Está en la página 1de 16

Instituto I.E.S. Trevenque.

La Zubia (Granada)

El instituto de Educación Secundaria Obligatoria Trevenque se encuentra al este


de la localidad de La Zubia, limitando con Monachil y Cájar y a unos 15 kilómetros de
la ciudad de Granada. Se trata de un municipio de unos 19.000 habitantes.
El centro fue creado como extensión del I.E.S. Pedro Soto de Rojas en el curso
1988/89 y las clases se iniciaron en el Colegio del Empedrado Bajo, pero con el inicio
del curso 1990/91 comenzaron las clases en el edificio actual. Pese a que en sus inicios
fue construido con capacidad para 16 unidades, en los siguientes años se ha ido
ampliando y hoy día se trata de un Instituto de Enseñanza Obligatoria y Post-
Obligatoria con un total de 24 grupos.
Cabe añadir que cuando se incorporó el segundo ciclo de E.S.O. se
construyeron seis aulas prefabricadas y en el curso 2005/2006 se amplió el edificio
principal con tres aulas en el ala este del edificio. En el curso 2009/2010 se
desmantelaron esas aulas prefabricadas, pues comenzó la construcción de una parte
nueva, constituida por seis aulas y dependencias correspondientes. Esta parte comenzó a
funcionar en el curso 2010/2011.
En el siguiente cuadro se puede observar cuál ha sido el desarrollo del número
de alumnado y grupos desde el curso 2002/2003 hasta el actual:

1
Se trata de un centro ordinario, de referencia tanto en La Zubia como en los
municipios de los alrededores. Son muchos los docentes que en los concursos de
traslados pretenden llegar a este centro, debido a su calidad y a los excelentes resultados
del alumnado.

1. Encuadre de las prácticas docentes en el centro

a. Breve descripción sobre el Centro, organización y


funcionamiento, objetivos a corto y medio plazo más destacables. La
convivencia escolar. Recursos humanos y materiales. Entorno escolar. Perfil
económico y sociológico del alumnado.

En lo que respecta a la procedencia del alumnado, la mayoría llega de los


colegios de primaria de La Zubia, sobre todo del Colegio Al-Zawiya y del Isabel la
Católica. Aun así, aunque en menor medida, también están los que provienen del
colegio adscrito al I.E.S. Laurel de la Reina, Tierno Galván, así como del Colegio San
Francisco.
Además, parte del alumnado procede del pueblo de Cájar, que se encuentra
cercano al instituto, o de Monachil, que solo tiene un instituto que imparte enseñanza

2
hasta cuarto de secundaria; por ello, aquellos que quieren continuar con sus estudios de
Bachillerato, acuden al I.E.S. Trevenque.
En cuanto al alumnado de Bachillerato, en su gran mayoría proviene del propio
centro, junto con aquellos que vienen de Monachil. También podemos añadir que hasta
hace dos años aquel alumnado del I.E.S. Laurel de la Reina que quisiese realizar sus
estudios de Bachillerato venía también a nuestro centro, ya que el otro no los ofertaba.
El nivel socio-económico del alumnado es medio-alto; esto tiene que ver con
que el municipio de Cájar tiene la renta per cápita más alta de la provincia, pueblo del
que proviene gran parte del alumnado del instituto. La mayoría es de nacionalidad
española, mientras que solamente se observa un grupo reducido de alumnado con
nacionalidad extranjera. De esta manera, la diversidad cultural de este centro es casi
inexistente.
Si nos fijamos en el número de profesorado, se puede observar que ha
disminuido en los últimos años, debido a la crisis económica y los recortes que ha
sufrido la educación. Durante el curso 2013/2014 el número de profesorado en plantilla
ascendía a 59, mientras que el curso actual hay un total de 53. De todas maneras, se trata
de un profesorado altamente cualificado y con experiencia, adaptado al nuevo modelo
educativo.
En referencia a los recursos materiales, el I.E.S. Trevenque se trata de un centro
TIC, en el que la mayoría de las aulas están dotadas de pizarra digital, ordenador y
proyector. En cuanto a los libros de texto, en la asignatura de Lengua castellana y
literatura se utiliza la editorial Anaya. Por último, mostraremos que la organización y
distribución de los trabajadores del centro:

