Está en la página 1de 10

Examen final de introducción liturgia

Primero de teología

1. ¿Cuándo celebramos? Explica los tiempos litúrgicos, el orden de cada uno según su
importancia o según su cronología, así como la duración de cada uno de ellos.
Celebramos cuando tenemos un motivo de por qué hacerlo, es decir, cuando queremos
rendir honor a una persona, a una cosa o a un suceso. En el año litúrgico la Iglesia nos
presenta diferentes tiempos donde celebramos un misterio específico de Cristo y otro
donde no celebramos ningún aspecto peculiar. El año litúrgico inicia con el 1º domingo
de adviento y termina con la fiesta de Cristo Rey.
Adviento: comienza el domingo siguiente a Cristo Rey y termina antes de la 1ra vísperas
de navidad, tiene una duración de 4 semanas. Tiempo de preparación y espera de la venida
de Cristo. Color morado
Navidad: comprende desde el 25 de diciembre (natividad del Señor) hasta la fiesta del
bautismo del Señor. Nos recuerda la manifestación pública de Dios a todos los pueblos.
Color blanco.
Tiempo Ordinario: dura 34 semanas y está dividido en dos partes. La primera inicia el
lunes después de la fiesta del Bautismo del Señor hasta el miércoles de ceniza, exclusive.
La segunda parte inicia el lunes después de pentecostés y termina antes de la 1ra vísperas
del 1er domingo de adviento. No se celebra un misterio en particular, pero sí se recuerda
el mismo misterio de Cristo en su plenitud. Color verde.
Cuaresma: inicia con el miércoles de ceniza y termina con el miércoles santo,
exceptuando los domingos comprendidos dentro de este, dura 40 días. Tiempo de
oración, penitencia y ayuno y está orientado a la preparación de la celebración de la
pascua. Color morado
Pascua: va desde el domingo de resurrección hasta pentecostés, inclusive, dura 50 días.
Celebramos la resurrección de nuestro Señor Jesucristo, el triunfo de la vida sobre la
muerte. Color blanco.
2. ¿Dónde celebramos? Explica la importancia del espacio litúrgico, las diversas partes
del templo y la función que tiene cada una de estas partes.
Donde celebramos: Se celebra en el templo, casa designada para la oración y para la
celebración, en otras palabras, en la Iglesia.

Importancia del espacio litúrgico: los espacios donde se celebra deben colaborar con lo que
se celebra. Estos pueden ayudar o desayudar en la concentración y en la conexión con Dios
de los fieles. Deben ser una obra de arte y deben hablar por sí solos. Además, según Benedicto
XVI, la orientación del edificio posee un triple contenido simbólico: cósmico, histórico y
escatológico. La orientación de las iglesias cristianas refleja esta asunción del cosmos y la
historia por parte de la Redención de Cristo. A través de este símbolo procedente del ritmo
natural del sol se manifiesta el carácter cósmico de la liturgia, pues el verdadero espacio y el
verdadero marco de la celebración eucarística es todo el universo.

Los lugares:

El presbiterio: es el lugar más elevado y es el recinto de los presbíteros o sacerdotes que en


nombre de Jesús proclaman la Palabra y nos dan el Cuerpo y la Sangre de Cristo. En el
presbiterio están el altar, el ambón, la sede y la credencia.

 El altar: Es una mesa rectangular especial donde se colocan las ofrendas y se realiza
la consagración. Es la mesa del banquete que representa a la persona de Jesús.

 La sede: En ella se sienta quien preside la celebración de la misa.

 El ambón: lugar donde se apoya el libro que contiene la Palabra de Dios y se leen las
lecturas bíblicas durante la misa.

 La credencia: Es una mesa pequeña en la cual se apoyan los elementos que se utilizan
durante la misa.

El sagrario: Es el lugar donde se reserva el Cuerpo de Jesús. El término proviene de


“sagrado”; es el lugar más santo de la iglesia, porque allí se encuentra Jesús en la Hostia.

Baptisterio (Fuente o Pila Bautismal): lugar con forma de fuente para realizar los
bautismos.

Nave central: Es el lugar reservado a los fieles, con los bancos colocados de tal forma que
todos puedan participar con la vista y el espíritu en las sagradas celebraciones, para que
puedan acercarse con facilidad a recibir la comunión, y para que puedan adoptar las distintas
posturas recomendadas para los diversos momentos de dichas celebraciones.

Confesionario: Lugar reservado especialmente para el sacramento de la penitencia.

3. Sobre la religiosidad y piedad popular:

Sentido progresivo de la piedad popular: es algo experimental universalmente en el


corazón de las personas, está en todas las culturas y se manifiesta de manera colectiva. Es el
resultado de la labor catequética y evangelizadora de la religiosidad popular.

