Está en la página 1de 8

Universidad de Concepción

Facultad de Educación
Educación, Sociedad y Desarrollo Humano

Robert King Merton

Integrantes: Yanina Carrut

Natalia Ríos

Eduardo Pereira

Carrera: Pedagogía en Ciencias Naturales y Física

Asignatura: Educación, Sociedad y Desarrollo Humano

Profesor: Dr. Rodrigo Pavez

Fecha: 23/04/2019
Introducción

Robert Merton fue un destacado sociólogo Estadounidense, que realizó diversos aportes
principalmente durante el siglo XX, su visión de la sociedad fue lo que le dio su prestigio,
el cual tiene hasta el día de hoy, aun después de muerto.

Mediante las siguientes páginas se hablará sobre la vida y obra de Merton y la visión que
este tenía sobre la sociedad. Se hablará sobre su principal tópico de estudio, el cual es la
teoría Funcionalista-Estructuralista. También, aplicaremos sus teorías al contexto educativo
y compararemos estas con la actualidad, pero para esto es necesario una pregunta guía, la
cual será la siguiente: ¿Está presente la teoría Funcionalista-Estructural en la educación y
por lo tanto en la sociedad de hoy en día?
1) Desarrollo
Vida y Obra de Merton: Robert K. Merton nació el 4 de julio de 1910 en Filadelfia,
Estados Unidos. Su familia no era precisamente de la clase alta, por el contrario, eran unos
humildes judíos, quienes llegaron a Estados Unidos provenientes del este de Europa. Su
nombre original era Meyer Schkolnick, el cual tiempo después cambió a Robert King
Merton.

Cuando niño asistió a la escuela elemental de Filadelfia,


Planteamiento educativo de Merton: A través de los escritos de Merton se pueden
deducir los puntos de vista que este tenía sobre ciertas temáticas. Al ser estos escritos
referentes a la sociedad, se pueden aplicar prácticamente a cualquier cosa que pertenezca a
esta, y la educación no es la excepción.

Pero para definir bien el pensamiento que tenía Merton sobre la educación, partamos
definiendo el Funcionalismo estructuralista.

El Funcionalismo estructuralista es una construcción teórica que define a la sociedad como


un sistema complejo, que posee partes que trabajan en conjunto para buscar la armonía
social (Macionis y Gerber, 2010, p.14). Desde este punto de vista se ve a la sociedad desde
un nivel macro, donde se le da un enfoque muy importante a las estructuras sociales que
forman a la sociedad como tal y considera que esta evoluciona al igual que los organismos.

Se ve a la sociedad como algo muy estructurado y cíclico, todos cumplimos una función
dentro de este mecanismo, algunos cumplen roles más importantes, otros no tanto.

El funcionalismo define a la sociedad en términos de la función de los elementos que la


componen: normas, costumbres, tradiciones e instituciones. Herbert Spencer, sociólogo
inglés, compara a estos componentes con los órganos del cuerpo humano, y dice que estos
trabajan para que el cuerpo (la sociedad) funcione de buena manera como un todo (Urry,
2000, p.23). Se dice que estos componentes son interdependientes entre sí, la variación en
alguno de estos componentes, afectaría directamente a los otros.

Definamos los elementos de la sociedad, en primer lugar tenemos las normas, las cuales son
las reglas o leyes que rigen la sociedad como tal, con el fin de garantizar el bienestar
colectivo, en segundo lugar tenemos las costumbres, las cuales son las prácticas sociales
arraigadas en las personas, en tercer lugar tenemos las tradiciones, las que son parte de
características propias de una comunidad en particular (creencias, valores, etc) y por último
tenemos las instituciones, las cuales son organismos que pueden ser públicos o privados, que
desempeñan una determinada labor social. Teniendo lo anterior en mente, Merton pensaba
que la escuela era una institución que formaba seres útiles, productivos y que pudiesen
atesorar la cultura que se ha ido acumulando al pasar de los años.
Dentro de los escritos de Merton también está un tema muy conocido, el cual se llama
“Funciones Manifiestas y Latentes”, a través de este tema habla sobre las funciones que
poseen las instituciones, y de aquí florecen dos divisiones, las funciones manifiestas y las
funciones latentes. Por una parte las funciones manifiestas hacen referencia a las funciones
que las personas esperan que las instituciones, la estructura social las pauta intencionalmente
de manera controlada y se espera que sean llevadas a cabo, mientras que las funciones latentes
aparecen de forma imprevista ante determinadas situaciones (Merton, 1992, p.92), para
ejemplificas estas dos funciones, una institución educativa tiene como función manifiesta,
como bien dice el nombre de la institución, educar, pero al mismo tiempo tiene funciones
latentes con el fin de resolver problemas, como por ejemplo alimentar a los niños, si es que
estos no tienen acceso a alimentación, y la contención psicológica si tienen problemas
familiares que dificulten el proceso de aprendizaje.

