Está en la página 1de 13

República Bolivariana de Venezuela

Ministerio del Poder Popular para la Educación Superior

Universidad Católica Santa Rosa (UCSAR)

Facultad de Derecho

INTRODUCCION
AL
DERECHO

PROF: AMELIA SILVA INTEGRANTES:


SECCION: “B”
WILLIAM APONTE C.I: V-6.508.123
HAYDERLING CHAVEZ C.I: V-27.138.588
GALLARDO OSMEL C.I: V-17.428.194
GARRIDO CESAR C.I: V-17.170.806
AURY PRADO C.I: V-11.486.810
Bien Común: El que es usado por todos, pero cuya propiedad no pertenece a nadie
en forma privada. Se citan como ejemplos típicos de esta clase de bienes la luz solar,
el aire, la lluvia, el mar. Pasando de la esfera jurídica y patrimonial pública al ámbito
dominical privado, es bien común de los condóminos el que se mantiene proindiviso
entre ellos.

Seguridad Jurídica: Condición esencial para la vida y el desenvolvimiento de las


naciones y de los individuos que las integran. Representa la garantía de la aplicación
objetiva de la ley, de tal modo que los individuos saben en cada momento cuáles
son sus derechos y sus obligaciones, sin que el capricho, la torpeza o la mala
voluntad de los gobernantes pueda causarles perjuicio. A su vez, la seguridad limita
y determina las facultades y los deberes de los poderes públicos. Como es lógico, la
seguridad jurídica sólo se logra en los Estados de Derecho (v.). porque, en los de régimen
autocrático y totalitario, las personas están siempre sometidas a la arbitrariedad de
quienes detentan el poder.

Justicia Social : muy usada en política, sociología y Derecho del Trabajo para
significar una tendencia doctrinal y práctica encaminada a proteger a las personas
económicamente débiles, elevando su nivel de vida y de cultura y prescribiendo aquellos
privilegios de las clases económicamente fuertes que originan inadmisibles
desigualdades sociales. Él concepto, más utilizado que elaborado, ignora lo que ha
representado la política social y lo que debe ser una moderna política laboral.

Marxismo: Concepción del mundo elaborada por Carlos Marx y Federico Engels,
basada en una doctrina filosófica, económica y política a la que también se
denomina materialismo dialéctico. Al considerarla como una cosmovisión, conviene
poner de manifiesto el hecho de que el marxismo va más allá de una simple
doctrina ,para conformar todo un universo con valores propios, que comprende
también una ética y una estética. En lo político, el marxismo pretende llegar a un Estado
sin clases, por medio de la lucha que entabla el proletariado para liberarse del yugo
económico de la burguesía, que, según el creador de la teoría, “lo esclaviza
materialmente y lo aliena espiritualmente”. En el terreno económico, el marxismo
insistió sobre el concepto de plusvalía, considerándolo como la base de la
acumulación capitalista. Asignó, además, un importante papel al trabajo, dentro del
proceso de producción, y afirmó que “lo que los hombres son depende de lo que
producen y de como lo hacen”.
Iusnaturalismo: Deriva del latín ius, que significa ʽderechoʼ, naturalis, que se refiere a
ʽnaturalezaʼ, y del sufijo -ismo, que significa ʽdoctrinaʼ. Doctrina que defiende la existencia
de derechos naturales inalienables (como el derecho a la vida, a la libertad y a la propiedad)
que son anteriores a las normas jurídicas positivas (las establecidas por los seres humanos)
y a las que éstas deben someterse, sirviéndoles de fundamento y de modelo. Esta doctrina,
que se desarrolla en el siglo XVII, tendrá en Hugo Grocio (1583-1645) a su primer claro
defensor, y será seguida por los teóricos de la laicidad del estado, como Hobbes y Locke.