Ver la relación entre la religiosidad popular y la piedad popular, explicar cuál es


primero y por qué. La relación principal es que ambas brotan de un mismo sujeto
religioso y que la piedad popular brota de la religiosidad popular más catequizada. De ahí
que se entiende que primero surge la religiosidad popular y luego, por mediación de la Iglesia
surge la piedad popular. Por otro lado, la diferencia entre ellas es sutil. La primera es más
“universal” en el sentido que es un «fenómeno inherente al ser humano» y estará presente
como un «hecho» donde exista un hombre y por eso es tan distinta. Hace alusión a las
expresiones propias de cada cultura y normalmente es producto del sincretismo. La Piedad
Popular, por su parte, está más focalizada en una la fe catequizada y va más en sintonía con
la normativa de la Iglesia.

¿En cuáles lugares se muestra con mayor fuerza y por qué?

En las zonas rurales por la falta de formación religiosa.


¿Tendrá la religiosidad popular alguna relación con la Liturgia? Sí, porque la liturgia ha
de dar cuenta del equilibrio entre expresión religiosa y mediación cultural y debe juzgar hasta
qué punto la operación cultural que modifica los símbolos responsabiliza, subraya o por el
contrario altera y priva de significado la expresión religiosa, sobre todo el misterio de Cristo.
Además, debe tener en cuenta las verdaderas necesidades del hombre, y por ende se juega en
la escucha del hombre en su totalidad y en la atención que presta a los símbolos dominantes
de un determinado ámbito particular y cultural. Entonces diríamos que, si la religiosidad
popular ha optado por lo humano religioso y cultural, dejando de lado el misterio de Cristo,
la liturgia no puede elegir el misterio de Cristo dejando de lado al hombre y su realidad
concreta.
4. Los sacramentos y sacramentales, definición, origen, relación y diferencia.

Los sacramentales son "signos sagrados con los que, imitando de alguna manera a los
sacramentos, se expresan efectos, sobre todo espirituales, obtenidos por la intercesión de la
Iglesia. Por ellos, los hombres se disponen a recibir el efecto principal de los sacramentos y
se santifican las diversas circunstancias de la vida" -Catecismo #1667; Cf. Ley Canónica
(Canon 1166).
Los sacramentos son signos sensibles y eficaces de la gracia de Dios y mediante los cuales
se otorga la vida divina; es decir, ofrecen al creyente el ser hijos de Dios. Los sacramentales
son una manera por la cual la Santa Iglesia hace llegar los beneficios de la redención a todos
los ámbitos de la vida cotidiana, aún a los más modestos, y contribuye así a realizar la
consagración del mundo.

Los orígenes de los sacramentos y sacramentales


Según Pedro Lombardo considera que los sacramentos tienen su origen en Jesucristo porque
lo que otorgan es, precisamente, la Gracia de Cristo.
si los sacramentos tienen su origen en Cristo Jesús, los sacramentales también.
La diferencia entre sacramentos y sacramentales
 Los sacramentales proceden de la iglesia y los sacramentales son instituido por la
iglesia.
 Los sacramentos operan por sí mismo, es decir que es cristo que actúa en ellos., en
cambio los sacramentales obran por mediación de la iglesia.
 Los sacramentos son signos de la gracia y los sacramentales son frutos de la oración
de la iglesia.
 Los sacramentos son necesarios para la salvación; los sacramentales, no.
La relación entre los sacramentales y sacramentos
 Tanto los sacramentales como los sacramentales llevan a Dios y la santidad del
hombre.
 Tanto los sacramentos como los sacramentales tienen valor de signos, simbolizan los
efectos que ellos representan.
5. Explica el orden lógico de los sacramentos ¿Qué aportan a las personas? Su relación
con los procesos de la vida, posible fundamentos bíblicos ¿Cuáles sacramentos
imprimen carácter?
Los sacramentos son 7 y están divididos en tres grupos: de iniciación cristiana (Bautismo,
Confirmación y Eucaristía); de sanación (Penitencia, Unción de los enfermos); y de servicio
(Matrimonio y Orden Sacerdotal). Los sacramentos son medios de santificación para las
personas. Cada uno se relaciona con los procesos de la vida:
Nacimiento ------ Bautismo
Crecimiento ------Confirmación
Alimento---------Eucaristía
Curación--------Unción y penitencia
Reproducción ----Matrimonio
Gobierno --------Sacerdotal
Muerte ---------- Viatico o extrema unción
Imprimen carácter, es decir, que son indelebles, aquellos en lo que se administra el Santo
crisma: bautismo, confirmación y orden sacerdotal.

