Está en la página 1de 5

Título, Texto bíblico base, Objetivos, Idea principal, Himnos sugerentes alusivos al tema,

Introducción, Cuerpo y Conclusión. El bosquejo no debe ser un mero punteo de ideas, sino
que cada punto debe estar desarrollado de manera que sea comprensible para cualquiera
que quiera usarlo. Debe incluir una o dos ilustraciones y un llamado específico al final

En respuesta al pecado

TEXTO BIBLICO: DANIEL CAPITULO 4:1-37


OBJETIVO: mostrar primeramente la naturaleza del hombre y después la naturaleza
divina, entregando una respuesta para eliminar el pecado por medio de la naturaleza divina
IDEA PRINCIPAL: El humano tiene un gran problema llamado pecado, que tiene una
forma principal la cual desata todos los males, pero mediante la observancia de la
naturaleza de Cristo se puede encontrar la respuesta para vencer el pecado.
HIMNOS: 11, 15, 94, 96, 102
INTRODUCCIÓN: El libro de Daniel está lleno de relatos e historias muy
interesantes y entretenidas de leer, sobre todo en su primera parte que va desde el capítulo 1
al capítulo 6, siendo estas alguna de las razones de porque resulta un libro ideal para los
pequeños quienes disfrutan mucho de las aventuras de Daniel, así como la de sus amigos.
Durante años las historias de Daniel en el foso de los leones, Daniel rechazando la comida
del rey y los amigos de Daniel en contra de la estatua han sido material de muchos temas
sobre la fidelidad, la obediencia a Dios, no realizar cultos paganos y la confianza en Dios,
temas sencillos al solo tener que relatar una historia y obtener después las enseñanzas de
ella, no es que este mal hacer esos temas sino que muchas veces solo nos quedamos con eso
y vemos la parte de los relatos como algo sencillo y por ende no tan importante, por otro
lado la segunda parte del libro que va desde el capítulo 6 al capítulo 12, se le considera
mucho más difícil y de un peso teológico más elevado al contener profecías ósea tiene
mayor importancia para nuestras vidas espirituales, con esto en mente la intención de este
tema es revelar que en la primera parte podemos encontrar mensajes mucho más profundos
de la naturaleza de Dios, no debemos quedarnos con lo mismo que hemos escuchado
siempre y debemos ir más allá, la biblia es un libro rico en minerales espirituales en toda su
extensión y no solo la parte profética/escatológica es de suma importancia sino que también
la historia en que se desarrolla la profecía y como se desenvuelve nuestro Dios en ella.
CUERPO: Para empezar, iremos al capítulo 4 de Daniel en donde se relata la
historia de Nabucodonosor y su locura, ahora en busca de una mayor comprensión
dividiremos la historia en algunas partes, leamos del versículo uno hasta el siete, el capítulo
comienza con Nabucodonosor manifestando un importante mensaje sobre el Dios altísimo
dirigido a todas las personas de la tierra conocida, cuenta como los milagros y señales de
Dios le han permitido reconocer que el Dios de Israel es el único y real Dios, relata que un
día por la noche tuvo un sueño que lo perturbo en gran manera, aunque no fue como en la
primera ocasión donde él lo había olvidado sino que lo recordaba perfectamente, tampoco
reacciono queriendo matar a todos cuando sus magos no pudieron resolver el misterio, sino
que cuando vio tal situación mando a llamar a Daniel, en la siguiente parte que va desde el
versículo 8 al versículo 17, es donde Nabucodonosor le explica cómo fue su sueño a
Daniel confiando en que lo resolvería ya que los dioses según él estaban con Daniel, en el
sueño de Nabucodonosor aparecía un árbol gigantesco de hermosa apariencia y que todos
los reinos podían verlo, después un vigilante que descendía de los cielos mando a derribar
