Está en la página 1de 81

Endorfinas

Endorfinas mías
donde estais
cuando más os necesito.

-Estamos escondidas
esperando tu llamado
para inundarte de alegría
con nuestra amable fantasía -

Los lamentos

Los lamentos hacen gala de sus vestes infernales


en un mundo que blasona su ceguera, su sordera y su mutismo
El ayuno persiste en su tácita imposición
Los dolores desfilan nauseabundos
ya sin bridas ya sin riendas
por las calles de ciudades abarrotadas
y no queda sino el sueño
de una esperanza elemental
de una esperanza clandestina
de una esperanza subversiva
desmedida. contenida, represada, reprimida y coloquial.

Llantos hay que semejan al rocío


llantos tímidos goteando desde las almas turbulentas, furibundas y vencidas;
la tristeza es un regalo que aplaca el hambre
cercenando los futuros de mediocridades incoherentes
que intentan despejar sus nubarrones
que intentan subir una cuesta vertical y despiadada
que intentan; perseverando ante la inutilidad del resultado.

Azul

Soy azul porque me cubres de suspiros marinos


Soy azul porque me llenas de lamentos celestes
tan azul soy como el pensamiento en flor
como el azulejo en vuelo
como el mar cuando el mar es más azul
como la brisa disfrazada de invisibilidad
como la máscara que sueles ponerte
cuando te enfadas conmigo
Así de Azul, más aún
profundo azul que casi se vuelve lila
y a veces tórnase magenta

Y lilas hay en tus ojos


y magenta es tu delirio
que; entre astros ingrávidos,
rememora mis ausencias.

Quisiera yo volver a ver las lunas de Marte


antes de las guerras de galaxias.
Quisiera yo volver a ver a Venus
antes de su calentamiento global;
y quisiera internarme contigo
en las tormentas ancestrales
de Júpiter y de Saturno
para disolverlas a fuerza de besos
con nuestro amor irreverente...

Es en tus plenilunios donde florecen mis jardines


es en tus jardines donde se aplaca mi sangre
y es en tu sangre donde extravié mi espíritu.

Amistades distantes

Amistades aromadas por distancias;


reforzadas por escudos y armaduras
ensamblados con recuerdos y sonrisas.

Amistades sobrevuelan universos


en etéreos espejismos que se hacen realidades
por el sueño del regreso y la derrota de la ausencia.

Amistades formidables que estuvieron cual consciencia


evitando malos pasos en caminos desleales
al amigo, al hermano,
al Yo Mismo reflejado en otro ser...
Amistades que forjaron la persona que hoy escribe
regalando su cariño, su enseñanza y sus afectos
regalando su experiencia, su legado y sus ejemplos

Amistades se eternizan en el tiempo


que es caudillo de las eras de la historia.
Se acrisolan y moldean, aceradas e invencibles,
con instantes y momentos que se han hecho ya inmortales
con las risas, las sonrisas y aspavientos,
los consuelos, comprensiones, sufrimientos
los recuerdos, remembranzas, sentimientos
que no cesan de bullir siempre aquí adentro

Amistades, les dedico hoy estos versos


pues expresan la verdad de una emoción
que les quiero con todo el corazón...

Distantes deseos

Me palpita el corazón por tus deseos


son retazos de tus luces irisadas
bajo lluvias de lágrimas de ausencia
entre arroyos de palabras musitadas.
Es tu nombre el que asalta mi delirio
es tu talle el que agobia mis sentidos
es tu aura la que tienta mi alma viva.

Las veredas se entrelazan en mis sueños


forjando encrucijadas con tus sendas
y no queda mas victoria que un suspiro
es el soplo de la gracia de tu aliento

Nido de caricias

La noche blande sus cuchillas titilantes


y el disco lunar languidece ante mi desespero
Una nota, una palabra, tan sólo un signo
bastaría para evocar auroras en mi frente
tan sólo pido ser el buque que naufrague en tus océanos
tan sólo quiero ser el aire que descienda a tus terruños
tan sólo pido estremecer tu geografía
con los arroyos que desbordan de mis ojos

Tan sólo quiero descifrar el bello código


que nebuliza tus deseos en hogueras
tan sólo quiero ser axioma en tus teoremas
con la verdad que me destruye lentamente
tan sólo amor te pido vida mía
tan sólo amor, amor, amor, amor eterno
para que aniden en tu pecho mis caricias
para que anclen en tus puertos mis querencias

Los ​ ​tiempos que se han ido

Burbujas de nitrógeno
me bullen en las venas
mis manos ya cianóticas
te buscan entre versos
mis labios casi hipóxicos
evocan de tus besos
sus rojas emociones
de rosas y cayenas
y vuelan en su busca
cual tristes azulejos
vagando por los cielos
con alas malheridas...

Te busco en la fragancia
de flores florecidas
te busco en el perfume
de mieles y tomillos
de ramas y de esencias
de polvo de las hadas
y solo te consigo
en sueños de nostalgia
de tiempos que se han ido

Ojos coralinos

Yo soy hombre de los mares y en la tierra me desvelo


pues no hallo la figura de sirena que me nutre
La pelágica oleada de tus brazos caracoles
me hace falta vida mía; necesito tus azules:
de tus olas matutinas necesito la fragancia
de tus olas vespertinas yo requiero su perfume
y en un baño de gaviotas y en un río de delfines
se estremecen mis pasiones por caricias de tus nubes...

Cómo busco las ecuóreas mocedades de tu vientre


cómo extraño los salitres que salaban mis deseos
cómo anclarme en tus silencios si los vientos son desleales
las tormentas son terribles, los glaciares abismales...

Cómo bulle hoy mi sangre que palpita en tu silueta


cómo sangra hoy mi pecho que recuerda tus mareas
si te busco y no te encuentro no es por falta de cariño
es que estoy en los desiertos; entre médanos y dunas
navegando sin la brújula de tus ojos coralinos.

Tú altar

Bajo el arco de la bóveda celeste


se aglutinan sentimientos sin parar
son silencios, son deseos, son encantos
que me encantan y enamoran más y más
son las luces de luciérnagas desnudas
que se mecen entre nubes que palpitan
entre estrellas titilantes y golosas
muy golosas del amor que has de brindar
y mi entorno todo vibra tiernamente
y mi piso se disuelve en tu mirada
y ya floto y ya vuelo y ya siento
todo y nada, nada y todo se estremecerse
en el limbo que me absorbe y se divierte
dirimiendo mis caricias en tu altar

Polvo rubio

Gota a gota
desciende la mota
de ceniza delicada:
Polvo suave, polvo rubio
congestiona mi explanada;
polvo agreste y agridulce
es regado por los cielos
sobre montes y paisajes
y arden campos ya sin flores
y sus lúgubres parajes
bajo llamas de colores
y candelas y colores y calores

Propósito

Preludio de inviernos solemnes


en que se aletarga la vida
recomponiéndose
reconstruyéndose
desde el más lento y suave
de los metabolismos
para despertar nuevamente
en la incipiente corriente primaveral
con más brío, con más fuerza
con mayor tesón y menor ausencia...

La nieve tiene su propósito


su destino y su razón
las heladas refrescan los suelos
desintegran las raíces podridas
pero fortalecen aquellas impávidas
y las sombras de vagas humaredas
toman forma toman color
y comunican pueblos nativos
desde distancias inconcebibles
ratificando la unidad de sus leyes y costumbres

No es casual que la tierra tiemble


no es casual que el llanto siembre
sentimientos tan hondos y extendidos
todo tiene su propósito:
las salmas y sus sepulturas
los otoños y sus llantos
las serenatas y sus melodías
armónicas y rítmicas
las miradas bulliciosas
y aquellas silenciosas
las muecas de dolor y las sonrisas
y todo propósito se reduce
a una palabra
a solo cuatro letras
perennes, inmortales,
eternas e indestructibles
cuatro letras:
AMOR

Vuelo en bandadas

Bandada de pájaros alegres


vuelan entre nubes de ocaso
descienden luego a los sembradíos
a recoger la cosecha de su esfuerzo

El espantapájaros aguarda
para asustar con sus astucias
las alas de las libertades conquistadas

Desencuentro

Entre horizontes playeros


y silencios de ultramar
estaré esperando en duelo
tu solemne claudicar
como ave que ya no vuela
... y cojea al caminar

Tiempo versión 1

Tiempo:
Callan las nubes, brillan los soles;
arden los pinos, mueren las coles.
Llueve en la calle, llueve en la acera
y sólo el frío apaga la hoguera.

Tiempo:
Pasan segundos, corren las horas,
vuelan los días con sus demoras.
Este planeta da tanta vuelta
que ya parece de órbita suelta.

Tiempo:
Reloj interno cronometrado
que me envejeces cada costado;
no te detienes, ¡no te detengas!
Sigue tu paso venga quien venga.
Ya no me duelen tantas arrugas
ni me molestan todas mis canas;
ya no me asusta el millón de orugas
que hará su seda sobre mis lianas.

Callan las nubes, brillan los soles


arden las siembras, cunden los toles​
ya no se aguantan tantos calores
ni tanto gesto de abusadores.

Tiempo versión 2

Tiempo:
Vuelve la historia
como a destiempo;
y cubre de escoria
al firmamento.

¡Pero un momento!...
Oscurantismo:
Viene en un buque
que se hunde a sí mismo,
como en retruque de comunismo
o de ¡Estatal Capitalismo!

Y el consumismo
que se disfraza de pesimismo
ya no es proyecto indetenible;
y es que se ha hecho poco plausible
hasta comer tres veces al día.
No hay melodía
que nos devuelva algo de paz.

Tan solo al compás


de los gobernantes
se mueve el mundo
en sopor profundo
hacia una era nueva y distante

¿O es éste el sueño de un comediante?

Azul misterio

Azul misterio
¿quién busca soledades en un barrio?
el cielo es monasterio
del canto embellecido del canario.

No hay orbe más lejano que el interno


ni viaje más difícil que el destino
por eso es que no busco ya un camino
ni creo en comunión ni en nada eterno

Canción gitana

Es que tu encanto me encanta


mi preciosa gitanilla
canta, canta, canta y canta
con trinar de pajarilla
lléname de albor la villa
y de luces mi pesebre
quieras tú ser la orfebre
que trasforme en oro lindo
el sabor a tamarindo
que me ha donado tu boca
porque tu canto provoca
el oleaje de los mares
el calor de los hogares
el sabor de las ciruelas
y el fulgor de lentejuelas
que visten los orbes celestes
con sus divinas vestes
solo porque te admiran
y por tu encanto deliran
junto a mi corazón gitano
que late cuando tu mano
roza mi piel desnuda
con tu caricia menuda
y tu verso soberano...