6. Explica la importancia del uso de las imágenes en la Iglesia, el fundamento


doctrinal, los fundamentos de los padres apostólicos. Los motivos de la oposición al
uso de las imágenes.
Importancia: el arte es un tesoro inagotable de la catequesis fuente de reflexión
teológica. Ayuda a despertar y alimentar nuestra fe en el misterio de Cristo, a través del
icono de Cristo y de sus obras de salvación, es a Él a quien adoramos. Asimismo, en las
imágenes de la Virgen, los ángeles y los santos veneramos a quien en ellos son
presentados.
Fundamento doctrinal: la iconografía cristiana transcribe mediante la imagen el
mensaje evangélico que la Sagrada Escritura transmite en la Palabra, así lo que enseña la
Palabra al oído, lo enseña una imagen a los ojos. Todos los signos de la celebración
litúrgica hacen referencia a Cristo; esto incluye a los santos, pues Cristo es glorificado en
ellos, donde estos santos manifiestan “la nube de testigos” (Hb 12,1). También, el Cce
sostiene que a través de los iconos, es el hombre “a imagen de Dios”, finalmente
transfigurado “a su semejanza”, quien se revela a nuestra fe.
El Concilio de Nicea sostiene que para conservar nuestra profesión de fe, conservamos
todas nuestras tradiciones escritas o no. Esto incluye la representación pictórica:
verdaderamente creemos que Dios se hizo carne, lo cual es útil por su significación.
Fundamentos de los padres apostólicos: San Juan Damasceno sostiene que, en otros
tiempos, Dios no tenía cuerpo ni figura y no podía de ningún modo ser representado como
una imagen. Pero ahora, que se ha hecho ver en la carne y Ha vivido entre los hombres
se puede hacer una imagen de lo que se ha visto de Dios… con el rostro descubierto
contémplanos la gloria del Señor. También, SJD, sostiene que las imágenes estimulan la
oración, es fiesta para los ojos estimulando el corazón para dar gloria a Dios, unifica la
meditación de la Palabra de Dios forma parte de la armonía de la celebración para que el
ministerio celebrado se grave en la memoria del corazón y se exprese luego en la vida
nueva de los fieles.
Motivos de oposición a su uso: la principal oposición radica en la lectura del Éxodo
capítulo 20, donde se prohíbe el uso de imágenes: no fabricaras ídolos ni imagen alguna…
esta idea, para muchos es la prohibición del uso de imágenes en el culto y cuando se usa
se está siendo desobediente a Dios. Esto a lo largo del tiempo cristiano trajo distintas
posturas, incluyendo la famosa época iconoclasta, sin embargo, en el Concilio de Trento
se mantiene el uso de las imágenes, de la cruz, de la Virgen, en los mosaicos, los
ornamentos,etc.

7. Explique el concepto de liturgia, la liturgia como fuente de vida.


Liturgia: del griego Liturgi que significa servicio. Es la glorificación de Dios y la
santificación del hombre. Es el ejercicio del sacerdocio de Cristo. Es la cumbre de la
celebración de la Iglesia y la fuente de donde mana toda su fuerza. La liturgia no abarca toda
la vida espiritual.
Como fuente de vida, la liturgia introduce a los fieles en la vida nueva de la comunidad e
implica una participación activa y consciente para que sea fructífera y para que dé esos frutos
debe de estar precedida por la evangelización, la fe y la conversión.

8. La liturgia como obra de la Santísima Trinidad (función del Padre, del Hijo y del
Espíritu Santo).
Padre: es fuente y fin de la liturgia, toda la oración litúrgica está dirigida al Padre. Es él
quien bendice. La Iglesia unida al H. y al E. bendice al P. por medio de la adoración, las
alabanzas y la acción de gracias. Y no cesas de presentarle al P. las ofrendas de sus propios
dones e implorar que el E. venga sobre ella misma.
El Hijo: significa y realiza su misterio pascual. Actúa por medio de los sacramentos que él
instituyó para comunicarnos su gracia. Habla de 5 formas en la liturgia: en la Palabra, en el
ministro, en la asamblea, en la especie sacramental y en los sacramentos.
Espíritu Santo: es el pedagogo de la fe del pueblo, es el artífice de la obra maestra de
Dios. Es quien prepara a la asamblea para recibir a Cristo. Es quien da unidad al AT y al
NT.

9. En la Sagrada liturgia ¿Quién celebra?

La asamblea que celebra es la comunidad de los bautizados que, "por el nuevo nacimiento y
por la unción del Espíritu Santo, quedan consagrados como casa espiritual y sacerdocio santo
para que ofrezcan, a través de todas las obras propias del cristiano, sacrificios espirituales.
Hay distintos tipos: dominical, diaria, heterogénea, homogénea, bodas, funerales,
multitudinaria, etc.

10. ¿Cómo actúa el Espíritu Santo en la liturgia respecto de la Iglesia?

Preparar a la asamblea para el encuentro con Cristo, recordar y manifestar a Cristo a la fe de


la asamblea de creyentes, hacer presente y actualizar la obra salvífica de Cristo por su poder
transformador y hacer fructificar el don de la comunión en la Iglesia.

