Está en la página 1de 604

D IN Á M IC A D E LO IN C O N S C IE N T E

JUNG
C a r l G ustav

O bra C ompleta

Volum en 8

E D IT O R IA L T R O T T A
L a e d ic ió n d e e sta o b ra se h a re a liz a d o c o n Ja a y u d a d e p r o H e lv e tia ,
F u n d a c ió n s u iz a p a ra la c u ltu r a y d e E rb e n g e m e in s c h a ft C . G . J u n g

C arl G ustavJ ung


O bra C o m pleta

Ed ició n bajo el c u id a d o

de la Fu n d ac ió n C. G. J ung

C o m isió n cien t ífica :


L u isa M a ría Fr o u fe
En r iq u e G alán

M ar ía L u isa M orales

T ítu lo o r ig in a l : D ie D in a m ik des U nbew ussten

© E d ito ria l T ro tta , S.A., 200 4


F e r r a z , 5 5 . 2 80 08 M a d r i d
T eléfo n o : 91 5 4 3 03 6 i
F a X: 91 5 4 3 1 4 8 8
E-m a il : trotta @ in f o r n e t . es

HTTP: //W W W . T R O T T A . ES

© W A L T E R V e RLA G, 1 9 9 5
© D olores Á balos , para la t r a d u c c i ó n , 2 00 4

D iseñ o

G allego & P érez- E n ciso

IS B N : 8 4 - 8 1 6 4 - 2 9 8 3 (obra com pleta )


ISB N: 8 4 - 8 1 6 4 5 8 6 - 9 (V OLUM EN 8)
D E P Ó S IT O LEI JAL: M - 5 2 . 9 9 4 - 2 0 0 3

Im presió n

M arfa Im presió n , S.L.


CONTENIDO

1. So b re la e n e r g é t ic a del a l m a .............................................. 5
I. G eneralidades sobre el p u n to de vista en ergético en la psi­
cología ............................................................................................... 5
A. In tro d u c c ió n ............................................................................... 5
a. El sistem a de valores subjetivo ....................................... 11
b. La apreciación objetiva de la c a n tid a d ......................... 12
II. La aplicación del p u n to de vista e n e rg é tic o ......................... 16
A. El co n cepto psicológico de e n e rg ía .................................... 16
B. La co nservación de la e n e rg ía ............................................... 20
C. La e n tr o p ía .................................................................................. 27
D . E nergetism o y dinam ism o ..................................................... 30
III. Los conceptos fundam en tales de la teo ría de la lib id o ..... 34
A. P rogresión y re g re sió n ............................................................ 34
B. E xtraversión e in tro v e rs ió n .................................................. 42
C. El desplazam iento de la lib id o ............................................. 43
D . La creación de s ím b o lo s ......................................................... 47
IV. El co n cep to p rim itivo de l i b id o ................................................ 63

2. La f u n c ió n t r a n s c e n d e n t e ................................................. 69

3. C o n sid e r a c io n e s generales sobre la t e o r ía de los c o m ­


plejos ........................................................................................................ 97

4. E l s ig n if ic a d o d e la c o n s t it u c ió n y la h e r en c ia para la
PSICOLOGIA................................................................................................ 111

5. D e te r m in a n t e s p sic o l ó g ic o s del c o m p o r t a m ie n t o h u ­
m a n o .......................................................................................................... 117
A. F enom enología g e n e r a l................................................................. 118
B. F enom enología e sp ecial................................................................. 123

6. I n s t in t o e in c o n s c ie n t e .................................................... 129

7. L a estructura del a l m a .................................................... 141

V II
C O N T E N I D O

8. C o n sid er a c io n es teó rica s acerca de la esencia d e lo


p s í q u i c o ................................................................................................... 161
A. La cuestió n de lo inconsciente en la h is to ria ...................... 161
B. La im p o rtan cia de lo inconsciente p ara la p sic o lo g ía ...... 168
C. La d isociabilidad de la p s i q u e .................................................. 175
D . Instinto y v o lu n ta d ........................................................................ 180
E. C onsciencia e in c o n sc ie n te ........................................................ 186
F . Lo inconsciente com o consciencia m últiple ........................ 192
G. P attem o f behaviour y a rq u e tip o ............................................. 201
H . Reflexiones generales y p e rs p e c tiv a s...................................... 217
E p ílo g o ...................................................................................................... 227

9. P u n to s de vista generales acerca de la psico lo g ía de


los s u e ñ o s .............................................................................................. 237

10. D e la esencia de los s u e ñ o s ......................................................... 281

11. L o s fu n d a m e n t o s psic o ló g ic o s d e la creen cia e n los


e s p ír it u s ................................................................................................... 299

12. E spíritu y v id a ...................................................................................... 319

13. E l problem a fu n d a m en ta l de la psico lo g ía a c t u a l .......... 339

14. P sico lo g ía analítica y c o s m o v is ió n ......................................... 359

15. R ealidad y su pra rre a lid a d ............................................................ 383

16. E l pu n t o de in fl e x ió n de la v id a .............................................. 387

17. A lm a y m u e r t e .................................................................................... 403

18. S in c r o n ic id a d c o m o p r in c ip io d e c o n e x io n e s a c a u -
sa l e s ........................................................................................................... 415
P r ó lo g o ...................................................................................................... 415
A. E x p o s ic ió n ........................................................................................ 416
B. U n ex p erim en to a stro ló g ic o ....................................................... 451
A p é n d ic e ............................................................................................ 472
C. Los precursores de la idea de s in c ro n ic id a d ........................... 473
D. C o n c lu s ió n ........................................................................................ 492
A d d e tid a ..................................................................................................... 506

19. S o u u r s in c r o n ic id a d ........................................................................ 509

HihUo^ni/iii ......................................................................................................... 521


Indicc ononiiist¡( <>............................................................................................ 535
lih litt■i/r iih iln iiis ............................................................................................ 541

V III
IN T R O D U C C IÓ N A LA ED ICIÓ N ESPAÑOLA

Enrique Galán Santamaría

En la obra de Cari Gustav Jung abundan las referencias gnoseoló-


gicas (relativas al conocim iento) y epistemológicas (relativas al co­
nocim iento científico). N o en vano la noción de inconsciente rem i­
te a la de consciencia, traducción directa en nuestro idiom a de la
palabra latina conscientia, conocim iento. Desde sus prim eros tex ­
tos, las conferencias dictadas en el club universitario Zofingia de
los años 1896, 1897 y 1898, de título bien explícito («Las zonas
limítrofes de la ciencia exacta», «Algunas reflexiones sobre la psico­
logía» y «Reflexiones sobre la naturaleza y el valor del pensam iento
especulativo») hasta el últim o escrito, ya postum o, publicado origi­
nalm ente com o «Acercamiento a lo inconsciente», el pensam iento
junguiano presta especial atención a las dificultades de objetivación
del fenóm eno psíquico, que fenomenológicam ente se presenta como
un hecho subjetivo. ¿Qué otra cosa es la psicología sino una ciencia
del sujeto? A hora bien, ¿cómo m ostrar la existencia de un sujeto
objetivo inconsciente: el sí-mismo? Y, sobre todo, ¿cómo conoce
ese sí-mismo?
Jung se presenta continuam ente com o un em pírico. Y siempre
fue esa su respuesta a quienes le tenían por místico, cuando no
visionario. Com o científico natural en la frontera entre el positivis­
ta siglo X IX , en cuyos últim os años cursa sus estudios de M edicina
en la Universidad de Basilea, y el futurista siglo X X , cuando desa­
rrollará su obra entre 1900 a 1961, Jung atraviesa las revoluciones
científicas que jalonan el siglo X X y ofrece su aportación en el
ám bito propio de la psicología, que desde el últim o cuarto del siglo
X IX se quiere ciencia natural.

IX
I N T R O D U C C I Ó N A LA E D I C I Ó N E S P A Ñ O L A

La formación científico-natural de Jung, com o se com probará a


lo largo de la lectura de este volum en, se fundam enta, más allá de
la biología, quím ica y física médicas, en la etología, en lo que tiene
de ciencia del instinto, y en la física, prim ero la term odinám ica
com o núcleo de la energética, para seguir inm ediatam ente los desa­
rrollos de la física del siglo X X — relatividad, mecánicas cuántica y
ondulatoria— p o r sus consecuencias cosmológicas y epistem ológi­
cas. Autodefinido amathem atikos, su traslación de la «función trans­
cendente» de W eierstrass a su propia teoría psicológica o su interés
por el núm ero com o arquetipo de orden revelan un conocim iento
de las matemáticas más que casual.
Las específicas necesidades conceptuales de la psicología analí­
tica, obliga a que los objetos de investigación pertenezcan a las
llamadas ciencias del espíritu. En cuanto al lector, esta circunstan­
cia puede crear confusión en m entes no inform adas, dando lugar
tanto a m alentendidos com o a usos de la obra de Jung muy alejados
del propósito de su autor. En lo que a éste se refiere, realizó su
inm ersión com o científico natural en el ám bito de las ciencias del
espíritu siendo muy consciente de los límites del conocim iento es­
tablecidos p or Kant y con suficiente inform ación relativa a la filo­
sofía occidental, de H eráclito ■ —uno de sus filósofos preferidos— a
Heidegger, de quien decía despectivam ente que sus seguidores sólo
se encontraban en los psiquiátricos, bien como doctores bien como
internos. Será sin embargo específicamente en la filosofía herm ética
donde Jung m uestre especial erudición.
Su acercam iento al pensam iento oriental es más secundario en
sus fuentes, pero no por ello menos útil para la definición de los
fenóm enos psicológicos y el establecimiento de los paralelismos a
destacar según las necesidades de su investigación. Taoísm o, budis­
mo e hinduism o son referencias frecuentes, desde distintos puntos
de vista, en su obra. N o sólo por el contraste e identidad con occi­
dente, no sólo para contextualizar sus estudios alquímicos o am ­
pliar la simbología iconológica en la investigación de los sueños y
la im aginación activa, sino que en la propia médula de su pensa­
m iento puede percibirse el eco oriental: sea el juego de opuestos
racista, el atm an hindú que describe su «sí-mismo» o el sufrim iento
com o ignorancia, de m archamo budista. A fin de cuentas, su «sin-
cTonicidad» es el nom bre que da al lundam ento del I Ching.
I.a im portancia que Jung otorga al símbolo cu todas sus form u­
laciones y usos le obliga a exlendcr su campo de visión más allá del
dom inio crucial de la filosofía, como pensamiento ontológico, gno-
si-«>l(>j’u o y mnr.il, que nuim .i especialmente Tipos psicológicos,

X
I N T R O D U C C I Ó N A LA L U I C I Ó N LSI * A Ñ O L A

para aplicarse a la indagación concienzuda de los símbolos religio­


sos, bien los conocidos gracias a la historia y la etnología, bien los
trabajados con pasión por los teólogos de las confesiones constitui­
das, especialmente el cristianismo, orden simbólico de occidente.
En cuanto al otro gran repertorio de símbolos del hom bre, las ar­
tes, a pesar de la im portancia que para Jung tiene la imagen gráfica,
más que de las artes plásticas la iconología que ilustra profusam ente
algunas de sus obras está tom ada de la historia antigua, la an tro p o ­
logía cultural o la alquimia, cuando no de las producciones au tó n o ­
mas de su propia psique o la de sus analizandos. M ucho más fre­
cuentes son las referencias a la literatura, tanto popular com o culta,
con la om nipresencia de Goethe y su Fausto, aunque conociera las
corrientes literarias de su tiem po, según se desprende de su peque­
ño texto sobre Ulises de Joyce.
Jung intenta probar la objetividad de la psique, la realidad del
alma, m ediante la observación de los fenóm enos psicológicos defi­
nidos según las hipótesis y categorías conceptuales de la psicología
analítica, atendiendo al orden general que puede expresarse en le­
yes. Elabora para ello su hipótesis central de un inconsciente colec­
tivo — psique de la especie en cada individuo— , atem poral, aespa-
cial y fuente del sentido objetivo. Los m étodos de las ciencias del
espíritu —com prensión frente a explicación, historicidad frente a
ley natural, contingencia frente a necesariedad— le resultarán in­
sustituibles pero no suficientes para su propuesta científica. De ahí
que huyera del sistema, siquiera m etodológico, conform ándose con
el intento de atisbar una cierta validez a sus hipótesis — ciertam ente
de largo alcance— sobre la base de los hechos delim itados científi­
camente.
El cuidado de Jung p or los aspectos epistemológicos tiene un
carácter em inentem ente práctico. La variabilidad que ofrece la psi­
cología com o ciencia, definida com o esencialmente m ultiparadig-
mática, obliga a una especial atención a los presupuestos teóricos y
personales puestos en juego. En psicología, y no digamos en psico­
logía médica, se revela de la m áxim a im portancia todo lo relativo
a la «ecuación personal». Por ello escribió Jung Tipos psicológicos.
Allí se habla de las actitudes básicas y de las funciones dom inantes
en cada individuo según fases y m om entos vitales, gracias a las
cuales experim entam os lo real y dirigimos nuestros actos.
Sirvan estas notas para introducir los textos que com ponen este
volum en de la Obra completa. Se trata de escritos de im portancia y
extensión diversas, fechados entre 1916 y 1954. Alguno de ellos,
com o «La función transcendente», escrita en 1916 y publicada ori­

XI
I N T R O D U C C I Ó N A LA E D I C I Ó N E S P A Ñ O L A

ginalm ente en 1957, o «Instinto e inconsciente», de 1919, donde se


m enciona por prim era vez «arquetipo», tienen un indudable interés
histórico. «La estructura del alma» (1927) ofrece una im agen de
los d iferentes niveles de la psique — consciencia, inconsciente
personal y colectivo— y sus distintos contenidos en interacción
com pensatoria (del conflicto a la com plem entariedad) a lo largo
del ciclo vital. Ciclo descrito en térm inos generales en «Espíritu y
vida» (1926), «El punto de inflexión de la vida» (1930) y «Alma y
muerte» (1934). La dinámica biográfica puede entenderse como
una relación más o menos agónica del yo, esto es, la consciencia,
con la psique objetiva, autónom a, expresada en los instintos — «El
significado de la constitución y la herencia para la psicología»
(1929) y «Determinantes psicológicos del com portam iento hum a­
no» (1937) además de «Instinto e inconsciente»— , los sueños— «Pun­
tos de vista generales acerca de la psicología de los sueños» (1916)
y «De la esencia del sueño» (1945)— y los complejos — «Los funda­
m entos psicológicos de la creencia en los espíritus» (1920) y «Con­
sideraciones generales sobre la teoría de los complejos» (1934)— .
Respecto al contexto histórico en que se desenvuelve toda biogra­
fía, se encuentran en este volum en algunos artículos de temática
cultural — «Psicología analítica y cosmovisión» (1927), «El proble­
ma fundam ental de la psicología actual» (1931) y «Realidad y su-
prarrealidad» (1933).
Del conjunto sobresalen tres escritos, no sólo exposición de su
psicología sino una reflexión epistemológica, referida tanto a la
problem ática de la psicología com o ciencia y a la dificultad de
describir la psique como hecho natural, no exclusivamente social o
cultural, cuanto a la m odificación en la teoría del conocim iento a
que obliga la introducción de la noción de inconsciente com o psi­
que objetiva. El prim ero es el texto que abre esta selección, «Ener­
gética del alma», fechado en 1928, antes de la aparición del con­
cepto de sí-mismo. El segundo, «Consideraciones teóricas acerca de
la esencia de lo psíquico», es la revisión de 1954 del publicado en
1947 con el título de «El espíritu de la psicología», iniciada su
etapa alquím ica. Por últim o, «Sincronicidad com o principio de
conexiones acausales», publicado reveladoram ente junto al texto
del físico W olfgang Pauli «La influencia de las ideas arquetípicas en
las teorías científicas de Kepler» en 1952, cuando Jung se acerca a
sus ochenta años.

X II
I N 1 R O D U C C I Ó N A LA » D IC IÓ N E S T A Ñ O L A

Energía ¡¡síquica

El térm ino energía aparece en los textos aristotélicos para caracte­


rizar la actualización de una potencia, definida com o dynam is. Se
trata de la efectividad, de la operación que rige la creación y el
m antenim iento de los seres, sujetos a una cuádruple causa en su
despliegue e interrelación: m aterial, formal, eficiente y final. La
noción aristotélica pasará al latín significando fuerza (vis) y com o
tal será tratada en las ciencias empíricas que em piezan a constituirse
en la Edad M oderna. Para ellas, sólo habrá una causa, la eficiente.
En 1807, el físico inglés T. Young utiliza por prim era vez la
palabra «energía» en su sentido m oderno de «capacidad de trabajo»
y durante los años 1830-1850 no menos de doce científicos inten­
tan elaborar independientem ente este concepto, que será clave en
la física y com ún a todas sus formulaciones (mecánicas clásica, cuán­
tica, ondulatoria, relatividad, electrodinám ica y term odinám ica).
Será la term odinám ica de los seres vivos, que estudian con pasión
los médicos-físicos de la Asociación Física de Berlín (Meyer, Hel-
m holtz, Du Bois-Reymond, B rücke...) de donde saldrá la form ula­
ción operativa del concepto. J. R. M ayer presenta en 1842 los
hechos probatorios de la conservación de la energía, de la cual
subraya su aspecto causal, y en 1847 H. von H elm holtz publica
Sobre la conservación de la fuerza, m onografía en la que ofrece la
form ulación m atem ática de la energía, explicitando su aspecto uni-
ficador de los fenóm enos propios de los distintos ámbitos de la
física. Dos años después, el inglés W. Thom son introduce el térm i­
no «energía» para caracterizar esa m agnitud — diferenciándola así
de la fuerza— y su colega escocés W. J. M . Rankine establecerá a
partir de 1852 con su «función termodinámica» las formas de con­
vertibilidad de los diferentes tipos de energía física presentes en la
naturaleza. A este autor se le deben las expresiones «ley de conser­
vación de la energía» (1853) y «energética» (1855), teoría de la
energía que establece las leyes de la dinámica.
El paradigm a new toniano — mecánica clásica— , que había d o ­
m inado la idea de ciencia natural durante dos siglos, no tiene ins­
trum entos para operar en el dom ino de la energía, que será estudia­
da en relación al calor. A raíz de la publicación en 1850 del escrito
de R. Clausius «Sobre la fuerza m otriz del calor», en 1854 W.
Thom son da su nom bre a la term odinám ica, y durante la década
siguiente Clausius levantará el edificio conceptual de esta ciencia,
que postula dos leyes: 1) la energía del universo es constante (ley de
conservación de la energía) y 2) la entropía del universo tiende a un

X III
I N T R O D U C C I Ó N A LA L U I C I Ó N E S P A Ñ O L A

máxim o (la irreversibilidad es fundam ento de la naturaleza). El de-


term inismo de la prim era ley se conjuga con el indeterm inism o de
la segunda, la dinámica subsume a la mecánica y la naturaleza es
definida según dos com ponentes fundam entales: m ateria y energía.
C on la definición del carácter estadístico de la segunda ley por
parte de M axwell en 1867 y su form ulación en el «teorem a H» de
Boltzmann en 1872, la term odinám ica no sólo ofreció un m odelo
para la teoría física del campo sino que estableció una nueva for­
m ulación de la ley física, que dejaba de ser determ inista para p re­
sentar una naturaleza parcialm ente aleatoria, probabilista.
Un nuevo m aterialismo, no mecanicista, surge en los últimos
veinte años del siglo X IX , como respuesta al im pulsado por el grupo
berlinés de médicos llegados a la física desde la fisiología y que
aplican necesariam ente las nociones energéticas a la fisiología
(H elm holtz), la neurología (Du Bois-Reym ond) y la psicología
(W undt funda en 1879 el prim er laboratorio de psicología experi­
m ental). La generalización de la term odinám ica, de la noción de
energía y sus transform aciones, constituye el núcleo de la «energé­
tica» finisecular de W. Ostwald, a quien se le deben sentencias
com o «lo real se encarna en la energía» o «lo real es lo que actúa»,
expresión esta últim a que Jung no dejará de utilizar. Para Ostwald,
discípulo de M ach, la m ateria no sería sino un derivado de la ener­
gía. O tro discípulo de M ach, Einstein, establecería con su célebre
fórm ula de la relatividad especial de 1905 esa equivalencia de masa
y energía, a p artir de la reform ulación que hace Lorentz del campo
electrom agnético alrededor de 1900, el mismo año en el que Planck
ofrece su noción de cuanto — esto es, discontinuidad— y Freud
presenta su concepto de inconsciente.
A raíz de la síntesis de la urea en el laboratorio de Kóhler en
1828 y la p u b licació n en tre 1833 y 1838 del M anual de fisio lo ­
gía h u m a n a de J. M üller, quien form ula una energía específica del
nervio que en 1848 Du Bois-Reymond dem ostrará ser la energía
eléctrica, las investigaciones neurológicas y fisiológicas experim en­
tales en las que se centró la Asociación Física de Berlín, constituida
en 1845, reciben un impulso que alcanzará su apogeo en los años
sesenta de ese siglo. Sus éxitos dan lugar al proyecto fisicalista — no
hay otra energía que la físico-química— que hoy sigue siendo el
paradigm a dom inante. En su m om ento inaugural, autores como
M oleschott («el hom bre es lo que come»), Vogt («el cerebro secreta
pensam ientos com o el hígado bilis») o Büchner irrum pieron con
fuerza en el seno de una concepción de la naturaleza hija del p ro ­
yecto rom ántico de Schelling, proponiendo una imagen de la vida

xrv
I N T R O D U C C I Ó N A IA I I J I C I Ó N t i P A Ñ O L A

ajena a cualquier principio vital (la «entelequia» de Dricscli) y una


concepción de la psicología sin alma. Lo proclam a uno de los auto­
res de este impulso mecanicista, F. Lange en su Historia del m ate­
rialismo (1866), abogando por «una psicología sin alm a (...) con­
form e a la ciencia de la naturaleza», sin postulados metafísicos com o
una pretendida «esencia del alma» y basada en el estudio objetivo
los procesos fisiológicos. Su consigna: «¡Admitamos, pues, audaz­
m ente una psicología sin alma!».
Sigmund Freud, discípulo de uno de los m iem bros de aquella
Asociación, Brücke, conocía suficientemente bien los m odos del
trabajo de laboratorio fisiológico y las interpretaciones energetis-
tas. En un prim er m om ento elabora una teoría psicológica con so­
p orte biológico (Proyecto de una psicología para neurólogos), aun­
que no seguirá ese camino. M antendrá sin em bargo el pensam iento
y la term inología energetistas, gran parte de esta últim a tom ada de
la Psicofísica de Fechner y apoyándose en la psicología académica
de H erbart. A la energía que circula por el sistema psíquico Freud
la denom ina libido y la fundam enta en la pulsión sexual. La libido
es la energía constante que se manifiesta en las continuas transfor­
m aciones del objeto de la pulsión. Planteam ientos presentes en el
posterior desarrollo del psicoanálisis.
Jung publica «Sobre la energética del alma» en 1928, ensayo
central que da título a la segunda entrega de los «Tratados psicológi­
cos». A com pañan este ensayo otros tres: «Puntos de vista generales
acerca de la psicología de los sueños» (1916), «Instinto e inconscien­
te» (1919) y «Los fundam entos psicológicos de la creencia en los
espíritus» (1920). Hay razones para pensar que gran parte del p ri­
m er texto ha sido escrito en paralelo a Transformaciones y símbolos
de la libido (1911-1912) y Ensayo de presentación de la teoría psi-
coanalítica (1913), con las que intentaba am pliar el ám bito del psi­
coanálisis. Evidentem ente, dada la fecha de publicación, el texto
integra no sólo sus prim eros hallazgos — complejo, inconsciente co­
lectivo, arquetipo— sino los que ha ido fraguando desde entonces a
través fundam entalm ente de Tipos psicológicos (1921), Lo incons­
ciente en la vida normal y patológica (1926) y Las relaciones entre el
yo y lo inconsciente (1927). Es decir, en esta presentación energetista
de su psicología, Jung ya ha elaborado la tipología basada en las acti­
tudes (extraversión/introversión) y funciones (pensar/sentir y perci­
bir/intuir) y ha ofrecido su prim era versión del proceso de individua­
ción en relación con algunos arquetipos (sombra, ánim a y ánimus).
C om o puede leerse en Recuerdos, sueños, pensam ientos, el fin
que perseguía Jung con la publicación de «Sobre la energética del

XV
I N T R O D U C C I Ó N A LA E D I C I Ó N E S P A Ñ O L A

alma» era «realizar tam bién una cierta unificación en psicología,


com o la expresada en las ciencias naturales bajo la form a de una
energética general», pues consideraba que «a través de la concep­
ción energética de la libido surge una cierta unificación de las con­
cepciones [de la psicología de lo inconsciente]». A fin de cuentas, la
visión energetista puede fundam entarse de form a natural en una
noción de libido com o interés y energía vital. Siguiendo en el sujeto
a dirección de la atención y de la intensidad em ocional ligada a las
representaciones y conductas se pueden establecer los paralelismos
oportunos con las nociones físicas. Históricam ente es la noción de
«umbral de consciencia», debida a H erbart, el prim er concepto
energético en psicología. Lo recuerda Jung en su texto sobre la
esencia de la psique: «La idea de un um bral de consciencia presupo­
ne una concepción energética, según la cual el conocim iento de los
contenidos psíquicos depende esencialmente de su intensidad, es
decir, de su energía» (§ 3 6 3 )1. Así pues, investigando el sistema de
valoración psicológica (el sentim iento) y su correlato em ocional
— que Jung pudo objetivar con el galvanóm etro o el pneum ógrafo
en los estudios experim entales de sus prim eros años profesiona­
les— se puede con relativa facilidad estim ar una cantidad de ener­
gía de los procesos psicológicos, una dinám ica psíquica.
Para Jung es fundam ental la relación que guardan consciencia e
inconsciente a lo largo del decurso vital y las evoluciones de la
libido (progresión/regresión; extraversión/introversión) propias del
desarrollo psicológico del individuo, un desarrollo que reproduce
el crecim iento biológico con sus diversas tareas según las fases de la
vida, de la infancia a la senectud. Es decir, la psique tiene una
tendencia propositiva, finalista, m anifestada tanto en el instinto y
su com pulsividad com o en los actos plenos de sentido ilum inados
p o r el espíritu, todo ello bien señalado desde el punto de vista
energético p or la irreversibilidad entrópica. Desde esa perspectiva,
«los procesos psíquicos aparecen com o compensaciones energéticas
entre el espíritu y el instinto» (§ 407) según una tendencia finalista
en la que Jung pondrá todo el peso de su argum entación a lo largo
de su vida. El centro de atención es el símbolo, expresión evidente
del espíritu y definido com o m áquina transform adora de libido con
una función prospectiva.

1. L os p á r r a f o s s e ñ a la d o s re m ite n a e ste v o lu m e n .

X VI
I N T R O D U C C I Ó N A I A L U I C I Ó N ( S C A Ñ O I A

«Imagen es alma»

Jung entra en la esfera científica con su concepto de com plejo, esa


psique parcial en su m ayor parte inconsciente, com puesta de afec­
tos y representaciones. Si el enfoque energético de la psique persi­
gue las intensidades de los afectos, y en ello pertenece a las ciencias
naturales, el aspecto representacional, propiam ente psíquico, exige
otros criterios, específicamente psicológicos, cuya m etodología de
estudio es más propia de las ciencias humanas. «Yo creía estar prac­
ticando ciencias naturales en el mejor sentido, fijando, observando
y clasificando hechos, decribiendo conexiones causales y funciona­
les y al final descubrí que me había enredado en una malla de
reflexiones que se salían por com pleto del ám bito de las ciencias
naturales y entraban en el terreno de la filosofía, la teología, el
estudio com parado de las religiones y la historia de las ideas en
general» (§ 421). Jung escribe estas palabras en 1946, inm erso ya
en las investigaciones alquímicas, para presentar en el Encuentro
Eranos de ese año su ponencia «El espíritu de la psicología», cuya
revisión es publicada en 1954 com o «Consideraciones teóricas acer­
ca de la esencia de lo psíquico», la más acabada presentación con­
ceptual de su psicología.
La imagen, sea entendida como representación psíquica o como
expresión gráfica, ocupa un lugar im portante en la obra junguiana.
En su investigación sobre el fenómeno psíquico Jung com para conti­
nuam ente las producciones espontáneas de lo inconsciente individual
(sueños y creaciones de la imaginación activa) con las representacio­
nes colectivas presentes en el arte, la religión, la filosofía y las cien­
cias. Es la forma más clara de com probar su hipótesis de lo incons­
ciente colectivo. Esa metodología, propia de las humanidades y su
m étodo histórico y comparativo, introduce de form a natural la no­
ción de arquetipo. En palabras de Jung, «el arquetipo en sí es un
factor psicoide que, p o r así decir, pertenece a la parte invisible, ultra­
violeta, del espectro psíquico. Com o tal no parece capacitado para
acceder a la consciencia (...), es decir, es transcendente» (§ 417). Aún
más, «no presenta ninguna característica fisiológica y no puede ser
abordado como psíquico, a pesar de que se manifieste psíquicamente
[por lo que...] no nos queda más remedio que calificar su naturaleza
d t “espíritu”» (§ 420). El arquetipo como elemento diferenciable de
lo inconsciente colectivo se presenta en la psique individual como
constelación que orienta su libido. Caracterizado por su numinosi-
dad, el arquetipo es la autorrepresentación del instinto y se manifies­
ta como símbolo y mito en un proceso de psiquificación.

X V II
I N T R O D U C C I O N A LA L U I C I Ó N E S P A Ñ O L A

Como em pírico, Jung intenta ceñirse a los fenóm enos y tener


muy presentes los presupuestos que determ inan a priori nuestra
captación del fenóm eno. Tratándose del hecho psíquico, sujeto y
objeto se identifican y la objetividad parece imposible. Refiriéndose
a estas complicaciones, com entará que «la psicología ha de anularse
a sí misma com o ciencia, y sólo así alcanza su objetivo científico.
Cualquier otra ciencia tiene una base fuera de sí misma; no le ocu­
rre lo mismo a la psicología, cuyo objeto es el sujeto de toda cien­
cia» (§ 429). Sin em bargo la autonom ía de los fenómenos incons­
cientes respecto a la consciencia sugieren una psique objetiva,
aunque sea de difícil investigación. M uy influido p o r Kant y la
lectura de su obra que hace Schopenhauer, Jung se centra pues en
la experiencia psíquica, que se m anifiesta com o fenóm eno proposi­
tivo en form a de fantasía.
La im aginación, esa capacidad de producir y reproducir im áge­
nes, va a ocupar la atención cuidadosa de Jung: «el alma es una
sucesión de imágenes en el más am plio sentido (...), una expresión
en imágenes de las actividades vitales», y subraya consecuentem en­
te la «esencia im aginadora del alma» (§ 618). Aquí se manifiesta el
punto de vista específicamente psicológico. Frente al esse in re y el
esse in intellectu solo que alim enta la eterna pugna de realismo e
idealismo, Jung propone com o vía de conocim iento el esse in ani­
ma. Así pues, contra la psicología sin alma Jung afirma la Realidad
del alma — com o reza el título de la cuarta entrega de los «Tratados
psicológicos» (1934)— , esa realidad psíquica cuya apreciación cons­
tituye «el logro más im portante de la psicología m oderna» (§ 683).
El alma no es sólo la psique consciente desde la que podem os
ejercer la voluntad, sino una enorm e virtualidad desconocida que
concentra la m áxim a intensidad en la m ínim a extensión y que p re­
senta características atem porales y aespaciales. Esa psique objetiva,
tan obvia com o elusiva, puede ser atendida en sus manifestaciones
naturales. Jung pondrá a punto un m étodo para poder investigarla:
la im aginación activa.
El m étodo se le im puso a Jung naturalm ente en la confronta­
ción con su propio inconsciente, tal com o la describe en sus m em o­
rias. La estrategia era perm itir aflorar las imágenes vehiculadas por
las fuertes em ociones durante su depresión tras la ru p tu ra con
Freud. La o p ortunidad de fijar esas imágenes e interactuar con ellas
le señaló el camino de su obra: «Los años en que ya trataba de
aclarar las imágenes internas constituyeron la época más im portan­
te de mi vida, en la que se decidió todo lo esencial (...) T oda mi
actividad posterior consistió en perfeccionar lo que brotó de lo

X V III
I N T R O D U C C I Ó N A 1* t U I C I Ó N 15 P A N O l A

inconsciente, y que com enzó inm utándom e a mí. C onstituyó la


m ateria prim a para la obra de mi vida». La prim era form ulación de
ese m étodo se encuentra en «La función transcendente», escrito en
1916, en plena crisis, y no publicado hasta 1957.
La denom inación «función transcendente» la tom a Jung del
creador del análisis m atem ático m oderno, K. W eierstrass. Se trata
de funciones de variable compleja que integran núm eros transcen­
dentes. Es decir, perm iten establecer convergencias dentro de gran­
des series que tienden al infinito. Para la experiencia de Jung inten­
tando integrar contenidos conscientes e inconscientes, cuya fuente
parecía ser infinita, la noción de función transcendente era muy
adecuada pues perm itía ver un sentido (una direccionalidad y un
significado) a los diversos contenidos en compensación. N o en vano
se entiende la función transcendente de Jung com o la articulación
de las cuatro funciones psíquicas — teoría elaborada unos años des­
pués.
Si la psique se m anifiesta com o una fuente de imágenes, su
dinam ismo es fundam entalm ente creativo. De ahí que para Jung lo
inconsciente no tenga tanto que ver con la represión m oral sino
con la naturaleza y su feracidad, con lo que la indagación psicoló­
gica puede seguir lincam ientos semejantes a los de la investigación
física. Es decir, delim itar los hechos desde unos presupuestos teóri­
cos y establecer hipótesis que guíen la investigación. «La psique no
es en m odo alguno un caos com puesto de arbitrariedades y casua­
lidades, sino una realidad objetiva accesible a la investigación por
m edio de m étodos basados en las ciencias naturales (...) En la m e­
dida en que se trata de acontecim ientos objetivos, éstos no pueden
ser interpretados más que com o procesos energéticos (...) en virtud
de los cuales pueden precisam ente ser calificados de “fenóm enos”,
[sin qu e...] el aspecto energético abarque, o siquiera explique, la
totalidad de la psique». Según esto, «la psique debería poseer un
aspecto bajo el cual apareciera com o masa en m ovim iento, [que
perm itiría pensar en ...] una m ateria con una psique latente» (§ 441).
Sus investigaciones sobre la sincronicidad se refieren precisam ente
a este particular.
El objetivo de la psicología es establecer conceptualm ente esta
realidad psíquica — la única realidad accesible directam ente— . La
rel ición de los procesos psíquicos con su base biológica puede ser
investigada en térm inos neurológicos y etológicos. En el prim er
caso, el objeto es el organismo m aterial (el sistema nervioso como
autorregulador), aunque, como trata en «Sincronicidad...», m uchos
hechos cuestionen nuestro sentido com ún al respecto. En el segun­

XDC
I N 1 R O D U C C I Ó N A LA L U I C I Ó N E S P A Ñ O L *

do caso, lo relevante es la interrelación vehiculada por los instintos


entre organismos y del organismo con su m edio. En «D eterm inan­
tes psicológicos del com portam iento humano» (1937) Jung se refie­
re a cinco grupos principales de factores instintivos: ham bre, sexua­
lidad, actividad, reflexión y creatividad. Si en 1919, en su «Instinto
y arquetipo», había definido el instinto com o «forma típica de la
acción» cuya imagen sería el arquetipo, «forma típica de la apre­
hensión», en su texto de 1947 será aún más explícito: «No hay
ningún instinto am orfo, pues todo instinto tiene la form a de su
situación (...) La imagen representa el sentido del instinto» (§ 398).
El propio arquetipo aparece com o un instinto que presenta un polo
psicoide —no representacional en cuanto biológico-m aterial— y
otro espiritual —representacional en cuanto aním ico— . Jung es ex­
plícito ai respecto en su conferencia «Espíritu y vida» (1926): «La
vida y el espíritu son dos poderes — o necesidades— entre los cua­
les se halla el hom bre. El espíritu da sentido a su vida y la posibi­
lidad de desarrollarla al máximo. Pero a su vez la vida es im prescin­
dible para el espíritu, pues la verdad de éste no es nada si no puede
vivir» (§ 648).
Jung era muy consciente de la im popularidad que suponía ha­
cer hincapié en la noción de espíritu. Com o escribía a Pauli en una
carta de mayo de 1953, «en la historia m oderna se ha considerado
al espíritu com o parte integrante de la psique y se le ha identificado
con la función del intelecto. De esta m anera el espíritu ha desapa­
recido p o r así decirlo de nuestro campo de visión y ha sido substi­
tuido por la psique, y nos resulta difícil conceder al espíritu una
autonom ía y una entidad com o las que asignamos sin ningún repa­
ro a la materia». Sin embargo, es precisam ente el espíritu com o una
consciencia más amplia el factor fundam ental del despliegue de la
H um anidad y del individuo, y la respuesta a esa psicología sin alma
propia de un m undo desencantado, resultado del reduccionism o
mecanicista desde el que se aborda la com prensión no sólo del
fenóm eno hum ano sino de la misma materia.

Unus m undus

En 1952, el mismo año que se publica Respuesta a Job, sale a la


venta la cuarta entrega de los «Estudios del Instituto C. G. Jung».
Su título, La interpretación de la naturaleza y la psique . C om pues­
to po r dos artículos, uno lleva la firma de Jung, «Sincronicidad
com o principio de conexiones acausales», el otro es de W. Pauli,
prem io N obel de física en 1945 y uno de los prom otores científicos

XX
IN I K O U U C C I Ó N A LA t O IC IÓ N I S I ' A N O L A

de Instituto desde su fundación en 1948, y trata sobre «La influen­


cia de las ideas arquetípicas en las teorías científicas de Kepler». Un
psicólogo y un físico unían sus fuerzas, sum ergiéndose cada cual en
el ám bito profesional del otro, para ofrecer una imagen de la rea­
lidad y del conocim iento de mayor am plitud que la habitual.
Aunque ya el joven Jung había señalado en su conferencia Zo-
fingia de 1897 que «el alma es una inteligencia independiente de
espacio y tiempo» no será hasta 1930, en su necrología de R. Wil-
helm, cuando presente tím idam ente su idea de la sincronicidad:
«La ciencia del I C king radica precisam ente no en el principio de
causalidad, sino en un principio hasta ahora innom brado — por no
existir entre nosotros— que yo he denom inado tentativam ente prin­
cipio sincronístico (...) Entre nosotros esta form a de pensar desapa­
rece de la historia de la filosofía con Heráclito, hasta que, con
Leibniz, volvemos a percibir un lejano eco de la misma. Pero en el
ínterin no se extinguió, sino que pervivió entre los claroscuros de la
especulación astrológica». Pasarán veinte años más antes de que
Jung presente adecuadam ente su hipótesis juvenil.
Jung debe a W ilhelm , quien le im pulsó a que escribiera un
com entario al texto de alquimia taoísta El secreto de la Flor de Oro,
haber alcanzado el pu n to central de su psicología, la idea de sí-
mismo. Allí puede leerse: «El centro de gravedad de la personali­
dad no es más el yo, que es un m ero centro de consciencia, sino un
punto, por así decir, virtual entre lo consciente y lo inconsciente, al
que cabe designar com o sí-mismo». Es la prim era m ención del ar­
quetipo de la individualidad psicológica, al que dedicará una inves­
tigación porm enorizada en Aion, publicado en 1951. En esta últi­
m a obra Jung señala que «el punto de vista puram ente biológico o
científico-natural no es recom endable en psicología, en la m edida
en que es principalm ente sólo de orden intelectual» y donde está
ausente la noción de valor (sentimiento). En las últim as páginas
escribe que «tarde o tem prano la física atóm ica y la psicología de lo
inconsciente llegarán a aproxim arse de m odo significativo, pues
ambas, independientem ente y desde lados opuestos, asedian el
ám bito transcendental, la prim era con la idea del átom o, la segun­
da con la del arquetipo (...) Psique y m ateria son uno y el mismo
m undo, y la una participa de la otra, pues si no su acción recíproca
se:'a imposible. Por lo tanto, si la investigación pudiera avanzar lo
suficiente, tendríam os que llegar a una coincidencia última de los
conceptos físicos con los psicológicos». El libro publicado con Pauli
es un prim er paso en esa dirección que, tras M ysterium coniunctio-
nis, culm ina en su texto sobre los OVNI en 1958.

XXI
I N T R O D U C C I Ó N A LA r m C I Ó N E S P A Ñ O L A

Puede rastrearse la investigación junguiana sobre la sincronici­


dad — el térm ino para significar la coincidencia de sentido entre
estados psíquicos y físicos no ligados causalmente— en la corres­
pondencia que Jung m antiene desde los años treinta del siglo x x
con físicos de la talla de Pauli, sus discípulos Jordán y Fierz, o con
los pioneros de la parapsicología los psicólogos Rhine, Abrams y el
psiquiatra Smythies. C om enta todo ello tam bién con sus amigos y
discípulos o con investigadores, como Barbault o el mismo Rhine,
que le envían sus cuestionarios.
Jung conocía a Pauli al menos desde el año 1931, cuando le
deriva a su discípula E. Rosenbaum para seguir un análisis, que
term inaría en 1934. Desde 1928 Pauli es profesor en la Escuela
Técnica Superior Federal (EHT) de Zúrich — donde Jung volvería
a la docencia en 1934, con «Consideraciones generales sobre la
teoría de los complejos» como lección inaugural— . La correspon­
dencia entre ellos abarca de 1932 a 1957. Pauli m uere en 1958.
H abía nacido en 1900. Com o m iem bro destacado de la Escuela de
Copenhague sus aportaciones más im portantes son el principio de
exclusión (1924), la teoría no relativista del spín (1927), la teoría
cuántica general de los campos, con Heisenberg (1929) y su postu­
lación del neutrino (1930). Coincidió y trabajó con Einstein en
Princeton a partir de 1940 y recibió el Premio N obel en 1945.
Los prim eros quince años del siglo X X fueron para Europa una
belle époque, arrasada por la I G uerra M undial. En las artes plásti­
cas y literarias, la música, la filosofía, la arquitectura y decoración,
las ciencias exactas, físicas y naturales, la medicina y la m oral, las
hum anidades se vislumbra la misma transform ación espiritual. Es la
crisis de las certidum bres matemáticas, la aparición de la relativi­
dad y la mecánica cuántica, el redescubrim iento de los crom osom as
y las leyes de la herencia, la secularización, lo inconsciente, el do-
decafonism o, el cubismo, el expresionismo, el m odernism o, dadá.
Lo prim itivo, lejano y desconocido se hacía conocido, cercano, ac­
tual. Protagonistas de esa ampliación de sus específicos campos de
investigación lo son tanto Jung com o Pauli, científicos del sujeto y
del objeto respectivamente.
Jung, veinticinco años mayor, durante ese periodo delim ita con­
ceptual (1902) y experim entalm ente (1905-1908) el complejo in­
consciente, form ula la prim era lectura psicoanalítica de la psicosis
(1907) y plantea la hipótesis de lo inconsciente colectivo, sus sím­
bolos y sus dom inantes (1911-1912). Tras la I G uerra M undial,
años de desolación y transform ación personales, su psicología ad­
quiere m ayor extensión y profundidad —las funciones psíquicas y

XXII
INTRODUCCIÓN A LA IDICIÓN ESPAÑOLA

.iu papel en la relación consciente/inconsciente y la tipología psico­


lógica (1921), la dinám ica psíquica del proceso de individuación
(1927 y 1928) y la dirección del proceso de individuación alrede­
dor del sí-mismo (1929)— . Algunos de los capítulos de este volu­
men 8 son textos que fueron publicados en recopilación durante los
años treinta, com o Problemas psíquicos del m undo actual (1931) y
Realidad del alma (1934).
Para la física, el siglo comienza tam bién en 1900 con el descu­
brim iento del cuanto gracias a Plank, continúa con el año m ilagro­
so de Einstein en 1905: fotón, cálculo probabilístico del m ovim ien­
to brow niano y relatividad especial. El 1910 los esposos Curie
captan las emisiones del radio. Un año después R utherford presenta
>u estructura del átom o, que en 1913 Bohr cuantiza. En 1917 Ein­
stein presenta su relatividad general. A partir de los prim eros años
veinte De Broglie y Schródinger fundan la mecánica ondulatoria.
Se han puesto las bases para la gran transform ación en nuestro
conocim iento de la materia.
Jung conoció a Einstein de la época en que éste trabajaba en la
E H T de Z úrich y le invitó varias veces junto a otros colegas del
Burgóhlzli a su casa. Com o escribe en febrero de 1953 a C. Selig,
«Conocí a Albert Einstein (...) y le recibí varias veces por esa época
(...) Era al principio de su carrera (...) cuando desarrollaba su p ri­
m era teoría de la relatividad (...) N osotros, psiquiatras, en tanto no
m atem áticos, seguíamos mal su argum entación. Sin em bargo com ­
prendí lo bastante com o para que ejerciera sobre mí una fuerte
im presión (...) Es Einstein el prim ero que hizo nacer en mí la idea
de una posible relatividad del tiem po y el espacio, que estarían
determ inados por el psiquismo. Es a partir de esta prim era im pre­
sión com o se desarrollaron treinta años más tarde tanto mi relación
con el físico W. Pauli com o mis tesis concernientes a la sincronici-
dad psíquica». Parece que Jung esperó a realizar gran parte de su
obra antes de argum entar y generalizar su intuición prim era del
alma com o inteligencia atem poral y aespacial. Previam ente tuvo
que entender la estructura y la dinámica de esta alma elusiva que
conecta al yo con el cosmos. Era un asunto resbaladizo que sólo a
p artir de 1930 com ienza a cartografiar. A P. Jordán, entonces un
ayudante de Pauli que intenta explicar la telepatía desde la física
cuántica, le escribe en 1934: «En lo que concierne a la hipótesis de
lo inconsciente colectivo, estoy aún muy lejos de haber publicado
todos los m ateriales al respecto que poseo (...) Los curiosos casos
de paralelismo en el tiem po que generalm ente se llaman coinciden­
cias, pero que designo fenóm enos de sincronicídad, son en el fondo

xxm
I N T R O D U C C I Ó N A LA L U I C I Ó N E S P A Ñ O L A

muy frecuentes al observar lo inconsciente (...) Algo que entre


nosotros se considera superstición». Las prim eras noticias de estos
fenómenos y sus implicaciones aparecen en «La estructura del alma»
(1927), «El problem a fundam ental de la psicología actual» (1931) y
«Alma y m uerte»(1934).
Artículos que leyó J. B. Rhine, el director del prim er laborato­
rio parapsicológico universitario, m ontado bajo los auspicios de W.
M cDougall, viejo conocido de Jung. Rhine envía su Percepción
extrasensorial (1934) a Jung, quien en su agradecim iento le com en­
ta los fenóm enos parapsíquicos en su propia casa (la fragm entación
de un cuchillo en cuatro partes, la ruptura de una mesa secular en
1899), en relación con las experiencias ocultistas con su prim a H.
Preiswerck, sujeto de estudio de su prim era obra científica de 1902,
y le confiesa que «todas las cuestiones concernientes al carácter
particular de la psique respecto al tiem po y al espacio, es decir, la
supresión evidente de estas categorías en ciertas actividades, me
interesa enormem ente». N o le oculta a Rhine, seis meses después,
que «se corre el riesgo de ser tom ado por un loco o un m entiroso
(...) prefiero no dar a conocer un gran núm ero de mis experiencias.
Pondrían al m undo científico ante problem as dem asiado trastom a-
dores». Pero necesita de los científicos para poder form ular tales
fenóm enos sin violar las leyes físicas.
En octubre de 1935 escribe a Pauli: «La estructura central de lo
inconsciente no puede fijarse espacialmente, es una existencia idén­
tica a sí misma en todo lugar del espacio que debe ser pensada
com o inespacial (...) Tengo la im presión de que esta característica
es tam bién válida para el tiempo». C onocedor de las experiencias
paradójicas que se plantean en los experim entos de la física cuánti­
ca, donde algunos procesos microfísicos invierten aparentem ente el
orden causal, Pauli com enta a Jung año y medio más tarde que «la
física más reciente es apropiada para representar simbólicamente,
incluso en sus detalles más finos, los procesos psíquicos». Es por
interm edio de la ciencia del objeto — que en la m ecánica cuántica
sólo puede ser diferenciado arbitrariam ente del sujeto— com o Jung
— que señala la existencia de una psique objetiva más allá del sujeto
consciente— podrá articular su hipótesis de un orden acausal en la
naturaleza, la sincronicidad.
Jung conocerá personalm ente a Rhine en 1937 con ocasión de
las conferencias que dicta en Yale sobre Psicología y religión y
m antendrán una correspondencia hasta bien entrada la década de
los cincuenta, interrum pida durante los prim eros años de la II
G uerra M undial. En enero del año en que ésta se inicia, 1939, Jung

XXIV
I N T R O D U C C I Ó N A I A t D I C I Ó N t¡SI>ANOl.A

escribe al pastor F. l’fafflin que «la propiedad de anular el espacio


y el tiem po debe ser inherente a nuestra alma (...) Hay razón para
pensar que sólo lo que llamamos “consciencia” está encerrada en el
tiem po y el espacio, m ientras que la parte restante del alma, es
decir, lo inconsciente, se encuentra en estado de realtiva atem pora-
lidad y aespacialidad». Esa relatividad es el leitm otiv que orienta su
investigación, acom pañada en la distancia por las investigaciones
experim entales de Rhine: «Su nuevo proyecto parapsicológico [so­
bre la psicocinesis] me interesa mucho (...) H ablo m ucho de su
trabajo en mi entorno (...) Com o usted, pienso que la ciencia de la
naturaleza revestirá un aspecto muy particular en cuanto estemos
en posesión de todos los hechos que puedan encontrarse en el d o ­
minio parapsicológico», le escribe en noviem bre de 1942.
El mismo día que term ina la II G uerra M undial, el 7 de mayo
de 1945, Jung escribe a M. Fierz, catedrático de física teórica de
la Universidad de Basilea, que «mi reflexión se refiere al problem a
más general de la reconstrucción del fenóm eno físico com o fenó­
m eno psíquico. Paralelam ente habría que contem plar tam bién la
“reconstrucción” de alguna m anera inversa del fenóm eno psíquico
en fenóm eno físico». Aprovecha entonces para referirse al libro
recién publicado de Schródinger ¿Qué es la vida?, que m arcará el
inicio de la biología m olecular, y donde se presenta a los seres
vivos com o creadores de orden, bien a partir del orden — heren­
cia— , bien a partir del desorden — acción sobre el m edio, neguen-
tropía y, p o r lo tanto, inform ación— . C uatro meses después co­
m enta a Rhine que «he reflexionado m ucho sobre la parapsicología
y he intentado evidenciar algunas relaciones (...) pero me absten­
go de hablar públicam ente de este tem a (...) N o sé tanto de pa­
rapsicología com o usted piensa (...) N o me siento com petente
para tratar am pliam ente este asunto».
A pesar de ello, dará su respuesta al cuestionario que le envía
Rhine en noviem bre de ese año: 1) La parapsicología es una ram a
particular de la psicología de lo inconsciente. 2) La parapsicología
puede ayudar a com prender cóm o la psique inconsciente m odela y
rem odela sin cesar lo viviente. 3) La parapsicología ha m ostrado
sobre todo que la psique presenta una cierta relatividad espacial y
tem poral. 4) La parapsicología trata por ahora de un problem a que
concierne únicam ente a las ciencias de la naturaleza, no a la psi­
quiatría; y 5) «En el m undo microfísico la relatividad del espacio y
el tiem po es un hecho establecido. En la m edida en que la psique
engendra fenóm enos de carácter aespacial y atem poral parece for­
m ar parte del m undo microfísico (...) Com o la psique es un fenó­

XXV
I N T R O D U C C I Ó N A LA E D I C I Ó N E S P A Ñ O L A

meno energético posee una masa, una masa seguram ente de im por­
tancia o extensión microfísica. Podemos deducir de este hecho las
acciones m ateriales de la psique. En la m edida que la relatividad
del espacio y del tiem po incluye la relatividad de la causalidad,
como la psique participa de la realidad espacio-tem poral tam bién
relativiza la causalidad; y en la m edida en que es microfísica posee
una independencia al menos relativa respecto a la causalidad abso­
luta (...) La percepción extrasensorial es una m anifestación de lo
inconsciente colectivo, psique que se conduce com o una (...), no es
personal sino objetiva (...) Entiendo estos fenóm enos com o sincro-
nicidad de acontecim ientos arquetípicos».
Unos años después, en abril de 1948, saluda la aparición de El
nuevo m undo de la m ente, de Rhine, como «una de las grandes con­
tribuciones al conocim iento de los procesos inconscientes (...) Sus
experiencias han confirm ado sin duda ninguna la relatividad psíqui­
ca del tiem po, el espacio y la m ateria (...) M i principal preocupa­
ción es el problem a teórico de la relación entre la psique y el conti-
nuum espacio-tem poral de la microfísica». Algunos meses más tarde
el m icrofísico Pauli escribe a Jung, en una carta donde aparece por
prim era vez la palabra “sincronicidad” en su correspondencia: «La
acción dim anante del punto m edio situado en un estrato interm edio
cuida en prim er lugar de la discriminación entre physis y psique y
representa un orden que discurre fuera del espacio y parcialm ente
tam bién fuera del tiempo». ¿No es esa la definición de sí-mismo?
Era el acicate que Jung esperaba. En enero de 1949 escribe al
filósofo G. Frei, tam bién prom otor científico del Instituto C. G Jung
y m iem bro habitual de. Eranos, sobre las dificultades para enfocar el
asunto: «Intento, según la tarea que me es propia, abordar el proble­
ma bajo el ángulo científico. Desde el punto de vista científico,
E = M , energía igual a masa. La energía no sólo es cantidad, sino
siempre cantidad de algo. Si consideram os los procesos psíquicos
com o energéticos les atribuim os una masa. Esta masa sólo puede ser
muy pequeña, si no la física podría dem ostrar su existencia. En los
fenóm enos parapsicológicos se hace dem ostrable, y a la vez se ob­
serva que obedece a leyes, pero psíquicas, no físicas, pues es parcial­
m ente independiente del espacio y del tiem po, en el sentido de que
la energía psíquica se com porta com o si espacio y tiem po no tuvie­
ran sino una validez relativa. Sólo podría ser aprehendida m ediante
un esquem a cuatridim ensional o m ultidim ensional. (...) La física
atóm ica ya lo hace con datos que aún pueden ser aprehendidos cuan­
titativam ente. La psicología no dispone aún de ninguna probabili­
dad de aprehensión cuantitativa de sus datos».

XXVI
I N T A O U U C C I Ó N A LA I, Ü I C I Ó N L ¡ C A Ñ O L A

Pero ya cstíí trabajando a fondo y cu junio de ose mismo año


envía a Pauli el prim er borrador de sil prim er texto sobre la sincro­
nicidad («Sobre sincronicidad»): «Hace ya algún tiem po que usted
me sugirió que intentase poner por escrito en algún m om ento mis
ideas acerca de la sincronicidad. Por fin me ha sido posible atender
a su sugerencia y reunir en cierto m odo mis planteam ientos [con...]
esta exposición plagada de signos de interrogación». El mismo día
hace llegar el m anuscrito a Fierz: «Le envío adjunto el m anuscrito
de un texto que Pauli me ha incitado a escribir. Es una ordenación
de mis ideas concernientes al concepto de sincronicidad. Com o los
físicos son hoy los únicos que saben extraer algo de este género de
ideas, espero encontrar en un físico, precisam ente, una com pren­
sión crítica». Pauli responde inm ediatam ente con sus señalamientos.
Le parece que hay diferencias entre la sincronicidad y la parapsico­
logía, considera necesario definir con m ayor precisión el concepto
“acausal” y pone reparos a la palabra “sincronístico”, que «me pare­
ce hasta cierto punto carente de lógica».
D urante 1950 Jung va elaborando su m anuscrito y com enta sus
ideas y dificultades tam bién con sus colegas. En abril de ese año
escribe a E. W hitm on sobre la sincronicidad com o punto de encuen­
tro entre la física y la psicología, y señala que «el m étodo estadístico
de las ciencias de la naturaleza, el único que puede proporcionar
pruebas, está en relación de com plem entariedad con la sincronici­
dad. Eso significa que si hacem os observaciones estadísticas elim ina­
mos el fenóm eno de sincronicidad, y recíprocamente». Así pues hay
que utilizar el m étodo adecuado para captar la sincronicidad. Dos
meses después com entará a Pauli, recordando que «el intelectualis-
mo de la ciencia experim ental determ ina una imagen prejuzgada de
la naturaleza», que «los denom inados m étodos de azar m ánticos
ponen p o r esta razón el m enor núm ero posible de condiciones para
así poder captar la sincronicidad, es decir, la coincidencia conform e
al sentido».
En noviem bre de ese año tiene preparado un nuevo borrador.
Pauli hace sus anotaciones: «Análogamente a la com plem entarie­
dad de Bohr en física, nunca puede verificarse una contradicción
entre causalidad y sincronicidad». Indica que el «acto de creación»
de Jung puede entenderse com o «observación irrepetible» y p ro p o ­
ne el cuaternio «conservación de la energíaJcontinuum espacio-tem ­
poral y causalidad/sincronicidad». En la respuesta a esta carta, Jung
define la causalidad com o «relación constante (relativa) por acción»
y la sincronicidad com o «relación inconstante (relativa) p o r contin­
gencia o “sentido”». Pauli m anifestará un poco después su satisfac­

XX V II
I N T R O D U C C I Ó N A LA E D I C I Ó N E S P A Ñ O L A

ción por esta correspondencia, «pues tengo la im presión de que se


está llegando a una discusión real sobre todos estos problem as fro n ­
terizos desde dos lados diferentes», en la dirección deseada de «un
nuevo lenguaje psicofísico unitario (“neutral”) que describa sim bó­
licamente u na realidad invisible, potencial».
En los Encuentros Eranos de 1951 Jung presenta esta prim era
form ulación tentativa. Describe a un corresponsal (el Sr. H ., en
Alemania) los aspectos que ha subrayado en su conferencia: «El
arquetipo, en cuanto organizador de formas psíquicas en el interior
y el exterior de la psique es de naturaleza “psicoide” y transcenden­
te (...) El átom o está constituido por relaciones cuantitativas, el
arquetipo p o r relaciones cualitativas, es decir, relaciones de senti­
do, y la cantidad sólo interviene en el grado de num inosidad (...) La
cualidad se manifiesta en física en las llamadas discontinuidades
(...) Aunque el arquetipo psicoide no sea más que un m odelo o, si
se quiere, un postulado, los efectos arquetípicos tienen tanta exis­
tencia real com o la radiactividad». En esa sesión de Eranos, M.
Knoll, profesor de electrotécnica de Princeton, habla en su ponen­
cia de la influencia de la radiación de los protones solares, lo que
perm itiría pensar la astrología no com o una m ancia sino com o un
hecho causal. El «experim ento astrológico», el tratam iento estadís­
tico de un grupo de horóscopos mezclados al azar que constituye el
segundo capítulo de su texto m ayor sobre la sincronicidad, adquie­
re m ayor relevancia y sufre una revisión. A finales de ese año el
libro de Pauli y Jung está en prensa.
El artículo de Pauli se propone estudiar «el aspecto psicológico
de la form ación de los conceptos científicos y de su fundam ento
arquetípico», algo que él lleva haciendo consigo mismo m ediante el
análisis onírico, y que de un m odo más objetivo realiza ahora con
Kepler, elegido porque «sus ideas representan un estadio interm e­
dio notable entre las antiguas descripciones mágico simbólicas de la
naturaleza [las representadas por R. Fludd] y las m odernas, carac­
terizadas p o r su contenido m atem ático cuantitativo». Dem uestra
que «en Kepler la imagen simbólica precede a la form ulación cons­
ciente de una ley natural. Son las imágenes simbólicas y las concep­
ciones arquetípicas las que originan en él la búsqueda de las leyes
naturales», y recuerda que, «trascendiendo el significado de su p er­
sona, da lugar a la ciencia natural que hoy denom inam os clásica».
Desde la perspectiva de la mecánica cuántica, con los problem as de
observación que supone, «la física y la psicología vuelven a reflejar
para el hom bre m oderno lo cuantitativo y lo cualitativo». Gracias a
la com plem entariedad, las antinom ias de la ciencia clásica se hacen

xxvm
I N T R O D U C C I Ó N A IA t D I C I Ó N U F A N O L A

aparentes, con lo que «sería sum am ente satisfactorio que lo físico y


lo psíquico pudieran ser aspectos com plem entarios de la misma
realidad». Su objetivo de un lenguaje neutral y com ún a física y
psicología vendrá a través del núm ero: «el nuevo tipo de estadísti­
ca, ley natural de la física cuántica, que funciona com o interm edia­
rio entre el discontinuo y el continuo no puede, en principio, ser
reducido a leyes determ inistas causales en el sentido de la física
clásica, y sólo lim itando lo que sucede, según la ley, a lo que es
reproducible se debe volver a percibir la existencia de lo esencial­
mente único en los acontecim ientos físicos. M e gustaría proponer,
siguiendo a Bohr, que esta nueva form a de ley natural se designara
com o “correspondencia estadística”».
C orrespondencia es la palabra clave. Lo señala Jung en su tex­
to, y es explícito en su carta a J. R. Smythies, que en ese m om ento,
febrero de 1952, es profesor en la universidad de Edim burgo. De­
finiendo «la psique com o intensidad no desplegada en el espacio» y
«el cerebro com o convertidor (...) para transform ar la tensión de
intensidad relativam ente infinita de la psique en sí en frecuencias o
“extensiones” perceptibles», Jung continúa refiriéndose a «un p rin ­
cipio de explicación nuevo (en realidad, muy antiguo), la sincroni-
cidad, nueva expresión para la antigua teoría de las corresponden­
cias (...) Leibniz, el últim o pensador medieval, el últim o en pensar
todavía en térm inos de totalidad, explicaba el fenóm eno por m edio
de cuatro principios: espacio, tiem po, causalidad y corresponden­
cia (arm onía preestablecida)». En la misma carta subraya la clave
em ocional de la sincronicidad: «Las coincidencias de sentido se
producen en ciertas condiciones psíquicas que apelan particular­
m ente a la emoción».
Tras la publicación del libro Jung y Pauli continúan su reflexión
com ún. Para Pauli, com o escribe en febrero de 1953, «una vez que
la m ateria se ha convertido tam bién para los físicos m odernos en
una realidad invisible y abstracta, las perspectivas de un m onism o
psico-físico son m ucho más ventajosas». Y del mismo m odo que
Pauli considera que «el arquetipo del núm ero es el que posibilita en
últim a instancia la aplicación de la m atem ática a la física» otro
tanto le responderá Jung siete meses más tarde, al señalar que «al
m enos visto desde el lado psicológico, el dom inio fronterizo entre
la física y la psicología que buscamos se encuentra en el misterio del
núm ero», pues «tanto la psique como la m ateria son ambas, en
cuanto “m atriz”, en y p or sí una x, es decir, una incógnita transcen­
dental, de ahí que no puedan separarse conceptualm ente; esto es,
son prácticam ente idénticas y sólo diferentes en segunda instancia

XXEX
I N T R O D U C C I Ó N A LA L U I C I Ó N E S P A Ñ O L A

como aspectos diferentes del ser». Y, ya despidiéndose, confiesa en


esa misma carta de octubre de 1953 que «para mí significa m ucho
ver cómo nuestros puntos de vista se aproxim an entre sí (...) N o es
ningún placer tener que pasar siempre por esotérico». Dos años
más tarde, al enviar a Pauli el prim er tom o de M ysterium coniunc-
tionis, Jung le com entará en el mismo tono que «he alcanzado mi
límite superior y ya no estoy por consiguiente en condiciones de
contribuir con algo decisivo. El que usted haya abordado con tanto
denuedo el problem a de mi psicología me causa una gran satisfac­
ción y me llena de un sentim iento de agradecimiento»
Jung seguirá indagando sobre el particular, com o se desprende
tanto de sus escritos com o de sus cartas. «No sé todavía cóm o salir
de esta jungla, pero tengo el sentim iento de que el origen del enig­
ma podría encontrarse en las propiedades extrañas de los núm eros
enteros. ¡El viejo principio pitagórico!», escribe en febrero de 1956
a G rant W atson. A F. Lerch, siete meses después, refiriéndose a
«esos problem as que me quitan el aliento desde hace años, a saber,
la relación entre la psicología de lo inconsciente y las propiedades
de los núm eros enteros por una parte, y la m ateria por otra», le
com enta que «no dudo que entre la física y la psicología existen
relaciones fundam entales y que la psique objetiva cuenta con im á­
genes propias para esclarecer el m isterio de la materia. Los fenóm e­
nos de sincronicidad, con su acausalidad, perm iten acceder al cono­
cim iento de ese gén ero de relaciones». El objetivo, com o le
com unica a Abrams, discípulo y colega de Rhine, en 1957, es cap­
tar el «unus m undus en el que las llamadas m ateria y psique ya no
son m agnitudes inconm ensurables (...) Tengo el sentim iento bien
claro de que el núm ero es una clave del enigma, pues es tanto
inventado com o descubierto». Al inicio de esta carta puede leerse la
declaración de principio que siempre iluminó a Jung: «Como cien­
tífico me guardo de especulaciones filosóficas y ante todo de con­
clusiones que sobrepasen las fronteras de la experiencia».

XXX
LA DINÁMICA DE LO INCONSCIENTE
«El sueño de Nabucodonosor»
S p ecu lu m h u m a n a e salvationis
C o d ex P alatin u s Latinus 4 1 3 (V aticano, siglo xv)
1

SOBRE LA ENERGÉTICA DEL ALMA”’

I. G E N E R A L ID A D E S S O B R E EL P U N T O D E V IS T A E N E R G É T IC O
E N LA P S IC O L O G ÍA

A. In tro d u c c ió n

1 El concepto de libido propuesto p o r m í1 ha dado lugar a m u­


chos m alentendidos e incluso a un riguroso rechazo. N o debe­
ría, pues, considerarse superfluo que aborde una vez más los
fundam entos de este concepto.
2 Es un hecho notorio que los acontecim ientos físicos pueden
ser contem plados desde dos puntos de vista: el mecanicista y el
energético2. La visión m ecanicista es puram ente causal y concibe
el acontecim iento com o consecuencia de una causa, de tal m a­
nera que las substancias invariables cambian sus relaciones m u­
tuas en virtud de unas leyes fijas.
3 La visión energética, por el contrario, es esencialmente fina­
lista3 y concibe el acontecim iento partiendo de la consecuencia

* P u b licad o o rig in alm e n te en Sobre la energética d el a lm a (T ra ta d o s p sicológi­


cos II), R asch er, Z ú ric h , 1 9 2 8 . L ig eram en te rev isad o en E nergética psíquica y esencia
d e l s u e ñ o , R asch er, Z ú ric h , 19 4 8 .
1. Cf. T ra n sfo rm a cio n es y sím b o lo s d e la lib id o , p p . 1 2 0 ss. (N u e v a edición:
S ím b o lo s de tra n sfo rm a ció n [O C 5, § 1 9 0 ss.])
2. C f. W u n d t, G ru n d zü g e der pbysiologischen Psychologie III, pp . 6 9 2 ss. C o n
re sp ec to al p u n to d e vista d in am icista, cf. v. H a rtm a n n , D ie W e lta n sc ka u u n g d er m o -
dernen P h y sik, p p . 2 0 2 ss.
3. N o u tilizo el té rm in o «teleológico» p a ra ev itar el m a le n te n d id o in h e re n te al
uso h a b itu a l d el c o n c e p to de te leo lo g ía, a saber, la su p o sic ió n de q u e la teleo lo g ía
im plica la n o c ió n de u n a fin alid ad a n tic ip ad o ra.

5
IA D I N A M I C A DI I C) I N C O N S C I I N I L

hacia la causa, de tal m odo que una energía sirve de base a los
cambios de los fenóm enos, se m antiene constante precisam ente
en esos cambios y, por últim o, provoca entrópicam ente un esta­
do de equilibrio general. El desarrollo energético tiene una di­
rección determ inada (un objetivo), ya que obedece invariable­
m ente (irreversiblemente) a la caída de potencial. La energía no
es una visión de una substancia que se mueve en el espacio, sino
un concepto abstraído de las relaciones del m ovimiento. Sus
bases, por lo tanto, no son las propias substancias, sino sus
relaciones, m ientras que la base del concepto m ecanicista es la
substancia que se mueve en el espacio.
4 Ambos puntos de vista son indispensables para com prender
el acontecim iento físico y, por ello, gozan de un reconocim ien­
to general, de tal m odo que, gracias a la coexistencia de la
concepción m ecanicista y de la energética, ha ido surgiendo
paulatinam ente una tercera form a de visión m ecanicista y ener­
gética, si bien, desde una consideración puram ente lógica, el
ascenso de la causa a la consecuencia, el efecto causal progresi­
vo, no puede ser al mismo tiempo la elección regresiva de un
m edio para lograr un fin4. N o cabe la posibilidad de que una
misma concatenación de hechos pueda ser al mismo tiem po
causal y finalista, puesto que una determ inación excluye a la
otra. Se trata precisam ente de dos concepciones diferentes, una
de los cuales es la inversión de la otra, ya que el principio de
finalidad es la inversión lógica del principio de causalidad. La
finalidad no es sólo lógicamente posible, sino que además es un
principio indispensable de explicación, dado que ninguna expli­
cación natural puede ser sólo mecanicista. Es más, si a nuestro
punto de vista sólo se le proporcionaran substancias en m ovi­
m iento, únicam ente habría explicación causal. Sin em bargo,

4. «Las causas finales y las causas m ecanicistas se excluyen e n tre sí, p o rq u e un


fu n c ió n un ív o ca n o p u e d e ser al m ism o tie m p o equívoca» (W u n d t, op. cit. III, p. 728).
M e p a re ce in ad m isib le h a b la r de «causas c o n u n objetivo», ya q u e éste es un c o n ce p to
h íb rid o q u e p a rte d e u n a m ezcla de las co n cep cio n es causal y finalista. E n W u n d t, la
serie causal es b im e m b re y u n ív o ca, a saber, causa M y efecto E; sin e m b a rg o , la serie
final es trim e m b re y eq u ív o ca, a saber, fijación de un ob jetiv o A, m e d io M y c u m p li­
m ie n to del o b jetiv o E. C o n sid e ro esta c o n stru cc ió n asim ism o u n a im agen h íb rid a,
d a d o que el c o n c e p to de la fijación de u n objetivo es un s u p lem en to causalm ente
c o n ce b id o d e la v e rd a d e ra serie final M -E , q u e a su vez es b im em b re y unívoca. En
ta n to que la co n ce p c ió n finalista es sólo la in v ersió n de la causal (W u n d t), M -E es
sim p le m en te la relació n causal in v ersam en te o b servada. La fin alid ad n o co n o ce una
causa que h ay a sid o fijada al p rin c ip io , ya q u e la co n ce p c ió n fin alista no es causal y,
p o r lo ta n to , n o tien e n in g ú n c o n ce p to de causa, de la m ism a m a n e ra que la c o n c e p ­
ción causal ta m p o c o tien e n in g ú n c o n ce p to de c u m p lim ie n to de u n objetivo.

6
10 » M LA INIHO tTICA 1)1:1 A l MA

tam bién se le proporcionan las relaciones del m ovim iento, las


cuales le obligan a una concepción energética5. Si no fuera así,
no habría sido necesario inventar el concepto de energía.
s Kl predom inio de una u otra concepción depende m enos de
la conducta objetiva de las cosas que de la actitud psicológica
del investigador o pensador. La identificación conduce a una
concepción mecanicista, y la abstracción a una energética. Am­
bas orientaciones tienden a com eter el error intelectual de hi-
postasiar sus principios m ediante los denom inados datos objeti­
vos de la experiencia, y de suponer que la visión subjetiva es
idéntica a la conducta de las cosas y que, de este m odo, la
causalidad —p o r ejem plo— , tal y com o la encontram os en n o ­
sotros, tam bién se halla objetivamente en la conducta de las
cosas. Este erro r es muy frecuente y da lugar a conflictos p er­
m anentes con el principio contrario, pues, como ya se ha dicho,
no cabe la posibilidad de que la determ inación sea al mismo
tiem po causal y final. Esta insostenible contradicción, sin em ­
bargo, sólo tiene lugar por la ilícita e irreflexiva proyección de
la m era concepción en el objeto. Las concepciones sólo carecen
de contradicción cuando se m antienen dentro de la esfera de lo
psicológico y sólo se proyectan hipotéticam ente en la conducta
objetiva de las cosas. El principio de causalidad adm ite sin con­
tradicción su inversión lógica, pero los hechos no; de ahí que la
finalidad y la causalidad se excluyan en el objeto. C on arreglo a
la conocida costum bre de em pequeñecerlo todo, se suele hacer
una com ponenda — deficiente desde el punto de vista teórico—
que consiste en contem plar tal fragm ento desde una perspectiva
causal y tal otro desde una perspectiva finalista6, con lo que se
obtiene una mezcla de productos teóricos de toda clase que, no
obstante, en h o n o r a la verdad, dan por resultado una re p ro ­
ducción relativam ente fiel de la realidad7. N o podem os olvidar

5. La p o lé m ic a e n tre e n erg etism o y m ecan icism o es un caso p a ra le lo al viejo


p ro b le m a d e los universales. C ie rta m en te, a la p e rc ep c ió n sen so rial sólo se le p ro p o r ­
c io n a la co sa in d iv id u al y, en ese sen tid o , el universal es sólo n o m e n , u n a p alab ra. P ero
al m ism o tie m p o ta m b ié n se le p ro p o rc io n a n las sim ilitu d es o relacio n es e n tre las cosas
y, en ese sen tid o , el u n iv ersal es u n a realid ad (el «realism o relativo» de A belardo).
6. La fin alid ad y la cau salid ad so n do s p o sib ilid ad es a n tin ó m ic a s d e la c o m p re n ­
sión. S on «in térp retes» (W u n d t) p ro g resiv o s y regresivos y, c o m o tales, c o n tra d ic to ­
rios. Este ax io m a , n a tu ra lm e n te , só lo es e x ac to si se p a rte de la base de q u e el c o n ce p to
de e n erg ía es u n a ab strac c ió n que e x p re sa relació n . «La en erg ía es relación» (v. H a rt-
m a n n , W elta n sch a u u n g , p. 196). Este a x io m a , sin e m b a rg o , n o es e x ac to si se p a rte de
la base de u n c o n c e p to de en erg ía h ip o sta sia d o (co m o , p o r ejem p lo , en O stw a ld , D ie
P hilosophie der W erte).
7. «La d iferen cia e n tre la co n ce p c ió n teleo ló g ica y la causal n o es u n a diferen cia
objetiva qu e d iv id a los c o n te n id o s de la e x p erie n cia en do s ám b ito s d ispares, sino que

7
LA D I N Á M I C A U L LO I N C O N S C I L N I I .

nunca que, aunque Jos hechos coincidan perfectam ente con


nuestro punto de vista, los principios de explicación sólo son
concepciones, es decir, fenóm enos de la actitud psicológica y de
las condiciones a priori del pensamiento.

B. La p o s ib ilid a d d e l a d e t e r m i n a c i ó n p s ic o l ó g ic a
D E LA CANTIDAD

6 De lo dicho hasta ahora debería deducirse que todo aconteci­


m iento requiere tanto la concepción mecanicista-causal com o la
energético-finalista. La oportunidad, es decir, la posibilidad de
éxito, p o r sí sola, será la encargada de decidir si es preferible
una u otra concepción. Si lo que entra en consideración es, por
ejemplo, el lado cualitativo del acontecim iento, entonces se des­
carta la concepción energética porque no tiene nada que ver
con las substancias, sino sólo con sus relaciones cuantitativas de
m ovimiento.
7 M ucho se ha discutido ya sobre si el acontecim iento psíqui­
co podría ser asimismo som etido a una concepción energética o
no. A p riori no existe ninguna razón por la que esto no sea
posible, puesto que no existen razones para exceptuar el acon­
tecim iento psíquico de los datos objetivos de la experiencia, ya
que lo psíquico, p o r sí mismo, tam bién puede ser un objeto de
la experiencia. Tal y com o indica el ejemplo de W undt8, se
puede dudar de buena fe sobre si el punto de vista energético es
aplicable a los fenóm enos psíquicos, y, en caso afirmativo, so­
bre si la psique puede ser contem plada com o un sistema relati­
vam ente cerrado.
* Kn lo que respecta al prim er punto, me adhiero por comple-
fo il In opinión de von G rot —uno de los prim eros en postular
la e tic r ^ lk a psíquica— , cuando dice: «El concepto de energía
psíquica csní tan fundam entado en la ciencia com o el de energía
tísica, y la energía psíquica tiene tantas m edidas cuantitativas y
formas diferentes com o la física»9.
9 En lo que respecta al segundo punto, me diferencio de los
que hasta ahora han tratado esta cuestión en que no me ocupo

las dos co n ce p c io n e s só lo so n d iferen tes desde el p u n ió de vista fo rm al, de tal m a n e ra


q u e a to d a re la c ió n fin alista le c o rre sp o n d e co m o c o m p le m en to u n a vin cu lació n c a u ­
sal, del m ism o m o d o q u e , a la inversa, to d a rehición t'ju s.il p u e d e a d o p ta r, e n caso
n e ce sario , u n a fo rm a teleológica» (W u n d t, op. cit. III, p. 7.J7).
8. C f. n o ta 4 , al p rin cip io .
9. v. G ro t, D ie Begriffe der Seele u n d der psychischen Encrgie in der Psycbologie,
l> -><m.