De ámbar y miel te los tallo


los tesoros de Fortuna
y los entierro en tu duna
que es raíz para mi tallo.
Tu canto es cielo y poesía
que se vierte en mi persona
eres clavel y corona
que se viste de alegría
y eres la Reina mía
que obedece el intelecto
cuando me hago el arquitecto
de columnas y dinteles
en tu cuerpo de aguamieles
y te haces verso y prosa
cuando en mis manos rebosa
la belleza de tus flores
y el sabor de tus amores

Y olé

Degradación de grises
Degradación de grises
entre muros citadinos;
evocan los caminos
desandados por matices
purulentos y amorfinos.

Un silencio estrepitoso
se equivoca de señuelo
hundiéndose en un suelo
humorado y cauteloso
que pretende ser mi duelo.

Y los grises perseveran


en la tarde incinerada,
y jugando con la nada,
los lamentos se entreveran
a mis sueños de manada.

Nada exijo de la vida;


no reclamo a la hondonada
el gran filo de su espada,
ni a la roca desmedida
le replico su coartada.

Nada espero de la muerte:


ya no espero más amor
que el vestido de dolor,
ni placeres, ni la suerte
de espejarme en tu candor.

Degradación de colores
en los últimos fragores
de la noche citadina,
y se hunde nueva espina
en mi cuerpo y mis errores

A dónde van los labios

¿Adónde van los labios cuando callan?


¿Buscan acaso la orilla del silencio?
tal vez se esconden en cuevas trogloditas
o, ¿quién lo sabe?, alcanzan las cimas de la historia.
¿A dónde van los labios cuando gritan?,
¿Acaso encuentran la hoguera inquisitiva?,
quizá presentan sus trajes a las cortes,
o, ¿quién lo sabe?, se visten de manías.

Y si el ocaso se entregara al cierzo,


yo brindaría por el silencio y el grito,
acompañando con mi cantar sereno
todas las lágrimas que a reír me invitan,
todas las risas que a llorar me impelen.

¿A dónde van los labios que serenos


al fin entregan su aliento al suelo?
¡Acaso viajan por festivos lares
y se despegan de corpóreos males!

Abril de abriles

Abril de abriles, ya te persigue Mayo


floreando el mundo a lomo de caballo,
Abril que miras mi cara de soslayo
mientras te alejas, cubierto por un rayo.

Abril te fuiste, dejándome la brisa


que carga un fardo volando a toda prisa,
no quiero, ¡no!, reniego tu sonrisa
Abril de abriles que mueres de la risa.

Llegado Mayo, recuerdo los abriles


que se lloviznan en llantos ya seniles.
Yo nunca escondo mi talón de Aquiles
aunque me ensarten hasta los más serviles.

Abril de abriles, te fuiste sin demora


llevando todo, hasta mi cantimplora;
y aún así, te espero a toda hora…

Palabras que se abrazan

( Inspirado en "Días de Junio" de Yordano di Marzo)

Las palabras que se abrazan


son luceros despeinados
entre vientos mutilados
que seducen y embarazan.

Los momentos que se escapan


son recuerdos ateridos
que se portan cual bandidos
y el presente nos empapan.

Y por el balcón se lanzan


nuestros sueños destrozados
que se esconden de pasados
que al ahora se abalanzan.

Y este día ya no pasa


tal como antes; al azar,
pues solemos cosechar
el ayer que nos traspasa.

Tristeza desbordada

Cuando la tristeza desborda su límite


se transforma en apatía
y ya no nos importa nada,
ni las risas ni los llantos,
ni la luz ni la tiniebla,
ni la vida ni la muerte,
ni el cielo ni el infierno.

Y es entonces cuando enviamos


nuestras sendas al ocaso,
es entonces cuando damos
nuestras vidas al acaso
y el azar; que es insensible,
nos devora paso a paso.

Y el suicidio delincuente
se apodera de la mente

Discapacitado

Discapacitado
me extravío una vez más,
-¡llanto en popa; marinero,
oigo truenos a estribor!-

Se enardecen
las mareas de mis ríos
que se alejan de la mar,
-¡grito a proa, buen grumete,
veo los rayos a babor!-

Idiota idiosincrasia idolatrada


me arrulla al dormitar mis anhelanzas
envidias, lujurias, codicias y perezas
se atreven a espejarse ante las ninfas
que bailan divertidas esas danzas
en una moviola medieval
...y todo sigue igual...

Quisiera un final de dinosaurio


y luego me retracto:
¡no; no quiero
debajo de un cometa terminar!

-¡Llanto en popa, marinero,


hay disparos en el mar!
-¡Grito a proa, buen grumete,
hay sirenas de verdad!

Ríos y montañas

La fragua de los ríos crea las montañas,


la fuerza de los ríos destruye las montañas,
tú; mujer, fluye en mi persona con cándida alegría
nunca me recorras colérica y airada.

El ogro

-¿Por qué no confías en nadie?-


Me preguntas.
No respondo.
-¿Por qué no confías en nadie?-
Aún inquieres.
Y yo callo.

-¿Por qué?- tú me insistes.


Y respondo:

Porque estuve al borde del precipicio,


sudando frío, a punto de caerme,
y Doña Sociedad al verme en peligro;
en lugar de tender su mano para salvarme,
pisó las mías con fuerza y saña,
asegurándose así de que yo cayera.

Porque la inquisición me sentenció a la hoguera


y ardieron mis esperanzas, mis sueños, mis ilusiones.
Porque la marginación me condenó a la guillotina
y rodó mi cabeza, y Soledad la devoró.
Porque la denigración me instaló en la cruz
y Doña Ausencia fue la única que me consoló
y suspiró por mí.

Porque quise ser sincero y me enseñaron a temer,


y temiendo, me enseñaron a mentir.
Porque quise arrepentirme y me enseñaron la culpa
y la vergüenza.
Porque traté de olvidar y me sembraron el odio
el resentimiento y la violencia.

No confío en nadie, no, no puedo


por todas las burlas, desmanes y desplantes,
por todos los insultos, las calumnias, los ataques,
por todos los abusos y los jueces y sus juicios.

No confío en nadie, no, no puedo


por todos los traidores y sus puñaladas traperas,
y por todas las fieras que de mí hicieron su festín;
por el mismísimo diablo, quién me hizo su juguete
y por el mismísimo Dios que me puso de bufón.

Por eso soy ermitaño, eremita, huraño y malgeniado:


¡Todo un ogro, si señor!

Canto enamorado
Ardiente sueño se acuna
con las olas del Caribe,
entre sueños de cantina
y deseos de sentina
de un buque que navega
buscando destino incierto.

Yo busco destino incierto


por amor a lo desconocido
aunque soy muy comedido
quiero serte siempre amigo;
así amanezco contigo
con el sol entre los ojos

Con el sol entre los ojos


la luna se queda quieta...
se avecina una cometa
para pedirle un deseo
pide todo lo que veo
pues al viento pedirás

Pues al viento pedirás


esas brisas tropicales
que traen cuentos irreales
sobre alisios calurosos,
fábula y sueños hermosos
navegando tus caudales.

Navegando tus caudales


está el cielo anonadado
quisiera él ser tu soldado
para ganar la querella
por el brillo de la estrella
que reluce en tus poemas.

Que reluce en tus poemas


trajeados del esplendor
que nos regala el amor
cuando siente que se asienta
una pasión que incrementa
el frenesí de quererte.
Por eso es que quiero verte.

Por eso es que quiero verte;


de frailejón y cayena,
vestida para la cena
que te propongo al convite.
¿Y no quieres que te invite?
Si tu ausencia me condena…

Si tu ausencia me condena
derramaré amargo llanto
mientras mi elegía canto…

La luz ( distorsionando realidades)

La luz es una lluvia


de joyas microscópicas
que pincelando va
la bóveda celeste.

La luz es; pues, nevada


de lágrimas friolentas,
que viene ventisqueando
el lienzo del planeta.

Ah luz impertinente,
canalla y fraudulenta
¿por qué cubres el manto
del orbe sideral?

Estrategia militar

Áreas que fingen ser esféricas;


cuando llega el momento de escoger,
a pesar de las aristas punzantes y filosas
de sus configuraciones poligonales.

Así engañan a quienes han de cumplir


con su derecho y con su deber:
¿Cómo es que el que estaba con el líder
ahora está contra él
y mañana volverá a estar con él?

Por la estrategia militar:


¡divide al enemigo y vencerás!
Estamos rodeados de hipocresía
cotidianamente.

Noche a noche

Noche a noche descubro


el color del silencio,
noche a noche sentencio
el dolor como rubro.

Es la noche mi amada
mi cordial compañera,
es la noche y su esfera
una cruel fogarada.

Abrasando mi piel
va la noche emboscada,
en su eterna mirada

va sembrando la hiel
como en una balada
de caricias de miel.

Nuestras calles

Nuestras calles sedientas


de angustia y desesperación,
se esconden tras las sombras
de esquinas siniestras,
habitadas por sicarios
y toda suerte de hampones.

Nuestras calles embarradas


por desechos y cadáveres
sin dolientes ni asesinos,
se retuercen ante el hedor
putrefacto del destino.

Nuestras calles abultadas


por los sueños de niños
sin recuerdos ni esperanzas,
deambulando entre la pega
y las bolsas de basura,
se estremecen ante aullidos
y clamores de tristeza.

Esas son nuestras calles


inundadas por el clamor silente
de voces mutiladas por la sangre,
pletóricas de calaveras
ingenuas e indefensas.
Trágicos gritos ahuyentan la bondad
y el rencor nos acorrala,
el rencor
nos acorrala...

No es para tanto

-¡No es para tanto, hombre!

No es para tanto; dices,


pero duele,
seca las gargantas,
lacera los espíritus,
ataca corazones,
despoja realidades
de prendas de alegría,
y roba; al miserable tiempo,
bocanadas de sonrisas
que se desvanecen
entre recuerdos vanos.

