Está en la página 1de 2

LA RESPONSABILIDAD DE TITO

“Quédate donde yo te dejé, termina de organizar las cosas y designa líderes en cada ciudad.” No
es necesariamente una agradable descripción de trabajo, aun cuando sea en una isla del
Mediterráneo. Esta fue la tarea dada por el apóstol Pablo (1:1, 5) al destinatario de esta carta,
cuyo nombre se menciona trece veces en las cartas de Pablo (1:4; 2 Co 2:13; 7:6, 13, 14; 8:6, 16,
23; 12:18; Gá 2:1, 3; 2 Ti 4:12).

La tarea dada a Tito por el apóstol hubiera sido un gran reto para cualquiera. Tito y todos los
lectores futuros son alentados por la certidumbre de que la misma gracia de Dios que trae la
salvación, también ayuda a los creyentes a mantenerse firmes en su esperanza en tiempos difíciles
(2:11; 3:7). A Tito se le da una tarea en las iglesias (1:5) que incluía designar la clase correcta de
líderes (1:6-9) y censurar la clase incorrecta (1:10-16). Él estaba familiarizado con varios tipos de
maestros de herejías por sus viajes con Pablo, especialmente los judíos que querían que los
creyentes gentiles guardaran la ley (2:10, 14).

Tito debía enseñar a los cristianos cómo demostrar su fe en el hogar y en la familia. Recibe
instrucciones especialmente para hombres mayores de edad (2:2) y los jóvenes (2:6-8). Hay
mensaje para mujeres mayores de edad (2:3) y las jóvenes (2:4, 5), así como para los siervos (2:9,
10). La razón de toda esta buena enseñanza se encuentra en la gracia salvadora de Dios y en la
esperanza del regreso de Cristo (2:11-14).

La responsabilidad final de Tito se relaciona con el testimonio que dará al mundo (3:8). Pablo
escribe acerca del contenido del testimonio cristiano, tanto en conducta (3:1-3) como en creencia
(3:4-7). Tito debe advertir a los creyentes con respecto a cosas que los alejan de su testimonio
(3:9-11).

El aprecio de Pablo por el amor de los obreros cristianos (3:15) se menciona al expresar sus
saludos finales (3:12-15). Esta carta sirve como un modelo excelente para todo creyente cuyo
interés es ser un testigo fiel en la iglesia, en el hogar y en el mundo. Dios desea que sus hijos den
un buen testimonio de su fe en estos tres importantes aspectos. ¿Qué más se sabe acerca de Tito?
Después de finalizar su misión en Creta donde Pablo lo había dejado, Tito llevó el evangelio a
Dalmacia (2 Ti 4:10), parte de la actual Yugoslavia.

APLICACIÓN PRÁCTICA:

El apóstol Pablo merece nuestra atención mientras buscamos en la Biblia la enseñanza de cómo
vivir una vida agradando a nuestro Señor. Podemos aprender lo que debemos evitar así como a
quién debemos luchar por imitar. Pablo sugiere que busquemos ser puros, mientras evitamos las
cosas que corromperán nuestra mente y conciencia. Y posteriormente Pablo hace una declaración
que nunca debe ser olvidada: “Profesan conocer a Dios, pero con los hechos lo niegan, siendo
abominables y rebeldes, reprobados en cuanto a toda buena obra.” (Tito 1:16). Como cristianos,
debemos examinarnos a nosotros mismos para estar seguros de que nuestras vidas estén de
acuerdo con nuestra profesión de fe en Cristo (2 Corintios 13:5).
Junto con esta advertencia, Pablo también nos dice cómo evitar negar a Dios: “Nos salvó, no por
obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la
regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo, el cual derramó en nosotros
abundantemente por Jesucristo nuestro Salvador.” (Tito 3:5-6). Al buscar diariamente renovar
nuestra mente por el Espíritu Santo, podemos desarrollarnos como cristianos que honran a Dios
por la forma en que vivimos.