8
IOIKI LA I N I A Q l T I C A 1)11 AI M A

de si los procesos energéticos psíquicos pueden encuadrarse en


el sistema físico. Y si no lo hago es porque sobre esta cuestión
poseemos, com o m ucho, vagas suposiciones, pero ningún punto
de apoyo real. Pese a estar seguro de que Ir energía psíquica, de
un m odo 11 otro, está íntim am ente vinculada al proceso físico,
todavía necesitamos experiencias y conocim ientos m uy diferen­
tes para poder hablar de esta vinculación siquiera con cierta
com petencia. En lo que atañe al lado filosófico de la cuestión,
me ciño por com pleto a las ideas desarrolladas por Busse10.
Tam bién me declaro conform e con Külpe, cuando dice al res­
pecto: «Con arreglo a ello, daría exactam ente igual que un cuan­
to de energía espiritual se intercalara en el curso de los procesos
materiales o no: la ley de la conservación de la energía en su
interpretación tradicional no sería vulnerada»11.
10 La relación psicofísica es, a mi entender, un problem a apar­
te que quizá se resuelva algún día. Pero entretanto, la psicología
no ha de pararse en esta dificultad, sino que la psique puede ser
contem plada com o un sistema relativamente cerrado. Para ello,
sin em bargo, hay que rom per con el punto de vista «psicofísi-
co», que me parece insostenible, porque su concepción epifeno-
menológica sigue siendo un legado del antiguo materialism o
científico. Tal y com o opinan, por ejemplo, Lasswitz, von G rot
y otros, los fenóm enos de la consciencia no tendrían ninguna
vinculación entre sí porque solamente (!) son «fenómenos, m a­
nifestaciones y distintivos de ciertas relaciones funcionales más
profundas». Las relaciones causales de los hechos psíquicos en ­
tre sí, que podem os observar en todo m om ento, contradicen la
visión epifenom enológica, que tiene una fatal similitud con la
opinión m aterialista de que la psique es la secreción del cerebro
com o la bilis es la del hígado. A una psicología que contem pla
lo psíquico com o epifenóm eno más le valdría denom inarse fi­
siología cerebral y conform arse con el escasísimo fruto que p ro ­
porciona tal psicofisiología. Lo psíquico merece ser considerado
un fenóm eno en sí, pues no existen razones para contem plarlo
com o un m ero epifenóm eno aunque esté ligado a la función
cerebral, del mismo m odo que tam poco la vida puede ser con­
cebida com o un epifenóm eno de la química del carbono.
11 La experiencia inm ediata de las relaciones psíquicas de can­
tidad, por una parte, y la profunda oscuridad de una — todavía

10. B usse, G eist u n d Kórper, Seele u n d Leib.


11. K ülpe, E in le itu n g in d ie P hilosopbie, p. 150.

9
IA D I N A M I C A DI LO I N C O N S C I I ' N I I

incom prensible— vinculación psicofísica, por otra, autoriza para


considerar la psique, al menos provisionalm ente, com o un siste­
m a energético relativam ente cerrado. C on ello me sitúo en el
polo opuesto de la energética psicológica de von Grot. A mi
entender, von G ro t se mueve ahí en un terreno muy inseguro,
p o r lo que sus explicaciones más detalladas tam bién poseen
poca fuerza probatoria. N o obstante, quiero ofrecer al lector un
resum en de las formulaciones de von G rot, un pionero en este
escabroso terreno:
1) Las energías psíquicas son cantidades y m agnitudes igua­
les que las físicas.
2) Son m utuam ente intercambiables como formas diferentes
del trabajo psíquico y de la potencialidad psíquica.
3) Asimismo pueden ser transform adas en energías físicas, y
viceversa (por m ediación de los procesos fisiológicos)12.
12 N o es necesario añadir que el axiom a núm ero 3 debería ir
acom pañado de un elocuente signo de interrogación. En últim o
térm ino, es únicam ente la oportunidad la que decide, no ya si la
concepción energética es en sí misma posible, sino si prom ete
éxito en un caso práctico13.
13 La posibilidad de la determ inación exacta de la cantidad de
energía física ha demostrado la posibilidad de éxito de la con­
cepción energética del acontecim iento físico. Sin embargo, tam ­
bién sería posible contem plar el acontecim iento físico desde una
perspectiva energética si no existiera una determ inación exacta
de la cantidad, pero sí la m era posibilidad de estimación de las
cantidades14. En cambio, si fuera com pletam ente imposible si­
quiera una m era estimación, habría que renunciar a la concep­
ción energética, ya que cuando no existe com o m ínim o una
posibilidad de estim ar las cantidades el punto de vista energéti­
co es absolutam ente inútil.

a. E l sistema de valores subjetivo

14 La posibilidad de aplicación del punto de vista energético en la


psicología se basa exclusivamente en la cuestión de si podem os

12. v. G ro t, op. c it., p. 3 2 3 .


13. v. G ro t llega in clu so a d ecir «que la o n u s p ro b a n d i les c o rre s p o n d e a aquellos
q u e n iegan la p o sib ilid ad d e a p licació n de la ley de co n se rv a c ió n d e la e n erg ía a la
p sicología, p e ro n o a q u ien es la reco n o cen » (op. c it., p. 3 2 4 ).
14. D e h e ch o , éste es el caso de D escartes, q u e fue el p rim e ro en p la n te a r el
p rin c ip io de c o n se rv a c ió n de la c an tid ad de m o v im ie n to , sólo q u e sin d isp o n er de los
m é to d o s físicos de m e d ic ió n , q u e n o se h a n d e sc u b ie rto h asta la é p o ca m o d e rn a .

1 0
SOURi LA BNtKÜf. 1ICA DLL ALMA

eslim ar la cantidad de la energía psíquica. A esta pregunta hay


que responder, sin la m enor reserva, afirmativam ente, ya que
nuestra psique posee incluso un sistema de estim ación m inucio­
sam ente elaborado, a saber, el sistema de los valores psicológi­
cos. Los valores son estimaciones energéticas de la cantidad. Al
mismo tiem po, hay que tener en cuenta que no sólo dispone­
mos de un sistema de valores objetivo, sino tam bién de un siste­
ma de medida objetivo: los valores morales y estéticos colecti­
vos. Este sistema de medida, sin embargo, no es directam ente
aplicable a nuestros fines, ya que es una escala de valores esta­
blecida con carácter general, que sólo considera indirectam ente
las condiciones psicológicas subjetivas o individuales.
is Lo prim ero que entra en consideración para nuestro p ro p ó ­
sito es el sistema de valores subjetivo, es decir, las apreciaciones
subjetivas de cada individuo. Podemos, en efecto, estimar hasta
cierto grado los valores subjetivos de nuestros contenidos psico­
lógicos, si bien a veces nos resulta extrem adam ente difícil m e­
dirlos con objetividad, es decir, en com paración con los valores
establecidos con carácter general. N o obstante, com o ya se ha
dicho, esta com paración es superflua para nuestros fines. Pode­
mos com parar nuestras valoraciones subjetivas entre sí y deter­
m inar su intensidad relativa. Esta m edida es, sin em bargo, rela­
tiva a los valores de los otros contenidos, por lo que no es
absoluta ni objetiva, pero sí suficiente para nuestro propósito en
cuanto que las intensidades de valores desiguales, dadas unas
cualidades iguales, pueden ser reconocidas con toda certeza, y
los valores iguales, en iguales condiciones, está com probado
que se com pensan entre sí.
16 La dificultad comienza cuando se trata de com parar intensi­
dades de valor de cualidades diferentes, com o por ejemplo el
valor de un pensam iento científico o el de una im presión senti­
m ental. En este caso, la apreciación subjetiva resulta insegura y,
p o r lo tanto, poco fiable. La apreciación subjetiva se limita a los
contenidos conscientes; de ahí que sea inútil respecto al valor
de las influencias inconscientes, cuyo cálculo debería traspasar
los límites de la consciencia.
17 En cuanto a la conocida relación de la consciencia con lo
inconsciente15, resulta precisam ente de gran interés la posibili­

15. La u n ila te ra lid a d de la co n scien cia es co m p e n sa d a p o r u n a p o sició n e v e n tu a l


m e n te c o n tra ria en lo in co n scien te. Los h ech o s de la p sico p a to lo g ía son los que m u e s­
tra n c o n m a y o r cla rid a d la a ctitu d c o m p e n sa to ria d e lo in c o n sc ie n te . H a y m u c h o
m a te ria l p ro b a to rio al re sp ec to en los escrito s de F reu d y de A d ler, así c o m o en mi

1 1
LA D I N A M I C A DI LO I N C O N S C I L N 1 L

dad de hallar determ inaciones de valor para lo inconsciente. Si


querem os poner en práctica una concepción energética del acon­
tecim iento psíquico, estamos obligados a tener en cuenta el im ­
portantísim o hecho de que los valores conscientes aparente­
m ente pueden desaparecer sin volver a m ostrarse en un acto
consciente análogo. En este caso, teóricam ente, tenem os que
esperar su aparición en lo inconsciente. Pero dado que lo in­
consciente no nos es directam ente accesible ni en nosotros mis­
mos ni en otro, la valoración sólo puede ser indirecta, por lo
que necesitam os m étodos auxiliares para hacer estimaciones.
Para realizar una valoración subjetiva basta con la sensibilidad y
la inteligencia, ya que se trata de una función que lleva desarro­
llándose desde tiem pos inmem oriales y cuyos matices están muy
diferenciados. Ya el niño se ejercita desde muy tem prano en la
diferenciación de su escala de valores, sopesando a quién quiere
más, si al padre o a la m adre, quién ocupa el segundo y el tercer
lugar, a quién odia más, etc. Esta estimación consciente no sólo
fracasa con respecto a las m anifestaciones de lo inconsciente,
sino que además incurre en apreciaciones claram ente erróneas a
las que se denom ina «represiones» o «desplazamiento del afec­
to». Así pues, para la estimación de la intensidad de los valores
inconscientes queda com pletam ente descartada la valoración
subjetiva. En consecuencia, necesitamos puntos de apoyo objeti­
vos que posibiliten una apreciación indirecta, pero objetiva.

b. La apreciación objetiva de la cantidad

18 Al investigar los fenóm enos de asociación16, he m ostrado que


existen ciertas agrupaciones de elem entos psíquicos en torno a
los contenidos sentim entalm ente acentuados, denom inados com ­
plejos. El contenido sentim entalm ente acentuado, el complejo,
consta de un elem ento nuclear y de un gran núm ero de asocia­
ciones secundarias. El elem ento nuclear presenta dos com po­
nentes: en prim er lugar, una condición que viene dada por la
experiencia, es decir, una vivencia que está causalmente vincu­
lada al entorno; en segundo lugar, una disposición natural in­
m anente al carácter individual.
19 El elem ento nuclear se caracteriza por el denom inado tono
sentim ental, la acentuación del afecto. Esta acentuación, expre-

Psicología de la d em en cia precoz. A spectos te ó ric o s en «In stin to e in co n sciente» [capí­


tu lo 6 de este v o lu m en ]. Sobre la c o m p e n sa c ió n psíq u ica en sus asp ecto s g enerales, cf.
M a e d e r, R ég u la tio n p sych iq u e e t guérison.
16. C f. E stu d io s de asociación diagnóstica.

1 2
I O I M LA tN E R G H l C A DEL ALMA

sada desde el punto de vista energético, es una cantidad de valor.


La cantidad, siempre que el elem ento nuclear sea consciente,
puede ser estimada, en térm inos relativos, subjetivamente. Pero
si el elem ento nuclear, com o ocurre con frecuencia, es incons­
cien te17, o si lo es al menos en su significado psicológico, falla
entonces la estimación subjetiva. Aquí ha de emplearse el m éto­
do de estim ación indirecta, que en principio se basa en el si­
guiente hecho: El elem ento nuclear crea autom áticam ente un
complejo en la m edida en que esté afectivamente acentuado, es
decir, en la m edida en que posea un valor energético, tal y com o
he explicado en detalle en el segundo y tercer capítulo de mi
Psicología de la demencia precoz. El elem ento nuclear tiene, con
arreglo a su valor energético, una fuerza consteladora. De él se
desprende una constelación específica de los contenidos psíqui-

17. Q u e u n co m p lejo o su n ú cleo esencial p u e d a ser in c o n sc ie n te n o es un h e ch o


q u e se dé p o r s o b re e n te n d id o . U n c o m p le jo n o sería u n c o m p le jo si n o tu v ie ra c ie rta
— o incluso u n a co n sid erab le— in te n sid ad afectiva. Este v a lo r en erg ético d eb ería — o
eso cab ría e sp e ra r— elev arlo a u to m á tic am e n te a la co n scien cia, es d ecir, q u e su in m a ­
n e n te a tra c tiv o en re a lid a d d e b ería llam ar la a te n ció n de la consciencia. (¡Los cam pos
d e fu erza se a tra e n re c íp ro c a m en te !) P ero la ex p erie n cia d e m u e stra q u e a m e n u d o no
o c u rre tal cosa, lo q u e re q u ie re u n a ex p licació n a p arte . La ex p licació n m ás in d ic a d a y
m ás sencilla no s la p ro p o rc io n a la teoría d e la represión d e F reu d . Esta te o ría p re s u p o ­
n e u n a p o sició n d e e n fre n ta m ie n to p o r p a rte de la co n scien cia, es d ecir, q u e la a ctitu d
con sc ie n te es, p o r así d e cirlo , en em ig a del co m p lejo in co n scien te y n o p e rm ite una
to m a d e conscien cia. E sta te o ría ex p lica efectiv am en te m u ch ísim o s casos. P ero según
m i e x p erie n cia , ex isten casos que n o p u e d e n ex p licarse co n esta te o ría . La te o ría de la
re p re sió n en re a lid a d sólo tien e en c u en ta a q u ello s casos en los q u e u n c o n te n id o , que
d e p o r sí tie n e facu ltad de co n scien cia, o b ien es re p rim id o p a ra q u e n o d e sa rro lle la
p le n a conscien cia y c o n v e rtid o en in co n scien te, o b ien es a p a rta d o a lim in e de la to m a
de consciencia. P ero n o c o n sid e ra esos o tro s casos en los q u e , a p a rtir de los m ateriales
de lo in c o n sc ie n te q u e de p o r sí n o tie n e n facu ltad de co n scien cia, se fo rm a u n c o n te ­
n id o d e g ra n in te n sid ad e n erg ética q u e, sin e m b a rg o , al p rin c ip io , n o p u e d e volverse
co n sc ie n te o só lo p u e d e h a ce rlo co n e n o rm e s d ificu ltad es. E n u n caso así, la a ctitu d
co n sc ie n te n o só lo n o es en em ig a del c o n te n id o in co n scien te, sino q u e m u e stra m uy
b u e n a disp o sic ió n co n re sp ec to a él: se tra ta d e las nuevas creacio n es, q u e , c o m o es
sab id o , a m e n u d o tie n e n sus p rim ero s inicios en lo in co n scien te. D el m ism o m o d o que
la m a d re esp e ra co n im p acien cia el n a cim ie n to de su hijo y, sin e m b a rg o , sólo consigue
tra e rlo a este m u n d o co n esfu erzo y c o n d o lo r, así ta m b ié n u n c o n te n id o n u e v o y
c re ativ o , pese a la b u e n a d isp o sició n de la co n scien cia, p u e d e p e rm a n e c e r m ucho
tie m p o en lo in c o n sc ie n te sin ser «rep rim id o » ; p o see u n a lto v a lo r e n erg ético y, sin
e m b a rg o , n o se vuelve c o n scien te. N o resu lta d em asiad o difícil e x p lic ar este caso: d ad o
q u e el c o n te n id o es n u ev o y, p o r lo ta n to , d e sc o n o c id o p a ra la co n scien cia, to d a v ía no
e x isten asociacio n es ni v ín cu lo s co n los c o n te n id o s co n scien tes. A ntes que n a d a y con
u n s u p re m o esfu erzo , h a n de estab lecerse to d o s estos vínculos. Sin ellos n o puede
s u rg ir n in g u n a consciencia. D e a h í q u e p a ra e x p licar la in co n scien cia de u n com plejo
h aya q u e te n e r en c u en ta p rin c ip a lm e n te do s m o tiv o s: 1.°) la re p re sió n de u n c o n te n i­
d o co n facu ltad d e co n scien cia y 2.°) el d e sc o n o c im ie n to de u n c o n te n id o que to d a v ía
n o tien e facu ltad de co nsciencia.

13
lA D I N A M I C A DI LO I N C O N S C I C N T t

cos. De ahí surge el complejo, que es una constelación de conte­


nidos psíquicos dinám icam ente condicionada por el valor ener­
gético. La constelación resultante no es, sin em bargo, una mera
irradiación del estímulo, sino una selección — condicionada por
la cualidad del elem ento nuclear— de los contenidos psíquicos
estimulados, los cuales, naturalm ente, no pueden ser explicados
desde una perspectiva energética, ya que la explicación energéti­
ca es cuantitativa, no cualitativa. Para la explicación cualitativa
necesitamos el punto de vista causal18. Así pues, el axiom a en el
que se basa la estimación objetiva de las intensidades de los valo­
res psicológicos está concebido en los siguientes térm inos: La
fuerza consteladora del elem ento nuclear responde a la intensi­
dad del valor o a la energía de dicho elemento.
20 ¿Con qué m edios contam os para estim ar en su valor energé­
tico la fuerza consteladora que provoca el enriquecim iento de
un complejo en asociaciones? Podemos estimar esa m agnitud
energética:
21 1) Según el número relativo de constelaciones provocadas
por el elem ento nuclear. Esta averiguación se efectúa, por una
parte, m ediante la observación directa y, por otra, m ediante la
investigación analítica, es decir, que cuantas más constelaciones
encontrem os condicionadas por un único com plejo, m ayor será
el valor psicológico de éste.
22 2) Según la frecuencia e intensidad relativas de las denom ina­
das características del trastorno o complejo. Entre ellas no sólo
figuran las características que aparecen en el experim ento de aso­
ciación, que no son sino efectos del complejo cuya form a está
condicionada p o r la particular situación experim ental, sino que
lo que nos interesa son los fenómenos propios del proceso psico­
lógico no som etido a las condiciones experim entles. G ran parte
de estos fenóm enos los ha definido Freud del siguiente m odo:
equivocarse al hablar, equivocarse al escribir, olvidar, entender
mal y otros actos sintomáticos. A ello hay que añadir otros defi­
nidos p o r mí: autom atism os, «privaciones del pensamiento», «en­
simismamientos», «trabucarse al hablar»19, etc. La intensidad de
estos fenóm enos se puede determ inar en parte directam ente, mi-

18. O bien u n c o n c e p to de la en erg ía h ip o sta sia d o , c o m o el q u e tien e O stw ald.


El c o n c e p to de su b stan cia n ecesario p a ra u n m o d o d e ex p lic ac ió n cau sal-m ecanicista
n o d e b ería , sin e m b a rg o , ser tra ta d o de la m ism a m a n e ra , p u e sto q u e «energía» e n el
fo n d o sólo es u n c o n c e p to d e c an tid ad .
19 . C f. S o b re la p sic o lo g ía d e la d e m e n tia p ra e c o x : u n e n sa y o [O C 3 ,1 , §
1 7 5 ss.].

14
IO M I LA INtKOClICA I) r C A L M A

diendo el tiem po, com o lie clcinostnulo en el experim ento de


asociación. Lo mismo cabe decir del proceso psicológico sin li­
mitaciones, cuya intensidad del valor se puede determ inar fácil­
mente m idiendo con 1111 reloj en la m ano el tiem po que necesita
el paciente para hablar sobre ciertas cosas. Se podría objetar que
los pacientes, muy a m enudo, pierden la m ayor parte de ese tiem ­
po hablando de cosas secundarias para eludir el asunto principal.
Pero eso dem uestra precisam ente cuánto más im portantes son
para ellos las denom inadas cosas secundarias. El observador ha
de procurar no considerar — m ediante un juicio arbitrario basa­
do en una suposición teórica subjetiva— los principales intereses
reales del paciente com o cosas secundarias, sino que para averi­
guar los valores ha de ceñirse a los criterios objetivos. Si, por
ejemplo, una paciente pierde horas quejándose de sus criadas en
lugar de abordar el conflicto principal, tal vez muy acertadam en­
te reconocido por el médico, esto significa o bien que el com ple­
jo de las criadas posee en la actualidad un valor energético supe­
rior al del conflicto, que quizá todavía sea inconsciente pero que
irá revelándose com o el elem ento nuclear en el transcurso del
tratam iento, o bien que la inhibición que emana del alto valor de
la posición consciente m antiene todavía al elem ento nuclear, por
una sobrecom pensación, en lo inconsciente.
2i 3) Según la intensidad de los fenóm enos concom itantes afec­
tivos. Para determ inar estos fenóm enos tenem os posibilidades
objetivas que no perm iten medir la m agnitud del afecto, pero sí
estim arla aproxim adam ente. La psicología experim ental nos ha
proporcionado una serie de m étodos para ello. Aparte de las
m ediciones del tiem po, que determ inan más la inhibición del
proceso de asociación que los afectos actuales, contam os espe­
cialmente con los siguientes medios:

a) el esfígm ogram a20


b) la curva respiratoria21
c) el fenóm eno psicogalvánico22

2 0 . C f. B erger, Ü b e rd ie kórperlichen Á usserungen p sychischer Z u stá n d e . A. L eh-


m a n n , D ie kórperlichen A usserungen p sychischer Z u stá n d e .
21 . P e te rso n y Ju n g , «Investigaciones psicofísicas co n el g a lv a n ó m etro y el p n e u -
m ó g ra fo en sujetos n o rm a le s y e n fe rm o s m entales» [O C 2 ,1 3 ]. N u n b e rg , Ü ber kórper-
liche Begleiterscheinungen assoziativer Vorgdnge. R ick sh er y J u n g , «N uevas investiga­
ciones so b re el fe n ó m e n o galvánico» [O C 2 ,1 4 ].
22 . V e ra g u th , D as psychogalvanische R e flexp h á n o tn en . B insw anger, Über das Ver-
ha lten des p sychogalvanischen P há n o m en s b eim A sso zia tio n se x p erim e n t.

15
[A M N A M IL A U I l o I N e ü N S C I L N I l

24 Los cambios, fácilmente reconocibles, de estas curvas per­


miten deducir aproxim adam ente la intensidad de las causas del
trastorno. Tam bién es posible, tal y como ha dem ostrado la
experiencia hasta la saciedad, provocar intencionadam ente fe­
nóm enos afectivos en el sujeto de experim entación m ediante
unos estímulos psicológicos que, con arreglo al criterio del di­
rector del ensayo, estén afectivamente muy acentuados en el
individuo23.
25 Aparte de estos m étodos experim entales, tenem os tam bién
un sistema muy diferenciado desde el punto de vista subjetivo
para reconocer y estimar los fenóm enos afectivos de los demás:
para ello existe un instinto de reconocim iento directo que inclu­
so los animales poseen en alto grado, y no sólo con respecto a los
de su misma especie, sino tam bién con respecto a las personas y a
otros animales. Percibimos hasta las más sutiles fluctuaciones
emocionales de los demás y somos muy sensibles a la cualidad y
a la cantidad de los afectos de nuestros congéneres.

II. LA A P L IC A C IÓ N
D E L P U N T O D E V IS T A E N E R G É T IC O

A. El. C O N C E P T O PS ICOLÓ G ICO DE ENE RGÍA

.'i, La expresión «energía psíquica» se utiliza desde hace ya m ucho


tiem po. La encontram os, por ejemplo, en Schiller24. El punto
de vista energético lo lian utilizado tam bién von G rot25 y Th.
Lipps-’". Lipps diferencia la energía psíquica de la energía física;
Stern2/ deja abierta la cuestión de esta relación. A Lipps le debe­
mos la división entre el concepto de energía psíquica y el de
fuerza psíquica. La fuerza psíquica es para Lipps la posibilidad
de que en el alma surjan procesos y alcancen un determ inado
grado de eficacia. La energía psíquica, por el contrario, es «la
posibilidad que tienen los propios procesos de actualizar esa
fuerza»28. En otro lugar, Lipps habla también de «cantidades

2 3 . P ara ello re m ito a m is E stu d io s de asociación dia g n ó stica, así co m o a C ollec-


te d Papers o n A n a ly tic a l P sychology, cap. II [O C 2 ,1 0 ].
24 . S chiller p ie n sa , p o r así d ecir, en erg ética m e n te . O p e ra c o n id eas c o m o «trans­
fe ren cia de la in ten sid ad » et al. (Über die ástbetische E rzieh u n g des M en scben).
25 . V. G ro t, op. cit.
26 . Lipps, Leitfadeti der Psycbologie, pp. 62 y 66 ss.
27. S tcrn , IJber Vsyc¡H)logiv der in d ivid u ellen D iffe ren ze n , pp. 119 ss.
2X. L c ii/.iílo i, p- í>2.

16
S U » H t I A t N U l i í l l C A 1) 11 A I MA

psíquicas». La diferencia entre fuerza y energía es indispensable


desde el punió de visla abstracto, ya que la energía es en reali­
dad un concepto que, objetivam ente, en sí mismo 110 existe
com o apariencia, únicamente se da com o base de la experiencia
específica; es decir, que en la experiencia la energía siem pre es
específica: si es actual, como m ovimiento y fuerza, y si es p o ­
tencial, com o situación o condición. La energía psíquica, si es
actual, aparece en los específicos fenómenos dinámicos del alma,
com o el instinto, el deseo, la voluntad, el afecto, la atención, el
rendim iento en el trabajo, etc., que son fuerzas psíquicas. Si es
potencial, la energía aparece en los específicos logros, posibili­
dades, disposiciones, actitudes, etc., que son condiciones.
17 La diferenciación de energías particulares, com o la del pla­
cer, la sensibilidad, el contraste, etc., que establece Lipps, me
parece inadmisible desde el punto de vista conceptual, ya que
las especificaciones de la energía son precisam ente las fuerzas y
las condiciones. La energía es un concepto cuantitativo que sub-
sume las fuerzas y las condiciones. Sólo estas últimas están cua­
litativamente definidas, puesto que son conceptos que expresan
cualidades que adquieren eficacia m ediante la energía. El con­
cepto de cantidad no puede ser nunca al mismo tiem po cualita­
tivo; de lo contrario, no perm itiría describir relaciones de fuer­
za, que es su verdadera finalidad.
2N Ya que por desgracia no podem os dem ostrar científicamente
que existe una relación de equivalencia entre energía física y psí­
quica29, no nos queda más remedio que o bien renunciar a la
concepción energética o bien postular una energía psíquica espe­
cial, lo que, planteado como una operación hipotética, sería p er­
fectam ente posible. La psicología, igual que la física, puede p er­
mitirse el lujo de crear sus propios conceptos, com o señalaba
Lipps, siempre y cuando realm ente merezca la pena una concep­
ción energética y ello no suponga una m era subsunción en un
vago concepto general, com o subraya W undt con razón. N o so ­
tros, sin em bargo, opinam os que la concepción energética de los
fenóm enos psíquicos sí merece la pena, porque precisam ente las
relaciones cuantitativas, cuya existencia en lo psíquico es un h e­
cho incontestable, contienen posibilidades de conocim iento que
una consideración sólo cualitativa no tiene en cuenta.

29. M a e d e r o p in a incluso q u e la «actividad c reativ a co n su m e m ás energía» en la


psique q u e en el o rg an ism o . A sim ism o, sostiene la o p in ió n de q u e p a ra la p sique,
adem ás dei p rin c ip io de co n serv ació n y de e n tro p ía , h a b ría q u e fo rm u la r u n te rc e r
p rin c ip io , el d e integración (H e ilu n g u n d E n tw ic k lu n g im Seelenleben, pp. 5 y 69 s.).

17
LA D I N A M I C A 1)1 LO I N C O N S C I I N I I

29 Ahora bien, si la psique sólo constara, com o sostienen los


psicólogos de la consciencia, de procesos conscientes (si bien,
como ellos mismo confiesan, algo «oscuros»), podríam os con­
form arnos con el postulado de una «energía psíquica». Pero
dado que estamos convencidos de que los procesos inconscien­
tes tam bién pertenecen a la psicología, y no sólo a la fisiología
del cerebro (como meros procesos de substrato), nos vemos
obligados a form ular nuestro concepto de energía sobre una
base algo más amplia. Estamos plenam ente de acuerdo con
W undt en que existen cosas oscuram ente conscientes. Asimis­
mo, aceptam os la hipótesis de una escala de claridad de los
contenidos conscientes; pero allí donde empieza lo negro, no
term ina para nosotros la psique, continúa en lo inconsciente.
Tam bién concedem os su parte a la fisiología, por cuanto que
suponem os que las funciones inconscientes finalm ente pasan a
form ar parte de los procesos de substrato, de los que no se
puede decir que tengan cualidades psíquicas, a no ser que se
parta de la hipótesis filosófica del pansiquismo.
30 Tenem os ciertas dificultades para delim itar el concepto de
energía psíquica porque carecemos de toda posibilidad de sepa­
rar lo psíquico del proceso biológico. Lo biológico tolera tan
bien com o lo psíquico una concepción energética, siempre que
el biólogo lo considere útil y valioso. Al igual que lo psíquico, el
proceso de la vida tam poco guarda una relación de equivalencia
exactam ente dem ostrable con respecto a la energía física.
31 Si nos ceñimos al sentido com ún científico y nos abstene­
mos de hacer observaciones filosóficas dem asiado prolijas, lo
m ejor es que interpretem os el proceso psíquico sencillamente
com o un proceso vital. De este m odo ampliamos el restringido
concepto de energía psíquica dándole un sentido más lato, el de
energía vital, que subsume la denom inada energía psíquica com o
una especificación. Y así obtenem os la ventaja de poder obser­
var las relaciones cuantitativas —más allá del estricto ám bito de
lo psíquico— com o funciones biológicas, lo que nos perm itirá
juzgar con im parcialidad, cuando se presente el caso, las rela­
ciones entre «cuerpo y alma», que indudablem ente existen y
sobre las que tanto se ha discutido.
32 El concepto de energía vital no tiene nada que ver con lo que
se denom ina fuerza vital, pues ésta, como fuerza, no sería más
que una especificación de una energía universal, con lo que el
privilegio de una bioenergética frente a la energética física, que
no tiene en cuenta el abismo que todavía m edia entre el proceso
físico y el proceso vital, quedaría abolido. He propuesto definir

18
S O lint I A « N t - R U d I C A D l l AI M A

la hipotéticam ente aceptada energía vital, en atención a la apli­


cación psicológica que pretendem os darle, com o libido y dife­
renciarla del concepto de energía universal, salvaguardando así
el privilegio de la biología y la psicología para la creación de
conceptos propios. Con ello no pretendo en m odo alguno p re­
venir al bioenergético, sino confesarle con toda franqueza que
he utilizado el térm ino «libido» expresam ente para nuestro uso.
l’ara el suyo, el bioenergético podría proponer los térm inos de
«bioenergía» o «energía vital».
n Q uiero evitar desde ahora mismo un posible m alentendido.
No tengo la m enor intención de entrar en el presente ensayo en
una discusión sobre la controvertida cuestión del paralelismo
psicofísico y de la acción recíproca. Estas teorías son especula­
ciones acerca de las posibilidades de cooperación o acción com ­
binada del cuerpo y el alma y conciernen precisam ente al punto
que yo excluyo de mi observación, a saber, la cuestión de si el
proceso energético psíquico coexiste con el proceso físico o está
incluido en él. En mi opinión, no sabemos nada al respecto. Al
igual que Busse30, considero que puede haber una acción recípro­
ca y no encuentro ningún motivo para contraponer a esta posibi­
lidad la hipótesis de un paralelismo psicofísico, ya que el psicote-
rapeuta, cuyo verdadero campo de actividad reside precisam ente
en la esfera crítica de la acción recíproca entre cuerpo y alma,
considera sum am ente probable que lo psíquico y lo corporal no
sean dos procesos que discurren en paralelo, sino que están vin­
culados entre sí p or una acción recíproca, pese a que su verdade­
ra naturaleza todavía se sustrae por com pleto a nuestra experien­
cia, p o r así decirlo. D iscutir esta cuestión en p ro fu n d id a d
probablem ente sea indispensable para el filósofo, pero para una
psicología em pírica es recom endable ceñirse a asuntos accesibles
a través de la experiencia. Aunque hasta ahora no hem os conse­
guido incluir el proceso energético psíquico en el proceso físico,
quienes se oponen a tal posibilidad tam poco han logrado separar
sin la m enor duda el proceso psíquico del físico.

B. La c o n s e rv a c ió n d e la e n e rg ía

34 Si observamos el proceso psíquico de la vida energéticam ente


contraem os la obligación de no darnos por satisfechos con el

30 . G eist u n d Kórper, Seele u n d Leib.

19
LA D I N A M I C A 1) 1 LO I N C O N S C I E N I I

concepto, debemos com probar además su aplicabilídad práctica


respecto al m aterial empírico. Una concepción energética será
superflua si su principal axioma, la conservación de la energía,
resulta inaplicable. Para ello tenem os que guiarnos por la p ro ­
puesta de Busse y diferenciar el principio de equivalencia del
principio de constancia. El principio de equivalencia dice «que
por cada energía que se utiliza o se consume en alguna parte
para la producción de un estado, aparece en otra parte un cuan­
to de igual m agnitud de la misma o distinta form a energética»;
el principio de constancia, por el contrario, dice «que la energía
total... no varía nunca, es decir, no tiene capacidad para aum en­
tar ni para disminuir»31. De m odo que el principio de constan­
cia es una deducción lógicam ente necesaria, pero generalizado-
ra, del principio de equivalencia; de ahí que, desde el punto de
vista práctico, carezca de significación, ya que nuestra experien­
cia se basa siempre únicamente en sistemas parciales.
35 Así pues, para nuestros fines sólo nos interesa de m om ento
el principio de equivalencia. En mi libro sobre las Transforma­
ciones y símbolos de la libido32 he m ostrado la posibilidad de
com prender ciertos procesos evolutivos y cambios similares
m ediante el principio de equivalencia. A hora no voy a exten­
derme dem asiado sobre lo ya dicho, pero sí subrayar una vez
más que la investigación de Freud sobre la sexualidad aporta
una gran riqueza a la cuestión que nos ocupa. En ninguna parte
se ve mejor que en la relación entre la sexualidad y el conjunto
de la psique cóm o la desaparición de un cuanto de libido va
seguida de la aparición de un valor correspondiente con una
form a diferente. Desgraciadam ente, la — por otra parte, com ­
prensible— sobreestim ación de la sexualidad por parte de Freud
le ha llevado a reducir a la sexualidad incluso esas transform a­
ciones, las cuales responden a otras fuerzas específicas del alma
coordinadas con la sexualidad. El defecto de la visión de Freud
está en la unilateralidad a la que siempre tiende la concepción
causal-mecanicista, es decir, en la sim plificadora reductio ad
causam, que cuanto más verdadera, más sencilla y más general
sea, m enos se corresponde con el significado de la form a anali­
zada y reducida. Q uien lea con detenim iento los trabajos de
Freud verá sin dificultad el papel tan significativo que desem pe­
ña el principio de equivalencia en sus interpretaciones. Esto

3 1 . B usse, op. cit., pp. 4 0 6 s.


3 2 . N u e v a ed ició n : S ím b o lo s de tra n sfo rm a ció n [O C 5], C f. so b re to d o 2 .a p a rte ,
cap. III [§ 2 0 4 ss.: «La tra n sfo rm a c ió n de la libido»].

2 0
I O » M LA I N I K ü M IC A 1)111 A l. M A

puede verse con especial claridad en sus investigaciones casuís­


ticas, donde describe las represiones y las formaciones sustituti-
vas". Quien trabaje profesionalm ente en este terreno sabrá que
el principio de equivalencia es de un gran valor heurístico tam ­
bién en el tratam iento de la neurosis; aunque no siempre se
utilice conscientem ente, sí suele utilizarse de m anera intuitiva;
cuando un valor consciente cualquiera, por ejemplo una trans­
ferencia, disminuye o incluso desaparece, inm ediatam ente se
busca la form ación sustitutiva con la esperanza de ver aparecer
en alguna parte un valor equivalente. Si la form ación sustitutiva
es un contenido de la consciencia, no resulta difícil encontrar el
equivalente. Sin embargo, ocurre con frecuencia que cierta can­
tidad de libido desaparece sin aparente form ación sustitutiva.
En este caso, el equivalente es inconsciente o, com o sucede por
regla general, el paciente no es consciente de que determ inado
hecho nuevo es la form ación sustitutiva correspondiente. Pero
tam bién ocurre que una cantidad considerable de libido desapa­
rece hasta tal punto, que da la im presión de que hubiera sido
engullida p o r lo inconsciente, sin que de ahí surja una nueva
posición de valor. En tal caso es aconsejable atenerse estricta­
m ente al principio de equivalencia, pues una m inuciosa obser­
vación del paciente perm itirá constatar enseguida la aparición
de indicios de una actividad inconsciente, ya sea un aum ento de
ciertos síntomas, o un síntoma nuevo, o sueños peculiares, o
extraños fragm entos fugaces de la fantasía, y similares. Si el
análisis de estos síntomas logra conducir esos contenidos ocul­
tos a la consciencia, se puede dem ostrar entonces, por regla
general, que la cantidad de libido desaparecida de la conscien­
cia ha generado en lo inconsciente una forma que, pese a todas
las diferencias que presenta, tiene no pocos rasgos en com ún
con aquellos contenidos conscientes que habían perdido su ener­
gía. Es com o si la libido hubiera arrastrado consigo ciertas cua­
lidades para llevarlas a lo inconsciente, lo que a m enudo resulta
tan claro que ya en esos caracteres se puede reconocer de dónde
procede la libido que activa lo inconsciente.
!6 De ello hay ejemplos notorios y convincentes: cuando el
niño empieza a separarse interiorm ente de los padres, surgen en
él fantasías de padres sustitutos. Tales fantasías son transferidas
generalm ente a personas reales. Pero las transferencias de este
tipo a la larga se revelan com o insostenibles, pues la persona
que está m adurando tiene que asimilar el complejo parental, es

33. S a m m lu n g klein er S ch riften z u r N eurosenlehre.

21
LA D I N A M I C A DI LO I N C O N S C I t N T L

decir, la autoridad, la responsabilidad y la independencia, p o r­


que ella m isma habrá de convertirse algún día en padre o m a­
dre. O tro terreno lleno de ejemplos interesantes es la psicología
religiosa cristiana. La represión de los instintos (en realidad, de
la instintividad primitiva) lleva a formaciones sustitutivas reli­
giosas, al «amor de Dios», en el que sólo un ciego no será capaz
de ver su carácter sexual.
37 Esta reflexión nos lleva a otra analogía con la teoría de la
energía física. Como es sabido, la teoría de la energía no sólo
conoce un factor de intensidad, sino tam bién un factor de exten­
sión. Este últim o es un ingrediente necesario — desde el punto
de vista práctico— del concepto de energía pura. Establece el
vínculo entre el concepto de intensidad pura y el concepto de
«cantidad» (por ejemplo, cantidad de luz en oposición a intensi­
dad de la luz). «... la cantidad o el factor de extensión de la
energía está sujeta a una forma... y no es transferible a otra sin
que haya una transferencia de partes de esa form a; el factor de
intensidad, p o r el contrario, puede pasar de una form a a otra»34.
El factor de extensión proporciona, pues, la definición dinám i­
ca de la energía35, tal y com o se presenta en cada caso en su
manifestación.
38 Del mismo m odo, hay tam bién un factor de extensión psi­
cológica que no puede pasar a una form a nueva sin transferir
partes o caracteres de la forma anterior, a la cual estaba sujeto.
Sobre esta peculiaridad de la transform ación energética he lla­
m ado la atención con detenim iento en un trabajo anterior, en el
que m ostraba que la libido no abandona com o pura intensidad
una form a y pasa a otra, sino que transfiere a la nueva caracte­
res de la antigua función36. Esta peculiaridad es tan llamativa,
que incluso da lugar a falsas conclusiones, no sólo a falsas teo­
rías, sino tam bién a autoengaños de graves consecuencias, com o
p or ejem plo que la cantidad de libido de una form a sexual
determ inada se transform a en otra form a llevándose consigo
ciertas peculiaridades de su anterior aplicación. En este caso,
cabría pensar que la dinámica de la nueva form a es asimismo
sexual37. O bien que la cantidad de libido de una actividad

3 4 . V o n H a rtm a n n , W elta n sch a u u n g , p. 5.


3 5 . La física de h o y id en tifica la en erg ía co n la m asa. Esta c o n sta ta c ió n , sin
e m b a rg o , n o no s in te re sa p a ra n u e stro p ro p ó sito .
3 6 . C f. S ím b o lo s de tra n sfo rm a ció n [O C 5 , § 2 2 6 s.j.
3 7 . La re d u c ció n d e u n a fo rm a co m p leja a la sex u a lid a d só lo es u n a a plicación
v á lid a si an te s se h a c o n v e n id o en q u e ú n ic a m en te se q u ie re e x p lic ar la fu n c ió n de los
c o m p o n e n te s sex u ales en las fo rm as com plejas. P ero si se c o n sid e ra la re d u c ció n a la

2 2
■O I A I LA IN I K Q lr iC A DLL ALMA

espiritual se transform a en un interés esencialmente material,


con lo que puede creerse erróneam ente que la nueva form a es
asimismo de tipo espiritual. Esta conclusión es en principio fal­
sa, pues sólo tiene en cuenta la relativa similitud entre las dos
formas, pero olvida su diferencia, igualm ente esencial.
vj La experiencia práctica nos enseña de m anera muy general
que una actividad psíquica sólo puede ser sustituida por algo
equivalente; así, por ejemplo, un interés patológico, un intenso
aferram iento a un síntoma, sólo puede ser sustituido por una
sujeción igualm ente intensa a otro interés, por lo que tam poco
la libido puede ser reem plazada nunca por el síntom a sin ese
equivalente. Si éste es de un valor energético inferior, entonces
sabemos inm ediatam ente que una cantidad parcial de la energía
ha de ser hallada en otra parte, ya sea en la consciencia o en la
im aginación inconsciente o en un trastorno de las parties supé-
rieures de las funciones fisiológicas (por valerme de la acertada
expresión de Janet).
40 A parte de estas experiencias prácticas, cuya existencia data
de m ucho tiem po atrás, la interpretación energética nos posibi­
lita tam bién otra creación teórica. La interpretación causal de
Freud rem ite siempre a la eficacia de las mismas substancias
invariables, los com ponentes sexuales, y lo hace con una m onó­
tona uniform idad, com o el propio Freud ha subrayado en algu­
na ocasión. Es evidente que el espíritu de la reductio ad causam
o in primarn figuram nunca puede resp o n d er plenam ente a la
— desde el punto de vista psicológico— im portantísim a idea de
la evolución finalista, por cuanto que cualquier cambio de si­
tuación no es más que una «sublimación» de las substancias
básicas y, p o r lo tanto, una nueva expresión m etafórica de algo
antiguo.
41 La idea de evolución sólo es posible si el concepto de subs­
tancia invariable no es hipostasiado por la denom inada realidad
objetiva, es decir, si la causalidad no es identificada con el com ­
portam iento de las cosas, puesto que la idea de evolución exige
la variabilidad de las substancias, las cuales, contem pladas des­
de el punto de vista energético, son sistemas de energía en teo-

sex u a lid a d c o m o u n a ex p lic ac ió n causal válida, es n ecesaria e n to n c es la tá c ita su p o si­


c ió n de q u e ú n ic a m en te se tra ta de fo rm as sexuales. D e este m o d o , sin e m b a rg o , se
d e clararía a priori q u e u n a fo rm a p síq u ica c o m p leja só lo es u n a fo rm a sexual, ¡lo cual
es u n a ev id e n te p e titio p rin cip a ! T a m p o c o se p u e d e a firm ar q u e la sex u a lid a d sea el
ú n ic o in stin to ele m en ta l del alm a; de a h í que esa ex p licació n sexual sólo p u e d a ser una
ex p lic ac ió n de los c o m p o n e n te s, n u n c a u n a te o ría psicológica satisfactoria.

23
LA D I N Á M I C A DE I O I N C O N S C I E N T E

ría ilim itadam ente reemplazables e intercam biables bajo el prin­


cipio de equivalencia y bajo la natural suposición de un posible
desnivel. Tam bién aquí, com o al exam inar la vinculación cau­
sal-finalista, nos encontram os con una antinom ia irresoluble
debido a la proyección de la hipótesis energética, ya que la
substancia invariable no puede ser al mismo tiem po un sistema
energético38. Según el punto de vista mecanicista, la energía
depende de la substancia; por eso habla W undt de una «energía
de lo psíquico» que, com o ha ido aum entando en el curso del
tiem po, no adm ite la aplicación de los axiomas energéticos.
Según la perspectiva energética, por el contrario, la substancia
no es otra cosa que la expresión o la señal de un sistema ener­
gético. Esta antinom ia sólo es irresoluble m ientras no sepamos
que las concepciones responden a criterios psicológicos funda­
m entales que, en cierta m edida, coinciden claram ente con las
condiciones del objeto, por lo que tam bién son aplicables en la
práctica. Por este m otivo, es comprensible que tanto los causa-
listas com o los finalistas defiendan desesperadam ente la validez
objetiva de su principio, puesto que, al ser a su vez el principio
de su criterio personal con respecto a la vida y al m undo, nadie
aceptará sin más su validez hipotética, del mismo m odo que a
nadie le gusta — a no ser que sea una especie de suicida— serrar
él m ismo la ram a del árbol sobre la que está sentado. Pero las
antinom ias inevitables, que resultan de la proyección de princi­
pios lógicam ente fundam entados, obligan a investigar en p ro ­
fundidad el p ropio punto de vista psicológico, que es el único
m odo de evitar la violación de otro principio lógicam ente fu n ­
dam entado. La antinom ia ha de reducirse a un postulado a n ti­
nó m ico, p o r m uy insatisfactorio que esto sea para el concretis-
m o del hom bre y p or m ucho que repugne al espíritu científico
conceder a la denom inada realidad la esencia de una m isteriosa
irracionalidad, forzosam ente resultante del postulado antinó­
m ico39.
42 La teoría de la evolución no puede com prenderse sin el
punto de vista finalista; el propio Darwin trabaja con conceptos
finalistas com o adaptación, etc., tal y com o subraya acertada­
m ente W undt. El hecho evidente de la diferenciación y de la
evolución no puede nunca explicarse suficientemente con la
causalidad, pues exige el punto de vista finalista, creado tam-

3 8 . Este a x io m a n a tu ra lm e n te sólo tien e validez p a ra el á m b ito m acrofísico, en el


que hay leyes «absolutas».
3 9 . C f. Tip o s psicológicos |O C 6, § 571 ss.].

24
I 0 1 M l A I N t K0 < f IC A (J t L A l MA

bién por el hom bre, com o el causal, en el transcurso de su


evolución psíquica.
4.1 La interpretación finalista concibe las causas com o un m e­
dio para lograr un fin. Un ejemplo sencillo es la cuestión de la
regresión-. Desde una perspectiva causal, la regresión está condi­
cionada, por ejemplo, por la «fijación a la madre». Desde una
perspectiva finalista, sin embargo, la libido regresa a la /mago
de la m adre, para descubrir allí asociaciones de la m em oria
m ediante las cuales un sistema sexual, por ejemplo, pueda evo­
lucionar hasta convertirse en un sistema espiritual.
44 La prim era explicación se agota en el significado de la causa
y olvida p o r com pleto el significado final del proceso de la
regresión. De este m odo, la creación cultural se convierte en un
m ero sucedáneo, puesto que el incesto es imposible. La última
explicación, sin embargo, perm ite prever todo lo que resultará
de la regresión y, al mismo tiem po, nos perm ite com prender
qué significan las imágenes de la m em oria reanim adas por la
libido regresiva. Com o es natural, al causalista esta últim a inter­
pretación le parece increíblemente hipotética, m ientras que para
el finalista la «fijación a la madre» es una suposición arbitraria a
la que reprocha olvidarse por com pleto de la finalidad, siendo
ésta la única a la que se puede responsabilizar de la reanim ación
de la imago de la m adre. Adler, por ejemplo, pone num erosos
reparos de este tipo a la teoría de Freud. Yo he intentado juzgar
con im parcialidad, aunque no explícitam ente, estos dos puntos
de vista en mi trabajo Transformaciones y símbolos de la libido,
p o r lo que he sido acusado p o r ambas partes de adoptar una
postura poco clara y dudosa. En este aspecto, com parto la suer­
te de los que se m antuvieron neutrales durante la guerra, a quie­
nes a m enudo se les negó incluso la buena fe.
45 Lo que para la observación causal es un hecho, es para la
finalista un sím bolo, y viceversa. T odo lo que para unos es
legítim o, para los otros es ilegítimo. De ahí que debamos con­
form arnos con el postulado antinóm ico y contem plar el m undo
tam bién com o fenóm eno psíquico. Sin duda, para la ciencia es
indispensable saber cóm o es dicho fenóm eno «en sí», pero tam ­
poco la ciencia puede pasar p o r alto las condiciones del conoci­
m iento, y la psicología está especialmente obligada a tener en
cuenta esas condiciones. Dado que el alma tam bién posee el
punto de vista finalista, es psicológicamente inadmisible — y
además conduciría a una m onotonía interpretativa— que p ro ­
cedam os de m anera puram ente causal en lo que respecta al
fenóm eno psíquico.

25
LA D I N A M I C A DI I O I N C O N S C I L N I I

46 La concepción simbolista de las causae, proporcionada por


la concepción energética, es imprescindible para la diferencia­
ción del alma. Sin una concepción simbolista de los hechos serán
siempre substancias invariables las que obren sin cesar, tal y como
ocurre, por ejemplo, en la vieja teoría freudiana del traum a. La
causa no posibilita la evolución. Para el alma, reductio ad cau-
sam es lo contrario de evolución, pues m antiene la libido aferra­
da a los hechos elementales. Desde el punto de vista del raciona­
lismo, éste es el único bien; desde el punto de vista del alma, sin
embargo, se trata de algo carente de vida y desesperantem ente
aburrido, aunque con ello no se ponga en duda que la fijación de
la libido a los hechos básicos es para muchas personas algo abso­
lutam ente necesario. Pero en cuanto se cumple este requisito, el
alma no puede quedarse quieta, ha de seguir evolucionando,
puesto que para ella las causae se convierten en un medio para
lograr un fin, en expresiones simbólicas de un camino recorrido.
De este m odo, el significado exclusivo de la causa, es decir, su
valor energético, desaparece y aparece de nuevo en el símbolo,
cuya fuerza de atracción constituye el correspondiente cuanto de
libido. El valor de una causa nunca se debe sustituir postulando
un objetivo arbitrario y racional, lo cual es siempre un recurso de
emergencia.
47 El desarrollo psicológico no puede llevarse a cabo única­
m ente a través de la intención y la voluntad, sino que precisa
del sím bolo atractivo, cuyo cuanto de valor supera al de la
causa. La form ación del símbolo tam poco puede tener lugar
antes de que el alma no se haya dem orado el tiem po suficiente
en los hechos elementales, es decir, hasta que la necesidad inter­
na o externa del proceso vital provoque una transform ación de
la energía. Si el hom bre viviera de un m odo puram ente instinti­
vo o autom ático, las transform aciones podrían tener lugar con­
form e a unas leyes puram ente biológicas. Algo similar puede
verse todavía en la vida espiritual de los primitivos, que es al
mismo tiem po muy concreta y muy simbólica. En el hom bre
civilizado, el racionalismo de la consciencia, norm alm ente tan
útil, se revela com o un grave inconveniente para que las trans­
form aciones de la energía se produzcan sin dificultad, pues la
ratio, para evitar la insoportable antinom ia, se sitúa siempre
exclusivamente a uno u otro lado, procurando conservar deno­
dadam ente los valores ya elegidos, m ientras la razón hum ana se
considera una «substancia invariable» y, en consecuencia, queda
descartada su concepción simbolista. Pero la ratio es sólo relati­
va y se disuelve en sus propias antinom ias. Además, es sólo un

2 6
1 O ft A E LA VNPKCif I IC A () l I ALMA

m edio para lograr im lin, una expresión simbólica del punto de


inflexión en el camino de la evolución.

C . L a e n t r o p ía

•tu El principio de equivalencia es uno de los axiomas de la energé­


tica que tienen im portancia desde el punto de vista práctico; el
otro axiom a necesariamente com plem entario es el principio de
entropía. Las transform aciones de la energía sólo resultan posi­
bles com o consecuencia de las diferencias de intensidad. Según
el principio de C arnot, el calor sólo puede transform arse en
trabajo cuando pasa de un cuerpo más caliente a otro más frío.
El trabajo m ecánico, sin embargo, se transform a continuam ente
en un calor que, por su baja intensidad, no siempre puede re­
convertirse en trabajo. De este m odo, un sistema energético
cerrado va allanando paulatinam ente sus diferencias de intensi­
dad hasta alcanzar una tem peratura hom ogénea, con lo que
queda excluido cualquier cambio ulterior. A esto se le denom i­
na muerte térmica.
49 El principio de entropía sólo se nos da a conocer em pírica­
m ente com o un principio de procesos parciales que constituyen
un sistema relativamente cerrado. Com o tal sistema relativa­
m ente cerrado puede ser tam bién contem plada la psique. Sus
transform aciones energéticas conducen asimismo a una com ­
pensación de las diferencias, la cual, según la form ulación de
B oltzm ann40, convierte un estado im probable en uno probable,
con lo que sin em bargo se reduce cada vez más la posibilidad de
un cambio ulterior. Vemos este proceso, por ejemplo, en el
desarrollo de un m odo de pensar duradero y relativam ente in­
variable. Tras los violentos titubeos iniciales, se com pensan los
opuestos y, paulatinam ente, va surgiendo un nuevo m odo de
pensar cuya posterior estabilidad es tanto m ayor cuanto más
grandes fueran las diferencias iniciales. C uanto m ayor sea la
tensión entre los opuestos, m ayor será la energía resultante; y
cuanta más energía haya, más potente será la fuerza atractiva
consteladora. A esta m ayor atracción le corresponde una m ayor
cantidad de m aterial psíquico constelado, y cuanto más aum en­
te esta cantidad, más dism inuirá la posibilidad de posteriores
trastornos que pudieran resultar de las diferencias con el m ate­
rial anteriorm ente no constelado. De ahí que un m odo de pen­

40. B o ltz m an n , P opulare S cb riften , p. 34.

27
LA D I N Á M I C A DL LO I N C O N S C I E N T E

sar que resulte de num erosas compensaciones sea especialmente


duradero.
50 La experiencia psicológica cotidiana proporciona pruebas
de la veracidad de este axioma: Los conflictos más graves, una
vez superados, dan paso a una seguridad y una tranquilidad
difíciles de perturbar, o bien a un quebrantam iento difícil de
curar. Y viceversa: Para lograr éxitos valiosos y duraderos, se
necesitan conflictos intensos, así com o su conflagración. Dado
que nuestra experiencia sólo puede acceder a sistemas relativa­
m ente cerrados, no estamos nunca en condiciones de observar
una entropía psicológica absoluta. Pero cuanto más cerrado sea
el sistema psicológico, antes se im pone el fenóm eno de la en tro ­
pía41. Esto lo vemos con especial claridad en aquellos trastornos
m entales que se caracterizan por un fuerte aislamiento del en­
torno. La denom inada «imbecilidad afectiva» de la dem entia
praecox o esquizofrenia puede considerarse un fenóm eno de
entropía. De m anera similar pueden interpretarse tam bién to ­
dos aquellos fenóm enos degenerativos que desarrollan actitudes
psicológicas que a la larga excluyen la relación con el entorno.
Son tam bién sistemas psicológicos relativamente cerrados los
procesos voluntariam ente dirigidos, como el pensam iento dirigi­
do y el sentim iento dirigido. Estas funciones se basan en el
principio de exclusión de lo inoportuno, es decir, de aquello
que pudiera provocar un desvío de la dirección elegida. Los
elem entos «pertinentes» son confiados a la com pensación recí­
proca y, a partir de entonces, quedan protegidos de cualquier
influencia externa perturbadora. De este m odo, al cabo de un
tiem po, alcanzan su estado probable, que revela su firmeza, por
ejemplo, en un concepto «consolidado» o en un m odo de ver las
cosas «arraigado». H asta qué punto son firmes este tipo de co­
sas es algo que se puede apreciar al intentar deshacer tales for­
mas, p o r ejemplo, intentando elim inar un prejuicio o m odificar
un m odo de pensar. En la historia de los pueblos, tales cambios
pueden llegar a costar ríos de sangre. Pero aunque el cierre
absoluto sea imposible (¿exceptuando los casos patológicos?), el
proceso energético continúa su evolución, si bien, com o conse­
cuencia de la «pérdida por rozam iento», con una intensidad
decreciente, con un m enor gradiente.
51 Esta m anera de considerar las cosas es conocida desde hace
tiem po. T odo el m undo ha oído hablar de la «tem pestad de la

41. U n sistem a es a b so lu tam e n te c e rra d o cu an d o ya n o cabe la posib ilid ad d e que


e n tre n in g u n a en erg ía del e x te rio r. Sólo en este caso p u e d e darse la e n tro p ía .

28
I O ft K I LA t N t R o M l C A IJ I, l- ALMA

juventud», que cede ¡uitc la «calma de la vejez». Se habla de una


«firme convicción» obtenida tras los «debates de la duda», o del
«equilibrio de las tensiones internas», etc. Es el m odo de visión
energético que, de m anera espontánea, tiene todo el m undo.
Para el psicólogo científico, sin embargo, esta concepción care­
ce de im portancia, por cuanto que no ve la necesidad de apre­
ciar los valores psicológicos. La psicología fisiológica ni siquiera
se plantea este problem a, ya que, com o su propio nom bre indi­
ca, sólo se ocupa del lado fisiológico de la psicología. La psi­
quiatría, com o ya se sabe, es puram ente descriptiva con respec­
to a la psicología y, hasta hace poco tiem po, no se ha ocupado
de la causalidad psicológica, e incluso la ha negado. A la psico­
logía analítica, en cambio, le está reservado el deber de conside­
rar tam bién el punto de vista energético, pues el criterio causal-
m ecanicista del psicoanálisis freudiano no basta para apreciar
los valores psicológicos. El valor exige un concepto aclaratorio
cuantitativo, que nunca puede ser sustituido por un concepto
cualitativo como, p o r ejemplo, la sexualidad. Un concepto cua­
litativo supone siempre la designación de una cosa, de una subs­
tancia; un concepto cuantitativo, por el contrario, designa siem­
pre una relación de intensidad y nunca una substancia o una
cosa. Un concepto cualitativo que no designe una substancia o
una cosa o un hecho es una excepción más o m enos arbitraria;
lo mismo cabe decir de un concepto de energía cualitativo hi-
postasiado. La explicación causal científica requiere a veces ta ­
les suposiciones; no obstante, éstas no deben ser aceptadas con
el fin de poder prescindir de una concepción energética. Esto
mismo, al contrario, puede aplicarse a la energética, que a veces
m uestra una tendencia a negar la substancia y, con ello, a con­
vertirse en puram ente teleológica o finalista. Un concepto cua­
litativo acuñado para la energía es inadmisible, pues eso sería
una especificación de la energía, lo cual sin em bargo es una
fuerza. Eso en la biología sería el vitalismo; en la psicología, el
sexualismo o cualquier otro «ismo», ya que se podría dem ostrar
que los investigadores reducen la energía psíquica en su conjun­
to a una fuerza determ inada o a un instinto. Sin em bargo, como
ya se ha dicho, los instintos son especificaciones. La energía es
con respecto a ellos un concepto de relación y no pretende
expresar absolutam ente nada más que las relaciones entre los
valores psicológicos.

29
LA D I N A M I C A DI l O I N C O N S C I E N T E

D. E n e r g e t i s m o y d in a m is m o

52 Lo que hasta ahora se ha dicho sobre la energía se refiere a un


concepto puro de energía. Esta, com o su correlato el concepto
del tiem po, es, por una parte, una form a de percepción directa
que viene dada a priori41; pero, por otra parte, es un concepto
concreto, aplicado o empírico que ha sido abstraído de la expe­
riencia, como todos los conceptos científicos aclaratorios43. El
concepto aplicado de energía concierne siempre al com porta­
m iento de las fuerzas, es decir, de las substancias en m ovimiento,
pues de otro m odo la energía no es accesible a la experiencia,
salvo precisam ente a través de la percepción del com portam ien­
to de las substancias en m ovimiento. De ahí que en la práctica
hablem os de energía eléctrica, etc., como si la energía fuera, en
cada caso, una fuerza determ inada. Debido a esta mezcla del
concepto em pírico o aplicado con la forma de percepción del
acontecim iento, surgen esas constantes confusiones entre «ener­
gía» y «fuerza». Asimismo, el concepto psicológico de energía
no es tam poco un concepto puro, sino un concepto concreto y
aplicado que se m anifiesta a nuestra percepción com o «energía»
sexual, vital, espiritual, m oral, etc., en otras palabras, en form a
de instinto, cuya inequívoca naturaleza dinám ica nos autoriza a
establecer un paralelismo abstracto con las fuerzas físicas.

4 2 . D e a h í q u e su id e a sea ta m b ié n ta n an tig u a co m o la h u m a n id a d , pues p o d e ­


m os e n c o n tra rla ya en las fo rm as elem en tales de p e rc ep c ió n de los p rim itiv o s. Cf. F. R.
L e h m a n n , M a n a , y m is e x p licacio n es en «Sobre la psicología de lo in consciente» [O C
7 ,1 ]. H u b e rt y M au ss (M élanges d ’histoire des religions, préface p p . X X IX s.) llam an
ta m b ié n m a n a a u n a c ateg o ría del in te le cto . C ita ré te x tu a lm e n te sus aclaraciones:
« C o n sta m m e n t p ré sen te s dans le langage, sans q u ’elles y so ien t de to u te nécessité
exp licites, < les c a té g o rie s > e x isten t d ’o rd in a ire p lu tó t sous la fo rm e d ’h a b itu d e s d i­
rectrices d e la co n scien ce, elles-m ém es inco n scien tes. La n o tio n de m a n a est u n de ces
prin c ip e s: elle est d o n n é e dans le langage; elle est im p liq u ée d an s to u te u n e série de
ju g e m e n ts e t de ra iso n n em en ts, p o rta n t sur des a ttrib u ts qui son ceux du m ana, nous
av o n s d it qu e le m a n a est u n e catég o rie. M ais le m an a n ’est pas s eu le m e n t u n e catégo-
rie spéciale á la p en sée p rim itiv o , e t a u jo u rd ’hui en voie de ré d u c tio n c ’est e n c o re la
fo rm e p re m ié re q u ’o n t rev étu e d ’a u tre s catég o ries qui fo n c tio n n e n t to u jo u rs d ans nos
e sprits: celles de su b stan ce e t de cause» [C o n stan tem e n te — si b ien n o de m a n e ra
n e ce saria m en te e x p líc ita — p resen tes en el lenguage, < la s c ate g o ría s> e x isten p o r re ­
gla ge n eral b ajo la fo rm a d e h áb ito s d irectrices de la co n scien cia q u e , p o r su p a rte , son
inco n scien tes. El c o n c e p to d e m an a es u n o de estos p rin c ip io s: v iene a cu ñ a d o en el
lenguaje; está im p lic a d o en to d a u n a serie de juicios y ra z o n am ien to s que se refieren a
a trib u to s p ro p io s del m a n a . H e m o s d ich o q u e el m a n a es u n a categ o ría. P ero el m a n a
n o es so lam en te u n a c ateg o ría especial del p e n sa m ie n to p rim itiv o ; hoy, e n vías de
re d u c ció n , sigue sien d o la fo rm a p rim ig en ia q u e h an a d o p ta d o o tra s categ o rías que aún
fu n c io n a n e n n u e stro s e sp íritu s: las de su b stan cia y causa].
4 3 . Para m ás d etalles, re m ito a Tip o s psicológicos [O C 6 ,1 , § 5 8 4 ss. y 811 ss.].

30
IQIAI LA I N I H G É T I C A 0 1 !. A L MA

53 A través de la aplicación del concepto puro al material em pí­


rico, surge necesariamente una concrelización o materialización
del concepto, con lo que parece com o si el concepto supusiera
tam bién una substancia. Esto es lo que ocurre, por ejemplo, con
el concepto del éter físico, el cual, pese a ser un concepto, ha
sido siem pre m anejado com o una substancia. Esta confusión es
inevitable porque estamos incapacitados para im aginarnos un
cuanto m aterialm ente, a no ser que sea un cuanto de algo. Y ese
algo es la substancia. De ahí que todo concepto aplicado resulte
hipostasiado incluso contra nuestra voluntad, pese a lo cual no
debemos olvidar nunca que nos hallam os ante un concepto.
54 He sugerido designar el concepto de energía que utilizamos
en la psicología analítica con la palabra «libido». La elección de
esta palabra puede no ser la ideal en algún contexto; no obstan­
te, me pareció que este concepto, aunque sólo sea por razones
de legitim idad histórica, merece el nom bre de libido. Freud ha
sido el prim ero en exam inar unas relaciones psicológicas verda­
deram ente dinámicas y las ha descrito relacionándolas entre sí,
valiéndose para ello de la cóm oda expresión «libido», si bien
con una definición específicamente sexual que se corresponde
con su punto de partida general, que es precisam ente la sexua­
lidad. Además de «libido», Freud utiliza tam bién las expresiones
«instinto» (por ejemplo, «instintos del yo») y «energía psíquica»
(en La interpretación de los sueños, por ejemplo). Dado que
Freud se limita, por así decirlo, exclusivamente a la sexualidad
y a sus num erosas ramificaciones en la psique, para su propósito
es suficiente la definición sexual de la energía com o una fuerza
instintiva específica. En lo que se refiere a una teoría psicológi­
ca general, p o r el contrario, es imposible utilizar com o concep­
to aclaratorio una energía solam ente sexual, es decir, un instin­
to específico, ya que la transform ación de la energía psíquica no
es una m era dinámica sexual. D entro del conjunto de la psique,
la dinám ica sexual es sólo un caso especial. Con ello no se niega
su existencia, sólo se le adjudica el lugar que le corresponde.
55 Puesto que el concepto aplicado de energía queda inm edia­
tam ente hipostasiado en las fuerzas del alma (los impulsos, afec­
tos y demás procesos dinámicos), a mi entender, su m aterializa­
ción concreta queda acertadam ente definida por la palabra
«libido». Otras concepciones similares se han valido desde muy
antiguo de designaciones parecidas: la «voluntad» de Schopen-
hauer, la óp|ir| de Aristóteles, el «eros» de Platón, el «amor y el
odio de los elementos» de Em pédocles o el élan vital de Berg-
son. De estos conceptos he tom ado sólo la concreción m aterial

31
LA D I N A M I C A DI . LO I N C O N S C I L N I L

de la designación, pero no la definición del concepto. La om i­


sión de una explicación detallada al respecto en mi anterior
libro es la culpable de m uchos m alentendidos; de m anera casi
general, se me ha reprochado un m odo vitalista de crear con­
ceptos.
56 La palabra «libido», com o ya se ha dicho, no la asocio a una
definición sexual44, aunque no niego la existencia de una diná­
mica sexual ni de cualquier otra dinámica como, por ejemplo,
la del im pulso del ham bre. Ya en 1912 hice observar que mi
concepción de un instinto vital general, llamado libido, sustitu­
ye al concepto de «energía psíquica» que utilicé en la Psicología
de la demencia precoz. Entonces com etí el pecado de omisión
de describir el concepto solam ente en su m aterialización psico­
lógica, sin tener en cuenta su metafísica, que intentaré explicar
a continuación. Al tratar el concepto de libido únicam ente en su
aspecto concreto y m aterial, lo manejé como si estuviera hipos-
tasiado. En ese sentido, tengo yo la culpa de los m alentendidos.
Por eso, más tarde, en mi Ensayo de exposición de la teoría
psicoanalítica, de 1913, dije expresam ente «que la libido con la
que operamos no sólo no es concreta o conocida, sino que es
realmente una x, una pura hipótesis, una imagen o una moneda
tan inasible concretamente como la energía del m undo de las
representaciones físicas»45. De ahí que libido no sea más que una
expresión abreviada de «concepción energética». Desde luego,
m ediante la descripción m aterializada del concepto nunca lo­
grarem os operar con conceptos puros, a no ser que consiguiéra­
mos expresar el fenóm eno en térm inos m atemáticos. Pero m ien­
tras esto no sea posible, el concepto aplicado quedará siempre
autom áticam ente hipostasiado por el material empírico.
57 H ay que m encionar además otra ambigüedad que viene dada
por el uso m aterializado del concepto de libido y del concepto
de energía en general: se trata de la inevitable confusión — en la
esfera de la m aterialización concreta— de la energía con el
concepto de efecto causal, que es un concepto dinámico, no
energético.
58 La concepción causal-mecanicista ve la serie de hechos a-b-
c-d del siguiente m odo: a provoca b, b provoca c, etc. Aquí el

4 4 . La p a la b ra la tin a libido n o tien e en m o d o a lg u n o u n sen tid o e xclusivam ente


sex u al, sino el sig n ificad o gen eral de d eseo , a n h e lo , afán. V éanse ejem p los d e ta llad o s al
re sp e c to en T ra n sfo rm a cio n es y sím b o lo s de la libido (n ueva ed ició n : S ím b o lo s de
tra n sfo rm a ció n [O C 5, § 185 ss.]).
45 . Cf. E n sa y o d e exp o sició n d e la teoría p sico a n a lítica [O C 4 ,9 , § 282].

32
SOIKI LA I N Í R G f l I C A DLL ALMA

concepto de electo es una designación cualitativa, es decir, una


virtus de la causa o, en otras palabras, una dynam is. La concep­
ción energético-finalista, por el contrario, ve lo siguiente: a-b-c
son medios de transform aciones energéticas que pasan, sin cau­
sa alguna, desde a, el estado im probable, a través de b-c, hasta
alcanzar entrópicam ente el estado probable. Aquí se prescinde
por com pleto del efecto causal y sólo se tienen en cuenta las
intensidades del efecto. Si las intensidades son las mismas, en
lugar de a-b-c-d, tam bién podem os poner w-x-y-z.
59 El m aterial em pírico es, en ambos casos, a-b-c-d, con la
diferencia de que la concepción mecanicista deduce un dinam is­
mo del efecto causal observado, m ientras que la concepción
energética, en lugar del efecto causal, observa la equivalencia
del efecto transform ado. Esto significa que ambas concepciones
observan la serie a-b-c-d, sólo que una lo hace desde una pers­
pectiva cualitativa y otra desde una perspectiva cuantitativa. La
observación causal abstrae del m aterial em pírico el concepto
dinám ico, m ientras que la observación finalista aplica su con­
cepto puro de energía a la esfera de la m aterialización concreta
y, en cierto modo, le proporciona una dynam is. Pese a su dife­
rencia epistemológica, que en cuanto a absolutismo no deja nada
que desear, ambas concepciones se mezclan inevitablem ente en
el concepto de fuerza, pues el criterio causal abstrae la pura
percepción de la qualitas efectiva convirtiéndola en dynam is, y
el criterio finalista, al aplicar su concepto puro, lo convierte en
concreto. De ahí que el mecanicista hable de la «energía de lo
psíquico» y el energetista, en cambio, de la «energía psíquica».
De lo dicho debería resultar evidente que un mismo y único
proceso, a la luz de dos concepciones diferentes, adquiere un
aspecto com pletam ente distinto.