Y sí, me desconozco:
¿De quién es ese rostro
que veo en el espejo?
¿De quién la cicatriz
que marca los silencios?
¿De quién el espinazo
doblado ante el reencuentro?

Y sí, me desconozco:
no soy ese dolor
que suda en mis lamentos,
no soy esa tristeza
que ahoga mis cimientos.
Soy sólo la humareda
que viaja con los vientos.

La consigna es vivir

Supongo que habrá otros mares


en que puedas navegar
y con luces de tu proa,
las tinieblas disipar.
Nunca pierdas la esperanza
pequeña criatura aterida,
permítete nueva andanza
hacia una nueva vida.

Supongo que habrá otros soles


a deslumbrar tu dolor,
haciendo de tu tristeza
otro cántico de amor.
No mires hacia el pasado
disfruta del porvenir
que lo pasado pisado
y la consigna es ¡vivir!...

Recuerdos

El recuerdo es un lamento
que nos muestra su desprecio:
castigando en su momento
nos transforma en adefesio.

El recuerdo es la mortaja
que revive los dolores,
es el goce que se ataja
con un mar de sinsabores.

Pero luego queda el día


que me llena de alegría,
el recuerdo comedido
de lo hermoso que he vivido.
Ah rencor

Ah rencor malvado
que ahogas a mi princesa
con pericia y con destreza
en un lagrimal salado.

Ah rencor cargado
de culpa y vergüenza tiesa.
De los pies a la cabeza
degüellas todo lo amado.

Ah rencor olvidado
que regresas nuevamente
con tu astucia inclemente
a dañar lo desahuciado.
En honor a la verdad

En honor a la verdad
yo no quiero comunismo;
lo que quiero es pluralismo,
lo que quiero es libertad,
paz, amor. sinceridad,
y una gran prosperidad
para todos.

Otra vez el hombre nuevo

Yo no soy lo que tú quieres que sea,


yo sólo soy lo que soy,
lo que quiero ser.

Yo no soy el cúmulo de mis experiencias,


soy; más bien, lo que hago con ellas.

¿Hasta cuándo el Hombre Nuevo?.


¿No bastaron Hitler, Mussolini, Stalin
Mao, Hiroito y Fidel Castro?
¿Van a seguir con ese calamar?
¿Otra vez el Hombre Nuevo?.

Déjame ser el hombre viejo


con pasado y sin retorno,
con presente y sin futuro,
con esperanzas, sueños e ilusiones.

Déjame ser quién quiero ser,


déjame ser yo mismo
y deja que cada quién sea
exactamente como quiere ser.

Ya no intentes enclaustrar personalidades,


ya no trates de encerrar pensamientos,
ya no quieras enredar entre atarrayas
ésta pluralidad que es buen baluarte.

Ya está bueno de Hombres Nuevos, razas arias y superhombres.


El racismo es racismo siempre,
el orden de los factores no altera el resultado.

Déjame ser...

Pacairigua

Pacairigua:
Ajedrez verdirojo
tallado en la tórrida geografía
de un valle guatireño.

Allí, las semillas sembradas


en los páramos de oeste
germinaron,
y se plasmaron tallos de sacra alquímia:

Semillas andinas
creciendo en tierras mirandinas.
Pacairigua
de flores cultivadas
en porches:

Cayenas, orquídeas, amapolas


y toda la broncínea flora
de mi tierra tropical,
despliégase segura,
desplégase serena
en el valle de Pacairigua:

Síntesis continental.
Amor de hojilla

Aguardo
un silencio de ultramar
que se dispara hacia ultratumba,
en tus ojos de abedul.

Espero
una caricia viandante
galopando sobre vientos alisios
hacia un recuerdo ausente.

Ansío
el volumen de tu prosa,
la diafanidad de tu verso,
la nitidez de tu aliento
en mi mejilla.

La hojilla
empuñada por palabras indelebles
es el único amor que me evoca
un palpitar de alamedas,
un tiritar de manzanares,
un pendular de nogales,
un balancearse de pinedas heridas por la nieve.

Aguardo
un silencio de ultramar
que se extiende hacia ultratumba
en tus labios de oropel.

Fauna proverbial

Gran alcatraz marinero


que vuelas por estas playas,
no busques entre atarrayas
al vago pez costanero.

Tiburón maracaibero
que nadas entre las rayas
¿por cuánto tu amor le callas
al lago que te es sincero?
Gavilán carupanero
que vuelas entre papayas
devuelve todas las bayas
que robaste con esmero.

Esta fauna proverbial


que muestra mi tierra hermosa
es la joya primorosa
que adorna este santo grial.

Amar al amor

Amar el amor
antes que a la amante
para así amarla mejor.

Amar el amor
antes que a los hijos,
antes que a los padres,
antes que a Dios mismo,
para hacer del sentimiento
código perpetuo de conducta,
esmero solidario,
razón primera y última
de vida
sin medida.

Amar el amor
porque amor con amor se paga,
sin más motivo que el deseo de amar
fielmente,
totalmente,
infinitamente,
eternamente.....

El amor es el principio de todo,


el amor es la razón de todo.
Sin amor queda el vacío inerte
rodeando la nada espectral.
Con amor surge y brota,
aparece y explota
la vida
en su total magnanimidad.
Y la única verdad
absoluta es el amor
El Amor perfecto, incondicional
infinito y eterno.

Paseando por el cosmos

Orbitando los anillos de Saturno


y las estoicas lunas de Júpiter
estaremos algún día,
vida mía.

Navegando entre los silencios del vacío


a través de hiperespacios y portales,
estaremos un buen día,
vida mía.

Y si te encontraras extraviada
en medio de una vulgar singularidad,
atesoraré mi energía cuántica
para sacarte de allí
a pesar de la súper gravedad,
te rescataré de agujeros negros
y terribles túneles de gusano,
con las armas de la prosa y la poesía;
y paseando de galaxia en galaxia
saludaremos a las estrellas y a los soles
con una sonrisa infinita y sideral.

Tan sólo volveremos


a nuestra esquina celeste,
cuando nuestros sueños sean
una fantástica realidad.

Ni mártires ni héroes

Van los mártires bajando


de sus cruces segunderas;
se deshacen las quimeras,
los secretos van rodando.

Los héroes van de caída


bajo el peso del neomundo
que reclama furibundo
paz, amor y nueva vida.

Se desgastan los altares...


Se suicidan los ideales
con los tragos de los bares.

Las convicciones banales


abren paso a nueva prosa
de bondad, la más fogosa...

...con un plato de cereales.

Silencio inconsecuente

En este silencio inconsecuente


navego a altas horas de la noche
y encuentro la deriva ociosamente
entre atajos de rimas en derroche.

Me hallo ensimismado y taciturno


callado, silencioso y musical
y pienso, solo pienso en el nocturno
preámbulo a la vida intelectual.

No sé, tal vez me pierda en novedades,


tal vez mi sueño no quiera apaciguar,
tal vez no quiera afrontar las verdades

que velan los recuerdos de metal,


en esta hojalata cadenciosa
cubriendo en la distancia lo irreal.

Tal vez soy sólo un alma estrepitosa

fingiéndose muda, sorda y ciega;


la vida se me aferra dolorosa,
la vida se me afinca y se me pega.
La vida, que habría de ser jubilosa
extiende sus espinas al amparo
de cierta silueta algodonada...
de cierto sueño que me costó caro.

Azotes de recuerdos algo avaros,


azotes de memorias perpetuadas,
¡dejadme escoger mi propio sino!

Recorro en silencio los caminos


andados, desandados, carcomidos
en este silencio adormecido.

Espejos multiformes

Espejos multiformes que cuelgan de la ausencia,


como agitados bucles de honda cabellera;
espejos son los nardos que gimen en tu crin.

Espejos asimétricos que muerden el azul,


espejos que se besan, allá en el horizonte;
cielo y mar; mar y cielo,
dos espejos amantes amándose en mi Norte
como rima que lanza su último aliento.

Espejo es tu silencio troquelado en lejanías,


gallardo, venturoso, cimentado en soledades,
orgullo de espejos, espejo es tu conciencia,
tan nítida y brillante, tan clara y descontenta.

Espejo es tu bullicio cincelado en lontananzas,


augusto,esplendoroso, calzado en mocedades,
destello de espejos, espejo es tu presencia,
tan vaga, inexistente, secreta y deficiente.

Espejo, negro espejo


que guardas entre piernas,
provocativo y dúctil,
felpado espejo perla,
espejo coralino
de ópalo o candela,
de llama oscura y vacua,
de cósmica su esencia.
Espejo es tu embeleso:
destellos de mi alma.
Espejo es tu sonrisa
pues yo me espejo en ella.

Espejo es tu donaire
de rosas y gardenias,
espejos multiformes
se cuelgan de tu ausencia.

Yo te quería espejo;
me fuiste dura perla,
yo te quería lucero;
me fuiste pues centella,
yo te quería sonrisa;
me fuiste llanto y tierra.

Espejo es tu donaire
de rosas y gardenias,
espejos multiformes
me cuelgan de tu ausencia.

Colecciono yo espejismos
en tus ojos de estela,
en tu figura ignota
de espejos entre perlas.

Extremos apocalípticos

En un forcejeo inadmisible
se han convertido las neuronas...

Bailes astrales sobre limbos verdeados


con luces titilantes de fragua y discoteca,
se eximen de un rigor beligerante;
cuasi ambulante...
deambulante y vagabundo...

Taciturno;
en los más recónditos rincones del nocturno
ánimus, un mensajero
trajo hasta mí el secreto de las eras virginales,
el arcano de edades primigenias:
un trozo de big-bang
y su singularidad gravitatoria.

El todo lo tengo celosamente celado


dentro del escaparate;
en el bolsillo morboso de un blue-jean
manchado de coca-cola.

Lo devolveré al infinito
cuando se desvanezca el último mito
intransigente
de nuestra mente.

Hasta entonces: ¡nadie conocerá mi apocalipsis!

Esperanzas de nueva humanidad

Luces de un cielo caduco en esencia


abren el compás de otra nostalgia,
no me quiero ir, no me quiero ir;
ni pretendo estar por más tiempo aquí.

Brotes de eutanasia se aspiran en la vera


de un silencio inerte, de plácidos retoques,
ya no quiero ver, ya no quiero hallar,
ni pretendo ideas por dolor ajeno.

