Está en la página 1de 25

Universidad Andrés Bello

Facultad de Ciencias de la Salud


Escuela de Tecnología Médica
Especialidad de Imagenología y Física Médica

Seminario de Investigación en Radiodiagnóstico.

ENEMA BARITADO
“UN DIAGNOSTICO DE RISAS”

Integrantes:
Silvia Hernández T.
Carlos Muñoz

Santiago, 15 de noviembre de 2010


ÍNDICE

Resumen 3
Introducción 3
Anatomía del Sistema Digestivo 4
Sistema Nervioso Entérico 6
Constipación Crónica
7
Enfermedad de Hirschsprung 9
Medio de Contraste 12
¿Qué es el bario? 13
Enema Baritado 13
Estudio por Imágenes
15
o Preparación 15
o ¿Cómo se hace la prueba?
17
o Método convencional en adultos 20
o Método de doble contraste
20
o Después del examen
22
o ¿Cuáles son los riesgos? 22
Discusión 22
Conclusión 23
Bibliografía 24

Figuras e imágenes:

Fig. 1 Imágenes comparativas 6


Fig. 2 Enfermedad de Hirschsprung 11

2
Fig. 3 Abdomen post-evacuación 19
Fig. 4 Posición Sims 19
Fig. 5 OAD baja para incluir ampolla rectal 20
Fig. 6 Enema baritado de doble contraste 21

3
RESUMEN

“Mi sobrino sufre de constipación crónica y están pensando en una enfermedad


que no recuerdo su nombre. Le indicaron realizar un enema baritado pero mi
hermana insiste en dudar de la utilidad del examen y se rehúsa a realizarlo pues lo
considera muy invasivo”

Este caso es el comienzo de un estudio imagenológico importante, en el cual se


pretende diagnosticar alguna enfermedad en niños como en los recién nacidos,
que es la enfermedad de Hirschsprung. Un caso de constipación crónica en un
niño pequeño, que si no es diagnosticada a tiempo, puede ocasionar la muerte del
infante. Para ello se debe hacer una correlación anatómica del paciente, en
conjunto con la evaluación imagenológica del paciente, a través de un examen
conocido como Enema Baritado de Colon, el cual consiste en inyectar un medio de
contraste inerte a través del ano, y con radioscopia, obtener las imágenes
correspondientes para un buen diagnóstico de la patología.

INTRODUCCIÓN

La anatomía y fisiología del sistema digestivo es muy compleja. Tiene varios


procesos que son muy importantes para nuestro organismo, además de varios
sistemas involucrados en el tránsito, digestión y absorción de nutrientes para el
cuerpo. Pero este sistema puede fallar por diversas causas, incluso en los
primeros estadios de vida del ser humano. Una de estas causas es la constipación
crónica, que es la dificultad o imposibilidad de evacuar el contenido intestinal en
forma normal, y que afecta principalmente a niños desde los 0 años en adelante, y
una de las formas de constipación es la enfermedad de Hirschsprung.

El enema baritado es el principal examen realizado para evidenciar esta patología,


ya que al ser un examen contrastado, permite evaluar el lumen intestinal y mostrar
sus posibles complicaciones. Cabe destacar que el elemento utilizado, el sulfato
de bario, es un elemento inerte, incapaz de penetrar la barrera intestinal, con lo
que es inocuo para este tipo de procedimientos, siendo una forma muy segura y
no invasiva de examen, sobre todo para niños en edades pequeñas.

Hay que hacer mención que el enema baritado no es 100% efectivo para el
diagnóstico certero de la enfermedad de Hirschsprung, pero en niños desde 0
años, es el mejor examen para la detección de dicha enfermedad.

4
ANATOMÍA DEL SISTEMA DIGESTIVO

El aparato digestivo es el conjunto de órganos (boca, faringe, esófago, estómago,


intestino delgado e intestino grueso) encargados del proceso de la digestión, es
decir, la transformación de los alimentos para que puedan ser absorbidos y
utilizados por las células del organismo.

La función que realiza es la de transporte (alimentos), secreción (jugos digestivos),


absorción (nutrientes) y excreción (mediante el proceso de defecación).

El aparato digestivo es un largo tubo, con importantes glándulas asociadas, se


encarga de transformar los alimentos en sustancias simples y fácilmente
utilizables por el organismo. Desde la boca hasta el ano, el tubo digestivo mide
unos once metros de longitud en el adulto. En la boca ya empieza propiamente la
digestión. Los dientes trituran los alimentos y las secreciones de las glándulas
salivales los humedecen e inician su descomposición química. Luego, el bolo
alimenticio cruza la faringe, sigue por el esófago y llega al estómago, una bolsa
muscular de litro y medio de capacidad, en condiciones normales, cuya mucosa
secreta el potente jugo gástrico, en el estómago, el alimento es agitado hasta
convertirse en el quimo.

A la salida del estómago, el tubo digestivo se prolonga con el intestino delgado, de


unos cinco metros de largo, aunque muy replegado sobre sí mismo. En su primera
porción o duodeno recibe secreciones de las glándulas intestinales, la bilis y los
jugos del páncreas. Todas estas secreciones contienen una gran cantidad de
enzimas que degradan los alimentos y los transforman en sustancias solubles
simples.

El intestino grueso es la penúltima porción del tubo digestivo. El intestino delgado


se une al intestino grueso en el abdomen inferior derecho a través de la válvula
ileocecal que con la distensión del íleon terminal (última parte del intestino
delgado) provoca la relajación de la válvula ileocecal y favorece el movimiento del
quilo hacia el colon, más concretamente para el ciego (primera parte del colon).
Sirve para regular la llegada del contenido ileal al colon proximal y minimiza el
reflujo del contenido cecal al íleon.

El intestino grueso es un tubo muscular de aproximadamente entre 120 y 160


centímetros en el adulto, y su calibre disminuye progresivamente, siendo la
porción más estrecha la región donde se une con el recto donde su diámetro no
suele sobrepasar los tres centímetros, mientras que en el ciego es de seis o siete
centímetros.

En el intestino grueso se diferencian varias porciones, entre ellas tenemos:

• La primera porción que esta constituida por un saco ciego, situada inferior a
la válvula ileocecal y que da origen al apéndice vermiforme.

