bióticas. Es decir, en lugar de la
MANUAL DE HISTORIA I 71

explotación de una serie de sistemas contiguos sobre un plano


horizontal, se llegó a una adaptación a una escala altitudinal de
facetas, de aldeas ecológicamente especializadas. Es muy posible
que estas sociedades crearon localmente un ecosistema simplificado
que consistía en un complejo alimenticio de maíz-yuca-fríjol-auya­
ma, en lugar de contar con la variedad de los recursos del ambiente
ribereño, pero también es de suponer que los ambientes serranos de
las faldas andinas ofrecieron una serie de cultivos cuyo aprovecha­
miento fue ahora organizado a través de sistemas de redistribución.
Aquí, por cierto, se añade un factor importante: en las tierras bajas
y planas una migración espontánea o forzosa no tenía mayores
consecuencias económicas, ya que tanto las tierras como las comu­
nidades bióticas y las condiciones climáticas eran muy parejas;
pero en las faldas de las cordilleras, cada 100 metros en la escala
vertical significaban una diferencia aproximada de un centígrado
de temperatura. Así, con un traslado de unos pocos centenares de
metros en una vertiente andina, cambiaban eventualmente el nú­
mero de cosechas anuales de maíz, la calidad de los demás cultivos
y además la productividad de la biomasa animal, como por ejemplo
de venados, saínos o armadillos.
. «

O.'? ¿OS CACICAZCOS COLOMBIANOS

.Trataremos de definir ahora algunos de los criterios que nos


permitan distinguir los vestigios arqueológicos pertenecientes a
sociedades indígenas de la Etapa de los Cacicazgos.
La característica estratificación social se expresa muy clara­
mente en diversos aspectos; tenemos en primer lugar las prácticas
funerarias cuya gran variación —desde el entierro más humilde
hasta el más suntuario— muestra una pirámide de rangos escalo­
nados. La inversión de energía en la arquitectura funeraria (túmu­
los, criptas, estatuas, pozos profundos con cámaras sepulcrales
decoradas, etc.), así como la cantidad y calidad del ajuar asociado,
son claros indicios de la existencia de personas o de categorías socia­
les de alto rango. Los adornos personales o los símbolos de sus
oficios se encuentran luego en representaciones plásticas en piedra,
72 COLOMBIA INDÍGENA

cerámica y metalurgia. En éstas se muestran personas ricamente


adornadas, a veces llevando máscaras o insignias de mando. Hay
guerreros armados de macanas, escudos o propulsores; personajes
ataviados y sentados en bancos o tronos especiales; mujeres ador­
nadas con collares y brazaletes. El carácter y la distribución de los
artículos suntuarios también indican estas jerarquías: objetos de
orfebrería, collares y pendientes de piedras semipreciosas, cerámicas
finas, objetos importados como conchas marinas o pequeñas tallas
de piedra no obtenible localmente. En ocasiones, la riqueza de un
ajuar funerario o de un tesoro escondido se podría interpretar como
la intencional eliminación de una categoría de objetos, con el fin de
mantener su alto valor. Otros rasgos serían las diferencias en la
ubicación, tamaño y calidad de aldeas y de viviendas individuales;
la existencia de templos, estatuas u obras de relevancia astronómi­
ca; la incorporación de espacios cívicos o sagrados en el plano de
las aldeas; las obras públicas, tales como los sistemas de controx
de aguas (irrigación y drenaje), terrazas de cultivo, caminos y
puentes.
Los principales hallazgos arqueológicos que contienen vestigios
culturales con estas características se han hecho en la Cordillera
Central, en las faldas del Macizo Andino y en los valles de los ríos
Magdalena, Cauca y Sinú. En todos estos casos se trata obviamente
de zonas arqueológicas ubicadas en las mejores tierras agrícolas, y
en su mayoría se trata de regiones cuyos habitantes podían parti­
cipar en varios pisos térmicos y sus correlativos bióticos. Por cierto,
fue precisamente en dichas zonas donde se desarrolló la guaqueria
y de allí proceden las colecciones arqueológicas que formaron la
base de los museos del país y que sirvieron a una pasada genera­
ción de investigadores para formular sus “áreas arqueológicas”.
La zona de San Agustín, en el alto río Magdalena, nos puede
servir como un ejemplo ilustrativo del desarrollo de estas sociedades
jerárquicas, y describiremos brevemente sus principales caracte­
rísticas.
Los orígenes de San Agustín se remontan muy probablemente
a una época bastante lejana, cuando las condiciones tan favorables
de la región para una agricultura intensiva fueron reconocidas y
MANUAL DE HISTORIA I 73

aprovechadas por diferentes grupas indígenas que luego hicieron de


esta zona un centro de sedentarismo. Fue tal vez a mitades del
segundo milenio antes de Cristo cuando algunos grupos selváticos
se establecieron en las lomas y vegas del alto Magdalena y sentaron
allí las bases para una larga y muy variada sucesión de culturas.
Este último punto merece ser destacado: no se puede hablar de
una cultura de San Agustín; se trata de una región en la cual se
encuentran superpuestos los vestigios de muchas diferentes cultu­
ras, algunas de las cuales se desarrollaron en el mismo lugar, a
través de fases sucesivas, pero otras llegaron desde zonas alejadas,
sea como invasores o sea en forma de una lenta penetración pacífica.
La región de San Agustín es una de aquellas comarcas colom­
bianas que —en una cierta época y dentro de los límites de deter­
minados niveles socio-tecnológicos— se han convertido eventual­
mente en verdaderos focos culturales. Situada a una altura de unos
1.800 metros, las ventajas que estas tierras ofrecen para la agri­
cultura son múltiples, y tanto el régimen de lluvias como la ausen­
cia de inundaciones o de problemas de erosión hacen del alto Mag­
dalena una zona muy propicia para cultivos intensivos de maíz. En
la región de San Agustín se observa un fenómeno cultural impor­
tante, que también aparece en otras regiones, a partir de la inten­
sificación de la agricultura andina; se trata de una forma de “control
vertical” de las laderas, es decir, de la participación en varios nive­
les altitudinales y pisos térmicos, por parte de un grupo humano
establecido en una zona- intermedia. Así, dentro de un radio de uno
o dos días de camino desde San Agustín se encuentran regiones
tanto paramunas como tropicales que ofrecen los recursos muy
variados de poblaciones ecológicamente especializadas. Otro aspecto
es el siguiente: cerca de San Agustín está ubicada la depresión más
baja en toda la Cordillera Oriental, que forma una comunicación
natural con el noroeste Amazónico; hacia el noreste se abren varios
pasos en las cadenas montañosas, por las cuales se establece un
acceso a las cabeceras del río Guaviare y a los llanos del Orinoco.
Otros pasos, todos de fácil alcance, llevan al valle del río Cauca y
de allí al río Patía y a la Costa Pacífica, y una serie de rutas se abren
por las montañas del sur hacia las cordilleras ecuatorianas. Si aña­
74 COLOMBIA INDIGENA

dimos el gran valle del río Magdalena que se abre hacia el norte,
se puede apreciar que San Agustín está ubicado en la encrucijada
de grandes vías de comunicación, de migraciones y de influencias
culturales. La zona arqueológica constituye pues un importante
punto de articulación que, por un lado, recibió estímulos de otras
regiones y, por el otro, ejerció su influencia sobre las culturas de,
sus alrededores.
La zona arqueológica de San Agustín está formada por más
de treinta extensas agrupaciones de rasgos culturales, y hasta hoy
día no hay. una evidencia que-permita hablar de un centro o de
alguna aldea principal. Ha sido costumbre designar estos parajes
con sus nombres vernáculos; por ello se mencionan Las Mesitas,
Alto de Lavapatas, Alto de los ídolos, Alto de las Piedras, etc., y estas
mismas designaciones-nos indican ya la pauta de asentamiento,
pues, evidentemente, los restos arqueológicos, los monumentos Uti­
cos y otros rasgos culturales se encuentran ubicados ante todo en
las partes elevadas de las lomas que se extienden por toda la región
entre una red de arroyos y pequeños ríos.
, San Agustín es indudablemente el sitio arqueológico más espec­
tacular del país, ya que tradicionalmente está caracterizado por
varios centenares de grandes estatuas de piedra y por un crecido
número de túmulos o montículos de tierra que cubren los más
diversos templos y entierros. Las investigaciones arqueológicas se
han ocupado ante todo en la excavación de estas estatuas y en otros
rasgos monumentales, y también se han excavado muchos entierros
y se ha podido observar que éstos varían muy notablemente en su
forma y composición. Se han encontrado tumbas en profundos
pozos, en cuyo fondo hay una cámara lateral que contiene la sepul­
tura propiamente dicha;’ otros ha habido donde el cadáver yacía
estirado en un sarcófago tallado de un solo bloque de piedra; otros
aun compuestos por una serie de lajas que forman una especie de
cajón, y aun simples enterramientos en que el esqueleto se encon­
tró como acurrucado en una’ pequeña depresión superficial. Iz»
ajuares funerarios asimismo varían y, mientras que algunos entie­
rros. están acompañados por pequeños objetos de oro y por- Cerámi­
MANUAL DE HISTORIA I 75

cas elaboradas, otros contienen por mucho algún recipiente cerámico


tosco como único objeto.
Las estatuas también muestran una gran diversidad de moti­
vos, formas y estilos. A veces las grandes piedras talladas tienen el
aspecto de seres monstruosos o de personas desproporcionadas. En
muchas esculturas predominan rasgos felinos, seles con una jeta
bestial de la cual salen colmillos de jaguar; otras tallas muestran
aves, reptiles, o simplemente formas mal definidas que se prestan
a las más variadas interpretaciones. Es frecuente la representación
de guerreros, con sus armas y casquetes, estatuas que llevan cabe­
zas de trofeo o que blanden macanas o mazas, y también se conocen
esculturas que muestran mujeres en estado.de gravidez, o personas
enmascaradas.
«A
;.Con el deseo de descubrir —y luego interpretar— más y más
esculturas y túmulos funerarios, se ha presentado al público una
imagen algo parcial y distorsionada de los fenómenos culturales de
San Agustín, y la tendencia a lo espectacular y fantástico ha lle­
vado a la formulación de estereotipos y de hipótesis que será difícil
desarraigar, ya que la realidad escueta es desde luego mucho menos
llamativa. El énfasis que se ha dado a lo fúnebre y a lo “misterioso”
no hace justicia a la verdadera importancia cultural de esta zona
arqueológica.
Vista escuetamente, la situación real es la siguiente: en toda
la ¿zona arqueológica de San Agustín se pueden observar vestigios
de la vida diaria de sucesivas poblaciones que, en una época o la
otra, habitaban en estos parajes. Sus huellas se ven en los grandes
allanamientos artificiales que servían de base a grupos de casas o
como espacios públicos; en explanadas y terraplenes, en rampas y
zanjas; en restos de antiguos caminos y en muchísimos rasgos que
marcan los antiguos campos de cultivo. Todas estas obras de inge­
niería aborigen están asociadas a abundantes indicios de las más
diversas actividades de los antiguos pobladores. Los desperdicios;
arrojados de sus casas y aldeas consisten en capas de muchos me­
tros de espesor, acumuladas a través de siglos, que contienen el
testimonio de miles y miles de fragmentos cerámicos, artefactos
76 COLOMBIA INDÍGENA

líticos, rastros de fogones y de antiguas superficies, restos carboni­


zados de plantas, piedras traídas de otras partes, en fin, de una
densa masa de restos culturales cuyas características varían df
acuerdo con la época o la población particular. Es necesario puej
captar el ambiente físico de San Agustín en términos más ecoló­
gicos, como una antigua zona más o menos densamente habitada
por grupos eminentemente agrícolas y sedentarios que, durante
siglos y aun milenios, imprimieron sus profundas huellas en estos
parajes. No se trata pues en manera alguna de una “necrópolis” o
de algún lugar misterioso de culto, sino simplemente de una zona
donde la combinación de una serie de factores naturales, o sea:
lluviosidad, vientos, suelos, irrigación, insolación, etc., así como
factores culturales, llevaron a una sucesión de ocupaciones huma­
nas a través de por lo menos tres mil años.
Los orígenes de la vida sedentaria en San Agustín se deben
buscar con toda probabilidad en la selva amazónica, en donde,
como lo sugerimos en páginas anteriores, emanaron los comienzos
de la agricultura americana. Esta tradición selvática tropical per­
duró a través de los siglos, pues en el arte escultórico de San Agus­
tín que, desde luego, data de períodos muy posteriores, se observan
aún muchos rasgos que se relacionan más bien con el medio del
trópico húmedo y no con el de las tierras templadas de las ver­
tientes andinas. La escasa vestimenta que se representa en algunas
estatuas, la forma de las coronas de plumas y el uso de máscaras,
indican un origen selvático, y muchos de los animales que se re­
presentan en las tallas de piedra, tales como jaguares, caimanes,
peces y culebras grandes, son fauna del ambiente de los grandes
ríos tropicales y no de la zona templada y carente de caudalosos
cursos de agua, como son las cabeceras del río Magdalena.
Las etapas iniciales del poblamiento de San Agustín, aún no
se han estudiado. Es probable que se remonten a la mitad del se­
gundo milenio a. de C., es decir, que sean aproximadamente coetár
neas y tal vez aun algo anteriores a los primeros desarrollos de la
Cultura-Qlmeca en México y la Cultura Chavín en el Perú. Er
aquella época se había extendido entre Mesoamérica y los And®
Centrales un modo de vida básico que contenía muchas elementa
MANUAL DE HISTORIA I 77

en común, tanto en lo que se refiere a plantas domesticadas, como


también a aspectos tecnológicos y a ciertos conceptos ideológicos
de tipo religioso. La imaginación expresada en el arte de estos tres
grandes centros escultóricos mencionados estaba estimulada pro­
bablemente por el uso de drogas alucinógenas y, en estas visiones
monstruosas de un mundo aparentemente sobrenatural parece que
los felinos, reptiles y aves desempeñaban un paper muy destacado.
El desarrollo cronológico del arte estatuario tampoco se conoce,
pero es evidente que se trata de un gradual desarrollo de técnicas
y conceptualizaciones. Ya que estilísticamente varían en muchos
detalles, su clasificación por categorías se hace en extremo difícil y,
más aún, su correlación con determinadas etapas de desarrollo
social y económico. Por cierto, cabe mencionar aquí que la cerá­
mica de San Agustín, sea cual fuera su edad o procedencia, es más
bien sencilla en su acabado y decoración y que no ha sido posible
todavía relacionar sus características estilísticas con las de deter­
minado grupo de esculturas de piedra.
Otro problema de considerable interés teórico es el desarrollo
de las pautas de asentamiento, pero también a este respecto faltan
investigaciones sistemáticas. Como ya anotamos,, el área arqueo­
lógica de San Agustín aparentemente carece de un centro urbano
y aun de aldeas nucleadas de alguna extensión. En parte, este hecho
puede que se deba a la conformación del terreno y a la ausencia
de planadas adecuadas, pero también es posible que tenga otras
razones que desconocemos. Parece entonces que, en todas las épocas,
se trataba de una población algo dispersa, agrupada en una multi­
tud de pequeñas aldeas, localizadas en las partes altas de las lomas;
pero no es de suponer que todas las lomas o colinas de la actual
zona arqueológica hayan estado pobladas simultáneamente en una
misma época prehistórica. De las excavaciones relevantes para este
problema, se puede deducir más bien que hubo un lento flujo y
reflujo, y que mientras unas elevaciones estaban ocupadas por vi­
viendas, otras —vecinas o alejadas— estaban deshabitadas durante
largas épocas.
Se cuenta con una secuencia parcial, basada en la estratigrafía
de basureros y en ella se definen tres grandes períodos, todos repre-
78 COLOMBIA INDIGENA

sentados por ciertos complejos cerámicos y líticos utilitarios, perte­


necientes a grupos sedentarios, agrícolas e intensamente maiceros.
El primer período abarca los últimos siglos del primer milenio a.
de C.; el segundo comprende los cuatro primeros siglos A. D. y el
último ocupa una posición tardía, protohistórica a histórica. Una
serie de fechas de radiocarbono ubican estos períodos en una
escala temporal absoluta y comprueban la validez de las conclu­
siones estratigráficas. El período más antiguo (Complejo Horqueta)
contiene algunos rasgos estilísticos cerámicos que sugieren una
relación con el Formativo Tardío. El segundo período, caracterizado
por el Complejo Isnos, de ningún modo está emparentado con el
anterior, sino que representa una población muy diferente, quizás
invasora, que se estableció durante varios siglos al comienzo de
nuestra era, en toda la región; hay indicios que sugieren que mu­
chas obras de ingeniería —allanamientos, terraplenes, rampas—,
fueron construidas durante este período. La cerámica del Complejo
Isnos muestra algunos parentescos con el sur de la Costa Pacífica.
A partir de 330 A. D., sigue un largo período de más de mil años,
durante el cual no se conocen detalles estratigráficos. Sólo en 1410
A. D. encontramos otra vez un conjunto estratificado y bien defi­
nido, que se. denomina Sombrerillos, pero de nuevo corresponde a
una población distinta de las anteriores. La última fecha de radio-
carbono, asociada con estos ocupantes, es de 1630 A. D., y demues­
tra que la región de San Agustín estaba aún habitada por indígenas
cuando la mayor parte del territorio del país ya había sido descu­
bierta por los españoles. Por cierto, estos indios ya no presentaba!
las características de un cacicazgo, sino que vivían sobre un nivé
tribal selvático.
Es posible que el Complejo Isnos represente las primeras ma­
nifestaciones de una integración social de tipo cacicazgo. La den­
sidad de los vestigios, el sedentarismo, los indicios de agricultura,
de extensas obras de ingeniería y de una pauta bien definida de
asentamiento, sugieren esta forma de organización, lo mismo que
el notable avance de la tecnología cerámica. Por todo lo que se
pueda apreciar, las culturas anteriores a Isnos parecen ser mée
bien sociedades tribales. Por cierto, no se puede hablar de conti­
nuidad entre los Complejos Horqueta e Isnos. “
■ MANUAL DE HISTORIA I 79

’^biün somero examen de los restos cerámicos y líticos que se en­


cuentran por millares en la superficie de los terrenos de San Agustín,
demuestra que se trata de una gran cantidad de complejos arqueo­
lógicos que aún no han sido aislados como tales y que representan
largas secuencias y muy diversas tradiciones tecnológicas y estilís­
ticas. Repetimos que de éstos y de muchos otros vestigios, tales
como los diversos rasgos arquitectónicos y de ingeniería, se puede
deducir que la región de San Agustín no parece haber sido una
zona cultural donde se efectuó una lenta y continua evolución in­
terna, sino que fue más bien una zona de invasión y de una repetida
superposición de diversas culturas que, atraídas por las ventajas
ambientales de la región, se iban desplazando a través de los siglos.
Es quizá posible que ciertos rasgos culturales como, por ejemplo,
algunos conceptos religiosos, la talla de estatuas líticas y, desde
luego, las técnicas básicas de subsistencia, hayan tenido cierta
continuidad más allá de los movimientos migratorios de menor
escala; pero la impresión general es la de una zona arqueológica,
en la cual las tradiciones más diversas han confluido para crear
no una cultura coherente, sino una combinación muy heterogénea.
Otra zona de destacado interés arqueológico es la región de
Tlerradentro, al norte de San Agustín., En Tierradentro se han
hallado estatuas, rocas labradas y, ante todo, grandes cámaras o
más bien templos funerarios subterráneos, ubicados en las partes
más altas de las lomas y accesibles sólo por escaleras de caracol.
La planta de estos templos tallados en la roca es circular u ova­
lada, con una serie de nichos separados por altos bloques que
imitan columnas. Varios gruesos pilares sostienen el techo que ge­
neralmente, tiene forma de bóveda. Las paredes del interior están
cubiertas de pinturas en blanco, negro, rojo y amarillo, con motivos
geométricos de rombos y círculos, a veces también con grandes
caras humanas muy estilizadas o con representaciones de reptiles.
Estas cámaras contienen urnas de cerámica con huesos calcinados,
así como restos dispersos de vasijas y objetos líticos.
Las grandes estatuas que se encuentran en algunas partes de
Tlerradentro son algo menos estilizadas que las de San Agustín, y
por lo general carecen de los rasgos monstruosos que caracterizan
80 COLOMBIA INDÍGENA

a estas últimas. Las formas cerámicas más típicas de Tierradentro


son vasijas burdas de color oscuro, decoradas con franjas modela­
das y con caras de forma triangular. Es posible que algunas fases
de Tierradentro estén relacionadas con la secuencia de San Agus­
tín, pero aún no se ha elaborado una correlación válida. De todas
maneras, los diferentes modos de entierro, la gran elaboración de
las cámaras pintadas, las estatuas, y la existencia de obras públicas
de ingeniería, hacen suponer que se trata de una zona de cacicazgos
cuya base económica fue el cultivo intensivo del maíz y la explo­
tación de varios sistemas ecológicos dispuestos a lo largo de una
escala vertical.
En las fértiles vertientes de la Cordillera Central, en los actua­
les departamentos del Cauca, Valle, Caldas, Quindío, Risaralda y
Antioquia, se encuentran innumerables vestigios arqueológicos que
atestiguan la antigua presencia de sociedades del tipo de los caci­
cazgos. Montículos y terraplenes, entierros suntuosos de jefes y
sacerdotes, verdaderos tesoros de orfebrería y de piedras finas, nos
indican que en estas regiopes__privilegiadas para la agricultura,
se desarrollaron pequeños, señoríos con una estructura social jerár­
quica, una clase sacerdotal influyente y un alto desarrollo tecno­
lógico y estético. Los cronistas españoles del siglo xvi describen con
algún detalle la adaptación ecológica de estos grupos a las vertien­
tes, la variedad de los cultivos, la forma de las aldeas y los templos,
y la jerarquía de señores, nobles, plebeyos y esclavos. Estos caci­
cazgos vivían en un estado crónico de guerras, acompañadas de
sacrificios humanos, canibalismo ritual, la toma de cabezas de tro»;
feo, y muchas de estas costumbres encuentran su confirmación
en las excavaciones arqueológicas o en los elementos iconográficos
de su arte.
. ' . Mí

La mayoría de los cacicazgos colombianos se destaca por el gran


desarrollo de la orfebrería. No sabemos dónde ni cuándo se originó
este arte y, posiblemente, se trata de una introducción desde los
Andes Centrales; pero es seguro que Colombia fue el centro de
grandes avances tecnológicos y estéticos en la metalurgia ameri­
cana. Fue ante todo en los cacicazgos interandinos donde se refi­
naron las técnicas de fundición, aleación, cera perdida, falsa fili;
MANUAL DE HISTORIA I 81

grana y tantas otras, y los objetos manufacturados de oro abarcan


una asombrosa gama de adornos personales y objetos rituales que
atestiguan la actividad de artesanos especializados. El uso de estos
objetos suntuarios como ajuar funerario, constituye desde luego un
mecanismo económico, de eliminar periódicamente de la circulación
cierta cantidad de capital acumulado en forma de joyas.
Los Quimbaya, un grupo histórico que en el siglo xvi formaba
un pequeño cacicazgo en las faldas occidentales de la Cordillera
Central, han dado su nombre a un inmenso complejo de artefactos
arqueológicos hallados en tumbas de diferentes tipos, principal­
mente objetos cerámicos y orfebrería que, por cierto, está consti­
tuido por varias diferentes tradiciones culturales. Las vasijas cu­
biertas de pintura roja brillante, a veces pintadas en una técnica
llamada “negativa”; los recipientes de doble vertedera y asa en forma
de estribo; las figuras antropomorfas y zoomorfas; la multitud de
volantes de huso, rodillos, pintaderas y cuentas de collar que, en
los museos y las publicaciones de divulgación se designan como
“Quimbaya” por lo general no tienen nada que ver con aquellos
indios de la época de la Conquista, sino que representan zonas
arqueológicas y períodos cronológicos muy diversos. Al lado de los
Quimbaya, los principales cacicazgos del occidente colombiano en el
siglo xvi eran los Anserma, los Caramanta y los Nutibara, con mu­
chos otros más de menor importancia.
Las investigaciones sistemáticas sobre los cacicazgos interan­
dinos son aún demasiado esporádicas para poderse discernir las
características de períodos o fases en el desarrollo de las sociedades
indígenas respectivas. Se han estudiado algunos detalles tecnoló­
gicos o estilísticos de esa u otra categoría de artefactos (orfebrería,
cerámica), pero carecemos totalmente de contextos que den vida y
significado social a estos objetos. Así, cerca de Buga, en el valle
del Cauca, se pudo establecer una corta secuencia cerámica, con
fechas de radiocarbono que van desde 1.200 a 1.600 A. D. La cerá­
mica excavada en La Tebaida, cerca de Armenia, fue fechada entre
1.000 y 1.400 A. D., y algunos autores han tratado de trazar las
correlaciones de ciertos tipos cerámicos; pero, obviamente, se trata
aquí de investigaciones muy locales, con resultados demasiado limi-
82 COLOMBIA INDÍGENA

tados. Sólo podemos anotar aquí que la cerámica del Complejo'


Isnos, de San Agustín, fechada entre 40 y 300. A. D., parece
ser ancestral de varios complejos cerámicos de la Cordillera Cen-j
tral. También se ha sugerido que la particular forma de las tumbas
de pozo, con cámara lateral, que son frecuentes en las faldas de la
cordillera, se pudo haber difundido desde Colombia hasta la costa
occidental de México. §
Otra zona cuyas características arqueológicas parecen indicar
el nivel cultural de los cacicazgos, es la región del alto río Calima,
en la Cordillera Occidental. Nuevamente se debe advertir que no
se trata de una sola cultura que se pueda designar con el nombre
“Calima”, sino de una secuencia de manifestaciones culturales que
se extienden a través del tiempo y que abarcan diferentes períodos
y conjuntos estilísticos. Sobresalen ciertas cerámicas, tales como las
vasijas de doble vertedera, vasijas en forma de una persona acu­
rrucada que lleva un recipiente en la espalda, y otras más. La zona
del Calima se destaca además por su orfebrería elaborada; se han
encontrado grandes máscaras de oro, diademas, pectorales, ore­
jeras, collares, narigueras y aun instrumentos musicales y cucharas
del mismo metal. A veces estas piezas hacen pensar en ciertas estar
tuas de San Agustín, pues se observan en ellas rasgos felinos, cabe-j
zas con jetas monstruosas de las cuales sobresalen grandes colmillos,
así como representaciones de “dobles”, pero no se han trazado aún
las posibles relaciones entre estas dos zonas arqueológicas. En la
región Calima abundan pequeñas zonas aplanadas de vivienda/
terraza^, y campos de cultivo antiguos, algunos de los cuales mués-;
tran vestigios de canales formando cuadrículas. /
Eá de interés destacar aquí que los cacicazgos no se desarrolla­
ron sólo en los valles y vertientes de las cordilleras, sino que se
hallan abundantes indicios de su existencia también en algunas
regiones de las tierras llanas tropicales como las hoyas de los ríos
Sinú y San Jorge y ciertas zonas del bajo Magdalena, como, por
ejemplo, Tamalameque, Mompós y Zambrano. En todas estas zonas
que, por cierto, son tierras muy fértiles, se han encontrado grandes
montículos, tumbas elaboradas, restos extensos de obras públicas y
objetos suntuarios dé orfebrería y otros materiales valiosos, o sean
MANUAL DE HISTORIA I 83

piedras finas, adornos hechos de conchas marinas o de cobre pre­


ciosamente elaborado. Parece que cacicazgos incipientes se organi­
zaron también en algunas zonas selváticas, tales como algunas
bahías en el norte de la Costa Pacífica, y en algunos de estos sitios
se observa una fuerte influencia de los cacicazgos panameños con­
temporáneos. e
Lo que es verdaderamente sorprendente en el caso de estos
cacicazgos que se desarrollaron en las regiones costaneras, es la
ausencia de vestigios de militarismo. Los cacicazgos de la Llanura
del Caribe parecen haberse formado en condiciones que no llevaron
a la institución de un complejo bélico que se manifieste en rasgos
tales como la representación de guerreros en el arte, la construcción
de fortificaciones, una iconografía con cabezas-trofeos o armas cere­
moniales. Más bien parece que su orientación haya sido manifiesta­
mente teocrática. El gran túmulo cerca de la Laguna de Betancí,
sobre el río Sinú; las tumbas de cámara de los llanos de Tamala-
meque, con sus grandes urnas antropomorfas; los túmulos fune­
rarios de la región de Ayapel y otros más, no atestiguan la presen­
cia de sociedades belicosas. Los cronistas del siglo xvi hablan de
grandes templos, de montículos, estatuas y otros rasgos de una reli­
gión muy compleja, pero no mencionan las cruentas guerras que
—dicen ellos— eran la regla entre los cacicazgos de la Cordillera
Central. Esta aparente diferencia entre cacicazgos militaristas y
teocráticos —si es válida esta hipótesis—, sería, otro aspecto teórico
importante en las futuras investigaciones arqueológicas.
Entre el bajo río Magdalena y la hoya del río San Jorge se
halla una extensa zona, semiacuática durante parte del año, cu­
bierta de un sistema de pequeñas lomas alargadas paralelas, cons­
truidas artificialmente. Probablemente se trata de campos de cul­
tivo y de un sistema de drenaje, aunque no se puede descartar la
posibilidad de que sean nansas o estanques para la cría de ciertas
especies de peces. Tales construcciones, restos de las cuales se obser­
van también en el medio Cauca, no están correlacionadas necesa­
riamente con centros urbanos y pueden haberse hecho en una
época muy anterior al advenimiento de los cacicazgos. Algunas ex­
cavaciones efectuadas en la zona del río San Jorge indican que
84 COLOMBIA INDÍGENA

este sistema de zanjas y lomas ya estaba abandonado en una época


que corresponde a los cacicazgos protohistóricos e históricos de la
región. Nuevamente se trata de un problema muy importante de
adaptación ecológica en épocas prehistóricas, que bien merece una
investigación detallada.
Se debe añadir otra hipótesis interesante: los sistemas religio­
sos de los cacicazgos parecen haberse basado ante todo en conceptos
en que el sol y la luna desempeñaban un papel central, y es de
pensar, por consiguiente, que esta religión dependía en buena parte
de la elaboración de un calendario muy preciso. Ya que los solsticios
y equinoccios señalan claramente los comienzos y fines de las estar
ciones de lluvias o de verano/su observación se hace esencial para
el agricultor. La fijación de juntos de referencia sobre el horizonte
por medio de alineaciones dé piedras, llevaría entonces a la selec­
ción de determinados lugares de observación solar, así como a la
delimitación de espacios sagrados cuyo modelo es, desde un punto
de vista geocéntrico, el recorrido del sol entre los solsticios de verano
y de invierno. La exacta ubicación de monumentos arqueológicos
tales como templos, adoratorios, estatuas, grupos de columnas, cá­
maras subterráneas, petroglifos y otros rasgos, se relaciona muy
probablemente con estas observaciones astronómicas, y la impor­
tancia que una cultura indígena pueda atribuir a ellos, se relaciona
desde luego con el creciente desarrollo de la agricultura del maíz y
de otros cultivos que dependen en alto grado de fenómenos meteo­
rológicos cíclicos. Fue en el contexto cultural de los cacicazgos
donde la astronomía y el calendario se desarrollaron muy notable­
mente y en donde los chamanes y sacerdotes adquirieron posiciones
de gran influencia, no sólo en un terreno religioso, sino por el ma­
nejo inteligente de diversos aspectos ecológicos. La ritualización del
ciclo de tala, quema, siembra y cosecha, o de cualquier otra modi­
ficación de la flora o fauna, es a veces un mecanismo de equilibrio
ecológico.
Ir

Al tiempo que se desarrollaron los cacicazgos en las regiones


interandinas y costaneras, un crecido número de sociedades triba­
les ocupaba muchas zonas interfluviales, ribereñas o litorales, gene-
* raímenté en el trópico húmedo. Alrededor del Golfo de Urabá, en
MANUAL DE HISTORIA I . 85

las estribaciones de las cordilleras, en las hoyas de muchos ríos


menores y en ambas costas, se han encontrado restos de poblacio­
nes, junto con basureros, entierros y otros vestigios que indican
la presencia de grupos dedicados a una economía mixta en la cual
se combinaba la horticultura con la caza, la pesca y la recolección de
recursos silvestres. Algunos de estos grupos tribales del primer mi­
lenio A D. crearon complejos cerámicos muy avanzados en su tec­
nología y concepción estética, como, por ejemplo, los habitantes de
las orillas de los ríos Ranchería y Cesar, los pobladores de las ribe­
ras del bajo río Magdalena en las regiones de El Banco, Plato y
Zambrano, o los grupos ribereños del medio y alto Magdalena, por
ejemplo de Barrancabermeja, Honda, Girardot, Espinal y El Guamo.
Muchos de estos grupos practicaban el entierro secundario en gran­
des urnas funerarias, a veces antropomorfas, y los complejos cerá­
micos que acompañan estos entierros son a veces muy elaborados
en lo que se refiere a sus formas plásticas. Es de suponer que estos
grupos, esencialmente selváticos, formaban parte de aquel gran
estrato de horticultores mixtos del cual surgieron, en algunas regio­
nes, los cacicazgos. Algunas de estas sociedades tribales perduraron
hasta la conquista española, por ejemplo los Pantagora, Pijao, Pan-
che, Carare, y muchos pobladores de la Llanura del Caribe, de los
llanos del Orinoco o de las selvas amazónicas, y es en estas regiones
marginales, al este de la Cordillera Oriental, donde algunas tribus
han sobrevivido hasta la época actual.
Ciertas de estas manifestaciones prehistóricas de los grupos
tribales vecinos a los cacicazgos, deben describirse aquí somera­
mente.
En las bahías y las islas costaneras entre la desembocadura del
río Magdalena y el Golfo de Urabá, agrupaciones de agricultores y
pescadores habían establecido gran número de pequeñas aldeas
y campamentos, muchos de ellos sobre dunas y lomas arenosas del
litoral La cultura material que se encuentra asociada a estos sitios
está ejemplificada por el sitio arqueológico de Crespo, cerca de
Cartagena. Allí, extensas acumulaciones de basura y agrupaciones
de sencillas urnas funerarias atestiguan el carácter sedentario de
los habitantes. Los complejos cerámicos incluyen budares, vasijas
86 COLOMBIA INDIGENA

pandas para triturar condimentos, copas y platos con bases anu­


lares, así como recipientes para líquidos, que consisten en ollas
globulares con un cuello restringido. La decoración de estas formas
cerámicas está constituida por motivos simples, incisos o puntea­
dos; algunas vasijas están decoradas con caras humanas modeladas
y se han encontrado pequeñas figurinas antropomorfas, quizá de
uso ritual. Son características de estos sitios las hachas y azadas
manufacturadas de piedra pulida o de grandes conchas, instru­
mentos que probablemente se usaban tanto en la agricultura como
en la manufactura de canoas y para extraer el almidón de los
troncos de las palmas. También se encuentran grandes piedras de
moler. Conjuntos similares se han hallado también sobre las coli­
nas bajas que se extienden a lo largo de la costa y sobre los cursos
inferiores de algunos de los ríos. Existen relaciones tipológicas con
los complejos culturales del Bajo Magdalena y, eventualmente,
con culturas de la costa venezolana y de Panamá. El sitio de Crespo
ha sido fechado en la última parte del siglo xm A. D., y la distri­
bución de los asentamientos de estos agricultores-pescadores repre­
senta una adaptación tardía al ambiente litoral; corresponde pues
a Jas poblaciones que encontraron en esta zona, los españoles, uno;
dos siglos más tarde. ¡ .
En la Costa Pacífica los desarrollos culturales tomaron ur
rumbo algo distinto. Coa excepción del extremo sur del litoral,
donde el clima y los suelos son algo más favorables, el nivel cul­
tural prehistórico de aquella época no avanzó más allá del de peque­
ñas comunidades selváticas que, con frecuencia, cambiaban de lugar.
En lá selva pluvial de las riberas del río San Juan, en el Chocó,
encontramos vestigios de una ocupación prehistórica relativamente
densa, que data de los comienzos del siglo xx A. D. y que consiste
en pequeñas aldeas construidas sobre pilotes, escalonadas a lo largo
del río y de algunos de sus afluentes. Para dar un ejemplo: el
Complejo de Murillo se caracteriza por una cerámica de color par­
dusco, fragmentos de la cual se encuentran asociados con artefac­
tos Uticos. Algunas de estas vasijas están decoradas con líneas
rectas profundamente incisas que forman meandros, rectángulos
concéntricos o grupos de líneas paralelas. El material lítico consiste
de hacha en forma- de T, con proyecciones laterales que sirvieron
MANUAL DE HISTORIA I 87

para amarrar la hoja a un mango, así como de una variedad de


raspadores y golpeadores. No se hallaron metates ni manos de mo­
ler, y parece que la economía se basaba en el cultivo de raíces, la
recolección de frutas de palma, así como de caza y pesca. Las fechas
de radiocarbono muestran que este complejo cultural data de
aproximadamente 800 a 900 A. D., fecha en que hace su aparición
una nueva tradición cultural, denominada Mingúimalo. Las gentes
de Mingúimalo eran agricultores de maíz que usaban grandes me­
tates y su cultura se extendió rápidamente sobre toda la hoya del
río San Juan. La cerámica es ordinaria, con formas, simples globu­
lares, pero las técnicas decorativas son muy características. Una
técnica consiste en hileras de protuberancias o, más bien, burbujas
producidas por la inserción de un palillo en la superficie interna de
la vasija hasta que levanta una “burbuja” en el exterior. Luego se
retira el palillo y el pequeño orificio se tapa con un poco de greda,
.de'manera que la protuberancia que aparece en el exterior de la
vasija, queda hueca. Otra técnica decorativa son impresiones hechas
con. la uña del dedo, formando hileras de pequeñas incisiones cur­
vas. A diferencia de Murillo, las hachas asociadas a esta cerámica
son de forma trapezoidal y carecen de las proyecciones laterales tan
características para el Complejo Murillo. Nada se sabe del origen de
.estos dos complejos, ninguno de los cuales parece tener anteceden­
tes en el área del Chocó. Sólo podemos observar que la técnica de
decoración por impresiones con la uña, se encuentra en algunos
complejos cerámicos del Alto Amazonas, lo mismo que las hachas
con proyecciones en forma de T.
En la Bahía de Cupica, en el sector norte de la Costa Pacífica,
se encontró un gran túmulo funerario que contenía varias docenas
de entierros secundarios acompañados por cerámicas, algunos vo­
lantes de huso, un pequeño objeto de oro, y algunos artefactos líri­
cos. Los entierros habían sido efectuados en épocas diferentes y se
pueden reconocer cuatro fases principales: tres de entierros super­
puestos y una durante la cual el montículo se cubrió con un relleno
de tierra. Las asociaciones de la secuencia de Cupica parecen ser
muy variadas. La cerámica más antigua muestra ciertas semejan­
zas con Momil y con Ciénaga de Oro, este último un sitio estrecha­
88 COLOMBIA INDIGENA

mente relacionado con Momil. Las fases siguientes tienen relaciones


con sitios del alto río Sinú, tales como Betancí y. Tierra Alta, de
manera que los comienzos de Cupica parecen relacionarse con la
hoya del río Sinú. Las fases posteriores, sin embargo, están estre­
chamente emparentadas con cerámicas panameñas de la zona del
Lago Madden y también de la Provincia de Cocié. Una fecha de
radiocarbono de 1.227 A D., para los entierros más recientes de Cu-
pica, corresponde al período de Cocié Tardío, en Panamá.
En otras partes de la Costa Pacífica, en las bahías, esteros y
manglares en el sur de Buenaventura, hay muchos pequeños sitios
de habitaciones que contienen cerámicas de posición cronológica
tardía, algunas de las cuales se relacionan con los complejos del
río San Juan, mientras que otras se asemejan a ciertos estilos en­
contrados en la región de. Tumaco. Al proceder hacia el sur, aproxi­
madamente del río Guapi en adelante, la influencia de las culturaf
de Tumaco aumenta y encontramos muchos sitios que se conectan
con las diversas fases cronológicas de la secuencia del río Mataje.
Algunos de estos sitios son aún más tardíos; las grandes acumula­
ciones de desperdicios culturales situados cerca de Imbilí, sobre el
río Mira, datan, aproximadamente, de 1.000 A. D.
Al ascender los ríos hacia el filo de la Cordillera Occidental,
encontramos relaciones con los complejos cerámicos pintados, del
valle del Cauca. En las cabeceras del río Patía ha sido excavado
gran número de profundos entierros de cámara lateral, que con-,
tienen a veces varias sepulturas. Un rasgo curioso de estos entierros
consiste en que la cámara se tapó con una gran tinaja globular
cuyo orificio se orienta hacia el cadáver, mientras que su base está
orientada hacia el cañón del entierro. El ajuar funerario consiste
de vasijas decoradas con muy elaborados motivos pintados en rojo
y negro, junto con pequeños objetos de oro o tumbaga, y algunos
volantes de huso.
Entierros de pozo o cañón vertical con cámara lateral son fre­
cuentes en la parte sureña de las cordilleras, en dirección hacia él
Ecuador, y continúan desde allí hacia el norte. En la región de Cali
se han identificado varios complejos cerámicos, entre ellos los de
Flchindé, Río Bolo y Quebrada Seca, nombres de los pequeños ríos
MANUAL DE HISTORIA I 89

sobré cuyas riberas se encontraron planos de viviendas y entierros.


Las tumbas consisten en profundos pozos con cámara lateral, de
plano circular, semicircular o elíptico y, en su mayoría, éstas se
localizaron en las partes más altas de las colinas vecinas. En Pi-
chindé los pozos verticales se hallaron llenos de pesadas piedras y
las cerámicas asociadas con el entierro son apenas algunas ollas
toscas, mientras que las cerámicas del complejo de río Bolo llevan
a veces una fina capa de pintura roja. También se encontraron en
Río Bolo algunas copas o vasijas de base alta. El complejo más
elaborado es el de Quebrada Seca; uno de los entierros de cañón
contenía cinco esqueletos acompañados por 260 vasijas, y varios
otros entierros también contenían gran cantidad de cerámica, la
mayoría cubierta de color rojo. Los complejos de la región de Cali
no parecen relacionarse con Tierradentro, Calima o las cerámicas
denominadas “Quimbaya”; probablemente son relativamente recien­
tes y anteceden la Conquista sólo por unos pocos siglos.
Podemos resumir aquí algunas observaciones acerca de las
costumbres funerarias. Hacia el final del primer milenio A. D. pa­
rece que se operó un profundo cambio en las prácticas religiosas
en gran parte del territorio colombiano, por lo menos en lo que se
refiere a los ritos de entierro. Mencionamos ya la pauta de enterra­
miento en urnas, a veces acompañadas por la incineración, y otras
veces en que sólo consiste en el re-entierro de huesos desarticulados.
En ocasiones, estas urnas, en grupos de algunas docenas y aun
centenares, forman grandes cementerios cerca de las antiguas al­
deas; en otras ocasiones se encuentran en pequeños grupos, de tres
o cuatro, sea en cavernas o enterradas cerca de las casas. Ocasional­
mente también se han hallado grupos de urnas en tumbas de pozo
con cámara lateral. Hay muchas formas diferentes de urnas fune­
rarias; la forma más común consiste en una gran tinaja ovoidal
provista de una apertura suficientemente grande para introducir
en Olla el cráneo; pero también hay urnas globulares, grandes reci­
pientes cilindricos o urnas muy elaboradas, de silueta compuesta y
adornadas con elementos plásticos, pinturas o motivos incisos. A
veces se representa la cara, o la figura entera del muerto, sobre el
cuerpo o la tapa de la urna. En el alto y medio Magdalena las urnas
comunes ovoidales con frecuencia llevan una cara delineada con
90 COLOMBIA INDÍGENA .

franjas aplicadas de arcilla, mientras que en las estribaciones de la


Sierra Nevada (La Mesa), se representa la cara o la cabeza entera
en la tapa semiesférica. Del medio Magdalena proceden grandes
urnas cubiertas con motivos incisos sobre cuyas tapas se modeló un
pequeño personaje sentado en un banquito. Muchas de estas urnas
se usaban en el contexto de los cacicazgos. Por ejemplo en la ha­
cienda “La Marquesa”, cerca de Popayán, se descubrió una tumba
de pozo, que contenía una colección extraordinaria de objetos aso­
ciados. Varias grandes figuras antropomorfas de barro muestran
guerreros que llevan escudos redondos y cascos crestados. Están
sentados en bancos bajos, de cuatro patas. Sobre la espalda de laí
figuras aparece un animal monstruoso que parece trepar hacia ls
cabeza, motivo similar al que'se puede observar en algunas escul
turas de San Agustín. Junto con estos y otros objetos antropomor
fos de barro cocido, el entierro contenía un gran objeto de oro qu
representa un personaje altamente estilizado y adornado con una
corona muy elaborada. La parte baja de la figura consiste en una
placa semilunar y sobre los brazos de la figura trepan animales
crestados. En el medio Magdalena (Río de la Miel, Guarinó, Honda),
las urnas antropomorfas tienen tapas a veces con figuras de gue­
rreros con muchos ornamentos, sentados en banquitos y que re­
cuerdan las figuras de “La Marquesa”, asimismo, se representan fi­
guras, femeninas y aves. Este horizonte de urnas funerarias se ex­
tiende sobre un área muy amplia: desde la Guajira hasta tí Darién,
desde el alto Cauca hasta el Orinoco, a lo largo de ríos, sobre las
lomas y en lo más alto de las colinas, se hallan estas urnas, siempre
en el contexto de poblaciones de horticultores.

IV
Las federaciones de aldeas: los Tairona y los Muisca

Entre la gran variedad de cacicazgos y de pequeñas sociedades


agrícolas tribales que se extendían sobre las cordilleras y tierras
bajas, sobresalen dos grandes complejos culturales que han perdu-
■ MANUAL DE HISTORIA I gí

' rado hasta los períodos históricos: los Tairona de la Sierra Nevada
de Santa Marta, y los Muisca de las tierras altas de Cundinamarca
y Boyacá. En ambos casos se trata de grandes agrupaciones indí­
genas de habla chibcha, cuyo avance cultural fue notable y se
acerca a una etapa de desarrollo que señala el nivel de una inci­
piente organización estatal. Mientras que en los cacicazgos la cohe­
sión política se limitaba por lo general a una hoya'hidrográfica rela­
tivamente restringida, en donde una aldea principal coordinaba y
dominaba algunas poblaciones satélites, situadas en diferentes fa­
cetas ecológicas, entre los Tairona y Muisca se trataba más bien
de dos grandes federaciones de aldeas que estaban sometidas bajo la
autoridad de jefes, los cuales combinaban en su persona funciones
políticas, administrativas y aun religiosas. Culturalmente, estas dos
federaciones tenían muchos rasgos fundamentales en común, pero
se diferenciaban en detalles de énfasis y calidad y, desde luego, en
muchos aspectos, de su particular adaptación ecológica, ya que las
faldas de la Sierra Nevada de Santa Marta y los altiplanos de la
Cordillera Oriental ofrecen condiciones fisiográficas y bióticas muy
diferentes.
Sobre un nivel de una federación de aldeas, la estratificación
social evolucionó hacia un sistema de clases, exi que los factores
económicos adquirían más importancia que los factores de rango
individual, como había ocurrido en los cacicazgos. Los grandes jefes
pertenecían ahora a los mismos linajes dé la alta jerarquía sacer­
dotal o militar, lo que, en un caso dado, podía llevar a la constitu­
ción de un "gobierno” claramente definido, apartándose así de la
autoridad difusa de las cabecillas y jefes guerreros de los cacicaz­
gos. Además, se formaba ahora una clase importante de artesanos
y Comerciantes que,, por sus amplias relaciones intertribales, se
constituían en agentes muy activos del cambio cultural. La agri­
cultura se intensificó, en parte por obras públicas de control hi­
dráulico y de tierras, tales como terrazas de cultivo y sistemas de
riego, y en parte por especializarse en ciertas plantas cultivadas de
alto valor nutricional, tales como la papa, o razas de maíz de alto
rendimiento.
92 COLOMBIA INDÍGENA
• f
Para ambas federaciones —los Tairona y los Muisca— dispo­
nemos de datos históricos contenidos en las crónicas de los siglos
xvi y xvn que, en combinación con los resultados de las investiga­
ciones arqueológicas, nos ofrecen una visión somera de los respec­
tivos desarrollos culturales. Trataremos en primer lugar de la
Cultura Tairona.

A. PAUTAS ASENTAMIENTO

Los Tairona eran habitantes de las tierras bajas y ocupaban


las estribaciones de la Sierra Nevada, generalmente a menos de
1.000 metros de altura sobre el nivel del mar. En la época de la
Conquista, el territorio tairona se extendía principalmente sobre
la zona de Santa Marta y de allí sobre las faldas septentrionales
de la sierra, hasta aproximadamente el río Ancho, en el oriente.
■ Al sur de Santa Marta sé extendía el habitat sobre la vertiente occi­
dental. Las otras vertientes del macizo, es decir, toda la zona meri­
dional y oriental, hacia los altos cursos de los ríos Ariguaní, Cesar,
y Ranchería, estaban ciertamente bajo una fuerte influencia tai­
rona, pero los principales asentamientos se encontraban en las
zonas norte y noroeste,' en los valles de los ríos Palomino, Buritaca,
Don Diego, Guachaca y la zona del Cerro de San Lorenzo. La densa
población vivía en grandes aldeas, muchas de las cuales merecen
el calificativo de ciudades. Estos centros poblados consistían, según
el caso, de docenas o’ aun de centenares de casas redondas cons­
truidas de madera y paja sobre plataformas y cimientos de piedras.
En muchos casos estas aldeas y ciudades se construían en zonas
muy accidentadas, sea en las hoyas de quebradas o en filos o faldas ’
abruptas, situadas entre ríos profundamente encajonados. De esta,
manera, la distribución y disposición de las viviendas muestra grao
variación, adaptándose las diversas construcciones de la mejor ma­
nera a las vertientes, hondonadas, lomas y zanjones. Cada centro
poblado tenía por lo menos un templo, constituido por una cons­
trucción circular de grandes dimensiones, en cuya inmediata ve-,
cindad había espacios públicos y eventualmente otras edificaciones
de carácter ritual.
MANUAL DE HISTORIA I 93

s»,í^os diferentes tipos de casas de vivienda dejan reconocer una


Jien. acentuada estratificación social: las casas más sencillas con­
sisten apenas de un círculo de piedras, en el cual se marcaron las
• dos puertas opuestas con dos o más lajas planas; otras casas están
señaladas además por un círculo de piedras muy parejas, acompa­
ñadas por un círculo de lajas que rodean toda la, construcción. Un
tipo más elaborado aún consiste de cimientos formados por varios
círculos de lajas enterradas en forma vertical y otras horizontal­
mente colocadas, cada una de las cuales fue cuidadosamente talla­
da y. alisada. En algunos casos se pueden distinguir claramente
áreas residenciales de élite. Fuera de las viviendas propiamente
dichas, encontramos gran variedad de otras construcciones líticas,
por lo general hechas de piedras no modificadas y simplemente
puestas la una sobre la otra y luego acuñadas con piedras más
pequeñas, pero a veces también construidas con piedras talladas y
con lajas muy parejas, lisas y bien ajustadas. Las murallas de
contención de las numerosas terrazas de cultivo llegan a veces, en
zonas muy pendientes, a una altura de varios metros. Hay largos
caminos enlajados; escaleras, canales de desagüe y, a veces, un
trecho de una quebrada ha sido canalizado entre paredes de pesados
bloques. Puentes hechos de una o varias lajas puestas de orilla a
orilla, se encuentran en algunas partes. En la zona plana del río
Manzanares, alrededor de Santa Marta, había grandes obras de irri­
gación, tan bien construidas que causaron la admiración de los
españoles.
• La base principal de subsistencia eran los grandes cultivos de
maíz, pero fuera de éste se sembraba la yuca, la auyama, fríjoles
y un gran número de árboles frutales. Una fuente importante de
alimentos era el mar, y en algunas regiones se practicaba la api­
cultura en gran escala. Los Tairona practicaban el control verti­
cal de una escala de facetas ecológicas, y parece que tenían en cada
hoya hidrográfica varios centros de redistribución, en forma de
ciudades. Cada ciudad rodeada de sus cultivos, y aun cada grupo
de terrazas aisladas, formaba así un ecosistema artificial.
‘ Al comienzo del siglo xvi gran número de poblaciones de los
Tairona se habían aglutinado alrededor de dos centros urbanos
94 COLOMBIA INDÍGENA

importantes y de este modo comenzaban a formarse dos federacio­


nes, dos pequeños Estados incipientes y antagónicos. Un centro era
Bonda, situada en la parte plana, cerca de la actual Santa Marta;
y el otro era Pocigueica, situado en las faldas abruptas y dominando
las zonas de las cabeceras de los ríos Frío y Don Diego. Entre ambos
centros existían rivalidades y, en lo general, se observa que una
clase poderosa de sacerdotes se encontraba en pugna más o menos,
abierta contra los jefes civiles. Existía también una fuerte tendencia
militarista, pero parece que las lealtades estaban divididas, circuns­
tancias que eventualmente facilitaron grandemente la conquista
española. Como es obvio, los Tairona no habían logrado la plena,
consolidación de un gobierno centralizado y efectivo, y el poder,
ejecutivo se organizaba aun sobre una base de parentesco y de los
intereses de determinados linajes. Sin embargo, la conquista de
los Tairona fue un largo proceso que se extendió sobre casi todo el
siglo xvi, debido ante todo a la táctica de guerrillas de los indios,
en un terreno muy accidentado y topográficamente muy complejo.

B. CONTACTOS CULTURALES
A.

Las Investigaciones arqueológicas aún no permiten reconstruir,


los orígenes de la Cultura Tairona, y sólo se pueden hacer breves
sugerencias acerca de algunas fases de su desarrollo. La fase proto
histórica a histórica la conocemos a través de varios sitios de con»;
tacto, es decir, de aquellos .conjuntos de vestigios que contienen:
algunos elementos europeos, generalmente fragmentos de utensi­
lios de hierro. Estas asociaciones permiten establecer un amplio
complejo cultural que corresponde aproximadamente al siglo xvi.
Subyacentes a este complejo se pueden observar varios otros en
que faltan estos elementos de contacto y que tienen un carácter
prehistórico. No obstante la escasez de datos sobre estos complejos,
de las informaciones disponibles se desprenden ciertos aspectos de
interés. En primer lugar, es notoria una fuerte influencia centro­
americana —más específicamente costarricense— en la cerámica,
la orfebrería, el arte lapidarlo fino y en la arquitectura de uso do­
méstico. En segundo lugar, parece que las primeras grandes aldeaí
manual de historia i 95

qué emplearon extensas construcciones de cimientos Uticos, se edi­


ficaban con preferencia en posiciones de defensa y en los parajes
altos y accidentados, aunque parte de la población vivía en las
zonas bajas del litoral. En tercer lugar, hasta ahora la búsqueda
de fases más antiguas y verdaderamente ancestrales de la Cultura
Tairona ha sido en vano; el complejo arquitectónico, asociado con
ciertos elementos cerámicos y otros materiales, aparece más bien
súbitamente alrededor del siglo xi o xii de nuestra era, sin claros
precedentes locales, sobreponiéndose a culturas de tipo tribal,' de
agricultores y pescadores relacionados con los grupos selváticos y
ribereños del bajo río Magdalena y de las hoyas de los ríos Ran­
chería y Cesar. Esta discontinuidad hace pensar en la posibilidad
de que los Tairona sean de origen centroamericano y que hayan
llegado a las costas de Santa Marta por mar, puesto que faltan
todos los indicios de una migración por tierra. A este respecto es
de sumo interés tener en cuenta las tradiciones de los indios Kogi
de la Sierra Nevada de Santa Marta, tribu actual que se identifica
con los antiguos Tairona y que afirman que sus antepasados vinie­
ron por vía marítima “hace 52 generaciones”, huyendo de un país
amenazado por erupciones volcánicas. A eso se puede añadir el
hecho de que la actual cultura de los Kogi contiene muchos ele­
mentos ideológicos que hacen pensar en un origen mesoamericano,
de carácter esencialmente mayoide. Por cierto, esta teoría —y admi­
tidamente no puede ser más en el estado actual de los conocimien­
tos arqueológicos— no excluye de ningún modo la posibilidad de
que se hayan efectuado varias migraciones centroamericanas hacia
Colombia, muchas o todas de ellas siendo portadoras de elementos
mayoides tardíos. Es pues interesante observar este flujo y reflujo
a través del tiempo: parece que, hace unos 3.000 o 4.000 años, las
culturas indígenas de la Costa Atlántica de Colombia dieron un
gran impulso a lo que luego fue Mesoamérica, región en donde luego
surgieron las grandes civilizaciones de México y Guatemala. En
cambio, en fechas muy tardías, las influencias de aquellas grandes
naciones se hicieron sentir en tierras colombianas, pero aquí las
antiguas culturas, que habían sido impulsoras, no habían logrado
mientras tanto un nivel comparable.
96 COLOMBIA INDÍGENA

La cerámica tairona del período protohistórico es muy elabo­


rada; las vasijas culinarias y de almacenamiento son más bien
toscas, pero hay un gran número de cerámicas de servicio y de uso
ritual que atestiguan un desarrollo muy notable del arte alfarero.
Son característicos ciertos recipientes con superficies negras bri­
llantes, vasijas con cuatro soportes, copas, grandes platos y una
multitud de otras diversas formas. La decoración es generalmente
modelada e incisa, y casi nunca pintada. Con los recipientes cerá­
micos se combinan muchos elementos plásticos que representan
animales tales como felinos, marsupiales, murciélagos, aves y rep­
tiles. Las representaciones humanas en cerámica —por lo general
en forma de silbatos— muestran personajes ricamente ataviados,
que llevan máscaras, coronas e insignias de mando.
Los Tairona eran grandes especialistas en la manufactura de
cuentas de collar de muy diversas formas y hechos de minerales
de diferentes clases y colores. También se ha encontrado gran can­
tidad de otros objetos finamente tallados en piedra —a veces de
nefrita—, tales como máscaras, estatuicas, bastones, objetos en
forma de hacha enmangada o en forma .de campana, que consti­
tuyen un conjunto de objetos rituales, enterrados como ajuar fuñe-,
rario o en escondites, debajo de las lajas de casas o templos. Tam-;'
bién se conocen algunas estatuas grandes, ante todo cabezas
humanas o monstruosas, talladas en granito. La metalurgia tairona
se destaca por su riqueza de formas: existen figurinas fantásticas,
que llevan grandes atavíos de plumas y máscaras de felinos mons­
truosos; hay aves y reptiles, discos repujados, cascabeles, brazaletes,
narigueras y otros objetos, en su mayoría hechos de cobre dorado
o de tumbaga. í
Muchos elementos iconográficos observables en los vestigios
arqueológicos de la Cultura Tairona encuentran sus paralelas y su
explicación en los mitos y la religión de los actuales indios Kogt
Varios de sus objetos rituales, actualmente en uso, son de origen
tairona. Un breve resumen de los principales conceptos cosmoló­
gicos y religiosos Tairona-Kogi nos muestra un universo formado
por varios estratos horizontales superpuestos, con nuestro mundo,
es decir, la Sierra Nevada, en el centro. Este cosmos está orientado
MANUAL DE HISTORIA I 97

según los cuatro puntos marcados por las salidas y puestas del sol
en los solsticios, completándose el quincunce con un punto central,
fijado por la posición meridional del sol en los equinoccios. Estas
“esquinas” del mundo, así como el “centro”, están bajo el dominio
de cinco “Señores”, y además están asociadas con animales, plantas,
vientos, colores y una serie de conceptos abstractos. Este cosmos y
sus componentes fue creado por una divinidad femenina de carác­
ter reptil, cuyos hijos son héroes culturales y fundadores de linajes
sacerdotales y señoriales. El Sol y la Luna son divinidades que fue­
ron creadas por la Magna Mater para establecer y mantener un
orden cíclico en el mundo, según el cual la humanidad debe vivir.
La observación de este orden, es decir, el ciclo de los solsticios , y
equinoccios, junto con la formulación de un calendario agrícola
y ceremonial, quedaba a cargo de los sacerdotes, que construían
sus templos y centros ceremoniales en función de estos fenómenos
astronómicos y meteorológicos. El Sol y la Luna eran upa pareja
sobrenatural y tanto ellos como sus respectivos linajes sacerdotales
tenían asociaciones felinas, de manera que el jaguar y^'el puma
llegaron a simbolizar tanto la energía solar como la lluvia fertili-
zadora. Fue dentro de este contexto de ideas donde se desarrolló
la. Qultura Tairona y en donde viven en la actualidad sus descen­
dientes, los Kogi.
Vista en el amplio conjunto de los desarrollos prehistóricos co­
lombianos, la Cultura Tairona se destaca ante todo por haber logra­
do un incipiente nivel urbano, sostenido por grandes obras públicas,
como lo son las terrazas de cultivo, sistemas de irrigación y una
red de caminos enlosados. En ninguna otra parte del territorio
colombiano encontramos este grado de eficiencia económica y admi­
nistrativa, y sólo la tan débil cohesión política y la poca extensión
territorial de los Tairona, los colocan algo bajo el nivel cultural
de los Muisca.
.Volvamos entonces otra vez al interior del país, a los altiplanos
y valles de la Cordillera Oriental donde se desarrolló la Cultura
Muisca o Chibcha.
A la llegada de los españoles estos indios, en un número de
aproximadamente medio millón, ocupaban las tierras altas y las
98 COLOMBIA INDÍGENA
•1
faldas templadas, entre el macizo del Sumapaz, en el suroeste, y. el j
Nevado del Cocuy, en el noreste, extensión de unos 25.000 kilóme- ■
tros cuadrados. Las tierras más fértiles eran las de los antiguos .
lechos de los lagos pleistocenos, tales como la Sabana de Bogotá, ;
así como las regiones irrigadas por los cursos altos de los ríos
Bogotá, Suárez, Chicamocha y algunos de los afluentes del alto río;
Meta. La población estaba organizada en dos grandes federaciones
de aldeas, cada una bajo el mando de un jefe supremo: la zona
suroccidental formaba el dominio del Zipa, con su centro en la
región del actual Bogotá (Bacatá, Mequetá), mientras que la zona
nororiental constituía el dominio del Zaque, con su centro en la
región de Tunja (Huma). Pero mientras que los Tairona habían
desarrollado grandes aldeas y aun ciudades, fundadas sobre una
arquitectura lítica de carácter duradero, la población Muisca era;
aparentemente mucho más dispersa y ocupaba innumerables pe-;
quenas aldeas y caseríos, pero sin concentrarse en grandes centros
nucleados que puedan considerarse ciudades. La arquitectura lítica
de carácter doméstico falta casi por completo entre los Muisca, y
aunque los españoles encontraron algunas aldeas bien construidas
y fortificadas, los Muisca no dejaban de ser un pueblo eminente^
mente campesino, a diferencia de la orientación tan manifiestamen­
te urbana de los Tairona.

C. ESTADOS INCIPIENTES

Fuera de estos dos pequeños Estados o “reinos” incipientes jn


relativamente bien delimitados, existían en el siglo xvi algunos te­
rritorios marginales o casi independientes, cuya sumisión al Zipa'
o al Zaque no estaba del todo clara. El status de estos territorios en"
el momento de la Conquista debe evaluarse, en parte por lo menos,4
en términos de un proceso histórico. En primer lugar, los dos “Esta-'
dos” incipientes eran el resultado de una serie de campañas di
expansión territorial, y así, algunos de los jefes locales, como por
ejemplo el Tundama (Duitama) o el Señor de Sáchica, pareceit
representar remanentes de cacicazgos que aún no se habían consol
lidádo dentro de una estructura federal. En segundo lugar, las.

MANUAL DE HISTORIA I 99

fuentes históricas no distinguen claramente entre la autoridad civil


y la religiosa de los indios. Obviamente, los “señores” de los princi-
• pales centros ceremoniales no eran simples caciques tributarios, sino
sacerdotes de alto rango, que, por esta misma razón, no se sujetaban
al poder civil o militar del Zipa o del Zaque.
Al respecto, es de gran interés la geografía mítica de los Muis-
Ca.'El centro ceremonial del territorio del Zipa era Chía, población
sabanera donde se levantaba el Templo de la Luna; el centro cere­
monial del Zaque era Sogamoso, donde estaba el Templo del Sol.
Ahora bien: esta distribución plantea ciertos problemas de carácter
astronómico, cosmológico y socio-económico. Los quince o más
fértiles altiplanos de la Cordillera Oriental de Cundinamarca-Bo-
yacá, están localizados entre cadenas montañosas que los encierran
•, por casi todos los lados. El ciclo anual se divide en cuatro estaciones,
ya que, entre marzo y junio, las crestas de estas montañas reciben
los vientos húmedos procedentes del Pacífico, y entre septiembre y
diciembre los de la Cuenca Amazónica, intercalándose, entre estas
estaciones de lluvias, dos estaciones secas. Nuevamente, como en
'd casó de los cacicazgos, la astronomía, la meteorología y la for­
mulación de un calendario llegaron a ser fundamentales para la
agricultura, y esta preocupación se expresa claramente en la natu-
’ raleza de los dos centros ceremoniales. Parece que la función
principal de los sacerdotes de los Muisca haya sido la observación
astronómica, y varios monumentos arqueológicos, generalmente en
forma de toscas columnas de piedra, se relacionan con estos fines.
Los llamados “Cojines del Diablo”, dos grandes discos tallados en la
roca, en un alto dentro del perímetro urbano de Tunja, son proba­
blemente un punto de observación solar. En el sitio de Saquenzipa,
pequeño pero muy importante centro ceremonial de los Muisca,
cerca de Villa de Leyva, se ven unas 25 grandes columnas cilindricas
alineadas en dirección este-oeste y, visto desde este lugar, el día
del solsticio de verano se ve salir el sol exactamente sobre la Lagu­
na de Iguaque, de donde, según el mito, emergió la diosa Bachué,
la madre primigenia de los Muisca. Alineaciones de piedra, grupos
de columnas y otros restos de construcciones líticas que no parecen
haber sido de uso doméstico sino ritual, se encuentran en varias
100 COLOMBIA INDÍGENA

zonas del territorio muisca. En efecto, la orientación suroeste-nor­


este del territorio ocupado por los Muisca, parece haber formado la
base de su cosmogonía y cosmología. Tal como los Kogi y muchos .
otros indios de los Andes, los Muisca consideraban a las lagunas
como lugares especialmente sagrados. Las lagunas de Guatavita,
Siecha, Tota, Fúquene y, desde luego, Iguaque, figuraban promi­
nentemente en sus mitos, y en los alrededores de todas ellas se han
encontrado ofrendas de oro, cerámica y aun figuras de madera.
La planificación de la agricultura.a base de un calendario san­
cionado por la religión, dio excelentes resultados en las tierras tan
fértiles y climatológicamente privilegiadas como lo son las de loe
altiplanos andinos. El principal producto de la agricultura muisca'
era la papa, tubérculo que madura en cuatro o cinco meses. El maíz,
cuyo cultivo requiere el doble del tiempo, seguía en importancia,
junto con varios cultivos característicos de los Andes, como lo son,
los cubios, ibias, chuguas, así como la arracacha, la batata y la’
yuca, en zonas más templadas. Estas regiones, de un clima algo más
templado, eran de gran importancia para los Muisca y —puesta
que en ellas se trataba de zonas fronterizas, expuestas a los ataques
de tribus bélicas de un nivel cultural más bajo— los Muisca vivían
en un estado permanente de guerra defensiva. 3
y

En algunas regiones del territorio muisca se pueden observar


antiguos sistemas de cultivos tales como terrazas, hileras de mon­
tículos, eras o zanjas de desagüe, pero como obras de ingeniería, no
llegan a la perfección de las construcciones de los Tairona. Esta
falta de interés en la conservación de tierras o en la intensificación
de su uso, podría indicar la general abundancia de tierras fértiles,
ocupadas por una población bastante dispersa. Es claro que el país.
de los Muisca tenía un “interior”, una región nuclear, y este hecho ¡
fue fundamental para el camino hacia la integración estatal. Estaj
región central, o sean los altiplanos de Bogotá-Tunja-Sogamosc£:
ofrecía una amplia base de recursos permanentes y de fácil apro­
vechamiento, ventaja de que carecían los Tairona y, en lo generaf
los cacicazgos de las vertientes. Fue alrededor de este concepto de
un “centro’ como la Cultura Muisca encontró su cohesión y su es­
tabilidad^- • .
MANUAL DE HISTORIA I 101

En la alimentación de los Muisca se combinaban los cultivos


locales con los obtenidos por el comercio con grupos vecinos de
tierra templada. Además, los Muisca tenían crías de curies y de
patos moscovitas, y los bosques de roble abundaban en venados.
El activo comercio que practicaban los Muisca, tanto en mercados
locales como con grupos indígenas de las regiones fronterizas, se
basaba en productos tales como sal, alfarería, esmeraldas, mantas
de algodón y otros productos locales, en cambio de los cuales se
adquirían oro, conchas marinas, cuentas de collar, plumas de aves
tropicales. Los Muisca eran ávidos consumidores de narcóticos y
alucinógenos vegetales como lo son la coca, el tabaco, el “borrache­
ro’’ (Datura), así como de'un rapé hecho de una semilla pulverizada
llamada yopo (Anadenanthera peregrina) y, fuera de su grande
importancia religiosa, estas drogas también eran objetos de inter­
cambio comercial.
En el momento de la Conquista no se había logrado aún la
estabilidad política que hubiera hecho de este territorio ’tin verda­
dero Estado. El Zipa y el Zaque eran nominalmente los jefes supre­
mos de sus dominios respectivos, pero las rivalidades e^tre jefes
locales llevaban en ocasiones a alianzas o a incursiones violentas en
que un cabecilla trataba de arrebatarle al otro sus súbditos tribu­
tarios. El sistema de tributos se hallaba establecido en todo el terri­
torio y suscitaba tensiones internas y luchas entre grupos vecinos.
La población estaba comenzando a estratificarse en varias
clases sociales. Los dirigentes, que • heredaban rango y oficio por
descendencia matrilinear, vivían en casas grandes y bien construi­
das. Los nobles ocupaban posiciones privilegiadas y los guerreros
formaban un estamento aparte, dedicado a la defensa de las fron­
teras. Los sacerdotes, llamados jeques, se formaban durante largos
años de reclusión en un templo, donde los aprendices debían ayunar
•y llevar una vida dedicada sólo al estudio de la religión y de sus
prácticas esotéricas. Los templos, construcciones circulares de te­
cho cónico cubierto de paja, estaban dedicados a los astros, pero
además había otros lugares de culto, tales como cavernas o ciertas
cumbres de los cerros. Igual que muchos otros indios andinos, los
Muisca consideraban a las lagunas como lugares especialmente sa­
102 COLOMBIA INDIGENA

grados; en los alrededores de todas ellas se han encontrado ofrendas


de oro, cerámica y aun estatuillas de madera. En los templos y de­
más lugares de culto, se guardaban figuras de oro, piedra, madera,
algodón y de ellas se hacían ofrendas de oro, cobre, esmeraldas e in­
cienso. Ocasionalmente los sacerdotes hacían sacrificios humanos al
Sol, siendo las víctimas los prisioneros de guerra, o niños que se
traían de tierras lejanas. En muchas de estas prácticas religiosas,
claramente se observan influencias mesoamericanas. Existían dife­
rentes tipos de entierro; a los individuos de la más alta categoría
se los momificaba o disecaba y luego se envolvían en mantas finas,
para depositar sus cadáveres en cuevas. Otra forma de entierro
consistía en tumbas formadas por laj'as de piedra y, en todos los
casos, la calidad del ajuar funerario deja reconocer los diversos
estratos sociales. En algunas pocas ocasiones se han hallado entie­
rros en urnas.
Aunque los cronistas españoles describen en detalle la Cultura
Muisca, tal como la observaron durante el siglo xvi, son muy pocas
aún las investigaciones arqueológicas que corroboran estas descrip- »
ciones. No se han descubierto todavía las grandes aldeas o “alcáza­
res”, ni los “palacios”, de los cuales hablan las crónicas, y, en reali­
dad, se conocen sólo muy pocos sitios de vivienda. En ciertas colinas tí';
faldas de las cercanías de Bogotá y Tunja se pueden ver pequeñas
planadas artificiales, y sobre ellas, algunas piedras puestas en
círculo; pero estos sitios dan la impresión de ser restos de casas
sencillas, cerca de los cultivos. En algunos lugares, como Funza,
Tunja y Sogamoso se han hallado vestigios de postes u horcones de
madera que marcan una construcción circular u ovalada; pero en
verdad, aún no se conoce ni una sola casa muisca sistemáticamentf
excavada.
Lo poco que sabemos de la cultura prehistórica de los Muisca.
se basa principalmente en los objetos encontrados por guaqueros,'
hallados por campesinos al labrar sus campos o por cazadores y
pastores al recorrer los parajes solitarios de las serranías. Así, cono-,
cemos objetos de orfebrería, cerámicas, textiles, tallas de piedra o
madera y otros artefactos —todos carentes de contexto— que por
ciertas características formales pueden identificarse con los Muisca
MANUAL DE HISTORIA I 103

de la época protohistórica o histórica. Las escasas excavaciones,


.científicamente controladas, se han limitado a problemas muy loca­
les y a sitios arqueológicos muy superficiales, de modo que no han
podido definir aún grandes fases de desarrollo que dejen reconocer
cambios adaptativos y sus correlativos sociales y tecnológicos.
La cerámica muisca es tecnológicamente bien lograda, pero
tiene menos elaboración y decoración que la de la mayoría de los
cacicazgos de las tierras bajas. Por lo común se trata de cerámicas
monocromas, de color pardusco, rojo, gris o anaranjado y la textura
es opaca y áspera. Aparte de las ollas culinarias comunes, hay vasi­
jas en forma de zueco, vasijas de doble cuerpo y algunos recipientes
globulares, con alto cuello cilindrico. La decoración pintada, de
motivos geométricos, es bastante frecuente. Una forma caracte­
rística son figurinas humanas muy desproporcionadas, con caras
triangulares y rasgos faciales estilizados. Representaciones zoomor-
fas en cerámica son raras. Algunas de las figurinas humanas repre­
sentan guerreros o dignatarios que llevan mazas o propulsores, y
también se muestran collares, coronas y otros adornos personales.
Ocasionalmente estas figuras estaban vacías o contenían objetos
de oro.
:: En la región de Mongua, no lejos de Sogamoso, se han hallado
varias estatuas grandes de piedra, muy toscamente talladas. Otros
objetos de piedra son, a veces, de manufactura preciosa, como, por
ejemplo, los volantes de huso de diferentes formas, adornados con
motivos muy finamente incisos y las matrices de piedra que se em­
plearon en la orfebrería. También hay pequeñas representaciones
en piedra, de aves, ranas o de personas adornadas.
La orfebrería muisca estaba mucho menos avanzada tecnoló­
gicamente que la de sus vecinos. La mayor parte de los artefactos
consiste de tunjos o pequeñas figuras humanas en forma de una
placa triangular muy alargada, sobre la cual se indicaron los ras­
gos físicos y algunos adornos o atributos por medio de trozos de
< alambre o, más bien, de delgadas varitas de oro. Estas estilizaciones,
que a veces muestran personas armadas o ricamente ataviadas, se
hicieron en la técnica de la cera perdida. Hay una multitud de
104 COLOMBIA. INDÍGENA

pequeños objetos de oro: cetros, coronas, diversos animales y toda


clase de adornos personales, que se han encontrado bien sea en
entierros o, en calidad de ofrendas, en el borde de lagunas o en vasi­
jas enterradas en algún lugar escondido. El arte muisca es rígido,
lineal y altamente estilizado, y se distingue inmediatamente de los
estilos elaborados, a veces exuberantes, de las culturas prehistóricas
de las tierras vecinas. Pero esta misma rigidez y simetría, estas
superficies opacas y estas formas sobrias, tienen un especial encanto.
Poco o nada se conoce de la estratigrafía en el territorio muis­
ca. La mayoría de los materiales arqueológicos que se hallan en
museos y colecciones particulares pertenecen estilísticamente a
fases recientes, pero ocasionalmente se ven objetos de cerámica,
piedra y hasta de oro o cobre que, sin lugar a duda, pertenecen a
fases más antiguas, o aun a culturas diferentes que, en otras épocas,
ocupaban algunas zonas de los altiplanos y de las serranías de sus
alrededores. Investigar y reconstruir los orígenes y sucesivas fases
de desarrollo de la Cultura Muisca, es pues una tarea del futuro.
El nivel cultural logrado por los Muisca no debe juzgarse por
los escasos y más bien sencillos restos materiales de su vida diaria,
sino que debe buscarse en su desarrollo espiritual e intelectual; la
cultura material, la tecnología y las expresiones artísticas en barro,
piedra y metales, no muestran un avance proporcional. Lo que
marca los grandes logros de la Cultura Muisca son sus elaboracio­
nes astronómicas y religiosas que, con sus templos, lagunas sagra­
das y observatorios monumentales, indican un avance científico e
ideológico que, junto con las instituciones políticas, legales y eco-.
nómicas, constituyen un nivel cultural que no fue alcanzado por
las otras sociedades indígenas del país.