Ausencias incubadas en pájaros de cuentos:


alondras submarinas y peces voladores,
solo quiero hallar, solo quiero hallar,
el don de encontrar lo bueno en la maldad:

¡Esperanzas de nueva humanidad!

Incendio

La pineda arde en un crepitar de dagas:


el verde se hace cenizo,
el corazón se acalla.

Troncos negros sobre tierra estéril:


el verde se hizo cenizo,
el corazón estalla.

Cada tronco una cruz,


cada cruz una batalla:
el verde tornose cenizo,
el corazón canalla.

Alma acuartelada

Ay!, dolor de alma acuartelada


detrás de las garitas furibundas;
alma aislada por barrotes de piel
que busca una brecha al infinito.

Caerán alguna vez los mitos


y serán derrumbadas las barreras,
disiparemos las tinieblas
con las luces álgidas de un poema universal
compuesto por todos los poetas al unísono;
cantado por todos ellos.

¿Estarás allí acaso?


Surgiré de las profundidades ignoradas
de la ausencia más trivial
y sacudiré la estratosfera con mi grito de victoria
cuando todos juntos alcancemos la gloria...

Te envío un beso espiritual y trascendente


que se pierde y extravía en medio de tanta gente.

Contando historias

Ya por mar y tierra estuve


entre los brazos del aire
y gracias a su donaire
con las brisas me entretuve.

Con las musas del Ulises


tuve miles de amoríos;
en la playa y en los ríos
cacé ostiones y perdices.

Hoy regreso a la ciudad


contando; voy, mis historias,
fabulando realidad.

Entre todas mis memorias


hay mentiras y hay verdad
también hay sueños de gloria...

Y hay total sinceridad...


(a veces)

Natura

Natura, el monte, la colina


olor de hierba mojada,
sabor de fruta estacionada
y un soplo de brisa andina.

Dulce silencio de madrugada,


fragor de diurna vida
y la pasión encendida
por la verdura encantada.

Allende la estrepitosa ciudad


yace mi sueño en letargo
y con tanto trago amargo

al fin comprendí la verdad:


que de Natura soy parte
y de Natura es el arte.

Golpe de suerte

Un golpe de suerte
es todo lo que yo quiero.

-Si carece de entusiasmo


eso que llamas trabajo,
por más suerte que consigas
jamás saldrás de allí abajo.

-Si no estás enamorado


de tu quehacer cotidiano
por más suerte que consigas
vacía tendrás tu mano.

-Si no le pones pasión


a lo que paga el salario
por más suerte que consigas
llegarás pobre al sudario.

Enamórate del quehacer


o haz lo que más te agrada,
para que halles entusiasmo
en tu hacendosa jornada.

Amor marino

Par de avecillas marinas


me dejan ensimismado;
aturdido, anonadado,
de remembranzas divinas.

Un alcatraz y una gaviota


se encuentran en la playa;
con sus versos de atarraya,
pescando una esperanza rota.

Las olas, la arena, la sal


y tantos deseos de hallar
ecuóreos amores de cal

y tantos deseos de amar


amores sinceros, veraces
en besos que se hacen fugaces.

Maquinaciones

Te escucho meditativo,
taciturno y algo embriagado;
me siento algo acorralado
y muy poco atractivo.

Quisiera saber qué es lo que clamas,


quisiera entender qué es lo que callas,
quisiera mil nudos de atarrayas
para pescarte entre mis flamas.

Te oigo casi como elucubrando


diez mil maquinaciones mezquinas,
tus besos y caricias divinas
se me escabullen revoloteando.

Te escucho un tanto consternado


como tonto, apacible y abobado
¿a dónde se fue a parar mi voluntad?
¡de vacaciones con tu sinceridad!.

Necesidad de autoestima

La mayor de las necesidades insatisfechas;


en este planeta, pleno de murallas y brechas,
es la necesidad de autoestima
cuya satisfacción solo germina
dentro de corazones infantes
gracias a aquellos padres amantes
que se complacen en elogiar
antes de comenzar a criticar.

Y es que el elogio nutre el alma


(y toda vasta sed calma)
la fortalece, la renueva, la refresca,
como agua de manantial.

Amor que te deshaces

No quiero dejar de amarte


porque tú eres blonda espiga
y yo soy viento latente
desde que me enamoraste.

No quiero que me duelan tus recuerdos;


ni quiero apagar tus remembranzas:
eras tú un brocado
en manto de estrellas matutinas
y abrigo eras para mi cuerpo dolido.
¿Cómo podría yo olvidarte
si te tengo estampada en todas partes?

Amor que te deshaces


llevándote mi esmero,
tu risa y tu sonrisa
tu fragancia y tu alegría

no olvides que te quiero...

Lo nuestro, reverbero,
suave y paciente tonada
que tuve el valor de tocar
en cada uno de los espasmos
que tuve a bien regalarte.

¡No!, ¡nooooooooooooo!
me niego a borrarte totalmente
de mi alma gitana y navegante;
si no te fui buen amante
lo siento, perdona, regresa...
Princesa
vuelve aquí,
no me causes este intolerable dolor;
ya no huyas, y déjate por siempre amar...
¡por favor!.

Cuando yo muera

No llores por mi ausencia de quimera;


entiérrame mejor en la colina,
debajo de la más frondosa encina,
amor, cuando; finalmente, yo muera.
Conversaré con pájaros y monos,
con loros, guacamayos y tucanes,
con flores de apamate y sebucanes;
también con esta aurora de albos tonos.

Leeré todos los versos, de las ramas


que cuelgan del bordado orbe celeste:
serán; de mis pasiones, nuevas llamas.

Será el más melodioso canto agreste


aquél que llegue a mí desde allí afuera
y no me aburriré cuando me mue

Me apodan tonino

Me gustan el pan y el vino,


son viandas de Nuestro Señor,
creo en la amistad y el amor
y se me apoda Tonino.

Así me dicen mis amigos,


así me llaman los caminos,
y es que han querido; mis destinos,
con dicho nombre darme abrigos.

Si te consideras mi pana,
llámame por este apodo
que des' que nací me engalana,
porque todo es como todo.
Y si Tonino es trillado,
Tonisan me sea otorgado.

Sueño y vigilia

Tal vez la vida sea un sueño,


y este extraño sueño sea vigilia;
tal vez tan sólo soy dueño
de palabras a guisa de homilia.

Dormiría diez mil años


cubierto de grama y flores,
me daría diez mil baños
con aromas de colores,
si pudiera despertar
sin un solo malestar.

Vuelvo a ver la madrugada


con éstos, mis ojos nocturnos,
vuelvo a sueños taciturnos
escalando una explanada.

Vuelvo a viajes siderales


alcanzando una hondonada,
tal vez mi vida sea la nada
y mis sueños sean banales.

Tal vez sea todo una ahogada


y silente carcajada.

La nada

Descorneados mis ojos,


asediados mis labios,
bien sitiados mis versos,
conculcados mis pasos.

Ausentes mis abrazos,


inexistentes mis dolientes,
agraviados mis defensores,
aniquilados mis amores.

Nadando en medio de la nada,


me hundo,
profundo,
muy, muy, muy, muy profundo
y no hallo fondo alguno.

¿Saben?, descubrí algo importante,


incluso trascendental,
tan impresionante como el agua tibia,
más crucial que el huevo de Colón:
La nada...no tiene fondo...
Arrebólame

Ojos claros, piel canela,


en tu alma está mi vela,
en tu vulva está mi puerto
esté vivo o esté muerto.

Labios rojos, piel de seda,


que tu amor hoy me conceda
ese beso, que edulcora
la amargura que me aflora.

Manos lindas, piel de aurora,


arrebola sin demora
esta frente blanquecina
en la cama o la cocina.

El primer beso

Un ósculo sereno y tendencioso


se acerca lentamente a mi mejilla;
fraguado como el filo de una hojilla,
me asecha; prepotente y sigiloso.

Se allega rutilante y cadencioso;


mientras tiemblo, con aires de carnada.
Soy yo, la débil presa desgarrada
por un amor que siento peligroso.

Me agito ante tu abrazo delicioso,


y lucho por mi vida ante tu beso,
como cobarde pez fuera del agua.

Al fin, me vence tu aire talentoso


y hundiéndome en el fondo de tu enagua
me entrego; finalmente, a tu embeleso.

Amor esquivo
Arrebolo tu rostro blanquecino
con caricia foránea y extranjera,
me abrazo; muy valiente, hacia la vera
de tu cuerpo solemne y concubino.

Un gesto vago, triste, y asesino,


destroza mi interés y mi premura;
por eso intento asirme a la escultura
que yace adormilada en tu destino.

Asumo que este amor; que me encamino,


no tiene otro final que un desenlace
adusto, prepotente, un tanto esquivo.

Por eso ya no espero que mi sino


me done; de tu boca, mas enlace
que el beso tan amargo,
patético y altivo
del cual hasta la fecha,
me privo y no me privo.

A la defensiva

Qué difícil resulta aprehender esta epopeya,


épica proeza
de entender esta vida que nos toca cargar
como fardo, como cruz,
y cambiarla, aunque sea un poquito,
antes de que ella nos transmute a nosotros.

Y qué difícil es aprehender esta epopeya,


épica proeza
de entender a las parejas que nos toca abrazar
como a tunas, como a cardos,
y amarlas incondicionalmente, tal como son,
y lograr que el mundo nos acepte tal como somos,
sin máscaras, sin secretos, sin mentiras necesarias,
sin modificar ni tan siquiera un ápice
de estas enrolladas personalidades
que desenvainamos amenazantes.

Seguiremos lanzando cuchillos, cual si fueran cumplidos,


seguiremos arrojando "te amos" cual si fueran puñales,
y seguiremos a la defensiva,
atrincherados
detrás de caretas carnavalescas;
amurallados
detrás de sendas barricadas emocionales,
siempre a la defensiva,
como si hubiera un ensañado depredador
asechándonos,
emboscándonos
perpetuamente.

Son nuestros fantasmas, tigres dientes de sable


etéreos y vagos
pero siempre tan eficaces.
Nos amenazan,
nos tiranizan,
nos esclavizan,
obligándonos a acometer sendas vanas
y trochas mordaces;
con las manos tapándonos los ojos:
para no ver lo inevitable,
para olvidar lo irremediable.