Fuentes Formales: Describen al lugar donde surge el Derecho, es decir aquellos elementos
de donde normalmente se basa el legislador para crear disposiciones jurídicas;
tradicionalmente se señalan: la legislación, la jurisprudencia y la costumbre, comprende
además el estudio de los sistemas que tienen o han tenido vigencia. Puede considerarse
como los procesos de manifestación de normas jurídicas. Las fuentes formales se
encuentran constituidas por distintas etapas que se presentan en un orden determinado, los
cuales deben de acreditar distintos. Por fuentes formales del derecho, se pueden entender
las actividades realizadas para la creación, expedición, modificación y derogación de dichas
normas, en cuyo caso hablamos de actividades legislativas.

La Ley: Constituye la ley una de las fuentes, tal vez la principal, del Derecho. En
sentido amplio, se entiende por ley toda norma jurídica reguladora de los actos y de
las relaciones humanas, aplicable en determinados tiempo y lugar. Dentro de esa
idea, sería ley todo precepto dictado por autoridad competente, mandando o
prohibiendo una cosa en consonancia con la justicia y para el bien de los gobernados. Así,
entrarían dentro del concepto no solo la ley en sentido restringido o propio, como
norma jurídica elaborada por los órganos estatales con potestad legislativa, que en
los regímenes constitucionales son el Congreso que la sanciona y el jefe del Estado
que la promulga, sino también los reglamentos, ordenanzas, órdenes, decretos, etc.,
dictados por una autoridad en ejercicio de sus funciones. La ley, tanto en su sentido
amplio como en un sentido estricto, es necesaria para la convivencia humana, ya que
no se concibe la subsistencia de una sociedad organizada carente de norma jurídica,
cualquiera sea la institución que la establezca, si bien sería discutible hasta qué
punto podría ser denominada ley la mera imposición por la violencia de una
conducta determinada por la voluntad de quienes ostentan la fuerza, y en contra de la de
quienes la padecen. La ley, en la moderna teoría general del Derecho, puede ser tomada
en dos aspectos: uno formal, que se refiere a la que ha sido dictada por el Poder
Legislativo conforme a los procedimientos específicamente preestablecidos, y otro
material, que alude a toda norma jurídica cuyo contenido regula una multiplicidad de
casos, haya sido dictada o no por el órgano legislativo. Esta división coincide con
la antes ex-puesta sobre los conceptos amplio y estricto dela ley. Entre los caracteres
que suelen atribuirse a la ley están los siguientes: que sea justa, que vaya encaminada al
bien público considerado en el momento histórico en que se dicta, que sea auténtica,
que haya sido dictada por autoridad legítima y competente; que sea general, lo que
equivale a su establecimiento en beneficio de todos y para observancia de todos los
miembros sociales, con independencia de la calidad y condición de cada uno de ellos, a
fin de que considere no a los individuos, sino las acciones en sí mismas, y que sea
obligatoria, puesto que se hace para su cumplimiento, que debe ser coactivamente
impuesto por el Estado. En ese sentido, la discusión establecida respecto a si la
coactividad es o no requisito esencial del Derecho no es aplicable a la ley; o sea, al
Derecho en su aspecto positivo. La ley es susceptible de las mismas divisiones que
el Derecho objetivamente considerado, por lo cual puede ser constitucional, civil,
comercial, laboral, penal, etc. En otro aspecto, las leyes pueden ser imperativas y
prohibitivas, según que manden o prohíban hacer alguna cosa, y si bien algunos autores
hablan de leyes permisivas, otros niegan su existencia, ya que las que pudieran parecerlo, lo
que hacen no es autorizar o permitir algo, sino regular la garantía bajo la cual debe
obrar quien se aprovecha del permiso. Las leyes sólo pueden ser derogadas por otras
posteriores emanadas del órgano legislativo competente.

