Está en la página 1de 2

Definición de Chiste

Un chiste es un dicho corto o una muy pequeña historia, casi siempre imaginada, en pocas
ocasiones resulta ser real, que puede expresarse o comunicarse de manera escrita o hablada y que
tiene como principal misión provocar la risa en el oyente o en el lector de la misma.
Dicho corto, real o imaginario, que tiene la misión de hacer reír al oyente
Siempre la finalidad del chiste será la de entretener y hacer reír a las personas y tal como
mencionamos puede tratarse de un dicho corto que involucra personajes y hechos tanto reales como
irreales, aunque también suele ser muy común encontrarse con chistes que presenten
connotaciones o referencias sexuales, políticas, sociales y de rivalidad deportiva.
Por ejemplo, el humor político es un género que ha cobrado a través de los años muchos adeptos,
especialmente desde las tiras cómicas que presentan la mayoría de los periódicos, en ellos es
regular la mención de chistes que se ríen de los principales defectos y errores de los políticos.
Al chiste normalmente se lo puede calificar de dos maneras, como chiste bueno o como chiste malo,
es decir, de acuerdo a la recepción que causan en el público es que se lo podrá determinar cómo
bueno o malo, si no causa gracia será malo, y si por el contrario despierta muchísimas risas
estaremos ante un chiste de los buenos. El éxito de un chiste está en cómo y quién lo cuenta
Aunque, también debemos decir que resultará determinante la forma en la cual se lo haya contado,
porque si un chiste es contado por alguien con mucha gracia seguramente la respuesta será positiva
en contraposición a un relato hecho de una manera poco atractiva.
Cada cultura, cada pueblo tiene su propio modo de hacer y de entender el humor, y así es que algo
que puede ser muy gracioso en un lugar, en otro puede no serlo, y hasta puede causar incomodidad.
Por ello hay que tener mucho cuidado y tacto con extrapolar chistes de una cultura a otra.
También hay personas que tienen mucha gracia y una disposición especial a la hora de contar
chistes y otras que no la tienen para nada.
Los chistes en su mayoría constan de dos partes, la introducción y luego la gracia, la cual unida a la
primera es la que provocará la situación graciosa que generará la risa en los espectadores o
lectores.

Tipo de chistes
Existen diversos tipos de chistes, incluso muchos hasta logran trascender las fronteras de su propio
origen y son transformados y adaptados a las tradiciones de otras culturas y aún continúan
generando gracia.
La clasificación regular se basa en colores para diferenciar a los chistes, por ejemplo, los chistes
verdes son aquellos que presentan alusiones obscenas o sexuales, los chistes blanco o de salóns,
resultan ser los que no presentan ningún tipo de ofensa, y los chistes negros son aquellos que
buscan hacer reír a partir de cuestiones que no son para nada graciosas sino más bien todo lo
contrario, que rozan la tragedia, por ejemplo, reírse de alguien que le falta una pierna, de alguna
enfermedad o directamente de la muerte.

Los beneficios del humor y la risa


Una de las tendencias humanas es hacer humor y esto muchas veces vale para hacer frente a
cualquier situación, y aquí es donde el chiste cobra una relevancia y una presencia singular en la
vida de las personas.
La risa tiene una enorme cantidad de beneficios para nuestra salud y por caso todo cuanto la
desencadene o provoque bien lo vale. Y los chistes justamente tienen la misión de entretener y de
provocar sonrisas entre la gente.
La vida cotidiana suele estar cargada de exigencias y de sinsabores pero si se la vive y enfrenta con
humor, si uno se sabe reír de sí mismo y tomarse las cosas con más humor, aunque no sean buenas
ni favorables, serán mucho más llevaderas que si se opta por una posición extremamente seria. Está
muy bien y es muy sano tomarse ciertas cuestiones con humor, y a veces reírse de sí mismo, esto
nos hace más falibles y nos permite relajarnos ante los fracasos y caídas.
Por otra parte, el humor, y los chistes, suelen ser usados por las personas como medios para
descontracturar una situación que se presenta ciertamente tensa, para romper el hielo con alguien
con el cual aún no se tiene demasiada confianza, para expresar una crítica que de otro modo puede
caer muy mal, pero si se la dice con gracia es mejor aceptada y la persona no se enojará.
De acuerdo al padre del psicoanálisis Sigmund Freud, el chiste tiene una estrecha vinculación con el
mecanismo inconsciente de la mente y entonces las personas hacen uso del mismo, cuentan
chistes, para poder liberarse de determinadas prohibiciones.

Definición de Disparate
Un disparate muestra una idea absurda, ilógica y carente de sentido común que una persona puede
plantear en el contexto de una comunicación. Conviene puntualizar que un disparate puede serlo en
un contexto determinado pero no serlo en otro. Por ejemplo, una idea absurda bajo los parámetros
de la lógica racional puede tener total cabida en cine en una película de ciencia ficción que plantea
un hecho totalmente inverosímil en la vida real.
Los niños desde su perspectiva infantil pueden plantear ideas que parecen un disparate desde la
etapa adulta. Este tipo de pensamientos absurdos y carentes de lógica también pueden ser síntoma
en una persona mayor de que está empezando a perder la memoria. Especialmente, cuando dice
disparates pero sin ser consciente de ello.

Idea irracional
Los disparates también pueden tener su parte lúdica, es decir, utilizarse como recurso cómico para
hacer reir a otras personas. Algo frecuente, por ejemplo, en un monólogo o al contar un chiste.
Desde este punto de vista, estas ideas alocadas producen una sonrisa ya que nos ayudan a no
tomarnos la vida tan en serio, desdramatizando las dificultades propias del vivir.
Por otra parte, un disparate también puede utilizarse a modo valorativo para calificar como
totalmente ilógico algo concreto. Por ejemplo, si un cliente acude a un restaurante a comer y cuando
recibe la cuenta por el menú observa que el precio de la comida excede de forma notable los precios
habituales en otro restaurante puede calificar dichos precios como ilógicos.
También conviene puntualizar que una idea puede ser un disparate para una persona mientras que
puede no serlo para otra. Por ejemplo, un padre puede decirle a su hijo que es un disparate que
quiera ser cantante porque es muy difícil triunfar en esta profesión, sin embargo, para el hijo su idea
es totalmente vocacional y quiere luchar por su sueño.

Ejercicio de inteligencia emocional


Desde el punto de vista de la inteligencia emocional y de la felicidad, las ideas disparatadas también
son una forma de potenciar la creatividad y de alimentar el niño infantil que todos llevamos dentro.
Por ejemplo, si quieres encontrar la solución ante un problema que te preocupa puedes elaborar una
lista de ideas con posibles soluciones anotando también ideas disparatadas. Este ejercicio es útil y
visual para alimentar la creatividad y darnos cuenta de que la realidad nos ofrece más opciones de
las que, a veces, nos planteamos a simple vista.