5
• La segunda porción es denominada como colon ascendente con una
longitud de quince centímetros, que va de abajo hacia arriba hasta la zona
inferior del hígado.
• La tercera porción es el colon transverso, con una longitud media de
cincuenta centímetros; su recorrido es horizontal de derecha a izquierda y
se sitúa a la altura de la décima costilla.
• La cuarta porción es el colon descendente con diez centímetros de longitud,
dirigido de arriba hacia bajo y se ubica por delante del riñón.
• Por ultimo se encuentra el colon sigmoideo que se incurva dos veces sobre
si mismo y se sitúa en proximidad de la tercera vértebra sacra, la que
continúa con el recto que es la parte terminal del tubo digestivo, finalizando
en el exterior con el orificio anal.

Su irrigación corre a cargo de los vasos mesentérico superior (derecho) y


mesentérico inferior (izquierdo) de los que salen los vasos cólicos izquierdos,
derechos y medios, así como los vasos sigmoideos, cecales y apendiculares.
Los vasos linfáticos son los mesentéricos y los del mesenterio.

El intestino grueso, o colon, es el último componente del sistema o aparato


digestivo y realiza la fase terminal de la digestión.

El intestino grueso toma el alimento digerido (quimo) proveniente desde el


intestino delgado y termina el proceso de absorción.

Por lo tanto, la función principal del intestino grueso en el sistema digestivo es la


concentración y almacenamiento de los desechos sólidos, convirtiendo el quimo
en heces para ser excretadas.

Durante este proceso las células que recubren el colon reabsorben agua del
quimo, cambiando su estado de líquido a sólido. Miles de millones de bacterias
dentro del colon sintetizan sales que no han sido digeridas en su paso por el
intestino delgado y las vitaminas K y B, así como gases hidrógeno, dióxido de
carbono, sulfuro de hidrógeno y metano.

Segmentos musculares del intestino grueso, llamados haustros, empujan esta


materia y la remueven dentro del intestino grueso con movimientos sucesivos,
mezclándola por completo.

Al no ser defecadas las heces, cuando es necesario, el colon continua


absorbiendo agua, volviéndolas duras y causando estreñimiento.

Por lo general, el alimento pasa más tiempo en el colon que en ningún otro sitio
del tubo digestivo, este tiempo puede variar dependiendo del tipo de alimento y de
cada persona. En el colon puede permanecer aproximadamente desde nueve
horas hasta varios días.

6
Figura: 1 se visualiza una imagen comparativa, una con enema baritado y la segunda un esquema
del intestino grueso

SISTEMA NERVIOSO ENTÉRICO

El sistema nervioso entérico es una red de neuronas y glías en la pared del tubo
digestivo. Contiene más de 100 millones de neuronas y tiene la capacidad única
de funcionar en forma independiente del sistema nervioso central. El sistema
nervioso entérico se organiza en dos plexos ganglionares interconectados, el
plexo submucoso y el plexo mientérico. Los plexos están formados por grupos de
células ganglionares llamados ganglios, interconectados por los axones
neuronales llamados fibras nerviosas. El sistema nervioso entérico recoge la
información del estado del lumen y la pared intestinal y regula la secreción
intestinal, el flujo sanguíneo, la respuesta inflamatoria y la motilidad intestinal.

El sistema nervioso entérico es de origen ectodérmico y se origina a partir de la


migración de células de la cresta neural. Durante la cuarta semana de gestación,
las células indiferenciadas de la cresta neural vagal comienzan a migrar a distintas
partes del organismo. En el intestino los neuroblastos migran en sentido
craneocaudal, colonizan primero el esófago a la 5ª semana de gestación y luego
avanzan hacia distal. Una vez que se ha colonizado la totalidad del intestino hacia
la 14ª semana de gestación se forma el plexo submucoso cuando los neuroblastos
migran hacia el lumen. En la pared del tubo digestivo los neuroblastos proliferan y
de 1000 neuroblastos iniciales van a dar lugar a más de 100 millones de células
ganglionares. Además de proliferar, estas células maduran, se agrupan en
ganglios y se diferencian produciendo cada una un tipo específico de
neurotransmisor. En un estudio realizado en intestinos de cerdos de distintas
edades, desde el período intrauterino hasta la edad adulta, encontramos que la
densidad de los ganglios de los plexos intramurales del intestino disminuye en
forma exponencial con la edad. Al mismo tiempo el tamaño de cada una de las
células ganglionares aumenta con la edad a expensas del citoplasma celular. Un
hallazgo interesante fue comprobar que el número de células ganglionares por

7
ganglio aumentaba en el período gestacional hasta alcanzar su peak durante el
período perinatal, para luego disminuir en forma progresiva hasta estabilizarse en
el cerdito de 12 semanas de vida que equivale en el humano a un niño de dos
años aproximadamente. Este trabajo nos demuestra lo que se sospechaba: que el
sistema nervioso entérico es plástico, que ocurren cambios en él después del
nacimiento. Estos hallazgos son importantes desde el punto de vista clínico por
dos razones: en primer lugar, el análisis de una biopsia intestinal en un recién
nacido y particularmente en un recién nacido pretérmino es difícil si no se cuenta
con las tinciones adecuadas porque las células ganglionares a esa edad son
pequeñas y fácilmente se pueden pasar por alto arriesgando un falso diagnóstico
de aganglionosis. Por otro lado, los cambios que ocurren normalmente con la edad
de alguna manera se superponen con los criterios diagnósticos clásicos de
displasia neuronal intestinal.

CONSTIPACIÓN CRÓNICA

La constipación (o estreñimiento) puede definirse como la retención anormal de


materias fecales, lo cual se manifiesta clínicamente por eliminación de
deposiciones aumentadas de consistencia, que causan molestia o dolor al
paciente. La constipación debe considerarse como un síntoma secundario a una
amplia variedad de trastornos.

La frecuencia con que distintos niños evacúan su intestino es muy variable. En


algunos, la defecación se produce una o más veces al día, mientras que en otros
ocurre cada dos o más días. En este último caso no se puede hablar de
constipación si las deposiciones son de consistencia normal. Se considera que un
niño es constipado, aunque tenga deposiciones diarias, si éstas son duras o
insuficientes, y persiste materia fecal en el recto. En recién nacidos y lactantes
alimentados al pecho materno, aún cuando puedan pasar en ocasiones varios
días entre una evacuación y otra, la deposición es siempre fluida, (y tiene otras
características típicas, tales como color amarillo oro, pH ácido, emisión explosiva,
etc.)