11. Define las palabras que te preguntaré a continuación: 3 o 4

12. ¿Cómo celebrar? Defina que es un símbolo y su importancia en la liturgia.

Signo: objeto, fenómeno o hecho que, por una relación natural o convencional, representa o
evoca otro objeto, fenómeno o hecho. Apunta a una cosa exterior de sí

Símbolo: es un signo que establece una relación de identidad con una realidad,
generalmente abstracta, a la que evoca y representa. Este está más cargado de
significaciones, contienen en parte la realidad que representan. Ejemplo de ello son los
sacramentos que son signos sensibles de gracias invisibles.

La celebración sacramental esta tejida con signos y símbolos, su importancia está en que
son una representación de la pedagogía divina. Imitan la acción salvadora de Cristo que
también fue recurriendo a símbolos.

13. Explique la importancia de las vestiduras litúrgicas y de sus diversos colores.

Sobre las vestiduras:

Tienen una significación alegórica en la celebración y son un signo que remite a carácter
específico de la celebración e incluso de quien celebra. Los sentidos de estas vestiduras
pueden ser de índole moral, en referencia a la pasión de Cristo, entre otros. La importancia
principal de las vestiduras es está en su pedagogía expresiva al momento de entender mejor
el papel de los ministros y la naturaleza de la celebración. Ellas constituyen un distintivo
propio en el oficio que desempeña cada ministro.

Algunos significados: El alba indica pureza, la casulla el yugo suave de Cristo y se usa
específicamente para la celebración eucarística.

Sobre los colores:

La diversidad de colores en las vestiduras sagradas pretende expresar con más eficacia, aun
exteriormente, tanto el carácter propio de los misterios de la fe que se celebran, como el
sentido progresivo de la vida cristiana en el transcurso del año litúrgico. Así los cristianos
oran con sentimientos diversos evocados también por los colores de las vestiduras litúrgicas.

BLANCO: se usa en tiempo pascual, tiempo de navidad, fiestas del Señor, de la


Virgen, de los ángeles, y de los santos no mártires. Es el color del gozo pascual, de la luz y
de la vida. Expresa alegría y pureza, gloria e inocencia.
ROJO: Se usa el domingo de Ramos, el Viernes Santo, Pentecostés, fiesta de los
apóstoles y santos mártires. Significa el don del Espíritu Santo que nos hace capaces de
testimoniar la propia fe aún hasta derramar la sangre en el martirio. Es el color de la sangre
y del fuego.

VERDE: Se usa en el tiempo ordinario (período que va desde el Bautismo del Señor
hasta Cuaresma y de Pentecostés a Adviento). Expresa la juventud de la Iglesia, el resurgir
de una vida nueva.
Se usa en los oficios y Misas del «ciclo anual».

MORADO: Indica la esperanza, el ansia de encontrar a Jesús, el espíritu de


penitencia; por eso se usa en adviento, cuaresma y liturgia de difuntos. Es signo de penitencia
y austeridad, de preparación y conversión.

MENOS USADOS:

DORADO o PLATEADO: Subraya la importancia de las grandes fiestas. En los


días más solemnes pueden emplearse ornamentos más nobles, aunque no sean del color del
día.

ROSA: Subraya el gozo por la cercanía del Salvador el Tercer Domingo de


Adviento, e indica una pausa en el rigor penitencial el Cuarto Domingo de Cuaresma. Es
símbolo de alegría, pero de una alegría efímera.

AZUL: Indica las fiestas marianas, sobre la Inmaculada Concepción.

NEGRO: Expresión de duelo.


14. Exponga brevemente el sentido de las diversas posturas corporales en la oración y/o
celebración litúrgica.

En la celebración se participa normalmente de pie, de rodillas y sentados.

 De rodillas: es un signo de reconocimiento de Dios como el omnipotente. Expresa


actitudes interiores, humildad ante la presencia del misterio; postura para la oración
personal, privada, actitud de adoración y penitencia, así nos dirigimos a Dios desde
nuestra pequeñez.

 De pie: es una postura de oración, gesto pascual, propio del resucitado. Postura de
oración más clásica que expresa la identidad de un cristiano en oración ante Dios.
actitud que mejor indica la atención, la disponibilidad. Es la postura típica del
sacerdote que dirige a Dios su oración en nombre de toda la comunidad. Momentos
en la Misa: entrada procesional, lectura del Evangelio, profesión de fe, Oración
Universal y en todo el proceso de preparación a la comunión.

 Sentados: es una postura de escucha y meditación. Indica paz, actitud de espera,


favorece la concentración, actitud del discípulo ante el maestro. Momentos en la
Misa: lecturas que preceden al Evangelio, en la homilía, la preparación de los dones
y a lo largo del silencio después de la comunión.