Decreto: Resolución del Poder Ejecutivo que va firmada por el rey en las
monarquías constitucionales, o por el presidente en las repúblicas, con el refrendo de
un ministro, generalmente el del ramo a que la resolución se refiere, requisito sin el
cual carece de validez. Los decretos han de ser dictados dentro de las facultades
reglamentarias que incumben al Poder Ejecutivo para el cumplimiento de las leyes, y
sin que en modo alguno puedan modificar el contenido de éstas. Constituyen el
medio de desarrollar la función administrativa que le compete. Por eso Couture lo define
como resolución del Poder Ejecutivo nacional o departamental, de carácter general o
particular, expedida en el ejercicio de sus poderes reglamentarios o de su función
administradora. Dentro del orden de importancia, el decreto la tiene, naturalmente,
inferior a la ley y superior a las órdenes y resoluciones de origen y firma puramente
ministerial, e incluso de organismos públicos de inferior categoría. También se llaman
decretos, en sentido general y de uso poco corriente, las resoluciones de mero trámite
dictadas por los jueces en el curso de un procedimiento (Couture), acepción esta
recogida igualmente por el Diccionario dela Academia. Dentro de ese vocabulario
judicial, algunas legislaciones procesales, como la uruguaya, denominan decreto de
sustentación las providencias interlocutorias que en el curso de la instancia dicta el juez,
no para resolver incidentes ni pronunciarse sobre el fondo de la cuestión debatida,
sino para asegurar el desenvolvimiento y la prosecución del juicio. Cabanellas,
coincidiendo con las expresiones usuales, advierte que cuando la resolución emana
del Poder Legislativo, es llamada lev, y si del Poder Judicial, se llama sentencia. La
denominación de decreto queda reservada para las resoluciones administrativas. En
Derecho Canónico, se conoce con el nombre de decreto la constitución o estable-
cimiento que ordena o forma el papa, previa consulta con los cardenales.
Reglamentos: Toda instrucción escrita destinada a regir una institución o a organizar
un servicio o actividad. La disposición metódica y de cierta amplitud que, sobre una
materia, y a falta de ley o para completarla, dicta un poder administrativo. Según la
autoridad que lo promulga, se está ante norma con autoridad de decreto, ordenanza,
orden o bando.

Tratado Internacional: Según Bidart Campos, el término tratado tiene un sentido


comprensivo de todo acuerdo entre sujetos o personas internacionales; es decir, entre
miembros o partes de la comunidad internacional; y un sentido más estrecho y
formalista, reservado para los acuerdos internacionales celebrados de conformidad
con el procedimiento especial que cada Estado arbitra en su ordenamiento interno. Los
tratados internacionales revisten múltiples formas, aparte los propiamente tales, son los
denominados convenios, convenciones, acuerdos, actas, protocolos, actos y protocolos
adicionales, notas revérsales, pactos, con cordatos, modus vivendi, declaraciones, según
enumeración del citado autor. Se llaman tratados-contratos los que regulan materias
que afectan directamente a las partes intervinientes, como los relativos a límites,
alianzas, relaciones comerciales. Y se denominan tratados-leyes los que adoptan reglas
o normas de Derecho en una materia común: unificación de Derecho Internacional
Privado o declaración de derechos individuales.

La Costumbre Jurídica: es el conjunto de reglas y principios de comportamiento que se


vienen repitiendo en nuestra sociedad, ya que se contemplan como los preceptos a acatar
gracias a una conciencia común en cuanto a su obligatoriedad. Se trata de un derecho no
escrito, a diferencia de las leyes regulares que componen el ordenamiento jurídico.