La constipación es muy frecuente en la infancia, y de acuerdo a distintas


publicaciones, puede estimarse que constituye el motivo de consulta de un 15-
30% de los niños referidos al gastroenterólogo infantil.

Generalmente, durante los primeros 2 años de vida, la familia suele sobreestimar


el problema y tiende a efectuar por cuenta propia tratamientos caseros ante lo que
creen que es constipación. En el niño mayor en cambio, tiende a ocurrir el
fenómeno contrario, ya que muchas veces esta patología se subestima y el
paciente llega a la consulta médica muy tardíamente, con las complicaciones
propias de la constipación crónica.

Los síntomas y signos más frecuentes son el dolor abdominal, anorexia,


irritabilidad, distensión abdominal, sangrado anal, masa abdominal, escurrimiento,
no siendo infrecuente el antecedente de infección urinaria.
8
Las causas de constipación se han agrupado en orgánicas y funcionales. Según la
mayoría de las publicaciones la causa funcional representa más del 90% de los
casos.

Entre las causas orgánicas debemos considerar: alteraciones anatómicas de la


zona ano rectal y colon, alteraciones de la inervación, alteraciones musculares,
trastornos endocrinos o metabólicos, enfermedades del tejido conectivo.

Los antecedentes clínicos que nos deben orientar hacia la presencia de una
constipación orgánica son: retardo en la expulsión de meconio, retraso del
crecimiento, distensión abdominal permanente, masas fecales con ampolla rectal
vacía, anomalías ano rectal, hipertonía del esfínter anal.

Entre los antecedentes no debemos olvidar consultar por la ingestión crónica de


algunos medicamentos como antiácidos, anticolinérgicos, anticonvulsivantes,
antidepresivos, bismuto, hematínicos, opiáceos y algunos tranquilizantes.

El estudio se realizará con el apoyo de imágenes, exámenes de motilidad e


histopatológicos. La secuencia depende de las facilidades con que cuente el grupo
de trabajo.

La radiografía de abdomen simple ayudará a precisar extensiones de fecaloma o


la presencia de este cuando la palpación es dudosa, sobre todo en ausencia de
impactación rectal. La manometría ano rectal es muy útil para evidenciar la
ausencia del reflejo inhibitorio en la enfermedad de Hirschsprung, y el enema
baritado es útil para documentar anomalías anatómicas y la extensión del
segmento agangliónico en esta patología. El estudio histopatológico es
fundamental para confirmar la ausencia de células ganglionares o para evidenciar
displasia o disminución de ellas.

En relación a constipación funcional, en septiembre de 1999 un grupo de expertos


publica los resultados de un proyecto de 4 años de trabajo llamado Consenso
Multinacional sobre Trastornos Funcionales Gastrointestinales (Roma II).

En este consenso se distingue cuatro trastornos relacionados con la defecación.

Disquinesia del lactante menor definida clínicamente como la presencia de


esfuerzo y llanto por 10 a 20 minutos previo a la emisión de deposiciones blandas
en un niño menor de seis meses por lo demás sano. Es importante reconocer esta
situación para explicar a los padres la evolución natural hacia la resolución y evitar
así una conducta frecuente de estimulación rectal que puede llevar al desarrollo de
una verdadera constipación crónica.

Constipación funcional definida como la presencia en lactantes y preescolares, en


un periodo de al menos dos semanas, de deposiciones duras, en la mayoría de las

9
deposiciones o deposiciones firmes dos o menos veces por semana y sin
evidencia de alteración estructural, endocrina o metabólica.

Retención fecal funcional: Niños hasta 16 años de edad, con historia de al menos
doce semanas de paso de deposiciones de gran calibre a intervalos de menos de
dos veces por semana y postura retentiva evitando la defecación, contrayendo la
musculatura del piso pélvico. En la medida que el piso pélvico se fatiga, el niño
usa la musculatura glútea.

Escurrimiento fecal funcional no retentivo: Historia, en un niño de cuatro años o


más, de defecación en lugares y momentos inapropiados, en ausencia de
enfermedad estructural o inflamatoria y en ausencia de signos de retención fecal.

El manejo de estas condiciones requiere de constancia y paciencia, con una


buena explicación a los padres y al niño cuando sea posible, vaciamiento de
fecaloma cuando sea necesario, reinstalar habito, aumentar fibra y uso de
medicamentos que ayuden a mantener deposiciones blandas.

Aquellos pacientes que no responden a tratamiento bien llevado después de uno o


dos meses deberían ser derivados a especialidad.

ENFERMEDAD DE HIRSCHSPRUNG

Corresponde a una alteración congénita caracterizada por obstrucción intestinal


parcial o completa, producto de la ausencia de los plexos ganglionares intestinales
intrínsecos (submucoso o de Meissner y mientérico o de Auerbach). La ausencia
de las células ganglionares ocasiona la pérdida de la inhibición parasimpática con
lo que se altera la relajación del segmento afectado.

Al digerir la comida, los músculos mueven los alimentos hacia adelante a través de
los intestinos, en un movimiento llamado peristaltismo. Cuando comemos, las
células nerviosas presentes en la pared de los intestinos reciben señales del
cerebro indicando a los músculos intestinales que muevan los alimentos hacia
adelante.

En los niños con la enfermedad de Hirschsprung, la falta de células nerviosas en


una parte del intestino interrumpe la señal del cerebro e impide que haya
peristaltismo en ese segmento del intestino. Como las heces no pueden avanzar
normalmente, el intestino se puede obstruir (bloquear) parcial o completamente, y
comenzar a expandirse a un tamaño mayor que el normal.

Presenta una frecuencia cercana a 1 por cada 5.000 nacimientos y es más


frecuente en varones. Existe historia familiar positiva en 7% de los casos, lo que
aumenta a 21% si se trata de la variedad de aganglionosis colónica completa.