El Equipo Directivo formado por el Director, el Secretario, el Vicedirector y el


Jefe de Estudios.
El Claustro de Profesores conformado por la totalidad de profesores.
El Consejo Escolar representando a los profesores 8 candidatos, a los padres de
los alumnos y, por otro lado, un representante del Ayuntamiento.
El Equipo de Coordinación pedagógica en el que trabajan el Director, el Jefe de
Estudios y todos los directivos de Departamentos Didácticos.
Departamentos Didácticos de cada disciplina o materia.
El Personal Administrativo y Servicios.
Personal encargado de la Biblioteca y Sala de estudio.

b. Valoración sobre el centro, su organización, medios y


recursos, problemas más importantes observados, soluciones adoptadas

3
desde el centro y propuestas de mejora de la actividad docente que sugiere
el alumnado en prácticas.

El I.E.S. Trevenque es un centro en el que prima la buena gestión y


organización en todos los ámbitos. Asimismo, la tolerancia y el respeto son dos de los
pilares fundamentales, que tanto el alumnado como el profesorado tienen asumidos. De
esta manera, la relación entre el alumnado y el docente es en la mayoría de los casos
muy positiva.
No obstante, también he podido observar algunas carencias o defectos que
podrían mejorarse. Al tratarse de un centro TIC, no me parece conveniente que ciertas
aulas no dispongan de ordenador. Para ello el centro ofrece la posibilidad de pedir un
ordenador en secretaría durante la hora solicitada, unirlo a la pizarra digital y poder
hacer uso de ella. Sin embargo, se ve claramente la diferencia, fundamentalmente en
cuanto a pérdida de tiempo, con aquellas otras clases que ya tienen incorporadas todos
los recursos. Asimismo, se podría trabajar con mucha más profundidad con la tecnología
del centro para sacar provecho de todos los recursos en línea que existen sobre la
materia de Lengua Castellana y Literatura.

2. Planificación de la enseñanza. reflexiones sobre la


observación de la enseñanza realizada por el tutor/tutora:

La metodología utilizada en las clases de Lengua castellana y literatura ha sido


la misma (con sus matices correspondientes) para los cursos de tercero. En cada unidad,
la profesora explica la teoría, el alumnado realiza los ejercicios en clase o en casa y
después se corrigen entre todos. En este sentido, se puede decir que la metodología
empleada en todo momento ha sido la tradicional.
No obstante, con el grupo de Literatura universal, el diseño de las sesiones ha
sido diferente. La profesora no sigue un manual o un libro de texto determinado, sino
que partiendo de las épocas, temas o autores principales de la literatura universal, el
alumnado realiza trabajos en grupo. Así, las clases consisten en el trabajo grupal y
autónomo del alumnado, y una vez terminado, comienzan las sesiones de exposición.
Cabe añadir que esta metodología es posible y eficaz debido a que se trata de un grupo
reducido de 17 estudiantes de primero de Bachillerato, compuesto por un alumnado más
adulto y con un especial interés respecto a la asignatura.
Por otro lado, me ha parecido reseñable la relación de la profesora con los
estudiantes. Existe una confianza plena entre las dos partes y creo que esto es

4
fundamental para un mejor desarrollo de las clases y del proceso de aprendizaje del
propio alumnado. Se crea un clima muy positivo en el aula y las sesiones se llevan a
cabo de una manera más efectiva.
Por último, en lo que respecta a la atención a la diversidad, es verdad que no he
podido observar cómo se aplica esa teoría aprendida durante el máster. Quizás este
pueda ser un aspecto que se pueda mejorar en el aula. En ocasiones se explicaba la parte
teórica y al final se preguntaba si se había entendido. Eran cuatro o cinco los que decían
que sí y se daba por hecho que todos lo habían entendido. No obstante, teniendo en
cuenta las preguntas que nos hacían a la hora de realizar los ejercicios, era notorio que
había mucha gente sin asimilar bien los conocimientos

Diario de clase

14 de febrero.