el árbol, del cual solo debían dejar la cepa de sus raíces y que aun hombre se le daría un
corazón de bestia . En el siguiente desde el 18 hasta el versículo 27 Daniel preocupado le
cuenta a Nabucodonosor que significaba su sueño y lo que acontecería, el árbol que
aparecía en el sueño era el mismo Nabucodonosor, el rey que extendió sus dominios por
toda la tierra y el vigilante representaba a Dios que sentenciaba a Nabucodonosor a
convertirse en una bestia que vagaría por el campo durante siete años y se le devolvería el
reino al momento que el reconociera que el altísimo es el soberano de todo el mundo,
además Daniel le advirtió que hiciera lo bueno, que se arrepintiera y así Dios lo perdonaría.
En la última parte que va del versículo 28 al 37 de Daniel, comienza con el orgullo del rey
quien tuvo un año para cambiar su forma de actuar y no hizo absolutamente nada, por ende,
el castigo fue hecho convirtiéndolo Dios en una bestia que estuvo durante siete años en ese
estado, hasta que un día mientras iba por los campos recobro su conciencia y reconoció
finalmente que Dios era el soberano de todo.
La primera lección que podemos extraer de esta historia, es como el orgullo humano
te separa de Dios, Nabucodonosor tuvo bastante oportunidades para realmente reconocer
que Dios era el soberano de todo sin tener que necesariamente sufrir la “metamorfosis” de
hombre a bestia, de la misma forma que muchas veces nosotros tenemos más de una
oportunidad de ver y aceptar como Dios nos busca y cuida sin tener que sufrir
necesariamente algo doloroso que nos muestre nuestra incapacidad y rompa de esta forma
ese orgullo que nos ata a intentar vivir bajo nuestras reglas, es más así como
Nabucodonosor, quien en el capítulo 1 de Daniel vio como los Israelitas por ser obedientes
a Dios eran mejores, después en el capítulo 2 también vio como el único que pudo revelar
su sueño e interpretarlo fue un seguidor de Dios y en el capítulo 3 aun sabiendo como Dios
había actuado mostrándole el futuro de su nación y la soberanía del mismo Dios en la
historia, decidió hacer aun así una estatua donde fuera ensalzado él y no el altísimo, más
encima ordenó matar a los siervos de Dios quienes no decidieron obedecer la orden de
adorar la estatua, pero estos no fueron muertos sino que Dios los protegió y Nabucodonosor
vio nuevamente una señal del poder de Dios incluso algo sumamente impactante para sus
concepción del mundo cuando el mismo Dios se hizo presente con estos jóvenes para
protegerlos en el horno ardiente. Además podemos agregar que a lo largo de todos estos
capítulos Nabucodonosor reconoce a Dios como soberano más de una vez (leer Dn
1:20;2:47;3:28; 4:37; ), no obstante entendemos que no fue completamente cierto este
reconocimiento ya que por ejemplo en la última llamada de atención del capítulo 4, aunque
anteriormente había reconocido aparentemente a Dios, su orgullo resulto ser más grande y
en ese momento de conflicto espiritual se dio a luz lo que realmente estaba en su corazón,
un orgullo tremendo que no le permitía aceptar que él no era nadie por sí mismo y todo el
poder que poseía era gracias a que Dios lo permitía, de este modo con esta concepción
orgullosa hizo caso omiso a la advertencia de su sueño y Daniel terminando de esta forma
convertido en un animal, ahora en la actualidad de la misma forma nosotros luchamos
contra Dios creyendo que en nosotros esta la fuerza, que podemos sin él y quizá decimos
reconocerlo aparentemente como lo hizo Nabucodonosor , que él es el soberano de
nuestras vidas y todo el asunto, pero en nuestros actos de día a día no demostramos ni un
ápice de querer siquiera cumplir una parte de su voluntad dedicándonos a todo tipo de
dioses ajenos menos a él.