En la vida embrionaria, los neuroblastos primitivos migran caudalmente entre la


semana 6 y 12 de gestación. Por razones que se desconocen, esta migración se
10
interrumpe dejando al colon distal desprovisto de células ganglionares. El
segmento afectado se extiende proximalmente desde el esfínter anal interno (EAI)
y su longitud dependerá del momento en que se interrumpe la migración, siendo
más extenso mientras más temprano se produzca el defecto.

La región más afectada es el rectosigmoides, lo que ocurre en 75% de los casos.


La aganglionosis completa del colon es menos frecuente y ocurre entre 3% y 8%
de los casos. La enfermedad también puede limitarse casi exclusivamente al EAI;
esta variedad, denominada “de segmento ultracorto” afecta al 14-20% de los
pacientes. El intestino delgado se afecta muy infrecuentemente.

Clínicamente, la sintomatología ocasionada por esta enfermedad es muy variable


y depende en gran parte de la edad del paciente. Aproximadamente 2/3 de los
pacientes presenta síntomas dentro de los tres primeros meses de vida y 80%
desarrolla síntomas dentro del primer año. Sólo un 10% de los pacientes inicia
síntomas entre los 3 y 14 años de edad y en general se trata de pacientes con
enfermedad de segmento ultracorto.

En los recién nacidos el síntoma más frecuente es el retraso en la eliminación de


meconio, lo que en el 99% de los niños normales ocurre dentro de las primeras 48
horas de vida. En los casos en que se desarrolla una pseudo-obstrucción
intestinal, el niño puede presentar distensión abdominal y vómitos biliosos.

No es infrecuente la aparición de complicaciones en la etapa de recién nacido. La


más temida es la enterocolitis necrotizante, principal causa de muerte en estos
niños (mortalidad 30% a 50%). Esta complicación se manifiesta por diarrea
explosiva, hemorragia digestiva, fiebre, compromiso del estado general, sepsis y
eventual colapso circulatorio. Otra de las complicaciones es la perforación
intestinal (4% de los casos), que se produce con más frecuencia en colon proximal
(68%) y apéndice (17%).

En niños mayores es más rara la aparición de complicaciones y los síntomas más


comunes son constipación crónica, distensión abdominal, peristaltismo intestinal
visible, obstrucción intestinal intermitente por impactación fecal, deposiciones
delgadas, anemia.

Respecto al estudio por imágenes, en el caso de la Enfermedad de Hirschsprung,


la Rx simple del abdomen, puede mostrar la ausencia de heces en el intestino
grueso o cerca del ano y segmentos dilatados del intestino grueso y del intestino
delgado y ocasionalmente se puede evidenciar un menor calibre del colon distal,
correspondiente al segmento agangliónico. También puede mostrar neumatosis
intestinal cuando existe enterocolitis necrotizante como complicación.

El enema baritado es diagnóstico de esta patología en alrededor del 70% de los


casos, cuando demuestra la llamada zona de transición, determinada por una
disminución de calibre del segmento agangliónico del colon y dilatación del colon
proximal normal. Esta zona de transición es característica de la enfermedad y en
11
75% de los casos está en el rectosigmoides. También pueden observarse
contracciones anormales del colon afectado y retención de contraste en los
controles tardíos.

En la aganglionosis total del colon, se observa una disminución de calibre de todo


el colon, sin zona de transición y el examen puede no ser diagnóstico. En la
variedad de segmento ultracorto, el enema baritado no es diagnóstico y muestra
dilatación de todo el colon, especialmente del segmento distal, sin zona de
transición y con abundante materia fecal, indistinguible de lo observado en una
constipación de tipo funcional o no orgánica.

El diagnóstico de Enfermedad de Hirschsprung se confirma con manometría,


(examen que mide los reflejos de los nervios que están ausentes en la
enfermedad) y biopsia rectal. La manometría rectal tiene una sensibilidad de 95%
para esta patología, al demostrar ausencia del reflejo recto-anal (el EAI no se
relaja tras la distensión rectal); es útil después del día 15 de vida. La biopsia rectal
por succión es un procedimiento relativamente sencillo, que no requiere anestesia
general y puede ser realizado desde el primer día de vida. El estudio histológico
demuestra ausencia de células ganglionares. Además, el examen histoquímico de
la muestra presenta aumento de la enzima acetilcolinesterasa en la mucosa y
submucosa del segmento afectado. Este procedimiento debe ser realizado con
posterioridad al estudio con enema baritado debido al riesgo de perforación en el
sitio de la biopsia.

Figura 2: El colon por enema muestra una variante de enfermedad de Hirschprung de


segmento usual en la cual se observa gran distensión del colon ascendente y
descendente (recto y sigmoide normales), sugestiva de proceso aganglionar.

12
MEDIO DE CONTRASTE

Un medio de contraste es cualquier sustancia que se usa para mejorar la


visibilidad de estructuras o fluidos dentro del cuerpo. Un ejemplo de esto son los
líquidos opacos a la radiación que se utilizan durante un diagnóstico de rayos X,
para resaltar las características que hay de un tejido a otro.

Entre los medios de contraste más comunes se encuentran el sulfato de bario y


algunos compuestos orgánicos yodados, como el Iohexol y la Iopromida. Se
administran por las vías en que mejor se distribuyen por la estructura a ser
examinada, ya sean ingeridos o por enema que es el procedimiento de introducir
líquidos en el recto y el colon a través del ano, en el caso del tracto digestivo,
inhalados para las vías respiratorias o inyectados para visualizar los vasos
sanguíneos, órganos y tejidos.

Existe una clasificación según la interacción con los rayos x:

Contrastes positivos son sustancias de elevado número atómico que


proporcionan, para la gama de energías utilizadas en radiodiagnósticos, una
absorción de la radiación X mayor que las partes blandas. Las estructuras que
rellenan aparecen en la placa como radiopacas. Los más utilizados son el sulfato
de bario y los compuestos yodados.

Contrastes negativos: son sustancias (aire, oxigeno, dióxido de carbono, etc.) que
tienen menor densidad que las partes blandas y se comportan frente a la radiación
como medios radiotransparentes al absorber mucha menos radiación que las
zonas vecinas. Esta mayor radiotransparencia hace posible el estudio de la
morfología de la zona donde son introducidos.

Características para un MDC enteral ideal.

• Bien tolerado, fácil administración.