Día de presentación. La profesora Alicia Badía nos enseña el centro y nos


comenta diferentes aspectos de su propio horario, así como de algunas cuestiones
relacionadas con las guardias, etc. Ella es tutora de un grupo de tercero de ESO y
además da clase a otro grupo de tercero y a primero de bachillerato (solo en la
asignatura de literatura universal). En este sentido, nos explica que, por ser mayor de 55

5
años, tiene un horario de clases más reducido. Además se encargada de la biblioteca, lo
que significa que debe ocuparse de ella en todos los recreos y algunas horas sueltas a lo
largo de la semana.
Ese mismo día, asistimos a la clase de literatura universal. El primer
procedimiento que la profesora nos explica consiste en controlar la asistencia. A través
del móvil —y de la supuesta wifi del centro— los docentes pueden controlar la
asistencia desde una aplicación que les permite puntualizar las faltas y los retrasos. Por
otra parte, la propia aplicación móvil envía un mensaje a los padres informándoles de
los retrasos y de las faltas. También se puede calificar el comportamiento y el interés
diario para llevar un control exhaustivo.
La clase de Literatura universal consiste en una exposición por parte de una
alumna, en la que va describiendo de forma general algunos casos de adulterio en la
literatura. Esta dinámica es la que ha planteado la profesora para todo el curso, es decir,
que a partir de diversos temas como la muerte, la ciudad, el adulterio, el terror, etc., los
alumnos tienen que trabajar de forma autónoma para elaborar su propio material sobre
los distintos temas: autores, contexto en el que surgen o se intensifican dichos tópicos o
temáticas.
La siguiente y última clase del día es en 3º de ESO. La profesora les pide que
contesten a unas preguntas que vienen en el libro de texto, y que ya habían visto en la
clase anterior. El fragmento pertenece a un texto autobiográfico de Saramago y las
preguntas correspondientes están organizadas para que los alumnos puedan dilucidar el
autor, la estructura del tema y algunas cuestiones menores en relación con la trama.
La profesora controla de modo muy eficiente a los alumnos, sabe qué hacen en
cada momento y si están atentos o no.

15 de febrero.

Clase en 3º de E.S.O. La profesora pregunta a los alumnos que si saben o


recuerdan algo del curso anterior sobre sintaxis. Las respuestas son vagas e imprecisas,
por lo que decide empezar desde el principio. Utiliza un método tradicional, es decir,
ella explica brevemente en qué consiste el sujeto y el predicado, y a continuación pasa
al complemento directo. En realidad, sigue el temario que plantea el libro de texto y,
después de un tema literario, pasa a uno de sintaxis o morfología. Su técnica consiste en
hacer cree a los alumnos que van a empezar desde cero, pero rápidamente pasan al tema
correspondiente del libro, que en este caso es el complemento directo.

6
En las siguientes clases no hay mucha novedad, explicación sobre sintaxis,
también sobre complemento directo, y ejercicios prácticos en la pizarra para afianzar los
conocimientos.

16 de febrero.

Clase en 3º de E.S.O. La mayoría de los estudiantes están en Dublín, en un viaje


de intercambio. Para no adelantar materia nos dedicamos a hablar con ellos, a
preguntarles cómo ven el centro y los profesores, si hay algo que cambiarían, qué
modelo de evaluación ven mejor, etc. Este contacto ha sido de gran provecho, pues te
permite ver las inquietudes, la personalidad y la madurez de los alumnos.
La siguiente clase, también con tercero, consiste en una especie de taller
impartido por personal de un proyecto llamado Cantera; estas clases son muy
particulares, diferentes, en ellas los alumnos expresan sus sentimientos y su relación con
el exterior en breves escritos que depositan en una urna y luego leen con música clásica
de fondo. Este tipo de actividades tiene como objetivo transmitir fórmulas de
autocontrol y ayudan a organizar los pensamientos. Por otra parte, también tratan temas
relacionados con las drogas y el alcohol. Este tipo de clases se dan una vez cada quince
días en el horario de tutoría.
Clase de Literatura universal. 1º de Bachillerato. Ayudamos a los alumnos a
realizar los trabajos sobre el tema del terror en la literatura. Estas clases se dan en el
aula de informática, donde cada estudiante puede consultar en Internet para ir
confeccionando su tarea.