Adiós irrepetible

Galaxias despuntando de tus manos;


anuncian nueva era,
abundando de regalos cósmicos
en cada caricia, en cada abrazo.

Guardaré en tu boca de alcancía


mi más preciado beso,
a la espera de tu regreso
inevitable.

Un manto de océano estelar


cubrirá nuestro dormitar sereno
a través de tus ojos de inmensidades.

Y las calamidades
huirán despavoridas
ante tu aliento de fuego y brasa.
Ya toda duda crepita y se abrasa
en los versos de tu adiós irrepetible.
Serás el triunfo indetenible
de esa victoria tan ansiada
en los confines de la nada...

Serás el reencuentro impostergable,


de un romance sincero e incansable,
de por vida...
para toda la vida.

Aborto

Por tu vientre inflamado


el futuro te amenaza;
desde el banco de una plaza,
cual dolor desesperado.

Fue un placer ya olvidado,


un disfrute, una algaraza,
ese llanto que hoy emplaza
a un destino despiadado.

En un grito amordazado
una idea te atenaza:
-¡este fruto no lo quiero!-

Solitaria y aterrada,
sin nadie a quién acudir;
quieres transgredir el fuero.

Sin pensar en la llamada


que la muerte ha de esgrimir;
has decidido abortar

para dejar de cargar


ese dolor incongruente
del que tú eres inocente.

Epítafio: la niña murió desangrada


en manos de una comadrona dejada.
Bondad indiferente

La bondad indiferente
no es más que cobardía
disfrazada de santidad.

La maldad gana terreno


cada vez que la bondad
da la espalda a los sucesos;
porque no nos concierne,
porque no es asunto nuestro...

Pero la realidad
suele estallarnos en la cara,
bajo nuestras propias narices
cuando menos lo esperamos...

¡Y todavía nos quejamos!

La maldad tan sólo avanza


cuando la bondad
se torna indiferente...

Autoencierro

He crecido entre hienas y chacales,


en un zoológico de insensibles fieras;
como en un circo
sin domadores,
pero eso sí,
pletórico de feroces depredadores.

He vivido arropándome únicamente


con la duda y el miedo;
a causa de una guerra mundial superada,
pero todavía presente, en mis padres,
en sus temerosas miradas.

Me he paseado inútilmente
en un carrusel de círculos viciosos,
en busca de un amor incondicional
fantasmagórico y fabulesco.

He hallado tesoros subconscientes y surrealistas,


para luego extraviarlos
en callejuelas y callejones
de obscuridad aplastante.

La obscenidad del aburrimiento;


propio de una soledad auto impuesta,
sólo es superada
por la grotesca cobardía
que me encierra en este cuarto...
voluntariamente.

Mentira convincente

Para que una mentira sea creíble


debe tener algún nimio recurso
de verdad. Solo así sostiene el curso
hacia la destrucción de lo invencible,

hacia la conmoción de lo intangible:


esa realización de orín discurso
que inventa realidades en concurso
vano, en una carrera indetenible

hacia la hipocresía y falsedad.


Una mentira solo es convincente
si tiene un elemento de verdad;

alguna realidad tan concluyente


que atrape la atención de aquel que escucha,
tal como el pescador pesca una trucha.

-Y la trucha es aquel timado oyente


que confía en estafas ciegamente
dejándose embaucar; completamente.

Vieja herida
No se qué es lo que tiene
este día, que se me viene
bamboleando su claridad
con suma versatilidad.

No se qué es lo que le falta


a este cielo que se esmalta
y se estremece furioso
en un llover tormentoso.

No se qué es lo que pretende


este malestar agrio y allende
mis recuerdos más distantes:
cicatrices despernantes.

No se qué es lo que tiene


el día, que se entretiene
en jurungar la vieja herida
que me causaras, mi vida.

Creencias infames

He eliminado de mi mente
un sin número de creencias
perniciosas y malévolas,
infiltradas en mi subconsciente
sin ningún consentimiento
y sin mi aprobación.

Sin embargo,
aún persisten algunas de ellas,
aferradas a mi alma,
disfrazadas de verdades,
de proverbios, de refranes,
motivando comportamientos
inicuos, intolerables, indomeñables;
más fuertes que yo.

Mi lado oscuro
no es más que un cúmulo
de opiniones nefastas
que me fueron impuestas
por la sociedad.
Las asecharé,
las emboscaré
y las destruiré
a todas ellas;
creencias infames,
para siempre.

Dilema poético

Busco la realización
de una poesía sistémica,
científico-ecológica,
humanista y psicológica,
onírica y subliminal,
para arrasar con la mediocridad
del hombre moderno.

Estoy a la caza
de creencias infiltradas;
sin permiso de nadie,
que motivan comportamientos
despiadados e inhumanos,
escabrosos e indeseados,
para así recuperar el control
sobre mi mismidad​

Hago lo que no quiero hacer


y lo que mi corazón desea, lo evito.

Lloro cuando quiero gozar, reír y cantar


y cuando quiero llorar, no lo consigo...

Detesto los vicios, aun así fumo;


aborrezco las pornos, aun así veo,
amar es lo que más deseo
y no puedo.

¡No puedo!

Añicos

Añicos en el suelo, añicos en el alma,


añicos esparcidos por tierras hoy en calma.
Añicos que recuerdan querellas del pasado,
retazos de un adiós: ¡dolor despedazado!

Pedazos de mil vidas, no siempre ilusionadas,


son trozos de memorias, de sueños de cascada.
Añicos en el piso, añicos en la mente;
retazos de un ayer que vuelve inconsecuente.

Añicos esparcidos regresan en tropel:


enjambres de rencores que bajan de Babel;
pegándose a mi cuerpo, rasgándose en mi piel.

Viento

Viento que golpeas mis mejillas


con la furia de un nunchaku huracanado:
¿Dónde estabas cuando buscaban mis vigilias
un aliado frente a un mundo inacabado?

Viento que te alebrestas ante mí


con la amenaza inmediata de un batazo:
¿En dónde te escondías cuando requería de un abrazo?
¿Dónde estaba el auxilio de tu etéreo brazo?

Levántame, levítame, elévame


y llévame
por favor
más allá de este planeta

Sollozo

Sollozo,
árbol corroído,
desarraigado,
solitario y nebuloso.

Sollozo,
destino sin conciencia,
claustro sempiterno,
poema inacabado
de versos moribundos.
Sollozo,
palpito arrítmico,
oquedad clandestina,
simiente silenciosa
de gotas de rocío,
en fin;
apenas
tan sólo
un tímido
sollozo.

Adusto

Adusto el sereno que yace silente,


adusta corriente trayendo veneno,
adusto el terreno que traga simiente,
adusta la fuente que baña lo ameno.

Adusto el recodo del alma gitana,


adusta pagana cubriendo su codo,
adusto el apodo que nunca engalana,
adusta la lana, adusto su modo.

Adusta mi alma vertida en desierto,


adusto el concierto que no ofrece calma,
adusta la salma, adusto su incierto
dolor que se empalma al grito que vierto...

Adusto este susto:


disgusto
con gusto

Día de Utopía

Qué hermoso día!:


Lleno de alegría,
pleno de osadía
y ganas de compartir.

Qué hermoso es ir
al compás de un universo
que baila sobre un gran verso
de una gaia maravilla.
Y ese sol suelta su hebilla
demostrando su cohesión.

Con razón o sin razón,


cuan hermoso es el vivir
cuando podemos compartir
con el alma entre las manos:
¡como verdaderos hermanos!

¡Qué plácido día!,


lleno de utopía
realizada al fin:
¡Un día de comodín!

Pensamientos alopécicos

Astros tangentes;
adyacentes
a mis frentes
armados.

Cohesionados
finalmente
están los versos;
nobles y perversos,
en mi mente.

Alienados;
los cuerpos geodésicos
anuncian nueva aurora,
nueva fauna, nueva flora,
en pensamientos alopécicos:
(¡sin un pelo de tonto!
al menos por lo pronto).

Un beso algo salado

Atravieso puertas dimensionales


en un albor transparente y luminoso
ante tu deslumbrar fogoso
y tus caricias pasionales.

Estallo en un mar de sentimientos


y celo para mi todo tu encanto
ante tu mirada de aspavientos
y tus susurros y tu canto.

A veces, ¡es verdad!, surgen tormentos


que cubren nuestro amor con llanto,
A veces, ¡es verdad!, surgen lamentos
que velan nuestro amor con un manto...

Pero de pronto siento


tu palpitar acompasado,
y se transforma en pasado
todo árido momento.

Con un beso algo salado...

Tus senos

Cotidianamente recuerdo las dunas


de tus hermosos senos.
Senos que son plegaria
magia e ilusión,
senos que son canción
de encantos hechiceros,
senos que son pasión
y también son consuelo.

Y cuando regreso al hogar


me festejan, me celebran
diariamente
tus maravillosos senos.

Hijos del pasado

Búsqueda de atlantes entre genes milenarios,


tenemos los erarios de avas culturas
tejiendo el futuro vibrante y poderoso,
seguro y animoso,
y sólo algo tenebroso,
un poquito, nada más.

Hallazgo de lemures en células actuales,


mostramos cicatrices de antiguas razas,
en nuestros semblantes hay arcanos
profundos y silentes, terribles y vanos.

Somos hijos del pasado


y semblantes del futuro

Casi a tu lado

Tinieblas tengo hoy en el alma


sin razón alguna.
Será la luna;
su tenue luz,
o la ausencia de estrellas
en esta noche apagada.

En medio de la bruma
vaga hoy mi corazón desnudo
desprotegido, desamparado,
ahogado en llanto,
sin razón alguna,

Será el silencio
de este paraje aislado
casi a tu lado
casi a tu lado.
Dibujando la noche

Dibujo, de la noche, su impotencia


en la sábana azul de mi aposento,
y es bella, estrellada, no les miento,
la noche que se acuesta con mi ausencia.

Dibujo nuevamente la dolencia


con el trazado cada vez más grueso.
Ayuno con caricias, es por eso
que clavo mi aguijón en la conciencia.

Entrego mis ajadas pertenencias;


las dejo en el umbral de lo vivido,
soy un obsesionado del olvido
porque todo recuerdo me atormenta.

Quisiera ser canela, miel y menta,


quisiera ser de clavo y de comino,
quisiera revestir todo camino
con rosas y jazmines, sin afrenta.