• Biológicamente inerte.
• Distribución constante en el tracto GI.
• Revestimiento denso y uniforme.
• Estabilidad de la suspensión.
• Resistencia a la floculación.
• No absorción a la circulación sistémica.
• Excreción completa del tracto GI.
• Sin artefactos.
• Alto margen de seguridad, efectos colaterales mínimos.
• Costo aceptable

13
¿QUÉ ES EL BARIO?

Es un elemento blando, plateado y altamente reactivo. El bario tiene un número


atómico de 56 y su peso atómico es de 137,33.

Debido a su alto peso atómico es un elemento radiopaco y por ende puede usarse
en radiología como sustancia de contraste. Ocupa el decimoctavo lugar en
abundancia en la corteza terrestre, en donde se encuentra en un 0.04%. El
elemento reacciona intensamente con el agua, y se corroe rápidamente en aire
húmedo. De hecho, el elemento es tan reactivo que sólo existe en la naturaleza
como compuesto. Los compuestos de bario se obtienen de la minería y por
conversión de dos minerales de bario.

Sus compuestos más importantes son minerales: el sulfato de bario, BaSO4 y el


carbonato de bario (witherita), BaCO3.

El sulfato de bario, es el principal mineral y contiene 65.79% de óxido de bario. La


witherita, algunas veces llamada espato pesado, contiene 72% de óxido de bario.

La baritina o sulfato de bario, del griego baros (“pesado”, palabra que también dio
origen al bario), es un mineral de la clase de los sulfatos y del tipo AXO4.
Químicamente el sulfato de bario es BaSO4. Es un mineral muy común. Aparece
frecuentemente como junto con la calcita y el cuarzo.

Los cristales son generalmente tubulares paralelos a la base, a veces tienen el


aspecto de ataúdes. Si los tabulares son divergentes forman lo que se llama
“rosas de sulfato de bario”.

La principal aplicación del sulfato de bario es como lodo de perforación, debido a


su gran peso. También se usa como pigmento y para la fabricación de agua
oxigenada, en la fabricación del litopón (combinación de sulfuros y sulfatos para
recubrimientos), como estándar del blanco y como carga mineral.

Se usa también en las industrias de caucho como material de relleno y en la


pintura, en la industria de los frenos, del vidrio y como recubrimiento en las salas
de rayos X.

Funciona al recubrir el esófago, estómago o intestinos; es un compuesto inerte e


insoluble, no es absorbido ni metabolizado, es eliminado sin cambios por el
organismo y permite que las áreas enfermas o dañadas puedan verse claramente
mediante el examen de radiografías o tomografía computada.

ENEMA BARITADO

Un enema de bario, también conocido como un examen de la parte inferior del


tracto gastrointestinal, es una prueba que utiliza un examen con radiografías para

14
ver el intestino grueso y buscar pólipos o cáncer en el colon o recto. Hay dos tipos
de esta prueba: la técnica de un solo contraste donde el sulfato bario se inyecta en
el recto para poder obtener una vista del perfil del intestino grueso; y una técnica
de doble contraste (o “contraste de aire”) donde el aire y el bario se insertan en el
recto. Durante un examen de doble contraste, un médico administra un líquido con
bario por el ano para entrar al recto y colon como se hace en el estudio de un solo
contraste. El aire se inyecta por el ano además del bario. La mezcla de aire con el
compuesto de bario ayuda a demostrar la imagen de la parte inferior del tracto
gastrointestinal en la radiografía. No resulta mucho dolor con esta prueba. A
diferencia de una colonoscopía, estos procedimientos no permiten que se extirpen
las muestras de pólipos o tejidos. Si se encuentra algo anormal, una prueba
adicional (generalmente una colonoscopía) se puede requerir para hacer otro
examen

¿Por qué se realiza la prueba?

Un enema de bario se puede realizar por una variedad de razones, incluyendo


para ayudar con el diagnóstico de cáncer del colon o recto (cáncer colorrectal), y
enfermedad inflamatoria. La detección de pólipos (una masa benigna en el tejido
del revestimiento del colon y recto), divertículos (un saco sobresaliente del colon),
colitis (trastorno inflamatorio del intestino grueso) y los cambios estructurales en el
intestino grueso se pueden establecer con esta prueba, cabe destacar que estas
enfermedades son especialmente de adultos. El enema de bario de doble
contraste es mejor que la técnica de un solo contraste para detectar tumores
pequeños (así como pólipos), enfermedad inflamatoria temprana, y hemorragia
causada por úlceras.

La decisión de realizar un enema de bario se basa en el historial de la persona y


cambios en las costumbres de deposiciones. Esto puede incluir diarrea,
estreñimiento, cualquier dolor en la parte inferior del abdomen o si actualmente
demuestra sangre, mucosidad o pus en las heces. También se recomienda que
este examen se utilice cada 5 años para asesorar a personas sanas para el
cáncer colorrectal, el segundo tipo de cáncer más mortal en los Estados Unidos.
Los que tienen un pariente cercano con cáncer colorrectal o a los que les han
encontrado un pólipo precanceroso se consideran mucho más arriesgados para el
cáncer colorrectal y deben someterse a una prueba de detección con más
frecuencia para buscar anormalidades.

En niños las indicaciones para realización del examen se deben a:

• Diagnóstico de invaginación intestinal, de gran importancia por la gravedad


que supone el cuadro. (compromiso vital). Puede ocurrir en niños de 1 mes
a 2 años
• Niños con constipación crónica
• Algunos cuadros de dolor abdominal
• Hemorragia rectal
• Enfermedad de Hirschsprung
15
¿Cuáles son los beneficios comparados con los riesgos?

El enema opaco proporciona una información importante al médico que ha


solicitado la prueba.

Es una prueba con escasas complicaciones. Ocasionalmente puede haber una


salida del contraste a través de una perforación desconocida. Todavía más
infrecuentemente el bario puede causar obstrucción en el colon.
Se toman precauciones para reducir la radiación al máximo.

¿Qué limitaciones tiene la prueba?

El enema opaco no debe realizarse en personas con dolor abdominal intenso o a


quien se le haya practicado una biopsia de colon recientemente o cuando se
sospeche una perforación intestinal, los que tengan un ritmo rápido del corazón,
colitis ulcerativa severa, megacolon toxico. Ya que durante estos procedimientos,
la sección afectada del colon puede estar debilitada, hecho que podría provocar
una perforación durante la realización del enema opaco.