19 de febrero.

Los alumnos de 3º de ESO «D» siguen de viaje en Dublín. Tan solo han asistido
dos personas.
En literatura universal seguimos con los trabajos sobre el terror en la literatura.
La profesora nos propone que busquemos un tema para explicarlo nosotros. Tras un
pequeño repaso por las diversas opciones, acordamos tratar el tema actual de la
autoficción. La profesora no ve ningún inconveniente, es más, le parece muy interesante
(ella misma no lo conoce) y además nos dice que puede conjugarse bien con el
programa oficial.

20 de febrero.

Asistimos a una clase de 2º de E.S.O. El profesor, tras comentarlo con nuestra


tutora, nos permite asistir sin problemas. Esta clase es muy diferente de las que hemos

7
visto hasta la fecha. Alfonso, el profesor, recita una serie de poema que los alumnos
deberán recitar en la siguiente clase, haciendo las mismas pausas y utilizando la misma
entonación que el profesor. Este método permite al docente ir comentando el poema al
tiempo que lo recita, por ejemplo, explica cómo funciona un encabalgamiento, una
anáfora, etc. También explica algunas particularidades de la lengua y su evolución
cronológica. Es una clase muy completa, quizá con un nivel muy exigente, pero los
estudiantes no parecen demasiado confusos. Aquí tenemos un ejemplo claro de que el
nivel se pude subir con facilidad si se sabe dosificar y se utilizan métodos diversos.
En este mismo curso, al final de la clase, los alumnos hacen un pequeño ensayo
de una obra de teatro que está preparando. En este ejercicio cada uno tiene un papel que
no solo se restringe a los actores, sino que también se representa el papel del director, de
los maquilladores, de los tramoyistas, etc.
Clase con 3º de E.S.O. Continuamos con cuestiones relacionadas con la sintaxis.
En esta ocasión los alumnos salen a la pizarra para ir resolviendo los ejercicios que la
profesora dictó en la clase anterior. Este método no parece irles muy bien, se ponen
nerviosos y tiene algunos errores, aunque es importante que aprendan a trabajar o a
hablar en público.

21 de febrero.

Asistimos a una clase de filosofía en 1º de Bachillerato. La profesora utiliza el


proyector para mostrar los textos de Descartes. Palabra por palabra van desgranado el
texto (siempre guiados por la profesora) y relacionándolo con la teoría previamente
explicada. Es una clase poco interesada, no hay motivación. La profesora intenta
despertar el interés de los alumnos relacionando lo explicado con algunos películas y
otras manifestaciones de la cultura popular.
Clase con tercero de E.S.O «C». Continuamos con la sintaxis. El método
utilizado por la profesora es sencillo: da algunos minutos para realizar los ejercicios del
libro de texto y seguidamente (por orden de asiento) los alumnos salen a la pizarra para
corregirlo.

22 de febrero.

Clase de Literatura Universal. Comenzamos a explicar el subgénero de la


autoficción. Esta forma literaria es muy interesante, ya que nos permite hacer un
recorrido por buena parte de la historia literaria (al menos occidental), e ir desgranando
todos los matices que este género ha ido adquiriendo y reforzando, especialmente en las

8
últimas décadas. Hemos partido del análisis de un poema: «Amor» de Manuel Vilas,
que nos ha servido de apoyo para ir reforzando la parte teórica, al tiempo que
permitíamos a los alumnos hacer comentarios con los que ellos mismos iban
descubriendo de qué trataba este «nuevo» género.
Los Alumnos de 3º «D» siguen de viaje.