Costumbre Hábito adquirido por la repetición de actos dela misma especie. La


Academia la define, dentro del vocabulario forense, como la que se establece en
materia no regulada o sobre aspectos no previstos por las leyes. Esta costumbre se
denomina sin ley o fuera de la ley, y está llama-da a llenar las lagunas legales.
Representa, en ese aspecto, una de las fuentes del derecho. La costumbre puede ser
también según la ley y sirve para corroborar y desarrollar sus preceptos, y contra la ley, la
que, en principio, carece de eficacia, pero que en ocasiones ha producido efectos
jurídicos, especialmente en materia comercial. El Código Civil argentino establece
que los usos y costumbres no pueden crear derechos si-no cuando las leyes se refieren a
ellos o en situaciones no regladas legalmente. Es decir que admite la costumbre sin
ley o según ley, pero no contra ley. El Código de Comercio establece que las
costumbres mercantiles pueden servir de regla para determinar el sentido de las
palabras o frases técnicas del comercio, y para interpretar los actos o convenciones
mercantiles.
Jurisprudencia: Ciencia del Derecho. En términos más concretos y corrientes, se
entiende por jurisprudencia la interpretación que de la ley hacen los tribunales para
aplicarla a los casos sometidos a su jurisdicción. Así, pues, la jurisprudencia está
formada por el conjunto de sentencias dictadas por los miembros del Poder Judicial
sobre una materia determinada. Sin embargo, en algunos países que cuentan con
tribunales de casación, se considera que no todos los fallos judiciales sientan
jurisprudencia, sino únicamente los de dichos tribunales de casación, que constituyen
la más alta jerarquía dentro de la organización judicial, y cuya doctrina es de
obligatorio acatamiento para todos los jueces y tribunales sometidos a su
jurisdicción. De este modo se afianza la seguridad jurídica, porque, donde la
casación no existe, cada tribunal o juez tiene libertad para sentenciar conforme a su
criterio. No obstante, no se puede desconocer que la doctrina establecida por las cortes
supremas, aun cuando estrictamente carezca de valor de aplicación erga omnes, tiene una
eficacia orientadora y, en general. se respeta por todos los tribunales, si-quiera sea
para evitar la revocación de las sentencias. Cuando ellas son recurribles ante el
Tribunal Supremo. En la Argentina, los fallos plenarios delas cámaras de cada fuero
tienen también valor jurisprudencial, en el sentido de que son de obliga-torio
cumplimiento para ellas y, en lo sucesivo, para los jueces que de ellas dependen.

Doctrina: Conjunto de tesis y opiniones de los tratadistas y estudiosos del Derecho


que explican y fijan el sentido de las leyes o sugieren soluciones para cuestiones aún
no legisladas. Tiene importancia como fuente mediata del Derecho, ya que el prestigio y
la autoridad de los destacados juristas influyen a menudo sobre la labor del legisla-dore
incluso en la interpretación judicial de los textos vigentes.

Los Principios Generales del Derecho: son los enunciados normativos más generales que,
sin haber sido integrados al ordenamiento jurídico en virtud de procedimientos formales, se
entienden formar parte de él, porque le sirven de fundamento a otros enunciados
normativos particulares o recogen de manera abstracta el contenido de un grupo de ellos.

Estos principios son utilizados por los jueces, los legisladores, los creadores de doctrina y
por los juristas en general, sea para integrar lagunas legales o para interpretar normas
jurídicas cuya aplicación resulta dudosa.

Aforismo: Sentencia breve y doctrinal que se propone como regla en alguna ciencia
o arte y que tiende a concretar los justos términos de una verdad, sentencia, axioma
o máxima instructiva. Tanto en la ciencia como en la práctica del Derecho ,los aforismos
presentan importancia desde el tiempo de los romanos, por cuanto contienen la
doctrina fundamental de su Derecho. Por representar principios generales de éste,
todavía en la actualidad son de constante invocación ante los tribunales.
Deber Jurídico: Lo define Dourado de Gusmâo diciendo que, en sentido lato,
constituye un comportamiento obligatorio impuesto por una norma legal, por un
contrato o por un tratado, a una persona en favor de otra, que tiene la facultad de
exigir su cumplimiento, cuando no fuere espontánea-mente observado, lo que lo
diferencia del deber moral (v.). A su vez, Rad bruch afirma que, dela validez del
Derecho para la vida de los hombres en común, se sigue que su contenido debe
estar constituido por relaciones jurídicas funda-mentadas en deberes jurídicos y en
derechos subjetivos. Ramírez Gronda expresa que Von Kirchmanny Von Ferneck
pretendieron explicar la existencia de deberes jurídicos en el influjo motivador que
sobre la conciencia humana ejerce la amenaza de la sanción, mientras que para
Bierling constituye un acto de reconocimiento tácito delas normas por los individuos
que componen la sociedad. Recasens Siches estima que el deber jurídico y el deber
moral son distintos, aunque se den superpuestos y como coincidentes, ya que la
existencia del deber jurídico se determina porque la infracción de la conducta
señalada en aquél constituye el supuesto de una sanción jurídica, pues, donde no haya
posibilidad de coacción inexorable al sujeto, no hay deber jurídico, aunque pueda
haberlo moral, social o religioso. Para Kelsen, en la cita de Ramírez Gronda, el deber
jurídico es la norma misma en relación con un sujeto determinado en tanto que lo
obliga a aquel comportamiento, cuya oposición contradictoria constituye la condición
del acto coactivo establecido en el precepto jurídico.

