Está en la página 1de 6

ETICA PROFESIONAL

1. CONCEPTO

Se puede entender como ética profesional el estudio de los valores inherente al ejercicio de una

profesión y que emanan de las relaciones que se establecen entre el profesionista y la sociedad.

La ética profesional pretende regular las actividades que se realizan en el marco de una profesión.

En este sentido, se trata de una disciplina que está incluida dentro de la ética aplicada ya que hace

referencia a una parte específica de la realidad.

La ética profesional está integrada por normas de conducta de naturaleza moral. La intervención

de la ética profesional en el desenvolvimiento de la conducta humana de los profesionales es muy

conveniente para el beneficio común de los integrantes de la comunidad.

2. VOCACIÓN

La vocación es un deseo entrañable hacia lo que uno quiere convertirse en un futuro, a lo que uno

quiere hacer por el resto de su vida, es algo que va enlazado y determinado por tus conocimientos

generales. La vocación debe entenderse como la disposición que hace al sujeto especialmente

apto para una determinada actividad profesional.

Cuando la vocación es auténtica, es decir, cuando corresponde a las potencialidades, habilidades,

metas e ideales de la persona, entonces el ejercicio profesional crea una segunda naturaleza, y las

actividades propias de la profesión se facilitan hasta hacerse muchas de ellas de manera casi

automática. Entonces las responsabilidades profesionales se aceptan sin dificultad.

La vocación, por perfecta que sea, no exime del cuidado de mantenerla viva, no sólo debe ser

cultivada sino que, una vez lograda, debe seguir siendo atendida. La vocación que no se ejercita y

vigila acaba decayendo y se puede perder, las responsabilidades morales que se asumen por ella

son inyecciones que la revitalizan, y, al contrario, cuando se rehuye una responsabilidad moral

propia de la vocación, ésta se debilita.


3. FINALIDAD DE LA PROFESIÓN

Al ejercer una profesión, además de contar con los conocimientos necesarios en el campo, se

debe contar con valores morales que tendrán como finalidad fundamental buscar y tratar de

garantizar el bien común.

La capacitación que se requiere para ejercer este trabajo, está siempre orientada a un mejor

rendimiento dentro de las actividades especializadas para el beneficio de la sociedad. Sin este

horizonte y finalidad, una profesión se convierte en un medio de lucro o de honor, o simplemente,

en el instrumento de la degradación moral del propio sujeto.

4. CAPACIDAD PROFESIONAL

El concepto de capacidad profesional remite una serie de conocimientos, como: acceso y uso de la

información, dominio de procedimientos y aplicación de criterios de responsabilidad social, que se

ponen en juego interrelacionadamente en las actividades y situaciones de trabajo identificadas en

el perfil profesional. La capacidad, por tanto, indica el resultado a alcanzar en el proceso de

enseñanza/aprendizaje.

Las capacidades que desarrollan los estudiantes a lo largo de su formación son las que se

requieren para desarrollar las competencias identificadas en el perfil profesional y para transferir y

hacer evolucionar estas competencias con relación a nuevos contextos y exigencias de su vida

profesional.

Un profesional debe ofrecer una preparación especial en cuanto a: capacidad intelectual,

capacidad moral y capacidad física.

La capacidad intelectual consiste en el conjunto de conocimientos propios de su profesión

y se adquieren básicamente durante los estudios universitarios, pero se deben actualizar

mediante las revistas, conferencias y las consultas a bibliotecas.


La capacidad moral es el valor del profesional como persona, abarca no sólo la honestidad

en el sentido de responsabilidad en el cumplimiento de lo pactado, sino además la

capacidad para abarcar y traspasar su propia esfera profesional en un horizonte mucho

más amplio.

La capacidad física se refiere principalmente a la salud y a las cualidades corpóreas, que

siempre es necesario cultivar, como buenos instrumentos de la actividad humana.