23 de febrero.

Clase con 3º «C». Como algunos alumnos están de viaje, la profesora me


propone explicar el tema de la autoficción. Partimos del mismo poema utilizado en
bachillerato. La primera reacción es curiosa porque la mayoría nunca han leído un
poema que, en apariencia, podría no serlo, es decir, que no cumple con las
características de lo que ellos han visto hasta ahora. Esto es positivo porque despierta su
atención. A partir de aquí, los introducimos en la historia literaria y empiezan a ver que
este modelo ya lo había estudiado de algún modo: Arcipreste de Hita, etc. Lo que más
les sorprende es la estrecha relación que las formas literarias tienen con la realidad
material, como se transforman en relación con la sociedad, la economía, etc. Muy
pronto intuyen que este género surge o se afianza en la actualidad probablemente fruto
de la revolución tecnológica y el aumento del narcisismo, de lo introspectivo, de lo
individual frente a lo colectivo. También van descubriendo que, a pesar de estar
estrechamente relacionado con el culto al «yo», este género puede ser utilizado con
parodia, como crítica de ese mismo culto.
La sensación final es muy positiva, la mayoría de los alumnos han mostrado
interés y han participado.
En la siguiente clase asistimos a una guardia con alumnos de 1º de E.S.O. Hay
un cambio sustancial. Es casi imposible mantener el silencio. Salimos agotados de la
clase.
Ultima hora. Clase de Literatura Universal. Los alumnos tienen que componer
un breve relato o poema de «autoficción». Les damos algunos consejos y resolvemos
algunas dudas pendientes.

26 de febrero.

Clase con 3º «D». La profesora pone en la pizarra un ejercicio de C.D. Mientras


los alumnos lo resuelven ella termina de corregir exámenes. Después comienza una
corrección colectiva del examen. Hace una cosa muy interesante, antes de leer alguna
respuesta para ejemplificar un fallo o un acierto pide permiso, hay alumnos que se lo
niegan y ella no protesta. En esta clase también nos explica que los libros están

9
divididos en cuadernillo, uno por cada trimestre (cuatro temas cada uno). Esto se hace
para que no tengan que cargar con tanto peso.
Por otra parte, nos comente que, antes de cada examen, es decir, un día o dos
antes, hace una pequeña prueba tipo test para repasar. También nos informa que cuando
hay convocada una huelga oficial no se suelen poner exámenes.
Con tercero «C» continúa con ejercicios de sintaxis. Nos explica que el libro del
profesor tiene las respuestas de los ejercicios y actividades complementarias.
En literatura universal seguimos con la elaboración de los textos.
Tutoría. La orientadora le recomienda a la profesora algunos ejercicios de lógica
para realizarlos en grupo.

27 de febrero.

Asistimos a otra de clase de segundo de E.S.O con el profesor Alfonso. Es al


menos llamativa la diferencia que podemos encontrar entre un docente y otro. En el
caso de este profesor vemos cómo trata a los estudiantes como total rigurosidad en las
formas, es decir, empleando fórmulas de cortesía, etc. Sin embargo, siempre mantiene
una sonrisa. Se puede percibir que los alumnos se encuentran en un clima propicio para
el aprendizaje. En cuanto al contenido también existe un giro en comparación con lo
que hemos visto hasta la fecha (teniendo en cuenta el curso, la edad, etc.), pues en un
curso tan temprano como segundo de E.S.O el profesor expone temas complejos tanto
de historia de la literatura como de formas literarias. Al final de la clase —y esto es lo
más llamativo— parece que todos o casi todos los estudiantes han comprendido y
asimilado los conceptos y son capaces de reproducirlos. Antes de terminar nos hacen
una pequeña demostración de un obra teatral que están ensayando.

1 de marzo.