♦ • ♦
Al terminar nuestro largo recorrido por las etapas de la pre­
historia del territorio nacional, cabe una observación. Es cierto que
ni los Muisca ni los Tairona lograron el nivel de “civilización”, de
una verdadera estructura estatal. Su organización social permane-
■ MANUAL DE HISTORIA I 105

ció en una fase de desarrollo en que predominaba aún un sistema


de rangos diferenciales, pero no uno de clases sociales claramente
estratificadas. Los pocos centros de tipo urbano, las “ciudades” tai-
tona, no eran la sede de instituciones administrativas, sino apenas
de grupos débilmente organizados en grandes categorías de “jefes”
y artesanos, y había una gran población fluctuante entre el núcleo
poblado y los campos de los alrededores. Las ideas religiosas aún no
estaban expresadas en sistemas simbólicos que abarcasen grandes
. regiones coherentes.
¿Cuál es, entonces, el legado indígena? ¿Qué significado tienen
para nosotros los vestigios de estas culturas de antaño? El arqueó­
logo sabrá contestar éstas y otras preguntas y no vacilará en hablar
en gran detalle de la importancia de secuencias cronológicas y téc­
nicas líticas, de etapas paleoclimáticas, de modelos de microevolu-
áón y de tantos otros aspectos de la investigación. Pero tal vez
no es eso lo que pueda interesar a nuestro lector.
Dejando de lado todas las minuciosidades técnicas y toda curio­
sidad por lo exótico que pueda motivar al investigador, yo diría
que el gran legado del indio consiste en la manera como compren­
dió y manejó esta tierra. El largo camino que recorrió el indio
colombiano —desde las cuevas de El Abra hasta el Templo del Sol—
constituye una gran enseñanza ecológica para nuestra época, ya
que nos muestra los fracasos y los éxitos, los errores y los logros
de aquellos hombres que, con sus mentes y manos, supieron adap­
tarse a una naturaleza bravia y, al mismo tiempo, crear sus cultu-
’ tas, sin qué én el proceso sufrieran las selvas y las sabanas, como
sufren hoy en día. El legado consiste en la manera como apreciaron
y explotaron los diversos medio-ambientes de las costas y de las
vertientes, de las selvas y de los altiplanos; cómo supieron extraer
de ellos su sustento sin destruir la fauna; cómo conservaron la tie­
rra con sus terrazas y canales. Es esto lo que nos han dejado los
indios, y es esto lo que nos debe enseñar la arqueología.
106 COLOMBIA INDIGENA

Bibliografía

capítulo i - LA ETAPA PALEOINDIA: los cazadores y


RECOLECTORES TEMPRANOS

Como introducción al tema referente al poblamiento de América, se


recomienda ante todo:
Willey, Gordon R.: An Introduction to American Archaeology, 2 vols. Engle-
wood Cliffs, Prentice-Hall, 1966-1977.
Otras obras más especializadas son:
Lanning, Edward P. & Thomas C. Patterson: “Early Man in South America”,
Readings from Scientific American, 1973, págs. 62-68.
Lynch, Thomas F.: “The Antiqulty oí Man in South America”, Journal o/
Quatemary Research, núm. 4, 1974, págs. 356-377.
MacNeish, Richard S.: “The Origins of New World Civilizaron”, Scientific
American, vol. 211, núm. 5, 1964, págs. 29-37.
------------- 1———: “Early Man in the Andes”, in Readings from Scientific
American, 1973, págs. 69-79.
MacNeish, Richard S., Thomas C. Patterson & David L. Browman: “The Cen­
tral Peruvlan Interactlon Sphere” in Papers of the Róbert S. Peaboty
Foundation for Archaeology, vol. 7, Andover, Phillips Academy, 1975.
Schobinger, Juan: Prehistoria de Suramérica, Nueva Colección Labor, Bar­
celona, 1969.
Wormington, H. M.: Ancient Man in North America, Denver, Denver Mu-
seum of Natural History, 1957.
Sobre la Etapa Pre-proyectll, véase:
Bird, Junius: “The Concept of a ‘Pre-Projectil Polnt’ Cultural Stage in
Chile and Perú”, American Antiquity, vol. 31, núm. 2, part. 1, 1965, págs.
262-276.
Krieger, Alex D.: “Early Man in the New World”, Jennings, Jesse and
Edward Norbeck (eds.), Prehistoric Man in the New World, Chicago,
Unlverslty of Chicago Press (Rice University Semlcentennial Publica­
ron), 1964, págs. 23-84.
Sobre la condiciones palé oclimáticas véase:
Bryan, Alan L.: “Paleoenvlronments and Cultural Diversity in Late Píete-
tocene South America”, Journal of Quaternary Research, vol. 3, núm.
2, 1973, págs. 237-256.
MANUAL DE HISTORIA I 107

Sobre el Plelstoceno de Colombia, véanse:


Van der Hammen, Thomas: “Las terrazas del río Magdalena y la posición
estratigrafía de los hallazgos de Garzón”, en Revista Colombiana de
' Antropología, vol. VI, Bogotá, 1957, págs. 261-270.
_-------------------- - “The Quaternary Climatic Changes oí Northern South
America”, Annals of the New York Academy of Sciences, vol. 95, article
1, New York, New York Academy of Sciences, 1961, págs. 676-683.
----- ----------- : “Climatic and Vegetational Succession 'in the Equatorial
Andes of Colombia”, Colloquium Geographicum, vol. 9, 1968, págs. 187-194.
_—--------------- : “The Quaternary of Colombia: Introduction to a Research
Project and a Series of Publications”, Palaeogeography, Palaeoclimato-
logy, Palaeoecology, vol. 14, Amsterdam, Elsevier, 1973, págs. 1-7.
Van der Hammen, Thomas & E. González: “Upper Pleistocene and Holocene
Climate and Vegetation of the ‘Sabana de Bogotá’ (Colombia, South
America) ”, Leidse Geologische Mededelingen, Deel 25, Blz. 261-315, 1960.
Sobre algunos hallazgos aislados, de tipología paleoindia, en Colombia,
véase:
Brühns, Karen Olsen, Oscar Osorio Gómez & Ole Christxansen: “A Projec-
ticle Point from the Department of Quindio, Colombia”, Ñawpa Pacha,
núm. 14, Institute of Andean Studies (Berkeley), University of Califor­
nia, 1976, págs. 69-74.
Bürgl, H.: “Artefactos paleolíticos de una tumba en Garzón (Hulla) ”, en Re­
vista Colombiana de Antropología, vol. VI, Bogotá, 1957, págs. 7-24.
Correal Urrego, Gonzalo: “Artefactos Uticos en la hacienda ‘Boulder’, mu­
nicipio de Palermo, departamento del Hulla”, en Revista Colombiana de
Antropología, vol. XVI, Bogotá, 1974, págs. 195-222.
: “Exploraciones arqueológicas en la Costa Atlántica y
Valle del Magdalena: Sitios precerámicos y tipologías Eticas” en Caída-
sia, vol. XI, núm. 55, Boletín del Instituto de Ciencias Naturales, Univer­
sidad Nacional de Colombia, Bogotá, 1977, págs. 33-128.
Referente a los yacimientos de El Abra y Tequendama. ambos en la
Sabana de Bogotá, véanse las obras siguientes:
Correal Urrego, Gonzalo & Thomas van der Hammen: Investigaciones arqueo­
lógicas en los abrigos rocosos del Tequendama, Bogotá, Banco Popular,
- 1977.
Correal Urrego, Gonzalo, Thomas van der Hammen & Wesley R. Hurt: “La
ecología y tecnología de los abrigos rocosos en El Abra, Sabana de Bo­
gotá, Colombia”, en Revista de la Dirección de Divulgación Cultural, núm.
15, Bogotá, 1977, págs. 77-99.
Correal, Gonzalo, T. van der Hammen & J. Lerman: “Artefactos Uticos de
abrigos rocosos: El Abra, Colombia”, en Revista Colombiana de Antropo­
logía, vol. XIV, Bogotá, 1969, págs. 9-52.
108 COLOMBIA INDÍGENA

CAPITULO n - la ETAPA FORMATIVA: DE LOS COMIENZOS DE LA


VIDA SEDENTARIA, HASTA EL DESARROLLO DE LA
AGRICULTURA Y DE LAS ALDEAS

Las siguientes fuentes se refieren a la definición y naturaleza de la


Etapa Formativa en general:
Ford, James A.: “A Comparison of Formative Culture in the Americas: Dif-
fusión or the Psychic Unity of Man”, Smithsonian Contributions to
Anthropology, vol. II, (Washington), Smithsonian Institution Press,
1969.
Rklchel-Dolmatoff, G.: “The Formative Stage: An Appraisal from the
Colombian Perspective”, en Actas del XXXIII Congreso Internacional de
Americanistas, San José, 1958, vol. II, San José de Costa Rica, 1958,
págs. 152-164.
Acerca de los orígenes culturales en las zonas selváticas tropicales,
véanse ante todo:
Lathrap, Donald W.: “Relationships between Mesoamerica and the Andean
Areas”, in Gordon F. Ekholm & Gordon R. Willey (eds.), Handbook o/
Middle American Indians, vol. 4, Houston, University of Texas Press,
1966, págs. 265-275.
---------------------- : The Upper Amazon, London, Thames & Hudson, 197o.
- -------------------- :* “The Tropical Forest and the Cultural Context of Cha-
vín”, in Euzabeth Benson (ed.), Dumbarton Oaks Conference on Chavin,
Washington, Dumbarton Oáks Research Library, 1971, págs. 73-100.
—------------------ : “The antiquity and importance of long-distance trade
relationships in the moist tropics of Pre-Columbian South America”,.
World Archaeology, vol. 5, núm. 2, London, 1973, págs. 170-186.
------------ ----------: “Gifts of the Cayman: Some Thoughts on the Subsistence
Basis of Chavín”, in Donald W. Lathrap & Jody Douglas (eds.), Varia-
tion in Anthropology, Urbana, 1973, págs. 91-105.
---------------------- : “The Moist Tropics, the Arid Lands and the Appearance
of Great Art Styles in the New World”, in Mary Elizabeth King & Idris
R. Traylor, Jr. (eds.), Art and Environment in Native America, Special
Pubücations núm. 7, The Museum, Texas Tech University, Lubbock,
1974, págs. 115-158.
Acerca de los orígenes cerámicos, véanse:
Bischof, Henning: “The origins of pottery in South America-Recent radio-
carbón dates from Southwest Ecuador”, Atti del XL Congresso Interna-
. zionale degli Americanisti, Roma/Génova, 1972, Génova, 1975, pága
269-281.
MANUAL DE HISTORIA I 109

Bischof, Henning & Julio Viteri Gamboa: “Pre-Valdivia occupations on the


Southwest coast oí Ecuador”, American Antiquity, voL 37, núm. 4, 1972,
págs. 548-551.
Hnx, Betsy D.: “A new Chronology oí the Valdivia ceramic complex from
the Coastal zone oí Guayas Province, Ecuador”, Ñawpa Pacha, núms.
10-12, Berkeley,. Institute oí Andean Studies, University oí California,
1972/1974, págs. 1-32.
Lathrap, Donald W.: “Possible affiliation of the Machalilla complex of
Coastal Ecuador”, American Antiquity, vol. 29, 1963, págs. 239-241.
: “Summary or Model Building: How Does one Achleve a
Meaningful OverView of a Continent’s Prehistory”, American Anthro-
pologtst, vol. 75, núm. 6, 1973, págs. 1755-1767.
Lathrap, Donald W., Donald Collier & Helen Chandra: Ancient Ecuador:
Culture Clay, and Creativity, Chicago, 1976.
Meggers, Betty J„ Clifford Evans & Emilio Estrada: “The Early Formative
Period of Coastal Ecuador: The Valdivia and Machalilla Phases”, Smith-
sonian Contributions to Anthropology, vol. I, Washington, 1965,
Meggers, Betty J.: Ecuador London, Thames & Hudson, 1966.
Meggers, Betty J., Clifford Evans: “The Machalilla Culture: An Early For­
mative Complex on the Ecuadorian Coast”, American Antiquity, vol. 28,
1962, págs. 186-192.
Los sitios cerámicos más tempranos de Colombia están descritos en las
siguientes publicaciones:
Angulo Valdés, Carlos: “Evidence of the Barrancoid Series in Northern
Colombia”, in A. Curtís Wilgus (ed.), The Caribbean; Contemporary
Colombia, Gainesville, 1962, págs. 35-46.
Rzichel-Dolmatoff, G.: “Excavaciones en los cónchales de la Costa de Bar­
lovento”, en Revista Colombiana de Antropología, vol. IV, Bogotá, 1955.
págs. 247-272.
■ “Excavaciones arqueológicas en Puerto Hormiga (depar­
tamento de Bolívar), en Antropología, núm. 2, Bogotá, Universidad de los
Andes, 1965.
Rexohxl-Dolmatoff, Gerardo & Alicia: “Momil: Excavaciones en el río Sinú”,
en Revista Colombiana de Antropología, vol. V, Bogotá, 1956, págs. 111-333.
Rqchel-Dolmatoff, G.: Colombia, London, Thames & Hudson, 1965.
—------------------ : “The Cultural Context of Early Flber-Tempered Pottery
in Northern Colombia”, The Florida Anthropologist, vol. 25, núm. 2, part
2, Fort Lauderdale, 1972, págs. 1-5.
110 COLOMBIA INDÍGENA

CAPÍTULO ni - EL ADVENIMIENTO DE LOS CACICAZGOS

Sobre el concepto de “cacicazgo” o “señorío”, véanse:


Flannery, Kent V.: “Farming Systems and Political Growth in Ancient
Oaxaca”, Science, vol. 158, Washington, 1967, págs. 445-454.
•------------------- —: “The cultural evolution oí civilization”, Annual Review
of Ecology and Systematics, vol. 3, 1972, págs. 399-426.
Fried, Morton H.: “On the evolution oí social stratification and the State”,
in Stanley Diamond (ed.), Culture and History, Columbia University
Press, New York, 1960, págs. 713-731.
Goldman, Irving: Ancient Polynesian Society, Chicago, University of Chica­
go Press, 1970.
Peebles, Christopher & Susan M. Kus: “Some archaeological correlates of
ranked societies”, American Antiquity, vol. 42, núm. 3, 1977, págs. 421-443.
Reichel-dolmatoff, G.: “Las bases agrícolas de los cacicazgos sub-andinos
de Colombia” in Johannes Wilbert (ed.), The Evolution of Horticultura}
Systems in Native South America: Causes and Consequences. A Sympo-
sium. Caracas (Caracas), 1961, págs. 83-100.
Sahlins, Marshall; Stone Age Economics, Chicago, Aldine, 1972.
Service, Elman R.: Profiles in Ethnology, New York, Harper & Row, 1963.
---------------------- : Priniitive Social Organization, New York, Random House,
1971.
Steward, Julián H. & Louis C. Faron: Native Peoples of South America, New
York, McGraw-Hill, 1959.
Vayda, Andrew P.: (ed.), Environment and Cultural Behavior: Ecological
Studies in Cultural Anthropology, New York, American Museum Source
Books in Anthropology, 1969.
Webb, Malcom C.: “Exchange Neworks: Prehistory”, in Bernard J. Siegbl,
Alan R. Beals & Stephen A. Tyles (eds.), Annual Review of Anthropolo­
gy, vol. 3, 1974, págs. 357-383.
Sobre los cacicazgos colombianos, véase:
Bray, Warwick: “Investigaciones arqueológicas en el valle del Calima”,
en Cespedesia, voL V, núms. 17-18, Cali, 1976, págs. 47-52.
Bray, Warwick & M. Edward Moseley: “Una secuencia arqueológica en las
vecindades de Buga, Colombia”, en Cespedesia, vol. V, núms. 17-18, Cali,
1976, págs. 55-78.
Bruhns, Karen Olson: “Ancient Pottery of the Middle Cauca Valley, Co­
lombia”, en Cespedesia, vol. V, núms. 17-18, Cali, 1976, págs. 101-196.
Duque Gómez, Luis: Los Quimbayas: Reseña etno-histórica y arqueológica,
Bogotá, Instituto Colombiano de Antropología, 1970.
. MANUAL DE HISTORIA I 111

Ford, James A.: “Excavations In the vicinity oí Cali, Colombia”, Yale Uní-
versity Publications in Anthropology, vol. 31, New Haven, 1944.
Lehmann, Henri: “Archéologie du sud-ouest colombien”, dans Journal de la
Société des Américanistes, N. S., vol. XLII, París, 1953, págs. 199-270.
Long, Stanley Vernon & Juan A. Yangüez B.: “Excavaciones en Tierraden-
tro”, en Revista Colombiana de Antropología, vol. XV, Bogotá, 1970-1971.
págs. 9-129.
Nachtigall, Horst: Tierradentro-. Archéologie und Ethnographie einer
kolumbianischen Landschaft, Zurich, 1955.
Pérez de Barradas, José: Arqueología Agustiniana, Bogotá, Ministerio de
Educación Nacional, 1943.
Preuss, Konrad Theodor: Arte monumental prehistórico-, excavaciones en
el Alto Magdalena y San Agustín, Bogotá, Imprenta Salesiana, 2 vols,
1931.
Reichel-Dolmatoff, G.: San Agustín: A Culture of Colombia, New York/
Washington, Praeger, 1972.
■ —---------- : Contribuciones al conocimiento de la estratigrafía cerá­
mica de San Agustín, Colombia, Bogotá, Banco Popular, 1975.
Reichel-Dolmatoff, Gerardo y Alicia: “Reconocimiento arqueológico en la
hoya del río Sinú”, en Revista Colombiana de Antropología, vol. VI,
Bogotá, 1958, págs. 31-149.
Restrepo Tirado, Ernesto: Ensayo etnográfico y arqueológico de la provincia
de los Quimbayas en el Nuevo Reino de Granada, Sevilla (España), 1929.
Trimborn, Hermann: Señorío y barbarie en el Valle del Cauca, Madrid, Con­
sejo Superior de Investigaciones Científicas, Instituto Gonzalo Fernán­
dez de Oviedo, 1949.
Wassén, Henry S.: “Un estudio arqueológico en la Cordillera Occidental de
Colombia”, en Cespedesia, vol. V, núms. 17-18, Cali, 1976.
Sobre la domesticación de plantas y los comienzos de la agricultura,
véase:
Bartlett, Alexandra S., E. S. Barghoon & R. Berger: “Fossil Maize from
Panama”, Science, vol. 165, Washington, 1969, págs. 389-390.
Harris, David R.r “Agricultural systems, ecosystems and the origins of
agriculture”, in Peter J. Ucko & G. W. Dimbleby, (eds.), The Domesti-
cation and Exploitation of Plants and Animáis, Chicago/New York, Al-
dine-Atherton, 1969, págs. 3-29.
—-------- : “The Origins of Agriculture in the Tropics”, American
Scientist, vol. 60, 1972, págs. 180-193.
Heiser, Charles B.: “Cultivated Plants and Cultural Diffusión in Nuclear
America”, American Anthropologist, vol. 67, núm. 4, 1965, págs. 930-948.
112 COLOMBIA INDÍGENA

- ————----- : “The Prehistoric Cultivated Plants oí Colombia witl


particular attention to the lulo (Solanum quitoense) ”, en Actas y Me-
morías del XXXVII Congreso Internacional de Americanistas, Repúblicc
Argentina, 1966, vol. II, Buenos Aires, 1968, págs. 535-545.
Mangelsdorf, C., Richard S. MacNeish & Walton C. Galinat: “Domestica -
tion oí Corn”, Science, vol. 143, Washington, 1964, págs. 538-545.
MacNeish Richard S.: “The Origins of American Agrículture”, Antiquity,
vol. 39, Cambridge, 1965, págs. 87-94.
— --------------------: “Specuiations about the Beginnings of Village Agrículture
in Mesoamerica”, en Actas y Memorias del XXXVI Congreso Interna­
cional de Americanistas, vol. I, España, 1964, Sevilla, 1966, págs/181-185,
Mangeladorf, P. C. & M. Sanoja O.: “Early Archaeological Maize from Vene­
zuela”, Botanical Museum Leaflets, vol. 21, núm. 4, (Cambridge, Mass.),
Harvard University, 1965, págs. 105-112.
Roberts, L. M., U. J. Grant, R. Ramírez W. H. Hatheway & D. L. Swrra,
with P. C. Mangelsdorf: Races of Maize in Colombia, National Academy
of Science/National Research Council Publication 510, Washington, 1957.
Rogers, David J. & S. G. Appan: “Manihot Manihotoides (Euphorbiaceae).
Flora Neotropica”, Monograph, núm 13, New York, Hafner, 1973. *
Sauer, Carl O.: “Agricultural Origins and Dispersáis. American Geographi-
cal Society”, Boman Memorial Lectures, Ser. 2, New York, 1952.
--------------------- “Age and Area of American Cultivated Plants”, en Actas
del XXXIII Congreso Internacional de Americanistas, San José, 1958,
vol. I, San José de Costa Rica, 1959, págs. 215-229.
Zevallos M., Carlos, Walton C. Galinat, Donald W. Lathrap, Earl A. Leño,
Jorge G. Marcos & Kathleen Klump: “The San Pablo Corn Kernel and
Its Friends”, Science, vol. 196. Washington, 1977, págs. 385-389.

CAPÍTULO IV - LAS FEDERACIONES DE ALDEAS;


LOS TAIRONA Y LOS MÜISCA

Sobre el concepto de “estado” en las sociedades indígenas, véase:


Carneiro, Robert: “The Origin of the State”, Science, vol. 169, Washington,
1970, págs. 733-738.
Fried, Morton: The Evolution of Political Society, New York, Random House,
1967.
Sanders, William T.: “Hydraulic Agrículture, Economic Symbiosis, and the
Evolution of States in Central México”, in Betty J. Meggers (ed.),.
Anthropological Archaéology in the Americas, Anthropological Society
of Washington, Washington, 1968, págs. 88-107.
MANUAL DE HISTORIA I 113

Cohén, Ronald & John Middleton (eds.): Comparative Political Systems:


Studies in the Politics of Pre-Industrial Societies, American Museum
Sourcebooks in Anthropology, New York, 1967.
Service, Elman R.: The Origin of the State and Civilization, New York, W.
W. Norton & Co., 1975.

Sobre los Muisca y Tairona, véase: z


Bischof, Henning: “Contribuciones a la cronología de la Cultura Tairona”,
Verhandlungen des XXXVIII. Intemationalen Amerikanistischen Con-
. gresses, Stuttgart-Munich, 1968, vol. I, Munich, 1969, págs. 259-269.
Broadbent, Sylvia M.: “Los Chibchas: Organización socio-política”, en Serie
Latinoamericana, núm. 5, Facultad de Sociología, Universidad Nacional
de Colombia, Bogotá, 1964.
: “Reconocimientos arqueológicos de la Laguna de 'La He­
*
rrera ”, en Revista Colombiana de Antropología, vol. XV, Bogotá, 1970-71,
págs. 173-213.
______________ _ "Tradiciones cerámicas de las Altiplanicies de Cundina-
marca y Boyacá”, en Revista Colombiana de Antropología, vol. XVI, Bo-
, gotá, 1974, págs. 223-248.
Ewt, Robert C.: “Aboriginal Chibcha Settlement in Colombia”, Annals of
the Association of American Geographers, vol. 49, núm. 4, Washington,
1959, págs. 374-392.
Falcheth, Anna María: Arqueología de Sutamarchán, Bogotá, Banco Po­
pular.
Falchetti, Anna María & Clemencia Plazas de Nieto: “El territorio de los
Muiscas a la llegada de los españoles”, en Cuadernos de Antropología,
núm. 1, Universidad de los Andes, Bogotá, 1973.
Haury, Emil W. & Julio César Cubillos: “Investigaciones arqueológicas en
la Sabana de Bogotá, Colombia (Cultura Chibcha)”, Bulletin of the
Unwersity of Arizona, vol. XXIV, núm. 2, Tucson, 1953.
Masón, J. ALden: “Archaeology of Santa Marta, Colombia. The Tairona
Culture”, Field Museum of Natural History, Anthropological Series, vol.
XX, núms. 1, 2, 3, Chicago, 1931/1936/1939.
Pérez de Barradas, José: Los Muiscas antes de la Conquista, 2 vols., Consejo
Superior de Investigaciones Científicas, Instituto Bemardino de Saha-
gún, Madrid, 1950/1951.
RBchel-Dolmatoff, G«: Datos histórico-culturales sobre las tribus de la
antigua gobernación de Santa Marta, Bogotá, Banco de la República.
Rkchel-Dolmatoff, Gerardo & Alicia: “Reconocimiento arqueológico en
la hoya del río Sinú”, en Revista Colombiana de Antropología, vol. VI,
Bogotá, 1958, págs. 31-149.
II
LA CONQUISTA
DEL TERRITORIO
Y EL POBLAMIENTO

JUAN FRIEDE
I
Los antecedentes

lA incorporación de América al mundo conocido que en el siglo xv


-sólo abarcaba Europa, Asia y África, y aún éstos no explorados en
profundidad, abrió una nueva página en la historia de la Europa
occidental. Antes de aquel descubrimiento el mundo conocido era
circunscrito a algunas partes de aquellos tres continentes, rodeados
de un océano que la rudimentaria navegación de entonces no se
atrevía a explorar. Es cierto que en los mapamundis de los siglos
xiv y xv ya se delineaban con cierta exactitud esos continentes,
basándose en conocimientos adquiridos en acciones políticas e in­
tercambios económicos, mediante una navegación costera que desde
Europa alcanzó durante las cruzadas la Tierra Santa en el Asia
Menor (1096-1270). Se conocía de una manera global una parte de
Asia, debido a los viajes de Marco Polo, de mercaderes y misione­
ros. Se conocían las costas africanas incluyendo la Península Ibé­
rica que formaban parte del imperio musulmán; Pero el resto del
mundo era desconocido y los mapas geográficos lo presentaban
como mar habitado por monstruos y animales exóticos. Tal geogra­
fía correspondía a la Edad Media, cuando ni las necesidades eco-'
nómicas ni los problemas sociales, ni la densidad de la población
europea precisaban una extensión territorial mayor que la co­
nocida.
Tal situación cambió durante los siglos xv y xvi, época que
llamamos el Renacimiento. Se habían producido un notable aumen­
to de la población europea, un avance de las técnicas de producción,
un progreso del comercio y minería, de medios de comunicación
terrestre y marítima y un desarrollo de las ciencias naturales. En
el escenario político se fortaleció el orden monárquico que trataba
120 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

de sustituir el feudalismo descentralizador, cuya inoperancia polí­


tica había demostrado el fracaso de las cruzadas. Con todo, tales
cruzadas habían ejercido una notable influencia sobre el desarro­
llo económico de la Europa occidental, pues hicieron conocer las
fuentes desde donde se distribuían a Europa artículos de primera
necesidad como especies y fármacos y otros de lujo como el oro, la
seda y las piedras preciosas, anheladas por la decadente nobleza
y por la burguesía que se había enriquecido como proveedora de
los ejércitos de aquellas cruzadas con navios, armas y vituallas.
Lo último produjo un auge económico de esa burguesía, que llegó
a constituirse en un nuevo y pujante grupo social, hasta cierto
punto libre del tradicionalismo retardatario y permeable al pro­
greso con base en la explotación de la mano de obra de la pobla­
ción de obreros y campesinos.
En ese comercio con artículos orientales ocuparon privilegia­
da situación los países mediterráneos como España, Portugal,
Italia y las partes meridionales de Francia y Alemania, esta última
a través de un antiguo camino que atravesaba los Alpes, por el
paso de Brenner y que conducía a Italia y sus puertas mediterrá­
neos. Fue Venecia la que alcanzó un lugar destacado en ese comer­
cio, mediante el pacto convenido con el Imperio Otomano, que
se adueñó del Asia Menor; un pacto que concedió prácticamente a
Venecia un monopolio del comercio con artículos orientales que
llegaban por mar y tierra desde la India y la China hasta los puer­
tos de Asia Menor; monopolio que encarecía sensiblemente el
precio de'los artículos orientales tan apetecidos en Europa.
El monopolio veneciano fue reforzado con la caída de Constan;
tinopla en manos de los turcos (1543), con lo cual se cerró otro
acceso al Lejano Oriente por el Mar Negro, el Caspio y luego por
el centro deí continente asiático; este último cerrado cuando la
dinastía de los Ming, antioccidental y anticristiana, se hizo dueña
de la China, encerrándose en la famosa muralla.
Es así como ya a comienzos del siglo xv se inicia en Europa
la búsqueda de otro acceso al oriente y esta a través del Atlántico,
pues era conocida la redondez de la tierra ya desde el tercer siglo
MANUAL DE ^TORIA I 121

a. C. Los adelantos en la navegación alcanzados en aquella época


parecían suficientes para emprender tal hazaña.
En esta búsqueda del camino a través del Atlántico hacia el
oriente asiático tomaron parte principal Portugal y España. Habían
formado parte del vasto Imperio musulmán y heredaron los nota­
bles adelantos en navegación que logró aquel Imperio. Las rela­
ciones económicas de España con la parte oriental del Mediterráneo
no habían cesado pese a la Reconquista, siendo que el Reino moro
de Granada permaneció en la Península hasta fines del siglo xv.
Ocupaba junto con Portugal, la punta más occidental de Europa,
es decir, la más próxima al imaginario oriente asiático que la com­
placiente geografía contemporánea acercaba sensiblemente, calcu­
lando la circunferencia de la tierra en dos terceras partes de lo que
era en realidad y sembrando además el Atlántico en los mapas geo­
gráficos —portulanos y globos—, con islas que parecían facilitar
su travesía. El cierre de la vía oriental hacia Asia impulsó a España
y Portugal a buscar esta vía, la occidental, al Lejano Oriente. A
este empeño se deben los descubrimientos por Portugal de las Azo­
res en el norte y de las islas del Cabo Verde en el sur y la ocupación
de las Canarias por España; islas todas que sirvieron luego como
puertos intermedios entre Europa y América.
La grave situación social y económica de España después de
la Reconquista incitaba a esas exploraciones marítimas. Finalizada
la Reconquista, España carecía de posibilidades de dar sustento y
ocupación a su población rural y urbana. Pues como consecuencia
de las donaciones hechas por la Corona a la nobleza por la ayuda
prestada durante las guerras de la Reconquista, la mayor parte
de las tierras peninsulares pasaron a poder de los nobles. Sin em­
bargo, la nobleza no dedicó estas tierras a la producción de géneros
de consumo, lo cual hubiera permitido dar trabajo y alimentación
a la masa popular, sino a la ganadería trashumante —la mesta— y
ál cultivo de olivares en el sur y centro de la Península; actividades
que exigían poca mano de obra ocasionando un masivo desempleo
de la población, que la industria “subdesarrollada” no pudo absor­
ber. Tal situación produjo un “sobrante” de la población, que la
literatura coetánea llamó “desesperados0, gentes sin medios de
122 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

subsistencia decidida a cualquier actividad aunque fuera delin­


cuente. Por otra parte, el régimen de mayorazgos, según el cual
el hijo mayor heredaba los títulos y bienes del difunto, dejando
sin ellos a los demás hermanos, creaba “segundones” entre la
nobleza, sin más alternativa para su subsistencia, que integrarse
al estado eclesiástico o al de hombres de “capa y espada”, en cierto
modo también “desesperados”, que buscaban en las guerras el mo­
do de subsistencia. En una palabra, España vivía una crisis social
que fue la fuerza motriz de sus guerras en Europa y el acicate para
las exploraciones y descubrimientos. Esta crisis social explica h
anarquía y la falta de planeación que caracterizaron la conquista
de América y la casi inmediata ocupación de las islas y tierra
que se iban descubriendo, independientemente de que si se las'
considerara etapas del camino al Lejano Oriente o bien como un
nuevo continente. • . ?
s?
A la conquista de América contribuyeron pues el deseo de la
burguesía peninsular de aprovechar el comercio con el oriente,?
la necesidad que tenía la Corona de ofrecer a los “segundones” y
militares desocupados un campo de acción y al proletariado rural
y urbano, ocupación y sustento. Además del deseo natural de ex­
tender su poder político, incorporando nuevas tierras al Imperio. *

II
Los viajes descubridores

No cohbespondekía a. esta corta introducción, enumerar todos loe


viajes que realizaron los españoles y los portugueses durante el
siglo xv para explorar el Atlántico. Dieron por tierra con el mito
de la existencia de una zona tórrida inhabitada que cerraba el paso
hacia el hemisferio meridional. Desvirtuaron las fantásticas creen­
cias sobre el Atlántico como mar tenebroso. Y como si quisieran
incitar a la exploración del océano, los mapas geográficos del
siglo xv mostraban una sucesión de islas interpuestas entre la
MANUAL DE HISTORIA I 123

Europa occidental y el continente asiático que alimentaba la ilu­


sión de una fácil travesía.
Cristóbal Colón, en su búsqueda fervorosa de un paso marítimo
al Asia emprendió cuatro viajes. En el tercero, 1498, avistó sin
saberlo el continente americano frente a La Trinidad, pero la
consideró ser otra “isla”. Atacado de fiebre tropical insistía en que
por allí se llegaría al paraíso de que nos habla la Biblia. Continuó
su viaje a La Isabela (Santo Domingo), donde tuvo que enfrentar
la primera “revolución” de carácter popular en el continente ame- <
rlcano, cuando el escudero, Francisco Roldán, llegado con él en
el segundo viaje y quien, como hombre del pueblo, se había esta­
blecido en la isla como colono, desconoció los privilegios concedidos
aColón por el Rey de España y se opuso con éxito a su autoritario
proceder, gozando del apoyo de los indios, de más de medio cen­
tenar de sus compañeros y de buena parte de los inmigrantes que
por entonces llegaron desde España a un cercano puerto.
Guardadas las proporciones y características peculiares, el
levantamiento de Roldán puede considerarse como la primera revo­
lución social en América, porque se trataba de colonos que a su
riesgo personal y sin apoyo estatal conquistaban el continente y que
se opusieron al Almirante, representante del lejano país, el cual,
aunque fuera su patria, no aportó gran cosa a la empresa.
En el cuarto y último viaje, 1502, buscando un paso marítimo
hacia la India asiática, Colón sin saberlo tocó las costas de Hondu­
ras'y Panamá y con toda probabilidad llegó al punto más septen­
trional del actual departamento del Chocó, el cabo de Tiburón.
Luego, por no encontrar un paso hacia la India y porque sus navios
se deshacían atacados por la broma, emprendió el regreso a España
en un largo, penoso y accidentado viaje por Jamaica y Santo
Domingo. Poco tiempo después, en 1506, murió en España cre­
yendo firmemente haber tocado el continente asiático.
. . Aún en vida de Colón otros expedicionarios obtuvieron licen­
cias de la Corona, las llamadas “capitulaciones”, para explorar las
islas y tierras americanas. Es cierto que la empresa descubridora
americana comenzó como un monopolio de la Corona que incurrió
124 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

para ello en deudas y gastos, pero los medios financieros de que


disponía no eran suficientes para continuarla como tal monopolio.
En 1495, la Real Cédula del 19 de abril abrió las puertas de Amé­
rica a la emigración general mediante aquellas “capitulaciones
*
con personas particulares. En estas se otorgaban licencias para la
exploración, conquista, o, simplemente, para el reconocimiento de
tal o cual sector del territorio americano, continental o isleño,
concediendo al capitulante prerrogativas y derechos y licencia para
alistar gentes en su expedición. La Corona se reservaba la supre­
ma jurisdicción civil y criminal y una parte del botín denominada
“quinto real” —antigua institución medieval vigente durante las
guerras de la Reconquista cuyo monto porcentual, el 20%, podía
variar— e imponiendo, según fuera el caso, otras condiciones. Sobra
decir que ni Cristóbal Colón ni su hijo y sucesor Diego Colón acep­
taron ese cambio, originando con ello los llamados “pleitos colorn-
binos”, que sólo se pudieron resolver con el hijo de Diego, Luis
Colón, mediante el pago de indemnización y la confirmación de la
nobleza de la familia. ~
Fue con estas .nuevas condiciones con las cuales en el ‘año
1500 Rodrigo de Bastidas, escribano de Tríana, barrio de Sevilla,
capituló la conquista del sector del litoral Caribe, que se extendía
desde el Cabo de la Vela hasta la desembocadura del Atrato (el
Darién). Partió de Sevilla con sus navios hacia el Cabo de la Vela.
Fue recibido por los indígenas pacíficamente, como primer europeo
que veían en sus tierras. Comerció con ellos mediante el “rescate1':
cambio de efectos traídos de España (espejos, avalorios, mache­
tes, etc.), por oro, perlas, nácar, telas, etc. Siguió luego la cosá
hacia el occidente, descubrió la desembocadura del Magdalena, qffi
desde entonces se llamó Rio Grande, y la ensenada de Urabá
Llegó hasta el punto Nombre de Dios, cercano al actual puertoro
Colón en la República de Panamá. Continuó viaje a La Español
y durante la travesía sus naves sufrieron un naufragio en el ctt
perdió gran parte de lo “rescatado”. Desde Santo Domingo se dli
gió Bastidas a España donde tuvo que enfrentar a los acreedor
que habían financiado, su expedición. Con todo, volvió a Améii
y se estableció en Santo Domingo. Allí se convirtió en próspf
MANUAL DE HISTORIA I 125

negociante y arrendador de rentas reales, sin pensar en nuevas


conquistas.
Durante los años que siguieron a ese primer viaje descubri­
dor, la costa atlántica se ha convertido en una “tierra de nadie”
que proporcionaba esclavos indios a las islas antillanas “útiles”:
Santo Domingo, Cuba, Puerto Rico y Jamaica, ^a ocupadas por
españoles. La primera de ellas, Santo Domingo, se constituyó en
un emporio de “artículos de rescate” y punto de partida de las
expediciones conquistadoras a las costas circundantes del mar
Caribe.
Desde Santo Domingo partió en 1508 el experimentado con­
quistador, Alonso de Ojeda, quien “capituló” por intermedio de un
amigo suyo entonces en España, Diego de Nicuesa, la conquista
del territorio que había sido recorrido anteriormente por Bastidas.
Compañero de Ojeda fue el famoso cartógrafo Juan de la Cosa,
fautor del primer mapa geográfico basado sobre los descubrimientos
hechos hasta 1501, quien aspiraba a un lugar en la empresa. Por
su parte, Diego de Nicuesa, acaudalado negociante, “capituló” con
la Corona la conquista de Veragua, territorio que se extendía hacia
el norte y occidente de la gobernación de Ojeda. Entre ambas go­
bernaciones servía de frontera la ensenada del Darién.
La hueste de Ojeda llegó a Calamar, sitio de la actual Carta­
gena, donde los indígenas, escarmentados por los continuos asaltos
de los .cristianos, ya habían variado su anterior carácter pacífico,
tomándose aguerridos y belicosos enemigos de los invasores. Para
^doblegarlos salió de Calamar un contingente conquistador, al
; jnando de La Cosa quien fue atacado por los indígenas en cerca-
ífnías de Turbaco, muriendo la mayoría de los españoles, incluido
La Cosa. El castigo que posteriormente les propinó Ojeda, apoyado
por tos hombres de Nicuesa que habían llegado a Calamar en su
viaje a Veragua, no consiguió amedrentarlos.
< ’ Continuando la marcha hacia el oeste, Ojeda llegó a Urabá
y fundó en 1509 un pueblo: San Sebastián de Urabá, primer pueblo
. de españoles en tierras actualmente colombianas. Desde allí trató
en vano de pacificar a los indios del Sinú, fracasando también en
126 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

sus expediciones a las cercanías del pueblo. El oro recogido entre


los indias, pese a la abundancia, no satisfizo a los hombres de su
ejército, quienes minados por las enfermedades y el hambre, obli­
garon a Ojeda a embarcarse contra su voluntad a Santo Domingo,
donde murió sin volver a su gobernación.
La situación en que quedaron los españoles se volvió muy pron­
to insostenible y finalmente optaron también ellos por regresar a
Santo Domingo. Francisco Pizarro, más tarde famoso conquistador
del Perú, fue elegido caudillo de la hueste ya sensiblemente mer­
mada. Pizarro llegó con su gente a Calamar donde encontró a
Martín Fernández de Enciso, bachiller y “socio capitalista” de
Alonso de Ojeda, quien lo había nombrado alcalde mayor de su
gobernación. Enciso se había enriquecido en Santo Domingo y
había decidido probar suerte en la empresa americana, trayendo
en su navio un grupo de nuevos pobladores a más de armas y pro­
visiones.
Más con amenazas que de buena voluntad, la tropa al mando
de Pizarro fue obligada por Enciso a regresar a San Sebastián. A
llegar encontraron los escombros del pueblo que había, sido que­
mado por los indios; mientras el navio que llevaba las provisiones
naufragó y sólo se salvó la tripulación.
En ese momento de aflicción general aparece en el escenario ■
histórico Vasco Núñez de Balboa, quien después de Francisco Rol-
dán, puede considerarse segundo caudillo revolucionario popular
que conoció América. De baja estirpe social, Balboa había acom­
pañado a Bastidas en su desafortunado primer viaje, pero no quiso,
como sí lo hizo éste, regresar a España. Decidió quedarse en Santo
Domingo donde bien o mal ganaba la vida engordando cerdos o
haciendo negocios ocasionales hasta cuando la presión de sus
acreedores lo obligó a huir, embarcándose clandestinamente en la
flota que salió al mando de Enciso para Cartagena.
Ante la grave situación en que se encontraba el ejército, se
reunió el llamado “cabildo abierto” —antigua institución democrá­
tica arraigada en Castilla, que se reunía en caso de situaciones des­
comunales y donde todos tenían voz y voto— y eligió a Balboa cometí-
caudillo.
MANUAL DE HISTORIA I 127

Tal elección produjo significativos cambios en la política colo­


nizadora. Cuando Fernández de Enciso exigió que de la caja del
“común” le pagasen las mercancías que había perdido en el nau­
fragio, Balboa negó tal pago, por considerar que dichas mercancías
eran traídas por Enciso para su venta y bajo su riesgo, como lo
hiciera cualquier comerciante. Y cuando éste insistiera en su de­
manda, lo depuso de su oficio de alcalde mayor y el “común”
eligió un nuevo cabildo con sus regidores, alcaldes y oficiales.
Con la aceptación del “común”, Balboa decidió abandonar la
región la cual volvió a ser “tierra de nadie”. Pasó con su ejército
ala otra banda del Atrato y fundó un nuevo pueblo con el nombre
.dé Santa María la Antigua del Darién. Cuando Diego de Nicuesa
protestó contra esa fundación, pues caía en tierras de su gober­
nación, Balboa no vaciló en embarcarlo a la fuerza y enviarlo a
Santo Domingo, pese a las protestas de los oficiales reales y de lo
más granado de la vecindad de Santo Domingo que acompañaba
a aquél; un regreso que resultó infortunado, pues Nicuesa sé'ahogó
en la travesía. Al anunciar a España lo sucedido con Nicuesá, Bal­
boa escribía: “Les parece ser señores de la tierra y que desde la
cama han. de mandarla”. Para Balboa, líder popular, la tierra
pertenecía a quien la ocupaba y trabajaba y, en este caso, a quien
la conquistaba y con riesgo de su vida abría nuevas tierras para
la colonización. Fue ésta la más antigua versión del principio que
luego habría de guiar los movimientos revolucionarios americanos
en su lucha contra España, cuando desde la lejanía quería impo­
ner leyes adversas a los intereses de los colonos. Aún actualmente
“la tierra para quien la trabaja”, es el lema de la moderna-refor­
ma agraria que buscan los campesinos americanos.
, Con un trato más ecuánime que el empleado hasta entonces
por los conquistadores y esclavistas, Balboa logró muy pronto la
colaboración indígena y convirtió la nueva población en una flore­
ciente colonia. Un informe anónimo de aquella época describe a
Santa María del Darién como un pueblo “bien aderezado, más de
doscientos bohíos hechos, la gente alegre y contenta, cada fiesta
juegan cañas... tenían muy bien sembrada toda la tierra con
maíz y yuca, puercos hartos para comer, todos los caciques en
128 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

paz...”. A diferencia de otros conquistadores que erigían un coto


de las tierras que descubrían, Balboa invitaba a-los hambrientos
vecinos de la gobernación de Nicuesa (Veragua) a pasarse a vivir
al pueblo fundado por él y juzgando por los documentos conocidos,
fue el primer caudillo que pidió al Rey que las tierras bajo su
mando no se poblaran con españoles recién llegados de España
—los llamados después “chapetones”—, sino con los procedentes
de las islas antillanas. “¡América para los americanos!”.
Aunque la bonanza de Santa María la Antigua del Darién fue
el resultado de la explotación de la fuerza de mano indígena, polí­
tica que correspondía a la base económica del colonialismo y que
siguió aplicándose durante mucho tiempo, el grado de la explota­
ción no indujo a los indígenas de aquella tierra a la belicosidad y
al rechazo, como sí sucedió durante otras expediciones. Fue debido
a esta política, más benigna para con la población terrígena, por
la cual los indígenas revelaron a Balboa la existencia al occidente,
de la “otra mar” o “Mar del Sur”, el Pacífico. Tales noticias las
ocultaron a Colón, preocupado por la gloria personal; a Diego de
Nicuesa, banquero y opulento mercader; a Alonso de Ojeda, hom­
bre de “capa y espada”. Fue un hombre del pueblo, colono más
que conquistador, hombre ya “americanizado” y que no anhelaba
regresar enriquecido a España, quien recibió tan extraordinaria
noticia.
El 19 de septiembre de 1513 desembarca Balboa con 180 hom.
bres en Acia, puerto del Atlántico, al norte del Darién. Luego
avanzando por tierras de los caciques Carreta y Pauca y guiado
por ellos, avista el 25 del mismo mes el Océano Pacífico. Ni un j
soldado, ni un indio, ni siquiera un perro, lebreles feroces que
acompañaban al ejército español, perdió la vida en la expedición
que llevó a tan trascendental descubrimiento y abrió una vía di­
recta al Lejano Oriente, todavía hoy utilizada mediante el canal
de Panamá.
Balboa comprendió la importancia de su descubrimiento. In­
formó de él a España. Pidió el pronto envío de herramientas, oficia­
les manuales, etc. Permaneció en el lugar descubierto y comena!
MANUAL DE HISTORIA I 129

la construcción de bergantines a fin de explorar las costas del nuevo


océano.
La noticia del descubrimiento del Pacífico produjo gran im­
pacto en España. Parecía que por fin se había logrado descubrir
un paso directo y corto al Lejano Oriente, objeto de los viajes
colombinos y anhelo del comercio peninsular y mundial. Pero no
fue a Balboa, hombre de pueblo, a quien se confió la empresa. El
’ Bey le agradeció efusivamente, el virrey, Diego Colón, hijo del
almirante, lo nombró gobernador de la tierra descubierta. Pero
desde España fue enviada, una vez más por cuenta de la Corona,
una lujosa flota de 22 navios, bien pertrechada y aderezada, co­
mandada por Pedro Arias Dávila (Pedrarias), persona de noble
cuna y abolengo, casado con una dama de gran alcurnia e influ­
yente en la Corte. Éste recibió la gobernación de Castilla de Oro,
nombre que se dio a la región que antes perteneció a Diego de
Nicuesa, y pronto comenzaron las intrigas para quitar a Balboa
del medio. Se señalaron al Rey la ilegalidad de haberse erigido cau­
dillo, la culposa expulsión del gobernador legítimo, Diego de Ni-
cuesa, las vejaciones cometidas con Fernández de Enciso, la explo­
tación de sus propios compañeros, pues no concedía encomiendas
de indios y hacía trabajar no sólo a los indígenas, sino también a
los españoles que quedaban “hambrientos y en jarapas”. Se le
acusó de rebeldía, del envío de informes falsos al Consejo. Y cuando
Balboa, apercibiéndose de la trama que le estaban urdiendo, se
presentó ante Pedrarias, le instalaron un “juicio de residencia”,
utilizando en su contra toda la jauría de oficiales reales, testimo­
nios de varios miembros de la alta capa social que acompañaba a
Pedrarias y, ante todo, las deposiciones del propio gobernador,
interesado en el dominio de todo el Estrecho, cuya importancia no
desconocía. Y cuando Balboa, el desdichado descubridor del Pacífi­
co, persistiendo en su propósito de explorar las costas del océano en­
vió a Cuba por nuevos colonos, Pedrarias lo encarceló por rebelde y lo
hizo encerrar en una jaula de madera, para escarmiento, como
hombre de baja estirpe.
Libre de nuevo, Balboa se trasladó a Acia y prosiguió acelera­
damente los preparativos para explorar las tierras de su goberna­
130 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

ción en el litoral del Pacífico. Pero las intrigas en la Corte de Es-


paña no cesaron. Lo acusaron de rebeldía contra las autoridades
locales, de traidor al Rey y amotinador del pueblo. Se le instauró
un juicio cuyos pormenores no se han conservado en la documen­
tación y se le condenó a muerte y a la pérdida de sus bienes a favor
del fisco. La apelación presentada por el reo el 12 de septiembre de
1519, fue denegada y unos días más tarde, probablemente el día 22
del mismo mes, se ejecutó la sentencia. Sus bienes fueron confis­
cados y entregados a Gonzalo Fernández de Oviedo, futuro cronista,
quien desempeñaba el oficio de tesorero.
Pedrarias había logrado su objetivo. Trasladó la sede del gobier­
no a Panamá, ciudad fundada por él, y la costa del Caribe se con­
virtió, una vez más, en “tierra de nadie”, proveedora de esclavos
y de oro que se arrebataba a los indios, situación que perduró
varios años.
Fue Panamá, sede definitiva de Pedrarias Dávila, la que poco
después, al descubrirse el Perú, se convirtió en importante puerto
comercial y, en 1538, sede de una Real Audiencia que tuvo pocos
años de duración.

III
La gobernación de Santa Marta

Durante el tercer decenio del siglo xvi cambió significativamente


la política colonizadora de España. Las Antillas ya habían sido
exploradas, una Real Audiencia —institución político-administra­
tiva, a cuyo cargo estaba la solución in situ de los problemas que
se presentaban— estaba instalada en Santo Domingo, y el interés
por Panamá y por su papel como punto de apoyo para el comercio
con el Lejano Oriente, había menguado después que Magallanes con
su viaje (1519-1522), demostró la insospechada lejanía de aque­
llas tierras.
MANUAL DE HISTORIA I 131

Por otra parte, en el lapso de los treinta años que ya cumplía


la dominación española en América habían sido descubiertos, en
forma anárquica y precipitada, miles de kilómetros del litoral, y
los deltas de las grandes arterias fluviales: Amazonas y La Plata, en
el oriente, Orinoco, Magdalena y Darién, en la parte septentrional,
todos ellos ya conocidos y parcialmente explotado^, evidenciaban
la existencia en su interior de una extensa “tierra adentro”, donde
forzosamente aquellos ríos debían recoger su caudal. El rico botín
que produjo México, primer país americano penetrado en profun­
didad —hasta entonces la conquista se había limitado a los lito­
rales— fue un poderoso acicate para intentar la exploración de
esas misteriosas “tierras adentro”.
Para dirigir y controlar el naciente imperio colonial, se había
erigido en España el Consejo de Indias, supremo órgano estatal
en asuntos americanos. Componían el Consejo un presidente y
consejeros nombrados por el Rey, dedicados exclusivamente a la
solución de los problemas que surgían en la integración del conti­
nente americano al imperio español. La tarea inmediata del Con­
sejo fue favorecer la apertura del continente a la colonización que
hasta ese momento había sido fundamentalmente costera.
El viejo y enriquecido conquistador, el ya nombrado Rodrigo
de Bastidas, capituló en 1524, con la Corona, la gobernación de San­
ta Marta. Se le otorgó el gobierno del trecho de la costa que corre
desde el Cabo de la Vela, hasta la desembocadura del río Magda­
lena, con la correspondiente “tierra adentro”; y un año más tarde,
Gonzalo Fernández de Oviedo recibió el gobierno sobre el trecho
que va desde la desembocadura del Magdalena hasta Urabá y su
correspondiente “tierra adentro”, bajo el nombre de gobernación
de Cartagena. La esencia de estas capitulaciones, por cuenta y
riesgo de los capitulantes y sin obligaciones por parte de la Corona,
fue la fundación de uno o varios pueblos, la traída de familias de
colonos, de semillas de granos para la siembra, de ganado vacuno,
caballar y ovino para la procreación, como también de esclavos
negros —la tercera parte mujeres—, para aumentar la mano de
obra disponible. Al gobernador se le ofrecían títulos honoríficos,
sueldos y participación en los rendimientos económicos de la gober- '
132 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMLENTO

nación, sin obligación alguna por parte de la Corona y pertene­


ciendo a ésta, por el contrario, las ventajas estipuladas en las
capitulaciones.
K;

Rodrigo de Bastidas llegó a la gobernación en 1526 y fundó a


Santa Marta como capital y principal puerto. Era ya un anciano
sin ambiciones de conquistador sino de un colonizador quien como
lo fueron Roldan y Balboa, quería echar raíces en esa tierra.
Distinta era, sin embargo, la intención de la hueste conquisa
tadora que lo acompañaba, compuesta en gran parte por hombres
que quedaron “desocupados” luego de la conquista de México. Éstos
buscaban un rápido enriquecimiento mediante el despojo de los
indios, de sus bienes o su venta como esclavos. La política dé
Bastidas que trataba de frenar tales ambiciones fue bien prontó
rechazada y Bastidas tuvo que afrontar la tercera de la larga serle
de “revoluciones” ocurridas en América durante el siglo xvi. Aj
grito de “Viva el Emperador y la libertad; que no hemos de morir
aquí como esclavos en poder de ese mal viejo”, Bastidas fue ataca®
de noche en su bohío, herido gravemente y expulsado de su gober­
nación. Murió en Cuba, como consecuencia de las heridas recibidas
El capitán del navio en que viajó fue acusado de haberse desvia®
de la ruta directa a Santo Domingo, sede de la Real Audiencia,
para evitar que el odiado gobernador se quejase ante la alta insti­
tución gubernamental y volviera a la gobernación. Sea como fuere,
lo cierto es que la muerte de Bastidas, entregó la provincia de
Santa Marta a la desenfrenada conquista.
Muerto aquel, el “común” eligió para gobernar a Santa Marta
a Rodrigo Alvarez Palomino, conquistador curtido en las guerras
de México, gobierno que fue luego compartido con Pedro de Vadi-
lio, enviado por la Audiencia de Santo Domingo, al saberse 18
muerte del viejo gobernador. El mediador entre los dos caudillo.'
fue Pedro de Heredia quien llegó con Vadillo y fue más tarde (1532)
gobernador de Cartagena. |
Zanjadas las diferencias, ambos caudillos dieron vía libre
sus ejércitos para proseguir la “conquista”, recoger oro y envií
esclavos. Para tener una idea del carácter del elemento humar
MANUAL DE HISTORIA I 133

que se apoderó de la región y que produjo su “destrucción”, basta


citar la carta de la Real Audiencia de Santo Domingo, fechada el
9 de julio de 1530, cuando, para justificar ante el Consejo de Indias
el envío de Vadillo a Santa Marta, escribía: “La gente que se hizo
para remedio de aquellas provincias fue de personas inútiles para
esta isla y de la gente de guerra que aquí quedó, y los no necesa­
rios y por los escándalos y alborotos que cada día hacían..que
es enemiga de cualquier población”.
Poco después arribó al puerto para tomar agua el navio capi­
taneado por Fernando Pizarro, con el primer oro recogido por su
hermano Francisco, en el Perú. Iba a España para dar en la Corte
las noticias del fabuloso país que fue descubierto.
No tardó Palomino en organizar una salida hacia aquel fan­
tástico país, “de donde vinieron —según declaraba— dos ovejas
(llamas), que habían pasado por allí, que venían del Perú”. Siendo
desconocida por entonces la extensión del continente suramerica-
no, Palomino creía poder alcanzar fácilmente el Perú, dirigiéndose
por tierra hacia el sur. Pero la suerte le fue adversa pues pocos
días después de haber salido de Santa Marta, murió ahogado en
el río que todavía lleva su nombre.
Muerto su compañero, le correspondió a Vadillo ejercer el go­
bierno limitándose prácticamente al envío de esclavos indios para
la venta en Santo Domingo. La población indígena, después de
una vana resistencia, huía a las montañas de la Sierra Nevada
abandonando sus labranzas y destruyéndolas para que no cayeran
en manos españolas, con lo cual el hambre diezmaba al ejército
invasor.
El Consejo de Indias en España, alarmado por los sucesos de
Santa Marta, resolvió nombrar para aquella tierra a un gobernador
de estamento civil: ni “conquistador” ni “neoamericano”. Fue ya la
época en la cual las autoridades españolas trataron de combatir
la arrogancia de los “americanos” que orgullosos de haber con­
quistado un imperio para España, desafiaban cualesquiera leyes
que trataban de limitar su libre acción. En México fue destituido
por, aquel entonces el “conquistador” Hernán Cortés, entregando
134 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

el gobierno a una nueva Real Audiencia; en Venezuela, el “ameri-


cano" Juan de Ampiés, que ocupaba la región de Coro, fue remo­
vido y el territorio entregado a Ambrosio de Alfínger en nombre
de una compañía comercial alemana, Bartolomé Welser y Compa­
ñía; y para Santa Marta fue nombrado García de Lerma, de pro­
fesión banquero, quien ya desde 1514 tenía negocios en Santo
Domingo.
Sin embargo, en la historia de un pueblo poco influye el reem­
plazo de personalidades mientras queden incólumes las condicio­
nes políticas y económicas creadas. Y así, García de Lerma, poco
pudo, hacer para frenar la ambición de los "conquistadores" de
que se componía la hueste que lo acompañaba. Ya después de su
primera y luctuosa experiencia personal cuando tomó parte en
una salida contra los indios rebeldes de su gobernación, dejó de
acompañar las tropas, contentándose con la parte del botín que
le correspondía como gobernador y dejando las acciones bélicas en
manos de los capitanes. Por otra parte, los indios, incapaces de con­
tener la invasión de sus tierras, continuaron la política de “tierra
arrasada”, esperando, y no en vano, que la escasez de alimentas
junto a la adversidad del clima tropical, las enfermedades y la
muerte, ahuyentaran a los invasores. ■ ’
La política adoptada por Lerma produjo expediciones anáró
quicas al mando de varios capitanes en busca de oro y comida®
Pero también tuvo como consecuencia el mejor conocimiento del
territorio. El sobrino del gobernador, Pedro de Lerma, encontró
un largo pero cómodo camino al rio Magdalena, cuyo acceso por
la desembocadura parecía imposible debido a la fuerte corriente.
Circunvalando la Sierra Nevada topó con el nacimiento del rio
Cesar. Bajó por el Valle de Upar (Valledupar) y siguiéndolo descu­
brió su desembocadura en el Magdalena, en un punto distante casi
50 leguas del mar. Casi simultáneamente, dos intrépidos navegan
tes, el portugués Jerónimo Meló y el español Rodrigo Llano, logra­
ron encontrar en el amplio estuario del Magdalena, otra vía de
acceso con navios. Un cacique del territorio descubierto por los
dos navegantes se embarcó con ellos a Santa Marta, para visitar
MANUAL DE HISTORIA I 135

al gobernador, comunicando a éste los detalles y la facilidad con


que el río se navegaba cien leguas más arriba.
De esta manera fue descubierta la vía de penetración a las
tierras del interior tanto con navios como por tierra; descubri­
mientos trascendentales en la historia de las tierras actualmente
colombianas que llevaron a la conquista de ,1a meseta chibcha,
región central de la actual Colombia. Estas vías de acceso perdura­
ron durante toda la época colonial e incluso republicana y sólo
recientemente fueron adicionadas por carreteras, ferrocarriles y
aviones.
La noticia del descubrimiento de las entradas al interior de la
gobernación de Santa Marta fue recibida con satisfacción por el
Consejo de Indias. Correspondía a la política estatal de entonces
penetrar en el interior del continente no limitándose a “arañar”
las playas. El enviado a reclutar en España nuevos pobladores reci­
bió un decisivo apoyo oficial. A los descubridores del acceso al
Magdalena, les fueron otorgadas señaladas mercedes. Para favo­
recer la pronta exploración del río, se adjudicaron a la gobernación
de Santa Marta las islas situadas en el Magdalena, pese a la opo­
sición de Pedro de Heredia quien ya entonces gobernaba las tierras
del otro lado del río.
Con todo, el papel histórico que habría de tener la utilización
del Magdalena como vía de penetración al interior, no fue reser­
vado a García de Lerma, banquero, amante de comodidades y de
provechos inmediatos proporcionados por sus capitanes con la par­
ticipación en el botín. García de Lerma hizo algunos intentos para
que sus capitanes aprovechasen el importante descubrimiento y re­
conocieran el curso bajo del río. Pero éstos se contentaban con las
escaramuzas con indios de las tribus inmediatas y con el reparto
de un botín, cuya magnitud era cada vez menor, ya por la merma
de la población indígena, ya porque los “conquistadores” no aspi­
raban a grandes empresas. Lerma murió a fines de 1534 sin efec­
tuar gestión alguna para llevar a cabo la expedición.
Desde Santo Domingo fue enviado como gobernador interino
ei doctor Infante, hombre de constitución débil y siempre enfermo,
136 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

quien dejó el campo libre a los conquistadores. En su época, la


empresa conquistadora se asemejaba a las tradicionales “aceitas"
practicadas por los moros en le Península Ibérica, cuando de ma-<
ñera anárquica invadían las tierras del norte, ocupadas por los
cristianos, retirándose.luego con el botín y destruyendo a su paso
las labranzas e incendiando las casas del enemigo. Tal política
produjo en Santa. Marta una espantosa carestía de los alimentos, a
más de la hostilidad general de la población indígena hacia los
invasores, lo cual llegó a tal punto que el simple tránsito por el;
territorio de la gobernación resultaba peligroso para el mermado'
ejército español. Quien podía abandonaba a Santa Marta echan-,
dose incluso a nado para alcanzar a los navios que pasaban de
largo, sin hacer escala en el empobrecido puerto. La decaden­
cia, de Santa Marta era completa. Ante tal situación, el doctor
Infante abandonó la gobernación, sin esperar siquiera la licencia
de la Real Audiencia para hacerlo, ni el reemplazo que ya venía de
España.. k

IV
La gobernación de Cartagena

Ya se mencionó cómo, al fracasar la expedición de Alonso de Ojedá,


el litoral meridional del Caribe se convirtió en una "tierra de na­
die”, proveedora de esclavos para las islas “útiles”. En 1514, cuando
Pedrarias Dávila navegaba por la costa hacia su gobernación de
Castilla de Oro, la flota se detuvo algunos días en el puerto de
Calamar (Cartagena), a fin de capturar indios como esclavos. Si­
guió luego a Urabá, ávido de aprovechar el descubrimiento hecho
por Balboa.
A mediados del tercer decenio del siglo xvi, cuando España
varió radicalmente su política y resolvió reconocer y colonizar la»
tierras del interior y no simplemente los litorales, el trecho entt»
las desembocaduras de los ríos Magdalena y Darién (Urabá) le tu
entregado en gobernación. (18 de marzo de 1525),.al ya nombrad!
MANUAL DE HISTORIA I 137

Gonzalo Fernández de Oviedo. Pero Oviedo no hizo diligencia algu­


na para tomar posesión de la tierra y los vecinos de Santa Marta
acostumbraron a cruzar el Magdalena en busca de esclavos y pro­
visiones.
El ya mencionado Pedro de Heredia, teniente de Vadillo, supo
aprovechar bien su permanencia en santa Martaf Mediante el ne­
gocio de “rescate” con los indios reunió 4.000 pesos de oro. Con
ellos se trasladó a España y a principios de 1532 logró si no el
nombramiento de gobernador que tanto anhelaba, sí una licencia
Real para conquistar el trecho costero entre el Magdalena y Urabá
con la correspondiente “tierra adentro”, pese a la oposición del
cabildo y la vecindad de Santa Marta que ocupaba con su ganado
la banda opuesta del río.
Llegado a la tierra asignada, Heredia fundó en 1532 la ciudad
y puerto de Cartagena. Hizo luego algunas salidas de reconoci­
miento, encontrando una general hostilidad de la población indí­
gena que desbarataba fácilmente. La principal actividad de Heredia
se concentró sobre la exploración del Slnú, donde se hallaron tum­
bas indígenas, en las cuales junto a los muertos depositaban los
indios el oro; tumbas fácil de encontrar y saquear, pues estaban
señaladas por montículos de tierra, como era su costumbre. Fue
el oro de estas “ricas”, tumbas la base del progreso económico de la
provincia y permitió que Cartagena fuera desde el principio una
ciudad floreciente. Su puerto, al contrario de lo que sucedió con
el de Santa Marta, lo visitaban frecuentemente comerciantes y
navios. El número de sus habitantes creció permanentemente, a tal
punto que ya a principios de 1535 Cartagena contaba con 800
vecinos, “hombres de guerra”, provenientes de Santo Domingo o
directamente de España.
Pero, como también sucedió en otros casos, ni la conquista ni
el hallazgo de las tumbas favoreció de modo igual a toda la pobla­
ción. Heredia exigió licencias para vaciar las tumbas —con el
pretexto de evitar fraudes de los derechos de la Corona— y él mis­
mo, lejos de contentarse con el salario de gobernador, se dedicó a
explotarlas mediante cuadrillas de esclavos negros importados, al
138 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

tiempo que entrababa la concesión de licencias a otros españoles.


Esta medida provocó la rebelión de algunos inmigrados y hasta
un ataque del cual Heredia escapó con algunas heridas. Salvo la
magnitud del suceso, se trataba de una nueva “revolución” en las
tierras actualmente colombianas contra la autoridad legal esta-
■ blecida.
Muy pronto la afluencia de inmigrantes tras el señuelo del
oro, provocó una superpoblación de Cartagena con gentes sin
medios de subsistencia, lo que por otra parte favoreció indirecta­
mente el descubrimiento de nuevas tierras del interior. Durante su
gobierno se produjo la repoblación del antiguo sitio de San Sebas­
tián de Urabá, pese a la oposición de Castilla de Oro, gobernada
entonces por Francisco de Barrionuevo. Se desató una verdadera
guerra entre las dos gobernaciones con muertos y prisioneros; su­
ceso que ocasionó la intervención de la Real Audiencia y la rati­
ficación del río Atrato como frontera entre ambas gobernaciones.
Tampoco Heredia pudo sustraerse del señuelo del Perú cuando
se tuvo noticia del descubrimiento por parte de los samarios de
un acceso al río Magdalena. Organizó algunas expediciones hacia el
interior de su gobernación sin que se lograra encontrar un acceso
al río, por la maraña que forma su amplio estuario antes de verter
sus aguas al mar. Unos subieron por el río San Jorge, creyéndolo
el Magdalena; otros exploraron la desembocadura del Cauca, regre­
sando luego a la costa.
No faltaron quejas contra Pedro de Heredia. La abundancia de
oro produjo una inflación y la vertiginosa subida de los precios
de caballos, armas y productos importados. Las licencias exigidas
para vaciar las sepulturas y su frecuente negativa fueron piedras
de escándalo. El trabajo indígena forzado mermó sensiblemente a
esta población. Graves acusaciones se elevaron contra Heredia al
Consejo de Indias, ante todo por su codicia lo cual ocasionó el envío
como juez de residencia al licenciado Dorantes, quien se ahogó en
la travesía. En vista de ello, a comienzos de 1536, la Audiencia de
Santo Domingo mandó a Cartagena como reemplazo a uno de sus
oidores, el licenciado Juan de Vadillo. Pedro de Heredia, temeroso
MANUAL DE HISTORIA I 139

del juicio y una posible condena, se embarcó clandestinamente a


España llevando oculto una buena cantidad de oro, según se le
acusó. Con todo, ya en España, logró una sentencia favorable.
El 12 de junio de 1540, obtuvo el titulo de gobernador y regresó a
su gobernación con un nutrido grupo de nuevos Inmigrantes.
Mientras tanto, el licenciado Juan de Vadillo, a pesar de ser
oidor, no pudo escapar a la atracción que ejercía la “tlerradentro”
de la gobernación. Concluida la residencia contra Heredla y ten­
tado por las noticias fantásticas traídas del interior de la gober­
nación por el capitán Francisco César, Vadillo resolvió hacerse
conquistador. En compañía de César y comandando un ejército de
200 hombres, algunos esclavos negros e indios cargueros, se dirigió
por las montañas hacia el sur. Luego de un accidentado viaje por
• tierras de los actuales departamentos de Antioquia y Caldas (an­
tiguo), Vadillo llegó hasta Anserma y Cali, pertenecientes ya a
otra gobernación. Allí dejó su ejército y prosiguió viaje al sur. En
un puerto del Pacífico se embarcó rumbo a Panamá y Santo Do­
mingo, para continuar en la Audiencia, de la cual era oidor.

• V..
A la búsqueda del Perú

Ya se señaló el revuelo que produjo en España la noticia del des­


cubrimiento del acceso al “Río Grande de la Magdalena”, tanto por
tierra como por mar. La fama del Perú crecía y tanto en Panamá
como en Venezuela, e incluso en la Audiencia de Santo Domingo,
surgen ideas y hasta preparativos para descubrir por la vía terres­
tre el fabuloso país del Perú.
Ante la fama que adquirió Perú y al conocerse en España la
muerte de García de Lerma, se nombró para reemplazarlo no a un
gobernador cualquiera sino al adelantado y gobernador de las Islas
Canarias, Pedro Fernández de Lugo, viejo y experimentado soldado
en la conquista de aquellas islas. Se le otorgaron, a más de las
140 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

mercedes acostumbradas, señaladas ventajas y honores, elevados


salarias, una crecida suma para los gastos y la participación en
las ganancias que produjera la provincia. Le fue señalada la línea
equinoccial como límite de su gobernación, como había sido el caso
por entonces de. otras gobernaciones del litoral atlántico.
. Las diligencias para la capitulación estuvieron a cargo de su
hijo y heredero, Alonso Luis de Lugo, quien viajó a la Corte para
adelantarlas. Se limitaron algunas de las exigencias hechas por
Fernández de Lugo, pero con todo, las condiciones de la capitula­
ción fueron excepcionalmente favorables y era fácil el recluta­
miento de los futuros conquistadores. Entre ellos no faltaban miem­
bros de la pequeña nobleza, algunos mercaderes acaudalados e
incluso hombres de letras que fascinados con la posibilidad del
enriquecimiento se alistaron en la empresa. Entre los últimos, se
destacó luego el licenciado Gonzalo Jiménez de Quesada, quien ya
en España yeñía ejerciendo la abogacía ante la Real Audiencia de
Granada y que por problemas en los cuales se vio envuelta su fami­
lia, prefirió emigrar, recibiendo luego el cargo de teniente de go­
bernador.
Con casi un millar de hombres se embarcó Alonso Luis de
Lugo hacia las Canarias donde esperaba su padre. Completada la
tripulación con los “isleños” y habiendo embarcado armas y basti­
mento en cuantía superior a las necesidades de la jornada con la
intención de expenderlos a los colonos, la flota se hizo a la mar a
finales de 1535 con destino a Santa Marta. -.í.
Cuando a principias de enero del año siguiente desembarcarort
en el puerto con caballos y armaduras, paños y terciopelos, encon­
traron un país desolado por hambre y enfermedades, las chozas
de bahareque derruidas, las calles enhierbadas, el monte de la selva
circunvecina invadiendo las afueras de lo que esperaban fuera una
gran ciudad. Hacía meses que no entraban barcos en el puerto,
pasándolo de largo, ni los indios comarcanos traían los frutos de
sus cosechas para alimentar la hambrienta población.
La situación alimenticia se tornó tan angustiosa que con la
llegada del nuevo ejército resultó insostenible. Fueron, atacad»
MANUAL DE HISTORIA I 141

por la parte occidental de la gobernación las tribus vecinas de


Bonda, lo cual, sin embargo, no dio resultado, porque los desmanes
de los conquistadores anteriores impidieron que los indios aceptasen
la paz. Las escaramuzas, aunque victoriosas para los invasores, se
convertían en graves derrotas pues no reportaban alimentos ni
lograban la sumisión de los indígenas. Éstos, después de ofrecer
alguna resistencia, huían invariablemente a las montañas, destru­
yendo e incendiando todo lo que dejaban atrás, cuando no lo hacían
los propios capitanes de Lugo, para escarmiento.
, Alonso Luis de Lugo, con un destacamento de los recién llega­
dos, entre los cuales se contaba Jiménez de Quesada, emprendió
una expedición a la parte oriental de la gobernación, La Ramada.
Sostuvo algunos encuentros con los indios y recogió algún oro.. Sin
embargo, desilusionado de lo que esperaba fuera un paraíso, aban­
donó la empresa. Sin repartir el oro con sus compañeros, Lugo
se embarcó para España abandonando a la suerte a su anciano
padre; un hecho que éste denunció a España pidiendo para el hijo
un castigo ejemplar.
La situación en Santa Marta era desesperada. No era posible
sostener el numeroso ejército, aunque ya algo mermado por el
hambre, las enfermedades, las luchas con los indígenas y el duro
clima tropical. Esta circunstancia obligó al anciano gobernador
a organizar a la buena ventura la expedición a la desconocida
"ttérradentro”, a principios del mismo año; organización parecida
a la que había planeado, sin llevarla a cabo, García de Lerma
cuando resolvió dividir el ejército en dos grupos, uno de los cuales
iría por tierra para alcanzar el río, mientras que el otro se embar­
caría en bergantines con el encargo de prestarse mutua ayuda en
todo momento. Pero mientras que el banquero quiso reconocer el
interior de su gobernación, acorralando a los indios para aprove­
charse de un botín, Fernández de Lugo, militar y conquistador,
quiso reconocer el interior del país. El grueso del ejército, unos
seiscientos hombres, acompañados de indios cargueros y con los
caballos necesarias, iría a pie por el camino explorado anterior­
mente por Pedro de Lerma, para que circunvalando la Sierra
Nevada, alcanzar la orilla del. Magdalena en un lugar ya alejado
142 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

de su desembocadura, evitando así los manglares, ciénagas y afluen-


tes que dificultaban el tránsito de hombres y bestias. El resto del
ejército partiría simultáneamente en los bergantines, llevando bas­
timento y los elementos necesarios para una larga jomada. Las
dos partes del ejército, debían reunirse en las orillas del Magda­
lena, sirviendo luego los bergantines para transportar los enfermos,
auxiliar a los hombres que iban por tierra, en el cruce de los
afluentes y recoger los alimentos que se- encontrasen en las orillas.
Quedarían en Santa Marta muy pocos soldados encargados de la
protección del pueblo, de los enfermos, de las mujeres y niños.
*
Para tal jornada nombró Lugo al licenciado Gonzalo Jiménez
de Quesada como teniente general del ejército por tierra, y para
el comando de los bergantines al capitán Pedro de Urbina.

VI
La conquista de la meseta chibcha

La expedición al interior constituyó una verdadera odisea. Es


cierto que ni el ejército de tierra ni los bergantines, sufrieron ata­
ques de los indígenas, pues tal hecho no se señala en los docu­
mentos. En cambio, hay constancia del hambre y las enfermedades
sufridas en esa jomada. Un participante declaraba: “Que en el
dicho camino y descubrimiento, además de los dichos trabajos y
peligros, se padeció por todos en general tanta hambre, que se
comieron los caballos que traían y hierbas ponzoñosas y lagartos
y murciélagos y ratones y otras tantas cosas semejantes”. Basta
decir que sólo la tercera parte del ejército logró sobrevivir la
jornada.
Los numerosos pleitos ocasionados por esta expedición y varios
documentos más, ofrecen detalles sobre la organización de tales
expediciones. Cada participante iba “por su cuenta y misión”, es
decir, a su propio riesgo, sin salario o garantía alguna salvo la espe­
ranza de recibir la parte que le correspondía en el botín en el caso
MANUAL DE HISTORIA I 143

de que éste se lograra. El reparto del botín se regía por la costum­


bre o un convenio entre los participantes. La obediencia al caudillo
era total y se castigaba severamente cualquier rebeldía. Muchos
de los futuros colonos venían endeudados a veces ya desde España,
con la esperanza de poder saldar las deudas con las hipotéticas
ganancias que esperaban. Los más aventajados económicamente
llevaban caballos, mantenimientos, armas o medicinas y se hacían
pagar su valor del “montón” del botín en caso de pérdida o consu­
mo, o las vendían a sus compañeros a precios que dictaba el mo­
mento. Que no todo era altruismo se desprende de las acusaciones
hechas a Fernández Gallego, sucesor como veremos de Pedro de
Urbina, en el comando de los bergantines, quien sin preocuparse
de la precaria situación de la tropa aprovechó su viaje como comer­
ciante, haciéndose pagar lo que llevaba a precios de usura. De ahí
que, aunque la acción conquistadora como tal fue la obra común
de los participantes, sujetos todos a los mismos peligros, no eran
iguales las oportunidades de sobrevivir ni el lucro a que tenían
derecho.
La expedición al mando de Jiménez se inició el 5 de abril de
1536. Luego de circunvalar la Sierra Nevada y seguir el valle del
río Cesar, el ejército llegó a Chiriguaná y después a Tamalameque,
en la orilla del Magdalena, con la esperanza de que ya hubieran
llegado los bergantines. Desconocían el percance sufrido por la
flota capitaneada por Diego de Urbina, la cual no logró, debido a
condiciones atmosféricas adversas, franquear la entrada del río,
. naufragando algunos navios y dispersándose el resto.
A fines de julio, ya desesperados por la tardanza de los navios,
el ejército prosiguió su marcha Magdalena arriba cruzando con
gran dificultad las ciénagas, los manglares y las desembocaduras
de los ríos. Cuando ya se habían alejado bastante del punto fijado
para el encuentro, fueron alcanzados por los bergantines al mando
de Fernández Gallego. Ciertamente, apenas conoció Fernández de
Lugo la noticia del percance sufrido por la flota que comandaba
Urbina, se apresuró a enviar otra, comandada por Fernández Ga­
llego. Y así, unos por tierra y otros a bordo de los navios, por el
mes de octubre del mismo año, alcanzó el ejército La Tora, lugar
144 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

de la confluencia de varios ríos y un poco más arriba la desembo­


cadura del Opón. En ese lugar la corriente del río ya era tan recia
que hacía imposible la subida de los bergantines.
Por otra parte y aún antes de llegar a Tora, llamó la atención
del ejército el hecho de que la sal que consumían los indígenas
que habitaban en las orillas del río no era la sal en granos de
procedencia marina que ellos bien conocían, sino una sal compacta,
en bloques, de procedencia minera. El indicio de la existencia de
salinas y, por consiguiente de una región poblada, fue indudable­
mente uña de las causas por las cuales la expedición reducida ya
a dos Centenares de hombres, varió su ruta dirigiéndose a la cordi­
llera que se elevaba al oriente. Y, ciertamente, la vanguardia del
ejército enviada por Jiménez para explorar el Opón, encontró varias
chozas habitadas por indígenas. Un nuevo destacamento enviado
posteriormente a la sierra, confirmó la existencia más adelante de
una densa población.
A fines de diciembre, el ejército se puso en marcha a la cordi­
llera quedando en el puerto el capitán Gallego con sus bergantines
por si fuera necesario el reembarque. Bien por la falta de noticias
o por las enfermedades, o porque como lo sostuvo más tarde fue
atacado por los indios al ver reducido el número de los invasores,
Gallego resolvió regresar a Santa Marta, abandonando a su suerte
al ejército de tierra. V
Entretanto, éste seguía el avance, encontrando de trecho en
trecho poblaciones indígenas bien abastecidas de vituallas, y a prin­
cipios de marzo de 1537, pasando por Vélez y el valle de Moniquirá.
el ejército alcanzó la meseta chibcha bien poblada, habiendo reuftj
nido en el camino una buena cantidad de oro y de esmeraldas y;
logrando a veces en un solo día un botín que sobrepasaba cort.--
creces lo conseguido durante los once meses que emplearon en.l^
jomada por el río.
Sin encontrar resistencia, el ejército llegó a los “pueblos de la
sal” (Nemocón, Tausa y Zipaquirá) y el 22 del mismo mes avistó
el “Valle de los Alcázares”, como llamaron los españoles a la propia,
sabana de Bogotá, por los bohíos cercados en que vivían los indios;
■ MANUAL DE HISTORIA I 145

El ejército arribó luego a Chía y el 5 de abril a Suba, población


cercana a Bogotá, sede del zipa Tisquesusa (“Bogotá el Viejo” se
flama en la documentación). El zipa, con dádivas primero y luego
mediante una ineficaz resistencia con indios equipados con primi­
tivas armas de madera, pretendió defender su territorio. Huyó des­
pués a las montañas donde muy pronto encontró la muerte en
una refriega nocturna, llevándose a la tumba el secreto del lugar
donde supuestamente había escondido un tesoro.
Desde Bogotá, Jiménez dirigió su ejército al norte recogiendo
entre los indios oro y esmeraldas. Tan pronto tuvo noticias de que
las esmeraldas provenían de las minas de Somondoco, envió a reco­
nocerlas al capitán Pedro Hernández de Valenzuela, quien regresó
con algún botín y con la noticia de haber visto a través de una
brecha en la cordillera extensos llanos hacia el oriente. Para reco­
nocer esos llanos, despachó Jiménez al capitán Juan Tafur, quien
no logró atravesar la cordillera. La visión de tan extensas tierras
llanas al oriente y el señuelo de un “Dorado”, en aquellas partes,
prendieron la mente de los conquistadores y su búsqueda habría
de cobrar más adelante no pocas víctimas.
7 El 6 de agosto de aquel año, 1537, estando acantonado el ejér­
cito en el valle que llamaron de Murcia, recibió el caudillo noticias
r de la existencia de otro rico cacique que residía en el valle de Tunja,
el zaque Quemuenchatocha. Hacia allá se dirigen los conquistado-
r res y el 20 del mismo mes obtienen un cuantioso botín, al despo­
jar al zaque de 136.500 pesos de oro fino, 14.000 de oro bajo y de
280 esmeraldas. Hasta ese entonces, habían entrado a la caja del
"común” solamente unos 8.000 pesos de oro de todos los quilates
y un millar de esmeraldas. En este sitio recibió Jiménez noticia de
la existencia de un gran sacerdote de los mulscas, Suagamoso.
Hacia allá, dirige su ejército y el 4 de septiembre despoja al cacique
de 40.000 pesos de oro fino, 12.000 pesos de oro bajo y 118 es­
meraldas.
Según las anotaciones que se hicieron en el libro donde se
registraban las entradas de oro y esmeraldas, parece que una parte
del ejército continuó explorando el Reino de Tunja, pues afluye
146 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

oro de Sáchica y Sogamoso. Otra parte volvió al “Valle de los


Alcázares”, pues el 12 de octubre Jiménez depositó en la caja del
“común” una cantidad de oro procedente de esta región.
A fines de 1537 se reciben noticias de la existencia de un
“Valle de las Minas” (Neiva), habitado por indios supuestamente
muy ricos. Hacia ese valle se dirige el caudillo por el camino de la
cordillera, con una parte de la soldadesca. Desilusionado, regresa
a Bogotá en febrero del año siguiente, trayendo consigo apenas
4.000 pesos de oro. Sin embargo, al regreso encontró un nuevo
camino a la meseta chibcha, bajando por el valle del río Magda­
lena hasta Guataquí y subiendo luego a Bogotá.
Entre tanto su hermano, Hernán Pérez de Quesada, alguacil
mayor, no resistió la tentación de “El Dorado”; leyenda cuyas
fuentes históricas son desconocidas, pero que tuvo una desastrosa
influencia en la conquista de. toda la parte septentrional de Sur-
américa. El 12 de mayo, Hernán Pérez regresó a Bogotá trayendo
consigo 2.500 pesos de oro y la noticia de haber llegado a un sitio
distante sólo cuatro días de la “provincia de las amazonas”, otro
fabuloso país de legendaria riqueza.
Considerando suficientemente esquilmada la región, en junio
de 1538 procedieron a repartir el botín. En el Archivo General de
Indias en Sevilla se conserva el documento original que tiene valor
histórico, por constituir, junto con el del reparto que hiciera Fran­
cisco Pizarro en el Perú —este último publicado sólo parcialmen­
te—, los dos únicos documentos originales conocidos hasta ahora
tocantes al reparto de los botines durante la conquista de América.

VII
El reparto del botín

En la “intrucción” dada por el gobernador Pedro Fernández de


Lugo a Jiménez de Quesada, su teniente general, habían sido fija­
das las reglas para el reparto del botín entre los hombres de a pie
MANUAL DE HISTORIA I 147

y de a caballo y los que venían en los bergantines. De acuerdo con


esa instrucción, el botín reunido en “montón”, una vez deducidos
los gastos que afectaban al común (vituallas, drogas, mercancías
inutilizadas, caballos muertos, etc., y la “joya”: una pieza de mayor
valor que correspondía al gobernador), se dividía en “partes” así:
diez al gobernador; a Jiménez de Quesada, como teniente general,
cinco y como capitán, cuatro; cuatro “partes” arcada uno de los
ocho capitanes; tres “partes” al alférez; dos “partes” a cada uno
de los jinetes, dueños de los caballos; una y media “partes” a cada
uno de los ballesteros y arcabuceros; y una “parte” a los rodeleros
y demás soldados. No hemos encontrado en las “Siete Partidas”,
disposiciones que debían regir en estos repartos. Probablemente
pertenecían a la época dé la Reconquista o fueron introducidos por
los moros.
La “instrucción” de Fernández de Lugo ordenaba informar a
los indios que quienes se sometieran voluntariamente a los espa­
ñoles, recibirían un buen trato; pero a quienes no lo hicieran se
les hará la guerra como a enemigos, con todas sus consecuencias:
serían declarados esclavos y sus bienes formarían parte del botín.
A todos los indígenas se les exigió la entrega del oro para pagar
los gastos en que incurrieron los conquistadores para llevar a cabo
la expedición; cláusula que merece destacarse por insólita. Pues
si bien existía un derecho consagrado de aprovecharse de los bienes
del enemigo, no así de quienes se sometían voluntariamente, sin
hacer la guerra. Se exigía pues de los indios pacíficos, su apoyo a
la invasión.
El 6 de junio de 1538 se procedió al reparto del botín. En un
acto solemne son elegidos tres repartidores, representantes de cada
uno de los tres grupos que componían el ejército: capitanes, jinetes
y soldados a pie. Los oficiales reales presentaron el botín: el oro y
las esmeraldas que habían sido guardados celosamente en una caja
que por la noche se suspendía del techo del bohío donde reposaba
el caudillo. A continuación se procedió a pesar, avaluar y contar el
"montón” que ascendió a 191.274 pesos de buen oro u oro fino
(mayor de 16 quilates), 37.288 pesos de oro bajo (de 9 a 15 quilates)
y 18.288 pesos de oro de “chafalonía” (mezclado con otros metales),
148 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

este último valorado en siete pesos por uno de buen oro. Asimismo
resultaron 1.815 esmeraldas de toda suerte, para repartir. De este
“montón” se entregó a los oficiales reales el “quinto” (20%) per­
teneciente a la Corona, a saber: 38.259 pesos de oro fino, 7.257
pesos de oro bajo, 3.690 pesos de chafalonía y 363 esmeraldas de
diferentes tamaños. Se pagaron luego los gastos a cargo del “co­
mún” con el oro de chafalonía y el bajo: las “mejoras” a quienes
más se distinguieron durante la expedición, el valor de los caballos
muertos durante la jornada, el valor de las medicinas gastadas
durante ella y el de las herramientas y objetos inutilizados en las
acciones de provecho para el común.
Pagados estos gastos a los respectivos dueños, quedaron luego
para repartir 148.000 pesos de oro fino, 16.964 pesos de oro bajo y
1.455 esmeraldas.
Se suman luego las “partes” señaladas en la instrucción de
Fernández de Lugo, mas algunas no previstas por el gobernador,
como para macheteros, trompetero, etc. Resultaron 290 “partes”.
El botín se divide por este número, resultando cada parte de 510
pesos de oro fino, 57 pesos de oro bajo y 5 piedras esmeraldas de
distinta calidad y procurando que cada grupo fuera de igual valor.
Luego a cada participante se entregaron las partes a que tenía
derecho, dando un fiador —generalmente un compañero— para
que respondiera ante la justicia en caso de que se presentaren
reclamos por parte de quienes habían quedado en las riberas del
Magdalena.
En la lista de los presentes figuran 179 participantes (y no
160 o 166 como declaran los cronistas y aparece en ciertos docu­
mentos), incluyendo un soldado que murió después de llegar al
altiplano.
Es interesante insistir sobre el carácter comunitario de estas
expediciones conquistadoras y en el hecho de que se trataba de
una acción conjunta de todos los participantes. Si bien el riesgo
era para todos igual, no era igual la participación en el botín. Así,
los 15 más aventajados —el gobernador y los capitanes—, que en
conjunto constituían sólo el 5,2% del total de los participantes,
MANUAL DE HISTORIA I 149

recibieron 70 partes, es decir, el 25% del botín, correspondiendo a


cada uno 1,66% del “montón”. Los 43 jinetes y caporales y los 2
religiosos, que juntos representaban el 24% de los participantes,
.recibieron 86 partes, es decir, 30% del botín, correspondiendo a
cada uno 0,7% del “montón”. Mientras el resto, ballesteros, arca­
buceros, rodeleros y demás soldados, que sumaban 121 personas y
constituían el 70% de la hueste, recibieron el 40% del botín, es ■
decir, cada uno recibió por dos años y dos meses que duraba ya la
expedición conquistadora, un 0,37% del botín.
Por supuesto el fraude era una cosa ya entonces bien estable­
cida, puesto que antes del reparto, se procedió a una “cata” en
busca de oro y esmeraldas escondidas en los bohíos, que no dio
resultados positivos.

VIH
La fundación de Bogotá

A juzgar por la documentación conservada, una vez repartido el


botín, Jiménez decidió marchar a España para informar sobre el
señalado descubrimiento. Al igual de muchas ciudades americanas,
se desconoce el acta de fundación de Santa Fe de Bogotá, si bien se
considera el 6 de agosto de 1538, como la fecha de fundación, es
decir, unas semanas después del reparto del botín. En la documen­
tación sólo consta la fundación durante .ese mismo año de la ciu­
dad de Vélez, pues el 13 de agosto estuvo en ella Jiménez de Que­
jada, quien recibió junto con el capitán Juan de San Martín, de
manos del cabildo de aquella ciudad un poder para representarla
ante la Corte de España en la búsqueda de mercedes para sus po­
bladores. La existencia del cabildo indica la fundación en regla
de una ciudad. Sabemos que en esa ocasión Jiménez no prosiguió
su viaje a España, pues por el mes de noviembre actúa una vez
más en Bogotá.
Mientras proseguía la conquista de la altiplanicie chibcha,
los muiscas rebeldes, muerto su zipa Tisquesusa, eligieron como
150 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

nuevo cacique a un indio aguerrido, Sajipa (o Saxajipa), para


proseguir la guerra contra los invasores. Bien pronto, dándose
cuenta de la inutilidad de su resistencia, el cacique se entregó a
los enemigos. Fue recibido con toda deferencia por Jiménez quien
para demostrarle su amistad lo acompañó con algunos soldados en
la guerra contra sus enemigos, los pan ches. De regreso a Bogotá
Jiménez trató de averiguar el sitio que, como suponía debiera
conocer Sajipa, donde “Bogotá el Viejo” había escondido el tesoro.
Al negar el cacique conocer la existencia de tal tesoro, fue some-'
tido a tormento que resultó infructuoso, por lo cual fue puesto
preso.
A comienzos de 1539 un incendio destruyó el pueblo donde
hasta entonces habitaban los cristianos entre los indios. Una nueva
ciudad fue erigida en el sitio Teusacá (Teusaquillo), con el nombre
de Santa Fe, que es el lugar donde ocupa actualmente la capital
de la Repúblicak El incendio del antiguo pueblo se atribuyó a las
instigaciones del cacique Sajipa, pese a su insistente negativa. Fue
sometido a un nuevo y recio tormento a consecuencias del cual
murió al mes siguiente.
Pocos días después de aquel luctuoso suceso Jiménez recibió
noticias sorprendentes: desde el suroeste se aproximaba un ejér­
cito de españoles al mando de Sebastián de Belalcázar y en las
montañas del oriente apareció otro ejército al mando de Nicolás
Federmán.
: Ciertamente, al tiempo del nombramiento de García de Lerma
para la gobernación de Santa Marta, se nombró como hemos dicho
para la vecina gobernación de Venezuela a Ambrosio de Alfínger.
Muerto Alfínger por los indios de Chinácota, fue nombrado sucesor
otro alemán, Jorge de Espira, y en calidad de teniente, aquel Nico­
lás Federmán quien ya en 1530-31, había recorrido una parte de
Venezuela. Pronto abandonó Espira su gobernación y emprendió
una expedición hacia el sur en busca de “El Dorado”; expedición
que terminó en un rotundo fracaso. Espira murió en 1538, cuando

I La fecha de la erección de la ciudad es 27 de abril de 1539.