III. L O S C O N C E P T O S F U N D A M E N T A L E S D E LA T E O R ÍA D E LA L IB ID O

A. P r o g re s ió n y re g re s ió n

60 Seguramente, uno de los fenóm enos energéticos más im portan­


tes en la vida del alma sea la progresión y regresión de la libido.
Se entiende p o r progresión el avance diario del proceso de adap­
tación psicológica. La adaptación, com o es sabido, nunca se
lleva a cabo de una vez por todas, pese a que hay una tendencia
a creerlo así p or una confusión entre la actitud lograda y la
adaptación real. Sólo podem os cum plir el requisito de adapta-

33
LA D I N A M I C A DI LO I N C Ü N S C I L N I I

ción m ediante una actitud dirigida a ello. El proceso de adapta­


ción se desarrolla en dos etapas: 1) Logro de la actitud. 2)
C onsum ación de la adaptación m ediante la actitud. La actitud
con respecto a la realidad es algo extraordinariam ente durade­
ro, pero cuanto más duradero sea el hábito, menos lo será su
proceso efectivo de adaptación. Esta es la consecuencia forzosa
de los constantes cambios del entorno y de la readaptación con­
dicionada p or ello,
él La progresión consistiría, pues, en una continua satisfacción
de las exigencias impuestas por las condiciones del entorno.
Dado que este proceso sólo puede lograrse m ediante una acti­
tud, la cual implica necesariamente una orientación determ ina­
da y, por ello, cierta unilateralidad, puede darse fácilmente el
caso de que esa actitud ya no pueda cum plir el requisito de
adaptación, porque hayan surgido cambios en las condiciones
externas que exijan una actitud diferente. Por ejemplo, la acti­
tud sentim ental que intenta cum plir con las exigencias de la
realidad m ediante la empatia, puede perfectamente tropezar con
una condición que sólo se pueda satisfacer m ediante una actitud
intelectual, es decir, m ediante un proceso de reflexión y com ­
prensión. En este caso, falla la actitud sentimental. Con ello se
interrum pe tam bién la progresión de la libido. El anterior senti­
m iento vital se extingue, aum enta de m anera desagradable el
valor de ciertos contenidos de la consciencia, se abren paso las
reacciones y los contenidos subjetivos y acaba por im ponerse un
estado afectivo con tendencia a las explosiones. Estos síntomas
suponen un estancam iento de la libido. El estado de estanca­
m iento se caracteriza siempre por la desintegración de los pares
de opuestos. D urante la progresión de la libido, los pares de
opuestos están unidos en el desarrollo coordinado de los proce­
sos psicológicos. Su acción conjunta posibilita la uniform idad
equilibrada del proceso, que sin un efecto contrario interno
sería unilateral y absurdo. De ahí que toda extravagancia y exa­
geración se interpreten con razón como una pérdida de equili­
brio, ya que en ellas falta el efecto coordinador del impulso
contrario. Así pues, form a parte de la esencia de la progresión
— es decir, del proceso de adaptación logrado— que el impulso
y el im pulso contrario, el sí y el no, hayan alcanzado una acción
recíproca y uniform e. Este equilibrio y esta unión los vemos,
po r ejemplo, en el proceso de reflexión ante una decisión de
m ucho peso. En el estancam iento de la libido, en el que la
progresión se ha vuelto imposible, el sí y el no ya no pueden
unirse en una acción coordinada en la que uno y otro adquieran

34
t U R K I l,A I N t I U . ( I I C A 1) 1 L A I M A

valores iguales que se equilibren m utuam ente. C uanto más dure


el estancam iento, más aum entará el valor de las posiciones
opuestas, por lo que éstas irán enriqueciéndose en asociaciones
e incorporando sin cesar nuevo material psíquico. La tensión da
lugar al conflicto; el conflicto da lugar a intentos de represión
m utua, y si se consigue reprim ir a la parte contraria surge la
disociación, la «escisión de la personalidad», la disconform idad
con uno mismo y, con ello, la posibilidad de neurosis. Las ac­
ciones que resultan de este estado son descoordinadas o patoló­
gicas y adquieren el aspecto de conductas sintomáticas; aunque
en parte están norm alm ente determ inadas, sin em bargo se ba­
san en el opuesto reprim ido, el cual, a diferencia de lo que
ocurre en el proceso progresivo, no produce equilibrio, sino
divergencia, con lo que el efecto no resulta favorecido, sino
perturbado.
62 La lucha entre los opuestos continuaría inútilm ente si, con
el estallido del conflicto, no se iniciara el proceso de la regre­
sión, el m ovim iento regresivo de la libido. Con el choque de los
opuestos da comienzo una paulatina desvalorización de los p a­
res de opuestos. La pérdida de valor crece constantem ente, y es
lo único que la consciencia percibe. Pérdida de valor es lo mis­
mo que regresión: En la medida en que avanza la pérdida del
valor de los opuestos conscientes aum enta el valor de todos
aquellos procesos psíquicos que no se tienen en cuenta para la
adaptación y que, por lo tanto, rara vez o nunca adquieren una
aplicación consciente. Estos elem entos psíquicos que no son
tenidos en cuenta para la adaptación al entorno son principal­
m ente elem entos inconscientes. De ahí que aum ente el valor del
trasfondo de la consciencia y de lo inconsciente, por lo que
cabe esperar una influencia sobre la consciencia. Los valores
inconscientes, debido a la inhibición que ejerce lo consciente
sobre lo inconsciente, al principio sólo se ponen de m anifiesto
indirectam ente. La inhibición a la que están som etidos es una
consecuencia de la direccionalidad exclusiva de los contenidos
conscientes. (La inhibición es idéntica a lo que Freud llama
«censura».) La manifestación indirecta de lo inconsciente tiene
lugar en forma de trastornos del proceso consciente: en el expe­
rim ento de asociación, en form a de indicios de complejo; en la
vida cotidiana, en form a de las conductas sintomáticas descritas
por vez prim era por Freud; en los estados neuróticos, en forma
de síntomas.
63 Puesto que la regresión aum enta el valor de aquellos conte­
nidos que previam ente estaban excluidos del proceso de adapta­

35
IA D I N Á M I C A DI I O I N C O N S C I E N I L

ción consciente y que, en consecuencia, casi siempre son «oscu­


ram ente conscientes» o totalm ente inconscientes, traspasan el
um bral de la consciencia aquellos elem entos psíquicos que, en
lo relativo a la adaptación, son notoriam ente inútiles, m otivo
por el cual tam bién son apartados de la función psíquica dirigi­
da. Para saber de qué clase de contenidos se trata, basta con leer
los escritos de Freud; no sólo son contenidos y tendencias sexua­
les infantiles, sino generalm ente incompatibles: por su carácter
inm oral, su naturaleza antiestética o por ser irracionales o im a­
ginarios. Este carácter, evidentemente de escaso valor en lo que
respecta a la adaptación, es lo que ha suscitado en los escritos
psicoanáliticos el habitual juicio despectivo acerca del trasfondo
del alm a46. En una observación superficial, es principalm ente
fango lo que saca a relucir la regresión. Pero si uno no se detie­
ne en esta observación superficial ni en la valoración de los
m ateriales extraídos y, a su vez, deja de juzgar por la apariencia
y sobre la base de un dogma preconcebido, descubrirá que no
sólo quedan restos diurnos incom patibles y, por lo tanto, des­
echados, o incóm odas y reprobables tendencias primigenias de
lo anim al del ser hum ano, sino tam bién gérmenes de nuevas
posibilidades de vida47. Uno de los grandes valores del psicoa­
nálisis estriba en que saca sin m iedo a la luz los contenidos
incom patibles, lo cual sería una em presa com pletam ente inútil e
incluso reprobable, si no residieran precisamente en los conte­
nidos reprim idos las posibilidades de renovar la vida. Que esto
es un hecho no sólo se sabe por la experiencia práctica acum u­
lada, sino que asimismo puede deducirse de la siguiente re ­
flexión:
64 El proceso de adaptación exige una función consciente diri­
gida que se caracteriza por su coherencia interna y su unidad
lógica. Com o ya hem os visto, la direccionalidad de la función
tiene que excluir todo lo inoportuno, precisam ente para m ante­
ner esa dirección. Lo inoportuno queda a m erced de la inhibi­
ción y, de este m odo, se sustrae a la atención. La función de
adaptación conscientem ente dirigida es, conform e a la expe-

4 6 . P or ejem p lo , a la m a n e ra del viejo H u id ib ra s, cuya o p in ió n m en cio n a K ant


('T raum e eines G eistersehers, 3 .a p a rte ): « C u an d o u n v ien to h ip o c o n d ría c o b ra m a en los
in te stin o s, to d o d e p e n d e de la d irecció n q u e to m e : si va hacia abajo, se c o n v ie rte en u n
p e ...; p e ro si va h acia a rrib a , se tra ta de u n a re v elació n o de u n a in sp ira c ió n divina».
4 7 . La so b re sa tu ra c ió n p ro fesio n a l de im p ro p ied a d e s n e u ró tic a s cre a e scepticis­
m o en el m éd ico . Sin em b arg o , u n d ic ta m en g e n eraliza d o r d esd e la ó p tic a p a to ló g ic a
tie n e el in c o n v e n ien te de ser siem p re eq u ív o co .

36
I O i R fe l A I N I K U C r i C A 0 11 ALMA

rien d a, sólo una, ya que si yo, por ejemplo, adopto una actiud
intelectual, no puedo adoptar al mismo tiem po una actitud sen­
tim ental, porque pensar y sentir son dos funciones muy diferen­
tes. Para poder satisfacer las leyes lógicas del pensam iento, ten ­
go incluso que esm erarm e en dejar aparte el sentim iento para
que éste no perturbe el proceso del pensam iento. En este caso,
privo al proceso sentim ental, lo m áxim o posible, de libido, por
lo que esta función queda a m erced de una relativa inconscien­
cia. Según la experiencia, la actitud es sobre todo una cuestión
de hábito; p o r este m otivo, las otras funciones, las inoportunas,
al ser incom patibles con la actitud prevaleciente, son relativa­
m ente inconscientes, ya que no se utilizan, no se practican y
están indiferenciadas, por lo que forzosam ente van asociadas a
los restantes contenidos de lo inconsciente, a cuyo escaso valor
e incom patibilidad ya he aludido. Por eso estas funciones, cuan­
do son activadas p or la regresión y de esta m anera alcanzan la
consciencia de una forma, por así decir, incom patible, en cierto
m odo parecen desfiguradas y cubiertas por el fango de las p ro ­
fundidades.
65 Si recordam os ahora que la base del estancam iento de la
libido era el fallo de la actitud consciente, entenderem os en qué
m edida los contenidos inconscientes activados por la regresión
son gérmenes muy valiosos: en efecto, contienen los elem entos
para esa otra función que quedaba excluida por la actitud cons­
ciente y que estaría capacitada para com pletar o sustituir eficaz­
m ente la actitud consciente fallida. Si el pensam iento falla como
función de adaptación porque se trate de una situación a la que
sólo se pueda uno adaptar m ediante la em patia, entonces es el
m aterial inconsciente activado por la regresión el que precisa­
m ente contiene la función sentimental que falta, aunque todavía
en una form a em brionaria o arcaica y sin desarrollar. Del mis­
m o m odo, si se da el caso contrario, la regresión activará en lo
inconsciente una función de pensam iento que com pense eficaz­
m ente la em patia consciente fallida.
éé La regresión, al activar una situación inconsciente, confron­
ta a la consciencia con el problem a del alma frente a la cuestión
de la adaptación externa. Es natural que la consciencia se resista
a aceptar los contenidos regresivos; sin embargo, la im posibili­
dad de progresión la obligará finalm ente a som eterse a los valo­
res regresivos; dicho en otras palabras: la regresión provoca la
necesidad de adaptación al alma, al m undo psíquico interior.
67 Y del mismo m odo que la adaptación al entorno puede
fallar p o r la unilateralidad de la función de adaptación, así tam ­

37
1A DI NAM IC A l)ñ 1. 0 I N C O N S C I E N T E

bién la adaptación al m undo interior puede fallar por la unilate-


ralidad de la función que se ocupe de él. Si por ejemplo el
estancam iento de la libido estuviera provocado por el fallo de
la actitud intelectual respecto a las exigencias de adaptación
externa, y si la función sentim ental inconsciente fuera activada
p o r la regresión, al principio sólo habría una em patia con el
m undo interior, lo cual, para empezar, puede ser suficiente. A
la larga, sin em bargo, no bastará con la em patia, sino que habrá
que recurrir a la función del pensar, del mismo m odo que para
la adaptación al m undo exterior sería necesario lo contrario. De
ahí que, hasta alcanzar la adaptación interior, sea preciso haber
logrado una actitud plena respecto al m undo interior. Una vez
alcanzada la adaptación, ya puede reiniciarse la progresión.
68 El principio de la progresión y la regresión se refleja en el
m ito del dragón-ballena tratado por Frobenius48, tal y com o he
expuesto detalladam ente en mi libro Transformaciones y sím bo­
los de la libido. El héroe representa simbólicamente el m ovi­
m iento de la libido. La entrada en el dragón sería la dirección
regresiva. El viaje hacia el este (la travesía m arítim a nocturna) y
los acontecim ientos que en él acaecen simbolizan los procesos
de adaptación a las condiciones del m undo interior psíquico. El
hecho de que el protagonista sea devorado por el dragón y
desaparezca dentro de su vientre simboliza la actitud que da por
com pleto la espalda al m undo exterior. El héroe venciendo al
m onstruo desde el interior es el proceso de adaptación a las
condiciones del m undo interior. La salida del vientre (la puesta
del huevo) con la ayuda de un pájaro — que al mismo tiem po es
una salida del Sol— simboliza el reinicio de la progresión.
69 Es curioso que m ientras el protagonista es devorado por el
m onstruo, éste em prenda la travesía nocturna hacia el este, es
decir, hacia la salida del Sol, con lo que, en mi opinión, se da a
entender que la regresión no significa forzosam ente un paso
atrás en el sentido de una involución o degeneración, sino que
más bien representa una fase necesaria del desarrollo en la que
el hom bre, sin em bargo, carece de consciencia del desarrollo,
puesto que se encuentra en una situación forzosa que aparece
representada com o si el hom bre se hallara en un estado prein-
fantil, incluso em brionario, dentro del claustro m aterno. Sólo
cuando el hom bre se queda en este estado podem os hablar de
desarrollo regresivo, involución o degeneración.

48 . F ro b en iu s, / ) js Y.eitalter des S o n n en g o ttes.

38
SOHHI- I A r N I K U r II C A I H L ALMA

70 Asimismo, tam poco hay que confundir progresión con desa­


rrollo, ya que el constante fluir o discurrir de la vida no es nece­
sariam ente desarrollo o diferenciación, com o lo dem uestran de­
term inadas especies de plantas y animales que, desde tiem pos
inm em oriales, se han detenido, por así decir, en la misma etapa
de diferenciación y, no obstante, han sobrevivido. Del mismo
m odo, la vida del alma hum ana tam bién puede ser progresiva sin
evolución y regresiva sin involución. En principio, evolución e
involución no tienen nada que ver con progresión y regresión, ya
que estas últimas en realidad son m eros m ovim ientos vitales que,
aun así, tienen carácter estacionario. Ambas responden a lo que
G oethe calificó adm irablem ente de sístole y diástole49.
71 A esta interpretación del m ito com o algo que representa
hechos psicológicos se le han hecho muchas objeciones. Ya se
sabe lo difícil que resulta apartarse de la idea de que el m ito, en
cierto m odo, es una alegoría aclaratoria de fenóm enos astronó­
micos, m eteorológicos o vegetativos. Es natural que coexistan
varias tendencias explicativas, pues hay demasiadas pruebas evi­
dentes de que tam bién el m ito tiene un significado aclaratorio;
pero con ello no se responde a la pregunta de por qué el m ito
utiliza precisam ente este m odo de aclaración: la alegoría. En
realidad, habría que saber de dónde extrae el hom bre prim itivo
este m aterial de explicación. Y tam poco hay que pasar por alto
el hecho de que la necesidad de causalidad de los prim itivos no
es, de ningún m odo, tan grande com o la nuestra. A ellos les
interesa m ucho menos la explicación que la fabulación. A diario
podem os ver cóm o surgen entre nuestros pacientes fantasías
míticas: no son algo inventado, sino que se representan como
imágenes o series de ideas que se abren paso desde lo incons­
ciente y que, al ser narradas, suelen tener el carácter de episo­
dios concatenados com o los de las representaciones míticas. Así
es com o surgen los m itos; por eso las fantasías que proceden de

49. La d iá sto le es la e x tra v e rsió n d e la lib id o q u e se e x tie n d e p o r el u n iv e rso . La


sístole es su c o n c e n tra c ió n en el in d iv id u o , la m ó n a d a «... la sístole se c o n c e n tra co n s­
ciente y p ro fu n d a m e n te en el in d iv id u o y lo fecu n d a; la d iásto le se ab re paso a nsiosa­
m e n te p o r el u n iv e rso co n la in te n c ió n d e ab arcarlo » (C h a m b e rla in , G o e th e , p. 5 71).
A ferrarse a u n a d e las dos a ctitu d es significa la m u e rte (o p . c it.); d e a h í q u e u n tip o sea
in su fic ie n te y n ecesite ser c o m p le m e n ta d o p o r la fu n c ió n c o n tra ria . «Si u n a p e rs o n a se
c o m p o rta de u n m o d o ú n ic a m en te recep tiv o , la d iásto le q u e d a p e rm a n e n te m e n te d e te ­
n id a, lo que d a lu g ar, ta n to en la v id a física co m o en la an ím ica, al e n tu m e c im ie n to y,
fin a lm e n te , a ía m u e rte . Lo ú n ico q u e p u e d e < d a r v id a > es /a acció n , cu y a p rim era
c o n d ic ió n es la lim itació n , es d ecir, la sístole, q u e estab lece u n a m e d id a firm e m en te
d e lim ita d a . C u a n to m ás en érg ica sea la acción, m ás re so lu ta h a b rá d e ser la d e lim ita ­
ción» (op. c it., p. 5 8 1 ).

39
LA DI N AM IC A DL LO I N C O N S C I I N I L

lo inconsciente tienen tanto parentesco con los mitos prim iti­


vos. Y puesto que el m ito no es otra cosa que una proyección de
lo inconsciente, y no una invención consciente, se com prende
no sólo que en todas partes tropecem os con los mismos m otivos
míticos, sino tam bién que el m ito represente fenóm enos psíqui­
cos típicos.
72 Ahora es obligatorio plantearse cóm o concebir desde un
punto de vista energético el proceso de la progresión y la regre­
sión: A simple vista, está claro que la progresión y la regresión
son procesos dinámicos. La progresión podría com pararse con
una corriente de agua que fluye desde la m ontaña hasta el valle.
El estancam iento correspondería a un obstáculo específico en la
dirección de la corriente, como por ejemplo una presa, que
transform a la energía cinética de la corriente en la energía p o ­
tencial de la situación. M ediante el estancam iento, el agua es
forzada a tom ar otro rum bo cuando, a consecuencia del estan­
camiento, haya alcanzado una altura que le perm ita desbordar­
se hacia alguna parte. Tal vez fluya hacia un canal que, m edian­
te una turbina, transform e la energía cinética de la corriente en
electricidad. Esta transform ación simbolizaría la nueva progre­
sión engendrada p or el estancam iento y por la regresión; el
carácter m odificado de la progresión estriba en que la energía,
de aquí en adelante, se m anifiesta de otro m odo. En este proce­
so de transform ación, el principio de equivalencia es de un
valor particularm ente heurístico. La intensidad de la progresión
aparece de nuevo en la intensidad de la regresión.
73 De la naturaleza de la concepción energética no se despren­
de en absoluto que tenga que haber progresión y regresión de la
libido, sólo que tiene que haber transform aciones equivalentes,
pues la energética ve únicam ente el quantum , pero nunca expli­
ca el quale. Así pues, progresión y regresión son procesos espe­
cíficos que han de ser interpretados com o procesos dinámicos
que, com o tales, están condicionados por las cualidades de la
substancia. De ahí que la progresión y la regresión nunca pue­
dan ser deducidas de la esencia del concepto de energía, sino
que sólo pueden ser concebidas energéticam ente en sus relacio­
nes m utuas. Por qué hay progresión y regresión es algo que sólo
se com prende a partir de las cualidades de la substancia, es
decir, desde una perspectiva causal-mecanicista.
74 La progresión, com o un proceso de adaptación continua a
las condiciones del entorno, está fundada en la necesidad vital
de adaptarse. Esta necesidad obliga a la absoluta orientación
hacia las condiciones del entorno y a la represión de todas

40
I O Í M LA K N E R U t l I C A UCL ALMA

aquellas tendencias y posibilidades que estén al servicio de la


individuación.
75 lin cambio, la regresión, com o una adaptación a las condi­
ciones del propio m undo interior, está fundada en la necesidad
vital de satisfacer las exigencias de individuación. El hom bre no
es una m áquina en el sentido de que pueda rendir siempre lo
mismo en el trabajo, sino que sólo puede cum plir de m anera
ideal el requisito de la necesidad exterior si a su vez está adap­
tado a su propio m undo interior, es decir, si está conform e
consigo mismo. Y, al contrario, sólo puede adaptarse a su p ro ­
pio m undo interior y alcanzar la conform idad consigo mismo si
a su vez está adaptado a las condiciones del entorno. Una y otra
función sólo pueden descuidarse tem poralm ente, com o lo de­
m uestra la experiencia: Si, por ejemplo, sólo se ejerce una adap­
tación unilateral hacia fuera pero se descuida el interior, poco a
poco se va increm entando el valor de las condiciones internas,
lo que se m anifiesta en la aparición de elem entos personales en
la adaptación al exterior. En este sentido, una vez vi un caso
drástico: un fabricante que había conseguido enriquecerse con
su trabajo y alcanzar cierto bienestar, em pezó a recordar una
etapa determ inada de su juventud en la que sentía m ucha afi­
ción p or el arte. Sintió entonces la necesidad de retom ar esas
tendencias y empezó a diseñar sus propios m odelos artísticos
para los artículos de fábrica. El resultado fue que ya nadie que­
ría com prar esos productos artísticos y que el hom bre, a los
pocos años, quebró. Com etió el error de trasladar al exterior lo
que pertenecía al interior, m alinterpretando así el requisito de
individuación. Un fallo tan llamativo de una función de adapta­
ción hasta entonces satisfactoria se debe a esa típica mala inte-
pretación de la exigencia interior.
7é Aunque la progresión y la regresión estén causalmente fun­
dadas, por una parte, en la naturaleza de los procesos vitales y,
por otra, en las condiciones del entorno, cuando las contem pla­
mos desde el punto de vista energético tenem os que interpretar­
las, sin embargo, sólo com o m edios o puntos de transición del
proceso energético. Bajo este ángulo visual, la progresión y el
proceso de adaptación resultante tienen lugar com o un medio
para lograr la regresión, es decir, com o una m anifestación del
m undo interior en el m undo exterior, con lo que se crea un
nuevo m edio para lograr una progresión de distinta índole, que
supone una m ejor adaptación a las condiciones del entorno.

41
LA D I N Á M I C A Üf LO I N C O N S C I t N T C

B . E x t r a v e r s i ó n i; i n t r o v e r s i ó n

77 Puede establecerse una relación entre progresión y regresión,


por un lado, y extraversión e introversión de la libido, por otro.
La progresión com o adaptación a las condiciones externas p o ­
dría ser interpretada com o extraversión, m ientras que la regre­
sión com o adaptación a las condiciones internas podría conce­
birse com o in troversión. Sin em bargo, de este paralelism o
surgiría una considerable confusión de conceptos. La progre­
sión y la regresión son, como m ucho, vagas analogías de la
extraversión y la introversión. En realidad, estos últim os con­
ceptos conciernen a dinamismos diferentes a los de la progre­
sión y la regresión. Estas son dinamismos o formas regulares de
las transform aciones energéticas, m ientras que la extraversión y
la introversión, com o su propio nom bre indica, son dinamismos
o formas de progresión y de regresión. La progresión es un
m ovim iento vital que avanza en el sentido del tiem po. Este
m ovim iento puede tener lugar de dos formas diferentes, o bien
extravertidamente, cuando los objetos, es decir, las condiciones
del entorno, influyen de forma predom inante en el m odo y
m anera de la progresión, o bien introvertidamente, cuando la
progresión tiene que acomodarse a las condiciones del yo (o,
dicho más exactam ente, del «factor subjetivo»). Asimismo, la
regresión puede efectuarse de dos m odos, o bien retirándose del
m undo exterior (introversión), o bien refugiándose en un tipo
de vida extravagante (extraversión). Un fracaso lleva a los unos
a un estado de letargo y a los otros a frecuentar las tabernas.
Estos dos m odos diferentes de reaccionar, que he designado
com o extraversión e introversión50, responden a dos tipos opues­
tos de actitud.
78 La libido no sólo se mueve, por así decirlo, hacia adelante y
hacia atrás, sino tam bién hacia fuera y hacia dentro. He descri­
to detalladam ente la psicología de este últim o m ovim iento en
mi libro sobre los tipos, por lo que no voy a entrar ahora en
más detalles al respecto.

C. E l d e s p la z a m ie n to d e l a lib id o

79 En Transformaciones y símbolos de la libido, segunda parte,


capítulo III, utilicé la expresión «desplazamiento de la libido»

50. C f. mi libro Tip o s psicológicos [O C 6,1].

42
S O H K fe IA I N t R C i f l I C A O ti Al MA

para designar con ello la transform ación o conversión energéti­


ca. Al em plear esta expresión pienso en un desplazam iento de
las intensidades o valores psíquicos de un contenido a otro,
conform e a la denom inada transform ación de la energía, según
la cual el calor, por ejemplo, es convertido por la m áquina de
vapor en com presión del vapor y luego en energía cinética. Del
mismo m odo, la energía de ciertos fenómenos psíquicos es trans­
form ada por los medios adecuados en otros dinamismos. Como
en el libro que he m encionado más arriba ya he puesto varios
ejemplos de estos procesos de transform ación, puedo ah o rrar­
me aquí m encionar otros ejemplos.
80 En la naturaleza abandonada a sí misma, la energía se trans­
form a conform e a su gradiente natural generando fenóm enos
naturales, pero ningún «rendimiento». Así tam bién el hom bre,
abandonado a sí mismo, vive com o fenóm eno natural, por así
decir, y no genera ningún trabajo en el sentido propio de la
palabra. La cultura, sin embargo, constituye esa m áquina a tra ­
vés de la cual se utiliza el gradiente natural para rendir un
trabajo. Que el hom bre sea el inventor de esa m áquina debe
estar profundam ente arraigado en su naturaleza, incluso en la
naturaleza del ser viviente en general, ya que la m ateria viva es
en sí misma un transform ador de energía, y la vida, de alguna
m anera todavía desconocida, participa en el proceso de trans­
form ación. Si hay vida es porque ésta aprovecha las condiciones
físicas y químicas naturales como m edio para su existencia. El
cuerpo vivo es una m áquina que transform a la cantidad de ener­
gía absorbida en otras manifestaciones dinámicas equivalentes.
N o se puede decir que la energía física se convierta en vida,
sim plemente que la transform ación es la expresión de la vida.
81 Del mismo m odo que el cuerpo vivo es una m áquina, exis­
ten tam bién otras adaptaciones a las condiciones físicas y quím i­
cas que tienen valor de m áquinas que posibilitan otras formas
de transform ación. Así, todos los medios que utiliza, por ejem­
plo, el animal — exceptuando la alim entación directa de su cuer­
po— para asegurar la continuidad de su existencia son m áqui­
nas que se sirven del gradiente natural para lograr rendim iento.
C uando el castor tala árboles y estanca con ellos las corrientes
de agua está rindiendo un trabajo que viene condicionado por
su diferenciación. La diferenciación es una cultura natural que
funciona com o transform ador de la energía, com o m áquina.
Asimismo, la cultura hum ana, como producto de una diferen­
ciación natural, tam bién es una máquina: en un principio, una
m áquina técnica que utiliza condiciones naturales para transfor-

43
LA D I N A M I C A L) L LO I N C O N S C I E N T L

m ar la energía física y química; pero luego, además, una m áqui­


na espiritual que em plea condiciones espirituales para transfor­
m ar la libido.
82 Del mismo m odo que el hom bre ha logrado inventar una
turbina, encauzar con ella un río y, a partir de la energía ciné­
tica resultante, generar una electricidad que es susceptible de
m últiples usos, así tam bién ha logrado trasladar el instinto natu­
ral — que discurre según su tendencia, sin rendir trabajo— a
o tra form a dinám ica que posibilita un rendim iento.
83 La transformación de la energía instintiva se lleva a cabo
m ediante su transferencia a un analogon del objeto del instinto.
Así com o la central eléctrica im ita el salto de agua haciendo que
de este m odo se pueda obtener su energía, así tam bién la m á­
quina psíquica im ita al instinto y obtiene de él su energía. Un
buen ejemplo es la cerem onia prim averal de los w atchandi51:
H acen un agujero de form a alargada en el suelo y lo cubren de
m atorrales, de tal form a que recuerde a los genitales femeninos.
Luego danzan en to rn o a ese agujero sosteniendo sus lanzas de
tal m odo que recuerden al penis in erectione. M ientras bailan
alrededor del agujero, arrojan las lanzas al foso gritando: «pulli
nira, pulli nira... wataka!» (non fossa, non fossa... sed cunnusl).
A ninguno de los participantes le está perm itido m irar a una
m ujer durante la ceremonia.
84 Con el agujero, los watchandi crean un analogon de los
genitales femeninos, objeto del instinto natural. A base de gritar
una y otra vez y con el éxtasis que alcanzan durante la danza, se
sugestionan de que el agujero de la tierra es verdaderam ente un
órgano genital, y para que esa ilusión no se vea perturbada por
el verdadero objeto del instinto, ninguno debe m irar a una
mujer. Se trata, pues, indudablem ente de una canalización de la
energía y su transferencia a un analogon del objeto genuino,
que se efectúa m ediante el proceso de la danza (que en realidad
es un cortejo para el apaream iento com o el que se da entre las
aves y otros animales) y m ediante la im itación del acto sexual52.
85 Esta danza tiene un claro sentido com o cerem onia de ferti­
lización de la tierra; de ahí que se realice en prim avera. Es un

5 1 . Cf. P reuss, D er U rsprung der R eligión u n d K u n st, pass., así co m o Schultze,


Psychologie der N a tu rv ó lk e r, p. 1 6 1 , y J u n g , T ransform aciones y sím b o lo s d e la libido
(n u e v a ed ició n : S ím b o lo s de tra n sfo rm a ció n [O C 5 , § 2 1 3 s.]).
52 . V éase al re sp ec to la o b serv ació n de P echuél-L oesche, V o lksk u n d e v o n L o a n -
go , p. 3 8 : los q u e b ailan e scarb an co n u n p ie el suelo y, d e este m o d o , h a ce n un o s
m o v im ie n to s c o n c re to s c o n la pelvis.

44
t O M I LA E N E R G E T I C A D II ALMA

neto mágico cuya finalidad sería transferir la libido a la tierra,


que adquiere así un valor psíquico especial que la convierte en
objeto de esperanza. Investida por el espíritu, acabará determ i­
nándolo, dándose así la posibilidad y la probabilidad de que el
hom bre le preste atención, lo cual sería la prim era condición
psicológica de la agricultura. El cultivo del campo se lleva a
cabo efectivam ente, aunque no exclusivamente, m ediante ana­
logías sexuales. El «tálamo nupcial sobre el campo» es una de
esas cerem onias transferenciales: el campesino lleva a su esposa
una noche de prim avera al campo para copular y así fertilizar la
tierra. A partir de ahí podría establecerse una estrecha analogía
con un canal que se desvía del lecho fluvial y lleva sus aguas a
una central eléctrica. La energía instintiva queda íntim am ente
asociada con el campo, de tal m anera que el cultivo del campo
adquiere, p o r así decir, el valor de un acto sexual. Esta asocia­
ción garantiza una continua transferencia del interés hacia el
campo. En consecuencia, éste le resultará atractivo a quien lo
cultiva, que así se ocupará de él, lo que sin duda redundará en
beneficio de la fertilidad de la tierra.
86 Como dem uestra admirablemente M eringer, la asociación
de la libido (también en el sentido sexual) con la agricultura se
manifiesta en el lenguaje53. N aturalm ente, el desplazamiento de
la libido al campo no sólo tiene lugar a través de la analogía
sexual, tam bién mediante la magia del contacto directo, como lo
m uestra por ejemplo mediante el uso del walen en el cam po54. El
hom bre prim itivo percibe el desplazamiento de libido tan con­
cretam ente que interpreta incluso su cansancio durante el traba­
jo com o si el dem onio de los campos le chupara la sangre55.
Todas las empresas de cierta im portancia que se acometen, como
la agricultura, la caza, la guerra, etc., son precedidas entre los
primitivos por actos mágicos analógicos, es decir, m ediante un
encantam iento preparatorio cuyo claro objetivo psicológico es
desplazar la libido a la actividad que se ha hecho necesaria. En
las danzas del búfalo de los pueblo taos, los danzantes represen­
tan a un tiem po a cazadores y caza. A través de la excitación y el
placer de la danza, la libido es desplazada a la form a propia de la
actividad de la caza. El placer de la danza — necesario para ello—

5 3 . M e rin g e r, W ó rter u n d S a chen, y Ju n g , T ra n sfo rm a cio n es y sím b o lo s de la


libido (nueva ed ició n : S ím b o lo s de tra n sfo rm a ció n [O C 5 , § 2 1 4 21]).
5 4 . C f. M a n n h a rd t, W a ld - u n d F eld ku lte I, p p . 4 8 0 ss.
5 5 . O p. á t . , p. 4 8 3 .

45
LA D I N A M I C A l >t 1. 0 I N C O N S C I t N I l

se obtiene gracias a un rítmico redoble de tambores y a los exci­


tantes cantos de los ancianos que dirigen toda la ceremonia.
Com o es sabido, los viejos viven de los recuerdos y se entusias­
m an hablando de sus antiguas proezas; así se ponen «calientes».
Y el calor «enciende», con lo que, en cierto m odo, el anciano da
el prim er impulso para el baile, para la cerem onia mímica, cuya
finalidad es preparar físicamente a los jóvenes y a los adolescen­
tes para la caza y hacer que se acostum bren a ella. En muchas
tribus primitivas podem os encontrar rites d ’entrées6 similares. Un
ejemplo clásico es la ceremonia de Atninga de los arunta: en
prim er lugar hay que «enfurecer» a los individuos de una misma
tribu para llevar a cabo la venganza. Para ello, el cabecilla une
con un pelo del m uerto que ha de ser vengado la boca y el pene
del hom bre al que hay que «enfurecer», para lo cual el cabecilla
se arrodilla ante éste y le abraza com o si estuviera practicando
con él un acto sexual57. Se supone que de esta m anera «las visce­
ras del hom bre empiezan a arder en deseos de vengar al asesina­
do». Es evidente que la cerem onia se propone que cada uno
trabe conocim iento íntim o con el asesinado, para que sienta así
deseos de vengar al m uerto.
87 El enorm e formalismo del que a m enudo hacen gala tales
cerem onias dem uestra cuán necesario es para desviar la libido
de su cauce natural, es decir, del hábito cotidiano, y reconducir-
la hacia una actividad inusual. La inteligencia m oderna — que
ha dedicado m ucho tiem po a com prender adecuadam ente las
cerem onias prim itivas— cree poder conseguir lo mismo m e­
diante una simple determ inación de la voluntad, prescindiendo
así de toda cerem onia mágica. Pero si se tiene en cuenta que los
prim itivos son inconscientes, es decir, un m ero fenóm eno n atu ­
ral, en un grado muy superior al nuestro, y que aquello que
nosotros denom inam os «voluntad» ellos no lo conocen, se com ­
prenderá fácilmente p o r qué necesitan ceremonias cargadas de
formalism os cuando a nosotros nos basta con un simple acto de
voluntad. N osotros somos más conscientes, es decir, estamos
más dom esticados. En el curso de los milenios no sólo hemos
logrado dom esticar la naturaleza salvaje que nos rodea, tam bién
nuestro propio salvajismo (¡al menos, en cierta m edida y tem ­
poralm ente!). En cualquier caso, hemos adquirido «voluntad»,

5 6 . D e e llo h ace u n a síntesis Lévy-B ruhl, Les F o n c tio n s m e n ta le s d ans les sociétés
inférieures, p p . 2 6 2 ss.
5 7 . Ilu stra c io n e s e lo cu en tes en S p en cer y G illen , T h e N o rth e rn Tribes o f C entral
A u stra lia , p. 5 6 0 .

46
} ü i KI t. A fe N fc H l* í I I C A lili ALMA

es decir, energía disponible; t;il vez 110 mucha, pero sí más que
el hom bre prim itivo, y por eso ya no necesitamos danzas mági­
cas que nos «fortalezcan» para acom eter una em presa, al menos,
no para las habituales. Si, por el contrario, se trata de algo que
pueda superar nuestras fuerzas, que pueda salir mal, colocamos
entonces solem nem ente la prim era piedra con la bendición de
la Iglesia, o «bautizamos» el barco durante la botadura, o nos
procuram os la ayuda de un dios patriótico en caso de guerra; a
más de uno, por muy fuerte que sea, el sudor frío que provoca
el m iedo le ha arrancado una jaculatoria. Así pues, sólo hacen
falta unas condiciones algo inseguras para recurrir de nuevo, de
la form a más natural, a los «formalismos mágicos». Ello se debe
a que, a través de la cerem onia, se desencadenan fuerzas em o­
cionales más profundas, la convicción se convierte en una ciega
autosugestión, y el campo visual psíquico queda lim itado a un
punto fijo en el que luego se concentra todo el im pulso de la
inconsciente vis a tergo. Y es un hecho objetivo que al que se
siente seguro le salen m ejor las cosas que al inseguro.

D. L a c re a c ió n d e s ím b o lo s

88 La m áquina psicológica que transform a la energía es el símbolo.


Me refiero al símbolo verdadero, no al signo. Así, el agujero en
la tierra de los watchandi no es un signo de los genitales femeni­
nos, sino un símbolo que representa la idea de la hem bra tierra
que ha de ser fertilizada. Una confusión con una hem bra hum ana
daría lugar a una interpretación semiótica del símbolo, lo que
alteraría fatalmente el valor de la ceremonia. De ahí también que
los danzantes no puedan mirar a ninguna mujer. Con una inter­
pretación semiótica se destruiría la máquina, exactam ente igual
que si destruyéram os la tubería forzada de una turbina por tra­
tarse sólo de un salto de agua muy poco natural creado a base de
suplantar las condiciones naturales. Desde luego, nada más lejos
de mi intención afirmar que la interpretación semiótica sea ab­
surda; no sólo es posible, sino además muy acertada. Su utilidad
es indiscutible en todos aquellos casos en los que la naturaleza
sea m utilada sin extraer de ella ningún rendim iento efectivo.
Pero la interpretación semiótica pasa a ser absurda si se utiliza de
un m odo exclusivo y esquemático, ignorando así la verdadera
naturaleza del símbolo y reduciéndolo a m ero signo.
89 El prim er rendim iento que el hom bre prim itivo le arranca
— m ediante analogías— a la energía instintiva es la magia. Una

47
LA D I N A M I C A DI 1. 0 I N C O N S C I L N I L

cerem onia es mágica cuando 110 se realiza para obtener un ren­


dim iento efectivo, sino que se detiene en la expectativa. En este
caso, la energía es transferida a un nuevo objeto, generando así
un nuevo dinamismo que sólo sigue siendo mágico m ientras no
rinda un trabajo efectivo. La ventaja que se obtiene de la cere­
m onia mágica es que el objeto recién investido adquiere la p o ­
sibilidad de influir en la psique. El objeto, debido a su valor,
influye de m anera determ inante, de tal m odo que el espíritu, al
cabo de un tiem po, se im pregna de él y le dedica su atención.
De ahí surgen acciones llevadas a cabo en el objeto mágico — de
una m anera casi lúdica— , en su m ayoría actividades rítmicas.
Un buen ejemplo de ello son esas pinturas rupestres sudam erica­
nas que consisten en surcos profundam ente grabados en una
piedra durísima. Estos dibujos surgieron gracias a que los in­
dios, a lo largo de los siglos, los fueron retocando una y otra
vez con piedras a m odo de diversión. El contenido de los dibu­
jos apenas requiere interpretación, m ientras que la actividad
ligada a ellos es incom parablem ente más significativa58.
90 La determ inación del espíritu por el objeto mágico trae tam ­
bién com o consecuencia la posibilidad de que el hom bre, d u ­
rante el tiem po que está entretenido con el objeto, haga toda
clase de descubrimientos que de otro m odo se le hubieran esca­
pado. Es sabido que de esta m anera se han hecho ya m uchos
descubrimientos. N o en vano a la magia se la denom ina tam ­
bién la madre de la ciencia. H asta muy entrada la Edad M edia,
lo que hoy llamamos ciencias naturales no era sino magia. Un
ejemplo muy ilustrativo es la alquimia, cuyo carácter simbólico
m uestra con una claridad inconfundible ese proceso de trans­
form ación de la energía que he descrito más arriba; y los últi­
mos alquimistas ya eran conscientes de su sabiduría en este sen­
tido59. Pero sólo cuando la magia evolucionó hasta convertirse
en ciencia, es decir, cuando avanzó del m ero estadio de expec­
tativa al trabajo técnico y real con el objeto, sólo entonces se
consiguió dom inar las fuerzas de la naturaleza, tal y com o había
soñado la era mágica. Incluso se cumplió el sueño de la alqui­
mia: la posibilidad de transm utación de los elementos. La ac­
ción a distancia de la magia se materializó en el descubrim iento
de la electricidad. Tenem os, pues, m otivos más que suficientes
para apreciar la form ación simbólica y para valorar el símbolo

5 8 . K o c h -G rü n b e rg , Süda m erika n isch e F elszeichnungen.


5 9 . Cf. S ilb erer, P roblem e der M y stik u n d ihrer S y m b o lik , así c o m o R o sencreutz,
C h ym isc h e H o c h ze it.

48
S O I R t LA t N I K li f I I C A IJII, ALMA

com o un medio inestimable que nos brinda la posibilidad de


aprovechar el desarrollo m eram ente instintivo del proceso ener­
gético en pro de un rendim iento efectivo. Un salto de agua es
sin duda más bello que una central eléctrica, pero la dura neces-
silas nos enseña a apreciar m ucho más la iluminación eléctrica y
la industria eléctrica que la bella inutilidad del salto de agua,
que nos deleita un cuarto de hora durante un paseo vacacional.
91 Del mismo m odo que en la naturaleza física sólo somos
capaces de convertir una parte muy lim itada de la energía n atu­
ral en una form a aprovechable desde el punto de vista práctico,
m ientras que la m ayor parte tenem os que dejarla sin aprove­
char para que siga su curso com o fenóm eno natural, así tam ­
bién en nuestra naturaleza psíquica sólo podem os sustraer una
pequeña parte de la energía a su curso natural. O tra parte
incom parablem ente más grande no puede ser atrapada por
nosotros, ya que se encarga de m antener el curso regular de la
vida. De ahí que la libido esté repartida de m anera natural por
los distintos sistemas funcionales, a los cuales no puede sus­
traerse p o r com pleto. En estas funciones, la libido está investi­
da com o fuerza específica e invariable de las mismas. Sólo cuan­
do el sím b o lo p re d o m in a sobre la n atu ra le z a es posible
transferir la libido a otras formas. La historia de la civilización
ha dem ostrado suficientem ente que el hom bre posee un exceso
relativo de energía susceptible de un uso diferente al del m ero
curso natural. El hecho de que el sím bolo posibilite ese desvío
dem uestra que no toda la libido ha sido reducida a una form a
natural que la obliga a seguir su curso regular, sino que queda
un cuanto rem anente de energía que podría denom inarse exce­
so de libido. C abría pensar que ese exceso se debe a que las
funciones rigurosam ente organizadas no son capaces de nivelar
las diferencias de intensidad. Estas funciones podrían com pa­
rarse con una cañería de agua cuya sección es dem asiado pe­
queña com o para desviar una cantidad determ inada del agua
que se acum ula sin cesar. En ese caso, el agua se desbordaría de
un m odo u otro. El exceso de libido da com o resultado ciertos
procesos psíquicos que no se pueden explicar — o sólo de una
m anera muy poco satisfactoria— por las simples condiciones
naturales. Son procesos religiosos cuya naturaleza es esencial­
m ente simbólica. Símbolos de representación son las ideas reli­
giosas, y símbolos de acción son los ritos o las cerem onias. Son
m anifestación y expresión del exceso de libido. Al m ism o tiem ­
po, son transiciones hacia nuevas actividades, que hay que ca­
lificar específicam ente de actividades culturales, en contraste

49
I A DINAMICA 0 1 1 0 INCONSCILN1 I

con las fundones instintiva», que discurren conforme a las le­


yes naturales.
Me denom inado al símbolo que transform a la energía tam ­
bién análogo de la libido60, entendiendo por ello las ideas ap ro ­
piadas para expresar la libido de m anera equivalente y transfe­
rirla así a una fo rm a distinta de la original. La m itología
proporciona num erosas alegorías de esta clase, em pezando por
los objetos sagrados, los churingas o los fetiches, hasta llegar a
las figuras de los dioses. En los ritos que rodean a los objetos
sagrados a m enudo se reconoce con claridad su naturaleza de
transform ación energética; así, por ejemplo, el hom bre prim iti­
vo frota rítm icam ente su churinga; de este m odo, se apropia de
la fuerza mágica del fetiche y, al mismo tiem po, «recarga» el
fetiche61. En esta misma línea, constituye un peldaño superior la
idea del tótem , que está íntim am ente vinculada con los inicios
de la form ación de la com unidad y conduce directam ente a la
idea de Paladio, la divininidad protectora o patrón, y, en gene­
ral, a la idea de la organización colectiva del hom bre. El proce­
so de transform ación de la libido por el símbolo ha existido
desde los comienzos de la hum anidad, y todavía hoy sigue es­
tando vigente. Los símbolos nunca fueron conscientemente idea­
dos, sino producidos por lo inconsciente m ediante la denom ina­
da revelación o intuición62. Dada la estrecha relación de los
símbolos m itológicos con los símbolos oníricos y teniendo en
cuenta el hecho de que, como dice P. Lejeune, el sueño es le
dieu des sauvages, es muy probable que gran parte de los sím bo­
los históricos procedan directam ente del sueño o, al menos, se

6 0 . Transfo rm a cio n es y sím b o lo s de la libido (n u ev a ed ició n : S ím b o lo s de trans­


fo rm a ció n [O C 5 , § 146]).
61 . S p e n c er y G illen, op. cit., p. 2 7 7
62 . «M an, o f c o u rse, has alw ays b e cn try in g to u n d e rs ta n d a n d to c o n tro l his
e n v iro n m e n t, b u t in th e early stages th is process w as unco n scio u s. T h e m a tte rs w hich
a re p ro b le m s fo r us exisfed la te n r in th e p rim itiv e b ra in ; rhere, u n d e fin e d , lay borh
p ro b le m a n d a n sw e r; th ro u g h m any ages o f savagery, first o n e an d th e n a n o th e r p a rd a l
an sw er e m e rg e d in to conscio u sn ess; a t th e e n d o f th e series, h a rd ly co m p le ted to -d ay ,
th e re w ill be a n e w synthesis in w hich rid d le an d an sw er are one» [El h o m b re , n a tu ra l­
m e n te , siem p re h a in te n ta d o c o m p re n d e r y d o m in a r su e n to rn o , p e ro en sus p rim ero s
estad io s este p ro ceso era inconsciente*. Lo que p a ra n o so tro s so n p ro b le m a s existía de
fo rm a la te n te en el c ereb ro p rim itiv o ; a h í estab an , to d a v ía de m a n e ra in d e fin id a , ta n to
el p ro b le m a c o m o la so lu ció n ; d esp ués de a ñ o s y años de salvajism o, p o c o a p o c o fue
e m e rg ie n d o a la consciencia alguna q u e o tra so lu ció n parcial. Al final d e la serie, a
d u ra s p e n as c o n clu id a hoy, h ab rá una n u ev a síntesis en la que el en ig m a y la re sp u esta
sean una m ism a co.\a| (C.r.iwlry, T h e Idea o f th e Soul> p. 11).

50
Í OBI U U I N I K d f I I O IUI Al MA

inspiren en él'’*: lin lo que respecta a la elección del tótem , lo


saltemos con toda seguridad; asimismo, existen testim onios de
ello en lo relativo a la elección de los dioses. Esta función sim ­
bólica, que data de tiempos inmemoriales, sigue existiendo en
la actualidad, pese a que la evolución del espíritu lleve m uchos
siglos intentando reprim ir la creación simbólica individual. Un
prim er paso en este sentido fue la creación de una religión
oficial de Estado; el siguiente paso fue el exterm inio del poli­
teísmo, que probablem ente se iniciara con el intento reform ista
de Amenofis IV. La época cristiana, com o es sabido, contribuyó
en extrem o a reprim ir la creación simbólica individual. La en o r­
me proliferación de sectas a partir del siglo xvm, el siglo de la
«Ilustración», podría ser un testim onio elocuente en este senti­
do. La notable propagación de la Christian Science, la teosofía,
la an tro p osofía y la religión mazdeísta son otros pasos em pren­
didos p or el mismo camino.
93 En el trabajo práctico con nuestros pacientes tropezam os a
cada paso con tales creaciones simbólicas, cuyo objetivo es trans­
form ar la libido. Al principio de un tratam iento nos encontra­
mos con creaciones simbólicas cuya inconveniencia se m anifies­
ta en que tienen muy poca fuerza, de tal m anera que la libido
no puede transform arse en algo efectivo y se deja arrastrar in­
conscientem ente por la corriente, envuelta en fantasías y prácti­
cas arcaico-sexuales, a consecuencia de lo cual el paciente deja
de estar conform e consigo mismo, es decir, se vuelve neurótico.
En este caso, naturalm ente, está indicado el análisis sensu stric-
tiori, es decir, el m étodo psicoanalítico reductivo inaugurado
por Freud, que echa abajo todas las creaciones simbólicas insu­
ficientes y las reduce a sus elem entos naturales. La central eléc­
trica, inadecuadam ente construida por hallarse a una altura ex ­
cesiva, es derribada y desm ontada en sus com ponentes iniciales,
restableciéndose así el originario salto de agua natural. Lo in ­
consciente sigue creando símbolos que, naturalm ente, podrían
reducirse a sus elem entos ad infinitum .
94 El hom bre ni puede conform arse ni se conform ará nunca
con el curso natural de las cosas, ya que siempre tiene un exceso
de energía al que se le puede pedir una tendencia más favorable
que la m eram ente natural, por lo que inevitablem ente seguirá

63 . «Les reves so n t p o u r les sauvages ce q u e la B ible e st p o u r n ous, Ja source de


la ré v é la tio n divine» [Los sueños so n p a ra los salvajes lo q u e p a ra n o so tro s es la Biblia:
fu en te d e rev elació n divina] (G atsch et, T h e K la m a th Language, cit. p o r L évy-B ruhl, op.
c it., p. 53).

51
IA D I N A M I C A Dt LO I N C O N S C I E N T I

siem pre buscándola, por más que se le obligue reductivam ente a


acatar la tendencia natural. Por eso hemos llegado al convenci­
m iento de que, una vez reducido lo inconveniente y restableci­
do el curso natural de las cosas, de m odo que exista la posibili­
dad de una vida natural, no se debe continuar con la reducción,
sino, antes bien, fom entar sintéticam ente la creación simbólica,
de tal m anera que surja una tendencia más propicia para dicho
exceso. La reducción al estado natural no es para el hom bre un
estado ideal ni un rem edio universal. Si el estado natural fuera
realm ente eso la vida del hom bre prim itivo sería envidiable. Sin
em bargo, no lo es de ningún m odo, pues el prim itivo está tan
atorm entado p or las supersticiones, los miedos y las sugestio­
nes, además de p o r todas las aflicciones y penalidades de la vida
hum ana, que si viviera en nuestra civilización sólo podría ser
calificado de severamente neurótico o incluso de loco. ¿Qué
diríam os de un europeo que se com portara del siguiente m odo?:
Un negro soñó una vez que sus enemigos le perseguían, captura­
ban y quem aban vivo. Al día siguiente, m andó a sus parientes
que hicieran una fogata y que le m etieran los pies en el fuego
para así, m ediante esta cerem onia apotropaica, m antener aleja­
do el mal con el que había soñado. Y tanto se quem ó, que estuvo
m uchos meses gravem ente enferm o64.
>s El hom bre ha sido liberado de estos miedos gracias a la
progresiva creación de símbolos, que es la que conduce a la
cultura. De ahí que el regreso a la naturaleza deba ir forzosa­
mente seguido de un restablecim iento sintético del símbolo. La
reducción provoca el descenso hasta el prim itivo hom bre n atu­
ral y su singular m entalidad. Freud ha dedicado especial aten­
ción al incontrolado deseo de placer, y Adler a la «psicología
del prestigio». Estas son, sin duda alguna, dos peculiaridades
esenciales de la psique prim itiva, pero ni m ucho m enos las úni­
cas. Para com pletar, habría que m encionar además otros rasgos
de prim itivism o com o lo lúdico, lo místico, lo «heroico», etc.,
pero sobre todo el hecho más destacado del alma prim itiva: su
dependencia de los «poderes» suprapersonales, sean éstos ins­
tintos, afectos, supersticiones, figuraciones, magos, brujas, de­
m onios o dioses. La reducción conduce al som etim iento propio
del hom bre primitivo, del cual confía en haberse salvado el hom ­
bre civilizado. Así com o la reducción pone en conocim iento del
hom bre su som etim iento a los «poderes», planteándole un pro-

64. L évy-B ru h l, op. cit., p, 54.

52
I O I M IA ( N I M . I I I C A IHI. ALMA

blcma un tanto azaroso, así el tratam iento sintético del símbolo


le sitúa ante la cuestión religiosa, pero no ante el problem a de
las confesiones religiosas actuales, sino ante el problem a religio­
so del hom bre primitivo. Frente a los poderes que le dom inan
de una m anera tan real, sólo puede proporcionarle protección y
ayuda algo igualmente real; no un sistema de pensam iento, sino
sólo la experiencia directa será capaz de contrarrestar el poder
ciego de los instintos.
96 Al polim orfism o de la naturaleza instintiva prim itiva se opo­
ne, con carácter regulador, el principio de individuación; a la
pluralidad y a la discordancia llena de contradicciones se opone
una unidad contractiva cuyo poder es tan grande com o el de los
instintos. Es más, ambos lados incluso constituyen un par de
opuestos necesarios para la autorregulación, a m enudo califica­
dos de naturaleza y espíritu. La base de estos conceptos son las
condiciones psíquicas, entre las cuales la consciencia hum ana
oscila com o el fiel de la balanza.
97 El espíritu prim itivo sólo nos es dado, com o experiencia
directa, en la form a de la psique infantil, todavía presente en la
m em oria. Freud tiene hasta cierto punto razón cuando interpre­
ta las peculiaridades de esta psique com o sexualidad infantil, ya
que de este estado germinal saldrá la posterior sexualidad m a­
dura. Pero Freud hace derivar de este germen infantil toda clase
de peculiaridades espirituales, de tal m anera que da la im pre­
sión de que incluso el espíritu procede de una etapa sexual
previa y, p or lo tanto, no es más que un vástago de la sexuali­
dad. Pero Freud no tiene en cuenta que ese germ en infantil
polivalente no es sólo una etapa previa particularm ente perver­
sa de una sexualidad m adura y norm al, sino que por lo que
parece particularm ente perversa es precisam ente porque no sólo
es una etapa previa de la sexualidad m adura, sino tam bién de la
singularidad espiritual del individuo. Del germen infantil deriva
todo el hom bre posterior; de ahí que el germen tenga tan poco
de m era sexualidad com o la psique del hom bre adulto. En este
germ en, además, no sólo están los inicios de la vida m adura,
sino tam bién toda la herencia de la línea genealógica, de exten­
sión indefinida. Y esta herencia no sólo incluye los instintos
procedentes de la fase animal, sino tam bién todas aquellas dife­
renciaciones que hayan dejado huellas heredables. Así pues, en
realidad todos los niños nacen con una enorm e incongruencia-,
por una parte, son criaturas inconscientes y, por así decir, seme­
jantes a un animal; por otra, son la últim a encarnación de una
antiquísim a e infinitam ente com plicada suma de herencias. Esta

53
LA D I N Á M I C A 01 LO I N C O N S C I L N I I

incongruencia es lo que le da tensión al germen y, aparte de


eso, explica m uchos enigmas de la psicología infantil, que cier­
tam ente no carece de ellos.
98 Si, m ediante un procedim iento reductivo, ponem os al des­
cubierto las etapas infantiles previas de una psique adulta, en
lo más profundo encontrarem os los gérm enes infantiles que,
po r una parte, contienen el posterior ser sexual natural in statu
nascendi, pero tam bién, por o tra parte, todas las intrincadas
condiciones previas del ser civilizado. D onde m ejor se refleja
esto es en los sueños de los niños. M uchos de ellos son senci­
llam ente «pueriles», pero otros contienen m ateriales y posibili­
dades de significado vertiginosas que sólo revelan su profundo
sentido a la luz de los paralelism os con el hom bre prim itivo.
Este o tro aspecto es el espíritu in nuce. La infancia no sólo es
im portante porque en ella se inician algunas m utilaciones de
los instintos, sino tam bién porque esos sueños e imágenes de
altos vuelos, que disponen todo un destino, asustan o alientan
al alm a infantil, com o tam bién lo hacen esos presentimientos
retrospectivos que van m ucho más allá del alcance de la expe­
riencia infantil y que se rem ontan a la vida de los antepasados.
Así pues, en el alma del niño, a la condición «natural» se opone
la espiritual. Es sabido que el hom bre que vive en estado natural
no es en m odo alguno «natural», com o lo pueda ser un animal,
sino que ve, cree, tem e y venera cosas cuyo sentido no sólo no
se infiere de las condiciones naturales del entorno, sino que está
muy alejado de toda naturalidad, evidencia y com prensión, has­
ta tal p u n to que a m enudo incluso contrasta nítidam ente con
los instintos. Pensemos tan sólo en esos ritos y costum bres de
los prim itivos contra los que se rebela cualquier sentim iento
natural, o en todas esas convicciones e ideas que contrastan
inconciliablem ente con la evidencia de las cosas. Estos hechos
llevan forzosam ente a suponer que el principio espiritual (sea
éste lo que fuere) se abre paso frente al m eram ente natural con
una fuerza inusitada. Se podría decir que aquél tam bién es
«natural» y que ambos proceden de una única «naturaleza». N o
pongo en duda este origen, pero tengo que subrayar que esa
cosa «natural» consiste en un conflicto entre dos principios a
los que se les puede dar, según el gusto de cada cual, un no m ­
bre u o tro, y que este antagonism o es la expresión y quizá
tam bién la base de esa tensión a la que denom inam os energía
psíquica.
99 Por razones teóricas, tam bién tiene que existir en el niño
una tensión de opuestos semejante, ya que sin ella no habría

54
I tí I I K I LA t N H O l I I Í A DLL A I M A

energía, com o ya dijo Heráclito: uóA.t|aoi; iratíp náutcoví*. Ya he


com entado que este conflicto puede ser interpretado com o una
oposición entre el ser natural todavía profundam ente prim itivo
del recién nacido y su masa hereditaria considerablem ente dife­
renciada. El ser natural se caracteriza por una instintividad in­
quebrantable, es decir, por un abandono com pleto a los instin­
tos. La masa hereditaria que se opone a este estado consta de las
m anifestaciones m nem ónicas de todas las experiencias de la lí­
nea genealógica. A m enudo se acoge esta suposición con escep­
ticismo, pensando que se trata de «ideas heredadas». Por su­
puesto, no estam os hablando de eso. Se trata más bien de
posibilidades de representación heredadas, de «vías» que se han
ido form ando paulatinam ente por las experiencias acumuladas
en la línea genealógica. N egar la herencia de estas vías sería
com o negar la del cerebro. Quienes la nieguen, para ser conse­
cuentes, deberían sostener la opinión de que el niño nace con
un cerebro de m ono. Pero puesto que nace con un cerebro
hum ano, tarde o tem prano este cerebro habrá tenido que em pe­
zar a funcionar de m anera hum ana, y necesariam ente habrá
em pezado a funcionar así a partir de los antepasados más rem o­
tos. El niño, claro está, es profundam ente inconsciente de ello.
Al principio sólo es consciente de los instintos y de lo que él ve
que puede oponerse a estos instintos, es decir, los padres. De
ahí que el niño no tenga ni idea de que lo inhibitorio podría
estar dentro de sí mismo. Con razón o sin ella, lo inhibitorio se
proyecta en los padres. Este prejuicio infantil está tan arraiga­
do, que a los m édicos nos suele costar muchísimo trabajo hacer
que nuestros pacientes adquieran consciencia de que el padre
m alvado que todo lo prohíbe no está fuera de ellos sino en su
interior. T odo lo que actúa desde lo inconsciente aparece p ro ­
yectado en otro. N o es que los otros sean com pletam ente ino­
centes, ya que hasta la proyección menos acertada está siem pre
basada en algo, tal vez mínim o, que sí ha sido proporcionado
p o r los otros.
too Aunque la masa hereditaria conste de vías fisiológicas, fue­
ro n los procesos espirituales de la línea genealógica los que
crearon tales vías. Cuando estas vías alcanzan la consciencia del
individuo sólo pueden hacerlo, nuevam ente, en form a de p ro ­
cesos espirituales; y pese a que estos procesos sólo puedan vol­
verse conscientes m ediante la experiencia individual y, por ese

La g u e rra es el p a d re de to d a s las cosas.

55
LA D I N A M I C A IIP 10 I N C O N S C I C N T I

m otivo, parezcan adquisiciones individuales, son sin embargo


vías preexistentes que simplemente han sido «rellenadas» por la
experiencia individual. Puede decirse que toda experiencia «im­
presionante» es una irrupción en una vía arcaica, hasta entonces
inconsciente.
101 Las vías preexistentes son hechos firmes, tan innegables
com o el hecho histórico de que el hom bre construyó una ciu­
dad a partir de su caverna primigenia. N aturalm ente, esta evo­
lución sólo fue posible gracias a la form ación de la colectividad,
y esta últim a sólo lo fue gracias a la restricción de los instintos.
La restricción de los instintos por los procesos espirituales se
instala en el individuo con la misma fuerza y con el mismo éxito
que en la historia de los pueblos. La restricción de los instintos
es un proceso norm ativo o, dicho más exactam ente, nom otéti-
c o *, cuya fuerza deriva del hecho inconsciente de las vías here­
dadas. El espíritu, com o principio activo de la masa hereditaria,
consta de la suma de los espíritus de los antepasados, los padres
invisibles65, cuya autoridad nace con el niño.
102 El concepto filosófico de espíritu ni siquiera ha sido capaz
todavía de liberar su propio térm ino lingüístico de la oprim ente
cadena de su identidad con la otra noción de espíritu, a saber,
la de «fantasma». La concepción religiosa, por el contrario, ha
conseguido evitar la asociación lingüística del térm ino con los
espíritus calificando esa autoridad espiritual de Dios. Con el
paso de los milenios, esa interpretación ha ido evolucionando
hacia una form ulación de un principio espiritual que im pide e
inhibe lo m eram ente instintivo. Lo más significativo de este
concepto es la circunstancia de que Dios es concebido al mismo
tiem po com o creador de la naturaleza. Está considerado com o
el sumo hacedor de todas esas creaturas imperfectas que pecan
y com eten errores, a las que, al mismo tiem po, juzga y somete a
disciplina. Según una lógica elemental, se podría decir lo siguien­
te: si yo hago una creatura que comete errores y cae en pecado
y, a consecuencia de su ciega instintividad, poco m enos que
carece de todo valor, evidentem ente soy un mal creador y ni
siquiera he superado la prueba de oficial. (Este argum ento, com o
es sabido, desem peñó un papel im portante en el gnosticismo.)
Pero la interpretación religiosa no se deja desconcertar por esta
crítica, sino que afirm a que los caminos y los designios de Dios
son insondables. A decir verdad, el argum ento gnóstico ha ha-

* Q u e fo rm u la leyes.
65 . S ó d e rb lo m , D as W erden des G o ttesg la u b en s, p p . 88 ss. y 1 7 5 ss.

56
I O I K I LA I N » » G ( T I C A DEL ALMA

liado poca resonancia en la historia, ya que evidentemente la


intangibilidad de la idea de Dios responde a una necesidad vital,
frente a la cual palidece toda lógica. (Aquí no nos interesa, bien
entendido, Dios como cosa en sí, sino sólo como una interpreta­
ción hum ana que, como tal, es objeto legítimo de la ciencia.)
103 Así pues, aunque el concepto de Dios sea un principio espi­
ritual por excelencia, la necesidad colectiva, sin em bargo, exige
que al mismo tiem po represente la causa prim era creadora, de
la cual proceda toda esa sensualidad a la que repugna lo espiri­
tual. De este m odo, Dios sería no sólo la encarnación suprem a
de la luz espiritual, que aparece com o la flor más tardía del
árbol de la evolución; no sólo el objetivo de la redención espi­
ritual, en el que culmina toda creación; no sólo el propósito y el
fin, sino tam bién la causa últim a y más oscura de todas las
tinieblas de la naturaleza. H e aquí una enorm e paradoja que sin
duda responde a una profunda verdad psicológica, pues no su­
pone otra cosa que la oposición dentro de un mismo ser, un ser
cuya naturaleza más íntim a es la tensión entre los opuestos. A
este ser la ciencia lo denom ina energía, es decir, ese algo que
constituye el equilibrio vivo entre los opuestos. C on tal m otivo,
esta interpretación de Dios, en sí misma imposible y paradójica,
podría ser tan satisfactoria para las necesidades hum anas que ni
siquiera la lógica aparentem ente más fundam entada pudiera
hacerle frente. De hecho, ni las más sutiles reflexiones serían
capaces de hallar una fórm ula más ajustada para este hecho
fundam ental de la intuición interior.
104 N o creo haber dicho nada superfluo por haber abordado
con todo detalle la naturaleza de los opuestos que sirven de
base a la energía psíquica66. La teoría de Freud consiste en una
explicación causal de la psicología de los instintos. Desde este
punto de vista, el principio espiritual ha de aparecer forzosa­
m ente com o un apéndice, com o un subproducto de los instin­
tos. Por cuanto que su fuerza inhibitoria y opresora no puede
ser negada, ésta se atribuye a las influencias de la educación, a
las autoridades morales, a las convenciones y a las tradiciones.
Estas instancias, a su vez, obtienen su poder (según esta teoría)
de las represiones, con lo que se entra en un círculo vicioso. N o
se reconoce lo espiritual como la contraparte equivalente del
instinto.

66. H e tra ta d o el m ism o p ro b le m a , bajo o tro s asp ecto s y de o tra m a n e ra , en


T ransform acio n es y sím b o lo s de la libido (nueva ed ició n : S ím b o lo s de transform ación
[O C 5 , § 6 5 3 y 6 8 0 ]) y en Tip o s psicológicos [O C 6 ,1 , § 3 2 2 ss.].

57
I A D I N A M I C A 1)1 I O I N C O N S C I L N II

105 El punto de vista espiritual sí lia hallado, en cambio, su


lugar en la interpretación religiosa, que doy por harto conoci­
da. A este punto de vista, la psicología de Freud le resulta am e­
nazadora. Sin em bargo, no lo es más que el m aterialism o en
general, ya sea de naturaleza científica o práctica. La unilatera-
lidad teórica de la teoría sexual freudiana es al m enos sintom á­
ticam ente significativa. Tiene un fundam ento, si no científico, sí
al m enos moral. Indudablem ente, es cierto que lo instintivo,
donde más entra en conflicto con las opiniones morales, es en el
terreno de la sexualidad. El choque entre la instintividad infan­
til y la ética no puede ser negado; a mi parecer, es incluso la
conditio sine qua non de la energía psíquica. M ientras que to ­
dos coincidim os en dar por hecho que los asesinatos, los robos
y demás crueldades afectivas de todo tipo son inadmisibles, por
otra existe la denom inada cuestión sexual. N adie habla de la
cuestión del asesinato ni de la cuestión del arrebato colérico.
N o se reclam an medidas sociales contra los que descargan su
mal hum or en el prójim o. Y aunque todo ello son conductas
instintivas, sin em bargo damos por hecho que han de ser repri­
midas. Únicamente se le pone un signo de interrogación a la
sexualidad. Este signo alude a una duda: la de si nuestros trad i­
cionales conceptos morales y las instituciones legales basadas en
ellos son suficientes o pertinentes. N inguna persona razonable
puede poner en tela de juicio que en lo relativo a este terreno
las opiniones están muy divididas. De no haber un desacuerdo
de la opinión pública en este aspecto, no existiría ningún p ro ­
blem a al respecto. Se trata de una reacción pública ante una
m oralidad dem asiado rigurosa. N o estamos ante un m ero esta­
llido de una instintividad primitiva. Tales estallidos, que se sepa,
nunca se han preocupado por las leyes morales ni por la proble­
mática m oral. Se trata, pues, de una seria reflexión sobre si
nuestra m oral tradicional es capaz o no de juzgar con im parcia­
lidad la naturaleza de la sexualidad. Es natural que a partir de
esta duda surja un legítimo interés por com prender la naturaleza
de la sexualidad mejor y más profundam ente. A este interés
responden no sólo la psicología de Freud, sino tam bién otras
m uchas iniciativas. Que Freud haga especial hincapié en la
sexualidad podría ser una respuesta más o m enos consciente a
esta cuestión de actualidad; y viceversa: la acogida que ha halla­
do Freud entre el público podría ser una clara señal de la actua­
lidad de su respuesta.
106 A un lector crítico y atento de los escritos de Freud no se le
escapará lo general y flexible que es su concepto de sexualidad.

58
I O HH6 LA I N t R b C l I C A 1) 11 ALMA

De hecho es tan amplio que lino se pregunta a m enudo por qué


el autor, en determ inados pasajes, utiliza siquiera una term ino­
logía sexual. Su concepto de sexualidad abarca no sólo los p ro ­
cesos sexuales fisiológicos, sino tam bién casi todos los grados,
las fases y los tipos de sentim ientos y de deseos. Esta enorm e
flexibilidad hace que su concepto de sexualidad tenga una apli­
cación universal, pero no beneficia a su esclarecimiento. M e­
diante este concepto, lo mismo se puede explicar una obra de
arte o un acontecim iento religioso que un síntom a histérico: la
radical diferencia entre estas tres cosas ni siquiera entra en con­
sideración. N o obstante, aparte de estos inconvenientes, es psi­
cológicamente correcto interpretar el problem a de los instintos
ante to d o desde el lado de la sexualidad, pues hay en ella algo
que da qué pensar precisam ente a quien es imparcial.
107 El conflicto entre ética y sexualidad no es hoy un m ero
enfrentam iento entre la instintividad y la m oral, sino una lucha
por la razón de ser de un instinto o por el reconocim iento de
una fuerza que se m anifiesta en ese instinto y que, com o parece
ser que no admite brom as, tam poco quiere acomodarse a nues­
tras bienintencionadas leyes morales. La sexualidad no es sólo
un instinto, tam bién es una fuerza inequívocam ente creativa
que, además de causa prim ordial de nuestra vida individual, es
asimismo un factor de nuestra vida psíquica que ha de tom arse
muy en serio. Hoy sabemos hasta la saciedad qué peligrosas
consecuencias pueden acarrear los trastornos de la sexualidad.
Podría decirse que la sexualidad es el portavoz de los instintos;
de ahí que el punto de vista espiritual vea en ella su principal
adversario, y no porque el vicio sexual sea en sí más inm oral
que la gula, la em briaguez, la codicia, la tiranía o la prodigali­
dad, sino porque el espíritu intuye y cree ver en la sexualidad
un equivalente suyo de igual condición que incluso podría estar
em parentado con él. Del mismo m odo que el espíritu pretende
que la sexualidad, com o el resto de los instintos, se amolde a su
form a, así tam bién la sexualidad reclama para sí el espíritu, al
que un día — én la procreación, en el em barazo, en el nacim ien­
to y en la infancia— albergó en su interior, y que no puede
renunciar a la pasión sexual de sus creaturas. ¿Qué sería al fin y
al cabo del espíritu, si no tuviera enfrente ningún instinto de
igual condición? Una m era forma. Así com o la contem plación
razonable de los otros instintos nos parece ya de lo más natural,
la sexualidad sigue siendo, en cambio, otra cosa; si todavía nos
resulta problem ática es porque en este aspecto aún no hemos
alcanzado ese conocim iento que nos perm itiría juzgarla con to ­

59
LA D I N A M I C A 01 LO I N C O N S C I C N T I

tal im parcialidad sin un sensible menoscabo moral. Freud no es


sólo un investigador científico, tam bién es un defensor de la
sexualidad; por ese m otivo, y a la vista de la gran im portancia
que ha adquirido el problem a de la sexualidad, concedo a su
concepto de sexualidad por lo menos una justificación moral,
sin que p o r ello esté dispuesto a aceptarlo tam bién desde el
punto de vista científico.
108 N o es éste el lugar para esclarecer los posibles motivos de la
actitud contem poránea con respecto a la sexualidad. Baste subra­
yar que tenem os la sensación de que la sexualidad es el instinto
más fuerte y más inm ediato67, por lo que da la impresión de ser el
instinto. Pero tam bién tengo que poner de relieve que el princi­
pio espiritual, en sentido estricto, no entra en conflicto con el
instinto sino con la instintividad, entendiendo como tal un predo­
minio injustificado de la naturaleza instintiva frente a lo espiri­
tual. L o espiritual se presenta en la psique también com o un ins­
tinto, incluso como una verdadera pasión o, tal y como lo definió
Nietzsche en una ocasión, «como un fuego devorador». N o es
ningún derivado de otro instinto, como pretende la psicología de
los instintos, sino un principio sui generis, a saber, la forma indis­
pensable para la fuerza instintiva. Este problem a lo he tratado en
una investigación específica, a la que remito al lector68.
1 09 La creación simbólica sigue el camino de estas dos posibili­
dades brindadas p o r el espíritu hum ano. La reducción provoca
una descomposición de los símbolos im procedentes e inútiles y,
con ello, un regreso a la evolución m eram ente natural, con lo
que tiene lugar un relativo estancam iento de la libido. Este esta­
do suele dar forzosam ente como resultado las denom inadas «su­
blimaciones», es decir, ciertas actividades cultas que, en cierta
m edida, acogen el insoportable exceso de libido. C on ello, sin
em bargo, no quedan cubiertas las exigencias verdaderam ente
primitivas. Pero si se investiga cuidadosam ente y sin ideas p re­
concebidas la psicología de este estado, es fácil descubrir los
indicios de una creación religiosa primitiva, concretam ente, de
una creación religiosa de tipo individual, muy diferente de la
religión colectiva dogm ática reinante.
110 Dado que la creación religiosa o simbólica tiene el mismo
interés para el espíritu prim itivo que ja satisfacción de los ins­
tintos, el cam ino que em prenderá la posterior evolución será el

67. E n tre los p rim itiv o s, p a ra los que la cu estió n del estó m ag o d e se m p e ñ a un
p ap el m u c h o m ás im p o rta n te , no o c u rre lo m ism o.
6 8 . C f. « In stin to c inconsciente» [cap ítu lo 6 del p re sen te v o lu m en ].

60
1O Hm LA l> N t R ( i M IC A IJ I, L ALMA

de la lógica, lil camino que parte del estado reducido es la


creación religiosa de naturaleza individual. De este m odo, de
las sombras de la personalidad colectiva sale tam bién la indivi­
dualidad en su conjunto, lo cual sería imposible en el estado de
reducción, pues la naturaleza instintiva, a su m anera, es absolu­
tam ente colectiva. El desarrollo de la individualidad tam poco
es posible o, al menos, se ve seriamente obstaculizado, si el es­
tado reductivo da lugar a sublimaciones de urgencia aplicadas a
determ inadas actividades culturales que, a su m anera, tam bién
son colectivas. Puesto que las personas, en su m ayor parte, son
colectivas, no deben subestimarse las sublimaciones de urgencia
com o éxitos de un tratam iento, pues ayudan a m ucha gente a
seguir viviendo y desem peñar una actividad provechosa. Entre
estas «actividades culturales» figura tam bién la práctica de la
religión dentro del m arco de una religión colectiva establecida.
La adm irable variedad del simbolismo católico es capaz de con­
m over al ánim o de tal m anera, que a muchísimas naturalezas les
proporciona una gran satisfacción. La inm ediatez de la relación
con Dios que caracteriza al protestantism o satisface el ansia de
independencia mística; y la teosofía, con sus infinitas posibilida­
des imaginativas, responde a la necesidad de intuición del gnos­
ticismo y a la inercia del pensamiento.
111 Estos sistemas u organizaciones son símbolos (aiVpoloi' = pro­
fesión de fe) que perm iten al hom bre establecer una contraposi­
ción espiritual frente a la naturaleza instintiva primitiva, una acti­
tud cultural frente a la mera instintividad. Esta ha sido desde
siempre la función de todas las religiones. Desde tiempos inme­
moriales y para la inmensa mayoría de los hombres basta con el
símbolo de una religión colectiva. Las religiones colectivas esta­
blecidas resultan insuficientes, si acaso, temporalm ente y sólo para
una relativa m inoría. En todo progreso del proceso cultural, sea
en individuos aislados o en grupos, se desatan las convicciones
colectivas. T odo progreso cultural es, desde el punto de vista
psicológico, una am pliación de la consciencia, una tom a de
consciencia, que únicamente puede llevarse a cabo m ediante la
diferenciación. De ahí que el progreso empiece siempre con la
individuación, es decir, cuando un individuo, consciente de su
aislamiento, abre un nuevo camino hasta entonces jamás hollado.
Para ello, tendrá que recordar prim ero —prescindiendo de toda
autoridad y tradición— su realidad fundamental y hacerse cons­
ciente de su diferencia. Si consigue im poner a la colectividad su
consciencia ampliada, gracias a la tensión de los opuestos logrará
dar el impulso necesario para que la cultura siga avanzando.

61
LA D I N A M I C A D» LO I N C O N S C I E N T E

112 Esto no quiere decir que el desarrollo de la individualidad


sea necesario —ni siquiera oportuno— bajo cualquier circuns­
tancia, p or más que a uno le pueda parecer, coincidiendo con la
frase «la personalidad es la única dicha suprema de los mortales»,
que hay un núm ero relativamente elevado de personas que, por
encima de todo, necesitarían desarrollar su individualidad, en
especial en esta época culturalm ente colectiva y superficial en la
que el periodism o se ha adueñado del planeta. Según mi expe­
riencia, naturalm ente limitada, precisamente entre las personas
de edad m adura hay muchísimas para las cuales el desarrollo de
la individualidad sería una necesidad ineludible, así que me he
form ado la opinión particular de que es precisam ente el hom bre
en edad m adura de nuestra época el que más necesita otro poco
de instrucción en m ateria de cultura individual, después de haber
recibido en su juventud, en el colegio y quizá tam bién en la
universidad, una educación exclusivamente colectiva y después
de haberse em papado literalmente de m entalidad colectiva. Tam ­
bién he com probado muchas veces que las personas de edad
m adura, contra lo que podía esperarse, en realidad siguen siendo
educables en este sentido, aun cuando es justamente esta gente
que ha m adurado y adquirido entereza a través de la experiencia
de la vida la más reacia a un criterio exclusivamente reductivo.
113 Es natural que el periodo juvenil de la vida pueda salir
beneficiado con el cabal reconocim iento de la naturaleza instin­
tiva, p o r ejemplo, la sexualidad, cuya represión neurótica m an­
tiene al hom bre injustamente apartado de la vida, o bien le
obliga, para su desdicha, a vivir una vida im propia con la que
forzosam ente ha de estar en desacuerdo. El justo reconocim ien­
to y la apreciación de los instintos norm ales conducen al joven
hacia la vida y le obligan a probar fortuna en diversos campos,
lo que le coloca ante las necesidades y ante los sacrificios y
trabajos que éstas requieren, que fortalecen así su carácter y
m aduran su experiencia. Para el hom bre adulto que se halla en
la segunda m itad de la vida, por el contrario, la continua am ­
pliación de la vida obviam ente ya no es el principio más acerta­
do, pues el declive que se experim enta en el atardecer de la vida
reclam a sim plificación, lim itación e interiorización, es decir,
cultura individual. El hom bre que se halla en la prim era m itad
de la vida — biológicam ente orientada— tiene en general, gra­
cias a la juventud de todo su organismo, la capacidad de resistir
la am pliación de la vida y la posibilidad de extraer de ahí algo
provechoso. Sin embargo, al que se halla en la segunda m itad
de la vida — orientado por naturaleza hacia la cultura— las fuer­

62
SOB A» LA t N C R Q t n C A D I L ALMA

zas m enguantes de su organism o le facilitan la subordinación de


los instintos a los puntos de vista culturales. N o pocos fracasan
en la transición de la esfera biológica a la esfera cultural. N ues­
tra educación colectiva se ha ocupado poco m enos que nada de
esta transición. Tan preocupada está por la educación de la
juventud que apenas piensa en la del hom bre adulto, del que
siempre se da por sentado — no sabemos con qué derecho—
que ya no necesita ninguna instrucción. Para esta transición
extraordinariam ente im portante de la actitud biológica a la ac­
titud cultural, para hacer que la energía se transfiera de la for­
ma biológica a la form a cultural, el hom bre adulto carece, por
así decir, de toda línea de orientación. Este proceso de transfor­
m ación es individual y no puede ser forzosam ente provocado
por reglas o preceptos generales. La transform ación de la libido
se efectúa a través del símbolo. La creación simbólica es un
problem a fundam ental que no encaja en el m arco de este traba­
jo. Así pues, rem ito al capítulo V de mis Tipos psicológicos,
donde he abordado esta cuestión con detenim iento.