Con tercero «D» comenzamos a dar clase nosotros. El tema en cuestión es la


prosa de ficción en el Renacimiento (Idealista y realista). Es una experiencia muy
buena, intentamos aplicar lo aprendido en el máster, sin embargo, la primera clase se
nos queda corta y tenemos que improvisar.
En literatura universal comenzamos un nuevo tema: la literatura feminista.

2 de marzo.

A primera hora, con tercero «C» volvemos a explicar la prosa de ficción


renacentista. Esta vez todo sale mucho más fluido, controlamos más el tiempo y leemos
algunos textos que no figuran en la unidad del libro.

10
En literatura universal seguimos con la literatura feminista. Terminamos la teoría
y leemos un texto de Virginia Woolf. Este tema gusta mucho, pueden relacionarlo con
su propio mundo y con el mundo actual.
5 de marzo.

Con los dos terceros seguimos con la prosa de ficción renacentista (también
vamos a hacer una breve evaluación sobre este tema). En la parte de la prosa realista,
intentamos dar ejemplo de algunas películas juveniles y de diversas canciones actuales.
Parece que los alumnos están captando bastante bien la diferencia entre una y otra
prosa.
Utilizamos varios textos para que tenga contacto con la propia obra. (Lazarillo
de Tormes).

6 de marzo.

Continuamos con las clases de literatura universal sobre el tema del feminismo.
Leemos poemas de Alfonsina Storni y de algunas poetas más. No es fácil hacer
conectar a los alumnos con la poesía, les cuesta expresarse y por eso la mayoría del
tiempo tenemos que hablar nosotros.
Con tercero «C» hacemos una actividad diferente. A partir del Lazarrillo
elaboramos un breve juego de rol en el que cada alumno (a veces en parejas) representa
a un personaje. El objetivo final hace ver a los estudiantes la propia tragedia de Lázaro,
es decir, que aunque puedan cambiar algunos aspectos de su vida en el fondo siguen
siendo igual de desdichados que al principio. Evidentemente, quienes representan los
personajes con un papel más alto en la escala social: el arcipreste, etc., tienen mejores
medios que aquellos que figuran como las clases más bajas, algo que produce por sí solo
un pequeño debate entre los alumnos, pues al final todos reclaman los mismos derechos.
Esto les hace ver de forma clara algunas de las diferencias (al menos teóricas) que
existen entre el sistema social del renacimiento y el actual.

7 de marzo.

Clase con tercero «C». Continuamos con el tema de la picaresca. En esta ocasión
leemos algunos fragmentos de La lozana andaluza y comentamos las diferencias
existentes entre esta obra y el Lazarillo.
Con tercero «D» hacemos una prueba sobre lo aprendido en las clases anteriores:
prosa de ficción en el Renacimiento. Guiados por la profesora confeccionamos un
examen que, en principio, no debería plantear muchos problemas. Algunas preguntas

11
sobre los distintos géneros, una pregunta tipo tex relacionada con un texto previo y por
último una pregunta más creativa donde los alumnos tienen que demostrar su
competencia escrita.

9 de marzo.

Con la clase de tercero «C» hacemos un juego de preguntas para repasar el


examen que tendremos el lunes. El juego es sencillo: el profesor tiene varios sobres de
diferentes colores. Cada alumno tiene que elegir un sobre y después un número (del uno
al diez) que se corresponde con las diferentes preguntas que hay en cada sobre. Este
juego, a pesar de ser muy rudimentario, parecer tener un efecto motivador, pues la
mayoría de los alumnos responde con interés y quiere volver a participar.

12 de marzo.

En la clase de tercero «D» damos las notas del último examen. Es una buena
experiencia. Cada alumno repasa su examen y de forma personal vamos comentando los
aciertos y los fallos. Al final de la clase les pedimos que nos den una opinión sobre el
propio examen, es decir, qué nivel de dificultad tenía, si eran claras las preguntas, etc.
En tercero «C» hacemos otro examen del mismo tema, pero cambiamos algunas
preguntas y la extensión porque estos alumnos han tenido más tiempo para estudiar.
Con primero de bachillerato, en la clase de literatura universal, proponemos un
nuevo tema. Cada estudiante tiene que buscar alguna obra literaria que trate algún tema
de su gusto. Por ejemplo: algunos buscan novelas que tienen como tema central el
fútbol o el boxeo, etc.