La sociedad es un sistema que está constituido por una estructura que permanece en el
tiempo, siendo un conjunto de elementos interdependientes en equilibrio.

Desde el punto de vista de la educación contemplamos diversos subsistemas que permiten al


sistema educativo poseer funcionalidad. Merton indica en uno de sus planteamientos lo
complicado que puede resultar el inicio de un trabajo de campo si no se cuentan con
directrices claras, en él se plantean diversas interrogantes tales como; ¿Qué tengo que
observar?, ¿qué es lo que tengo que incorporar en mis notas de campo?, ¿qué puedo omitir
sin daño? En la actualidad se suelen aplicar diversas interrogantes fundamentales en la teoría
funcionalista-estructural tomando en cuenta que son primordiales en el orden de una
educación firme, potente y estable. El método paradigmático de la teoría contempla los
siguientes puntos, partiendo en primer lugar por el planteamiento de una descripción clara y
definida del hecho, fenómeno y sobre todo la conducta social que es estudiada, en nuestro
enfoque actual la unidad técnica se centra en plasmar descripciones visionarias sobre el
objeto en cuestión que en este caso se refiere al alumno como “objeto de estudio”, enfoques
descriptivos tanto sociales, económicos, culturales y contextuales acorde al sexo y edad de
los jóvenes.

En segundo lugar, se requiere que la descripción antes solicitada incluya el conjunto de


normas que dan forma al uso social en cuestión, así también las otras alternativas normativas
excluidas de la situación en estudio, se replantean los enfoques descriptivos anteriormente
mencionados haciéndolos calzar con el perfil y con la estructura planteada en una pretensión
de especie de mapa mental previamente esquematizado. Estas diversas descripciones se
exhiben en distintos ámbitos de la educación actual, partiendo por lo académico, normas que
en este caso vendrían siendo el capital cultural de los distintos subgrupos del uso social que
estamos discutiendo, otras normas tales como el acceso a distintas ventajas tecnológicas de
actualidad, otra norma puede considerarse las costumbres en común y disyuntivas entre las
diferentes ramificaciones presentes en el uso social en cuestión. Se pueden aplicar las normas
morales dentro de las que dan forma a nuestro estudio en las cuales, vienen a jugar su rol los
establecimientos religiosos dentro de nuestro país. Las diversas normas actualmente
apreciadas para el estudio contribuyente al funcionalismo-estructural siguen variando de
acuerdo a los intereses de cada una de las cabezas visibles de los diferentes establecimientos
apreciables dentro de la desigual sociedad Chilena.

Estas descripciones deben incluir el significado que este uso o comportamiento social tiene
para quienes participan en él, el que se podría presumir con optimismo en la actualidad se
contempla un significado del tipo social que busca estudiar el cómo se desarrollan y cómo
van adquiriendo los distintos conocimientos, valores y herramientas que se les entregan en el
aula de mano de los docentes calificados para esta tarea día a día. Actualmente y sin caer en
una generalización apresurada logramos discernir un significado en común para las diversas
pretensiones, el cual vendría considerando a nuestro concepto estudiado en el funcionalismo-
estructural como un objeto propiamente tal, más allá de un enfoque a la integridad personal
del alumno. Si nos ponemos a analizar tentativamente sobre el significado del alumno en la
sociedad contemporánea podríamos hasta hallar deformidades a través del tiempo sobre el
fin de éste.

El siguiente planteamiento de la teoría como paradigma es que las descripciones de campo


deben incluir anotaciones sobre regularidades de conductas asociadas al desarrollo de
actividades centrales, en las cuales encontramos y podemos considerar la presión social que
genera el entorno de los jóvenes.

El último planteamiento fundamental para el cumplimiento de la teoría paradigmática se rige


por que la descripción del uso social en estudio debe incluir los sets motivacionales que
impulsan el comportamiento de los participantes. El modelo actual suele regirse por las
mismas motivaciones, que serían las prueba estandarizadas creadas en nuestro país para
medir conocimientos y así lograr un pase a lo que está por venir en la vida de los estudiantes
y así poder seguir logrando títulos universitarios lo cuales contribuyen con la motivación de
poder avanzar en la sociedad y ser aceptados como parte de ella.

Extrapolación de las Ideas de Merton al desarrollo futuro:


Bibliografía

Mancionis, J., & Gerber, P. (2010). Sociología (7ª ed.). Ciudad de México, México:
Pearson Educación.

Urry, J. (2000). Sociology beyond societies: mobilities for the twenty-first century. (Ed.
rev.). Recuperado de https://www.routledge.com/Sociology-Beyond-Societies-Mobilities-
for-the-Twenty-First-Century-1st/Urry/p/book/9780415190893

Merton, R. (2002). Teorías y estructuras sociales (4ª ed.). Ciudad de México, México:
Fondo de Cultura Económica.