Supuesto de Hecho: Como la hipótesis de conducta que si se produce provocará la


consecuencia y esta consecuencia jurídica que tiene por causal la subsunción de una
conducta humana en el supuesto de hecho normativo.

Es uno de los dos elementos de que se compone la norma: la parte de ésta en la que se
enuncia en qué caso o situación fáctica se aplicará la misma. El segundo componente de la
regla o norma es la denominada consecuencia jurídica, que enuncia el resultado o efecto
que traerá consigo la situación de hecho supuesta en la primera parte del precepto. Toda vez
que las normas jurídicas se caracterizan por su generalidad, en el sentido de que su
aplicación ha de ser posible a un amplio número de personas o casos, es preciso que el
supuesto de hecho abarque un amplio espectro de situaciones regulables.

Hecho Jurídico: En tanto que los actos jurídicos (v.) se originan en la voluntariedad del
actor, el hecho jurídico se caracteriza porque produce un efecto de Derecho que no ha sido
querido. Es, en opinión de Couture, un evento constituido por una acción u omisión
involuntaria (pues, de ser voluntaria, constituiría el acto jurídico) o por una circunstancia de
la naturaleza que crea, modifica o ex-tingue derechos.
Causalidad Jurídica: La causalidad es la relación causal "entre la conducta y resultado".
Es decir que la causalidad es un medio de conexión de la conducta con el consiguiente
efecto, por lo general de una lesión. En derecho penal, que se define como el tipo objetivo
(una acción) de que la lesión específica u otro efecto se levantó y se combina con mens rea
(un estado de ánimo) para incluir los elementos de culpabilidad La causalidad es sólo
aplicable en caso de un resultado se ha conseguido y por lo tanto es irrelevante con respecto
a formas de responsabilidad penal.

Actos Jurídicos: Se denomina acto jurídico al acto humano, voluntario y consciente que
tiene como finalidad establecer relaciones de tipo jurídico entre las personas, como ser,
entre otras, crear, modificar y extinguir derechos. A través de este acto se producirá, ya sea
en las cosas o en el mundo exterior, una modificación, porque así lo dispone el
ordenamiento jurídico que corresponda, generando lo que se conoce como consecuencias
jurídicas, entonces, básicamente, un acto jurídico será la manifestación de la voluntad con
el claro objetivo de generar consecuencias de derecho.

Los define el Código Civil argentino, coincidiendo con la generalidad de la


doctrina, como“ los actos voluntarios lícitos, que tengan por fin inmediato establecer
entre las personas relaciones jurídicas, crear, modificar, transferir, conservar o aniquilar
derechos”. Para Couture es el “hecho humano voluntario, lícito, al cual el
ordenamiento positivo atribuye el efecto de crear, modificar o extinguir derechos”.
Para Capitant, es “toda manifestación de una o más voluntades que tenga por finalidad
producir un efecto de derecho”.

También puede definirse como la manifestación de voluntad consciente, libre y destinada a


producir los efectos jurídicos determinados por la ley. Los actos jurídicos pueden dividirse
en ilícitos, cuando están sancionados, o lícitos, que a su vez de dividen en actos de derecho,
cuyos efectos están determinados por la ley, y negocios jurídicos, cuyos efectos se
establecen por la voluntad de las partes.