CONCLUSIÓN: Sin embargo, esto no es el punto fundamental del tema, la realidad es que
lo único que hemos analizado hasta el momento es el problema del ser humano con
respecto a su orgullo pecaminoso, lo importante ahora teniendo en cuenta la situación es lo
que Dios nos muestra a través de estos capítulos para solucionar este problema. Para
comenzar nosotros hemos de entender una de las características de Dios que se llama
trascendencia, que significa Dios está por encima de todo, es superior a todo y a todos, el
libro de Daniel lo demuestra en varias partes (leer Daniel 2:21-23; 4:17), pero por otro lado
Dios también es inmanente que quiere decir que se hace presente, Dios se identifica con el
mundo y participa directamente en él (leer Dn 3:25). Si analizamos esto con la vista
humana orgullosa el actuar de Dios es sumamente contradictorio, Dios teniéndolo todo (ser
trascendente) de que le sirve salvar a los amigos de Daniel que están en el horno, es más
¿por qué razón se hace presente (inmanente), de que le sirve venir a salvarlos directamente?
Si no gana nada a cambio por hacer eso. Actualmente la visión humana ha sido
distorsionada producto del pecado, el concepto de comunidad se ha ido olvidando cada vez
más, lo peor es que el contexto del orgullo no viene solo, sino que con el vienen una suma
considerable de malas características como lo son la avaricia, la mentira, la deslealtad,
desconfianza, soberbia entre otras. Nabucodonosor de la misma forma que nosotros es un
claro ejemplo de orgullo, Daniel le dio un consejo tan simple como lo fue: “ayuda a los
pobres y pide perdón a Dios para ser perdonado”, pero a la vez tan difícil para un corazón
como el suyo. Es en este punto donde volvemos al inicio, el problema del orgullo, ¿Qué se
puede hacer? ¿cómo puedo cambiar mi corazón, lo que soy, mi realidad? si muchas veces
no quiero ser así e igualmente actuó de esta forma, ¿cómo puede dejar de pensar en mí
mismo y hacer lo correcto?, la respuesta a esto no es tan complicado, todo comienza
cuando logramos ver lo vulnerable que somos renunciando de esta forma al orgullo sin
sentido, lamentablemente muchas veces se da este cambio mediante el sufrimiento que
provocan las consecuencias de nuestros actos pecaminosos, Dios nos cuida de los más
grave hasta cierto límite y si deja pasar algo es porque quiere que volvamos a sus caminos y
estamos siendo muy duros de corazón, no obstante recalco que la situación de sufrimiento
no es lo que hace cambiar a la gente, una persona puede estar sufriendo toda la vida sin
aceptar a Jesús, aunque si claro está que en la mayoría de los casos es parte fundamental
del proceso , pero en definitiva lo que realmente logra el cambio de un corazón orgulloso a
uno como el de Jesús, es cuando de una u otra forma entendemos como el Dios
trascendente, el único que tendría derecho de ser orgulloso y hacer lo que se le dé la gana
con nosotros seres continuos al mal que lo traicionan, lo engañan y hacen sufrir, lo primero
que hace cuando Adán y Eva le fallaron y cuando nosotros le fallamos es buscarnos para
ofrecernos misericordia, si así es, el Dios que podría destruirnos y crear de nuevo a la
humanidad sabiendo también que si dejaba a esta vivir producto del pecado muchas
atrocidades pasarían decide no destruirla sino que buscarla y darle una oportunidad más, y
para lograr darle una oportunidad más este ser trascendente no solo tenía que estar
vigilando día y noche a un pueblo egoísta y mal agradecido como lo fueron los israelitas y
como los somos nosotros, también debía limitar todo su poder, toda su gloria, toda su
majestad, todo su bienestar y realizar de esta manera la mayor revelación de su inmanencia
viniendo a la tierra encarnándose en un ser humano y no para destruir, no para reinar con
odio, no para conquistar el mundo, no para creerse superior (siendo que lo es), sino que
para mostrarnos el amor y la humildad, que él siendo superior a nosotros, no le interesa
jactarse de ello más bien lo único que quiere es tener una relación tan profunda con
nosotros que podamos de esta forma verlo nuevamente cara a cara por la eternidad.
LLAMADO:
Queridos hermanos todo lo que hizo Jesús tenía un costo, no era solo venir y predicar del
amor, tenía que demostrar el amor del que hablaba, y de esta forma siendo Dios del
universo, siendo trascendente dio su vida por nosotros para que pudiéramos no solo estar un
tiempo con él debido a la muerte eterna por el pecado, sino que estuviéramos con él toda la
eternidad gozando la vida nueva. Si el libro de Daniel nos enseña algo de Dios es que “la
mayor muestra de su trascendencia es su inmanencia”, juan 3:16 lo dice claramente este
acto es por amor, solo el amor transformara el corazón orgulloso. Por eso de la misma
forma que Dios actuó nosotros vayamos y demostremos al mundo que cristo es real y tiene
la respuesta para poder vencer nuestro orgullo que nos hace infelices.
ILUSTRACIÓN:
En el llamado. Una vez un pastor decide visitar a una familia para conversar de temas
espirituales en su hogar, ver como estaban y atenderles. Mientras conversaba con la familia
vio que el hijo no le ponía mucha atención a lo que decía, y el pastor preocupado pregunto
si algo le pasaba. El joven le relataba que no sentía nada realmente, veía a Dios como un ser
que obligaba a la gente a seguirlo o sino los lastimaba, el no entendía el peso del pecado, no
sentía ningún peso. El pastor le interrogo diciendo: ¿si a un muerto le pusieron 50 kilos de
peso encima lo sentiría?, el joven le dijo que no obviamente ya que está muerto. El pastor
afirmando la respuesta del joven agrega, el hombre que está muerto espiritualmente no
puede sentir nada en absoluto, pero Dios si se lo permite lo puede revivir y vera lo que
tanto desea.