No se realizará la prueba a pacientes embarazadas o con sospecha de embarazo.

ESTUDIO POR IMÁGENES

En general, el estudio por imágenes se solicita cuando existen dudas diagnósticas


o en pacientes que no responden a tratamiento médico convencional. Su objetivo
es, principalmente, excluir aquellas causas de constipación que requieran de
tratamiento específico y está especialmente indicado cuando se sospecha una
Enfermedad de Hirschsprung. Permite demostrar la anatomía intestinal y en
especial del colon. Los métodos más utilizados son la radiografía (Rx) simple de
abdomen y el estudio contrastado del colon o enema baritado.

Preparación

Preparación del medio de contraste:

Deben seguirse con predicción las instrucciones de mezclado provistas por el


fabricante.

Se discute sobre la temperatura del agua utilizada para preparar la suspensión de


sulfato de bario. Algunos expertos recomiendan usar agua fría para preparar el
medio de contraste. Se comunica que el agua fría tiene un efecto anestésico sobre
el colon y aumentan la retención de los medios de contrastes, pero los detractores
dicen que el agua fría produce espasmo en el colon.

La mayoría de los expertos recomiendan el agua a temperatura ambiente para un


examen más satisfactorio, con una comodidad máxima para el paciente. Nunca se
16
debe preparar un medio de contraste con agua caliente, puede escaldar el
revestimiento mucoso del colon.

Es importante la agitación del bario para impedir la separación con el agua.

Preparación paciente:

Para realizar la prueba más exacta de enema de bario, el paciente tiene que
seguir una dieta recetada y completar las instrucciones para la preparación del
intestino antes de la prueba. La preparación comúnmente incluye no tomar
productos de leche y seguir una dieta de líquidos por 24 horas antes de la prueba
en niños mayores. Además de tomar cantidades grandes de agua o líquidos claros
12-24 horas antes de la prueba, como bebida cola y agua mineral.

Aproximadamente entre 3 y 5 días, deberá evitar en su dieta aquellos alimentos


que contengan fibra, así como pan, verduras, legumbres o fruta. En recién nacido
no requieren preparación específica.

El día antes de la prueba deberá realizar una cena suave (dieta líquida o blanda) y
después deberá mantenerse en ayunas desde 12 horas antes de la prueba. Se les
puede dar laxantes a los pacientes o también ellos mismos se pueden administrar
una limpieza con un enema.

Para nuestro caso los niños que se le realiza el enema baritado por constipación
crónica, no necesita ningún procedimiento previo al examen, ya que nuestro
objetivo es ver la constipación que tiene el niño , por tanto al realizar un enema
evacuante o realizar una dieta, seria un examen irreal , porque no muestra la
realidad de lo que queremos observar.

Como Tecnólogos debemos considerar a los niños como personas especiales con
cuidado y compresión. Esto requiere paciencia y tiempo necesario para hablar y
hacerse amigo del niño. Explicar las instrucciones al niño de una forma que pueda
comprenderlas resulta sumamente importante para fomentar la confianza y la
cooperación.

No todos los niños alcanzan el mismo grado de compresión a la misma edad


previsible. Esta capacidad varia de un niño a otro y el tecnólogo no debe asumir
que los niños van a entender lo que esta ocurriendo. Sin embargo generalmente
hacia los 2 o 3 años de edad la mayoría de los niños se le puede hablar durante
un estudio de diagnostico radiológico sin inmovilización y ayuda de los padres. Lo
más importante es la sensación de confianza que empieza con el primer encuentro
entre el paciente y el tecnólogo; la primera impresión que tiene el niño del
tecnólogo será eterna y establecerá los lazos de una relación positiva.

Ojala pueda el tecnólogo intentar crear la atmósfera de confianza en la sala de


espera antes de que el paciente entre en la sala de radiología.

17
Es importante considerar o valorar el papel de los padres, el padre puede estar en
la habitación observando el examen y alentando al hijo ofreciendo apoyo y confort
con su presencia, pero también hay padres que logran una atmosfera de
nerviosismo que se la traspasan al pequeño por tanto seria ideal que el padre
permanezca en la sala de espera, ya que el niño puede actuar con miedo y
defendiéndose frente a la presencia de los padres.

Es nuestro deber como Tecnólogos buscar la atmosfera de mayor confianza con


el paciente en este caso el menor, para lograr tener un examen optimo y lo menos
traumante para el pequeño.

Por tanto la preparación del paciente es muy importante para luego obtener una
excelente calidad de imagen.

¿Cómo se hace la prueba?

Materiales:

Niños:
1. 1 jeringa de 20 cc
2. 1 sonda 8
3. Sulfato de bario diluido
4. Dimecaina
5. Tela para fijar sonda
6. Guantes de procedimientos

Personal:

1. Medico radiólogo
2. Tecnólogo medico
3. Auxiliar de rayos

Adicionalmente a la dieta recetada y preparación del intestino antes de la prueba,


el paciente puede esperar lo siguiente con un enema de bario:

• Se pondrá una bata para asegurar su privacidad y se acomoda


seguramente en una mesa que se inclina para las radiografías.
• Al inyectar el bario o el aire dentro del intestino, pueden experimentar
retorcijones o las ganas de defecar.
• Se le instruirá al paciente a respirar lento y profundamente por la boca
para disminuir cualquier incomodidad.
• No necesita sedación
• Un familiar, debidamente protegido con delantal plomado, puede
acompañarlo durante el examen.

18
Para empezar un enema de bario, el paciente se acuesta boca arriba en una mesa
que se inclina para poder hacerle radiografías del abdomen. Un tubo bien
lubricado se inserta por el ano, el paciente debe encontrarse el la posición sims,
donde debe enrollarse hacia el lado izquierdo y se incline hacia delante, la pierna
derecha se flexiona a nivel de la rodilla y la cadera se coloca por delante de la
pierna izquierda y esta rodilla se flexiona, esta posición sims ayuda a relajar los
músculos abdominales y disminuye la presión en el abdomen.