13 de marzo.

Clase de literatura universal. Este día lo dedicamos a investigar sobre los temas
que los alumnos han elegido. Para ello utilizamos el aula de informática. Cada
estudiante busca información acerca de su tema preferido y nosotros intentamos
orientarlos para que la obra cumpla unos mínimos requisitos literarios.
Con los dos terceros comenzamos un nuevo tema: la narración y la descripción.
Utilizamos métodos convencionales porque el centro no dispone de muchas facilidades
para el empleo de videos, etc. Sin embargo, en nuestras explicaciones, intentamos
incluir ejemplos de películas y de series de televisión actuales para que dicha temática
se les haga más cercana.

14 de marzo.

12
En la clase de tercero «C» damos las notas del examen. El método es el mismo
que utilicemos con el otro curso. Cada alumno repasa su prueba y respondemos las
dudas.
En tercero «D» practicamos los tipos de narración a partir de modelos clásicos
que los alumnos leen en clase. Por ejemplo: el auto retrato de Cervantes, etc. También
practicamos la écfrasis. Primero vemos el modelo de Homero en la Ilíada y después a
partir de una obra de van Gogh los alumnos practican este tipo de descripción.

15 de marzo.

Con los alumnos de literatura universal comentamos los textos que cada uno ha
elegido. Es un ejercicio ameno y despierta cierto interés. Poco a poco van
comprendiendo que la literatura no es solo aquellas obras que se suelen estudiar en estos
niveles educativos. Descubrimos textos muy originales sobre muy diversos temas.

16 de marzo.

Este día es el más importante, o mejor dicho, el día en el que descubro de qué
trata esta profesión. A primera hora repetimos el ejercicio de descripción con tercero
«C». En literatura universal hacemos una lectura colectiva de un cuento de Kafka: El
artista del hambre. Como es una obra medianamente extensa decidimos continuar
comentándola el próximo día. Los alumnos se sorprenden con este tipo de literatura.
Después del recreo, asisto a las clases de otra profesora (Beatriz) para poder ver
otros cursos y otro tipo de alumnos. En la primera clase explico la prosa del
renacimiento en tercero de E.S.O «B». Son alumnos muy buenos y responden a todas
mis preguntas con facilidad. A continuación asisto por primera vez a una clase de cuarto
de la E.S.O. En este caso, doy una clase sobre el teatro de posguerra. Los alumnos son
muy participativos. Al final leemos en grupo un texto teatral de Mihura. Hay un buen
clima en la clase.
Por último, acompaño a la profesora a primero de bachillerato y hago una
introducción al barroco español. Apenas sin voz, la profesora me comenta que hay que
beber agua continuamente y que, con el paso del tiempo, hay que aprender a dosificarse
para no dañarse las cuerdas vocales. Es decir, conjugar las explicaciones con lecturas e
intervenciones de los alumnos para no forzar demasiado la voz.
Ha sido un día muy completo. Estoy totalmente agotado.

19 de marzo.