MANUAL DE HISTORIA I 151

preparaba una nueva expedición. Su teniente Nicolás Federmán,


quien tenía la orden de seguirlo, después de explorar la Guajira y
fundar la actual Riohacha, siguió tras los pasos de Espira, pero
luego, desviando su ruta hacia la cordillera, la atravesó, llegando
a Pasca por el mes de marzo de 1539, cuando la tierra ya estaba
ocupada por la hueste de Jiménez.
Algunos años antes de esa fecha, Sebastián de Belalcázar, viejo
conquistador y fundador de Quito, bajo las órdenes de Francisco
Pizarro, gobernador del Perú, había resuelto explorar las tierras
que se extendían al norte de Quito con el fin de independizarse
de su superior. Ya en 1535, comenzó Belalcázar la exploración de
aquellas tierras mediante el envío de capitanes que alcanzaron el
actual Qulndío. A esas exploraciones se debe la fundación de Pasto,
Popayán, Cali, Ansenna y Cartago.
A mediados de 1538, estando en Quito, Belalcázar tuvo noti­
cias, proporcionadas por un indio, sobre la existencia de un “Dora­
do”, al oriente de la gobernación. Fue uno de tantos “Dorados”
cuya existencia aceptaba la mente exaltada de aquellos españoles,
tratándose de informes a veces malévolos y a veces mal entendidos,
que los indígenas suministraban con prolijidad, muchas veces sólo
para alejar a los españoles de sus tierras.
Pese a la oposición del cabildo de Quito, Belalcázar se puso en
marcha con indios y soldados.
Sin hallar el pretendido “Dorado” ni lograr atravesar el nudo
andino, su ejército llegó.al Valle de las Papas, lugar de nacimiento
de los ríos Cauca y Magdalena que en el dicho lugar están sepa­
rados sólo por un corto trecho de terreno cenagoso. Belalcázar se
dirigió hacia el valle del Magdalena creyendo que se trataba del
nacimiento del Darién (Atrato) y alcanzó la región de Neiva donde
encontró huellas de la pasada expedición de Jiménez de Quesada.
Continuó su marcha bajando por el valle del Magdalena. Allí fue
alcanzado por Hernán Pérez de Quesada, enviado por su hermano,
el licenciado, para averiguar la procedencia del nuevo ejército. Her­
nán Pérez indujo a Belalcázar a desviar su ruta hacia Bogotá,
donde los españoles se encontraban ya'prácticamente desarmados
152 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

frente a una numerosa y cada vez más hostil población indígena.


Pero deseoso de afianzar sus derechos sobre el territorio recorrido,
Belalcázar envió a uno de sus capitanes, Pedro de Añasco, a fundar
en el curso alto del Magdalena la ciudad de Guacacallo (actual
Timaná) 2; ya anteriormente su capitán, Pedro de Puelles, había
fundado la ciudad de Pasto 3. Luego se dirigió Belalcázar a Tiba-
cuy, lugar desde el cual ante la insistencia de los enviados de Ji­
ménez, se dirigió a Bogotá.
No faltaron discusiones entre los tres conquistadores sobre los
derechos que correspondían a cada uno como descubridor. Pero
la hábil diplomacia de Jiménez logró convencer a los dos de la
conveniencia de viajar a España y dejar en manos del Consejo de
Indias la decisión final. Jiménez logró asimismo que Federmán
dejara su hueste en el Nuevo Reino y Belalcázar una parte de la
suya, lo cual contribuyó mucho a la seguridad de la región y al
asentamiento definitivo de los conquistadores en la tierra que
habían descubierto, que el caudillo llamó Nuevo Reino de Granada,’
por haber sido vecino de esa ciudad en España como afirman algu­
nos, o por haber nacido en ella según otros. Asimismo distribuyó
los indias en encomiendas, adjudicándolas a los principales con­
quistadores, sus compañeros.
Embarcados en Guataquí a principios de junio de 1539, los
tres caudillos acompañados de algunos conquistadores, llegaron á
Cartagena a mediados del mismo mes. Allí iniciaron un pleito ante
el licenciado Juan de Santa Cruz quien estaba en aquel puerto,
tomando residencia a Pedro de Heredia, ausente en España.
Ese pleito continuó en España ante el Consejo de Indias. Fue
largo y engorroso debido a que se trataba de un territorio cuya
verídica situación geográfica era desconocida y se prestaba a ínter-'
prefaciones. A los tres aspirantes se sumaron Pedro de Heredia,
insistiendo que el Nuevo Reino caía dentro de su gobernación de
Cartagena, el obispo fray Tomás de Berlanga, que consideraba que
el territorio debía adjudicarse a la gobernación de Panamá, e ta;

2 Diciembre 1538.
3 Agosto 1537.
MANUAL DE HISTORIA I 153

cluso Pascual de .Andagoya, nombrado por entonces gobernador de


San Juan (Chocó), aspiraba poder lograr la inclusión del Nuevo
Reino en su gobernación. Informes de testigos, interesantes por
los conceptos embrollados y contradictorios que expresan sobre
la geografía de la actual Colombia, que sólo poco a poco se iban
aclarando, no lograron ofrecer una base segura para determinar
a qué gobernación debía pertenecer la tierra descubierta y con­
quistada por Jiménez de Quesada. Prevaleció el hecho cumplido:
lo descubierto por Jiménez siguió formando parte de la goberna­
ción de-Santa Marta, mientras que sólo uno de los tres conquista­
dores, Belalcázar, obtuvo compensación al ser nombrado goberna­
dor de lo que había recorrido desde Pasto, incluyendo Urabá como
salida al Atlántico aunque él no había pisado aquel territorio. Eli­
gió como capital la ciudad de Popayán como centro de su estirada
gobernación.
Federmán, acusado por sus patronos, los Welser, de deslealtad,
murió en 1542 en España, siendo archivado el pleito que instauró
contra sus patronos de Ausburgo. Jiménez de Quesada, luego de
inútiles gestiones para obtener la gobernación de Santa Marta
que por herencia pertenecía a Alonso Luis de Lugo, por haber
muerto en Santa Marta su padre Pedro Hernández de Lugo ya a
fines de 1536, fue acusado por el fiscal de encubrir una gran can­
tidad de oro (150.000 pesos) que trajo a España clandestinamente
para evadir los impuestos correspondientes. Ante la orden de pri­
sión, decidió ausentarse de España y viajó a Francia e Italia. El
obispo de Panamá, fray Tomás de Berlanga, y el de San Juan,
Pascual de Andagoya, desistieron del pleito.

IX
La anarquía

Al ausentarse de Santa Fe, Jiménez había nombrado a Hernán


Pérez de Quesada, su hermano, como su lugarteniente, nombra­
miento que fue revalidado por el cabildo de la ciudad. Con el fin
154 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

de congraciarse con los conquistadores procedentes de las huestes


de Federmán y Belalcázar, Pérez de Quesada comenzó a adjudi­
carles encomiendas de indios, en detrimento de los derechos de
los antiguos conquistadores, lo cual no contribuyó a la tranquilidad
social. La llegada al Nuevo Reino de Jerónimo Lebrón, juez de resi­
dencia enviado por la Real Audiencia de Santo Domingo cuando
se supo la muerte de Pedro Fernández de Lugo, generó nuevos
conflictos. Aceptado por una parte de la población y rechazado por
otra, Lebrón fue obligado por Hernán Pérez a regresar a Santa
Marta donde instauró un juicio contra éste y su ausente hermano,
con muchos testimonios adversos a la fama de ambos. Sin embargo,
Hernán Pérez, más conquistador que colonizador, atraído por el
antiguo señuelo de “El Dorado”, abandonó pronto Santa Fe con un
grupo de conquistadores y varios millares de indios cargueros, de­
jando como su teniente a Gonzalo Suárez Rendón. Se trasladó a
Tunja y pese a la oposición del cabildo a tal expedición, por ser
una institución más inclinada a la colonización que a la desenfre­
nada conquista, enganchó otros vecinos e indios para la jornada.
Luego se dirigió y atravesó la Cordillera Oriental y siguiendo con
ingentes penalidades las vertientes orientales de la cordillera hacia
el sur, alcanzó Mocoa, ascendió la cordillera y llegó a Pasto con su
ejército deshecho. Desde allí regresó a Santa Fe donde encontró
como nuevo gobernador a Alonso Luis de Lugo.
Ciertamente, al no aceptar Carlos V el traspaso de la gober­
nación de Santa Marta a Jiménez de Quesada, el heredero de Fer­
nández de Lugo, Alonso Luis de Lugo, se embarcó a fines del año
1542 para hacerse cargo de la gobernación. Allí se apoderó violen­
tamente, pese a las protestas de los oficiales reales, de la doceava
parte de las perlas depositadas en la Real Caja de Riohacha.'
Alegaba que pertenecían a él, según la capitulación concedida por
la Corona a su padre. Una vez en Santa Fe declaró inválidas las
encomiendas otorgadas por los hermanos Quesada y sus tenientes,
entregándolas a sus “paniaguados” y adjudicándose a sí mismo
un buen número de las más productivas, contra la general oposi­
ción de los demás conquistadores. Instauró luego un pleito contra
Hernán Pérez y contra otro hermano del licenciado que había
■ MANUAL DE HISTORIA I 155

llegado del Perú, Francisco Jiménez de Quesada, embargándoles


sus bienes y enviándolos presos a Cartagena junto con el teniente
Gonzalo Suárez Rendón, para que se presentasen con las. actas
de sus procesos ante el Consejo de Indias. Estando a bordo del
barco que iba a llevarlos a España, los dos hermanos del licenciado
murieron fulminados por un rayo. '

Algunos meses después, ante la creciente y peligrosa enemistad


de los vecinos, el propio gobernador se embarcó hacia España,
haciéndose pagar antes por la fuerza sus salarios y derechos. El
Nuevo Reino quedó acéfalo.
No menor anarquía se produjo en la parte occidental de la
actual Colombia. El descubrimiento del Perú no fue tan sólo un
acicate para que desde Venezuela, Santa Marta y Cartagena se
intentara penetrar la “tierradentro”. Aún antes de los Pizarro, en
1322, el ya nombrado Pascual de Andagoya, quien era entonces
regidor de Panamá, había explorado un buen trecho de la costa
del Pacífico hacia al mediodía y estando en España a tiempo
de la llegada de los tres conquistadores, Jiménez, Belalcázar y Fe-
dermán, capituló con la Corona la gobernación de aquella costa
desde Panamá hasta Catamez, que fue el trecho vacante desde la
muerte de Gaspar de Espinoza, quien lo había capitulado con la
Corona, en 1536, sin tomar la posesión de lo capitulado. Catamejz
era el límite septentrional de la gobernación de Pizarro. Al llegar
a Panamá provisto del título de gobernador, Andagoya se embarcó
con su ejército en el Pacífico dirigiéndose al sur. Al llegar a la
desembocadura del río San Juan, exploró la bahía de Buenaven­
tura y fundó el puerto que lleva este nombre. Luego, desviándose
de su ruta al sur, se internó en las montañas y llegó a Cali donde
encontró una situación inesperada.
Ciertamente, Francisco Pizarro, olfateando desde el Perú las
intenciones de Belalcázar de apoderarse de la parte norte de lo
que él consideraba incluido en su gobernación (dentro de las 200
leguas de la costa del Pacífico con su correspondiente “tierra­
dentro” que le fueron concedidas en la capitulación), se apresuró
a enviar como teniente general al capitán Lorenzo de Aldana. Lie-
156 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

gado a Tumbez, Aldana impidió que la vecindad enviase los refuer­


zos pedidos por Balalcázar. Luego se trasladó a Quito donde logró
afirmar ante el cabildo los derechos de Pizarro. Se dirigió seguida­
mente al norte donde deshizo la ciudad de Pasto, ya fundada por
los hombres de Belalcázar, y la trasladó en nombre de Pizarro al
sitio que ocupa actualmente. Prosiguió su viaje a Popayán y más
tarde a Cali donde fue recibido por los cabildos que ignoraban la
suerte de Belalcázar.
Aldana trató de consolidar los. derechos de Pizarro, otorgando
en nombre de éste encomiendas de indios. Con el mismo fin envió
al norte un destacamento al mando de Jorge Robledo, como su
teniente; destacamento que llegó a los sitios ya visitados por Belal­
cázar y sus tenientes en sus anteriores correrías desde Quito.
El joven y ambicioso teniente llegó a Anserma cuyo nombre'
cambió por Santa Ana de los Caballeros. Estaba allí a cargo del
gobierno cuando recibió noticias de un ejército que se acercaba
desde el norte. Eran las tropas enviadas desde Cartagena por el
ya nombrado juez de residencia, Juan, de Santa Cruz, en pos de
Vadillo, para obligarlo a rendir la residencia, pues ignoraba que
éste se había embarcado rumbo a Santo Domingo. La mayoría de
los soldados se unió a Robledo para compartir la empresa conquis-'
tadora. Reforzado su ejército, Robledo decidió reconocer la región
habitada por los quimbayas de cuyas riquezas tuvo noticias. 5
Tal era la situación que encontró Andagoya cuando arribó á
Cali. No le fue difícil convencer al cabildo de la ciudad para qué
lo recibieran como gobernador, porque los vecinos preferían uní
autoridad cercana a un lejano gobierno como era el de Pizarro, á
quien ni siquiera conocían y quien no había tomado parte en la
conquista de la región.
La misma actitud adoptó Robledo, quien se trasladó a Calí y
aceptó al nuevo gobernador. Pero para afianzar su situación come
poblador, había fundado antes, a la ligera, la ciudad de Cartago
en el territorio de los quimbayas. Confirmado por Andagoya coiné
teniente, Robledo regresó a Cartago para fundar el 9 de abril de
1540 la ciudad en firme, repartiendo solares entre los vecinos. ¿á
manual de HISTORIA I 157

En febrero de 1541 entró Belalcázar a Cali como legítimo go­


bernador, habiéndose ya quejado al Rey desde Panamá por la irrup­
ción de Andagoya en su gobernación. Fue recibido por la vecindad
sin contradicción y después de instaurar un proceso a Andagoya,
como usurpador de tierras que no le pertenecían, lo expulsó del
territorio. ✓
Luego Belalcázar envió a notificar a Robledo su llegada con
la orden de presentarse en Cali. Pero éste, bien por haber traicio­
nado antes a Belalcázar, poniéndose a órdenes de Andagoya, o bien
porque hacia el norte se extendían regiones que carecían de una
autoridad constituida a cuyo gobierno aspiraba, no se trasladó a
Cali ni esperó al gobernador. Al mando de una tropa de soldados
Robledo se dirigió al norte donde fundó la ciudad de Santafé de
Antioquia. Llegando a Urabá, cayó en poder de Heredia quien consi­
deraba las tierras de Antioquia como pertenecientes a su gober­
nación. Después de un proceso que le instauró Heredia, Robledo
ftxe enviado a España. Allí recibió buena acogida. Lo que interesa­
ba a la Corona era la ocupación de nuevas tierras; poca importancia
tenia para ella saber quién las había descubierto.

El gobierno del licenciado Juan Diez de Armendáriz

La anarquía e improvisación que se observan en las primeras dé­


cadas de la ocupación española, se debía en gran parte" a la
•dificultad que tenía el Consejo de Indias para regir desde la lejana
España las tierras descubiertas. Por otra parte, Carlos V, absorbido
por los asuntos políticos europeos, tampoco se preocupó por Amé­
rica. Habiéndose ausentado de España poco después de su coro­
nación, regresó al país sólo en 1541, después de la humillante
derrota sufrida en Argel. Al regreso suyo y bajo su influencia se
produjo la llamada “reforma Carolina”. Fueron destituidos y mul­
tados varios consejeros de indias y un nuevo equipo tomó las rien­
das del gobierno.
158 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

Se buscó frenar las aspiraciones de los arrogantes conquista,


dores y encauzar la empresa' americana por una vía definitiva­
mente colonizadora, limitando sustancialmente los derechos de los
“nuevos americanos”. Entre las reformas adoptadas de carácter
administrativo, merecen señalarse las famosas “Nuevas Leyes de
1542” que reglamentaban de una manera definitiva las relaciones
entre indios y españoles; leyes imbuidas del espíritu indigenista del
famoso protector de indios, fray Bartolomé de las Casas, quien por
entonces se encontraba en la Corte. Con ellas se trató de abolir el
“señorío” que de hecho ejercían los españoles americanos sobre la
población indígena, impedir su esclavización, acabar las encomien­
das a medida que fueran caducando y declarar a los indios perso­
nas libres, sujetos a las leyes que regían en España para la gente
común; los “pecheros”. Los indios debían pagar tributos a la Co­
rona pero sin perder su libertad personal y sin estar sujetos de
manera alguna a los encomenderas.
Para imponer la “reforma Carolina” fueron enviados a Amé­
rica varios jueces y, entre ellos, el licenciado Juan Diez (o Díaz) de
Armendáriz. No se daban cuenta las autoridades españolas de la
magnitud de los problemas que encontraría un sólo juez cuando
a Armendáriz se le ordenó “residenciar” las autoridades de las
gobernaciones del río de San Juan, Santa Marta, Cartagena, Popa-
yán y del Nuevo Reino de Granada y, específicamente, a los gober­
nadores Blelalcázar, Heredia y Andagoya, como también a Gonzalo
Jiménez de Quesada, entonces ausente, y a su hermano, Hernán
Pérez de Quesada, ya muerto.
A fines de 1544 llegó Armendáriz a Cartagena y ante el cúmulo
de problemas que lo esperaban, despachó a Santa Fe a su sobrino,
Pedro de Ursúa, en calidad de su teniente, y a Jorge Robledo a
Antioquia en calidad de gobernador de la región que disputaban
Pedro de Heredia, gobernador de Cartagena, y Sebastián de Belál-
cázar, gobernador de Popayán.
Ambos enviados tuvieron luego un desastroso fin. La oposi­
ción de los santafereños a Ursúa, pese a la expedición contra los
belicosos muzos y la efímera fundación entre ellos de la ciudad de
MANUAL DE HISTORIA I 159

Tudela; le obligó a ausentarse. Huyendo de un juicio de residencia,


se dirigió al norte y fundó las actuales ciudades de Pamplona y
Valledupar. Luego viajó vía Panamá al Perú donde en 1559 fue
encargado por el virrey como caudillo de la expedición al Amazo­
nas, durante la cual murió asesinado por la hueste que acaudi­
llaba el que más tarde sería famoso capitán, Lope de Aguirre.
A su vez Robledo, cuando recibió los poderes de manos de
Armendáriz, se hizo cargo de Santa Fé de Antioquia y continuando
al sur, enfrentó a Sebastián de Belalcázar para instaurarle un
“Juicio de residencia”. Pero fue Belalcázar quien enjuició a Robledo
por invadir una gobernación ajena, sentenciándolo a muerte; la
que fue ejecutada en la loma de Pozo, entre los indios carrapas.
Más de dos años duró la residencia que tomó Armendáriz a
Pedro de Heredia en Cartagena, a quien envió con su proceso a
España. Sólo en 1547 pudo Armendáriz embarcarse en el Magda­
lena para proseguir su camino al Nuevo Reino. Allí debió enfren­
tarse a una convulsionada situación.
Gobernaba Belalcázar en Popayán cuando en el Perú se pro­
dujeron luctuosos acontecimientos. En 1542 fue asesinado el gober­
nador Francisco Pizarro, por gentes de Diego de Almagro, debido a
las diferencias que surgieron entre ambos por los límites de sus res­
pectivas gobernaciones. A su vez, el propio Almagro fue asesinado
poco después por el hermano del gobernador Pizarro, Hernando,
quien vengó así la muerte de aquél. Pizarristas y almagristas, reco­
rrieron el país asesinándose mutuamente y causando estragos entre,
la población indígena, obligada por la fuerza a acompañar a cuales­
quiera de los ejércitos enemigos.
Tal fue la situación cuando, considerando la riqueza que pro­
metía el territorio y el reinante desgobierno, el Perú fue elevado a
la categoría de virreinato. En 1543 llegó el primer virrey, Blasco
Núñez Vela, para tomar las riendas del gobierno en sus manos, a
más de hacer cumplir las famosas Nuevas Leyes de 1542, las cuales
encontraron no sólo en Perú sino en todas las posesiones españolas
en América una firme oposición. El resultado fue que las autori­
dades coloniales de la Ciudad de los Reyes (Lima), embarcaron
160 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

violentamente al flamante virrey, expulsándolo de su virreinato


en un navio con destino a Panamá.
En esta rebelión se destacó muy pronto Gonzalo Pizarro, her­
mano del gobernador asesinado, de regreso de su desafortunada
expedición al oriente, el “País de la Canela”, que nunca fue encon­
trado, pero cuyo resultado fue el descubrimiento del Amazonas.
Ciertamente, entre la hueste de Pizarro iba Francisco Orellana,
quien, enviado por Gonzalo en busca de un cómodo paso por la
cordillera, topó con un afluente del curso alto del Amazonas, se
embarcó en él y dejándose llevar por la corriente lo recorrió hasta
la desembocadura. Posteriormente se embarcó a España a pedir la
gobernación de las tierras bañadas por el potente río, la que le fue
concedida pero que nunca pudo realizar.
Entre tanto Gonzalo Pizarro, después de esperarlo en vano,
emprendió la retirada con no pocas bajas entre los hombres de su
ejército y al llegar a Lima se puso a la cabeza del movimiento re­
belde que rechazaba las Nuevas Leyes de 1542, por afectar los
intereses de la clase social de los encomenderos. Tal rebeldía se
extendió luego a todo el país, desencadenando una verdadera gue­
rra, que alcanzó a tener rasgos de franca oposición a la dominación
española.
Gobernaba prácticamente el país Gonzalo Pizarro, cuando e
virrey Blasco Núfiez Vela, logró abandonar el barco en que había
sido expulsado hacia Panamá. Se trasladó a la gobernación de
Popayán y pidió a Belalcázar apoyo para recuperar su virreinato.
Buen realista, Belalcázar acompañó al virrey en su jomada hacia
el sur como caudillo de un ejército fácilmente reclutado entre los
conquistadores, ávidos de encomiendas y botín en aquella tierra
revolucionada. En la batalla de Añaquito se enfrentaron los ejér­
citos de Pizarro y de Núñez Vela, sufriendo el último una derrota
en la cual perdió la vida así como varios de sus capitanes y sóida
dos. Belalcázar fue herido aunque no de gravedad y cayó prisionen
de Pizarro. Sin embargo, logró la libertad y regresó a su gober
nación.
MANUAL DE HISTORIA I 161

La llegada de Armendáriz a Santa Fe en 1547 coincidió con la


de Pedro de La Gasea, el “pacificador”, a Panamá, enviado desde
España para doblegar el peligroso levantamiento de los peruanos.
Tanto Armendáriz como Belalcázar le apoyaron en tal tarea. Ar­
mendáriz reunió soldados e indios, los cuales, aunque se pusieron
en marcha, fueron retenidos porque La Gasea' logró suficiente
apoyo de los conquistadores procedentes de ía América Central e
incluso entre los propios peruanos. Belalcázar sí pasó al Perú con
otro grupo de indios y españoles. Su apoyo ya no era necesario
porque La Gasea había logrado desbaratar la rebelión en la batalla
de Xaquixaguana, siendo condenado a muerte Gonzalo Pizarro y
sus principales colaboradores y otros enviados a galeras.
Esta rebelión de Pizarro doblegada no por un ejército traído
desde España, sino reclutado entre los propios americanos, refleja
la situación socio-política existente no sólo en el Perú, sino en toda
la América española, cuando había pasado la primera ráfaga de la
conquista. En los comienzos de la ocupación del continente, los
llamados conquistadores se dividían en dos grupos antagónicos:
conquistadores aventureros, ávidos de botín inmediato, los cuales
proseguían. la conquista haciéndose acompañar de los indios de
las tribus sometidas; y el de los pobladores que buscaban medios
estables de subsistencia, a base de la explotación de la abundante
mano de obra indígena. Poco a poco, al avanzar del siglo se habían
formado dos clases sociales, réplica americana de la situación en
Europa. Unos, ya fueran antiguos conquistadores o inmigrantes
acomodados que gozaban de bienestar económico basado en la
posesión de tierras y de indios encomendados, sin que tal situación
privilegiada fuera necesariamente resultado de acciones conquis­
tadoras personales. Otros, eran inmigrantes llegados pobres desde
España, que no tuvieron igual suerte en América. Formaban una
clase social numerosa, poco favorecida con tierras o encomiendas
de indios y a veces incluso carente de simples medios de subsisten­
cia. Era una clase de verdaderos proletarios a quienes ni la paupé­
rrima industria colonial, ni la agricultura y ganadería extensivas
podían ofrecer el sustento. Apareció en América la réplica de los
“desesperados” en España: calles de las ciudades repletas de men­
162 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

digos, de hombres sin trabajo, chozas inmundas de bahareque o


caña, ancianos rebozando los hospitales y una criminalidad de la
cual se quejaban continuamente las autoridades. Una rebelión
como la de Pizarro, al igual que otras menores, ofrecía a aquella
clase de “españoles pobres” la posibilidad de lograr un sustento,
un botín y, sobre todo, adquirir encomiendas de indios que habían
pertenecido a los rebeldes y cuya mano de obra les aseguraría la
subsistencia.
La Corona supo aprovechar tal situación para doblegar la re­
volución pizarrista que era en esencia la de terratenientes y enco­
menderos, lastimados por la expedición de las Nuevas Leyes de 1542
que recortaban sus prerrogativas y hacían peligrar un bienestar
económico basado sobre el trabajo de sus indios. Pero pese al éxito
que tuvieron las fuerzas realistas esa numerosa clase de “españo­
les pobres”, la enorme mayoría quedó defraudada al finalizar la
contienda. Un conquistador que tomó parte en los sucesos escribía
refiriéndose a La Gasea: “Dióle Su Majestad en recompensa de lo
que había servido el obispado de Palencia y Sigüenza. Plega a
Nuestro Señor que con los obispados no se haya ido al infierno
por lo que en el Perú hizo con los conquistadores que tan bien le
habían servido... Vínose a la Ciudad de los Reyes (Lima) y tras de
él venimos mil hombres, que a cada uno nos había dicho nos daría
de comer...”. Y cuando La Gasea se embarcó casi furtivamente
a España, continúa el autor; “Valióle estar el mar de por medio
que, según vi voluntades y quejosos, fuera otro alcance como el
que Carvajal4 dio a Blasco Núñez Vela..., porque fue grande in­
humanidad quitarlo a los que lo merecían y darlo a los tiranos”. Y
ciertamente, las encomiendas de los enemigos que resultaron va­
cantes no fuéron repartidas al vulgo que peleó en favor de la Co­
rona, sino a los caudillos e incluso a los caudillos pizarristas que
abandonaron a su jefe cuando vieron peligrar el buen éxito de la
“revolución”, pasándose a las filas realistas y recibiendo jugosas
ventajas. “Hízolo mal La Gasea —continúa el autor— con los ser­
vidores de Su Majestad. Dejólos todos pobres y a muchos que fueron

4 El principal lugarteniente de Gonzalo Pizarro.


■MANUAL DE HISTORIA I 163

contra Su Majestad que se le pasaron, les dio lo que tenían y mucho


más. De manera que él lo que nos quitaba a nosotros se lo daba
a ellos”.
Y ciertamente Pedro López, autor del escrito que venimos ci­
tando, tenía razón. Pues pese a la derrota de Pizarro el resultado
de la contienda favoreció a la alta clase social ya que en 1545, en
plena guerra del Perú, las Nuevas Leyes de 1542 fueron revocadas
por la Corona.
Ya antes de esos sucesos, Juan Diez de Armendáriz, dándose
cuenta de la magnitud de las tierras ya ocupadas por los españoles,
había sugerido al Consejo de Indias el establecimiento en Santa Fe
dé una Real Audiencia; sugerencia que encontró una buena aco­
gida, y más ante los sucesos que tenían lugar en el Perú. Los pri­
meros nombramientos de oidores para la Audiencia datan en 1547,
Con excepción de los puertos de Santa Marta y Cartagena que por
lo pronto se mantuvieron bajo la jurisdicción de la Audiencia de
Santo Domingo, el territorio ocupado quedó bajo la jurisdicción
de la nueva Audiencia. Poco tiempo después, aquellos puertos tam­
bién fueron incluidos, ya que constituían los puntos de- entrada
al Nuevo Reino.

XI
La primera Audiencia

La instalación de la Real Audiencia se efectuó en 1550 y se inició


bajo adversos augurios. Su presidente, el licenciado Gutiérre de
Mercado murió en Mompóx antes de emprender su viaje al interior,
sospechándose que fue envenenado. A Bogotá sólo llegaron dos
oidores: los licenciados Juan de Galarza y Beltrán de Góngora
quienes inauguraron la Audiencia el 12 de abril de 1550. El tercer
oidor, licenciado Francisco Briceño, se dirigió desde Cartagena vía
Panamá.al puerto de-Buenaventura, desde donde se trasladó a la
gobernación de Popayán para tomar residencia a Sebastián de
Belalcázar.
164 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

Bajo el gobierno de ese antiguo conquistador la extensa pro­


vincia alcanzó cierto desarrollo. Fueron fundados varios pueblos
y tanto la agricultura como la minería estaban progresando, hasta
tal punto que, ante la merma progresiva de la población indígena,
los mineros de Anserma y Caramanta ya empleaban con profusión
esclavos negros.
El oidor, Francisco Briceño, no tuvo dificultad para encontrar
cargos en contra de Belalcázar: gastos hechos indebidamente de
dineros de la Caja Real cuando se trasladó al Perú para auxiliar
a La Gasea; la explotación de los indios; continuas y sangrientas
expediciones contra los indómitos armas5; maltrato de españoles,
etc. Tan riguroso fue el juicio de residencia, que se llegó a sospechar
que, acumulando las acusaciones, Briceño aspiraba a quedarse con
el gobierno. Porque lejos de limitar sus actividades de juez, envia­
ba capitanes contra los indios hacia el sur (uno de ellos, Alonso de
Fuenmayor, fundó a San Luis de Almaguer en 1551, como centro
de ricas minas de oro), y también al norte de Anserma, acusándo­
sele de participar en el botín que se obtuviera. Belalcázar fue sus­
pendido por Briceño y enviado a España para justificarse ante el
■Consejo de Indias. Murió en Cartagena a bordo del navio que
debía llevarlo. Luego en su reemplazo, fue enviado desde España
García de Bustos, quien pereció en la travesía. Más tarde ocupó el
puesto de gobernador de Popayán su hermano, Pedro Hernández
de Busto (o Bustos). Pero debido a las quejas de la vecindad contra
Briceño, ya a fines de 1552 se le ordenó integrarse a la Audiencia
de Santa Fe para ocupar su curul.
La instalación de la Real Audiencia con sólo dos oidores, Gón-
gora y Galarza y sin un presidente, fue una calamidad que pronto
se hizo sentir. Para tomar la residencia a Juan Díaz de Armendáriz
llegó el oidor de la Audiencia de Santo Domingo, Alonso de Zurita.
Debido a su inclinación indigenista ocurrieron algunos incidentes
en Riohacha y en Santa Marta, desde donde denunció los maltratos
que sufrían los indios tanto en la pesca de perlas como en la boga
en el río Magdalena. Desde allí Zurita prosiguió su viaje a Santa Fe

5 Nombre de la tribu al norte de Anserma.


MANUAL DE HISTORIA I 165

donde encontró un ambiente francamente hostil. Nada logró en el


juicio de residencia contra Armendáriz y las condenas de algunos
encomenderos no se hicieron efectivas, pues aquellos abandona­
ban impunemente la cárcel. Incluso los dos oidores se mostraron
hostiles a Zurita y cuando se cumplió el plazo fijado para la resi­
dencia, lo obligaron a regresar a Cartagena, otorgando simultá­
neamente licencia a Armendáriz para viajar a España y defender
su causa en el Consejo de Indias. Zurita, sin lograr nada positivo,
regresó a Santo Domingo. Luego fue trasladado a Guatemala donde
continuó su vana lucha en pro de la población indígena.
La llegada de frailes dominicos y franciscanos al Nuevo Reino
y del obispo fray Juan de Barrios, produjo roces entre las autori­
dades civiles y eclesiásticas, ya por el maltrato de los indios, ya por
el reparto de los diezmos o por las prerrogativas jurisdiccionales. La
característica esencial de esas relaciones, no reglamentadas sufi­
cientemente sino hacia fines del siglo, fue la mutua desconfianza y a
veces incluso una franca hostilidad. Baste decir que las divergen­
cias entre los oidores de la Real Audiencia y el obispo se hicieron
tan tensas, que unos años más tarde en 1562, Juan de Barrios se
ausentó casi furtivamente a Cartagena con la intención de seguir
a España y quejarse ante el Consejo de Indias; viaje que le fue
prohibido por el Consejo.
La tensa situación entre la autoridad civil y eclesiástica prosi­
guió durante gran parte del siglo xvi hasta cuando, mucho des­
pués, en 1574, las Nuevas Leyes de Patronato vinieron a reglamen­
tar el alcance de ambos poderes. Aquellas leyes limitaron el papel
de la Iglesia a la pura administración del culto a colonos e indios,
asignando a los frailes la tarea de la conversión de las tribus a
medida que se iban sometiendo, prohibiendo su intervención activa
en la política indigenista de la Corona, aunque sin lograr impedir
las denuncias ante el Consejo de Indias; por lo cual las fricciones
entre el poder civil y eclesiástico recorren todo el siglo xvi.
SI la paz social interna dejaba mucho que desear, la ocupación
del país iba a pasos acelerados debido a la creciente ola emigratoria
hacia el Nuevo Reino, consecuencia de la prohibición temporánea
166 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

de inmigrar al Perú, después dé los luctuosos hechos ocurridos allí.


Y así, Andrés López de Galarza fundó San Bonifacio de Ibagué en
el Valle de las Lanzas, como baluarte contra los indómitos pijaos
que ocupaban las tierras hacia el mediodía. Poco después el capi­
tán Francisco Núñez Pedrozo, fundó Mariquita, en la rica región
minera ya descubierta por Hernán Vanegas. Por Hernando de Al­
cocer, fue abierta una cómoda vía a Facatativa, en busca del cami­
no hacia las orillas del Magdalena. Como consecuencia fue fundada
Villeta de San Miguel, como la ruta hacia el río, lo que trajo el
descubrimiento del cómodo puerto, de Honda, en el Magdalena.
A mediados de 1552 se ordenó a los oidores Galarza y Góngora
se trasladasen a otras audiencias. Para la de Santa Fe fueron nom­
brados para acompañar al licenciado Briceño los licenciados Tomás
López, oidor de la Audiencia de los Confines (Guatemala), y el
licenciado Juan de Montaño quien debía llegar desde España.
Entre tanto, Pedro de Heredia, después de justificar sus actua­
ciones ante el Consejo de Indias, regresó a Cartagena con encargo
especial de construir una fortaleza como defensa contra los pira­
tas y contra los franceses, entonces en guerra con España. Conti­
nuaba gobernando de una manera autoritaria como lo atestiguan
las cédulas reales que le fueron dirigidas. Estas, extendidas luego
a otras gobernaciones, prohibían al gobernador estar presente en
el cabildo cuando se trataran asuntos tocantes a su persona, otor­
gar oficios a sus familiares y allegados, impedir a los vecinos de
quejarse directamente al Consejo de Indias. Se quitó al gobernador
el derecho de ser juez en los pleitos de segunda instancia porque la
apelación debía ir al Consejo de Indias. Se ordenaba respetar la
libertad de los indios quienes después de pagar los tributos debe­
rían ser tratados como libres, dueños de su destino. Se insistía en
el cumplimiento de las leyes protectoras.
Muy pronto múltiples quejas en contra de De Heredia indujeron
al Consejo a enviar a Cartagena un nuevo juez de residencia, y a
fines de 1553 se encargó para ello al fiscal de la Real Audiencia,
Juan de Maldonado. Se le ordenó suspender a Pedro de Heredia por
el tiempo que durare la residencia.
MANUAL DE HISTORIA I 167

Los testimonios depositados en este juicio fueron altamente


adversos a Heredia. Resultó culposo de matar y quemar indios,
entorpecer la obra del cabildo, encubrir oro, etc. Ante el cúmulo
de las acusaciones, Heredia decidió ausentarse de la ciudad per­
maneciendo oculto en los alrededores, para luego embarcarse fur­
tivamente para Santo Domingo. El barco en que viajaba naufragó,
muriendo ahogado ese primer gobernador de Cartagena, siendo
sustituido luego por Juan de Bustos.
Fue debido a las acusaciones contra Maldonado que elevó An­
tonio de Heredia, hijo del gobernador muerto, por lo cual la Audien­
cia envió en 1556 al licenciado Gonzalo Jiménez de Quesada como
juez de residencia a Cartagena. Jiménez encontró exageradas las
acusaciones y débiles las pruebas contra Heredia, lo cual lo ene­
mistó con Maldonado elevado muy .pronto al puesto de..oidor de
la Real Audiencia de Santa Fe.

XII
La segunda Audiencia

La segunda Audiencia no tuvo mejor suerte que la primera. En


1553 llegó a Santa Fe solamente un oidor: Juan de Montaño. El
licenciado Tomás López señalado como su compañero tardó más
de dos años en llegar desde Guatemala, por haberse extraviado su
título de nombramiento. En 1554 fue nombrado presidente de la
Audiencia el licenciado Gracián de Briviesca, pero tal nombramien­
to no se hizo efectivo, y el año siguiente se nombró presidente al
doctor Arbizo, quien murió ahogado durante la travesía.
La Audiencia quedó pues una vez más solamente en manos de
dos oidores, Briceño y Montaño, y continuó sin presidente. Quedó
en suspenso la solución a los problemas que se presentaban, inédi­
tos muchos de ellos. Tal fue el caso del derecho a la explotación
de las salinas todavía en manos de los indios, de la invasión de
labranzas indígenas por el ganado de los españoles, la decisión
168 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

sobre los límites jurisdiccionales de las ciudades del Nuevo Reino


que pleiteaban entre sí. Tampoco lograron zanjarse las rivalidades
entre los encomenderos por linderos de sus encomiendas o por ios
indios encomendados, pues los títulos con frecuencia carecían de
datos precisos. No se tasaban los tributos que debían pagar ios
indios y que se cobraban arbitrariamente por los encomenderos, y
la delimitación de los ejidos pertenecientes a las ciudades ya fun­
dadas, ocasionaba continuos pleitos y rivalidades. En todos esos
casos prevalecía la arbitrariedad de los “nuevos americanos”: el
derecho de facto se impuso al cúmulo de leyes y ordenanzas expe­
didas en la lejana metrópoli.
Por otra parte, pese a que los dos oidores compartían la respon­
sabilidad del gobierno hubo entre ellos, por razones que no se des­
cubren fácilmente en la documentación, serias enemistades que
contribuyeron a la anarquía. La población “neoamericana” se di­
vidió en bandos opuestos, que continuamente enviaban informes
contradictorios al Consejo de Indias.
La amplia documentación conservada en el Archivo General de
Indias sobre estos dos oidores no ha sido aún suficientemente
estudiada. Parece que su extracción social fue distinta. El oidor.
Montaño, según parece, pertenecía a la clase media española, si no
a la baja. Llegó a Santa Fe con su mujer, cuatro hermanos y mu­
chos familiares que buscaban y obtenían gracias a él, encomiendas
y puestos importantes en la administración del Nuevo Reino, pese
a las quejas de los demás vecinos. Montaño insistía en la tasación
de los tributos, expulsaba a los encomenderos casados en España
para obligarlos a traer sus mujeres como estaba prescrito en las
leyes, mandaba abrir caminos de recuas para evitar el transporte
a espaldas de los indios. A esfuerzos suyos se debe la apertura de
un camino para-recuas que iba desde Vélez a Tunja, Santa Fe y a
Tocaima en las orillas del río Magdalena. Castigaba tahúres, logre­
ros, etc., y llegó a manifestar franca simpatía por la población
indígena.
Distinta parece haber sido la extracción social del oidor Bri-
ceño. Al llegar a la gobernación de Popayán como juez de residen-
* PRINCIPALES FUNDACIONES EN 1550
A
170 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

cía contra Belalcázar, no se contentó con su oficio. Enviaba capi­


tanes para hacer guerra a los indios tanto a Timaná como a Arma,
con la condición, según se le acusaba, de que le entregasen una
parte del botín. Obstaculizaba las gestiones del obispo de Popayán,
Juan del Valle, y las de su provisor, Francisco González Granadino,
qúienes trataban aunque con poco éxito de proteger a los indios
de las crueldades cometidas con ellos en aquella gobernación. Cuan­
do posteriormente el oidor licenciado Alonso de Grajeda, le tomó
residencia, lo cual era usual y de oficio, se quejó de tal hecho al
Rey como si su honor fuera lesionado. Lejos de ser castigado cuan­
do aquel juez lo remitió a España y pese de ser ya anciano, volvió
al Nuevo Reino como presidente de la Real Audiencia. Tales hechos
parecen ser indicio de la pertenencia de la alta clase social es­
pañola.
En la rivalidad sostenida por ambos oidores por el puesto diri­
gente en la Audiencia, Montaño dejó pronto en la sombra a su
rival y gobernó de una manera autoritaria el Nuevo Reino, pese
a las quejas que continuamente enviaban al Consejo de Indias,
vecinos y autoridades.
El levantamiento de Alvaro de Oyón en San Sebastián de la
Plata ocurrido en octubre de 1553, fue la continuación de la inquie­
tud social latente en aquella sociedad clasista y que no desapareció
pese al fracaso del levantamiento de Gonzalo Pizarro. Pero la rebe­
lión de Oyón era de carácter más popular. Fue Oyón el primero
en las tierras actualmente colombianas a quien podemos llamar
revolucionario consciente, pues con sus actuaciones demostró él
deseo de un cambio social radical. Se hacía llamar “capitán gene­
ral de la libertad” pero procedía sólo contra los intereses.de la alta
clase social, la cual, con el apoyo de las autoridades coloniales, aca­
paraba las encomiendas de indios y los altos puestos burocráticos,
dejando a los españoles menos pudientes en la 'miseria. De ahí qúe
no encontrara dificultad para reunir bajo sus banderas a muchos
españoles que aspiraban sin lograrlo a honras y bienes, aquellos
“conquistadores anónimos” que se vieron desplazados por los más
pudientes, iniciándose una lucha de clases dentro del propio grupo
de los colonos españoles, de acuerdo con la diferente posición eco-
MANUAL DE HISTORIA I 171

nómica, política y administrativa que ocupaban en esa sociedad


colonial, lucha persistente en las colonias españolas, no estudiada
a cabalidad, aunque no siempre exteriorizada en una acción vio­
lenta como la de Oyón. Este rebelde mató al justicia mayor de
San Sebastián de la Plata, Sebastián Quintero, y a ocho de los
principales vecinos6. Con un grupo de soldados/atacó a Timaná
donde asimismo dio muerte al alcalde, Diego López Trujillo. Con
los nuevos adeptos pasó a Neiva y mató al alcalde, habiendo huido
los principales vecinos de la ciudad. En todos los pueblos que ocu­
paba se apoderaba de los fondos de la Caja Real y los repartía entre
su hueste, destituía las autoridades establecidas y nombraba nue­
vos alcaldes y regidores. Se dirigió luego a Popayán donde su rebe­
lión fue doblegada y él y 16 de sus compañeros fueron ahorcados.
Según declaraciones de testigos, los planes del rebelde eran,
una vez ocupada la ciudad de Popayán, regresar a Timaná y en­
grosado su ejército con nuevos adeptos dirigirse a Almaguer, la
rica ciudad minera, y desde allí volver a Timaná para recoger un
mayor número de gentes para atacar a Cali y a Santa Fe “y cortar
la cabeza de vuestros oidores y a otros muchos capitanes... y
tomar la tierra para sí”. Lo más probable y lo que se desprende de
la documentación, aunque contradictoria, es que de Popayán quiso
proseguir al Perú para reunirse allí con aquellos descontentos que
se vieron defraudados por La Gasea y provocaron poco después los
levantamientos de Sebastián de Castillo y Francisco Hernández
Girón.
La preocupante situación que produjo en Santa Fe el levanta­
miento de Oyón, agravada entonces por la rebelión del poderoso
cacique de Saboyá, quien amenazaba las ciudades de Vélez y Tunja,
indujo a la Audiencia al envío del oidor Montaño, a la gobernación
de Popayán. Ya antes de llegar, a Ibagué supo Montaño del desba­
rajuste sufrido por Oyón. Sin embargo, desoyendo el llamado de
Briceño para que regresase a Santa Fe, siguió su viaje a Cartago
y luego a Cali donde apoyó al obispo de aquella gobernación, el
•ST—■—- .•
6 Sobre las actividades de este encomendero, véase mi libro: Don Juan del Valle,
Cap. VI.
172 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

indigenista Juan del Valle, en su brega contra la poderosa clase


social de los encomenderos. Con dicha actuación Montaño se ene­
mistó definitivamente con la alta clase social del Nuevo Reino,
cuyo representante en la Audiencia era su compañero, el licenciado
Briceño. Los gastos en que incurrió Montaño en este viaje, unos
$ 2.000, fueron luego objeto de la demanda que le puso el fiscal..
De regreso a Santa Fe Montaño, pese al ambiente francamente
hostil por parte del obispo, Juan de Barrios, de los oficiales reales y
de lo más granado de la sociedad, emprendió la visita a Cartagena
para proseguir la residencia contra Juan Díaz de Armendáriz que
le había sido encargada desde España. Allí encontró al fiscal de la
Audiencia, Juan de Maldonado, juez de residencia contra el gober­
nador de Cartagena, Pedro de Heredia. Tuvo con éste graves roces
que le obligaron a dejar en manos de Maldonado las diligencias
contra Armendáriz que ya estaba en España. Se produjo más tarde
en Santa Fe un incidente que por su carácter, parece haber sido
único acaecido en América, el cual vale la pena de reseñar.
Uno de los capitanes de Francisco Núñez Pedrozo, fundador en
1553 de Mariquita con sus minas de oro y plata, de nombre Pedro
dé Saucedo, ocupado en la pacificación de los indios de Chapaima,
se había distinguido por su crueldad, dando muerte, quemando y
cortando narices y brazos a los indios capturados. Llegada la noti­
cia a la Audiencia, en la cual oficiaba en esa ocasión sólo Montaño,
Saucedo fue acusado por el fiscal y tras un corto proceso conde­
nado por Montaño a muerte; sentencia ejecutada el 26 de mayo
de 1554, pese a las intervenciones de lo más granado de la vecindad
en favor del reo. <£
Vale la pena señalar que en la historia de América fue Saucedo4’
el único español que pagó con su vida las crueldaes cometidas con
los indios. Otro español a quien Montaño condenó igualmente al
último suplicio, Cristóbal Bueno, lo fue por ser espía de Alvaro
de Oyón, el rebelde. *'
La ejecución de Saucedo, hecho inaudito, fue más tarde la
principal causa por la cual el Consejo de Indias condenó a Montaño
. MANUAL DE HISTORIA I 173

a muerte en el cadalso. Siendo Saucedo apenas un teniente de


Francisco Núñez Pedrozo, caudillo de aquella expedición, también
éste fue encarcelado, pero luego recobró la libertad.

XIII
Gobierno de los oidores

En 1557 llegaba a Santa Fe un nuevo oidor, Alonso de Grajeda


anteriormente oidor de Santo Domingo, y luego el licenciado Mel­
chor de Arteaga, nombrado en España al saberse la desaparición
del otro oidor, doctor Santiago, quien se ahogó en la travesía. La
llegada de esos oidores no logró producir sosiego en el Nuevo Reino
de Granada, ni contribuyó a ello el oidor, Juan de Maldonado, quien
poco a poco atrajo contra sí la general enemistad.
. La población cristiana se dividió en bandos en pro y en contra
de tal o cual oidor, lo que aumentaba la zozobra social. El desgo­
bierno llegó a tal punto que el licenciado Tomás López, oidor nom­
brado hacía más de dos años y que llegó en aquel año desde Guate­
mala,; pedía insistentemente se reuniera el Consejo de Indias en
España en una sesión dedicada exclusivamente a la solución de los
. problemas que desgarraban el Nuevo Reino, donde imperaban se­
gún afirmaba, “costumbres públicas corruptísimas”. Proponía un
total cambio de la organización política del Reino: Venezuela, Rio-
hacha y Cabo de la Vela, quedarían bajo la Audiencia del Nuevo
Reino; una nueva audiencia en Quito incorporaría en su jurisdic­
ción el territorio que se extiende desde Cali “para arriba”, es decir,
al sur; y la Audiencia de Santa Fe se trasladaría a Tunja donde
encontraría un ambiente más sosegado.
Los viajes al interior de Tomás López como visitador, lo con­
virtieron en decidido indigenista. Basta decir que la tasación de
tributos que hiciera al ser enviado por la Audiencia hacia el
norte, incluyendo Pamplona, fue rechazada por los encomenderos
y mineros. Lo-mismo sucedió con el licenciado Melchor de Arteaga,
174 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

visitador de la costa atlántica. Impresionado por la cruel explota­


ción indígena en la pesca de las perlas y boga en el Magdalena,
elaboró instrucciones que no solo provocaron protestas de los inte­
resados sino también por parte de la Audiencia y el Consejo de
Indias. Por otra parte, la enemistad entre los oidores de la Audien­
cia llegó a tal punto que muy pronto Maldonado recusó a Grajeda
y a López; Arteaga a Maldonado; el obispo Juan de Barrios a Mal-
donado; los dominicos a Grajeda. Cuando los demás oidores orde­
naron suspender los salarios a Maldonado, éste suspendió los de
Grajeda y Arteaga. Los oficiales reales fueron puestos en prisión
cuando se negaron cumplir las órdenes de la Audiencia. Pese a
las cajas reales vacías, Felipe II ordenaba un “empréstito forzoso”
para financiar la guerra contra los turcos.
El fiscal, García de Valverde, denunciaba los desmanes de los
oidores que se enriquecían, de los oficiales reales que con el dinero
de la Caja Real hacían negocios, los roces entre clérigos y frailes,
cada uno de los cuales insistía en sus derechos y prerrogativas.
Los encomenderos imponían el nombramiento de frailes para sus
indios encomendados. Valverde tachaba el Nuevo Reino como “tie­
rra llena de vicios y malas costumbres”. • Señalaba que de los
250.000 indios tributarios que hubo a tiempo de la conquista sólo
quedaban cien mil. Avaluaba en tres millones de pesos el oro que
había sido ya enviado a España, “todo salido de indios, con lo
demás que han sacado vuestros vasallos”. Graves acusaciones ele­
vaba contra las autoridades civiles, y eclesiásticas, “porque a los
oidores de esta Audiencia, algunas veces los veo arzobispos y
papas, y otras al obispo —veor— Audiencia”. Se hizo sentir la falta
de un presidente para la Audiencia, quien con su autoridad pu­
diera zanjar las diferencias ocasionadas por la falta de definir
de una manera precisa los derechos, poderes y obligaciones de cada
uno de los grupos de una sociedad que se estaba estructurando.
En las esferas eclesiásticas tampoco existía una armonía, bien
si se trataba de proveer curas en los pueblos españoles o misione­
ros entre los indígenas. Serias dificultades enfrentó el primer obis­
po de Santa Fe, Juan de Barrios, para resguardar su autoridad.
Reunió un sínodo para afirmarla, cuyas providencias envió a Es-
MANUAL DE HISTORIA I 175

■ paña, por orden del Rey, para que fueran confirmadas. El recio
carácter del obispo poco ayudó a sus tareas. Crecieron su divergen­
cias con los oidores de la Audiencia por asuntos de jurisdicción, e
incluso con las órdenes religiosas que se consideraban a sí mismas
como “un estado dentro del estado”, sometido exclusivamente a sus
generales en Roma o España -»
El resultado de la controversia fue el viaje casi clandestino
del obispo a Cartagena en 1562 para embarcarse a España que ya
hemos mencionado. Al año siguiente se produjeron algunos cam­
bios en la organización eclesiástica. Santa Marta fue separada del
obispado de Santa Fe, convirtiéndose en abadía, mientras que
Santa Fe se elevó al arzobispado, siendo nombrado para tal dig­
nidad Juan de Barrios, primer arzobispo, con mando sobre Cuenca,
Quito y Popayán, al sur, y Santa Marta, Cartagena y Panamá al
norte. Riohacha siguió por lo pronto integrada al obispado de
Santo Domingo hasta que posteriormente Santa Marta se erige
una vez más en obispado que incluye Riohacha y Ocaña.
I
Investido de la nueva dignidad, Juan de Barrios proseguía la
lucha por afianzar su autoridad con mayores bríos. A los frailes
señalaba como “escoria y heces que trajo el mar muerto a estas
partes”, y fueron continuas sus virulentas quejas contra los oidores
de la Real Audiencia. Si desplegaba su ira contra los dominicos
por su mundano vivir y por la suntuosidad de la iglesia que
estaban construyendo, no faltaban tampoco críticas contra su pro­
pia Orden. Las quejas que continuamente llegaban contra Barrios
al Consejo de Indias, acusándolo de maltrato de los religiosos, de
excomuniones inmerecidas, de derechos excesivos que cobraba, 'de
maltrato de los miembros del propio cabildo eclesiástico, no ame­
drentaban nuestro arzobispo. Ni la avanzada edad ni la proximidad
de la muerte (febrero de 1569), lograron apaciguar a ese luchador
por los fueros de la Iglesia.
Mientras tanto afluían graves quejas contra Montaño por
parte de la Audiencia, del cabildo, de los oficiales reales y de los
más prestantes miembros de la sociedad santafereña. Aún antes
de comenzar el oidor Grajeda el juicio de residencia que le fue
176 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMTENTO

encargado, Montaño fue denunciado de haber querido sublevarse


contra la Corona y huir con la riqueza que había acumulado, al
Amazonas, al "Dorado”. Ante tal acusación fue preso por la Audien­
cia (febrero de 1558) y juntamente con el expediente (256 cargos)
enviado bajo escolta a España, donde después de un largo proceso
fue sentenciado a la muerte en cadalso; mientras que a sus fami­
liares y hermanos les fueron quitadas las encomiendas y los ofi­
cios que ejercían.
La prohibición de inmigrar al convulsionado Perú desvió las
olas inmigratorias destinadas a aquel país del Nuevo Reino. La hui­
da de los antiguos pizarristas para evitar represalias y de los que
fueron leales a la Corona desilusionados por la falta de la esperada
compensación, produjeron en el Nuevo Reino una presión demo­
gráfica, una “superpoblación” que exigía drásticas soluciones. En
1557 declaraba el oidor Tomás López: “Las Indias están más lle­
nas y cargadas de gentes de lo que convendría”. Esta “superpobla­
ción” favoreció la expansión territorial del Reino. Fue descubierto
el camino que conducía de Santa Fe a Cali por vía de Cartago
cuando la belicosa tribu de los pijaos cerró el antiguo por Neiva y
Timaná a Popayán. Esta presión demográfica, aunque no en tér­
minos absolutos sino. en relación con la situación, se constata en
los informes rendidos al Consejo de Indias. No era pues el ca­
rácter "aventurero” que se atribuye a los llamados “conquistado­
res”. En la realidad se trataba en su mayor parte de colonos en
búsqueda de medios de subsistencia y de definitivo asentamiento.
Pero la tierra era ocupada por los indígenas y para hacerse a ella
había que desplazarlos mediante empleo de la violencia o aprove­
charse de ellos, según el caso.
En 1556 el capitán Asencio de Salinas organizó una expedición
contra los belicosos panches, que ya había tratado inútilmente
pacificar Hernán Vanegas, acusados de haber dado muerte a más.;
de doscientos españoles. Tan cruenta fue la guerra que les hizo
Salinas, que el nombre de la tribu desaparece en la historia. En
sus tierras fundó el conquistador la ciudad de Tocaima. Luego
atravesó el Magdalena y dirigiéndose al norte, fundó la ciudad
de Victoria.
MANUAL DE HISTORIA I 177

El capitán Juan Rodríguez Alvarez fundó la ciudad de Mérida


en la actual Venezuela y el capitán Maldonado exploró otras co­
marcas. En la gobernación de Popayán fue repoblado San Sebas­
tián de la Plata, destruido por Oyón, y Giraldo Gil Estupiñán fundó
Buga, con el nombre de Nueva Ciudad de Jerez. El capitán Alonso
de Fuenmayor doblegó la rebelión de sus indios e impuso un nuevo
nombre a la ciudad: Guadalajara. En la misma gobernación de
Popayán fue fundada Placencia.
Desde Santa Fe, Gonzalo Suárez pacificó los indios muzos,
fundando en sus tierras la ciudad: Trinidad de los Muzos. El difi­
cultoso camino que llevaba desde Santa Fe por Vélez al desembar­
cadero en el Magdalena, incitó a la búsqueda de un camino más
cómodo al río. La consecuencia fue el descubrimiento del puerto de
Honda que ya hemos mencionado, y un camino directo desde allí
a Santa Fe. En la costa atlántica aparecen fuera de Tolú, una
nueva fundación: Villa María, y al oriente, en camino a Maracaibo,
la villa de San Cristóbal.
Debido a esa presión demográfica renace el señuelo del “Dora­
do”. Solicita su conquista Pedro Rodríguez Salamanca. Enumera
en su petición las expediciones anteriores que han fracasado de
Diego de Ordaz, Hernán Pérez de Quesada, Antonio Sedeño, Geró­
nimo Dortal, Pedro de Limpias y de los alemanes de Venezuela,
Ambrosio de Alfínger y Felipe Von Hutten (Utre), que todos bus­
caban sin encontrar las puertas del “Dorado”. Al morir Salamanca
lo solicitó Juan Montalvo y luego el licenciado Gonzalo Jiménez de
Quesada. El clamor por nuevas conquistas fue general. Pero tanto
la Audiencia como también el Consejo de Indias rechazaron tales
peticiones. De acuerdo con la política colonizadora española se
trataba de frenar esos ímpetus conquistadores antes de afianzar la
colonización de las “bolsas” que quedaban al margen de la desen­
frenada y anárquica conquista. Pero al fin, la presión demográfica,
la insistencia de las autoridades coloniales para permitir nuevas
conquistas, bien contra las tribus de la Cordillera Central o de las
tierras del oriente, el “Dorado”, dieron resultado. Por Real Cédula
del 15 de junio de 1559, la Corona volvió a permitir las conquistas,
dando para ello largas y detalladas- instrucciones sobre el buen
178 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

trato de los indios, fundaciones de pueblos, envío de religiosos, etc.


Los “conquistadores” habían ganado.
En todas estas acciones pacificadoras o colonizadoras sirven
los indios como cargadores, guías y tropas de choque. Son los
sacrificados para hacer posible la conquista y con sus manos de
obra, la colonización. Su organización terrígena, política y social
se deshace cuando los caciques pierden poco a poco su preeminen­
cia. Su vida familiar se destruye cuando las exigencias de un orden
socio-económico impuesto, conduce a la separación de sexos: el
hombre a las minas, la ganadería, transporte de cargas y acompa­
ñamiento de las tropas conquistadoras; las mujeres y niños a la
agricultura y al servicio de las casas de los encomenderos y sus
allegados, lo cual favorece el mestizaje, bien con el blanco o escla­
vo negro, según el caso. El trabajo de la población masculina en
las minas alejadas de los pueblos impide la procreación; los tribu­
tos impuestos en oro, favorecen el desarrollo de la minería; los
impuestos en mantas de algodón y el trabajo excesivo en el campo
favorecen la industria y agricultura. Las leyes protectoras siguen
letra muerta y su cantidad disminuye sensiblemente al avanzar
la colonización.
A fines de 1561 se tuvo noticias del levantamiento de Lope de
Aguirre y de su arribo a la isla Margarita. Luego se supo haber
desembarcado en tierra firme. Se dudaba si tomaría la vía de
Mérida para luego atacar a Cartagena, o si se dirigiría a Santa Fe
para dirigirse al Perú y aprovechar el desasosiego allí reinante.
Tanto en Cartagena como en Santa Fe se preparó un ejército para
ir a su encuentro. Como se sabe, el levantamiento de esos “mara-
ñones”, fue deshecho ya en Venezuela.
Aparece la primera petición de construir un molino de viento
para el trigo que ya se cosechaba en alguna cantidad. Los vecinos
de Tocaima y Pamplona pedían la erección de una casa de fundi­
ción para no tener que enviar el mineral a Cali donde esta ya exis­
tía. Aparece también la peticióh de fundar una casa de moneda en
Popayán y acuñar moneda de vellón o plata, facilitando el inter­
cambio comercial. Se pedía insistentemente’ que el oro que corría
• MANUAL DE HISTORIA I 179

como medio circulante en el Nuevo Reino, fuera de una ley más


baja que lo era en España —la devaluación—, con el fin de contra­
rrestar su exportación, dejando al Nuevo Reino sin numerario
suficiente para sus transacciones comerciales en el interior, que
ya adquirieron alguna importancia.
En ese proceso de consolidación de la economía colonial no
faltaron quejas sobre el acaparamiento de las encomiendas por
los familiares y amigos de los oidores, mientras que en algunas
partes del Reino la población terrígena ha disminuido tanto que
los dueños de tierras pedían la reunión de varias encomiendas en
manos de un sólo encomendero; tendencia que en el transcurso del
tiempo se realiza y la encomienda desaparece o su importancia
disminuye como factor del progreso económico de la clase pudiente
de los inmigrados, quedando más bien como signo de distinción
social y de la pertenencia a esa clase privilegiada de la sociedad.
Corona trata de favorecer la minería con la rebaja fiel quin­
to real al décimo y el desarrollo de las ciudades con el reparto como
“priopios” de los bienes de difuntos no reclamados por los herede­
ros. Los dos novenos de lps diezmos eclesiásticos que pertenecen
a la Corona, sirven para dotar los pueblos con iglesias. Donde el
clima y el terreno lo permiten, se establecen ingenios de azúcar y
sé invaden sin contemplación las tierras de los indios, aprovechán­
dose además de su mano de obra. La industria azucarera pronto
ocupa un puesto importante en la economía de la costa atlántica.
En esa época de relativo auge de la economía colonial, las
leyes protectoras de la población indígena quedaron letra muerta,
si bien la expansión no se titula ya “conquista”, palabra declarada
tabú por la legislación, sino “descubrimiento”, “ocupación” o “pa­
cificación”. En la gobernación de Popayán lucha en pro del indio
el obispo Juan del Valle. Acompaña al oidor Tomás López en una
extensa visita a la región, tasando los tributos y dejando reglas
para la protección de los indígenas; reglas de franco carácter
lascasiano, que no logra imponer. Viaja a Santa Fe y luego a Espa­
ña para lograr la protección de la población indígena; pero ni en
la Audiencia de Santa Fe ni en el Consejo de Indias en España
180 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

encuentra buena acogida. Viaja a Roma para pedir el auxilio del


Papa; pero en 1561 muere en Francia.
Pese a los ocasionales ataques de los piratas a Cartagena bajo
gobierno entonces de Juan de Busto, y las casi constantes a Santa
Marta, entonces bajo el gobierno de Luis de Manjarrés, puerto que
además sufre la hostilidad de los indómitos indios y los ataques de
navios franceses, por estar entonces Francia en guerra con España,
las peticiones sobre el establecimiento de fortalezas se dilatan por
la penuria del erario público. Tan insegura parecía a los coloni­
zadores la situación política del Nuevo Reino, que también el ca­
bildo de Santa Fe pedía licencia de construir una fortaleza, ale­
gando peligros en que se encuentra la ciudad; petición francamente
denegada. Pero pese a los ataques de corsarios y la más grave en
1559, el auge económico de Cartagena prosigue su marcha, acom­
pañado de la explotación de la ya seriamente menguada población
indígena. A tal punto que el obispo Juan de Simancas, después de
serias desaveniencias con la vecindad y autoridades locales por sus
derechos y salarios, viendo inútiles sus esfuerzos de lograr la protec­
ción de la población indígena y ante las trabas que se le ponían,;
renuncia, en un acto público, su obispado. *■8
La falta de indios tanto de las regiones costeras como en el
interior del país induce a los colonos solicitar el permiso de im­
portar negros africanos. Muy pronto Cartagena se convierte en tí,
principal puerto de su distribución. Se traen negros mediante;
capitulaciones de la Corona con casas europeas especializadas en
el tráfico negrero, bien fueran españoles, portugueses o de otras
nacionalidades. Ciertamente, la demanda de esclavos negros crece,
a medida que mengua la población indígena.
A fines de 1561 y a principios de 1562, llegaron nuevos oidores: ’
Diego de Villafañe en remplazo de Juan de Maldonado; licenciado .
Angulo de Castejón, para remplazar a Tomás López; y Juan López
de Cepeda, nombrado algo más tarde, en sustitución de Alonso de
Grajeda.
La renovación del equipo trae una serie de reales cédulas que-
tratan de antiguos problemas: la necesidad de congregar a loa
• MANUAL DE HISTORIA I 181

indios en pueblos, con el fin de facilitar la obra de los religiosos;


^¡¿'obligación de los encomenderos dé construir iglesias en pueblos
indios, dotándolas de religiosos; el derecho de éstos de predicar en
cualquier pueblo indígena, bien fuera encomendado o de la Corona;
la obligación de tasar los tributos; la prohibición de aprovecharse
de los indios de la Corona y de emplear cepos pava el castigo. Asi­
mismo se ordenó que los oidores se abstuviesen de intervenir en
asuntos que correspondían a los alcaldes, y que no se enviasen
visitadores, salvo en casos graves. Que se tratase de poner los prin­
cipales pueblos indígenas bajo la Corona.
': Mientras Melchor de Arteaga visitaba la costa, Diego de Vi-
íláfañe tomó la residencia al oidor Juan de Maldonado, haciéndole
casi doscientos cargos. La documentación de esta residencia nunca
llegó al Consejo pues fue ocultada por el mismo reo, según las
acusaciones. Villafañe destinado para tomar residencia en Popa-
yán a su gobernador Pedro de Agreda, escribía al Rey acerca de
las expediciones descubridoras, que ninguna se hace “que no sea
en daño y disminución de estos naturales, sino con el celo de enri­
quecerse, que no de su conversión”. Hizo una retasa de los tributos
que hicieran Tomás López y el obispo Juan del Valle; retasa que
no Jue aceptada por los encomenderos. Fue acusado de haber
tasado “sumariamente” a los indios de Santa Fe, Tocaima, Ibagué,
Mariquita, La Victoria, la Villa de San Miguel, en perjuicio de
los encomenderos. Este oidor, resolvió luego regresar desilusionado
a España, lo que impidió su prematura muerte.
•. Él licenciado Angulo de Castejón visitó Pamplona. Informaba
al Rey que sin el trabajo indígena era imposible la explotación de
sus minas. Por falta de una casa de fundición, corría el oro en
. polvo con fraude de los derechos reales. Durante su viaje de regreso
a Santa Fe, visitó las encomiendas de Chiscas, Chita y El Cocuy
y tasó los tributos que los indios debían pagar; tasas que fueron
rechazadas por los encomenderos, insistiendo en la retasa.

Por fin, después de urgentes solicitudes para que se envíe un


presidente para la Audiencia, llegó la noticia de que se nombró
182 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

para tal oficio, al doctor Andrés Díaz Venero de Leyva. Su nom­


bramiento se produjo a principios de 1563, es decir, trece años
después de la muerte del primer presidente, el licenciado Mercado.

XIV
Gobierno de Venero de Leyva

La zozobra que reinaba en el Nuevo Reino y los bandos que se ha­


bían formado en pro o en contra de cualquier medida guberna­
mental, se refleja en el hecho de que al presidente Venero de
Leyva no sólo se le dieran amplias facultades de que gozaba como
presidente de la Audiencia, sino también un explícito permiso de
gobernar sin necesidad de la aprobación de los oidores y la licen­
cia de venir acompañado de un destacamento de esclavos negros
armados; prueba esto último de la tensa situación que reinaba en
Santa Fe. El presidente arribó a Cartagena en agosto de 1563 y
en enero del año siguiente ya estaba en Santa Fe.
Sus informes al Consejo de Indias patentizan lo poco que logró
España mediante leyes y provisiones. Venero se enfrentó a renci­
llas entre los oidores con los principales vecinos. Constató el
general incumplimiento de las leyes: las encomiendas en manos
de unos pocos, irregularidades en el cobro de los tributos y los
antiguos conquistadores sin medios de subsistencia, contraviniendo
las leyes que ordenaban que en el reparto de las encomiendas se
prefieran los antiguos conquistadores. Se empleaban indios en las
minas, se vendían encomiendas como si fueran mercancías, las
cuentas de la Real Caja estaban atrasadas y las condenas no co­
bradas.
En la lista de los encomenderos que Venero ordenó a confec­
cionar al licenciado Gonzalo Jiménez de Quesada, aparecen sólo
pocos de los antiguos conquistadores o sus herederos que tuvieron
“bien de comer’’. La mayoría era constituida con gente nueva,
que no participó en la conquista. Eran los "capitalistas” o allega­
MANUAL DE HISTORIA I 183

dos a tal o cual oidor o funcionario público. El poderío social de la


clase pudiente desafiaba las órdenes reales, situación que se ha
afirmado a tal punto, que el propio presidente admitía no atrever­
se a intervenir.
Venero tomó residencia a Melchor Pérez de Arteaga, oidor con
inclinaciones indigenistas. Lo envió con su proceso a España pese
a haber sido nombrado oidor para la Audiencia de Quito; acción
que luego fue desaprobada por el Consejo de Indias. Al oidor Juan
López de Cepeda lo envió como visitador al norte, para inspeccio­
nar Pamplona, Riohacha, Santa Marta y Cartagena y luego la pro­
vincia de Tunja; al licenciado Angulo de Castejón, a Tunja y a
los pueblos cercanos a Santa Fe en sustitución del oidor Diego de
Villafañe cuando murió. Pronto llegó desde España un nuevo
oidor, Diego de Narváez, quien conservó su puesto hasta 1574, fecha
en que fue nombrado oidor de la Audiencia de Lima.
Bien debido a la presión por parte de los encomenderos o bien
por la Importancia adquirida por la ciudad de Tunja, qué con su
ganadería y agricultura permitió la conservación de buena parte
de su población terrígena, Venero propuso que la Audiencia sesio­
nara seis meses en aquella ciudad y seis en Santa Fe; petición que
recibió una buena acogida por parte de la Audiencia pero que no
prosperó en la Corte.
Venero pudo constatar una notable merma de la población
indígena, por lo cual apoyaba el clamor de la vecindad para que
se le permitiera la introducción de esclavos negros, los cuales, de­
claraba, empleados en la minería, resguardarían la población indí­
gena rural de su total aniquilamiento. Sin embargo, cuando se
descubrieron nuevas minas de plata en Chita, Zipaquirá (?) y
otras nuevas en San Sebastián de la Plata, no vaciló en adherirse
a la petición de permitir el empleo de indios en aquellas minas.
Asimismo abogaba por el permiso general de buscar oro en las
sepulturas, bajo el pretexto de que quitándolo, ayudaría a que
las indios olvidasen sus antiguas costumbres y se convirtieren a
la religión católica.
184 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

• l’T

Venero de Leyva admitía que la boga en el Magdalena redujo


los doce mil indios que habitaban sus orillas, a mil doscientos
individuos. Pero consideraba que sin ellos cesaría el tráfico sobre
aquella vital vía fluvial, lo que impediría el progreso del Nuevo
Reino. Admitía que se vendían los indios encomendados como si
fueran mercancías, pero confesaba no atreverse a intervenir para
no chocar con la poderosa clase de encomenderos. No en vano
pedían los vecinos al Consejo de Indias para que se ampliasen las
facultades de ese presidente tan condescendiente a sus intereses.
Al fiscal García de Valverde, incómodo por sus continuas de­
nuncias acerca de los desmanes de ios españoles, le. mandó Venero
a visitar Cali y Popayán y tomar residencia al gobernador, Juan
de Busto de Villegas. Cuando poco después Valverde renunció la
protecturía de indios y fue nombrado oidor de la Audiencia de
Quito, su indigenismo se esfumó. En la visita que hiciera en 1570
a las minas de Almaguer ya como oidor, impuso a los indios el ser­
vicio obligatorio y otras graves imposiciones, “teniendo respeto a
la conservación y sustento de esta ciudad de Almaguer, vecinos y
encomenderos de ella”.
Durante el gobierno de Venero de Leyva seguían expidiéndose
inútilmente leyes protectoras a favor de los indios. Hacia 1565 se
ordenó quitar a la Audiencia de Santa Fe la jurisdicción en asuntos
indígenas, pasándola a los jueces ordinarios. Se mandó que las
actas de pleitos sobre las encomiendas se ventilasen ante el Con­
sejo de Indias, exclusivamente. Se retiró a los oidores la facultad
de nombrar escribanos e inmiscuirse en asuntos concernientes a
la Caja Real. A los vecinos se les limitó el tamaño y efectividad de
las armas que era permitido llevar. Pero salvo las leyes que cerce­
naban la jurisdicción de los oidores, otras no se cumplían.
La “superpoblación” del Nuevo Reino con conquistadores ocio­
sos se manifestaba en simple bandolerismo en el campo, que afectó
la libre circulación. Los “desesperados” sin tierras, encomienda.'
y oficios atentaban contra la seguridad social. El presidente acón
sejaba darles una batida general. Otros preferían que se ampliase
el permiso para nuevas conquistas. Se multiplicaron las peticione
MANUAL DE HISTORIA I 185

en este sentido, bien para el descubrimiento del “Dorado” hacia el


oriénte o de las tierras situadas “entre dos ríos”, el Cauca y el
Magdalena. Pero aunque Venero no consideraba oportunas esas
conquistas que se saldrían, como informaba al Consejo, con la
muerte y destrucción de la población indígena, y que más conve­
niente fuera la prisión de los forajidos y su condenación a galeras
o su expulsión a España, no se opuso a la presión de la soldadesca.
• Otorgaba generosamente encomiendas a los capitanes que con gru­
pos de soldados recorrían el país, a quienes encomendaba indios a
veces sin contarlos sino simplemente con el número redondo de
bohíos sin proceder a un censo pormenorizado de la población. Fue
durante su gobierno cuando fueron descubiertas las famosas minas
de esmeraldas en la cercanía de la Trinidad de los Muzos, fundada
en 1559 por Luis Lanchero.
¿Debido a ese gobierno condescendiente de Venero de Leyva,
no, se produjeron en su época graves convulsiones sociales. Los
! problemas se tornaron personales: reyertas entre los oidores o
^entre los encomenderos por los límites territoriales de sus enco­
miendas o por el “señorío” de los indios que las ocupaban.
.‘-''<La alarma sobre un nuevo levantamiento en Pasto se reveló
como la de unos aventureros sin implicaciones políticas. Otro su-
!;ceso se produjo en Tunja cuando, después del asesinato de Diego
Fernández de Serpa por los indios de la Nueva Andalucía (oriente
venezolano) una buena parte de la soldadesca sé dirigió a Tunja
siendo un elemento inquieto y perjudicial. Después de la oportuna
intervención de Venero y el castigo de algunos, el resto de ese ejér­
cito se dispersó, unos hacia Venezuela y otros al Perú.
'.Más agitado era el ambiente en las esferas eclesiásticas. Se
produjeron serios roces y franca enemistad entre el clero regular
y el secular e incluso entre los miembros de las mismas órdenes
que se disputaban la doctrina de los pueblos indígenas. Pues todos
querían situarse en pueblos “ricos”, dejando sin doctrina a los
demás. Una Real Cédula de 1565 dirigida a los provinciales de
todas las órdenes insistía en que “dejen los bienes temporales”, que
no aceptasen mandas testamentarias, que no cobrasen sus serví-
.186 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

cios a los indígenas, etc. Pero era “letra muerta” para los frailes
que consideraban poco menos que su feudo las tierras de América.
Lo sucedido a fray Francisco de Olea, enviado desde España
como visitador de la orden franciscana, ilustra el ambiente que
reinaba entre los frailes. Fray Francisco llegó a la diócesis y es­
cribe: “Castigué y reformé, poniendo a Dios delante mis ojos”. Los
frailes, proseguía, “sabían mejor el camino de las minas que el de
las buenas conciencias”. Intentó expulsar a algunos para España.
Pero se rebelaron los frailes, lo depusieron violentamente y nom­
braron a otro en su lugar. Era fray Juan de Belmes quien a su vez
se quejaba al Consejo de Indias de Venero de Leyva y de las auto­
ridades civiles, acusándolos de impedir la obra de la conversión, de
obstruir la labor de los frailes negándoles vino y aceite para cele­
brar, de no brindarles apoyo en la construcción de sus monasterios,
en la apertura de los caminos rurales y favoreciendo arbitraria­
mente a unos y perjudicando a otros.
La noticia de haber sido nombrado (1571) fray Luis Zapata
para el arzobispado de Santa Fe, indujo a los oidores de la Audien­
cia a dirigirle una larga carta en que pedían que antes de su par­
tida definiera en el Consejo de Indias sus prerrogativas como arzo­
bispo, el alcance de su jurisdicción en asuntos civiles y eclesiásticos,
para dominar “la libertad y soltura de los frailes”, pedían se defi­
niera a quién, correspondía la elección de los doctrineros para los
pueblos, a quién incumbía el derecho de visitarlos. ¿Tenía el arzo­
bispo derecho de expulsar a frailes díscolos? ¿Cuáles artículos eran
libres del pago del diezmo? etc. Por su parte, el cabildo eclesiástico
de Santa Fe instaba a fray Luis Zapata lograse del Consejo de
Indias una disposición para que los provinciales de las órdenes
religiosas delegasen al arzobispo el derecho de nombrar doctrineros
para los pueblos indígenas, como sucedía, declaraban, en el Perú.
Y ciertamente, pese a la ocupación de las tierras americanas que
ya duraba más de ochenta años, España continuaba frente a sus
colonias una política casuista, improvisada, mediante leyes y pro­
visiones sueltas, casuales, variables y no pocas veces contradicto­
rias, sin ofrecer un cuerpo legislativo definitivo que abarcase todos
los problemas que exigía' la obra colonizadora.
• MANUAL. DE HISTORIA I 187

^También Venero de Ley va escribió al arzobispo sobre “los es­


cándalos, atrevimientos y entredichos” que ocasionaban los reli­
giosos, escandalizando la vecindad. Informaba que los eclesiásticos
crían caballos y tienen granjerias “y todos los aprovechamientos
que pueden”. Asimismo se quejaba de su negligencia en erigir con­
ventos y observar la clausura. Se comprenden los ataques a que
fue expuesto Venero por parte de las órdenes religiosas durante su
gobierno.
Le tocó a Venero presenciar el regreso a Santa Fe, en marzo
de 1573, del licenciado Gonzalo Jiménez de Quesada, después de su
fracasada expedición al “Dorado”. Solicitada por el licenciado du­
rante varios años e inútilmente la capitulación de tal jornada, la
logró en 1569. De ella regresaba desbaratado con cincuenta sobre­
vivientes de los 300 que lo habían acompañado y con 30 indios de
los 1.500 que había llevado entre indios y mestizos. Este fracaso
señaló el comienzo del definitivo declive moral y económico de
nuestro licenciado. Encargado luego de la pacificación de los indios
de Gualí, fundó la ciudad minera de Santa Agueda y murió atacado
de la lepra en Mariquita, el 16 de febrero de 1579.
En abril de 1573 recibió Venero la noticia de que desde España
le llegaba un sustituto. Iba a ser remplazado ya en el año anterior
por el licenciado Gedeón de Hinojosa del Consejo de Indias, quien
declinó el nombramiento. El sustituto fue el antiguo oidor, licen­
ciado Francisco Briceño, quien llegó a Santa Fe en marzo de 1574.
Fue encargado de tomar residencia a Venero y a sus dos compa­
ñeros, los oidores Juan López de Cepeda y Angulo de Castejón.
■ Había llegado también un nuevo oidor, el licenciado Francisco de
Auncibay y Bohórquez, rector del colegio de la Universidad de
Sevilla.
El presidente saliente, convencido de haber gobernado recta­
mente el Nuevo Reino y de haber, como declaraba en su carta al
Consejo de Indias, otorgado 300 encomiendas y haber favorecido
la fundación de 5 pueblos mediante sus enviados, esperaba un juicio
de residencia benévolo. En su carta al Rey aconsejaba tres cosas
basadas en su experiencia: que las licencias de la conquista y po­
blación se diesen con parsimonia por sus graves consecuencias para
188 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

la población indígena; que al tomar cuentas a los oficiales reales,


se les embargasen preventivamente sus bienes para que respondan
en las residencias; que se impidiera que los frailes, cuyos gastos de
transporte y sostenimiento sufragaba la Corona, vivan con “escán-¿
dalo y libertad” vuelven luego a España “con mucho dinero de
ciento en ciento, sin hacer fruto ninguno sino criando caballos y
perros de caza, teniendo granjerias y aprovechamiento que no es'
decente decirse”.
. Pero se había equivocado. El nuevo presidente, Francisco Brice-
ño, tomó residencia a los dos antiguos oidores, sin encontrar cul-?
pas graves. López de Cepeda fue nombrado alcalde de crimen en el
virreynato del Perú. Angulo de Castejón murió en Cali antes de
embarcarse a su nuevo destino. No así le sucedió a Venero de Leyva.
Más de un año duró su juicio de residencia, aunque para ello fue-:
ron designados sólo 50 días. En febrero de 1575 estaba todavía en
Santa Fe quejándose amargamente de la residencia en que el fiscal,'
Alonso de la Torre, tomaba testigos “delincuentes y revoltosos’^
siendo “ignorante e incapaz”. Enumeraba las calumnias y los tes­
tigos falsos que deponían en el juicio, se quejaba de que la residen­
cia ya le había costado $ 8.000 pesos, por lo cual estaba arruinado.
Esperaba del Rey justicia “porque de otra manera no hay quien'
pueda servir a Vuestra Alteza en estas partes”.
Poco después bajó a Cartagena para embarcarse con su proce­
só a España. Un documento de 1579 en el que pide a la Corona’
alguna asignación demuestra su ruina y desesperación.