IV. EL C O N C E P T O P R IM IT IV O D E L IB ID O

114 La fuerte vinculación de los inicios d e la creación simbólica


religiosa con un concepto energético la dem uestran las ideas
más prim itivas acerca de una potencia mágica, contem plada
com o una fuerza objetiva y, al mismo tiem po, com o un estado
subjetivo de intensidad.
115 Pondré algunos ejemplos a m odo de ilustración. Según el
estudio de M cGee, los dakota conciben así esta «fuerza»: el Sol
es wakanda-, no el wakanda ni un wakanda, sino sencillam ente
wakanda. La Luna es wakanda, com o tam bién lo son el trueno,
el rayo, las estrellas, el viento, etc. Tam bién las personas, espe­
cialm ente el chamán, son wakanda, y asimismo los dem onios de
los elem entos, los fetiches y demás objetos rituales, m uchos ani­
males y algunas comarcas de carácter especialmente llamativo.
M cGee dice: «La expresión < w ak an d a> , más que por ninguna
otra palabra, puede traducirse quizá por “m isterio”, pero este
concepto es tam bién demasiado limitado, ya que w akanda pue­
de significar igualm ente fuerza, sagrado, antiguo, grandeza, ani­
mado o inm ortal»69.

69 . «The S io u an In d ian s - A Prelim in ary Sketch», p. 1 8 2 , en L ovejoy, T h e F u n d a ­


m e n ta l C o n ce p t o f th e P rim itive P b iío so p h y, p. 3 6 3 .

63
I A D I N A M I C A l >! LO I N C O N S C I L N I I

116 Del mismo m odo que wakanda es utilizado por los dakotas,
oki lo es por los iroqueses y m anitu por los algonquinos con el
significado abstracto de «fuerza» o «energía productiva». W akan-
da es la concepción de una «energía vital o fuerza universal
propagada por doquier e invisible, pero manejable y transferi-
ble»70. Todos los intereses, por así decir, de la vida de los prim i­
tivos están centrados en poseer una cantidad suficiente de esta
fuerza.
117 Es especialmente valiosa la observación de que un concepto
com o m anitu tam bién aparece com o exclam ación al percibir
algo asombroso. Lo mismo cuenta H etherw ick71 de los yao, que
gritan m ulungu cuando ven algo asom broso o incom prensible.
A todo esto, m ulungu significa:
1) el alma del hom bre, que en vida se llama lisoka y tras la
m uerte se convierte en mulungu;
2) todo el m undo de los espíritus;
3) la propiedad o fuerza de efecto mágico inherente a un
objeto de cualquier clase, com o por ejemplo la vida y la salud
del cuerpo;
4) el principio activo de todo lo mágico, misterioso, incom ­
prensible e inesperado;
5) la gran fuerza espiritual que engendra el m undo y toda
vida contenida en él.
118 El concepto wong, de Costa de O ro, es muy similar. W ong
puede ser un río, un árbol o un am uleto; o bien mares, fuentes,
com arcas, term iteros, árboles, cocodrilos, m onos, serpientes,
pájaros, etc. E rróneam ente, Tylor72 interpreta la fuerza wong
desde el punto de vista animista y la califica de «espíritu» o
«alma». Sin em bargo, tal y com o dem uestra el uso de wong, es
una relación dinám ica entre el hom bre y sus objetos.
119 El concepto de churinga73 de los australianos es tam bién una
idea energética similar. Significa:

70 . Lovejoy [op. c it., p. 3 6 5 ].


71 . C it. en L évy-B ruhl, op. cit., p p . 141 s.
7 2 . T y lo r, D ie A n fá n g e der C u ltu r II, p p . 1 7 7 y 2 0 6 .
73 . D el c h u rin g a co m o o b jeto ritu al se in d ica el siguiente uso: «El ab o rig e n tiene
u n a c o n v ic ció n vaga e im p recisa, p e ro n o p o r e llo m en o s fu e rte , de q u e u n c h u rin g a ,
c o m o to d o ob jeto sag rad o q u e se h e re d ab a d e g e n erac ió n en g e n erac ió n , n o sólo está
d o ta d o d e la fu erza m ágica q u e le fue in tro d u c id a c u a n d o lo h ic ie ro n , sin o que tam b ién
ha a d o p ta d o la fu e rz a d e to d o s los in d iv id u o s a los que h a p e rte n e cid o . El p ro p ie ta rio
del c h u rin g a lo fro ta c o n sta n te m e n te co n la m a n o , al tie m p o q u e c an ta... y p o c o a p o co
va n o ta n d o q u e se establece u n a relació n especial e n tre él y el o b jeto sag rad o y que una
fu erza pasa del o b jeto a él y de él al objeto» (S pencer y G illen , op. cit., p p . 2 7 7 ss.). Los
fetich es se recarg an de fu erza si so n co lo cad o s d u ra n te sem anas o m eses ju n to a o tro
fetiche fuerte. Cf. P ech u él-L o esch e, op. cit., p. 3 6 6 .

64
SO HR I I A I N I R Q lI lC A DLL ALMA

1) el objeto ritual;
2) el cuerpo de un antepasado individual (del que procede
la fuerza vital);
3) la propiedad mística de cualquier objeto.
120 M uy similar es el concepto de zogo, del Estrecho de Torres,
que se utiliza com o substantivp y tam bién com o adjetivo. El
arunquiltha australiano es un concepto paralelo de significado
semejante, sólo que éste designa el maleficio mágico y el espíri­
tu maligno que devora el Sol en un eclipse74. M uy similar es el
concepto m alayo de badi, que tam bién subsume los efectos
mágicos malignos.
121 Las investigaciones de Lum holtz75 han dem ostrado que los
huicholes mejicanos poseen asimismo una concepción funda­
m ental de una fuerza que circula por el hom bre y p o r los ani­
males y plantas rituales (ciervo, bikuli, cereales, plumas, etc.)76.
122 De las investigaciones de Alice Fletcher sobre los am erin­
dios se deduce que el concepto de wakan es una interpretación
de las relaciones energéticas similar a la que acabamos de co­
m entar. A través del ayuno, de la oración y de las visiones, el
hom bre puede volverse wakan. Las armas del joven son wakan
y no deben ser tocadas por ninguna m ujer (porque de lo contra­
rio, la libido se volvería regresiva). Por eso se reza a las armas
antes de luchar (para fortalecerlas a base de cargarlas de libido).
M ediante el w akan se establece la relación entre lo visible y lo
invisible, entre lo vivo y lo m uerto, entre la parte y el todo de
un objeto.
123 C odrington dice lo siguiente del concepto melanesio de
mana: «El espíritu melanesio está com pletam ente poseído por
la fe en una fuerza sobrenatural o en una influencia a la que,
casi por regla general, se denom ina mana. Esta fuerza provoca
todo lo que excede la fuerza norm al del hom bre, todo lo que
está fuera de los fenómenos naturales norm ales; busca el am pa­
ro de las personas y las cosas, y se manifiesta en efectos que sólo

7 4 . S p en cer y G illen , op. cit., p. 45 8 .


7 5 . U n k n o w n M éxico.
76. Lévy-B ruhl, op. c it., p. 139: «Q u an d Jes H u ic h o ls a ffirm e n t l’id e n tité ... du
ble, d u cerf, d u h ik u li, e t des plum es, c ’est bien u n e so rte de classification que s’est
é tablie e n tre leu rs re p ré sen ta tio n s, classification d o n t le p rin c ip e d ire c te u r est la pré-
sence c o m m u n e chez ces étres, ou p lü to t la c irc u la tio n e n tre ces é tre s, d ’u n p o u v o ir
m ystique e x tré m e m e n t im p o rta n t p o u r la tribu» [C u a n d o los h u ich o les a firm an la
id e n tid a d ... del trig o , del cierv o , del h ik u li y de las p lu m as, se tra ta de u na especie de
clasificación q u e se estab lece e n tre sus re p re sen ta c io n e s, clasificación cuyo p rin c ip io
c o n d u c to r es la p resen cia c o m ú n en — o, m ejo r d ic h o , la circu lació n e n tre — estos seres
de u n p o d e r m ístico e x tre m a d a m e n te im p o rta n te p a ra la trib u ].

65
IA D I N A M I C A II L LO I N C U N S C I I N I I

se le pueden atribuir a ella... No es una luer/.a o una influencia


de tipo físico, p o r así decir, sobrenatural; pero se manifiesta en
la fuerza física o en algún poder o cualidad que posea un hom ­
bre. El m ana no se fija a ninguna parte y puede ser encauzado
en todas direcciones; sólo los espíritus, sean almas sin cuerpo o
creaturas sobrenaturales, lo tienen y pueden transm itirlo; en
realidad, es creado por personas, si bien sus efectos sólo tienen
lugar a través del agua, de una piedra o de un hueso»77.
124 Esta decripción m uestra claram ente que, tanto en el caso
del m ana como en el de los otros conceptos, se trata de una
representación de la energía que únicam ente explica el curioso
estado de las cosas de estas concepciones primitivas. N atural­
m ente, no estamos hablando de que el hom bre prim itivo tuvie­
ra la idea abstracta de una energía; pero no hay duda de que su
concepción es una etapa previa concretista de la idea abstracta.
125 C oncepciones similares podem os hallarlas en el concepto
tondi de los batak78, atua de los maoríes, ani o han de los pona-
pe, kasinge o kalit de los pelew, anut de los kusaie, yaris de los
tobi, ngai del pueblo massai, andriamanitra de los malgaches,
n jo m m de los ekoi, etc. Una visión más o menos com pleta nos la
da Sóderblom en su libro Das Werden des Gottesglaubens.
126 Lovejoy sostiene la opinión — a la que me adhiero por com ­
pleto— de que estos conceptos «no son nom bres asignados a lo
sobrenatural o asom broso — y seguram ente tam poco a lo que
provoca adm iración reverente, respeto o am or— , sino más bien
a lo eficaz, lo poderoso y lo creativo». El concepto en cuestión
corresponde por antonom asia a la concepción «de una substan­
cia o energía difusa, de cuya adquisición depende toda fuerza
extraordinaria o facultad o fertilidad. Esta energía es sin duda
fructífera (en determ inadas circunstancias), y misteriosa e in­
com prensible por ser extraordinariam ente poderosa, y no p o r­
que las cosas a través de las que se manifiesta sean tan insólitas
o sobrenaturales que sobrepasen lo razonablem ente esperado».
El principio preanim ista es la «fe en una fuerza de la que se
supone que actúa conform e a determ inadas reglas y leyes com ­
prensibles, una fuerza que puede ser exam inada y dom inada»79.
Lovejoy propone para estas concepciones la expresión prim itive
energetics.

77 . C o d rin g to n , T h e M elanesians, p. 1 1 8 . El bariaua, m e n c io n ad o p o r C h. G.


Seligm an en las valiosas o b serv acio n es de su lib ro T he M elanesians o f B ritish N e w
G u in e a , p. 4 4 6 , p o d ría esta r ig u a lm e n te re la c io n ad o co n el c o n c e p to de m ana.
78 . W arn ec k , D ie R eligión d er B atak.
79. L o v e jo y , op. c i t p p . 3 8 0 ss.

66
S O » Kl ¡ 1A Ü N H U i f t l L A DHL A LMA

12 / M ucho de lo que fue interpretado por los investigadores


— desde una perspectiva anim ista— com o espíritu, dem onio o
num en responde al concepto prim itivo de energía. C om o ya he
m encionado, en realidad es incorrecto hablar de un «concep­
to». A concept o f prim itive philosophy, según la expresión de
Lovejoy, es algo ideado a partir de nuestra m entalidad; en nues­
tro caso sería un concepto de energía psicológico; pero para el
hom bre prim itivo es un fenóm eno psíquico percibido com o
algo vinculado al objeto. Una idea abstracta no existe entre los
prim itivos; p o r regla general, ni siquiera hay conceptos senci­
llos y concretos, sólo representaciones. C ualquier lengua pri­
mitiva proporciona pruebas suficientes al respecto. Así pues,
m ana tam poco es un concepto sino una representación basada
en la percepción de la relación fenoménica. Es la esencia de la
participation m ystique, descrita por Lévy-Bruhl. El lenguaje
prim itivo únicam ente designa el hecho de la relación y de la
sensación provocada p o r ella, com o claram ente lo dem uestran
algunos de los ejemplos m encionados, pero no la naturaleza ni
la índole de la relación o del principio que rige esa relación. El
hallazgo de una designación apropiada para el carácter y la
naturaleza de la fuerza vinculante quedó reservada a una etapa
cultural posterior, que em pleó para ello designaciones sim bó­
licas.
128 En su obra clásica sobre el m anai0 Lehmann lo define como
lo «extraordinariam ente eficaz». La naturaleza psíquica del mana
es particularm ente resaltada por Preuss81 y R óhr82. Uno tiene,
quiéralo o no, la im presión de que la prim itiva interpretación
de m ana es un precedente de nuestro concepto psíquico de
energía y, muy probablem ente, tam bién del concepto de ener­
gía en general83.
129 La concepción básica del mana se repite en la etapa anim is­
ta en form a personificada84. Aquí son almas, espíritus, dem o­

80 . F. R. L e h m a n n , M ana, der B eg riff des «ausserordentlicb W irkungsvollen» bei


Südseevólkern .
81 . D er U rsprung der R eligión u n d K unst.
82. D as W esen des M ana.
83. C f. m i ex p licació n so b re el m o d o en q u e R o b ert M ay e r h a lló el c o n c e p to de
en erg ía, en «Sobre la p sico lo g ía de lo inconsciente» [O C 7,1 § 106 ss.].
84. Seligm an (op. cit., pp. 6 4 0 ss.) h ace a lg u n as o b serv acio n es q u e , a m i e n te n ­
d e r, c o n stitu y en u n a tra n sic ió n e n tre el m a n a y las p erso n ificacio n es a nim istas. N o s
hab la de los la b u n i de la g en te d e G elaria. L a b u n i es «enviar». Se tra ta de efectos
din ám ico s «mágicos» q u e, desd e los o varios (?) d e las h e m b ra s q u e los h a n p a rid o ,
p u e d e n irse o ser e n v iad o s a o tro s. Los la b u n i tie n e n a sp ecto de «som bras», u tilizan

67
IA D I N Á M I C A Ut LO I N C O N S C I L N I I

nios y dioses los que provocan los efectos extraordinarios. Tal y


com o subraya Lehm ann con razón, el mana todavía no tiene
nada de «divino», p or lo que tam poco se debe ver en el mana la
form a prim igenia de una idea de Dios. N o obstante, no se pue­
de negar que el m ana es una condición previa necesaria o, al
m enos, m uy im portante para la aparición de la idea de Dios,
aunque quizá no la más prim itiva de todas ellas. O tra condición
previa im prescindible es el factor de la personificación, para
cuya explicación habría que hacer referencia además a otros
factores psicológicos.
130 La propagación casi universal de la prim itiva concepción de
la energía es una clara señal de que, ya en sus prim eros estadios,
la consciencia hum ana sentía la necesidad de designar de un
m odo gráfico y expresivo el dinam ismo percibido del acontecer
aním ico. Por ello, cuando insistimos en nuestra psicología sobre
la concepción energetista sintonizam os con los hechos psíquicos
que desde tiem po inm em orial están sepultados en el espíritu
hum ano.

p u e n te s p a ra c ru z a r los río s, se tra n sfo rm a n en an im ales, p e ro p o r lo d em ás n o po seen


p e rso n a lid a d a lg u n a ni tie n e n u n a fo rm a d efin id a. A lgo sim ilar o c u rre con la c o n c e p ­
c ió n d el ajik d e los elgeyo, del n o rte de K enia, co m o yo m ism o he o b serv ad o .

68
2

LA FU N C IÓ N TRANSCENDENTE*

PRÓLOGO

El presente ensayo fue escrito en 1916. Recientem ente descu­


bierto p or los estudiantes del Instituto C. G. Jung, se ha publi­
cado com o edición particular en su prim era versión provisional,
aunque traducido al inglés. He revisado estilísticamente el m a­
nuscrito, sin perjuicio de su ideario ni de la inevitable lim ita­
ción de sus horizontes, con el fin de darle una form a lista para
su publicación. Al cabo de cuarenta y dos años, el problem a no
ha perdido nada de actualidad, si bien su exposición requeriría
m uchas ampliaciones, com o podrá observar a simple vista cual­
quier conocedor de la materia. Por desgracia, mi avanzada edad
no me perm ite som eterm e a tan considerable esfuerzo. De ahí
que este ensayo, con todas sus imperfecciones, pueda tener el
valor de un docum ento histórico y sirva para dar a conocer los
esfuerzos de com prensión que supusieron los prim eros intentos
de interpretar sintéticam ente el acontececimiento psíquico en el
proceso psicoterapéutico. Dado que al menos sus reflexiones
fundam entales siguen hoy teniendo validez, tal vez le sirva de
estím ulo al lector para profundizar en la com prensión de este
problem a, que no es otro sino la siguiente cuestión universal:

* E scrito en 19 1 6 . El m a n u sc rito p e rm a n e ció h a sta 1 9 5 3 e n tre los d o c u m e n to s


d el a u to r. En 1 9 5 7 a p arec ió tra d u c id o al inglés en u n a ed ició n p a rtic u la r p u b lic a d a p o r
los e stu d ia n te s del In stitu to C. G . J u n g de Z ú ric h . El o rig in al a le m án , rev isad o p o r el
a u to r, c o n stitu y ó su a p o rta c ió n a G eist u n d W erk. A u s der W e rksta tt unserer A u to re n .
Z u tn 75. G e b u rtsta g vo n D r. D a n ie l B ro d y , R h ein , Z ú ric h , 19 5 8 .

69
LA D I N A M I C A I X I O I N C O N S C I C N T L

éCómo examinar a fondo lo inconsciente desde un punto de


vista práctico?
Ésta es la pregunta que se plantea la filosofía de la India,
sobre todo el budismo y la filosofía zen. Pero indirectamente es
también la cuestión práctica fundamental de todas las religiones
y filosofías.
Lo inconsciente no es tal cosa o tal otra, sino algo descono­
cido que nos afecta directamente. Aunque nos parece algo psí­
quico, su naturaleza real es tan difícil de reconocer como la de
la materia (o tan fácil, si uno quiere expresarse de forma opti­
mista). Pero mientras que la física es consciente del carácter de
modelo de sus enunciados, las filosofías religiosas se expresan
metafísicamente e hipostasían sus imágenes. Quien siga soste­
niendo este último criterio no podrá entender el enunciado psi­
cológico, al que tachará de metafísico o de materialista o, por lo
menos, de agnóstico, cuando no de gnóstico. De ahí que estos
críticos todavía medievales me acusen unas veces de místico y
gnóstico y otras de ateo. He de subrayar que este malentendido
es el principal obstáculo para la comprensión: se trata de cierta
laguna cultural que no conoce todavía la crítica del conocimien­
to y, por ese m otivo, supone ingenuamente que el mito ha de
ser históricamente verdadero o, de lo contrario, no es nada en
absoluto. Para esta gente la utilización de enunciados m itológi­
cos y folcloristas en relación con circunstancias psicológicas es
algo completamente «acientífico».
Con este prejuicio se cierra el acceso a la psicología de lo
inconsciente y, con ello, el camino que lleva a la evolución del
interior del hombre, cuyo fracaso intelectual y moral es uno de
los descubrimientos más dolorosos de nuestra época. Todo el
que tiene algo que decir habla de que «se debería hacer tal cosa»
y «habría que hacer tal otra», sin darse cuenta de que así está
admitiendo su propio y lamentable desvalimiento. Todos los
remedios que pueda aconsejar son precisamente los que le han
fallado. La psicología, en su significado más profundo, es au-
toconocim iento . Pero como éste no puede ser fotografiado, enu­
m erado, pesado ni medido, se califica de acientífico. Pero ¿aca­
so el hombre psíquico, todavía desconocido, que se dedique a la
ciencia es también «acientífico» y, por tanto, indigno de seguir
investigando? Si el mito no caracteriza al hombre psíquico, hay
que negarle entonces también al tejedor su nido y al ruiseñor su
canto. H ay motivos suficientes para suponer que el hombre, en
general, tiene una aversión profundamente arraigada a saber
algo más de sí mismo y que ahí reside la verdadera causa por la

70
I A F U N C I Ó N T K A N S C t N D t N T E

que, en comparación con todo el progreso exterior, no hayan


tenido lugar una evolución y un perfeccionamiento internos
equivalentes.

A péndice para la edición inglesa de la Obra completa

El m étodo de la «imaginación activa» es el principal recurso


para la producción de aquellos contenidos de lo inconsciente
que, por así decir, se hallan por debajo del umbral de la cons­
ciencia y que, una vez intensificados, serían los primeros en
irrumpir espontáneamente en ella. De ahí que este método ten­
ga sus peligros y no debiera ser aplicado sin un control médico.
Otro riesgo menor consiste en no obtener ningún resultado,
pues es fácil que su procedere se convierta en la denominada
«asociación libre» de Freud, con lo que el paciente va a parar a
la estéril órbita de sus complejos, de la que, naturalmente, se­
guirá sin poderse liberar. Otro riesgo, en sí mismo inofensivo,
estriba en que, aunque se produzcan contenidos auténticos, el
paciente sin embargo sólo les preste un interés exclusivamente
estético, con lo que permanecerá aferrado a su aspecto fantas­
m agórico; como es obvio, así no se consigue nada. El sentido y
el valor de estas fantasías no se revelan hasta que están integra­
das en el conjunto de la personalidad, es decir, hasta que uno
no afronta su verdadero sentido y se enfrenta a ellas moralmente.
Finalmente, un tercer peligro — y, en determinadas circuns­
tancias, ésta es una cuestión muy delicada— reside en que los
contenidos subliminales posean una carga energética tan eleva­
da que una vez abierta la puerta mediante la imaginación activa
venzan a la consciencia y tomen posesión de la personalidad.
De ahí surge un estado que — al menos, temporalmente— no se
diferencia de una esquizofrenia y que incluso puede convertirse
en un intervalo auténticamente psicótico. Así pues, este método
no es ningún juego para niños. El menosprecio del que general­
mente es objeto lo inconsciente contribuye de form a considera­
ble a la peligrosidad del método. Por otro lado, sin embargo,
supone un recurso psicoterapéutico inestimable.

Küsnacht, septiembre de 1959 . C. G. JuN G

71
l.A 1 U N C 1 Ó N T K A N S C K N D K N T K

131 Bajo el nombre de función transcendente no ha de entenderse


nada misterioso ni, por así decir, metafísico, sino una función
psicológica que, a su manera, puede ser comparada con la fun­
ción matemática del mismo nombre que articula números ima­
ginarios y reales. La «función transcendente» psicológica deriva
de la unión de los contenidos conscientes e inconscientes.
132 Cualquiera que se dedique a la psicología analítica sabrá
por experiencia que la consciencia y lo inconsciente rara vez
coinciden en cuanto a contenido y tendencia. Esta falta de para­
lelismo no es, como demuestra la experiencia, fortuita ni casual,
se basa en que lo inconsciente se comporta respecto a la cons­
ciencia de manera compensatoria o complementaria. Esto mis­
mo puede formularse también al revés y decir que la conscien­
cia se com porta de m anera com plem entaria respecto a lo
inconsciente. Esta relación se debe a que: 1 .°) los contenidos de
lo inconsciente poseen un valor de umbral, de tal manera que
todos los elementos demasiado débiles se quedan en lo incons­
ciente; 2 .°) la consciencia, en virtud de sus funciones direccio-
nales, ejerce una inhibición sobre cualquier material incompati­
ble (que Freud denominó censura), por lo que este material
incompatible queda a merced de lo inconsciente; 3 .°) la cons­
ciencia constituye el proceso de adaptación momentánea, mien­
tras que lo inconsciente abarca todo el material olvidado del
pasado individual, así como todas las huellas de las funciones
estructurales dejadas por el espíritu humano en general; y 4 .°)
lo inconsciente abarca todas las combinaciones de las fantasías
que todavía no se han vuelto supraliminales y que, con el paso
del tiempo, dadas las circunstancias adecuadas, saldrán a la luz
de la consciencia.
133 Del conjunto de estos factores se desprende por sí sola la
actitud complementaria de lo inconsciente respecto a la cons­
ciencia.
134 La direccionalidad y carácter concreto de los contenidos de la
consciencia son propiedades muy tardíamente adquiridas en la
historia de la filogénesis, de las que, por ejemplo, el hombre
primitivo actual carece en gran medida. Asimismo, estás muy
quebrantadas en el neurótico, que se diferencia de una persona
normal en que su umbral de consciencia es más desplazable o,
dicho en otros términos, su pared divisoria entre la consciencia y
lo inconsciente es más permeable. El psicótico, finalmente, se
halla completamente bajo la influencia directa de lo inconsciente.

72
I A I-UNCION IR AN SC tN D IN II

l.U La direccionalidad y carácter concreto de la consciencia son


una conquista importantísima que la humanidad ha obtenido a
base de los mayores sacrificios y que le han prestado grandes
servicios. Sin ello, sencillamente no existirían ni la ciencia ni la
técnica ni la civilización, pues todas ellas requieren persistencia,
regularidad, determinación y direccionalidad del proceso psí­
quico. Desde el funcionario de grado superior, pasando por el
médico o el ingeniero, hasta el jornalero, estas propiedades son
para todos un requisito indispensable. En general, la falta de
valor social aumenta en la medida en que estas propiedades son
derogadas por lo inconsciente. De todos modos, también hay
excepciones en este sentido, como por ejemplo las dotes creati­
vas. Quienes las poseen sacan provecho precisamente de la per­
meabilidad de su pared divisoria entre la consciencia y lo in­
consciente. En cambio, para las organizaciones sociales, que
requieren regularidad y fiabilidad, estas personas excepcionales
no valen gran cosa.
i3é Por esta razón, no sólo es comprensible, sino también im­
prescindible, que el proceso psíquico sea en cada caso lo más
firme y determinado posible, pues así lo exigen las necesidades
de la vida. La ventaja de estas propiedades va, sin embargo,
unida a un gran inconveniente: el hecho de estar dirigidas im­
plica la inhibición o exclusión de todos aquellos elementos psí­
quicos que, aparente o realmente, sean incompatibles, es decir,
que puedan desviar de su sentido la dirección previamente tra­
zada y encauzar el proceso hacia un objetivo no deseado. ¿Y en
qué se reconoce que el material psíquico adicional es «incompa­
tible»? Este reconocimiento se basa en un acto de juicio que
establece la dirección del camino emprendido y deseado. Este
juicio es unilateral, ya que escoge un solo camino a costa de
todas las demás posibilidades. El juicio parte siempre de la e x ­
periencia, es decir, de lo que ya es conocido. Así pues, por regla
general, nunca se basa en lo nuevo, que todavía es desconocido
y que, en determinadas circunstancias, podría enriquecer subs­
tancialmente el proceso dirigido. Y es natural que no pueda
basarse en lo nuevo, por cuanto que los contenidos inconscien­
tes no pueden alcanzar la consciencia.
137 Por medio de estos actos de juicio, el proceso dirigido se
vuelve necesariamente unilateral, aun en el caso de que el juicio
racional sea general y aparentemente sin prejuicios. Al fin y al
cabo, incluso la racionalidad del juicio puede ser un prejuicio,
puesto que es racional aquello que nos parece razonable. En
consecuencia, lo que no nos parece razonable es excluido pre-

73
IA D I N A M I C A D I LC) I N C O N S C I I N I I

cisamente por su carácter irracional, el cual, aunque realmente


puede ser irracional, también puede que sólo nos lo parezca sin
serlo.
138 La unilateralidad es una propiedad inevitable, por necesa­
ria, del proceso dirigido, ya que toda dirección es unilateral. La
unilateralidad es una ventaja y a la vez un inconveniente. Aun
en el caso de que no parezca haber ningún inconveniente exter­
namente reconocible, sin embargo hay siempre una contraposi­
ción igualmente pronunciada en lo inconsciente, a no ser que se
trate directamente del caso ideal de una completa coincidencia
de todos los componentes psíquicos en una misma dirección, un
caso cuya posibilidad teórica es indiscutible pero que rara vez se
da en la práctica. La contraposición en lo inconsciente es in­
ofensiva mientras no presente valores energéticos superiores.
Pero si a consecuencia de una excesiva unilateralidad aumenta
la tensión entre los opuestos, la contratendencia irrumpe en la
consciencia, y lo hace, por lo general, precisamente en el m o­
mento en que más importancia tendría la puesta en práctica del
proceso dirigido. Eso le pasa, por ejemplo, al orador que se
equivoca al hablar precisamente cuando más le importa no de­
cir ninguna tontería. Ese momento es crítico porque acusa la
m áxim a tensión energética, la cual, estando lo inconsciente ya
cargado, salta y desencadena el contenido inconsciente.
139 N uestra vida civilizada exige una actividad de la conscien­
cia concentrada y dirigida y, de este modo, corre el riesgo de
una excesiva separación de lo inconsciente. Porque cuanto más
capaz sea uno de distanciarse de lo inconsciente mediante un
funcionamiento dirigido, antes podrá formarse una contraposi­
ción análogamente intensa que, si consigue abrirse camino, pue­
de traer consecuencias desagradables.
140 A través de la terapia analítica hemos adquirido una gran
convicción de la importancia de las influencias inconscientes y
aprendido tanto para la vida práctica que consideramos im pru­
dente esperar, tras la denominada finalización del tratamiento,
una eliminación o paralización de lo inconsciente. Partiendo de
un oscuro conocimiento de esta situación, muchos pacientes no
se deciden, o sólo lo hacen con dificultad, a dejar el análisis, a
pesar de que tanto al paciente como al médico esa sensación de
dependencia les resulte molesta e impropia. Algunos tienen ver­
dadero miedo a intentarlo y arreglárselas por su cuenta, pues
saben por propia experiencia que lo inconsciente puede volver
una y otra vez a perturbar su vida de manera aparentemente
imprevisible.

74
I A FUNCIÓN I K A N 5 C t N 1) r N I I

Mi Antes se suponía que los pacientes estaban preparados para


hacer una vida normal cuando ya habían aprendido tanto auto-
conocim iento práctico como para estar en condiciones, por
ejemplo, de entender sus propios sueños. La experiencia, sin
embargo, ha demostrado que incluso los médicos analistas, de
los que cabría esperar el dominio de la interpretación de los
sueños, a menudo capitulan ante sus propios sueños y tienen
que recurrir a la ayuda de un colega. A sí que si incluso el p rofe­
sional, del que se supone que debería dominar este método, se
revela incapaz de interpretar satisfactoriamente sus propios sue­
ños, menos aún cabe esperarlo del paciente. La esperanza que
depositó Freud en poder agotar todas las posibilidades de lo
inconsciente no se ha cumplido. La vida de los sueños y las
intrusiones de lo inconsciente continúan su curso — m u tatis m u-
tandis— ajenas a todo.
142 Existe un prejuicio muy generalizado que concibe el análisis
como una especie de «cura» que uno tiene que soportar con
resignación durante una temporada hasta que le den de alta. Se
trata de un error propio de profanos que tiene su origen en los
prim eros tiempos del psicoanálisis. Ciertamente, el tratamiento
analítico puede ser considerado como un reajuste de la actitud
psicológica realizado con ayuda del médico. Y también es cierto
que esta nueva actitud adquirida, que responde mejor a las con­
diciones internas y externas, puede ser suficiente durante un
tiempo; pero hay muy pocos casos en los que una única «cura»
haya tenido un éxito duradero. El optimismo médico, que como
es sabido nunca ha escatimado en publicidad, se las arregla
siempre para dar cuenta de curaciones definitivas. N o hay que
dejarse desconcertar por lo «humano demasiado humano» de
quien practica la medicina, sino que conviene tener siempre
presente que la vida de lo inconsciente continúa y que, por lo
tanto, seguirá engendrando una y otra vez situaciones proble­
máticas. Tam poco es necesario que seamos pesimistas; no en
vano hemos tenido ocasión de contemplar muchos éxitos, obte­
nidos unos a base de suerte y otros a raíz de un trabajo m inucio­
so. Pero eso no nos impide tener en cuenta que el análisis no es
ninguna «cura» que se haga de una vez por todas sino más bien
un reajuste más o menos minucioso. Lo que no existe, sin em­
bargo, es un cambio que se mantenga durante un plazo de tiem­
po muy largo. La vida se renueva una y otra vez. Es cierto que
existen actitudes colectivas extremadamente duraderas que po­
sibilitan soluciones típicas de los conflictos. Tam bién lo es que
una actitud colectiva sirve para que el individuo se adapte fácil­

75
IA d i n á m i c a b i 10 I N C O N S C I I N I I

m ente a la sociedad. Sin em bargo, la dificultad del paciente


radica precisam ente en que su situación individual no se deja
adaptar fácilmente a una norm a típica, sino que requiere una
solución individual del conflicto, si lo que se pretende es con­
servar la capacidad de enfrentarse a la vida del conjunto de la
personalidad. N inguna solución racional puede satisfacer este
com etido, y no existe absolutam ente ninguna norm a colectiva
que pueda sustituir a una solución individual sin algún perjuicio.
143 La nueva actitud adquirida a través del análisis acaba por
resultar tarde o tem prano insuficiente en algún aspecto. Y dado
el constante fluir de la vida, que exige continuas adaptaciones,
esta insuficiencia es necesaria, pues no hay reajuste que sirva
para siempre. N o obstante, se podría form ular la pretensión de
que el m étodo del tratam iento fuera de tales características que,
a lo largo de la vida, se pudieran efectuar reorientaciones sin
ninguna dificultad. Y hasta cierto punto así es, com o dem uestra
la experiencia. A m enudo vemos que los pacientes que han
pasado p o r un análisis detenido, más tarde, cuando se som eten
a reajustes, se encuentran con muchísimas m enos dificultades.
Pero aun así, esas dificultades siguen siendo bastante frecuentes
y, en ocasiones, bastante molestas. De ahí que a m enudo inclu­
so aquellos pacientes que han pasado por un tratam iento m inu­
cioso se dirijan de nuevo a su antiguo médico en busca de
ayuda. En com paración con la práctica general de la medicina,
esto no tiene nada de particular; sin embargo, no sólo desm ien­
te cierto entusiasmo terapéutico poco recom endable, sino tam ­
bién la idea de que el análisis supone una «cura» a la que basta
con som eterse una sola vez. Al fin y al cabo, es muy im probable
que alguna vez pueda existir una terapia del tipo que sea que
elimine para siempre todas las dificultades. El hom bre necesita
tener dificultades, pues form an parte de su salud. Es sólo la
m agnitud desproporcionada de tales dificultades lo que resulta
superfluo.
144 La cuestión terapéutica fundam ental no es sólo cóm o elimi­
nar la dificultad m om entánea, sino tam bién cóm o enfrentarse
con éxito a las futuras dificultades. La pregunta que debe uno
plantearse es: ¿Qué clase de actitud m ental y m oral hace falta
para enfrentarse a las influencias perturbadoras de lo incons­
ciente, y cóm o se le puede transm itir esa actitud al paciente?
145 La respuesta, obviamente, estriba en eliminar la separación
entre consciencia e inconsciente. Esto no se hace condenando
parcialm ente los contenidos de lo inconsciente m ediante una
decisión consciente, sino antes bien reconociendo y teniendo en

76
I A P U N C I Ó N I H A N S C I N Ü I N I I

cuenta el sentido que tienen aquéllos para com pensar la unilate-


ralidad de la consciencia. Pues la tendencia de lo inconsciente y
la de la consciencia son los dos factores que com ponen la fun­
ción transcendente. Esta tendencia se llam a transcendente p o r­
que posibilita orgánicam ente el paso de una a ctitu d a otra, es
decir, sin perjuicio de lo inconsciente. El m étodo constructivo
presupone conocim ientos que también existen, al m enos po ten ­
cialmente, en el paciente y que, por ese m otivo, pueden ser des­
pertados a la consciencia. Si el médico no conoce estas posibili­
dades tam poco podrá sacar nada del paciente en este aspecto, a
no ser que entre los dos se dediquen a estudiar esta cuestión en
profundidad, lo que sin embargo no suele ser recomendable.
146 En la práctica será el m édico adecuadam ente preparado
quien transm ita la función transcendente al paciente, ayudándo­
le a unir la consciencia a lo inconsciente de tal m anera que pueda
adoptar una actitud nueva. En esta función del médico radica
uno de los distintos significados de la transferencia: con ella, el
paciente se aferra a la persona que parece prom eterle una ren o ­
vación de su actitud; por medio de la transferencia, el paciente
intenta adquirir esa transform ación que para él es esencial, aun
en el caso de no ser consciente de ello. De ahí que el médico
tenga para el paciente el carácter de una figura imprescindible y
absolutam ente necesaria para vivir. Por muy infantil que pueda
parecer esta dependencia, expresa sin embargo una expectativa
de suma im portancia para el paciente, el cual, si ve truncadas sus
esperanzas, no es raro que se lo pague al médico con un odio
cerval. Por eso resulta interesante saber cóm o es esa expectativa
oculta en la transferencia, ya que se tiende a concebir esa exigen­
cia sólo desde el punto de vista reductivo, en el sentido de una
fantasía erótica infantil. Eso supondría que esa fantasía, que n o r­
m alm ente hace referencia a los padres, fuera interpretada al pie
de la letra, com o si el paciente o, m ejor dicho, su inconsciente
volviera a tener o siguiera teniendo esa expectativa tal y com o la
tenía de niño respecto a sus padres. Por su apariencia externa, la
expectativa es la misma que tenía el niño en relación con la ayu­
da y la protección de los padres; pero, entretanto, el niño se ha
convertido en un adulto, y lo que en el niño era norm al, en el
adulto es im propio: Expresa metafóricam ente el desam paro — no
m aterializado en la consciencia— en una situación de apuro.
H istóricam ente, es correcto remitirse al eros infantil para expli­
car el carácter erótico de la transferencia. Pero con ello no se
entienden ni la finalidad ni el sentido de la transferencia, y la
interpretación com o fantasía sexual infantil nos aparta del ver­

77
I A D I N A M I C A DI LO I N C O N S C I L N I l

dadero problem a. La com prensión de la transferencia no hay que


buscarla en sus premisas históricas, sino en su finalidad. La unila­
teral explicación reductiva se vuelve absurda, en particular, cuan­
do ya no se saca nada nuevo de ella, salvo una m ayor resistencia
p o r parte del paciente. El aburrim iento que se apropia entonces
del tratam iento no es sino la expresión de la m onotonía y de la
pobreza de ideas... no de lo inconsciente, com o en ocasiones se
ha supuesto, sino del analista, que no entiende que estas fantasías
han de ser interpretadas desde un punto de vista no sólo concre-
tista-reductivo, sino ante todo constructivo. Desde esta perspec­
tiva constructiva, muchas veces cambia de repente la situación de
bloqueo.
147 M ediante el tratam iento constructivo de lo inconsciente, es
decir, preguntándose p o r el sentido y por la finalidad, se ponen
los cim ientos para la com prensión de ese proceso que denom i­
no función transcendente.
148 N o estaría de más intercalar aquí un com entario acerca de
una objeción que se ha oído con frecuencia: que el m étodo
constructivo es sugestión. Este m étodo ciertam ente se basa en
que el símbolo (es decir, la imagen onírica o la fantasía) ya no
es valorado sem ióticam ente, es decir, como signo de los proce­
sos instintivos elementales, sino sim bólicam ente, entendiendo
por «símbolo» una expresión que reproduce de la m ejor m anera
posible una situación compleja y todavía no com prendida con
claridad por la consciencia. A través de la descom posición ana­
lítica de esta expresión, sólo se consigue explicar sus com po­
nentes elem entales originarios. C on ello no se pretende negar
que una m ayor com prensión de los elem entos tenga, hasta cier­
to grado, tam bién sus ventajas; sin embargo, pasa por alto la
cuestión de la finalidad. De ahí que la descomposición del sím­
bolo en este estadio del análisis sea reprobable. El m étodo para
intentar averiguar el sentido insinuado por el símbolo es en
principio el mismo que el de la descomposición analítica: se
recogen las ocurrencias del paciente, que por lo general son
suficientes incluso para ser utilizadas sintéticam ente. Su aplica­
ción tam bién se efectúa en un sentido simbólico, no semiótico.
La pregunta es la siguiente: ¿A qué sentido aluden las ocurren­
cias A, B, C, etc., contem pladas junto al contenido m anifiesto
del sueño?
1 49 Una paciente soltera soñó que alguien le entregaba una mag­
nífica y antiquísim a espada profusamente engalanada, que había
sido desenterrada de un túm ulo.

78
I A F U N C I Ó N I KA N S I N I)I N I I

Ocurrencias de la paciente

La espada de su padre. Una vez la em puñó delante de ella al


Sol y su brillo la dejó particularm ente im presionada. Su padre
era, en todos los sentidos, un hom bre resuelto y voluntarioso,
de tem peram ento fogoso y dado a las aventuras amorosas. Una
espada de bronce celta. La paciente se jacta de su origen celta.
Los celtas son tem peram entales, fogosos y apasionados. Los
adornos de la espada tienen un aspecto m isterioso: antigua tra­
dición, runas, signos de sabiduría antigua, culturas antiquísimas,
patrim onio de la hum anidad desenterrado de la tum ba y sacado
de nuevo a la luz.

Interpretación analítica Interpretación constructiva

La paciente tiene un marcado Es com o si la paciente necesitara un


complejo paterno y muchas fan­ arma así. Su padre tenía el arma. Era un
tasías eróticas en torno al pa­ hombre resuelto y vivía de acuerdo con
dre, al que perdió a una edad ello, asumiendo también las dificultades
temprana. Siempre se ponía en de su temperamento, p or lo que, aun­
el lugar de la madre, aunque que llevaba una vida agitada y turbulen­
oponiendo una gran resistencia ta, no estaba neurótico. El arma es un
frente al padre. N unca pudo antiguo patrimonio de la humanidad que
conquistar a un hombre pare­ yacía enterrado en la paciente y que sale
cido a su p ad re; de ahí que a relucir gracias a la labor de desenterra­
e lig iera, con tra su vo luntad, miento (análisis). El arma está relaciona­
hombres débiles y neuróticos. da con la inteligencia y la sabiduría. Es
También en el análisis muestra un instrumento de ataque y de defensa.
una fuerte resitencia contra el El arma del padre era una voluntad apa­
m édico-padre. El sueño desen­ sionada e inflexible con la que se abría
tierra su deseo del «arma» del paso a través de la vida. La paciente,
padre. Una anticipación teórica hasta entonces, era lo contrario en todos
aludiría aquí sin más a una fan­ los sentidos. Ahora se da cuenta de que
tasía fálica. las personas también pueden tener v o ­
luntad y no necesitan ir a la deriva, como
ella había creído siempre. La voluntad
basada en la sabiduría de la vida y en la
inteligencia es un viejo patrim onio de la
humanidad que también ella posee, pero
que hasta ahora estaba enterrado, pues
incluso en este aspecto es la hija de su
padre, de lo que hasta ahora, por ser
una niña mimada y por su m odo de ser
llorón e infantil, no se había dado cuen­
ta. La paciente era extremadamente pa­
siva y vivía entregada a las fantasías se­
xuales.

79
IA D I N Á M I C A 13» I U I N C O N S C I I N I L

150 En este caso no lii/.o falta que el médico aportara más ana­
logías. De las asociaciones de la paciente se había obtenido todo
lo necesario. A este tratam iento del sueño se le puede objetar
que está basado en la sugestión. Pero entonces se olvida com ­
pletam ente que una sugestión para la que no existe ninguna
predisposición interna nunca es adm itida, o si lo es después de
m ucho insistir se desvanece de inm ediato. Una sugestión adm i­
tida durante un largo periodo de tiem po responde siem pre a
una fuerte predisposición psicológica, que sencillamente es des­
encadenada p o r la denom inada sugestión. De ahí que esta obje­
ción sea irreflexiva, pues atribuye a la sugestión una fuerza
mágica que en m odo alguno posee; si así fuera, la terapia suges­
tiva sería de una eficacia sin precedentes y convertiría los proce­
dim ientos analíticos en absolutam ente superfluos. Aparte de eso,
la objeción de la sugestión no tendría en cuenta el hecho de que
las propias ocurrencias de la paciente aluden al significado cul­
tural de la espada.
151 Tras esta digresión, volvamos a la cuestión de la función
transcendente. Vemos que durante el tratamiento la función trans­
cendente parece, p o r así decir, artificialm ente provocada, pues­
to que está muy respaldada por la ayuda del médico. Sin em bar­
go, si el paciente llegara a valerse por sí mismo, con el tiem po
podría prescindir de la ayuda externa. Lo ideal sería que fuera
capaz de interpretar sus sueños, pues son el instrum ento ideal
para hacer una síntesis de los datos inconscientes y conscientes;
pero la dificultad práctica de analizar uno mismo sus propios
sueños es demasiado grande.
152 Para utilizar la función transcendente necesitamos los datos
de lo inconsciente. En principio, el sueño se revela com o la
expresión de los procesos inconscientes a la que se accede con
m ayor com odidad. El sueño es, por así decirlo, un producto
puro de lo inconsciente. Los cambios que experim enta el sueño
durante el proceso de venir a la consciencia son indudables,
pero no m erecen demasiada atención, ya que tam bién ellos son
de procedencia inconsciente y, por lo tanto, no son desfigura­
ciones deliberadas. Los posibles cambios respecto a la imagen
original del sueño provienen de un estrato más superficial de lo
inconsciente y, por esta razón, constituyen un m aterial incons­
ciente igualm ente aprovechable. Son postinvenciones basadas
en el sueño. Lo mismo cabe decir de las frecuentes imágenes
adicionales que «emergen libremente» en el duermevela o nada
más despertarse. Puesto que el sueño procede del dorm ir, acusa
asimismo todas las características del abaissement du niveau

80
LA F U N C I Ó N I H A N S C E N I U N I I

m ental (Janet), es decir, la escasa tensión energética: disconti­


nuidad lógica, fragm entación, creación de analogías, asociacio­
nes superficiales de naturaleza lingüística, acústica y formal, con­
tam inaciones, irracionalidad de la expresión, confusión, etc.
Con una m ayor tensión energética, los sueños adquieren un
carácter más ordenado, adoptan una com posición dram ática,
m uestran un sentido más claro y coherente, increm entando el
valor de sus asociaciones.
153 Del mismo m odo que la tensión energética generalm ente es
muy escasa m ientras se duerm e, así tam bién los sueños, en com ­
paración con los contenidos de la consciencia, son expresiones
pobres de los contenidos inconscientes, cuyo aspecto constructi­
vo, a diferencia del reductivo, es muy difícil de com prender. De
ahí que los sueños sean, por lo general, un m aterial poco apro­
piado o difícilmente aprovechable para la función transcenden­
te, ya que casi siempre exigen demasiado del sujeto.
154 Tendrem os, pues, que recurrir a otras fuentes como, por
ejemplo, las interferencias inconscientes en el estado de vigilia,
las denom inadas «ocurrencias librem ente emergentes», los tras­
tornos inconscientes de la conducta, los engaños de la m em oria,
los olvidos, las conductas sintomáticas, etc. Estos materiales, la
m ayor parte de las veces, son más valiosos en el aspecto reduc­
tivo que en el constructivo; son dem asiado fragm entarios y ca­
recen de una coherencia más o m enos larga, que para la com ­
prensión del sentido es imprescindible.
155 N o ocurre lo mismo con las fantasías espontáneas, que casi
siem pre surgen con una forma relativamente estructurada y co­
herente y suelen estar cargadas de significados evidentes. Algu­
nos pacientes tienen la facultad de producir fantasías en cual­
quier m om ento, sim plemente suspendiendo la atención crítica
para que «emerjan libremente». Estas fantasías son aprovecha­
bles, pero ese don especial no es demasiado frecuente. M edian­
te una práctica adecuada, sin embargo, se puede desarrollar esa
facultad, de tal m anera que aum ente considerablem ente el n ú ­
m ero de personas con esa capacidad para crear fantasías. El
entrenam iento consiste, en prim er lugar, en practicar sistem áti­
cam ente la suspensión de la atención crítica, con lo que se p ro ­
duce un vacío de la consciencia que favorece la aparición de las
fantasías listas para emerger. Para ello se parte de la base de que
efectivam ente haya fantasías cargadas de libido que estén listas
para em erger, cosa que no ocurre siempre, en cuyo caso haría
falta tom ar m edidas especiales.
156 Antes de pasar a exponer estos m étodos especiales, tengo

81
IA D I N Á M I C A 1) 1 LO I N C O N S G I I N I I

que comentar que me da la impresión de que tal vez el lector se


pregunte dubitativo para qué son necesarios en realidad todos
esos preparativos y por qué hay que sacar a relucir a toda costa
los contenidos inconscientes. ¿No bastaría con que ellos mis­
mos, de vez en cuando, se hicieran — molestamente, la mayor
parte de los casos— perceptibles por sus propios medios? ¿Por
qué sacar a relucir a la fuerza lo inconsciente? ¿Acaso no sería
preferible, como objetivo del tratamiento analítico, lo contra­
rio, es decir, vaciar de fantasías lo inconsciente y, de este modo,
dejarlo inactivo?
57 N o creo que esté de más considerar con cierto detenimiento
estas reflexiones, ya que los métodos para que los contenidos
inconscientes despierten a la consciencia pueden parecer nuevos
e inusuales, y quizá también extraños. De ahí que, como prim e­
ra medida, tengamos que ocuparnos de estas objeciones natura­
les para que no nos supongan un estorbo cuando pasemos a
exponer los métodos mencionados.
58 Com o ya se ha dicho, para ampliar los contenidos conscien­
tes necesitamos los inconscientes. Si la actitud consciente sólo
estuviera escasamente «dirigida», lo inconsciente podría abrirse
paso por sus propios medios, como les ocurre a todas aquellas
personas cuya tensión consciente no parece alcanzar grados su­
periores, por ejemplo los primitivos. En este caso, no hace falta
tomar medidas especiales para acceder a lo inconsciente; es más,
en cierto sentido nunca hay que tomar medidas especiales con
ellos, pues quien menos conoce su lado inconsciente más influi­
do está por él, sólo que sin ser consciente de ello. La secreta
cooperación de lo inconsciente en la vida está presente siempre
y en todas partes, por lo que no es necesario buscarla. Lo que se
busca es despertar a la consciencia los contenidos inconscientes
que estén en vías de influir en nuestra conducta; de este modo,
lo que se evita es precisamente la secreta intromisión de lo
inconsciente y sus desagradables consecuencias.
59 Es cierto que uno puede preguntarse: ¿Por qué no se le
puede dejar a lo inconsciente abandonado a sí mismo? Quien
todavía no haya tenido malas experiencias en este aspecto natu­
ralmente no buscará ningún motivo para controlar lo incons­
ciente. Pero quien haya pasado por esas experiencias dará la
bienvenida a la mera posibilidad de controlar lo inconsciente.
La direccionalidad es una necesidad imprescindible del proceso
consciente, pero, como ya hemos visto, implica una unidirec-
cionalidad inevitable. Dado que la psique es un aparato autorre­
gulador, como el cuerpo vivo, lo inconsciente tiene siempre

82
I A t U N C I Ó N I K A N S C I N D I N r i

preparado el correspondiente contraefecto regulador. Si no exis­


tiera la direccionalidad de la función consciente podrían entro­
meterse sin más las influencias opuestas de lo inconsciente. Pero
es precisamente la direccionalidad la que las excluye, aunque
naturalmente no anula el contraefecto, que se produce de todos
modos. La influencia reguladora del contraefecto es eliminada,
sin embargo, por la atención crítica y por una voluntad cons­
ciente de su propósito, ya que el contraefecto como tal no pare­
ce encajar en la direccionalidad consciente. En ese sentido, la
psique del hombre civilizado ya no es un aparato autorregula­
dor, sino algo comparable a una máquina cuya regulación auto­
mática de la velocidad es, por una parte, tan insensible que
puede continuar su actividad hasta perjudicarse a sí misma, y,
por otra, está sometida a la intromisión de una arbitrariedad
unilateral.
160 Si se suprime el contraefecto inconsciente, éste pierde su
influencia reguladora. Entonces empieza a producir un efecto
acelerador e intensificador sobre la direccionalidad del proceso
consciente. Es como si el contra efecto perdiera su influencia
reguladora y, en general, su energía, pues surge un estado en el
que no sólo parece no tener lugar ningún contraefecto inhibito­
rio, sino que la energía de éste parece sumarse a la de la direc­
cionalidad consciente. Esto lo facilita, en primer lugar, la reali­
zación del propósito consciente, el cual, sin embargo, al no estar
inhibido, puede luego imponerse desproporcionadamente a cos­
ta del conjunto. Si alguien, por ejemplo, sostiene una opinión
un poco osada, y lo hace suprimiendo el contraefecto, es decir,
la duda pertinente, con m ayor motivo — aun en perjuicio pro­
pio— insistirá en su afirmación.
161 La facilidad con que se elimina el contraefecto se correspon­
de con el grado de disociabilidad de la psique y da lugar a la
pérdida del instinto, lo cual es característico — y también nece­
sario— del hombre civilizado, ya que los instintos primarios
dificultan considerablemente la adaptación social. En todo caso,
no se trata de una verdadera atrofia de los instintos, sino por lo
general sólo de un producto de la educación relativamente du­
radero que, si no sirviera para satisfacer importantes intereses
del individuo, nunca arraigaría de ese modo.
162 Para no hablar de los ejemplos cotidianos que surgen en la
práctica, mencionaré el caso Nietzsche tal y como se manifiesta
en A sí habló Zaratustra. El descubrimiento del hombre «supe­
rior» y del «más horrible» responde a la regulación inconsciente,
ya que los hombres «superiores» quieren reducir a Zaratustra a

83
IA DINAMICA B l 1 0 IN CO NSCIINM

la esfera de la hum anidad adocenada, y el hom bre «más ho rri­


ble» es la mismísima personificación del contraefecto. Sin em ­
bargo, el «león moral» de Zaralustra, con sus rugidos, devuelve
todas estas influencias, sobre todo la compasión, a la caverna de
lo inconsciente. De este m odo, queda anulada la influencia re ­
guladora, pero no el secreto contraefecto de lo inconsciente,
que se manifiesta con toda claridad en los escritos de Nietzsche.
Este busca prim ero al adversario en W agner, al que no puede
perdonarle su Parsifal, pero toda su ira se centra enseguida en el
cristianismo y, especialmente, en san Pablo, con cuya vida coin­
cidió en algunos aspectos. Com o es sabido, la psicosis le llevó,
antes que nada, a identificarse con el «Crucificado» y con el
despedazado Zagreo. Con esta catástrofe salió a relucir el con­
traefecto.
163 O tro ejemplo es ese caso clásico de delirios de grandeza que
se ha conservado en el cuarto capítulo del Libro de Daniel.
C uando N abucodonosor se hallaba en la cúspide del poder,
tuvo un sueño que le presagiaba una desgracia si no se hum illa­
ba. Daniel interpretó el sueño muy profesionalm ente, pero n a­
die le hizo caso. Los acontecim ientos posteriores, sin embargo,
dieron la razón a su interpretación, pues N abucodonosor, tras
haber elim inado la influencia reguladora inconsciente, sucum ­
bió a una psicosis que contenía precisam ente ese contraefecto al
que el rey había querido sustraerse: él, el dueño del m undo, se
convirtió en un animal.
164 Un conocido mío me contó una vez un sueño en el que se
caía al vacío desde la cima de una m ontaña. Le expliqué un
poco la influencia de lo inconsciente y le dije que tuviera cuida­
do con las escaladas dem asiado arriesgadas, a las que era muy
aficionado. Pero él se rió de mí, con el resultado de que, al cabo
de unos meses, efectivamente sufrió una caída m ortal.
165 Estas cosas, que ocurren una y otra vez con todas las varian­
tes posibles, le dejan a uno — al que las experim enta— pensati­
vo y tom a consciencia de lo fácil que es no tener en cuenta las
influencias reguladoras. Así pues, habría que esforzarse en no
pasar p o r alto la regulación inconsciente, tan necesaria para
nuestra salud m ental y física. Con tal m otivo, hay que procurar
valerse de la autoobservación y de la autocrítica. Pero la m era
autoobservación y el simple autoanálisis intelectual son recursos
insuficientes para establecer el contacto con lo inconsciente.
Aunque al hom bre no le faltan nunca experiencias desagrada­
bles, todo el m undo tem e arriesgarse a cualquiera de ellas, en
especial si cree ver la más m ínim a posibilidad de eludirla. La

84
I. A F U N C I Ó N r U A N J C I N O l N r i

tendencia a evitar cuanto antes lo desagradable es com pleta­


mente legítima. Y el conocim iento de las influencias regulado­
ras, en muchos casos, puede efectivamente ayudar a eludir las
malas experiencias innecesarias. N o es necesario dar rodeos
cuando éstos no están m arcados por una irritación especial,
sino p o r dificultades fatigosas, com o ocurre con frecuencia.
Basta con que demos rodeos y nos perdam os en terreno desco­
nocido e inexplorado; pero extraviarse en las amplias avenidas
de un terreno habitado es sencillamente indignante. Esto se
puede evitar m ediante el conocim iento de los factores regulado­
res. La pregunta que se plantea ahora es la siguiente: ¿Cuáles
son las posibilidades y Jos recursos de los que disponem os para
el conocim iento de lo inconsciente?
16 6 Si no contam os con una producción espontánea de fantasías
habrá que valerse de un artificio. El m otivo por el que se nece­
sita recurrir a una ayuda de estas características deriva norm al­
m ente de un estado de ánimo deprim ido o con algún otro tipo
de alteración, del que no se haya podido constatar una razón
suficiente. N aturalm ente, dicho estado de ánim o suele tener
motivos racionales en abundancia. Ya el simple hecho de que
haga mal tiem po es una razón suficiente. Pero ninguna de estas
razones es satisfactoria com o explicación, dado que una ex­
plicación causal de estos estados de ánim o sólo es satisfactoria
— aunque a medias— para el que está fuera. Este se conform a
con una relativa saturación de su necesidad de causalidad; le
basta con saber a qué se debe ese estado, pues él no siente las
exigencias del que padece la depresión. Al afectado le interesa
m ucho m enos que le respondan a la pregunta del porqué que a
la del para qué o a la del remedio. En la intensidad del trasto r­
no afectivo reside el valor, es decir, la energía que el afectado
debería tener disponible para rem ediar el estado de adaptación
m erm ada. Reprim iendo este estado o desvalorizándolo racio­
nalm ente no se consigue nada.
167 Para lograr apoderarse de esa energía que se halla en un
lugar im propio, se tom a el estado afectivo com o base o punto
de partida del procedim iento. Com o más consciencia se tom a
del propio estado de ánim o es sumergiéndose por com pleto en
él y fijando por escrito todas las fantasías y demás asociaciones
que vayan surgiendo. Hay que dejar volar la im aginación lo
más librem ente posible, aunque no hasta el punto de que se
salga del ám bito de su objeto, es decir, del afecto; no se debe,
pues, seguir haciendo asociaciones hasta el infinito. La denom i­
nada «asociación libre» pasa por alto el objeto y nos lleva hacia

85
IA D I N A M I C A 01 10 IN CO NSCU N I I

unos com plejos de Ion que 110 M lib e con certeza si se refieren
al afecto o si constituyen desplazam ientos que lo suplantan. De
este procedim iento resulta tina expresión más o menos com ple­
ta del estado de ánim o, la cual reproduce concreta o sim bóli­
camente el contenido de la turbación. Dado que ésta no tiene
su origen en la consciencia, sino que supone una inoportuna
interferencia p o r parte de lo inconsciente, la expresión resul­
tante es, por así decir, una imagen de los contenidos y tenden­
cias de lo inconsciente incluidos in globo en la turbación. El
procedim iento supone una especie de enriquecim iento e ilus­
tración del afecto y hace que éste se aproxim e a la consciencia
junto con sus contenidos. De este m odo, el afecto adquiere
expresividad, p or lo que al mismo tiem po se vuelve com pren­
sible. Este efecto puede ya por sí solo ejercer una influencia
favorable y estim ulante. En cualquier caso, se crea una situa­
ción nueva en la que el afecto, hasta entonces inconexo, se
convierte en una idea más o m enos clara y articulada, y ello
gracias al buen recibim iento y a la cooperación por parte de la
consciencia. Esto supone el inicio de la función transcendente,
a saber, la colaboración entre los datos inconscientes y los cons­
cientes.
168 El trasto rn o afectivo tam bién puede dilucidarse de otra
m anera, no ya intelectualm ente, pero sí al m enos gráficamente.
Los pacientes que estén dotados para la pintura o el dibujo
pueden expresar el afecto m ediante una imagen. N o se trata de
realizar una representación técnica o estéticam ente satisfacto­
ria, sino de dejar volar la imaginación y hacer lo que buena­
m ente se pueda. En principio, este procedim iento coincide con
el anteriorm ente descrito. Tam bién en este caso se crea un p ro ­
ducto de influencia inconsciente y consciente que encarna el
esfuerzo de lo inconsciente por salir a la luz y, sim ultáneam en­
te, la aspiración de la consciencia a la substancia.
169 Pero a m enudo hay casos en los que no existe ninguna tu r­
bación afectiva claram ente definida, sólo un m alestar general
indefinido e incom prensible, un sentim iento de resistencia a
todo, una especie de aburrim iento o de tedio de carácter inde­
finible, o algo así com o un vacío de difícil explicación. En estos
casos, no existe ningún punto de partida determ inado, sino que
antes habría que crearlo. Aquí hace falta una particular in tro ­
versión de la libido, tal vez incluso respaldada p o r unas condi­
ciones externas favorables, como la tranquilidad absoluta, en
especial de noche, que es cuando la libido tiene de por sí una
tendencia a la introversión. «Es de noche... A hora es cuando

86
LA f l l N C I Ó N t K A N S C f N O l I N M

hablan más alto las fuentes saltarinas, y tam bién mi alma es una
fuente saltarina», com o dice Nietzsche*.
170 La atención crítica ha de ser eliminada. Los visualmente
capacitados deberán concentrar sus expectativas en que se p ro ­
duzca una imagen interna. Por regla general, se producirá tal
imagen de la fantasía (tal vez hipnagógica), que habrá de ser
m inuciosam ente exam inada y fijada por escrito. Los que están
capacitados para lo acústico-lingüístico suelen oír palabras en
su interior. Al principio, quizá sólo sean fragm entos de frases
aparentem ente sin sentido que, sin embargo, tam bién habrán de
ser detenidam ente contem plados y fijados por escrito. Hay quie­
nes en esos m om entos sólo perciben su «otra» voz: no pocos
poseen una especie de crítico o juez interior que juzga su con­
ducta. Los enferm os m entales oyen esa voz en form a de alucina­
ciones en voz alta. Pero tam bién las personas norm ales con una
vida interior algo desarrollada pueden reproducir sin dificultad
esa voz inaudible. Sin embargo, com o suele ser m olesta y rebel­
de, casi siempre la reprim en. Com o es natural, a estas personas
no les resulta difícil establecer la relación con el m aterial in ­
consciente y crear así la condición previa para la función trans­
cendente.
171 H ay tam bién otras personas que ni ven ni oyen en su inte­
rior, pero cuyas m anos tienen la facultad de expresar conteni­
dos de lo inconsciente. Tales personas se valen provechosam en­
te de m ateriales plásticos. Son relativamente escasos aquellos
cuyas capacidades m otrices posibilitan que lo inconsciente se
manifieste a través del m o vim ien to , com o por ejemplo el baile.
El inconveniente de que los m ovimientos no se puedan fijar por
escrito ha de ser com pensado dibujando después tales m ovi­
m ientos con todo detalle para que no desaparezcan de la m e­
moria. La escritura autom ática, directam ente o con la plancheta,
es aún más rara, pero igualm ente aplicable. Este procedim iento
ofrece asimismo resultados muy aprovechables.
172 Abordem os ahora la cuestión de qué hacer con el m aterial
acum ulado m ediante alguno de los m étodos descritos. Para esta
pregunta no existe una respuesta a priori, ya que sólo se obtiene
una reacción — provisional, pero que determ ina todo lo sucesi­
vo— una vez que se ha confrontado la consciencia con los p ro ­
ductos de lo inconsciente. Sólo la experiencia práctica puede
dar inform ación al respecto. En lo que alcanza mi experiencia,

* A s í h a b ló Z a ra tu stra y «La can c ió n d e la n oche», p. 159.

87
IA D I N A M I C A 01 LO I N C O N J C I I N I I

me da la impresión de que existen dos tendencias diferentes:


una está orientada a la creación y la otra a la com prensión.
173 C uando pesa más el principio creativo, los m ateriales obte­
nidos son transform ados, ampliados y som etidos a una especie
de condensación de los m otivos en símbolos más o menos este­
reotipados, que estimulan la im aginación creativa y que princi­
palm ente actúan com o m otivos estéticos. Esta tendencia da ori­
gen al problem a estético de la creación artística.
174 C uando, por el contrario, pesa más el principio de la c o m ­
prensión, el aspecto estético interesa relativam ente poco y, a
veces, incluso resulta un im pedim ento; sin em bargo, se estable­
ce una relación muy estrecha con el significado del producto
inconsciente.
175 M ientras que la creación estética tiene tendencia a aferrarse
al aspecto formal del m otivo, la com prensión intuitiva se p ro ­
pone con frecuencia atrapar el sentido al vuelo, a partir de las
meras — e insuficientes— alusiones que ofrece el m aterial, sin
tener en cuenta aquellos elementos que habrían salido a relucir
si se hubiera procedido con más cuidado.
176 Estas dos tendencias no se manifiestan por un acto arbitra­
rio, sino que son el resultado de la personalidad individual.
Ambas tienen sus riesgos, es decir, sus típicos errores y desvíos.
El peligro de la tendencia estética es la sobrevaloración de lo
formal, es decir, del valor «artístico» de las creaciones produci­
das, con lo que la libido es desviada de su verdadero objetivo, la
función transcendente, hacia problem as creativos puram ente es­
tético-artísticos. El peligro de la voluntad de com prensión es la
sobrevaloración del aspecto del contenido, el cual es sometido a
un análisis y a una interpretación intelectuales, por lo que se
pierde el carácter esencialmente simbólico. H asta cierto punto,
sin embargo, sí hay que hacer estos desvíos, para así satisfacer las
exigencias estéticas o las intelectuales, según cuáles predom inen
en cada caso individual. Pero el peligro de ambos desvíos merece
ser destacado, ya que la sobrevaloración de las creaciones p rodu­
cidas p or lo inconsciente a partir de un punto determ inado del
desarrollo psíquico suele ser muy grande debido a la previa in-
fravaloración, igualmente enorme, de tales productos. Dicha in-
fravaloración es uno de los mayores impedimentos para la crea­
ción de m ateriales inconscientes, pues revela el desprecio
colectivo de los productos individuales: nada es bueno o bello si
no encaja en el esquema colectivo. Ciertam ente, el arte contem ­
poráneo empieza a hacer intentos de com pensar este aspecto. Lo
que falta no es el reconocim iento colectivo del producto indivi­

88
I A P U N C I Ó N T R A N S C E N D E N T E

dual, sino su apreciación subjetiva, es decir, la com prensión de


sil significado y de su valor para el sujeto. El sentim iento de
inferioridad con respecto al propio producto, naturalm ente, no
es algo general; y tam poco es raro lo contrario, es decir, una
sobrevaloración ingenua y acrítica con pretensiones de un reco­
nocim iento colectivo obligado. Cuando se supera el inicialmente
entorpecedor sentim iento de inferioridad es fácil caer en lo con­
trario, a saber, en una sobrevaloración igualmente grande. En el
caso contrario, la sobrevaloración inicial se transform a a m enu­
do en un escepticismo desvalorizante. El error de estos juicios
radica en la falta de independencia y en la inconsciencia del
individuo, que o bien sólo sabe medir en valores colectivos o
bien, com o consecuencia de una inflación del yo, pierde por
com pleto el juicio.
177 Una de las vías parece ser el principio regulador de la otra:
ambas guardan entre sí una relación com pensatoria. La expe­
riencia le da la razón a esta fórmula. Si desde ahora mismo
querem os sacar conclusiones generales, podem os decir que la
creación estética precisa de la com prensión del sentido y vice­
versa. De este m odo, se com plem entan las dos tendencias de la
función transcendente.
178 Los prim eros pasos de las dos vías obedecen al mismo prin­
cipio: la consciencia presta sus medios de expresión al conteni­
do inconsciente; más no debe dar la consciencia, para que los
contenidos inconscientes no se desvíen en la dirección de la
consciencia. En lo que respecta a la form a y al contenido, la
dirección ha de dejarse a cargo de la ocurrencia supeditada a lo
inconsciente. Esta situación supone un retroceso — percibido
com o penoso— del punto de vista consciente, lo cual es fácil de
entender, si se tiene en cuenta cómo suelen presentarse los con­
tenidos de lo inconsciente: como cosas que o bien son p o r natu­
raleza dem asiado débiles para traspasar el um bral de la cons­
ciencia, o bien son incom patibles y quedan excluidas por
múltiples razones. La mayoría de las veces son contenidos irra­
cionales — en parte, inoportunos y, en parte, inesperados— ,
cuya no contem plación o represión resulta com prensible sin
más. Sólo una pequeña parte de los contenidos tiene un valor
inusual desde el punto de vista colectivo o desde el subjetivo.
Los contenidos que colectivamente carecen de valor pueden ser
de un gran valor desde una perspectiva individual. Este hecho
se manifiesta a través de la acentuación afectiva, independiente­
m ente de si ésta es percibida por el sujeto com o algo positivo o
negativo. Tam bién la sociedad discrepa en cuanto a la acogida

89
ÍA D I N A M I C A S I LO I N C O N S C I I N I I

de ideas nuevas y desconocidas que afecten a su em ocionalidad.


El objetivo del procedim iento inicial es el hallazgo de conteni­
dos sentim entalm ente acentuados, ya que se trata siempre de
situaciones en las que la unilateralidad de la consciencia choca
con la resistencia de la esfera de los instintos.
179 Las dos vías no se dividen hasta que una se rige por el as­
pecto estético y la otra, en cambio, por el aspecto intelectual y
moral. El caso ideal sería una yuxtaposición proporcionada o
una alternancia rítm ica de ambas posibilidades. La una sin la
otra parece algo casi imposible, aunque a veces la encontrem os
en la experiencia: a costa del sentido, la voluntad creativa se
apodera del objeto, o bien la voluntad com prensiva se im pone
anticipadam ente a la creación. Los contenidos inconscientes
tienden a manifestarse prim ero con claridad, cosa que sólo pue­
den hacer a través de la creación, y sólo pueden ser juzgados
después, una vez que se han com prendido todos sus «enuncia­
dos». Por esta razón, el propio Freud hacía que los contenidos
de los sueños se enunciaran, p o r así decir, en form a de «asocia­
ciones libres», antes de ser interpretados.
180 N o en todos los casos es suficiente con explicar el contexto
conceptual del contenido de un sueño. A m enudo se im pone la
necesidad de ilustrar los contenidos imprecisos m ediante una
creación visible, com o por ejemplo el dibujo, la pintura o el
m odelado. M uchas veces las manos son capaces de descifrar un
enigm a que la inteligencia no ha sabido resolver. A través de la
creación, en el estado de vigilia se puede rastrear el sueño y
ap o rtar más detalles del mismo, de tal m anera que lo que ini­
cialm ente parecía fortuito, incom prensible y aislado, queda in­
tegrado en la esfera del conjunto de la personalidad, aunque de
un m odo todavía inconsciente para el sujeto. La creación estéti­
ca se da p o r satisfecha con eso y renuncia a intentar descubrir
un sentido. De ahí que algunos pacientes se crean artistas (natu­
ralm ente, desconocidos). La voluntad de com prensión que re ­
nuncia a una creación concienzuda comienza con una burda
ocurrencia, p or lo que carece de una base suficiente. Si, en
cambio, em pieza p o r crear un producto, hay cierta probabili­
dad de éxito. C uanto menos se elabore el m aterial de partida,
m ayor será el peligro de que la com prensión no esté determ ina­
da p o r la situación empírica, sino por prejuicios teóricos y m o ­
rales. La com prensión de la que se trata en esta etapa radica en
la construcción del sentido que hipotéticam ente parece albergar
la prim era ocurrencia.
181 Está claro que un procedim iento de estas características sólo

90
I A PUNCION lAAN SCtN DINII

se puede llevar ¡i cabo legítim amente si existe suficiente motivo.