Negocio Jurídico: En la moderna literatura jurídica se da este nombre a todo acto


voluntario y lícito realizado de conformidad con una norma jurídica que tenga por
finalidad directa y específica crear, conservar, modificar, transferir o extinguir
derechos y obligaciones dentro de la esfera del Derecho Privado

Acto Ilícito: El reprobado o prohibido por el ordenamiento jurídico, el opuesto a una


norma legal o aun derecho adquirido. La violación del derecho ajeno. La omisión
del propio deber. El daño causado por culpa o dolo en la persona de otro, o en sus
bienes y derechos. El contrario a las buenas costumbres y a los principios
imperativos de un núcleo organizado. 1. El delito; Lineamiento-El acto ilícito es
propiamente el acto antijurídico por excelencia, al punto de que cabe definirlo como el
acto culpable, antijurídico y dañoso. Sus dos especies principales son los que originan
tan solo responsabilidad civil o no punibles y los que entrañan exclusivamente, o
además, una sanción penal, los punibles. Estos se llaman también delitos, pero algunos
civilistas no se avienen a la expropiación absoluta del tecnicismo por los penalistas.2.
Especies. Se subdividen también en objetivos, en que se responde por un daño, y
subjetivos, en los cuales se reprime un ánimo contrario a la ley o aun interés protegido.
También se diversifican si se han cometido de propósito, caso en el cual son dolosos, o
por imprudencia o negligencia, los simplemente culpables. (V.ACTO LíCITO, CULPA,
DAÑO, DELITO, DOLO.)

Acto Antijurídico: El Abogado Rubén Contreras, nos define que el acto antijurídico en el
derecho guarda relación con la relevancia del hecho en el derecho penal, ya que no todo
delito, en todo caso antijurídico. La antijurícidad versa en la inexistencia de causas que
instiguen o legitimen el hecho típico.

Kelsen sobre lo que debe considerarse como acto antijurídico, Sostiene, en efecto, que no
hay actos intrínsecamente “malos”, que un acto es “malo” (antijuridico) sólo cuando está
prohibido, cuando su realización implica una sanción como consecuencia; vale decir que, si
a un acto determinado, el orden jurídico le asigna como consecuencia el acto coercitivo de
privación de vida, salud, libertad o propiedad, ese acto es antijurídico. No importa que ese
acto, desde el punto de vista ético o moral, sea indeseable o no; la noción de acto
antijurídico se extrae solamente del derecho positivo y desde este punto de vista, cualquiera
puede ser el contenido de un acto antijurídico, basta que la consecuencia de su realización
sea una sanción. Evidentemente, hasta aquí no se presenta dificultad alguna.

Caso Fortuito: Llamase así el suceso que no ha podido prever-se o que, previsto,
no ha podido evitarse. Los casos fortuitos, lo mismo que los de fuerza mayor, pueden ser
producidos por la naturaleza o por el acto del hombre. Para algunos autores no existe
diferencia ni teórica ni práctica entre el hecho fortuito y la fuerza mayor, ya que esta última
también es consecuencia de un hecho imprevisible. Jurídicamente, la distinción
entre una y otra tiene escasa importancia, ya que ambas pueden ser justificativas del
incumplimiento de una obligación. Otros autores estiman que el caso fortuito guarda
mayor relación con los hechos de la naturaleza; por ejemplo, el desbordamiento de
un río, los terremotos, las tempestades, las pestes, los incendios; en tanto que la fuerza
mayor se origina en hechos lícitos o ilícitos del hombre, como la guerra, la coacción
material y otros similares. Afirma Capitant que, para algunos autores, la fuerza
mayor libera de responsabilidad en todos los casos, porque es exterior a la esfera dela
actividad del autor del daño, mientras que el caso fortuito constituye un riesgo que, por
ser inherente a la actividad del autor, queda a su cargo, a menos que la ley
disponga lo contrario. El concepto ofrece especial importancia en materia de
accidentes de trabajo, porque las legislaciones suelen mantener el criterio de que la
responsabilidad patronal subsiste cuando el caso fortuito o la fuerza mayor es inherente
al trabajo mismo, exonerando únicamente de responsabilidad cuando cualquiera de las
circunstancias es ajena al trabajo. La dificultad práctica se presenta respecto a la
determinación de en qué casos la “fortuidad” y la fuerza mayor son inherentes al trabajo
y cuándo no lo son. Por eso se puede afirmar que ambas circunstancias serán
siempre inherentes al trabajo cuando se produzcan en momentos en que el trabajador se
encuentra trabajando o en el lugar de trabajo. Con ese concepto, serían de
responsabilidad indemnizatoria patronal la muerte del obrero fulminado por un rayo
que cae en el lugar de trabajo, o por la insolación que sufre el campesino que trabaja
acampo descubierto, o por el disparo hecho por un tercero y que casualmente hiere
o mata al trabajador mientras está en el trabajo. Este criterio no es unánime, pero
parece aconsejable jurídicamente, porque es evidente que, si la víctima no se hubiese
encontrado en aquel sitio preciso por razones laborales, ni el rayo ni la insolación ni la
inundación ni el tiro la habría afectado.