Procedimiento de inserción de la punta del enema:

1. Describir el procedimiento de inserción de la punta al paciente. Responder


todas sus preguntas.
2. Colocar al paciente en posición sims
3. Agitar la bolsa de enema una vez mas para asegurar el mezclado adecuado
de la suspensión de sulfato de bario.
4. Con guantes cubrir la punta del enema con lubricante hidrosoluble.
Envolver la parte proximal de la punta del enema con toallas de papel
5. En espiración (para relajar los músculos del abdomen) dirigir la punta del
enema hacia el ombligo 2.5 a 3 cm
6. Después de la inserción inicial avanzar en dirección superior y anterior. la
inserción total no debe ser mayor a 3-4 cm. No forzar la punta del enema.
7. Fijar la sonda para evitar que resbale, no inflar el balón de la sonda.

En menores se utiliza punta enema flexible para minimizar lesión rectal durante la
inserción.

Este tubo permite que el médico administre el bario lentamente al intestino.


Mientras este proceso de llenar el intestino se monitorea detenidamente, es muy
importante que el paciente mantenga el ano contraído contra el tubo rectal para
ayudar a mantener su posición y evitar la pérdida del bario, en el caso del niño no
es necesario. Este paso se enfatiza al paciente debido a la inexactitud que resulta
si se pierde el bario. Un globo rectal se puede inflar para ayudar a mantener el
bario, en niños el globo rectal, no se utiliza por mayor seguridad por perforación
del recto. La mesa se puede inclinar o el paciente se puede mover a una posición
diferente para ayudar con el proceso de llenar el intestino, la cantidad de sulfato
de bario a administrar dependerá de la edad del niño, que es de alrededor de 20cc
hasta 30cc.

En la mayor parte de los lactantes es recomendable inyectar el medio de contraste


con una jeringa, ya que se logra un mejor control. •

Una vez se visualiza el contorno rectal se puede continuar el estudio previa


oclusión anal, juntando las nalgas mediante el uso de un material adhesivo
(esparadrapo).

Comenzar exploración en DLI, valorar recto y recto sigmoides. Girar paciente hacia
decúbito supino, mientras se continúa la administración del contraste, hasta
19
visualizar correctamente ciego e íleo distal. (Proyecciones oblicuas si es
necesario).

Finalmente realizar radiografía de abdomen antes y post evacuación de contraste.

Figura 3: AP en decúbito supino, postevacuacion

Adultos:

Cuando el bario empieza a llenar el intestino, se toman las radiografías del


abdomen para poder distinguir lo que encuentran. Hay varias maneras para llevar
a cabo un enema de bario. Una manera es que poco después del proceso de
llenar el intestino con el bario, un tubo rectal se saca y el paciente expulsa lo más
posible del bario. Al completar esto, se toma una radiografía adicional y es posible
que se dé un enema de doble contraste. Si esto se hace inmediatamente, una
capa delgada del bario permanece en el intestino, y entonces el aire se inyecta
para expandir la cavidad del intestino. A veces se toman radiografías hasta
después de que el aire se inyecte.

En niños no se utiliza aire ya que como se dijo anteriormente es para visualizar


otro tipo de patología, ya que el aire cumple cierta función en el examen.

Figura 4: imágenes de procedimientos y posición sims

20
Método convencional en adultos

Antes de realizar dicho estudio se realizara una simple de abdomen, en el caso de


estar preparado, se irán haciendo las RX a medida en que el intestino va
rellenándose con la papilla baritada. Las proyecciones a realizar serán las
siguientes.

• Lateral izquierda estricta para ver ampolla


• OAD para ver recto y sigma
• OAI para ver ángulo esplénico
• OAD para ver ángulo hepático
• Un decúbito supino relleno total de papilla

Luego, una vez vaciada la papilla haremos un decúbito supino de mucosa. Se


introducirá un poco de aire (si se puede) y haremos una RX de conjunto en
decúbito prono.

En los estudios por constipación, con frecuencia se realizan controles tardíos, a


las 24 y/o 48 horas, para evaluar como el niño elimina el contraste. En estos casos
es importante no darle al niño medicamentos para la constipación ni hacerle
lavados intestinales durante este período.

Figura 5: OAD centrada baja para incluir ampolla rectal

Método de doble contraste

Antes de realizar el estudio haremos una simple de abdomen para comprobar que
esta preparado. Después preparamos el contraste, de la siguiente manera: se
escoge un sistema de bario (Ba), que normalmente ya vienen preparados y solo
hay que añadirles agua. En caso den que el sistema de bario no venga
preparados, añadiremos a la bolsa del sistema un vaso de agua, tres vasos de
sulfato de Ba y 20 gotas de dimeticona, (con este ultimo componente evitaremos

21
la formación de grumos). Se conecta a dicho sistema una sonda Foley de 24 mm
de diámetro, y una vez hecho esto, introduciremos al enfermo la sonda por vía
rectal y con una jeringa, hinchamos el globo con 50 cc de aire. Se coloca la bolsa
de Ba lo mas alto posible para que el contraste baje por acción de la gravedad. Se
coloca al paciente decúbito lateral izquierdo con las rodillas semiflexionadas, a
continuación el enfermo se colocará en decúbito prono para que pase hasta el
ángulo hepático la papilla de bario. En caso de que se observe que la papilla no
cae al ciego, colocaremos al paciente en decúbito lateral derecho.

Mas tarde colocaremos la bolsa del sistema de Ba en el suelo y dejaremos que


caiga la mitad de la papilla, después abriremos la bolsa del sistema para que se
llene de aire, entonces es cuando comenzaremos a meter aire en el intestino
grueso, pisando la bolsa del sistema, así es como se logra el doble contraste. Una
vez que se introduce el aire se pinza la sonda para que no se salga. Las
proyecciones a realizar serán las siguientes

• Lateral estricta se vera la ampolla


• OAD para ver recto y sigma
• Otra seriada en dos hacemos los ángulos, apoyando siempre el lado
contrario al que queremos radiografiar. Para realizar ángulo esplénico,
apoyaremos lado derecho (OAI) y para el ángulo hepático apoyaremos
el lado izquierdo (OAD).
• Un decúbito supino de conjunto intestinal
• Un decúbito prono de conjunto intestinal
• Una placa en bipedestación
• Por último se realiza una lateral estricta izquierda, con aire pero sin
globo (ampolla)

Figura 6: enema baritado de doble contraste

22
Después del examen

Una vez concluida la prueba usted podrá volver a hacer vida normal (dieta,
actividad laboral, etc.). Un médico experto en Radiología examinará las
radiografías obtenidas (enema opaco), emitirá un informe sobre el estado de su
colon y si existe algún tipo de patología en el mismo que merezca ser reseñada.
El medio de contraste no es absorbido por el organismo sino que se elimina por el
tubo digestivo, por lo que las deposiciones del niño podrán ser blancas después
del examen, durante uno o dos días.