Y sin afrenta vuelvo al escenario,


al mundo, su guionista, los actores,
más versos, más palabras, sinsabores:
Caribes que destrozan un acuario.

Lo sé, lo admito y no me jacto,


poeta no soy ni lo pretendo,
tan sólo soy otro que está viendo
más obras plasmadas en el acto.

Son las obras calcadas de las vidas


que juran que se actúan por sí mismas,
se mienten, se ajetrean con carismas
y rimas permitidas y prohibidas.

Y luego nos topamos al cuaderno


quien cree que se sienta a reescribirse,
le digo que no debe desmentirse,
me responde que no le importa un cuerno.

También está ese vago del teclado,


se burla, hace sorna el muy travieso;
transforma lo que escribe en algo avieso
bordando lo presente con pasado.

Les repito que escribo lo que siento


y aun cuando intento escribir prosa,
la rima se me cuela, quisquillosa
haciendo que sea vano todo intento.

Les digo que la rima me persigue,


se allega hacia mí cual sacra diosa;
celosa, clandestina y sigilosa
¡y todo lo que quiere lo consigue!

Mentiras!...malagradecido de mí,
amante tierna y linda, dulce y bella,
la rima se me acerca cual estrella
y besa mi poesía porque sí.

Dibujo esta noche capitalina


con el trazado que se me hace espeso,
los papeles, la gata, tu regreso,
la loca inconsciencia que contamina.

El cielo, la bruma, tu voz, mi ausencia,


la cotidianidad astuta y llana,
cómoda como una prenda de lana
usada en el jardín de la demencia.

La luna, la grama, un don, la rima,


un soplo de pasión en la cocina,
la mesa, la ventana y su cortina,
una horda de caricias se me encima.

El calor, el frío, la blanca nieve,


las guerras, la paz, la burda contienda,
los clientes que deambulan por la tienda
y mi boca que de tu boca bebe.

El hambre, la sed, el vicio y la virtud,


el degenerado hábito de fumar,
las ganas que nos asaltan de matar,
vedadas, naturalmente. La salud

y la nunca bienvenida enfermedad,


la familia, mascotas y parientes,
un alocado rechinar de dientes,
la envidia, la intriga, el chisme, la maldad.

Remembranzas y alguna expectativa,


esperanzas de encontrar felicidad,
una lágrima, la risa, la frialdad,
y la delicia de tu figura altiva.

¿No es acaso todo esto la poesía?


Un viajar a través de realidades
personales, con sus contrariedades
inusuales. ¿O es solo fantasía...?

Nuestros deseos y necesidades,


los aciertos, los fracasos, el poder,
la ubicuidad de un exilio, el volver
a digerir vagas causalidades.

En un calidoscopio de experiencia,
un florecer vibrante de emociones
galopando sobre ávidas canciones...
Es poesía: amor, pasión, vida y ciencia.

Dibujo, de la noche, su inclemencia


en la sábana azul de mi aposento,
nunca dejo de escribir lo que siento
porque tan sólo escribo mi vivencia.

Nuestro guardián Ozono

Le hemos hecho un agujero


a nuestro guardián ozono,
con tan destructivo encono
lo hemos de barrer entero.

Se multiplicarán plagas,
los cánceres y cegueras,
abundaremos de hogueras,
nos llenaremos de llagas.

Selva y bosque se incendiarán,


evaporarán los mares,
las rimas de los juglares
también se desvanecerán.

No quedará un alma en vida


si no ponemos reparo,
si no damos nuestro amparo
a la capa destruida.

Le hemos hecho un agujero


a nuestro guardián ozono,
y si sigue nuestro encono
lo borraremos entero.

Si llegara a besarte primero…

Piel de seda, ojos de cordero,


si llegara a besarte primero
devuélveme la primavera...
No, mejor no, mejor espera...

Mejor entrégame el verano


y tomándome de la mano,
llévame lejos, lo prefiero,
si llegara a besarte primero.

Llévame, mi cándida bella


más allá de toda estrella,
más allá de todo verso,
más allá del universo,
a la morada de Dios...

vamos juntos los dos.

Metamorfosis (la estrella de mar)

En la bruma crepuscular
de un paisaje vespertino,
bajo un banco coralino,
una nimia estrella de mar
persiste en tratar de escapar
de sus aguas, hacia el este,
para trocarse en estrella celeste.

Se levanta, se dispara
hacia el cielo, cara al mar,
la nimia estrellita vulgar,
concubina de agua clara.

Se remonta en un momento
y; casi estrella celeste,
ya viaja rauda hacia el este
alcanzando el firmamento.

Vestida de estrella fugaz


por el cosmos se pasea,
y su propio espacio crea,
exitosa, feliz, audaz.
Ahora; estrella de alteza,
retoza y disfruta su empresa.

Antaño

Jovenzuelo esperanzado, ves tus barcos de papel


navegar en el estero junto a hojas de laurel.
Una guerra imaginaria en que se hunden ilusiones,
una guerra legendaria llena de mil emociones
se desencadena, en el estero ermitaño.

Antaño
era el tiempo de las moras:
los sapos eran marineros
y las ranas señoras.

Se alejan las embarcaciones alborotadas:


cada mástil amarra una historia a su pasión
y caminando río arriba, entonando una canción
regresas; jovial infante, a tu monótona jornada.

Antaño
era el tiempo de las metras:
los niños eran primero
y después sus historietas.
El dolor que camina en cuartetos

El dolor que se avecina


y que el ánima me apaga
es un dolor que camina
debajo de luna aciaga.

Es un dolor que me bulle,


es un dolor que me brama,
que se acerca y que me huye
desde el alba hasta la cama.

Este dolor que me aúlla,


este dolor que me gime
me sacude y si me arrulla,
se me aplaza y se me exime...

Es un dolor que se enciende


en la ruta equivocada,
cuando la vida se emprende
hacia el centro de la nada.

Es también la guillotina
esperando a ser soltada,
es la esperanza asesina...
es mi cabeza cortada.

Es la inocencia perdida,
es la certeza clavada
en los goces de bandidas
aspiraciones ajadas.

Y es también la coartada
del misterio de la noche,
es la palabra delgada
de tu silencio fantoche.

Es acaso la cadena,
el grillete y la atadura,
el silencio de una escena
inquietante e insegura.

Es tu silente mirada
este dolor que germina
desde el fondo de la nada,
que hasta el alma contamina.

Es un silencio de dagas,
es un susurro de espinas,
es un dolor que camina
sobre el filo de una espada.

Homenaje a Poetasmundi.com

Los ángeles bajan del ciel a la Tierra


queriendo parar la insidiosa guerra,
el hambre, las pestes, la banalidad,
el miedo, el terror, la inseguridad.

Se instalan así en un nuevo foro


poetas del mundo cantándole en coro
al nuevo humanismo que clama igualdad:
"en poetasmundi se forja bondad"

Ya arde la flama de nueva esperanza


comienza el poema su augusta andanza
en un movimiento a un mundo mejor
do' reine el afecto y cunda el amor.

Prenden la llama creando conciencia


Caen los silencios, se va la paciencia...
y el grito de paz comienza a escucharse
como onda expansiva que busca sembrarse.

Tratemos tal cual queremos nos traten


digamos al mundo que ya no nos maten
nuestra empatía y solidaridad,
hagamos del orbe reino de bondad.

Bienvenidos, creadores de conciencia...

La estrella de mar versión 2


A orillas de la encendida aurora costanera,
emerge; coqueta, de la pleamar,
una caprichosa estrellita de mar
que se engalana, trajeada de albor;
y su alisio, totalmente enamorado,
la abraza y la levanta y la remonta
y la estampa; decidido, al firmamento
transformándola en estrella celeste.

Y al perder su pelágica veste


la estrella ruboriza en colores de fulgor

¡Y qué gala!, ¡y qué gozo!, ¡y qué honor!


Y es que así son las cositas del amor...

Labios

Labios desdibujados en la brisa;


como fábula devota y vedada,
retienen con su soplo tu sonrisa
que a mi alma quedará por siempre anclada.

Labios que regalan su caricia


a mi alma por siempre enamorada,
labios que llegan en bandada
de besos que se trocan en delicia.

Labios escondidos en la bruma


de un magnífico amanecer andino,
labios de diáfana y roja espuma,
de miel y de cayena y verde pino.

Labios azucarados con canela


buscando un romántico destino,
tu boca acantonada en mi camino:
mi amor embelesado se desvela.

En tu recuerdo mis labios,


en mi recuerdo los tuyos
patrones de mil arrullos,
y de tus besos más sabios.
Cuento de amor

Bajo la estrellada bóveda celeste;


en un panorama tórrido y agreste,
hundida en medio de un verdor imposible,
retoza alegre una pareja increíble.

Él, apenas un viandante,


ella, toda de serenata,
en ese país de hojalata
se entremezclan dos amantes.

Así estalla el fúlgido amor palpitante,


quijotesco, heroico, alegre y natural,
forjándose un orbe totalmente virtual
alrededor de la pareja elegante.

Después, andando mano en mano,


se dirigen hacia la aurora,
alejándose sin demora
de todo lo ajeno y mundano.

Y qué cabalgan una estrella;


cuando otra pareja fragante
explota en amor trepidante,
consumando nueva epopeya.

Mi vida en el manicomio​.

Desde la ventana del triste manicomio,


observo irrequieto la realidad mundana,
carezco del ayer, no tengo ya mañana,
nadie me saluda, ni otorga algún encomio.

Quizás tenga hermanos, incluso alguna madre;


¿cómo puedo de saberlo si estoy trastornado?,
soy sólo una hoja en viento huracanado;
tal ves yo tenga esposa, quizá ya sea padre...
Me hago avioncitos y barcos de papel;
sin papel, tan sólo con la imaginación;
¡si tan sólo no hubiera tanta confusión!
¿El mundo no sería cual albo vergel?

Nadie me visita, nadie me acompaña


es que soy vergüenza para la familia,
porque vivo ensueños aun en la vigilia,
tengo tics nerviosos y una que otra maña.

Nadie me acompaña, nadie me visita,


niegan mi existencia frente a sus amigos,
pues de mi demencia todos son testigos,
soy juglar de ausencias, solo un eremita.

Todos mis silencios son como poesía,


son cual néctar suave, dulce y generoso,
nutren mis secretos, liban mi reposo;
todas mis penurias son de fantasía.