* * ♦
. La diversificación de la economía del Nuevo Reino minera y
agrícola tuvo como consecuencia la separación poiítico-adminis-'
trativa de la parte central del Nuevo Reino, rica en minas, de la
gobernación de Popayán, de la cual aquella formaba parte. Ya en.
1562 la pidieron los pueblos mineros de Santa Fe de Antioquia,
Caramanta, Anserma y Cartago. Tal separación fue concedida.
MANUAL DE HISTORIA I 189

unos años más tarde, siendo su primer gobernador, Andrés de


Valdivia. Tuvo, como hemos señalado, desaveniencias con el gober­
nador de Cartagena, Francisco Bahamonde de Lugo, por cuestión
de límites de ambas gobernaciones en la costa atlántica. Y lo mismo
sucedió con el gobernador de Popayán, Gerónimo de Silva, opuesto
a la separación. Valdivia encontró seria resistencia de la población
indígena de su gobernación y tuvo que retirarse a Santa Fe de
Antioquia desde donde pedía auxilio de la Audiencia. Murió luego
en manos de los indios.
Pero bajo el largo gobierno de Gaspar de Rodas (1578-1597),
la gobernación de Antioquia no sólo conservó su puesto de ser
principal centro minero, sino también de las exploraciones del
Chocó y de las tierras que se extendían al norte hacia las costas
del Atlántico. Los ríos Atrato, el Cauca y en cierto grado el Mag­
dalena, fueron sus vías naturales del acceso al mar.
La gobernación de Antioquia alejada del bullicioso Perú y del
anárquico gobierno central en Santa Fe, llevó una vida más sose­
gada que el resto del Nuevo Reino. Sus indios organizados política­
mente en “behetrías” sin un fuerte poder central de los cacicazgos
y a veces enemigos entre sí, disputándose los lugares de caza y
pesca, fueron pronto exterminados hasta tal punto que, según
tóforme de un eclesiástico fechado en 1598, la.población indígena
había prácticamente desaparecido y las minas de oro se beneficia­
ban casi exclusivamente con esclavos negros. Antioquia, Arma, Cá­
celes, Zaragoza y Los Remedios contaban en conjunto cuarenta
, indios encomendados.
La privilegiada topografía y el clima benévolo de gran parte
del territorio a más de la facilidad de la introducción de negros
por los puertos del Atlántico, produjo un gobierno menos proble­
mático. Su capital, Santa Fe de Antioquia, alejada de la capital
“oficial” que era Santa Fe de Bogotá, favoreció un aislamiento que
alejó la provincia de la bulliciosa historia de las demás partes del
Nuevo Reino.
190 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

XV
El ocaso de Santa Marta

Después de los sucesos originados por Jerónimo Lebrón en su


viaje a Santa Fe y su querella contra los hermanos Jiménez, Santa
Marta dejó de ser un hito importante en la historia del Nuevo
Reino. Su vecindad trató sin éxito a desviar el interés del gobierno,/
que se dirigía a la vecina Cartagena. Varios años quedó sin un
gobernador señalado, hasta que en 1560 fue nombrado para el dicho
oficio Juan de Manjarrez. Éste no logró detener la decadencia dé la
gobernación. Fundó nuevamente La Ramada y un pueblo, Pacara-
buey, entre los indómitos chimila, abandonado poco después por
la hostilidad de los indios. Muerto Manjarrez en 1563, le sucedió
el capitán Martín de las Alas, un militar a quien se encareció la
defensa de la gobernación no sólo de los indios, sino de los piratas
ingleses y franceses que tenían en zozobra la gobernación. Sin
lograr su propósito, fue nombrado gobernador de Cartagena, de­
jando provisionalmente el gobierno de manos de un teniente Diego
de Santillán.
No tuvo mejor suerte el gobernador siguiente, Luis de Rojas,
quien llegó desde España en 1572. Apoyado a veces por el gobierno
de Cartagena y otras veces abandonado a su suerte, no logró paci­
ficar los indígenas de su gobernación. Varias veces trató de esta­
blecer una fortaleza en Bonda, que desbarataban los indios. A veces
fue socorrido por las flotas armadas que se dirigían a Cartagena,
pero la decadencia de la gobernación no le permitía pagar los sol­
dados cuando allí los dejaba la flota.
j:

La situación económica de Santa Marta fue tan precaria que


los principales vecinos se ausentaban, instalándose en Cartagena,
de lo cual Rojas se quejaba sin éxito al Consejo de Indias. Inútil­
mente pedía el gobernador que la “rica” Riohacha con su pesque­
ría de perlas^ dependiente de la Audiencia de Santo Domingo, fuese
agregada a su gobernación. Denunciaba a los vecinos de comerciar
con los “piratas”, adquiriendo de ellos artículos sin pagar los dere­
chos. Ni la insistencia del cabildo sobre la antigüedad de la ciudad
MANUAL DE HISTORIA I 191

y su lealtad al Rey conmovían la Corona. Para combatir la indife­


rencia de España hacia Santa Marta que ya había jugado su rol en
la historia colonial, señalaba el peligro que para el Nuevo Reino
sería la ocupación de la ciudad porteña por los enemigos. Inútil­
mente pedía el envío de plomo, pólvora, mechas, arcabuces, lom­
bardas y el permiso de alistar gentes en Cartagena y Santa Fe
para la defensa de la ciudad. De la fortaleza que aspiraba a cons­
truir, existe un plano en el Archivo General de Indias.
. Cuando a fines de 1573 el electo presidente de la Audiencia de
Santa Fe, licenciado Francisco Briceño, visitó Santa Marta, tampo­
co se logró un apoyo, ni fondos para pagar seis soldados que defen­
dían la fortaleza. Todo lo contrario, el gobernador Rojas tuvo que
viajar a Santa Fe para defenderse de las acusaciones de los pocos
vecinos que todavía moraban en la gobernación y quienes, como
de costumbre, le hacían responsable de todas sus dificultades. In­
cluso lograron el envío contra él de un juez de residencia, Juan
Díaz de Martos, y pedían su relevo. Como ya era costumbre, el
mencionado juez elevó contra Rojas graves cargos y condenas, de
los cuales el gobernador se quejaba amargamente. Un alivio pasa­
jero produjo un navio encallado en la playa cuya carga, de acuerdo
-con el uso de la época, pertenecía a la vecindad del puerto. Pero
los aprovechados fueron los comerciantes de la vecina Cartagena,
que acudieron para comprar las mercancías.
La situación económica de Santa Marta fue tan precaria que
?- ya desde 1574 el sueldo del gobernador fue situado en la caja de la
' “rica” Riohacha, cuyo sustento ofrecía la pesca de las perlas.
En agosto de 1576, Luis de Rojas fue destituido por el nuevo
gobernador, Lope de Orozco. Y así, declaraba Rojas “.. .se acabará
esta peregrinación... en que he padecido muchos trabajos con
los naturales de la tierra y con los enemigos franceses e ingleses
.por. el mar”.
<
: En septiembre de aquel año llegó desde España Lope de Oroz­
co. Trajo consigo un numeroso grupo de españoles, 200 hombres
entre casados con sus mujeres, niños y los demás solteros, con el
propósito de detener la decadéhcia de la gobernación. No pudo
192 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

desembarcar en Santa Marta pues el puerto no ofrecía suficientes


mantenimientos para los nuevos Inmigrantes. Se dirigió a la Nueva
Salamanca de la Ramada, situada más al oriente, que ofrecía me­
jores posibilidades de sustento, con su ganado y maíz.
Órozco tomó residencia a Luis de Rojas, cuya documentación
envió junto con el reo a España. Una parte de su hueste la envió
a La Ramada y otra al Valledupar donde existían pequeños núcleos
de pocos vecinos, porque, como se quejaban, Miguel de Castellanos,
encargado de la pesca de perlas en Riohacha, extraía indios de las
tierras que ocupaban. Compró ganado para el sustento de la póbla-,
ción y despachó destacamentos al mando de los capitanes al inte­
rior de su gobernación. Mandó abandonar la fortaleza en Bonda,
cuyos pocos soldados se mantenían mediante asaltos a los indios
de la región. Sus esfuerzos de fundar pueblos entre los chimilas,
Gente Blanca, Tairona y Valle de San Sebastián, fallaron, “por lo
que Nuestro Señor sabe, no se han podido sustentar”; aunque el
obispo de Cartagena, fray Dionisio de Sanchis, sí indica la verda­
dera razón de no poder sustentarse el ejército cuando informaba
al Consejo que algunos destacamentos enviados por Orozco, "con
escándalo robaron cincuenta casas de indios y los. llevaron todos
para que les lleven cargas a la guerra”. Asimismo intentó fundar
un pueblo en Cabo de la Vela, éste, según informes, a pedimento de
los indios que se agraviaban de tener que acudir a las labranzas
alejadas hasta treinta leguas de sus moradas. Ante la abundancia
de “palenques” que formaron los esclavos negros huidos, y siguien­
do las órdenes reales desde España, trató de convenir con el gober­
nador de Caracas para organizar una batida general contra esos
“cimarrones”, establecidos en las faldas de la Sierra Nevada, tanto
por la parte de Riohacha como por la de Valledupar. Asimismo
inútilmente trató de fundar un pueblo entre los chimilas y otro, en
Maicuirá, en Bahía Honda, que todos desaparecían en corto tiempo.
Orozco logró cierta paz, aunque inconstante, en su goberna­
ción. En febrero de 1579, visitó Tamalameque, donde procedió a
una minuciosa información sobre aquella provincia, de acuerdo
con Ja orden del presidente del Consejo de Indias, Juan de Obando,
MANUAL DE HISTORIA I 193

-cuando mandó reunir tales informaciones en todas las posesiones


españolas en América.
Después de Lope de Orozco, la gobernación de Santa Marta
quedó acéfala por casi quince años y la antigua ciudad ha perdido
su importancia. En 1582 sucedió un general levantamiento de los
indios. Destruyeron los hatos de ganado, mataron ihdios y esclavos
negros y también algunos españoles. Asimismo atacaron Riohacha
abandonada por los cristianos, que pidieron socorro a Santa Marta
y ésta a Cartagena. La reacción fue la acostumbrada: un destaca­
mento de soldados apoyado por los cartagineses, desbarató a los
indios, matando, quemando sus casas, destruyendo los Jagüeyes y
haciendo estragos en sus pueblos. El gobernador de Cartagena, Pe­
dro Fernández de Busto aprovechó ese suceso para pedir que Rioha-
cha se integrase a la gobernación de Santa Marta, lo que se efectuó
unos años más tarde.
. Se concluyó una frágil paz y se volvieron a levantar los ran­
chos de los españoles, y, como siempre, se elaboraron peticiones al
Consejo de Indias solicitando armas y apoyo. Pero la gobernación
seguía en declive. Al obispo Juan Méndez, nombrado en 1574, le
siguió fray Sebastián de Ocando nombrado en 1578, quien ya no
moraba en Santa Marta sino en Riohacha, dedicado a la pesca de
perlas con indios y esclavos. El fraude de los derechos reales y el
comercio con los piratas era ya tan arraigado, que un informe al
Consejo de 1588 señala que en la región corrían, sin pagar los
derechos reales, perlas como moneda, cuyo valor se elevaba a más
de 20.000 pesos oro.
En 1591 el capitán Pedro de Cárcamo fundó, en nombre del
gobernador de Santa Marta,, la ciudad de Nueva Sevilla, de poca
duración.
En mayo de 1595 el Consejo de Indias sometió al Rey una peti­
ción de Riohacha. El puerto fue nuevamente destruido por los pi­
ratas que se llevaron no sólo perlas sino también los esclavos negros
ocupados en la pesquería. Se concedió a los habitantes varias mer­
cedes: libertad por diez años del pago del quinto real y del almo­
jarifazgo sobre las perlas, se prometió la reconstrucción por cuenta
194 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

**?
de la . Corona de la iglesia y un préstamo de mil pesos. Luego se
rebajaron a los vecinos los derechos de importación al dos y . medio
por ciento y se les concedió la libertad de derechos sobre los artícu-
los de consumo. Asimismo se rebajó al veinteavo el impuesto sobre
oro de minas (en vez del quinto) y una prórroga de las condena­
ciones en que habían incurrido en el pasado. Para favorecer el
repoblamiento tanto de Santa Marta como de Riohacha se les otor-
garon otras franquicias: un transporte gratuito desde España de
cien familias, cifra luego aumentada a 150; libertad de almojari--
fazgo por 20 años de todo lo que introdujeran de efectos de uso
personal, los dos novenos por diez años y un préstamo de 10.000
pesos para los inmigrantes. • |
, ó
En octubre del mismo año, Santa Marta y Riohacha sufren
nuevamente un ataque de los indios de la región. Se informa al
Consejo que ambas ciudades están “alteradas con guerras con los
naturales”, que están casi despobladas y cesó la pesquería de las
perlas. Un nuevo gobernador, el licenciado Manzo de Contreraa,
tuvo un éxito pasajero contra los indios, y los dominicos pidieron
apoyo financiero de la Corona para erigir nuevamente su convento
que había sido destruido por los piratas. A Manzo de Contreras
siguió en 1599 como gobernador Juan Giral, con la orden de tomar
residencia al gobernador pasado. La gobernación de Santa Marta
no logró recuperar la posición clave que jugó en las primeras déca­
das de la conquista

XVI
El puerto de Cartagena

La que siguió progresando fue Cartagena, alejada de los bulliciosos


sucesos que sucedían en el interior del Nuevo Reino. A la muerte de
Pedro de Heredia, la gobernación quedó acéfala por unos años
hasta la llegada del nuevo gobernador, Juan de Bustos de Villegas
(1557), preocupado ante todo por fortalecer las defensas del puer­
to, el cual por su situación geográfica privilegiada y como vía
MANUAL DE HISTORIA I . 195

; cómoda de penetración al interior del país, adquirió un sobresa­


liente puesto en el Caribe.
Hacia aquella época comenzaron las flotas regulares entre
España y los puertos de Cartagena y de Veracruz en México. Se
establecieron dos flotas anuales protegidas por buques de guerra
para la defensa de los continuos ataques de piratas y corsarios
franceses e ingleses. Las islas Canarias servían de depósito para el
abastecimiento de las flotas y almacén de las mercancías de expor­
tación. Cartagena se convirtió en una escala obligatoria para la
flota que debía servir el Nuevo Reino y los territorios adyacentes,
aunque los navios proseguían hasta el Nombre de Dios, para reco­
ger allí el oro que llegaba a Panamá desde el Perú y de los demás
puertos del Pacífico. Por supuesto, tales flotas que, teóricamente,
deberían llegar dos veces al año, carecían de regularidad, bien por
las intermitentes guerras de España con Francia e Inglaterra y
también por la irregularidad de la llegada del oro tanto del Perú
como del interior del Nuevo Reino de Granada para éhviarlo a
España. -
En 1554 Juan de Bustos fue nombrado gobernador de Panamá,
siendo encargado, interinamente, el licenciado Antonio de Salazar,
mientras llegaba un nuevo gobernador, Antonio de Avalos (Dáva-
los)- La vecindad orgullosa de ser el puerto principal de la entrada
¿al Nuevo Reino, pidió al Consejo de Indias la ampliación de los
poderes jurisdiccionales del gobernador, dejándole plena autonomía
para la concesión de encomiendas, sin la intervención de la Audien­
cia de Santa Fe.
■ En otra petición solicitaba estar sujeta a la gobernación de
Panamá, por quedar más cerca y de fácil acceso; peticiones recha- ’
zadas por la Corona. Ya que el puerto controlaba la entrada al
Reino, Cartagena quiso extender su comercio hasta el Perú, sin nece­
sidad de pasarpor Panamá. A tal ambición se deben dos capitula­
ciones con la Corona: La de Jorge Quitanilla en 1564 y la posterior
de Juan de Villorio y Avila en 1574. Ambas proyectaban como
vías los cauces de los ríos Atrato que desembocaba en el Atlántico y
de San Juan, que vertía sus aguas en el Pacífico. Sus nacimientos
196 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

se acercaban tanto que durante toda la época colonial existía un!


“arrastradero”, por el cual las canoas se arrastraban de un río alí
otro, hecho que probablemente conocían ambos capitulantes. Pero
pese a muy generosas capitulaciones, estas nunca fueron rea--’
lizadas.
Gozando del amplio “hinterland” y de una posición clave en el,
norte del continente, Cartagena siguió progresando. Desde 1567
el gobierno militar del capitán Martín de las Alas se preocupó por
dotar el puerto de artillería y de una flota armada para ahuyentar
los continuos asaltos de los piratas a las costas de la gobernación.
1 “ *

• • Durante su gobierno, el teniente Juan de Junco trató de im-'


poner en.Mompóx las minuciosas ordenanzas expedidas por la Real
.Audiencia en 1568 con el fin de proteger los indios de su aniquila­
miento, ya que las antiguas de 1562 no se cumplían (como tampoco
se cumplió la última) - •> ‘

. ' Le sucedió en la gobernación (1571) Francisco Bahamonde de


Lugo, oidor qué fue de Puerto Rico, a quien se le dieron los más
amplios poderes, y quien, buen conocedor de los problemas déT
Caribe recorrido por piratas, bucaneros, franceses e ingleses, goza­
ba de plena confianza en la Corte. La falta de una eficaz protec­
ción del puerto mediante una fortaleza, la necesidad de resguar-
darlo con una armada que recorriera constantemente la costa, evi­
tar los fraudes de los derechos que cometían los importadores, el
floreciente contrabando y las incursiones de piratas, quienes no
sólo atacaban Santa Marta y Riohacha sino también el Tolú, fue-’
ron los principales temas de sus cartas al Consejo de Indias. Asi­
mismo se preocupaba por la constante merma de la población
indígena. Con sus “ordenanzas” trató de protegerla de la explo­
tación a que estaba sujeta por los encomenderos que vivían en las
ciudades, mientras que sus administradores, los “calpixques”, go­
bernaban las encomiendas como sus feudos, con contratos que.les
otorgaban a veces 50% de la producción de la hacienda. Las pocas
encomiendas que eran de la Corona, las había encontrado Baha­
monde tan explotadas por los oficiales reales, que ningún provecho
aportaban a la Corona, por lo cual aconsejaba su arriendo en
pública subasta. -
MANUAL DE HISTORIA I 197

í jTambién él consideraba la boga del Magdalena mortífera para


los indios y solicitaba para ello la importación de esclavos negros.
Su inclinación indigenista le atrajo una franca enemistad de los
vecinos que no tardaron en quejarse al Consejo de Indias.
Eirsu informe fechado en 1573 el visitador enviado por la Real
Audiencia, licenciado Juan López de Cepeda, informaba sobre el
Constante progreso de Cartagena. Cepeda había ido a Pamplona,
donde la vecindad, por falta de una casa de fundición, empleaba
como moneda oro en polvo, sin pagar los derechos reales; oro que
luego salía del país para pagar las mercancías que se adquirían de
contrabando de los buques extranjeros que llegaban al puerto. El
empleo de los indios en las minas era general, lo que el visitador
denunció a España. Visitó también la gobernación de Santa Marta,
cuyas tierras ya estaban en parte ocupadas por la agricultura y la
ganadería, pero denunciaba también aquí la explotación de los in­
dios “aculturados”.
J A su llegada a Cartagena encontró construido un nuevo mue­
lle y, el agua potable corría por una asequia desde Turbaco. La
élite dé la ciudad la constituían trece encomenderos que se turna­
ban eñ la administración municipal. El resto de la población la
^constituían viajeros, comerciantes, empleados e inmigrantes, y no
pocos portugueses. A indicación del visitador se ordenó posterior­
mente que los portugueses abandonasen el puerto, salvo los casados
y los de más de diez años de vecindad. Asimismo ordenó el Consejo
que no se impidiera establecerse en Cartagena a españoles prove­
nientes de Santa Fe y de Santa Marta, debido a la oposición a ello
de los, ya establecidos en Cartagena.
* En vista de que existía ya una apreciable cantidad de esclavos
negros, Cepeda aconsejaba monopolizar su importación, sin dejarla
en manos de los comerciantes, que artificiosamente subían los
precios. Asimismo, ante la merma de la población indígena, acon­
sejaba traer indios caribes desde la Dominica y Guadalupe. Entre
Bahamonde de Lugo y el gobernador de Antioquia, Andrés Valdi-
Via, se produjeron serios roces, pues el último trataba de incorporar
Urabá en su gobernación. En octubre de 1573 viajó Bahamonde a
198 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

Santa Fe para lograr un arreglo con ese vecino. La Audiencia con­


firmó la pertenencia a la gobernación de Cartagena de las tierras
que se extendían hasta las márgenes derechas del Darién. - i
Como generalmente sucedía en los casos en que la autoridad
no se doblegaba a los intereses de la clase pudiente de la sociedad,
la vecindad de Cartagena se dividió en dos bandos. Informes con­
tradictorios llegaban al Consejo en su mayoría hostiles al gober­
nador, incluyendo los enviados por parte de los eclesiásticos. Pues
Bahamonde de Lugo, ya fuera por sus experiencias en Puertorrico,.'
donde la población indígena había sido exterminada, o porque
quiso conservarla en su gobernación, no se doblegaba —aunque'
sólo con tímidas ordenanzas protectoras— a los intereses de la'
alta clase de los españoles que formaban un poderoso grupo de.'
presión, ni a los de los eclesiásticos quienes, en ausencia de Siman-'
cas, obispo y protector de indios, no tenían quién frenase sus ambi­
ciones. '.
Durante su gobierno Bahamonde de Lugo tomó residencia a
los anteriores gobernadores de Santa Marta, Martín de las Alas y.
Pedro Fernández.de Busto y Villegas. Tomó cuentas de la Caja
Real encontrándola desarreglada y. sin Oficial, porque había muerto.
Encontró que los marineros de las flotas traían y vendían mercan--
cías sin pagar los derechos de almojarifazgo, ni los oficiales guar­
daban las tarifas impuestas a la importación. Pedía una vigilancia
más eficaz de las costas y galeras armadas que pudieran recorrer-;
las desde la desembocadura del Darién, hasta Nicaragua.
El cuadro que en sus cartas pintaba de la ciudad de Cartagena
no era nada halagador. Era una plaza, declaraba, “donde vienen
a parar todos los excesos y pecados de Castilla”. Sus pobladores
son “amancebados, fuleros, usureros, logreros”. “Los frailes son es-,
candalosos, sueltos y. libres y deshonestos”. .
No parece que Bahamonde se hizo amedrentar por las denun­
cias a la Corte que contra él elevaban continuamente los vecinos y
los religiosos. A mediados de 1574 el cabildo eclesiástico lo denun­
ció al Consejo "por los trabajos y persecuciones que esta iglesia y
ministros de ella han padecido y padecen, después de la llegada del
MANUAL DE HISTORIA I 199

gobernador”. Lo acusaban de Irrespeto, de que interceptaba los


informes que se enviaban a la Audiencia, que se quejaba de ellos
al arzobispo de Santa Fe, fray Luis Zapata, a sabiendas que era su
enemigo porque se habían negado pagarle la “cuarta general”
acumulada y vacante por ausencia del obispo Simancas. Protesta­
ban contra la orden dada por Bahamonde de Lugo de poner preso
al tesorero de la iglesia, el bachiller Juan Fernández. Sostenían
que ningún escribano se, atrevía recibir testimonios adversos al
gobernador, quien además influía y amenazaba a los testigos.
En junio de 1575 llegó a Cartagena como obispo fray Dionisio
de Santis O. P., quien logró apaciguar los ánimos de los eclesiásti­
cos. Pero ese obispo se reveló como un franco seguidor de las ideas
lascasianas. Reprochaba al arzobispo Zapata quien “se dio mucha
prisa” de ordenar religiosos ineptos e inconstantes quienes no
inoraban en su destino, abandonando Cartagena a la primera opor­
tunidad. Denunciaba la “insaciable codicia de los encomenderos...
sirviéndose de ellos —los indios— de balde”. Criticaba a los admi­
nistradores de las encomiendas por su crueldad, sin permitir que
los indios, hombres libres, trabajasen en las haciendas dé -su agra­
do. Se lamentaba que de los 25.000 indios que hubo a tiempo de
la fundación de Cartagena, sólo quedaban 2.500 y se indignaba
que, pese a los graves delitos que continuamente cometían los
encomenderos, estaban para las Pascuas, “confesados y comulga­
dos”. Abogaba por una tasa de tributos en maíz o mantas y no en
trabajo. Y como si fuera otro Las Casas, elevaba una duda: si en
América, donada por el papa Alejandro VI a España para la con­
versión de los indios a la religión cristiana, no se les proporcio­
naba sacerdotes para su conversión ¿es válida tal donación? El
obispo es autor de un extenso catecismo que envió al presidente
del Consejo de Indias, Juan de Obando.
No tardó en llegar desde España una carta de reconvención a
ese obispo demasiado indigenista. La contesta el 15 de noviembre
de 1575 a Juan de Obando, relatando hechos concretos que confir­
man la inhumana explotación de la población indígena y pidiendo
“una regla y orden por donde la honra de Dios se ampare y los
200 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

pecados, sean castigados”. Esta, declaraba, “guardará, sin poner'


pie fuera de ella”.
En cartas posteriores no sólo prosigue en sus denuncias sino
se preocupa también por asuntos generales. Pide que se funde en
Cartagena una casa de moneda, por lo defectuosa que era la qué
de plata estaba en circulación, provenienté indudablemente de Jos
navios que llegaban al puerto. Informaba que la costa estaba
siendo atacada de continuo por piratas y navios franceses, por lo
cual aconsejaba el descargo en Cartagena de todos los buques lie-,
gados desde España, sin, llevar las mercancías hasta Nombre de'
Dios, puerto con un, clima húmedo, insalubre, que exigía anual^
mente muchas víctimas entre negros, indios y blancos. Pedía para’
el tráfico costero no galeones que no pudiendo fondear cerca de la
costa, exigían un descargo,en mar abierto, sino galeras que pudie­
ran arrimar a las playas, con lo cual se evitarían pérdidas y peligros
del mar y se ahorrarían vidas en la boga con los indios. Asimismo^
consideraba injusto que en la construcción de la catedral,: que
estaba en proceso, aportasen los indios la tercera parte como pres­
cribían las leyes, por su extrema pobreza.'
Este obispo muere a fines de 1577 cuando ya gobernaba Carta­
gena Pedro Fernández de Busto. En junio de 1579 llegaba un nueva,
obispo, fray Juan de Montalvo. Y una vez más tiene que sufrir, la’
vecindad de. Cartagena graves denuncias al Consejo, de ese “hom-’
bre belicoso que se preció más soldado que no de obispo”.1 Este
obispo denuncia que en Cartagena “ni se teme a Dios ni a las.
cédulas de Vuestra Majestad, ni Vuestra Majestad es obedecida, ni
la iglesia ni sus ministros son respetados”. Denuncia “corrupción?
y vicios” de los españoles. No se respeta el Patronato Real, ni loa,
encomenderos admiten religiosos que él señalaba para las doctrk
ñas sino que ellos los eligen. Informa que en la visita que hiciera
*
pudo observar que a la doctrina asistían sólo mujeres y niños,
pues los hombres trabajaban en el campo o en la boga del río, lejos;
de cualquier doctrina. A pesar de ser fraile abogaba porque en las’
doctrinas se emplease al clero secular y no regular, por las malas;
costumbres de los frailes que pudo observar. ' **
MANUAL DE HISTORIA I 201

,,¿:TEste obispo muere en octubre de 1586 y tres años más tarde,


cuando en Cartagena ya gobernaba Pedro de Ludeña, llegaba al
puerto un nuevo obispo, fray Antonio de Hervías, anteriormente
obispo de Verapaz en México. Y una vez más llueven quejas contra
los vecinos. Es cierto, escribía el obispo, que los diezmos que se
pagaban en la floreciente ciudad cubrían los gastos eclesiásticos,
pero ni se construye la iglesia ni se ofrece a los iñdios la doctrina.
El obispo describe el deplorable estado del puerto, de los navios sin
remos, el ejército sin municiones, soldados que huyen porque no
se les pagan sus sueldos. Indica que en el próximo ataque a. la
ciudad, los enemigos la destruirán de una manera definitiva.
,, Muy lúgubre se presenta la situación de los indios en la visita
que.híciera en mayo de 1591. El obispo se quejaba de los crecidos
tributos que impuso el presidente, doctor González, cuando visitó
;'la ciudad, imponiéndolos tan excesivos que acabarán sin remedio
con el resto de la población indígena; máxime porque los encomen­
deros vivían entre ellos y no respetaban las críticas de los ecle­
siásticos. Fue este obispo quién pidió la fundación de un seminario
en Cartagena, “porque hay mozos que podían emplearse en el ejer­
cicio de las letras y virtud”. El último obispo del siglo xvi fue el
augustino fray Juan de Ladrada, ya integrado a lo que se llamó
la “modorra” colonial y quien ocupó la silla hasta 1613.

. * * *
En octubre de 1575 había llegado como gobernador, Pedro Fer­
nández de Busto, después de haber residenciado a Pedro de Agreda,
gobernador de Popayán. La residencia de que fue encargado contra
Bahamonde de Lugo, gobernador anterior, se vio frustrada, porque
éste murió en el mismo año.
Bajo el gobierno de Busto, Cartagena y su puerto progresaron
notablemente. Fray Pedro Mártir, de paso por la ciudad en 1580,
consideraba que el puerto de Cartagena y no el de Panamá debería
ser él punto final de las flotas anuales, debido a su privilegiada
Situación. Asimismo abogaba ante el Consejo de Indias qué fuera
202 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

este puerto el mercado central de la importación de esclavos negros,


traídos del Cabo Verde donde, según el fraile, los precios eran más
ventajosas que en otras partes de Africa. .
En 1585 el gobernador escribía que “esta república va en gran­
dísimo crecimiento”. Sólo se quejaba de la irregularidad de la ?
llegada de las. flotas desde España, pues afectaba el mercado y oca­
sionaba grandes fluctuaciones en los precios. En esta ocasión la;
flota llevaba 2.600.000 pesos oro para la Caja Real y cerca de tres ,
millones que enviaban los particulares. * §
Por el mes de marzo de 1586, Cartagena fue víctima de unj
ataque del famoso pirata, Francisco Drake, quien destruyó una/
buena parte de la ciudad, cobrando además una crecida suma como
rescate. Fue también el último acontecimiento durante el gobierno
de Busto, pues ya en febrero del mismo año fue nombrado desde
Madrid un nuevo gobernador, Pedro de Ludeña, quien al recibir -
noticias del infausto suceso, solicitó gente, armamento, artillería,1
pólvora y municiones. A su llegada ya habían abandonado Carta­
gena unas 40 familias y el puerto estaba en peligro de despoblarse.
Pidió al Rey una masiva introducción de negros y comenzó las
necesarias reparaciones de la semidestruida población. Ciertamente
*,
ya en 1587 la Corona contrató la importación de esclavos africanos'
desde Guinea, Cabo Verde y Angola con una compañía particular, c
En octubre de 1592 fue nombrado Pedro de Acuña para el cargo
de gobernador de Cartagena. De las actas de la visita a Cartagena
hecha en julio de 1594 por Luis Tello de Erazo, oidor de la Audien­
cia de Santa Fe, sabemos que, aprovechándose de aquel insuceso,í.
muchos esclavos habían sido importados a Cartagena fraudulen-,
tamente, sin licencia o con licencias de esclavos ya difuntos, y sin'
pagar los derechos de importación. Para remediar tal situación el
visitador propuso que todos los dueños de esclavos pagasen diez
pesos por cada uno, marcando de nuevo a todos,. independiente^
mente si estuvieren ya marcados o no. Se concedió además un plazor
para el pago de los derechos de importación de los que no tuvieran
la marca.
MANUAL DE HISTORIA I 203

En noviembre de 1595 él Consejo de Indias presentó al Rey nue­


vas peticiones de los vecinos del puerto, quienes seguían persistien-
do en su pobreza. Pedían en préstamo las 2/3 partes de penas de
cámara. Insistían sobre la falta de ganado vacuno, teniendo que
importarlo desde Santa Fe o de Panamá. Ciertamente, a comer­
ciantes e importadores poco les interesaba la ganadería y agricul­
tura. Pedían se les concediera por 4 años un préstamo de los dine­
ros retenidos en Cartagena; por la continua irregularidad de las
flotas debido a los corsarios. El Consejo insinúa un préstamo de
20.000 ducados, dando fiadores.
En julio de 1596, pasó por Cartagena el doctor Francisco de
Sande quien viajaba a Santa Fe, para ocupar la silla del presidente
de la Audiencia. Había sido anteriormente presidente de Guate­
mala. En su carta al Consejo de Indias informaba sóbrela forta­
leza que se estaba construyendo y la notoria falta de armamentos.
Comunicaba que la ruta de los corsarios eran las islas de Barlo­
vento, Santa Marta, Honduras y Yucatán, y “que si en una parte
no hallan qué robar, en otra hallan”. Consideraba que los puertos
deSanta Marta y Riohacha debieran ser dotados de fortalezas. En
octubre de 1598, la ciudad seguía pidiendo armas, artillería, muni­
ciones, etc. Al margen de la petición hay una que dice: “Véase
en el Consejo por dónde se. podrá pagar esto allá y avíseseme de
ello”. Ciertamente, en España seguía la crónica escasez de fondos.
Por aquella época se produjo un notable avance en la navega­
ción del Magdalena, cuando en 1597 el capitán Martín Camacho
subió el río hasta Honda con un barco a vela, tripulado por negros
y blancos, ya que los indígenas de la orilla habían prácticamente
desaparecido. Poco después recorrían fragatas el río. A veces baja­
ban indios de las montañas para atacar a los navegantes. Fray
Alberto Pedrero avisaba al Rey de ese peligro, acrecentado por la
cantidad de negros que se empleaban cada vez más y que eran
más “animosos” que los indios. Proponía que el tráfico se haga con
fragatas por el río del Oro o Lebrija y luego por tierra a Pamplona,
Vélez, Villa de Leiva y Tunja. r
204 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

XVII
El ocaso de la 'conquista
*■«
<. * ‘ ' '"'A1’

Poco sosiego le esperaba al anciano presidente, Francisco Briceño,


cuando a fines de 1573 llegó a Santa Fe. Los dos oidores, Diego de
Narváez y Bahamonde de Lugo, debido a su juventud e inexperien­
cia y á la enemistad por asuntos personales no colaboraban. Brice-
ño encontró pendientes las actas de apelación que elevó el cabildo
de Cartagena contra las condenas impuestas por el oidor Diego de.
Narváez a la vecindad, cuando visitó la ciudad porteña. Estaban
también apeladas al Consejo de Indias todas las residencias pasa­
das: la que tomó el licenciado Angulo a los vecinos de Popayány
a los dé Tunja; las que tomó el licenciado Cepeda en Cartagena y
otra en la provincia, de Tunja. En. estado de apelación se encontra­
ban las actas de la visita que hiciera el licenciado Villafañe a Santa
Fe y su provincia y otra a la Tierra Caliente (sector del río Magda­
lena). Las actas de estas. residencias ocupaban ya 4.147 folios
cuando Briceño resolvió enviarlas a España pidiendo que, “aunque
en ellas hay algunas culpas contra los encomenderos”, se tratase
benignamente a los reos.
Varios problemas se le presentaron a Briceño: la afluencia de
los indios a las ciudades en busca de subsistencia era ya tan crecida
que tanto,en Santa Fe como en Tunja y en Vélez se trató de con-
centrarlos en barrios aparte. El problema de los límites jurisdic­
cionales entre los poderes civil y eclesiástico, seguía sin solución.
La Audiencia se opuso a que obispos y arzobispos ejercieran poderes
inquisitoriales y que se impusieran diezmos a los artículos que
antes no lo pagaban, como eran las mantas y la leña. Consideraba
perjudicial el nombramiento de “oficiales —manuales— y advene­
dizos” para curas, acusaba a los frailes de estorbar la inspección
de sus bienes y protestaba contra el continuo envío de sus procu­
radores a la Corte de España.
A fines de 1575 murió el anciano presidente y la Audiencia
quedó acéfala por más de tres años, pues sólo a mediados de 1579
llegó desde España para ocupar la presidencia, el licenciado Lope
' MANUAL DE HISTORIA I 205

Diez .de Armendáriz, anteriormente presidente de la Audiencia de


Charcas. Nuevos oidores llegaron a Santa Fe: el doctor Luis Cortés
de Mesa, el licenciado Antonio de Cetina y Juan Rodríguez de Mora,
anteriormente oidor de Panamá.

En ese último cuarto del siglo xvi reinaba ya cierta paz social.
La población indígena estaba ya diezmada y muchos indios huidos a
los lugares protegidos por accidentes geográficos. El centro del país,
desde las vertientes occidentales de la Cordillera Oriental hasta las
orientales de la Occidental —los valles del Cauca y del Magdalena—
estaba ocupado por los cristianos y los dos accesos marítimos, por
Cartagena en el Atlántico y Buenaventura en el Pacífico, estaban
firmemente en sus manos, habiéndose ya “pacificado” los carrares,
jos pantágoras y otras tribus belicosas. En los territorios margi­
nales al oriente —selvas y llanos— estaba languideciendo San
Juan de los Llanos, fundada por Juan de Vallaneda. Al occidente
estaba fundada la ciudad de Toro, como puerta de entrada al
Chocó. En la parte central del país quedaban algunas “bolsas” en
el interior, la principal de las cuales estaba en manos de los pijaos,
cuyo territorio sólo se logró “limpiar” en el siglo xvii.
Los problemas socio-políticos de mayor envergadura seguían
áendo los conflictos dentro de la clase pudiente de la sociedad laica
f eclesiástica. Ciertamente, los oidores que se turnaban llegaban,
mos más y otros menos, en compañía de familiares y allegados
jue buscaban y obtenían ventajosos puestos en la administración
colonial o encomiendas de indios; lo cual produjo intrigas y ene-
nistades no solo entre aquellos, sino también con los antiguos
conquistadores o sus herederos y los recién llegados. Por otra parte,
m las esferas eclesiásticas proseguía la antigua brega entre el clero
secular y el regular que las Nuevas Leyes del Patronato de 1574
10 han logrado zanjar.
La llegada en 1573 del arzobispo fray Luis Zapata no pudo con-
iribuir a la paz social. Antiguo militar convertido en fraile y luego
Jh arzobispo, comenzó desde su llegada a fustigar los oidores, los
zecinos e incluso los indios los cuales encontró en un estado pu­
nitivo, poco aculturados. En sus cartas al Consejo de Indias no
206 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y FL POBLAMIENTO

ocultaba Zapata su desilusión. Denunciaba el “poco fruto que han’


hecho —los españoles— en la viña del Señor". Los indios prose­
guían sus ritos y ceremonias, los frailes eran hombres incapaces y
algunos incluso delincuentes, huidos de la justicia. Vivían en cho­
zas que llamaban monasterios, sin ley ni orden. El cabildo eclesiás­
tico se quejaba de lo poco que producían los diezmos, de la poca
devoción de. los vecinos y denunciaba la continua intromisión de
la Audiencia en asuntos que competían a la Iglesia.
Zapata alababa la tierra como “un rincón de los buenos que
Su Majestad tiene en las Indias”. Le entusiasmaba la fertilidad del
suelo, la abundancia de los frutos, el bajo precio del ganado y la
prodigalidad de las minas de esmeraldas y del oro. “La tierra —ex­
clamaba— está quieta y la gente de él —los indios— tal, que con
poco apremio se puede sujetar”. Pero con todo se sintió engañado.
En otro largo memorial dirigido al Consejo, uno de los muchos que
luego enviaría continuamente a España, exponía muchas irregula­
ridades: publicación de las bulas papales sin el visto bueno del
Consejo de Indias; utilización ilegal de los diezmos que cobraban
los oficiales reales, ineptitud de muchos doctrineros, atropello de
los derechos de asilo que gozaba la Iglesia, etc. Se quejaba de la
falta de apoyo por parte do las autoridades civiles a la Justicia
eclesiástica. J
*
r

Tuvo su primer desengaño cuando a estas peticiones, tal como


luego sucedería con la mayoría de las futuras, el Consejo dicta­
minaba: “Que está proveído lo que conviene”, “Que está bien orde­
nado”, “No hay que responder”, etc. •4
i
No convencido que sus peticiones eran extemporáneas cuando
en España se elaboraban las Nuevas Leyes del Patronato de 1574
que reglamentaban las relaciones entre el Estado y la Iglesia y
restringían notablemente la autoridad del poder eclesiástico en
favor del civil, nuestro fraile seguía enviando largas cartas queján­
dose de la Audiencia, de los oficiales reales y de la vecindad. “En
ninguna parte —exclamaba— están en menos tenidos los religio­
sos, ni menos reverenciados”. La doctrina y obra de conversión “es­
tán ahora como el primer día que entraron aquí los españoles”.
MANUAL DE HISTORIA I 207

Informaba sobre las ordenanzas que compuso para remediar la


situación y que quedaban en él papel sin que la Audiencia las
tomara en cuenta. En lo único en que concordaban el arzobispo y
la Audiencia era pedir la perpetuidad de las encomiendas como
medio más eficaz para la conversión y conservación de la población
indígena.
No desaprovechó el arzobispo el viaje de los dos provinciales,
fray Pedro Aguado, franciscano, y fray Antonio de la Peña, agusti­
no, quienes iban a España, para quejarse de las Nuevas Leyes del
Patronato. Con ellos enviaba una larga petición al Consejo, ya que,
como declaraba “no merezco respuesta de Vuestra Majestad”.
En esa extensa petición presentada por los frailes en el Conse­
jo de Indias, repetía Zapata las antiguas quejas. Solicitaba además
fondos para la catedral que se estaba construyendo, una orden
para que se devolviera a los obispos y arzobispos la protecturía de
los indios, que tuvieran derecho de visitar los conventos y vigilar la
vida de los frailes y que a los últimos se prohíba nombrar “jueces
conservadores”, pues impedían cualquier reforma. Exigía: que los
encomenderos pagasen diezmos de los frutos que cosechaban sus
indios encomendados y que cuando se pagaban en especias, fuesen
Eevados por los encomenderos y no por los indios a la iglesia. Inclü-
30 pedía que se prohibiese la fundación de capellanías en las igle­
sias de los conventos. El arzobispo aspiraba al ejercicio de la digni­
dad de patriarca en los casos que según las leyes, deberían enviarse
a Roma. Enumeraba los pueblos indios que . ya entonces pertene­
cían a la Corona (Fontibón, Guasca, Cajicá, Pasca, Chía y Zaque,
Fusagasugá, Choachí y Suche) y sugería que los indios de Fontibón
proveyeran a las iglesias de Santa Fe de leña y hierba.
Pese al mutismo que encontraban sus cartas, sus peticiones,
sus quejas y sugerencias, nuestro buen fraile no se dejó desanimar.
En cada ocasión enviaba nuevas peticiones al Consejo repitiendo
lo pedido y añadiendo nuevas exigencias. Tachaba de improceden­
tes varías disposiciones del Patronato de 1574 y seguía arremetien­
do contra los frailes por ignorantes, díscolos e inobedientes y que
amasaban riquezas para luego regresar a España. Es debido a éstas
208 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

quejas que fue expedida la orden Real que sin licencia especial, ni
frailes ni clérigos pudiesen viajar a España. .
r» * ¿i.’.

Sucedió por entonces que los frailes franciscanos depusieron


violentamente a fray Esteban de Asencio de su prelacia, la cual
ejercía a nombre de fray Pedro Aguado que estaba en España, y
eligieron en su lugar a otro prelado. Y lo mismo hicieron los domi­
nicos con su enviado a España, fray Antonio de la Peña. Zapata
comunicaba al Rey ese suceso como demostración del carácter
Insubordinado de los frailes a cualquier autoridad. Exponía tal
incidente en favor de su exigencia de que sólo con su permiso se
construyeran iglesias y que sólo en su presencia se abriesen testa­
mentos para impedir que no se ejecutasen las mandas en favor del
la Iglesia y no se hiciesen efectivas las limosnas señaladas por el
difunto. Rechazaba la acusación de haber pedido abusivamente
“composiciones” de los vecinos por las faltas cometidas, “porque
cada vez que sale un oidor a visitar la tierra, sentencia a los veci^
nos por lo que han llevado a los indios fuera de la tasa, o cargado^'
o sementeras demasiadas, o falta de doctrina y de lo a ésto seme­
jante y la condenación aplicada para sus salarios o gastos”. ■•
T'
En una de estas peticiones solicitaba al arzobispo la erección de.
un colegio para enseñar “gramática y artes y otras ciencias, por-'
que ya hay copia de naturales, hijos de españoles”. Y ciertamente^
de los informes posteriores se desprende que en 1582 funcionaba’
un colegio seminario con 50 estudiantes y 40 colegiales, financiado;
con las rentas eclesiásticas, y que un catedrático enseñaba gramáf
tica y retórica. Asimismo consta que Zapata introdujo la enseñan­
za de la lengua chibcha para los doctrineros, según lo ordenaban
las leyes; intento fracasado porque los frailes no acudieron a las
clases. En el caso del colegio encontramos una nota marginal que'4
rezaba: “La Audiencia informa de qué podría sustentarse”; pero
al margen de las demás peticiones se lee invariablemente: "No
hay que responder”, “no ha lugar”, “que la Audiencia informe”.
' ' ’ •

El mencionado colegio tuvo una corta vida. Fue cerrado erf


1586 cuando el estudiantado lo abandonó quejándose del profeso'
rado y de ía manera como se proporcionaba la enseñanza. Consta

MANUAL DE HISTORIA I 309

jue el colegio estaba endeudado y sólo, una vez pagadas las deudas,
H maestro Francisco de Porras emprendió diligencias para abrirlo
le nuevo, con cátedras de gramática, latinidad y teología, aprove­
chando los jesuítas que llegaron en aquel entonces. Fue este colegio
origen del actual Colegio de San Bartolomé en Bogotá reinsta-
ado en regla en el tiempo del arzobispo Bartolomé Lobo Guerrero.
Lino de sus profesores sería luego, a principios' del siglo xvii, el
célebre cronista, fray Pedro Simón.
i En las cartas de Zapata no faltaron denuncias contra los in­
lias. Se quejaba de que pese a los cuarenta años de la ocupación
apañóla los indios estaban “peor que en el tiempo de su barbaris-
Tomaron los vicios de españoles y los suyos no han dejado”.
Generalizando, los denunciaba por “incestos gravísimos de herma-
ios con hermanas, padres con hijas y otros pecados muy graves”,
informaba sobre las “carnicerías públicas” entre los indios (se re­
fere indudablemente a los pijaos) y abogaba porque tales se entre­
gasen a los cristianos como esclavos. Insistía en las ventajas de las
encomiendas perpetuas y no ovidaba de exponer al Rey el acrecen­
tamiento de sus rentas en este caso, por las donaciones que recibi­
da de los favorecidos. Varias veces, pese a la vigencia de la Real
Cédula de 1576 que prohibía terminantemente ordenar mestizos
Jomo curas, insistía sobre su conveniencia, pidiendo se logre un
üspenso papal para el caso, porque tales sacerdotes conocían las
enguas del país y no abandonaban las doctrinas, como lo hacían los
frailes españoles apenas enriquecidos; lo cual rechazaban los frailes
wnsiderando a tales mestizos “ser monos, porque ellos no saben
rastro de cristiandad, ni tienen virtud alguna”. Al referirse a la
fundación de nuevas poblaciones el arzobispo insistía en que debía
jstar presente para defender los fueros de la Iglesia.
Por lo demás Zapata no dejaba de insistir sobre el permiso de
rolver a España, “porque ni tengo fuerzas para sufrir estos en­
dientaros ni con qué poderme sustentar en esta tierra, ni con qué
pagar las deudas que debo”. Informaba que al principio, cuando
fue destinado al obispado de Cartagena, pidió prestado mil pesos
7 que no pudiéndolos pagar, sus bienes y la parte de los diezmos
}ue le correspondía le fueron embargados. Pero distintos informes
210 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

llegaban al Consejo. Se enumeraban las pingües entradas que


tenía el arzobispo con las “composiciones”. Un fraile, Francisco de
Miranda, escribía en abril de 1575 que Zapata, llegado endeudado
desde España en 12.000 pesos, no sólo había cancelado tal deuda
sino que amasó mayor valor en joyas y esmeraldas y que gastaba
en el mantenimiento de su casa más de 2.000 pesos anuales.
No faltaron otras quejas contra ese arzobispo militante. Se le'
acusó que por causas baladíes amenazaba los vecinos con la inquisi­
ción; por lo cual el Consejo de Indias ordenó que los casos de inqui­
sición no los decida el arzobispo personalmente sino acompañado
de los oidores y del fiscal. Pero sus controversias con estos jueces
llegaron a tal punto que en una ocasión fue declarado “extrañó?
de Vuestros Reinos y perdimento de bienes”. La Audiencia ordenó
incluso su expulsión a Cartagena y desde allá a Portugal. Se trata­
ba de un clérigo que forzó una doncella, delito que Zapata consi­
deraba como de su incumbencia y no de la justicia civil, por ser
clérigo el reo.
En este caso Zapata tuvo que ceder pero no desaprovechó la
oportunidad de quejarse al Rey del desacato de que era víctima,
especialmente por parte del oidor Auncibay. Denunció a los espa­
ñoles que bajo el pretexto de fundar un pueblo y construir una
iglesia obligaban a los indios contribuir dinero. Informó sobre otro
suceso acaecido en el pueblo indígena de Bogotá cuando en su
visita halló “muchos oratorios y tunjos, ídolos y santuarios”, lo
cual denunció a la Audiencia. Pero los oidores y el pueblo en gene­
ral, al tener tal noticia, se volcaron sobre aquel pueblo y “se dieron
tanta prisa y tan desconsiderablemente para sacar el oro, que;
muchos indios se ahorcaban, viendo invadir sus tierras... Los que;
piden justicia, dan voces por las calles”. Imploraba, refiriéndose a
la juventud de los oidores, que el Rey “quite tanta mocedad y
liviandad”. |
La llegada en 1579 del presidente de la Real Audiencia, Juan;
López de Armendáriz, no ha logrado establecer armonía entre la
autoridad civil y eclesiástica. La Audiencia ordenó a Zapata visitará
su diócesis. Este exigió que lo acompañase un -oficial real para'
CARTAGE!
1533 LA BAJA
S 1535

iMPOX-15*40
FERNAN 00 — 1579

•LA PALXA

tSCUAND
1600

1600

*♦ *<
PRINCIPALES FUNDACIONES EN 1600
312 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

que pudiera recoger el oro que los indios ofrecían a sus dioses y a
sus muertos, que calculaba en 600.000 pesos. Pero la Audiencia
rechazó tal petición y negó el envío de un oficial, “porque en cuanto
al abrir sepulturas, santuarios, ídolos... no conviene con color de
la conversión escandalizar a los indios”.. Y así, el problema indí­
gena se utiliza como pretexto, como arma política en la brega entre
grupos sociales opuestos por sus intereses económicos y políticos.
Quienes se aprovecharon del despojo de los indios de Bogotá, se
convierten en “indigenistas”; y quien en equella ocasión fustigaba
a los “robadores”, erigiéndose en protector de los indios, invitaba
al despojo de sus protegidos. Es un caso entre muchos que obliga al
historiador pasar por el “cedazo de la crítica” la documentación
conservada y escudriñar la realidad de lo que pasaba en aquella
controvertida sociedad americana.
El fracaso del concilio que trató reunir nuestro arzobispo fue
otro motivo de críticas levantadas contra Zapata. El obispo de
Popayán negó su asistencia, considerando que su diócesis pertene^
cía al arzobispado de Lima. El de Santa Marta sostuvo que, según
sus títulos el obispado no pertenecía al arzobispado de Santa Fe
sino al de Santo Domingo. Sólo se trasladó a Santa Fe y el obispo
de Cartagena, Juan Méndez, quien luego se querelló contra Zapata
por los gastos que hiciera en su inútil viaje.
Fueron las continuas críticas del arzobispo y las no menos
numerosas acusaciones contra él, las que indujeron al Consejo de'
Indias a enviar al Nuevo Reino un juez visitador con amplios pode-,
res. Lo fue el oidor y fiscal de la Audiencia de Lima, Juan Bautista
Monzón. Por vía de Panamá y Cartagena llegó a Santa Fe a fines
de enero de 1580. ■iJ
3

En 1564, cuando Monzón era fiscal de aquella Audiencia, logró


que a la muerte del virrey, Conde de Nieva, se embargasen ios
bienes del difunto por las deudas en que incurrió por gastos injus-
tificados. Era pues Monzón un juez severo, de carácter duro, cali­
dad algo nueva para las complacientes autoridades del Nuevo
Reino de Granada.
XlANUAL DE HISTORIA I 213

i:<-,oMonzón se mostró muy celoso en el ejercicio de su oficio. Ins­


tauró procesos y condenó a muchos. Muy pronto los dos oidores,
Antonio de Cetina y Luis Cortés de Mesa pararon en la cárcel y el
otro oidor, Juan Rodríguez de Mora, fue suspendido. Fueron encar­
celados muchos de los más prestantes vecinos por delitos cometidos
ante todo por el mal tratamiento de los indios y el fraude de los
derechos reales. Levantó el destierro en que otros habían sido con­
denados por la Audiencia, y entre ellos el cacique mestizo de Tur-
mequé, Diego de Torres, quien condenado a la prisión, huía de la
■justicia, habiéndose erigido líder de la causa indígena.
: „ .E1 arzobispo Zapata se unió al presidente de la Audiencia, Juan
Diez de. Armendáriz, para elevar ante el Consejo de Indias, graves
quejas contra el visitador. Y cuando Monzón envió al fiscal Alonso
de la Torre a España, lo acusó de haberlo hecho para lograr su
nombramiento como presidente de la Audiencia. Informaba al
• Consejo que el Nuevo Reino “está tan por el suelo que sólo el nom­
bre le ha quedado”. Acusó a Monzón de haber encarcelado injusta­
mente los principales vecinos, haber vendido una reliquia que le
¿fue regalada en España, haber permitido el regreso de todos los
desterrados, acudir a mohanes y hechiceros y, especialmente, de
tramar con.el cacique Diego de Torres y sus indios un levanta-
miento general. Admitía Zapata haber aconsejado la prisión de Mon­
tón, .encontrando oposición en el presidente Armendáriz. Pero
'•friego cuando pese a las amenazas, Monzón prosiguió su visita, fue
^acusado de apoyar abiertamente el alzamiento tramado por Torres
fue encarcelado.
Como sucedía en estos casos otros informes al Consejo dife-
“rian de lo que denunciaba el arzobispo. El provincial, fray Alberto
'Pedrozo, informaba que el envío del juez con tan amplios poderes
‘¿como gozaba Monzón, llenó de temor a lo más granado de la
"sociedad neogranadina. Para ablandar a Monzón se tramó un casa-
amiento de su hijo con una rica heredera, lo cual no tuvo éxito y
^Mmzón prosiguió con su rigurosa residencia. Luego se trató de ate-
Jmorizarlo, asimismo inútilmente, mandando al capitán Diego de
iOspina reunir un ejército y encantonarlo en las goteras de la elu­
cidad. Incluso apareció una Real Cédula falsificada por la cual el
w ■ *
214 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

Rey revocaba su nombramiento. Ya que nada se pudo lograr, con­


tinuaba el fraile, Monzón fue puesto preso e incluso se le acusó
de ser judío converso. Luego fue llevado como prisionero a Pamplo­
na. El autor de la carta protestaba contra tales procedimientos y
varios vecinos apoyaron tal protesta.
El cacique Diego de Torres, el supuesto aliado de Monzón,
huyó con los suyos de Santa Fe. Después de haberse escondido por
un tiempo en las montañas logró llegar a Cartagena. Allí se embar­
có, visitó varias islas antillanas y luego viajó a Madrid donde se
presentó en el Consejo de Indias con una larga y minuciosa acta
acusatoria contra las autoridades coloniales, en la cual describía la
deplorable situación de la población indígena y el desgobierno que
reinaba; un “memorial de agravios” que se ha conservado. Sin
lograr nada positivo en la Corte, fue luego nombrado caballerizo
del Rey y nunca volvió a América.
No hemos encontrado las actas del proceso contra Monzón,
salvo una carta del cabildo de Santa Fe, en la cual se le exigió “no
tratase de quitar el servicio personal, ni boga, ni —trabajo en
minas—”, pidiendo que no se introduzca “otra orden que la que
presente hay”; documento que aclara suficientemente el meollo de
la controversia.
Por supuesto, cuando en 1582 llegó a España la noticia del
luctuoso acontecimiento, el Consejo condenó la acción y desde;'
España fue enviado como juez, el licenciado Gaspar de Carillo
*
quien murió antes de embarcarse. Y lo mismo sucedió con el oidor
de la Audiencia de Guatemala, el licenciado Cristóbal de Azueta,
quien murió en el mar camino a Santa Fe. Por fin, para acabar la
visita comenzada por Monzón, fue enviado el licenciado Prieto de
Orellana y como fiscal, el doctor Guillén Chaparro, con la orden’
de que luego ocupase la silla de oidor en la Audiencia.
A la llegada de Prieto a Santa Fe, Monzón fue puesto en liber­
tad y viajó a España. Fueron destituidos todos los miembros de la
pasada Audiencia y embarcados con sus procesos a España, mu­
riendo el presidente Armendáriz en' Cartagena.
MANUAL DE HISTORIA I 215

No tardaron en producirse contra Prieto de Orellana las acos­


tumbradas acusaciones, entre las cuales se destacaban una vez más
las de nuestro arzobispo. Sus largas cartas al Consejo de Indias
comenzaban casi siempre con: “No quisiera dar más fastidio, etc.”,
pero que el Tribunal Divino le ordenaba “No ceses”. En otra carta
escribe: “Aunque tenía determinado no cansar más Vuestra Ma­
jestad, viendo lo poco crédito que a mis cartas se ha dado”, lo hace
“como pastor” de sus ovejas. En varias cartas se quejaba Zapata
de las actuaciones de Prieto de Orellana quien “ha guiado tan mal
estos negocios”. Atacaba al cacique Diego de Torres y al licenciado
Monzón a quien consideraba ser “factor” de aquel. Se dolía que
.¿durante el gobierno del visitador “los nobles y leales fueron perse­
guidos y encarcelados”. Prevenía al rey que si Prieto de Orellana
no cambiare su actitud, los acusados “han de proseguir en su
atrevimiento con doblada desvergüenza como se ha visto en el
Perú”. Por lo demás, le dolía “en el alma de no ser parte para
poner remedio. La idolatría ha retornado a retoñar y las pasiones
a crecer de nuevo”. Ponía a “Dios por testigo que ni pasión ni afic­
ción no me mueve y no me ha movido en ninguna cosa”.
En su carta de 1585 el arzobispo se indignaba que el Rey no
ha proseguido contra Monzón quien en la visita gastó más de
80.000 pesos de los fondos de la Caja Real. Su indignación es
comprensible, pues Monzón en España le acusó en el Consejo de
Indias de ser cabecilla de la conjura de que fue víctima.
No se crea que todos los eclesiásticos insistían en el privilegio
de la Iglesia de inmiscuirse en los asuntos políticos, como lo hacía
Zapata, aunque pertenecieran a la misma orden religiosa. El pro­
vincial franciscano fray Pedro de Azuaga, apoyaba las actuaciones
de Prieto de Orellana y en su carta al Consejo de Indias (1583)
condenaba la actitud del arzobispo en el caso de Monzón. El fraile
enumeraba las vejaciones que se cometían con la población indí­
gena; el servicio personal de los indios lo consideraba como “escla-
vonía que no hay en el mundo semejante”. Se revela como un ver­
dadero lascasiano, salvo que difiere del célebre protector de indios
en el grado de agresividad. Por lo demás, insistía en la necesidad
216 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

de que los indios aprendieran la lengua castellana y no los frailes


la suya, por la diversidad de las lenguas que se hablaba en Santa Fe,
Tunja, Victoria, Tocaima, La Palma o Muzo, “porque si algún clé­
rigo sabe una lengua, no sabe otra”. Del abuso que cometían los
frailes para con los indios se quejaba también el provincial de los
agustinos, fray Luis Saavedra.
La reacción del arzobispo ante tales críticas fue la de señalar
en las doctrinas, pese a ser franciscano, cada vez más clérigos y no
frailes, por lo cual el citado provincial acusaba a Zapata de otor­
gar las doctrinas “a quien ni sudó, ni trabajó sino que con la loza­
nía y manos lavadas, se nos ha entregado por ellas”.

Poco a poco, ya por su avanzada edad, se calmó ese luchador
por los fueros de la Iglesia, en cuyo dominio consideraba caer todos
los problemas políticos y sociales que afrontaba el Nuevo Reino.
Después de 1585 ya no encontramos su firma en las peticiones del
cabildo eclesiástico el cual, aunque tímidamente y con vigor inter­
mitente, proseguía su lucha por los antiguos fueros de la Iglesia,
adoptando una postura “criticista”, e insistiendo en que los indios
pagasen diezmos y también los monasterios cuando adquiriesen
propiedades “por herencia o compra o donación”. En 1586, al que­
jarse del oidor . Alonso Pérez de Salazar porque apresaba clérigos y
frailes y. también los reos que se acogían a la Iglesia, o porque
cobraba derechos e impuestos sobre los indios de alquiler y la venta
de velas, carne y vino, el cabildo escribía: “Porque los ecomende-
ros, mercaderes y hombres ricos, que tienen negros y caballos con
qué servirse y estancias con ganado para su. mantenimiento, no
alquilan indios, no compran vinos por menudeo, no compran velas
porque las hacen en sus casas, ni carne porque la tienen de suyo”.
Es el pobre colono sobre el cual, ciertamente, caían todos esos
impuestos.
Destaquemos esta declaración del cabildo eclesiástico come
manifestación de la sensibilidad social que persistía en algunos
elementos de la Iglesia, pesé a la cabeza, como lo fue el arzobispo
Luis Zapata, quien se preocupaba más por conservar las prerro­
gativas político-sociales de la Iglesia que por el bienestar del pueblo.
MANUAL DE HISTORIA I 2V

. ‘Nuestro combativo arzobispo muere por el mes de enero de


'1590, después de haber gobernado 17 años, y el cabildo, al informal
de ello a la Corona, pedía insistentemente que se nombrara para
el arzobispado un clérigo y no un fraile. Tal petición fue atendida
En mayo de 1592 fue nombrado para el cargo don Alonso López
de Avila, arzobispo de Santo Domingo, quien murió antes de ocupai
la silla. En julio del año siguiente se propuso para la dignidad al
arzobispo de Panamá, don Bartolomé Martínez, quien falleció en
actubre del mismo año. En 1596 se nombró al doctor Bartolomé
Lobo Guerrero, inquisidor que había sido en México, quien ocupe
la silla arzobispal de Santa Fe hasta 1608 cuando fue trasladado al
arzobispado de Lima.

* * ♦
1A la muerte del presidente Lope Diez de Armendáriz, la Audien­
cia quedó acéfala durante varios años. En 1588, a la llegada del
ioctor. Antonio González, miembro: del Consejo de Indias come
presidente, se produjeron reformas significativas. González pro­
movió nuevas y definitivas ordenanzas .en la extracción mineral,
habiendo sido ya aceptada de hecho la labor de los indios en la
minería, bien si fueran de tierra fría o tierra caliente, siendo rempla­
zados por esclavos negros importados. La importancia de los últi-
; mos como fuerza de trabajo ya había crecido tanto que en 1594
Antonio González propuso al Consejo se estableciera su importa-
' ción por cuenta de la Corona como un monopolio, afirmando que
su precio en Cartagena podía fácilmente alcanzar cien pesos la
“pieza”. Por lo demás el Nuevo Reino gozaba de la paz social, salvo
en Tunja cuando se ordenó cobrar el impuesto de alcabala, del
cual estaban eximidos hasta entonces las colonias españolas. Esto
produjo una reacción de la vecindad, lo cual obligó en 1596 a enviar
al oidor, Luis Tello de Erazo a aquella ciudad.

* ♦ *
En las últimas décadas del siglo xvi, el otorgamiento de permi­
sos para nuevas expediciones ya no precisaban licencias del Consejo
218 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

de Indias, siendo suficientes las de la Audiencia. Con tal licencia


había emprendido su expedición Gonzalo Jiménez de Quesada de
que ya hemos hablado y también su heredero y sobrino Antonio
de Berrío a la Guayana, en tierras actualmente venezolanas.
Asimismo fue erigida en junio de 1573 una nueva gobernación,
la de Muzos y Colimas, cuyo primer gobernador fue Alvaro Cepeda
de Ayala, encargado especialmente de la explotación de minas de
esmeraldas sin que se le concediera límites geográficos precisos,
salvo que la tierra no perteneciera a ninguna otra gobernación. En
abril de 1575 Cepeda de Ayala tomó el mando de su gobernación
pero fue suspendido más tarde, ocupando su puesto Juan López
de Cepeda con aceptación de la vecindad. Fue encargado de levan­
tar un censo de las familias indígenas señalando la edad de cada
miembro, ordenando que los niños mayores ayudasen a los padres,
de que un religioso cuide de la educación de los niños, etc. Durante
el mismo año el capitán Melchor Velásquez, hizo una entrada ai
Chocó en nombre del gobernador de Popayán, Jerónimo Silva. Des­
pués de unas escaramuzas con los indios, reconoció el curso alto
del Darién y fundó la ciudad de Nuestra Señora de la Consolación
de Toro, que luego fue trasladada al sitio actual como puerta de
entrada a las tierras que baña el Pacífico.
Otra capitulación fue realizada por la Audiencia con Francis­
co de Cáceres, antiguo capitán del ejército de Jerónimo de Silva en
Guayana, quien a la muerte del gobernador, regresó a Santa Fe.
El objeto de la capitulación fue la provincia de Espíritu Santo,
cuya ubicación no es bien conocida, salvo de que se situaba al orien­
te de Pamplona. Se le dio el derecho de alistar la gente y repartir
los indios a medida que fueran conquistados. Y tendría derecho de
nombrar sucesor si estuviere en peligro de muerte.
La consecuencia de la fracasada expedición de Gonzalo Jimé­
nez de Quesada, fue la licencia otorgada en marzo de 1592 a Diego
de Rosales, compañero de aquél, para la pacificación de los indios de
San Juan de los Llanos y luego emprender una jornada al .Valle de
la Plata, que se creía situado en algún lugar al oriente de los Andes.
MANUAL DE HISTORIA I 219

'Pero la atención de los colonizadores se concentró principal­


mente en la búsqueda y explotación de minas de metales preciosos.
En 1572 se labraban entonces las minas de Tocaima, Mariquita,
Ibagué, Victoria, Remedios, Vélez, Pamplona y de las del río del
Oro, mientras que otras minas de que se tenía noticia, no se labra­
ban por falta de mano de obra. En el informe sobre estas minas
se sostiene que desde su descubrimiento perecieron cincuenta mil
indios, pese a la frecuencia de los visitadores y a las restricciones
legales que regían para el empleo de indios en la minería. Con todo,
el autor del informe consideraba indispensable el trabajo indígena
en las minas e incluso de los indios encomendados, dándoles, las
herramientas, pagándoles salarios, tratándolos bien, etc.
De los documentos se desprende que en la casa de fundición
de Cartago se fundía el metal procedente de las minas de Anserma,
Arma, Caramanta y Antioquia. El que llegaba de las minas situa­
das de los pueblos “para arriba”, incluyendo Buga y Pasto, se fun­
dían en Cali; mientras que el oro llegado de las minas de Popayán,
Almaguer, Madrigal, Agreda, Pasto y de San Juan de los Llanos
(“llamado Iscuandé”) debía fundirse en Quito. Para vigilar la pro­
ducción minera se propone dividir el territorio en corregimientos:
uno para Cartago, Anserma y Arma; otro, para Popayán, Cali y
Buga; y otro en Pasto, para Almaguer y Madrigal.
A la llegada del presidente Francisco González creció notable­
mente el interés por intensificar la explotación minera. Testimonio
de ello es su largo informe al Consejo sobre las minas de plata
descubiertas en Mariquita adjudicadas a los mineros. Sólo cuatro
mineros poseían ingenios (molinos), mientras los restantes lo ex­
plotaban de una manera primitiva, “con pies y manos”, con un
rendimiento de cuatro quintales del material al día. González
indicaba que si se empleasen caballos en la molienda, se podrían
beneficiar diez quintales diarios. Había también mineros que care­
cían de medios económicos para perforar socavones y que compra­
ban el mineral bruto, beneficiándolo en su casa. De ahí que gran
cantidad de vetas auríferas quedaban sin beneficiar.
Es interesante el cálculo que hizo el presidente sobre el costo
y ganancias de la explotación. Un indio sacaba doce quintales del
220 LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

material bruto semanalmente, por lo cual ganaba doce reales, es


decir, dos reales diarios. La manipulación, incluyendo el costo dél
azogue y de la sal, se elevaba a 248 reales, semanalmente. De esta
manera, declaraba González: "cada día con cada indio jornalero,
al respecto de dos quintales que saca —el indio— cada día, son 19
reales y 22 y medio maravedís de ganancia líquida, horra de costos
y costas”. La relación entre el jornal del indio y el valor de lo que
producía era 1:10. González calculaba que con la introducción de
mil esclavos negros se podrían beneficiar dieciséis minas más y se
sacarían en cada ingenio 200.000 quintales de metal bruto que, a
cinco onzas de ley por cada quintal, darían 125.000 marcos de plata,
más otros 75.000 que sacarían personas particulares. Aceptaba que
los indios se estaban acabando, pero su empleo mientras no lle­
gasen los esclavos negros, consideraba como indispensable. Propo­
nía echar a las minas 1.300 indios distribuidos en grupos de 35
individuos en cada ingenio y calculaba que con mil quintales de
azogue y 25.000 arrobas de sal, se podría sacar anualmente un millón
de pesos plata.
Ante la riqueza de las minas de Mariquita, González propuso
la fundación de una Casa de Moneda en Santa Fe donde se pudie­
ran acuñar reales de a 8, de a 4, de a 2, sencillos y medio reales, lo
cual activaría el comercio interior; sugerencia que tardó más de
veinte años para realizarse.
Fue también Antonio González quien introdujo por orden de]
Consejo de Indias, los “resguardos” o “tierras de resguardo”, te
rrenos más o menos alinderados, que ocupaban los núcleos indíge
ñas al mando de un cacique, hereditario o electivo, en los cuales
los indios vivían dentro de un estatuto socio-político y régimen
económico más o menos tradicionales, bien si se tratase de indios
encomendados o indios “libres”, tributarios a la Corona. El reste
de las tierras aprovechables estaba bien en manos particulares cu
yos dueños obtenían mediante una “composición” la propiedac
legítima de las tierras, o quedaban “baldíos” a disposición de lz
Corona.
La fundación de los resguardos era un hito histórico impor
tante en las relaciones entre indios y “blancos”. Su introducclói
MANUAL DE HISTORIA I 221

noefa exenta de dificultades y la lucha de los indios para conser­


var las tierras de sus resguardos recorre la historia colonial y re­
publicana. Pero el ciclo histórico de la conquista, como acción
militar, se había cerrado. De ahí en adelante, las dos comunidades,
la blanca y la cobriza, emplearían en su lucha métodos que les
permitía la constelación histórica, inclinada a favor de los “blan-‘
eos” a medida que progresaba la colonización. Los territorios que
por su clima, vías de comunicación y fertilidad del suelo, estaban
aptos para la colonización, se encontraban ya más o menos firme­
mente en manos de los “blancos” y las principales vías de acceso
desde el exterior estaban abiertas, quedando reservadas para la
futura colonización las tierras que bordeaban el Pacífico (Cho­
có), ¿as selvas y los llanos orientales y las “bolsas” en el interior
ocupadas por los indígenas; territorios que poco a poco se abrían
a la colonización, según las necesidades económicas, políticas y so­
ciales del país.

la

Aguado, fray Pedro: Recopilación historial, tomos I-IV, Bogotá, 1956.


álvarez Rubio, Pablo: Pedr arias Dávila, Madrid, 1944.
Carro, Venancio, D.O.P.: La teología y los teólogos juristas españoles ante
la Conquista de América, tomos I-II, Madrid, 1944.
Cuervo, Antonio B.: Colección de documentos inéditos sobre la geografía y
la historia de Colombia, tomos I-IV, Bogotá, 1892.
Castellanos, Juan de: Elegías de varones ilustres de Indias, Bogotá, 1955.
Documentos relativos a don Pedro de La Casca y Gonzalo Pizarra, tomos I-II,
Madrid, 1964.
Friede, Juan: Gonzalo Jiménez de Quesada a través de documentos históri­
cos, Bogotá, 1960.
: Documentos inéditos para la historia de Colombia, tomos
I-X, Bogotá, 1955-1960.
---------------- : los Welser en la conquista de Venezuela, Caracas, Ma-
L drid, 1961.
222 ■ LA CONQUISTA DEL TERRITORIO Y EL POBLAMIENTO

---------------------- : Vida y luchas de Juan del Valle, primer obispo de. Popas
yán y protector de indios, Popayán, 1961.
---------------------- : El indio en lucha por la tierra, 3^ edición, Bogotá, 1574,
------------- ---------: Fuentes documentales para la historia del Nuevo Reino
de Granada, tomos I-VIII, Bogotá, 1975.
---------------------- : los quimbayas bajo la dominación española, 2? edición,
Bogotá, 1978 (en prensaj.
-------------------- —: Los chibchas bajo la dominación española, 2a edición, Bo­
gotá, 1978.
Jijón y Caamaño, J.: Sebastián de Belálcazar, tomos I-II, Quito, 1936.
López, Pedro: Ruta de Cartagena de Indias a Buenos Aires y las suNesocto
*
nes de Pizarro, Castilla y Hernández Girón, Madrid, 1970.
Oviedo Fernández, Gonzalo: Historia general de las conquistas de TUrra
Firme, tomos I-IV, Madrid, 1851-1854.
Ots CapdeQuí, José: España en América. Instituciones coloniales, Bogotá
*
1952.
Robledo, Emilio: Vida del mariscal Jorge Robledo, Bogotá, 1945.
Romero, Mario Germán : Fray Juan de Barrios y la evangelización del Nuevo
Reino de Granada, Bogotá, 1960.
Simón, fray Pedro: Noticias historiales de las conquistas de Tierra Firme en
las Indias Occidentales, Bogotá, 1978 (en prensa).
Zavala, Silvio: ¿as instituciones jurídicas en la Conquista de América,
Madrid, 1935.
III
LA ECONOMIA
Y LA
SOCIEDAD COLONIALES
1550 - 1800

GERMAN COLMENARES
Introducción
V.

En los últimos años los temas de Investigación histórica que se refieren a


.la economía y a la sociedad de la época colonial en Colombia han merecido
más atención que en el pasado. Cuando los estudios monográficos se multi­
plican y se acumulan materiales factuales, siempre conviene hacer un alto
y ensayar una síntesis que sirva para formular otros interrogantes y abrir
otros territorios de investigación. Aunque hoy existen grandes vacíos en el
conocimiento del período, es legítimo sin embargo intentar una síntesis pro­
visional que sirva al menos para llamar la atención sobre esos vacíos.
La ordenación del material existente plantea algunos problemas que
se refieren: primero, a la ubicación de una economía y una sociedad locales
dentro de un marco mucho más general; segundo, a una cronología o perio-
dización histórica que señale transformaciones significativas tanto en lo
económico como en lo social y, por último, a las hipótesis que, para este
período específico, den cuenta de las relaciones entre lo económico y ló
social.
Otros problemas surgen en el orden de la exposición cuando se intenta
encarar el análisis simultáneo de varias ramas económicas. En el caso de la
economía de la Nueva Granada y la gobernación de Popayán entre los
siglos xvi y xvm, que desarrollaron un sector minero y una actividad agrí­
cola (en ocasiones complementaria del primero), además de un tráfico
comercial en ropas de Castilla (o géneros europeos) y en productos locales
3r.((j de la tierra), van surgiendo interrogantes sobre la mutua dependencia
de todas estas actividades. ¿Cómo sustentaban, por ejemplo, la agricultura
y el comercio la labor de los mineros? ¿Cuál de estas actividades era el mo­
tor de las otras? ¿Qué elementos y en qué forma se integraban en su ejer­
cicio? Preguntas similares a estas sugieren complementaridades y oposicio­
nes, a veces verdaderos conflictos. Aun cuando en cada caso se tengan en
cuenta, sin embargo, por razones de claridad, cada actividad deberá descri­
birse separadamente.
>7 Lo mismo puede decirse del método expositivo que se adopta para des­
cribir la sociedad. A la actividad económica correspondían relaciones soda-
226 LA ECONOMÍA Y LA SOCIEDAD COLONIALES, 1550-1800

les determinadas, y por tanto es arbitrarlo disociar de ella. Ante todo, una
división profesional (u horizontal) no siempre demasiado neta entre mine­
ros, terratenientes y comerciantes. Luego, una división vertical entre pro­
pietarios (mineros, terratenientes) y mano de obra sujeta a varias formas
de explotación (indígenas encomendados, esclavos negros, peones precaria­
mente asalariados, dependientes que debían prestaciones en trabajo, etc.).
En términos económicos, ha resultado más fácil hasta ahora para los his­
toriadores hacerse a una idea diferenciada de las actividades profesionales
(de su volumen, su rentabilidad, etc., es decir, de su participación en el
producto total) que de las oposiciones verticales. Esta no ha sido siempre
una opción ideológica, sino que se ha visto forzada por la escasez o la abun­
dancia de materiales. Es obvia la necesidad de que esta tendencia se Invierta.
Sólo que deberán aportarse no meras generalizaciones teóricas tomadas de .
otros contextos, sino investigaciones reales sobre la participación de las
clases explotadas en todo el proceso.
Estas cuestiones deberán enmarcarse dentro de una cronología, puesto
que ni la economía ni la sociedad presentan un aspecto absolutamente ho­
mogéneo o estático a lo largo de¡J periodo estudiado. Se dieron momentos
de expansión y de contracción económicas y se conocieron lo que los econo­
mistas designan como crisis. Estas crisis no afectaron a todos los sectores
de la actividad económica de manera similar. Ni, por lo tanto, a los distintos
sectores profesionales. Además, cuando una crisis afectaba a un deter­
minado sector sé operaban cambios también en las formas de subordi­
nación del trabajo. Debe agregarse que en muchos casos era precisa­
mente el trabajo (su disponibilidad, su organización, su base demográfica)
el que se encontraba en el origen de la crisis. En el trabajo agrícola, por '
ejemplo, se sucedieron institucionalmente la encomienda y el concierto'
cuando todavía se disponía de mano de obra indígena. En el momento que,
ésta faltó, se introdujeron arreglos no institucionales destinados a subordi­
nar la creciente población mestiza. Este es el origen del peonaje y de diver-t
sas formas de colonato, es decir, de .prestación de servicios dentro de un *
sistema de clientela, no remunerada por un salario. En las minas y en
las construcciones urbanas trabajaron también inicialmente indígenas en-,
comendados como parte de su obligación de satisfacer un tributo, mediante
alquiler a través del sistema de la mita. La crisis de la población indígena
condujo a buscar un aprovisionamiento regular de esclavos negros para el¿
trabajo en las minas. A pesar de lo que representaba esta forma de trabajo
como inversión, tampoco el tamaño de las cuadrillas pudo mantenerse y la
producción minera se vio afectada por la mortalidad de los esclavos. Otras’
complejidades surgen cuando se considera que la división vertical de la so-¿
ciedad tuvo como base una sujeción de origen racial. Con todo, las polarida­
des iniciales muy bien definidas no podían durar indefinidamente. Indígenas
> v y negros africanos alcanzaron en generaciones sucesivas grados diversos de
« - mestizaje. Aun cuando la actitud hacia las llamadas castas se percibe clara­
MANUAL DE HISTORIA I 227

mente, el hecho objetivo que la Inspiraba resulta a la postre muy confuso.


No hay, en efecto, manera de fijar rasgos conceptuales precisos a designa­
ciones tales como pardos, vecinos blancos o aun la muy tajante de negros.
.Por esta razón, los esfuerzos por cuantlficar indistintamente los grupos
sociales sobre una base étnica resulta casi imposible. Sólo un reducido
círculo de notables, criollos o de origen español, resulta inconfundible. a
este grupo deben atribuirse también los patrones quez circulaban para valo­
rar negativamente las castas.
t
El enunciado somero de los problemas que enfrenta un estudio sobre la
economía y la sociedad coloniales sugiere el siguiente orden de exposición:
L ’ Un marco teórico general, en él que se contemple la ubicación de la
economía del Nuevo Reino y de la gobernación de Popayán con respecto
^¿a.un contexto más amplio. El tratarse de una economía colonial le
í imprimía rasgos de dependencia a un mundo exterior y, al mismo
/.tiempo, la condenaba al aislamiento.
* • *
>' •
jlí.xUna cronología o periodización que identifique algunos hitos, al menos
con respecto al sector más decisivo de esa economía. Se ha partido del
supuesto de que éste fue el sector minero, en especial la explotación
del oro (la plata jugó un papel secundario en la Nueva Granada), cuya
salida vinculaba la actividad económica local a una corriente mundial
de intercambios.
í.'.i • ■
Un tratamiento descriptivo de cada una de las ramas de la actividad
económica (minería, comercio, agricultura) y algunas hipótesis respec­
to a sus nexos. En cada caso se examinarán los factores productivos,
así:
A. Minería del oro
• 1. Fronteras y yacimientos
• 2. Las minas, las técnicas y los mineros
3. El trabajo
4. La producción y las crisis.
. T

' B. La agricultura
1. La apropiación de la tierra
f *
1 2. Configuración regional de las unidades productivas
- a El Nuevo Reino !■

b Los valles interandinos.


228 LA ECONOMÍA Y LA SOCIEDAD COLONIALES, 1550-1800

C. El comercio
1. Los comerciantes fe

2. Las mercancías.
j ♦

IV. Finalmente, se esbozará un cuadro de la sociedad colonial. Aquí tra­


tará de evitarse la descripción meramente costumbrista para tratar de-
percibir los rasgos más característicos de una sociedad que iba a evolu­
cionar muy lentamente en el futuro. No se trata en este caso de justifí- ■
car un estado de cosas, sino de penetrar algunos de los mecanismos de
dominación social que se han mostrado más persistentes y de pregun­
tarse por las razones de su eficacia. A pesar de cambios coyunturales y
de verdaderas crisis en la economía colonial, y aun de la economía
agraria posterior, ciertas estructuras elementales, vinculadas al domi­
nio de la tierra casi siempre, parecen ser una constante inalterable de
las formaciones económico-sociales de la América Latina. Algunos de
los elementos de estas estructuras caen fuera de los límites del presen­
te estudio, pues tienen que ver con un complejo ideológico cuyas trans­
formaciones son todavía menos aparentes que en el caso de la economía
y de. la sociedad. El esquema analítico de esta última parte se pre­
senta así:
La sociedad
e *

A. Conceptos históricos sobre diferenciación y conflicto social.


B. La preeminencia de los encomenderos y las comunidades indigenaa
C. Terratenientes, mineros y comerciantes.
D. Las castas.