Únicamente se puede dejar la dirección a cargo de lo incons­
ciente si en él está viva la voluntad de dirección. Esto, sin em ­
bargo, solam ente ocurre cuando la consciencia se halla en algu­
na situación de apuro. Si se consigue proporcionar una form a
creativa al contenido inconsciente y entender el sentido de lo
creado se plantea entonces la cuestión de cóm o se com porta el
yo con respecto a esta situación. Así da comienzo la relación
entre el yo y lo inconsciente. Ésta es la segunda — y la más
im portante— parte del procedim iento, la aproxim ación de los
opuestos, así com o el origen y el inicio de una tercera parte: la
función transcendente. En esta tercera etapa, la dirección ya no
está en m anos de lo inconsciente sino del yo.
182 Aquí no se trata de definir el yo individual, sino de dejarlo
com o está, en su banal realidad, com o ese centro de continui­
dad de la consciencia de cuya presencia se tiene constancia des­
de los tiem pos de la infancia. Frente a él hay una circunstancia
psíquica, un producto que debe su existencia a sucesos princi­
palm ente inconscientes y que, por ese m otivo, en cierto m odo
se halla en oposición al yo y a su tendencia.
183 Este punto de vista es esencial para cualquier relación con
lo inconsciente. El yo ha de perseverar en su equivalencia frente
a lo inconsciente, y viceversa. Esto supone tanto com o una ad­
vertencia necesaria; pues del mismo m odo que la consciencia
del hom bre civilizado ejerce sobre lo inconsciente un efecto
restrictivo, así tam bién un nuevo reconocim iento de lo incons­
ciente suele ejercer un efecto francam ente peligroso sobre el yo.
Igual que el yo anulaba antes lo inconsciente, así tam bién un
inconsciente liberado puede arrinconar al yo y sobreponerse a
él. El peligro consiste en que el yo «pierda la serenidad», es
decir, que ya no sepa defender su existencia frente al embate de
los factores afectivos, una situación que a m enudo se da al co­
mienzo de una esquizofrenia. Sin em bargo, este peligro no exis­
tiría — o sí, pero en m enor m edida— si la relación con lo in­
consciente pudiera hacer desaparecer la dinámica de los afectos.
Y esto es lo que norm alm ente se intenta a través de la estetiza-
ción o de la intelectualización de la posición contraria. Pero la
relación con lo inconsciente ha de abarcar todos los aspectos,
pues la función transcendente no es un proceso parcial que
pueda transcurrir con algún tipo de limitación, sino un suceso
global en el que están com prendidos o, m ejor dicho, han de
estar com prendidos todos los aspectos. De ahí que el afecto
tenga que ser utilizado en todo su valor. Aunque la estetización

91
IA D I N A M I C A V I 10 I N C O N J C I I M I L

y la intelectualización Non magnificas armas contra los afectos


am enazadores, sin embargo sólo pueden aplicarse cuando se tra­
ta de una amenaza vital, y 110 para sustraerse a una obligación.
184 Gracias al m inucioso análisis de Freud, el tratam iento de la
neurosis cuenta con la existencia del factor em ocional en toda
su am plitud, de m odo que la personalidad puede ser rigurosa­
m ente contem plada com o un todo, lo que es válido para ambas
partes, tan to paciente como médico. H asta qué punto puede
éste escudarse en la teoría sigue siendo una delicada cuestión
discrecional. En cualquier caso, el tratam iento de la neurosis no
es una cura term al psicológica, sino una renovación de la perso­
nalidad que afecta a todos y cada uno de los aspectos de la vida.
La relación con el opuesto es una cuestión grave de la que suelen
depender muchas cosas. Tom arse en serio a la otra parte cons­
tituye un requisito indispensable de la relación. Sólo p o r eso los
factores reguladores pueden influir en la conducta. Ese tom ár­
selo en serio no significa al pie de la letra, sino dar crédito a lo
inconsciente, ofrecerle la posibilidad de cooperar para evitar un
trastorno autom ático de la consciencia.
185 Así pues, en la relación no sólo está legitimado el punto de
vista del yo, tam bién a lo inconsciente se le otorga su autoridad
correspondiente. Aunque el que dirige la relación es el yo, tam ­
bién se le concede la palabra a lo inconsciente: audiatur et al­
tera pars.
186 D onde m ejor se com prueba cóm o se puede dirigir esa rela­
ción es en aquellos casos donde se percibe la «otra» voz más o
m enos claram ente. Para este tipo de gente resulta técnicam ente
muy sencillo fijar p or escrito la «otra» voz y responder a su
enunciado desde el punto de vista del yo. Es com o si se entabla­
ra un diálogo entre dos personas con igualdad de derechos: una
cree a la otra capaz de form ular un argum ento válido y, por ese
m otivo, merece la pena aunar o diferenciar claramente los p u n ­
tos de vista opuestos m ediante com paraciones y discusiones con­
cienzudas. Pero dado que el camino hacia la unificación rara
vez es directo, hay que soportar por regla general un largo
conflicto que exige sacrificios por ambas partes. Una relación
de esta clase podría también, darse entre médico y paciente, y lo
más probable sería que al prim ero le tocara desem peñar el p a­
pel de abogado del Diablo.
187 Es alarm ante com probar lo poco capacitado que está el ser
hum ano para aceptar los argum entos del otro, a pesar de ser esa
capacidad la condición básica indispensable de toda com unidad
hum ana. C on esa dificultad general ha de contar todo aquel que

92
LA P U N C I Ó N T K A N S C L N O E N T I

se disponga a entablar una relación consigo mismo. En la mis­


ma medida en que no acepte al otro, tampoco concederá el
derecho a la existencia al «otro» que hay dentro de sí mismo, y
viceversa. La capacidad para el diálogo interior es un baremo
para medir la objetividad exterior.
188 Si en el caso del diálogo interno la relación puede ser bien
sencilla, indudablemente será más complicada en el caso en que
sólo haya productos gráficos: quien los entienda verá en ellos
un lenguaje elocuente, al que no los entienda le parecerá un
material sordomudo. Ante tales creaciones es el yo el que tiene
que tomar la iniciativa y plantearse la siguiente pregunta: «¿Qué
influencia ejerce este signo sobre mí?». Esta pregunta fáustica
puede provocar una respuesta esclarecedora. Cuanto más inme­
diata y espontánea sea, más valiosa, pues la inmediatez y la
espontaneidad garantizan una globalidad aproxim ada de la re­
acción. Para ello no es requisito imprescindible tomar conscien­
cia de cada uno de los fragmentos de la relación. Es más, ocurre
con frecuencia que una reacción global no cuenta de antemano
con esos presupuestos, puntos de vista y conceptos que harían
posible una versión clara. En tal caso hay que conform arse con
el sentimiento que la sustituye: silencioso, pero muy elocuente,
y más valioso que cualquier palabrería, por muy sensata que pa­
rezca.
189 La fluctuación de argumentos y afectos es lo que constituye
la función transcendente de los opuestos. La confrontación de
las posiciones supone una tensión cargada de energía que en­
gendra algo vivo, una tercera cosa, que no nace como algo
muerto, conforme a la lógica del principio tertium non datur,
sino que es un movimiento progresivo que emana de la suspen­
sión de los opuestos, un nacimiento vivo que da lugar a una
nueva etapa del ser, a una nueva situación. La función transcen­
dente se revela como un atributo de los opuestos que se han
aproxim ado entre sí. M ientras se mantienen alejados — natural­
mente, con el fin de evitar un conflicto— , no funcionan y están
en punto muerto.
1 90 Parezcan lo que parezcan los opuestos en cada caso indivi­
dual, en el fondo se trata siempre de una consciencia desorien­
tada y aferrada a la unilateralidad, enfrentada a la imagen de la
total libertad instintiva. La contemplación del antropoide y del
hombre arcaico, por una parte con su mundo instintivo supues­
tamente desinhibido, y por otra con su mundo ideológico en
tantos aspectos ignorado, nos saca de la oscuridad compensan­
do y corrigiendo nuestra unilateralidad, y nos muestra cómo y

93
IA D I N A M I C A D I 10 I N C O N S C I E N T E

dónde nos liemos alejado del modelo deformándonos psíquica­


mente.
91 Aquí me conform o con describir las formas externas y las
posibilidades de la función transcendente. Otra tarea de mayor
interés sería la descripción de los contenidos de la función trans­
cendente. Aunque ya hay bastante material al respecto, quedan
todavía sin embargo por eliminar todas las dificultades de su
descripción. Aún es necesario realizar una serie de trabajos pre­
liminares para crear la base abstracta sobre la que asentar una
descripción clara y comprensible de tales contenidos. Por des­
gracia, la experiencia me dice que hasta el momento el público
científico en general no está aún en condiciones de seguir tales
reflexiones y descripciones psicológicas, ya que adoptan una
postura demasiado personal o interponen el prejuicio filosófico-
intelectual, lo cual imposibilita una apreciación ecuánime de los
aspectos psicológicos. El personalmente afectado juzga siempre
de manera subjetiva, declarando imposible todo aquello que
para él no vale o prefiere no saber. Por eso mismo es incapaz de
com prender que lo válido para él, para otra persona con una
psicología diferente en determinadas circunstancias no vale en
absoluto. En cualquier caso, todavía estamos a años luz de un
esquema aclaratorio de validez universal.
92 Resulta un gran impedimento para la comprensión psicoló­
gica la curiosidad indiscreta de querer saber si el aspecto psico­
lógico en cuestión es «verdadero» o «cierto». Si la descripción
no está tergiversada o incluso falseada el hecho es válido tal y
como es, y demuestra su validez por su mera existencia. ¿Acaso
el ornitorrinco es una invención «verdadera» o «cierta» de la
voluntad creadora? Igualmente pueril es el prejuicio contra el
papel que desempeñan los presupuestos m itológicos en la vida
de la psique. Com o no son «verdaderos», opinan algunos, no
tienen cabida en una explicación científica. Los mitologemas
existen aunque sus aparentes enunciados no coincidan con nues­
tra inconmensurable noción de «verdad».
93 Puesto que la relación con el opuesto tiene un carácter glo­
bal, nada queda excluido. Todo se somete a discusión, aunque
sólo se disponga de fragmentos conscientes. La consciencia es
permanentemente ampliada por la contraposición de los conte­
nidos hasta entonces inconscientes; o, mejor dicho, podría ser
ampliada si quisiera esforzarse por su integración. N aturalm en­
te, esto no ocurre siempre, ni mucho menos. Aunque exista la
suficiente inteligencia como para comprender el planteamiento,
puede faltar valor o confianza en uno mismo, o se puede ser

94
IA l - U N C I Ó N I R A N S C I N D L N I I

intelectual y moralmente demasiado perezoso o cobarde como


para hacer el esfuerzo. Pero cuando se dan los necesarios presu­
puestos la función transcendente constituye no sólo un valioso
com plem ento del tratamiento psicoterapéutico, proporciona
además al paciente la nada despreciable ventaja de hacer por sus
propias fuerzas una importante contribución al esfuerzo médi­
co, lo que le llevará a no depender completamente — de una
form a a menudo humillante— del médico y de sus conocim ien­
tos. Es una manera de liberarse gracias al propio esfuerzo y de
cobrar valor para adentrarse en uno mismo.

95
3

C O N SID ER A C IO N E S G E N E R A L E S
SO BR E LA T E O R ÍA D E LOS C O M P LEJO S*

t La psicología m oderna comparte con la física m oderna que,


desde una perspectiva del conocimiento, su método posee ma­
yor importancia que su objeto. Este, es decir, la psique, es de
una variedad, indeterminación e inmensidad tan abismal que las
definiciones al respecto forzosamente han de ser difíciles o im ­
posibles de interpretar, mientras que las definiciones estableci­
das por la concepción o por el método derivado de ésta son, o
al menos deberían ser, magnitudes conocidas. La investigación
psicológica parte de estos factores empírica o arbitrariamente
determinados y observa la psique en cuanto variación de dichas
magnitudes. De ahí que lo psíquico se nos presente como altera­
ción de uno de los probables modos de conducta presupuestos
por el método respectivo. El principio de este procedimiento
es, curn grano salís, el método de las ciencias naturales.
> Así pues, está claro que en tales circunstancias todo depen­
de, por así decir, del presupuesto metodológico y el resultado
viene forzosamente dado por éste, aunque en cierta medida
también contribuya a ello el verdadero objeto del conocim ien­
to, pese a que entonces no se comporte como se com portaría en
su estado natural, como ser autónomo. Por esa razón, hace
tiempo que en la psicología experimental y, sobre todo, en la
psicopatología se ha reconocido que cierto método de ensayo

* Conferencia inaugural pronunciada en la Escuela Politécnica Federal, Zúrich,


5 de mayo de 1934. Publicada con el mismo título en la serie «Kukur- und staatswis-
senschaftliche Schriften der ETH» XII, Sauerlander, Aarau, 1934. Nueva edición revi­
sada en Energética psíquica y esencia del sueño , Rascher, Zúrich, 1948.

97
I A D I N A M I C A 1) 1 l O I N C O N S C I I N I I

110 abarca el proceso psíquico directamente, .sino que cnlrc é.sle


y el experim ento se intercala cierta coiulicióu psíquica que p o­
dríamos denominar situación experimental. Esta «situación» psí­
quica puede, en determinadas circunstancias, poner en duda
todo el experim ento, al asimilar no sólo el método, también la
intención que subyace al experimento. Se entiende por asim ila­
ción cierta actitud del sujeto de experimentación que tergiversa
el experim ento por una tendencia insuperable a tenerlo por un
test de inteligencia o un intento de lanzar una mirada indiscreta
a su intimidad. Semejante actitud enmascara el proceso a cuya
comprensión aspiraba el experimento.
196 Esto se ha comprobado principalmente con el experimento
de asociación, gracias al cual se descubrió que lo que el método
se proponía, a saber, averiguar el prom edio de las velocidades y
de las cualidades de reacción, es un resultado relativamente
secundario respecto al modo en que el método se ve alterado
por la conducta autónoma de la psique, es decir, por la asimila­
ción. A sí he descubierto los complejos sentim entalm ente acen­
tuados, que hasta ahora habían sido registrados siempre como
fallos de reacción.
197 El descubrimiento de los complejos, así como los fenóm e­
nos de asimilación provocados por ellos, demuestra claramente
hasta qué punto carecía de fundamento la vieja concepción — que
se remonta a Condillac*— de que se pueden investigar procesos
psíquicos aislados. N o existen procesos psíquicos aislados, del
mismo modo que no existen procesos vitales aislados; en cual­
quier caso, todavía no se ha descubierto ningún medio para
aislarlos experim entalm ente1. Sólo mediante una atención y con­
centración especialmente adiestradas se consigue aislar un pro­
ceso de tal m odo que aparentemente se corresponda con el
propósito experimental. Pero ésta es a su vez una situación ex­
perimental, que sólo se diferencia de la anteriormente descrita
en que esta vez la consciencia asume el papel del complejo
asimilador, mientras que en el caso anterior se trataba de com ­
plejos de inferioridad más o menos inconscientes.
198 Con ello no se pone en absoluto en duda el valor del experi­
mento, sólo se le somete a una delimitación crítica. En el ámbito
de los procesos psicofisiológicos, como por ejemplo las percep-

* Étienne Bonnot de Condillac, filósofo y economista francés, 1715-1780. Di


vulgó las opiniones de Locke en Francia y, con sus escritos Traité des systémes (1749)
y Traité des sensations (1754), se convirtió en el verdadero fundador del sensualismo.
1. Constituyen una excepción a esta regla los procesos de crecimiento de frag
mentos de tejido conservados en un caldo de cultivo para mantenerlos con vida.

98
CUNblD I KAÍ.IDNI S C i(N >* A lM »0 » K I IA IIO K lA 1)1 IOS COMIM.IJOS

cioncs sensoriales o las reacciones motrices, predomina, dado el


evidente carácter inofensivo del objetivo del experim ento, el
puro mecanismo reflejo, y no se producen — o se producen muy
pocas— asimilaciones, por lo que el experim ento no se ve subs­
tancialmente alterado. N o ocurre lo mismo en el ámbito de los
com plicados procesos psíquicos, en los que el método experi­
mental ¡tam poco permite reconocer su limitación a posibilidades
muy determinadas! Pero aquí, donde tampoco hay certezas p or­
que se fijan unos objetivos específicos, surgen a cambio posibili­
dades indeterminadas que pueden provocar ya desde el principio
una situación experimental denominada constelación. Bajo este
concepto se expresa que la situación exterior provoca un proce­
so psíquico consistente en la recopilación y provisión de ciertos
contenidos. La expresión «estar constelado» significa que uno
adopta una actitud de prevención expectante, a partir de la cual
reaccionará de una manera muy determinada. La constelación es
un proceso automático que surge involuntariamente, por lo que
nadie puede evitarla. Los contenidos constelados son determina­
dos complejos que poseen su propia energía específica. Si el ensa­
yo en cuestión es un experimento de asociación, los complejos,
por regla general, influirán en gran medida en su desarrollo, dan­
do lugar a reacciones alteradas o bien, en casos más raros, provo­
cando para protegerse una form a de reacción determ inada , que
sin embargo se reconoce en que ya no responde al sentido de la
palabra-estímulo. Los sujetos de experimentación cultos y con
mucha fuerza de voluntad, gracias a su destreza lingüístico-mo-
triz pueden enmascarar con sus rápidas reacciones el sentido de
una palabra-estímulo hasta el punto de no ser alcanzados por
ella. Pero esto sólo se consigue en aquellos casos en los que han
de protegerse secretos personales realmente graves. El arte de
Talleyrand de ocultar pensamientos mediante palabras sólo lo
poseen unos pocos. Las personas no inteligentes, y entre éstas
especialmente las mujeres, se protegen mediante los denomina­
dos predicados de valor, lo que a menudo resulta muy cómico.
Los predicados de valor son atributos sentimentales como boni­
to, bueno, precioso, mono, amable, etc. Durante una conversa­
ción se puede observar con frecuencia cómo cierta gente lo en­
cuentra todo interesante, encantador, bueno y bonito o, en inglés,
fine, marvellous, grand, splendid e incluso fascinating, con lo que
o bien se encubre una indiferencia absoluta o bien se aparta el
objeto a tres metros de distancia. La m ayoría de los sujetos de
experim entación no puede evitar que sus complejos escojan de­
terminadas palabras-estímulo y las revistan de una serie de sínto-

99
IA DINAMICA Di LO INCONSCILNII

mas de alteración, sobre todo periodos de reacción más prolon­


gados. Estos experim entos se pueden combinar también con las
mediciones eléctricas de la resistencia, utilizadas por vez primera
con este fin por Veraguth2, gracias a las cuales el denominado
fenóm eno de los reflejos psicogalvánicos proporciona más indi­
cios acerca de las reaccciones alteradas por complejos.
199 E l experim ento de asociación es de interés general porque
ofrece, como ningún otro experimento psicológico de sencillez
sim ilar, la situación psíquica del diálogo con una precisión
aproxim adam ente exacta de la medida y la cualidad. En lugar
de la pregunta en form a de una frase determinada se utiliza la
vaga, ambigua y, por ello, incómoda palabra-estímulo; y en
lugar de la respuesta, la reacción es una sola palabra. M ediante
una observación minuciosa de las alteraciones de la reacción se
captan y se registran cosas que en la conversación habitual sue­
len omitirse a propósito, con lo que pueden hacerse averigua­
ciones que aluden al trasfondo no expresado, es decir, a esas
prevenciones o constelaciones a las que antes me he referido.
Lo que sucede en el experimento de asociación ocurre también
en cualquier conversación entre dos personas. En uno y otro
caso se da una situación experimental que puede constelar com ­
plejos que asimilen el tema de conversación o la situación en
general, incluidos los interlocutores. La conversación pierde así
su carácter objetivo y su finalidad auténtica, ya que la constela­
ción de los complejos contraría la intención del que responde y,
en ocasiones, le hace incluso dar otras respuestas, que luego no
recordará. De esta última circunstancia ha sacado provecho
práctico el interrogatorio cruzado criminalista. En la psicología,
es el denominado experimento de repetición el que descubre y
localiza las lagunas de la memoria. Este consiste en que, por
ejemplo, después de cien reacciones, se le pregunta al sujeto de
experimentación qué ha respondido a cada una de las palabras-
estímulo. Las lagunas o las falsificaciones de la memoria suelen
encontrarse con cierta regularidad en el ámbito de las asocia­
ciones alteradas por complejos.
200 Hasta ahora no he hablado, a propósito, de la naturaleza de
los complejos, sino que he supuesto tácitamente que son cono­
cidos, ya que la palabra «complejo», en su sentido psicológico,
ha sido recogida por el lenguaje coloquial tanto alemán como
inglés. T odo el mundo sabe hoy que uno «tiene complejos».

2. D as psycbogahwniscbe Reflexpbanomen.

1 0 0
tO N M D M A t IONM Ii »N»RAI t: ! l S ÜI I HI IA IIORlA DI IOS COMIM1JOS

M enos conocido es, sin embargo, que los complejos le tienen a


uno, pese a que esto sea más importante desde el punto de vista
teórico. La ingenua suposición de la unidad de la consciencia,
que se equipara a la «psique», y de la supremacía de la voluntad
es seriamente cuestionada por la existencia del complejo. Por
cada constelación de complejos hay un estado alterado de cons­
ciencia. La unidad de la consciencia se rompe, y la intención de
la voluntad queda más o menos dificultada o incluso imposibi­
litada. Tam bién la memoria se ve con frecuencia substancial­
mente afectada, como hemos visto. Por eso el complejo ha de
ser un factor psíquico que, dicho desde el punto de vista energé­
tico, posee una valencia que temporalmente supera a la de la
intención consciente; de lo contrario, tales rupturas de la es­
tructura de la consciencia no serían posibles. De hecho, un com ­
plejo activo nos reduce momentáneamente a un estado de falta
de libertad, de pensamientos y actos obsesivos, para el que en
ocasiones podría aplicarse el concepto jurídico de «imputabili-
dad atenuada».
201 ¿Qué es, en términos científicos, un «complejo sentimental­
mente acentuado»? Es la imagen de una situación psíquica de­
terminada, intensamente acentuada desde el punto de vista em o­
cional y que además se revela como incompatible con la habitual
situación o actitud consciente. Esta imagen es de una gran ho­
mogeneidad interna, tiene su propia totalidad y, al mismo tiem ­
po, dispone de un grado de autonom ía relativamente elevado,
lo que significa que apenas está sometida a las disposiciones de
la consciencia y, por lo tanto, se comporta como un corpus
alienum vivo dentro del espacio de la consciencia. Generalm en­
te, el complejo se puede suprimir con un esfuerzo de voluntad,
pero no se puede eliminar, y en cuanto se presenta la ocasión
aparece de nuevo con la misma fuerza que tenía en origen.
Ciertas investigaciones experimentales parecen indicar que su
curva de intensidad y actividad tiene un carácter ondulado, con
una longitud de onda de horas, días o semanas. Esta com plica­
dísima cuestión, sin embargo, todavía está muy confusa.
202 Gracias a los trabajos de la psicopatología francesa, en es­
pecial los de Pierre Janet, estamos hoy al corriente de las am­
plias posibilidades de disociabilidad de la consciencia. Tanto
Janet com o M orton Prince han logrado obtener escisiones de
la personalidad cuádruples y hasta quíntuples, averiguando así
que cada parte de la personalidad tiene un carácter peculiar y
una m emoria especial. Estas partes son relativamente indepen­
dientes entre sí y en cualquier momento pueden desprenderse

1 0 1
IA DINAMICA DI LO INCONSCIENTE

unas de otras, lo que significa que cada parte tiene un alto


grado de autonomía. M is averiguaciones en lo relativo a los
com plejos amplían esta imagen algo inquietante de las posibili­
dades de disgregación psíquica, ya que en el fondo no existe
una diferencia fundamental entre una personalidad parcial y un
complejo. Ambos tienen en común todos los caracteres esencia­
les, salvo la delicada cuestión del conocimiento parcial. Las per­
sonalidades parciales tienen indudablemente una consciencia
propia, pero la cuestión de si unos fragmentos psíquicos tan
pequeños como los complejos también están capacitados para
tener una consciencia propia todavía no ha hallado respuesta.
He de confesar que me he ocupado de esta cuestión con cierta
frecuencia. Los complejos se comportan como diablillos carte­
sianos y parecen deleitarse haciendo travesuras propias de un
duende. Le llevan a uno a decir la palabra equivocada, le arre­
batan a uno el nombre de la persona en el momento de ir a
presentarla, le provocan a uno las ganas de toser precisamente
en el solo de piano más bello del concierto, hacen que si uno
llega tarde y quiere pasar desapercibido se tropiece estrepitosa­
mente con una silla. Son los causantes de que en un entierro
demos la enhorabuena en lugar de dar el pésame, es decir, de
esas traiciones que Friedrich Theodor Vischer achacaba a los
objetos inocentes3; son los protagonistas de nuestros sueños,
frente a los que nos sentimos impotentes; son como los elfos del
folclore danés, tan bien caracterizados en aquella historia de un
pastor que quería enseñar el padrenuestro a dos elfos. Estos se
esforzaban por repetir correctamente lo que se les decía, pero
ya en la prim era frase no pudieron evitar decir: «Padre nuestro,
que no estás en los cielos». Así pues, desde el punto de vista de
la expectativa teórica, los complejos se revelan com o incapaces
de aprender nada.
203 Espero que, cum m áxim o grano salís, no se me tome a mal
esta m etaforización de un problema científico. Una formulación
más sensata del fenómeno de los complejos tampoco es capaz
de eludir el hecho curioso de su autonomía, y cuanto más ahon­
de en la naturaleza — estoy tentado de decir en la biología— del
complejo, más claramente se manifestará su carácter de psique
parcial. La psicología de los sueños muestra con toda la claridad
deseable cóm o los complejos aparecen personificados cuando
no los reprime una consciencia inhibitoria, asemejándose a esos

3. C í. A u c h einer. [Al resp ecto , Tipos psicológicos, O C 6, § 5 6 8 y 6 9 9 .J

1 0 2
CONSIOr* ACIO NH CINM ALIS SOBRE LA TEORIA DE LOS COMPLEJOS

duendes del folclore que de noche alborotan por la casa. Este


mismo fenómeno lo observamos en ciertas psicosis en las que
los complejos se manifiestan «en voz alta», en form a de «voces»
que tienen un carácter absolutamente personal.
204 H oy puede darse por confirmada la hipótesis de que los
complejos son psiques parciales escindidas. La etiología de su
origen suele ser un trauma, un shock emocional o algo que
haya provocado la escisión de un fragmento de la psique. Una
de las causas más frecuentes, sin embargo, es el conflicto moral
derivado de la aparente imposibilidad de afirmar la totalidad
de la esencia humana. Esta imposibilidad presupone una esci­
sión inmediata, independientemente de que la consciencia del
yo tenga conocimiento de ello o no. Por regla general, existe
una pronunciada inconsciencia acerca de los complejos, lo que
naturalmente les confiere una m ayor libertad de acción. En
tales casos, su capacidad de asimilación se manifiesta muy es­
pecialmente, ya que la inconsciencia sobre un complejo contri­
buye a que éste asimile incluso al yo, lo que provoca una
momentánea e inconsciente transformación de la personalidad,
denominada identificación con el complejo. Este concepto tan
m oderno tenía en la Edad M edia otro nombre: entonces se
llamaba «posesión». Probablemente este estado no sea tan in­
ofensivo, pero en principio no hay diferencia entre las habituales
equivocaciones al hablar producidas por un com plejo y las
terribles blasfemias de un poseso. Sólo hay una diferencia de
grado. La historia de la lengua nos proporciona también en
este caso las pruebas más variadas. De una emoción producida
por un complejo se dice: «¿Qué mosca le ha picado?». «Está
poseído por el demonio», etc. Al escuchar estas m etáforas, na­
turalmente ya no se piensa en su sentido originario, el cual sin
embargo sigue siendo fácilmente reconocible e indica sin la
menor duda que el hombre más primitivo y más ingenuo no
«psicologizaba» los complejos perturbadores como nosotros,
sino que los concebía como entia per se, es decir, como dem o­
nios. La posterior evolución de la consciencia creó tal intensi­
dad del complejo del yo — o de la consciencia del yo— , que los
complejos fueron despojados de su autonomía originaria, al
menos en el lenguaje hablado. Norm alm ente se dice: «Tengo
un complejo». La voz m onitoria del médico dice a la paciente
histérica: «Sus dolores no son reales; usted sólo se imagina que
le duele». El miedo a las infecciones es aparentemente una
fantasía arbitraria del enferm o; en cualquier caso, se le intenta
convencer de que son figuraciones suyas.

103
IA DINAMICA 0 1 LO INCONSCILNTL

205 N o resulta difícil ver que la interpretación moderna co­


rriente trata el problema como si estuviera fuera de toda duda
que el complejo ha sido inventado e «imaginado» por el pacien­
te, que aquél no existiría si el enfermo no se hubiera tomado la
m olestia de crearlo, por así decir, intencionadamente. Sin em ­
bargo, está perfectamente comprobado que los complejos po­
seen una notable autonomía, que los dolores sin fundamento
orgánico, es decir, los denominados imaginarios hacen tanto
daño como los legítimos, y que la fobia a la enfermedad no
tiene la más mínima tendencia a desaparecer, aun cuando el
propio enfermo, su médico y el habla común aseguren que no
son más que figuraciones.
206 N os hallamos aquí ante el interesante caso de una interpre­
tación apotropaica, que tiene su parangón en las designaciones
eufemísticas de la Antigüedad, cuyo ejemplo clásico es el ttóvtoq
ev^Luoc (el mar hospitalario). Del mismo modo que las Erinias
son denominadas, precavidamente y con fines propiciadores,
Euménides, las bien intencionadas, así también la consciencia
moderna interpreta todos los factores perturbadores como su
propia actividad y, de este modo, sencillamente los asimila. N a ­
turalmente, esto no ocurre con la franca confesión del eufemis­
mo apotropaico, sino con una tendencia igualmente inconscien­
te a irrealizar la autonomía del complejo a base de cambiarle de
nombre. Aquí la consciencia actúa como cuando una persona
oye un ruido sospechoso en el piso de arriba y rápidamente se
dirige al sótano para comprobar que no hay ningún ladrón y
que, en consecuencia, el ruido había sido una imaginación suya.
En realidad, esta persona precavida simplemente no se ha atre­
vido a subir al piso de arriba.
207 En un principio, sin embargo, no se comprende que el m ie­
do sea el que haga que la consciencia explique los complejos
como una actividad propia. Los complejos se presentan como
unas pequeñeces de tal calibre, incluso como unas nimiedades
tan ridiculas, que uno casi se avergüenza de ellos y hace todo lo
posible por ocultarlos. Pero si realmente fueran tan nimios no
serían tan penosos. Penoso es algo que causa sufrimiento, es
decir, algo sumamente desagradable que eo ipso es importante y
que como tal debería ser considerado. Sin embargo, lo que re­
sulta incóm odo tendemos a irrealizarlo mientras se pueda. La
neurosis estalla en el momento en que ya no sirven los prim iti­
vos recursos mágicos del gesto apotropaico o del eufemismo. A
partir de ese momento, el complejo se ha instalado en la super­
ficie consciente; ya no puede ser eludido y, poco a poco, va

104
C O N SI l> I K A C I O N t i l C i l N M A i e i SO»RL LA I CORlA 1)1. IOS COMPLfJOS

asimilando la consciencia del yo, que a su vez había intentado


asimilarlo previamente. De ahí surge finalmente la neurótica
disociación de la personalidad.
20K A través de esa evolución, el complejo revela su fuerza ori­
ginaria, que puede incluso superar a la del complejo del yo.
Sólo entonces se comprende que el yo tenía toda la razón al
atribuir nombres mágicos a los complejos, pues es evidente que
uno teme lo que amenaza dominarle. Entre las personas gene­
ralmente consideradas normales hay muchas que guardan un
skeleton in tb e cupboard, cuya existencia no se debe mencionar
ante ellas so pena de muerte: tan terrible es su miedo al fantas­
ma acechante. Todos aquellos que aún se encuentran en el esta­
dio de irrealización del complejo utilizan la referencia a los
hechos de la neurosis como prueba de que se trata de naturale­
zas enfermizas a las que uno no pertenece. ¡Com o si enfermar
fuera sólo privilegio de los enfermos!
2C9 La tendencia a irrealizar los complejos mediante la asimila­
ción no demuestra su nimiedad, sino todo lo contrario: su im ­
portancia. Dicha tendencia es una confesión negativa del miedo
instintivo del hombre primitivo ante las cosas oscuras, invisibles
y con capacidad para moverse por sí solas. En el hombre prim i­
tivo este miedo se instala en realidad con la oscuridad de la
noche, del mismo modo que los complejos son acallados duran­
te el día pero alzan la voz por la noche y ahuyentan el sueño o,
al menos, lo perturban con pesadillas. Los complejos son obje­
tos de la experiencia interna y no pueden ser sorprendidos a la
luz del día por calles o plazas públicas. De los complejos depen­
den las vicisitudes de la vida personal; son los lares y penates
que nos esperan en la intimidad del hogar, cuya paz se ensalza
peligrosamente a gritos, y son la gentle fo lk , que se presenta por
las noches molestando. Sin embargo, mientras el mal sólo afec­
te al vecino, no vale nada; pero cuando nos importuna a noso­
tros... hace falta ser médico para saber qué animales tan cruel­
mente dañinos pueden ser los complejos. Hay que haber visto
cómo, en el curso de unos años, destruyen física y moralmente
a familias enteras sembrando en ellas la tragedia y la miseria
más desoladora para hacerse una idea de la realidad de un
complejo. Entonces se entiende lo superflua y poco científica
que es la idea de que uno pueda «imaginarse» un complejo. Si
se establece una comparación con la medicina, se podría decir
que los complejos se parecen sobre todo a las infecciones o a los
tumores malignos, pues unos y otros surgen sin la menor inter­
vención de la consciencia. De todos modos, esta comparación

105
I A IJ I N A M I C A D I LO INCONSCIINII

no es ild todo salislaclorui, ya i|uc los complejos no son de


naturaleza mórbida, sino manifestaciones vitales propias de la
psique, sea ésta diferenciada o primitiva. De ahí que encontre­
mos sus huellas inconfundibles en todos los pueblos y en todas
las épocas. Los monumentos literarios más antiguos los inclu­
yen también; así, por ejemplo, la Epopeya de Gilgamés describe
la psicología del complejo de poder con una maestría insupera­
ble, y el Libro de Tobías del Antiguo Testamento contiene la
historia de un complejo erótico y de su curación.
210 La creencia popular en los espíritus es una expresión directa
de la estructura de complejo de lo inconsciente. Los complejos
son en realidad las unidades vivas de la psique inconsciente,
cuya existencia y naturaleza sólo podemos reconocer gracias a
aquéllos. De hecho, si no hubiera complejos, lo inconsciente,
tal y como aparece en la psicología de W undt, no sería más que
un residuo de ideas mortecinas, «oscuras», o bien a fringe o f
consciousness , como lo llama W illiam Jam es. De ahí que Freud
haya sido el verdadero descubridor de lo inconsciente psicológi­
co, al haber investigado esas zonas oscuras en lugar de haberlas
reducido a actos fallidos eufemísticamente empequeñecidos. N o
obstante, la vía regia hacia lo inconsciente no son los sueños,
como opina él, sino los complejos, que son los causantes de los
sueños y de los síntomas. Esta vía es de naturaleza menos regia,
ya que el camino señalado por el complejo se asemeja más a una
senda accidentada y con muchas revueltas, que a menudo se
pierde en la maleza y casi nunca llega al corazón de lo incons­
ciente, sino a sus aledaños.
211 El m iedo al complejo es un mal guía porque siempre se
aparta de lo inconsciente y nos lleva hacia la consciencia. Los
complejos son algo tan desagradable que nadie en su sano juicio
se deja convencer de que las fuerzas instintivas que alimentan el
com plejo puedan significar nada bueno. La consciencia está
siempre convencida de que los complejos son algo importuno y
que por eso hay que eliminarlos de cualquier manera. Pese a la
abundancia de testimonios sobre la existencia generalizada de
los complejos, resulta poco menos que imposible considerarlos
un fenómeno normal de la vida. El miedo al complejo constitu­
ye un prejuicio muy acendrado, ya que el temor supersticioso
ante lo adverso sigue sin admitir ninguna explicación. A la hora
de investigar los complejos, este miedo provoca una resistencia
esencial, para cuya superación se requiere resolución.
212 El miedo y la resistencia son los guías que conducen a lo
inconsciente por la via regia. Com o es fácil imaginar, tales guías

106
C Ü N S IIH RA( tONCI U t N M A I H JOHHI LA llO H lA 01 LOS C O M I M LJOS

suponen una opinión preconcebida sobre la dirección que indi­


can. Lo natural es que de la sensación de miedo se deduzca algo
peligroso, y de la sensación de resistencia, algo repulsivo. Lo
hace el paciente, lo hace el común de las gentes y, finalmente, lo
hace también el médico; de ahí que, consecuentemente, la pri­
mera teoría médica de lo inconsciente fuera la teoría de la re­
presión form ulada por Freud. Si se sacan conclusiones a partir
de la naturaleza de los complejos, lo inconsciente constaría esen­
cialmente de tendencias incompatibles que, debido a su inm ora­
lidad, sucumben a la represión. N ada como esta constatación
podría demostrar más convincentemente que el autor de esta
interpretación ha procedido de manera puramente empírica, sin
ser influido en lo más mínimo por premisas filosóficas. De lo
inconsciente se hablaba ya desde mucho antes que Freud. Desde
el punto de vista filosófico, este concepto fue introducido ya
por Leibniz; Kant y Schelling también se manifestaron al respec­
to, y Carus lo convirtió por primera vez en un sistema que, de
manera indefinible, influyó en Eduard von Hartmann y en su
importante Filosofía de lo inconsciente. La primera teoría médi­
co-psicológica tiene tan poco que ver con estos antecedentes
como con Nietzsche.
213 La teoría de Freud es una fiel representación de experien­
cias reales comprobadas durante la investigación de los com ple­
jos. Pero dado que dicha investigación es un diálogo entre dos
personas, cuando se procede a interpretarlo no sólo entran en
consideración los complejos de uno, sino también los del otro.
T odo diálogo que avance hacia los territorios defendidos por el
miedo y la resistencia apunta hacia lo esencial, y al inducir a
uno a la integración de su totalidad, obliga también al otro a
adoptar una postura más completa, es decir, también una totali­
dad, sin la cual este último no lograría hacer avanzar la conver­
sación hacia esos territorios íntimos defendidos por el miedo.
Ningún investigador, por muy libre de prejuicios que esté y por
muy objetivo que sea, puede prescindir de sus propios com ple­
jos, pues también éstos disfrutan de la misma autonomía que los
de otras personas. Y no puede prescindir de ellos porque tam­
poco ellos pueden prescindir de él: los complejos form an parte
de la constitución psíquica, la cual es en todo individuo el pre­
juicio absoluto. De ahí que la constitución decida inexorable­
mente qué interpretación psicológica resultará de un observa­
dor determinado. La inevitable limitación de la observación
psicológica reside en que ésta sólo tiene validez desde la ecua­
ción personal del observador.

107
I A DINÁMICA Ot l O INCONSCIINII

214 Por esta razón, la Icorfa psicológica formula en primcrfsima


línea una situación psíquica surgida a raíz del diálogo entre un
observador determinado y el mayor número posible de sujetos
observados. Puesto que el diálogo se mueve principalmente en
el terreno de la resistencia de los complejos, la teoría también
tendrá necesariamente un carácter de complejo, por lo que será
— en el sentido más general— escandalosa, pues a su vez influye
en los complejos de la gente. De ahí que todas las interpretacio­
nes de la psicología moderna no sólo sean controvertidas en el
sentido objetivo, sino también provocadoras. Suscitan entre la
gente intensas reacciones de adhesión o de rechazo y, en el
ámbito del debate científico, discusiones acaloradas, arrebatos
dogmáticos, agravios personales, etc.
215 A partir de estos hechos, es fácil comprender que la psicolo­
gía moderna, con su investigación de los complejos, ha entrado
en un terreno psíquico tabú del que parten toda clase de tem o­
res y esperanzas. El terreno de los complejos es el verdadero
foco de desasosiego, cuyas conmociones son tan considerables
que la futura investigación psicológica no va a poder hacer tran­
quilamente un silencioso trabajo de erudición, ya que éste pre­
supone cierto consenso científico. Por el momento, sin embar­
go, la psicología de los complejos sigue estando muy alejada de
un consenso, mucho más aún, creo yo, de lo que intuyen los
pesimistas. Porque con la revelación de las tendencias incom pa­
tibles sólo se ha visto un sector de lo inconsciente, sólo se ha
puesto en evidencia una parte de la fuente de temor.
216 Recordem os tan sólo qué indignación suscitó por doquier la
divulgación de los trabajos de Freud. Estas reacciones obligaron
al investigador a un aislamiento por el que se le tachó a él y a su
escuela de dogmatismo. Todos los teóricos de este terreno de la
psicología corren el mismo peligro, pues manejan una materia
que afecta a aquello que el hombre no domina, a lo numinoso,
por utilizar la acertada expresión de Otto. Donde comienza el
terreno de los complejos, termina la libertad del yo, pues los
complejos son fuerzas anímicas cuya naturaleza más profunda
todavía no se ha sondeado. Cada vez que la investigación con­
siga adentrarse más aún en el trem endum del alma se produci­
rán reacciones entre el público en general, y también entre los
pacientes, que por razones terapéuticas se ven en la necesidad
de proceder contra la intangibilidad de sus complejos.
217 La manera en que he formulado la teoría de los complejos
puede sonarle a un oído desprevenido como una descripción de
la dem onología primitiva y de la psicología del tabú. Esta pecu­

108
C O N S I D I KAt IONI S (i I N t K A I t 5 H IIU I IA M O H lA 1)1 IOS COMI'lt|ÜS

liaridad se debe sencillamente a que la existencia de los com ple­


jos, es decir, de fragmentos escindidos de la psique, sigue siendo
un residuo del estado espiritual p rim itivo. Este es de una gran
disociabilidad que se manifiesta, por ejemplo, en el hecho de
que a menudo el primitivo acepta la existencia de varias almas,
en algún caso incluso hasta seis, además de un sinfín de dioses y
espíritus de los que no sólo se habla, como ocurre entre noso­
tros, sino que con frecuencia constituyen experiencias psíquicas
que provocan una gran impresión.
2ix A propósito de esto quisiera comentar que utilizo el concep­
to de «primitivo» en el sentido de «originario», por lo que no
emito ningún juicio de valor. Y cuando hablo de «vestigios» de
un estado prim itivo, no me refiero necesariamente a que este
estado haya tocado a su fin. N o se me ocurre ni una sola razón
por la que este estado no pueda durar hasta el fin de la humani­
dad. En cualquier caso, hasta ahora ha cambiado poco, y con la
Guerra M undial y desde entonces a esta parte, se ha fortalecido
incluso. De ahí que me sienta más inclinado a suponer que los
complejos autónomos constituyen fenómenos vitales normales y
forman la estructura de la psique inconsciente.
219 Com o puede verse, me he conform ado con describir los
hechos fundamentales de la teoría de los complejos. Pero tengo
que abstenerme de ampliar esta imagen incompleta y renunciar
a la descripción de la problemática que deriva de la existencia
de complejos autónomos. Tres son los principales problemas
que se plantean: el terapéutico, el filosófico y el m oral. Los tres
siguen siendo objeto de discusión.

109
4

E L SIG N IFIC A D O D E LA C O N ST IT U C IÓ N
Y LA H E R E N C IA PARA LA PSIC O LO G ÍA *

10 La actual opinión científica no duda de que la psique individual


depende en gran medida de la constitución fisiológica; no son
pocos quienes consideran incluso que esta dependencia es abso­
luta. Y o no llegaría tan lejos, pues me parece más razonable
atribuir a la psique una independencia relativa respecto a la
constitución fisiológica. De todos modos, no hay pruebas rigu­
rosas que acrediten esta opinión, como tampoco se puede de­
mostrar que la psique dependa totalmente de la constitución
fisiológica. N o se debe olvidar que la psique es la X y la consti­
tución la Y correspondiente. Ambas son, en el fondo, factores
desconocidos que sólo recientemente han empezado a adquirir
forma. Todavía se está muy lejos de comprender su esencia ni
siquiera de un modo aproxim ado.
:i A pesar de que es imposible establecer en un caso individual
las relaciones entre la constitución y la psique, sin embargo se
han hecho ya muchos intentos, aunque sus resultados no son sino
opiniones indemostrables. El único método que por el momento
nos puede conducir a resultados en cierta medida fiables es el
m étodo tipológico, que hemos empleado Kretschmer, en cuanto
a la constitución fisiológica, y yo, en lo que se refiere a la actitud
psicológica. En ambos casos, el método se basa en un gran mate­
rial empírico, en el que las variaciones individuales quedan muy
amortiguadas, a cambio de destacar con m ayor claridad ciertos
rasgos esenciales típicos que permiten la construcción de tipos

* P u b lica d o en D ie m e d izin isch e W elt. Á rztlich e W o ch en sch rift 111/47 (B erlín,


n o v ie m b re de 1 9 2 9 ), pp. 1 6 7 7 -1 6 7 9 .

n i
IA D I N A M I C A II* l O IN CUN SCIIN II

ideales, lin realidad, estos lipón ideales minea aparecen en estado


puro, sino sólo como variaciones individuales del principio que
los rige, de la misma manera que los cristales por regla general
son variaciones individuales del mismo sistema. La tipología fi­
siológica aspira principalmente a destacar los rasgos físicos ex­
ternos, gracias a los cuales los individuos pueden ser clasificados
e investigados en cuanto al resto de sus atributos. Las investiga­
ciones de Kretschmer han demostrado que la peculiaridad fisio­
lógica alcanza hasta los condicionamientos psíquicos.
> La tipología psicológica procede en principio exactamente
igual, sólo que su punto de partida no está, por así decirlo, fuera,
sino dentro. No aspira a establecer los rasgos externos, sino que
intenta descubrir los principios internos del promedio de las ac­
titudes psicológicas. Mientras que una tipología fisiológica ha de
emplear fundamentalmente métodos de las ciencias naturales
para obtener sus resultados, la invisibilidad e inconmensurabili­
dad de los procesos psíquicos obliga a utilizar métodos de las
ciencias humanas, es decir, la crítica analítica. No se trata, como
ya he dicho, de una diferencia de principio, sólo de un matiz
condicionado por la diversidad del punto de partida. El actual
estado de la investigación justifica la esperanza de que los resul­
tados, obtenidos ya por ambas partes, coincidan en ciertos he­
chos fundamentales. Yo personalmente tengo la impresión de que
determinados tipos principales de Kretschmer no se hallan a de­
masiada distancia de determinados tipos psicológicos estableci­
dos por mí. Cabe, pues, imaginar que en esas zonas se pueda
tender un puente entre la constitución fisiológica y la actitud
psicológica. Que esto no haya ocurrido antes puede deberse a
que, por una parte, los resultados de la investigación todavía son
muy recientes y, por otra, a que la investigación de la parte psí­
quica es mucho más difícil y, por tanto, más incomprensible.
s Sobre rasgos fisiológicos, magnitudes visibles, tangibles y
mensurables, es fácil ponerse de acuerdo. Pero en la psicología ni
siquiera están claros los significados de las palabras. No hay dos
psicólogos que estén de acuerdo, por ejemplo, sobre el concepto
de «sentimiento», y sin embargo el verbo «sentir» y el substantivo
«sentimiento» se refieren a hechos psíquicos; de lo contrario,
nunca se habría acuñado una palabra que los designa. En la psi­
cología manejamos hechos en sí mismos determinados, pero no
circunscritos científicamente; manejamos un estado del conoci­
miento que se corresponde más o menos con el de las ciencias
naturales de la Edad Media; por eso en psicología todos creen
tener razón. Pero únicamente existen opiniones acerca de hechos

112
II S I (. N I M C A H O l> I LA C O N S I I I U C I & N Y LA II M U N C I A

desconocidos. De ahí que el psicólogo manifieste una tendencia


casi insuperable a aferrarse a los hechos fisiológicos, porque en
ellos se encuentra al amparo de lo aparentemente conocido y
determinado. La ciencia necesita de la precisión de los conceptos
léxicos, por lo que el psicólogo está obligado, antes que nada, a
establecer límites entre los conceptos y a atribuir nombres con­
cretos a determinadas áreas de hechos psíquicos, independiente­
mente de si alguien ha interpretado de otro modo el significado
de ese nombre. Lo único que hay que tener en cuenta es si el uso
habitual del nombre empleado coincide o no en lo esencial con
el hecho psíquico designado por él. El investigador ha de librarse
de la tan extendida suposición de que el nombre explica al mis­
mo tiempo el hecho psíquico coincidente con él. Para el investi­
gador el nombre ha de significar lo mismo que un simple núme­
ro, y su sistema de conceptos no debe ser para él más que una red
trigonométrica desplegada por determinado territorio geográfi­
co, cuyos puntos de referencia son imprescindibles en la práctica
pero irrelevantes para la teoría.
224 La psicología debe todavía inventar su propio lenguaje.
Cuando me dispuse a designar los tipos de actitudinales, tras
haberlos estudiado empíricamente, tropecé con el lenguaje como
el mayor impedimento y, nolens volens, me vi obligado a esta­
blecer determinados límites entre los conceptos y a utilizar para
ellos nombres procedentes del uso habitual del idioma. De esta
forma, sin embargo, me exponía inevitablemente al peligro que
acabo de mencionar, es decir, al prejuicio generalizado de que
el nombre prejuzga la esencia. A pesar de que esto es un induda­
ble resto de la antigua magia de las palabras, siempre hay quien
lo malinterpreta, y más de una vez me han puesto objeciones
del tipo: «¡Pero sentir es una cosa muy distinta!».
225 Si menciono esta circunstancia aparentemente trivial es sólo
porque, precisamente por su trivialidad, es uno de los mayores
obstáculos del trabajo de investigación psicológica. La psicolo­
gía es la más reciente de todas las ciencias y, como tal, adolece
todavía de un estado espiritual medieval, en el que no se hacen
diferencias entre las palabras y los hechos. Creo que tengo que
subrayar estas dificultades para explicar a un público científico
más amplio la oscuridad y aparente inaccesibilidad de la inves­
tigación psicológica.
226 El método tipológico crea las denominadas clases «natura­
les» (¡ninguna clase es natural!), de un enorme valor heurístico
porque reúnen a aquellos individuos que tienen distintivos exte­
riores comunes o actitudes psíquicas comunes y, de este modo,

113
IA DINAMICA B( 1 0 INCONICItN I t

permiten una observación e invettigación más precisas, Kl estu­


dio de la constitución pone cu manos del psicólogo un criterio
sumamente valioso, con el cual puede eliminar o tener en cuen­
ta el factor orgánico al investigar las situaciones psíquicas.
227 Éste es uno de los principales puntos en los que la psicolo­
gía pura tropieza con la X de la disposición orgánica. Pero no
es el único punto. H ay además otro factor que en principio no
se tiene en cuenta para el estudio de la constitución. Es el hecho
de que el proceso psíquico no comienza con la consciencia indi­
vidual sino que, por el contrario, es una repetición de las fun­
ciones transmitidas desde tiempos inmemoriales por la estructu­
ra cerebral. Los procesos psíquicos existen antes, durante y
después de la consciencia. La consciencia es un intervalo dentro
de un proceso psíquico continuo, probablemente un punto cul­
minante que requiere un especial esfuerzo fisiológico y que por
eso vuelve a desaparecer por un periodo cada día. El proceso
psíquico que sirve de base a la consciencia es para nosotros de
naturaleza automática, por lo que ignoramos de dónde viene y
a dónde va. Sólo sabemos que el sistema nervioso, especialmen­
te sus centros, son condición y expresión de la función psíquica
y que estas estructuras heredadas infaliblemente empiezan a fun­
cionar otra vez en cada nuevo individuo igual que lo han hecho
siempre. Sólo las puntas de esta actividad aparecen en la cons­
ciencia que se extingue periódicamente. Por infinitas que sean
las variaciones de las consciencias individuales, la base de la
psique inconsciente es idéntica. Cuando se consigue captar la
naturaleza de los procesos inconscientes aparecen siempre con
form as asombrosamente idénticas, por muy variadas que sean
sus expresiones transmitidas por la consciencia individual. En
esta fundamental identidad de la psique inconsciente se basa la
general capacidad de comprensión humana, que va más allá de
toda diferencia entre las consciencias.
128 Estas constataciones por sí mismas no tienen nada de extra­
ño; lo desconcertante es descubrir hasta qué punto también la
consciencia individual está contagiada de esta uniformidad. A me­
nudo se dan casos de una asombrosa uniformidad dentro de las
familias. Fürst publicó el caso de una madre y una hija con una
concordancia de asociación de un 3 0 por ciento (recogido en mis
E studios de asociación diagnóstica); sin embargo, se tiende a con­
siderar increíble la posibilidad de una amplia coincidencia psíqui­
ca entre razas y pueblos distantes. Pero la realidad es que en el
ámbito de las denominadas ideas fantásticas se encuentran coinci­
dencias sorprendentes. Se han hecho muchos intentos, como es el
caso de M igration des sym boles, de Goblet D ’Alviella, para expli­

114
II MI. N I U t A U U O í IA C O N S I I I U C I Ó N Y I A I I I H I N CI A

car esta coincidencia en los motivos míticos y en los símbolos re­


curriendo a las migraciones y a las transmisiones. Pero a esta ex­
plicación, que naturalmente posee cierto valor, se opone el hecho
de que en toda época y en cualquier parte puede surgir un mitolo-
gema sin que exista la más mínima posibilidad de transmisión.
Así, por ejemplo, he observado cómo un enfermo mental produ­
cía casi al pie de la letra un texto simbólico bastante largo, que
puede leerse en un papiro publicado unos años más tarde por
Dieterich (el caso está recogido en mi Transformaciones y sím bo­
los de la lib id o *). Después de haber visto un número suficiente de
casos similares, la idea que tenía al principio de que eso sólo po­
día pasar dentro de una misma raza se me tambaleó y, como con­
secuencia de ello, me dediqué a investigar los motivos de los sue­
ños de los negros de raza pura procedentes de los Estados del sur
de Norteamérica. En dichos sueños encontré motivos derivados
de la mitología griega, con lo que descarté por completo que se
tratara de una herencia racial.
229 A menudo se me ha acusado de ser supersticioso con respec­
to a las «ideas heredadas», lo cual es injusto, ya que he subrayado
expresamente que estas coincidencias precisamente no proceden
de «ideas», sino de una disposición heredada a reaccionar como
siempre se ha reaccionado. Otras veces se ha negado la coinci­
dencia porque la figura del «Redentor», por ejemplo, en un caso
es una liebre, en otro un pájaro y en otro un hombre; pero se
olvida qué le llamó más la atención de las Iglesias cristianas in­
glesas a un indio ingenuo: al llegar a su casa, contó que los cris­
tianos practicaban el culto a los animales, por la cantidad de
corderos que había visto. No depende tanto de los nombres como
de los contextos. No importa demasiado que la «joya», en un
caso, sea un anillo de oro, en otro una corona, en otro una perla
y en otro un tesoro entero. Lo esencial es la idea de algo muy
valioso y muy difícil de conseguir, independientemente de cómo
se lo designe en cada lugar. Y lo psicológicamente esencial es que
en los sueños, en las fantasías y en los estados mentales excepcio­
nales pueden volver a surgir en todo momento y de manera au­
tóctona los motivos y símbolos mitológicos más alejados, a me­
nudo como resultado de influencias, transmisiones y estímulos
individuales, pero muchas veces también sin éstos. Estas «imáge­
nes primigenias» o «arquetipos», como los he llamado, forman la
base de la psique inconsciente y no se pueden explicar como una

* S ím b o lo s de tra n sfo rm a c ió n , O C 5 , § 151 ss. y 2 2 3 s.; ta m b ié n 3 1 7 ss. del


p re sen te volu m en , así co m o «El c o n ce p to de inconsciente colectivo», O C 9/1 ,2 , § 105 ss.

115
IA DINAMICA ftl LO IN CO NSCIÍNM

adquisición personal. Su conjunto constituye esc estrato psíquico


que he denominado inconsciente colectivo.
30 La existencia de lo inconsciente colectivo supone que la
consciencia individual no es ni mucho menos acondiciona!. Por
el contrario, es sumamente influenciable por la condición here­
dada, independientemente de las inevitables influencias del am­
biente. Lo inconsciente colectivo es la vida genealógica psíquica
desde sus inicios. Es la precondición y el suelo natal de todo
acontecimiento anímico consciente y, por esta misma razón, es
una influencia que compromete en gran medida la libertad de
la consciencia, empeñada siempre en encauzar todos los proce­
sos conscientes por su curso habitual. A partir de este peligro
positivo se explica la extraordinaria resistencia de la conscien­
cia contra lo inconsciente. Sin embargo, no se trata de la resis­
tencia sexual de Freud, sino de algo mucho más general: es el
miedo instintivo a perder la libertad de la consciencia y a su­
cumbir al automatismo de la psique inconsciente. Para determi­
nados tipos de personas, el peligro parece residir en la sexuali­
dad, ya que temen perder en ella su libertad; para otros, en
cambio, se halla en ámbitos muy distintos, aunque siempre en
terrenos por los que sienten cierta debilidad y donde, por lo
tanto, no pueden poner grandes límites a lo inconsciente.
31 Lo inconsciente colectivo designa otro punto en el que la
psicología pura tropieza con la realidad orgánica y en el que, con
toda probabilidad, habrá de reconocer un hecho no psicologiza-
ble apoyado en una base fisiológica. Del mismo modo que ni el
psicólogo más inveterado logrará reducir la constitución fisioló­
gica al denominador de la etiología psíquica individual, asimis­
mo será imposible tildar de adquisición individual el condiciona­
miento fisiológico de lo inconsciente colectivo. Tanto el tipo
constitucional como lo inconsciente colectivo son factores que
se sustraen al arbitrio de la consciencia. Así pues, las condiciones
constitucionales y las formas sin contenido de lo inconsciente
colectivo son realidades, lo que en el caso de lo inconsciente sig­
nifica nada menos que sus símbolos o motivos son factores igual
de reales que la constitución, que no se puede descuidar ni negar.
Desatender la constitución da lugar a trastornos patológicos, y lo
mismo sucede si se descuida lo inconsciente colectivo. De ahí
que en mi método terapéutico llame especialmente la atención
sobre la relación del paciente con los hechos de lo inconsciente
colectivo, pues la experiencia me ha enseñado que tiene la m is­
ma importancia estar en buenos términos con lo inconsciente
que con la disposición individual.

116
5

DETERMINANTES PSICOLÓGICOS
DEL COMPORTAMIENTO HUMANO*

232 Dado que el alma humana forma una unidad indivisible con el
cuerpo, la psicología sólo artificialmente podrá apartarse de las
condiciones biológicas, y dado que éstas son válidas en todo el
mundo animado y no sólo en el hombre, proporcionan al fun­
damento científico una seguridad que supera a la del juicio psi­
cológico, que sólo es válido en el ámbito de la consciencia. No
es, pues, nada extraño que al psicólogo le guste recurrir con
frecuencia a la seguridad de la concepción biológica y tome
préstamos de la teoría de los instintos y de la fisiología. Tampo­
co es sorprendente que exista una opinión muy difundida que
considera la psicología como un simple capítulo de la fisiología.
La psicología ha de reconocer una amplia coincidencia de sus
realidades con los hechos biológicos, por más que reclame la
au ton om ía de su campo de investigación.
233 Los factores psíquicos que determinan el comportamiento
humano son principalmente instintos que actúan como fuerzas
m otivadoras del acontecer psíquico. En vista de las opiniones
contradictorias acerca de la naturaleza de los instintos, quisiera
subrayar claramente lo que yo entiendo por la relación entre los
instintos y la psique, y por qué denomino a los instintos factores

* C o n fe re n cia p ro n u n c ia d a en inglés en la H a rv a rd (U niversity) T e rc e n te n a ry


C o n fe re n ce o f A rts an d Sciences, 19 3 6 . Publicada c o m o «Psychological F a c to rs D eter-
m in in g H u m a n B ehavior» en el sim p o sio Factors D e term in in g H u m a n B ehavior (H a r­
v a rd T e rc e n te n a ry P u b licatio n s), H a rv a rd U niversity Press, C am b rid g e, M assachusetts,
19 3 7 . La p re sen te v e rsió n c o rre s p o n d e al m a n u sc rito alem án , c o n fro n ta d o co n el o ri­
ginal inglés.

117
LA DINAMICA DI LO INCONSCIENTE

psíquicos. Si identificamos la psique con estar vivo sin más,


también deberíamos suponer en las formaciones unicelulares la
existencia de una función psíquica. En este caso, los instintos
serían una especie de órganos psíquicos, y la actividad glandu­
lar productora de hormonas tendría una causalidad psíquica.
234 Si por el contrario suponemos que la función psíquica es un
fenómeno concomitante de un sistema nervioso en cierto modo
centralizado, la primordial naturaleza psíquica de los instintos
se vuelve dudosa. Ahora bien, puesto que el nexo causal con un
cerebro es más probable que la naturaleza psíquica de la vida en
general, considero la característica com pu lsividad de los instin­
tos como un factor extrapsíquico que, sin embargo, es psicoló­
gicamente significativo porque engendra formas que pueden ser
contempladas como determinantes del comportamiento huma­
no. En rigor, dadas las circunstancias, no es el instinto extrapsí­
quico el factor directamente determinante, sino esa forma que
resulta de la cooperación del instinto y la situación respectiva.
Según esto, el factor determinante sería un instinto m odificado,
lo que más o menos equivale a la diferencia entre el color que
vemos y la longitud de onda objetiva. Al hecho extrapsíquico
del instinto le correspondería el papel de un mero estímulo; el
fenómeno instintivo psíquico, por el contrario, sería una asimi­
lación del estímulo a una com plejidad psíquica ya existente, a lo
que denomino psiquificación. Así pues, lo que llamamos de
buenas a primeras instinto sería un hecho ya psiquificado de
origen extrapsíquico.

A. F E N O M E N O L O G Í A G E N E R A L

;35 La interpretación anteriormente esbozada facilita una compren­


sión de la variabilidad del factor instintivo dentro de la fenom e­
nología general. El instinto psiquificado sacrifica en cierta medi­
da su claridad, incluso pierde ocasionalmente su característica
esencial, la compulsividad, precisamente porque ya no es el he­
cho extrapsíquico claro, sino una modificación condicionada por
el choque con la situación psíquica. Como factor determinante,
el instinto es variable y, por ello, susceptible de diferentes aplica­
ciones. Sea lo que sea la psique, en cualquier caso su esencia tiene
una extraordinaria capacidad de variación y transform ación.
.36 Por muy claro que sea, por ejemplo, el estímulo físico al
que se denomina ham bre, las consecuencias psíquicas derivadas
de él pueden ser muy diversas. No sólo se puede reaccionar de

118
ULILRM INAN Itl CÍIC0LÓQICOS UÍL C O M fO K l AMItN I O HUMANO

muy distinta manera al hcclio normal del hambre, sino que la


propia hambre puede aparecer como «desnaturalizada», incluso
como algo metafórico. No sólo podemos utilizar la palabra ham­
bre en sus más diferentes acepciones, también el hambre puede
adoptar las más diversas formas cuando va unida a otras situa­
ciones. Este determinante, sencillo y claro en origen, puede
aparecer como avidez, como codicia e insaciabilidad desmedi­
das en el más amplio sentido: por ejemplo, como afán de lucro
o como sed de gloria.
237 El hambre, como la genuina manifestación del instinto de
autoconservación, es sin duda uno de los factores primordiales
y más poderosos que influyen en el comportamiento humano.
La vida del hombre primitivo, por ejemplo, está más influida
por él que por la sexualidad. En esta etapa, el hambre significa
el alfa y omega, la existencia en general.
238 La importancia del instinto de conservación de la especie, la
sexualidad, no necesita ser destacada. Sin embargo, las crecien­
tes limitaciones — debido al avance de la cultura— de naturale­
za moral y social han sobrevalorado, al menos temporalmente,
la sexualidad de tal manera que su importancia puede compa­
rarse a la del agua en los desiertos más áridos. El premio de la
voluptuosidad, con el que la naturaleza ha dotado al asunto de
la procreación, lo percibe el hombre, que ya no tiene épocas de
celo, casi como un instinto aparte. Este instinto va unido a
tantos sentimientos y afectos, a tantos intereses espirituales y
materiales que, como es sabido, se han hecho algunos intentos
para derivar toda la cultura de tales complicaciones.
239 Como el hambre, también la sexualidad depende en gran me­
dida de la psiquificación, que primordialmente desvía la energía
puramente instintiva de su aplicación biológica y la pone al ser­
vicio de otros fines. El hecho de que tales disociaciones sean po­
sibles indica que tiene que haber además otras fuerzas instintivas
que posean la suficiente fuerza como para transformar el instinto
sexual y, al menos en parte, desviarlo de su objetivo unívoco.
Hacer exlusivamente responsable de ello a causas externas no
resulta viable, ya que sin una disposición interna las condiciones
externas sólo son perjudiciales. Unicamente otras realidades ins­
tintivas pueden hacer frente eficazmente a los instintos.
240 Por eso quisiera diferenciar un tercer grupo instintivo: el
im pulso de a ctividad, que funciona, o que sólo despierta a la
vida, cuando los otros instintos han sido satisfechos. Bajo el
concepto de actividad caben el im pulso de cam inar, el gusto por
el cam bio, la inquietud y el instinto de juego.

119
IA DINAMICA DI t e INCON1CISN 1 I

i Otro instinto diferente ul impulso de actividad y, por lo que


sabemos, de naturaleza específicamente humana podría denomi­
narse instinto de reflexión. Normalmente no pensamos que la
reflexión pueda ser instintiva, sino que la asociamos a un estado
mental consciente. Reflexio significa repliegue, y en su uso psi­
cológico designaría que el proceso de reflexión que conduce el
estímulo hacia su descarga instintiva es interrum pido por la psi-
quificación. A consecuencia de la interposición de la reflexión,
los procesos psíquicos ejercen sobre el impulso de actividad que
parte del estímulo, un efecto atrayente, de tal manera que dicho
impulso, antes de descargar hacia fuera, es desviado hacia una
actividad endopsíquica. La reflexio es una vuelta hacia dentro,
con el resultado de que, en lugar de una reacción instintiva,
surge una sucesión de contenidos o situaciones que podría califi­
carse de reflexión o deliberación. De este modo, el acto com­
pulsivo es sustituido por cierta libertad, y la previsibilidad por
una relativa imprevisibilidad por efecto del impulso.
i El instinto de reflexión supone la esencia y la mayor riqueza
de la psique humana. La reflexión reproduce el proceso estimu­
lador y traslada su impulso a una serie de imágenes que, final­
mente, si el impulso es lo suficientemente fuerte, es reproducida
en algún modo de expresión. Esta reproducción se refiere, en
parte, a todo el proceso y, en parte, al resultado del desarrollo
interno. Tiene lugar de diferentes formas: como expresión lin­
güística directa o como expresión del pensamiento abstracto,
como acción descriptiva o como conducta ética, como trabajo
científico o como representación artística.
; A través del instinto de reflexión, el proceso estimulador se
transforma más o menos totalmente en contenido psíquico, es
decir, se convierte en experiencia: un proceso natural convertido
en contenido consciente. La reflexión es el instin to cultural par
excellence y su fuerza se revela en la autoafirmación de la cultu­
ra frente a la nuda naturaleza,
i Los instintos por sí mismos no son creativos porque, en su
calidad de organización estable, son ampliamente automáticos.
De ello tampoco es una excepción el instinto de reflexión, pues
la producción de consciencia en sí misma no es un acto creativo
sino un proceso automático. La compulsividad, tan temida por
el hombre civilizado, engendra también ese característico m iedo
a la toma de consciencia, como puede observarse con especial
claridad, aunque no exclusivamente, en la persona neurótica.
A pesar de que el instinto tiene por lo general un desarrollo
firmemente organizado y, por lo tanto, tiende a la repetición

1 2 0
IJI I IKMINANIfe S 1 - Í I C O l O G I C O S IJII C O M I ' O I U A Mi l N ! U H U M A N O

ilimitada, al liombrc le caracteriza sin embargo una fuerza para


crear algo nuevo, en el genuino sentido de la palabra, del mismo
modo que la naturaleza crea, en largos periodos de tiempo, for­
mas nuevas. No sé si «instinto» es aquí la palabra apropiada. Es
cierto que se habla de «instinto creativo», porque este factor, al
menos desde el punto de vista dinámico, se comporta igual que
un instinto. Es, igual que éste, compulsivo, pero no está univer­
salmente propagado ni es una organización firme ni se transmite
siempre por herencia. Por eso prefiero calificar el impulso creati­
vo como un factor psíquico de naturaleza sim ilar a un instinto.
Guarda una intensísima relación con los otros instintos, pero sin
ser idéntico a ninguno de ellos. Sus relaciones con la sexualidad
son un problema muy discutido, y con el impulso de actividad
tiene mucho en común, igual que con el instinto de reflexión.
Pero a todos estos instintos los puede reprimir o ponerlos a su
servicio, hasta la autodestrucción del individuo. La creación es en
igual medida destrucción y construcción.
246 Recapitulando, quisiera subrayar que desde el punto de vista
psicológico se pueden diferenciar cinco grupos principales de
factores instintivos: hambre, sexualidad, actividad, reflexión y
creatividad. Los instintos son en último término determinantes
extrapsíquicos.
247 Una discusión sobre los factores dinámicos que determinan
la conducta humana quedaría obviamente incompleta si no se
mencionara la voluntad. Su posición es discutible. Sin duda es,
como los instintos, un factor dinámico. El problema de la vo­
luntad está ligado a consideraciones filosóficas, cargadas a su
vez de presupuestos sobre la concepción del universo. Si se con­
sidera que la voluntad es libre, entonces es acausal, y no hay más
que decir al respecto. Si se la considera determinada y en rela­
ción causal con los instintos, entonces es un factor epifenoméni-
co de importancia secundaria. Precisamente, por esta misma ra­
zón, sólo me limito a mencionar los afectos.
248 Hay que distinguir de los factores dinámicos las m o dalida­
des de la función psíquica, que influyen en el comportamiento
humano en otro sentido. Mencionaré sobre todo el sexo, la
disposición hereditaria y la edad. Estos tres factores son concebi­
dos en un principio como hechos fisiológicos, pero también son
factores psicológicos, ya que, al igual que los instintos, están
sometidos a la psiquificación. La masculinidad anatóm ica, por
ejemplo, no demuestra ni mucho menos la masculinidad psíqui­
ca del individuo. Del mismo modo, la edad psicológica no siem­
pre coincide con la fisiológica. Y en lo que respecta a la dispo­

1 2 1
IA DINAMICA B( LO IN C O N SC IlN íl

sición hereditaria, el factor determinante de la raza o la familia


puede estar reprimido por una superestructura psicológica.
Mucho de lo que se interpreta como herencia en sentido estric­
to es más bien una especie de contagio psíquico, consistente en
una adaptación de la psique infantil a lo inconsciente de los
padres.
49 A estas tres modalidades semifisiológicas quisiera añadir tres
psicológicas. Com o primera modalidad destaco lo consciente y
lo inconsciente. Constituye una gran diferencia para el com por­
tamiento del individuo si su psique funciona sobre todo cons­
ciente o inconscientemente. Com o es natural, sólo se trata de
una m ayor o menor consciencia, porque la consciencia total es
empíricamente imposible. Una situación extrema de inconscien­
cia de la psique se caracteriza por un predominio de procesos
instintivos compulsivos, de lo que resulta una inhibición o desin­
hibición incontroladas. El curso psíquico está lleno de contradic­
ciones ilógicas que se van alternando. Es el caso de la consciencia
en el estado onírico. La extrema situación de consciencia, por el
contrario, se caracteriza por un incremento del estado de vigilia,
un predominio de la voluntad, un desarrollo racional del deseo y
una casi total ausencia de determinaciones instintivas. Aquí lo
inconsciente se encuentra en un nivel marcadamente animal. En
el primer estado falta la labor intelectual y ética; en el último, la
naturalidad.
so La segunda modalidad es la extraversión e introversión. Am ­
bas determinan la dirección de la actividad psíquica, es decir,
deciden sobre la cuestión de si los contenidos de la consciencia
se refieren a los objetos exteriores o al sujeto. Deciden, pues, si
el acento recae en el exterior o en el interior. Este factor tiene un
efecto tan duradero que de ahí surgen actitudes habituales que
pueden reconocerse también exteriormente, es decir, tipos.
51 La tercera m odalidad, sin embargo, indica la dirección — si
se me permite expresarme metafóricamente— hacia arriba y
hacia abajo: se trata de la modalidad de lo espiritual y lo m a te­
rial. Aunque en general la materia es objeto de la física, también
es una magnitud psíquica, como lo demuestra claramente la
historia de la religión y la de la filosofía. Y del mismo modo que
la m ateria ha de ser concebida sólo como una hipótesis de tra­
bajo de la física, así también el espíritu, objeto de la religión y la
filosofía, es una magnitud hipotética que precisa, en cada caso,
de interpretación. La denominada realidad de la materia se nos
acredita principalmente a través de nuestras percepciones sen­
soriales, y la existencia del espíritu se apoya en la experiencia

1 2 2
III I I K M I N A N I M flICCHÓCilCOS t>l I. CÜMI'O» I AMIIN I ü HUMANO

psíquica. Psicológicamente, lo único cine podemos constatar en


amlias direcciones es que existen unos contenidos de la cons­
ciencia etiquetados de origen material y otros de origen espiri­
tual. Kn la consciencia civilizada parece haber entre ambas cua­
lidades una división tajante; en el nivel primitivo, sin embargo,
se borran los límites hasta tal punto que la materia a menudo
aparece como algo animado y el espíritu como algo material.
De la existencia de estas categorías nacen sistemas de valores
éticos, estéticos, intelectuales, sociales y religiosos que a veces
influyen decisivamente en la aplicación definitiva de los facto­
res dinámicos. Tal vez no sea demasiado decir que los proble­
mas más cruciales del individuo y la sociedad giran alrededor
de cómo las funciones psíquicas encaran el espíritu y la materia.