Fuerza Mayor: Es el hecho del hombre, previsible o imprevisible, pero inevitable, que
impide en forma absoluta el cumplimiento de la obligación. Ejemplo: la guerra, la huelga,
las órdenes de la autoridad.

También se define como la causa de incumplimiento de las obligaciones debido a


acontecimientos imprevisibles e irresistibles que impiden al deudor llevar a cabo la
prestación debida. Exonera de la responsabilidad por daños y perjuicios.

Desobediencia Civil: John Rawls, la define como un “acto público no violento, consciente
y político, contrario a la ley, cometido habitualmente con el propósito de ocasionar un
cambio en la ley o en los programas de gobierno”.

Es decir, la desobediencia civil implica la violación de una ley mediante una acción,
generalmente pacífica, destinada a ser contemplada por ciudadanía y clase política. Su
finalidad es generar una reflexión colectiva capaz de tumbar la ley injusta, concienciando a
los ciudadanos sobre el mal que provoca e invitándoles a movilizarse para acabar con ella.

Norma Jurídica: Denomínese así la significación lógica creada según ciertos


procedimientos instituidos por una comunidad jurídica y que, como manifestación
unificada de la voluntad de ésta, formalmente expresada a través de sus órganos e
instancias productoras, regula la conducta humana en un tiempo y un lugar
definidos, prescribiendo a los individuos, frente a determinadas circunstancias
condicionantes, deberes y facultades, y estableciendo una o más sanciones coactivas para
el supuesto de que dichos deberes no sean cumplidos (J. C. Smith).

Normas Morales: Como todas las normas, las morales imponen conductas, pero no son
externas al sujeto, sino autónomas, dadas por la propia conciencia de cada uno. En general,
las personas poseen una conciencia recta que les indica lo que está bien y lo que está mal, y
actúan en consecuencia. La gente en general no roba, ni mata, ni lesiona a otros, no por
temor al castigo de las leyes penales, sino porque sienten que eso está mal, y ni siquiera se
toman el trabajo de leer los códigos penales para no caer en el delito, simplemente actúan
por su instinto de buena persona.

En general las normas morales coinciden con las normas jurídicas, o debieran coincidir.
Pero como las normas morales no tienen sanción efectiva, sino el remordimiento, y
previendo que existen personas cuya conciencia no es recta, o a sabiendas de lo que su
conciencia les indica actúan mal, se han sancionado las normas jurídicas que castigan a
quien delinque con multa, prisión, reclusión o accesoria de inhabilitación. Si todos tuvieran
una conciencia moral bien conformada y se adecuaran a ella, las normas jurídicas no
tendrían razón de existir.

Normas Religiosas: Son aquellas leyes consideradas obligatorias para que el hombre
alcance la santidad. Este tipo de normas plantean las exigencias que el hombre debe
cumplir para agradar a Dios y así ganarse un paso al paraíso.

Estas normas tienen su origen en Dios y es este quien las impone al hombre, son de carácter
heterónomo, en lo que se refiere a su origen, las normas religiosas tienen un carácter
unilateral ya que imponen deberes pero no facultan a nadie para obligar su cumplimiento.