13
A primera hora, continuo mi explicación sobre el barroco en primero de
bachillerato. No utilizo el proyector. Me gustaría hacerlo para ilustrar algunas
cuestiones, pero en este centro no ofrece muchas posibilidades para emplear las nuevas
tecnologías. Otra cuestión interesante es que los alumnos, a primera hora, apenas
atienden y apenas intervienen cuanto hago alguna pregunta general.
Continúo con la profesora Beatriz. En tercero de E.S.O me explica el «plan de
lectura» que llevan a cabo. Es muy interesante. Los quince primeros minutos, todos los
alumnos leen un libro de elección propia. Esta actividad, comenta la profesora, además
de propiciar un ambiente adecuado para comenzar la clase, también actúa como
motivador, pues los alumnos suelen competir entre ellos para ver quién tiene un mayor
número de libros leídos al final del curso. Para los estudiantes que leen poco hay un
mínimo de tres libros por curso, pero en general, al menos en este centro, leen más de
tres. Ellos mismos me comentan que, al poder elegir libremente el libro e incluso
cambiarlo si no les gusta, consiguen encontrar lecturas más afines a sus gustos. Parecen
muy contentos con esta actividad. En la clase hay niveles muy dispares, desde alumnos
que leen El corazón de las tinieblas o Cien años de soledad, hasta otros que comienza a
experimentar la lectura con obras infantiles o de iniciación a la lectura. Al final de cada
libro, cada alumno tiene que hacer una presentación oral del mismo. Este ejercicio se
hace en la mesa de la profesora, no es una exposición para el resto de la clase. Cada
alumno explica de qué trata su libro y qué aspectos puede destacar de ella. En esta
práctica se evalúa especialmente la competencia oral. La profesora va indicando a los
alumnos qué tipo de fallos comenten y lo apunta en su cuaderno. La mayoría comienza
a tomar conciencia de los «chascarrillos» y de la postura de su propio cuerpo. Me parece
una actividad muy pragmática y beneficiosa.

20 de marzo.

Continúo asistiendo a las clases de la profesora Beatriz. Me comenta que, en


otros centros, al comenzar el curso elaboran una especia de mapa o de tablero en el que
cada alumno tiene que hacer el mismo recorrido, un recorrido en el que se avanza por
cada libro (o número de páginas leído). Dice que esta actividad funciona muy bien en
los primeros cursos, que motiva mucho a los estudiantes a introducirse en la lectura. Por
otra parte, también me explica que las clases pueden funcionar bien con 40 0 45 minutos
de duración. Por eso es recomendable, especialmente en los primeros cursos de
secundaria, comenzar con los quince minutos de lectura.

14
21 de marzo.

En las clases de tercero «C» y «D» practicamos una actividad narrativa. El


ejercicio es sencillo. Nosotros les damos una primera frase y a partir de ahí ellos
construyen una narración: cada alumno escribe un fragmento. Después analizamos el
texto y vamos viendo diferentes elementos narrativos y figuras retóricas que ellos han
construido inconscientemente. Es una actividad de «refuerzo positivo», ya que ellos
mismo comprueban cómo los mecanismos de la escritura están al alcance de todos y que
con un poco de esfuerzo pueden construir una narración coherente y creativa.

22 de marzo.

En cuarto de E.S.O, donde la semana anterior expliqué el teatro de posguerra,


hacemos una lectura dramatizada de un acto de Tres sombreros de copa. Es una
actividad que los alumnos acogen con ilusión. Los voluntarios se sienta frente al resto
de la clase y cada uno lee su fragmento. El resto van tomando algunos apuntes para
comentar al final de la representación. Esta actividad demuestra que, a veces, se puede
aprender con muy poco esfuerzo y de forma amena.
En Literatura universal leemos el cuento de Kafka Un artista del hambre. La
sensación final que tengo es que, quizá, sea una lectura densa para estos niveles, pero al
menos han podido ver que existe otro tipo de literatura.

23 de marzo.

Para finalizar las prácticas hacemos una actividad con tercero de E.S.O «C». Se
trata de un ejercicio por grupos en el que cada uno de estos tiene que confeccionar una
parte de la narración, por ejemplo: un grupo se ocupa del tema, otro del espacio, otro del
tiempo, etc. Al final, comentamos el relato y vamos viendo todos los recursos literarios
que han utilizado sin apenas tener conciencia de ello.
En Literatura universal leemos el cuento de Borges Funes el memorioso. A
diferencia de la obra de Kafka, este cuento les resulta más tedioso, apenas pueden hacer
un resumen del argumento. Lo interesante es que lo comparan rápidamente con el
cuento anterior (el de Kafka) y comienzan a ver dos maneras muy diferentes de hacer
literatura, dos maneras antagónicas de enfocar el arte.

15
16