B. F E N O M E N O L O G Í A E S P E C IA L

252 Ocupémonos ahora de la fenomenología especial. En la primera


parte hemos diferenciado cinco grupos principales de instintos
y seis modalidades. Pero los conceptos descritos sólo tienen un
valor académico como categorías jerárquicas generales. La psi­
que es en realidad una complicada colaboración de todos estos
y de otros muchos factores y, al mismo tiempo, dada su peculiar
estructura, es de una variación individual infinita, por una par­
te, y de una versatilidad igualmente grande, por otra. La prim e­
ra está condicionada por el hecho de que la psique no es una
figura homogénea, sino que probablemente consta de unidades
hereditarias sólo inconsistentemente ligadas entre sí, por lo que
se revela como ampliamente escindible. La segunda está condi­
cionada por influencias del exterior y del interior. Desde el
punto de vista funcional, la facultad para escindirse y la versati­
lidad guardan una estrecha relación.
253 1 ) En primer lugar, nos ocuparemos de la fa cu ltad para
escindirse. Aunque donde más claramente aparece esta peculia­
ridad es en la psicopatología, sin embargo en el fondo es un
fenómeno normal que puede reconocerse con toda facilidad en
las proyecciones de la psique primitiva. La facultad para escin­
dirse significa que unas partes de la psique se desprenden de la
consciencia hasta tal punto que no sólo aparecen como extra­
ñas, sino a la vez con una vida propia autónoma. N o tiene por
qué tratarse de dobles personalidades histéricas ni de alteracio­
nes esquizofrénicas de la personalidad, sino de meros com plejos
en el ámbito de la normalidad. Los complejos son fragmentos

123
!A DINAMICA Ul 1 0 INCONiGIBNIL

psíquicos cuya escisión se debe n influencias traumáticas o a


ciertas tendencias incompatibles. Tal y como demuestra el ex­
perimento de asociación, los complejos interfieren con la inten­
ción de la voluntad y perturban la actividad de la consciencia;
provocan trastornos de la memoria e interrupciones en el pro­
ceso de asociación; aparecen y desaparecen siguiendo sus pro­
pias leyes; bloquean temporalmente la consciencia o influyen
de manera inconsciente en el habla y en la conducta. Así pues,
se comportan como seres vivos independientes, sobre todo en
estados mentales anómalos. En las voces de los enfermos men­
tales adoptan incluso el carácter de un yo personal, como ocu­
rre con los espíritus que se manifiestan a través de la escritura
automática y de técnicas similares. Una intensificación del fenó­
meno de los complejos provoca estados mórbidos, que no son
sino escisiones más o menos extensas o múltiples con una in­
vencible vida propia.
54 De manera similar a los complejos se comportan también
los contenidos nuevos , todavía no asimilados a la consciencia,
que se han constelado en lo inconsciente. Pueden ser conteni­
dos creativos o basados en percepciones subliminales. Como los
complejos, también éstos tienen vida propia, siempre que no se
hayan vuelto conscientes y no estén incorporados a la vida de la
personalidad. En el ámbito de los fenómenos artísticos y reli­
giosos, tales contenidos aparecen ocasionalmente personifica­
dos, es decir, como figuras arquetípicas. La investigación mito­
lógica los califica de «motivos», Lévy-Bruhl de représentations
collectives y Hubert y Mauss de catégories de la fantaisie. Yo he
reunido los arquetipos bajo el concepto de inconsciente colecti­
vo. Son hechos existentes a priori, es decir, heredados y univer­
salmente difundidos, como se puede comprobar en cualquier
lagar en el que existan los correspondientes monumentos litera­
rios. Como factores que influyen en el comportamiento huma­
no, los arquetipos desempeñan un papel nada despreciable.
Mediante la identificación, ejercen un efecto relevante en el
conjunto de la personalidad. Esta influencia se explica porque
los arquetipos probablemente representen situaciones vitales ti­
pificadas. Las pruebas al respecto proceden de la casuística psi­
cológica y psicopatológica. Un buen ejemplo es la psicología del
Zaratustra de Nietzsche. La diferencia de estas figuras respecto
a los productos de la escisión en la esquizofrenia estriba en que
las primeras son formas de personalidad llenas de sentido, mien­
tras que los segundos son fragmentos a los que sólo les quedan
restos de sentido. Estos últimos son verdaderos productos de

124
I J L I I K M I N A N I L S P S I C O L Ó G I C O S DLL C O M P O R T A M I E N T O H U M A N O

desecho. Ambos poseen, sin embargo, la capacidad de influir en


la personalidad del yo y de dominarla o incluso suprimirla, de
tal manera que dan lugar a una transformación temporal o
duradera de la personalidad.
255 2 ) La facultad de escisión inherente a la psique significa, por
una parte, la descomposición en la pluralidad de las unidades
estructurales y, por otra, la posibilidad — deseable para la dife­
renciación— de escoger determinadas partes de la estructura para
ejercitarlas mediante la concentración de la voluntad y desarro­
llarlas al m áxim o. De este modo, se cultivan con una unilaterali-
dad consciente aquellas capacidades que prometen utilidad so­
cial y se descuidan otras. Así se produce un estado desequilibrado
similar al causado por un complejo dominante. En este contexto,
sin embargo, no se habla de una posesión por el complejo, sino
de unilateralidad. Pero el estado fáctico es bastante parecido,
con la única diferencia de que la unilateralidad responde a la
intención del individuo y por eso se fomenta por todos los m e­
dios, mientras que el complejo es percibido como un parásito
incordiante. A menudo no se da uno cuenta de que la unilatera­
lidad conscientemente deseada es una de las principales causas
de los tan indeseados complejos o, al contrario, que determina­
dos complejos causan diferenciaciones unilaterales de dudosa uti­
lidad. Cierta unilateralidad en el desarrollo es inevitable y, en la
misma medida, también los complejos son inevitables. Si lo m ira­
mos desde esta perspectiva, los complejos responden a ciertos
instintos modificados que son los más perjudicados por la unila­
teralidad del desarrollo. Esta es una de las principales causas de
las neurosis.
256 Com o es sabido, son muchas las capacidades diferenciables
del hombre. Com o no quisiera perderme en detalles casuísticos,
me limitaré a las capacidades normales y permanentemente exis­
tentes de la consciencia. La consciencia es ante todo un órgano
de orientación en un mundo de hechos externos e internos.
Antes que nada, la consciencia comprueba que algo existe. A
esta capacidad la denomino sensación. Con ello no me refiero a
ninguna actividad sensorial específica, sino a la percepción en
general. Otra capacidad es la interpretación de lo percibido, a la
que denomino pensar. M ediante esta función, lo percibido es
asimilado y, de este modo, el objeto de la percepción se trans­
form a en elemento psíquico en m ayor medida que a través de la
mera sensación. Una tercera capacidad establece el valor del
objeto. A esta función de valoración la denomino sentir. La
reacción de agrado y desagrado del sentimiento se corresponde

125
IA DINAMICA O» LO INCONSCIENTE

con el máximo grado de subjetivización del objeto. A través del


sentimiento, el objeto entra en una relación tan estrecha con el
sujeto que éste ha de decidir si aceptarlo o rechazarlo.
7 Estas tres funciones serían suficientes para la orientación en
cualquier situación, si se tratara de un objeto aislado en el espa­
cio y en el tiempo. Pero en el espacio el objeto guarda una
relación infinita con la pluralidad de los objetos, y en el tiempo
sólo representa una transición entre lo que ha sido y lo que
será. La mayor parte de las relaciones espaciales y, asimismo,
del cambio temporal es inevitablemente inconsciente en el mo­
mento de la orientación, y, no obstante, las relaciones tempora­
les son imprescindibles para averiguar el significado de un obje­
to. La cuarta capacidad de la consciencia, es decir, aquella que
facilita, al menos aproximadamente, la comprobación de las
relaciones espacio-temporales, es la intuición. Esta es una fun­
ción perceptiva que capta lo sublim inal, es decir, la posible
relación con los objetos que no aparecen en el campo visual, así
como los posibles cambios en el pasado y en el futuro sobre los
que el objeto no nos dice nada. La intuición es una manera
directa de percatarse de las relaciones que no pueden ser averi­
guadas por las otras tres funciones en el momento de la orien­
tación.
8 Menciono las funciones de orientación de la consciencia
porque son fáciles de diferenciar entre sí. En cada individuo,
por naturaleza, hay considerables diferencias en cuanto a la
importancia de una u otra función. Por regla general, una de las
cuatro funciones está especialmente desarrollada, lo que impri­
me un carácter peculiar al conjunto de la mentalidad. El predo­
minio de una función da lugar a las predisposiciones típicas, que
pueden ser designadas como tipo intelectual, tipo sensorial, etc.
Tales tipos consituyen una predisposición semejante a la de una
profesión, con la cual se identifica quien la practica. Tanto si se
trata de personas voluntariosas y de acción como de otras cuyo
objetivo en la vida consista en ejercitar continuamente la me­
moria, de aquello que uno ha adoptado como principio o como
virtud — por inclinación natural o por conveniencia— resultará
siempre una unilateralidad y una compulsión a la unilateralidad
que excluye las demás posibilidades. Todo aquello que quede
excluido del ejercicio y de la adaptación conscientes permane­
cerá forzosamente en un estado no ejercitado, no desarrollado,
infantil o arcaico y — en mayor o menor medida— inconscien­
te. De ahí que normalmente, además de los motivos de la cons­
ciencia y de la r a z ó n , haya siempre numerosas influencias in-

126
IJ t I I « M I N A N I I S l'SICOt-ÓÜICOS IJ LI C O M 1*0 K T A M I L N I O H U M A N O

coiiscicntcs de naturaleza primitiva que alteran las intenciones


de la consciencia. N o hay, pues, que suponer que todas aquellas
formas de actividad preformadas en la psique que sean indivi­
dualmente suprimidas o descuidadas pierdan con ello también
su energía específica. Antes bien, es como si uno se apoyara
exclusivamente en los datos del sentido de la vista: no por ello
dejaría de oír. Y si se le pudiera trasladar a un mundo sin ruido,
pronto sentiría la necesidad de oír algo y posiblemente lo hicie­
ra en form a de alucinaciones auditivas.
259 Los peculiares contrastes que resultan de la imposibilidad
de arrebatar a Jas funciones naturales su energía específica se
observan con especial claridad en el terreno de las ya comenta­
das funciones de orientación de la consciencia. Los dos contras­
tes principales están entre pensar y sentir, por una parte, y entre
la sensación y la intuición, por otra. El primero es muy conoci­
do y no necesita ningún comentario. El segundo, en cambio, se
puede entender mejor si se expresa como oposición entre el
hecho objetivo y la mera posibilidad. Es evidente que alguien
que está contemplando las posibilidades no se detiene ante el
hecho momentáneo, sino que lo deja atrás lo más rápidamente
posible. Estas polaridades tienen una marcada naturaleza irri­
tante no sólo como conflicto dentro de una psique individual,
sino también como conflicto entre individuos de temperamen­
tos opuestos.
260 Considero que el problema de los opuestos, aquí meramen­
te esbozado, es la base de una psicología crítica, tan necesaria en
muchos aspectos. Una crítica de esta clase no sólo sería de una
gran im portancia para el estricto campo de la psicología, sino
para el más amplio de las ciencias humanas.
261 Hasta ahora he mencionado todos aquellos factores que,
contemplados desde el punto de vista de una psicología pura­
mente empírica, desempeñan un papel esencial. Esta variedad y
multiplicidad de aspectos debería responder, por una parte, a la
naturaleza de la psique, que se refleja en muchas facetas, pero,
por otra parte, también debería expresar las dificultades con las
que se enfrenta la comprensión empírica. La tremenda com pli­
cación de la fenom enología psíquica sólo empezamos a enten­
derla tras haber visto con claridad que todos los intentos por
crear una teoría general están condenados al fracaso, ya que
parten de presupuestos demasiado sencillos. Del alma parte, sin
duda alguna, toda experiencia humana, y a ella regresan al final
todos los conocimientos adquiridos. La psique es el principio y
fin de todo conocimiento. En efecto, no sólo es el objeto de su

127
I A DINAMICA 01 1 0 INCONSCICNTC

ciencia, sino también su sujeto. Hstn posición especial que ocu­


pa entre todas las ciencias supone, por un lado, una duda per­
manente sobre su posibilidad y, por otro, le asegura a la psico­
logía una situación de privilegio, pero también una condición
problemática que constituye una de las tareas más difíciles que
habrá de afrontar la filosofía del futuro.
62 En este resumen, quizá demasiado sinóptico, no he m encio­
nado muchos nombres ilustres, pero no quisiera dejar de m en­
cionar un nombre muy digno de respeto: se trata de WiHiam
Jam es, cuya visión psicológica y filosofía pragmática me han
estimulado de un modo decisivo. Fue su amplitud de espíritu lo
que me amplió hasta el infinito el horizonte de la psicología
humana.
6

INSTINTO E INCONSCIENTE*

263 El propósito de este simposio sobre instinto e inconsciente ata­


ñe a una cuestión muy importante, de interés tanto en el ámbito
de la biología como en el de la psicología y la filosofía. Si se
quiere discutir con éxito sobre la relación entre instinto e in­
consciente es imprescindible definir claramente de antemano
los conceptos que entran en consideración.
264 En lo que se refiere a la definición del instinto, quisiera
subrayar que la propiedad, formulada por Rivers, de la all-or-
none-reaction es muy significativa1. Incluso me parece que esta
peculiaridad de la acción instintiva es de una especial importan­
cia precisamente para el aspecto p sico ló g ico del problema.
Como es natural, me tengo que limitar principalmente a este
aspecto, ya que no me siento competente para tratar el proble­
ma del instinto en su aspecto biológico. Si he de caracterizar
psicológicamente la acción instintiva no puedo valerme en prin­
cipio del criterio formulado por Rivers de la all-or-none-reac-
tion , debido a la siguiente reflexión: Rivers explica esta reac­
ción como un proceso con una gradación de la intensidad que
no se ajusta a las circunstancias. Es una reacción que, una vez

* C o n trib u c ió n al sim p o sio del m ism o n o m b re de la A risto te lia n Society, de la


M in d A ssociatio n y de la B ritish Psychological Society en B ed fo rd C o lleg e, U niversidad
d e L o n d res, ju lio de 1 9 1 9 . P ublicada o rig in alm e n te en British Journal o f Psychology
(G eneral Section) X /l (L o n d res, 19 1 9 ), pp. 15-26. En a le m án en Sobre la energética
del alm a (T ra ta d o s psicológicos II), R ascher, Z ú ric h , 19 2 8 . R evisada y co n u n ep ílo g o
en Energética psíquica y esencia del sueño , R ascher, Z ú ric h , 19 4 8 .
1. C f. R ivers, Instinct and tbe Unconscious.

129
I A D I N A M I C A # » LO I N C Ü N S C I I N I L

desencadenada, discurre en cualquier circunstancia con su pro­


pia intensidad, sin guardar ninguna proporción con el estímulo
desencadenante. Si investigamos los procesos psicológicos de la
consciencia y queremos comprobar si entre ellos hay algunos
que destacan por carecer de proporción entre su intensidad y el
estímulo desencadenante, veremos que ese tipo de procesos se
da habitualmente en cualquier persona: por ejemplo, las im pre­
siones y los afectos desproporcionados, las intenciones y los
impulsos demasiado intensos, y otros similares. Com o resulta
imposible incluir estos procesos dentro de los procesos instinti­
vos, tendremos que buscar otro criterio.
'.<>s Com o es sabido, el lenguaje coloquial utiliza la palabra «ins­
tinto» muy a menudo; se habla de un acto «instintivo» cuando
se da un comportamiento en el que no hay consciencia ni del
motivo ni de la finalidad y que únicamente ha sido suscitado
por una oscura necesidad interior. Esta peculiaridad la ha pues­
to de relieve el escritor inglés Thom as Reid cuando dice: «By
instinct, I mean a natural blind impulse to certain actions,
w ithout having any end in view , without deliberation, and very
often without any conception o f what we do»2. De este modo,
la acción instintiva queda caracterizada por cierta inconsciencia
de su m otivación psicológica, en contraste con los procesos
conscientes, que se caracterizan por la continuidad consciente
de sus motivaciones. El acto instintivo aparece, pues, como un
acontecimiento psíquico más o menos abrupto, como una espe­
cie de irrupción en la continuidad de la consciencia. De ahí que
también se perciba como necesidad interior, del mismo modo
que Kant definió el instinto como una «necesidad interior»3. En
virtud de dicha naturaleza la acción instintiva ha de ser incluida
dentro de los procesos inconscientes, que sólo son accesibles a
la consciencia a través de sus resultados.
66 Si nos conform áram os con esta interpretación del instinto
pronto com probaríam os su insuficiencia. Porque con esta defi­
nición no hemos hecho más que deslindar el instinto del proce­
so consciente y calificarlo de inconsciente. Pero si echamos un
vistazo a los procesos inconscientes enseguida nos damos cuenta
de que es imposible calficarlos todos de instintivos, pese a que
el habla cotidiana no hace aquí ninguna distinción. Si alguien

2. R eid, E ssays on th e A c tiv Pow ers o f M a n , p. 103 [E n tie n d o p o r in stin to u n


im p u lso n a tu ra l ciego p a ra d e te rm in a d as acciones, sin n in g ú n ob jetiv o a la vista, sin
re fle x ió n y, m uy a m e n u d o , sin n o c ió n de lo que hacem os].
3. K ant, A n th ro p o lo g ie , 1, § 80 [p. 156].

130
I N .1 I I N I O I I N t O N S C I I N I I

tropieza con mía serpiente y se lleva un susto tremendo, este


impulso ha de ser calificado de instintivo, pues no se diferencia
en nada del instintivo miedo a las serpientes de los monos. Esta
uniformidad y regularidad en la repetición es precisamente la
propiedad más característica del instinto, por lo que, como ob­
serva acertadamente Lloyd M organ, tendría tan poco interés
apostar por el desencadenam iento de un acto in stin tivo co m o
por la salida del Sol por la mañana. Pero, por otra parte, tam­
bién puede ocurrir que alguien se asuste tanto de una gallina
como de una serpiente. Pese a que el mecanismo del miedo ante
una gallina constituye un impulso igual de inconsciente que el
instinto, sin embargo debemos establecer diferencias entre am­
bos procesos. El primer caso, el miedo a las serpientes, es un
proceso oportuno y generalizado; el segundo, sin embargo, tra­
tándose de algo habitual, es una fobia y no un instinto, puesto
que sólo se da en casos aislados y no es ninguna peculiaridad
generalizada. Pero también existen otras necesidades imperiosas
inconscientes, como por ejemplo las ideas obsesivas, las m elo­
días obsesivas, las ocurrencias y caprichos repentinos, los im­
pulsos afectivos, las depresiones, las sensaciones angustiosas, etc.
Com o es sabido, estos fenómenos no sólo se dan en individuos
anormales, también en los normales. Puesto que estos fenóm e­
nos sólo se dan aisladamente y no se repiten con regularidad,
han de ser diferenciados de los procesos instintivos, aunque
parezca que su mecanismo psicológico se corresponde con el
del instinto. Pueden incluso estar caracterizados por la propie­
dad de la all-or-none-reaction, lo que se puede observar con
especial facilidad en los procesos patológicos. En el terreno de
la psicopatología hay muchos casos de este tipo en los que, ante
un estímulo determinado, se puede ver un proceso determinado
y desproporcionado en relación con el estímulo, proceso que
podría compararse perfectamente con una reacción instintiva.
267 Todos estos procesos han de ser diferenciados de los proce­
sos instintivos. Conform e a ello, sólo deberían considerarse ins­
tintos aquellos fenómenos que sean procesos inconscientes he­
redados y que se repitan de manera uniforme con regularidad.
Al mismo tiempo, ha de ser inherente a ellos el distintivo de la
necesidad imperiosa, es decir, una especie de carácter reflejo,
tal y como lo ha form ulado Herbert Spencer. En el fondo, un
proceso de esta clase sólo se diferencia de un mero reflejo sen-
somotriz por su m ayor complicación. De ahí que W illiam Jam es
defina justificadamente el instinto como «a mere excito-m otor
impulse, due to the pre-existence of a certain < re fle x -a rc> in

131
IA U I N A M I Ó A 01 LO INCONSC.i l N I I

the nerve-centres»'1. Los instinto! tienen en común con los me­


ros reflejos la uniformidad y la regularidad, así como la incons­
ciencia de su motivación.
í.k La cuestión sobre la procedencia de los instintos y sobre
cómo fueron adquiridos es sumamente complicada. El hecho de
que siempre sean heredados no contribuye nada a esclarecer la
cuestión de su origen. La transmisión por herencia únicamente
desplaza la cuestión a los antepasados. Es muy conocida una
interpretación según la cual los instintos surgieron de una espe­
cie de actos de la voluntad individuales repetidos con mucha
frecuencia hasta hacerse generales. Esta explicación es plausible
en la medida en que no es nada difícil observar a diario cómo
algunas actividades aprendidas con gran esfuerzo acaban con­
virtiéndose paulatinamente, a base de mucha práctica, en algo
automático. Frente a ello, sin embargo, debemos subrayar que
en los asombrosos instintos que contemplamos en el mundo
animal el aprendizaje está completamente ausente. Pensemos,
por ejemplo, en el refinadísimo instinto de reproducción de la
Prónuba yuccasella, la mariposa de la yuca5. Las flores de la
yuca se abren, cada una de ellas, una sola noche. La mariposa
coge el polen de una de estas flores y lo amasa hasta form ar una
bola. Luego elige una segunda flor, corta el ovario para que se
abra, pone sus huevos entre los óvulos de la planta, se dirige
luego al pistilo e introduce la bola de polen en su abertura en
forma de embudo. Esta complicada acción la lleva a cabo la
m ariposa una sola vez en su vida.
>9 Tales casos son difíciles de explicar mediante la hipótesis
del aprendizaje y de la práctica. Recientemente se han buscado
otras vías de explicación, inspiradas en la filosofía de Bergson,
que recalcan el factor de la intuición. La intuición se basa en un
proceso inconsciente en la medida en que su resultado es una
ocurrencia, una irrupción de un contenido inconsciente en la
consciencia6. De ahí que la intuición sea una especie de proceso
perceptivo, pero, a diferencia de la actividad sensorial y la in­
trospección conscientes, se trata de una percepción inconscien­
te. Por eso el lenguaje coloquial habla de la intuición como una
comprensión «instintiva», puesto que la intuición es un proceso
análogo al instinto, con la única diferencia de que el instinto es

4. Jam es, Principies o f P sychology II, p. 3 9 1 [un m e ro im p u lso < e x c ito -m o triz >
d e b id o a la p re e x isten c ia de c ie rto «arco reflejo» en los cen tro s nerviosos].
5. K ern er v o n M a rila u n , P fla n zen leb en II: G eschichte der P fla n zen , pp . 153 ss.
6. C f. la d e fin ic ió n de «intuición» en Tipos psicológicos [O C 6,1].

132
I N Í t I N I O I I N C O N S C I I N I I

un impulso propositivo respecto a una actividad a menudo su­


mamente complicada, mientras que la intuición es la aprehen­
sión propositiva e inconsciente de una situación a menudo su­
mamente complicada. La intuición sería, pues, algo así como la
otra cara del instinto, ni más ni menos extraordinario que él.
Por cierto, no debemos olvidar que lo que nosotros llamamos
com plicado o extraordinario, para la naturaleza no sólo no I9
es en absoluto, sino, al contrario, completamente cotidiano. Sin
embargo, tendemos fácilmente a proyectar nuestra dificultad de
comprensión en las cosas y a considerarlas complicadas, cuando
en realidad éstas son sencillas en sí y no perciben nuestras difi­
cultades intelectuales.
270 Una discusión sobre el problema del instinto sin recurrir al
concepto de inconsciente sería incompleta. Los procesos instin­
tivos requieren precisamente el concepto complementario de lo
inconsciente. En mi opinión, lo inconsciente ha de ser interpre­
tado como la totalidad de todos aquellos fenómenos psíquicos
que carecen de la cualidad de la consciencia. Estos contenidos
psíquicos pueden ser oportunamente calificados de sublim ina-
les, bajo la suposición de que todo contenido psíquico ha de
poseer cierto valor energético para ser consciente. Cuanto más
descienda el valor de un contenido consciente más fácilmente
desaparecerá éste bajo el umbral de la consciencia. De ahí que
lo inconsciente incluya todos los recuerdos perdidos, además de
todos aquellos contenidos que todavía son demasiado débiles
como para poder volverse conscientes. Estos contenidos surgen
de una combinatoria inconsciente, de la que también surgen los
sueños. Dichos contenidos incluyen además todas las represio­
nes más o menos intencionadas de representaciones e im presio­
nes penosas. Denomino inconsciente personal a la suma de to­
dos estos contenidos. Además de todo eso, también encontramos
en lo inconsciente cualidades no adquiridas individualmente,
sino heredadas, como los instintos como impulsores de activi­
dades a partir de una necesidad sin m otivación consciente. A
ello hay que añadir las formas — existentes a priori, es decir,
congénitas— de la intuición, los arquetipos* de la percepción y

* A q u í e m p lea Ju n g p o r p rim e ra vez la e x p re sió n « arquetipo». En a n te rio re


p u b licacio n es d esig n a el m ism o c o n c e p to co n la p a la b ra Urbild («im agen prim igenia»),
a d o p ta d a d e Jac o b B u rc k h ard t (u rtü m lich es Bild). V éase S ím b o lo s de tra n sfo rm a c ió n ,
O C 5 , § 4 5 , n o ta 1, y «Sobre la psico lo g ía de lo inconsciente» (O C 7 ,1 , § 101). Im agen
p rim ig en ia y a rq u e tip o son u tilizad o s en o tro s escrito s c o m o sin ó n im o s, lo cual c o n d u ­
jo a la e rró n e a su p o sic ió n d e que J u n g p re su p o n ía la tra n sm isió n p o r h e re n cia de las
re p re sen ta c io n e s (ideas o im ágenes), cosa q u e él m ism o rectificó en re p e tid a s ocasio-

133
IA D I N A M I C A DI 10 I N C O N S C U N I I

la aprehensión, que son condición inevitable y determinante a


priori de todos los procesos psíquicos. Del mismo modo que los
instintos inducen a llevar una vida específicamente humana, así
también los arquetipos obligan a una percepción y una aprehen­
sión específicamente humanas. Los instintos y los arquetipos de
la intuición form an lo inconsciente colectivo. Si a este incons­
ciente lo denomino colectivo es porque, a diferencia del ante­
riormente definido, no tiene contenidos individuales, es decir,
más o menos únicos en su género, sino universales y uniform e­
mente extendidos. El instinto es, por naturaleza, un fenómeno
colectivo — es decir, universal y uniformemente extendido—
que no tiene nada que ver con la individualidad del hombre.
Los arquetipos de la intuición tienen la misma cualidad que los
instintos y son asimismo fenómenos colectivos.
’i En mi opinión, la cuestión del instinto no puede ser psicoló­
gicamente tratada sin la de los arquetipos, pues lo uno condicio­
na lo otro. Pero el tratamiento de este problema se ve considera­
blemente dificultado porque las opiniones sobre lo que en el
hombre ha de ser todavía calificado de instinto están muy dividi­
das. W illiam Jam es considera que el hombre está cuajado de ins­
tintos, mientras que otros limitan los instintos humanos a unos
pocos procesos que apenas se diferencian de los reflejos: deter­
minados movimientos del lactante, ciertas reacciones específicas
de brazos, piernas y laringe, el uso de la mano derecha y la fo r­
mación de sonidos silábicos. A mi entender, esta limitación es
excesiva. N o obstante, es muy característica de la psicología hu­
mana. Ante todo, hemos de tener siempre presente que, cuando
hablamos de los instintos humanos estamos hablando de noso­
tros, lo que nos hace albergar muchos prejuicios.
2 N os resulta mucho más fácil ver los instintos en los anima­
les o incluso en los hombres primitivos que en nosotros. Esto se
debe a que nos hemos acostumbrado a dar cuenta de todas
nuestras acciones y a justificarlas racionalmente. Sin embargo,
no está en modo alguno demostrado, incluso es muy im proba­
ble, que nuestros razonamientos estén fundamentados. M uchas

nes. Sin e m b a rg o , el c o n c e p to de «im agen prim ig en ia» d a a e n te n d e r, m ás que el


c o n c e p to de «arq u etip o » , algo d e te rm in a d o desd e el p u n to d e vista del c o n te n id o ,
m ie n tra s que el a rq u e tip o — co m o ex p lica el p ro p io Ju n g en o tro lu g ar— re p re s e n ta un
c o n te n id o ese n c ia lm en te in c o n sc ie n te y, p o r lo ta n to , irrec o n o c ib le , u n fa c to r fo rm ati-
v o o u n e le m e n to e stru ctu ra l. Sólo co m o e le m en to e stru ctu ra l, co m o fa c to r o rg a n iz a ­
d o r en lo in c o n sc ie n te , se h e re d a el a rq u e tip o , m ie n tra s que la im agen «organizada»
p o r él y p e rc ib id a p o r la co n scien cia se ren u ev a u n a y o tra vez en cad a v id a co m o
v a ria n te subjetiva.

134
I N S I I N I O t N L O N S C I I N I I

vcccs 110 hace falta ser un superhombre para com probar la va-
| cuidad de ciertas racionalizaciones y reconocer tras ellas el ver-
( dadero m otivo, es decir, el instinto imperioso. A consecuencia
■ de nuestras racionalizaciones artificialmente forjadas nos puede
: parecer que 110 hemos actuado por instinto, sino por una m oti­
vación consciente. De todos modos, ello no quiere decir que el
hombre no pueda efectivamente, a base de un minucioso adies­
tramiento, convertir el instinto en un acto parcial de la volun­
tad. Aunque de este m odo se consigue dom esticar el instinto, el
motivo esencial seguirá siendo el instinto. H asta tal punto he­
mos logrado envolver muchos de nuestros instintos en explica­
ciones e intenciones racionales, que con tantas envolturas ya
no somos capaces de reconocer el motivo original. De esta
manera, nos da la im presión de que apenas tenemos ya instin­
tos. Pero si aplicamos el criterio recom endado por Rivers de la
reacción desproporcionada, la all-or-none-reaction, a la con­
ducta humana, encontrarem os numerosos casos en los que tie­
nen lugar reacciones exageradas. La exageración es una carac­
terística humana muy extendida. Por más que uno se esmere en
justificar racionalmente su reacción, para lo cual siempre se
encuentran pretextos, seguirá existiendo la exageración. ¿Y por
qué uno no hace, da o dice estrictamente lo necesario o razo­
nable o correcto o verdadero, sino que se excede siempre? Pues
porque en él se ha desencadenado un proceso inconsciente que
discurre sin la intervención de la razón y, por lo tanto, o no
alcanza o sobrepasa la medida de la motivación razonable. Este
fenómeno es tan uniforme y regular que sólo podemos calificar­
lo de instinto, pese a que, cuando se da el caso, nadie quiera
reconocer su modo de actuar como instintivo. Por eso creo que
la conducta humana está mucho más influida por los instintos
de lo que habitualmente se supone, y que en este aspecto su­
cumbimos a unos juicios equivocados que, a su vez, son conse­
cuencia de la instintiva exageración del p u n to de vista raciona­
lista.
273 Los in stintos son form as típicas de la acción, y siem pre que
se trate de form as de reacción que se repiten uniform e y regular­
m ente estam os ante un instinto, independientem ente de que éste
vaya asociado o no a una m otivación consciente.
274 Del mismo modo que es discutible si el hombre posee mu­
chos o pocos instintos, también lo es la cuestión — hasta el
momento poco ventilada— de si posee o no muchas formas
primigenias o arquetipos de reacción psíquica. A la hora de
enfrentarnos a esta cuestión, nos encontramos con las mismas

135
I A D I N A M I C A D I LO I N C O N Í C I I N 1 I

dificultades que con la anterior. Tan acostumbrados estamos a


operar con conceptos tradicionales que se dan por sobreenten­
didos, que ya ni nos damos cuenta de hasta qué punto estos
conceptos están basados en los arquetipos de nuestra intuición.
Las imágenes primigenias también están muy enmascaradas por
la extraordinaria diferenciación de nuestro pensamiento. Del
mismo modo que la biología sólo suele reconocer unos pocos
instintos en el hombre, así también la teoría del conocimiento
ha reducido los arquetipos a relativamente pocas, y lógicamente
limitadas, categorías del entendimiento.
275 En Platón los arquetipos de la intuición están todavía muy
valorados como ideas metafísicas, como napaSeíynatcc [paradig­
mas], respecto a las cuales las cosas reales sólo se comportan
como |j,L(j.T^oeLC [mimesis], como imitaciones. Com o es sabido,
también la filosofía medieval de san Agustín, de quien he tom a­
do prestada la idea del arquetipo7, así como la de M alebranche
y Bacon, se apoyan, en este aspecto, sobre una base platónica.
En cualquier caso, ya en la Escolástica aparece la idea de que los
arquetipos son imágenes naturales enterradas en el espíritu hu­
mano, con arreglo a las cuales el espíritu form a sus juicios. Así,
H erbert de Cherbury dice: «Instinctus naturales sunt actus fa-
cultatum illarum a quibus communes illae notitiae circa analo-
giam rerum internam, eiusmodi sunt, quae circa causam, mé­
dium et finem rerum bonarum, malum, pulchrum, gratum etc.
per se etiam sine discursu conformantur»8.
276 A partir de Descartes y Malebranche, desciende el valor me-
tafísico de la idea, del arquetipo. Este se convierte en pensamien­
to, en condición interna del conocimiento, tal y como lo formula
Spinoza: «Per ideam intelligo mentis conceptum, quem mens for-
mat»9. Kant, finalmente, reduce los arquetipos al limitado núme­
ro de las categorías del entendimiento. Schopenhauer aún va más
lejos en la simplificación, pero por otra parte vuelve a proporcio­
nar a los arquetipos una valoración casi platónica.

7. La e x p re sió n « arq u etip o » se e n c u e n tra tam b ién en P seudo D io n isio A reopa-


gita y en el C orpus H e rm e tic u m .
8. D e vertía te. «Los in stin to s n atu rales so n las activ id ad es d e aq u ellas facultades
d e las q u e surg en esos co n o cim ien to s co m u n es (p o r u n a a n alo g ía in te rn a de las cosas
n a tu ra le s) q u e , e n lo re la tiv o a la causa, el m ed io y el fin de lo b u e n o , lo m alo, lo bello,
lo a g ra d ab le, etc ., se fo rm a n p o r sí m ism os sin u n a re fle x ió n discursiva».
9. En E tic a , 2 .a p a rte : «Sobre la n a tu ra le za y el o rig en del esp íritu » , D efin icio ­
nes. («Por idea e n tie n d o u n c o n c e p to del e sp íritu fo rm ad o p o r el esp íritu», según la
tra d u c c ió n d e J. S tern.)

136
I N S U M I O I IN tO N S r.ll N l l

177 Aunque este resumen sea por desgracia demasiado sucinto,


podemos com probar una evolución psicológica que enmascara
los instintos bajo motivaciones racionales y transforma los ar­
quetipos en conceptos racionales. Bajo esta máscara apenas se
reconoce ya el arquetipo. Y , no obstante, el m odo en que el
hombre concibe el mundo, pese a las diferencias en los detalles,
es igual de uniforme y regular que su conducta instintiva. Del
mismo m odo que debemos postular el concepto de un instinto
que regule o determine nuestra acción consciente, así también
hemos de tener para la uniformidad y regularidad de la intui­
ción un concepto — correlativo al instinto— de una magnitud
que determine el tipo de aprehensión. Es precisamente a esta
magnitud a la que denomino arquetipo o imagen primigenia.
Podría definirse la imagen primigenia co m o la intuición del
instinto de s í m ism o o com o autorretrato, por analogía con la
consciencia, la cual no es otra cosa que una intuición interna
del proceso objetivo de la vida. De la misma manera que la
aprehensión consciente confiere a la acción una form a y una
definición, así también la aprehensión inconsciente condiciona
mediante el arquetipo la forma y la meta del instinto. Igual que
consideramos el instinto como algo «refinado», así también la
intuición que desencadena el instinto, es decir, la aprehensión
mediante el arquetipo, es de una precisión increíble. A sí pues, la
mencionada mariposa de la yuca ha de llevar consigo, por así
decirlo, una imagen de la situación en la que se desencadena su
instinto. Esta imagen le posibilita «reconocer» la flor y su es­
tructura.
278 Del mismo modo que el criterio planteado por Rivers de la
all-or-none-reaction nos ha ayudado a descubrir fácilmente la
actividad del instinto en cualquier parte, quizá también nos ayu­
de el concepto de la imagen primigenia a encontrar la actividad
de la aprehensión intuitiva. Donde más fácilmente podemos
conseguirlo es en los hombres primitivos. En ellos encontramos
por doquier ciertas imágenes y motivos típicos que constituyen
la base de sus mitologías. Estas imágenes son autóctonas y de
una uniform idad relativamente grande; así tenemos, por ejem­
plo, la idea de la fuerza y de la substancia mágicas, de los espí­
ritus y de su comportamiento, de los héroes y dioses y de su
leyenda. En las grandes religiones de la Tierra vemos el perfec­
cionamiento de estas ideas y, al mismo tiempo, su enmascara­
miento mediante formas racionales. Incluso en las ciencias exac­
tas aparecen estas ideas como las raíces de conceptos auxiliares

137
IA D I N A M I C A 01 LO I N C O N S C I t N I L

imprescindibles, tales como Id energía, el éter y el átom o10, En


la filosofía Bergson nos proporciona el ejemplo de reanimación
de una imagen primigenia mediante su concepto de la durce
créatrice, que ya se encontraba en l’ roclo y, en su form a origina­
ria, en Heráclito.
9 La psicología analítica ha de ocuparse a diario, tanto en
sanos como en enfermos, de las molestas injerencias de las im á­
genes primigenias en la aprehensión consciente. Las exageracio­
nes de la conducta, basadas en la intromisión del instinto, están
provocadas por aprehensiones intuitivas — es decir, causadas
por arquetipos— que dan lugar a impresiones demasiado fuer­
tes y, a menudo, singularmente desfiguradas.
» L os arquetipos son form as típicas de la aprehensión, y siem ­
pre que se trate de concepciones que se repiten uniform e y regu­
larm ente, estam os ante un arquetipo, independien tem ente de si
se reconoce o no su carácter m itológico.
1 Lo inconsciente colectivo consta de la suma de los instintos
y de sus correlatos, los arquetipos. Del mismo modo que el
hombre posee instinto, así también posee imágenes primigenias.
Las pruebas de ello las aporta principalmente la psicopatología
de aquellos trastornos mentales en los que brota lo inconsciente
colectivo. Tal es el caso de la denominada esquizofrenia. En ella
vemos con frecuencia la aparición de instintos arcaicos asocia­
dos a imágenes inequívocamente mitológicas.
2 En mi opinión, es imposible decir qué es lo prim ero, si la
aprehensión o el impulso a actuar. M e da la impresión de que
los dos son una misma cosa, una misma actividad vital que, para
entenderla mejor, nos vemos obligados a pensar por separado.

E P ÍL O G O (1 9 4 8 )

En el transcurso de mi vida me he ocupado reiteradas veces del


tema de esta breve ponencia, y las conclusiones a las que poco a
poco me ha llevado mi reflexión las he formulado en un ensayo
que surgió en 1 9 4 6 a raíz de una conferencia pronunciada en el
Congreso de Eranos. Dicho ensayo está publicado en el Eranos­

lo. P resc in d ie n d o del c o n c e p to del é te r, q u e a c tu alm e n te se h a v u e lto o b so leto ,


la e n erg ía y el á to m o so n in tu ic io n e s p rim itivas. U n a fo rm a p rim ig en ia de la p rim e ra es
el m a n a , y las del ú ltim o so n el á to m o de D e m ó crito y las «centellas d el alm a» de los
ab o ríg e n e s a u stralian o s (cf. «Sobre la psico lo g ía d e lo in co n scien te» , p p . 108 ss. [O C
7 ,1]).

138
I N I I I N I (J I I N C, ( ) N S C II N I I

J ítbrbm b X IV ( 1 9 4 6 ) bajo el título de «H1 espíritu tic la psicolo­


gía» [ligeramente modificado en el capítulo 8 del presente volu­
men]. Allí podrá encontrar el lector todo el desarrollo del pro­
blema sobre el instinto y el arquetipo. La cuestión ha sido
tratada desde el punto de vista biológico por Friedrich Alverdes
en «Die W irksamkeit von Archetypen in den Instinkthandlun-
gen der Tiere» [La eficacia de los arquetipos en los actos instin­
tivos de los animales].

139
7

LA E ST R U C T U R A D E L A LM A *

2S3 El alma, reflejo del mundo y del hombre, es de tal diversidad que
se la puede contemplar y juzgar desde infinitos puntos de vista.
Con la psique nos ocurre lo mismo que con el mundo: sistema­
tizar el mundo está fuera del alcance humano; de ahí que sólo
dispongamos de unas cuantas reglas para examinar los aspectos
de interés. Cada uno se hace su propia imagen del mundo y
construye para ese mundo particular un sistema privado que a
menudo es de paredes herméticas, de tal modo que al cabo de un
tiempo cree reconocer el sentido y la estructura del mundo. Pero
lo finito jamás comprenderá lo infinito. Com o el mundo de los
fenómenos psíquicos sólo es una parte del mundo, podría pare­
cer, precisamente por ser una parte, más comprensible que el
mundo entero. Con ello no se tiene en cuenta que el alma es la
única manifestación directa del mundo y, por lo tanto, también
la condición indispensable para toda experiencia general del
mundo.
284 Las únicas cosas directamente experimentables del mundo
son los contenidos de la consciencia. N o es que yo quiera redu­
cir el mundo a una idea del mundo, pero sí subrayar algo simi­

* P rim e ra v e rsió n p u b licad a bajo el títu lo «La c o n d ic ió n te rre n a d e la psique»


en H o m b re y tierra, e d ita d o p o r el c o n d e H e rm a n n K eyserling. (El c an d e la b ro . C o sm o -
v isión y e stru c tu ra c ió n vital. O c tav o lib ro ), O tto R eichl, D a rm stad t, 1 9 2 7 . «La e stru c ­
tu ra d el alm a» c o n stitu y e a p ro x im a d a m e n te la p rim era m ita d de esta p u b lic a ció n y se
e d itó bajo este títu lo en E uropáische R e v u e IV/1 y 2 {Berlín, 19 2 8 ). R ev isado y a m p lia ­
d o e n P roblem as psíquicos d el m u n d o a ctu a l (T ra ta d o s psicológicos III), R asch er, Z ú -
ric h , 1 9 3 1 . N u e v as e d icio n es: 1 9 3 3 , 1 9 3 9 , 1 9 4 6 ,1 9 5 0 . La o tra p a rte fue reco g id a bajo
el títu lo «Alma y tierra» , co n u n a fo rm a m o d ificad a, asim ism o en P roblem as psíquicos
d e l m u n d o a c tu a l (O C 10,2).

141
1A D I N A M I C A B i 10 I N C O N I C I C N l L

lar a cuando digo que la vida cu una función del átomo del
carbono. Esta analogía demuestra la limitación profesional a la
que estoy sometido si quiero enunciar algo esclarecedor acerca
del mundo o, siquiera, de una parte del mismo.
285 M i punto de vista, naturalmente, es el psicológico y, más
concretamente, el del psicólogo práctico, cuya tarea es intentar
adentrarse rápidamente en el caótico desbarajuste de los estados
anímicos más complicados. M i punto de vista ha de ser forzosa­
mente distinto al del psicólogo que puede investigar experim en­
talmente con toda tranquilidad un proceso psíquico aislado en
el silencio del laboratorio. La diferencia es comparable a la que
hay entre el cirujano y el histólogo. Tam poco soy un metafísico
que tenga algo que decir acerca del ser en sí de las cosas, si son
absolutas o cosas similares. M is objetos caen dentro de los lím i­
tes de la experiencia.
286 Lo que yo necesito principalmente es comprender las condi­
ciones complejas y poder hablar de ellas. Tengo que designar lo
complicado de manera comprensible y saber diferenciar grupos
de hechos anímicos. Estas diferenciaciones no deben ser arbitra­
rias, ya que tengo que conseguir comunicarme con el objeto, es
decir, con mi paciente. Por eso estoy obligado a utilizar esque­
mas sencillos que, por una parte, reproduzcan satisfactoriamen­
te las circunstancias empíricas y, por otra, conecten con lo uni­
versalmente conocido y encuentren así comprensión.
287 Si ahora nos disponemos a agrupar los contenidos de la
consciencia comencemos — según la regla tradicional— con la
siguiente frase: «Nihil est in intellectu, quod non antea fuerit in
sensu» [Nada está en el intelecto que no estuviera antes en los
sentidos].
288 Desde fuera, lo consciente parece afluir hacia nosotros como
percepción sensorial. Vem os, oímos, palpamos y olemos el mun­
do, y de este m odo somos conscientes de él. La percepción
sensorial nos dice que algo es. Pero no nos dice qué es. Esto no
nos lo dice el proceso de percepción, sino el proceso de aper­
cepción. Este último proceso es muy complejo. N o es que la
percepción sensorial sea algo sencillo, pero su naturaleza com ­
pleja es menos psíquica que fisiológica. La complejidad de la
apercepción, por el contrario, es psíquica. En ella podemos ver
la cooperación de diferentes procesos psíquicos. Supongamos
que oímos un m ido cuya naturaleza nos parece desconocida. Al
cabo de un tiempo, nos damos cuenta de que ese ruido peculiar
tiene que ser de burbujas de aire que suben por las tuberías de la
calefacción. De este modo hemos reconocido el ruido. Este reco­

142
IA t i l K U C I U K A IJ í L ALMA

nocimiento deriva de 1111 proceso que se denomina pensar. El


pensamiento nos dice qué es algo.
2X9 Antes he calificado el ruido de «peculiar». Cuando digo que
algo es peculiar, me refiero al ton o sen tim en tal especial de la
cosa. El tono sentimental supone una valoración.
290 El proceso de reconocim iento se puede interpretar esencial­
mente como una comparación y diferenciación con ayuda de la
memoria: si por ejemplo veo un fuego, es el estímulo de la luz
el que me proporciona la idea del fuego. Dado que en mi m e­
m oria hay archivadas numerosas imágenes del fuego, éstas apa­
recen junto con la imagen del fuego recién adquirida, y por
com paración y diferenciación de estas imágenes de la memoria
surge el reconocimiento, es decir, la constatación definitiva de
la peculiaridad de la imagen recién adquirida. A este proceso se
le denomina en el lenguaje común pensar.
291 Otra cosa es el proceso de valoración: el fuego que veo
provoca reacciones emocionales de índole agradable o desagra­
dable; asimismo, las imágenes de la memoria estimuladas apor­
tan fenómenos concomitantes emocionales a los que se denomi­
na tono sentimental. De esta manera, un objeto nos parece
agradable, codiciable, bonito, feo, malo, abyecto, etc. E l len­
guaje común llama a este proceso sentir.
292 El proceso de la intuición no es ni una percepción sensorial,
ni pensar, ni sentir, pese a que aquí el lenguaje presente un poder
de diferenciación francamente escaso. Uno puede exclamar: «Oh,
ya estoy viendo cómo arde la casa entera». O bien: «Te aseguro,
como dos y dos son cuatro, que si este lugar se incendia, habrá
una desgracia». O bien: «Tengo la sensación de que este fuego
podría dar lugar a una desgracia». De acuerdo con el tempera­
mento de cada cual, uno puede considerar su intuición como una
visión clara y hacer de ella una percepción sensorial. Otro puede
calificarla de pensamiento: «Para tener claras las consecuencias,
habrá que reflexionar», dirá entonces. Un tercero, finalmente,
bajo la impresión de su estado emocional, contemplará la intui­
ción como un proceso sentimental. Sin embargo, la intuición,
según mi interpretación — que no puede servir de norma— , es
una de las funciones básicas del alma, concretamente la percep­
ción de las posibilidades existentes en una situación. Tal vez se
deba a una evolución lingüística todavía insuficiente el hecho de
que en alemán se confundan los conceptos de Gefühl [sentimien­
to], Em pfindung [sensación] e Intuition [intuición], mientras que
en francés y en inglés sentim ent y sensation, feeling y sensation ya
están completamente diferenciados, aunque sentim ent y feeling

143
IA D I N A M I C A D I I U I N C O N S C I I N I I

en parte siguen siendo palabrita auxiliares para designar la intui­


ción. Recientemente, iiilnilion empieza a convertirse en una pala­
bra muy utilizada en el habla coloquial inglesa.
3 Otros contenidos conscientes que se pueden diferenciar son
los procesos vo litivo s y los procesos instintivos. Los primeros se
caracterizan por ser impulsos dirigidos —y derivados de los
procesos de apercepción— cuya naturaleza queda expuesta al
libre albedrío. Los segundos son impulsos procedentes de lo
inconsciente o directamente del cuerpo, con un carácter de fa l­
ta de libertad y de com pulsión.
i Los procesos de apercepción pueden estar dirigidos o no diri­
gidos. En el primer caso hablamos de prestar atención; en el se­
gundo, de fantasear o «soñar». Los primeros son racionales. A los
segundos procesos pertenece como séptima categoría de los con­
tenidos conscientes el sueño. Este, en ciertos aspectos, se parece a
las fantasías conscientes, ya que tiene un carácter no dirigido e
irracional. Pero se diferencia de ellas en que, por el momento, su
causa, su vía y su intención son desconocidas para nuestro inte­
lecto. Si no obstante atribuyo al sueño la categoría de un conteni­
do consciente es porque, de los procesos anímicos inconscientes,
es la resultante que más claramente penetra en la consciencia.
Esta clasificación de los contenidos en siete clases, aunque algo
superficial, es suficiente para satisfacer nuestros propósitos.
5 Como es sabido, hay opiniones que limitan lo psíquico a la
consciencia y lo identifican con ella. No estoy de acuerdo. Si
suponemos que existen cosas que están más allá de nuestra per­
cepción, entonces también podemos hablar de elementos psí­
quicos cuya existencia sólo nos es indirectamente accesible. A
cualquiera que conozca la psicología del hipnotismo y del so­
nambulismo le resultará un hecho familiar que esa clase de cons­
ciencia, artificial o mórbidamente limitada, no contiene deter­
minadas representaciones, pero se comporta exactamente igual
que si las contuviera. Una persona con sordera histérica tenía
por costumbre cantar. El médico, fuera de su vista, se sentó al
piano y acompañó el siguiente verso en otro tono. Inmediata­
mente, la enferma siguió cantando en el nuevo tono. Un pacien­
te presentaba la peculiaridad de que en cuanto veía fuego le
daban convulsiones «histero-epilépticas». Tenía un campo vi­
sual muy limitado, periféricamente ciego (lo que se denomina
un campo visual «tubular»). Sin embargo, si se le ponía una vela
en la zona ciega, le daba el ataque como si hubiera visto el
fuego. En la sintomatología de estos estados hay numerosos
casos de este tipo de los que, aun con la mejor voluntad, lo

144
I A M I K U C I U R A 1)11 AI M A

único que so puede decir es que esas personas perciben, pien­


san, sienten, recuerdan, deciden y actúan inconscientem ente, es
decir, hacen de manera inconsciente lo que otros hacen de ma­
nera consciente. Estos procesos tienen lugar independientemen­
te de si la consciencia los capta o no.
296 Entre estos procesos anímicos inconscientes figura la nada
despreciable labor combinatoria que subyace al sueño. Cuando
dormimos tenemos la consciencia considerablemente limitada,
pero no por ello deja de existir y de actuar lo anímico. La cons­
ciencia simplemente se retrae y, dada su superfluidad, se convier­
te en una relativa inconsciencia. La vida anímica, sin embargo,
sigue su curso, del mismo modo que también tiene lugar una vida
anímica inconsciente durante el estado de vigilia. Las pruebas de
ello se encuentran sin dificultad. A este particular terreno experi­
mental es a lo que Freud denomina «psicopatología de la vida
cotidiana». Nuestras intenciones y acciones conscientes son fre­
cuentemente contrariadas por procesos inconscientes de cuya
existencia nosotros mismos nos sorprendemos. Uno se equivoca
al hablar, o al escribir, o hace inconscientemente cosas que dela­
tan precisamente aquello que se quiere mantener oculto o algo
que ni uno mismo sabe. Lingua lapsa verum dicit [las equivoca­
ciones dicen la verdad], dice un antiguo refrán. En la frecuente
aparición de estos fenómenos se basa también el experimento de
asociación diagnóstico, que se aplica con provecho cuando no se
quiere o no se puede decir algo.
297 Pero los ejemplos clásicos de la actividad anímica incons­
ciente los proporcionan los estados patológicos. Toda la sinto-
matología de la histeria, la neurosis obsesiva, las fobias y, en
gran parte, también de la dem entia praecox o esquizofrenia, la
enfermedad mental más frecuente, se basa en una actividad aní­
mica inconsciente. De ahí que tengamos que hablar de un alma
inconsciente. Esta, sin embargo, no es directamente accesible a
nuestra observación — si no, no sería inconsciente— , sólo pue­
de ser inferida. Así que sólo podemos emitir el siguiente enun­
ciado: «Es como si...».
298 Al alma pertenece también lo inconsciente. Por analogía
con los diferentes contenidos conscientes, ¿podríamos hablar
entonces también de contenidos de lo inconsciente ? De este
modo postularíamos, por así decirlo, otro tipo de conocimiento
en lo inconsciente. No quiero entrar ahora en esta delicada
cuestión, que ya he tratado en otro contexto; me limitaré a la
pregunta de si podemos o no diferenciar algo en lo inconscien­
te. Esta pregunta sólo puede ser respondida empíricamente, es

145
IA D I N A M I C A D I 10 I N C O N i C I I N M

decir, mediante otra pregunta: ¿existen o no existen motivos


plausibles para tal diferenciación?
■) Para mí no hay ninguna duda de que todas las actividades
que habitualmente tienen lugar en la consciencia pueden tam­
bién desarrollarse en lo inconsciente. Hay muchos ejemplos en
los que un problema intelectual que permanece sin resolver en
el estado de vigilia se resuelve durante el sueño. Conozco por
ejemplo a un perito contable que durante muchos días estuvo
intentando en vano esclarecer una quiebra fraudulenta. Un día
se quedó trabajando hasta medianoche sin hallar ninguna solu­
ción. Luego se fue a la cama. A las tres de la madrugada su
mujer le oyó levantarse y dirigirse a su despacho. Le siguió y vio
cómo tomaba apuntes en su escritorio. Al cabo de un cuarto de
hora, volvió a acostarse. A la mañana siguiente no se acordaba
de nada. Cuando se puso otra vez a trabajar, descubrió una serie
de apuntes, tomados de su puño y letra, que esclarecían defini­
tivamente el enmarañado caso.
) Llevo más de veinte años ocupándome, en mi trabajo prác­
tico, de los sueños. He visto muchísimas veces cómo pensa­
mientos que no habían sido pensados durante el día, y senti­
mientos que no habían sido sentidos, aparecían luego durante el
sueño y, de este modo, alcanzaban indirectamente la conscien­
cia. De todos modos, el sueño como tal es un contenido cons­
ciente; de lo contrario, no podría ser objeto de la experiencia
directa. Pero en la medida en que saca a relucir materiales que
antes eran inconscientes estamos obligados a suponer que estos
contenidos ya existían antes, por así decir, psíquicamente en
estado inconsciente y sólo en el sueño se le aparecen a la cons­
ciencia limitada, al denominado «resto de consciencia». El sue­
ño forma parte de los contenidos normales y podría ser inter­
pretado como una resultante de los procesos inconscientes que
penetra en la consciencia.
Ahora bien, si basándonos en la experiencia hemos de supo­
ner que todas las categorías de los contenidos conscientes, en
determinados casos, también pueden ser inconscientes e influir
en la consciencia como procesos inconscientes, llegamos a la tal
vez inesperada cuestión de si lo inconsciente también tiene sue­
ños. En otras palabras, si también penetran en el oscuro terreno
del alma resultantes de procesos aún más profundos y — si
cabe— aún más inconscientes. Quizá debiera rechazar por de­
masiado aventurada esta paradójica pregunta, si no fuera por­
que efectivamente hay motivos para incluir esta hipótesis en el
ámbito de la posibilidad.

146
I A k l I R U C T U H A l>l l. Al MA

.102 Por lo pronto, veamos cómo debería ser una prueba que nos
demostrara que también lo inconsciente tiene sueños. Si hemos
de demostrar que los sueños aparecen como contenidos de la
consciencia, simplemente tendremos que com probar que exis­
ten contenidos que, en cuanto a su naturaleza y sentido, son
ajenos e incomparables a los restantes contenidos racionalmente
explicables y comprensibles. Y si queremos demostrar que tam­
bién lo inconsciente tiene sueños, tenemos que hacer lo mismo
con sus contenidos. Probablemente lo más sencillo es que les
ponga un ejemplo práctico:
303 Se trata de un hombre de veintisiete años, un oficial. Padece
fuertes accesos de dolor en la región cardíaca, una sensación de
ahogo en la garganta, como si se hubiera tragado una bala, y
dolores punzantes en el talón. Desde el punto de vista orgánico,
no se le ha encontrado nada. Los achaques habían empezado
unos dos meses atrás, y como el paciente ya no podía andar, fue
licenciado del servicio militar. Varias curas a las que fue some­
tido no le sirvieron de nada. Una indagación minuciosa acerca
de los antecedentes de su enfermedad no dio por resultado nin­
gún punto de apoyo, y él mismo no tenía ni idea de cuál podría
ser la causa. Daba la impresión de ser de naturaleza jovial, un
poco irreflexivo, incluso teatralmente «intrépido», de los de «no
hay que dejarse avasallar». Com o la anamnesis no dio ningún
resultado, le pregunté por sus sueños. Así se reveló inmediata­
mente la causa. Justo antes del comienzo de la neurosis, la chica
de la que estaba enamorado le había dado calabazas y se había
com prom etido con otro. Toda esta historia me la había oculta­
do por ser irrelevante: «una estúpida... si ésa no quiere, te vas
con otra, y listo... a un tipo com o yo le resbalan esas cosas». Esa
era su manera de manipular su desengaño y su verdadero dolor.
Ahora, en cambio, afloraron a la superficie sus afectos. De este
m odo, le desaparecieron los dolores en el corazón y, después de
derramar algunas lágrimas, le desapareció también el nudo de la
garganta. El «dolor de corazón» es un giro poético que aquí se
había hecho realidad, porque su orgullo no le permitía padecer
sus dolores como una dolencia anímica. El nudo en la garganta,
el denominado gíobus bystericus, surge, como todo el mundo
debería saber, por tragarse las lágrimas. Su consciencia sencilla­
mente se había retirado de los contenidos que a él le resultaban
penosos, de tal manera que éstos, abandonados a sí mismos,
sólo podían alcanzar indirectamente la consciencia en form a de
síntomas. Son procesos racionalmente comprensibles que de no
ser por la existencia de su orgullo varonil podrían perfectam en­
te haberse desarrollado en la consciencia.

147
1A D I N Á M I C A H l 10 I N C O N I C I I N I I

m Pero veamos ahora el tercer afntnmn: los dolores en el talón


no desaparecieron, El esquema recién esbozado no servía en
este caso. Ni el corazón está relacionado con el talón ni nadie
expresa su dolor a través del talón. Desde el punto de vista
racional, no se entiende por qué no bastan los otros dos com­
plejos sintomáticos. Uno se podría quedar completamente satis­
fecho, incluso desde el punto de vista teórico, si con la toma de
consciencia del dolor anímico reprimido se iniciara una tristeza
normal y, con ella, la curación.
15 Puesto que la consciencia del paciente no podía darme nin­
gún punto de apoyo relacionado con el síntoma del talón, recu­
rrí de nuevo al método anterior, a los sueños. El paciente había
soñado que una serpiente le m ordía en el talón y le dejaba
paralizado. Este sueño proporcionaba visiblemente la interpre­
tación del síntoma del talón: El talón le duele porque le ha
picado una serpiente. Es un contenido extraño que no tiene
nada que ver con la consciencia racional. Podíamos entender
por qué le dolía el corazón, pero que también le doliera el talón
superaba toda expectativa racional. Ante este hecho, el paciente
se mostraba perplejo.
>6 Aquí tendríamos, pues, un contenido que penetra extraña­
mente en la zona inconsciente y que probablemente proceda de
otro estrato más profundo que ya no está al alcance de la razón.
La analogía más inmediata con este sueño es, sin duda alguna,
su propia neurosis. La chica le había dado con su negativa un
picotazo que le paralizó y le hizo enfermar. A partir de un
análisis más detallado del sueño, surgieron otros pocos antece­
dentes que sólo ahora le vinieron a la memoria al paciente:
Había sido el favorito de una madre algo histérica que le había
compadecido, admirado y mimado en exceso; por esta razón,
tuvo luego dificultades en el colegio, ya que se volvió un poco
afeminado. Más tarde, adoptó de repente un ímpetu varonil y
se alistó en el ejército, donde podía disimular su blandura me­
diante la «intrepidez». También la madre, en cierto modo, le
había paralizado.
>7 Es obvio que se trata de la misma serpiente que desde siem­
pre fue amiga de Eva. «Ellos te <a la serpiente > pisarán la
cabeza, y tú les morderás el talón», se dice de los descendientes
de Eva en el G énesis *, aludiendo a un himno egipcio mucho
más antiguo que se solía leer o cantar, para su curación, a quien
hubiera padecido una mordedura de serpiente:

* 3, 15.

148
I A L I I H U C I U K A DLL ALMA

L,a vejez del dios hizo que le temblara la boca


y que se le cayera la saliva a la tierra,
y lo que escupió cayó al suelo.
Isis lo amasó con la mano
junto con la tierra adherida;
formó con ello un respetable gusano
y le dio una forma de lanza.
No se lo enroscó vivo alrededor del rostro,
sino que lo lanzó enrollado (?) al camino
por el que el gran dios solía pasearse
a su antojo por sus dos países.
El venerable dios apareció radiante,
acompañado por los dioses que servían al faraón,
y dio un paseo como todos los días.
De pronto le picó el respetable gusano...

le castañetearon las mandíbulas,


le tembló todo el cuerpo
y el veneno se apoderó de su carne,
como el Nilo se apodera de su comarca (?)*.

308 El conocimiento consciente que el paciente tenía de la Bi­


blia era lamentablemente mínimo. Probablemente hubiera oído
hablar alguna vez, sin prestar demasiada atención, de la picadu­
ra de la serpiente en el talón y luego lo había olvidado. Pero su
inconsciente profundo lo había oído y no lo había olvidado, y
lo había vuelto a recordar en el momento oportuno; un incons­
ciente al que le gusta expresarse en términos mitológicos por­
que este modo de expresión se ajusta a su naturaleza.
309 Pero ¿a qué clase de espíritu se ajusta el modo de expresión
simbólico o metafórico? A un espíritu prim itivo cuyo lenguaje
no posee ideas abstractas, sino meras analogías con la naturaleza
y con la «no naturaleza». Este espíritu de venerable antigüedad
es tan ajeno a esa psique que da lugar a dolores de corazón y
globus, como un brontosaurio a un caballo de montar. El sueño
con la serpiente nos revela un fragmento de una actividad psí­
quica que ya no tiene nada que ver con la individualidad mo­
derna del soñante. Esta actividad tiene lugar en un estrato más
profundo, si se le puede llamar así, y sólo su resultante aflora a
un estrato superior en el que están los afectos reprimidos, tan

* E rm a n , Á g y p te n u n d agyptisches L eb en im A lte r tu m , p. 3 6 0 . S ub ray ad o p o r


Juw a.

149
IA D I N Á M I C A D I LO I N C O N i C I t N I l

ajena a ello como un sueño a In consciencia. Y así como tene­


mos que emplear determinada técnica analítica para entender
un sueño, necesitamos conocer mitología para poder compren­
der el sentido de un fragmento procedente de estratos más pro­
fundos.
310 El motivo de la serpiente no es ninguna adquisición indivi­
dual de este soñante, pues los sueños con serpientes son muy
frecuentes, incluso en habitantes de las grandes ciudades que
quizá no hayan visto en su vida una serpiente de verdad.
311 Podría objetarse lo siguiente: La serpiente en el sueño no es
más que una figura lingüística materializada. No en vano se
dice de ciertas mujeres que son falsas como serpientes, o se
habla de la serpiente de la tentación, etc. Esta objeción no me
parece demasiado convincente para el presente caso, pero no
obstante sería difícil aportar una prueba concluyente, ya que la
serpiente es en efecto una figura lingüística muy usual. Sólo se
puede aportar una prueba segura si se consigue descubrir un
caso en el que el simbolismo mitológico no sea ni una figura
lingüística corriente ni una criptomnesia, es decir, que el so­
ñante no haya leído, visto ni oído en ninguna parte el m otivo,
luego lo haya olvidado y lo haya vuelto a recordar inconscien­
temente. Esta prueba me parece de una gran importancia, ya
que explicaría que lo inconsciente racionalmente comprensi­
ble, que consta de materiales — por así decir— artificialmente
inconscientes, sólo es un estrato superficial debajo del cual está
lo absolutamente inconsciente, que no tiene nada que ver con
nuestra experiencia personal y que, por lo tanto, sería una
actividad psíquica independiente del alma consciente e incluso
de los estratos superiores inconscientes, intacta — tal vez intan­
gible— de toda experiencia personal, una especie de actividad
anímica supraindividual, un inconsciente colectivo, como he
dado en llamarlo, en contraposición a un inconsciente superfi­
cial, relativo o personal.
312 Antes de ponernos a buscar esta prueba, quisiera, para com­
pletar, añadir algunas observaciones acerca del sueño con ser­
pientes. Da la impresión de que esos hipotéticos estratos más
profundos de lo inconsciente, de lo inconsciente colectivo, hu­
bieran traducido las experiencias con las mujeres a la mordedu­
ra de una serpiente, creando de este modo un motivo mitológi­
co auténtico. La causa o, mejor dicho, la finalidad de ello es
desconocida por el momento. Pero si tenemos en cuenta el prin­
cipio según el cual la sintomatología de una enfermedad es al
mismo tiempo un intento de curación natural — los dolores del

150
LA I I T K U C I U KA DEL ALMA

corazón, por ejemplo, son un intento de un estallido emocio­


nal— , también tendremos que considerar el síntoma del talón
como una especie de intento de curación. Tal y como muestra
el sueño, a través de este síntoma no sólo alcanzan la categoría
de un acontecimiento mítico el reciente desengaño amoroso,
también todas las demás decepciones del colegio, etc., ayudando
de esta manera en cierto modo al paciente.
.113 Esto a nosotros podrá parecemos increíble. Pero los anti­
guos médicos-sacerdotes egipcios, que entonaban el himno de
la serpiente de Isis en caso de una mordedura de serpiente,
creían en esta teoría, y no sólo ellos, sino que todo el mundo
antiguo y primitivo creía todavía en la m agia analógica-, este
caso trata del fenómeno psicológico que sirve de base a la ma­
gia analógica.
314 No debemos pensar en esto como una vieja superstición
muy alejada de nosotros. Si leen con atención los textos de la
misa, tropezarán continuamente con ese famoso sicu t que intro­
duce una analogía mediante la cual ha de producirse una trans­
formación. Por mencionar un ejemplo drástico, quisiera citar la
creación del fuego del Sábado Santo. Como es sabido, antes el
fuego se sacaba de la piedra, y antes todavía, de la madera, lo
que era prerrogativa de la Iglesia. De ahí que la oración del
sacerdote diga lo siguiente: «Deus, qui per Filium tuum, angu-
larem scilicet lapidem, claritatis tuae ignem fidelibus contuliste:
productum e silice, nostris profuturum usibus, novum hunc ig­
nem sanctifica»: «Dios, que a través de tu Hijo, llamado la
piedra angular, has traído a los fieles el fuego de tu claridad:
santifica este nuevo fuego extraído de la piedra para nuestro
futuro provecho». Mediante la analogía de Cristo con la piedra
angular, en cierto modo se erige la piedra en el propio Cristo,
el cual a su vez enciende un nuevo fuego.
315 Esto provocará tal vez la risa del racionalista. Pero hay algo
que nos ha conmovido profundamente; no sólo a nosotros, sino
a millones de cristianos, aunque ese algo sólo sea la belleza. Y
nos ha conmovido en lo más íntimo, en esas antiquísimas formas
del espíritu humano que no hemos adquirido, sino que nos han
sido transmitidas desde los nebulosos tiempos inmemoriales.
3ié Si esa alma supraindividual existiera, todo lo que está tra­
ducido a su lenguaje simbólico se sustraería a lo personal, y
cuando se volviera consciente, se nos aparecería sub specie ae-
te m ita tis, es decir, no como m is penas, sino como las penas del
mundo, no como un dolor aislado y personal, sino como un
dolor sin amargura que nos uniría a todos los hombres. No

151
IA D I N A M I C A III LO I N C Q N S C I I N I I

necesitamos aportar ninguna prueba del aspecto curativo de


esto.
17 Pero hasta ahora no he aportado ninguna prueba plenamen­
te satisfactoria de que exista esa actividad anímica supraindivi-
dual. Una vez más, pondré un ejemplo: Se trata de un enfermo
mental de unos treinta años, que padece demencia precoz en
forma paranoide. Enferm ó pronto, nada más cumplir los veinte
años. Desde siempre había sido una extraña mezcla de inteli­
gente, testarudo y caprichoso. Era un oficinista normal que tra­
bajaba en un consulado. Sin duda como compensación de su
modesta existencia, enfermó de delirios de grandeza y acabó
creyéndose el Redentor. Sufría múltiples alucinaciones y pasaba
temporadas muy inquieto. En sus periodos tranquilos le perm i­
tían pasear por la galería. Allí me lo encontré una vez, asomado
a la ventana y guiñando los ojos al Sol mientras m ovía de acá
para allá la cabeza. Inmediatamente me cogió del brazo y dijo
que quería enseñarme una cosa, que si guiñaba yo también los
ojos mirando al Sol, vería el «pene del Sol». Y que si m ovía la
cabeza a un lado y a otro, vería cómo también se m ovía el pene
del Sol, que según él era el «origen del viento».
18 Esta observación la hice en 1 9 0 6 . En el transcurso del año
1 9 1 0 , en que me dediqué a hacer estudios mitológicos, cayó en
mis manos un libro de Dieterich, una revisión de una parte del
denominado Papiro mágico de París*. Dieterich considera el
fragmento revisado una liturgia del culto a M ithra. Consta de
una serie de preceptos, invocaciones y visiones. Una de estas
visiones es descrita literalmente de la siguiente manera: «... del
mismo m odo se hará visible el denominado tubo, el origen del
viento reinante. Pues verás cómo del disco solar cuelga una
especie de tubo, que sopla hacia las comarcas del oeste siempre
en form a de viento del este; y cuando el otro pone rumbo hacia
las comarcas del este, verás girar (avanzar) el rostro hacia las
comarcas de aquél»**- La palabra griega para tubo, autóc, signi­
fica un instrumento de viento, y en la combinación avXoQ -nuyÚQ
de H om ero, una «espesa corriente de sangre». Evidentemente,
por el tubo que sale del Sol sopla una corriente de viento.
19 La visión de mi paciente del año 1 9 0 6 y el texto griego,
editado en 1 9 1 0 ***, están suficientemente separados como para

* C f. § 2 2 8 , n o ta 1 del p re sen te v o lu m en .
** E in e M itb ra slitu rg ie, p p . 6/7.
*** J u n g su p o m ás ta rd e q u e la ed ició n de 1 9 1 0 en realid ad e ra u n a segunda
ed ició n . El libro se h ab ía p u b lic a d o en 19 0 3 . N o o b stan te, el p a cien te h abía sido
h o sp ita liz a d o u n o s a ñ o s an te s de 19 0 3 .

152
I A ( S 1 R U C 1 U H A I U L A I M A

descartar siquiera la sospecha de una criptomnesia por su parte o


de una transmisión del pensamiento por la mía. N o se puede
negar el evidente paralelismo entre las dos visiones; pero se po­
dría afirm ar que es una similitud puramente casual. En este caso,
no cabría esperar ni otras asociaciones con ideas análogas ni un
sentido intrínseco de la visión. Esta expectativa, sin embargo, no
se cumple, ya que el arte medieval ha reproducido en determina­
das pinturas este tubo como una especie de manguera que, du­
rante la Concepción, asoma desde el cielo por debajo de las
faldas de M aría. Por ella desciende volando el Espíritu Santo
para fecundar a la Virgen. La primera idea del Espíritu Santo, tal
y como la conocemos por el milagro de Pentecostés, es la de un
viento poderoso, el weü[i.a: «el viento sopla hacia donde quiere:
tó TTV€U|ia ottoi) GéIel irvei»*. A nim o descensus per orbem solis
tribuitur (del espíritu se dice que desciende por la órbita del Sol):
esta interpretación es patrimonio común de toda la filosofía del
clasicismo tardío y de la Edad Media.
320 Por eso no puedo encontrar nada casual en estas visiones,
sino sólo una revivificación de unas posibilidades imaginativas
— existentes desde muy antiguo— que pueden ser redescubier­
tas por las más diferentes cabezas y en las épocas más diferen­
tes. ¡N o se trata, pues, de ideas heredadas!
321 He entrado a propósito en los pormenores de este caso para
proporcionarles así una visión concreta de esa actividad anímica
más profunda que es la de lo inconsciente colectivo. Resumien­
do, quisiera comentar que, en cierto m odo, debemos diferen­
ciar tres capas anímicas: 1 .a) la consciencia, 2 .a) lo inconsciente
personal, que, en primer lugar, consta de todos aquellos conte­
nidos que se han vuelto inconscientes, bien porque han perdido
intensidad cayendo en el olvido o bien porque la consciencia se
ha retirado de ellos (la llamada represión), y, en segundo lugar,
de aquellos contenidos, en parte percepciones sensibles, que
por su escasa intensidad nunca han alcanzado la consciencia y
sin embargo han penetrado de alguna manera en la psique; y
3 .a) lo inconsciente co lectivo, que, como herencia de las posibi­
lidades de representación, no es individual, sino común a todos
los hombres, incluso a todos los animales, y constituye el verda­
dero fundamento de la psique individual.
322 T odo este organismo anímico se corresponde exactamente
con el cuerpo, que aunque siempre varía de un individuo a

* J u a n 3, 8.