5. DEBERES Y DERECHOS PROFESIONALES

Derechos:

La Vocación. La elección de la profesión debe ser completamente libre. En cambio, la

elección de una carera profesional sin tomar en cuenta las cualidades y preferencias, sino,

por ejemplo, exclusivamente los gustos de los padres, o los intereses de la familia,

fácilmente puede traducirse en un fracaso que, en el mejor de los casos, consistiría en un

cambio de carrera en el primero o segundo año, con la consiguiente pérdida de tiempo y

esfuerzo.

Finalidad de la profesión: La finalidad del trabajo profesional es el bien común. La

capacitación que se requiere para ejercer este trabajo, está siempre orientada a un mejor

rendimiento dentro de las actividades especializadas para el beneficio de la sociedad. Sin

este horizonte y finalidad, una profesión se convierte en un medio de lucro o de honor, o

simplemente, en el instrumento de la degradación moral del propio sujeto.

El beneficio propio: además del fin común y social, es de derecho, obtener el beneficio de

vivir gracias a ella. Lo ideal es tomar en cuenta el agrado y utilidad de la profesión. La

profesión, al final de cuentas, deja una de las satisfacciones más hondas.

Capacidad profesional: obtener de la preparación, herramientas para complementar con

sus capacidades naturales y vocación para la misma.


Deberes:

El secreto profesional: este le dice al profesionista que no tiene derecho de divulgar

información que le fue confiada para poder llevar a cabo su labor, esto se hace con el fin

de no perjudicar al cliente o para evitar graves daños a terceros.

Solidaridad: incrementa la calidad del nivel moral de los asociados. El profesional también

debe propiciar la asociación de los miembros de su especialidad.

Evitar defender causas injustas.

Usar sus conocimientos como instrumento de crimen y del vicio.

Proporcionar falsos informes.

6. HONORARIOS

Lo honorarios son los ingresos percibidos en dinero o en especie en desarrollo de una labor en

donde el factor intelectual es determinante, y que se ejecute sin subordinación. Esta forma de pago

es característica en la prestación de servicios profesionales, técnicos, etc. toda vez que en su

desarrollo es predominante la utilización y aplicación de ciertos conocimientos especiales que

permiten aplicar determinados métodos y procedimientos

Normalmente los honorarios profesionales deben ser computados sobre la base de adecuadas

tarifas horarias o diarias. Tales tarifas deben estar basadas en la premisa fundamental de que la

organización y actuación del auditor, así como los servicios profesionales que presta al cliente

están adecuadamente: planificados, controlados y dirigidos.

7. SECRETO PROFESIONAL

El secreto profesional es la obligación legal que tienen ciertas profesiones de mantener en secreto

la información que han recibido de sus clientes y que a diferencia de otro tipo de deberes de

confidencialidad, el secreto profesional se mantiene incluso en un juicio.


El secreto profesional se impone por la necesidad de que exista una absoluta confianza entre el

profesional y quienes acuden a solicitar sus servicios

Clasificación del Secreto Profesional

El secreto natural: Es independiente de todo contrato, se extiende a todo lo que, ya sea

descubierto por casualidad, por investigación personal o por confidencia, y no puede

divulgarse.

El secreto prometido: Nace de un contrato, de la promesa de guardar silencio después de

haber conocido el hecho, ya sea por casualidad, por investigación personal o por

confidencia espontánea o provocada. Un mismo secreto puede ser a la vez natural y

prometido.

El secreto confiado; Es el secreto estrictamente confidencial o profesional.


UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA DE PANAMÁ

FACULTAD DE INGENIERÍA DE SISTEMAS COMPUTACIONALES

LICENCIATURA DE REDES INFORMÁTICAS

ÉTICA PROFESIONAL Y DERECHO

PROFESOR: MARIO MELENDEZ

TRABAJO N3: ÉTICA PROFESIONAL

INTEGRANTE: IRVING OLIVERO

GRUPO: 11R-141

8 – 10 – 2010

Intereses relacionados