¿Cuál es el origen de ésta mi locura?


Pues, la soledad.

¿Cuál es la clausura de ésta mi amargura?


La felicidad...

Desde la ventana de este manicomio


observo silente la verdad virtual,
y aunque yo la fraguo, es tan natural
que no busco halago ni requiero encomio.

Me da casi lo mismo que nadie me visite,


con tal que todos callen, que ya nadie me grite.

Y corremos

Y corremos diariamente
en búsqueda demente
de algo inexistente...
que jamás alcanzaremos
porque lo que buscamos
qué es , no lo sabemos.
Desgaste burdo de un mural.

Desgaste burdo de un mural


a lomo de cabalgatas,
¿volverán las fragatas;
con su aleteo natural,
a adornar lo costanero
de tu belleza bendita?

Que el cielo me permita


devorarte con esmero,
porque devorarte quiero,
así serás de bonita.
Y con un toque de gozo
pueda besar tu esbeltez,

tu talento, tu sencillez,
y aunque tan sólo sea un trozo
de tu agraciada desnudez,
tan exótica y atrevida.
Quiero entregarte, querida,
sexo salvaje y sideral...

Desgaste burdo de un mural


a lomo de serenatas,
¡retornarán las innatas
aspiraciones bandidas
de ser parte de tus vidas
para toda la eternidad!:

Sueños de mocedad.

El fondo de la botella.

El fondo de la botella
te da la falsa alegría
que forja la fantasía
cabalgando una centella.

Luego viene la querella;


el ratón o la resaca,
la vergüenza que te ataca
cuando te acercas a ella.

-"Es tan bella, es tan bella...


pero me creo tan malvado
que no me acerco a su lado
hasta abrir otra botella"

El círculo se ha cerrado,
en el vicio estás varado.

Toda lengua evoluciona

Saludos a mis panas del portal,


no pretendo escribir ningún poema,
ni quiero parecer un anatema
versando algún vocablo coloquial.

¡Qué chévere resulta adivinar


sin cartas y sin bola de cristal!,
aliento a las palabras; pedernal
que se atreve; otra hoguera, a achispar.

Toda lengua evoluciona,


muta, cambia y se trastoca
para las posteridades.

Todo idioma se condona;


sin saberlo, se coloca
bajo nuevas realidades.

Heridas que no sangran​...

Hay heridas que no sangran


pero palpitan lo mismo,
son caídas al abismo
de amores que se desangran.

Hay suicidios que no matan


pero asesinan lo mismo,
son gotas de pesimismo,
féretros que almas atan.

Depresión inexpugnable,
sedienta de almas jocosas.
Sorbes prácticas gozosas:
vampiresa despreciable.

Transformas todo en escoria,


dejando el alma vacía,
tan triste, escuálida y fría
como una reseca noria.

Distorsionas realidades...
destruyendo mocedades.

La esquiva métrica

" Cuando la palabra que rima es aguda, se suma una sílaba al verso;
si es esdrújula, se le resta una, y si es grave se deja igual"

Tengo una duda inquietante,


una duda que me altera
ante la métrica entera
que me traiciona, infamante.

De la regla; ya he sabido,
que sílabas suma y resta,
pero estoy comprometido
con mi pregunta que es ésta:

¿Es la licencia poética


esta regla tan amable
o es más bien una inviolable
pauta ruda, cruel, hermética?
¿Es la ayuda necesaria
para salvar la cultura
de una estrofa carcelaria,
preservando su estructura?

¿O es mas bien la inevitable


norma dura y despiadada
que debe ser aplicada
de una manera inviolable?

Espero contestación,
por mi ignorancia, perdón.

-Pues sí, las reglas van respetadas…

Casi nada!

Los grupos​.

Las personas cambian cuando están en grupo:

El manso se vuelve fiero,


el fiero se hace sumiso,
el sumiso se torna en líder,
el líder se troca en tonto.

Los grupos influyen a quienes se dejan influenciar:

El virtuoso se entrega al vicio,


el vicioso se abraza al crimen,
el criminal adora al odio,
el odioso idolatra la ira.

Asegúrate entonces, hijo mío,


de unirte a grupos sanos,
intelectuales, altruistas,
con conciencia.

Porque reza un refrán napolitano:


Quien va con el cojo, al año ciega y cojea.
P.S.: Busca en todas tus relaciones humanas las tres eses:
Sinceridad, sencillez, sensibilidad

Paren el mundo, quiero bajarme...

Habría querido bajarme del mundo


como si éste fuera un autobús;
pero este planeta no tiene parada
establecida.

En esta acera de la vida


podría descansar sobre una nube,
podría saltar a lo imprevisto
o soplar una magnolia
para esparcir su esencia.

La dependencia
hostiga cual jején avaro;
hambriento y deseoso
de mi sangre escurridiza,
cada vez que en mí aterriza.
Bajo al andén de la estación
y me quedo en silencio a mirar el túnel:
oscuro, profundo, inviolable.

En este lugar deleznable,


los trenes abarrotados
parecen inmensos gusanos,
vomitando humanos,
tragándose humanos,
cada vez que detienen
sus enormes vagones lerdos.

El ron no apaga los recuerdos


como si fueran bombillos
incandescentes,
calientes,
cegadores
e inhumanos.
El anís sí que enciende el motor
de mi idiotez.

¿Ves?
a veces quisiera ser actor
pornográfico,
para que alguien me pague por gozar
en lugar de trabajar
en esta esclavitud mal remunerada;
tan sólo a veces,
sólo a veces...

Alguien detenga el mundo


¡quiero bajarme!

Letanía

Como un epitafio
escribí mi nombre sobre una estrella;
para que pudieras leerlo, mi bella.

Como un ultimátum
dibujaste tu silueta en mi frente,
para que la olvidara de repente.

Como una letanía


yo te llevo colgando de mi cuello,
porque tú eres el recuerdo mas bello
de mi vetusta y lejana soledad:
¡fuiste tú; princesa, mi única verdad

El amor

Un día en que divagaba sereno y apocado,


para mi sorpresa, alcancé a ver el monte en llamas.
Al otro dí, quedaban troncos arsos y cenizas nada más.

Al tiempo, volví a pasar


había renacido el verde:
estoico, abnegado, invencible,
como el amor.

El Hombre

Claro como el alba;


variopinto como el día,
y como el alba efímero
y como el día eterno.

Más reflexiones

Mar, océano, piélago, mi salitroso amigo.


Orchila de blancas y cálidas arenas.
Mamo, meseta árida y siempre estiva,
de todas las mesetas, la más altiva.

Mergellina, lungomare enamorado a los pies del Vesubio,


gigante dormido, bello durmiente, silente, callado,
perpetuo amenazante que parece domado,
adorado tormento de una ciudad milenaria.

Mar, océano, piélago, mi salitroso amigo,


Oricao y Tarma, Tacoa y Arrecife.
Las Tunitas, que de tunas ya te quedan pocas,
y muy pocas gaviotas, fragatas y pelícanos.

Y en las playas de todo el orbe terrestre:


pedruscos y latas, piedrecillas y vidrios...
vidrios alisados, opacados por el cándido salitre,
se parecen tanto a mi corazón
alisado y opacado por desmanes, desplantes, desengaños.

El patito feo nunca se trocó en cisne real;


el sapo verde jamás se transformó en príncipe azul;
muy a pesar de todos los besos de todas las princesas rosadas
que besaron una y otra vez sus verdes mejillas de sapo.
El sapito se quedó verde y nunca dejó de croar.
Jamás se volvió azul...
Azul marino, ecuóreo, divino,
todo un océano encerrado en una botella de Parfait Amour.
Pero el amor perfecto es Dios
únicamente Dios.
Nadie más que Dios.

Dios: ¿qué pasó con mi media naranja?


alguien se la comió a mis espaldas
o acaso se extinguieron las naranjas.

Si no existe, no importa, dame entonces una media pera,


o una media parchita, o una media manzana
-ni se te ocurra darme una media banana-
o una media toronja, o una media uva...
... aunque sea dame una media tunita
con todo y sus espinas.

Me las calo las espinas,


me las calo
con tal de no envejecer solo...

Le cabe derecho.(o la periodista irritada)

Una hermosa periodista


estaba en una entrevista,
cuando se armó la confusión
del canal de televisión.

Era la hora de mayor sintonía


dentro del estudio ya colapsado;
estaba totalmente abarrotado
de una multitud, que iba y venía.

La periodista; irritada
por la continua interrupción,
se quejó con la producción,
fiera, adusta y muy enconada.

Y el productor, con sarcástico acento


responde a la dama, quedo y contento:
-¡Tiene razón y le cabe derecho,
aun cuando el canal sea un tanto estrecho!

La rima

esa es la rima que compartes


está en mi gata que pide agua,
está en las aguas de pecera,
es como un pez en la bañera,
es como aurora de alba fragua.

Es como un verde muy salpicado


por nuestra vida variopinta,
y es cual la vida algo distinta
de un gran desierto amarillado.

Es como albino paraje ártico


y cual blancor del viejo antártico,
es; del páramo, frailejón
y magno vuelo de un halcón.

Es el planeta, aquél que rima;


con su total humanidad;
con su cabal maternidad
ella arrulla y también nos mima.

Sintonía

Cariño,
últimamente te me pareces al teclado obsoleto en el que escribo,
pues cuando te pido un acento
me sales con un corchete;
y si te pido dos puntos
entonces me das una ñ
-la de ñero-
y además
osas cerrarme todas las interrogaciones
sin tan siquiera abrirlas.

¿No te han enseñado; acaso,


que para comunicarte tienes que crear sintonía?
Es solo una pregunta capciosa
mi hermosa
insidiosa.

Por qué te escondes?

¿Por qué te escondes en esa cantimplora vacía?


-para saciarte la sed-

¿Por qué te escondes en esa nevera tan fría?


-para aplacarte la fiebre-

¿Por qué te escondes en el aire acondicionado?


-para serte brisa-

¿Por qué te escondes en el bombillo apagado?


-para serte luz-

¿Por qué te escondes en el yesquero dorado?


-para calentarte en invierno-

¿Y por qué te escondes en el infierno?


-para sacarte de aquí-

-Todo lo que hago, lo hago por ti...