A la búsqueda de un marco de interpretación


El análisis histórico de una sociedad no puede prescindir ae una
reflexión simultánea sobre las peripecias de la actividad econó­
mica desarrollada por los grupos que integran esa sociedad. Una
observación superficial muestra inmediatamente cómo las oportu--
nidades sociales están ligadas a los altibajos de la economía. Peni
más allá de las correspondencias obvias entre prosperidad o depre­
sión económica y oportunidades dé cambio en la ubicación social
. MANUAL DE HISTORIA I 229

de los. individuos, subyace el problema de las relaciones entre eco


nomía y sociedad.
Comúnmente se admite que estas relaciones son de tipo estruc­
tural, es decir, que se dan a un nivel más profundo que las aparien­
cias que fundamentan la observación empírica de casos aislados.
Si, por ejemplo, consideramos a una clase social 'en su conjunto,
percibimos que su existencia o su manera de ser no se ve afectada
por la mera promoción o por la pérdida de categoría social de algu­
nos individuos. Para que una clase social desaparezca se requiere
que desaparezcan las condiciones objetivas de su existencia. Estas
condiciones son muy complejas, pues integran todo tipo de relacio­
nes con otras clases sociales. Desde relaciones muy concretas en la
actividad económica hasta nexos más sutiles definidos por un apa­
rato legal o indicados por una ideología y por actitudes mentales.
H Cuando se habla de economía y de sociedad coloniales se está
afirmando implícitamente que, para un período histórico, existe
una identidad en conjunto que lo diferencia de otros períodos histó-
iricos. Para definir esta identidad de nada valdría acumular biogra­
fías de individuos que vivieron en ese período, pues éstas no pueden
servir sino de ejemplos que ilustran una situación general. Esta si­
tuación general se mueve dentro de ciertas rigideces, ciertas limi­
taciones que le imponen el desarrollo de la técnica, el número de
hombres, la distribución de éstos en oficios, su acceso a ciertos bie-
;.hes, la manera como producen y se reparten el fruto de su trabajo,
etc. Todas estas limitaciones, que pueden considerarse en abstracto,
hacen posible caracterizar un régimen productivo.
De nada vale, sin embargo, una caracterización aislada. En la
realidad, las sociedades no producen exclusivamente para sí mis­
ionas. Todas intercambian parte de lo que producen y no consumen,
es decir,'sus excedentes. Puede adelantarse que desde el siglo xvi
“ .este tipo de intercambios se hizo mundial al incorporar el Atlántico
¿a una red comercial que ya unía tres continentes a través de la
‘’Acuenca
,»• -*
mediterránea.
'» x

Debe observarse que los fenómenos que podemos aislar como


puramente económicos son susceptibles de un cierto esquematismo
230 LA ECONOMÍA Y LA SOCIEDAD COLONIALES, 1550-1800

y, en últimas, pueden reducirse a una unidad conceptual (denomi­


nar todo el complejo de intercambios capitalismo .mercantil, por
ejemplo), por cuanto se ligan unos a otros en conjuntos cada vez
más vastos en la esfera de la circulación de los . bienes. De esta
manera pueden descubrirse relaciones insospechadas entre una
economía aldeana, en la que existe una aparente autonomía, y una
esfera cada vez más amplia de intercambios, hasta reconstruir
una red mundial. En cambio, los arreglos sociales que hacen posi­
ble determinadas formas de explotación, revisten una variedad tan
grande, que resultan irreductibles unos a otros.
En el razonamiento abstracto de algunos historiadores econó­
micos (inspirados en la economía neoclásica) no existen rasgos his­
tóricos de una sociedad o no perciben sino su participación mensu-
rabie en un producto total. Las relaciones sociales desaparecen así
detrás de fenómenos cuantificables: precios, rentabilidad de enti­
dades igualmente abstractas (empresas, no importa que se trate de
una plantación esclavista o de una fábrica), producto dedicado al
autoconsumo y producto dedicado a la comercialización o a la
exportación, etc. Empero, el análisis de los fenómenos de intercam­
bio, desde un nivel local inmediato hasta sus proyecciones a nivel
mundial, no puede sustituir la observación de formas de producción
específicas y de las relaciones sociales que implican. Esto no quiere
decir que los fenómenos productivos aparentemente más aislados
no estén influidos, así sea negativamente, por las exigencias de un
régimen de la circulación de los bienes impuesto por un mercado
metropolitano.
El llamado capitalismo mercantil influyó sin duda en las can­
tidades y en la naturaleza de los bienes producidos en América y,
por consiguiente, en el ritmo agotador del trabajo exigido a indí­
genas y esclavos negros. Pero aun así, las formas de producción
local no fueron capitalistas. Aún más, el intercambio generalizado
de productos, o de excedentes generados (a veces mediante la vio­
lencia) dentro de un régimen no capitalista, imprimió rasgos par­
ticulares a una explotación colonial y a las relaciones sociales den­
tro de las colonias. :
MANUAL DE HISTORIA I 231

,Ó^?La peculiaridad irreductible de los arreglos sociales, por un


lado, y por otro la posibilidad de canalizar excedentes hacia , un
mercado mundial, acumularon confusiones en los comienzos de una
polémica sobre la caracterización del modo de producción prevale­
ciente en América después de la Conquista.
• ¿Feudalismo? ¿Capitalismo? Cuando hace ya' unos diez años
se desencadenó la polémica, las discusiones estuvieron sembradas de
equívocos que han ido despejándose. Quienes teorizaban con abun­
dancia sobre esta cuestión se apoyaban en una información muy
magra sobre la economía y la sociedad coloniales. Hoy nadie sos­
tendría, como entonces, la tesis extrema de que América estuvo
inmersa a partir del primer contacto europeo en un modo de pro­
ducción capitalista. Ahora se conoce mejor el papel jugado por
los comerciantes y por las instituciones fiscales españolas en la
canalización de los excedentes producidos en América hacia una
circulación mundial. Y aun antes de llegar a este punto se han
explorado mejor las relaciones entre las ramas de la producción
(minería, agricultura) que permitían generar un excedente.
La alternativa no es tampoco ver un régimen de producción
feudal capaz de extraer un excedente comercializable mediante
coerciones extraeconómicas. En otras palabras, suponer que en
América se enquistaron los restos de un sistema agotado ya en el
viejo mundo. Si en la esfera de circulación de los bienes existió
desde el siglo xvi una red que movilizaba los productos más varia­
dos y distantes y establecía una comunicación incesante, los arre­
glos sociales no se comunicaron tan fácilmente. La homogeneización
de las sociedades es un hecho muy reciente y obedeció a la atomi­
zación del trabajo impuesta por el capitalismo industrial. En el
siglo xvi, en cambio, la preexistencia de sociedades autóctonas en
América presentaban resistencias, que sólo podían vencerse muy
lentamente, a los arreglos sociales europeos. Por esta razón, la
organización social tuvo que adaptarse a las condiciones existentes,
én vez de imponerse como sobre una tabla rasa.
Así, el que quiera ver en la encomienda una forma feudal, pa­
rangonare con la servidumbre europea, corre el riesgo de ignorar-
232 LA ECONOMÍA Y LA SOCIEDAD COLONIALES, 1550-1800

los rasgos más sobresalientes de esta institución y sus contradic-


ciones. Por ejemplo, el hecho de que tuviera un efecto deformador
sobre las jerarquías sociales que los indígenas reconocían entre ellos
y simultáneamente se valiera de ellas para imponer la explotación
económica y la dominación política de los españoles. O que haya
sido un instrumento de mediación entre el Estado español y las
sociedades indígenas y, al mismo tiempo, un riesgo que amenazaba
seriamente la unidad de ese Estado en América. '
Si bien puede decirse que las leyes de protección de los indíge­
nas fueron un monumento a la ineficacia, no por ello puede igno­
rarse la presencia constante de una monarquía centralízadora en
el terreno fiscal. Es cierto que el rasgo, más característico de la
producción feudal, la coerción extraeconómica, existió, pero no sólo
en beneficio de los encomenderos sino también de la Corona y aun
de algunos notables indígenas. Finalmente, la presencia de los ocu-,
pantes españoles no puede decirse que haya alterado de una manera
radical las formas indígenas de producir.
No es cierto entonces que las condiciones creadas en América
a raíz de la Conquista reprodujeran un estado de cosas anterior
existente en Europa. Simplemente, integraron un tipo de economía
y de explotación preexistentes a la Conquista dentro del marco de
una institución original. Que esta institución haya tenido rasgos
feudales, no resulta nada extraordinario, dados sus antecedentes
europeos. Pero eso no puede ocultar el hecho de que la institución
operó inicialmente sobre un modo de producción desconocido en
Europa. £
E1 debate feudalismo-capitalismo puede admitir hoy que la
vinculación a Europa de la economía que se desarrolló en América
a partir de la Conquista no tiene por qué concebirse como una:
uniformización de los fenómenos productivos. El llamado capita-.
lismo mercantil, fue capaz de extender el radio de circulación de
los productos, pero no de alterar fundamentalmente las maneras
de producir. Por eso su influencia debe confinarse a la elección de
productos para un mercado mundial y no extenderse a la produc­
ción misma o a las relaciones sociales que la hacían posible. El
* ■j
*

í
MANUAL DE HISTORIA I 233

período histórico de. la transición entre feudalismo y capitalismo


(que se extiende desde el siglo xvi hasta el xvin), no conoció una
• base productiva uniformemente capitalista, en la .que. la forma
mercancía se extendiera a todas las modalidades del trabajo. Este
hecho, conocido suficientemente para Europa, es mucho más evi-
- dente en el caso de las colonias hispanoamericanas^
De esta manera la economía de mercado, la circulación cada
vez más extendida de los productos, se presenta , como un elemento
uniformizador, en tanto que las sociedades que intervenían en la
producción reclaman un tratamiento particularizado. Estas consi-
? deraciones hacen posible detenerse en el estudio de variantes regio­
nales y en sus cambios históricos. No se trata de realizar aportes
decisivos a la teoría de los modos de producción sino de ahondar
'en la significación de datos concretos de un desarrollo histórico
particular.
A nivel de las castas dominantes en América, por ejemplo,
observamos ciertos cambios característicos. El poder económico y
. el prestigio social fue detentado sucesivamente por diferentes gru­
pos profesionales. Inicialmente recayeron en una casta de enco­
menderos. Su supremacía derivó del reparto inicial entre los inva­
sores del botín de sus conquistas, sobre todo de los recursos de mano
le obra. El acrecentamiento de la población española, el agota-
niento de.la población indígena y una afirmación simultánea de
a iniciativa reguladora del Estado español, fueron debilitando ei
sector de los encomenderos. Al cabo de tres generaciones, hacia
1590.-1610, el sistema entero empezó a mostrar indicios de agota­
miento. En dos generaciones más (hacia 1640-50) puede afirmarse
que la preeminencia absoluta de los descendientes de los conquis­
tadores había concluido.
Otros grupos se disputaron el escenario de la figuración en
adelante. Terratenientes, mineros y comerciantes, reforzados en
materia de prestigio por alianzas con descendientes de la burocra­
cia imperial, fueron intercambiando papeles dentro de una coyun­
tura económica que los afectaba de manera diversa.
234 LA ECONOMÍA Y LA SOCIEDAD COLONIALES, 1550-1800

El papel de otras fuerzas sociales es menos aparente. Aunque


la sociedad colonial recelara profundos conflictos, su expresión
escapaba a cualquier formulación ideológica que les diera un con-'
tenido político. Aun los conflictos tempranos con indígenas halla­
ron una forma de conceptualización dentro de la ideología escolás­
tica dominante. En el siglo xvi, la formulación más. clara de los
. agravios indígenas, expresada por don Diego de Silva, un mestizo
cacique de Turmequé, es ya una sumisión cultural a los conceptos
platonizantes de justicia y una aceptación del papel atribuido al
soberano como dispensador de esa justicia. '-í
La homogeneidad ideológica se revela en todo tipo de conflic-
tos hasta el siglo xvin. Entre esclavos y amos, entre gañanes mes­
tizos y terratenientes, entre españoles pobres y notables, entre
ciudades y pueblos de indios y entre ciudades de mayor y de menor
influencia. En este último caso, tal vez uno de los más caracteris- j
ticos, la oposición de intereses ni siquiera comprometía estratos
sociales diferentes, sino que los integraba en conflictos entre lo-
*
calidades. /i!
El confinamiento ideológico de los conflictos revela un confi­
namiento paralelo de las relaciones sociales. La sociedad colonial
presenta un aspecto uniforme en el que sólo la coyuntura económica
introduce alguna variedad. Los economistas designan como coyun *
tura los cambios sostenidos de prosperidad y depresión que expe<
rimenta la totalidad de un proceso económico. Tales cambios son <
identificables mediante indicadores, como los precios o el volumen;
de la producción. Usualmente la coyuntura se localiza en un sector;
privilegiado de la economía, susceptible de influir en todos losj
demás. Los cambios coyunturales, a diferencia de los cambias de„
estructura, no son capaces de modificar de manera radical las;
relaciones sociales existentes, pero sí de trastornar las vidas indivi-'
duales y aun la de grupos enteros. $
• x*

A través de la coyuntura es posible establecer una cronología


racional en el desarrollo histórico de un período. Es decir, señalar
el alcance de cambios relativos que afectaron el conjunto de la
vida social. Aquí debe insistirse en la relatividad de los cambios
MANUAL DE HISTORIA I 235

frente a la uniformidad del sistema. Pues lo propio de un estudio


histórico reside precisamente en percibir el movimiento temporal
de las economías, de las sociedades o de las estructuras mentales,
aun.si.se hallan confinadas dentro de una caracterización mucho
más general. Así, el establecimiento de una cronología contribuirá
a fijar de manera más precisa los límites de este estudio.

fundamentos. económicos de una periodización


para la época colonial

La economía de los territorios que hoy constituyen Colombia


(y que se designaban como Nuevo Reino y gobernación de Popayán)
fue, durante más de tres siglos, una economía del oro. El oro y la
plata americanos tuvieron un papel importante en el tráfico mun­
dial que comenzó a organizarse en torno a un eje atlántico después
de la época de los grandes descubrimientos. Para entonces los me­
tales preciosos extraídos en América eran, literalmente, mercan­
cías. ¿Por qué este tipo peculiar de mercancía y no otros?
Esta pregunta hace surgir una serie de problemas que tiene
que ver con las necesidades de las economías europeas, con los
niveles de la tecnología del transporte, con.las posibilidades de
rentabilidad de las nuevas colonias y con el aprovechamiento y la
explotación de sus recursos naturales y de mano de obra.
íii'Sfs ;•,
jfe-rrLa economía de los metales preciosos no surgió al azar o por . el
mero hecho de que este recurso hubiera sido abundante en América.
Menos aún por cuanto el oro o la plata poseyeran un valor intrín­
seco que los hiciera especialmente apetecibles. En la producción de
metales preciosos, como en la de cualquier mercancía, el producto
final incorporaba ingentes esfuerzos humanos y unos costos que
podían exceder su precio en el mercado.
236 LA ECONOMÍA Y LA SOCIEDAD COLONIALES, 1550-1800

La explotación de metales preciosos se impuso en Américá por


una necesidad en el desarrollo de las economías europeas. Después
de una crisis compleja, cuyos orígenes se hacen coincidir con gra­
ves problemas demográficos y que condujo a la disminución de las
rentas señoriales, es decir, al debilitamiento del sistema feudal,
algunas economías en Europa experimentaron un proceso de ex­
pansión, sobre todo en el sector manufacturero. En vísperas del
descubrimiento de América esta expansión corría el riesgo de estan­
carse y de generar una nueva crisis. Las fuentes africanas de apro­
visionamiento de metales preciosos, indispensables para el cambio,
eran incapaces de saldar un déficit crónico de la balanza de pagos
europea con respecto al oriente, y la moneda que circulaba en
Europa resultaba escasa. La economía europea estaba “hambrienta”
de metales amonedables para mantener el ritmo de los precios y
con ellos un estímulo a la producción. En una economía de merca­
do, como la que se estaba constituyendo entonces, los precios favo­
rables eran un resorte impulsor y, por el contrario, descorazonaban;
a los productores cuando la escasez de la moneda los deprimía. Por
estas razones, algunos autores han atribuido un papel muy impor¿
tante en el crecimiento europeo a los metales americanos. Al llegar
a Europa éstos produjeron un ciclo de inflación sostenida que man­
tuvo las expectativas de los productores.
Otro factor importante que intervino en la elección de los
metales preciosos como mercancías coloniales fue el de su.valor
por unidad de peso y volumen. La lentitud y la inseguridad en los
transportes tenía como consecuencia que sólo los productos que
representaran un valor elevado con respecto a su peso y a su volu­
men justificaban un viaje por el océano. De allí que el comercio
colonial se alimentara con productos muy apetecidos en los mer­
cados europeos: especies, colorantes naturales para los textiles o
metales preciosos.
Finalmente, la explotación del oro y la plata obedece a una
relativa abundancia de recursos en América que facilitaban su ex­
tracción a uñ costo muy bajo. Esta, a lo menos, fue la primera

I
NUEVA GRANADA Y GOBERNACION DE POPAYAN - PRODUCCION DE ORO I555-I0OO
I ■ MELO y 5, COLMENARES |

,V>» * ÍI9M»
Ora Olí Dk»rlf« « C**t»f4
L A T
F

í » ¿ « o
238 LA ECONOMÍA Y LA SOCIEDAD COLONIALES, 1550-1800

impresión que tuvieron los ocupantes españoles. Pero la búsqueda


obstinada de un Dorado revela mucho más acerca de los condicio-?
namientos de una economía que tenía hambre de metales que?
sobre la existencia real de yacimientos metalíferos inagotables, tal|
como se los representaba la sicología primaria de los conquistadores.'
Aun cuando finalmente los descubrimientos de veneros y filones
vinieran a coincidir en parte con este espejismo, la mera posibilidad
de disponer de una mano de obra abundante y barata ya le daba
un principio de consistencia.
Todas estas circunstancias sugieren una conexión estrecha entre
las economías del occidente de Europa, capaces de organizar inter-‘3
cambios a nivel mundial, y las economías coloniales, obedientes a/®
las iniciativas de un núcleo europeo. Se trataba, en verdad, como
se ha venido describiendo, de la relación entre un núcleo jr una
periferia. Los metales preciosos se extrajeron en vista de esta rela­
ción y para satisfacer las necesidades del núcleo europeo.
Al examinar el perfil de una curva de la producción total de
oro en el distrito de la Audiencia de la Nueva Granada y en la gober­
nación de Popayán (véase figura 1), es posible atribuir a sus rasgos
más salientes —aquellos que indican los ciclos productivos más
durables— una conexión de este tipo. Si bien la curva que se há’
reconstruido para el período comprendido entre 1550 y 1800 pre-¿
senta ciertas lagunas de información (entre 1570 y 1595, por ejem-'
pío, en donde faltan cifras significativas de los yacimientos de
Popayán y de la región antioqueña), la tendencia general marca
claramente los ciclos productivos. El primer ciclo, que abarca desde
1550 hasta 1630-40 se va ampliando hasta llegar a una cúspide o
techo en los dos decenios de 1590-1610. En adelante la producción
tiende a contraerse hasta entrar en una crisis que abarca una buena
parte del siglo xvii. Hacia 1680 se observa un repunte (para el dis­
trito de Popayán; posiblemente también para Antioquia) que se
va afirmando en los primeros decenios del siglo xvm. Este siglo
conoce un segundo ciclo productivo, con una pequeña depresión
hacia 1740-1760, hasta alcanzar en el último decenio una magnitud
comparable a la del último decenio del siglo xvi. *
MANUAL DE HISTORIA I 239
!#.-í
^¡¿Basándose en trabajos sobre el comportamiento demográfico
de la población indígena, un investigador norteamericano adelan­
taba hace unos 25 años la teoría de que México había sufrido un
Siglo de depresión en el xvn. Esta tesis coincidía con la idea gene­
ralizada de una depresión europea en la misma centuria. La expli­
cación más coherente de este último fenómeno lo atribuía al agota­
miento de un primer ciclo capitalista. El crecimiento manufactu­
rero. que hizo la fortuna de algunas ciudades del norte de Italia y
del norte de Europa no habría sido capaz de prosperar en un entor­
no todavía feudal, que limitaba su mercado.
¿ Antes de sugerir un parentesco entre la depresión de la perife­
ria colonial y el núcleo europeo, queda por realizar mucha investi­
gación a nivel empírico. De otro lado, tanto la depresión mexicana
como la crisis del siglo xvn europeo han encontrado objeciones
recientemente. Con todo, estas objeciones no parecen: tan graves
(particularmente las que hacen relación a México, basadas en tra­
bajos parciales) como para desechar una coincidencia que sugiere
algunas explicaciones en el plano teórico.
... ;í.Pero aun si prescindimos de este tipo de explicaciones, nos
queda el fundamento empíricamente objetivo de dos ciclos bien
diferenciados de la producción aurífera para sustentar úna crono­
logía, de la historia económica de la Nueva Granada y de la gober­
nación de Popayán. Estos dos ciclos, separados por un período de
depresión en el siglo xvii, se diferencian no sólo cronológicamente.
-Dentro de ellos se dieron desplazamientos regionales, con énfasis
diferentes en la importancia de los distritos de explotación minera.
Ambos ofrecen también matices diferentes en cuanto a la mano
de obra empleada y en cuanto a su sustentación agrícola. A través
de ellos puede examinarse el alcance de ciertas transformaciones en
la población, en la ocupación de la tierra y en sus formas de explo­
tación. A grandes rasgos, estos límites cronológicos serían:
1550-1640: Primer ciclo del oro. En éste distinguimos un primer
período en el que la producción más importante tuvo
lugar en los distritos de Santa Fe (en Pamplona, Tocai-
ma, Venadillo, Victoria y Remedios), Antioquia, Carta-rr
240 LA ECONOMÍA Y LA SOCIEDAD COLONIALES, 1550-1800
T.

go y Popayán. En ellos predominó la mano de 'obra


indígena y su explotación fue posible gracias a la enco-
. mienda. A partir de 1580 se incorporaron los grandes
descubrimientos antioqueños (de San Jerónimo, Cace?;
res y Zaragoza) que, con el concurso de mano de obra
esclava, hicieron elevar la producción a magnitudes
sólo igualadas dos siglos más tarde El apogeo no duró
sino unos treinta años y hacia 1610-1620 mineros y
oficiales reales comenzaron a percibir una crisis de la
cual dan razón las cifras en declive entre 1610 y 1630 y
. , que iba a prolongar sus efectos hasta bien entrado el
a . I
último cuarto de siglo.
“ • t

1640-1680: Período de recesión que separa los dos ciclos.


1680-1800: Segundo ciclo. El eje de este ciclo secular se ubicó en
• las provincias del Chocó, bajo la dominación de Popa­
yán, y en otras zonas del distrito antioqueño. La recu­
peración de este último operó sobre bases sociales, dife­
rentes de las del primer ciclo, en el que habían predo?
* '‘minado grandes cuadrillas de esclavos. Ahora se habían
L multiplicado los pequeños empresarios y su actividad
, contrastaba con el monopolio ejercido por los señores
de cuadrilla de Popayán. En cuanto al distrito tradi-
-- -W ciOnai de Santa Fe, había perdido para entonces toda
1 importancia como productor de oro, aunque siguiera
’ ^-jugando un papel importante como sustento agrícola
" I
. *T 'del distrito antioqueño.
4 4 I 1

• í Esta cronología cubre también a grandes rasgos, como se verá


más adelante, otros fenómenos sociales y económicos como el de
la formación y desintegración de unidades productivas agrícolas tí
el del auge y decadencia del sistema de encomiendas. Hasta qué
punto existen correspondencias entre estos fenómenos, es un tema,
abierto al debate. Pero, en todo caso, los ciclos del oro marcan con
nitidez algunos hiatos en io que hasta ahora parecía un desenvol­
vimiento temporal uniforme.
MANUAL DE HISTORIA I 241

111

La economía colonial

A. MINERIA DEL ORO

■:1. Fronteras y yacimientos


Uno de los motores de la expansión y de la ocupación del suelo
por piarte de los españoles fue la búsqueda de metales preciosos. El
oro y la plata significaban para los ocupantes algo más que una
oportunidad de elevar su rango social y equipararse a una nobleza
terrateniente en España. Aunque este tipo de resorte sicológico in­
dividual jugara un papel, para el conjunto de los ocupantes los
metales preciosos representaban la posibilidad de mantener un nexo
permanente con el Viejo Mundo.
Desde los primeros momentos, la participación en empresas
de conquista significó aportar un capital en forma de bienes y
equipos que, en ocasiones, alcanzaron precios inauditos: caballos,
sillas de montar, estribos, armas, etc. Pero una vez asentados, los
¡conquistadores debían buscar formas de intercambio permanente
-que les. asegurara la provisión de ciertos bienes indispensables a su
forma de vida: hierro, acero y, en general, artículos manufactura­
dos de procedencia europea.
Esta necesidad parece obvia si se tiene en cuenta que la mayo­
ría de los ocupantes permanecieron en América aun cuando algunos
hubieran buscado solamente una ocasión de enriquecimiento rá­
pido para regresar a España. Otros no se contentaron con el primer
botín alcanzado y prosiguieron su aventura en búsqueda de fabu­
losos dorados o de una participación más grande en el reparto de
privilegios. Los asentamientos urbanos se ramificaron distribuyen­
do un contingente muy tenue de población española en espacios
enormes. Santa Fe, Tunja, Vélez, Pamplona, Mérida, Ocaña, Ibagué
o Popayán, Almaguer, La Plata y Cali, Buga, Arma, Anserma, Car-
tago, etc., surgieron sucesivamente, como los retoños de un árbol,
de las expediciones o huestes que procedían de Santa Marta y el
242 LA ECONOMÍA Y LA SOCIEDAD COLONIALES, 1550-1800

Perú. En los confines de estos asentamientos definitivos no tarda-,


ron en aparecer reales de minas, a veces como puestos fronterizos
respecto a tribus hostiles. Toro y Caloto en el occidente, o Victoria
y Remedios bajo la influencia de Santa Fe, fueron ciudades de
frontera y centros mineros constantemente amenazados. 4
La economía del oro no se desarrolló uniformemente, con un
centro único o dentro de una unidad territorial, y ni siquiera dentro
de un marco administrativo centralizado. Las ciudades españolas,
nacidas de la iniciativa de las huestes de conquistadores, se apro­
piaban y guardaban celosamente sus recursos. Muchas obtuvieron
el privilegio de una Caja Real, en la que se quintaba y se fundía eí
oro para ser gastado inmediatamente. El control de la Audiencia
más allá del núcleo inicial del Nuevo Reino se ejercía mediante
jueces de comisión, cuyas actuaciones eran casi siempre rechazadas
por los vecinos del lugar. Aun dentro del Nuevo Reino, Tunja y
Santa Fe rivalizaron durante todo el siglo xvi como centros de
poder, y sólo visitas sucesivas de los oidores (o visitas de la tierra)
lograron coartar a la postre una actitud muy acentuada de auto-,
nomía entre los vecinos encomenderos. Además, casi la mitad dei
territorio ocupado caía bajo la jurisdicción de la gobernación de
Popayán, en los confines de la Audiencia de Quito. Entre ésta y el
Nuevo Reino se extendía una zona incierta, una verdadera frontera
interior, en la que resistieron durante mucho tiempo paeces y pijaos.
La explotación del oro se desplazó en fronteras sucesivas a todo «
lo largo y ancho del Nuevo Reino y de la gobernación de Popayán ^
en un lapso de tres siglos. Esta movilidad produjo como resultado
que en diferentes épocas la riqueza, y con ella el acceso a un mundo
exterior, se concentrara en regiones aisladas unas de otras. La
prosperidad que caía de pronto sobre un territorio era apenas com­
partida por los demás. Paradójicamente, los nexos entre una región
minera y las regiones vecinas resultaban a veces más débiles , que
aquellos que mantenía con un mercado mundial. En algunos casos
se trataba de un episodio pasajero, en el que en medio de la euforia
de un hallazgo los habitantes recreaban en una región aislada todas
las extravagancias del consumo de un gran centro urbano. Cuando
el aliento de Jas explotaciones era más sostenido, la prosperidad no ’
MANUAL DE HISTORIA I 243

alcanzaba a cobijar sino a los centros comerciales o agrícolas que


. abastecían la región minera. * .
Esta economía de islas, como la ha llamado un historiador
colombiano, fue un fenómeno dominante hasta bien entrado el
siglo xix. Era lo propio de un régimen colonial y presentaba ciertas
analogías con el patrón de la factoría o enclavé destinado a cana­
lizar ganancias comerciales en favor de una metrópoli. Sólo que
en este caso la integración económica era más compleja y, junto
con un comercio itinerante que se desplazaba a lo largo de los corre­
dores andinos desde Cartagena, se desarrollaban actividades agrí­
colas más permanentes.
Los primeros distritos mineros surgieron como avanzadas de
las regiones más favorecidas con población indígena. La encomienda
o reparto de indios no sólo sirvió de base de sustentación agrícola a
los yacimientos, sino que originó los capitales para su, explotación
y aun la mano de obra indispensable en ella. Indios de" encomienda
trabajaron en los yacimientos de la región de Popayán, en los filo
nes de Cartago, Arma y Anserma, en los de Pamplona y en los alu­
viones del valle del Magdalena, desde las cercanías de Ibagué
hasta la ciudad de los Remedios. Después de 1580, los hallazgos de
Gaspar de Rodas en San Jerónimo, Cáceres y Zaragoza no sólo die­
ron un nuevo impulso a la producción del oro, sino que su riqueza
permitió el empleo sistemático de esclavos negros.
Prácticamente, todas las ciudades fundadas en las regiones
andinas poseyeron distritos mineros tributarios en el curso del siglo
xvi. A los habitantes de Tunja y Santa Fe, por ejemplo, se debió la
iniciativa de la fundación de Ibagué, Tocaima, Victoria y Remedios.
Pamplona se disputó con Vélez los yacimientos del Río del Oro y
explotó filones en los reales de Vetas y Montuosa. Cartago, Arma
y Anserma explotaron filones y aluviones en Marmato, Quiebralo-
mo y Supía, y Popayán tuvo avanzadas en Almaguer y Caloto, fuera
de las minas de Chisquío que explotaba la Corona directamente. La
ciudad de Santa Fe de Antioquia no sólo explotó desde muy tem­
prano el cerro vecino de Buriticá, sino que fue la metrópoli de nue­
vas fundaciones, San Jerónimo, Cáceres, Zaragoza, y más tarde
244 LA ECONOMÍA Y LA SOCIEDAD COLONIALES, 1550-1800

Guamocó. Casi ningún centro minero, por importante que fuera,


pudo establecerse o perdurar independientemente.de las ciudades
que debían abastecerlo o de las cuales dependía administrativa­
mente. Tales centros iban desde campamentos provisorios hasta po-
blamientos con el rango de ciudades. En muchos casos la existen­
cia de una Caja Real, con su acompañamiento de funcionarios y
de la percepción de gravámenes sobre el comercio o de diezmos
agrícolas, elevaba el rango de poblamiento pero no le impedía qUe
en el momento de la decadencia de las explotaciones quedara redu-.'
cido a un villorrio en el que no se conservaba ninguna traza de sii
antigua prosperidad. En un caso extremo, como en el que los campad
mentos mineros del Chocó, ya en el siglo xvni, la riqueza aurífera
podía atraer funcionarios y poderosos señores de cuadrilla, comer­
ciantes y aventureros, religiosos y curas deseosos de una rica, pre­
benda, pero no propiciar un asentamiento estable.
La declinación progresiva de la producción del oro en el con­
junto de los distritos mineros después de 1610 puede verse como
un fenómeno coyuntural. Esta coyuntura sirve para definir la eco­
nomía global de la Nueva Granada en el contexto dé sus relaciones
con la metrópoli. Pero al acercarse a cada distrito por separado se
advierte que se trataba de un proceso uniforme e inevitable eñ este-
tipo de explotación. Aun en el caso de que el agotamiento de los
yacimientos no fuera absoluto, el nivel de la técnica empleada
se presentaba como un límite insalvable. A esto debe agregarse el
hecho de que la fuerza de trabajo (fuera indígena o de esclavos
negros) sé deterioraba muy rápido y los costos de su mantenimien-'
to se elevaban a medida que la explotación minera iba restando
brazos á la agricultura. Así, desde el punto de vista de los factores
que intervenían en la producción (técnica, mano de obra, abasteci­
mientos),, las. crisis mineras obedecían a la estructura de la pro­
ducción. J
Por estas. razones, las curvas de producción de los diferentes
yacimientos presentan un mismo perfil, de un ascenso inicial hasta
alcanzar un techo que se mantiene apenas por uno o dos decenios
para luego caer uniformemente. Se trata de un ciclo en el que la
riqueza del hallazgo y la facilidad de la explotación permiten, como
MANUAL DE HISTORIA I 245

en Zaragoza, invertir inicialmente en instalaciones y mano de obra.


Estas inversiones acrecen la productividad hasta alcanzar los lími­
tes del rendimiento de la mano de obra y de la riqueza de los yaci­
mientos. Una vez alcanzado este punto, las cifras de producción
.descenderán en forma uniforme y solamente la incorporación de
un nuevo hallazgo podrá mantener el nivel de la producción ante­
rior. Esto explica los continuos desplazamientos a'través de fron­
teras sucesivas.
Sin embargo, después de la cúspide alcanzada en los decenios
de 1590-1600 y 1600-1610, los hallazgos no significaron un incre­
mento significativo dél volumen de metal extraido. Esta situación
se prolongó durante casi todo el siglo xvii, hasta cuando se incor­
poró una nueva frontera con la ocupación de los distritos de Nóvita,
Citará y el Raposo.
* • .. ••

fistos distritos del Pacífico acentuaron aún más los rasgos de


aislamiento fronterizo que habían caracterizado los yacimientos
en el ciclo anterior. Como se ha dicho, en estas regiones no se pro­
dujo un asentamiento estable de los señores de cuadrilla, los cuales
residían usualmente en Popayán y Cali. Esta circunstancia no im­
pidió que, mientras se mantuvieron niveles elevados de extracción
de oro, la región fuera abastecida desde el hinterland agrícola del
valle del Cauca y mantuviera contactos permanentes con contra­
bandistas franceses, ingleses y holandeses.
Desde otro punto de vista, el Choró caracteriza'muy bien, los
esfuerzos de la administración española por integrar fiscalmente
estas regiones fronterizas. Desde 1713 el oidor Aramburu había sido
comisionado para asentar un poblamiento y establecer una Caja
Real. El oidor observaba el estado lamentable de la provincia, en
donde no parecía que hubieran pisado españoles a pesar de que
hacía casi cuarenta años que se explotaba. Más adelante se hicie­
ron esfuerzos repetidos por disminuir la influencia y la arbitrarie­
dad de los mineros y de poner coto al contrabando y a la fuga ilícita
del oro, erigiendo la región primero en superintendencia, bajo el
control directo de la Audiencia de Santa Fe, y luego en goberna­
ción. Pero ni aun así el Chocó pudo integrarse en torno a núcleos
urbanos que le prestaran un carácter de asentamiento estable.
246 LA ECONOMÍA Y LA SOCIEDAD COLONIALES, 1550-1800

Tres siglos de economía del oro, construida fugazmente en ya-


cimientos dispersos que obligaban a desplazamientos permanentes,
dejaron una huella profunda en la formación económica y social
de estas regiones. Por un lado, su aislamiento impuso un esfuerzo
enorme para mantener algún nexo con sectores complementarios,
especialmente con zonas de abastecimiento agrícola. Este esfuerzo
trajo consigo el desarrollo lento de vías de penetración a regiones
apartadas que recorrían comerciantes itinerantes. De otro lado, el'
desplome frecuente y casi fatal de la productividad, que alcanzaba
un tope en el rendimiento más accesible de los veneros, condenaba
de nuevo al aislamiento a regiones enteras y anulaba todos loaj;
esfuerzos anteriores. El hallazgo repetido de yacimientos impuso
también un ritmo de desarrollo desigual que acentuaban la ausen­
cia de comunicaciones y la imposibilidad de imponer patrones polí-
ticos uniformes. Estas características hacen que los dos ciclos mi-,
ñeros estén asociados con regiones diferentes. Mientras el primero
cobijó tanto el occidente como la región oriental de los Andes, el
segundo perteneció exclusivamente a los mineros de Popayán y*
de Antioquia.

2. Minas, técnicas y mineros


La actividad global de los distritos mineros es mejor conocida
(a través de las declaraciones a las cajas reales) que la actividad de
las empresas individuales de explotación. En este último caso sólou
pueden fijarse algunos rasgos que revelan las primeras ordenanzas,
de minería y de alguna información dispersa en los archivos.
En primer término, debe observarse que la mayoría de los ya­
cimientos auríferos en el Nuevo Reino, en Popayán, Antioquia y él
Chocó fueron aluviones. Minas de veta o de filón estuvieron locali­
zadas apenas en los distritos de Pamplona (Vetas y Montuosa),
Anserma-Cartago (Marmato y Quiebralomo), el legendario cerro
de Buriticá cerca de Santa Fe de Antioquia y algunas explotaciones ;
aisladas en Popayán y Almaguer. Los yacimientos aluviales, que
demandaban técnicas menos elaboradas fueron más durables. Al­
gunos ríos en especial se explotaron por largo tiempo con rendí-
MANUAL DE HISTORIA I 247

-W
alientos extraordinarios. En ellos se asentaron reales de minas, a
veces con una capilla como único núcleo de un poblamiento dispa­
ratado y bajo la jurisdicción de una ciudad de españoles. Durante
el primer ciclo minero la mayoría de los reales de minas aprovecha­
ron el sistema de encomiendas como fuente de mano de obra, y sólo
los yacimientos antioqueños, explotados a partir de 1580, emplea­
ron masivamente mano de obra esclava, lo mismo que las explota­
ciones del siglo xviu en Nóvita, Citará y el Raposo. Este hecho, como
vamos a verlo, influyó decisivamente en el nivel y en el repertorio
de las técnicas empleadas.
Las ordenanzas de minería más antiguas (de Antioquia y de
Pamplona, que datan del siglo xvi) establecían no sólo una regla­
mentación sobre los derechos a los yacimientos propiamente dichos,
sino también sobre las aguas aledañas. Tales regulaciones revelan
no sólo las modalidades de apropiación de un recurso en lo jurídico,
en lo social y en lo económico, sino también lo esencial'de una
tecnología. Sobre esta última, las investigaciones del geógrafo nor­
teamericano Robert C. West han mostrado cómo se trataba de una
adaptación por parte de los españoles de procedimientos utilizados
desde antiguo por los indígenas. Los indígenas ya estaban familia­
rizados con la extracción del oro de terrazas de las corrientes, de
depósitos altos de gravas y del lecho mismo de los ríos. West des­
cribe en detalle una de las técnicas más usadas, la del canalón,
que consistía en hacer pasar una corriente de agua por un canal
paralelo al depósito aurífero, al cual se habían arrojado arenas y
gravas auríferas. La fuerza del agua, combinaba con el trabajo
manual de extraer los materiales más pesados del canal, dejaba en
el fondo los residuos de polvo de oro.
Las ordenanzas antioqueñas de Gaspar de Rodas se ocupaban
en detalle de regular los derechos de agua, elemento esencial en
todas las técnicas empleadas en los lavaderos. West señala cómo
la escasez de agua en Antioquia obligaba a conducirla por kiló­
metros hasta las terrazas auríferas del Nechí. Por eso las ordenanzas
preveían privilegios excepcionales en las otorgaciones para quienes
abrieran canales o acequias de una cierta extensión. El agua tam­
bién se conducía mediante sistemas dé mampostería elevada en
248 LA ECONOMÍA Y LA SOCIEDAD COLONIALES, 1550-1800

los que se empleaban guaduas partidas en dos o fuertes cortezas'


de árboles. En el Chocó y en el Raposo, los inventarios de las minas
del siglo xvui mencionan cortes y pilas, y acequias para cada corte.:
Estos elementos están asociados igualmente a la técnica del canalón,,'
pero indican el aprovechamiento de aguas-lluvias, tan frecuentes,
en la región del Pacífico. Las aguas-lluvias se recogían en depósitos
(pilas) construidos en las cimas de las colinas y se conducían, al
lavadero por acequias. t
West hace notar el desconocimiento técnico por parte de los
españoles que vinieron a la Nueva Granada. Por ejemplo, el hecho
de que no se mencione en documentos coloniales el procedimiento
de amalgamación con mercurio para separar el metal de los sedi­
mentos. En realidad, hubo por lo menos un intento de introducir
esta técnica hacia 1620 para las minas de filón de la región dé
Ánserma.: Para ésta época las minas estaban en decadencia y los"
mineros no se atrevieron a encarar los costos de la innovación. K
Las limitaciones impuestas a la explotación por el nivel de la
técnica empleada son más evidentes en el caso de las minas de filón;
Éstas se explotaban siguiendo la veta con tajos abiertos o mediante
socavones de tiros inclinados. Los indígenas emplearon esta téciik
ca en Buriticá y en Mariquita, aunque sin reforzar las galerías con;
armazones de madera. En Pamplona, alcanzada una cierta profun-í
didad, los socavones tuvieron que abandonarse, debido al riesgo,
para la .vida de los indígenas que los trabajaban. . '
Que. líos pobladores españoles tuvieran que depender rde im
técnicas indígenas no sólo indica el desarrollo y el ingenio de tale
técnicas sino también la ausencia, entre los ocupantes, de una act£
vidad profesional. Aunque con el curso del tiempo llegaron a desa­
rrollarse algunas técnicas ingeniosas, especialmente en Antioquia,’
los ciclos —que se repiten casi fatalmente en cada distrito— reve¿
lan en su fase final de decadencia una incapacidad para superar
las limitaciones de procedimientos rutinarios. Los llamados mina­
ros eran en realidad capataces a sueldo de un señor de cuadrilla, dé
un encomendero o de un funcionario ausentista, y estaban'encar­
gados de supervigilar el trabajo de indígenas y esclavos.
MANUAL DE HISTORIA I 249

. i/. Eií muchos casos la actividad de los señores de cuadrilla no


solía reducirse a la minería. En el siglo xvi se trataba de encomen­
deros-terratenientes que encontraban lucrativo emplear a los indios
de su encomienda en labores de minas. Algunos llegaron a realizar
inversiones importantes en Zaragoza y, a la inversa, mineros afor­
tunados se asociaron a familias de terratenientesz y encomenderos
■ en Santa Fe. En Popayán, a partir de la recuperación de las últimas
décadas del siglo xvii, el papel de los comerciantes fue muy impor­
tante en las actividades mineras. Algunos tomaron la iniciativa de
abastecer con esclavos los reales de minas o de combinar la minería
con la explotación de haciendas. La decadencia del sector de enco-
: ñienderos abrió paso al predominio de comerciantes capaces de
realizar.inversiones en los nuevos yacimientos y simultáneamente
disminuir los costos de explotación al encargarse ellos mismos del
abastecimiento de esclavos y comestibles.

El trabajo
El problema del trabajo en la minería del oro se ha encarado
-■ usualmente con la noción un poco vaga de que en algún momento
el trabajo indígena fue remplazado por el de esclavos negros traídos
del Africa. Esta sustitución súbita habría obedecido a la voluntad de
la Corona española de proteger a los indígenas de un trabajo agota­
dor. De:btro lado, se alega, el trabajo indígena daba pobres rendi-
í mientos'y los esclavos negros resultaban más aptos y más resistentes
^alas duras jomadas de. la explotación minera.
Hemos visto, sin embargo, cómo las técnicas mismas de la
explotación del oro dependieron de la experiencia acumulada por
los indígenas en muchas regiones. No eran pues motivos de idonei­
dad para este trabajo lo que inducía a remplazarlos. Ni la sustitu-
'ción se operó de un momento a otro. Durante mucho tiempo la
institución de la encomienda, mediante la exigencia del pago de
los tributos en oro, sirvió para servirse de cuadrillas de indígenas
en la explotación de los yacimientos. A Pamplona, por ejemplo,
después de 1551 fueron conducidas cuadrillas de más de cien indios
sacados de las encomiendas de la provincia de Tunja. En la gober­
250 LA ECONOMÍA Y LA SOCIEDAD COLONIALES, 1550-1800

nación de Popayán el empleo de indios en las minas fue genera­


lizado, y desde 1554 los vecinos de Popayán, Cali, Cartago y Anser-
ma se resistían a la aplicación de las Leyes Nuevas que prohibían
este tipo de trabajo. A pesar de la acción de obispos y visitadores,
el trabajo minero de los indígenas perduró allí por cuanto vecinos y
encomenderos alegaban la imposibilidad de emplear esclavos debido
a sus costos. En 1570, tanto las ordenanzas del virrey Francisco
de Toledo en el Perú como otras similares promulgadas por la
Audiencia de Santa Fe sancionaron esta situación de hecho, permi­
tiendo que los indígenas trabajaran en las minas “voluntariamente”
y mediante la paga de un jornal. El intento de introducir un régi­
men salarial no pasaba de ser una intención piadosa, debido al tipo
de relaciones de dominación que se derivaban de la encomienda. De
esta manera, el trabajo indígena generalizado se prolongó hasta
bien entrado el siglo, xvn, particularmente en la provincia de Popa­
yán. En cuanto a Santa Fe, debe recordarse que a fines del siglo
xvi se organizó un sistema de mitas (o trabajo forzado) para la
explotación de la plata en Mariquita. Este sistema, con algunas
interrupciones, iba a perdurar durante todo el siglo xvii y las dos
primeras décadas del xvin.
La disminución del trabajo en las minas que pesaba sobre los
indios (y que las tasaciones de tributos en oro autorizaban indirec­
tamente) sólo vino a ser efectiva en virtud de conflictos de intereses
dentro del sistema mismo de la encomienda. En algunos casos, el
trabajo indígena (de una manera semejante al trabajo servil de
, criados ingleses en las Antillas) sirvió para acumular los capitales
necesarios para una inversión ulterior en esclavos negros. Este pa­
rece haber sido el caso en Remedios e, indirectamente, en Zaragoza,
en donde algunos encomenderos llegaron a introducir esclavos. Sin
embargo, muchos encomenderos de las regiones más favorecidas
con población indígena no estaban interesados directamente en las
minas, e inclusive, algunos mineros las habían abandonado a co­
mienzos del siglo xvn para convertirse en terratenientes. De esta
manera surgió un conflicto entre las necesidades de abastecimiento
agrícola de las ciudades y las exigencias insaciables de mano de
obra de los1 centros, mineros. Esta situación no era tan aparente en
MANUAL DE HISTORIA I 251

Popayán, en donde encomenderos-terratenientes se dedicaban a la


minería. En el Nuevo Reino, en cambio, la mita minera de Mari­
quita provocó una controversia sobre los efectos nocivos para la
agricultura del drenaje continuo de los indios.
Por otra parte, el empleo de los indígenas en la minería depen­
dió siempre de su relativa abundancia. Las regiones cuya población
Indígena era escasa o demasiado hostil (los. yacimientos antioqueños
o la primera ciudad de Toro) se vieron obligadas a emplear escla­
vos negros. Esta carencia condujo de todas maneras a la quiebra
de los yacimientos auríferos más ricos del siglo xvi por la falta de
abastecimientos que podía proporcionar una población indígena.
AHÍ, como en los centros explotados por indígenas, las cuadrillas
de esclavos fueron diezmadas rápidamente.
Así, la decisión de emplear esclavos negros no obedeció a una
voluntad deliberada de ahorrar a los indígenas un trabajo agotador.
Se trató, en el mejor de los casos, de mantener un equilibrio entre
los requerimientos de mano de obra en las minas y la necesidad de
los abastecimientos proporcionados por haciendas de los encomen­
deros. La inversión en esclavos negros pareció siempre demasiado
onerosa a aquellos que tenían acceso al trabajo indígena, y sólo se
decidieron a efectuarla cuando el trabajo indígena comenzó a faltar.
Si el trabajo de los indios creaba un conflicto de intereses entre
terratenientes-encomenderos y mineros, la compra de esclavos ne­
gros, que favorecía desmesuradamente a algunos comerciantes, no
tardó en crear, enfrentamientos entre mineros y comerciantes. A
fines del siglo xvi era claro para los habitantes de Zaragoza que
sólo los esclavos obtenidos a crédito podían procurar el oro para
amortizar su propio valor. La riqueza de los yacimientos permitió
que se concentraran allí unos tres mil esclavos, pero con este nú­
mero se alcanzó un tope que a partir de 1600 comenzó a disminuir.
Todo indica que la premura de los mineros para amortizar el valor
de los esclavos condujo a una explotación excesiva y al agotamien­
to de la mano de obra. Por esta razón fue una operación rentable
sólo en el corto plazo, y muchos mineros la abandonaron en el mo­
mento justo para obtener una situación más estable en Santa Fe.
252 LA ECONOMÍA Y LA SOCIEDAD COLONIALES, 1550-1800

Otros cargaron con la ruina y con las dificultades cada vez mayores
de remplazar los brazos que iban faltando. En ausencia de condicio­
nes favorables, la posibilidad de reproducción de los esclavos, y con
ello una menor dependencia del abastecimiento de esclavos adultosj
costosos, quedaba excluida.
. El segundo ciclo productivo, que arranca con la conquista del
Chocó, presenta rasgos diferentes en cuanto al trabajo. En primer
.término, la permanencia de cuadrillas de esclavos más amplias,
gracias a un abastecimiento regular. Luego, un equilibrio real entre
producción minera y abastecimientos agrícolas. Finalmente, la posi­
bilidad de reproducción de la mano de obra en virtud de condicio­
nes favorables creadas por una alternativa de empleo y de perma­
nencia en explotaciones agrícolas.
Dentro del sistema defensivo del Imperio y la ruta de la Carre­
ra de Indias, Cartagena gozó de una situación estratégica que favo­
recía no sólo la introducción lícita de esclavos y mercancías, sino
que invitaba a su comercio ilícito por parte de holandeses, franceses
• e ingleses. Aunque se trataba de un centro distribuidor de la trata
negrera desde el siglo xvi, el número de esclavos internados en la
Nueva Granada, legalmente o de contrabando, no. parece haber sido
excesiva En 1598 el presidente Sande calculaba la presencia de unos
seis mil esclavos para todos los yacimientos antioqueños. Todavía,
durante los dos-decenios del siglo siguiente, entraron por Carta­
gena (además del contrabando) unos 17 mil esclavos (12 mil por
'cuenta del Asiento de Baez Cutinho, entre 1603 y 1611, y otros 5 mil
de Antonio Fernández D’Elvas, entre 1615 y 1621), pero es muy
improbable, dados los preludios de una crisis en los yacimientos
más importantes, que una parte significativa de estos esclavos haya
sido internada para la producción minera o que el número de los
seis mil esclavos indicado por Sande se haya incrementado.
Para el segundo ciclo, centrado en la gobernación de Popayán,
los datos que se posee hasta ahora sugieren una mayor conexión
entre la trata negrera desarrollada por Cartagena y la demanda de ’
haciendas y minas. De tres grandes asientos que se sucedieron entre
1696 y 1743: el de los portugueses, el de la Compañía francesa de
MANUAL DE HISTORIA I 253

Guinea: y el de la Compaña de los mares del Sur (o South Sea


Company, creación del antiguo monopolio inglés de ía Royal Afri­
can Company para atender el aprovisionamiento del Imperio espa-
ños a raíz del tratado de Utrecht en 1713), hay trazas consistentes
del intemamiento de buen número de esclavos. Durante el período
más activo, el de la Compañía de los mares del Sur, el crecimiento
de loe esclavos en el Chocó estuvo acompasado con las introduccio­
nes de la trata. Desde comienzos del siglo comenzaron a formarse
allí cuadrillas que pronto excedieron en número a las que se man­
tenían en los yacimientos tradicionales de Jelima, Quinamayó, La
Teta, etc., en los distritos mineros de Caloto y Almaguer. Hacia
1730 se calculaban 4 mil esclavos en las minas de Popayán y los
lavaderos del Pacífico, de. los cuales más de 3 mil se encontraban
en éstos. Diez años más tarde ya había diez mil y en 1759 en la sola
¿ provincia de Nóvita se contaban 56 cuadrillas con un total de 4.322
esclavos. Según otras cifras (Sharp, 1975), los esclavos del Chocó
habrían aumentado apenas a 5.756 en 1778 y a 7.088 en 1782, para
caer a 4.968 en 1804.
. El aspecto más fundamental de este segundo ciclo de produc­
ción, minera reside en el hecho de que, en un cierto momento, el
crecimiento vegetativo de la población esclava pudo asegurar su
reproducción sin tener que depender exclusivamente del abasteci­
miento exterior. Algunos datos iniciales (de una investigación en
curso) sugieren que por lo menos en las haciendas y en el servicio
doméstico los esclavos habían alcanzado desde muy temprano índi­
ces. positivos de crecimiento demográfico, si bien las minas tenían
que ser abastecidas con esclavos bozales. Tal vez por esta razón los
esclavos bozales alcanzaban precios más elevados en el mercado de
Popayán que los esclavos criollos, dedicados al servicio doméstico y
a la agricultura.
Á mediados del siglo xvni la esclavitud no sólo sustentaba la
producción minera, sino también un sistema de haciendas creadas
para abastecer los centros mineros. Los comerciantes, que jugaron
el papel más dinámico en este período, invertían tanto en las minas
como en tierras. De su parte, algunos terratenientes se dedicaron al
comercio y tuvieron cuadrillas de esclavos en minas y haciendas. En
254 LA ECONOMÍA Y LA SOCIEDAD COLONIALES, 1550-1800

la juntura de los siglos xvii y xvin comerciantes de Popayán se


desplazaron hacia Cali, en donde encontraban más oportunidades
sociales y mayores disponibilidades de tierra. Allí, en efecto, las
unidades territoriales circulaban más que en la región de Popayán,
en donde estaban asociadas todavía al régimen de la encomienda y
a núcleos familiares más cohesionados.
Las posibilidades de combinar explotaciones mineras con uni­
dades productivas agrícolas valiéndose del mismo tipo de trabajo-
presentaban la ventaja adicional del empleo más racional de éste.
Los esclavos no sólo se desplazaban de las haciendas a las moradas
urbanas, en donde apenas llenaban una función de prestigio para
sus dueños; sino también de las minas a las haciendas'y, proba­
blemente, en menor medida, de las haciendas a las minas. Estos'
desplazamientos estaban regidos por las posibilidades de rentabi­
lidad, de los esclavos, y, en todo caso, permitían su reproducción en
condiciones más favorables que en las minas.

4. La producción y las crisis

Ya se ha aludido en el curso de este trabajo a factores estruc­


turales de la producción minera que la conducían fatalmente de un
momento inicial de expansión a un declive paulatino. Este fenó­
meno está descrito por el perfil de una curva en la que se advierten
dos ciclos muy notorios de productividad en los siglos xvi y xvm.
Sin embargo, este es el resultado final de agregar las cifras de pro-í
ducción de distritos aislados, calculadas sobre los llamados quinto?
o impuestos percibidos por la Corona española. No sobra advertir
que tales cifras están lejos de revelar la producción real de los dis­
tritos mineros. Por eso sólo son aceptables en cuanto muestran una
tendencia, es decir, la evidencia en bruto de que en un momento
dado la producción alcanzaba un cierto orden de magnitudes y en
otro momento este orden se había visto drásticamente afectado.
Este razonamiento se ve reforzado por el comportamiento de
las curvas individuales de cada distrito. En el caso de Santa Fe, por
ejemplo, entre 1565 y 1580 se mantuvo un techo de producción anual
promedio de unos 160 mil pesos oro. A partir de 1600 la producción
MANUAL DE HISTORIA I 255.

>.antial había disminuido a un promedio de 60 mil pesos, y a partir,


'.de 1620 se desplomó hasta alcanzar sólo 20 mil en 1625. La dismi­
nución de un orden de magnitudes de 8 al de 1 ilustra la noción de
tendencia, que difícilmente pudo verse afectada por el hecho de
que en 1565-1580 o 1620-1625 las cantidades efectivamente extraí­
das hubieran sido mucho mayores que el oro declarado y quintado
en las cajas reales. En Zaragoza la caída fue todavía más uniforme,
pues en el caso de Santa Fe, varios distritos mineros compensaban
mutuamente sus altibajos. En Zaragoza se.pasó de 300 mil pesos
oro a la mitad de esta cifra en 1620 y a menos de 50 mil hacia 1640.
Lo mismo ocurrió en Cáceres, Remedios, el distrito de Cartago y
Popayán.
Los descensos dramáticos de la producción en cada distrito
minero solían ser advertidos muy pronto por los oficiales de las
cajas .reales y del Tribunal de Cuentas de Santa Fe. Las quejas
frecuentes, que tendían a aliviar la condición de los mineros en
materia fiscal, llevaron a paulatinas reducciones del quinto real
a un octavo, un décimo, un duodécimo, un decimoquinto y un
vigésimo. - .
Es cierto que, en materia de quintos, hubo fraudes permanen­
tes. Pero aun así, otras cifras de las cajas reales reproducen un
orden paralelo de magnitudes. Las alcabalas de Zaragoza, por
ejemplo, pasaron de más de 2.500 pesos oro en 1596 a 600 en 1620 y
a 200 en 1640. Aquí debe anotarse que si bien la observación sobre
'la' simple tendencia de las cifras de producción puede ayudar a
plantear hipótesis sobre la estructura de la producción minera y
de sus crisis, éstas deberían verificarse con estudios sobre explota­
ciones individuales. Un estudio reciente de William F. Sharp, su­
giere una aproximación al problema del fraude a través del estudio
de la rentabilidad del sector globalmente considerado.
Este estudio sobre la minería en el Chocó en el siglo xvm está
inspirado en las técnicas de la New Economic History norteame­
ricana, la cual aspira a ligar más estrechamente la investigación
histórica a modelos y razonamientos de la teoría económica neo­
clásica. Sharp sé basa en la consideración de que si se comparan
256 LA ECONOMÍA Y. LA SOCIEDAD COLONIALES, 1550-1800

las cifras del oro declaradas en las cajas reales con la inversión
total de capital y con los costos de producción, la tasa de ganancia
para la actividad minera sería negativa a partir de 1759. Este resul­
tado no se compadece con el auge de la producción. Para plantear
esta hipótesis el autor se vale de un modelo en el que reconstruye
*
todas aquellas variables (ingresos declarados, depreciación de aóí
tivos'—incluidos los esclavos—, costos de manutención de las cua­
drillas, valor total de los esclavos, etc.) que determinan la tasa de
ganancia. De esta manera llega a la conclusión de que para que la
tasa de ganancia fuera positiva, se requería que la producción re-;
presentara el doble o un tercio más de lo que fue declarado.
Otros resultados de la investigación resultan igualmente su­
gestivos. t, .
El autor los formula así:' •; .
1. Se dio un período de auge de la minería del oro en el Chocó
entre 1725 y 1785.
2. En el curso de la primera mitad del siglo los propietarios'
de cuadrillas obtenían grandes provechos con pocos escla-'
vos. Esto los incitó a aumentar su inversión en esclavos.
3. Aunque el número de esclavos se duplicó entre 1759 y 1782¿’
. w la explotación fue tomándose menos provechosa.
’ v 4. Con una tasa de ganancia declinante los propietarios red?
' jeron sus cuadrillas y con ello los costos de su mantenimiettj-
to. En algunos casos los mismos propietarios estimularon/
" un proceso de manumisión por compra.
5. Lo anterior tiende a mostrar que, en el Chocó, un límite’
. óptimo de rentabilidad se alcanzó cuando el número dú
esclavos llegó a 5 mil.
6. Aunque entre 1782 y 1804 el número de esclavos disminuyó?
en más de dos mil, la producción se mantuvo e inclusiva’
aumentó. r> ’
Las hipótesis y conclusiones de Sharp abren nuevas perspev-
ti vas a la investigación. Mucho se ha discutido sobre la pertinencia
■ MANUAL DE HISTORIA I 257

de aplicar criterios de rentabilidad capitalista a empresas surgidas


en un período precapitalista o de reconstruir datos sobre cálculos
plausibles pero sin una evidencia empírica consistente. Con todo, es
evidente que los métodos de la New Economic History ayudan a
precisar problemas que de otra manera no surgirían en el horizonte
'de las preocupaciones usuales del historiador.
iv- ... * •
;•? En este caso, por ejemplo, valdríá la pena preguntarse si los
dos ciclos de productividad que se han señalado poseen una estruc­
tura diferente. En el caso del primero, asociado particularmente
.con los veneros antioqueños, ¿la drástica disminución de las cua­
drillas fue una consecuencia del alza del costo de los manteni­
mientos? Y en el segundo ciclo, con la creación de haciendas en el
valle del Cauca, ¿no habían surgido condiciones más favorables
para que se diera un equilibrio entre producción agrícola y activi­
dad minera? ¿La reducción en el número de esclavos observada por
Sharp entre 1782 y 1804 pudo obedecer a su traslado a las hacien­
das, en donde resultaban más rentables? Todas estas preguntas
sugieren una conexión tan estrecha entre minería y agricultura,
que la encuesta de Sharp debería ampliarse para abarcar los dos
sectores. Otros problemas menores surgen con respecto al cálculo
de la población esclava o con sus precios, datos que están lejos de
aicanzar —en el ensayo de Sharp—, la consistencia (hard data)
'
requerida por los razonamientos de la New Economic History.
" ■»

ÉJ LX AGRICULTURA

1, La apropiación de la tierra

Los patrones de la apropiación de la tierra por parte de los ocu­


pantes españoles fueron fijados inicialmente por la sencilla ecua­
ción.entre el número de ocupantes y la disponibilidad de tierras.
Site problema presenta dos aspectos. Uno, el de los mecanismos de
Hecho o de derecho que condujeron a las apropiaciones. Otro, el
líe las determinaciones económicas que las configuraron.
El origen de la propiedad de la tierra para los ocupantes espa­
cies está ligado a situaciones de poder y de privilegio. Cada poblar
258 LA ECONOMÍA Y LA SOCIEDAD COLONIALES, 1550-1800

miento poseyó un cabildo designado inicialmente por el caudillo


de la hueste, elegido más tarde por miembros de la hueste que
habían adquirido la calidad de vecinos e integrado luego por dig­
natarios vitalicios que habían comprado el cargo. Estos cabildos,
integrados casi siempre por vecinos encomenderos, se atribuyeron
la facultad de otorgar estancias, caballerías y solares. Otras veces
el título provenía del caudillo o del gobernador de una provincia
y, finalmente, de las audiencias o de su presidente.
Las numerosas otorgaciones de los cabildos no fueron sino
títulos precarios, pues nunca tuvieron la autorización del monarca
español quien, en teoría (la teoría de la época, naturalmente), había
tomado posesión de las tierras americanas por derecho de conquis­
ta. Esta precariedad no fue un obstáculo para que la actuación de
los cabildos creara situaciones permanentes con respecto a la tierra.
Estos cuerpos representaban sin matices los intereses de los enco­
menderos y por eso sus otorgaciones recayeron, por lo general, entre
éstos. Se trataba de un núcleo reducido de personas (casi en nin­
guna parte más de 60 o 70 individuos) que, a través del cabildo,
podía controlar la asignación de todo tipo de recursos: tierras,
minas, aguas, bosques, etc.
La preponderancia de los encomenderos les permitió también
usurpar tierras de los indios. Entre 1550 y 1590 éstos debían tra­
bajar gran parte de sus tierras en beneficio exclusivo de sus enco­
menderos al cultivar para ellos tributos en especies (trigo, cebada,
maíz y a veces garbanzos, habas, fríjoles, caña y lino). Fuera de
esto, debían dar indios de servicios (un 3 o 4% de los varones adul­
tos) para los aposentos del encomendero, los cuales eran casi siem­
pre tierras ocupadas de hecho en las inmediaciones del asentamiento
indígena. Además, la obligación del tributo en especie significaba
un verdadero usufructo de las tierras de los indios. Con la dismi­
nución de estos las tierras vacas podían ser incorporadas al núcleo
de los aposentos.
A las otorgaciones de los cabildos y a las usurpaciones vinieron
a sumarse las mercedes de tierra por parte de la Corona a través
de las audiencias y de los gobernadores. En muchos casos estas
mercedes no hicieron otra cosa que sanear títulos precarios o usur-
MANUAL DE HISTORIA I 259

. paciones anteriores, como en el caso de las composiciones postérió-


■ res a 1590. Para esta época la población indígena había quedado
reducida a un 10% de su tamaño original. Reducida a poblamientos
y confinada a resguardos, es decir, nucleada de tal manera que su
patrón de poblamiento disperso quedaba abolido, muchas tierras se
desembarazaron y fueron objeto de mercedes nuevas.
Por debajo del aspecto jurídico-formal de la apropiación sub­
yace el problema más complejo de la evolución económica que llevó
a la efectiva ocupación de la tierra por parte de los españoles. Ini-
eialmente las comunidades indígenas proveyeron de abastecimien­
tos agrícolas a los pobladores españoles. Éstos no eran muchos, y
en. casi todas las nuevas fundaciones el contorno indígena podía
producir los excedentes necesarios para alimentarlas. La composi­
ción misma de los tributos exigidos muestra a las claras que a tra­
vés de ellos eran canalizados los excedentes agrícolas para el con­
sumo de los pobladores españoles. A través del tributo se Impuso
también una transformación en las siembras de los indios, obligán­
dolos a cultivar trigo y cebada en vez de maíz tradicional. Por esta
razón las primeras otorgaciones de tierras por parte de los cabildos
apenas echaron mano de las goteras del núcleo poblado por espa­
ñoles. Entre los primeros vecinos se distribuyeron solares urbanos
y caballerías y peonías confinadas dentro de unos términos que
respetaban todavía el poblamiento indígena y que estaban destina­
das al cultivo de hortalizas y a mantener algún ganado.
El crecimiento del núcleo urbano español (la “República de
los españoles”) y la disminución desastrosa de los indios, quebran­
taron muy pronto este equilibrio inicial entre las necesidades de
los ocupantes y la capacidad de las economías indígenas para satis­
facerlas. Esto dio origen a la aparición de las primeras estancias,
alrededor de los aposentos de los encomenderos. Aun entonces el
grueso de la producción siguió gravitando sobre las tierras de los
indígenas. Las tasaciones de los tributos llevadas a cabo en Santa Fe
y Tunja entre 1551 y 1571/2 muestran cómo se consideraba indis­
pensable asegurarse el pago de tributos en especie para el abaste­
cimiento de las ciudades. De otro lado, el número de indígenas
asignados para el trabajo permanente en las estancias de los éneo-
260 LA ECONOMÍA Y LA SOCIEDAD COLONIALES, 1550-1800

menderos resulta relativamente bajo. En 1565 este concurso se


limitó en dos ocasiones al 3 y al 4% de la población masculina
adulta. En adelante, a medida que se consolidaban las explotacio­
nes en manos de españoles y disminuía la población indígena, esta
proporción fue elevándose en la práctica hasta llegar al 15% en
algunos casos. • £
í
El proceso de formación de estancias de españoles es muy; mal
conocido. Aunque se repite a menudo que las mercedes de tierra
fueron independientes jurídicamente de las otorgaciones de las en­
comiendas, lo cierto es que fueron los encomenderos quienes mono­
polizaron la . tierra en el curso del siglo xvi. Ellos controlaban, por.
un lado, los cabildos que la otorgaban y, por otro, no sólo dispo­
nían con exclusividad de la mano de obra indígena para explotarla,
sino que, con o sin . títulos, estaban en posibilidad de usurpar las
tierras de los indios, encomendados. ’-.j
A fines del siglo y comienzos del siguiente, sin embargo, las pre­
siones contra este doble monopolio fueron suficientes para intro­
ducir modificaciones importantes. A pesar de la cohesión del grupo
de encomenderos, que les permitía guardar dentro de linajes fami­
liares una encomienda más allá de las dos vidas previstas por la
ley, la multiplicación de las familias fue haciendo aparecer un grupo
creciente de propietarios no encomenderos. De otro lado, también
surgieron simples labradores que aspiraban a disponer de la mano
de obra indispensable para los trabajos agrícolas. En este grupo
habría que incluir a una población mestiza en aumento que se tole­
raba mal en él seno de la “República de los españoles” y a la que
se prohibía residir en los pueblos de indios. §
La actividad de los encomenderos que recibieron tierras fue
muy desigual. Algunos las explotaron y se propusieron acrecentar­
las, otros se contentaron con percibir los productos que los indíge­
nas estaban obligados a cultivar para ellos, y algunos hasta se des­
prendieron de sus tierras en favor de los más emprendedores. Esto
último dio origen a algunas concentraciones latifundiarias en la
región de los altiplanos de Santa Fe, Tunja, Pasto y Popayán. De
suyo, las otorgaciones originales eran enormes. Entre 1540 y 1585 se
MANUAL DE HISTORIA I 261

Otorgaron en Santa Fe y Tunja estancias de ganado mayor y estan­


cias de pan sembrar que equivalían a 2.540 y 635 hectáreas, respec­
tivamente. A partir de 1585, estas medidas se redujeron a 370 y
327 has. para las de pan.
En las regiones de los altiplanos, sin embargo, la apropiación
indefinida de tierras encontraba un límite en las labranzas indíge­
nas. Como de éstas dependían los ingresos de los mismos encomen­
deros, los indios pudieron gozar de tierras por lo menos hasta el
momento en que su propio encomendero las usurpaba. La compe­
tencia de mestizos y de una creciente población española contribuyó
también a que la concentración latifundiaria no fuera absoluta.
En otras regiones, en cambio, la ecuación entre población y tie­
sas-disponibles dio lugar a inauditos acaparamientos de tierras que
se dedicaban a la ganadería extensiva. Este fue el caso de los dos
grandes valles interandinos en donde otorgaciones y mensuras se
designaban simplemente por leguas, de más de 8 mil metros.

2. Configuración de las unidades productivas

a. El Nuevo Reino
-y

^¿X La unidad productiva colonial, la hacienda, conoció diversas


formas en distintas épocas y lugares durante el período colonial.
En los altiplanos del centro de lo que hoy es Colombia acabamos
de .ver cómo empezaron a formarse estancias cuando los excedentes
de la agricultura indígena fueron insuficientes para alimentar a la
población española. Estancias en la jurisdicción de Santa Fe, Tunja,
Vélez y Villa de Leiva, no sólo abastecieron estos centros urbanos,
sino también las explotaciones mineras del valle del Magdalena, de
Victoria, Remedios y tan lejos como C áceres y Zaragoza.
Quedan muy escasos testimonios de la actividad de estas uni­
dades productivas de formación temprana. Se sabe, eso sí, que pro­
ducían y comercializaban cantidades considerables de trigo y de
cebada. Es muy probable que su esquema de funcionamiento haya
sido similar al de la estancia de Chiquinquirá, propiedad de la éneo-
262 LA ECONOMÍA Y LA SOCIEDAD COLONIALES, 1550-1800

mendera de Suta, quien empleaba 21 gañanes de su encomiéndá.-


De esta estancia se conocen las cuentas de quince años, entre 1590
y 1605. Según estas cuentas, el rendimiento de las semillas de trigo
sembradas fluctuaba de 1 a 3 hasta 1 a 11 en los mejores años. De
la producción, una buena parte (entre la cuarta parte y la mitad)
debía reservarse para semillas, para pagar diezmos y para el con­
sumo de la hacienda. La estancia empleaba también indios vaque­
ros, pastores, arrieros y molineros. Treinta en total para unas mil
cabezas de ganado vacuno y más de dos mil ovejas.
Cuando los encomenderos de Santa Fe y Tunja se vieron pri-.
vados del monopolio de la mano de obra, clamaron por su ruina.
Para ese momento, cuando visitas sucesivas de oidores de la Audien­
cia habían otorgado resguardos a los indios, las tierras más apete­
cibles ya debían haber sido ocupadas por españoles. Las otorgacio-
nes de resguardos, que se hicieron entre 1590-1605 y se completaron
en 1636, significaron un confinamiento de la población indígena al
mínimo vital dejando tierras disponibles para mercedes y agrupando
a los indios de tal manera que pudieran ser accesibles simultánea-’
mente a varios estancieros españoles.
Es obvio que, dada la densidad de la población total, las estan­
cias de los españoles no podían aprovecharse con algo que se pare­
ciera a una explotación intensiva. La acumulación de tierras servía
en todo caso para monopolizar el mercado de la “República de los
españoles” y 'de los centros mineros. Los indígenas, a los que-se
asignó entre una y dos hectáreas de tierra por cabeza, ya no podían
generar excedentes en sus propias tierras, pero, en cambio, siguie­
ron compelidos a trabajar en las estancias de los españoles.
La limitación en el uso de mano de obra por parte de los enco­
menderos no sólo provino de las actuaciones administrativas de los
oidores, sino de la disminución de los indios, que ya era alarmante
a comienzos del siglo xvn. De otro lado, la presencia de propietarios
no encomenderos forzó a adoptar un régimen de distribución de
mano de obra para las estancias con el control directo de la Audien­
cia. A petición de los interesados, encomenderos o no, este organis­
mo ordenaba a los corregidores asignar un porcentaje de indígenas
• MANUAL DE HISTORIA I 263

al propietario para sus labores. Los encomenderos dejaron de gozar


;del privilegio de tener trabajadores permanentes como prestación
'del tributo o de poder disponer de una comunidad entera para las
labores de la cosecha. Sin embargo, cada vez fue más frecuente
ía presencia de “agregados” en las haciendas, es decir, de indios
huidos de su comunidad que pretendían escapar a, la obligación del
tributo de las levas de la mita para las minas de plata. Es verosímil
también que entre la población mestiza se fueran intensificando
formas de colonato, es decir, que vaqueros y gañanes mestizos reci­
bieran algunas tierras dentro de las haciendas a cambio de la obli­
gación de trabajar en ellas por un tiempo determinado.
En los primeros decenios del siglo xvn las propiedades de espa­
ñoles aumentaron en virtud de mercedes de tierras otorgadas sobre
los pedazos que se había obligado a abandonar a los indios en el
momento de asignarles resguardos. Así surgieron, al ladó de los
grandes hacendados que habían recibido mercedes en el siglo ante­
rior, los llamados estancieros o propietarios medianos y los_‘ simples
labradores, generalmente mestizos e inmigrantes españoles pobres.
Los resguardos contribuyeron a fijar una residencia nucleada
de los indios que hasta entonces se habían resistido a varios inten-
tos dé las autoridades españolas para poblarlos. La construcción de
capillas doctrineras a comienzos del siglo xvn y la residencia per­
manente de un doctrinero, contribuyeron también a abolir la dis­
persión, aunque siguieron dándose casos de migración. Los indí­
genas pudieron también, como se ha indicado, distribuirse mejor
entre los estancieros mediante conciertos y alquileres.
Él régimen del concierto (o de trabajadores permanentes) y
¿¿'alquiler (o de trabajadores estacionales o temporales en mayor
número que el anterior) proveyó de mano de obra las propiedades
durante todo el siglo xvn y gran parte del xviii. Sin embargo, ya a
mediados del siglo xvn, un auto del presidente de la Audiencia per­
mite entrever una crisis que enfrentaba a propietarios importantes
con estancieros y labradores. El auto reservaba la posibilidad de
emplear indios de concierto y alquiler a quienes poseyeran una pro­
piedad sustancial y excluía en todo caso a propietarios indígenas
264 LA ECONOMIA Y LA SOCIEDAD COLONIALES, 1550-1800

o mestizos. Hay evidencias también de que los encomenderos se


vieron más favorecidos que los propietarios no encomenderos, estan­
cieros y labradores, con el nuevo sistema.
Durante el siglo xvii, el régimen de concierto y de alquiler
sustentó un tipo de unidad productiva agrícola que se había origi.
nado en el siglo anterior, bajo el régimen de la encomienda. Con el
incremento .que aportaba la tracción animal (usada muy parsi­
moniosamente en el siglo xvi) se mantuvieron niveles de produc­
ción (en cereales, productos lácteos, tubérculos y hortalizas) sufi­
cientes para abastecer las ciudades y aun centros mineros y la
plaza fuerte de Cartagena.
Los propietarios de Santa Fe y Tunja mantuvieron también en
el siglo xvn trapiches de caña de azúcar en las tierras calientes
próximas al altiplano: en Guaduas, Tocaima, Tena, Pacho, Toca-
rema y Valle de Tenza. En los últimos decenios del siglo fueron
concentrándose en estas regiones arrendatarios mulatos y mestizos
que establecían pequeños trapiches por su cuenta. A finales de
siglo, los grandes propietarios de Santa Fe se sintieron amenazados
por esta proliferación y quisieron forzar la aplicación de una anti­
gua ordenanza que prohibía entablar trapiches con menos de seis
esclavos y acordaron no arrendar tierras en adelante. Este conflicto
se prolongó durante todo el siglo xviii. A mediados de éste los pro;
pietarios se escandalizaban de que,
.los.peones llamados tomineros, que debieran trabajar en
las arrias y demás ministerios de tales haciendas, se extrá-en
(sic) de éstas por no vivir bajo la enseñanza y doctrina cristia­
na que infaliblemente en ellas se observa y diariamente se
practica, porque hallan los tales trapichillos en que trabajar
" con una libertosa condición... ”.
Y más adelante:
. ;el reino gozará de aquellos opimos efectos que experimen­
tan los que conservan por su gobierno división de clases en las
labores, frutos, oficios, dueños y trabajadores como libres de
la confusión que en éste se reconoce, de que aquél que había
de ser peón, tominero, arriero u otro ministerio, por verse dueño
-MANUAL DE HISTORIA I 265

de un tal trapichillo o semejante al dueño, ocasiona»ya por


jtf, ya por su ejemplo, la anunciada ruina a nosotros' y a sí pro­
pio se fabrica otra tal..(AGI. Santa Fe 677 Doc. 15).’ •
Este tipo de racionalización sobre el bien de las “clases infe­
riores”, que había sido tan frecuente en el siglo xvi para someter
al indio, a quien se atribuía todo tipo de defectos/sonaba en falso
en el.siglo xvin. Ya en 1718 se había suprimido la encomienda y en
1720 todo sistema de trabajo compulsivo en agricultura. Ésta, ade-
rñ^-% había entrado en crisis, pues desde 1693. hasta 1700 una suce­
sión'de malas cosechas puso en peligro el mercado de Cartagena.
Entre 1701 y 1713 los hacendados del Nuevo Reinó apenas contri­
buyeron con una cuarta parte de los abastecimientos de la plaza.
A partir de 1713 este mercado estuvo controlado por las introduc­
ciones inglesas de trigo, amparadas por la trata negrera.

b. -Los valles interandinos


t 9•

'Las tierras bajas de los valles interandinos y de la costa tuvie­


ron patrones diferentes de ocupación y de explotación que los alti­
planos. Allí, en ausencia de una mano de obra abundante, la ocu­
pación efectiva fue más tardía. En el valle del Alto Magdalena,
corno territorio de frontera hasta la derrota de los pijaos, el ganado
comenzó por señalar la presencia de los ocupantes. Al término de
las guerras, en el segundo decenio del siglo xvii, las reses cimarro­
nas eran tan abundantes que dieron origen a una economía pastoril
desarrollada en vastos latifundios. La región de Neiva se convirtió
en una dehesa que debía abastecer los altiplanos de Santa Fe y
Popayán. A fines del siglo xvn.y comienzos del xvm los propieta­
rios de Neiva procuraban deshacerse de la obligación de llevar sus
ganados al Nuevo Reino, a cuya jurisdicción pertenecían, para
venderlos en Popayán, en donde encontraban mejores precios.
El valle del Cauca abasteció también de carne desde muy tem­
prano a las regiones mineras de Antioquia y Popayán y a algunas
ciudades de la Audiencia de Quito. Los patrones de ocupación de
la tierra habían sido muy semejantes a los del valle del Magdalena.
En el curso del siglo xvii dominó en el valle del Cauca el latifundio
266 LA ECONOMÍA Y LA SOCIEDAD COLONIALES, 1550-1800

ganadero con propietarios que residían en las ciudades de; Cali,


Buga, Caloto y Popayán. El surgimiento de una nueva frontera mi­
nera en el Chocó indujo algunos cambios en él latifundio original
Por un lado, la minería creó un mercado que podía absorber algu­
nos productos agrícolas y, sobre todo, aguardiente de caña. De otro,
la presencia masiva de esclavos alteró en algo la ecuación hombre-
tierra, cuyo balance había sido tan precario en los siglos xvi y
xvn. Con la aparición de una nueva unidad productiva —la hacien­
da— que implicaba una reacomodación de las tierras más fértiles
y una cierta medida de trabajo intensivo, los grandes rebaños de
las haciendas del valle geográfico fueron diezmándose. La región
empezó a atraer los ganados de Neiva, en desmedro del abasteci­
miento de Santa Fe, creando un nuevo eje sobre el cual gravitaba
la economía entera del Nuevo Reino.
La formación de haciendas del valle del Cauca en el siglo xvm
y a fines del xvn presenta variantes a un modelo demasiado rígido
que polariza las explotaciones agrícolas con grandés disponibilida­
des de tierra en haciendas y plantaciones. Como lo ha observado,
recientemente el americanista sueco Magnus Mórner, estos dos mo­
delos constituyen los eslabones terminales de una cadena de posi­
bilidades que combinarían uno y otro. Por otra parte, la formación
de estas unidades productivas sirve para ilustrar la tesis, también
reciente, que sostiene que entre la aparición de la hacienda y la
explotación minera no hubo solución de continuidad. La tesis tradi­
cional sostenía, en efecto, que la hacienda había surgido como
* una
alternativa al fracaso final de las explotaciones mineras. Por ejem­
plo, en México —país que ha fijado irresistiblemente la atención en
cuanto a las formaciones agrarias se refiere-—, los mineros que
confrontaban la decadencia de sus explotaciones habrían invertido
en tierras. Esta interpretación —que puede llamarse clásica— no
tomaba en cuenta las conexiones necesarias entre un sector minero
y su fuente de abastecimientos agrícolas. Veamos un poco más en
detalle estos dos problemas.
En cuanto. a la forma, las explotaciones agrícolas del valle
del Cauca en él siglo xvm no correspondían 'exactamente al modelo
de la hacienda o de la plantación. Estos dos modelos Suelen descri-
■ MANUAL DE HISTORIA I 267

bírse tanto por las relaciones de producción que generan como por
su radio de acción con respecto a un mercado. Así, la hacienda se
caracteriza por mantener relaciones de peonaje para asegurar una
mano de obra indispensable y por estar vinculada a un mercado
local. La plantación, en cambio, posee una inversión considerable
en mano de obra (esclavos) y sus productos están-orientados hacia
un mercado internacional. Además, a lo menos en las plantaciones
inglesas de las Antillas, las cantidades tanto de tierras como de
' mano de obra tendían a alcanzar un límite óptimo, por debajo o por
encima del cual la plantación dejaba de ser rentable.
Ahora bien, las explotaciones del valle del Cauca combinaban
más o menos arbitrariamente aspectos de uno y otro modelo. Como
las plantaciones, empleaban mano de obra esclava (aunque en
cantidades mucho más modestas) pero sus productos estaban des­
tinados a un mercado local. El empleo de esclavos en las haciendas
era una consecuencia del predominio de los mineros. Éstos podían
hacerse a tierras baratas y asegurarse una fuente de abastecimiento
regular, para sus empresas mineras, empleando una mana de obra
que de otro modo hubiera estado desocupada o producido rendi­
mientos muy bajos en las minas. Es probable también que la resi­
dencia de los esclavos en las haciendas haya sido más favorable a
su reproducción que en las minas y que por lo tanto las haciendas
hayan sido también una fuente de abastecimiento de mano de obra.
¿Haciendas o plantaciones? Los rasgos más peculiares dé estas explo­
taciones agrícolas de tipo colonial eran apenas subsidiarios de una
economía minera no sólo en cuanto al mercado para sus productos,
sino también respecto al tipo de mano de obra empleado. Su evolu­
ción posterior estuvo condicionada por los avatares de las explota­
ciones mineras hasta el punto de estancarse en el momento en que
la minería del oro entró en decadencia. A fines del siglo xvin comen­
zó a insinuarse la presencia de sistemas de colonato (asociados a la
explotación del tabaco), los cuales se generalizaron en el siglo xix,
particularmente después de la abolición de la esclavitud.
Si estas haciendas contrastan con el modelo tradicional en el
tipo de mano de obra empleado inicialmente, su evolución posterior
pudo mostrar un parentesco mayor que con las plantaciones. Ade-
268 LA ECONOMÍA Y LA SOCIEDAD COLONIALES, 1550-1800

más, la utilización misma de la tierra no puede compararse con el


tratamiento que recibía en la economía antillana, altamente compe­
titiva. Aquí la unidad productiva combinaba porciones reducidas
sembradas de. caña con platanares, cultivos de arroz y grandes re­
servas de pastos naturales para una ganadería extensiva. En algu-.
ñas partes el valle geográfico (en el norte, entre Roldanillo y Rio-
frío, en las inmediaciones de Cali y en el sur del valle, en la juris­
dicción de Caloto) pudieron instalarse pequeños cultivadores, a veces
pardos y mestizos. Las haciendas mismas permitieron el asenta­
miento de “agregados” que mantenían porqueras, rozas y algunas
cabezas de ganado.
- La.presencia de esta población que iba en aumento permitió
la formación de núcleos y poblamiento que a fines del siglo xvni
se reconocían, como parroquias, o viceparroquias. Estas formas de
poblamiento en. ocasiones en tomo a la capilla de una hacienda,
contrastaban con la de los altiplanos, en donde una población indí­
gena original había dado paso a una creciente mestización y a la
conversión de los primitivos pueblos de indios en parroquias de
“españoles” a finales del siglo xvni también.

C. EL COMERCIO

l .!; Los comerciantes


El comercio fue una actividad integradora del inundo colonial 5
español. En la medida en que comerciantes itinerantes se despla­
zaban por las regiones del Imperio, éstas quedaban ligadas a cir­
cuitos más vastos de circulación de los bienes. Los comerciantes
eran los agentes del desplazamiento de riquezas y del drenaje de
excedentes. A pesar de los riesgos de su actividad -—entre los que
figuraban los malos caminos y la precariedad de las relaciones
jurídicas— el comerciante gozó siempre de ventajas económicas
frente a los productores directos. Desde los tiempos de la Conquista
el comerciante estuvo por encima del resto de los ocupantes, si no;
en consideración social, por lo menos en cuanto a las oportunidades
de amasar una fortuna excepcional.
• MANUAL DE HISTORIA I 269

El papel de los comerciantes como acumuladores de riqueza no


se limitó, empero, a servir de eslabón entre una metrópoli que dre­
naba excedentes productivos y colonias en las que había avidez o
necesidad de consumir productos europeos. Durante los siglos xvn
y xvm, cuando encontraron una aceptación social más favorable,
los comerciantes no se contentaron con hacer una fortuna para
disfrutarla en España. Muchos buscaron incorporarse a la nueva
sociedad e invirtieron en minas y haciendas. A este fenómeno pue­
de atribuirse, por lo menos en parte, la nueva prosperidad alcan­
zada en el siglo xvm.
El comercio no fue una actividad estrictamente profesional en
América. Desde los días de Jerónimo Lebrón, muchos funcionarios
—fueran el mismo presidente de la Audiencia, los gobernadores y
los oidores o simples jueces de comisión y otros funcionarios meno-
: res— se vieron envueltos en actividades comerciales. Durante todo
el período colonial los funcionarios de la Corona fueron acusados
insistentemente de buscar un lucro en el comercio e inclusive en el
contrabando. De otro lado, la venalidad de ciertos cargos abrió la
puerta para que comerciantes buscaran el prestigio que aquellos
implicaban y los compraran. En ciertos casos, la práctica comer­
cial era hasta una ventaja para ejercerlos.
. Desde un punto de vista profesional, los comerciantes eran de
dos clases: mercaderes de la carrera-o comerciantes al por mayor,
con, vinculaciones directas con Cartagena y Sevilla, y simples tra­
tantes o comerciantes locales al por menor. Los mercaderes de la
carrera eran en su mayoría españoles, aunque muchos de ellos
estuvieran avecindados en Cartagena, Mompox, Santa Fe, Tunja,
Honda, Popayán o Quito. Estas ciudades fueron muy pronto los
centros nodales del comercio, desde donde las tiendas de los mer­
caderes repartían los géneros a centros mineros o ciudades meno­
res. Los mercaderes de la carrera manejaban capitales que desde
él siglo xvi podían sobrepasar los cien mil pesos de plata (o pata­
cones), riqueza con la que sólo contados terratenientes y algunos
mineros podían rivalizar.
• Estos comerciantes al por mayor manejaban una gran parte
del crédito colonial, aquél que estaba representado por obligaciones
270 LA ECONOMIA Y LA SOCIEDAD COLONIALES, 1550-1800

personales, garantizadas por una escritura pública (sin garantía


hipotecaria), por simples vales o por un asiento en sus libros. Los
préstamos que usualmente se otorgaban los mismos mercaderes
entre sí solían ser de una cuantía excepcional y se consignaban
ante un escribano. En ocasiones se trataba de contratos de coman­
dita encubiertos bajo la ficción legal de un préstamo. Los plazos
para tales préstamos no solían exceder de un año y su tasa de
interés era mucho mayor que la de los préstamos censitarios, usua­
les entre terratenientes. Aunque la tasa de interés de estos présta­
mos solía ser del 10% (contra un 5% de los préstamos censitarios),
en el momento de la llegada de la flota a Cartagena podía elevarse
al 20 y al 25%. ,
Los grandes mercaderes se hacían cargo también de “empleos”,
es decir, de dinero de los particulares —fueran comerciantes o no­
que deseaban hacer una inversión fructífera en las ferias de Carta­
gena o en la plaza de Quito. Estos “empleos” ampliaron el desastre
a muchas fortunas del interior cuando ocurrió el saqueo de Carta­
gena por los franceses en 1697. Precisamente ese año muchos comer­
ciantes de Quito, Popayán y Santa Fe habían bajado a esperar la
armada con sus propios capitales y numerosos “empleos”.
El adelanto de mercancías de los mercaderes a los tratantes o
a simples particulares se consignaban en memorias o en simples
vales. Los asientos de los libros de los comerciantes podían adu--
cirse también como prueba en juicios ejecutivos. Gran parte de la
actividad y de los desplazamientos de los comerciantes giraba en ’
tomo a estos .cobros, aunque podían realizarlos también mediante
*
apoderados, generalmente otros comerciantes. La frecuencia de
poderes en los archivos notariales sugiere una comunidad de mer-'
eaderes bien asentada, en la que la proveniencia de una misma
región en España o vínculos familiares y de amistad jugaban un
gran papel f;
Desde el siglo xvi las fortunas más considerables, aun entre
encomenderos, pertenecían a aquellos que podían dedicarse al co­
mercio. Algunos encomenderos lo hacían por interpuesta persona
(sobre todo cuando tenían tienda abierta) para no inhabilitarse
para el ejercicio de cargos honoríficos, generalmente.en el cabildo
. ■ MANUAL DE HISTORIA I 271

de su ciudad. Pero ya en la segunda mitad del siglo xvn grandes


^comerciantes en Santa Fe (Ricaurtes, Londoño y Trasmiera) y en
Popayán (Arboleda, Hurtado del Aguila, Diego de Vitoria) no sólo
estaban asociados a la política local, sino que ocupaban cargos en
la burocracia imperial. Un Ricaurte era oidor en Quito, mientras su
hermano había heredado la tesorería de la Moneda en Santa Fe. En
Popayán, un Hurtado del Aguila fue contador dé la Caja Real,a
comienzos del siglo xvm. Estas promociones vinieron después que
los descendientes de un comerciante se habían integrado a los estra­
tos más tradicionales y poseían haciendas y minas.
VLa influencia local de los grandes comerciantes fue muy noto­
ria en el curso del siglo xvm. El comercio de esclavos y el contra-
Üaiído estuvieron en el origen de las grandes fortunas de la época
■y de la influencia creciente de este sector. En algunos sitios la
competencia por el poder local originó conflictos con otros sectores
que finalmente se resolvieron a favor de los comerciantes,, .privile­
giados por la política ilustrada de los últimos borbones.