153
IA D I N A M I C A U t 1, 0 I N C O N S C M N tt

otro, sin embargo, en todos sus rasgos esenciales es el cuerpo


humano en general que lodos tienen y que, en cuanto a su
desarrollo y estructura, posee todavía aquellos elementos que le
unen con los animales invertebrados y, finalmente, incluso con
los protozoos. En teoría, debería ser posible extraer de lo in­
consciente colectivo no sólo la psicología del gusano, sino tam­
bién la de la célula individual.
523 Todos estamos convencidos de que sería completamente im­
posible entender el organismo vivo sin su relación con las condi­
ciones ambientales. Existen numerosos hechos biológicos que sólo
se pueden explicar como fenómenos reactivos a las condiciones
ambientales, como la ceguera del proteo de las grutas de Carnio-
la, las peculiaridades de los parásitos intestinales o la especial
anatomía de los vertebrados readaptados a la vida acuática.
524 Lo mismo cabe decir del alma. Su peculiar organización
también ha de estar íntimamente vinculada a las condiciones
del entorno. De la consciencia podemos esperar reacciones y
fenómenos de adaptación al presente, pues la consciencia es,
por así decir, aquella parte del alma que está principalmente
limitada a los acontecimientos momentáneos; por el contrario,
de lo inconsciente colectivo, como un alma atemporal y univer­
sal, podemos esperar reacciones ante las condiciones más uni­
versales y permanentes de naturaleza psicológica, fisiológica y
física.
¡25 Lo inconsciente colectivo parece que consta — si nos pode­
mos permitir un juicio al respecto— de motivos o imágenes
mitológicos, por lo que los mitos de los pueblos son los verda­
deros exponentes de lo inconsciente colectivo. La mitología
entera sería una especie de proyección de lo inconsciente colec­
tivo. Donde podemos apreciar esto con mayor claridad es en el
cielo estrellado, cuyas caóticas formas han sido ordenadas me­
diante una proyección de imágenes. Así se explican las influen­
cias de los astros que señala la astrología y que no serían sino
percepciones introspectivas inconscientes de la actividad de lo
inconsciente colectivo. Del mismo modo que las imágenes de
las constelaciones fueron proyectadas en el cielo, otras figuras
similares o diferentes han sido proyectadas en leyendas y cuen­
tos o en personajes históricos. De ahí que podamos explorar lo
inconsciente colectivo de dos maneras: en la mitología o a tra­
vés del análisis del individuo. Dado que ahora no puedo poner
a su alcance el material relativo al análisis del individuo, me
limitaré a la mitología. Esta, sin embargo, abarca un campo tan
amplio que sólo podemos destacar unos cuantos tipos. Como

154
IA r S T R U C f U R A U f L ALMA

las condiciones ambientales son asimismo infinitas, tam bién nos


limitarem os a abordar sólo algunos tipos.
J26 Del mismo m odo que el cuerpo vivo, con sus propiedades
específicas, constituye un sistema de funciones de adaptación a
las condiciones del entorno, así tam bién el alma ha de presentar
unos órganos o sistemas de funcionam iento que se correspon­
dan con sucesos físicos regulares. N o me refiero con ello a las
funciones sensoriales condicionadas por los órganos, sino a una
especie de fenóm enos psíquicos paralelos a las regularidades
físicas. Así, p o r ejemplo, el recorrido diario del Sol y el cambio
del día a la noche deberían reproducirse psíquicam ente en for­
ma de una imagen acuñada desde tiem pos inmemoriales. De tal
imagen no podem os dar constancia; pero a cambio encontra­
mos analogías más o m enos fantásticas del proceso físico: Cada
m añana un dios-héroe nace del m ar y sube al carro del Sol. En
el Oeste le espera una G ran M adre que al anochecer se lo traga.
D entro del vientre de un dragón, el dios-héroe recorre el fondo
del m ar de m edianoche. Tras sostener una terrible lucha con la
serpiente de la noche, nace de nuevo por la mañana.
327 Este conglom erado de mitos contiene indudablem ente la
reproducción del proceso físico, y lo hace de una m anera tan
clara que m uchos investigadores suponen que los prim itivos se
inventaban este tipo de m itos para explicar los procesos físicos.
Al m enos es indudable que las ciencias naturales y la filosofía de
la naturaleza surgieron por tal motivo. Pero considero más bien
im probable que el hom bre primitivo ideara tales cosas como
una especie de teoría física o astronóm ica únicam ente por una
necesidad de explicación.
328 Por el m om ento sólo podem os decir acerca de la imagen
m ítica que el proceso físico obviam ente penetró en la psique
con esta desfiguración fantástica y allí quedó retenido, de tal
m anera que lo inconsciente sigue reproduciendo todavía hoy
imágenes similares. N aturalm ente, surge entonces la siguiente
pregunta: ¿Por qué la psique no registra el proceso real, sino
sólo la fantasía sobre el proceso físico?
329 Si se trasladan al alma del hom bre prim itivo, entenderán
inm ediatam ente p or qué esto es así. El vive en su m undo con tal
participation mystique, com o denom ina Lévy-Bruhl a este h e­
cho psicológico, que entre sujeto y objeto no existe ni m ucho
m enos esa diferencia absoluta que hay en nuestro intelecto ra ­
cional. Lo que sucede fuera sucede tam bién en su interior, y lo
que ocurre en su interior ocurre tam bién fuera. De ello observé
un ejem plo muy bello cuando estuve con los elgeyo, una tribu

155
IA DINAMICA Ut 10 INCONiCItNTC

primitiva del m onte Elgon, en África oriental. C uando sale el


Sol, acostum bran a escupirse en las manos; luego, ponen al Sol
las palmas de las m anos m ientras éste aparece por el horizonte.
Como la palabra athísta significa al mismo tiem po dios y Sol,
les pregunté: «¿Es el Sol Dios?». M e dijeron que no entre carca­
jadas, com o si hubiera preguntado la cosa más tonta del m undo.
Com o el Sol estaba en ese m om ento en lo alto del cielo, lo
señalé y pregunté: «Cuando el Sol está ahí, decís que no es
Dios, pero cuando está allí, en el este, decís que es Dios». E n­
tonces se hizo un silencio em barazoso, hasta que un anciano
jefe de la tribu tom ó la palabra y dijo: «Así es. Es cierto que allí
arriba el Sol no es Dios, pero cuando sale, es Dios (o entonces
es Dios)». Cuál de las dos versiones sea la acertada, le es indife­
rente al espíritu prim itivo. La salida del Sol y su sentim iento de
redención son para él el mismo acontecim iento divino, del mis­
mo m odo que la noche y su sensación de m iedo son para él una
única cosa. Sus afectos le resultan más naturales que la física;
por eso registra sus fantasías afectivas: así, la noche significa
para él la serpiente y un frío hálito espectral, m ientras que la
m añana significa el nacim iento de un herm oso dios.
Así com o hay teorías mitológicas que pretenden derivarlo
todo del Sol, tam bién hay teorías lunares que pretenden hacer lo
mismo con la Luna. Esto se debe sencillamente a que hay num e­
rosos m itos sobre la Luna, en m uchos de los cuales aparece como
la esposa del Sol. La Luna es la vivencia cambiante de la noche.
De ahí que concurra con la vivencia sexual del hom bre prim iti­
vo, con la mujer, que para él es asimismo el acontecim iento de la
noche. Pero la Luna puede ser tam bién el herm ano desfavoreci­
do del Sol, pues durante la noche los malos pensam ientos sobre
el poder y la venganza perturban el sueño. La Luna no sólo altera
el sueño, tam bién es un receptáculo de las almas solitarias, ya que
los m uertos regresan en el sueño de la noche, y a los que padecen
un insom nio angustioso se les aparecen los fantasmas del pasado.
Así pues, la Luna significa tam bién locura (lunacy). Vivencias de
este tipo son las que fueron atrapadas por el alma en lugar de la
imagen cambiante de la Luna.
N i torm entas, ni trueno y rayo, ni lluvia y nubes quedan
adheridos al alma en forma de imágenes, sólo las fantasías cau­
sadas p or el afecto. En una ocasión me tocó vivir un fuerte
terrem oto, y la prim era sensación que tuve fue la de que no me
encontraba en tierra firme, sino sobre la piel de un gigantesco
animal que se agitaba. Esta fue la imagen que se me quedó
grabada, no el hecho físico. Las blasfemias del hom bre contra

156
I A M' l KIJC I UKA n t l ALMA

las tem pestades devastadoras, su miedo ante los elem entos des­
atados, hum anizan la vehemencia de la naturaleza, y el elem en­
to puram ente físico se convierte en un dios airado.
Igual que las condiciones físicas del entorno, tam bién las
condiciones fisiológicas, los impulsos glandulares, provocan fan­
tasías afectivas. La sexualidad aparece com o un dios de la ferti­
lidad, com o un dem onio femenino desalm ado y voluptuoso,
com o el propio Diablo con patas de carnero dionisíaco y ade­
mán indecente, o com o una serpiente aterradora que sofoca a
su víctima.
,i.u El ham bre convierte los alimentos en dioses, a los cuales
ciertos indios mejicanos les conceden incluso unas vacaciones
anuales para que se recuperen, m ientras ellos dejan de com er
durante una tem porada los alimentos habituales. Los antiguos
faraones eran ensalzados com o com edores de los dioses. Osiris
es el trigo, hijo de la tierra, por lo que la hostia sigue siendo de
harina de trigo, es decir, un dios que se come, igual que Yaco, el
enigm ático dios de los M isterios Eleusinos. El toro de M ithra es
la fertilidad comestible de la tierra.
334 N aturalm ente, las condiciones del entorno psicológico de­
jan las mismas huellas míticas. Situaciones peligrosas, ya sean
peligros corporales o peligros del alma, provocan fantasías afec­
tivas, y puesto que tales situaciones se repiten de una m anera
típica, de ellas surgen los mismos arquetipos, com o he llam ado
a los m otivos míticos en general.
335 Los dragones habitan en los ríos, especialmente junto a los
vados y otros pasos peligrosos; los djirtns y otros dem onios
viven en los desiertos sin agua o en peligrosos precipicios; los
espíritus de los m uertos, en la inquietante espesura del bosque
de bam bú; las alevosas ondinas y las serpientes marinas, en las
profundidades del mar y en los remolinos. Los espíritus de los
antepasados poderosos o los dioses m oran en el hom bre im por­
tante; el poder fatal del fetiche se asienta en lo extraño o ex­
traordinario. La enferm edad y la m uerte nunca son naturales,
siempre están causadas por espíritus o por brujería. Incluso el
arm a que ha m atado es mana, lo que significa que está dotada
de una fuerza inusual.
336 ¿Y qué pasa entonces, se me preguntará, con las cosas más
corrientes e inm ediatas, com o el varón, la mujer, el padre, la
m adre o el niño? Estos hechos tan corrientes que se repiten
eternam ente engendran los arquetipos más poderosos, cuya
constante actividad sigue siendo perfectam ente reconocible in­
cluso en nuestra época racionalista. Pongamos com o ejemplo el

157
IA D I NA M IC A 0 1 kO I N C O N I C I I N 1 I

dogma cristiano: la Trinidad conita de I'adrc, Hijo y Espíritu


Santo; este aparece representado por el pájaro de Astarté, la
paloma, y en los tiem pos del cristianismo prim itivo se llamaba
tam bién Sofía y era de naturaleza femenina. El culto m ariano dé­
la Iglesia m oderna es una clara sustitución de aquello. Aquí
tenem os el arquetipo familiar kv oiipocváco tómo, «en el lugar
celestial», com o decía Platón, entronizado com o form ulación
del m isterio supremo. Cristo es el esposo, la Iglesia la esposa, y
la pila bautismal el uterus ecclesiae, com o se la sigue llam ando
en el texto de la benedictio fontis. El agua bendita está m ezcla­
da con sal: una especie de líquido am niótico o agua del mar. Un
hierosgamos, una boda sagrada, se celebra en la ya m encionada
bendición del Sábado Santo, durante la cual se sumerge tres
veces una vela encendida, com o símbolo fálico, en la pila bau­
tismal para fecundar el agua bendita y conferirle así la facultad
de alum brar de nuevo al neófito (quasimodo genitus). La perso­
nalidad m ana, el cham án, es el pontifex m axim us, el Papa; la
Iglesia es la m ater ecclesia, la magna m ater dotada de una fuerza
mágica; los hom bres son los hijos desvalidos y desgraciados.
7 El reflejo de toda experiencia demasiado poderosa, afectiva
y rica en imágenes de todos los antepasados en el padre, la
m adre, el niño, el varón y la mujer, en el personaje mágico, en
los peligros del cuerpo y del alma, ha erigido este grupo de
arquetipos — en reconocim iento inconsciente de sus poderosas
fuerzas psíquicas— en los m áxim os principios form uladores y
reguladores de la vida religiosa e incluso política.
8 H e descubierto que una com prensión intelectual de estas
cosas no sólo no les resta valor, antes bien contribuye a sentir
y reconocer su enorm e im portancia. Esta amplia proyección le
perm ite al católico experim entar com o una realidad palpable
una parte considerable de su inconsciente colectivo. N o tiene
que buscar una autoridad superior o una revelación, es decir,
un vínculo con lo eterno e intem poral, sino que lo eterno está
presente y a su alcance: en el Santísimo de cada altar encuentra
a Dios. La búsqueda está reservada al protestante y al judío,
pues uno ha destruido en cierto m odo el cuerpo terrenal de la
divinidad y el o tro no lo ha alcanzado nunca. Los arquetipos,
que para la cristiandad católica se han convertido en una reali­
dad visible y experim entable, están para el protestante y el
judío en lo inconsciente. Lam entablem ente, ahora no puedo
profundizar m ás en la notable diferencia de actitud de nuestra
consciencia cultural con respecto a lo inconsciente. Sólo quisie­
ra señalar que la cuestión de la actitud es controvertida y, sin

158
LA U U U C I U H A IUl ALMA

duda, figura enlrc los más im portantes problem as de la hum a­


nidad.
339 Pero esto tam bién se puede com prender sin dificultad si se
tiene en cuenta que lo inconsciente, com o el conjunto de todos
los arquetipos, es la expresión de toda experiencia hum ana des­
de sus más oscuros inicios; no se trata de una expresión m uerta
— un m ontón de ruinas abandonadas— , sino de sistemas vivos
de reacción y disposición que, por m edios invisibles y por lo
tanto más eficaces, determ inan la vida individual. Pero lo in­
consciente no es sólo un a priori histórico gigantesco, sino a la
vez la fuente de los instintos, en la m edida en que los arquetipos
no son más que las formas en que se manifiestan los instintos.
Sin em bargo, de la fuente de vida que es el instinto em ana
tam bién todo lo creativo, de tal m anera que lo inconsciente no
es sólo condicionam iento histórico, sino que al mismo tiem po
engendra el impulso creativo: igual que la naturaleza, que, sien­
do terriblem ente conservadora, sin em bargo supera su propio
condicionam iento histórico gracias a sus actos creativos. N o es,
pues, de extrañar que para los hom bres de todas las épocas y
regiones haya sido siempre una cuestión candente cóm o condu­
cirse de la m ejor m anera posible respecto a esta condición invi­
sible. Si la consciencia nunca se hubiera desprendido de lo in­
consciente — un suceso que se repite eternam ente y que está
simbolizado por la caída del ángel y por la desobediencia de los
prim eros padres— , no habría surgido este problem a, com o tam ­
poco la cuestión de la adaptación a las condiciones del entorno.
340 Debido a la existencia de una consciencia individual, se vuel­
ven conscientes las dificultades no sólo de la vida exterior, tam ­
bién de la interior. Del mismo modo que al hom bre prim itivo el
entorno se le presenta favorable u hostil, así también las influen­
cias de lo inconsciente le parecen una fuerza adversa a la que se
tiene que enfrentar tanto como al m undo visible. Sus numerosas
prácticas mágicas desempeñan este objetivo. En un estadio supe­
rior de civilización, las religiones y las filosofías cumplen el mis­
mo objetivo, y cada vez que tal sistema de adaptación empieza a
fallar se produce una inquietud general que lleva a la búsqueda de
nuevas form as apropiadas para el manejo de lo inconsciente.
341 A nuestra ilustración m oderna parece que estas cosas le re ­
sultan muy lejanas. Cuando hablo de los poderes del trasfondo
anímico, de lo inconsciente, y com paro su realidad con el m un­
do visible, a m enudo me encuentro con sonrisas de increduli­
dad. En contra de esta postura, sin embargo, debo preguntar
cuántas personas hay en el m undo civilizado que todavía acatan

159
IA IM N A H I C A O* lO INCONSCILN I L

la teoría del mana y de los espíritus, en otras palabras, cuántos


m illones de christian scicnlists y de espiritistas hay. N o quiero
acum ular más preguntas de este tipo, que únicam ente han de
servir para ilustrar el hecho de que el problem a del condicio­
nam iento anímico invisible sigue estando tan vivo como lo ha es­
tado siempre.
42 Lo inconsciente colectivo es la gran masa hereditaria espiri­
tual de la evolución de la hum anidad, masa que renace en cada
estructura cerebral individual. La consciencia, por el contrario,
es un fenóm eno efímero encargado de todas las adaptaciones y
orientaciones m om entáneas, y su función puede com pararse p er­
fectam ente con la orientación en el espacio. Lo inconsciente,
en cambio, contiene la fuente de las fuerzas anímicas im pulso­
ras y las formas o categorías que regulan dichas fuerzas, es de­
cir, los arquetipos. Todas las ideas y representaciones más p o ­
derosas de la hum anidad se rem ontan a los arquetipos. Esto
puede verse con especial claridad en el caso de las ideas religio­
sas. Los conceptos científicos, filosóficos y morales centrales
tam poco constituyen una excepción. En su form a actual, son
variantes — que han ido surgiendo m ediante una aplicación y
una adaptación conscientes— de las ideas primigenias, pues la
función de la consciencia no es sólo registrar y reconocer el
m undo exterior a través de las puertas de los sentidos, sino
tam bién interpretar creativam ente el m undo interior y verterlo
al exterior.

160
8

CONSIDERACIONES TEÓRICAS
ACERCA DE LA ESENCIA DE LO PSÍQUICO*

A . LA C U E S T IÓ N D E L O IN C O N S C IE N T E E N LA H IS T O R IA

343-’Apenas existe un campo científico que dem uestre la transform a­


ción espiritual desde la Antigüedad hasta la Edad M oderna más
claram ente que la psicología. Su historia1 hasta el siglo xvn con­
siste principalm ente en el registro de las opiniones doctrinales
acerca del alma, sin que se llegara a hablar de ésta com o objeto
de investigación. A cualquier pensador el alma le parecía algo
tan inm ediato y conocido que estaba convencido de no necesi­
tar ninguna experiencia adicional o siquiera objetiva. Esta acti­
tud es muy sorprendente para el punto de vista m oderno, pues
hoy consideram os que, más allá de toda certeza subjetiva, hace
falta una experiencia objetiva para justificar una opinión con
aspiraciones científicas. Pese a todo, aún hoy resulta difícil lle­
var consecuentem ente a la práctica el punto de vista puram ente
em pírico o fenom enológico, pues todavía está profundam ente
arraigada en nuestra convicción la ingenua idea de que el alma,
com o lo inm ediatam ente dado, es algo conocidísimo. N o sólo
se arroga un juicio cualquier profano, sino tam bién cualquier
psicólogo, y no sólo respecto al sujeto, sino tam bién, lo que

* P u b licad o o rig in alm e n te c o m o «El e sp íritu d e la psicología», en Eranos-Jabr-


buch 1 9 4 6 (R h ein -V erlag , Z ú ric h , 1947). Este títu lo se ju stificab a p o r el te m a del
c o n g re so : «E spíritu y natu raleza» . N u e v a ed ició n am p lia d a bajo el títu lo actual en Sobre
las raíces de la consciencia. E stu d io s acerca d el a rq u etip o (T ra ta d o s p sicológicos IX ),
R ascher, Z ú ric h , 19 5 4 .
1. S iebeck, G escbichte der Psychologie.

161
IA D IN A M IC A Dt ( O I N C O N S C I I N I I

tiene más peso, respecto al objeto. Uno sabe o, mejor dicho,


cree saber lo que le pasa y lo que le conviene a otro, listo no
depende tanto de un desprecio por lo diferente com o de la
tácita suposición de ser todos iguales. A consecuencia de esta
suposición, se tiende inconscientem ente a creer en la validez
universal de las opiniones subjetivas. M enciono esta circunstan­
cia para explicar que a pesar del creciente em pirism o de los tres
últim os siglos esa actitud no ha desaparecido en absoluto. Su
subsistencia dem uestra lo difícil que resulta pasar de la antigua
perspectiva filosófica a la m oderna concepción empírica.
344 N aturalm ente, el punto de vista antiguo ignoraba que sus
opiniones doctrinales no son más que fenóm enos psíquicos, pues
existía la ingenua suposición de que, m ediante el intelecto o la
razón, el hom bre era capaz de salir de su condicionam iento
psíquico y trasladarse a un estado suprapsíquico y racional. Hay
todavía cierto tem or a tom arse en serio la duda de si las m ani­
festaciones del espíritu no son al fin y al cabo sino síntom as de
determ inadas condiciones psíquicas2. En realidad esta cuestión
es palpable, pero tiene unas consecuencias tan amplias y tan
revolucionarias que resulta muy com prensible que no sólo la
época antigua, tam bién la m oderna, procure pasarla p o r alto.
H oy estamos todavía muy lejos de considerar, com o Nietzsche,
la filosofía o incluso la teología com o ancilla psychologiae, pues
ni siquiera el psicólogo tiene la intención de contem plar sus
enunciados, al m enos en parte, com o algo subjetivamente con­
dicionado. Sólo se puede hablar de hom ogeneidad entre los
sujetos en la m edida en que son inconscientes de su verdadera
diferencia. C uanto más inconsciente sea un hom bre, más obede­
cerá al canon universal del com portam iento psíquico. Pero cuan­
to más consciente sea de su individualidad, más destacará su
diferencia con respecto a otros sujetos y m enos responderá a lo
com únm ente esperado. Sus reacciones serán m ucho m enos p re­
visibles. Esto últim o guarda relación con que una consciencia
individual siem pre es más amplia y diferenciada. Y cuanto más
am plia se vuelva, más reconocerá las diferencias y más se em an­
cipará de la regularidad colectiva, pues el grado de libre albe­
drío em pírico crece en proporción a esa am plitud.
34 5 Ahora bien, en la misma m edida en que aum enta la diferen­
ciación individual de la consciencia disminuye la validez objeti­
va y se increm enta la subjetividad de sus interpretaciones, si

2. Esta a firm ac ió n só lo tien e re a lm e n te validez p a ra la psicología an tig u a. Ú lti­


m a m e n te , este p u n to de vista h a v a ria d o de fo rm a co n sid erab le.

162
C . O NM DI KAt I O NI 5 ItÓHICAS ACI.KCA IH I.A t S I N C I A UL LO 1‘ S l Q U I C O

bien ni) necesariamente de fa d o sí al m enos a los ojos del en to r­


no. Porque para que una opinión sea válida ha de contar con la
aceptación de la inmensa mayoría, independientem ente de los
argum entos que aduzca en su defensa. Es válido y verdadero
aquello en lo que creen m uchos, ya que confirm a la igualdad de
todos. En el caso de una consciencia diferenciada ya no se da
por hecho, sin em bargo, que la propia suposición pueda apli­
carse a otro, y viceversa. Esta evolución lógica trajo consigo que
en el siglo xvn, tan significativo para el desarrollo de la ciencia,
la psicología em pezara a ocupar una posición destacada junto a
la filosofía, y fue Christian August W olff (1679-1754) quien
habló por prim era vez de una psicología «empírica» o «experi­
m ental»3 y, de este m odo, reconoció la necesidad de dotar a la
psicología de una nueva base. Esta debía sustraerse a la defini­
ción racional de la verdad propia de la filosofía, ya que paulati­
nam ente se fue viendo con claridad que ninguna filosofía poseía
una validez general que sirviera para juzgar de m anera im par­
cial y hom ogénea la diversidad de los individuos. Puesto que
tam bién en las cuestiones de principio podía darse una cantidad
indeterm inada de enunciados subjetivamente diferentes, cuya
validez a su vez sólo podía ser cuestionada subjetivam ente, sur­
gió la necesidad de renunciar al argum ento filosófico y susti­
tuirlo p or la experiencia. De este m odo la psicología se convir­
tió en una ciencia natural.
34 6 N o obstante, al principio quedó a cargo de la filosofía el
extenso campo de la denom inada psicología y de la teología
racional o especulativa, que sólo fue convirtiéndose en una cien­
cia natural en el transcurso de los siglos siguientes. Este proceso
de transform ación sigue sin haber concluido en la actualidad. En
muchas universidades la psicología es todavía una 'asignatura del
prim er ciclo de la Facultad de Filosofía, im partida por regla ge­
neral por filósofos especializados, y por otra parte hay una psi­
cología «médica» que busca refugio en la Facultad de M edicina.
Así pues, desde el punto de vista oficial, la situación sigue siendo
en buena parte medieval, en la medida en que las ciencias natu­
rales son adm itidas como «Filosofía II», so pretexto de una «filo­
sofía de la naturaleza»4. Aunque desde hace al m enos dos siglos
está claro que la filosofía depende principalm ente de condicio­
nes psicológicas, sin embargo, después de no poder ocultar ya la

3. Psychologia em pírica.
4. En los p aíses an g lo sajo n es ex iste sin em b a rg o el g ra d o de d o c to r scien tia ey y
la p sicología d isfru ta asim ism o de u n a m a y o r in d e p e n d en c ia .

163
IA DINAMICA OI LO INCONSCII N I I

rotación de la Tierra alrededor del Sol ni In luna de Júpiter, se


hizo todo lo posible por enmascarar la autonom ía de las ciencias
experim entales. De todas las ciencias naturales, la psicología ha
sido hasta ahora la menos capaz de conquistar su independencia.
347 Este retraso me parece significativo. La situación de la psi­
cología puede com pararse con la de una función psíquica inhi­
bida p or parte de la consciencia. De una función de estas carac­
terísticas, com o es sabido, sólo se justifica la existencia de
aquellas partes que coincidan con la tendencia dom inante en la
consciencia. A lo que no coincida con ella se le niega incluso la
existencia, aunque haya num erosos fenóm enos o síntomas que
dem uestren lo contrario. C ualquiera que conozca este tipo de
procesos psíquicos sabe con cuántos subterfugios y m aniobras
de autoengaño se desprende uno de lo inoportuno. Lo mismo
ocurre con la psicología empírica: com o disciplina de una psi­
cología filosófica general, la psicología experim ental es adm itida
com o concesión al em pirism o de las ciencias naturales, m ezcla­
da con abundante lenguaje técnico filosófico. La psicopatolo-
gía, sin em bargo, va a parar a la Facultad de M edicina com o un
extraño apéndice de la psiquiatría. La psicología «médica», fi­
nalm ente, halla un reconocim iento escaso o nulo en las univer­
sidades5.
348 M e expreso a propósito un poco drásticam ente para poner
de relieve la situación de la psicología a finales del siglo xix y
principios del xx. De la situación de aquel siglo es representati­
vo el punto de vista de W undt, entre otras cosas porque de su
escuela ha salido una serie de psicólogos de renom bre que han
m arcado la pauta a principios del siglo xx. En su Grundriss der
Psychologie dice W undt: «De un elem ento psíquico cualquiera
desaparecido de la consciencia decimos que se ha convertido en
inconsciente, aunque presuponem os la posibilidad de su renova­
ción, es decir, de su reaparición en el contexto actual de los
procesos psíquicos. N uestro conocim iento de los elem entos que
se han vuelto inconscientes no va más allá de esta posibilidad de
renovación. De ahí que constituyan... únicamente proyectos o
disposiciones para la aparición de futuros com ponentes del
acontecim iento psíquico... Las suposiciones sobre el estado de
lo < inconsciente> o sobre cualesquiera <procesos inconscien­
tes > son, pues, com pletam ente estériles para la psicología6-, sin
em bargo, existen fenóm enos concom itantes físicos de esas dis­

5. R e c ie n te m e n te se ha in iciad o cierta m ejo ría de la situ ació n .


6. Kl su b ra y ad o es m ío.

164
C O N S I I H HA( I U N M ILÓKICAS ACIKCA 1)1 LA L S I N C I A IM LO l ' S l QUI CO

posiciones psíquicas que se pueden dem ostrar, en parte, directa­


mente y, en parte, a raíz de algunas experiencias»7.
J4‘) Un representante de la escuela de W undt opina «que un
estado psíquico no puede ser denom inado psíquico si no ha
alcanzado com o m ínim o el um bral de la consciencia». Este ar­
gum ento presupone o determ ina que sólo lo consciente es psí­
quico y que, por lo tanto, todo lo psíquico es consciente. El
autor dice: un estado «psíquico», cuando lógicamente debería
haber dicho «un estado», pues precisam ente está poniendo en
duda que tal estado sea psíquico. Según otro argum ento, el he­
cho anímico más sencillo es la sensación. Por eso lo que precede
o subyace a una sensación nunca es psíquico, sino fisiológico;
ergo no existe lo inconsciente.
vso H erbart dice en una ocasión: «Cuando una representación
cae bajo el um bral de la consciencia continúa viviendo de forma
latente, esforzándose continuam ente por em erger de nuevo por
encim a del um bral y por reprim ir las restantes representacio­
nes»8. Form ulada de esta m anera, no hay duda de que la frase es
incorrecta, pues p or desgracia lo genuinam ente olvidado no tie­
ne ninguna tendencia a em erger de nuevo. Sin em bargo, si H e r­
bart, en lugar de «representación», hubiera dicho «complejo» en
el sentido m oderno, su frase sería perfectam ente correcta. N o
creo que nos equivoquem os al suponer que en realidad quería
decir algo así. Sobre esta frase, un adversario filosófico de lo
inconsciente hace el siguiente com entario esclarecedor: «Si ad­
mitim os esto, queda uno entonces a m erced de todas las posi­
bles hipótesis sobre esta vida inconsciente, hipótesis que no pue­
den ser com probadas por ninguna observación»9. Se ve que a
este autor lo que le im porta no es reconocer un hecho, para él
lo decisivo es el m iedo a las posibles dificultades. ¿Y p o r qué
sabe él que esa hipótesis no puede ser com probada p or ninguna
observación? Eso para él es únicam ente un hecho a priori. Sin
em bargo, no acepta la observación de H erbart de ningún m odo.
351 Sólo m enciono este episodio no porque tenga alguna signifi­
cación objetiva, sino porque es característico de una actitud filo­
sófica anticuada con respecto a la psicología empírica. El propio
W undt opina que los denom inados «procesos inconscientes no
son elem entos psíquicos inconscientes, sino sólo oscuramente
conscientes», y que «los hipotéticos procesos inconscientes pue­

7. P ágina 2 4 8 .
8. En V illa, E in leitu n g in die Psychologie der G eg en w a rt, p. 3 3 9 .
9. Ibid.

165
LA D IN A M I C A ttl i.0 I N C O N I C I I N I I

den ser sustituidos por prucélOl conscientes realm ente dem os­
trables o, en cualquier caso, menos hipotéticos»10. Esta postura
significa un claro rechazo de lo inconsciente como hipótesis psi­
cológica. Explica los casos de double conscience por «transfor-
maciones de la consciencia individual... que a m enudo tienen
lugar incluso de forma continua, con cambios constantes, y que
aquí, debido a una violenta reinterpretación contradictoria con
los hechos, son sustituidas por una pluralidad de consciencias
individuales». Estas últimas — argum enta W undt— «deberían
presentarse simultáneam ente en un mismo individuo». Pero «ma­
nifiestamente no es éste el caso»*, añade. Sin duda, no es posible
que, de una forma toscamente reconocible, se m anifiesten simul­
táneam ente dos consciencias en un solo individuo. De ahí que
estos estados, por regla general, se alternen. Janet, sin embargo,
com probó que m ientras una consciencia, por así decir, dom inaba
la cabeza, la otra consciencia, simultáneam ente, m ediante un có­
digo expresado a través de movimientos de los dedos, se ponía
en relación con el observador11. Así pues, la doble consciencia
puede ser perfectam ente simultánea.
2 W u n d t opina que la idea de una doble consciencia, es decir,
de una «supraconsciencia y subconsciencia» en el sentido de
Fechner, es una «supervivencia del misticismo psicológico» de
la escuela de Schelling. Evidentem ente, tropieza con el hecho
de que una representación inconsciente es una representación
que nadie «tiene»12. En este caso, tam bién la palabra «represen­
tación» se vuelve obsoleta, pues sugiere un sujeto representán­
dose algo. Aquí reside el principal m otivo por el que W undt
rechaza lo inconsciente. Esta dificultad, sin em bargo, se podría
eludir fácilmente si en lugar de hablar de «representaciones» o
«sensaciones» se hablara de contenidos, como suelo hacer n o r­
m alm ente. De todos m odos, tengo que anticipar ahora algo que
más adelante trataré con detalle: los contenidos inconscientes
llevan implícita una especie de representabilidad o consciencia,
con lo que la posibilidad de un sujeto inconsciente entra seria­
m ente en consideración. Este últim o, sin embargo, no es idénti­
co al yo. Que son principalm ente las «representaciones» las que

10. Grundzüge der pbysiologischen Psychologie III, p. 327.


* O p. cit., p. 3 2 6 4.
11. L 'a u to m a tis m e p sych o lo g iq u e, pp. 2 3 8 ss. y 2 4 3 .
12. E le m e n te der P sych o p h ysik II, p p . 4 3 8 s. F e c h n er dice q u e «el c o n c e p to de
u m b ra l psicofísico... p ro p o rc io n a un fu n d a m e n to só lid o al c o n c e p to de lo in c o n sc ie n ­
te. La p sico lo g ía n o p u e d e p re s c in d ir d e las sen sacio n es y re p re s e n ta c io n e s in c o n s­
c ie n tes, ni tam p o co de los efecio.s de esas sensaciones y rep resen tacio n es inconscientes».

166
C O N Sim HACIONtt KÓAICA» ACfcKCA 1) 1: I A I SfNCIA 1) 1, L O 1' S l Q U I C O

fascinaron a W uiult se ve también en su enfático rechazo de la


noción de «ideas innatas». En su m odo de expresión se nota que
se tom a esta noción muy al pie de la letra: «Si el animal recién
nacido realm ente tuviera de antem ano una representación de
todas ias acciones que em prende, ¡qué riqueza de experiencias
vitales anticipadas habría entonces en los instintos animales y
hum anos, y qué incom prensible parecería que, aun así, tanto el
hom bre com o los animales se apropien de la m ayor parte de las
cosas sólo m ediante la experiencia y la práctica!»13. N o obstan­
te, existe un pattern o f behaviour innato y un tesoro de expe­
riencia vital no anticipada, sino acumulada, sólo que no se trata
de «representaciones», sino de esbozos, planes o imágenes que,
aunque no se le presenten al yo, sin em bargo son tan reales
com o los cien táleros de Kant cosidos dentro del dobladillo del
sayo y olvidados por su propietario. W undt podría haberse acor­
dado aquí de W olff, al que él mismo m enciona, y de su diferen­
ciación de los estados «inconscientes», que sólo podem os dedu­
cir a p artir de lo que encontram os en nuestra consciencia14.
353 Entre las «ideas innatas» figuran tam bién los «pensamientos
elementales»15 de Adolf Bastian, por los cuales hay que entender
formas básicas análogas de la percepción que se encuentran por
doquier, es decir, más o menos lo mismo que lo que hoy form u­
lamos com o «arquetipos». Por supuesto, W undt rechaza esa
concepción, sugestionado una vez más por las «representacio­
nes» y no p o r las disposiciones. Dice que «el origen de un mis­
mo fenóm eno en diferentes lugares no es absolutam ente im po­
sible pero, desde el punto de vista de la psicología empírica,
sum am ente im probable»16. Niega un «patrim onio aním ico co­
m ún de la hum anidad» en este sentido y rechaza tam bién la idea
de un simbolismo mitológico interpretable, argum entando que
la suposición de que tras el m ito se oculta un «sistema concep­
tual» es im posible17. La suposición doctrinaria de que lo incons­
ciente sea precisam ente un sistema conceptual ni siquera existía
en época de W undt, y m enos aún antes o después.
354 Sería incorrecto suponer que el rechazo de la idea de lo
inconsciente en la psicología académica en torno al cambio de

13. G ru n d zü g e III, p. 3 2 8 .
14. G ru n d zü g e III, p. 3 2 6 . W o lff, V ern ü n fftig e G e d a n cken vo n G o tt, der W elt
u n d d e r Seele des M e n sch e n , § 193.
15. E th n isc h e E lem en ta rg ed a n ken in der Lehre v o n M en sch en y D e r M e n sch in d e r
G eschichte I, p p . 166 ss., 2 0 3 ss., y II, 24 ss.
16. V ólkerpsychologie V , 2 .a p a rte , p. 4 6 0 .
17. O p. cit. IV, 1 .a p a rte , p. 4 1 .

167
I A DINAMICA DI t e INCONSCILN I L

siglo fuera general. No fue tul el caso ni mucho menos, pues 110
sólo T h eo d o r Fechner1*, sino tam bién el posterior T heodor
Lipps atribuyeron a lo inconsciente una im portancia incluso
decisiva19. Aunque para éste la psicología es una «ciencia de la
consciencia», sin em bargo habla de sensaciones y representacio­
nes «inconscientes» que él contem pla com o «procesos». «Un
< proceso psíquico>», dice, «por su naturaleza o, m ejor dicho,
por su concepto, no es un contenido de la consciencia o una
vivencia consciente, sino lo psíquicam ente real — y forzosam en­
te pensado— que subyace a la existencia de tal proceso20... La
observación de la vida consciente nos lleva, sin em bargo, al
convencim iento de que las sensaciones y las representaciones
inconscientes... no sólo se encuentran en nosotros ocasional­
m ente, sino que el conjunto vital psíquico, en todo m om ento y
principalm ente, se refleja en ellas, y sólo ocasionalmente, en
puntos destacados, manifiesta directamente su existencia aque­
llo que nos causa impresión, y lo hace a través de las imágenes
pertinentes2'... Así pues, la vida psíquica va siempre m ucho más
allá de lo que está o pueda estar presente en nosotros en form a
de contenidos o imágenes conscientes»,
ss Las explicaciones de Lipps no entran en contradicción con
las interpretaciones actuales, constituyen por el contrario la base
teórica para la psicología de lo inconsciente en general. N o
obstante, la resistencia ante la hipótesis de lo inconsciente aún
duró m ucho tiem po. Así, por ejemplo, M ax Dessoir, en su Ge-
schichte der Neueren Deutschen Psychologie, ni siquiera m en­
ciona a Cari Gustav Carus y Eduard H artm ann.

B. LA IM P O R T A N C IA D E L O IN C O N S C IE N T E
PA R A LA P S IC O L O G ÍA

56 La hipótesis de lo inconsciente supone un gran signo de in terro ­


gación colocado detrás del concepto de psique. El alma, ratifi-

18. F e c h n er d ice: «Las sensaciones y las re p re sen ta c io n e s, n a tu ra lm e n te , h a n d e ­


ja d o de e x istir c o m o reales en el estad o in c o n sc ie n te ..., p e ro d e n tro d e n o so tro s c o n ti­
n ú a alg o , la a ctiv id ad psicofísica» etc. (Elemente der Psycbophysik II, p p . 4 3 9 s.) Esta
c o n clu sió n es algo im p ru d e n te , ya que el p ro c e so p síq u ico sigue sien d o m ás o m enos el
m ism o ta n to si es in c o n sc ie n te co m o si n o lo es. U n a « rep resen tació n » n o se basa sólo
en su re p re se n ta b ilid a d , sin o tam b ién — y p rin c ip a lm e n te — en su ex isten cia psíquica.
19. C f. Der Begriff des Vnbewussten in der Psychologie, pp . 1 4 6 ss., y Grund-
tatsachen des Seelenlebens, pp. 125 ss.
20 . Leitfaden , p. 64.
21 . Op. cil.t pp. 65 s. ¡ í su b ray ad o es m ío.

168
tONSIDI NAMONtl ItÓKICAS ACkKCA DI LA L S L N C I A I) L L O P S I Q U I C O

cada hasta entonces por el intelecto filosófico y provista de


todas las capacidades necesarias, amenazaba con revelarse como
algo dotado de propiedades inesperadas e inexploradas. Ya no
representaba lo directam ente sabido y conocido, de lo que no
quedaba nada más por descubrir, salvo definiciones más o m e­
nos satisfactorias. Ahora, por el contrario, surgía en ella una
extraña dualidad que la hacía aparecer com o algo conocido por
todos y, al mismo tiem po, desconocido. De este m odo, la vieja
psicología quedaba desbancada y revolucionada22 com o la física
clásica p or el descubrim iento de la radiactividad. A esta prim era
psicología em pírica le ocurrió lo que al m ítico descubridor de la
serie de núm eros, que alineó un guisante junto a otro y no hizo
nada más que ir añadiendo otra unidad a la ya existente. Y
cuando observó el resultado parecía que no había más que uni­
dades idénticas; pero los núm eros, que él solam ente había con­
cebido com o nom bres, se revelaron inesperada e im previsible­
m ente com o entidades peculiares con propiedades inalienables.
Así, p o r ejemplo, había núm eros pares, impares, prim os, positi­
vos, negativos, irracionales, imaginarios, etc.23. Lo mismo pasa
con la psicología: si el alma realm ente sólo es un concepto, es

2 2 . R ep ro d u z c o a q u í lo q u e dice W illiam Jam es so b re la im p o rtan c ia del descu­


b rim ie n to de u n alm a in co n scien te (The Varieties o f Religious E xperience, p. 2 3 3 ): «I
c a n n o t b u t th in k th a t th e m o st im p o rta n t step fo rw a rd th a t has o c c u rre d in psychology
since I have b e en a stu d e n t o f th a t science is th e discovery, first m ad e in 1 8 8 6 , th a t...
th e re is n o t o n ly th e co n scio u sn ess o f th e o rd in a ry field, w ith its usual c e n tre and
m a rg in , b u t a n a d d itio n th e re to in th e sh ap e o f a set o f m em o ries, th o u g h ts, and
feelings w h ic h are ex tra -m a rg in a l an d o u tsid e o f th e p rim ary co n scio u sn ess a lto g e th er,
b u t y et m u st be classed as co n scio u s faets o f som e so rt, able to reveal th e ir p resen ce by
u n m ista k eb le signs. I cali this th e m o st im p o rta n t step fo rw a rd because, unlik e the
o th e r advances w h ich psicology has m ad e, th is discovery has rev ealed to us an entirely
u n su sp e c ted p ecu liarity in th e c o n stitu tio n o f h u m a n n a tu re . N o o th e r step fo rw a rd
w h ic h psycho lo g y has inade can p ro ffe r any such claim as this» [E stoy c o n v en c id o de
que el paso a d elan te m ás im p o rta n te q u e se ha d a d o en la psico lo g ía desde que yo era
e stu d ia n te de esa ciencia es el d e sc u b rim ien to — h e ch o en 1 8 8 6 — de q u e n o sólo
e xiste la conscien cia del c am p o n o rm a l, co n su c e n tro y su m a rg e n h a b itu a les, sino una
a ñ a d id u ra en fo rm a d e acu m u lació n de recu erd o s, p e n sa m ie n to s y s en tim ien to s e x tra -
m arginales qu e e stán fu e ra d e la co n scien cia p rim aria y q u e sin em b a rg o h a n de ser
c lasificados c o m o u n a especie d e h e ch o s c o n scien tes, c ap a c ita d o s p a ra re v e la r su
p re sen c ia a través d e signos in co n fu n d ib les. A esto le llam o el p aso a d elan te m ás
im p o rta n te p o rq u e , a d iferen cia de los o tro s avances q u e ha h e ch o la psicología, este
d e sc u b rim ien to n o s h a rev elad o u n a p e cu liarid ad c o m p le tam en te in so sp e c h ad a en la
c o n stitu ció n de la n a tu ra le za h u m a n a . N in g ú n o tro avance de la p sicología puede
re c la m a r p a ra sí la im p o rtan c ia de éste; p p . 2 5 7 -2 5 8 ]. El d e sc u b rim ien to de 1 8 8 6 al
que se re fie re Jam es es la fo rm u la ció n del c o n c e p to de u n a su b lim in a l consciousness
p o r F red e ric W . H . M y ers. Para m ay o r d etalle, véase m ás a d elan te.
2 3 . U n m a te m ático dijo en u n a o casió n q u e en la ciencia to d o lo hab ía h e ch o el
h o m b re , p e ro q u e los n ú m e ro s los h abía c re ad o el p ro p io D ios.

169
IA DINAMICA l»l 10 IN CO N ICIIN II

tic una inmensidad incalculable, UfU entidad con unas propie­


dades de las que nadie la creería capuz. Se puede afirm ar que el
alma es la consciencia y sus contenidos; esto no impide en modo
alguno, sino que incluso favorece, el descubrim iento de un tras-
fondo anteriorm ente insospechado, de una verdadera m atriz de
todos los fenóm enos conscientes, un antes y un después, un
encima y un debajo de la consciencia. En el m om ento en que
uno se hace un concepto de una cosa consigue captar uno de sus
aspectos, aunque norm alm ente sucumbe al engaño de haber
atrapado la totalidad, sin tener en cuenta que un registro total
es com pletam ente imposible. N i siquiera es total un concepto
ratificado com o total, pues sigue siendo una entidad con unas
propiedades inalienables. Este autoengaño, de todos m odos, es­
timula la tranquilidad y la paz del alma: lo desconocido es
nom brado, lo lejano es acercado hasta el punto de poder tocar­
se con la m ano. Uno tom a posesión de ello y lo convierte en
propiedad definitiva, com o si se tratara de una pieza de caza a
la que se ha m atado y ya no puede escapar. Es un procedim ien­
to mágico que el hom bre prim itivo practica con las cosas y el
psicólogo con el alma. Uno ya no se expone porque no sospe­
cha que, precisam ente a través de la aprehensión conceptual del
objeto, se le brinda la mejor ocasión para desarrollar todas aque­
llas propiedades que jamás se habrían revelado si no se le hubie­
ra conjurado m ediante la aprehensión.
7 Los intentos p o r aprehender el alma, llevados a cabo duran­
te los tres últim os siglos, form an parte de ese enorm e desarrollo
del conocim iento de la naturaleza que nos ha acercado el cos­
mos hasta un punto casi inimaginable. Los miles de aum entos
que se consiguen a través del m icroscopio electrónico com piten
con las distancias de quinientos millones de años luz que atra­
viesa el telescopio. La psicología, sin embargo, dista m ucho de
haber experim entado un desarrollo similar al de las restantes
ciencias de la naturaleza; además, com o ya hem os visto, hasta
ahora apenas ha conseguido librarse de los caminos trazados
p or la filosofía. T oda ciencia, sin em bargo, es una función del
alma, y todo conocim iento está arraigado en ella. El alma es el
m ayor de todos los m ilagros cósmicos y la conditio sirte qua non
del m undo com o objeto. Resulta sum am ente extraño que toda
la hum anidad occidental, salvo poquísimas excepciones, haya
apreciado tan poco este hecho. Ante tantos objetos externos de
conocim iento, el sujeto de todo conocim iento ha pasado tem ­
poralm ente a un segundo plano hasta alcanzar una aparente
inexistencia.

170
C O N 5I D I KACIONLS HÓKICAS ACLKCA 1)1 IA LSLNCIA DL LO 1'SlQUICO

IJK El alma era un presupuesto tácito, algo que se daba p o r co­


nocido en todos los aspectos. Con el descubrim iento de la posi­
bilidad de un ám bito anímico inconsciente se creó la op o rtu n i­
dad de una gran aventura del espíritu, por lo que cabía esperar
que esa posibilidad despertara un interés apasionado. Pero,
com o es sabido, no sólo no fue así, sino que esta hipótesis
suscitó una resistencia general. N adie llegó a la conclusión de
que, si efectivam ente el sujeto del conocim iento, es decir, la
psique, tam bién poseía una forma de existencia oscura y no
directam ente accesible a la consciencia, todo nuestro conoci­
m iento tenía que ser incom pleto en un grado indeterm inado. La
validez del conocim iento consciente se ponía en tela de juicio
de una m anera muy diferente y más am enazadora que a través
de las reflexiones críticas de la teoría del conocim iento. Ésta
ponía ciertos límites al conocim iento hum ano en general, de los
que la filosofía idealista alem ana posterior a Kant intentó em an­
ciparse; pero las ciencias de la naturaleza y el com m on sense se
conform aron con ello sin dificultades, si es que le prestaron la
más m ínim a atención. La filosofía optó por defender una vieja
reclam ación del espíritu hum ano: poder em anciparse de sí mis­
mo y reconocer las cosas que verdaderam ente están fuera del
alcance del entendim iento hum ano. El triunfo de Hegel sobre
Kant supuso para la razón y para el posterior desarrollo — en
principio, de los alemanes— una am enaza gravísima, tanto más
peligrosa cuanto que Hegel era un psicólogo encubierto que
proyectaba grandes verdades procedentes del ám bito del sujeto
hacia un cosmos creado por él mismo. Hoy sabemos la repercu­
sión que ha tenido Hegel. Las fuerzas que com pensaron esta
infausta evolución se hallan personificadas, en parte, en Sche-
lling y, en parte, en Schopenhauer y Carus, m ientras que en
Nietzsche, p or el contrario, ese desinhibido «dios báquico», que
ya Hegel presentía en la naturaleza, se impuso definitivam ente.
359 La hipótesis de lo inconsciente de Carus tuvo que causar un
fuerte im pacto en la tendencia dom inante de la filosofía alem a­
na, ya que ésta acababa de superar aparentem ente la crítica de
Kant y no había restablecido sino replanteado la soberanía casi
divina del espíritu hum ano — del espíritu p o r antonom asia— .
El espíritu del hom bre medieval, para bien o para mal, seguía
siendo el espíritu de Dios, al cual servía. La teoría del conoci­
m iento, p or una parte, era todavía la expresión de la m odestia
del hom bre medieval y, por otra, era ya una renuncia al espíritu de
Dios, es decir, un m oderno ensancham iento y reforzam iento de
la consciencia hum ana dentro de los límites de la razón. Siempre

171
IA DINAMICA DI kO IN CO NJCIINIL

que el espíritu tic Dios se aparta del calculo lum iano aparece
una suplantación inconsciente. Kn Schopenhauer encontram os
la voluntad inconsciente como nueva definición de Dios, en
Carus lo inconsciente, y en Hegel la identificación y la infla­
ción, la práctica equiparación del entendim iento filosófico con
el espíritu por antonom asia, por lo que aparentem ente se hacía
posible ese destierro del objeto que dio sus mejores frutos en su
filosofía del Estado. Hegel form uló una solución al problem a
planteado por la crítica del conocim iento que brindó a los con­
ceptos la oportunidad de revelar su autonom ía desconocida.
Éstos proporcionaron al intelecto esa bybris que dio lugar al
superhom bre de Nietzsche y, con ello, a la catástrofe que lleva
por nom bre Alemania. N o sólo los artistas, tam bién los filóso­
fos son en ocasiones profetas.
60 De ello se infiere claram ente que todos los enunciados filo­
sóficos que rebasan el terreno de la razón son antropom orfos y
no poseen ninguna otra validez que la que les corresponde a los
enunciados psíquicamente condicionados. Una filosofía como
la de Hegel es una autorrevelación de los enigmas psíquicos y,
desde el punto de vista filosófico, una arrogancia. Psicológica­
m ente viene a ser una irrupción de lo inconsciente. C on esta
interpretación coincide el peculiar lenguaje am anerado de H e­
gel, que recuerda ya al esquizofrénico «lenguaje de poder», que
se vale de eficaces palabras mágicas para acom odar lo transcen­
dente a una form a subjetiva, para proporcionar a lo banal el
encanto de la novedad o para hacer que lo insignificante parez­
ca una sutil sabiduría. Semejante lenguaje alambicado es un sín­
tom a de debilidad, incapacidad y falta de substancia. Lo cual no
im pide, sin embargo, que la más reciente filosofía alem ana vuel­
va a utilizar las mismas palabras de «fuerza» y de «poder», para
aparentar que no es una psicología espontánea. Un F. Th. Vischer
hacía un uso aún más agradable de la extravagancia alemana.
si Aparte de esta elemental irrupción de lo inconsciente en el
ám bito occidental de la razón hum ana, tanto Schopenhauer
com o Carus no tenían ninguna base sobre la que poder seguir
desarrollando su influencia com pensadora. La saludable subor­
dinación a un Dios bueno y la distancia protectora del siniestro
dem onio — esa gran herencia del pasado— fueron en principio
conservadas p or Schopenhauer; y tam bién en Carus perm ane­
cieron intactas, en la m edida en que éste intentó llegar a la raíz
del problem a desviándolo desde el punto de vista demasiado
arrogante de la filosofía al de la psicología. Pero prescindam os
aquí de la arrogancia filosófica para centrarnos en su hipótesis,

1 7 2
CO NSI Dt HA(MONI 5 IIÓRICAS A C U C A 1)1 IA ISINCIA 1)1 IO l’ S i Q U I C O

que en esencia es psicológica, lil al menos se aproxim ó a esa


conclusión anteriorm ente señalada, ya que em pezó a construir
una imagen del m undo que incluía la parte oscura del alma. A
ese edificio, sin embargo, le faltaba algo tan esencial com o inau­
dito, que ahora intentaré poner al alcance de la com prensión.
.162 Para ello, lo prim ero que hemos de tener claro es que el
conocim iento se efectúa gracias a que las reacciones del sistema
psíquico que afluyen a la consciencia adquieren un orden que se
corresponde con el com portam iento de las cosas metafísicas o
de las cosas reales en sí. Si el sistema psíquico es — com o sostie­
nen algunas posturas recientes— idéntico y coincidente con la
consciencia, en principio estamos capacitados entonces para
conocer todo lo que sea cognoscible, es decir, todo lo que esté
dentro de los límites de la teoría del conocim iento. En este ca­
so, no hay ninguna razón para una intranquilidad m ayor que la
de la anatom ía y la fisiología con respecto a la función del ojo o
del órgano auditivo. Pero si resulta que el alma no coincide con
la consciencia, sino que funciona inconscientem ente de m anera
similar o diferente de su parte capacitada para la consciencia,
nuestra intranquilidad debería alcanzar un grado superior. P or­
que en este caso ya no se trata de los límites generales de la
teoría del conocim iento, sino de un m ero um bral de la cons­
ciencia que nos separa de los contenidos psíquicos inconscien­
tes. La hipótesis del um bral de la consciencia y de lo inconscien­
te significa que esa m ateria prim a indispensable de to d o
conocim iento, a saber, las reacciones psíquicas, o incluso los
«pensamientos» y los «conocimientos» inconscientes, están in­
m ediatam ente al lado, debajo o encima de la consciencia, sepa­
rados de nosotros sólo por un «umbral» y, sin em bargo, aparen­
tem ente inalcanzables. Por de pronto no se sabe cóm o funciona
este inconsciente, pero com o se supone que es un sistema psí­
quico, posiblem ente tenga todo lo que tiene la consciencia: p er­
cepción, apercepción, m em oria, fantasía, voluntad, afecto, sen­
tim iento, reflexión, juicio, etc., sólo que en form a subliminal24.

24. Lew es (T h e Physical Basis o fM i n d ) da p o r h e ch o , p o r así d ecir, e sta hipótesis.


D ice, en la p. 3 5 8 : «Sentience has v ario u s m o d es an d d eg rees — su ch as P e rc e p tio n ,
Id e a tio n , E m o tio n , V o litio n , w h ich m ay be co n scio u s, s jb c o n sc io u s, o r unconscious»
[La sensibilid ad tien e d iferen tes m o d o s d e o b ra r y g ra d o s — co m o la p e rc ep c ió n , la
id e a ció n , la e m o c ió n o la v o lu n ta d , q u e p u e d e n ser c o n s ie n te s , su b co n scien tes o in ­
c o n scientes]; p. 3 63: «C onsciousness an d U nconsciousne<'s are co rre la tiv e s, b o th be-
long in g to th e sp h ere o f Sentience. Every o n e o f th e u n c o r scious pro cesses is o p e ra n t,
c hanges th e g en eral state o f th e org an ism , a n d is cap ab le o f a t o nce issuing in a discri-
m in a te d sen sa tio n w h e n th e fo rcé w h ich b alances it is d istu rb ed » [La consciencia y lo
in c o n sc ie n te so n co rrelativ o s y am bos p e rte n e ce n a la esfera de la sen sibilidad. C ada

173
IA DINAMICA 01 LO IN C O N IC ItN lt

56.1 De todos modos, aquí se puede objetar — com o ya hiciera


W undt— que es imposible hablar de «sensaciones», «represen­
taciones», «sentimientos» e incluso «actos voluntarios» incons­
cientes, ya que estos fenóm enos no pueden ser concebidos sin
un sujeto que los experim ente. Aparte de eso, la idea de un
um bral de la consciencia presupone una concepción energética,
según la cual el conocim iento de los contenidos psíquicos de­
pende esencialmente de su intensidad, es decir, de su energía.
Del mismo m odo que sólo es supralim inal un estím ulo de una
fuerza determ inada, así tam bién cabe suponer con cierto funda­
m ento que otros contenidos psíquicos han de poseer determ ina­
da energía superior para poder rebasar el umbral. Si poseen esta
energía sólo en una m edida escasa seguirán siendo, com o los
correspondientes estímulos sensoriales, subliminales.
364 Com o ya subrayó Lipps, la prim era objeción se despeja alu­
diendo al hecho de que el proceso psíquico sigue siendo el
mismo, tanto si es representado com o si no. Ahora bien, quien
sostenga la opinión de que los fenóm enos de la consciencia
constituyen toda la psique, tendrá que insistir en que las «repre­
sentaciones» que no tenem os25 tam poco pueden ser calificadas
de «representaciones». Además, tendrá que negar toda propie­
dad psíquica a lo que reste. Para este punto de vista tan riguro­
so, la psique sólo puede tener la fantasmagórica existencia de
efímeros fenóm enos conscientes. Pero esta interpretación no es
com patible con la experiencia general, que habla en favor de
una actividad psíquica posible tam bién sin consciencia. La opi­
nión de Lipps sobre la existencia de los procesos psíquicos en sí

u n o de los p ro ceso s in c o n scien tes es o p e ra tiv o , cam b ia el e sta d o g en eral del o rg an ism o
y es cap a z d e d esta c a r en u n a sen sació n aislada c u an d o la fu erza c o m p e n sa d o ra está
a lte ra d a ]; pp. 3 6 7 s.: «T h ere are m an y in v o lu n ta ry actio n s o f w h ich w e are d istinctly
co n scio u s, a n d m an y v o lu n ta ry actio n s o f w h ich w e a re a t tim es su b co n scio u s an d
u n c o n sc io u s... Ju st as th e th o u g h t w h ich a t o n e m o m e n t passes u n co n scio u sly , an d
a n o th e r c onscio u sly , is in itself th e sam e th o u g h t... so th e actio n w h ich a t o n e m o m e n t
is v o lu n ta ry , a t a n o th e r in v o lu n ta ry , is itself th e sam e action» [H ay m u c h a s acciones
in v o lu n ta ria s de las q u e so m o s cla ra m en te c o n scien tes, y m u ch as accio n es v o lu n ta ria s
d e las q u e a veces so m o s su b co n scien tes e in co n scien tes... P recisam en te p o rq u e el
p e n sa m ie n to qu e en u n m o m e n to no s ro za in c o n sc ie n te m e n te y en o tro c o n sc ie n te ­
m e n te , en sí m ism o es el m ism o p e n sa m ie n to ..., así ta m b ié n la a cció n q u e en u n
m o m e n to es v o lu n ta ria y e n o tro in v o lu n ta ria , en sí m ism a es la m ism a acción]. L ew es,
sin e m b a rg o , va u n p o c o d em a sia d o lejos c u an d o d ice (p. 3 7 3 ): «T here is n o real and
essen tial d istin c tio n b e tw e e n v o lu n ta ry a n d in v o lu n ta ry actions» [N o h a y n in g u n a d ife ­
re n c ia re a l y esen cial e n tre accio n es v o lu n ta ria s e in v o lu n tarias]. En o c asiones hay u n
ab ism o e n tre u n as y otras.
2 5 . F e c h n er, op. cit., pp. 4 8 3 s.

174
CDNSIOt AACIONM TIÓKICAI ACIAGA l)f. I A I S t N C I A IU LO 1- S l Q U I C O

se ajusta mejor a los hechos. N o voy a esforzarme ahora en


aportar pruebas, sino que me conform o con aludir al hecho de
que jamás un hom bre razonable ha puesto en duda la existencia
de procesos psíquicos en el perro, pese a que jamás un perro se
haya m anifestado acerca del conocim iento de sus contenidos
psíquicos26.

C . LA D IS O C IA B IL ID A D D E LA P S IQ U E

.165 N o existe a priori ninguna razón para suponer que los procesos
inconscientes deban tener necesariamente un sujeto; asimismo,
tam poco tenem os por qué dudar de la realidad de los procesos
psíquicos. Pero el problem a se complica m anifiestam ente en el
caso de los supuestos actos voluntarios inconscientes. C uando
no se trata de m eros «impulsos» e «inclinaciones», sino de una
«elección» y una «decisión» aparentem ente m editadas, propias
de la voluntad, resulta ineludible la necesidad de un sujeto que
dispone y al que se le «representa» algo. C on ello, sin em bargo,
quedaría ratificada — per definitionem — una consciencia en lo
inconsciente, operación intelectual que al psicopatólogo no le
resulta dem asiado difícil, porque conoce un fenóm eno psíquico
que suele ser desconocido para la psicología «académica»: la
disociación o disociabilidad de la psique. Esta peculiaridad con­
siste en que la relación de los procesos psíquicos entre sí es muy
limitada. N o sólo los procesos inconscientes son a m enudo muy
independientes de las vivencias conscientes, sino que tam bién
en los procesos conscientes se reconoce una clara inconsistencia
o separación. M e limitaré a recordar todas aquellas incongruen­
cias causadas p o r complejos que en el experim ento de asocia­
ción pueden ser observadas con toda la precisión deseable. Así
com o los casos de double conscience, puestos en duda por
W undt, existen realm ente, aquellos casos en los que no está
escindida toda la personalidad, sino sólo algunos fragm entos,
son aún más probables y, de hecho, m ucho más frecuentes. Se
trata incluso de experiencias antiquísimas de la hum anidad, que
se reflejan en la suposición generalizada de una pluralidad de
almas en un mismo individuo. Tal y com o m uestra la m ultitud
de com ponentes anímicos percibida en la etapa prim itiva, el
estado originario responde a una relación muy inconsistente de

26. P rescin d am o s aq u í del K luger H a n s y del p e rro q u e h a b la b a del «alm a p rim i­


genia».

175
IA DINAMICA 01 LO IN CO NSCM NM

los procesos psíquicos entre «(, que CU modo alguno forman una
unidad hom ogénea. I,a experiencia psiquiátrica dem uestra a
m enudo lo poco que se necesita para hacer saltar la unidad de
la consciencia — conseguida a liase de un gran esfuerzo— y
descom ponerla de nuevo en sus elem entos originarios.
,6 Partiendo del hecho de la disociabilidad se pueden allanar
fácilmente las dificultades resultantes de la — por sí misma ne­
cesaria— suposición de un um bral de la consciencia. Si es cierto
que los contenidos conscientes, m ediante una pérdida de ener­
gía, se vuelven subliminales y, por ende, inconscientes, y vice­
versa, los contenidos inconscientes se vuelven conscientes m e­
diante un aum ento de la energía, entonces cabría esperar, en el
caso de que hubiera actos voluntarios inconscientes, que éstos
tuvieran u na energía que los capacitara para el conocim iento o,
cuando menos, para un conocim iento secundario, que consiste
en que el proceso inconsciente se le «representa» a un sujeto
que elige y decide. Este proceso debería poseer necesariam ente
la cantidad de energía im prescindible para el conocim iento.
Debería alcanzar una vez su bursting point17. Pero si le ocurre
eso, habría que form ular la pregunta de por qué el proceso
inconsciente no rebasa el um bral y, de este m odo, se le vuelve
perceptible al yo. Puesto que evidentem ente no lo hace, sino
que, según parece, queda al alcance de un sujeto secundario
subliminal, habrá que explicar por qué este sujeto, al que la
hipótesis le ha atribuido la cantidad de energía necesaria para el
conocim iento, no se alza por su cuenta por encima del um bral y
se incorpora a la consciencia prim aria del yo. Para responder a
esta pregunta la psicopatología dispone del m aterial necesario.
Esta consciencia secundaria constituye un com ponente de la
personalidad que está separado de la consciencia del yo no por
casualidad, sino por determ inados motivos. Tal disociación tie­
ne dos aspectos diferentes: en un caso, se trata de un contenido
originariam ente consciente que, sin embargo, debido a su natu­
raleza incom patible, ha sido reprim ido y convertido en sublimi­
nal; en otro caso, el sujeto secundario consiste en un proceso
que todavía no ha hallado acceso a la consciencia porque en ella
no hay posibilidades para su apercepción, es decir, que la cons­
ciencia del yo, debido a una falta de com prensión, no puede
recibirlo, p o r lo que dicho proceso continúa siendo principal­
m ente subliminal, pese a que, desde el punto de vista energéti­

27. Jam e s, V arieties, p. 2 3 2 . [P u n to d e ru p tu ra ; p. 2 5 7 .]

176
C O N M D I It Al I O N L S llflKlCAÍ ACIIU.A l)L LA ISINCIA 1)1 LO 1‘ S l Q U I C O

co, estaría facultado para acceder a la consciencia. No debe su


existencia a la represión, sino que es el resultado de procesos
subliminales y, com o tal, nunca ha sido consciente con anterio­
ridad. I’ero com o en ambos casos hay una cantidad de energía
que capacita para el conocim iento, entonces el sujeto secunda­
rio sí actúa sobre la consciencia del yo, pero indirectam ente, es
decir, a través de «símbolos», expresión no dem asiado afortuna­
da. Los contenidos que aparecen en la consciencia son, en p ri­
mer lugar, sintomáticos. Y cuando se sabe o se cree saber a qué
aluden o en qué se basan, son semióticos, para lo cual Freud
utiliza siempre la expresión «simbólicos», sin tener en cuenta
que siem pre se expresa simbólicamente aquello que en realidad
no se sabe. Los contenidos sintomáticos, en parte, son realm en­
te simbólicos y constituyen representantes indirectos de estados
o procesos inconscientes, cuya naturaleza sólo puede ser explo­
rada y despertada a la consciencia — de m anera incom pleta— a
partir de los contenidos que aparecen en la consciencia. Así
pues, es posible que lo inconsciente albergue contenidos que
posean una tensión energética tan grande que, en otras condi­
ciones, tendrían que hacerse perceptibles al yo. La m ayor parte
de las veces no se trata, en m odo alguno, de contenidos repri­
midos, sino de contenidos todavía no conscientes, es decir, to ­
davía no concebidos como subjetivos, como por ejemplo los
dem onios y los dioses de los primitivos o la fanática creencia en
los «ismos» de los m odernos. Este estado no es patológico ni en
absoluto extraño, sino el estado original normal, m ientras que
la totalidad de la psique reunida en la unidad de la consciencia
constituye un objetivo ideal jamás alcanzado.
367 Justificadam ente, establecemos una analogía entre la cons­
ciencia y las funciones sensoriales, de cuya fisiología procede el
concepto de «umbral». El núm ero de vibraciones del sonido per­
cibidas por el oído hum ano va de 20 a 20.000, y la longitud de
onda de la luz visible alcanza de 7.700 a 3.900 angstroms. A
partir de esta analogía cabe imaginar que para los procesos psí­
quicos no sólo hay un um bral inferior, sino tam bién uno supe­
rior, y que por lo tanto la consciencia, que es el sistema de per­
cepción p o r excelencia, puede ser com parada con la escala
perceptible del sonido o de la luz, con lo cual tendría, com o el
sonido y la luz, un límite no sólo inferior sino tam bién superior.
Tal vez esta com paración pueda hacerse extensiva a la psique, lo
que sería posible si hubiera procesos psicoides en ambos extre­
mos de la escala psíquica. Conform e al principio de natura non
facit saltus, esta hipótesis no sería del todo descartable.

177
IA DINAMICA 01 kO INCO NSCIINII

>x C uando utili/o el térm ino «piicoide», soy consciente de que


entro en colisión con el concepto de lo psicoide form ulado por
Driesch. El endeude por ello lo i|ue encauza, lo que determ ina la
reacción, la «potencia prospectiva» del elemento germinal. Es el
«agente elemental descubierto en la acción»2*, la «entelequia de la
acción»29. Com o subraya acertadam ente Eugen Bleuler, el con­
cepto de Driesch es más filosófico que propio de las ciencias
naturales. Frente a él, Bleuler emplea el térm ino de «la psicoi­
de»30, que es un concepto colectivo para aquellos procesos princi­
palmente subcorticales que atañen biológicamente a las «funcio­
nes de adaptación». Entre ellos figuran el «reflejo y la evolución
de la especie». Bleuler formula la siguiente definición: «La psicoi­
de... es la suma de todas las funciones corporales, incluidas las del
sistema nervioso central (a excepción de las funciones corticales,
que estamos acostumbrados a calificar de psíquicas), con finali­
dad y memoria y que aspiran a la conservación de la vida»31. En
otro lugar dice: «La psique corporal de cada individuo y la filo-
psique form an juntas una unidad que, justamente en nuestra pre­
sente observación, ha de ser muy utilizada y cuyo nom bre más
apropiado quizá sea la psicoide. Lo común a la psicoide y a la
psique es... estar guiadas por un objetivo final y la utilización de
experiencias anteriores para... alcanzar el objetivo, lo que incluye
la m em oria (engrafía y exforia) y la asociación, es decir, algo
análogo al pensamiento»32. Aunque está claro lo que se quiere
decir con «la psicoide», este térm ino se confunde en el uso con el
concepto de «psique», como lo dem uestra la cita anterior. De este
m odo, se vuelve confuso por qué en realidad estas funciones sub­
corticales han de ser calificadas de «semejantes a la psique». Evi­
dentem ente, la confusión viene dada por una interpretación, to ­
davía palpable en Bleuler, que opera con conceptos com o «alma
cortical» y «alma medular», manifestando con ello la clara ten­
dencia a hacer que de estas partes del cerebro procedan las co­
rrespondientes funciones psíquicas, pese a que es siempre la fun­
ción la que crea, conserva y modifica su órgano. La concepción
organicista tiene el inconveniente de que, al final, todas las activi­
dades de la m ateria vinculadas a un objetivo son consideradas

2 8 . Philosophie des Organischen, p. 3 5 7 .


2 9 . Op. cit., p. 4 8 7 .
3 0 . Die Psychoide ais Prinzip der organischen Entwicklung [La p sicoide co m o
p rin c ip io d el d e sa rro llo o rg á n ic o ], p. 11. U n fe m e n in o sin g u lar o b v ia m e n te c o n stru id o
p o r a n alo g ía co n «psique» (i)/uxoelSi^í; = sem ejan te al alm a).
3 1 . Op. cit., p. 11.
3 2 . Ibid., p. 3 3 .

178
CONSim MAMONP! TtÓRICAS ACIKCA til. L A I S I N C I A DI IO l'SlQUICO

«psíquicas», de tal manera que «vida» y «psique» vienen a ser lo


mismo, como ocurre por ejemplo en el lenguaje utilizado por
Bleuler, con la filopsique y los reflejos. Sin duda, no sólo es difícil
sino incluso imposible concebir la esencia de una función psíqui­
ca independientem ente de su órgano, a pesar de que en realidad
experim entam os el proceso psíquico sin su relación con el sustra­
to orgánico. Para el psicólogo el objeto de su ciencia es precisa­
mente el conjunto de estas vivencias, por lo que ha de renunciar
a una term inología tom ada prestada de la anatomía. Así pues,
cuando utilizo el térm ino «psicoide»33, en prim er lugar, no lo
hago en form a substantiva, sino adjetiva; en segundo lugar, no
me refiero a una cualidad propiam ente psíquica o anímica, sino
semejante a la psique, como la que poseen los procesos reflejos, y,
en tercer lugar, quiero diferenciar con ello una categoría de fenó­
menos, por una parte, de los meros fenómenos vitales y, por otra,
de los procesos propiam ente anímicos. Esta últim a diferenciación
nos servirá tam bién para definir la naturaleza y el alcance de lo
psíquico y, muy especialmente, de lo psíquico inconsciente.
369 Si lo inconsciente puede abarcar todo lo que se conoce como
función de la consciencia, surge entonces la posibilidad de que
finalm ente posea, igual que la consciencia, incluso un sujeto, es
decir, una especie de yo. Esta conclusión se manifiesta en el
concepto, utilizado cada vez con m ayor frecuencia, de «sub­
consciencia». El térm ino, de todos modos, es un poco equívoco,
ya que o bien designa lo que está «bajo la consciencia», o bien
establece una consciencia «inferior», es decir, secundaria. Al
mismo tiem po, la presunción de una «subconsciencia», a la que
inm ediatam ente acom paña una «supraconsciencia»34, apunta a
lo que realm ente me interesa, a saber, que un segundo sistema
psíquico coexistente con la consciencia — independientem ente
de las propiedades que le atribuyam os— es de una im portancia
tan absolutam ente revolucionaria, que podría m odificar por
com pleto nuestra imagen del m undo. Sólo con que pudiéram os
trasladar las percepciones que tienen lugar en un segundo siste-

3 3 . Si m e valgo d e la p a la b ra «psicoide» es p o rq u e , a u n q u e m i c o n c e p to p ro c e d e
d e o tra esfera in te rp re ta tiv a , sin em b arg o p re te n d e a b arca r m ás o m en o s el m ism o
g ru p o de fe n ó m e n o s estu d iad o s p o r B leuler. A este alg o p síq u ico n o d ife re n c ia d o Jo
d e n o m in a B u sem an n lo «m icropsíquico» (D ie E in h e it der P sychologie urtd das P roblem
des M ikro p sycb iscb en , p. 31).
34 . E sta «supraconsciencia» m e la re p ro c h a la g en te q u e está in flu id a p o r la
filosofía india. P o r regla g en eral, n o se d a n c u en ta de q u e su re p ro c h e sólo es válid o
p a ra la hip ó tesis d e u n a «subconsciencia», té rm in o e q u ív o co q u e y o n o u tilizo . M i
c o n c e p to d e lo in c o n sc ie n te , p o r ei c o n tra rio , deja a b ie rta la c u estió n deJ «supra» o
«sub» y a b arca am b o s asp ecto s de lo psíq u ico .

179
I A DINAMICA DI 1 0 INCONiCILN t t

nía psíquico a la consciencia del yo le abrirían infinitas posibi­


lidades de ampliar la imagen del mundo.
70 Si consideramos seriamente la hipótesis de lo inconsciente,
debemos com prender que nuestra imagen del m undo sólo puede
ser válida como algo provisional; porque si en el sujeto de la
percepción y del conocim iento se opera un cambio tan funda­
mental como el de una duplicación desigual, forzosam ente ha de
surgir una imagen del m undo diferente de la tradicional. Esto,
sin embargo, sólo es posible si la hipótesis de lo inconsciente está
legítimamente sancionada, lo cual únicam ente se puede com pro­
bar cuando los contenidos inconscientes se pueden transform ar
en conscientes, es decir, cuando, a través de la interpretación, se
consigue integrar en la consciencia las perturbaciones que parten
de lo inconsciente, esto es, los efectos de las manifestaciones
espontáneas, los sueños, las fantasías y los complejos.

D . IN S T IN T O Y V O L U N T A D

n M ientras que a lo largo del siglo xix lo esencial seguía siendo la


argum entación filosófica de lo inconsciente (sobre todo para
H artm ann35), hacia finales de siglo, en diferentes lugares de
Europa y con independencia unos de otros, hubo intentos casi
sim ultáneos p o r concebir lo inconsciente de una m anera experi­
m ental o empírica. Los pioneros en este terreno fueron, en F ran­
cia, Pierre Jan et36 y, en la antigua Austria, Sigmund F reud37. El
principal m érito del prim ero fue la investigación del aspecto
form al, y el del segundo la de los contenidos de los síntomas
psicógenos.
’2 A hora no puedo describir con detalle la transform ación de
los contenidos inconscientes en conscientes, me tengo que con­
form ar con hacer algunas alusiones. Prim ero se consiguió expli­
car la estructura de los denom inados síntom as psicógenos m e­
diante la hipótesis de los procesos inconscientes. A partir de la
sintom atología de la neurosis, Freud ha hecho que tam bién los
sueños sean verosímiles como transm isores de los contenidos

3 5 . P hiloso p h ie des U nbew ussten.


3 6 . P u e d e e n c o n tra rse u n a a p re ciac ió n d e su tra b a jo en J e a n P aulus, L e P roblém e
de V b a llu cin a tio n e t V é v o lu tio n de la p sychologie d ’E sq u iro l á Pierre Janet.
3 7 . En este c o n te x to h ay q u e re c o rd a r ta m b ié n al significativo p sicólogo suizo
T h é o d o re F lo u rn o y y su p rin c ip a l o b ra , D es Indes á la p la n é te M ars. C o m o p re c u rs o ­
res, se debe m e n c io n a r asim ism o a los ingleses W . B. C a rp e n te r (Principies o f M e n ta l
P hysiology) y G . H . Lcw es (Problettts o f L ife a n d M in d ).

180
C O N S IIM U A llU N M I tÚKÍCM A C t HC A 1)1 IA ISINCIA 1)1 l o l ' Sl ( J U I C O

inconscientes. I.o que descubrió como contenidos de lo incons­


ciente parecía constar de elementos de naturaleza personal en sí
mismos capacitados para acceder a la consciencia y, por lo tanto,
también conscientes en otras condiciones. Estos, en su opinión,
como consecuencia de su naturaleza m oralm ente incom patible,
serían «reprimidos». Igual que los contenidos olvidados, habrían
sido conscientes alguna vez y, debido a un contraefecto por p ar­
te de la actitud consciente, se volverían subliminales y relativa­
m ente irreproducibles. Concentrando adecuadam ente la aten­
ción en asociaciones directrices, es decir, en indicios conservados
en la consciencia, se logró una reproducción asociativa de los
contenidos que se habían perdido, más o menos com o si se trata­
ra de un ejercicio m nemotécnico. M ientras que los contenidos
olvidados se vuelven irreproducibles por un descenso del valor
de su umbral, los contenidos reprim idos deben su relativa irre-
producibilidad a una inhibición que parte de la consciencia.
373 Este prim er hallazgo dio lugar lógicam ente a la interpreta­
ción de lo inconsciente com o un fenóm eno de represión que
había que entender desde una perspectiva personalista. Sus con­
tenidos eran elem entos en otro tiem po conscientes que se ha­
bían perdido. M ás tarde, Freud ha reconocido tam bién la sub­
sistencia de restos arcaicos en form a de m odos funcionales
primitivos. Pero tam bién éstos fueron explicados desde una in­
terpretación personalista, para la que la psique inconsciente
aparece com o un apéndice subliminal del alma consciente.
374 Los contenidos convertidos en conscientes por Freud son
aquellos que, por su facultad de consciencia y por ser conscien­
tes originalm ente, resultan más fáciles de reproducir. En cuanto
a la psique inconsciente, por lo tanto, sólo dem uestran que lo
psíquico existe más allá de la consciencia. Los contenidos olvi­
dados que todavía son reproducibles dem uestran lo mismo. De
ahí no se infiere, pues, nada sobre la naturaleza de la psique
inconsciente, si no existiera un indudable vínculo entre estos
contenidos y la esfera instintiva. Esta últim a es concebida como
fisiológica, sobre todo com o función glandular. Este punto de
vista es enérgicam ente respaldado por la m oderna teoría h o r­
m onal de la secreción interna. De todos modos, la teoría sobre
los instintos hum anos se encuentra en una situación delicada, ya
que es enorm em ente difícil no sólo definir los instintos, sino
tam bién fijar su núm ero y su delim itación38. En este sentido, las

38. P o d ría d arse u n a co n fu sa im p recisió n en to rn o a los in stin to s, la cual, com o


ha d e m o stra d o M arais (T h e S o u l o f th e W h ite A n t, pp. 4 2 s.) e n el caso del m o n o ,

181
IA DINAMICA l)« 10 INCONSCII N I I

opiniones están muy divididas. Lo Único que se puede constatar


con cierta seguridad es que los instintos tienen un aspecto fisio­
lógico y otro psicológico’9. Bastante útil desde el punto de vista
descriptivo es la concepción de Pierre Janet de la partie supó-
rieure e inférieure d ’une fonction'w.
75 El hecho de que todos los procesos psíquicos accesibles a la
observación y a la experiencia estén, de un m odo u otro, vincu­
lados a un sustrato orgánico, dem uestra que están acom odados
a la vida general del organismo y, por lo tanto, participan de su
dinam ismo, es decir, de los instintos, siendo en cierto sentido el
resultado de la acción de los mismos. Esto no significa en m odo
alguno que la psique derive exclusivamente de la esfera instinti­
va y, p o r ende, de su sustrato orgánico. La psique com o tal no
puede ser explicada por la química fisiológica porque, junto
con la «vida» en general, es el único factor natural que puede
transform ar los órdenes de las leyes de la naturaleza, es decir,
estadísticos, en estados «superiores» o «no naturales», en con­
traste con la ley de la entropía que rige la naturaleza inorgánica.
N o sabemos cómo engendra la vida las complejidades orgánicas
a partir del estado inorgánico; en cambio, sí experim entam os
directam ente cómo lo hace la psique. Así pues, la vida obedece
a unas leyes propias que no pueden ser derivadas de las conoci­
das leyes físicas de la naturaleza. N o obstante, la psique tiene
cierta dependencia de los procesos de su sustrato orgánico. En
cualquier caso, hay una probabilidad muy alta de que así sea. La
base instintiva dom ina la partie inférieure de la función. A la
partie supérieure, por el contrario, le corresponde la parte p re­
dom inantem ente «psíquica». Se revela com o partie inférieure la
parte de la función relativam ente invariable y autom ática, y
com o partie supérieure la arbitraria y variable41.

ta m b ié n e n el h o m b re g u a rd a relació n co n u n a cap acid ad de ap ren d izaje q u e p revalece


so b re el in stin to . A cerca de la c u estió n de los in stin to s, cf. Szondi, Experimentelle
Triebdiagnostik y Triebpathologie.
3 9 . «Los in stin to s so n disp o sicio n es fisiológicas y psíquicas q u e... tie n e n co m o
co n se c u en c ia m o v im ie n to s del o rg a n ism o q u e in d ic a n u n a d ire c c ió n c la ra m en te d e fin i­
da» (Jeru salem , Lehrbuch der Psychologie, p. 192). D esde o tro p u n to d e vista, K ülpe
d escrib e el in stin to c o m o «una am alg am a de sen tim ien to s y sen sacio n es orgánicas»
(Grundriss der Psychologie, p. 3 3 3 ).
4 0 . Les Névroses , p p . 3 8 4 ss.
4 1 . J a n e t dice (o p. cit., p. 3 8 4 ): «II m e sem ble nécessaire d e d istin g u e r d ans to u te
fo n c tio n des p a rtie s in fé rieu res e t des p a rtie s su p érieu res. Q u a n d u n e fo n c tio n s’exerce
d e p u is lo n g te m p s elle c o n tie n t des p a rtie s qui s o n t tres an cien n es, tré s fáciles e t qui
s o n t re p ré sen té e s p a r des o rg an es trés d istin ets e t trés spécialisés... ce so n la les pa rtie s
in fé rieu res de la fo n c tio n . M ais je cro is q u ’il y a aussi d an s to u te fo n c tio n des pa rtie s

182
CONSIIM HACIONtS IIÓ M C A S ACLRCA L> t LA t S E N C I A ÜE LO 1’ S l Q U I C O

J76 Aquí se plantea la siguiente pregunta: ¿cuándo debemos


hablar de algo «psíquico», y cóm o definim os en general «lo
psíquico» a diferencia de «lo fisiológico»? Ambos son fenóm e­
nos vitales que, sin embargo, se diferencian en que la parte de la
función que es designada partie inférieure tiene un aspecto in­
confundiblem ente fisiológico. Su ser o no ser parece estar vin­
culado a la horm ona. Su funcionam iento tiene carácter com pul­
sivo-, de ahí procede la denom inación de «impulso». Rivers le
atribuye la naturaleza de la all-or-none reaction42, es decir, que
la función o actúa del todo o no actúa, lo cual supone una
especificación del carácter compulsivo. En cambio, la partie su-
périeure, que suele describirse com o psíquica y que com o tal es
tam bién percibida, ha perdido el carácter com pulsivo, puede
ser som etida al arbitrio43 e incluso se le puede dar una aplica­
ción opuesta al instinto original.
377 Según esta reflexión, lo psíquico aparece como la función
em ancipada de la forma instintiva y de su compulsividad, la cual,
como única determ inación de la función, hace que ésta se entu­
mezca y se convierta en un mecanismo. La condición o cualidad
psíquica comienza allí donde la función empieza a desligarse de
su condicionamiento exterior e interior y adquiere capacidad para
una aplicación más amplia y más libre, es decir, allí donde se
prepara para revelarse como accesible a la voluntad motivada en
otras fuentes. Aun a riesgo de adelantarm e a mi program a histó­
rico, no puedo por menos que señalar que, si delimitamos lo
psíquico de la esfera instintiva fisiológica, es decir, en cierto
m odo, hacia abajo, se im pone tam bién una delimitación equiva­
lente hacia arriba. Con la creciente liberación de lo meram ente
instintivo, la partie supérieure alcanza finalmente un nivel en el

su p érieu res c o n sista n t dans l’a d a p ta tio n d e cette fo n c tio n á des circo n stan ces plus
re c en tes, b e au c o u p m o in s h ab itu elles, qui so n t re p ré sen té e s p a r des o rg anes b eau co u p
m o in s différenciés» [M e p a rece n ecesario d istin g u ir en cad a fu n c ió n p a rte s in fe rio re s y
su p erio re s. C u a n d o u n a fu n c ió n se ejerce desd e hace m u c h o tie m p o , c o n tie n e p a rte s
que so n m uy an tig u as, m uy fáciles de m a n e jar y q u e e stá n re p re sen ta d a s p o r ó rg an o s
m uy c o n c re to s y m uy esp ecializad o s... éstas so n las p a rte s in ferio res de la fu n c ió n . P ero
yo c re o que e n to d a fu n c ió n hay ta m b ié n p a rte s su p erio re s que co n sisten e n la a d a p ta ­
c ió n d e esta fu n c ió n a c ircu n stan cias m ás recien tes y m u c h o m en o s h a b itu a les que
e stá n re p re se n ta d a s p o r ó rg a n o s m u c h o m en o s d iferen ciad o s]. La p a rte s u p e rio r d e la
fu n c ió n , sin e m b a rg o , consiste «... dans l’a d a p ta tio n á la c irc o n stan c e p a rtic u lié re qui
existe au m o m e n t p ré sen t, au m o m e n t oü n o u s d ev o n s F em p lo y er...» [... e n la a d a p ta ­
ció n a la circ u n stan c ia p a rtic u la r q u e se d a en el m o m e n to p re sen te , e n el m o m e n to en
que d e b em o s e m p le arla...].
4 2 . ln s tin c t a n d th e U nconscious.
43 . E sta fo rm u la ció n só lo a lu d e al p u n to de vista p sico ló g ico y n o tie n e n a d a que
v e r c o n el p ro b le m a filo só fico del in d e te rm in ism o .