Elementos de la Norma Jurídica: Sujeto jurídico Objeto jurídico Relación jurídica Los
fines jurídicos Es todo ser o ente a quien el orden jurídico le imputa o reconoce la calidad
de titular del contenido de un derecho o de una obligación jurídica al cumplirse
determinados supuestos. El objeto de la relación jurídica consiste en una determinada
conducta que debe cumplir el sujeto obligado por la norma jurídica (sujeto pasivo) en favor
del titular de un derecho, que tiene por ello el derecho de exigir esta conducta (sujeto
activo) Es el vínculo que se da entre dos sujetos surgido de la realización de un supuesto
normativo y que coloca a uno de ellos en la calidad de sujeto activo frente al otro que tiene
la calidad de sujeto pasivo en la realización de una prestación determinada Toda norma
jurídica tiene ciertos fines o valores hacia los cuales se orienta y que se confunden con los
fines del derecho (justicia, paz, seguridad, bien común, entre otros). Personas naturales
Personas jurídicas.

Axiología: Es la ciencia que trata de los valores. La Filosofía del Derecho, como
fundamento de su existencia, tiene una doble finalidad: indagar sobre los orígenes del
derecho en búsqueda del concepto más adecuado, como también en lo relativo a sus
valores, esto último comprende la Axiología Jurídica, dedicada a tratar los fines valorativos
del derecho, encontrarlos, analizarlos, calificarlos y hasta jerarquizarlos.

Justicia: Virtud que inclina a dar a cada uno lo que le corresponde. En sentido jurídico,
lo que es conforme al Derecho. Este último sentido no es muy exacto, porque no
siempre la Justicia y el Derecho son coincidentes, ya que puede haber derechos
injustos. La institución de la esclavitud se basaba en un derecho, pero representaba una
injusticia. La propiedad como derecho absoluto, incluso para destruirla, se basa en un
derecho, pero evidentemente representa otra injusticia. Modernamente se trata de
corregir muchos derechos por considerarlos antisociales, antinaturales y
antieconómicos. De ahí que se vaya abriendo paso, cada vez con mayor amplitud, la
teoría del abuso del Derecho. En otro sentido, se entiende por justicia la organización
judicial de un país, y así se habla de tribunales de justicia, Corte Suprema de Justicia,
administración de justicia, justicia civil, justicia penal, justicia administrativa,
justicia militar.

Requisitos de la Justicia: Circunstancia o condición necesaria para la existencia o


ejercicio de un derecho, de un acto jurídico o de una obligación. Ejemplo: «Cuando los
requisitos se establecen para obstaculizar el ejercicio de un derechos son violatorios del
ordenamiento jurídico».

Requisitos esenciales de la justicia: alteridad, existencia de un deber y de un derecho,


igualdad y objetividad.

Partes de la Justicia: General o legal, distributiva y conmutativa. El Bien Común.

La justicia se califica de distributiva cuando aspira a repartir entre las personas los bienes,
los derechos, los deberes y los honores, en función del valor y de las aptitudes de cada uno
y de su función en la sociedad.

La justicia se dice conmutativa para designar la que vela por una igualdad aritmética en los
intercambios.

Fuente Viva: Licenciado en Ciencias Fiscales y Abogado Rubén Contreras

https://www.accesoalajusticia.org/glossary/requisito/

https://definicionlegal.blogspot.com/2011/06/norma-religiosa.html

https://es.slideshare.net/ZAIN25/elementos-de-la-norma-jurdica

https://derecho.laguia2000.com/parte-general/normas-morales

https://www.elsaltodiario.com/conquista-derecho/que-es-la-desobediencia-civil

http://www.diccionariojuridico.com

http://www.enciclopedia-juridica.com/d/acto-jur%C3%ADdico/acto-jur%C3%ADdico.htm

http://herrerapenaloza.com/images/biblioteca/Diccionario-de-Ciencias-Juridicas-Politicas-
y-

Sociales---Manuel-Ossorio.pdf
https://temasdederecho.wordpress.com/tag/supuesto-de-hecho/

http://www.enciclopedia-juridica.com/d/supuesto-de-hecho/supuesto-de-hecho.htm