Las mercancías: “Ropas de Castilla” y “Ropas de la Tierra”.


El contrabando
• . . < •
Las necesidades de los pobladores españoles atrajeron desde
muy temprano mercancías europeas. Durante la- Conquista estos
artículos habjan sido escasos, pues el aprovisionamiento desde
Europa no sólo era precario sino que el mismo internamiento de
' las expediciones las alejaba de ios sitios a donde llegaban. De allí
que los conquistadores tuvieran que pagar las mercancías europeas,
casi literalmente, su peso en oro.
El trabajo del historiador francés Pierre Chaunu ha mos­
trado cómo el volumen de este tráfico respondía a la importancia
de los asentamientos españoles. Durante los decenios de 1531-1540
y 1541-1550 los puertos de Vera Cruz y Nombre de Dios,sobrepasa­
ron en actividad a su antigua base en Santo Domingo. La plata
peruana y mexicana rivalizaba, por lo menos en peso, con el oro
def Santo Domingo durante el primer decenio, y en el* segundo, lo
272 LA ECONOMÍA Y LA SOCIEDAD COLONIALES, 1550-1800

sobrepasaba aun en valor. Frente a estos dos puertos, la actividad


de Cartagena fue muy modesta hasta el decenio de 1581-1590, en’
que experimentó un crecimiento que culminó en el decenio siguiente.
Las magnitudes del comercio de 1600 se mantuvieron con altibajos,
en los treinta años siguientes, para caer abruptamente después.
Esta tendencia del tráfico comercial es una réplica de la curva de
la producción aurífera.
Los dos decenios del tránsito al siglo xvn significaron para
España un esfuerzo enorme en cuanto a la organización del comer­
cio, su fiscalización (en 1592 se introdujo la alcabala) y su defensa
mediante el costoso 'sistema de flotas armadas. Tras la captura
de la flota entera en Matanzas (1628) por los holandeses, una'gue­
rra con.Francia (1635-1659), revueltas en Cataluña, desasosiego y
conspiraciones en Castilla, la separación de Portugal (1640), dos
bancarrotas de.las finanzas reales (1647 y 1653), una nueva cap­
tura de la flota (1657), esta vez por los ingleses, y la pérdida con­
siguiente de Jamaica, el comercio regular con las Indias se vio muy
afectado. En este período de 1653 y 1659 sólo pudieron arribar a
Cartagena una flota (enero de 1654) y cuatro galeones. Para un
observador contemporáneo de la Nueva Granada era “...cosa
tan irregular y tan impensada, que desde que se descubrieron estos
reinos de Indias no se ha visto...”.
‘Nuevas guerras con Francia (1673-1678 y 1697, cuando España
tuvo que ceder parte de Santo Domingo), y aun sin ellas, trajeron,
saqueos de plazas fuertes que vigilaban el comercio entre la metró­
poli y sus colonias Porto Belo en 1668, Maracaibo en 1669, Santa
Marta y Río de la Hacha en 1670 y la captura de Cartagena en
1697. Ya se ha mencionado cómo en esta ocasión los comerciantes de
la carrera perdieron no sólo sus propios capitales, sino los “empleos”
que habían llevado a la feria.
No eran, sin embargo, las flotas españolas las únicas en abas­
tecer de ropas de Castilla a los mercaderes de la carrera. Pues lo de
ropas de Castilla no pasaba de ser un eufemismo para designar cual­
quier mercancía de procedencia europea. No sólo el comercio lícito
estaba dominado en la fuente, misma de su monopolio, Sevilla, por
MANUAL DE HISTORIA I 273

capitales franceses, genoveses, etc., ya desde comienzos del siglo xvn,


sino que otras naciones fondeaban sus barcos en las costas del Ca­
ribe
* o sobornaban a los funcionarios de los puertos para vender sus
mercancías de contrabando.
Los asientos de la trata negrera que España tyivo que otorgar
sucesivamente a portugueses, franceses e ingleses, servían para
disimular también la introducción de mercancías de comercio ilí­
cito. Durante el siglo xvii, las luchas por la supremacía colonial,
que interrumpían el tráfico entre España y las Indias, favore­
cieron la actividad de empresarios-piratas ingleses, franceses y
holandeses. Durante el siglo xvni el auge de las posesiones anti­
llanas, particularmente Jamaica, permitió a los ingleses desver-
tebrar completamente el comercio español.
A comienzos del siglo xviii las cosas habían llegado a tal punto,
que podía presumirse que cualquier comerciante de la carrera esta­
ba mezclado en el contrabando. Así, entre 1710 y 1713 se otorgó
un indulto al que se acogieron voluntariamente muchos comercian­
tes; entre ellos hombres que gozaban de prestigio local y de cargos
honoríficos como los maestros de campo Agustín de Londoño y
Trasmiera (uno de los comerciantes más ricos de Santa Fe) y José
Tafur de Valenzuela (quien había administrado la Real Hacienda
en Santa Marta). Como resultado del indulto se recogieron más de
Í4.mil patacones entre quince comerciantes. Este indulto, lo mismo
que uno similar que se extendió a los mineros del Chocó que no
habían pagado los quintos reales, revela la incapacidad en que se
encontraba el Estado español para controlar aun aquello a lo que
dedicaba sus mayores desvelos. En momentos de conflicto con
potencias extranjeras, y especialmente los primeros años del siglo
xvm marcados por la guerra de secesión, las flotas se hacían tan
irregulares que el contrabando llegaba a aceptarse como la forma
normal de abastecimiento de las colonias.
El comercio —legítimo o ilegítimo— obtenía tasas de ganan­
cia exorbitantes y servía para drenar no sólo el metal amonedado
sino también el oro físico que no había pagado quintos reales.
Era el origen- de las fortunas más sólidas en el Nuevo Reino y la
274 LA ECONOMÍA Y LA SOCIEDAD COLONIALES, 1550-1800

gobernación de Popayán, y la fuente de capitalización de minas y


haciendas cuando los comerciantes de la carrera (generalmente
españoles) decidían avecindarse. Naturalmente, la suerte del co­
mercio estaba ligada a la coyuntura general y, sobre todo, al ritmoJ
de la explotación del oro. Sin embargo, como observaba un funció-"
rio en medio de la crisis del siglo xvii,
“.. .nunca ha cesado el comercio de los frutos y mercaderías
de este Reino con la costa y todas las ciudades donde se saca
oro, que importan mucha cantidad, ni tampoco han dejado
de venir mercaderías de navios que han entrado en Car­
tagena. ..”.
Es decir, que el comercio podía alimentarse hasta cierto punto
con la producción interna. En algunos casos, la carrera individual
de un comerciante había evolucionado desde su calidad de simple
tratante a la de mercader. El fundador de una gran dinastía de
terratenientes y mineros, Jacinto de Arboleda Salazar, se inició
como tratante en Anserma, en donde fue procesado por un visitador
por vender géneros a indios y esclavos. Cuando el Chocó era una
frontera inhóspita atrajo también a muchos tratantes que espera­
ban adquirir un capital con las ganancias que se obtenían en el
trato con los mineros.
Algunos géneros agrícolas podían ser objeto también de tran­
sacciones provechosas. Los cereales del Nuevo Reino, por ejemplo,
alimentaron mercados urbanos, centros mineros y la plaza fuerte
de Cartagena hasta comienzos del siglo xvni, cuando fueron susti­
tuidos por las harinas que introducían los ingleses de sus colonias,
al amparo de la trata negrera. Las harinas del Nuevo Reino fueron
objeto de un prolongado debate en el siglo xviii. Algunos virreyes
(Eslava y Guirior, par ejemplo) quisieron estimular este comercio,
pero otros (Solís, Messía de la Cerda) autorizaron a asentistas par­
ticulares para que introdujeran esclavos negros y con ellos bastante
harina como para abastecer a Cartagena. Gran parte de las difi­
cultades residían en el transporte de las harinas desde el interior.
En 1757 quiso regularizarse el aprovisionamiento mediante un mo­
nopolio otorgado a dos comerciantes.. Éstos no pudieron cumplir
MANUAL DE HISTORIA I 275

sus compromisos, tanto por las dificultades en el transporte (que


combinaba muías y embarcaciones) como por la competencia de
las harinas que venían con los esclavos.
Del Nuevo Reino se llevaban también a Cartagena y a los
centros mineros de Antioquia azúcar, carne, camisetas, costales,
cabuyas, ajos, frazadas, garbanzos, cacao, lienzos,'sal, arroz y pa­
nela. Se conservan algunas cifras (que se han reducido a un grá­
fico) sobre el derecho de puertos que estos artículos pagaban en
Honda y que revelan los altibajos en el volumen de este comercio.
La curva, que cubre más de cuarenta años del siglo xvni, muestra
una cierta estabilidad, pues los derechos fluctuaban apenas entre
cuatro y seis mil pesos de plata cada año. Durante el virreinato
de Messía de la Cerda (1761-1767/8) se observa un cierto auge,
seguido de una depresión que se prolonga más allá de la Revolución
de los Comuneros.
La estructura de este comercio puede deducirse de las cuentas
detalladas de dos años (1773 y 1775). En 1773 pasaron por Honda,
con destino a Cartagena, Mompox, Santa Fe de Antioquia, Medellín,
Remedios, Rionegro, Marinilla y Yolombó 6.752 arrobas de azúcar,
1.930 cargas (de 10 arrobas) de harina, 375 cargas de cacao y 381
de frazadas. La harina pagó el 28.7% de los derechos, el azúcar
23,4%, el cacao 22.1%, las frazadas el 11.3% y el resto (14.5%)
estaba repartido entre cerdos, jamones, garbanzos, sal, arroz, pa­
nela, etc. El comercio estaba dominado por antioqueños (Carras­
quilla, Tirado, Posadas, Montoya y Aranzazu) que enviaban mer­
cancías desde Honda a sus socios en la región antioqueña. Que este
comercio no representaba gran cosa, puede deducirse del hecho de
que para 1716/18 se calculaba que las solas regiones de Tunja y
Villa de Leiva cogían 30 mil cargas de trigo. Para el mismo año
de 1773 la jurisdicción de Pamplona producía 6 mil quintales, o
2.400 cargas, cantidad que excedía la que se registraba en Honda
para abastecer a Cartagena y a los centros mineros. El consumo de
Cartagena tampoco parece haber sido demasiado grande, y lo que
empujaba a buscar el control de este mercado contra los abasteci­
mientos de las colonias inglesas eran los mejores precios que se
podían obtener por el trigo. .Según el Tribunal de Cuentas de San­
276 LA ECONOMIA Y LA SOCIEDAD COLONIALES, 1550-1800

ta Fe, entre 1701 y 1713 se habían llevado a Cartagena 4.246 cargas,


de harina, la mayor parte extranjeras. Y entre 1714 y 1769 el con­
sumo habría sido de 60.590 barriles (de dos quintales) introducidos
por los negreros. Estos barriles representaban entonces un consumo
anual aproximado de 900 cargas. El problema parece haber resi­
dido en la amplitud de los mercados para una producción especia­
lizada. Por eso el auge de los yacimientos antioqueños debió suplir
la pérdida del mercado cartagenero.
El comercio local sufrió finalmente la suerte que había corrido
el monopolio andaluz debido a la irrupción de productos extranje--
ros. En 1773 el Tribunal de Cuentas de Santa Fe observaba cómo,'
fuera de la decadencia de la agricultura, habían venido también a
menos los obrajes en que se frabicaban ropas de batán, “pañetes”,,
“frazadas”, “bayetas”, etc., que antes se vendían en las provincias’
de Caracas, Maracaibo. Barinas, etc. Las ferias de Tunja habían
perdido importancia debido a que la compañía Guipuzcoana traía
lienzos finos y otros textiles a cambio de cacao, y con ello perdían
*■. estimación las ropas fabricadas en el Reino y aun las de Quito.
El último cuarto del siglo xviii trajo consigo cambios radicales
en los patrones de comercio entre España y sus colonias. El fin de
la guerra de los siete años (1756-1762), en la que España participó en
1762 por un lado, y por otro el crecimiento experimentado por los
países de Europa occidental en los inicios de la revolución industria^
aceleraron la puesta en práctica de los principios reformadores que
caracterizaron la política ilustrada de los últimos Borbones, espe­
cialmente de Carlos III. El Reglamento de libre comercio de 1778 fue
la culminación de una serie de medidas destinadas a liberalizar
gradualmente y a incrementar el tráfico entre España y el Nuevo
Mundo. La metrópoli quería sumarse ahora a la expansión que pro­
metía el crecimiento industrial localizado en algunas regiones de
la Península. Para ello debía modificar sus rígidos patrones mer-
cantilistas, tal como lo proponían los ministros ilustrados o el tra­
tado atribuido a José Campillo sobre Nuevo sistema de gobierno
económico para la América (¿1743?). En 1768, por ejemplo, se había
• c.

COMER ero POR HONDA


( Según los dwchos de puestos)
PLATA
DE
PESOS

^■•TTfí A11 lwa Ltgoio e63 o 66^ CMtaAJrfo, lvjojo i ¥ 1 Promedio^ ovily.
278 LA ECONOMÍA Y LA SOCIEDAD COLONIALES, 1550-1800

autorizado el comercio intercolonial entre Perú y Nueva Granada, y


en 1774 entre todas las colonias con puertos en el Pacífico. Esta me­
dida favorecía a los reales de minas del Chocó que durante todo
el siglo xvin habían visto limitadas sus fuentes de abastecimiento.
En 1776 y 1777 Santa Marta y Río de la Hacha se sumaron a otros
puertos del Caribe (y a Mallorca, Louisiana y la provincia de Yuca­
tán) que se habían abierto a los grandes puertos españoles.
El Reglamento de 1778 no surtió efectos visibles en Nueva
Granada hasta pasado algún tiempo. Un trabajo del investigador
inglés Anthony Me Farlane muestra cómo sólo a partir de 1785 se
experimentó un crecimiento gradual en el movimiento del puerto
de Cartagena. Lo más importante de este movimiento fue sin duda
la alteración perceptible de la estructura misma del comercio en
los artículos coloniales. A pesar de que el producto tradicional de
exportación, el oro, siguió ocupando el primer lugar, e inclusive
aumentó, a su lado otras exportaciones crecieron moderadamente.

El algodón pasó, de 2.573 arrobas en 1770, a un promedio de


24 mil en el quinquenio 1785-89. La exportación de cacao por Car­
tagena aumentó en el último decenio del siglo, aunque el área de
producción granadina estaba ubicada en la región de Cúcuta, como
una prolongación de las plantaciones de la Capitanía de Venezuela,
por donde encontraba su salida. Los cueros siguieron exportándose,
lo mismo que el palo brasilete de la provincia de Santa Marta. La
quina tuvo un breve período de auge para ser remplazada muy pron­
to por la que provenía de la Audiencia dé Quito.
Aunque las promesas que despertó la política borbónica con
respecto a este comercio y a su diversificación en productos tropi­
cales se desvanecieron con las guerras desastrosas en que se vio
envuelto el Imperio a partir de 1796, debe verse en las nuevas orien­
taciones, aun con todas las restricciones del patrón mercantilista
colonial, un preludio a la incorporación de las futuras naciones a
un tipo de intercambios que iba a prevalecer durante el siglo xrx
y aun más allá.
• MANUAL DE HISTORIA I 279

IV
La sociedad
A. CONCEPTOS HISTÓRICOS SOBRE DIFERENCIACIÓN
Y CONFLICTO SOCIAL
J

Si?la historia económica está en su infancia en Colombia, la


historia social, en rigor, no ha acabado de nacer todavía. La curio­
sidad que debería despertar una temática que, según un historiador
inglés, cubre toda la historia pero desde un punto de vista social,
sólo ha podido fijar rasgos generales, a veces muy imprecisos, res­
pecto a las clases sociales. Pero aún estas observaciones siguen sien­
do subsidiarias de una historia política cuyo esquema enfrenta a
españoles e indígenas durante la Conquista y a españoles y criollos
en los episodios de la Independencia.
Curiosamente, aun los comentarios de viajeros extranjeros en
el curso del siglo xix, más próximo a nosotros, no han sugerido
tratamientos historiográficos a pesar de abundar sobre lo que podría
ser el objeto de una historia social. La observación distante del via­
jero subentendía casi siempre una comparación con Europa y por
eso se daba en términos que la historiografía nacional se resistía
a asimilar. De otro lado, la imagen que reflejaban tales observacio­
nes no era nada halagadora. Costumbres, hábitos indumentarios y
dietéticos, alojamiento, el trato cotidiano entre las clases y el valor
social atribuido a personajes por su figuración política o por sus
esfuerzos intelectuales, el sentido de identidad de una élite en los
gestos y en las convenciones que alimentaban su orgullo, la inesta­
bilidad de instituciones republicanas incapaces de cohesionar una
sociedad en la que abismos de desigualdad se aceptaban como el
orden natural de las cosas, todo aparecía descrito a veces con sim­
patía, a veces con impaciencia, pero con el necesario distancia-
miento de una mentalidad urbana y curiosa que se adentraba en
un, mundo provinciano.
La labor de una historia social en Colombia debería ser seme­
jante, aunque más sistemática, a esta observación desasida de los
viajeros europeos del siglo xix. Debería confrontar la realidad so­
280 LA ECONOMÍA Y LA SOCIEDAD COLONIALES, 1550-1800

cial, no como un orden que pertenece a “la naturaleza de las cosas’H


sino como una formación de carácter histórico cimentada en valo­
raciones y percepciones peculiares. Esta labor, inscrita en un cono-
cimiento objetivo, debería servir al menos para deshacerse de los
complejos que, desde el siglo xix, han presidido la conformación de
las clases sociales. Si se adopta la actitud de necesario distancia-
miento que exige este objeto de estudio, sería bueno empezar por
dar a los conceptos que designan lo social en un proceso histórico1
su justo valor. Es decir, proceder como historiadores, sin caer en
la tentación
-
de abusar de esquemas pretendidamente
'
teóricos. *,•
Para comenzar, debe hacerse énfasis en el hecho de que, mucho'
más que los procesos económicos, los fenómenos sociales se cir­
cunscriben a una época y a un lugar específicos, sin que sea válido
introducir conceptos ajenos o que pertenecen a un sistema socio­
económico diferente. Hablar, por ejemplo, de la “proletarización”
de los indígenas o de burguesía criolla para algún momento de la:
época colonial o, peor aún, tratar de entender los conflictos de la
sociedad colonial valiéndose de los mismos esquemas conceptuales
que sirven para aproximarse a nuestra propia sociedad, no es váli­
do ni siquiera como metáfora. La posibilidad de elaborar una teoría
que sirva de marco de interpretación para una sociedad distante,
reposa en la familiaridad que tengamos con todos sus elementos.1
Sólo en la medida en que podamos apropiarnos de esos elemen­
tos, que aparecen a primera vista en.forma disparatada, veremos
surgir las relaciones de lo concreto, es decir, de su inteligibilidad.
Pero esta posibilidad desaparece si de entrada desnaturalizamos él
objeto que se pretende estudiar con falsas conceptualizaciones.
El origen de las diferenciaciones sociales en la época colonial
se fundamenta en el hecho de la conquista y en el privilegio insti­
tucionalizado. La condición, de cada individuo, fijada de antemano
por la ley, aproximaba la sociedad americana a la sociedad de
órdenes y estados europea, aun cuando este rasgo no parece el más
esencial de la nueva sociedad. Es más, este ordenamiento se vio des- i
virtuado por el hecho de haber sido impuesto violentamente sobre
sociedades de suyo complejas, queriendo despojarlas de sus propios
criterios de estima y de privilegio social. La dualidad étnica y cul-
. MANUAL DE HISTORIA I 281

tural aparece entonces como el trasfondo decisivo de las diferen­


ciaciones sociales. Y de entrada, la dominación política que repar­
tía recursos y establecía preeminencias, se coloca como el factor
"más importante en la aparición de las clases sociales.
.’-r.
Las transformaciones posteriores de la sociedad colonial no se
definieron institucionalmente de modo tan claro como con respecto
a la dualidad inicial. Nada equivalente a las categorías de “vecino”,
"encomendero” o “indios de tributo” las sustituyó cuando transfor-
«mariones demográficas y económicas les hicieron perder su nitidez.
Los vagos títulos de nobleza exhibidos en el siglo xvni, por ejemplo,
-deben asociarse más con una preeminencia alcanzada frente a pa­
drones de estima propios de las sociedades locales, que a un privi­
legio institucional. Desde el momento en que lá encomienda entró
en decadencia, otros factores intervinieron en el juego, particular-
■ mente la competencia profesional en actividades económicas. Fun­
cionarios, mineros, terratenientes y comerciantes'comenzaron a
disputarse preeminencias y sitios de figuración y a tratar de incli­
narlos favores del Estado. Mestizos y blancos pobres, condenados
al ejercicio de oficios serviles y artesanales o al cultivo de una par­
cela como pequeños propietarios o como agregados, se vieron ubica-
.. dos socialmente también por su condición económica.
■ Estas transformaciones sólo podrían visualizarse con claridad
a través de factores cuantitativos, mal conocidos. Por ejemplo, ¿cuál
: era el peso de la población mestiza (o esclava o de españoles pobres)
en un determinado momento? ¿Cómo se repartían cuantitativa­
mente entre los diversos oficios? ¿Cómo participaban en el reparto
de la riqueza social y en sus productos, es decir, cuál ¿ra su nivel
de vida?
_ A pesar de todos los matices que se puedan introducir con una
exploración más adecuada de los datos que sirven a una historia
social, el esquema dual implantado inicialmente persiste a lo largo
; de todo el período. O por lo menos se percibe claramente el linde
que separa las llamadas castas de una élite de origen europeo. En
: todo caso, sería un error considerar estos dos sectores como algo
i', homogéneo. Tampoco la simple diferenciación entre los componen­
282 LA ECONOMÍA Y LA SOCIEDAD COLONIALES, 1550-1800

tes de las castas sirve de criterio infalible para determinar la posi­


ción de unos con respecto a los otros. El expediente rudimentario
de suponer que blancos, mestizos, indios y negras sé ordenaban je­
rárquicamente según las tonalidades de la piel, como en un espec­
tro, significa ignorar deliberadamente todas las complejidades que
podía introducir el juego político y económico o la manera como la
mentalidad colectiva incubaba sus propios prejuicios en diferentes
épocas y lugares.
La mayor dificultad que encuentra una historia social reside
en el limbo documental en que se movieron los sectores mayorita-
rios de la sociedad. Si, en el caso de la sociedad indígena, poseemos
un acervo satisfactorio de información, por ejemplo, en las visitas
de la tierra que practicaban periódicamente oidores de la Audiencia
y en las cuales inquirían sobre la organización social y política del
grupo, los avances del indoctrinamiento religioso, el tratamiento
que recibían del encomendero, el estado y la cuantía de sus siembras
y de.su comercio y el número de varones aptos para tributar, en el
caso de la élite blanca poseemos toda la información deseable sobre
sus actividades de todos los días, desde el nacimiento hasta la
muerte, en archivos parroquiales y notariales, en libros de cabildos
y en informaciones de tipo administrativo, los datos sobre la pobla­
ción mestiza o sobre blancos pobres, artesanos, gañanes, aparceros,
etc., es pobre y aparece muy dispersa. Aunque sobre los esclavos
negros hay una información muy rica cuando se trata de ellos como
de un factor cosificado de la economía, las observaciones sobre su
vida cotidiana, para no hablar de elementos aún más subjetivos, son
casi inexistentes. Esta ausencia .entraña el peligro de hacer apare­
cer los rasgos que caracterizan a una élite como propios de toda
una sociedad, escamoteando de esta manera la existencia histórica
de los sectores mayoritarios.
El trabajo del historiador no puede ser sustituido tampoco en
este caso con esquemas abstractos, por bien intencionados que sean.
Una cierta ingenuidad histórico-militante suele acumular anacro­
nismos de este tipo con el objeto de hacer de la historia un relato
ejemplar y moralizante. Se niega a admitir que hay un conoci­
miento histórico y se contenta con agarrar cualquier incidente para
MANUAL DE HISTORIA I 283

construir un mito intemporal. No importa que ese incidente tenga


una significación propia (que es posible reconstruir) dentro de un
contexto histórico. Por ejemplo, el tratamiento de guerras y levan­
tamientos indígenas o de rebeliones de esclavos ni siquiera con­
templa a veces la posibilidad de situarlos dentro del tipo de sociedad
en la que ocurrieron, una sociedad dotada de leyes y de determina­
ciones ideológicas ajenas a las nuestras. Esta absóluta ineptitud
para manejar materiales históricos (que haría/ ruborizar a un
Porchnev, a un Hobsbawn o a un Pierre Vilar, por cuanto se reclama
como la más esforzada y efectiva militancia política) se disimula,
de contera, como el fruto de agotadores combates contra el ‘'em­
pirismo”.
Para que la historia social del período cobrara vida y no se pre­
sentara como un mero esquema de falsas pretensiones teóricas, ha­
ría falta preguntarse por los contenidos y la significación de vidas
oscuras, mal iluminadas por las fuentes tradicionales de los histo­
riadores. En algunos momentos culminantes de conflictos intensos
y a veces banales, en la misma trasgresión de las normas, en los
tipos de criminalidad, se nos revelan algunos caracteres de esta
parcela .de la sociedad.
.. No siempre la sujeción social deja huellas en un conflicto. Ni
estos conflictos pueden ser asimilados, sin más, a rebeliones popu­
lares en el sentido de insurrecciones orientadas ideológicamente.
Todo conflicto social se mueve y se expresa dentro de las limitacio­
nes de su propio contexto ideológico. Varios autores han señalado
cómo las explosiones de ira popular dentro d.e . un régimen de tipo
precapitalista tienen casi siempre un carácter espontáneo. Un
levantamiento de esclavos, por ejemplo, podría perseguir fines in­
mediatos frente a una situación intolerable: lá esencia misma del
sistema esclavista, basado en el temor, tendía de suyo a engendrar
temor y violencia en amos y en esclavos. Pero en ningún momento
se buscaba el objetivo político preciso de abolir el sistema mismo.
En un trabajo reciente, Orlando Fals Borda se preguntaba por
la existencia histórica de blancos pobres. Pues es cierto que en la
sociedad colonial los dominados no eran únicamente indígenas y
284 LA ECONOMÍA Y LA SOCIEDAD COLONIALES, 1550-1800

esclavos. Éstos proporcionaron el grueso de la mano de obra que


sustentaba el sistema económico y cuyo empleo se daba mediante
formas institucionales de explotación: la encomienda, la mita, el
concierto/alquiler o la esclavitud. A su lado existían otros sectores'
populares de blancos pobres y todas las formas posibles de mestiza­
ción que no estaban enmarcados dentro de un esquema institucional
rígido. Puede decirse que estos sectores fueron la base de relaciones
sociales de producción abiertas hacia el futuro. Como las exigen-'
cias de tipo salarial no podían ser satisfechas por el tipo de unidad
productiva colonial. (la hacienda), se derivó hacia una explotación •
extensiva de pastos naturales, que empleaba algunos gañanes y pas-:
tores, o a formas de colonato, de agregados, aparceros, medieros, etc.,
es decir, a formas que generaban una renta de la tierra en especie
o en trabajo.
* •
j
¿

Gran parte de esta población, que no podía ser ubicada en los


campos. por la limitación intrínseca de aquellos arreglos sociales,
o de la agricultura parcelaria sin salidas a un mercado, debió
convertirse en población urbana, al menos por largas temporadas.
Artesanos, pequeños “tratantes” y pulperos, arrieros, gentes de ser-?
vicio, etc., formaban parte del paisaje urbano del siglo xvm,. con­
centrados en barrios enteros: San Victorino, en Santa Fe, el Ejido,
en Popayán o La mano del Negro, en Cali. ’>
* - • i

Hasta aquí ha tratado de sugerirse la complejidad que, en un..'


estudio de las determinaciones concretas de la realidad, puede al- j
canzar nuestra visión de las parcelas aparentemente homogéneas ;
de una sociedad dual. Procesos demográficos (en un doble sentido
inverso: declinación de la población indígena y acrecentamiento de
los mestizos) y transformaciones económicas introdujeron modifi-s
caciones a un enfrentamiento étnico inicial, haciendo perder rele-.
vancia a las definiciones institucionales. Los cambios se perciben
tanto en el sector blanco de la población, en donde los intereses
profesionales eran susceptibles de generar conflictos, como en los
sectores populares, en donde a los matices étnicos vinieron a su­
marse otros factores de diferenciación impuestos por la vinculación
a diversos tipos de trabajo: coerción extra-económica institucional,
formas de colonato, trabajo urbano y rural. - ‘
MANUAL DE HISTORIA I 285

* sPara la historia social, sin embargo, todas estas distinciones


^étnicas, institucionales, profesionales, etc.) no deberían ser sufi­
cientes. A pesar de ellas, sigue persistiendo un esquema dualista
incapaz por sí solo de dar cuenta de otros conflictos, muy frecuen­
tes en la sociedad colonial y hasta en el siglo xix.
•Al lado de diferenciaciones verticales y horizontales dentro de
ía‘sociedad, existían otras que oponían transversalmente a todos
sus estratos. En el territorio cobijado por la autoridad de una
■Audiencia coexistían ciudades, villas, pueblos de indios, lugares y
parroquias. La jerarquización de estos poblamientos reposaba, en
privilegios, más que en un esquema administrativo-constitucional
uniforme. En ésto, las normas de derecho público seguían las pautas
de un Estado patrimonial que distribuía favores a los individuos
en él derecho privado. La base objetiva de tales privilegios se fun­
daba en situaciones de preeminencia o de poder de los centros
urbanos alcanzadas durante la Conquista o desarrolladas después.
Dentro de ciudades y villas (que constituían la “República de los
españoles”), algunas poblaciones no gozaban del prestigio que
acompañaba a los centros administrativos, comerciales o mineros.
Sin embargo, como éstos, estaban compuestos por vecinos cuya
estructura social, jerarquías y prestigios eran su réplica exacta, así
no pudieran rivalizar con ellos en riqueza y en poder. En centros
como Girón, Socorro, Cartago, Caloto, Mariquita u Honda, existía
un? patriciado cuya preeminencia era reconocida localmente pero
qué resultaba disminuida en Pamplona, Vélez, Popayán o Santa Fe.
■El, hecho de que los centros urbanos reprodujeran los mismos ras­
gos estructurales, ha disimulado que entre ellos existía una jerar­
quía. Muchos conflictos en la época colonial, y aun en la época
republicana, no deben atribuirse a un enfrentamiento vertical de
clases sociales, sino a un espíritu comunal en el que las solidarida­
des regionales se anteponían a los desfases verticales. Un pobla-
mieñto de indios que alcanzaba el rango de “parroquia” en el siglo
xvin, adquiría sus propios términos territoriales y una cierta auto- .
nomía, semejante a la de las ciudades y villas. Las villas a su vez
luchaban por desasirse de la influencia invasora de las ciudades.
286 LA ECONOMÍA Y LA SOCIEDAD COLONIALES, 1550-1800

A pesar de los contactos más o menos permanentes y a una


cierta fluidez de la élite criolla y española, no. siempre las preten­
siones de las aristocracias lugareñas eran reconocidas. El ritmo
desigual del desarrollo de centros mineros y agrícolas daba un mo­
vimiento de vaivén al rango que alcanzaban los poblamientos. Car­
tagena y Mompox, Santa Fe y Tunja, Pamplona y Vélez, Cali,;
Buga y Popayán registran episodios de permanente rivalidad, lo.
mismo que villas, pueblos, parroquias y lugares. Durante el siglo,
xix la vieja ciudad de españoles de Caloto se refería desdeñosa­
mente a los habitantes de Santander de Quilichao (que había sur­
gido en desmedro de los propios términos territoriales de Caloto)
como pueblo de “libertad y manumisos”.
* 4
En conclusión, la historia social se presenta en Colombia como
un terreno casi virgen para la investigación. El efectivo conoci­
miento de estas realidades encuentra, sin embargo, obstáculos en
actitudes diferentes: una, tradicionalista, incapaz de distanciarse
de la imaginería complaciente y vacua que escamotea toda eviden­
cia sobre conflictos sociales profundos. Otra, que quiere forzar
esquemas rudimentarios en procesos más complicados de lo que
puede percibir una ortodoxia militante.

B. LA PREEMINENCIA DE LOS ENCOMENDEROS Y LAS


COMUNIDADES INDÍGENAS
l

El carácter privado de las empresas de conquista en América


española tuvo como consecuencia la formación de una casta pri-'
vilegiada, la de los encomenderos. Los rasgos esenciales de este
estrato social surgieron no sólo en función de antecedentes euro­
peos, sino apoyados también en las características de las sociedades
indígenas sometidas por las huestes de la Conquista. El hecho de
que empresas de descubrimiento y de conquista no hubieran sido
financiadas por el erario real sino que en ellas se hubiera aportado
capitales privados (de procedencia europea o formados al ritmo de
la conquista misma), justificó el reparto inicial de los recursos
americanos entre los participantes en esas empresas. Este reparto
no sólo significó un premio para quienes-habían contribuido mili-
■ MANUAL DE HISTORIA I 287

;ar y financieramente en el sometimiento de los pueblos america­


nos, sino también una forma de mantener un control efectivo sobre
¡os vastos territorios incorporados a la Corona. Por esta razón, las
primeras generaciones de encomenderos conservaron ciertos rasgos
militares. No sólo estaban obligados, por razones de pulida (la
palabra viene de polis), a mantener casa poblada en un recinto ur­
bano, sino que, en ella, solían alojar un buen número de soldados,
sus antiguos conmilitones. Esto explica también, que, mucho des­
pués de terminada la Conquista y cuando ya las expediciones de
conquista (o entradas) eran cosa del pasado, esta sociedad conser­
vara sus rasgos turbulentos.
El carácter de premio en el reparto de indígenas de encomienda
subrayaba tanto su origen militar como las jerarquías de una orga­
nización de este tipo. La proporción del premio correspondía a la
importancia del rango dentro de la hueste. Al caudillo le tocaba la
parte del león y una buena porción a sus capitanes y subordinados
inmediatos. El resto se distribuía entre los simples soldados, habida
cuenta de sus méritos. Estas jerarquías estaban dadas por- el origen
social de los miembros de la hueste, por su participación financiera
en la expedición o por su experiencia militar anterior. Así, sucesi­
vas expediciones podían mejorar la situación relativa de cada uno
y acrecentar sus posibilidades de un premio mayor. La dinámica
de la conquista se explica, en parte, por estas expectativas que
producían una errancia inquieta de soldados y caudillos insatis­
fechos con "el botín inicial. El asentamiento definitivo de una hueste,
tras el reparto del botín, hacia evidente una estratificación social.
Que no siempre iba acompañada de la conformidad entre los
miembros de la antigua hueste militar. Solidaridades de origen re­
gional-en España, diferencias entre caudillos y simples soldados, o
entre los primeros que llegaban y expediciones posteriores, celos
y rivalidades de todo tipo contribuían a que los pobladores no encon­
traran un punto de estabilidad. A la conquista militar sucedió un
intenso juego político en el que el reparto de privilegios, entre ellos
el más jugoso de la encomienda, motivaba todos los movimientos.
Desde el comienzo muchos conquistadores eran dados a quejarse de
las injusticias del reparto. Esto originaba facciones que buscaban
288 LA ECONOMÍA Y LA SOCIEDAD COLONIALES, 1550-1800

controlar el poder y redistribuir una vez más lo que se había otor­


gado anteriormente. De esta manera, el juego político tendía t
desconocer lo que se sentía ganado por méritos militares y a crear
confusión y turbulencia dentro de los pobladores.
Las condiciones en que se verificó la conquista y la situación
de los pobladores frente al Estado español impartieron rasgos espe-
cíficos a la sociedad en la que los encomenderos se situaban a la
cabeza. Pero no menos importante fue el papel de las mismas socie­
dades indígenas, sobre las que se fundaba la institución de la enea
mienda y el poder de los encomenderos. Al fin y al cabo, una de las
principales funciones de la encomienda consistió en sustituir Jas
jerarquías de la sociedad indígena, poniendo en su lugar a los bene-
ficiarios españoles de los repartimientos. El reconocimiento que
lograban los jefes indígenas a través de la percepción de un tributo
fue transferido a la nueva clase dominante representada por 1®
encomenderos. Éstos quedaban colocados así como un eslabón entre
una soberanía distante y los nuevos vasallos incorporados a la Coro
na española. Sin ser funcionarios del Estado, eran ellos los que
recibían el reconocimiento debido a ese Estado, como la cúspide,
de un nuevo ordenamiento social. &
. Los conflictos políticos y sociales que perturbaron constante­
mente la sociedad colonial hasta comienzos del siglo xvii deben
interpretarse a la luz de esta polaridad entre un Estado central!
zador y los esfuerzos de la casta de los encomenderos por mantener
las prerrogativas que se derivaban de la conquista. Dentro de este’
marco tan amplio de interpretación se inscriben las particulari­
dades de una historia social en la que los encomenderos se enfren-'
taban a menudo con funcionarios del Estado español, por un lado,
y, por otro, mantenían relaciones cotidianas de dominación con los-’
indígenas. J
La naturaleza de estas últimas está ilustrada con testimonios
directos que provienen de las visitas de la tierra. A pesar de que
tales relaciones estaban reguladas por la ley de tal manera de redu-
cir al mínimo los contactos entre españoles e indígenas, confinan-;
dolos, especialmente en las ciudades —o “República de los espa-
. MANUAL DE HISTORIA I 289

Moles’V-. y a los pueblos de indios, en la práctica la presencia de los


féncorpenderos era muy notoria entre los indígenas. En teoría, éstos
no debían a sus encomenderos sino la prestación de un tributo
fijado de. antemano. En la realidad, los encomenderos se apersona­
ban en la comunidad, por sí o por intermedio de calpixques o admi­
nistradores, para extraer de los indios todo el trabajo posible. La
coerción permanente e ilegal creaba un clima de mutua descon­
fianza reforzado por el desamparo de los indios. Todo sugiere que
rara vez sus quejas podían elevarse ante la Audiencia por interme­
dio del .protector de naturales. Cuando éstas se dirigían a los corre­
gidores ó’ a los cabildos, los indígenas se encontraban con un nudo
de complicidades mutuas en el que las relaciones de parentescos
•>ntre encomenderos jugaban un gran papel.
|;Todos los motivos de descontento señalados periódicamente en
las visitas de la tierra fueron expuestos directamente ante el rey
en una Relación de agravios por don Diego de Torres, un mestizo
‘•cacique de Turmequé, en 1584. La mayoría de estos agravios se
refería a los abusos a que daba lugar la prestación del tributo.
^'Aunque desde 1542 la Corona había querido limitar esta prestación
a aquello que los indígenas reconocían ya a sus propios jefes, susti­
tuyendo simplemente el beneficiario, los encomenderos no. se con­
tentaron con esto. La explotación de los indígenas adquirió así
;; rasgos de violencia extrema para forzarlos a tributar no sólo en
especies sino también en jornadas de trabajo. La extorsión coti-
■ diana de las comunidades indígenas, realizada al margen de la ley
; y con la complicidad de las autoridades, iba forzosamente acom­
pañada de elementos represivos que parecían normales para el
Á funcionamiento del sistema. En algunos casos, la justificación pro-
^veñía de prejuicios que alimentaba el mismo complejo de domina­
ción. Los indígenas, según sus explotadores, eran naturalmente in­
clinados a la pereza. Peor aún, no se movían por las mismas razones
que los europeos y parecían indiferentes a la necesidad de acumular
bienes indefinidamente. Sus creencias religiosas eran además un
magnífico pretexto para probar su indiferencia moral, insensible a
las bondades de la indoctrinación en el cristianismo.-

290 LA ECONOMÍA Y LA SOCIEDAD COLONIALES, 1550-1800


’tl

Numerosos episodios dan testimonio de la efectividad de este


tipo de justificaciones. Por ejemplo, la persecución de los indígenas'
que conservaban santuarios subrepticiamente. En 1577 se empren­
dió una verdadera cruzada para localizar entierros y santuarios^
ricos en ofrendas votivas de oro, encabezada por el arzobispo Zapata?
de Cárdenas y los oidores Auncibay y Cortés de Mesa. Algunos
indígenas de la región de Tunja y-Santa Fe fueron acusados por sus.
encomenderos de practicar la hechicería o de intentos de envene­
namiento y encarcelados sin fórmula de juicio. Pero además de
estos casos, un poco espectaculares, los abusos cotidianos formaban,
una cadena interminable. Algunos historiadores interpretan estos"
testimonios desde un punto de vista moral, recalcando su anorma-’
lidad dentro de un sistema de relaciones que, según ellos, debían
ser “armoniosas y justas”. Sólo ven meras violaciones individúale^
de la ley que, como tales, deberían considerarse como un fenómeno
excepcional. Este razonamiento ignora deliberadamente que la enco­
mienda era un sistema de explotación, así fuera justificada como
un instrumento civilizador. La verdadera anormalidad hubiera con­
sistido en el caso de encomenderos que hubiesen rebajado las cargas
de sus indios —o que al menos se hubiesen atenido a la ley al per­
cibir sus frutos—. Pero el principio que animaba a esta sociedad no
era precisamente el de la justicia abstracta definida en las leyes,
sino el del enriquecimiento a toda costa. .A
. -W
Se ha observado mucha veces que la sociedad colonial del siglo
xvi, dominada por el estrato de los encomenderos, era una sociedad^
señorial. Los afanes de la conquista debían conducir a los honores
*
al poder y a la posibilidad de llevar un tren de vida adecuado a uná
súbita elevación social. Algunas casas de la ciudad de Tunja dan
testimonio de estas pretensiones. Lo mismo que la actividad febril?
que algunos encomenderos desarrollaron en los negocios y en la
política local de sus ciudades. Si bien muchos se quejaban de qué;
las encomiendas no se hubieran atribuido siempre a beneméritos;
es decir, a soldados de la Conquista o sus descendientes, sino que
muchas habían sido compradas por hábiles negociantes o por
algunos escribanos, y la condición misma de comerciante excluía de
las dignidades de la República, los encomenderos más poderosos
•MANUAL DE HISTORIA I 291

no desdeñaban ejercer el comercio, casi siempre valiéndose de tes­


taferros. La explotación de los indígenas dio origen a acumulacio-
nés de riqueza que se invirtieron en minas y en géneros o ropas
de Castilla vendidos a precios muy convenientes. Otros, como Alon­
so de Olalla, consiguieron privilegios para abrir caminos y cobrar
peajes. Algunas mujeres encomenderas se mostraron también muy
activas, a lo menos en la comercialización de los productos de sus
estancias.
- El dominio económico incontrastable generado por las enco­
miendas dio origen a casi todas las empresas locales del siglo xvi.
•El auge de la economía en su conjunto aprovechaba de las posi­
bilidades de explotación de sociedades indígenas relativamente ricas
y dé úna mano de obra todavía numerosa. Como las ventajas eco­
nómicas se derivaban de privilegios sociales, no resulta extraño que
él juego político haya producido constantes disturbios. El aparato
legal y burocrático del Imperio tendía naturalmente a limitar los
excesos de los encomenderos, sobre todo para prevenir que “se alza­
ran con la tierra”. Preocupaciones éticas sobre el tratamiento de
los « indios llevaron también a frecuentes enfrentamientos entre
encomenderos y unos pocos funcionarios de la Corona. Esta lucha,
que llegó a su máxima violencia en el decenio de 1580, comenzó a
inclinar la balanza del poder favorablemente a la Corona en el
decenio siguiente. Para entonces, visitas sucesivas pudieron com­
probar la pasmosa disminución de los indígenas, cuya abundan­
cia original había sustentado precisamente el poder de los en­
comenderos.
A partir de 1610, cuando ya se había cumplido el ciclo de las
visitas más importantes y de algunas reformas fundamentales
como la normalización del tributo, la creación del concierto Indí­
gena y. la distribución de resguardos, el estrato social de los enco­
menderos comenzó a debilitarse. A mediados del siglo xvn muchos
encomenderos estaban empobrecidos y, en conjunto, habían dejado
de representar el peso político que condujera a la ruina a tantos
funcionarios de la Corona durante el siglo anterior.
Algunos linajes de beneméritos siguieron conservando el orgu­
llo de su casta y de sus parentescos. Inmigrantes españoles recién
294 LA ECONOMÍA Y LA SOCIEDAD COLONIALES, 1550-1800

cidos de descendientes de comerciantes que habían invertido en


minas y sobre todo en tierras. . -
' "'¿I
El estrato dominante en la sociedad del siglo xvm exhibía, aún,
los rasgos originales de una sociedad señorial. La herencia de la
Conquista no se había perdido enteramente, aun cuando las pola-2
ridades iniciales de origen racial se hubieran complicado a tal
punto, que ahora los miembros de la élite tuvieran que redoblar su
celo para defenderse de la sospecha de mestizaje.
, - ¿3

El insulto más frecuente, en efecto, era la insinuación de esta'


sospecha, esgrimida no sin malicia por los recién llegados. Este,
temor explica también las frecuentes alianzas con inmigrantes re^
cientes, a veces pobres de solemnidad pero instalados muy pronto
en los negocios con una buena dote y con acceso fácil al crédito.
i Los conflictos de la élite en el siglo xvm revisten las colora­
ciones de sociedades locales que tendían a conservar un statu qii¡¿
asentado en privilegios adquiridos. Por esto, a pesar de la coyuntura
económica favorable del siglo xvm, la propiedad territorial jugó un
papel tan importante como factor de inmovilismo social. Aunque
el comercio fuera más rentable, la fuente real de privilegio social y
político a nivel local se sustentaba, en últimas, en la calidad térra?
teniente. Esto explica también la reacción de las élites locales al'
intento borbónico de privilegiar el estamento de los comerciantes'
dominado por intereses y capitales peninsulares.

D. LAS CASTAS

■ La polaridad racial entre ocupantes de origen europeo^ por


una parte, y los indígenas, los negros esclavos traídos del Africa y
todas las variantes de mezclas raciales originadas de estos tres com­
ponentes básicos, por otra, originó el concepto social de las castas.
Con este nombre se designaba a las etnias indígenas y africanas
y sus derivados mestizos. El concepto, que englobaba despectiva­
mente una variedad infinita de matices raciales, no podría descom-
ponerse con alguna precisión para explicar actitudes sociales car»
MANUAL DE HISTORIA I 295

teríSticas frente a cada una de las castas. Las designaciones blanco,


! judio, pardo, negro y aun esclavo, plantean problemas de definición
en el contexto de su utilización corriente en el trato social y hasta
en su empleo convencional en censos y recuentos de población, como
lo señala John Lombardi en un reciente trabajo demográfico sobre
poblados venezolanos. ¿Qué entendían exactamente los contempo­
ráneos con estas designaciones?
' ¿Aunque aparentemente la palabra blanco designaba a una per­
sona de puro ancestro español, lo cierto es que a medida que avan-
. zaba el siglo xvm el concepto genético iba perdiendo peso frente a
ja acepción de status social o de privilegio’administrativo. Catego­
rías como indio o esclavo tuvieron una definición institucional y
no meramente social. Esto fue cierto para los indios,.por lo menos
.mientras estuvieron sujetos a la obligación de pagar un tributo.
Pero ya en el siglo xvii muchos habitantes de los pueblos de indios
alegaban su condición de mestizos para escapar al pago de los
¿tributos.
Las designaciones más problemáticas resultaban ser, natural
bínente, aquellas que aludían a la mezcla racial. Aunque los casos
no fueran muy frecuentes, los mestizos podían obtener una decla­
ración de ser blancos por merced real y con ella el acceso a ciertas
'dignidades y privilegios vedados a las castas: ejercer cargos como
jel de escribano, tener acceso a la Universidad o a las órdenes sagra-
idas. etc. Aun sin esta declaratoria, algunos mestizos, sobre todo
téñ ei sigío xvi, se colocaron en los rangos reservados a los benemé­
ritos'y hasta se aseguraron el goce de encomiendas por el hecho de
. descender de un conquistador.
.El nombre de pardo se reservó en el territorio de la Nueva Gra­
nada para los mulatos (o zambos) libres. Cuando se trataba de
¿esclavos, lo corriente era designar la misma categoría como mula­
tos. Para distinguir a los negros de procedencia africana se hablaba
de bozales o se agregaba la “casta”, es decir, el origen tribal, aun­
que, es posible que estos apelativos (arara, congo, mina, biafra,
|lúciitni, etc.) se hayan empleado en términos muy latos para iden­
tificar una región de extensión variable en el Africa occidental.
296 LA ECONOMÍA Y LA SOCIEDAD COLONIALES, 1550-1800

Los negros nacidos en América eran criollos, aunque en algunog'


casos podía tratarse de mulatos.
A diferencia de las Antillas, o de la sociedad esclavista del sur
de los Estados Unidos, en donde la manumisión llegó a ser indesea­
ble y muy restringida por la ley, en la Nueva Granada las manu­
misiones fueron frecuentes. A ello contribuyó la heterogeneidad
racial básica, en donde la oposición de los blancos a otros sectores
raciales se diluía a través de una gama muy amplia de mestizaje.
Además, el manumiso o liberto encontraba una inserción dentro de
las clases bajas que las colonizaciones anglosajonas toleraban con
dificultad. Allí los blancos pobres nunca hubieran admitido uná
familiaridad social con los libertos. En la Nueva Granada eran freí
cuentes las uniones entre libertos y mestizos y . aun blancos pobres.
En ocasiones éstos llegaban hasta comprar la libertad de un cónyu­
ge o de los hijos. El amo podía encontrar ventajosa la compra o
razonar como las monjas de lá Encamación de Popayán en 1719,
quienes pensaban que,
“...de no convenir a dicha libertad se puede seguir el que
dicha mulata se pierda retirándose al palenque del castigo, en
. donde se refugian muchos esclavos y totalmente se pierden”,
* J 41
En Colombia ha habido una aceptación tácita del argumento
clásico de Fr ank Tannenbaum, según el cual la actitud de los colo­
nizadores ibéricos frente a etnias diferentes estaba suavizada por
. consideraciones éticas sobre el valor de la persona humana. Esta
actitud básica se habría reflejado en una legislación explícita desti­
nada a proteger a los indios y a ahorrar a los esclavos un tratamien­
to inhumano. El hecho objetivo de la mestización en las proporcio-<
nes que se dio, probaría, además una ausencia de prejuicios raciales^
Este argumento no ha sido examinado entre nosotros a la luz dé?
otras evidencias. Para muchos investigadores norteamericanos hoy’
resulta claro que un tipo de racionalidad económica o un trata-;
miento legal pragmático en la explotación de los esclavos resultó^
más favorable a la larga al incremento vegetativo de la población
negra, que una posición de principio consignada en las leyes. Ade­
más, el hecho evidente de la mestización no borraba las diferencias
MANUAL DE HISTORIA I 297

sociales, sino que más bien tendía a hacer extensiva la actitud nega­
tiva de una élite, que se se identificaba fácilmente entre sí, hacia
los blancos pobres.
, Con todas las complejidades que pueden resultar de un examen
somero de las designaciones raciales que proceden de los documen­
tos de la época, el problema resulta incomparablemente mayor si
se trata de establecer las actitudes y la valoración social que
acompañaba a cada una. Evidentemente, muchos prejuicios prove­
nían de la minoría blanca dominante y ella poseía de manera na­
tural el monopolio de las valoraciones. El indio era perezoso en el
siglo ;Xvi y s-' había embrutecido en el siglo xviii. Los mestizos,
fuente inagotable de conflictos, y los pardos, pendencieros y borra­
chos.- Los estereotipos sobre las castas tuvieron una larga vida en
la época colonial y, al parecer, una aceptación universal.
Pero si estos estereotipos manipulados por la población blanca
eran negativos para la generalidad de las castas e iban acompaña­
dos de toda clase de limitaciones sociales, la ubicación de éáda una
en el aparato productivo podía prestarle condiciones de ascenso o
de consideración social. Los mestizos, por ejemplo, sobre quienes
recaía una buena dosis de desprecio, estaban sin embargo amplia­
mente distribuidos en muchos intersticios sociales. Eran gañanes
en el campo, arrieros, pequeños tratantes o pulperos, artesanos o
dueños de parcelas. Algunos, inclusive, se hicieron a una fortuna
considerable en el comercio o en las minas, aun cuando este hecho
no les haya traído inmediatamente el reconocimiento social.
¿"Tí En las minas del Choco algunos pardos y negros libres poseían
Uiípó dos esclavos durante el siglo xviii. Los arrieros, mestizos o
pardos, podían acumular también una fortuna en muías y contra­
tar los servicios de muleros. Excepto en algunos casos, cuando la
mano de obra era muy competida, no había cortapisas para que
un miembro de las castas explotara el trabajo ajeno. Gran parte del
descrédito de los mestizos provenía sencillamente en que lo hacían,
aunque en mucho menor escala que españoles y criollos, como
ealpixques, mayordomos o tratantes y pulperos. Las limitaciones
económicas de las castas se derivaban más bien del hecho de que
298 LA ECONOMÍA Y LA SOCIEDAD COLONIALES, 1550-1800

los privilegios sociales y políticos podían dar lugar a ventajas eco-i


nómicas, tales como la asignación de concertados, de tierras, de >
derechos de minas, etc., y de que, por otra parte, las minorías.;
conservaban una cohesión que multiplicaba las oportunidades y ep
acceso al crédito, reservado a los propietarios de inmuebles o, entre'
comerciantes, a quienes se reconocía solvencia o podían contar con^
avales conocidos.
En un artículo memorable, Jaime Jaramillo Uribe ha descrito
esta sociedad en la que la “hidalguía”, la “nobleza” o la simple:
“limpieza de sangre” eran buscadas y celosamente defendidas de;
suspicacias o de meras agresiones verbales. La honra o la estima;
general en que era tenido un linaje, por su ancestro libre de toda
sospecha de mestizaje, podía ser asunto de pleitos ruidosos, como si
se tratara de un bien tangible. Las ocasiones para estos pleitos sé
multiplicaron en el .siglo xviii, cuando el mestizaje era tan genera^
lizado que, para mantener una cohesión, las minorías dominantes
debían multiplicar su celo ahondando aún más las diferencias so­
ciales que se basaban en el desprecio de las castas.

GENERAL

Este trabajo está basado en gran parte en el material de investigaciones


anteriores al que se ha dado una forma más conceptual,. prescindiendo
al mismo tiempo de referencias eruditas a los archivos (Historia econó­
mica y social de Colombia, 1537-1719, 2^ edic., Medellin, 1975. Cali: te-'
rratenientes, mineros y comerciantes, siglo xvm, Cali, 1975), y de una:
investigación, en curso sobre la provincia de Popayán. - 4í
En los últimos quince años la historia social y económica ha tenido en Co­
lombia las orientaciones del Anuario colombiano de historia social V
de la cultura, cuyo primer número apareció en 1963 y el último en 1972.
Varios ensayos de su director, Jaime Jaramillo Uribe, fueron recogidos
en el libro Ensayos sobre historia social colombiana (Bogotá, 1968) *
Además del libro de Alvaro Tirado Mejía, Introducción a la historia
económica de Colombia (6 * edic., Medellin, 1976), síntesis que recoge
- MANUAL DE HISTORIA I 299

algunas de las nuevas orientaciones de la historiografía colombiana, la


Historia de Colombia (t. I, El establecimiento de la dominación españo-
Za, Medellín, 1977) de Jorge Orlando Meló, promete ser una visión equi­
librada entre el hilo factual y los temas de la historia económica, social
y cultural. Sobre el carácter de la economía europea en el siglo xvx y
los problemas del período de transición, la síntesis más reciente y sólida:
Inmanuel Wallerstein, The Modern World-System. Capitalist Agricul-
ture and the Origins of the Eur opean World-Economy'in the Sixteenth
Century (New York, 1976).

ECONOMÍA
¿SpU’e^el. oro y la minería, la obra clásica de Vicente Restrepo, Estudio sobre
¿•los minas de oro y plata en Colombia (Bogotá, 1952). También Robert
¿.C^.West, La Minería de aluvión en Colombia durante el período colo­
quial (Bogotá, 1972) y William F. Sharp, “The Profitability of Slavery in
the Colombian Choco”, 1680-1810 (en The Hispanic American Historical
Review, vol. 55, núm. 3, August, 1975, págs. 469, ss.). Sobre las minas de
plata de Mariquita, Julián B. Ruiz Rivera, “La plata de Mariquita en
el siglo xvni: mita y producción” (en Anuario de Estudios Americanos,
vol. XXIX, 1972, págs. 121-169. Jorge O. Meló ha dado a conocer las
cifras del oro producido en la Nueva Granada durante el siglo xvm en
una ponencia presentada al seminario de Historia de Colombia de la
Universidad Nacional ‘ (septiembre de 1977) y cuya publicación está
anunciada en la Revista de la Universidad del Valle, núm. 3. Sobre la
^ moneda y la amonedación, A. M. Barriga Villalba, Historia de la casa
4 de moneda, 3 .vols., Bogotá, 1969.
Sobre la tierra, particularmente los resguardos indígenas, Orlando Fals Bor-
’ da, El hombre y la tierra en Boyacá, Bogotá, 1957, y Margarita González,
El resguardo en el Nuevo Reino de Granada, Bogotá, 1970. Las haciendas
* han sido objeto de trabajos regionales o monográficos. Las de la Sabana
de Bogotá, por ejemplo, en Juan A. Villamarín, Encomenderos and
Indians in the Formation of Colonial Society in the Sabana de Bogotá,
Colombia 1530 to 1740 (2 vols. Tesis de doctorado, 1972. Reproducida en
xerox por Úniversity Microfilms International. Ann Arbor Mich.), uno
de los trabajos más consistentes escritos hasta ahora sobre este tema.
Las haciendas de la Compañía dé Jesús, en G. Colmenares, Las hacien­
das de los jesuítas en el Nuevo Reino de Granada (Bogotá, 1969).

SOCIEDAD

La historia social de la época colonial ha concentrado hasta ahora su aten­


ción en la encomienda. Además de los trabajos pioneros de Juan Friede:
300 LA ECONOMÍA Y LA SOCIEDAD COLONIALES, 1550-1800

Vida y luchas de Don Juan del Valle, primer obispo de Popayán y pro­
tector de indios (Popayán, 1961), y Los Quimbayas bajo la dominación
española (Bogotá, 1963), Darío Fajardo, El régimen de la encomienda
en la provincia de Vélez (Bogotá, 1969) y dos trabajos recientes de la es­
cuela que orienta en Sevilla Luis Navarro García: Julián B. Ruiz Rivera,
Encomienda y mita en Nueva Granada (Sevilla, 1975), y Silva Padilla,
M. L. López Arellano y A. González, La encomienda en Popayán, tres
estudios (Sevilla, 1977),
Otros aspectos de la cuestión indígena han sido tratados por Magnus
Mórner en La Corona española y los foráneos en los pueblos de indios
de América (Estocolmo, 1970) y Ulises Rojas, El cacique de Tunnequé
su época (Tunja, 1965).
Sobre los esclavos africanos la bibliografía es todavía escasa. Jorge Palacios
P. se ocupa de La trata de negros por Cartagena de Indias (Tunja, 1973),
con énfasis especial en los asientos de finales del siglo xvii y comienzos
del siglo xviii. Jaime King, Negro Slavery in Neto Granada (Berketey,
1945) y Aqueles Escalante, El negro en Colombia (Bogotá, 1964).
IV
LA ESCLAVITUD
Y LA SOCIEDAD
ESCLAVISTA

JORGE PALACIOS PRECIADO


introducción

NECESIDAD DE LA MANO DE OBRA ESCLAVA

Uno 5® los aspectos más importantes de la Historia de América Latina es


«1 relacionado con la presencia y herencia del esclavo negro procedente de
las costas africanas. El tema ha sido analizado por numerosos historiadores,
Quienes han abordado aspectos de la esclavitud en relación con algunos pro­
blemas económicos, sociales, demográficos, e institucionales, y asimismo se
han adelantado estudios específicos sobre la trata, la abolición, la legisla­
ción; etc. Sin embargo, las investigaciones sobre el negro, el africanismo o la
esclavitud en Colombia, no han sido sistemáticas, si bien es cierto que en
los últimos años ha surgido un gran interés por el tema y se han adelan-
•'fado ^trabajos con un mayor rigor científico y con nuevos enfoques meto­
dológicos.
La más reciente historiografía ha hecho énfasis sobre una realidad
histórica evidente, en el sentido de que la colonización española tuvo como
base ía explotación de las minas de oro y plata mediante la utilización de
grandes concentraciones de indios sedentarios. En otros términos, la política
colonizadora de España estuvo condicionada por la búsqueda inaplazable
de los .metales de que tanto precisaba Europa, ya en la prehistoria del capi­
talismo, para dilatar los canales de su circulación mercantil.
. Durante casi todo el período colonial la economía de la Nueva Granada
fue esencialmente una economía minera y la explotación intensiva de los
yacimientos de oro, plata y esmeraldas se realizó utilizando la inano de
obra indígena, básicamente en los primeros ciclos. En efecto, las curvas
de producción de metales i en las cuales se puede apreciar cierto paralelis­
mo./de los movimientos, permiten observar alguna correspondencia entre

' í Obsérvense los datos y curvas demográficas establecidas por los investigadores
Jaime Jaramillo Uribe, Hermes Tovar, Darío Fajardo, Juan Friede y Germán Col­
menares. Sobre la producción de metales, el trabajo de Colmenares: Historia econó­
mica y social de Colombia, Bogotá, 1973.
304 LA ESCLAVITUD Y LA SOCIEDAD ESCLAVISTA

el descenso de la población nativa, la disminución en la extracción de me-*


tales y las ingentes solicitudes de mano de obra esclava, especialmente en el
período crítico 1550-1650. Se . genera entonces en la explotación minera,
lo que Pierre Vilar denomina “el proceso de destrucción del beneficio por et;
mecanismo del propio beneficio” 2. si bien es cierto que resultaría demasiada
simplista afirmar que se’dio una relación directa, casi una identificación
entre uno y otro fenómeno, de causa a efecto, es evidente la incidencia dé ­
la crítica situación demográfica en la producción de metales y en la activi­
dad económica de la Nueva Granada.
La mayoría de* los historiadores de la economía y la sociedad colonial,
en particular los estudiosos de la demografía, sostienen que la extracción de
los minerales y la vida económica general se basó.en la sistemática explota­
ción de la fuerza de trabajo indígena, lo cual es evidente, pero sin advertí]
la pronta presencia del elemento africano, el cual, en su condición de esclavo
y como mero instrumento • de producción, fue traído para sustituir al abo-
rigen, como refuerzo y para contrarrestar —a lo menos en parte— la crisis
demográfica. En otras palabras, se ha puesto de relieve la decisiva aporta­
ción indígena, pero no se ha destacado suficientemente la importancia estra-'
tégica del elemento negro en la economía colonial.
No pretendemos polemizar en torno a esta apreciación 3, pero cabe
anotar que funcionarios y mineros, agricultores y comerciantes, misioneros
y clérigos, así como cabildos y conventos, solicitaron, desde muy pronto,"
esclavos negros. De esta manera,' antes de finalizar la primera mitad del
siglo xvr, cuando el descenso de la población no había llegado a su punto,
crítico como tampoco había concluido aún la primera gran etapa de “con­
quista y pacificación”, de reducción y dominación de la población nativa,
surgió el propósito de aumentar las introducciones de esclavos2345 sobre el
principio o cálculo, muy pronto generalizado, de que el trabajo de un negro'
producía lo que tres indios juntos. Y este principio, que rápidamente se
convirtió en la opinión común, creó la convicción en los funcionarios y co
*|
lonos, especialmente en el siglo xvm, de que la trata e introducción masiva'
de negros era la panacea para la economía del virreinatos.

2 Fierre Vilar, Oro y moneda en la Historia, Barcelona, 1969, pág. 125.


3 Habría que establecer, entre otras, cosas, uñ recuento de cuadrillas a lo mencá?
pata los siglos xvi y xvn, lo que hasta él momento no parece posible.
4 El licenciado Anuncibay, por ejemplo, solicitaba grandes cantidades de esclavos
para atender la explotación de los minerales. A.G.I., Patronato 240, ramo 6. El pre­
sidente de la Audiencia, Antonio González, solicitaba igualmente el envio de esclavos
negros para el trabajo de las minas. A.G.I., Patronato 196, ramo 23. Otras solicitu­
des en DIHC, vols. VII y VHI.
5 Jaime Jaramuxo Uribe, Ensayos sobre historia social colombiana, Bogotá, págs. 10
y ss. Desde luego, no compartimos la explicación tradicional ni la “razón oficial”
acerca de la eñibriaguez sistemática del indígena, como tampoco en la supuesta
MANUAL DE HISTORIA I 305

íCespués de 1595. es decir, un poco antes de la iniciación de los grandes


asientos cuyo comienzo más o menos coincidió con cierta expansión de
fronteras y el hallazgo de minas notablemente ricas, se intensificó conside-
derablemente la introducción de esclavos al territorio de la Nueva Granada.
Algunos registros ponen en evidencia la decisiva contribución de la fuerza
de; trabajo esclava en la economía minera del Nuevo Reino. Germán Col­
menares ha establecido cómo entre 1590 y 1640, por ejemplo, el trabajo
esclavo en los yacimientos mineros fue del orden del 75%zfrente al restante
25% del indígena 6
.el conducirse negros a la América no sólo es conveniente pero ne­
cesario. porque con la falta que hay de indios en lo principal de Amé­
rica, los negros son los que labran las haciendas, sin que se puedan
tlabrar ni se iabren por españoles, así porque estos no se aplican ni se
óhan aplicado nunca... habiendo manifestado la experiencia que cuan­
do no hay copia de negros que asistan a las labores del campo una
fanega de maíz ha valido 15 pesos y a este respecto las demás semillas
íy en habiéndola, baja a 2 y 1/2. Las haciendas principales de los veci-
. nos de ingenios de azúcar, viñas en el Perú, crías de ganado, todas se
mantienen con negros, sirven también de trajineros y marineros, de
suerte que si estos faltasen faltaría el alimento para mantener la vida
humana y los caudales porque lo principal de ellos consiste en esta
hacienda siendo también precisos para el servicio personal porque ni
criollos ni españoles no sirven... los indios han faltado y donde los
hay no se los puede obligar al servicio personal... se ha tenido siempre
por tan necesaria la introducción de esclavos negros en las Indias que
'aún en el principio de su descubrimiento y reducción... que el año de
1510 se mandaron enviar esclavos por el poco espíritu y fuerza de los
indios. Y si desde el año de 1510 se ha tenido por conveniente y en los
sucesivos por precisos respecto del aumento de las poblaciones, labores
de los campos y ministerios serviles a. que se aplican y falta de indios,
hoy que son más numerosas y mucho menor el número de indios es
más necesaria la continuación de la introducción de estos esclavos y
mayor el inconveniente de que les falten a los vasallos de la América
y.muy arriesgado para la quietud de aquel reyno... y muy perjudicial
a V. M. que perderá si se prohibiere la gran suma que le contribuye y

cobardía ni en la debilidad física del aborigen frente al esclavo africano. Es posible


que la resistencia pasiva fuese el mecanismo de defensa utilizado ante la explota­
ción-de que era objeto. Ciertos estímulos como el salario, la modificación del tri­
buto; el trueque, etc., al parecer no despertaron mayor interés en la población indí­
gena. El trabajo de Kermes Tovar, Notas sobre él modo de producción precolombino,
1974, pone de relieve la intensa actividad productora anterior a la Conquista.
. 6 Germán Colmenares, Historia económica y social de Colombia, Cali. 1973, pág.
M'íigs. 5-15.
306 LA ESCLAVITUD Y LA SOCIEDAD ESCLAVISTA

ninguna prohibición será bastante para que dejen de introducirse sien­


do la necesidad de ellos inexcusable.L
Es claro que ante la crisis demográfica indígena y dada la índole de h
economía colonial, la esclavitud negra se imponía como única solución y
la Corona, para proveer a las colonias americanas de la mano de obra reque­
rida, superó las dificultades políticas, asi como las reservas morales plan­
teadas por algunos teólogos. En esta forma, la institución de la esclavitud,
que al momento del Descubrimiento estaba en una etapa de recuperación,
particularmente en los países mediterráneos que mantenían intenso comer­
cio con Africa, adquirió en el Continente americano un gran impulso, una
nueva forma y un nuevo sentido.
El desarrollo del capitalismo europeo, la disponibilidad de grandes ex­
tensiones de tierra y el hallazgo de ricos yacimientos de minerales en Amé­
rica, la disminución de la fuerza de trabajo indígena y la especulación cre­
ciente del capital comercial, fueron factores determinantes de la nueva
etapa de la esclavitud africana en América. Fue la coyuntura económica y
no razones de tipo racial o filosófico lo que provocó la intensa explotación
de la población africana e hizo de la esclavitud una institución económica
de primer orden.

B. EL NEGRO EN LA ECONOMÍA COLONIAL


Es evidente que en la Nueva Granada la participación del esclavo afri­
cano en el proceso productivo, particularmente en la minería, tuvo una
significación más que transitoria. Puede afirmarse que el negro, práctica­
mente desde el mismo siglo xvi, jugó un papel esencial en la economía
neogranadina, que fue acentuándose en la medida en que descendía la po­
blación aborigen y se ampliaban las fronteras de explotación.
El elemento africano participó, en primer término, en algunas empresas
de conquista y expansión, en su condición de esclavo doméstico de capitanes
y empresarios. Muy pronto, sin embargo, su influencia en las actividades
*
cotidianas y la explotación económica fueron mayores, llegando a consti­
tuirse en elemento casi insustituible en ciertos menesteres y oficios, asi
como en objeto de ostentación y lujo de la sociedad colonial.
El esclavo negro en la Nueva Granada fue destinado básicamente a la
explotación minera. Es claro que en las primeras etapas de la economía
la participación del elemento africano no fue tan amplia, no sólo por el vo­
lumen de éstos, sino por la abundancia de mano de obra indígena cuyo
trabajo gratuito y forzado sería justamente fuente de capitalización para

7 A.G.I., Indiferente General 2841. Representación del Consejo de Indias


21 de agosto 1685.
MANUAL DE HISTORIA I 307

JA Adquisición de esclavos negros». Pero a partir de 1560 —comienzos del


segundo interciclo del tráfico comercial— el número de esclavos fue en
aumento, en tal forma que los negros se convirtieron en el grupo predo­
minante entre los trabajadores mineros durante los siglos xvii y xvm».
Aunque persiste la apreciación de que el número de esclavos negros en
el siglo xvi fue reducido 10, hay algunos indicios que permiten creer que el
volumen de esclavos fue mucho mayo de lo que tradicionalmente se ha afir­
mado. Hacia 1543, por ejemplo, Belalcázar pedía autorización real para
Introducir cien esclavos más para trabajar en las minas, y para entonces
/muchos negros lavaban oro en Popayánii. Desde 1583 se encuentran algu­
nas cuadrillas de esclavos en las minas de Antioquia en número apreciable.
j£n Cáceres y Buritícá laboraban 150 y 300 esclavos, respectivamente; en
1590 había 1.000 en las minas de Anserma y 600 en Buriticá; en 1595 se
registran 2.000 esclavos en Zaragoza y hacia 1600 trabajan 2.000 en Reme­
dios 12. Vásquez de Espinosa 13 calcula la población negra de Zaragoza para
fínes del siglo entre 3.000 y 4.000 esclavos. Francisco Beltrán de Cay cedo
poseía en las minas, de Remedios 500 negros esclavos i*. De otra parte, en
las minas de Las Lajas y Santa Ana —las que generalmente se supone fue­
ron trabajadas exclusivamente por los mitayos de Santa Fe y Tunja 15—
se hallaron en la visita de 1640 en los distritos mineros de Santa Rosa 221
indígenas y 294 esclavos negros, mientras que en los ingenios de la misma
sólo había 30 negros por 118 indígenas; en Las Lajas se registraron 119 abo­
rígenes y 64 esclavos; en sus ingenios hubo 64 indígenas y ningún esclavo, y
en la solicitud de fuerza de trabajo, obviamente, se pedían más esclavos que
indígenas 8910
16.
15
14
*13

8 Colmenares, ob. cit., pág. 193.


9 Robert West, La minería de aluvión en Colombia durante el periodo colonial,
Bogotá, 1972, pág, 71.
10 Jorge Orlando Meló, Historia de Colombia, t. I, Medellín, 1977, pág. 341.
’ 11 West, ob. cit., pág. 81, nota 34.
. 12 Id., pág. 81.
13 Antonio Vásquez de Espinosa, Compendio y descripción de las Indias Occiden­
tales, Madrid, 1969, págs. 238 y ss.
14 A.G.I., Santa Fe, 131, Petición de Francisco Beltrán de Caicedo, 1618.
15 A.G.I. Santa Fe, 24, Doc. 22. Autos de la visita de minas realizada por Gon­
zalo Murillo, 1640. La movilización de indios a estas minas —en las únicas que se
empleó la mita en la Nueva Granada— continuaron hasta 1720 por lo. menos, cuando
se discutía la abolición de la mita del Potosí. En 1704 y 1718, por ejemplo, se condu­
jeron a las minas de Mariquita y Pamplona 2.448 indígenas de las dos provincias,
de los cuales cerca del 70% pertenecían a los partidos de la provincia de Tunja, como
Turmequé, Gámeza, Sogamoso, Sáchica, Paipa, Chivatá y Tenza. A.G.I. Santa Fe,
297. Informe del fiscal de la Audiencia, 1723.
16 A.G.I. Santa Fe, 24, Doc. 22. Autos de la visita de minas realizada por. Gon­
zalo Murillo, 1640.
308 LA ESCLAVITUD Y LA SOCIEDAD ESCLAVISTA

Parece seguro que desde la última década del siglo xvi el esclavo negro
sustituyó al indígena en el trabajo de las minas, siendo entonces destinad
*
la poca población nativa a la producción agraria y a labo res de abastecimien^;
to. En efecto, la Corona, ante el proceso de extinción del indígena, había-
dispuesto una legislación más rigurosa respecto del empleo de los aborí­
genes en el trabajo minero, y si bien es cierto que tales normas sólo fueron
observadas parcialmente, el grave problema de la mano de obra quedaba
resuelto, a lo menos en parte, con la provisión de esclavos africanos al regw¿
lari2arse el tráfico mediante la concertación de grandes asientos, así comí
por el continuo y numeroso contrabando. jg
A partir de la segunda mitad del siglo xvi —punto crítico de la catase
trofe demográfica—, la participación del elemento nativo en la explotación
de los minerales necesariamente tuvo que ser reducida, pues si bien es cierto
que la mita y las conducciones sustituyeron la rapiña inicial de la fuerza de7
trabajo indígena por parte de mineros y encomenderos, para entonces las
parcialidades se hallaban diezmadas. De otra parte, la recuperación demo-;
gráfica indígena, de haberse dado efectivamente, no pudo ser factor deter­
minante de cierta reactivación de la economía minera *7. Por lo demás, para,
entender esta recuperación económica, así como las crisis de la economía
minera, habría que considerar en primer término la masiva introducción
de esclavos africanos, el agotamiento y hallazgo de nuevos yacimientos mi­
neros, los conflictos entre comerciantes, mineros y hacendados, la política
económica de la metrópoli, las innovaciones tecnológicas, los sistemas de
abastecimiento, el auge del contrabando de mercancías, las nuevas vías
de comunicación, el mayor control burocrático de la producción y en general
la reorganización de la explotación, los cuales, como factores interactuantes
y Junto con el demográfico, incidieron en el sensible aumento registrado en
la extracción de metales a partir de 1580.
La población esclava en' el siglo xvi ya debió de ser apreciable, pues fue
creciente el temor a sublevaciones y rebeliones 18, puesto de manifiesto en-
las medidas coercitivas y en las disposiciones y ordenanzas de cabildo rela­
tivas a los negros, asi como en la dureza de la represión contra el cimarro-
nismo w. De otra parte, los conflictos con la población de color fueron cons-1719
18

17 Colmenares, ob. cit., tablas de producción, págs. 228 y ss. Compárense las tablas
de las págs. 228, 232 y ss., así como las figuras de las págs. 236 y 237.
18 En 1556, por ejemplo, se produjQ una importante rebellón de los esclavos en
Popayán. A.G.I., Patronato 162, ramo 9.
19 En 1542 se ordenó a los cabildos la elaboración de ordenanzas para evitar que
los negros deambularan en las horas nocturnas. Leyes de Indias, lib. VII, t V, ley
XII. En 1551 se prohibió el porte de armas a los esclavos. Desde 1540 se legisló en
torno a los negros cimarrones, estableciendo severos castigos que iban desde los
azotes hasta la pena de muerte. Respecto de Cartagena, véanse las ordenanzas de
cabildo de 1552 en José Urueta, Documentos para la historia de Cartagena, vol. I,
■x Cartagena, 1887, Doc. 65, págs. 184 y ss.
MANUAL DE HISTORIA I 309

tantea: y desde muy pronto se prohibió el “que los esclavos negros, cada vez
más frecuentes en la Nueva Granada” 2o, viviesen entre los indios, todo lo
cual es indicio del volumen en ascenso de la población esclava.
* participación del elemento negro en el proceso productivo y en la
La
econoriiia minera del Nuevo Reino fue aún más decisiva durante los siglos '
xvn y xviii> pues el empleo de la mano de obra esclava se intensificó en los
distritos mineros de Antioquia y especialmente en las nuevos del Chocó;
asimismo, otros segmentos de la economía colonial fueron atendidos por la
población africana. En efecto, aparte las numerosas cuadrillas de mineros,
muchos esclavos fueron destinados a otras actividades como la agricultura,
Ú ganadería y a una amplia gama de oficios artesanales y de servicio
5 doméstico 21.
El número de esclavos de una cuadrilla oscilaba entre 10 y 40, pero por
lo general una mina tenía varias cuadrillas, las cuales estaban integradas
por hombres y mujeres, si bien éstas laboraban preferentemente las minas
de aluvión y aquéllos las de veta. Por su parte, los ancianos y los niños eran
dedicados a trabajos agrícolas y funciones domésticas.
La distribución y abastecimiento de la mano de obra esclaya corría
por cuenta de los comerciantes, quienes despachaban desde ^Cartagena
grupos de 10 y 20 negros. Los precios en los centros-de trabajo eran altos,
pues por lo general duplicaban los registros en el puerto y el sistema de
ventas a crédito, hipotecando la mano de obra ya existente, no sólo incre­
mentaba los costos, sino que daba origen a numerosos enfrentaftiientos y
pleitos entre mineros y comerciantes.
“...los mercaderes que bajan de este Nuevo Reino a emplear en es­
clavos negros para vender a los mineros de minas de oro particular­
mente a los de Zaragoza, Cáceres, San Gerónimo del Monte* y los
Remedios que ’ se. labran con ellos, los compran en Cartagena en par­
tidas a los precios referidos, algo más o menos, de contado, conforme
a los tiempos, de haber más o menos esclavos y más o menos compra-,
dores y los venden los dichos mercaderes a los. dichos mineros común-
- mente puestos en sus casas pagados el tercio de contado y lo restante
a pagar en dos años por mitad. Los de ley 340 y 350 pesos de oro de 2ü
quilates y los ardás, angolés y congos a 250 pesos del dicho oro.. .”22.
«

20 Magntts Morner, “Las comunidades indígenas y la legislación segregacionista
en el Nuevo Reino de Granada”, en ACHSC, voL I, pág. 6r nota 6.
21 El gobernador de Santa Marta,-por ejemplo, solicitaba esclavos para la gana­
dería y trabajo de haciendas así como para la manufactura de queso, manteca,
jabón, velas, etc. A.G.I., Santa Fe, 1181. Sobre la participación del esclavo en las
haciendas véase, entre otros, Germán Colmenares, Las haciendas de los jesuítas en
el Nuevo Reino de Granada, Bogotá, 1969; Orlando Fals Sorda, Historia de la cues­
tión agraria en Colombia, Bogotá, 1975.
22 A.G.I. Santa Fe, 52, Ramo 5, Doc. 178.
310 la ESCLAVITUD y la sociedad esclavista

En las zonas urbanas el ansia de prestigio, la ostentación y el lujo hizo


que muchos funcionarios y familias ricas invirtieran grandes sumas de di-;
ñero en la adquisición de esclavos africanos que servían como cocineras,
niñeras, amas , de cría, lavanderas, etc., pero, de otra parte, los negros en.
la sociedad esclavista se convertían en inversión económica rentable. Mu­
chos propietarios alquilaban a sus esclavos y recibían los jornales, constU,
tuyéndose este sistema en fuente importante de recursos. para los dueños
de esclavos. En Cartagena, por ejemplo, la mayoría de los funcionarios déla..
Corona que compraban esclavos o los recibían como obsequio de los tratan­
tes en los frecuentes casos de soborno, solían arrendarlos para el trabajo en
obras públicas, trabajo de las murallas, en cárceles, hospitales, mercados, 0
como aseadores, 'conserjes, tamboreros, bogas, pregoneros, etc. 23.
’.W'
El sistema de alquiler de esclavos adquirió gran importancia,
además de los funcionarios, muchos propietarios, y especialmente mujeres
de medianos y escasos recursos económicos, compraban negros esclavos con
el objeto de arrendarlos para el desempeño de numerosos oficios, o parala
venta de comestibles, dulces y frutas. Una dueña reclamaba sus esclavos
alegando que siendo “...un artículo de tanto beneficio para mí y para mis.;
hijos... y siendo su trabajo precio estimable no debo perder los jornal
les...”24/No faltaron los casos en que los propietarios obtenían Ingresni
provenientes de la prostitución de sus esclavos 25.

