Está en la página 1de 4

La Carta de Lubricación: Un Documento Clave en la Gestión de

Lubricación en Holcim Apasco, Planta Orizaba

Holcim Apasco Orizaba es una planta con más de 40 años de antigüedad y cuenta con dos
líneas de producción, capaz de producir 1.8 Tons de cemento anuales, Para ello, utiliza más
de 6000 equipos rotativos, que van desde un simple rodamiento hasta reductores planetarios
de reciente tecnología. Con tantos puntos de lubricación, es relativamente fácil que el
personal operativo se equivoque a la hora de lubricar un equipo; por eso es importante
implementar acciones sencillas que puedan ahorrar tiempo y evitar equivocaciones que
pongan en riesgo al equipo.

El equipo de lubricación de planta Orizaba se compone de 5 personas y un supervisor y tienen


a su cargo actividades de lubricación e inspecciones a equipo en movimiento. Durante los
últimos 2 años se han enfocado en mejorar las prácticas de lubricación para alcanzar un nivel
de clase mundial y se han logrado excelentes resultados en cuanto a las prácticas y al nivel
de gestión de la lubricación. Un concepto clave es asegurar que el equipo tiene el lubricante
correcto, en la cantidad correcta. La placa de identificación del equipo muchas veces hace
referencia a estos datos, pero cuando por alguna razón no la tiene, o simplemente no es
visible, entra en riesgo potencial la confiabilidad del mismo. Las consecuencias de una
equivocación pueden ser mínimas, como disminuir un poco la viscosidad, o mezclar grasas
de diferentes bases pero compatibles a final de cuentas; aunque esto implicaría corregirlo.
Sin embargo, algunos de los riesgos más grandes son mezclar grasas incompatibles, aceites
de diferentes clases y/o aplicar una cantidad incorrecta de lubricante. Por ello, es importante
mantener la información disponible, al alcance de todos, para asegurar que en todo momento
se aplique el lubricante correcto, en la cantidad correcta, y con la frecuencia apropiada, sin
necesidad de despertar en la madrugada al especialista para que diga qué lubricante aplicar.

La carta de lubricación es un documento básico y muy conocido hoy en día por todos los
especialistas en lubricación (ver fig. 1). Hacerla no es cosa fácil, pero es indispensable si está
decidido a aplicar las mejores prácticas de lubricación. A pesar de que es muy popular, mucha
gente no sabe cuáles son los objetivos específicos de esta y no saben cómo elaborarla. En
este artículo se mostrará qué debe incluir esta carta y cómo debe utilizarse.
Fig. 1 Ejemplo de una carta de lubricación
Estandarización de Lubricantes

Un objetivo primordial de la carta de lubricación es hacer una relación de los lubricantes que
se utilizan en cada uno de los componentes de sus equipos y elaborar un concentrado de los
diferentes lubricantes empleados en la planta en general (ver fig. 2). Es típico en una
organización que, a lo largo del tiempo, conforme cambian los supervisores, cada uno
seleccione lubricantes a su gusto. Al paso de algunos años, se tiene una muy amplia gama de
lubricantes, de diferentes familias y proveedores. En ocasiones puede encontrar grasas
especiales en aplicaciones convencionales; es decir, puede estar lubricando un rodamiento
de poca exigencia con una grasa de alto desempeño (y alto costo), destinada para aplicaciones
especiales, lo que implica un importante desperdicio de recursos. La carta de lubricación es
la herramienta perfecta para hacer la correcta selección y consolidación de los lubricantes de
acuerdo a las diferentes aplicaciones que se tengan. Es importante, en la medida de lo posible,
reducir al mínimo las familias de aceites y grasas para evitar tener un mundo de lubricantes
en el almacén, lo cual genera costo, aumenta el riesgo de error, ocupa más espacio e
incrementa el tiempo de almacenamiento.

Fig. 2 Familias de lubricantes


Determinar Cantidad de Engrase

Uno de los problemas típicos de la industria es la lubricación en exceso, a pesar de que el


cálculo de la cantidad de grasa a aplicar es muy fácil y por lo tanto no debería haber ningún
problema. Al aplicar la cantidad correcta de grasa en un rodamiento evita problemas de
sobrecalentamiento y daño prematuro en rodamientos. Es necesario que conozca el número
del rodamiento a lubricar; si no está disponible este dato, determine el diámetro y ancho
aproximado del mismo. Con esta información puede calcular la cantidad de grasa a aplicar
sin ningún problema empleando una fórmula, consultando la información del fabricante o
mediante un software de cálculo.

Determinar la Capacidad Instalada de Planta

La capacidad instalada en planta es el volumen total de lubricante en uso en todos los equipos
en operación. Uno de los usos de este cálculo es la creación de uno de los principales
indicadores de la lubricación: la tasa de consumo de aceite. Este valor nos ayuda a conocer
qué tan bien controlamos nuestros consumos de aceite, de acuerdo a la capacidad instalada.
El benchmarking está entre 0.5 a 0.85; un resultado por arriba de este rango nos indica un
problema de consumo, que puede provenir de fugas o cambios de aceite no programados. El
valor agregado está en la identificación de las causas raíz y su eliminación; no es una tarea
fácil, pero se tiene que hacer.

Establecimiento de Máximos y Mínimos

Al momento de establecer los máximos y mínimos de inventario, ¿lo hace de forma


fundamentada, o sólo en base a la experiencia (feeling)? Una vez que cuenta con todos los
datos en la carta de lubricación, puede efectuar un conteo de los tipos de aceites y grasas que
tiene y emplear la capacidad instalada de planta como un criterio para el establecimiento de
la cantidad máxima y mínima que debe mantener en almacén. Este criterio puede ser
complementado con el histórico de consumos, considerando además la criticidad de los
equipos a los cuales se les aplica el producto. Es muy importante definir estas cantidades con
la máxima precisión posible para evitar quedarse sin lubricante en forma imprevista,
provocando una situación de emergencia.

Identificación del Lubricante y Cantidad en Cada Equipo

Otro objetivo primordial de la carta de lubricación es que sirva como un documento


informativo y de consulta para todos. Por eso, es importante que la información se valide y
actualice conforme existan cambios. La carta de lubricación tiene que existir en dos formas:
en formato electrónico (en la red o en la intranet de su compañía) disponible para su consulta,
y en forma impresa, tanto en el taller de lubricación como en las áreas de la planta para su
consulta. Puede colocar la carta de lubricación en carpetas plásticas (ver fig. 3) en áreas de
fácil acceso o crear una carta gráfica (ver fig. 4), que es un cartelón o póster con un esquema
del equipo indicando gráficamente los lubricantes y cantidades para cada componente; esta
es una buena práctica y es muy eficaz para consulta rápida.