Miradas almizcleras

Miradas
perfumadas
me sitian desde tus ojos almizcleros.

Belleza planetaria que juegas con mis esmeros,


como satélites exclusivos orbitando tus anhelos,
derribas fortalezas;
-mis labios son tus presas-
destruyes atalayas
y todas las murallas
que hubiere levantado
para nunca más estar enamorado.

Me rindo, me has conquistado…

Me cansé de luchar

Me cansé de bregar, de nadar contra corriente;


estoy exhausto, fatigado hasta la obstinación,
y me harté de luchar.

Mejor me dejo arrastrar por las aguas cotidianas


a ver hasta donde me llevan,
total
mientras más me esfuerzo
menos logros consigo...

Total
la vida es un reloj de arena
y los granos se me agotan.
¿A qué bregar, entonces?

Mejor me relajo
y floto de espaldas
bocarriba,
disfrutando del paisaje celeste.

Nuestro amor se nos derrite

Nuestro amor se nos derrite


cual si fuera una pálida imagen en un cuadro de Dalí;
porque sí.
¿Y por qué no?

Nuestro amor se nos retuerce


cual si fuera un fotónico rayo de luz cayendo en un agujero negro;
ya que si...
¡mejor no!.

Nuestro amor se nos desplaza


cual si fuera una piedrita plana saltando sobre charcos;
ateridos,
friolentos.

¡Nuestro amor se deteriora!

Amor, nuestro amor se desintegra


en cuantos de energía punto cero;
y cero es exactamente
nuestra calificación
por amarnos tan neciamente,
como entre desechos nucleares.
Si nos viera la maestra
mínimo nos daría un reglazo
en la palma de la mano.

¡Qué vergüenza!

Se me subió la depre 1

UFFÁ!
qué fastidio de día
y qué melancolía;
qué bochorno sin nombre
y qué pesadez de hombre
que soy...
justo hoy
en verdad no me tolero
y lo único que quiero
es deshacerme de mí…

Se me subió la depre 2

La última caricia en el lecho de muerte,


todas las noches repitiéndose
como un holocausto cotidiano.
Y yo, mi soledad siamesa
y la terrible osadía agorera,
le decimos adiós;
noche a noche,
a tu cruel ausencia.

Canción sin sentido

Cofres sellados que guardan secretos


de espinas y agujas y sonetos
de tristeza.

Cuánta belleza
Tras la luz del candelabro,
abro
y no encuentro nada.

Sideral explanada:
violenta caricatura,
asfixiante premura
de prisión insolente,

No tiene doliente
esta canción sin sentido.
Solo el olvido
tiene la llave del entendimiento.

Miento
no es el olvido;
sino el recuerdo
creo...

Apego
Mendigando caricias, por el orbe viaja
y mientras trabaja con notable pericia,
le invade la avaricia al encontrar una caja
repleta de desmanes, repleta de ironías.

El vende fantasías, nostalgias lejanas


pasiones fortuitas y alguna poesía
alienada y vacía.

Su nombre es apego, si te lo encuentras


nada le compres,
pues al quitarse la mascara de amor
que blasona con horror
muestra su verdadera identidad
Odio... Esa es su verdad...

Ausencia de luz

En el aire enrarecido, humaredas pendencieras


fraguan desilusiones. Solo una quimera
desdibuja mil corazones,
y los monstruos legendarios no atormentan mas que a los infantes
o a los tiernos amantes

Dragones despiadados desde las mazmorras del subconsciente


sitian los últimos vestigios de bondad
y el amor aun presente
clama por la maldad
que no es más que enfermedad
de las almas heridas.

Por la ausencia
de desconocidas intenciones,
toda congruencia
se troca en desmedidas ilusiones
fatigantes y mundanas.

No tengo ganas
de entretejer más atarrayas
con qué pescar pasiones.
Llámenme perezoso
pero el oso hiberna
para recuperar fuerzas
y dar luego nueva batalla.

Seremos guerreros luminosos


venciendo las tinieblas
de nuestros corazones

cuando comprendamos que la obscuridad


tan sólo es ausencia de luz.

El pincel

Estábamos los dos en la cocina


yo de pié, con mis bebés entre brazos,
y ella; con su mirada clandestina,
con clara avidez de besos y abrazos.

Al ver al bebé silente,


me dijo con aire ausente:
​Usted si pinta bonito"

Y como soy bien salido


y me encanta el desorden,
repliqué, algo aturdido:

"el pincel está a la orden

Mal de amores

Amar de mal de amores,


amar tiempos mejores,
amando sin medida
las cosas de la vida.

Amar con tal premura


que hasta el viento calla,
amar como un canalla:
amor que no perdura.

Amar embelesado
con tal ensoñación
que solo el corazón

anuncia al ser amado.


Amar con la inocencia
carente de conciencia.

El que siembra vientos…

Áquel que siembre odios cosechará guerras,


el que siembre miedos cosechará sublevaciones,
el que siembre desesperanzas cosechará traiciones,
y el que siembre engaños, en esta nuestra Tierra
sólo cosechará hipocresía
falsedad y desilusión
y la lúgubre fantasía
de ser un dios o un napoleón.

Delirio...

La megalomania es común a los dictadores


la historia se repite, se repite el sudario,
sólo cambian los actores
sólo cambia el escenario
pero el guión es el mismo
en los bordes del abismo.

Demasiadas veces la tiranía


se ha disfrazado de revolución
pero las verdaderas revoluciones
son cambios progresistas para el bien común.

Renacimiento, revolución industrial, revolución informática,


esas son las revoluciones en las que yo creo.

Las demás sólo son revoluciones de malandros


o como quien dice "Quítate tu pa poneme yo".
Tus labios

En el ocaso ensangrentado
de la tarde caribeña,
dos montañas incendiadas
se besan...

Así nacen tus labios.

Fuego sobre fuego,


llama contra llama.
Ósculo encendido
que ilumina las obscuridades de mi alma.

Por ti ardería hasta las cenizas,


y aun más allá.

En el ocaso incinerado
de la tarde tropical,
dos montañas apasionadas
se abrazan...

Asi nacen tus labios.

Espejos

Llueven lágrimas de cristal


de tus ojos sufridos
y un espejo dormido
se despierta en tu mirar.

Soy tu rostro,
soy tu angustia y tu esplendor;
soy tristeza,
soy sonrisa y soy dolor,
soy la fuente del amor.

Soy castigo y soy verdugo,


pero también soy consuelo,
pero también soy candor.

No me esperes en la vera
del deseo y la pasión,
soy el hombre que no miente:
búscame en tu corazón

La verdad

¿Qué es esta verdad que nos acongoja?


¿Qué es este vagar por sendas palabras?
¿Es la roca ígnea que se deshoja
o es el clavo que se hunde en las tablas?

¿Es acaso, del árbol, la arsa hoja


que el viento desprende, eleva y remonta?
¿O es; quizás, el caballo domado
o acaso su jinete, cuando desmonta?

¿Es la rima falsa de la poesía canalla


o es la luz que a través del cristal estalla?
¿Hipocresía impertinente y acosadora
o luz y vida, paz y amor a toda hora?

¿Verdad lisonjera, jamás verdadera,


verdad que acaricia la más alta esfera?
¿O verdad cruda, desnuda, sincera
dulce y acerba como madura pera?

El ánfora (versión 2)

Tráeme el ánfora en que desborda el amor


dulce doncella de vivo rubor.
Tráeme el ánfora en que desborda la alegría
y llename de fantasía
e ilusión

Corazón,
blinda mi alma con tus besos
entre arrabales y cerezos
y arde conmigo hasta la aurora
en esta pasión que aflora
a través de nuestras pieles:
Devoraré todas tus mieles.

Ausencias comulgadas

Ausencias comulgadas
por corazones ausentes
allí donde caen simientes
de caricias y de besos
a veces surgen abscesos
de dolores nauseabundos
que quitan aroma a las flores;
marchitándonos el mundo,
y desatan las tormentas
de llantos que no consuelan;
de gritos que no apaciguan
de sueños que son condena
y de amplias letanías
que desgastan alegrías
sin piedad y con desvelos...

Y no quedan sino anhelos


de lo que pudo haber sido
del deseo ya raído
por la inclemencia del cierzo
y del más amargo verso
que recuerda tu ambrosía
ahora que no eres mía...

Vive y vive

Por qué cortas


con el hacha el hacha
si la tea de pino
se te apaga.
Por qué lloras
tu rocío helado
si sólo un suspiro
te empalaga

No te vayas
a morir por dentro
que la vida es corta
y algo vaga.

Esa lumbre
que brilla en tu pecho
es la llama bella
que naufraga.

No la dejes
naufragar silente
sin hallar el faro
de tu saga.

No la dejes
apagarse como
sacrificio inútil
de una draga.

Vive y vive
por tu vida linda
que la vida es buena
¡Y si paga!

Refresca mis ojos

Hoy refrescas mis ojos


con las lágrimas de dicha
navegando tus sonrisas
se despejan mis sollozos.

Tu alma es albor en puerta


iluminando mis adentros
se va arraigando a mi piel
desde tu piel jardinera.

Tan tierno y sublime quieres


tras auroras tropicales
que destronas a los males
que reinaban en mi mente

y repentinamente
reflorecen los desiertos
de mi alma taciturna
con los besos ventisqueros
que regalas a mis dunas.

Intérpretelo como mejor le parezca

Desvergonzados
Brigantes
Astutos licaones saqueando los desiertos
los desiertos que desertan de sus dunas.

Ya no hay flores ni capullos que cortar,


las raíces se han podrido
se han podrido y desprendido
de los suelos que hospedaban sus radículas
y sus formas y figuras germinales.

¿Qué tanto saquean los chacales si no hay nada que saquear?


¿Las arenas de las dunas de desiertos desertores?

Las harpías se agigantan y hacen sombra


si planean en lo alto con sus alas de cristal
extendidas, expandidas y soberbias.
Las ballenas asesinas,
esas orcas tan hermosas, tan beatas, tan mezquinas,
que regalan sus torpedos a la vida costanera,
que blasonan sus cañones y disparan sus cohetes
como enjambres verticales, desleales, parabólicos, nucleares​
esas orcas de metal atornillado
tan voraces, tan famélicas, tan cretinas

¡Ay; lector! Yo no sé de qué va esto;


interprételo usted
como mejor le parezca.

También podría gustarte