* 'De otra parte, la población africana y especialmente los esclavos domés­


ticos se utilizaban para respaldar operaciones de préstamo, hipotecas, per<
mutas, .trueques y pagos por servicios, y en muchas ocasiones eran objeto
de especulación, gracias a las habilidades del esclavo y a las fluctuaciones/
de precios provocadas por los comerciantes, en tal forma que los negros
-eran.tratados efectivamente como mercancías con valor de uso y valar di
cambio.
Ahora bien, en el campo de los oficios artesanales la población negra,
.tanto esclava como liberta, desempeñó un papel importante. Gracias. aL
grado de civilización más evolucionada de que eran portadores algunos gru­
pos de africanos, muchos se desempeñaron con habilidad en trabajos mecá-í
nicos, de trapichería, en sastrería y manufactura de artículos de vestir, eu.
carpintería y trabajos de la madera, herrería y trabajos en metales, alb&S
ñilería y labores en fortificaciones y obras de defensa. Muchos adquirieraí
destreza como asistentes de artesanos y algunos oficios fueron confiador
’ ->• .40

23 A.G.I. Santa Fe, 454. Carta de oficiales reales, Santa Fe, 47Z. cuentas ae w

* ;-.d$

24 A.G.I 472. Autos contra José García.25


25 Jaime Jaramillo Uribe, ob. clt., pág. 45.
MANUAL DE HISTORIA! 311

casi exclusivamente a los negros, lo que les permitía disfrutar de relativa


Independencia frente al común de los esclavos; si bien es cierto que tanto
los propietarios como las autoridades fueron extremadamente, celosos para
prevenir actividades autónomas de la población negra.

i:®' acuerdo con algunos registros de venta y' transacciones realizados


éh Cartagena, puede afirmarse que, con .excepción de los indígenas, los
gestantes grupos socio-raciales, incluyendo muchos negros libertos, .adqui­
rieran esclavos, bien para la explotación directa o para especular en opera­
ciones económicas. Así, por ejemplo, en la relación de deudores del asiento
de Domingo Grillo figuran varios pardos y morenos libres cómo compra-.
dores de negros 26 y en el censo de minas y esclavos del Chocó de 1759 apa­
rece como propietario de veinte esclavos el negro libre Miguel Solimán 27,
S^' • • * - ’
Los mayores compradores eran los comerciantes de negros, quienes.se
tiícargában de la introducción de la mercancía a los sitios de trabajo, pero
también se destacaron los funcionarios, las comunidades religiosas y los
fflctesanos. Durante el asiento de la Compañía de Cacheu, dé los 425 com­
pradores 31 adquirieron 10 o más esclavos y solamente lino compró más
■Üí 100. Esto hace evidente cierta amplitud de la trata, si bien esos 31 com­
edores adquirieron el 55.5% de los esclavos vendidos en el puerto. El 63%
jfeJóstratantes eran hombres, el 34% mujeres y los .restantes representaban
Jnfida'dés como conventos, cabildos, etc. Por lo general, los, esclavos se
jÜguirían.por unidades, pero era frecuente la negociación por “toneladas
•iSr negros”, “piezas de indias”, “cabezas” y “lotes”, Así, por 'ejemplo? a
'Salvador Mora le vendieron o le reservaron los siguientes esclavos: 20 mule­
tees y mulecas de “tres por dos” 5 muleques de. “tres por dos”, 3 muleques
‘‘dos por uno”, 42 negros y negras “piezas de india” y. 35 negros “piezas” 2a.
¡^Élgraii comercio de esclavos en Cartagena y otros puertos neogranadi-
rSos -como Santa Marta y Riohacha pone de manifiesto la decisiva partici­
pación del elemento africano en la economía y la sociedad colonial, pues,
itcmo se há dicho, fue involucrado en casi todas las actividades y en algunas
instituyó la base de la producción.

-----------------

,”26 Á.G.I. Contaduría 1418. Testimonio de autos, asiento de Grillo en Cartage-


%. I67Q. .
JaimeíJaramillo Uribe, ob. cit., pág. 81: A diferencia de lo qué ocurrió en otras
piones de-América, por ejemplo en el Perú, los indígenas de la Nueva Granada no
;ád<¡ Hirieron mano de obra esclava.
*28 Jorge Palacios Preciado, La trata de negros por Cartagena de Indias, Tunja
$9’3. pág. 70.
312 LA ESCLAVITUD Y LA SOCIEDAD ESCLAVISTA

I
La trata de negros

A. ABASTECIMIENTO Y COMERCIO DE ESCLAVOS


x y

Los proveedores de la mano de obra esclava en las costas afri­


canas utilizaron diversos métodos para la consecución de la mer«i
canela. En efecto, comoquiera que la esclavitud era una institución^
corriente, especialmente en la costa occidental del África, buena
parte del comercio negrero tuvo como fuente la población africana;
ya esclavizada. Sin embargo, el mayor volumen de esclavos se obtü~j
vo mediante la caza directa y utilizando la violencia, el fraude^
promoviendo las guerras intertribales y fomentando la avaricia en
príncipes y gobernadores africanos, a quienes se les convirtió en;
intermediarios del comercio, básicamente por los tratantes porte;,
gueses, holandeses, franceses e ingleses.
Tratándose de una mercancía tan especial, la Corona española,'
desde el comienzo mismo de la trata, dispuso una serie de medidas
no sólo para controlar estrictamente el comercio y asegurar los
impuestos y gabelas, sino para impedir el paso de algunas tribús
consideradas levantiscas y peligrosas para el proceso de acultura-;
ción del indígena, así como la concentración excesiva del elemento
negro que pusiese en peligro la seguridad de los puertos y de las
propias colonias, estableciéndose una legislación que regulaba, la
calidad y cantidad del tráfico de esclavos. > í
Además del estricto control que llevaría la Casa de Contrata­
ción de Sevilla en relación con los permisos, licencias y asientos, así
como otros Organismos de la administración, en cada caso se esta­
blecieron los llamados puertos de permisión o desembarco, internar
ción y reparto de las cargazones africanas. La Mueva Granada
contó con el puerto de mayor movimiento y actividad, pues a Car­
tagena de Indias eran conducidos no sólo los esclavos destinados al
gran virreinato peruano, sino los que posteriormente serían reex­
portados a las islas del Caribe y las Antillas.
MANUAL DE HISTORIA I 313

Cartagena reunía ciertas condiciones económicas y sociales


que la habilitaban como puerto ideal para el comercio negrero.
Contaba con buen número de médicos y protomédicos para el
minucioso examen a que eran sometidas las “piezas de esclavo”;
la seguridad para mercancía tan valiosa y codiciada era casi total;
la actividad de comerciantes, intermediarios y tratantes, así como la
circulación de metales, era intensa; el sistema de comunicaciones
era relativamente rápido, lo que facilitaba un comercio y tráfico
continuos, etc.; pero, además, a los tratantes les resultaba particu­
larmente atractivo arribar a Cartagena y comerciar precisamente
allí, pues siendo el nuevo Reino el mayor productor de oro y dicha
ciudad el puerto de salida de los metales, el precio de los esclavos
tendía a ser superior y, de otra parte, las posibilidades para el con­
trabando de los minerales resultaban excepcionales.
Cabe advertir que la política de la Corona en relaciómcon los
puertos de permisión obedecía, además, al interés oficial por conti­
nuar en estos grandes depósitos el proceso de ac trituración riel ele­
mento negro, el cual supuestamente comenzaba en las costas afri­
canas. De otra parte, el esclavo negro necesariamente entraba en
relación con otras castas y grupos socio-radicales, sobre todo con
el indígena, lo que a juicio de los funcionarios españoles constituía
un riesgo para la labor de cristianización de los aborígenes, si no
se adoptaban medidas preventivas en el momento mismo de la lle­
gada de los esclavos a territorio americano.
Cartagena, en razón de la conquista y defensa militar de los
territorios ocupados se convirtió, casi desde su fundación, en punta
de lanza de colonización en la etapa continental y fue además puer­
to de gran movimiento, centro administrativo de primera impor­
tancia, lugar de intenso intercambio y de servicios de una extensa
región. Sin embargo, la actividad más lucrativa y el comercio más
apetecido fue el que se adelantó con la fuerza de trabajo esclava,
convirtiéndose éste en la mayor fuente de riqueza.
Aun sin haberse establecido la magnitud del movimiento ne­
grero ni la intensidad del comercio durante el siglo xvi y primera
mitad del xvii, es de presumir que fue a partir y alrededor de las
314 LA ESCLAVITUD Y LA SOCIEDAD ESCLAVISTA

transacciones con la mercancía fuerza de trabajo esclava como se


formaron los grandes capitales de intermediarios y comerciantes,
y, por su parte, el tesoro real, como sostenían los propios fundos
narios reales, “recibía mayor beneficio con un navio de negros qué
con galeones y flotas”. A pesar de las continuas quejas' de las
autoridades del puerto sobre el decaimiento del comercio esclavista,
Cartagena fue, desde 1595 hasta 1615, el único puerto de América
española autorizado para recibir las cargazones de los asentistas y
tratantes de esclavos; con posterioridad se agregó Ver acruz y excep­
cionalmente se dieron permisos para otros sitios. Sin embargo, en
casi todos los contratos se estipuló que Cartagena sería el puerta
de primera entrada.
Mediante una red organizada de grandes comerciantes espa­
ñoles y criollos, la mercancía humana se distribuía por mar,- ríos
y caminos, a los distintos centros de mercado y sitios de trabajo de
América como México, Perú, Santo Domingo, Puerto Rico, Cuba,
Caracas, etc., así como a los distritos mineros y a las regiones agrí­
colas de la Nueva Granada.
Debido a la constante demanda y a la consiguiente especula­
ción, los comerciantes de esclavos, tanto los que abastecían el méi^
cado en las costas africanas como quienes traficaban en los púertos
americanos, obtuvieron beneficios extraordinariamente altos. En
efecto, los costos de la mercancía en las costas africanas variaban
según los métodos de obtención, pero como normalmente se utili­
zaba el trueque, los precios de intercambio no afectaban sensible­
mente a los tratantes europeos. Éstos utilizaban para sus opera;
ciones como artículos de trueque vino, armas, tejidos, hierro, caba­
llos y ganado. El precio promedio en bienes de intercambio y pro­
ductos europeos, de valor intrínseco relativamente pequeño, oscilaba
entre los cuatro y los sesenta pesos españoles en mercancía’ cada
uno 29.

29 Para fines del siglo xvn, por ejemplo, el precio de un negro bozal era de oche
pesos, pero allí mismo podrían llegar a los 150 y 200 pesos. A.G.I., Indiferente Ge­
neral 2841. Voto singular del consejero Lope de Sierra, sin fecha.
MANUAL DE HISTORIA I 315

::’En el gran mercado de Cartagena el precio de los esclavos va­


riaba entre 200 y 400 pesos y en los centros de consumo dichos
valores se duplicaban30. En tales condiciones, las ganancias que
generaba la trata eran considerables. Teniendo en cuenta datos de
Geórges Scelle31 y en algunos que hemos podido establecer para
Cartagena, durante el asiento de Antonio Rodríguez Deivas (1618-
1624), por ejemplo, la rentabilidad fue de aproximadamente el
700%.' En efecto, el movimiento fue el siguiente:
Esclavos introducidos 20.574
Valor de compra 118.294
Derechos causados 1.380.000
Gastos generales 887.220
Inversión total 1.005.514
Pérdidas calculadas 197.200
Producido de ventas 7.393.500
Gastos totales 2.582.714
Ganancia líquida 4.810.786
Rentabilidad (Aprox.) 700 ‘
Estas cifras, que ponen en evidencia una tasa de beneficio ex-
itraordinariamente alta en el comercio normal de los esclavos, debe-
'rían tenerse en cuenta en el análisis acerca de la naturaleza de la
economía y sociedad colonial. En realidad, aunque aún no se dis­
pone de información suficiente para calcular el movimiento de mer­
cancías, artículos de lujo, objetos de valor, bastimentos y productos
de consumo en general, parece seguro que por lo menos en el siglo
xvii y primera mitad del xvin, los capitales se invertían más en
fuerza de trabajo que en utensilios, aparejos, maquinaria y herra­
mientas. En otros términos: este movimiento de recursos y esta
inversión en fuerza de trabajo más que en capital, reflejan un mayor

;-30 West, ob. cit., pág. 83. Germán Colmenares, Cali, terratenientes, mineros y co­
merciantes siglo xvm, Cali, 1975, pág. 92; Palacios P., ob, cit., pág. 142.
31 Georges Scelle, La traite negriere aux Indes de Castille. Contrats et traítés
■^Asiento, París, 1906, pág. 210.
•Á -
316 LA ESCLAVITUD Y LA SOCIEDAD ESCLAVISTA

interés por los hombres que por las riquezas, lo que ha sido señalado -
por Marx como característico del feudalismo32, pese a considerarse
como inversión de capital variable la realizada en fuerza de trabajo
esclava, inversión considerada por el propio Marx como de capital
fijo, pero dentro de un régimen esclavista3334 .
De acuerdo con lo dispuesto en las licencias, contratas y asien,
tos, la mercancía humana debía trasladarse de las costas africana^
a los puertos de permisión, y sólo con la debida autorización se'
podrían habilitar puertas de refresco o sitios de escala como San
Tomé, Jamaica, Barbados, etc. Legalizada la mercancía mediante
el pago de impuestas, examen médico e imposición de la coronilla’
real o marca —operaciones conocidas como de Palmeo y Carimbar­
se procedía a la subasta pública por lotes o por “piezas de indias”»
y posteriormente a su distribución e internación a las distintas sitios
de trabajo. En el caso de la Nueva Granada, las esclavos eran con­
ducidas en pequeñas grupos por los ríos Magdalena y Cauca hacia
Santa Fe, Antioquia, Cali, Popayán, Chocó y demás centros y zonas
de actividad y explotación económicas.
Las precias de las esclavos en las puertos de arribada, por lo
general no sufrieron bruscas fluctuaciones durante el desarrollo
de un asiento, pero sí se dieron marcadas diferencias entre los dé
uno y otro contrato. Así, por ejemplo, en el gran mercado de Carta­
gena, el precio promedio de los esclavos adultos vendidos por la
Compañía de Portugal fue de 270 pesos3536 y durante el asiento da
la Compañía de Inglaterra oscilaron entre los 200 y 240 pesos cada
uno38. La relativa estabilidad que se dio a pesar de las continuas
interrupciones de los asientos y de la irregularidad en el envío legal
de los esclavos fue el resultado del contrabando en gran escala
Ahora bien, las variaciones de precios que se daban en los remates,

32 Pierre Velar, Crecimiento y desarrollo, Barcelona, 1964, pág. 26.


33 Marx, El capital, I, IV, 2; cfr. Vilar, ob. cit., pág. 26, nota 7.
34 Sobre algunos términos y expresiones utilizadas en el comercio de esclavos
véase Palacios, ob. cit., págs. 373 y ss.
36 Palacios, ob. clt„ págs 88 y ss.
36 Id., págs. 233 y ss.
. MANUAL DE HISTORIA I 317

dependían básicamente de la demanda, pero otros factores como la


casta, el sexo, la edad, la forma de pago y el estado físico de las ar­
mazones, también incidían. Las enfermedades, las llamadas tachas,
“vicios” y defectos de los esclavos eran determinantes en la confor­
mación de las “piezas de indias” y de las “toneladas de negros” y
obviamente en los precios 37.

. Tomando como base una cuadrilla de 247 esclavos en las zonas
mineras del Chocó, Sharp estableció una tabla de precios para
fines del siglo xvm según edad y sexo de los esclavos y de acuerdo
con la cual habría una devaluación anual del 2%- a partir de los
30-40 años, período de mayor productividad de la mano de obra,
Cuando se obtiene el mayor precio :
Varones Mujeres
Edad Precio Promedio Precio Promedio
0-4 145 146
5-9 244 240
10-14 356 .240
1

15-19 489 500


20-29 486 453
30-34 500 475
35-39 480 467
40-49 393 375
50-59 234 204
60-69. 147 158
70 o más 75 44

En el puerto de Cartagena, la gran mayoría de las ventas se


hicieron a plazos, los cuales iban, por lo general, de los tres a los

37 IcL, pág. 156. Véase tabla de reducción de la Cía. de Francia. Se aprecian al­
gunas diferencias con el tipo de reducción empleada en el asiento de Grillo de
1669. A.G.I. Contaduría, 263.
318 LA ESCLAVITUD Y LA SOCIEDAD ESCLAVISTA

seis meses, con un recargo aproximado del 5% sobre las ventas


al contado. En la relación de operaciones de la factoría efectuadas
entre 1715 y 1718, de las 355 transacciones registradas solo 72 se
hicieron al contado y ni una sola fue superior a los 2.000 pesos,
mientras que en dicho lapso hubo ventas a crédito de 10.000 y
20.000 pesos cada una38. ,
La Corona, por su parte, para prevenir el drenaje de los metales
que ocasionaba el contrabando de mercancías y de esclavos, adoptó
un sinnúmero de medidas y dispuso una amplia vigilancia, pero
no obstante estas y el celo de muchos funcionarios, el fenómeno fue
prácticamente incontrolable y persistente. Los puntos de desem-;
barco y los sitios de mayor movimiento ilegal fueron Santa Marta,
Riohacha, Mompox, Chirambira, Buenaventura y Barbacoas. Sin
embargo, aún en Cartagena el comercio de contrabando era consi­
derable, mediante el soborno y pago de comisiones a funcionarios'
de todo rango destacados en el puerto. 4
El número, siquiera aproximado, de esclavos introducidos en
las colonias americanas es un punto aún demasiado oscuro. Existen
numerosos cálculos e hipótesis pero la información de archivo no
parece ser suficiente para llegar a conclusiones definitivas. Algunos
autores tomando cifras de funcionarios, cronistas y misioneros, con-
sideran que en los momentos de intensa actividad negrera en el
puerto de Cartagena, habrían llegado entre 10 y 12.000 esclavos
al año 39, cifras que parecen a todas luces excesivas. Otros investi­
gadores, teniendo como base el tonelaje medio de los barcos dedica­
dos a la trata consideran que durante el período colonial se habrían
introducido unos tres millones de esclavos a la América española,
sin tener en cuenta el contrabando 40. Algunos estiman que del con­
tinente africano se extrajeron entre 50 y 200 millones de esclavos
negros para ser conducidos al continente americano 41, de los cuales

38 Ibidem.
•’9 Jaime Jaramillo Uribe. ob. cit., pág. 10, nota 3.
40 Rolando Mellafe, La esclavitud en Hispanoamérica, Buenos Aires, 1972, píff/M
•H J. Griguievich, “La esclavitud y la Iglesia en la América Hispano-portuguestf
■( lencias Sociales, Academia de la. URSS, núm. 4, 1977, págs. 142-161-
MANUAL DE HISTORIA I *319

[a gran‘ mayoría serían jóvenes menores de 10 años, cálculos que


ie acuerdo a los datos que se han establecido para las colonias espa­
ñolas, parecen bastante exagerados. De otra parte hay que tener
sn cuenta que en atención a la productividad y rentabilidad del
esclavo, el empresario negrero prefería los varones cuya edad permi­
tiera una rápida y gran explotación. Konetzke42 presenta algunas
cifras acerca de la población negra en Hispanoamérica, según las
cuales hacia 1570 habría unos 40.000 esclavos; en 1650 cerca de
857.000 y al final del período colonial 2.347.000. El volumen' de la
población esclava y la intensidad del comercio negrero estaban en
relación directa con la actividad económica de las distintas colonias.
Así, por ejemplo, en la segunda mitad del siglo xvi habría en México
6.464 esclavos; en el Perú unos 4.000; en Panamá 2.809 y al Brasil
habrían ingresado entre 1570 y 1600 aproximadamente 50.000 escla­
vos. A mediados del siglo xvn México tendría una población esclava
de 35.089; Perú 30.000, Panamá 4.000 y al Brasil se habrían con­
ducido unos 200.000 esclavos entre 1600 y 1650. A finales del siglo
xvm el volumen de población esclava descendió en algunas regiones
como México que tendría menos de 10.000, Panamá con 1.676, pero
simultáneamente las introducciones aumentaron en otras zonas de
intensa explotación como Cuba y Venezuela. Respecto de la Nueva
Granada, puede considerarse que durante los años de comercio
negrero arribaron al puerto de Cartagena entre 500 y 1.500 esclavos
a] año, si bien es cierto que no todos permanecían en dicha pro-
(rtncia43^ _
De" acuerdo con el movimiento legal de esclavos africanos por
d puerto de Cartagena y aceptando la proporción de un tercio
respecto a los conducidos a Nueva España, especialmente durante el
período de las licencias, el volumen total de esclavos introducidos
por él puerto neogranadino desde la iniciación de la trata hasta el
momento de decretarse la libertad de comercio en 1789, oscilaría
.entre los 130.000 y 180.000 esclavos, cifra que en principio puede
parecer demasiado pequeña si se tiene en cuenta lo que tradicio-

;42 Richard Konetzke, América Latina, Madrid, 1972, pág. 72.


43 Palacios, ob. cit., pág. 36, nota 16.
t,"
320 LA ESCLAVITUD Y LA SOCIEDAD ESCLAVISTA

nalmente se ha afirmado sobre este comercio. Pese a que la infor­


mación es incompleta —aún no se dispone, por ejemplo, de datos
para uno de los períodos de más intensa actividad, el de 1600-1640—
y sin tener en cuenta el contrabando, estas cifras reflejan la impor-,
tancia del movimiento negrero y el papel de la esclavitud en la
economía y sociedad coloniales.
En relación con el sexo de las armazones, fue constante la pro-'
porción de un tercio de mujeres por dos de varones y aproximada­
mente el mismo porcentaje se presentó en los sitios de trabajo. En
1698, por ejemplo, de los 1.027 esclavos que arribaron a Cartagena,
394 eran mujeres y en el año siguiente de los 608 negros solo 186
eran mujeres44. Durante el primer período del asiento inglés, dé:
los 1.383 esclavos vendidos en el puerto, 890 eran varones y 493
hembras4546. Una cuadrilla de 94 esclavos mineros de Remedios, en
1632, estaba integrada por 38 mujeres y 56 hombres49. De otra
parte, la proporción1 de muleques y mulecas frente a los adultos
fue de un cuarto aproximadamente.
Frederick Bowser cree que entre 1580 y 1600, Cartagena de
Indias recibiría hasta 1.500 esclavos al año, mientras que entre
1600 y 1640 habría llegado un mínimo de 2.000 africanos4748 . El go-.
bemador de Cartagena en comunicación de 1598 se refiere a los ’
negros que “.. .vienen de Guinea, Angola y Cabo Verde, que de un ■
año con otro serán más de 2.000”43 y para 1621 se calcula la poblá- ■
ción negra de la provincia de Cartagena en más de 20.000 esclavos43 •>
•A •
De acuerdo con los datos de Francisco Silvestre para fines del-i
siglo xviii habría en la Nueva Granada 53.788 esclavos y para co-'

44 Id., págs. 87 y 95.


45 Id. pág. 233.
46 West, ob. cit., pág. 84, nota 49.
47 Frederick Bowser, El esclavo africano en el Perú colonial, 1524-1650, México,
1977, pág. 108.
48 Roberto Arrázola, Palenque, primer pueblo libre de América, Cartagena, 1970,
pág. 15.
49 Id., pág. 57.
■ MANUAL DE HISTORIA I 321

miehzos del siglo xix la población negra y mulata, así esclava como
libré, sería de 210.000 50. Según algunos cálculos recientes, la pobla­
ción de origen africano negra y mulata en la actual República de
Colombia alcanza a ser el 30% de la población total5152 .

B. ÓRÍGENES TRIBALES , /

■<. • .Uno de los aspectos más importantes en relación, con,el comer­


cio de esclavos africanos es el relativo a los orígenes de la población
/negra, no sólo desde el punto de vista de la contribución biológica,
sino fundamentalmente para precisar el aporte cultural y social
de las diferentes castas, naciones o países a los distintos grupos
de esclavos.
Lamentablemente, no se han adelantado trabajos sistemáticos
■en este sentido y las referencias al origen tribal del elemento negro
importado a la Nueva Granada son muy generales y vagas, sin que
hasta el momento se haya confrontado, por ejemplo, la información
de archivo con las conclusiones de los trabajos de campo ade­
lantados s2.
•Jt-
*'
En las primeras etapas de la trata y especialmente durante
los siglos xvi y xvii, los sitios de donde debían ser extraídos los es-
elavos africanos se establecían en las licencias y asientos. Durante
dicho lapso los únicos lugares autorizados fueron los llamados Islas
de Cabo Verde y Ríos de Guinea, pues los negros de estas zonas eran
considerados de mejor calidad y ofrecían mayores posibilidades eco­
nómicas a los tratantes. Sin embargo, de acuerdo con los trabajos
de algunos investigadores 53 y teniendo en cuenta la información de
documentos como las licencias, los asientos, los registros de compra­

•XT-
50 Jaime Jaramillo Uribe, ob. cit., págs. 11 y ss.
51 Aquiles Escalante, El negro en Colombia, Bogotá, 1964, pág. 5. Roger Bastide,
Las Américas negras, Madrid, 1969, pág. 22.
52 Para algunas regiones de América existen algunos trabajos rigurosos e impor­
tantes sobre este aspecto, como los de Gonzalo Aguirre Beltrán, Arturo Ramos,
Robert Foguel, Philip Curtin, etc.
53 Por ejemplo, Rogerio Velásquez, José Arboleda, Aquiles Escalante, etc.
322 LA ESCLAVITUD Y LA SOCIEDAD ESCLAVISTA

venta, documentos notariales, testamentos, etc., puede afirmarse


que a la Nueva Granada fueron introducidos esclavos de todas las
zonas de extracción africana, básicamente tribus de los Ríos de
Guinea, Sierra Leona, Arará, Mina, Carabalí, Congo y Angola.
“...los esclavos negros que se traen en Cartagena y venden
en ella son de tres suertes. La primera de más estima los, de los
ríos de Guinea que llaman de Ley que tiene diferentes nom-
bres... y su común precio es a 200 pesos de plata ensayada de
contado. La segunda suerte es la de los ardás o araraes, destos
son los menos que se traen y se venden a 160 ducados de a 11
reales, comúnmente de contado. La tercera e ínfima es de los
angolas y congos de que hay infinitos en su tierra y se venden
comúnmente a 150 ducados de contado...”54.
4

Al parecer, la mayor, parte de la población africana llegada a


la Nueva Granada era portadora de un cultura económica y tec­
nológica más evolucionada, en algunos aspectos, en relación con
1* de los aborígenes, lo que en cierto sentido determinó la función
socio-económica de la población negra y, obviamente, dio lugar a
una inversión en el status social respecto de la condición legal entre
el negro y el indio. Sin embargo, aún no existen trabajos suficientes
ni estudios sistemáticos no sólo sobre el origen tribal sino sobre la
distribución geográfica de la población africana 5S.

C. ETAPAS DE LA TRATA
: •
1. Permisos y licencias

Inicialmente y en desarrollo de una política de excepciones,


recompensas, estímulos y garantías, la Corona concedió permisos
individuales para pasar a la América entre tres y ocho esclavos
I

54 A.G.I. Santa Fe, 52, Ramo 5, Doc. 178.


55 La Cía. de Cacheu, por ejemplo, condujo a Cartagena, directamente de las
costas africanas, esclavos de Guinea, San Tomé, de casta mina, angola, etc. Bowser,
ob. cit„ pág. 66 y ss., ofrece algunos cuadros étnicos de los afroperuanos que pueden
tomarse como referencia para estudios similares en la Nueva Granada.
MANUAL DE HISTORIA I 323

negros, supuestamente para el servicio doméstico y no negociables,


a casi todos los funcionarios designados por las autoridades de la
metrópoli y sin el pago de derechos, lo que constituía, en efecto,
una especie de gastos de representación. Muy pronto, sin embargo,
a partir de 1513, el derecho de introducción o almojarifazgo se
fijó en dos ducados por cabeza, pero para 1560 ya.se pagaban 30
ducados por cada licencia de esclavo. '
En desarrollo de esta política, los virreyes por lo general reci­
bían 12 permisos y excepcionalmente 20, los oidores 4 y los funcio­
narios de la tesorería 3, así como los inquisidores del Santo Oficio y
■^cs corregidores. Por su parte, un arzobispo tenía derecho a 6 per­
misos de esclavos, los obispos 4 y el clero secular 2. En muchas
ocasiones la Corona eximió igualmente del pago de derechos a las
órdenes religiosas, conventos y cabildos municipales para introducir
esclavos con destino al servicio y no con fines de venta56.
Estos permisos, libres de todo cargo y en pequeñas cantidades,
se concedieron durante casi todo el siglo xvi, sin perjuicio del desa­
rrollo de la nueva política financiera de la Corona, que encontró,
en las licencias para introducir esclavos en las colonias, una fuente
importante de recursos. En efecto, la concesión de permisos nego­
ciables para el traslado de mano de obra esclava de las costas afri­
canas y de la propia Península, además de causar notables ingresos,
fue utilizada como mecanismo muy a propósito para atender los
altos intereses que ocasionaban la confiscación de caudales priva­
dos, mediante el otorgamiento de juros que se traducían en licen­
cias, pues el principal provecho que perseguían era el comerciar
con ellas. De esta manera, las concesiones negociables se convirtie­
ran en fuente de recursos, y básicamente en instrumento económico
'y político de gran importancia.
El período de las licencias se extendió prácticamente desde
1510 hasta 1595, lapso durante el cual la Corona atendió la cre­
ciente demanda de mano de obra esclava con el otorgamiento de
permisos, licencias menores y licencias monopolistas y se sentaron
las bases de lo que sería la política de la trata de negros en América.

56 Bowser, ob. cit., pág. 51, nota 10.


324 LA ESCLAVITUD Y LA SOCIEDAD ESCLAVISTA

Este largo período, con un control relativo de la Corona sobreS


el comercio de esclavos, coincidió con tres fenómenos importantes;!
a) etapa continental de la Conquista; b) crisis demográfica indí­
gena, y c) política imperial de España en Europa. Es evidente la
incidencia de estos factores en el desarrollo y auge del comercio de¿
mano de obra negra, pues, de una parte, el esclavo africano se con­
virtió en elemento fundamental en el proceso de conquista y colo­
nización, y de otra, los recursos provenientes de derechos de intro­
ducción y trata de negros jugaron papel importante en la política
de expansión europea. *.
Ahora bien, establecer el número de licencias concedidas es
factible, no así el número de esclavos introducidos. Si se acepta el
cálculo de que la mercancía fuerza de trabajo negra representaba,
cerca de un millón de ducados al año 57 y si se tienen en cuenta lo¿i
promedios del tonelaje de los barcos dedicados a la trata58, sev
podría concluir que durante el período de las licencias se habrían
introducido legalmente más de cien mil esclavos a las colonias es­
pañolas y básicamente a la Nueva España y al Perú. Pero si sé
considera que entre 1595 y 1610, según los registros de contrata^
ción, se concedieron licencias para 75.389 esclavos africanos —de
los cuales 42.749 arribarían al puerto de Cartagena59—, bien podría
concluirse que entre 1510 y 1595 el número de esclavos introducidos
pudo ser superior a la cifra atrás mencionada, sin considerar el con­
trabando adelantado al amparo de los permisos legales.
El sistema de licencias individuales y de permisos negociable^
hizo crisis frente a la creciente demanda de mano de obra esclava';
pues, de una parte, encareció notablemente la mercancía, ya que
en el proceso de reventa el intermediario pretendió un margen de
ganancia cada vez mayor, y de otra parte, esta modalidad no per­
mitía satisfacer las necesidades dei mercado. De esta manera s?.
abrió paso al sistema de contratos semimonopolistas, para llegad
finalmente a la concesión del gran monopolio.

57 R. Konetzke, ob. cit., pág. 69.


58 Mellafe, ob. cit., pág. 58.
59 Enriqueta Vila. “Les asientos portugueses y el contrabando de negros". AEA,,
t. XXX, Sevilla, 1973, pág. 6
. MANUAL DE HISTORIA I 325

2, Los asientos

A finales del siglo xvi la crisis demográfica indígena se había


agudizado con la consecuente incidencia en la actividad económica
de las colonias. Para entonces la política de la Corona respecto de
la utilización de mano de obra servil era mucho más precisa; de un
lado, se buscaba implementar la legislación de protección tutelar
hacia la población aborigen, y de otro, se consolidaba definitiva­
mente la esclavitud negra como única alternativa ante la escasez
de mano de obra y la intensificación de la explotación de las minas.
Los grandes asientos surgieron como consecuencia de la nece­
sidad de atender la demanda; de controlar el comercio y aumentar
los ingresos por concepto de derechos y, finalmente, como resul­
tado de la nueva situación político-económica europea.
En este largo período que se extendió desde 1595 hasta 1789,
con algunas interrupciones y esporádicas vueltas al sistema de las
licencias, se dieron dos etapas bien diferenciadas. La primera com­
prendió los asientos portugueses, ciertos períodos de transición y
algunos asientos menores, celebrados entre 1595 y 1689. La segunda
etapa se dio a partir de la intervención directa de los nuevos países
expansionistas como Holanda, Francia e Inglaterra, decididos a
lograr por vía de pacífica negociación política o como resultado de
capitulaciones de paz el monopolio del comercio de esclavos. En
efecto, para entonces la trata de negros no sólo era un pingüe
negocio con una rentabilidad que llegaba al 800%, sino el medio
más directo y eficaz para debilitar el deteriorado dominio, de España
en América y, en último término, para sustituir un imperio por
otro, aunque ya no sobre bases de predominio político, sino funda­
mentalmente de control económico.
De’este modo, Portugal, Francia, Holanda e Inglaterra, que
poseían factorías en las costas africanas y colonias en América y
contaban con grandes compañías negreras bien organizadas, ejer­
cieron a partir de 1595 pleno control sobre el lucrativo comercio de
esclavos, que, dada su importancia, se convirtió desde entonces en
pieza clave en el tablero del expansionismo, la política europea y el.
326 LA ESCLAVITUD Y LA SOCIEDAD ESCLAVISTA
-l
predominio económico dentro del marco del desarrollo capitalista
mercantil.
El masivo traslado de la fuerza de trabajo africana a las coto-
nías americanas contribuyó al crecimiento y predominio de países
y compañías capitalistas. Si los primeros metales llegados a Europa
estaban manchados de sudor y sangre indígena6061 , el desarrollo del
capitalismo supuso la sangría del Continente africano y el comer­
cio con los esclavos incrementó la explotación durante casi cuatro
siglos.
De los grandes asientos cabe destacar los celebrados con las
compañías de Cacheu de Portugal, Guinea de Francia y Mar del
Sur de Inglaterra, no sólo por el carácter de tratados internaciona­
les que tuvieron, sino por la naturaleza de las compañías, la concen­
tración de grandes capitales y, finalmente, por el papel desempe­
ñado en la desarticulación de la estructura económica del imperio
español en América6*..
En efecto, los asientos tuvieron la categoría de verdaderos traJ
tados internacionales y jugaron un papel político importante. La
Paz de Utrecht, por ejemplo, sólo se firmó después de la ratifica­
ción'del asiento de negros, y desde el ángulo económico tanto Por­
tugal como Francia y particularmente Inglaterra concibieron ldj
asientos de negros como “tapadera”, capa o pabellón oficial para
cubrir el comercio clandestino de mercancías dentro de la ya tenaz
lucha por la consecución de extensos mercados. ' 'j
• • r ¿
Estas etapas reflejan el proceso de concentración del comerció
de esclavos en grupos y compañías monopolistas, pues de las licen­
cias individuales se pasó a los contratos semi-monopolistas de los
primeros asientos —en los cuales el monarca español se reservaba
aún el derecho de conceder algunas licencias especiales a particu­
lares y cabildos— y de éstos a los grandes asientos internacionales
que tuvieron el monopolio absoluto de la trata.

60 Cfr. P. Vilar, Oto y moneda en la historia, Barcelona, 1969, pág. 41.


61 G. Scelle, ob. cit.
• MANUAL DE HISTORIA I 327

SÍNTESIS DE LA TRATA Y NÚMERO APROXIMADO DE ESCLAVOS


AUTORIZADOS PARA LAS COLONIAS ESPAÑOLAS

ví) . Licencias 1510-1595


1;- Permisos y licencias no negociables
2. Licencias vendibles ✓
“J. Licencias semimonopolistas
■ Número aproximado de esclavos introducidos: 100.000
i) Asientos 1595-1789
lf Asientos de monopolio portugueses 1595-1640: 158.963
2. Administración directa 1651-1662
Sin datos
• ,S. Período de transición (licencias y asientos con
particulares y compañías) 1662-1684
Número aproximado de licencias: 24.800
4. Período holandés 1685-1687
Número aproximado: 9.000
5. Administración directa 1687-1689
Número aproximado: 2.400
6. Período de transición 1689-1696.
Sin datos
7. Período portugués 1696-1701
Número autorizado 30.000
8. Período francés 1702-1713
Número autorizado 48.800
9. Período inglés 1713-1750
Número autorizado 144.000
10. Asientos y licencias sueltas 1743-1789
Número aproximado: 35.677
íj Libre comercio 1789-Independeuda
Sin datos
Gran total aproximado 553.646
328 LA ESCLAVITUD Y LA SOCIEDAD ESCLAVISTA

3. Libre comercio
Como consecuencia de las medidas económicas de los Borbones
respecto a las colonias americanas y en atención a circunstancias
políticas europeas, el bloqueo de los traficantes y la desesperada
demanda de los colonos, se optó por la libertad de comercio de la
mano de obra esclava en 1789.
La libertad del tráfico negrero no sólo supuso la ruptura con
un sistema de monopolio y el sacrificio de los derechos que pesaban
sobre la trata, sino que simultáneamente pretendió acelerar el
desarrollo de la gran hacienda tabacalera y cacaotera, así como
el de los grandes ingenios azucareros sobre la base de la introduc­
ción masiva de esclavos.
La trata en este período tuvo ciertas oscilaciones y los comer­
ciantes españoles intentaron controlarla directamente desde las
propias costas africanas; pero, de un lado, la opinión adversa que
paradójicamente estaba surgiendo, precisamente en Inglaterra, y
en segundo lugar los movimientos americanos de independencia
política, así como otros factores, la debilitaron y en algunos casos
la extinguieron.
El desarrollo de la trata de negros siguió, en términos genera­
les, las etapas de evolución del comercio colonial, pues fue realmente
la rama más lucrativa de esta actividad.II

II
La sociedad colonial y la esclavitud

A. AMOS Y ESCLAVOS

En la sociedad colonial neogranadina, como en el resto de


América, se reprodujeron muchos elementos de la sociedad escla­
vista del antiguo mundo europeo, pero igualmente surgieron for­
mas y relaciones distintas y aun se dieron ciertas singularidades en1
las diferentes colonias americanas.
■MANUAL DE HISTORIA I 329

j^Las relaciones que se dan entre esclavos y señores surgen de


la naturaleza misma de la institución, y la condición servil hacía
al esclavo y al señor, recíprocamente, al mismo tiempo enemigos82,
pero igualmente se daban relaciones de franco paternalismo y mu­
tuo afecto.
La aparente contradicción responde a la naturaleza del siste­
ma. En el caso de la Nueva Granada, el aprecio que sentía el ele­
mento español por el trabajo del esclavo en razón de su producti­
vidad y por el elemento negro en general62 —en parte determinado
6364
65
por la cultura más evolucionada, de que eran portadores algunos
grupos africanos— fue de tal índole, que se dio una verdadera
inversión en el status social respecto de la condición legal entre el
negro y el indio, siendo éste desplazado por aquél, aun tratándose
de la explotación de una mano de obra en lo legal completamente
desprotegida84. Sobre este particular son abundantes y elocuentes
los testimonios. El obispo de Cartagena, por ejemplo, a mediados
del siglo xvn, en carta a la Corona sostenía: “estos pobres indios
padecen la más dura servidumbre que han conocido las gentes por
los malos tratamientos de sus encomenderos, los cuales miran por
sus esclavos que le costaron su dinero dándoles lo necesario y cu­
rándoles sus enfermedades. Pero a estos pobres indios los tratan
peor que a bestias... oprimiendo a estos miserables chupándoles
la sangre y aun desollándolos y quitándoles las vidas...” 83.
Se trataba, en efecto, de dos clases de trabajadores: los indí­
genas eran una especie de “regalo de la Naturaleza” que no impli­
caba erogación alguna; los esclavos negros suponían una inversión
y, obviamente, requerían cierta atención y cuidados mínimos para
lograr un mayor beneficio. Acá puede residir el origen de la “opi­
nión” de que un negro rendía más que tres indios juntos.

62 Octavio Iannt, Esclavitud y capitalismo, méxico. 1967, pág. 60.


63 J. Jaramillo U., ob. cit., págs. 20 y ss.
64 Id., pág. 50. Sobre el status social y el ordenamiento legal, véase Magnus Mórner,
La mezcla de razas en la historia de América Latina, Buenos Aires, 1969, y “Raza y
estratificación social de Hispanoamérica hacia 1800”, Iberoamérica, vol. IV, 2, 1974.
65 A.G.I, Santa Fe, 228. Carta del obispo de Cartagena, 25 de septiembre de 1650.
330 LA ESCLAVITUD Y LA SOCIEDAD ESCLAVISTA

Pero si los costos de la mano de obra esclava y el capital inver­


tido en su adquisición obligaban al usufructuario. a contener lá
represión, a morigerar la violencia en las relaciones con el esclavo/
el objetivo de lograr una mayor productividad necesariamente ace­
leraba el consumo de la mercancía humana66. Los empresarios^
mineros, así como los grandes hacendados, sentían ya “los tormentos ’
civilizados del trabajo excedente”, y siendo los esclavos considera­
dos como una inversión productiva, se explica el ansia de obtener
el máximo de rendimiento en el menor tiempo posible, si bien a la
larga el proceso la convertiría, como lo observa Pierre Vilar, en
una verdadera “desinversión”.
“Cada indio gana de jornal cada día que trabaja un tomín y
de los 365 días que tiene el año huelga 80 por los domingos
y fiestas y otros que descansa y trabaja 285 días que son otros
*
tantos tomines de plata corriente que hacen 35 pesos 5 tomines,
de estos se sustenta y viste todo el año de la mita y paga la
demora y requintos y dado que un negro trabaja otros tantos
días al año y que hubiese de haber de jornal otro tanto se con­
sidera que el dueño le sustenta todos los 365 del año y que le
cuesta medio tomín ai día hacen 182 tomines y 1/2 y ahorra
102 tomines y 1/2 al año que hacen 12 pesos, 6 tomines y 6
granos de la dicha plata... Claro es por ser los negros.para
mucho más trabajo que los indios ha de ser mayor la saca de
la plata... y así se presupone quedarán dos tantas más de
provecho de lo que se ahorra en los dichos jornales...”67.
Obviamente, es imposible medir la productividad del esclavo
en el trabajo minero y tanto más en términos comparativos respec­
to del aborigen. Factores como la naturaleza de las minas, la rique­
za de los yacimientos, las técnicas utilizadas, las condiciones de.,
trabajo, etc., incidían en el rendimiento del esfuerzo humano. De •
acuerdo con algunos datos, en los comienzos de la Colonia, por

66 “...en los países de importación de esclavos es máxima de explotación de éstos


la de que el sistema más eficaz es el que consiste en estrujar al ganado humano
(Human cattle) la mayor masa de rendimiento posible en el menor tiempo” Marx,
El capital, I, pág. 209.
67 A.G.I. Santa Fe, 52, Ramo 5, Doc. 178. Cuentas y advertencias, 1622.
MANUAL DE HISTORIA I 331

ejemplo, los negros esclavos recogían en Castilla de Oro un peso


diario, aproximadamente 4.18 gramos de oro. En México, a media­
dos: del siglo xvi, un esclavo utilizaba un mes para recoger un peso68.
En la Nueva Granada, a comienzos del siglo xvn y sobre la base
de trescientos días laborables al año, un negro esclavo extraía de
das minas de Zaragoza, en promedio, un poco menos-de un peso de
oró diario69. En tales condiciones, y sin tener en cuenta los gastos
de sostenimiento del esclavo —los cuales se podrían calcular en un
real diario— pero tampoco el trabajo suplementario que desarro­
llaba, el empresario minero recuperaba en un año la inversión que
representaba el precio del esclavo.
Si bien es cierto que en su condición de esclavo el elemento
negro estaba completamente desprotegido y sin que se le recono­
ciera ninguna capacidad jurídica, no es menos evidente que el em­
presario, movido por razones económicas, tuvo un comportamiento
y actitud, en términos generales, bastante humanitario, trato dis­
pensado básicamente a la población en condiciones de producir y el
cual se traducía en alimentación adecuada y cuidado en las en­
fermedades.
...... A diferencia de lo que sucedía con el indio mitayo, el esclavo
¿africano era alimentado por el amo y la dieta y raciones eran acep­
tables y muy superiores a las que podía procurarse aquél. La base
de la alimentación del esclavo era el maíz, e igualmente se le sumi­
nistraba carne, pescado, yuca y plátano, y en algunas ocasiones se
de facilitaban tabaco y aguardiente 70. De otra parte, tanto en obe­
decimiento de las disposiciones de la Corona como en guarda de
sus propios intereses, muchos mineros adoptaron medidas de segu-
dridad y prevención y dispensaron atención médica aceptable a los
enfermos. Es claro, sin embargo, que ni sobre este ni muchos otros
aspectos de la esclavitud pueden hacerse generalizaciones válidas,
pero es forzoso aceptar que un propietario difícilmente podría expo-
jfíer un capital por insensibilidad o egoísmo.

68 PnatRE Vilab, ob. clt., págs. 115 y 128.


69 R. West, ob. clt.
70 A.G.I. Santa Fe. 838. Relación de gastos de minas. West, ld„ pág. 87, nota 67.
332 LA ESCLAVITUD Y LA SOCIEDAD ESCLAVISTA

Un factor importante que influyó en las relaciones entre es-'


clavos y señores fue la destreza de algunos africanos en el desem­
peño de ciertos oficios y trabajos, así como la habilidad para algu­
nas manifestaciones culturales como la música, el canto y la danza;
Esta circunstancia permitió que, a lo menos, un sector de la pobla­
ción esclava no sólo recibiera un tratamiento especial, sino que
fuera objeto de la confianza y aprecio del empresario blanco. En las
haciendas se les empleaba como mayordomos y administradores,
en las minas como jefes de cuadrillas y en las casas señoriales como
camareras, doncellas, amas de cría, etc.
Si bien es cierto que en esta sociedad colonial el esclavo des­
plazó al indígena, que muchos lograron la confianza y el aprecio
de los amos y que en general recibieron un tratamiento humanita­
rio sin ocupar el nivel más bajo de la sociedad, no se alteró la natu­
raleza del sistema ni desaparecieron las formas más extremas de
abuso y explotación.

B. LA LEGISLACIÓN

Contrasta la abundante legislación protectora del indígena que


se inició desde los comienzos del siglo xvi y se condensó en las
nuevas leyes de 1542, con las muy limitadas relativas al negro, las
cuales casi siempre fueron de carácter penal o por lo menos restric­
tivas y precautelativas. Los cabildos y las autoridades coloniales
expidieron, por su parte, un buen número de disposiciones y orde­
nanzas igualmente de carácter punitivo, como resultado del temor
que siempre se tuvo frente a la población esclava 71.
Uno de los aspectos que más preocupó a las autoridades colo­
niales fue el de las relaciones entre negros e indígenas. Por lo gene­
ral, éstas fueron muy tensas y de mutua hostilidad72, en razón a la

71 José Urueta, Documentos para, la historia de Cartagena. vol. I, Cartagena,


1887, Doc. 65.
72 Fenómeno que aún se aprecia en algunas manifestaciones del folklor. Véase,
por ejemplo, Rogerio Velásquez, ‘'Cantares de los tres Ríos. Adivinanzas del Alto
y Bajo Chocó”, Revista Colombiana de Folklor, vol. II. núm. 5.
MANUAL DE HISTORIA I 333

participación del elemento negro en algunas empresas de conquista,


y.la tendencia del esclavo africano a utilizar y abusar del indígena y
sus bienes. Pero más que impedir estos excesos, la Corona veló por
que el proceso de cristianización de la población aborigen no su­
friera ninguna interferencia por parte del elemento negro, de por
sí•í. considerado como naturalmente malo. /

' Similar preocupación produjo en la población blanca y, desde


luego, en las autoridades, el número y las actividades de los esclavos,
principalmente de los concentrados en las zonas urbanas. Así, desde
muy pronto se prohibió el porte indiscriminado de armas y la utili­
zación de cierta indumentaria, se estableció una especie de toque de
queda para los negros, se limitó la libertad de reunión y la asisten­
cia a bodas, bautismos y velorios; se prohibió frecuentar ciertos
sitios y se proscribió el consumo de bebidas, el baile público y el
juego, se redujeron las actividades de ventas ambulante? y, obvia­
mente, se prohibió el vagar, aun en busca de trabajo 73. „
■ Sin embargo, la legislación más drástica se reservó á" la huida
y el cimarronismo. En efecto, uno de los primeros problemas que
debieron enfrentar los dueños de negros y las autoridades colonia­
les, fue la rebelión y escape de los esclavos, fenómeno que se presentó
desde antes de la primera mitad del siglo xvi. Para detener esta
actitud se dieron normas severísimas y se estableció una escala de
castigos físicos que iba desde los azotes hasta la pena de muerte,
pasando por el cepo y la mutilación de miembros. Y aunque la legis­
lación diferenciaba las penas de acuerdo con la gravedad de los
delitos y se establecía el proceso que se debía seguir, en la mayoría
de los casos los amos —fuertes defensores del derecho de juzgar
y castigar por sí mismos a sus esclavos— cometían grandes abusos
y excesos.
La situación de desamparo jurídico del esclavo y el carácter
punitivo de la legislación sólo varió en la segunda mitad del siglo
xvin con la expedición de la Instrucción o especie de Código Negre­
ro de tono humanitario y proteccionista. A semejanza de lo que

-73 Leyes de Indias, lib. VII, t. V, ley XII y ss.


334 LA ESCLAVITUD Y LA SOCIEDAD ESCLAVISTA

se había dispuesto para la población aborigen en el siglo xvi, se esta-¿


bleció un protector de esclavos y las exigencias de doctrina,, buen
trato, alimentación y vivienda decentes fueron continuas y aun se
previeron penas y multas para los amos, y los cabildos y audiencias
abundaron en legislación para contener las atrocidades de los amos.
Es evidente que la política de la Corona y la nueva legislación
no variaron esencialmente la situación del esclavo, pero sí se ate­
nuaron algunos excesos —no sólo gracias a la reciente actitud hacia
la población esclava sino ante la situación social tensa—, las difi­
cultades crecientes para la consecución de la mano de obra debido
al bloqueo inglés a la trata y a los asientos de negros, así como en
virtud a la opinión adversa, a la esclavitud y al comercio de fuerza
de trabajo.

C. LA CRISTIANIZACIÓN

La Iglesia, y en particular algunos miembros del clero y órdenes


religiosas como los jesuítas, aun aceptando la institución de la
esclavitud, procuraron por muchos medios un tratamiento humani­
tario de parte de los amos, aunque la preocupación fundamental
fue la cristianización y la salvación del alma del esclavo.
Es verdad que el interés y el celo por la evangelización del es­
clavo no fue muy grande, pero en esto ni los tratantes ni los amos
deseaban tener problemas de conciencia ni dificultades con la Igle­
sia y, en general, no obstaculizaron la acción del clero y especial­
mente de los misioneros empeñados en administrar a los negros él
“pasto espiritual”. En la primera mitad del siglo xvn, por ejemplo,
fue notable la labor de dos jesuítas que se dedicaron a atender las
armazones en Cartagena de Indias: Alonso de Sandoval y Pedro
Claver. El primero elaboró —sobre la base de sus experiencias en
Lima— una especie de código misional para la cristianización de
los esclavos, tratado que siguió su discípulo, el padre Claver.
La metodología y el proceso de catequesis propuesto por el pa­
dre Sandoval, inspirado claramente en el principio aristotélico de
que “... el amo y el esclavo que por naturaleza merecen serlo tienen
• MANUAL DE HISTORIA I 335

intereses comunes y amistad recíproca”74, conducía al elemento


negro a la aceptación resignada de su “condición natural”. En
efecto se trataba —como lo pone de relieve Sylvia Vilar al analizar
el proyecto de Asiento presentado por fray Juan de Castro— de
predestinados no sólo para el cielo sino para el trabajo de los cam­
pos, de las minas y de los ingenios de América 7S.
Alonso de Sandoval recomendaba a los doctrineros métodos y
modalidades de catcquesis basadas en consideraciones religiosas
pero determinadas por circunstancias económicas:
“...Dirales que su amo les quiere mucho y (que si) hace lo
que dice, que le pedirá y rogará les trate bien, les regale y cure
y después de buen amo que vivan contentos en su cautiverio...
Ensáncheseles el corazón diciéndoles tendrán por estas partes
muchos parientes con quien tratar y que si sirven bien, tendrán
buen cautiverio, estarán contentos y bien vestidos...”76.
Los ofrecimientos radicalmente utópicos —la felicidad dentro
dél cautiverio y la alegría en el trabajo forzado— llevaban indefec­
tiblemente el afianzamiento del sistema colonial, y las enseñanzas
y prácticas religiosas, por lo general, fueron utilizadas como ideo­
logía de dominación, para la explotación y control de la población.
/ Ahora bien, el trabajo de los misioneros en Africa era en extre-
mo superficial y formalista, pues se limitaban a suministrar al
esclavo un nombre y echarles el agua bautismal —métodos de los
chales se lamentaba el padre Sandoval— sin iniciar un verdadero
proceso de catcquesis; pero esta modalidad convenía a los comer­
ciantes y dueños, pues, al parecer, era. muy común la opinión de
que un negro, debidamente cristianizado, perdía precio frente a
un esclavo bozal. Por su parte, los mineros y empresarios agrícolas,
aduciendo numerosas disculpas, eludían la obligación de promover
>

74 Aristóteles, Política, Lib. I, cap. 6., Madrid, Instituto de Estudios Políticos,


1961, pág. 11.
75 Stlvía Vilar, Los predestinados de Guinea, Melanges de la Casa de Velásquez,
París, 1971, pág. 299, nota 2.
* 76 Alonso de Sandoval, El mundo de la esclavitud negra en América, Bogotá, 1955,
Lib. m, cap. VIII, pág. 381.
4
336 LA ESCLAVITUD Y LA SOCIEDAD ESCLAVISTA

la cristianización del esclavo sin tener en cuenta las sanciones eco­


nómicas que esto podría acarrear y que iban desde una multa equi­
valente a la mitad del precio del esclavo hasta la confiscación de
los mismos.
La actitud de los propietarios hacia el proceso de aculturación
variaba sólo cuando el amo estaba seguro de que mediante la doc­
trina y las prácticas religiosas se podría controlar la conducta del
elemento negro, y en esta forma evitar las indemnizaciones y costas
judiciales que le ocasionaba el comportamiento licencioso del esclavo.

D. MEZCLA DE RAZAS

La mezcla y relación sexual del elemento africano con el indí­


gena y el blanco fue intensa, pese a la estratificación de los grupos
sociales de la sociedad esclavista y a la legislación de la Corona
para evitar la convivencia de los negros con los indios y españoles.
Factores de diversa índole contribuyeron al cruzamiento de
razas, fenómeno bien característico de la sociedad colonial hispa­
noamericana. Dada la condición del esclavo, el amo abusaba impu­
nemente de las mujeres de su propiedad. Estas, por su parte, des­
pertaban cierto atractivo en la población blanca y, en general,
preferían mantener relaciones sexuales con los amos, con la espe­
ranza de que los hijos alcanzaran la libertad o por lo menos pudiesen
retenerlos. De otro lado, el elemento negro se vio limitado en su
satisfacción sexual no sólo por los abusos del dueño y por la des­
proporción qué se daba entre la población esclava —aproximada­
mente un tercio de esclavos eran mujeres—, sino también por las
dificultades e impedimentos para contraer matrimonio con la es­
clava. Son abundantes los testimonios de archivo, juicios, pleitos
y procesos por abuso sexual, promiscuidad, estupro, prostitución y
amancebamiento dentro de la sociedad esclavista, comoquiera que
estos problemas y excesos se dieron con mucha frecuencia.
A pesar de la política de separación racial promovida por la
Corona y determinada básicamente por factores económicos y polí­
ticos. así como por consideraciones religiosas y morales y de la
■ MANUAL DE HISTORIA I 337

consiguiente legislación segregacionista7778


, las uniones entre miem­
bros de distintos grupos raciales, especialmente las ilegítimas,
fueron frecuentes en particular en los siglos xvn y xvm. Aun en
ciudades como Tunja, con abundante población indígena, se aprecia
este fenómeno con toda evidencia. En efecto, en los libros parroquia­
les de Santa Bárbara, por ejemplo, de los 985 individuos de todas
las castas que fueron bautizados entre 1659 y 1700, figuran 440
como hijos ilegítimos y 545 como legítimos'. De los 56 pardos y
mulatos sólo 12 son legítimos y 44 son registrados como ilegítimos,
por. su parte, de los 301 indios, 126 son ilegítimos y 175 aparecen
como hijos legítimos. De otro lado, entre 1624 y 1659 el número de
mestizos bautizados apenas dobla el de los negros esclavos, pues
aparecen recibiendo óleo y crisma 205 mestizos y 101 esclavos7B.
El proceso de mestizaje fue más fuerte en las regiones econó­
micamente más activas como las mineras y las de intensa explo­
tación agropecuaria, y en zonas como las costas del Atlántico y
Pacífico, Cauca, Valle y Antioquia, a donde concurrieron compulsi­
vamente negros e indígenas, la población mulata y zamba fue con­
siderable.

E. SUBLEVACIÓN Y CIMARRONISIMO

■ Uno de los problemas más difíciles y persistentes que debió
afrontar la sociedad esclavista prácticamente desde la primera mi­
tad del siglo xvi, fue la huida de los esclavos. En 1530, por ejemplo,
los negros fugitivos incendiaron a Santa Marta; hacia 1533, un buen
número de esclavos traídos por el fundador de Cartagena huyó a
las zonas montañosas de la provincia; en 1556 se produjo una
importante rebelión de esclavos en Popayán79; en 1598 se presentó
una sublevación de esclavos en las minas de Zaragoza, matando a

77 M. Mürner, ob- cit


78 Datos del trabajo en curso sobre archivos parroquiales de Fernando Díaz Díaz
y Jorge Palacios.
79 A.G.I. Patronato, 162, Ramo 9.
COLOMBIA
Zonos Esclavistas
MANUAL DE HISTORIA I 339

dueños y fortificándose en palenques80; a finales del siglo, el gober­


nador de Cartagena proponía fórmulas para financiar la perse­
cución y búsqueda, a través de cuadrilleros y la Santa Herman­
dad, de los “Negros cimarrones que con la ocasión de los muchos
montes y aspereza de montañas crecen cada día”81 y para entonces
ya se habían organizado los célebres palenques de/la Matuna y
San Basilio.
Durante el siglo xvn, y especialmente a lo largo del siglo xviii,
fueron numerosas las rebeliones y huidas de esclavos y surgieron
muchos palenques y comunidades de negros fugitivos. Frente a
este fenómeno que tanta inquietud despertó en la Corona, fue muy
distinta la actitud de las autoridades y la de los propietarios. En
primer término los cabildos, audiencias y gobernadores establecie­
ron penas severas para impedir y combatir la fuga y el cimarrona je
yernas adelante, la Corona adoptó muchas de las disposiciones pro­
vinciales. Por su parte, los dueños de esclavos solían exigir la apli­
cación de los castigos más severos, pero difícilmente financiaban
las empresas de debelación y exterminio de los palenques, no sólo
por los costos que significaban por los permanentes fracasos, sino
porque el precio de un esclavo cimarrón tenía una depreciación
Considerable.
•/"

El Cabildo de Cartagena, hacia 1570, dispuso penas seve-


frísimas:
"... Si al negro o negra que anduviere huido o ausente de sus
amos, no se volviere y redujere al servicio de sus amos dentro
de un mes después que se ausente, caiga e incurra de que al
negro le sea cortado el miembro genital e supinos, lo cual cor­
tado lo pongan en la picota de la ciudad, para que ello tomen
ejemplo los negros y negras, la cual justicia se haga pública­
mente en el rollo, donde todos los vean, lo cual se ejecute por
todo rigor...” 82.
Z7
80 J. VÁsquez de Espinosa, ob. clt., pág. 239.
81 R. Arrázola, ob. clt., pág. 15.
82 Id., pág. 26.
340 LA ESCLAVITUD Y LA SOCIEDAD ESCLAVISTA

y en la Recopilación (Lib. VII, tít. V) se establecieron castigos para


los negros cimarrones, a quienes, sin necesidad de instruirles pro­
ceso alguno, se les podría castigar con 50 azotes si se ocultaban
cuatro días; con 100 azotes si el negro huido se juntaba con otros
fugitivos y, finalmente, si permanecía por más de seis meses en
cimarronaje, se le aplicaría la pena de muerte, siendo ahorcada
“hasta que mueran naturalmente”.
De otra parte, las autoridades solían organizar expediciones
para la captura de los negros fugitivos, utilizando especialmente
grupos de indígenas como guerreros y guías; y mediante el soborno^
dádivas, primas y recompensas a la población de color, se lograba
la delación, captura y aun muerte de los cimarrones. Sin embargo
*
pese a la severidad de las penas y a la persecución sistemática, suri
gieron numerosos palenques en casi toda la zona esclavista de la
Nueva Granada. La Matuna, Tabacal, San Basilio, San Antero,
San Miguel, el Arenal, etc., en la costa del Atlántico; Mompós, Ure,
Carate, Cintura, Ñor osí, en las riberas del bajo Cauca y San Jorge;
Envigado, Cáceres, Remedios, Guarne, Rionegro, Guayabal, Anolai-
ma, Tocaima, Cartago, Otún, San Juan, etc., en el Magdalena Me­
dio, Antioquia, región oriental y los Llanos; Patía, Guapí, Cali, Puer­
to Tejada, El Cerrito, Yurumangui en el Chocó, litoral Pacífico y
Valle del Cauca83.
Algunos de estos palenques se dieron una organización político-
militar muy definida alrededor del cabildo, pero igualmente se
adoptaron algunas instituciones del gobierno colonial, mientras
que en el aspecto económico predominaron formas africanas, como
el uso y explotación comunal de la tierra sobre la base de la ayuda
mutua, y en igual forma desarrollaron su propia cultura y tuvieron
variadas manifestaciones de la misma.
El más famoso de los palenques tanto por su organización como
por la beligerancia ante las autoridades y dueños de esclavos fue
el de San Basilio, el cual se formó desde finales del siglo xvi al sur
de Cartagena. Las autoridades intentaron muchas veces la rendí-

83 Orlando Fals Borda, ob. cit., pág. 59.


COLOMBIA
Zona de Palenques

Principales Palenques •


342 LA ESCLAVITUD Y LA SOCIEDAD ESCLAVISTA
'.•v
ción y destrucción de esta comunidad, pero los palenqueros resis­
tieron los ataques y en no pocas ocasiones pusieron en serio peligro
la seguridad del puerto. Las relaciones con este palenque y algunos-
otros fueron, sin embargo, desde la franca hostilidad y la guerra
abierta hasta la solidaridad y entendimiento 84. Así, por ejemplo^
en algunas ocasiones a lo largo del siglo xvn, como en 1619, fueron’
declarados libres algunos grupos de negros cimarrones y se les fací-;
litó tierras para laborar, mientras que en otras, especialmente a
fines del siglo, se ordenó el exterminio total de los palenqueroste.
Estas comunidades, relativamente libres, dentro de la sociedad
esclavista, se convirtieron en una amenaza permanente para las
autoridades coloniales y despertaron una gran inquietud entre la.
población blanca. De una parte, las autoridades y funcionarios
vivían bajo el constante temor de una sublevación general del ele­
mento negro, encabezados por los cimarrones, o la alianza con gru­
pos de extranjeros y piratas; de otra parte, los particulares y dueños
corrían el peligro de perder el capital invertido en los esclavos o
ser víctimas de asaltos en caminos y haciendas, revueltas en las
minas, sufrir robos de bienes de consumo y raptos, especialmente,
del elemento femenino de color. :
Al parecer, los amplios movimientos de esclavos, particular­
mente los del siglo xvni, tenían como objetivo provocar una insu-
rrección general de la población de color con la posible participa­
ción de algunos grupos indígenas 86 en contra de la esclavitud y de
las autoridades coloniales. Hacia 1721, don Juan de Herrera expre­
saba el temor a una sublevación en Cartagena, pues “...la canti­
dad grande de negros que hay en esta ciudad si se levantan (como
en otra ocasión la tuvieron intentando, convocándose con la de}
palenque que está medio día del camino de esta ciudad) pueden’

, 84 En 1719, por ejemplo, ante la noticia de un posible ataque inglés, se concerta-


ron los servicios de algunos' negros del Palenque para la defensa del puerto» A.GXj
Santa Fe, 453.
85 Véase, por ejemplo, Arrázola, ob, cit. y María Borrego Pla, PaZenques de negros
en Cartagena de Indias a /ines deZ sigZo xvn, Sevilla, 1973.
86 Jaramillo Uribe, ob. cit., pág. 69.
■MANUAL DE HISTORIA I 343

con'tgran facilidad hacer mucho daño”8788 . pOr su parte, el capitán


de milicias de Popayán, ante la posibilidad de un movimiento de
Cimarrones y de esclavos, propuso la formación, en 1777, de varias
compañías de milicianos en Popayán, Cali, Buga, Cartago, Pasto
y Barbacoas 8S.
El cimarronismo, el bandidaje y los intentos de rebelión gene­
ral ponen en evidencia la crisis del sistema y de la sociedad escla­
vista, la cual se agudizaría más adelante, dentro del proceso general
de evolución de la sociedad colonial, y que comprendería algunas
etapas, como la interrupción de la trata y del comercio de esclavos,
mayor amplitud en los procesos de manumisión, la libertad de
partos y, finalmente, la abolición de la esclavitud a mediados del
siglo xix.

Agvirre Beltrán, Gonzalo: La población negra de México. Estudio etnohis-


tórico, México, 1972.
Arango, Mario: Ancestro afro-indígena de las instituciones colombianas, Bo­
gotá, 1972.
Arboleda, José Rafael: “Nuevas Investigaciones Afro-colombianas”, Revis­
ta de la Universidad Javeriana, Bogotá, tomo XXXVII, núm. 184 (1952).
AbRázola, Roberto: Palenque, primer pueblo libre de América. Historia de
las sublevaciones de los esclavos de Cartagena, Cartagena, 1970.
Bastide, Roger: Las Américas Negras, Madrid, 1969.
Bowser, Frederick: El esclavo africano en el Perú colonial. 1524-1650, Méxi­
co, 1977.
Garande, Ramón: Carlos V y sus banqueros, 3 vols. Madrid, 1943-1968.
Castillero Calvo, Alfredo: Los negros y mulatos libres en la historia social
panameña, Panamá, 1969.

87 A.G.I. Santa Fe, 472, Carta de noviembre 29 de 1721.


88 AG.I. Quito, 574, Carta de Diego Nieto al virrey, marzo 15 de 1777.
344 LA ESCLAVITUD Y LA SOCIEDAD ESCLAVISTA

Colmenares, Germán: Las haciendas de los jesuítas en el Nuevo Reino de


Granada, Bogotá, 1969.
: Historia económica y social de Colombia. 1537-1719, cali,
1973.
: Cali: Terratenientes, mineros y comerciantes siglo xvin.
Cali, 1975.
Cortés Alonso, Vicenta: “La trata de esclavos durante los primeros descu­
brimientos”, Anuario de Estudios Atlánticos, Separata, Madrid, 1963. |
-----: La esclavitud en Valencia durante el reinado de los Reyes
Católicos 1479-1516, Valencia, 1964.
Chaunu, Huguette et Pierre: Seville et L'Atlantique. 1504-1650, 8 vols., Pari^
1955-1959.
Deschamps, Hubert: Histoire de la traité des noires de L’Antiquité a nos
Jours, París, 1971.
Díaz Soler, Luis: Historia de la esclavitud negra en Puerto Rico. 1493-189$
Madrid, 1965.
Donnan, Elizabeth: Documents Ilustrative of the History of The Slave Trate
to America, 4 vols., Washington, 1930-1935.
I

ERic, Williams: Capitalismo y esclavitud, La Habana, 1975.


Escalante, Aquiles: El negro en Colombia, Bogotá, 1964.
Fals Borda, Orlando: Historia de la cuestión agraria, Bogotá, 1975.
Genovese, Eugene: Economía política de la esclavitud, Barcelona, 1970.
---------------------- '. Esclavitud y capitalismo, Barcelona, 1971.
Harth-Terre, Emilio: “El esclavo negro en la sociedad peruana”, Journal
of Inter-american Studies, vol. m, núm. 3 (1961).
Jaramillo Uribe, Jaime: Ensayos sobre historia social colombiana, Bogotá,
1968.
King, James: “Evolution of the Free Slave Trade Principie in Spanish Colo­
nial Administraron”, HAHR, XXI (1942).
---------------------- : Negro Slave in New Granada, Berkeley, 1945.
-----------------------: “The Negro in Continental Spanish America: A Select
Bibllography”, HAHR, XXIV (1944).
Konetzke, Richard: Colección de documentos para la historia de la forma­
ción social de Hispanoamérica, 3 vols., Madrid, 1953-1962.
; América Latina. La época colonial, Madrid, 1971.
. MANUAL DE HISTORIA I 345

faMAúnAL. Carlos: Los negros y la esclavitud en Santo Domingo, Santo


Domingo, 1967.
Lqmhardi, John: The Decline and Abolition of Negro Slavery in Venezuela.
1820-1854, Connecticut, 1971.
Manndc D.-Cowley M.: Historia de la trata de negros, Madrid, 1970.
Mina, Mateo : Esclavitud y libertad en el Valle del Rio Cauca, Bogotá, 1975.
Martin, Gastón: Nantes au XVIII siécle. L'ere des Negrieres 1714-1774, Paris,
193L
Mkléndez, Carlos: Los orígenes de los esclavos africanos en Costa Rica,
Sevilla, 1966.
Meló, Jorge Orlando: Historia de Colombia, tomo I, Medellín, 1977.
Méllate, Rolando: La introducción de la esclavitud negra en Chile, Santia­
go, 1959.
----------------: La esclavitud en Hispanoamérica, Santiago de Chile, 1964.
Miramón, Alberto: "Los negreros del Caribe”, BHA, vol. XXXI, núms. 351-
352.
Moliñari, Diego: "Datos para el Estudio de la Trata de Negros en el Río de
,1a Plata”, Documentos para la Historia de la Argentina, tomo VII, Bue­
nos Aires, 1916.
Mórner Magnus: El mestizaje en la historia de Iberoamérica, Estocolmo,
1960.
—------- La mezcla de razas en la historia de América Latina, Bue­
nos Aires, 1969.
■ ’•* : “Raza y Estratificación Social de Hispanoamérica ha­
cia 1800”, en Iberoamericana, Estocolmo, 1974.
Palacios Preciado, Jorge: La trata de negros por Cartagena de Indias, Tun-
ja, 1973.
Ramos, Arthur: Las culturas negras en el Nuevo Mundo, México, 1943.
Saco, José Antonio: Historia de la esclavitud de la raza africana en el Nuevo
Mundo y en especial en los países Américo-Hispúnicos, 4 vols. La Ha­
bana, 1938.
Sandoval, Alonso de: El mundo de la esclavitud negra en América, Bogotá,
1956.
Secblle, Georges: La traité negriere aux Indes de C astille, Contrats et traités
D>Asiento, 2 vols., Paris, 1906.
346 LA ESCLAVITUD Y LA SOCIEDAD ESCLAVISTA

Studer, Elena F. S. de: La trata de negros en el Río de la Plata durante el ■


siglo xviii, Buenos Aires, 1958. <
Tannenbaum, Frank: El negro en las Américas, Buenos Aires, 1968.
Tejado Fernández, Manuel: Aspectos de la vida social en Cartagena de
Indias durante el seiscientos, Sevilla, 1954.
Valtierra, Angel: El santo que libertó una raza, Bogotá, 1964.
Velásquez, Rogerio: “Gentilicios africanos del Occidente Colombiano”, en
Revista Colombiana de Folklor, Bogotá, 1962.
-----------------------: “Cantares de los Tres Ríos. Adivinanzas del Alto y Bajo
Chocó”, en Revista Colombiana de Folclor, vol. II, núm. 5, 1960.
Verlinden, Charles: “Esclavitud medieval en Europa y esclavitud colonial
en América”, en Revista Universidad Nacional de Córdoba, 1958.
Vignols, León: “El asiento francés y el comercio español”, en AHDE, vol. 5,
1928.
Veitia Linage José: Norte de la Contratación de las Indias, Buenos Airesf
1945.
Vila, Enriqueta: “Los asientos portugueses y el contrabando de negrosv
en AEA, tomo XXX, Sevilla, 1973.
----------------- ~---- : “Algunos datos sobre la navegación y los navios negreros
en el siglo xvii”, en HBA, Sevilla, 1973.
’Vilar, Pierre: Oro y moneda en la Historia, Barcelona, 1969.
Vilar, Sylvia: “Los Predestinados de Guinea”, en Melanges de la Casa de
Velásquez, tomo VII, 1971.
West, Robert: La. minería de aluvión en Colombia durante el período coto-
nial, Bogotá, 1972.
V
estado, administración
Y VIDA POLÍTICA EN LA
SOCIEDAD COLONIAL

JAIME JARAMILLO URIBE


GERMÁN COLMENARES

I
LTANUAL DE HISTORIA I'- 349

I
La administración colonial

JAIME JARAMILLO URIBE

A. ETAPAS DE LA ADMINISTRACIÓN COLONIAL

España y Portugal fueron las primeras naciones europeas que for­


maron un gran imperio colonial y que tuvieron que asumir la
tarea de organizarlo administrativamente. Más tarde surgieron el
imperio inglés, el francés y el holandés cuando ya España tenía una
experiencia centenaria en materia de administración colonial1.
La organización administrativa de España en América podría
dividirse en tres grandes períodos. El primero, que coincide con el
proceso de descubrimiento y conquista, es un período de experi­
mentación y tanteos, representado por las capitulaciones entre la
Corona y los primeros conquistadores que con el título de adelanta­
dos impusieron su voluntad personal en un proceso de explotación

1 Las principales disposiciones legales sobre administración colonial hasta fines


del siglo xvn se encuentran en la Recopilación de las Leyes de Indias de 1688,
Libro II, Títulos III y siguientes. Ed. facsimilar del Consejo de la Hispanidad, 3
vols., Madrid, 1943. La bibliografía sobre la organización administrativa del Imperio
español americano no es muy abundante. Entre las obras de carácter general men­
cionamos las siguientes: C. H. Haring, The Spanish Empire in America, New York,
1963. Eulalia Lahmeyer Lobo. Administracáo colonial luso-espanhola mas Americas,
Río de Janeiro, 1952. John Lynch, Administración colonial española, Buenos Aires,
1967. Para el siglo xvm, especialmente, José María Mariluz Urquuo, Ensayos sobre
los juicios de Residencia, Sevilla, 1952. Ernest Schaefer, El Consejo Real y Supre­
mo de Indias, 2 vols., Sevilla, 1935, 1947. Ismael Sánchez Bella, La organización
financiera de las Indias, siglo xvi, Sevilla, 1968. Para el Nuevo Reino de Granada:
José María Ots Capdequí,. El Estado español en las Indias, México, 1941. Institucio­
nes del gobierno del Nuevo Reino de Granada en el siglo xvni, Bogotá, 1956. Nuevos
aspectos del siglo xvm en América, Bogotá, 1945. Eduardo Posada y Pedro María
Ibáñez, Relaciones de mando de los virreyes del Nuevo Reino de Granada, Bogotá,
1910. Citaremos esta obra como Relaciones de mando o relaciones, únicamente.
350 ESTADO, ADMINISTRACIÓN Y VIDA POLÍTICA'

y rapiña que poco tenía que ver con una organización institucional.
El segundo se inicia con la fundación de las primeras audiencias
y la promulgación de las primeras Leyes de Indias, particularmente
con las de 1542, expedidas por Carlos V, en la ciudad de Burgos. En
este momento es la monarquía, el Estado español, el que asume el
control y ejercita sus plenos derechos soberanos sobre los nuevos
territorios. Los siglos subsiguientes xvii y xvm, verán surgir la
imponente y compleja organización burocrática, jurídica, social y
política del Estado español de las Indias, tal como se configuró
durante el reinado de los Austrias. Las reformas introducidas por
los reyes Borbones, a partir de Felipe V, en los comienzos del siglo
xvm, constituyen la. tercera etapa que se prolonga hasta la eman­
cipación de los territorios americanos. La obra de Carlos III, repre­
senta el momento culminante y más significativo de tales reforman
Las tres etapas pueden seguirse en la historia de la administración
española en el Nuevo Reino de Granada2.

B. LOS PRINCIPIOS GENERALES QUE CONFIGURAN


LA ADMINISTRACIÓN COLONIAL

1.Centralismo
Ja *

En el momento de producirse la conquista y colonización de


América, España estaba ya organizada como una monarquía nacio­
nal absoluta que no compartía sus derechos de soberanía cón los'
poderes feudales. Este rasgo característico del Estado español se
acentúa todavía más en los territorios americanos. El Imperio será'
dirigido y administrado desde Madrid, a través de los órganos espe-
r.

2 Las principales fuentes primarias para el estudio de la administración colo­


nial en el Nuevo Reino de Granada se encuentran en numerosos fondos del Archivo
Histórico Nacional (AHN). Mencionamos los principales: virreyes, gobierno, residen­
cias, empleados públicos, poblaciones, mejoras materiales, reales cédulas, Real
Audiencia, visitas, cabildos, Real Hacienda. En la bibiblíografía deben tenerse en
cuenta los estudios citados de José María Ots Capdequí, ricos en información y
materiales, particularmente para el siglo xvin.
- MANUAL DE HISTORIA I 351

¿talmente creados para el ejercicio del control político y económico


centralizado, auxiliados por una legislación unitaria en sus prin­
cipios, instrumentada por una burocracia de organización jerár­
quica, hasta cierto punto especializada en sus funciones y en última
instancia controlada desde la dirección central del Imperio. En la
cúspide de dicha jerarquía estaba el Rey; debajo,’ en orden descen­
dente, el Consejo de Indias, las audiencias de América, los virreyes,
los cabildos y los tribunales reales y una cadena de funcionarios
políticos y fiscales que iban desde los capitanes generales, los go­
bernadores y los corregidores, hasta los alcaldes, los escribanos y los
alguaciles. . i.

B És cierto que a medida que fue complicándose la vida colonial


les órganos administrativos de audiencias, virreinatos y capitanías
generales fueron adquiriendo mayor poder decisorio y discrecional
y algún grado de autonomía y que los funcionarios americanos go­
zaron de poderes de interpretación de la ley, conforme a los fac­
tores reales que actuaban en los diversos territorios; pero es igual­
mente cierto que las decisiones fundamentales en el campo político,
jurídico y económico emanaban de la dirección central de la mo­
narquía y que la solución de los litigios importantes o el estableci­
miento de los principios institucionales en que se basaba la vida
social de los territorios del Imperio debían recibir la confirmación
ó la decisión final y original de los órganos centrales. Las últimas y
decisivas instancias eran el Rey y sus consejos. Desde luego, esta
administración jerárquica y centralizada no se identificaba con un
sistema arbitrario y desprovisto de apoyos en la realidad de los
territorios ultramarinos y aún en la voluntad o el consentimiento
y las necesidades de sus habitantes. Un sistema de consultas e in­
formación, lento, costoso y complicado las más de las veces, pero
real y efectivo en amplia medida, permitían la realización de una
política realista, que se fue perfeccionando con el correr de los
tiempos a través de un proceso de ensayos y rectificaciones. Tal era
la función que llenaban instituciones como la visita, la residencia
y las relaciones que virreyes, presidentes y capitanes generales de­
bían presentar al final de su mandato, y además, el ir y venir
352 ESTADO, ADMINISTRACIÓN Y VIDA POLITICA
.-A
constantes de consultas e informaciones sobre los más variados
negocios de la administración colonial.

2. Reglamentarismo

Organizada cuando la concepción mercantilista de las nacien­


tes monarquías nacionales europeas estaba ya configurada, la admi­
nistración colonial española se caracterizó por su sentido reglamen-
tarista. Todas las actividades, funciones, obligaciones y derechos,
tanto de los funcionarios como de los súbditos fueron reglamentados.í
en leyes, reales cédulas, acuerdos de audiencias y resoluciones dé ­
los cabildos. Desde las cuestiones de la Hacienda Real, hasta las
más minúsculas.cuestiones de competencias jurisdiccionales y pro­
tocolo estuvieron reglamentadas.

3. Intervencionismo

íntimamente unido a este afán reglamentarista, estaba el in­


tervencionismo. El Estado español de las Indias, fue un Estado
intervencionista en el más amplio sentido de la palabra. A ello
conducían no sólo las doctrinas dominantes en la metrópoli, sobre
la soberanía real absoluta, practicada por los monarcas de la Casa
de Austria e intensificada por los reyes Borbones a partir de Feli­
pe V, sino también las características de la sociedad de castas que se
pretendía mantener en América. De ahí que los órganos de la admi­
nistración española, especialmente sus audiencias y cabildos inter­
vinieron y reglamentaron desde los mercados y los abastos hasta
las profesiones y su ejercicio, los vestidos y armas que podían llevar
sus habitantes y los órdenes de precedencia que debían cumplirse’1-
en ceremonias civiles y religiosas 3.

3 Enrique Ortega Ricaurte, Libro de acuerdos de la Real Audiencia del Nuevo


Reino de Granada, 2 vol., Bogotá» 1947, 1948. Del mismo autor Cabildos de Santa Fe
de Bogotá, Bogotá, 1957.
■ MANUAL DE HISTORIA I 353

4. 'Uniformidad
necesidad de controlar y administrar un vasto territorio
como el Imperio Colonial de América, condujo a los administrado­
res españoles a introducir una amplia estructura de normas e insti­
tuciones comunes y uniformes. La administración colonial española
de América fue una de las primeras en aplicar en .amplia escala los
conceptos de administración racional y burocratizada que caracte­
riza a los estados modernos. Un elemento de dicha racionalidad era
la uniformidad. Sin unas normas y unas instituciones comunes
=era imposible el control y explotación de los territorios imperiales.
Por eso fueron comunes instituciones como la Audiencia y el ca­
bildo, y comunes la designación y funciones de la burocracia polí­
tica y administrativa: virreyes, presidentes, gobernadores, capita­
nes generales, alcaldes, corregidores. De ahí también el Corpus
legislativo representado por las leyes y cedularios que constituyen
el contenido del derecho indiano.

5. C'asuismo - .
Sin embargo, uri alto grado de uniformidad no fue incompa-
tible con un marcado casuismo. La diversidad de los territorios
americanos se hizo patente desde los comienzos de la colonización.
Diversas culturas, diversas densidades de población, diferentes te­
rritorios geográficos, disímiles riquezas fueron imponiendo normas
legales y procedimientos administrativos diferentes. Aún dentro
de una misma Audiencia o virreinato la diversidad regional fue
obligando a diferenciar la legislación y la gestión administrativa.
También el tiempo impuso sus cambios y adaptaciones sucesivos.
Esa variación se hace evidente en la legislación sobre encomiendas,
minas, poblamiento, jurisdicciones, etc., que fue una en el siglo xvi,
otra en el xvn y otra en el xvm. El se obedece pero no se cumple
con que respondían las autoridades coloniales en ciertas ocasiones
al recibir una nueva disposición legal procedente de Madrid, era
un principio de realismo político que evitó en muchas oportunida­
des desaciertos y conflictos. Interpretado a veces como expresión de
354 ESTADO, ADMINISTRACIÓN Y VIDA POLITICA

una actitud anárquica y ajena a las prácticas de la vida jurídica,’


su sentido práctico y racional ha sido destacado por historiadores
y juristas, aún por los menos sospechosos de simpatía por la obra j
de España en América
*.