Es conveniente que el paciente ingiera abundante líquido, fibras y frutas después


del examen para facilitar su eliminación.

No tome un laxante si el proveedor de atención médica así se lo indicó.

¿Cuáles son los riesgos?

Algunas personas se estriñen levemente después de un examen de enema


baritado o examen de enema baritado con contraste de aire.

La exposición a la radiación de los rayos X es mínima, sin embargo no puede


realizarse en mujeres embarazadas.

El mayor riesgo del examen es la perforación del colon, lo cual es muy poco
común por manipulación inadecuada de sondas o cambios bruscos en la presión
hidrostática

DISCUSIÓN

La salud del paciente debe ser tomada muy en cuenta, para que sea capaz de
entender en qué consiste el procedimiento, además de discernir acerca de las
ventajas y desventajas que el procedimiento tiene en sí. Los sentimientos que
todos los padres tienen por sus hijos hacen que los procedimientos
imagenológicos contrastados no sean elegidos por ellos, debido a la “invasividad”
que este tipo de exámenes posee, solo por intentar proteger la integridad de ellos,
empeorando la salud de sus hijos.

En este tipo de casos, el rol del Tecnólogo Médico es fundamental, al explicar en


qué consiste el procedimiento y las ventajas que se obtienen de él, sin arriesgar la
salud del paciente. Al revisar este caso como equipo de trabajo, se evidencia que
una buena preparación de los padres hacia los menores antes del examen,
además de un buen manejo del Tecnólogo Médico, para dar confianza al paciente
(en este caso el niño), generará una obtención de imágenes de excelente calidad,
haciendo de este procedimiento un examen tranquilo, lo que dará muchos
beneficios al momento de efectuar el diagnóstico, aprovechando las ventajas que
el proceso en sí posee.

23
Hay que aclarar que no es un examen invasivo como todo el mundo cree, ya que
dentro del procedimiento, la cánula al ser introducida, solo entra hasta 10 cm, sin
sensación dolorosa por parte del paciente, salvo la sensación de saciedad.
Finalmente, un procedimiento bien realizado dará como resultado la obtención de
imágenes de calidad óptima, teniendo un diagnóstico certero y un tratamiento para
mejorar el estado general del paciente.

CONCLUSIÓN

Hay que recalcar muy bien la diferencia de este procedimiento entre un niño y un
adulto. En primer lugar, en los adultos se pretende buscar ciertas patologías como
pólipos, divertículos y cáncer, mientras que en niños, este examen se usa
mayoritariamente para detectar la constipación crónica. Por tanto, esta razón hace
una diferencia enorme entre la utilización del simple con el doble contraste. En
niños, el sulfato de bario debe ser muy bien diluido, dado que el niño ya se
encuentra estreñido, haciendo que la desventaja de provocar una constipación
mayor producto de que el bario es muy pesado sea mínima y pueda ser eliminado
por las deposiciones.

También hay que hacer hincapié en la preparación del paciente previo al examen.
El adulto debe tener su intestino libre de heces para que el diagnostico que se
pretende buscar sea visible al examen, mientras que en niños, sobre todo en los
primeros años de vida, no se pedirá ninguna preparación.

Como resolución del caso, la madre del pequeño debiera tomar en cuenta el
examen, ya que con una mayor información del procedimiento a seguir podrá
tener mucho más confianza y así optar por el diagnostico de la enfermedad que
tiene su hijo, logrando un tratamiento a tiempo y responsable sobre la salud de su
hijo.

24
BIBLIOGRAFÍA

• http://www.profesorenlinea.cl/Ciencias/IntestinoGrueso.htm

• http://escuela.med.puc.cl/paginas/publicaciones/pediatria/manualgastro/con
stip.html

• http://www.hhs.state.ne.us/crc/docs/DoubleContrastBariumEnemaFactSheet
-Spanish.pdf

• http://www.tsid.net/radiologia/digestivo/digestivo.htm

• http://www.saludalia.com/docs/Salud/web_saludalia/temas_de_salud/doc/di
gestivo/doc/doc_enema_opaco.htm

• http://www.eccpn.aibarra.org/temario/seccion2/capitulo31/capitulo31.htm

• http://www.sccp.org.co/plantilas/Libro
%20SCCP/Lexias/gastro/estrenimiento/estrenimiento.htm

• http://cyberpediatria.com/ausencia_de_deposiciones.htm

• Guiraldes E, Larraín F, Harris R Manual de Gastroenterología Pediátrica.


Ediciones Universidad Católica de Chile 1997; 13-24.

• García C. Constipación en el niño. Diagnóstico por imágenes. Pediatría al


día 1998; 14:261-3.

• PARRA R, Rodrigo y GARCIA B, Cristián. Caso clínico-radiológico para


diagnóstico. Rev. chil. pediatr. [online]. 2000, vol.71, n.4, pp. 347-349.
Disponible en: <http://www.scielo.cl/scielo.php?
script=sci_arttext&pid=S0370-41062000000400011&lng=es&nrm=iso>.
ISSN 0370-4106. doi: 10.4067/S0370-41062000000400011.

• MONTES C, Patricio et al. Enfrentamiento médico quirúrgico de la


invaginación intestinal: Experiencia de una institución universitaria. Rev.
méd. Chile [online]. 2000, vol.128, n.3, pp. 309-314. Disponible en:
<http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0034-
98872000000300009&lng=es&nrm=iso>. ISSN 0034-9887. doi:
10.4067/S0034-98872000000300009.

• Fantobal-Rojas Alejandra, Dr. García-Bruce Cristian. CONSTIPACIÓN


CRÓNICA EN EL NIÑO. ROL DEL ESTUDIO POR IMÁGENES, Revista
Peruana de Radiología 2003; 18 (7): 59 -66

25