6. Burocratismo

Por sus. mismas características de interventor y reglamenta-


rista, y por su mismo carácter de dominación colonial, el Estado
colonial americano fue un Estado altamente burocratizado. Cómo:
lo. es, por otra parte, todo Estado moderno. Pero a las condiciones
de una sociedad en que el ciudadano debe contar para casi todas
sus actividades públicas con el funcionario estatal, en América se
presentaban otras, que acentuaban la función y la presencia de la
burocracia. La necesidad de dar ocupación y prebendas a los espa­
ñoles peninsulares era una de ellas; el limitado desarrollo de la
economía privada era otro. Finalmente, la aversión a las ocupa­
ciones llamadas innobles por parte de españoles y criollos, engen­
draba el gusto y la necesidad del cargo público, que por otra parte
era un motivo^ de prestigio social. El carácter prebendarlo y el
escaso desarrollo educativo de sus territorios coloniales, fueron un.
gran obstáculo para el reclutamiento de una burocracia eficaz,;
sobre todo en los cargos medios. La ignorancia y la ineficacia de
los funcionarios es una de las continuas quejas de los virreyes y
visitadores reales. Sumada a factores como la corrupción, que
propiciaban por igual las bajas remuneraciones, la inexistencia;
del espíritu de servicio y la impreparación, que en ocasiones llegaba
hasta la falta del saber leer y escribir, constituyeron los varios
motivos de la ineficiencia de la administración colonial4 5. J

4 C. H. Habing, The Spanish Empire in America, Ed. cit, págs. 113, 114; Oís
Capdeqbí, Instituciones de gobierno del Nuevo Reino de Granada en el siglo xvin,
pág. 21. Citaremos esta obra como Instituciones de gobierno o simplemente coma
Instituciones.
5 Relaciones de mando, ed. cit.; Ots Capdequí, Instituciones de gobierno, págs. SD,
61, 87 y ss.
MANUAL DE HISTORIA I 355

- 7;!jfcóncentractón de poderes
£. i' •
conoció la administración colonial el principio de la sepa­
No
ración de poderes que caracteriza a los estados modernos, tal como
estos se organizaron después de la Revolución Francesa. El concepto
de soberanía, radicado en el Rey y por extensión en sus agentes, se
tomaba como el poder de legislar, juzgar y hacer ejecutar las deci­
siones estatales. De manera que los diferentes órganos y funcio­
narios del Estado podían, y de hecho ejercían conjuntamente las
funciones de juzgar, legislar y ejecutar. Así ocurría, por ejemplo,
en el caso de los virreyes, presidentes y audiencias y aún en los
funcionarios de menor categoría como corregidores, gobernadores
y alcaldes que pudieron, simultáneamente, dictar providencias de
carácter legal, servir de instancia de apelación en los litigios civiles
y criminales y ordenar el cumplimiento de las leyes.

8; - Control recíproco
♦ i-

¿Los peligros inherentes a la concentración de poderes indicada


en el párrafo anterior, eran contrabalanceados por el control mu­
tuo y la interdependencia que existía entre los diversos, órganos
administrativos. La desconfianza y el temor al abuso del poder de
la.burocracia parecía inspirar la política.de’la Corona®. La nece­
sidad de la confirmación real para muchas decisiones de virreyes,
el. sistema de consultas obligatorias y la provisional aplicación de
las normas que solía encabezarse con la expresión “por ahora”,
mantenían los límites jurisdiccionales de instituciones y funciona­
rios. Los poderes otorgados a una instancia, eran contrabalancea-
idos con alguna forma de intervención de otra. El sistema se daba
con suma claridad en el .caso de los virreyes y las audiencias. Aun­
que los poderes de los primeros fueron muy amplios, como repre­
sentantes de la soberanía real, sin embargo, éstos .debían actuar
en armonía y contacto permanente con la Audiencia y sus oidores.

6 Haaing, op. cit., págs. 113 y ss.


356 ESTADO, ADMINISTRACIÓN Y VIDA POLÍTICA

Reciprocamente el virrey, como presidente de la Audiencia, influía


en las decisiones de ésta. La historia de las disputas jurisdiccionales
y de las relaciones entre virreyes y audiencias, demuestra que ese
mutuo control fue algo más que una norma teórica7.

C. ÓRGANOS DE LA ADMINISTRACIÓN COLONIAL


T

1(; El Supremo y Real Consejo de Indias

.i.- Desde comienzos del. siglo xvi hasta las administraciones bor­
bónicas que redujeron considerablemente sus funciones en el siglo
xvm, el Consejo de Indias, constituido en forma definitiva en 1518,.
fue el órgano supremo de la administración colonial española. En su
seno fue donde se elaboró la enorme y complicada legislación de
Indias y por su conducto se realizó la política colonizadora. El Con­
sejo ejercía simultáneamente las funciones de órgano de consulta
para todos los asuntos referentes a las Indias, supremo cuerpo legis­
lativo y máximo tribunal de apelación en asuntos contenciosos
civiles, administrativos y criminales 8.
En su época de mayor importancia, es decir, durante los rei­
nados de Carlos V y Felipe II, el Consejo estaba compuesto de varios
consejeros, hacia 1600, generalmente juristas o teólogos, un secre­
tario, un fiscal de la Corona, varios procuradores, entre ellos uno
de pobres, varios notarios y numerosos oficiales como relatores, con­
serjes, alguaciles, etc. Durante el reinado de Felipe II, se agregaron
un cronista mayor, cargo que desempeñó Antonio de Herrera, autor
de la Historia General de Indias (Décadas) y un cosmógrafo, fun­
ción ejercida por primera vez por Juan López de Velasco, redactor
de la famosa Descripción de las Indias Occidentales.

7 Ots, Instituciones de gobierno, págs. 126 y ss. Sobre este aspecto también se
encuentran abundantes referencias en Relaciones de mando,
8 La obra clásica sobre el Consejo de Indias sigue siendo la de Ernest Schaefer,
ed. cit. Para la primera época, Sánchez Bella, op. cit.; Haring, op. cit., capitulo VI,
págs. 94 y ss.
MANUAL DE HISTORIA I 357

,.:j¿$«Las funciones del Consejo eran muy amplias. Debía en primer


' lugar proteger la población indígena; proponía al Rey las personas
para los cargos eclesiásticos y civiles, lo mismo que para recibir
mercedes, privilegios o beneficios. Controlaba la administración de
la Hacienda. Desempeñaba funciones legislativas y judiciales,
* ela­
borando leyes para las colonias. Revisaba y aprobaba las ordenan­
zas dictadas por los oficiales reales en los territorios americanos y
por las autoridades eclesiásticas en desarrollo del Regio Patronato.
Era la Suprema Corte de Justicia en asuntos civiles y criminales.
Definía los recursos de apelación en las controversias sobre sumas
mayores de 600 pesos, límite que varió con el tiempo hasta llegar a
la suma de 10.000 pesos. Definía en última instancia sobre las sen­
tencias de la Casa de Contratación y sobre los asuntos relacionados
con los repartimientos de indígenas. Finalmente ordenaba las visi­
tas generales y especiales a los territorios ultramarinos.
Con el advenimiento al trono español de la dinastía de los
Borbones, el Consejo y los tradicionales órganos de administración
de las Indias como la Casa de Contratación perdieron importancia.
En 1714 Felipe V, reorganizó el gobierno siguiendo el modelo de la
administración francesa. Los consejos reales fueron sustituidos por
un gabinete de ministros o secretarios. Al Ministerio de Marina y
de Indias fueron asignados los más importantes asuntos comercia­
les, militares, de hacienda y navegación referentes a América. Tam­
bién el nombramiento de los principales cargos políticos y judicia­
les incluyendo los miembros del Consejo de Indias que cada vez
tomó más el carácter de un cuerpo exclusivamente consultivo.

í. La Casa de Contratación de Sevilla


Fundada en 1503, la Casa de Contratación fue el primer orga­
ü
nismo regulador de las relaciones comerciales con el Nuevo Mundo
y el primer órgano consultivo de la Corona en asuntos referentes a
Indias. Controlaba el envío de flotas y pasajeros, la importación y
exportación de mercancías, graduando los derechos de aduana
y haciendo efectivos los ingresos, reales. En 1510 la Casa adquirió
facultades legislativas en materias de hacienda y de justicia en
procesos fiscales. Se transformó así en tribunal mercantil con
358 ESTADO, ADMINISTRACIÓN Y VIDA POLÍTICA

jurisdicción civil y criminal en materias de comercio y navegación-


En 1543, al fundarse el Tribunal del Consulado, muchas de. sus
funciones pasaron a este nuevo organismo encargado de regular
todo lo referente a la justicia comercial y al gremio de los comer­
ciantes 9.

3. Las Audiencias

Las reales audiencias, creadas en territorios americanos a par-,


tir de 1511, con la fundación de la de Santo Domingo, fueron la
célula central de la administración colonial. Organizadas según el
modelo de las audiencias peninsulares como tribunales de Justi­
cia, eii América adquirieron amplias funciones de gobierno. Esta­
ban compuestas' por un número variable de magistrados llamados
oidores y un cuerpo de funcionarios que incluía fiscales, escribanos,
alcaldes de corte, procuradores, notarios y alguaciles.
'Como corte judicial la Audiencia servía de tribunal de apela-,
ción de providencias dictadas por tribunales inferiores o por fun­
cionarios coloniales como gobernadores o corregidores. En asuntos
de mayor cuantía actuaba como tribunal de primera instancia.
Conocía también del llamado recurso de fuerza contra las disposi­
ciones de funcionarios eclesiásticos. Poseía igualmente jurisdicción
criminal sobre casos ocurridos a cinco leguas a la redonda de su
ubicación. La protección de los indios le estaba especialmente éneo-
mendada y á.partir de 1609, decidía en primera instancia todos: los
litigios referentes a encomiendas. Conocía también de los litigios
de carácter secular que se producían entre órdenes religiosas y de
los delitos cometidos por eclesiásticos en violación de las leyes
civiles. Los poderes legislativos de la Audiencia eran muy amplios.
A través de sus acuerdos, prácticamente podían legislar sobre todos
los asuntos no contemplados en las leyes o cédulas reales y regla­
mentados con carácter más general. Cubrían campos como el co­
mercio, los precios, los abastos, asuntos de tierras, composiciones,
encomiendas, caminos, hacienda, régimen de policía, etc.

9 Hahing, op. cit., págs. 94 y ss.; Eugenia Lahmeyer Lobo, op. cit, págs. 144 y ss.
MANUAL DE HISTORIA I 359

fEra además órgano de consulta para las gestiones de presi­


dentes y virreyes, quienes debían actuar, en armonía con ellas, no
obstante las múltiples tensiones y conflictos que se presentaron
en la historia de sus relaciones. Actuando colectivamente, con el
carácter de Real Acuerdo, la Audiencia llegó a ser, en suma, el
cuerpo central del gobierno en los territorios americanos10*.

"DEFORMAS DE CONTROL E INFORMACIÓN


F"
Residencia

•".Para controlar la conducta de sus funcionarios y establecer


su responsabilidad, la administración colonial española dispuso de
dos instituciones: La Visita y la Residencia. Esta última tomaba la
forma de un juicio —juicio de residencia—, conducido por un juez
de residencia, nombrado por el Consejo de Indias en los casos de
cargos que dependían directamente de Madrid, y por el virrey
o la Audiencia para los funcionarios que desempeñaban'cargos por
nombramiento de estas dos instancias o por compra de ellos. Con­
sistía la residencia en una investigación sobre la conducta y ma­
nejo de los asuntos confiados a cargo de los funcionarios reales,
particularmente de aquellos que tenían jurisdicción y manejo de
caudales. Generalmente se hacía al finalizar el período; cuando se
trataba de nombramientos a término fijo. Tal era el caso general
délos virreyes, nombrados ordinariamente para un período de 5
años. Si el caso era de empleos o cargos perpetuos, la residencia
solía ordenarse cada tres años. De acuerdo al menos á los términos
legales, ningún funcionario podía dejar el cárgo ó transferirlo a
un sustituto hasta que no se hubiera definido su situación por sen­
tencia del juicio de residencia11.

10 Haring, págs. 280 y ss.; Ors, Instituciones de gobierno, cap. H, págs. 63 y ss.
^11* Sobre la residencia, ver Mariluz Urquuo, op. cit. También Hamng, op. cit.,
págs. 138 y ss. Ambos autores están de acuerdo sobre la dudosa efectividad de la
residencia sobre todo cuando se refería a funcionarios de alta categoría. La primera
inspección hecha por nosotros en el Fondo Residencias del Archivo Histórico Nació-
360 ESTADO, ADMINISTRACIÓN Y VIDA POLÍTICA

Nombrado el juez, éste se trasladaba al lugar de domicilió del


residenciado, con secretario y escribano. Iniciaba su labor haciendo'
saber públicamente que se adelantaba la residencia y que se reci~i
bían testimonios y quejas sobre la conducta y actividades del fun­
cionario. Generalmente se llamaba a rendir testimonio a los vecinos,
más notables de la ciudad, villa o aldea, sobre la base de un prolijo
*
y estereotipado cuestionario, que incluía preguntas sobre cumplí-,
miento de las leyes, manejo de los caudales reales, costumbres
morales públicas y privadas, nepotismo, favoritismo, protección de.
los indios, diligencia en el despacho de sus funciones, etc. Los cues-,
tionarios eran prolijos y llegaban a contener hasta 50 preguntas?.
El juicio terminaba con una sentencia, absolutoria o condenatoria.;’
Las condenas incluían desde multas monetarias hasta la pena da
muerte. Las que se referían a los altos funcionarios como los oido­
res de Audiencia, virreyes, presidentes o capitanes generales, requeí
rían confirmación del Consejo de Indias.
Como ocurría de hecho con muchas otras instituciones india­
nas, el juicio de residencia no siempre se hacía efectivo y lograba
sus propósitos. Muchos de ellos no concluían con sentencia; otros
duraban períodos interminables y finalmente no era excepcional
que por medio de influencias se eximiera de él a funcionarios,
especialmente cuando ocupaban altos cargos. Un agudo observador
de la administración colonial americana, Alejandro de Humboldt,
escribió a fines del siglo xviii: Si un virrey es rico, astuto, y tiene
el respaldo.de un desvergonzado consejero en América y poderosos
amigos en Madrid? puede gobernar arbitrariamente sin temor a una
residencia.' Además, un oficial deshonesto estaba siempre listo a
usar el soborno, con grandes probabilidades de éxito, para vencer
los escrúpulos del comisionado para escapar a las sanciones, y con"
frecuencia esta conducta delictuosa surgía de la misma informa­
ción sumaria de la residencia” 12.

nal (AHN), confirma esta opinión, en los juicios del virrey Villalonga y de Messía
de la Zerda, t III, ff. 628 y ss. La residencia del virrey Solís, estudiada por Ots
Capdequí, parece que fue más severa y efectiva. Se le condenó a reintegrar algunas
sumas gastadas y a las costas del juicio que ascendieron a 6.585 pesos. Ots, Insti­
tuciones de gobierno, pégs. 288 y ss.
12 Citado por Haring, op. dt, pág. 141.
. MANUAL DE HISTORIA I 361

Algunos comentaristas han observado que, dadas las condi­


ciones de la vida social de las colonias, la residencia en no pocas
ocasiones era desfigurada en sus fines. Frecuentemente servía de
Instrumento de venganzas o por el contrario de encubrimiento
de conductas delictuosas. Los testigos podían utilizar sus testimo­
nios en uno u otro sentido. Podía ocurrir también, y de hecho el
caso era quizás el más frecuente, que los testimonios fueran tan
anodinos y vagos, que sobre ellos no podía apoyarse una sentencia,
sobré todo condenatoria13.
Jjas relaciones de mando que tenían que hacer los virreyes y
presidentes de Audiencia al terminar su período de gobierno, fueron
un complemento de los juicios de residencia. Destinadas a informar
a sus sucesores sobre el estado de los territorios a su cargo y sobre
su gestión gubernamental, incluían descripciones del estado de las
rentas y situación de la Real Hacienda, los caminos y vías 'de comu­
nicación, los asuntos eclesiásticos, la situación de los indígenas,
la salubridad y el urbanismo, la vida política y militar, etc. Las 9
Relaciones de Mando del Siglo xvm, que incluyen la del presidente
Manso (1729) y la de los virreyes Eslava, escrita por el oidor Berás-
tegui (1751), Solís (1760), Messía de la Zerda (1772), Guirior
(1776), Caballero y Góngora (1789), Ezpeleta (1796), Mendinueta
(1803), Montalvo (1818), se cuentan entre los más valiosos docu­
mentos que dejó el gobierno colonial para el estudio de la situación
social, económica y política del Virreinato de Nueva Granada en la
última centuria de la dominación española14.
■ f -

13 Hartng, op. cit., págs. 138 y ss. En la residencia de Messia de la Zerda, 12 tes­
tigos de Popayán, todos notables de la ciudad y la mayoría españoles, responden
generalmente que “no saben nada” que “no les consta”, que “no han oido decir”.
AHN. Residencias, t. III, íí. 628 y ss.
14 La edición más conocida de las Relaciones de Mando, de Posada e Ibáñez, pu­
blicada en la Biblioteca de Historia Nacional de la Academia Colombiana de His­
toria, Bogotá, 1910, es deficiente por varios aspectos. Contiene transcripciones con­
fusas y en la relación de Caballero y Góngora, omite los cuadros estadísticos anexos.
Para este último caso la mejor publicación es la incluida por José Manuel Pérez
Sarmiento, en su Biografía del arzobispo virrey, Bogotá, 1951. El Banco de la Repú­
blica, publicó en 1952 una selección dirigida por Gabriel Giraldo Jaramillo, que
incluyelos temas económicos y agrega la relación del virrey Gil y Lemos (1789), que
362 ESTADO. ADMINISTRACIÓN Y VIDA POLÍTICA

2. La visita

Constituyó el segundo instrumento de control e información-


de que dispuso la Corona. Las hubo generales y especiales. Las pri-’
meras se ordenaban sin sujeción a períodos fijos y tenían por objetó
obtener amplios informes sobre la marcha de la administración, la
economía, la hacienda y, sobre todo, la situación de la población in>
dígena. Estaban a cargo de un visitador general (por ejemplo, las
de Monzón Prieto de Orellana, Saldiesne Ñuño de Villavicenció,
Zambrano, Rodríguez de San Isidro y Juan Cornejo) y fueron muy
frecuentes en el siglo xvi y en la primera mitad del siglo xvn. Un
nuevo e importante ciclo de visitas se presentó en la segunda mitad
del siglo xvin. Las especiales (o visitas “de la tierra”) por ejemplo,
*
las de Ibarra, Ega, Henríquez, Villabona, tenían por objeto el estúí
dio de una situación particular, fuera de una región o de un pro-,
blema. Las visitas de la tierra fueron encomendadas a los oidores
de Audiencia. Las generales a delegados especiales del Rey enviados
para tal fin a los territorios americanos. Éstas últimas solían ha­
cerse cuando se presentaban ante las autoridades quejas sobre
abusos, deshonestidad o ineficiencia de algún funcionario. Los inves­
tigadores tomaban en este caso el nombre de pesquisadores o jueces
de comisión y estaban sujetos al recurso de recusación, para evitar
persecuciones y venganzas que no eran infrecuentes en el ambiente'
de la época.
.En la historia administrativa del Nuevo Reino de Granada se
destacan tres ciclos de visitas de la tierra. Las de la segunda mitad
del siglo xvi (1550-1600), momento de fundación de la Real Audien­
cia; las de comienzos del xvii y las de mediados del siglo xvm. La
principal finalidad de estas visitas era el recuento de la población
indígena y el examen de sus condiciones de vida, la tasación de los'
tributos y el control del cumplimiento de las normas que regulaban"’
el régimen de encomiendas. Las del siglo xvni suministran un ma­
terial informativo más amplio, relacionado con el estado general de
las provincias, las rentas de la Hacienda Real, el funcionamiento
-P
falta en la edición de la Academia. Nuestras citaciones se refieren a la edición de
Posada e Ibáñez,
MANUAL DE HISTORIA I 363

dé los cabildos, los problemas de la tierra y el poblamiento y la


situación demográfica de los diversos grupos socio-raciales15.
Para el conocimiento de la situación general del Nuevo Reino
en la segunda mitad del siglo xvmy de los problemas que tuvo que
afrontar la administración virreinal, son particularmente impor­
tantes las visitas que efectuaron en el oriente del virreinato los
oidores Verdugo y Oquendo, el corregidor de Tunja José María
Campuzano y Lanz, Aréstegui y Escuto (1758) y el fiscal de la
Audiencia Francisco Antonio Moreno y Escandón16. La informa­
ción, demográfica, fiscal y administrativa acopiada en ellas sirvió
en parte muy considerable a la orientación de los virreyes y a las
reformas administrativas intentadas por el regente Gutiérrez de
Piñeres en 1780. Del examen de sus informaciones las autoridades
virreinales establecieron ciertos hechos e intentaron fundar una
nueva política de distribución de tierras y poblamiento. Observaron
en primer lugar la disminución de la población indígena y el aumen­
tó de la blanca y mestiza. Comprobaron también la existencia de
algunos fenómenos relacionados con la propiedad de la tierra, de­
terminados justamente por el cambio demográfico que se había
producido después de las visitas efectuadas a comienzos del siglo
xvn. En efecto, las tierras de resguardo otorgadas entonces resul­
taban ahora excesivas para él número de indígenas asentado en
ellas, hasta el punto de que estas llegaron a darlas parcialmente
en arriendo a la creciente población blanca y mestiza. Por otra
parte, el descenso demográfico del grupo indígena hizo más di­
fícil y costosa la administración eclesiástica y civil de los pue­
blos de indios que rendían cada vez menores tributos y que por
su reducido tamaño justificaban cada vez menos la presencia e

15 Ver José Mojica Silva, Relaciones de visitas coloniales, Tunja, 1948. Util para
recuentos de población indígena, pero de poca utilidad para cuestiones administra­
tivas. En el Anuario Colombiano de Historia Social y de la Cultura, Departamento
de Historia de la Universidad Nacional, núm. 1, Bogotá, 1963, se publicó la visita
de Verdugo y Oquéñdo, al oriente del virreinato en 1755. En el Resguardo en el
Nuevo Reino de Granada, de Margarita González, Bogotá, 1970, se publicó la de
'.Moreno y Escandón, al corregimiento de Tunja, en 1778.
16 AHN. Visitas de Boyacá, t. IV y t. IX. Visitas de Cundinamarca, t. VII. Visitas
de Santander, t. II.
364 ESTADO, ADMINISTRACIÓN Y VIDA POLÍTICA

intervención de funcionarios civiles y eclesiásticos. Ante esta si­


tuación las autoridades virreinales iniciaron una. política de con­
centración de pueblos que tuvo múltiples incidencias y dificultades.
Al mismo tiempo se trató de reducir las tierras de resguardo, sa­
cando a remate las que dejaban los pueblos suprimidos o las que
se disminuían a los antiguos resguardos, buscando así fortificar’
el fisco y dotar de tierra a la población blanca y mestiza que carecía
de ella o pretendía ampliar sus propiedades a costa de la propiedad
indígena. Tal política no se llevó a efecto sin resistencias de la
población indígena y sin controversias entregos funcionarios reales^
Así lo revelan numerosos documentos de la época, particularmente
el largo informe rendido al virrey Flórez por el regente visitador
Juan Francisco Gutiérrez de Piñeres, donde critica duramente ai
abanderado de esta política, el criollo y fiscal de la Real Audiencia
Francisco Antonio Moreno y Escandón, a quien acusa de haberse
extralimitado en sus funciones y haber adelantado una política de;
traslado y eliminación de pueblos inconveniente y que excedía
las órdenes reales que sólo le habían encomendado el empadronad
miento y descripción de tales poblaciones w.

E. COMPETENCIAS DE JURISDICCIÓN

Una de las características de la administración colonial fue la


falta de unos límites precisos en la jurisdicción de los funcionarios
y las instituciones. De ahí que los conflictos de competencia fueran
constantes y restaran eficacia a la gestión gubernamental17 18. Las
colisiones entre virreyes y Real Audiencia, sobre todo, fueron con­
tinuas. El establecimiento del virreinato en el' Nuevo Reino de
Granada puso de manifiesto el fenómeno desde sus comienzos. Es-'
lava, una personalidad enérgica y activa desde los primeros meses
de su gestión, tuvo que acudir a la Corona solicitando aclaraciones
y demandando poderes para resolver sus conflictos con la Audiencia

17 AHN. Visitas de Boyacá, t. VIII, ff. 872r/903r.


18 Ots Cafdeqct, Instituciones de gobierno, Ed. cit.
MANUAL DE HISTORIA I 365

de\Santa Fe 19. Se le otorgaron en Real Cédula de agosto de 1739,


que sin embargo incluía la recomendación de “comunicar y tratar
con,la Audiencia” en casos como el nombramiento e instrucciones
de gobernadores. En la correspondencia sostenida con el Real Con­
sejo de Indias, el virrey llegó a quejarse hasta de las “vejaciones y
desacatos” de que fue víctima por parte de los oidores.
Los mismos conflictos se presentaban entre la Audiencia y los
Tribunales de Cuentas a propósito de problemas cotidianos como la
calificación de fianzas y otros semejantes. Las autoridades metropo­
litanas, el Rey y el Consejo de Indias, nunca tuvieron en este aspec­
to de la política colonial un criterio definido y claro. Al parecer
sostuvieron una actitud ambigua encaminada a mantener en el
gobierno de América un equilibrio de poderes y un mutuo control
délas diversas instancias de la gestión gubernamental y a impedir
el predominio de una de ellas. No debe olvidarse que el estado espa­
ñol indiano no conoció, ni se organizó sobre la base del principio
moderno de la separación de poderes u órganos de la administra­
ción pública. Este hecho, por supuesto, aumentaba los conflictos
de jurisdicción.

L Lentitud e ineficiencia

La inasistencia a funciones, la lentitud en el despacho de los


asuntos confiados a su cargo, el cierre de actividades por días feria­
dos fue un fenómeno frecuente aun en instituciones como la Real
Audiencia. La Real Cédula de mayo de 1789 hubo de reglamentar
y reducir el número de días feriados y de obligaciones protocola­
rias que deberían cumplir los oidores. El despacho sólo podría
cerrarse los “días de fiesta que celebra la Iglesia como de precepto,
aunque sólo sea de oir misa, los días de la Virgen del Carmen y la
Virgen del Pilar, el día de los Angeles; en las vacaciones de Resu­
rrección desde el Domingo de Ramos hasta el martes de Pascua;
en los de Navidad, desde el 25 de diciembre hasta el 19 de enero;

19 AHN, Reales cédulas, t. X, ff. 673 ss.; Ots, Instituciones, págs. 129 y ss. ,
366 ESTADO, ADMINISTRACIÓN Y VIDA POLÍTICA

en los días de carnestolendas hasta el miércoles de ceniza, in-’:


clusive” 20.
La lucha de las autoridádes metropolitanas contra la lentitud,5
el abandono de funciones y la dedicación de los funcionarios a sus
menesteres privados, fue continua. Reales cédulas de 1789 y 1790,
ordenaban, una vez más, “que los ministros de los Dominios de
Indias se dedicaran muy especialmente a sus obligaciones, conte-:
niéndose cada uno en lo que pertenece a su empleo”. La Real Cédula
de 1790 ordenaba, además, que la Real Audiencia enviara cada año
una relación pormenorizada de los asuntos despachados y de los
pendientes en el respectivo período. El compartir las gestiones pú-?
blicas con negocias privados de comercio y actividades agrícolas,;
fue un hecho común sobre todo entre corregidores y miembros de
la burocracia menor. De ahí que fuera éste uno de los aspectos en
que insistían los juicios de residencia y sobre los cuales eran inte-:
rrogados los testigos21. . *#
-¿x
■,>

El mal se presentaba también en los cabildos. Éstos fueron


en el caso general inoperantes, con excepción de los cabildos de,
ciudades de alguna importancia, por ausencia permanente de los;
regidores que preferían vivir en sus estancias a permanecer en las
villas y poblados. En comunicación del virrey Ezpeleta a la Audien- '
cía de Santa Fe, el 29 de agosto de 1795, se quejaba éste del estado'
de postración a que había llegado el cabildo de la capital. “El número-'
de regidores, decía, se hallaba reducido a 6, de los cuales dos soá“
hermanos, lo que es un inconveniente”, y 4 son hacendados que”
viven ausentes durante casi todo el año. Agrega que la laxitud de!
la institución había llegado a tal extremo, que para ocupar lós^
cargos vacantes entonces, no se habían presentado pastores “á-
pesar de la baratura de los oficios, el último de los cuales se remató
por 80 pesos, lo que podía facilitar la entrada a ellos de los sujetos
menos idóneos”. La situación había llegado a tal extremo, que el
fiscal de la Audiencia había propuesto que el virrey hiciera uso de
su facultad de nombrar interinos por 5 años, “sin perjuicio de

20 Ots, op. cit., pág. 129.


21 Ver el apéndice documental incluido al final de esta monografía.
MANUAL DE HISTORIA I 367

pregones y remates”, obligando a los designados a aceptar el car-


go22. Si esto ocurría en la capital del virreinato, puede suponerse
lo que acontecía en cabildos menos importantes del Reino.

3. Reclutamiento, términos y salarios

En general los altos cargos de la burocracia colonial fueron


reservados para premiar servicios a la Corona fuera en la propia
administración peninsular o en las colonias, fuera en el ejército o
la marina, y en no pocas ocasiones para otorgar mercedes y canon­
jías a los validos de los altos funcionarios reales. Sin embargo,
gracias sobre todo al Consejo de Indias, para los altos cargos políti­
cos, especialmente para presidentes, virreyes y oidores de Audiencia,
se exigieron servicios, experiencia y títulos de jurista o letrado23.
Estos cargos que generalmente llevaban anexa jurisdicción y mando
político, estuvieron por fuera del sistema de remate y venta, gene­
ralmente dependieron directamente del Rey y se concedieron para
períodos fijos. Virreyes, oidores y presidentes fueron nombrados
por cinco años; pero fue muy frecuente —y ese fue el caso de los
virreyes neogranadinos— se prorrogaran los períodos hasta 10 años.
En el caso de los oidores de Audiencia los períodos fueron general­
mente largos. 10, 15, 20 años, no eran infrecuentes. Esto último fue
; un motivo de reiteradas quejas de los virreyes pues, por una parte,
tos largos períodos terminaban en complejas vinculaciones de inte-
i.rases y parentescos, y por otra, la vejez y los achaques de muchos
(funcionarios eran un motivo de ineficiencia administrativa24.
Como la provisión de cargos públicos era considerada una
regalía de la Corona, hubo en la administración colonial una con­
siderable cantidad que se adjudicaban por venta en subasta pública.

22 Ots, Nuevos aspectos, págs. 27-28. Observaciones semejantes hacía el presidente


Manso, hacia comienzos del siglo xvm. V. Relaciones, pág. 12.
23 Oís Capdequí, Instituciones, cap. IV. Para las calidades personales que tuvieron
virreyes, gobernadores, oidores, etc., ver José María Restrepo Sáenz, Biografía de
los mandatarios y ministros de la Real Audiencia (1671-1819), Bogotá, 1952.
24 Relaciones de mando, ed. cit., particularmente Manso, págs, 11-12, Ezpeleta, '
315, 316; Mendinueta, pág. 455.
368 ESTADO, ADMINISTRACIÓN Y VIDA POLÍTICA

Entre ellos se hallaron los llamados oficios de pluma (escribanos,,


relatores, etc.) y un buen número de los cargos de la Real Hacienda;
(recaudadores, veedores, tesoreros, etc.). También fueron vendibles?
los llamados oficios concejiles de los municipios (regidores, alcaldes,-’
alguaciles, etc.). Fue este un recurso fiscal del Estado y a pesar de
las reiteradas críticas que se le hicieron el sistema se sostuvo hasta
fines de la dominación española. Los cargos así obtenidos podían-
ser vitalicios y en ocasiones transmitirse por herencia y a perpetué
dad según la fórmula llamada a juro de heredad perpetua.
> La venta de cargos públicos fue una de las grandes fallas de la"
administración colonial. Los funcionarios beneficiarios de elloa;
frecuentemente abusaron de sus funciones tratando de obtener ef
mayor lucro posible, no obstante que la Corona nunca abandonó
sus facultades de control, ni su derecho a imponer sanciones. Los
tenedores de ellos estaban sujetos a residencia y visita y al requi-?
sito de fianza cuando se trataba del manejo de caudales públicos.
' -MI
Otra modalidad de la asignación de cargos estuvo constituida^
por las llamadas futuras en el lenguaje de la época. Consistía esta
figura en el otorgamiento de. una posición administrativa, pos­
excepción un cargo de carácter político jurisdiccional como una,?
gobernación de provincia, para ser ocupada por el beneficiario.en?
el momento en que quedara vacante. El sistema se usó para recaní
pensar servicios al Estado o para gratificar donaciones de dinero
al tesoro real en casos de emergencia fiscal. Fue, pues, en muchas
ocasiones, una venta disimulada.
Hubo en la burocracia colonial un sector relativamente proferí
sionalizado. Servicios como el judicial y el prestado por las casas
de amonedación y ensaye de metales exigieron a sus funcionario^
títulos e idoneidad técnica. Los servidores públicos fueron también
protegidos por un sistema de jubilaciones y pensiones exentas de
pagos fiscales como la media anata. Al producirse vacantes en él
escalafón de los cargos, generalmente se prefería a quienes estuvie-
ran incorporados en cargos inmediatamente inferiores y cuando por
las necesidades del servicio un funcionario tenía que ocupar un
cargo con menor remuneración a la que antes recibía, la ley orde-j
MANUAL DE HISTORIA I 369

naba’;que siguiera recibiendo el salario anterior más favorable.


Muchas de estas reglamentaciones y prácticas indican pues, la
^existencia de un principio de carrera administrativa en el sentido
moderno.
Los salarios de la burocracia colonial fueron en general bajos,
especialmente en el virreinato de la Nueva Granad^.. Sólo los virre­
yes devengaron altos sueldos. El de Nueva Granada recibía 40.000
pesos anuales, para sus gastos totales que incluían el sostenimiento
de un amplio séquito de servidores personales.
, Los oidores solían recibir alrededor de 5.000 pesos y 2.500 los
gobernadores y capitanes generales. Corregidores, alcaldes mayo­
res, recaudadores o funcionarios de la Real Hacienda, tuvieron bajos
salarios, lo que producía varios fenómenos observados reiterada­
mente por los virreyes en sus informes a la Corona: mezcla de
funciones públicas con actividades privadas, corrupción, lentitud
en la resolución de los problemas.
JMJi

“Yo soy de parecer, decía el virrey Solís, que siempre que con
reflexión de distancias, comercio y otros antecedentes, ocurra
-luz para poner este género de cajas y oficiales reales, con el
sueldo de seis por ciento de lo que ingrese, no se excuse el ha-
*cerlo; porque se empeñan en su cuidado y mayor aumento por
;el mayor que les cabe, y se corta el descuido que pueda haber
’ en territorios tan dilatados con otras cajas,’ y de lo mucho que
a ellas ocurre, y el que siempre han tenido los alcaldes ordina­
rios que han manejado la Hacienda en estos lugares retirados,
,como que lo hacen por un año, sin sueldo y entre sus compa­
triotas. Pero es menester sostener a los puestos y a los que se
pusieren; porque es mucho lo que los hacen padecer los vecinos
y habitantes del país, eclesiásticos y seculares, como acostum­
brados a vivir con fraude de los derechos reales” 23.
^Sobre las dificultades para reclutar funcionarios debido a los
bajos salarios y sobre la corrupción y el fraude que esta situación

25 Relaciones, Solís, pág. 79.


370 ESTADO, ADMINISTRACIÓN Y VIDA POLITICA

propiciaba, se expresaba el virrey Mendinueta: “Nada es más difícil


que la elección de sujetos para los pequeños destinos —corregido­
res, recaudadores, escribanos, etc.—, porque careciendo de aliciente
justo y permitido, hay el recelo de que se haga un abuso de auto­
ridad para existir a expensas del público y con perjuicio suyo”
z.

Él mismo alto funcionario, al finalizar su período, se refería a


la lentitud de las decisiones administrativas, sobre todo de las que
debían consultarse a la metrópoli, y ejemplificaba sus opiniones
historiando el caso dt la solicitud hecha en 1776 por el virrey Flórez
para que se crease una sala especial de asuntos criminales en la
Audiencia, solicitud reiterada por Ezpeleta en 1796 y que no había
sido resuelta todavía en 1803 al terminar su propio mandato v. <

F. LAS REFORMAS BORBÓNICAS EN EL NUEVO REINO

Las reformas iniciadas por los reyes Borbones a comienzos del


siglo xvm tuvieron una acentuada tendencia administrativa. En
el sentido moderno representaron un esfuerzo por racionalizar la
gestión del Estado y hacerla más eficaz como instrumento de la
política económica de tipo mercanLLUsLa que España puso en prác­
tica en la metrópoli y en las colonias. Dicha política tenía parti­
cularmente tres propósitos: intensificar el comercio intercolonial
y de los territorios ultramarinos con la Península; fomentar en
América la producción de nuevas materias primas (quinas, tabaco,
maderas, cacao, azúcar), e intensificar la minería; reorganizar la
Hacienda haciendo más eficaz el recaudo de impuestos, tributos y
28.
regalías de la Corona26
27

26 Relaciones, págs. 449, 455.


27 Relaciones, pág. 448.
28 Harding, op. cit.» págs. 89 y ss.; Lynch, op. cit. Para la Nueva Granada no existe
un estudio especializado sobre los resultados para este virreinato de la política borbó­
nica. Algunos aspectos han sido estudiados por Ots Capdequí, en las obras ya citadas.
Luis Ospina Vásquez, en su Industria y protección en Colombia, Bogotá, 1952, cap. L
analiza algunos aspectos de la política económica. También Wlliam Paul McGreevey
en su Historia económica de Colombia (1845-1930), Londres, 1970, caps. II y III.
MANUAL DE HISTORIA' I 371

La nueva política implicaba un amplio plan de reformas en la


metrópoli y en las colonias. Se intento modernizar los servicios del
Estado, sobre todo la administración hacendarla y la enseñanza
superior, incorporando en los planes universitarios la ciencia y la
tecnología modernas, con el fin de vitalizar la economía y hacer
una explotación racional de las riquezas naturales del sector colo­
nial. El movimiento estaba impulsado por los monarcas de la nueva
dinastía, que se apoyaron para sus propósitos en una élite ilustrada,
admiradora de la cultura francesa del siglo de las luces, que veía
en las reformas la posibilidad de evitar la bancarrota del Imperio
español en su ya secular lucha con Inglaterra.

Pero no sólo las nuevas fuerzas intelectuales y económicas dt


España presionaban en favor del nuevo giro político. También el
crecimiento económico y el desarrollo social de las colonias deman­
daba cambios en la administración de los territorios americanos y
el Nuevo Reino de Granada no era ajeno a la transformación que
se verificaba en los diversos virreinatos, audiencias y capitanías en
la segunda mitad del siglo xvin. La población había entrado en un
movimiento ascendente. Con base en el censo de 1778, el arzobispo
rirrty Caballero y Góngora, consideraba que entre 1770 y la fecha
del mencionado empadronamiento, la población del virreinato co­
rrespondiente al Nuevo Reino había aumentado en 240.432 habi­
tantes, lo que representaría un aumento de 1,5% anual, coeficiente
alto para la época29. El aumento no era únicamente numérico;
también cambiaba la composición social de los grupos socio-raciales.
El grupo mestizo y blanco, sobre todo, había crecido a un ritmo más
rápido que el indígena que más bien permanecía estático o posi­
blemente disminuía, según pudieron observarlo para la parte orien­
tal del virreinato los visitadores reales a partir de 1755. Tal creci­
miento significaba una mayor participación de los criollos en los
problemas públicos y un mayor grado de conciencia política y social

29 Relaciones, Caballero y Góngora, pág. 242; Francisco Silvestre, Descripción del


Reino de Santa Fe de Bogotá, Bogotá, 1950. Será citado más adelante como Des-
fcripción.
372 ESTADO, ADMINISTRACIÓN Y VIDA POLÍTICA

de estos sectores, capaz de generar una actitud crítica y más activa


frente a la administración colonial30.
Algunas cifras del desarrollo económico indicaban igualmente
la urgencia de modificaciones en la gestión administrativa del Es-:
tado. El comercio se activó gracias a la política liberal borbónica:
iniciada en 1778. La fundación del consulado del ramo en Cartagena
y Santa Fe (1795) podría considerarse un indicio del crecimiento
de las actividades mercantiles y de la mayor significación del grupo'
de los comerciantes en la vida económica del virreinato3132
.
Otro tanto podría decirse de la actividad minera. Aunque el
crecimiento de la minería neogranadina no fue comparable a iá
que experimentaron los virreinatos de México y el Perú, en las:
últimas décadas del siglo se observa un sostenido mejoramiento de
la exportación de oro. Sin embargo, aparte de los esfuerzos hecho¿
en Antioquia por el gobernador Mon y Velarde, los intentos de reno,
vación de la minería neogranadina terminaron en el fracaso 3a. Así.
ocurrió con los planes de explotación de las minas de Mariquita
adelantados por D’Elhuyar, “empresa desgraciada y nunca conve­
niente, que en lugar de animar a otros, ha resfriado los deseos de
algunos, que alentados con la posibilidad de tener un buen director,
hubieran quizás emprendido el beneficio de una mina de plata, q
aspirado a mejorar el de las de oro”, según lo manifestaba Mendi-
nueta en su relación de mando33. En forma semejante se expre<
saba Francisco Silvestre respecto a la minería de Antioquia, donde
las técnicas mineras no habían sobrepasado las rudimentarias y
tradicionales de la minería de aluvión 34. Según las cifras presen­
tadas por Vicente Restrepo 3S, que no incluyen el contrabando, tan

30 Ver Jaime Jaramu.lo Uribe, Mestizaje y diferenciación social en el Nuevo


Reino de Granada, en Ensayos de Historia Social Colombiana, Bogotá, 1968.
31 Ospina Vásquez, op. cit., págs. 38-55: McGreevet, op. cit., págs. 30 y ss.
32 Sobre la gestión administrativa de Mon y Velarde en Antioquia, ver Emiuo
Robledo, Bosquejo biográfico del oidor J. A. Mon y Velarde, visitador de Antioquia,,
Bogotá, 1954, 2 vols.
33 Relaciones, págs. 500-501.
34 Silvestre, Descripción, ed. cit., págs. 176 y ss.
35 Vicente Restrepo, Las minas de oró y plata de Colombia, Bogotá, 1952, pág. 194,
MANUAL DE HISTORIA I 373

abundante en la época, el promedio anual de las exportaciones del


metal fue el siguiente:
CUADRO No. 1
VALOR ANUAL PROMEDIO DE LAS EXPORTACIONES DE ORO
_ _ - ■ i - — __________________________________________________

1661-1700 — 2.790.000 1781-1800" — 3.138.750


1700-1760 — 3.487.500 1801-1810 — 3.487.500
1761-1780 — 2.790.000

Algo semejante a lo dicho sobre la minería podría decirse de


los intentos de reorganización de los estudios superiores en los que
tantas esperanzas ponían los impulsores de la transformación eco­
nómica. El renovador plan de Moreno y Escandón no se puso en
vigencia. Tampoco el sustitutivo del arzobispo virrey que, aunque
más tímido, representaba un progreso, llegó a ser una realidad36.
Al finalizar el siglo las universidades neogranadinas seguían siendo
las mismas instituciones tradicionales donde se enseñaban filoso­
fía escolástica, teología y gramática. El refugio de las ciencias y las
nuevas técnicas estuvo en la Expedición Botánica y en el gabinete
particular de los autodidactas. En resumen, el movimiento renova­
dor de la España Borbónica tuvo en la nueva Granada sólo modes­
tos logros.
2*También aumentaron las rentas públicas, aunque a un ritmo
lento y con muchas alternativas, incluyendo algunas disminucio­
nes, como en la renta de aduanas, atribuida por Mendinueta a la
disminución del comercio de importación causada por la guerra
con Inglaterra. Al comparar el quinquenio de 1791-95 con el último
de su gestión gubernamental, 1796-1800, el mencionado virrey en­
contraba la siguiente situación en los principales ingresos del
fisco37:

36 Ver Jaime Jaramillo Uribe, El pensamiento colombiano en el siglo xix, Bogotá,


1966; Fray José Abel Sal azar, Los estudios eclesiásticos superiores en el Nuevo
Reino de Granada, Madrid, 1946.
37 Relaciones, págs. 525, 526, 528.
374 ESTADO, ADMINISTRACIÓN Y VIDA POLÍTICA

CUADRO No. 2
INGRESOS DEL FISCO (1796-1800) * ”’

1791/95 1796/1800

(1) Aduanas 756.575 373.483 — 373.092"


(Cartagena)
(2) Aguardiente 1.142.192 1.486.786 + 344.594
(1) Tabaco 1.834.281 1.903.510 + 69.229
Pólvora 57.358 37.664 — 19.714
(1) Aduana y alcabala 358.470 544.960 ■ + 186.490
Local de Santa Fe •
1 Pesos. '
2 Maravedís.

El reinado de Carlos III que se caracterizó en América por uña’


gran actividad constructiva en vías de comunicación, obras de de­
fensa militar y construcciones urbanas y civiles y eclesiásticas, tuvo,
también sus reflejos en la Nueva Granada. No sólo las obras, mili­
tares, como la terminación, de las fortificaciones de Cartagena, sino
también la renovación arquitectónica de ciudades como Popayán,
la misma Cartagena y Santa Fe, en cuanto sobrepasaron los mo­
destos niveles del siglo xvii, que podrían tenerse como un resultado'
del nuevo clima creado por la política borbónica, debieron generar
una mayor actividad económica general, que a su tumo constituía
un reto a la deficiente y disuelta maquinaria administrativa. Sin
embargo, según la hipótesis planteada por el historiador Paul
William McGreevey, el nuevo esfuerzo de productividad, en lo que
se refiere a las exportaciones de oro, no se tradujo en crecimiento:
intemo porque dichas exportaciones no produjeron un equivalente
en las importaciones de bienes 38. Por otra parte, a juzgar por los
informes virreinales, la administración del Nuevo Reino nunca pudo
ponerse a tono con las nuevas exigencias económicas y sociales.

38 McGreevey, op. cit., págs. 19 y ss.


MANUAL DE HISTORIA I 375

régimen de intendencias

El principal instrumento de la nueva política fueron las inten­


dencias. Los virreinatos y capitanías generales fueron divididos y
puestos bajo la dirección de un intendente, nombrado directamente
por el Rey. Los nuevos funcionarios fueron rigurosamente seleccio­
nados y dotados de facultades muy amplias, tan amplias que podían
jictuar con independencia de los virreyes y audiencias39.
£ Por circunstancias que aún no han sido aclaradas, el virreinato
déla Nueva Granada quedó por fuera del sistema de intendencias.
En sustitución de él y en cierta forma para llenar sus funciones,
para el Nuevo Reino, bajo Carlos III se creó la institución de la
Regencia. En la Real Orden de 25 de marzo de 1783, dirigida a la
Audiencia de Quito, con motivo de la llegada del regente para ese
territorio, se acompañaba la Ordenanza de Intendentes del Río de
la Plata "para que se adapte en lo que fuere adaptable”, lo que
indica que el propósito de la Corona al establecer los regentes era
obtener de su gestión los resultados que esperaba de los intendentes
en otros territorios40.
^,p Así lo entendió el primer regente que llegó al Nuevo Reino,
Juan Francisco Gutiérrez de Piñeres4142 , cuya actividad en materia
de Hacienda actuó sin duda como causa precipitante del movimien­
to comunero de 1781, porque uno de los objetivos al que puso mayor
atención fue el aumento de la recaudación' de impuestos. Gutiérrez
de Piñeres era un buen representante de los nuevos funcionarios
■ borbónicos. Enérgico, autoritario, buen jurista, su gestión sin em­
bargo, fue relativamente corta, pues llegó a Santa Fe a comienzos
de 1778 y regresó a España en diciembre de 17934a. En los años
posteriores, el cargo de regente tuvo poca importancia en la admi­
nistración del virreinato. Luis Chaves de Mendoza (1793-1797), Ma­

39 Sobre las intendencias en general, Lynch, op. cit.» págs. 51 y ss. Hahing, op. clt., •
págs. 134 y ss.; 260 y ss.
40 Oís, Instituciones, pág. 76.
41 Las capitulaciones de Zipaqutrá, núms. 16, 35, así lo declaran directamente.
42 Restrepo, Sáenz, op. clt, págs. 509 y ss.
376 ESTADO, ADMINISTRACIÓN Y VIDA POLÍTICA

nuel Bravo Bermúdez (1798-1799) y Francisco Manuel de Herrera


(1809-1810), los tres regentes que sucedieron a Gutiérrez de Piñeres
tuvieron una actuación opaca' y fugaz. El cargo estuvo acéfalo cerca
de diez años, después de la muerte de Bravo Bermúdez, quien sólo
desempeñó sus funciones por un año43.
Pero si bien el régimen de intendencias no tuvo vigencia y apli­
cación en el Nuevo Reino, sin embargo el reformismo borbónico se
hizo presente a través de sus virreyes, todos auténticos represen-.
tantes de la nueva mentalidad y los nuevos propósitos políticos
y administrativos de la Corona. Desde Eslava hasta Mendinueta y
Ezpeleta, los virreyes tuvieron una constante preocupación por me­
jorar Ja gestión administrativa del virreinato. De sus relaciones de
mando se puede extraer una valiosa información sobre el estado
general del país en la segunda mitad del siglo xvm. En cuanto se
refiere a administración, todos insisten en las dificultades y defi­
ciencias que encontraban para que el Estado cumpliera sus funcio­
nes. En su relación de mando de 1729, el presidente de la Audiencia,,
mariscal de campo Antonio Manso, denunciaba los inveterados
vicios de la administración colonial: inexperiencia de los funciona­
rios, nepotismo, favoritismo, impotencia de los presidentes y virre­
yes frente a un cuerpo de oidores frecuentemente impreparados y
muchas veces. dispuestos a posponer los intereses del Reino a sus
propios intereses y los de sus parientes y amigos. Decía el presi­
dente Manso:
“Concurre a este grande inconveniente [la deficiente adminis­
tración de justicia] como causa muy próxima, la permanencia
en estas plazas, porque en el dilatado tiempo en que las ocupan
contraen enemistades y parentescos; porque si no se casan
ellos, por la prohibición que para ello tienen, se casan sus her­
manos y parientes que suelen traer consigo cuando vienen a
servir a estas plazas, de donde se ocasionan mezclarse en depen­
dencias que los hacen parciales. Sería bueno que se practicasen

43 Resirepo, Sáenz, op. cit, págs. 509 y ss.


MANUAL DE HISTORIA I 377

las dependencias que para estos casos están dadas, , siendo la


.principal el que se mudasen a ciertos tiempos, de calidad que
no se considerasen perpetuos, y que la residencia que V. M. tie­
ne ordenada de cuando saliesen de la plaza que dejan, se toma­
se muy de propósito y con integridad, y no por alguno de los
compañeros de quien se despiden, para que practicada de veras
recelasen la corrección, y los que le sucediesen procederían más
atentados y administrarán justicia con más integridad.’
Muchos daños de los expresados se podrían haber corregido al
-principio, con que no hubiese pasado adelante el mal que hoy
se considera muy dificultoso de convalecer, y aunque parece
que en primer lugar pudiera ser reprendido el descuido de go­
bernadores y presidentes de esta Audiencia, pienso, por lo que
tengo experimentado, que han tenido una razonable disculpa,
porque aunque es así, que los presidentes de esta Audiencia
han tenido la autoridad de prerrogativas que V. M. se ha ser­
vido concederles, pero como de cualquiera cosa que manda, si
la persona o personas que han de obedecer no lo hacen con
mucho gusto, tiene fácil recurso a la Audiencia, y aunque sobre
esto están dadas todas aquellas providencias por las leyes que
pueden facilitar la decisión, acontece que hoy la emulación de
«los oidores o el deseo de persuadir, que alcanza más, hacen con­
tados los frutos; y como de las competencias que de aquí se
siguen sean peores las consecuencias, es preciso a un presidente
que es letrado subordinarse a las togas; y si en éstas hubiese
aquella madurez y buen deseo de la pura administración de
justicia, ningún desconsuelo quedará al presidente; pero mu­
chas veces éste conoce y le consta que la senda es extraviada, y
ha de tolerar la sin razón, porque tiene atadas las manos y si
los antecesores han experimentado esto, lo podrán decir. Lo que
yo puedo asegurar es que es inexplicable lo que yo he padecido.
Por eso me parecería fuera conveniente que o el presidente
tuviese una mano para contener a los oidores, o que los que
hubiesen de venir a estas partes, donde la distancia les ha­
ce más animosos, fuesen hombres provectos , y que hubiesen
378 ESTADO, ADMINISTRACIÓN Y VIDA POLÍTICA

pasado un trieno en otra Audiencia, o se eligiesen dé los abo-


gados más expertos que hubiese en la monarquía; porque si
vienen acabados de dejar los colegios, ni las letras, son las que
.
bastan para la práctica, ni la edad les concilla lá madurez” **
“Hacia mediados del siglo la mayor parte de los corregimientos
de indios se hallan vacos, porque el más opulento de ellos apenas
da de comer al que lo acepta. Por la misma razón se encuentran
vacos los cargos de regidores, porque como estos oficios ""en SU3
principios tuviesen estimación, se apreciaban en subidos precios;
pero hoy, que no hay persona que sólo apetezca el honor del ofició^
no teniendo utilidad no hay quién los ponga, y todos, como queda
dicho, están vacos..,'. De donde se sigue estar mal gobernadas en
un todo las cosas de la República”. Así se expresaba en 1751 .el oidor
4S.
Berástegui, autor de la relación del virrey Eslava44

H. CRÍTICA de las reformas borbónicas ■

A juzgar por el producto de las rentas durante las últimas dé­


cadas del virreinato, la gestión de los regentes no tuvo significa­
tivos resultados para mejorar la organización hacendarla. Tampoco
los tuvo para rectificar los inveterados vicios de la administración
—corrupción, lentitud, defraudación, abusos de autoridad, etc.—
pues invariablemente los virreyes de las últimas décadas del siglo
xvin denuncian las existencias de los mismos vicios y deficiencias.
• í » . • • . ■ Jf
Los regentes; en cambio, como ocurrió en general con los in­
tendentes, debilitaron la gestión de los virreyes, dando lugar a coli­
siones de competencia y a difusión de la responsabilidad. A propó­
sito anotaba Francisco Silvestre en su Descripción del Reino de
Santa Fe de Bogotá: ......
. “Con las regencias y su instrucción, quedó reducida sólo al nom­
bre, o a un fantasma, la autoridad del virrey, que siempre con-

44 Relaciones, págs. 11-12.


45 Relaciones, pág. 12.
MANUAL DE HISTORIA I 379

rj&jjlene para seguridad de las Américas, que en la sustancia y el


; ^hecho represente la del soberano, respecto de su larga distán­
dola; especialmente templada como sabiamente lo está, por
nuestras sabias leyes municipales. Sin aquellos y con sólo el
■ nombre de oidor decano, se ha hecho cerca de trescientos años
;,lo mismo que podría hacerse con d regente, ahorrando d erario
muchos y considerables sueldos que se han aumentado y son
carga siempre de los pueblos” *
'■ ^ÍEl comentario del mismo funcionario sobre las intendencias,
contiene, más o menos las mismas opiniones. Ellas serían indiferen­
tes en orden a mejorar la administración colonial y no tendrían
más resultado que el aumento de sueldos y gastos. Lo que importa
y más se necesita, dice, es simplificar cuanto sea posible la admi­
nistración de la Hacienda Real; velar sobre los que la administran
y cuidar de que sean para ello los que se nombren. Aumentar suel­
dos a unos y reformar muchísimos, y formar y llenar de hombres
hábiles el Tribunal de Cuentas con lo que sería inútil o no nece­
saria la Dirección General de Rentas Estancadas, y ahorrarse mu­
chos sueldos; pues para todo puede alcanzar bien manejada y dis­
tribuida y mucho puede irse aumentando el Reino en sus minas y
agricultura, haciendo trabajar la gente ociosa pero auxiliándola46 47.
no fueron positivos los resultados de la gestión de los regen­
tes en el campo administrativo, en cambio sus efectos políticos fue-
on negativos. En una clara referencia a la gestión de Gutiérrez de
»iñeres en la Nueva Granada, y posiblemente al movimiento de los
Jomuneros, Silvestre concreta más sus críticas:
“Con el objeto de arreglar las rentas, fueron restableciéndose
algunos ramos suprimidos, y aumentando excesivamente los
empleos. Esta novedad y la demasiada autoridad que se toma­
ban éstos —los funcionarios de la Real Hacienda— faltando al
respeto a las justicias, cometiendo no pocas vejaciones y frau­
des y aún desatendiendo sus quejas por suponerse que era odio

46 Silvestre, op. cit., pág. 102.


47 Silvestre, op. cit., pág. 103.
380 ESTADO, ADMINISTRACIÓN Y VIDA POLÍTICA

a las rentas el tratar de contener los excesos de aquellos, comen­


zó a inquietar los ánimos. Como sus instrucciones eran secretas
y sus facultades extraordinarias, sabiendo el señor Flórez aquí
lo que sucedía al señor Guirior en Lima, con motivo de hacer
presentes algunos inconvenientes que debían esperarse, no se
resolvió a contradecir cosa alguna de cuanto le proponían los
visitadores, sabiendo que éstos estaban sostenidos y seguían
ciegamente las órdenes del señor Gálvez. El recelo de ésto, que
no dejaba de traslucirse, hacía decaer y aún despreciable la
autoridad del virrey y engreía la de los visitadores y regentes,
siendo lo peor que éstos mandaban y disponían cuando les pa­
recía y era conforme con sus instrucciones; y saliendo las ór­
denes y providencias a nombre del virrey, en la mayor parte
gravosas o considerándolas los pueblos tales, el odio público
recaía sobre el inocente virrey, y los autores se resguardaban
con su capa, y eran elogiados y temidos, considerándolos como
unos redentores”48.
El mismo autor y sobre el mismo período, se expresa con la
mayor dureza y en los términos más desfavorables de la adminis­
tración del arzobispo virrey: “Los empleos fueron dándose en la
mayor y principal parte, aumentándose la parcialidad y las hechu­
ras, a todos los que adulaban y tenían conexiones con los jefes o
sus directores. Se crearon nuevos empleos, y se aumentaron sueldos
en algunos, no buscando hombres de talentos que supiesen desem­
peñarlos, sino en acomodar a los ahijados”. Luego se refiere al
“desorden” que reinaba en los despachos de la Audiencia, durante
las administraciones del virrey Flórez y de Caballero y Góngora
debido al cambio de los empleados y a la ineficiencia de los nuevos
y al exceso de aranceles cobrados por escribanos y asesores “habién­
dose visto con extrañeza pública, que hasta de una limosna que
se pidiera al virrey, o una carta política, o familiar que se escribiese,
se reducía a expediente, se mandaba correr vista fiscal y se cobra­
ban derechos”49.

. 48 Silvestre, op. cit., págs. 103-104.


49 Silvestre, op. cit., pág. 115.
MANUAL DE HISTORIA I 381

Comentando los intentos de Caballero y Góngora sobre mejo­


ramiento de la explotación de las minas y la misión de D’Elhuyar,
decía Mendinueta en 1803:
“Persuadido de estas verdades, el arzobispo virrey impetró y
obtuvo la benignidad del Rey que se destinasen a este Reino dos
mineralogistas dotados por S. M. Vinieron con efecto, y don
Juan José D’Elhuyar, que era el principal, pudo haber desempe­
ñado la dirección de las minas del Reino y contribuir a sus pro­
gresos con la superioridad de sus luces y completa instrucción
. que poseía, según se me ha informado; pero en lugar de em­
pleárselo en este objeto, que fue el de su venida, se le destinó
al laboreo de las minas de plata de Mariquita por cuenta de la
Real Hacienda, y esta empresa, al fin desgraciada y nunca con­
veniente, en lugar de animar a otros ha resfriado los deseos de
algunos que alentados con la proporción de tener un buen di­
rector, hubieran quizás emprendido el beneficio de una mina
de plata, o aspirado a mejorar el de las de oro”50.

I. NUEVOS PLANES AL FINALIZAR EL SIGLO XVIII

La preocupación por las cuestiones económicas y administra­


tivas y la tendencia modernizadora que caracterizó a la España
Borbónica, sobre todo durante los reinados de Carlos III y de Car­
los IV, tuvieron su eco en la Nueva Granada, no sólo entre los
virreyes y funcionarios de la administración, sino también entre
los criollos ilustrados. Las ideas expuestas en la metrópoli por
Campillo, Ward y otros consejeros de la Corona encaminadas a
fomentar la producción de bienes exportables en las colonias y a
intensificar las importaciones y el comercio, encontraron su res­
puesta en similares preocupaciones expuestas por Pedro Fermín
de Vargas y Antonio Nariño en verdaderos planes de reforma ins­
titucional y política del virreinato. El primero en sus Pensamientos
Políticos y el segundo en su Ensayo sobre un nuevo plan de admi­

so Relaciones, págs. 500-501.


382 ESTADO, ADMINISTRACIÓN Y VIDA POLÍTICA

nistración en el Nuevo Reino de Granada, insisten en que no sólo


es necesario fomentar la producción de nuevos géneros exportables
y el rendimiento de las minas, sino también mejorar los servicios
del Estado y la organización del sistema de rentas de la Hacienda
Real, eliminando cargas y abandonando el sistema de los estancos
o monopolios, con excepción de algunos de amplio interés social
como el de la sal. Cabe observar que tanto Vargas como Nariño
parten de la base de estar formulando planes para una colonia y
no para un país independiente, pues ambos aceptan en el papel
del Nuevo Reino como productor de materias primas y dejan a
salvo los intereses de la metrópoli como tal. No se apartaban mu­
cho de los planes formulados por los economistas españoles de la
época y probablemente se inspiraban muy de cerca en ellos».
“Yo no propongo, dice Nariño, que se establezcan fábricas o
manufacturas, que harían decaer el comercio nacional, y que per­
judicarían en una colonia naciente, abundante en frutos y escasa
en brazos; no me olvido de que las riquezas de una colonia deben,
ser diferentes de las de la metrópoli, y que esta diferencia es la
que debe entretener el comercio recíproco” 51
52.
El plan de Nariño, que es el más explícito y el que posee más
carácter administrativo, podría sintetizarse así: a) Supresión de
los estancos de tabaco y aguardiente y conservación de la sal por
razones de utilidad común; b) eliminación de alcabalas internas y
sustitución de ellas por un impuesto directo de capitación, igual
para toda la población, incluyendo la indígena; c) mejoramiento
del sistema monetario, amonedando el cobre y haciendo uso del
papel moneda; d) reformas judiciales, para hacer expedita la admi­
nistración de justicia, creando la institución de los jueces de paz.
El de Vargas, verdadero estudio de conjunto en el sentido mo->
derno, analiza el estado' social, las condiciones demográficas, la

51 Antonio Nariño, Ensayo sobre un nuevo plan de administración en el Nuevo


Reino de Granada, en “Vida y escritos del señor general Antonio Nariño”, José
María Vergara y Vergara, Bogotá, 1945.
52 Pedro Fermín de Vargas, Pensamientos políticos y memoria sobre la población
en el Nuevo Reino de Granada, Bogotá. 1944.
MANUAL DE HISTORIA I 383

geografía del reino, los transportes y comunicaciones, la educación


y la tecnología agrícola y minera. Si el Reino quiere salir del atraso
en que se halla postrado tiene que desarrollar una economía más
Integrada que atienda por igual a la agricultura, que todavía fuera
de las tierras frías no conoce el arado; la minería, que desconoce
la explotación de vetas por falta de maquinaria ..para el rompi­
miento de rocas y la construcción de desagües; a las manufacturas
que necesitan estímulos y sobre todo libertad para su comercio.
Pero las medidas de fomento económico serían incompletas y no da­
rían todos sus frutos si no fueran acompañadas de la educación de
sus habitantes, sobre todo del aprendizaje de las ciencias útiles, del
aumento de la población a través de una política de puertas abier­
tas al inmigrante y del mejoramiento de su estado sanitario. El
autor da gran importancia al desarrollo de las comunicaciones, que
debería incluir la construcción de un canal interoceánico a través
del Atrato y el San Juan, en el Chocó.
Tales fueron las líneas dominantes de la administración pú­
blica en el período colonial de nuestra historia, particularmente
en las décadas anteriores al movimiento emancipador. La Repúbli­
ca modificará sustancialmente algunos sectores institucionales, pe­
ro también será heredera de muchas de sus formas de gestión, de
sus vicios y deficiencias, porque ninguna época histórica puede
desprenderse totalmente de su inmediato pasado.
ADMINISTRACION VIRREINAL

GRAFICO No. H 1
ADMINISTRACION LOCAL

OFICIOS CONCEJILES
VENOI0L6S

GRAFICO No. 11-2


386 ESTADO, ADMINISTRACIÓN Y VIDA POLÍTICA

II
Factores de la vida política colonial: el nuevo
Reino de Granada en el siglo XVIII (1713-1740)

GERMÁN COLMENARES

A. CONSIDERACIONES METODOLÓGICAS

La primera y gran tentación de los historiadores ha sido la inter­


pretación de la vida del Estado. Pero este tipo de empresa ha tenido
siempre un doble riesgo. Por un lado, su apariencia de facilidad en
la descripción de una actividad notoria. Esta descripción era posi­
ble mediante la concatenación de hechos a los que la historiografía
idealista atribuía un sentido, una intención, aun si se desdeñaba
el problema de sus conexiones causales. La centralización de la
fuente de donde emanaban tales hechos, la posibilidad de referirlos
a un sujeto identificable y, sobre todo, la posibilidad de reconstruir­
los a partir de un vasto y minucioso depósito de testimonios, hacían
de la historia política el marco más obvio de referencia para encua­
drar una vaga noción del pasado en una sucesión cronológica rigu­
rosa. El espesor temporal se poblaba así de hitos de referencia
objetivos y lo suficientemente abstractos como para cobijar —den­
tro de su generalidad— una referencia tácita a todas las actividades
húmanas.
. El otro riesgo consistía en señalar como punto de partida lo
que no podía ser sino un punto de llegada. Se pretendía la existen­
cia de una significación aislada para la vida del Estado, para la
política, o un desarrollo inmanente cuyas manifestaciones más
obvias debían ser estudiadas por sí mismas. La expresión filosó­
fica de este tipo de metodología se encuentra cabalmente expresa­
da en el idealismo alemán. Sus trazas pueden seguirse desde las
manifestaciones más teóricas (Hegel o Fichte) hasta las elaboracio­
nes historiográficas alemanas del siglo xix (Niehbur, Ranke, etc.).
MANUAL DE HISTORIA I 387

El siguiente paso, derivado de tomar la vida del Estado como


punto de partida, consistía en que, una vez construido el armazón
de los hechos políticos o de las instituciones, debía buscarse un
sentido oculto, una significación, que se traducía en un concepto
clave. Este concepto, que podía ser una generalidad o un universal
llamado “despotismo”, “democracia”, etc., debía informar de una
manera coherente períodos enteros y toda la actividad humana
inscrita en ellos.
El gran aporte de la metodología marxista ha consistido en
señalar un punto de partida diferente y en identificar este punto de
partida como una totalidad concreta. No existe una significación
aislada para la vida del Estado, para la política. Su existencia y su
forma misma están determinadas por un movimiento dialéctico
que no es inmanente sino que se apoya en una serie de instancias
complejas y que totalizan las relaciones sociales, sus expresiones
ideológicas, sus conflictos, etc., a partir de un modo de producción
históricamente determinado.
Veamos un ejemplo concreto de la vida política de la historio­
grafía tradicional.

B,. PARA UNA TIPOLOGÍA


DEL FUNCIONARIO ESPAÑOL DEL SIGLO XVIII

a La imagen usual suele ser la del oidor orgulloso y envanecido,


pronto a maltratar de palabra o de obra a los naturales del país.
La fórmula consagrada de los levantamientos del siglo xvni, “Vi­
va el Rey, muera el mal gobierno”, debía apuntar a los funcionarios
de la Audiencia, encerrados en su tribunal y sin ningún contacto
con los clamores y las necesidades de los súbditos. Oscuro tribunal
y oscuros asuntos los que se decidían en él. La pintura usual de
oidores y escribanos de cámara los describe con desprecio, como
rábulas y hombres dados a procedimientos administrativos tenebro­
sos, capaces de liar a un súbdito y reducirlo a un oscuro calabozo
en Cartagena por el sólo hecho de impetrar justicia. Esta es, al
menos, la imagen que popularizó la propaganda republicana de
388 ESTADO, ADMINISTRACIÓN Y VIDA POLÍTICA

quienes sucedieron precisamente a esos funcionarios en el poder.


Se trataba de un cuadro impresionista, recargado de tintas negras
como un grabado de Daumier, en el que las rutinas burocráticas
contrastaban con la luz de las nuevas ideas.
La realidad no es tan recargada. Como frente a cualquier otra
interpretación maniquea, la verdad histórica debe reinterpretar es­
tos datos y colocarlos en una perspectiva diferente. Ante todo por­
que son datos que se refieren a la tradición republicana y de ningún
modo a la administración colonial española. Y mucho menos a las
personas reales de los funcionarios. Estos estaban ya limitados por
sus funciones. Pero mucho más todavía por un contexto de rela­
ciones concretas con un medio que, originalmente, les era extraño
y hasta cierto punto hostil.
Hasta ahora se ha insistido suficientemente en la naturaleza
ideal de las funciones de estos personajes. La Audiencia, las cajas
reales o las escribanías poseían el carácter tradicional de una buro­
cracia que se manejaba por la intangibilidad de los precedentes y
en ésto no se diferenciaban de las prácticas de cualquier Imperio,
antiguo o contemporáneo. Se ocupaban de asuntos de justicia, de
finanzas, de administración en un sentido más bien restringido,
pero la expectativa fundada en tales instituciones consistía pri­
mordialmente en la defensa de los intereses del Rey. Del Rey como
árbitro de la justicia, del Rey como depositario de la defensa de la
fe, pero de una manera mucho más inmediata, del Rey como posee­
dor de un erario. Todas éstas eran funciones ideales, situadas en un
contexto ideológico. ¿Pero qué respecto a la actuación de un con­
junto de personas que poseían unos antecedentes de educación, de
servicio dentro de los rangos de una burocracia imperial, que esta­
ban situadas en alguna parte del espectro social y que, en su fuero
interno, esperaban un avance en su carrera? En otras palabras,
¿qué puede decirse de la significación social de estas gentes, al
margen de su significación institucional?
Dividir, como se ha hecho hasta ahora, la sociedad en razón de
este tipo de funciones, por un lado, y por otro en razón de una per-
■ tenencia a estratos sociales y castas, resulta artificial. Establecer
. MANUAL DE HISTORIA I 389

u» enfrentamiento sin matices entre quienes representaban los


intereses reales, funcionarios “españoles” y los criollos, que pre­
suntamente no se identificaban con estos intereses, es falso. O pen­
sar que los intereses del Rey de España eran ajenos a todo el cuerpo
social significa desconocer la función de la ideología dentro del ré­
gimen colonial o suponer que se la desafió siempre, cuando en rea­
lidad sólo en el momento de la ruptura política se echó mano a
una nueva ideología justificativa.
Esto lleva a plantear otro problema, a saber, qué tipo de leal­
tades unían a la sociedad criolla con la monarquía española y, más
concretamente, qué ventajas se esperaban de ésta. En teoría, la
fidelidad al soberano se daba como una relación natural de subor­
dinación. En la práctica existían expectativas muy concretas de
gracias y mercedes que actuaban en el plano social y económico
de manera evidente, aun cuando sus relaciones con lo político deban
ser exploradas con mayor detenimiento.
Ninguno de estos problemas encuentra una respuesta que no
sea una mera hipótesis provisoria en el espectro institucional, en
donde se han discutido siempre. Se ha creído discernir, por ejemplo,
una discriminación de los criollos en los puestos de responsabilidad,
creencia que ha perdido mucho peso con estudios detallados sobre
la participación de este estamento en audiencias, cajas reales, corre­
gimientos, alcaldías mayores y, naturalmente, cabildos eclesiásticos
y seculares, para no hablar de sitios en donde debía ejercerse una
influencia soterrada, los conventos.
Estos estudios, junto con los que se realizan en el dominio de
la economía y de la sociedad, debieran conducir a reformular tesis
muy generales con respecto a la naturaleza de la sociedad colonial.
Porque lo cierto es que si nuestras nociones de detalles son más
exactas, ocurre que seguimos formulándolas en un contexto ina­
decuado de definiciones generales. Quienes realizan investigaciones
especializadas de historia económica presumen que el marco polí­
tico que se ha concebido tradicionalmente es correcto. A la inversa,
quienes formulan el problema de la estructura política de las colo­
nias españolas no parecen tener demasiado en cuenta una realidad
390 ESTADO, ADMINISTRACIÓN Y VIDA POLITICA

económica y social que pueda servirle de fundamento. Y entre estos


dos tipos de estudio lo específicamente social se pierde, para quedar
reducido a una vaga idea, más o menos convencional, de descrip.
clones efectistas.

C. PERSPECTIVAS SOBRE EL SIGLO XVIII

Empero, el siglo xvm impone una reflexión política. Es decir,


un punto de vista privilegiado del análisis y una manera peculiar
de abordarlo. No se trata de afirmar que la realidad histórica del
siglo xvm sea más política o que en el siglo anterior los temas
económicos revistan más interés. En ambos casos se trataría de una
opción metodológica, de una manera de abordar los problemas por
parte del historiador.
Se dirá que esta preferencia tiene todo el aspecto de ser pura­
mente subjetiva. No es en modo alguno así. Aunque se trata, siem­
pre, de una misma realidad global, en la que los fenómenos socia­
les, económicos y políticos se articulan indisolublemente, la manera
de articularse es cada vez diferente. Bien es cierto que el historiador
puede verse constreñido en muchos casos por la relativa abundan­
cia de fuentes de un cierto tipo. Pero la abundancia o escasez de
fuentes no es el resultado de un puro azar. El nivel en que se dan
contradicciones y conflictos puede ser diferente. Ni tampoco es él
mismo el nivel de conciencia que alcanzan. Ahora bien, el siglo xvm
manifiesta explícitamente conflictos que antes sólo existieron de
manera larvada. Hasta el punto de que, en las postrimerías del
siglo, alcalizan una formulación tan precisa que ningún análisis
puede soslayarlas.
El análisis del fenómeno político colonial comporta tres nive­
les. Uno, el más general, se refiere a las políticas que se gestaban
en la metrópoli. Como se sabe, su aplicación a cada fragmento del
Imperio operaba a través del Consejo de Indias. En un análisis polí­
tico esta institución no puede verse, como hasta ahora, en forma
estática, a través de sus privilegios o de su funcionamiento, descrito
en una forma más o menos mecánica. Tampoco fue, dentro del apa­
MANUAL DE HISTORIA I 391

rato del Estado colonial, un mero instrumento pasivo del soberano.


Por eso el Supremo Consejo debe contemplarse más bien en sus
prácticas cotidianas, en sus formulaciones y en sus incertidumbres
y vacilaciones o en ciertos tics que se repiten una y otra vez y que
nada tienen que ver con su esquema jurídico-institucional.
Es claro que detrás de todos estos fenómenos, hay un trans­
iendo ideológico mucho más amplio, rituales jurídicos complejos y
■concepciones doctrinales que se traducen en reglas operantes sobre
la organización administrativa, la calidad y la actuación de los
funcionarios, los problemas relativos a la Real Hacienda, la solu­
ción de conflictos de intereses entre particulares y de éstos con el
Estado, los asuntos relativos al Real Patronato y hasta las costum­
bres y las creencias. Pero el asunto propiamente histórico —si ha
de delimitarse un objeto para la historia política— consiste en el
análisis de la manera concreta como la institución hace operantes
tales reglas, para designarla de algún modo, humanamente, y la
manera como esas reglas se relativizan por presiones o influencias
sobre la institución.
Una historia institucional y hasta una historia de las ideas
podrían muy bien detectar variaciones en el acervo doctrinal e
ideológico. O señalar el proceso de su acumulación y de su destruc­
ción. Pero se sabe muy bien que este tipo de formulaciones nuevas
suele ir a la zaga de prácticas consagradas y de rutinas administra­
tivas bien probadas. El peso de éstas era tan grande que la audacia
o la imaginación políticas, consignadas en propuestas que los fun­
cionarios de rango inferior elevaban a la consideración del Consejo,
no merecían sino algún comentario displicente. Cuando se iba
más allá, la censura era fulminante.
En otra instancia de poder el fenómeno político colonial se de­
senvuelve en el ámbito de los organismos superiores de gobierno
en ultramar: presidente, oidores, fiscal, es decir, la Audiencia,
virreyes, capitanes generales, visitadores, gobernadores oficiales
reales, etc. Sobre esta instancia ya se ha señalado cómo debe situar­
se a sus funcionarios en un contexto social, haciendo abstracción
392 ESTADO, ADMINISTRACION Y VIDA POLÍTICA

de sus funciones ideales, para comprender la verdadera naturaleza


de sus actuaciones.
Finalmente, existe un nivel menos estudiado y mucho más
problemático: el de las instancias puramente locales de poder, el
de un equilibrio perpetuamente inestable entre las exigencias de
la Corona y una manera de reconocimiento a la influencia no insti­
tucionalizada de las oligarquías locales. Conviene distinguir entre
los criollos que estaban más cerca de las instancias superiores,
aunque en posiciones subordinadas, y ocasionalmente se integra­
ban en ellas y crecían a su sombra: fiscales y funcionarios menores
de la Audiencia (porteros, escribanos, etc.), empleados en las cajas
reales y de la Casa de Moneda, etc. Este nivel —que estaba inte­
grado socialmente a las instancias locales del poder— se nutría
en el mismo contexto ideológico que las instancias más altas, de.’
las cuales se derivaba.
Otros criollos hacían parte de instancias de poder puramente
locales. En éstas el reconocimiento social era más significativo que
la sanción institucional. A este nivel historia política e historia
social se confunden. El avance social (de una familia entera) y el
éxito económico se veían refrendados por nombramientos honorí­
ficos, como una manera de reconocimiento del poder que ya se
poseía. Aunque este nivel se bañara en el mismo contexto ideoló­
gico que los anteriores, era mucho más susceptible de originar
conflictos debido a su carácter informal. El reconocimiento de las
preeminencias del nacimiento y la riqueza eran, como las instan­
cias jurídico-políticas, parte del orden social. Pero su desarrollo
era en mucha medida imprevisible. Favorecido por un orden social
abstracto, debía ser controlado políticamente o encauzado median­
te una participación formal en instituciones menores como el ca­
bildo. Normalmente se esperaba que fuera un elemento de cohesión
pero podía generar desajustes súbitos en circunstancias excepcio­
nales.
Los dos primeros decenios del siglo xvm, por ejemplo, en los
que tuvo lugar la guerra de sucesión española y que culminaron
con una reorganización a fondo de la administración del Nuevo
MANUAL DE HISTORIA I 393

Reino de Granada con la creación de un virreinato, presentan rasgos


confusos y contradictorios pero también una ocasión muy favorable
para estudiar los factores que intervenían en un conflicto durante
la época colonial.

D. CONFLICTOS A TRAVÉS
DE UN TEXTO COLONIAL

En un apéndice de la Historia eclesiástica y civil de la Nueva


Granadal, José Manuel Groot reproduce un curioso documento
llamado “Las brujas”, el cual se supone ser una “carta de Felipe
Nogales, escrita desde Tolú, a Therencia del Carrizo, residente en
Cajamarca”. El escrito, fechado el 12 de febrero de 1716, tiene
como tema central la deposición del presidente Francisco de Mene-
ses Bravo de Saravia, ocurrida el 15 de septiembre de 1715. Es un
panfleto político virulento contra dos oidores y algunos criollos
que conspiraron contra el presidente. Se menciona al oidor Juan
de Aramburo como “Juan Largo”, el oidor Mateo Yepes y de la
Cuadra como “Trafalmejas”, el fiscal de la Audiencia, el criollo
Manuel Zapata como “Cagajón de parda leche” o “Manuelillo”, el
teniente general del Reino, Juan de Cárdenas Barajas, como “Sécula
seculorum”. Denuncia particularmente la extendida parentela del
fiscal, todos pertenecientes a la familia Flórez y descendientes del
escribano de cámara de la Audiencia, don Juan Flórez de Ocariz. Se
menciona también a otros personajes menores, meros instrumentos
en la conspiración, como Diego López y un mestizo de apellido
Burgos.
El corresponsal, una bruja que dice haber volado a Madrid por
arte de magia, relata las reacciones de los consejeros de Indias al
recibir las noticias de la deposición del presidente, un día de enero
de 1716. La acción se traslada después a un aquelarre de brujas
en las llanuras del Prado, en donde cada uno de los personajes com­
prometidos en la rebelión es objeto de burlas rimadas. La forma y

1 José Manuel Groot, Historia eclesiástica y civil de Nueva Granada, t. II, 2’


edic. 1890.
394 ESTADO, ADMINISTRACIÓN Y VIDA POLÍTICA

la composición barroca del escrito sugieren, junto con las alusiones


a la Corte, que su autor pudo ser un español. La profunda inquina
contra los Flórez y un elogio improcedente al contador Francisco
López de Olivares “...ajado, deshonrado y perseguido, siendo el
ministro más fiel que en estas partes ha tenido su majestad”,
señalarían como autor al mismo contador. Éste pertenecía al
círculo del oidor Luis Antonio de Losada y de su mujer, doña Tere­
sa de Cabrera, a quienes Yepes y Aramburo acusaban en octubre
de 17162 de participar en “conferencias” y celebrar coplas y pape­
les contra ellos. Losada, oidor decano de la Audiencia, no había
participado en el golpe contra Meneses y se había mantenido ale­
jado en Mariquita, cuidando de sus achaques. A su regreso había
hecho reproches a sus colegas y había comenzado a reunirse con
todos aquellos que manifestaban una queja contra los dos oidores.
En este círculo figuraban, además del contador López de Olivares,
los cuñados del oidor, hijos del presidente Gil de Cabrera; don Ni­
colás de Santa María, de quien decían haber privado de un corre­
gimiento; don Antonio de Berrío, criollo prominente que había
renunciado a su oficio de regidor; don Juan de Ricaurte, hijo de!
antiguo tesorero de la Casa de Moneda, hermano del actual y él
mismo oidor en Quito, resentido a causa del pleito con su hermana
sobre la sucesión de la moneda; don Pedro de Laiseca y Alvarado,
español, sobrino de un inquisidor, que en los momentos de los dis­
turbios se había puesto francamente de lado del presidente3 siendo
alguacil mayor del Santo Oficio, estaba emparentado a criollos
prominentes por su matrimonio con doña Petronila Fajardo4.
López de Olivares había sido comerciante én el Perú durante
treinta años y se había instalado como contador del tribunal de
cuentas en julio de 1706, cargo que ocupó hasta su muerte en 1727.
En su largo ejercicio el contador se mostró excesivamente celoso,
haciendo tantas denuncias ante el Consejo de Indias que acabaron

2 Archivo General de Indias (A.G.I.), Escribanía de Cámara, Leg. 818 A.


3 A.G1, Santa Fe, Leg. 318.
4 Nieta del gobernador de Popayán, de Valenzuela Fajardo. A.G.I., Santa Fe. Leg.
284 r. 1, núm. 73.
MANUAL DE HISTORIA I 395

por ser desestimadas como ligerezas de un funcionario pugnaz y


enconado. Este encono tenía motivos, particularmente con la fami­
lia de los Flórez. En 1710 el fiscal Manuel Antonio Zapata y Flórez
le había iniciado un pleito por .haber conducido mercancías de
contrabando en 1692. El mismo año, el contador José Flórez de
Acuña había querido probar su incompetencia y había logrado que
el presidente Diego de Córdoba le prohibiera fenecer las cuentas.
Olivares replicaba que era notorio que el presidente ni siquiera
sabía leer y escribir y que el contador Flórez quebrantaba la Real
Hacienda. Como en el panfleto de las “Brujas”, mencionaba que la
familia Flórez ocupaba todas las dignidades: don José Flórez, con­
tador; don Martín Flórez, escribano y relator de la Audiencia; don
Nicolás Flórez, chantre de la catedral; don Jacinto Flórez, canó­
nigo; don Manuel Zapata y Flórez, sobrino de los anteriores, fiscal
de la Audiencia; don Tomás Flórez, alguacil mayor de la Caja Real
y don Melchor de Figueroa y Vargas, el tesorero de la Caja, cuñado
del fiscal. En 1717 escribía sobre “.. .esta dilatada familia de los
Flórez que abrasa todos los tribunales y cabildos” y los acusaba de
atraer a presidentes y oidores o de perderlos y amedrentarlos.
Es el mismo argumento de las Brujas: . .el temple de Santa Fe
ha sido, es y será flores; los Flórez la ajustan a su temple y quien
no se ajusta al temple de los Flórez y los contenta, anda destem­
plado; son sus mañas y ardides tan extraños y tan eficaces, que de
ellos dependen las audiencias, los tribunales, los juzgados, las ren­
tas reales, lo eclesiástico, lo secular, las monjas; y aún los regulares
exentos no están exentos de Flórez.. .”5.
Sin mucho sentido crítico José Manuel Groot se apoya en este
panfleto, obviamente parcial, en su relato de la conspiración. El
blanco de los reproches de Groot son los oidores, a quienes atribuye
una conducta arbitraria en todo momento. No para mientes en que
el panfleto mismo acusa a Meneses de ladrón o de que sus ataques
más feroces están dirigidos a una familia criolla y a un funcionario
criollo. Su único interés reside en mostrar una imagen siniestra y
sin matices de los oidores.

5 Santa Fe, Lega. 310 y 133.


396 ESTADO, ADMINISTRACIÓN Y VIDA POLÍTICA

Obviamente, muchos detalles del escrito son inexactos o fals