183
IA l> I N AM IK A til 1,6 INCONSCIIN I I

que la energía inherente a la función no está dirigida en el sentido


original del instinto, sino que adquiere una forma denom inada
espiritual. Eso no quiere decir que se produzca un cambio subs­
tancial en la energía instintiva, sino sólo una variación en sus
formas de aplicación. El sentido o la finalidad del instinto no es
algo unívoco, ya que en el instinto puede ocultarse un sentido
final diferente del biológico que sólo se m anifiesta en el curso
de la evolución.
¡78 D entro de la esfera psíquica, la función puede ser desviada
por la influencia de la voluntad y m odificada de múltiples m a­
neras. Esto se debe a que el sistema de los instintos no constitu­
ye una com posición verdaderam ente arm oniosa, está expuesto
a muchas colisiones internas. Un instinto perturba y reprim e al
otro, y aunque los instintos, en su conjunto, posibilitan la exis­
tencia del individuo, sin embargo, su ciego carácter compulsivo
a m enudo da lugar a perjuicios recíprocos. La diferenciación de
la función a partir de la compulsiva tendencia instintiva hasta la
aplicabilidad voluntaria es de una im portancia em inente con
vistas a la conservación de la vida. Sin embargo, dicha diferen­
ciación aum enta la posibilidad de colisiones y produce escisio­
nes tales com o esas disociaciones que ponen una y otra vez en
duda la hom ogeneidad de la consciencia.
79 D entro de la esfera psíquica, la voluntad influye, com o ya
hem os visto, en la función. Y lo hace porque ella misma consti­
tuye una form a de energía que puede sobreponerse a otra o, al
m enos, influir en ella. En esta esfera, que yo defino com o psí­
quica, la voluntad en últim o térm ino está motivada por instin­
tos., aunque no de m anera absoluta, porque entonces no sería
voluntad, la cual, por definición, ha de llevar implícita cierta
libertad de elección. La voluntad supone una cantidad de ener­
gía lim itada que está a libre disposición de la consciencia. Tiene
que haber tal cantidad de libido (= energía) a disposición, pues
de lo contrario serían imposibles las transform aciones de las
funciones, ya que éstas estarían tan exclusivamente vinculadas a
los instintos — de p or sí sum am ente conservadores y consecuen­
tem ente invariables— , que no podría tener lugar ningún tipo de
variación, a no ser a través de cambios orgánicos. Com o ya se
ha m encionado, la m otivación de la voluntad en principio ha de
ser valorada com o esencialmente biológica. En el límite — si se
me perm ite la expresión— «superior» de lo psíquico, donde la
función, p o r así decir, se desprende de su objetivo original, los
instintos pierden su influencia como motivos de la voluntad.
M ediante este cambio de forma, la función se pone al servicio

184
C O N S I D I NACI O N U TfÓKICAS ACLKCA OI LA LSINCIA ÜL LO 1'SlQUICO

de otras determ inaciones o motivaciones que aparentem ente ya


no tienen nada que ver con los instintos. Con ello quisiera des­
cribir el hecho significativo de que la voluntad no puede rebasar
los límites de la esfera psíquica: no es capaz de forzar al instin­
to, ni tam poco tiene poder sobre el espíritu, entendiendo como
tal no sólo el intelecto. El espíritu y el instinto son, a su manera,
autónom os, y ambos lim itan igualm ente el cam po de aplicación
de la voluntad. M ás adelante explicaré en qué me parece que
estriba la relación del espíritu con el instinto.
,i k o Del mismo m odo que el alma, hacia abajo, se pierde en la
base orgánico-m aterial, hacia arriba adopta una form a que de­
nom inam os espiritual, cuya esencia nos es tan desconocida como
la base orgánica del instinto. Lo que quisiera calificar com o la
psique en sentido estricto abarca el ám bito en el que las funcio­
nes están influidas por una voluntad. Lo puram ente instintivo
no perm ite suponer ningún conocim iento, ni tam poco lo nece­
sita. Sin em bargo la voluntad, debido a su libertad de elección
empírica, necesita una instancia superior, una especie de cons­
ciencia de sí m ism a, para m odificar la función. Tiene que «estar
al corriente» de un objetivo que sea diferente al de la función.
De no ser así, coincidiría con la fuerza impulsiva de la misma.
Con razón subraya Driesch lo siguiente: «No hay voluntad sin
conocim iento»44. El arbitrio presupone un sujeto que elige y se
plantea diferentes posibilidades. C ontem plada desde este punto
de vista, la psique es esencialmente un conflicto entre el instinto
ciego y la voluntad o libertad de elección. D onde dom ina el
instinto, com ienzan los procesos psicoides, que pertenecen a la
esfera de lo inconsciente com o elem entos incapacitados para
acceder a la consciencia. El proceso psicoide, sin em bargo, no es
lo inconsciente sin más, pues éste tiene una extensión m ucho
m ayor. En lo inconsciente hay, aparte de los procesos psicoides,
representaciones y actos arbitrarios, es decir, una especie de
procesos conscientes45; en la esfera instintiva, por el contrario,
estos fenóm enos quedan hasta tal punto relegados a un segundo
plano que el térm ino «psicoide» se justifica plenam ente. Pero si
limitam os la psique al radio de acción de los actos voluntarios
llegaríamos a la conclusión de que la psique es más o menos

4 4 . D ie «Seele» ais e lem en ta rer N a tu rfa k to r , pp. 80 y 82. «Los e stím ulos in d iv i­
d u a liz ad o s... c o m u n ic an al “c o n o c e d o r p rim a rio ” el e sta d o a n o rm a l, y e n to n c es este
“c o n o c e d o r” n o só lo “q u ie re ” u n re m e d io , sin o q u e ta m b ié n lo “c o n o c e ” ».
4 5 . Q u isiera re m itir a q u í al le c to r al a p a rta d o F de este cap ítu lo : «Lo in c o n sc ie n ­
te c o m o co n scien cia m últiple».

185
LA DINAM ICA 1)1 IO I N C O N S C I I N I I

idéntica a la consciencia, pues es imposible im aginar una volun­


tad y una libertad de elección sin una consciencia. Con ello da
la im presión de que voy a parar al viejo axiom a de siempre:
psique = consciencia. Pero entonces ¿dónde queda la postulada
naturaleza psíquica de lo inconsciente?

E. C O N S C IE N C IA E IN C O N S C IE N T E

381 Con la pregunta acerca de la naturaleza de lo inconsciente co­


m ienzan las dificultades de reflexión que nos depara la psicolo­
gía de los procesos inconscientes. Tales obstáculos surgen siem­
pre que el entendim iento acomete el osado intento de penetrar
en el m undo de lo desconocido y de lo invisible. N uestro filóso­
fo ha hecho muy bien en eludir todas las com plicaciones sim­
plem ente negando lo inconsciente. Algo parecido le ha ocurri­
do tam bién al físico de la vieja escuela, que creía exclusivamente
en la naturaleza ondulatoria de la luz hasta que descubrió que
existen fenóm enos que sólo se pueden explicar m ediante cor­
púsculos luminosos. A fortunadam ente, la física le ha enseñado
al psicólogo que ella tam bién sabe manejarse con una aparente
contradictio in adiecto. Anim ado por este ejemplo, el psicólogo
se atreve a solucionar este contradictorio problem a sin tener la
sensación de salirse con su aventura fuera del m undo espiritual
de las ciencias naturales. N o se trata de form ular una afirm a­
ción, sino más bien de establecer un modelo que prom eta un
m odo de plantear el problem a más o menos provechoso. Un
m odelo no dice «esto es así», sólo ilustra un punto de vista
determ inado.
382 Antes de abordar más detalladam ente nuestro dilema, qui­
siera explicar el concepto de lo inconsciente en un sentido muy
concreto. Lo inconsciente no es lo desconocido sin más. Por
una parte, es lo desconocido psíquico, es decir, todo aquello que
suponem os que, si llegara a la consciencia, no se diferenciaría
en nada de los contenidos psíquicos que conocemos. Por otra
parte, debemos añadir tam bién el sistema psicoide, sobre cuya
naturaleza no tenem os nada que decir. Lo inconsciente, así de­
finido, describe una situación sum am ente incierta: todo lo que
sé, pero en lo que m om entáneam ente no pienso; todo aquello
de lo que en o tro tiem po fui consciente, pero ahora he olvida­
do; to d o lo que es percibido por mis sentidos pero en lo que no
repara mi consciencia; todo lo que siento, pienso, recuerdo,
quiero y hago sin intención y sin prestar atención, es decir,
inconscientem ente; todo lo futuro que se va preparando dentro

186
CONMIJI H A M O N t l (DÓRICAS ACIKCA IJI IA ISINCIA lll LO 1’ S l Q U I C O

tic mí y que 110 llegará a la consciencia hasta más tarde; todo


esto es el contenido de lo inconsciente. Todos estos contenidos
están más o menos facultados para acceder a la consciencia, o
fueron al menos una vez conscientes y pueden volver a serlo en
cualquier m om ento. En este sentido, lo inconsciente es a fringe
o f consciousness, com o lo calificó en una ocasión W illiam Ja­
mes'*6. Con este fenóm eno marginal, que resulta de una aclara­
ción y oscurecim iento alternativos, guarda asimismo relación el
hallazgo de Freud, com o hemos visto. Pero, com o ya he señala­
do, a lo inconsciente debemos añadirle tam bién las funciones
psicoides incapacitadas para acceder a la consciencia y de cuya
existencia sólo tenem os noticia indirectamente.
.(«.i Ahora debemos preguntarnos: ¿en qué estado se encuentran
los contenidos psíquicos cuando no están relacionados con el yo
consciente? Porque esta relación es la que constituye lo que puede
ser calificado de consciencia. Según el axiom a de Guillerm o de
Ockham, Entia praeter necessitatem non sunt m ultiplicanda*, la
conclusión más prudente sería la siguiente: aparte de la relación
con el yo consciente, no cambia nada en absoluto cuando un con-

46. Jam e s h ab la de un tran sm a rg in a l fie Id de ía co n scien cia y lo identifica con la


su b lim in a l consciousness de F red e ric W . H . M y ers, u n o d e los fu n d a d o re s de la B ritish
Society fo r Psychical R esearch (véase al resp ecto Proceedings S.P .R ., V II, p. 3 0 5 , Jam es,
Frederic M y e r s ’ Service to P sychology, ib íd ., X LII, m ayo 1901). S o b re el fie ld o f co n s­
ciousness dice Jam es (Varieties, p. 2 3 2 [256]): «The im p o rta n t fact w hich this “fie ld ”
fo rm u la c o m m e m o ra te s is th e in d e te rm in a tio n o f th e m arg in . In a tte n tiv e ly realized as
is th e m a tte r w h ich th e m arg in c o n ta in s, it is n ev erth eless th e re , an d h elps b o th to
g u id e o u r b e h av io u r an d to d e te rm in e th e n e x t m o v e m e n t o f o u r a tte n tio n . It lies
a ro u n d us like a “m a g n e tic fie ld ” inside o f w h ich o u r c e n tre o f en ergy tu rn s iike a
co m p ass-n eed le, as th e p re sen t p h ase o f conscio u sn ess alters in to its successor. O u r
w h o le p ast sto re o f m em o ries flo ats b e y o n d th is m arg in , read y a t a to u c h to co m e in;
a n d th e e n tire m ass o f resid u al p o w ers, im pulses, an d k n o w led g es th a t c o n stitu te o u r
em p irical self stre tc h es c o n tin u o u sly b e y o n d it. So vaguely d ra w n are th e outlin es
be tw ee n w h a t is actu al an d w h a t is o n ly p o ten tiaJ a t an y m o m e n t o f o u r c o nscious Jife,
th a t it is alw ays h a rd to say o f certa in m e n ta l ele m en ts w h e th e r w e are conscious of
th e m o r no t» [El h e ch o im p o rta n te al q u e re c u e rd a esta fó rm u la d e «cam po» es la
in d e te rm in a c ió n del m arg en . P o r m uy p o co a te n ta m e n te q u e se reg istre la cosa que
c o n tie n e el m a rg e n , sin em b arg o d ich a cosa está a h í y n o s ay u d a ta n to a g u ia r n u e stro
c o m p o rta m ie n to c o m o a d e te rm in a r el sig u ien te m o v im ie n to de n u e stra a te n ció n . Está
a n u e stro a lre d e d o r co m o u n «cam po m ag n ético » , d e n tro del cual n u e stro c e n tro de
e n erg ía gira co m o la aguja d e u n co m p ás, en c u an to la c o rre s p o n d ie n te fase d e la
c on sc ie n c ia se c o n v ie rte en la q u e le sigue. T o d o n u e stro a co p io de re c u erd o s se
d e sb o rd a p o r e n cim a de este m arg en , d isp u esto a aflu ir de n u ev o al m e n o r c o n ta c to ; y
to d a la m asa d e los p o d e re s, im p u lso s y co n o cim ien to s re stan tes, que c o n stitu y en
n u e stro sí-m ism o e m p íric o , se sale c o n tin u a m e n te de él. T a n p o c o n ítid o s son los
c o n to rn o s e n tre lo q u e es actu al y lo q u e sólo es p o te n c ial en c u alq u ier m o m e n to de
n u e stra v id a co n scien te, q u e siem p re re su lta difícil d ecir d e c ierto s c o n te n id o s m entales
si som os co n scien tes d e ellos o n o].
* Las categ o rías n o d eb en ser m u ltip licad as m ás allá de lo n ecesario.

187
LA DINAMICA DI (.O IN CON JCII N I I

tenido se vuelve inconsciente. Por este motivo, rechazo la inter­


pretación de que los contenidos mom entáneam ente inconscien­
tes sólo sean fisiológicos. Faltan pruebas que lo acrediten. La psi­
cología de la neurosis, en cam bio, p roporciona argum entos
decisivos en contra. Basta con pensar, por ejemplo, en los casos
de double personnalité, autom atism e ambulatoire, etc. T anto los
hallazgos de Janet como los de Freud m uestran que en el estado
inconsciente aparentem ente todo sigue funcionando com o si fue­
ra consciente. Se percibe, se piensa, se siente, se quiere y se inten­
ta com o si existiera un sujeto. Hay incluso no pocos casos, como
el de la recién m encionada double personnalité, en los que apare­
ce un segundo yo que hace la competencia al prim er yo. Tales
hallazgos parecen dem ostrar que lo inconsciente de hecho es una
«subconsciencia». Ciertas experiencias, en parte hechas ya por
Freud, dem uestran sin embargo que el estado de los contenidos
inconscientes no es del todo el mismo que el estado consciente.
Así, por ejemplo, los complejos sentim entalm ente acentuados no
se transform an en lo inconsciente en el mismo sentido que en la
consciencia. Pueden enriquecerse con asociaciones, pero no son
corregidos, se conservan en su form a original, lo que es fácilmen­
te com probable por su efecto constante y regular sobre la cons­
ciencia. Asimismo, adoptan el carácter compulsivo no influencia-
ble de un autom atism o, del que sólo se les puede desprender
despertándolos a la consciencia. Este último procedim iento figu­
ra con razón entre los factores terapéuticos más im portantes. Fi­
nalm ente, tales complejos, presumiblem ente de m anera p ro p o r­
cional a la distancia que hay entre ellos y la consciencia debido a
una auto-amplificación, adoptan un carácter arcaico-mitológico
y, con ello, numinosidad, lo que puede com probarse sin dificul­
tad en las disociaciones esquizofrénicas. Pero la num inosidad está
com pletam ente privada del arbitrio consciente, pues reduce al su­
jeto a un estado de arrebato, es decir, de sumisión involuntaria.
384 Estas características del estado inconsciente son opuestas a
la conducta de los complejos en la consciencia. Aquí los com ­
plejos se vuelven corregibles, pierden su carácter autom ático y
pueden ser substancialm ente m odificados. Se desprenden de su
envoltorio m itológico, se personalizan porque entran en el p ro ­
ceso de adaptación que tiene lugar en la consciencia, y se racio­
nalizan, haciendo posible un análisis dialéctico47. Así pues, el

47. En la d iso ciac ió n esq u izo frén ica falta esta tra n sfo rm a c ió n en el e sta d o c o n s ­
c ie n te, ya que los co m p lejo s n o so n acogidos en u n a co n scien cia c o m p le ta, sin o frag ­
m e n ta ria . D e a h í q u e ap arez c an ta n a m e n u d o en su estad o o rig in al, es decir, arcaico.

188
C U N M l í l HACI ONf c l HftKICAS ACLRCA 1)1. L A I S L N C I A I) L L O P S I Q U I C O

estado inconsciente es clarainciitc distinto del consciente. Aun­


que en lo inconsciente el proceso sigue adelante com o si fuera
consciente, sin embargo, con la creciente disociación, parece
descender en cierto m odo a una etapa más prim itiva (es decir,
arcaico-mitológica), aproxim arse en su carácter a la form a ins­
tintiva que le sirve de base y adoptar los atributos que caracte­
rizan al instinto, a saber, el autom atism o, la no influenciabili-
dad, la all-or-none reaction, etc. Si utilizamos aquí la analogía
del espectro, podem os com parar el descenso de los contenidos
inconscientes con un desplazamiento hacia el extrem o rojo, sien­
do esta com paración especialmente sugerente por cuanto que el
rojo, com o el color de la sangre, ha caracterizado desde siempre
la esfera de las em ociones y los instintos48.
i«5 Lo inconsciente supone, en consecuencia, un m edio diferen­
te al de la consciencia. En las zonas próxim as a la consciencia,
de todos m odos, apenas cambia nada, pues aquí lo claro y lo
oscuro alternan con demasiada frecuencia. Pero es precisam ente
esta capa límite la que tiene el m áxim o valor para responder a
la difícil cuestión de psique = consciencia. Porque dicha capa
límite nos m uestra lo relativo que es el estado inconsciente, tan
relativo que uno se siente incluso tentado de utilizar un concep­
to com o «sub-consciente» para definir correctam ente la parte
oscura del alma. Pero igual de relativa es tam bién la conscien­
cia, ya que dentro de sus límites no sólo hay una consciencia sin
más, sino toda una escala de intensidad de consciencia. Entre
«yo hago» y «yo soy consciente de lo que hago» no sólo hay una
diferencia abismal, sino en ocasiones incluso una acusada oposi­
ción. Existe, pues, una consciencia en la que prevalece lo in­
consciente, y una consciencia en la que predom ina la autocons-
ciencia. Esta paradoja se com prende inm ediatam ente si se tiene
claro que no hay ningún contenido consciente del que se pueda
afirm ar con seguridad que somos totalm ente conscientes de él49,
pues para ello se necesitaría una totalidad inimaginable de la
consciencia, que exige a su vez una totalidad o com pletud im ­
pensable del espíritu hum ano. Así llegamos a la paradójica con­
clusión de que no hay ningún contenido de la consciencia que en
otro sentido no sea inconsciente. Quizá no exista tam poco nada

4 8 . E n G o e th e, sin e m b a rg o , el ro jo tien e u n significado in te le ctu al, p e ro en el


sen tid o del c u lto de G o e th e p o r el se n tim ie n to . A q u í p u e d e n c o n je tu ra rse tra sfo n d o s
alq u ím ic o -ro sa cru ce s, co m o la tin tu r a roja y el c arb ú n cu lo . [Cf. Psicología y alq u im ia ,
O C 12, § 5 52.]
4 9 . A ello se h a re fe rid o ya E. B leuler (N a tu rg esch ich te der Seele u n d ihres B ew us-
stw e rd en s, pp . 3 0 0 s.).

1 8 9
LA D IN A M IC A D ( 10 I N C O N I C I I N 1 I

inconscientemente psíquico que no lea rtl mismo tiem po cons­


ciente50. Este último axiom a es, sin em bargo, más difícil de
dem ostrar que el prim ero, pues nuestro yo, que es el único que
podría hacer tal averiguación, es precisam ente el punto de refe­
rencia de la consciencia y no se encuentra tan asociado a los
contenidos inconscientes com o para poder decir algo acerca de
su naturaleza. Éstos le son prácticamente inconscientes, lo que
no significa que no le sean conscientes en otro sentido; es decir,
la consciencia, dado el caso, conoce estos contenidos bajo de­
term inado aspecto, pero no sabe que son éstos los que, bajo
otro aspecto, le causan trastornos. Aparte de eso, hay procesos
en los que no se puede dem ostrar ninguna relación con el yo
consciente y que, no obstante, aparecen «representados» o son
similares a la consciencia. Finalm ente, hay casos en los que
también existe un yo inconsciente y, con ello, una segunda cons­
ciencia, tal y com o hem os visto. Pero estos últim os son excep­
ciones51.
«6 En el terreno psíquico, el pattern o f behaviour, con su com-
pulsividad, pasa a un segundo térm ino en beneficio de unas va­
riantes del com portam iento que están condicionadas por la expe­
riencia y p or actos arbitrarios, es decir, por procesos conscientes.
Respecto al estado instintivo-reflejo psicoide, la psique supone,
pues, un aligeramiento de la obligación y un creciente arrincona-
m iento de los procesos no libres en beneficio de las modificacio­
nes «elegidas». La actividad electiva tiene lugar, por una parte,
dentro de la consciencia y, por otra, fuera de ésta, es decir, sin
relación con el yo consciente, esto es, inconscientemente. Este
último proceso es sólo similar a la consciencia, como si estuviera
«representado» o fuera consciente.
u Puesto que no hay ningún m otivo para suponer que en cada
individuo haya un segundo yo, o que todo el m undo padezca
una disociación de la personalidad, deberíam os prescindir de la

5 0 . D e e llo q u e d a e x p re sa m e n te e x ce p tu a d o lo in co n scien te p sico ide, ya que


en g lo b a lo n o c ap a c ita d o p a ra acced er a Ja co n scien cia y es ú n ic a m en te sem ejan te a la
p sique.
51 . En este c o n te x to se d ebe m e n c io n ar q u e C. A. M eie r re la c io n a tales o bserva­
ciones c o n ideas físicas sim iiares. D ice lo siq u ie n te: «La relació n d e c o m p le m en taried a d
e n tre la co n scien cia y lo in co n scien te in sin ú a o tro p aralelism o físico m ás, el req u isito
d e u n e stric to c u m p lim ie n to d el “p rin c ip io de c o rre s p o n d e n c ia ” . D ic h o re q u isito p o ­
d ría d a rn o s la clave de Jo que, en la Psicología A naJítica, p e rc ib im o s tan a m e n u d o
c o m o la “ lógica rig u ro sa ” (lógica de la p ro b ab ilid ad ) de lo in co n scien te y q ue re c u erd a
m u c h o a u n “e sta d o a m p lia d o de co n sc ie n c ia ”» (M o d ern e P hysik - m o d e rn e P sycholo-
g ie, p, 3 6 0 ).

190
CONSIÜI HACIONM tKSKICAS ACLHCA IJt LA I S L N C I A 01 : IO 1' Sl QUICO

idea de una secunda consciencia del yo de la que pudieran


partir las decisiones de la voluntad. Dado que la existencia de
procesos sum am ente complejos y similares a la consciencia en
lo inconsciente es com o m ínimo muy probable, tal y com o de­
m uestra la experiencia de la psicopatología y de la psicología de
los sueños, nos vemos obligados, mal que bien, a deducir que el
estado de los contenidos inconscientes no es igual al de los
conscientes, pero sí parecido. En estas circunstancias, no queda
más rem edio que conjeturar algo interm edio entre el concepto
de estado inconsciente y de estado consciente, a saber, una cons­
ciencia aproximada. Puesto que a nuestra experiencia inm ediata
sólo le es dado un estado reflexivo, es decir, consciente y reco­
nocido com o tal, a saber, la relación entre las representaciones
o los contenidos y un complejo de yo que representa la persona­
lidad empírica, apenas es concebible una consciencia de otra
clase: ni una consciencia sin yo ni una sin contenido. Pero tam ­
poco es necesario interpretar esta cuestión en térm inos tan ab­
solutos. Ya en una etapa hum ana algo más prim itiva el com ple­
jo de yo p ierd e co n sid erable im p o rtan cia, p o r lo que la
consciencia se transform a de una m anera característica. Ante
todo, deja de ser reflexiva. Si contem plam os, finalm ente, los
procesos psíquicos en los vertebrados superiores y, sobre todo,
en los anim ales dom ésticos, nos encontram os con fenóm enos
similares a la consciencia que apenas perm iten suponer la exis­
tencia de un yo. La luz de la consciencia, com o sabemos por
experiencia directa, tiene m uchos grados de lum inosidad, y el
com plejo de yo m uchos grados de acentuación. En la etapa
animal y prim itiva dom ina la m era luminositas, que todavía
apenas se diferencia de la lum inosidad de los fragm entos diso­
ciados del yo, del mismo m odo que en la etapa infantil y prim i­
tiva la consciencia todavía no es una unidad, porque no está
centrada p or ningún com plejo de yo firm em ente trabado, sino
que se aviva una y otra vez cuando la despiertan los aconteci­
m ientos externos o internos, los instintos y los afectos. En esta
etapa, todavía tiene un carácter insular o de archipiélago. En la
etapa siguiente y en la superior, la consciencia sigue sin ser una
totalidad com pletam ente integrada, sino que, antes bien, está
capacitada para ampliarse indefinidam ente. Incluso a la cons­
ciencia m oderna todavía se le pueden agregar islas resplande­
cientes, cuando no continentes enteros, fenóm eno que para el
psicoterapeuta constituye una experiencia cotidiana. De ahí que
sea conveniente imaginarse la consciencia del yo rodeada de
m uchas pequeñas lum inosidades.

1 9 1
IA DINÁMICA D t LO t N C O N S C I I - N II

F. L O I N C O N S a K N T K C O M O C O N S C I I Í N C I A MÚl . TI I ' I . K

388 La hipótesis de las luminosidades múltiples se basa, por una


parte, com o ya hemos visto, en el estado similar a la consciencia
de los contenidos inconscientes y, por otra, en la presencia de
ciertas imágenes simbólicamente interpretables que pueden ser
constatadas en los sueños y las fantasías visuales de individuos
m odernos o docum entos históricos. Como es sabido, una de las
principales fuentes de las ideas simbólicas del pasado es la alqui­
mia. Pensemos sobre todo en la idea de las scintillae, las cente­
llas, que aparecen como ilusiones visuales en la «substancia de
transform ación»52. Así, en Aurora consurgens se dice: «Scito
quod térra foetida cito recipit scintillulas albas»53. Estas cente­
llas las explica Khunrath como radii atque scintillae del A nim a
Catholica, del alma del m undo, idéntica al espíritu de Dios54.
De esta interpretación se desprende claram ente que ciertos al­
quim istas ya intuyeron la naturaleza psíquica de estas lum inosi­
dades. Eran semillas de luz esparcidas por el caos, al que K hun­
ra th denom ina m u n d i fu tu ri sem inarium 55. Tal scintilla es
tam bién el intelecto hum ano56. La substancia arcana (la «tierra
acuosa/o agua terrenal {limus, barro} del Ente Católico») está
«universalmente anim ada por la centella de fuego del alma del
m undo», según Sabiduría 1,7: «quoniam spiritus Domini reple-
vit orbem terrarum »57. En el «agua del arte», en «nuestra agua»,

52 . Psicología y a lq u im ia [O C 1 2 , § 172] y i c.
5 3 . [Sabe q u e la tie rra fé tid a rá p id a m e n te a d q u ie re cen tellitas blancas] A rtis auri-
ferae I, p. 2 0 8 , su p u esta cita de M o rie n o [§ 3 9 4 del p re sen te v o lu m en ]. Lo m ism o
re p ite M ylius, Philosophia refo rm a ta , p. 146. En la p. 149 a ñ ad e ad em ás scintillas
aureas [centellas d o rad as].
5 4 . «... v ariae eius rad ii a tq u e Scintillae, p e r to tiu s in g e n te m , m a te ria e p rim ae
m assae, m olem , h in c in d e d isp ersae ac dissip atae: in q u e m u n d i p a rtib u s, disiunctis
etia m , e t loco e t c o rp o ris m o le, n e c n o n c irc u m scrip tio n e , p o stea sep aratis... unius
A nim ae universalis scintillae n u n c etiam in h ab itan tes» [Sus d ife re n te s rayos y centellas
e stá n re p a rtid o s y d isip ad o s p o r to d a la in g en te m asa de la m a te ria p rim a: las centellas
d e u n alm a u n iv ersal q u e a h o ra so n in h e re n te s a esas p a rte s frag m e n ta d a s del m u n d o
que lu eg o h a n sid o sep arad as del lu g ar y de la m asa del c u erp o e in clu so de su c irc u n ­
ferencia] (A m p h ith e a tr u m , p p . 195 s. y 198).
5 5 . O p. c it.y p. 1 9 7 . C o m p á re se c o n esto la te o ría g n ó stica d e las sem illas de luz
recogidas p o r la V irg en de la Luz, así c o m o la te o ría m an iq u e a de las p a rtículas de luz
q u e h a b ía que in g e rir m e d ia n te la alim e n ta ció n ritu al, u n a especie de e u caristía en la
que se com ían m elo n es. La p rim e ra m e n c ió n de esta id e a p a re ce se r ei KapmoTiy;
(¿recolector?) d e Iren e o , C o n tra los herejes, 1,2,4. Sobre «m elón», cf. v. F ran z, D er
T ra u m des D escartes.
56. «M ens h u m a n i anim i scintilla a ltio r et lucidor...» [El in telecto del espíritu
h u m a n o es u n a c en tella m ás excelsa y m ás lum inosa] {K hunrath, A m p h ith e a tru m , p. 63).
57 . K h u n ra th , V o n h ylealischen C h a o s, p. 6 3 . [Sabiduría de S a lo m ó n : «... p ues la
tie rra está llen a d el e sp íritu del Señor», B iblia d e L u tero .]

1 9 2
CONSIDI K A C IO N M ftÓHICAS ACIHCA I) L I A ISINCIA DI I O 1'SlOUICO

que también "s el caos'*, se encuentran las «centellas de fuego


del alma del m undo com o puras Formae Rerum essentiales»59.
Estas form ae611 se corresponden con las ideas platónicas, de lo
que resultaría una equiparación de las scintillae con los arqueti­
pos, si se adm ite que las imágenes eternas de Platón, «guardadas
en un lugar supracelestial», son una traducción filosófica de los
arquetipos psicológicos. Desde esta perspectiva alquímica, h a­
bría que sacar la conclusión de que los arquetipos tienen en sí
determ inada lum inosidad o similitud con la consciencia y que,
por esa razón, a la num inositas le corresponde una luminositas.
Algo así parece haber intuido tam bién Paracelso. En su Philoso-
phia sagax encontram os el siguiente pasaje: «Y tan poco puede
haber en el hom bre sin el num en divino com o sin el lumen
natural. Pues el num en y el lum en tienen que hacer al hom bre
perfecto, solam ente esas dos cosas. De las dos viene todo y las
dos están en el hom bre; pero el hom bre sin ellas no es nada y,
en cambio, ellas son sin el hom bre»61. Ratificando esta idea,
escribe Khunrath: «Hay... Scintillae Anim ae M undi igneae, Lu-
m inis nim irum N aturaem , centellas de fuego del alma del m un­
do... dispersas o esparcidas por doquier, por el tejido del gran
m undo y en todos los frutos de los elementos»62. Las centellas
proceden de la Ruah Elohim , del espíritu de Dios63. Entre las
scintillae destaca una scintilla perfecta Unici Potentis ac Fortis,
que es el elixir, o sea, la propia substancia arcana64. Si podem os
establecer una com paración entre los arquetipos y las centellas,
vemos que K hunrath subraya aquí especialmente único. Este
único es luego designado tam bién como m ónada y com o Sol,
ambos relacionados con la divinidad. Una imagen semejante se
encuentra en la Carta a los efesios de san Ignacio de Antioquía,

5 8 . K h u n ra th m en cio n a co m o sin ó n im o s «form a A q u in a, p o n tic a ... Lim us T e rra e


A d am ae... A zo th ... M ercu riu s» [fo rm a acuosa, fo rm a m a rin a , b a rro de la tie rra de
A d a m an te, A zo th , M ercu riu s], etc. (C haos, p. 216).
59 . Ibid.
60 . Las F orm ae S cin tilla eve A n im a e M u n d i so n desig n ad as p o r K h u n ra th {Chaos,
p. 189) ta m b ié n c o m o R ationes Sem inariae N a tu ra e specificae [form as o centellas del
alm a del m u n d o — m o d e lo s de sem illas de la n a tu ra le za e n g e n d ra d o ra de las especies],
co n lo que re to m a u n a id ea de la A n tig ü e d a d . T a m b ié n llam a a la scintilla «entelequia»
(p. 65).
61. Ed. H a u se r X , p. 2 0 6 ; ed. S u d h o ff, p. 23 1 .
62. C haos, p. 94.
63. C hao s, p. 2 4 9 .
64. C hao s, p. 5 4 [centella p e rfe c ta del Ú nico, P o d e ro so y F u erte]. E sto coincide
con P aracelso, q u e califica el lu m e n n a tu ra e co m o q u in taesen cia e x tra íd a p o r el p ro p io
D ios de los c u a tro e le m en to s (S u d h o ff X II, p p . 3 6 y 3 0 4 ).

193
IA DINAM ICA I D I N C Q N S C I I N I I

en la que habla del Advenimiento de Cristo: «¿Y cóm o se les


reveló esto a los eones? Una estrella iluminó el cielo, más lum i­
nosa que todas las estrellas, y su luz era indescriptible, y ese
fenóm eno provocó extrañeza. Todas las restantes estrellas, jun­
to con el Sol y la Luna, rodeaban a esa estrella haciéndole
corro...»65. Psicológicamente, esa única scintilla o m ónada ha
de ser interpretada como símbolo del sí-mismo, aspecto que aquí
sólo quiero mencionar.
389 Para D orn las centellas tienen un claro significado psicoló­
gico. Así, dice: «Así, él percibirá con sus ojos m entales cómo
algunas centellas brillan más y más, de día en día, hasta conver­
tirse en una luz tan grande que en lo sucesivo se le dará a
conocer todo lo que él < el ad ep to > necesite»66. Esta luz es el
lum en naturae que ilumina la consciencia, y las scintillae son
lum inosidades em brionarias que lucen desde la oscuridad de lo
inconsciente. Dorn, igual que K hunrath, le debe m ucho a Para-
celso. Coincide con éste cuando supone que en el hom bre hay
un invisibilem solem plurimis incognitum 67. De esta luz natural
innata al hom bre, dice Dorn: «En nosotros luce oscura la vida
com o una luz de los hom bres68, igual que en la oscuridad, < u n a
luz> que no hay que buscarla en nosotros, aunque está en noso­
tros y <sin embargo > no es de nosotros, sino que < p ro c ed e>
de aquel que incluso se ha dignado a construir su vivienda en
nosotros... Este ha plantado su luz en nosotros para que en su
luz, que habita la luz inaccesible, veamos la luz; precisam ente
por eso destacamos de las demás creaturas. Por esta razón, esta­
mos hechos a su semejanza, porque él nos ha dado una centella
de su luz. La verdad, pues, hay que buscarla no en nosotros,
sino en la imagen de Dios que hay en nosotros»69.

65. X IX , 1 s.
66 . «Sic p a u la tim scintillas a liq u o t m agis ac m agis in dies p e rlu c e re suis oculis
m e n ta lib u s p e rc ip ie t, ac in ta n ta m ex crescere lucem , u t successivo te m p o re quaevis
in n o te sc a n t, q u ae sibi n ecessaria fu erin t» (T h e a tru m c h e m ic u m , 1 6 0 2 , 1, D e speculativa
p b ilo so p h ia , p. 2 7 5 ).
67. [un sol invisible d e sc o n o c id o p a ra la m ayoría] — «Sol est invisibilis in h o m in i-
bus, in té rra v e ro visibilis, ta m e n ex u n o e t e o d e m solé su n t am bo» [El sol es invisible
en los h o m b re s, p e ro visible en la tie rra y, sin em b arg o , am b o s p ro c e d e n d e un m ism o
sol] (D e spec. p h il., p. 3 0 8 ).
68 . «Et v ita e ra t lu x h o m in u m e t lu x in te n e b ris lucet» (Juan 1, 4 y 5).
69 . «Lucet in n o b is licet o b scu re v ita lu x h o m in u m ta n q u a m in te n e b ris, quae
n o n ex nob is q u a e re n d a , ta m e n in, e t n o n a nobis> sed ab eo cuius est, qui e tia m in
nob is h a b ita tio n e m facere d ig n a tu r... H ic e am lucem p la n ta v it in n o bis, u t in eius
lu m in e qui lucem in accesib ilem in h a b ita t, v id e re m u s lu m en : h o c ip so q u o q u e c aeteras
eius p ra e ce lle re m u s c re atu ra s: illi n im iru m sim iles h ac ra tio n e facti, q u o d scin tilla m sui

194
CONSIDI HAl II I N h ItÚ K IC AI A C tH C A 1)1 IA ISÍNCIA 1)1 I t) PjIyU ICO

IPO Así pues, el arquetipo c|uc destaca Klumratli lo conoce tam ­


bién Dorn com o sol invisibilis o imago Del. En Paracelso, el
lum en nalurae procede del aslrum o sydus, el «astro» del hom ­
bre70. El firm am ent (un sinónimo de astro) es la luz natural71.
De ahí que la «piedra angular» de toda verdad sea la astrono­
mía, que es «una m adre de todas las demás artes... Tras ella
comienza la sabiduría divina, tras ella comienza la luz de la
naturaleza»72; de la astronomía dependen incluso las «religiones
certeras»71. Porque el astro «impulsa al hom bre a codiciar con
gran sabiduría... lo que se le aparece m ilagrosam ente a la luz de
la naturaleza, donde se le descubren y revelan los m isterios de
las grandes maravillas de Dios»74. Incluso el propio hom bre es
un astrum: «y no sólo él, sino tam bién, eternam ente, todos los
apóstoles y los santos; cada uno es un astro, y el cielo una
estrella... Por eso dicen las Escrituras: vosotros sois las luces del
m undo»75. «Y como toda la luz natural está en el astro, y el
hom bre tiene que tom ar de él el mismo alim ento que de la
tierra en la que ha nacido, entonces el hom bre, en cierto m odo,
tam bién ha nacido en el astro»76. Tam bién los animales tienen
la luz natural, que es un «espíritu innato»77. C uando nace, el
hom bre está «dotado de la luz perfecta de la naturaleza»78. Para­
celso la denom ina «el prim er y más valioso tesoro que alberga
en su interior la m onarquía de la naturaleza»79 (en coincidencia
con las conocidas designaciones del «único» com o perla valiosa,
tesoro oculto, «preciosidad difícilmente alcanzable», etc.). La
luz le es dada al «hombre interno», es decir, al cuerpo interior
(al corpus subtile, al cuerpo sutil), com o se desprende del si-

lu m in is d e d e rit n obis. Est ig itu r v e rita s n o n in nobis quaerenda, sed in im agine D e i quae
in nobis est» (T h e a tr. e b e m ., 1 6 0 2 , 1: D e pbilo so p h ia m e d ita tiv a , p. 4 6 0 ). [El su b ray ad o
es de Jung.]
70 . H u se r X , p. 19; S u d h o ff X II, p. 2 3 : «... lo q u e hay en la luz de la n a tu ra le za
es el e fe cto del astro».
71 . P bilosophia sagax, H u se r X , p. 1; S u d h o ff X II, p. 3.
72 . Phil. sag., H u se r X , pp. 3 s.; S u d h o ff X II, p p . 5 s.
73 . Los ap ó sto les so n astrologi (Phil. sag., H u se r X , p. 2 3 ; S u d h o ff X II, p. 27).
7 4 . Phil. sag., H u se r X , p. 5 4 ; S u d h o ff X II, p. 62.
7 5 . Phil. sag., H u se r X , p. 3 4 4 ; S u d h o ff X II, p. 3 8 6 . Esta ú ltim a frase hace
alu sió n a M a te o 5 , 14: «Vos estis lux m undi».
7 6 . Phil. sag., H u se r X , p. 4 0 9 ; S u d h o ff X II, p p . 4 5 6 s.
77. «... cu an d o los gallos an u n cian can tan d o el tiem p o que va a h acer y los pavos
reales la m uerte de su du eñ o ..., to d o esto viene del espíritu in n ato y es la luz de la
naturaleza» (Fragmenta medica: D e m orbis som nii, H u ser V, p. 130; Sud h o ff IX, p. 361).
78. L íb e r d e g e n era tio n e h o m in is , H u se r V III, p. 1 7 2 ; S u d h o ff I, p. 3 0 0 .
79 . D e vita lo n g a, ed. p o r A dam v o n B o d en stein , lib. V, cap. II: « p rim um ac
o p tim u m th e sa u ru m , q u em n a tu ra e M o n a rq u ía in se claudit».

195
IA U IN A M I€ A 01 10 IN C O N StIIN II

guíente pasaje: «de ahí que un ham bre con dignidad, sabiduría,
etc., venga de su cuerpo exterior, pues toda sabiduría y razón
que el hom bre utiliza está eternam ente con ese cuerpo y, de este
m odo, el hom bre puede vivir com o hom bre interno80 y 110 ex­
terno. Pues tal hom bre interno está eternam ente glorificado y es
verdadero, y así como él no le parece perfecto al cuerpo m ortal,
a él en cambio éste le parece perfecto, separado de sí mismo.
Esto que estamos contando se llama lum en naturae y es eterno,
y se lo ha dado Dios al cuerpo interno y es gobernado por el
cuerpo interno y por la razón... pues la luz de la naturaleza sólo
es la razón, y ninguna otra cosa... La luz es lo que da la fe... y
Dios ha dado a cada hom bre luz suficiente, por lo que está
predestinado a no perderse... Pero para describir el origen del
hom bre o cuerpo interno, tengamos en cuenta que todos los
cuerpos internos son solamente un cuerpo y una única cosa en
todos los hombres, pero ordenadam ente repartida por todos los
cuerpos, uno tras otro. Y así, reunidos todos ellos, sólo hay una
luz, sólo una razón...»91.
391 «Además, la luz de la naturaleza es una luz que ha sido
encendida desde el Espíritu Santo y no se extingue, pues está
bien encendida... Y es una clase de luz que desea arder82, y
brillar cada vez más y ser cada vez más grande... Así pues, en la
luz de la naturaleza hay tam bién un deseo ardiente de encen­
der»83. Es una luz «invisible»: «de lo que se deduce que el hom ­
bre sólo en lo invisible obtiene su sabiduría y su arte de la luz de
la naturaleza»84. El hom bre es «un profeta de la luz natural»85.
El lum en naturae se «aprende», entre otras cosas, a través de los
sueños86, «... com o la luz de la naturaleza no sabe hablar, inter­
cede en el sueño p or la fuerza de la palabra» (de Dios)87.
392 Si me he perm itido detenerm e algo más en Paracelso y apor-

80. Cf. Phil. sag., H u se r X , p. 3 4 1 ; S u d h o ff X II, p. 3 8 2 : «A hora es ev id e n te que


to d a sab id u ría h u m a n a co n re sp ec to al c u erp o te rre n a l está en la luz de la naturaleza».
Es «la luz del h o m b re de la e te rn a sabiduría» (Phil. sag., H u se r X , p. 3 9 5 ; S u d h o ff X II,
p. 4 4 1 ).
81. D e gen. h o m ., H u se r V III, p p . 171 s.; S u d h o ff I, p p . 2 9 9 s. [El su b ra y ad o es
d e Ju n g .]
82. «H e v e n id o a tra e r u n fu eg o a la tie rra , ¡y c u án to deseo ya q u e arda» (Lucas
12, 49).
83 . F rag m en ta c u m libro d e fu n d a m e n to sa p ien tia e, H u se r IX , p. 4 4 8 ; S u d h o ff
X III, pp. 3 2 5 s.
84. Phil. sag., H u se r X , p . 4 6 ; S u d h o ff X III, p p . 3 2 5 s.
85. Phil. sag., H u se r X , p. 7 9 ; S u d h o ff X II, p. 94.
86. Practica in scie n tia m d iv in a tio n is, H u se r X , p. 4 3 4 ; S u d h o ff X II, p. 4 8 8 .
87. L ib er de caducis, H u se r V , p. 2 7 4 ; S u d h o ff V III, p. 2 9 8 .

196
C O N S 11) I H A C I O N M T»ÓMCAI ACUKCA 1)1 IA ISINCIA DI! 1 . 0 1‘ S l O U I C O

tar unas cuantas citas textuales, es para que el lector se haga a la


idea de cóm o interpreta este ¿tutor el lum en naturae. Con res­
pecto a nuestra hipótesis de los fenóm enos de la consciencia
m últiple, me parece sobre todo im portante destacar que, en
Paracelso, la visión característica de los alquimistas — las cente­
llas que brillan en la negra substancia arcana— se transform a en
la visión del «firm am ento interno» y de sus astra. Paracelso
contem pla la oscura psique com o un cielo nocturno cuajado de
estrellas, cuyos planetas y constelaciones de estrellas fijas re p re­
sentan los arquetipos en toda su lum inosidad y num inosidad88.
De hecho, el cielo estrellado es el libro abierto de la proyección
cósmica, el reflejo de los mitologemas, es decir, de los arqueti­
pos. En esta interpretación se dan la m ano la astrología y la
alquimia, las dos representantes — en la Antigüedad— de la
psicología de lo inconsciente colectivo.
.193 Paracelso está directam ente influido por Agrippa de N ettes-
heim 89, el cual supone una lum inositas sensus naturae. De ahí
«descendieron luces de presagio hacia los animales cuadrúpe­
dos, las aves y otras criaturas» y los facultaron para predecir las
cosas futuras90. Para el sensus naturae se remite a Guilielmus
Parisiensis, en el que reconocem os a Guillerm o de Auvergne (G.
de Auvernia, f 1249), obispo de París en torno a 1228. Este
escribió muchas obras que influyeron, por ejemplo, en Alberto
M agno. Del sensus naturae supone aquél que es un sentido su­
perior a la capacidad de interpretación hum ana y, en especial,
subraya que los animales tam bién lo poseen91. La teoría del
sensus naturae se desarrolla a partir de la idea del alma univer­
sal que todo lo im pregna, de la que tam bién se ocupó otro
Guilielmus Parisiensis, un antecesor del de Auvernia, concreta­
m ente Guillerm o de Conches92 (1080-1154), un escolástico pía-

88 . En los H iero g lyp h ica d e H o ra p o lo , el cielo e strellad o significa D ios co m o


h a d o d e fin itiv o y está sim b o lizad o p o r el n ú m e ro cin co , tal vez u n q u in c u n x .
89. C f. «Paracelso co m o fe n ó m e n o espiritual» [O C 1 3 ,4 , § 148]
90 . D e occu lta p h ilo so p h ia , p. LX V III. «N am iu x ta P la to n ic o ru m d o c trin a m , est
reb u s in fe rio rib u s vis q u a ed a m Ínsita, p e r q u am m ag n a ex p a rte cu m su p erio rib u s
c o n v e n iu n t, u n d e etiam an im aliu m raciti co n sen su s cum divinis c o rp o rib u s c o n se n tiré
v id e n t, atq u e his virib u s e o ru m c o rp o ra e t affectus affici» [Pues según la d o c trin a de los
p la tó n ic o s, es in h e re n te a las cosas in ferio res u n a fu erza d e te rm in a d a p o r la cual éstas
co in c id en a m p lia m e n te co n las su p erio re s, p o r lo q u e parece q u e la tá c ita co in cid en cia
de los anim ales a rm o n iz a co n los c u erp o s d iv in o s y q u e sus c u erp o s y afectos son
in flu id o s p o r estas fuerzas], etc. (op. c i t p. LXIV).
91. C f. T h o rn d ik e , A H isto ry o fM a g ic a n d E x p e rim e n ta l Science II, pp . 3 48 s.
92 . Picavet, Essais su r l ’histoire générale e t com parée des théologies e t des philoso-
phies m é d iév a le sy p. 2 0 7 .

197
t.A D IN A M IC A DI LO I N C O N S C I I N I L

tónico que dio clases cu París. Éste, n semejanza de Abelardo,


identificó el anima m undi, es decir, el sensus naturae, con el
Espíritu Santo. El alma universal representa una fuerza natural
responsable de todos los fenómenos de la vida y de la psique.
Tal y com o he señalado en el lugar citado, esta interpretación
del anim a m undi de la tradición alquim ista es muy corriente, en
la m edida en que M ercurius es concebido unas veces com o ani­
ma m undi y otras com o Espíritu Santo93. T eniendo en cuenta
las ideas alquímicas, tan im portantes para la psicología de lo
inconsciente, m erecería la pena prestar cierta atención a una
variante muy ilustrativa del simbolismo de las centellas.
394 Porque más frecuente aún que el motivo de las scintillae es
el de los ojos de pez, que tienen el mismo significado. Com o ya
he m encionado con anterioridad, los autores citan com o fuente
de la «teoría» de las scintillae un pasaje de M orieno. Este pasa­
je, en efecto, se encuentra en el tratado de M orieno Rom ano.
Pero dice así: «El latón puro se cuece hasta que brille com o ojos
de pez»94. Esta frase parece ser ya aquí una cita de una fuente
anterior. En autores posteriores, los ojos de pez aparecen con
m ayor frecuencia. En George Ripley se encuentra la variante de
que, «tras la desecación del mar», queda una substancia que
brilla «como ojos de pez95», en clara referencia al oro y al Sol
(entendido com o ojo de Dios). N o es, pues, extraño que un
alquim ista del siglo xvn antepusiera a su edición de Nicolás
Flammel, a m odo de epígrafe, las siguientes palabras de Z aca­
rías: «Et videbunt lapidem stagneum in m anu Zorobabel. Sep-
tem isti oculi sunt Domini, qui discurrunt in universam terram »96
(«Todos ellos verán con alegría la clave de la bóveda en la m ano
de Zorobabel. Estos siete son los ojos del Señor, que recorren
toda la Tierra». Traducción del texto original97). Estos siete ojos
son sin duda los siete planetas que, com o el Sol y la Luna, son
los ojos de Dios, que nunca descansan y recorren y ven todo. En
este mismo m otivo podrían estar basados los num erosos ojos
del gigante Argos, quien llevaba por sobrenom bre Travónifit; (el

93. C f. Psicología y a lq u im ia [O C 12, § 17 2 , 2 6 6 , 4 4 5 , 5 0 5 y 5 1 7 ].


9 4 . A rt. aurif. ]; L íb e r d e c o m p o sitio n e a ích em ia e , p. 3 2 : «Purus Jaron ram diu
d e c o q u itu r, d o ñ e e v elu ti oculi p isciu m elucescat». Los o cu li p isciu m fu e ro n re in te rp re -
ta d o s p o r los p ro p io s au to re s c o m o scintillae.
95. O pera o m n ia ch em ic a , p. 159.
96 . A lo q u e ta m b ié n hay q u e a ñ a d ir Z acarías 3 , 9 : «Super la p id e m u n u tn sep tem
oculi sunt».
97 . E iren aeu s O ra n d u s, N ic o lá s F la m m e l: H is E x p o sitio n o f th e H ie ro glyphicall
Figures, etc.
CONSIDI K A C IU N tl T Í Ó M C M A CIU CA IH LA LSLNCIA DI LO PSIQUICO

que todo lo ve), que alude al cielo estrellado. Tan p ro n to apare­


ce con 1111 ojo, com o con cuatro o cien, o incluso mil ojos
(Hupiwttóí). Además, se Je considera insomne. H era trasladó los
ojos de Argos Panoptes a la cola del pavo real98. Del mismo
m odo que Argos es un guardián, tam bién la constelación de
Draco — del D ragón— está situada de tal m odo que lo abarca
todo con la vista, según las citas que sobre Arato hace H ipólito.
Aquí Draco es descrito com o aquel «que desde la altura del
polo m ira hacia todo lo de abajo, procurando que nada de lo
que ocurre le quede oculto»99. Este dragón es, por así decir,
insom ne, ya que el polo «jamás sucumbe». A m enudo aparece
mezclado con el sinuoso recorrido del Sol por el cielo. «C’est
pour ce m otif q u ’on dispose parfois les signes du zodiaque entre
les circonvolutions du reptile», dice C um ont100. Los signos del
zodiaco son ocasionalm ente llevados por la serpiente sobre su
lom o101. Tal y com o subraya Eisler, a través del simbolismo del
tiem po, Draco el que todo lo ve pasa a convertirse en C rono,
que en Sófocles es llam ado «Crono el que todo lo ve», y en el
epitafio de la tum ba a los caídos en la batalla de Q ueronea, «El
dem onio que lo contem pla todo»102. El oupopópog significa en
H orapolo eternidad (cacoy) y cosmos. A partir de la identidad
del que todo lo ve con el tiem po, se explican los ojos en las
ruedas de la visión de Ezequiel (Ezequiel 1, 21: «... sus llantas
estaban llenas de ojos alrededor de las cuatro ruedas»). La iden­
tificación de la constelación que todo lo ve con el tiem po ha de
ser m encionada aquí p or su especial im portancia, ya que alude
a la relación del m undus archetypus de lo inconsciente con el
«fenómeno» del tiem po, es decir, a la sincronicidad de los acon­
tecim ientos arquetípicos, de la que hablaré un poco al final de
este capítulo.
395 Por la autobiografía de Ignacio de Loyola, que dictó a Luis
G onzález103, sabemos que este santo veía a m enudo un claro
resplandor que, según él, a veces tenía la form a de una serpien­
te. Esta parecía estar llena de ojos brillantes que no eran ojos

98 . Este m ito lo g e m a es im p o rta n te p a ra la in te rp re ta c ió n de la cauda pa vo n is.


99 . TetaxO ai yap WHiíCoixu Kcaa top áptauicóv ttoA.ou' x'ov Apaicoina, tó u ocJhv,
¿tto tov £ n |/T ]A o T á T o i> t t ó A o u m u za é m p A e T T O v T a k<u m v x a é^opO m a, 'iva jirj&v twv»
irpaTToiiei/Gw autói/ AáOri (.R efu ta ció n IV, 4 7 , 2 s.).
100. T e x te s e t m o n u m e n ts figurés relatifs a u x m ystéres de M ith ra I, p. 80.
101. npooéxa^e toi> autou SpctKOvia pacrráCeiv €? Ctóóia eirl toü v ú to u auxoO (P itra,
A n a le c ta sacra, V , p. 3 0 0 , cita d o p o r Eisler, W e lte n m a n te l u n d H im m e lsz e lt II, p . 3 8 9 ,
n o ta 5).
1 0 2 . E isler, op. cit. II, p. 3 8 8 : ó mxirc’ópQi; Xpó^oc y iTaveTTÍoKOTTCx; SaLficov.
103. L udov icu s G o n salv u s, A c ta a n tiq u issim a .

1 9 9
LA D IN A M IC A IJI LO I N C O N S C I L N T I

en realidad. Primero se .sentía muy consolado por la belleza de


esta aparición, pero luego se daba cuenta de que era un espíritu
m aligno'04. Esta visión contiene itt sam m a todos los aspectos
aquí tratados del m otivo del ojo y supone una configuración
especialm ente expresiva de lo inconsciente con sus lum inosida­
des diseminadas. Es fácil im aginar la perplejidad que debía sen­
tir u n hom bre medieval ante una intuición tan em inentem ente
«psicológica», tanto más cuanto que su juicio no era secundado
por ningún símbolo dogm ático ni por suficientes alegorías de
los Padres. Pero san Ignacio no andaba tan desencam inado, ya
que al prim er hom bre, a Purusa, tam bién se le atribuye com o
propiedad la de tener mil ojos. Así, leemos en Rig-Veda, X, 90:
«Mil cabezas tiene Purusa, mil ojos y mil pies. Sostiene la tierra
abrazándola y sobrepasa el espacio com prendido entre sus diez
dedos»105. M onoim o el Arabe enseñaba, según H ipólito, que el
prim er hom bre ('Av0pcúno<;) es una única m ónada (|íloc [aovccc) no
com puesta e indivisible y, al mismo tiem po, com puesta y divi­
sible. Esta m ónada es el puntito de la i ((lía Kepoáa), y la unidad
m ínim a, que se corresponde con la única scintilla de K hunrath,
tiene «muchos semblantes» y «mil ojos»106. A todo esto, M o ­
noim o se basa principalm ente en el prólogo del Evangelio de
san Juan. Su p rim er hom bre es, com o Purusa, el universo
(ai/0pcoTroi; eL im to Tiav)107.
596 Hay que entender tales visiones com o intuiciones introspec­
tivas que registran el estado de lo inconsciente y, al mismo
tiem po, com o recepción de la idea central cristiana. N atural­
m ente, este m otivo aparece con el mismo significado tam bién
en los sueños y las fantasías m odernas, por ejemplo, com o cielo
estrellado, com o reflejo de las estrellas en el agua oscura, com o
pepitas de o ro 108 o arena dorada esparcidas por la tierra negra,
com o fiesta nocturna en el m ar con sus farolillos de papel bri­
llando sobre la oscura superficie del agua, com o un ojo aislado
en las profundidades de la tierra o del m ar, o com o visión
parapsíquica de esferas luminosas, etc. Dado que la consciencia

104. San Ig n acio te n ía asim ism o la visión de u n a res q u a ed a m ro tu n d a ta n q u a m ex


au ro e t m agna [cierta cosa re d o n d a , co m o si fu e ra de o ro y g ran d e] q u e flo tab a a n te sus
ojos. Él la in te rp re ta b a co m o C risto , q u e p a ra él era co m o u n sol (F u n k , Ignatius von
L o y o la , pp. 5 7 , 6 5 , 74 y 112).
105. H ille b ra n d t, L ied er des R igvda, p. 130.
106. R e fu ta c ió n , V III, 12, 5 [p. 2 3 4 ].
1 0 7 . O p. c it., V III, 12, 2 [p. 2 3 3 ].
108. A sem ejanza de la m á x im a alq u ím ica «Sem inate a u ru m in te rra m a lbam folia-
tam » [S em brad o ro e n la tie rra blan ca y foliada].

2 0 0
CON4IDI RACIONI i IIÓKICAS ACIKCA UL LA LSLNCIA IJ L L O 1'SlQUICO

lia sitio caracterizada tlestle tiempos inmemoriales por expresio­


nes tom adas de fenómenos luminosos, en mi opinión, puede
conjeturarse que las múltiples lum inosidades responden a p e­
queños fenómenos de la consciencia. Si la lum inosidad aparece
com o algo m onádico, p o r ejemplo, como un único astro o como
sol o com o ojo, entonces suele adoptar form a de m ándala y ha
de ser interpretada com o sí-mismo. Pero no se trata de una
double conscience, porque no se puede dem ostrar ninguna diso­
ciación de la personalidad. Por el contrario, los símbolos del sí-
mismo tienen un significado «unificador»109.

G . P A T T E R N O F B E H A V IO U R Y A R Q U E T IP O

i')7 H em os situado el inicio inferior de la psique en ese estado en el


que la función se em ancipa del instinto com pulsivo y se deja
influir p or la voluntad, y hemos definido la voluntad com o una
cantidad de energía disponible. Pero, com o ya hemos dicho,
con ello se da por hecho un sujeto que dispone y que tiene
capacidad de juicio, al que ha de atribuirse un conocim iento.
Por este camino hem os llegado a dem ostrar, p o r así decir, lo
que al principio rechazábamos, a saber, la identificación de la
psique con la consciencia. Ahora bien, este dilema se resuelve
en el m om ento en que entendem os lo relativa que es la cons­
ciencia, ya que sus contenidos son al m ism o tiem po conscientes
e inconscientes, es decir, bajo cierto aspecto conscientes y bajo
otro inconscientes. Com o toda paradoja, tam poco esta cons­
tatación parece fácilmente com prensible110. Pero tenem os que
acostum brarnos a pensar que ni la consciencia es un «aquí» ni lo
inconsciente es un «allí». Antes bien, la psique supone una to ta ­
lidad consciente-inconsciente. Del estrato límite, al que he cali­
ficado de «inconsciente personal», se puede dem ostrar sin difi­
cultad que sus contenidos responden exactam ente a nuestra
definición de lo psíquico. Pero ¿existe un inconsciente psíquico,

109. C f. al re sp ec to m is e x p licacio n es acerca del «sím bolo u n ificad or» en Tipos


psicológicos [O C 6,1 , D efin icio n es, s.v.].
1 1 0 . T a m b ié n F reu d llegó a co n clu sio n es sim ila rm e n te p arad ó jicas. Así, dice (Z u r
T e c h n ik der P sychoanalyse u n d z u r M eta p sych o lo g ie, pp. 2 1 3 s.): «U na p u lsió n n u n c a
p u e d e c o n v ertirse en o b jeto de la co n scien cia, sólo su re p re sen ta c ió n . P ero en lo in ­
c onsciente ta m p o c o p u e d e aparecer sin o co m o representación». (El s u b ra y ad o es m ío.)
A sí c o m o en m i d e sc rip c ió n de a rrib a so b re la p re g u n ta acerca del sujeto de la v o lu n ta d
in co n scien te, a q u í hay q u e p re g u n ta r: iA q u ién se le re p re se n ta el im p u lso en el estad o
in c onsciente? P o rq u e u n a re p re sen ta c ió n «inconsciente» es u n a co n tra d ictio in adiecto.

2 0 1
IA D IN A M IC A DI LO I N C O N S C I I N I I:

basado en nuestra definición, í|UC no sea una fringa <>f ctms-


ciousness y que no sea personal?
398 Com o he m encionado, Freud ya constató restos arcaicos y
m odos funcionales primitivos en lo inconsciente. Posteriores
investigaciones han ratificado esta constatación y han aportado
un abundante material ilustrativo. Dada la estructura del cuer­
po, sería asom broso que la psique fuera el único fenóm eno bio­
lógico que no presentara huellas claras de su historia evolutiva,
y es muy probable que estas características guarden una estrecha
relación precisam ente con la base instintiva. Instinto y m odo
arcaico coinciden en la noción biológica del pattern o f behavio-
ur. N o hay ningún instinto am orfo, pues todo instinto tiene la
form a de su situación. Y se corresponde siempre con una im a­
gen que tiene propiedades fijas. El instinto de la horm iga arriera
se corresponde con la imagen de la horm iga, el árbol, la hoja,
cortar, el transporte y el huerto de setas111. Si falta una de estas
determ inaciones no funciona el instinto, ya que no puede exis­
tir sin su forma total, sin su imagen. Una imagen de estas carac­
terísticas es un tipo a priori. Este tipo es innato a la horm iga y
previo a cualquier actividad, pues ésta sólo puede tener lugar
cuando existe el correspondiente instinto que la origine y la
haga posible. Este esquema tiene validez para todos los instintos
y existe en idéntica form a en todos los individuos de la misma
especie. Lo mismo cabe decir del hom bre: éste tiene a priori
tipos de instintos que constituyen la causa y el m odelo de sus
actividades, siempre que funcione de m anera principalm ente
instintiva. Com o ser biológico, no puede com portarse sino de
m anera específicamente hum ana y cum plir su pattern o f beha-
viour. C on ello se le ponen estrechos límites a sus posibilidades
de arbitrio; más estrechos, cuanto más prim itivo sea el hom bre
y cuanto más dependa su consciencia de la esfera instintiva.
A unque desde determ inado ángulo de visión es com pletam ente
correcto considerar el pattern o f behaviour com o un resto arcai­
co todavía existente, como lo hizo por ejemplo Nietzsche con la
función de los sueños, de esta m anera no se aprecia sin em bargo
la im portancia biológica y psicológica de estos tipos. Porque
éstos no son sólo vestigios o restos de los m odos anteriores de la
función, sino reguladores siempre existentes y biológicam ente
indispensables de la esfera instintiva, cuya eficacia se extiende
por todo el ám bito de la psique y que sólo sacrifica su incondi-

111. P ara m ás in fo rm a c ió n véase M o rg a n , In s tin k t u n d G e w o h n b e it.

2 0 2
CONSIOI RAC-IONM ItÓHICAS ACIHC'.A OL LA LSLNCIA 1)1 LO 1’ S l Q U I C O

cionalidad cuando se ve limitada por la relativa libertad de la


voluntad. La imagen representa el sentido del instinto.
119 Por muy verosímil que sea la existencia de una form a instin­
tiva en la biología hum ana, resulta muy difícil dem ostrar em pí­
ricam ente tipos distintos. Porque el órgano con el que podría­
mos captarlos, es decir, la consciencia, no es sólo en sí mismo
una modificación, sino tam bién un m odificador de la imagen
original del instinto. N o es, pues, extraño que el entendim iento
no consiga form ular para el hom bre tipos igual de precisos que
los que conocemos del reino animal. H e de confesar que no me
imagino ningún cam ino directo que lleve a la resolución de este
problem a. Y, sin em bargo, creo haber conseguido acceder, al
menos indirectamente, a la imagen del instinto.
400 A continuación, quisiera describir brevem ente el desarrollo
de este descubrim iento. A m enudo he observado en pacientes
sueños que presentaban un rico m aterial de fantasías. Asimismo,
los propios pacientes me dieron la im presión de estar literal­
m ente abarrotados de fantasías, siendo incapaces de indicar en
qué consistía la presión interna. Por eso tom é una imagen de un
sueño o una ocurrencia del paciente com o pretexto para encar­
garle que am pliara o desarrollara este asunto con total libertad
imaginativa. Tal desarrollo podía tener lugar, según la tenden­
cia o las dotes individuales de cada cual, de form a dramática,
dialéctica, visual, acústica o m ediante la danza, la pintura, el
dibujo o la escultura. El resultado de esta técnica fue un sinnú­
m ero de complicadas creaciones cuya diversidad estuve años sin
com prender, hasta que fui capaz de reconocer que con este
m étodo lo que se lograba era la manifestación espontánea, tan
sólo respaldada p or la habilidad técnica del paciente, de un
proceso en sí mismo inconsciente al que luego di en llamar
«proceso de individuación». Pero m ucho antes de que se me
aclarara este reconocim iento, observé que este m étodo a m enu­
do rebajaba en gran m edida la frecuencia e intensidad de los
sueños y, de este m odo, reducía tam bién la inexplicable presión
por parte de lo inconsciente. Esto, en m uchos casos, supuso un
éxito terapéutico considerable que nos anim aba tanto a mí como
al paciente a seguir adelante, pese a la incom prensibilidad de
los contenidos sacados a la luz112. Tuve que insistir en esta in­
com prensibilidad para im pedirm e a mí mismo recurrir a inter­
pretaciones basadas en determ inados presupuestos teóricos, de

112. V éase al re sp ec to «M etas de la p sico terap ia» [O C 1 6 ,4 , § 101 ss.] y Las


relaciones entre el y o y lo in co n scien te [O C 7 ,2 , § 3 4 3 ss.].

203
IA DINAM ICA O í LO IN C O N S C IE N T E

las cuales sabía no sólo que eran deficientes, sino que además
me llevarían a prejuzgar las ingenuas creaciones del paciente.
C uanto más presentía la dirección concreta hacia la que apun­
taban estas creaciones, menos me atrevía a form ular cualquier
teorem a al respecto. En algunos casos, me costaba m antener
esa actitud reservada, ya que se trataba de pacientes necesita­
dos de interpretaciones concretas para no perderse por com ­
pleto en la oscuridad. Tuve que intentar darles al m enos in ter­
pretaciones provisionales, aunque continuam ente salpicadas de
«tal vez», «si acaso» y «pero» y procurando que nunca rebasa­
ran los límites de cada una de las creaciones. Procuraba escru­
pulosam ente que la interpretación de la imagen sonara como
una pregunta de cuya respuesta se encargara la libre im agina­
ción del paciente.
401 La inicialmente caótica m ultiplicidad de imágenes se fue
condensando, en el transcurso del trabajo, en determ inados m o­
tivos y elem entos formales que se repetían de form a idéntica o
análoga en los individuos más dispares. Com o principales ras­
gos distintivos, m encionaré la m ultiplicidad caótica y el orden,
la dualidad, el contraste entre claro y oscuro, arriba y abajo,
derecha e izquierda, la conciliación de los opuestos en un terce­
ro, la cuaternidad (cuadrángulo, cruz), la rotación (círculo, es­
fera) y, finalm ente, el centrado y la disposición radial, basados
por regla general en un sistema cuaternario. Las formaciones
triádicas, aparte de la complexio oppositorum (conciliación de
los opuestos) en un tercero, eran relativamente escasas y consti­
tuían claras excepciones que se explicaban por unas condiciones
especiales113. El centrado constituye el punto culm inante —ja­
más superado en mi experiencia— del desarrollo114 y se caracte­
riza p o r coincidir, desde el punto de vista práctico, con el m áxi­
mo efecto terapéutico posible. Los rasgos distintivos señalados
suponen abstracciones extrem as y, al mismo tiem po, expresio­
nes m uy simples de los principios creativo-operativos. La reali­
dad concreta de las creaciones es infinitam ente más expresiva y
m ulticolor. Su diversidad supera toda capacidad descriptiva.
Sólo puedo decir que apenas hay un motivo de la m itología que
no aparezca ocasionalm ente en estos productos. Aun en el caso
de que mis pacientes tuvieran notables conocim ientos de m oti­
vos mitológicos, éstos fueron am pliam ente superados por las

1 13. A lgo sim ilar o c u rría co n el caso de las fo rm as p en tád icas.


1 14. Siem p re y c u a n d o se p u e d a c o m p ro b a r el d e sa rro llo m e d ia n te m ateriales
objetivos.

204
CONSIDI K A C IO N H I í AHICAS ACIKCA 1H LA [U N C IA DI l o 1'SlQUICO

ocurrencias tic su imaginación creativa. Y por regla general, los


conocim ientos mitológicos de mis pacientes eran mínimos.
402 Estos hechos dem ostraban de m anera inequívoca la coinci­
dencia de las fantasías encauzadas por reguladores inconscientes
con los m onum entos, conocidos por la tradición y por la inves­
tigación etnológica, de la actividad intelectual hum ana en gene­
ral. T odos los rasgos distintivos abstractos anteriorm ente m en­
cionados son, en cierto sentido, conscientes; todo el m undo
sabe co ntar hasta cuatro y sabe lo que es un círculo y ¡o que es
un cuadrado, pero com o principios creativos éstos son incons­
cientes, y tam poco su significado psicológico es consciente. Mis
interpretaciones y conceptos esenciales derivan de estas expe­
riencias. Lo prim ero fueron las observaciones, y sólo después
llegué a form arm e con gran esfuerzo ideas al respecto. Y lo
mismo le pasa a la m ano que lleva el lápiz o el pincel, al pie que
da el paso de baile, a la visión y a la audición, a la palabra y al
pensam iento: un oscuro im pulso decide en últim o térm ino acer­
ca de la creación; lo inconsciente a priori obliga a la configura­
ción, y uno no sabe que la consciencia de otro es guiada p o r los
mismos m otivos, pues se tiene la sensación de estar entregado a
un azar ilim itadam ente subjetivo. Por encima de todo el proce­
dim iento parece cernirse una oscura presciencia no sólo con
respecto a la creación, sino tam bién a su sentido115. Imagen y
sentido son idénticos, y tal y com o se form a la prim era, así se
define el segundo. En realidad, la form a no necesita ninguna
interpretación: ella misma constituye su propio sentido. Así
pues, hay casos en los que puedo prescindir por com pleto de la
interpretación como necesidad terapéutica. N o ocurre lo mismo
con el conocim iento científico. Aquí tenem os que averiguar a
partir del conjunto de la experiencia determ inados conceptos
universales que no vienen dados a priori. Este trabajo especial
supone una traducción del arquetipo intem poral, siem pre exis­
tente y operativo, al lenguaje científico de cada época.
403 A partir de estas experiencias y reflexiones, he com probado
que existen ciertas condiciones colectivas inconscientes que ac­
túan com o reguladores y como propulsores de la imaginación
creativa y que dan lugar a las correspondientes creaciones, apro­
vechando para sus fines el material consciente disponible. Dichas
condiciones proceden exactamente igual que las fuerzas motrices
de los sueños, por lo que la «imaginación activa», como he dado

115. V éase al resp ecto Psicología y a lq u im ia [O C 12, § 3 2 9 ].

205
IA D IN A M IC A • ( 10 I N C O N Í C I I N I L

en llamar a este método, también puede sustituir hasta cierto


grado a los sueños. La existencia de estos reguladores inconscien­
tes, a ios que en ocasiones también he llamado dominantes por su
m odo de funcionam iento"'1, me pareció tan im portante que base
en ella mi hipótesis de un inconsciente impersonal y colectivo. De
este m étodo me pareció sumamente interesante que no suponga
ninguna reductio in primam figuram, sino antes bien una síntesis
—tan sólo respaldada por una actitud arbitraria, pero por lo de­
más natural— de un material consciente pasivo con influencias
inconscientes, es decir, una especie de amplificación espontánea
de los arquetipos. Estas imágenes no se pueden reconocer redu­
ciendo los contenidos de la consciencia a su denom inador más
simple, lo que supondría ese camino directo hacia las imágenes
primigenias que anteriorm ente he m encionado como inimagina­
ble, sino que sólo se manifiestan a través de la amplificación.
404 En el proceso de amplificación natural se basa tam bién mi
m étodo de averiguación del sentido del sueño, pues los sueños
proceden exactam ente igual que la imaginación activa, sólo que
íes falta el apoyo de los contenidos conscientes. En la m edida
en que los arquetipos intervienen en la configuración de los
contenidos conscientes regulándolos, m odificándolos y m oti­
vándolos, se com portan como instintos. De ahí que sea obvio
suponer que estos factores guardan relación con los instintos y
plantear la pregunta de si las imágenes de situaciones típicas,
que aparentem ente representan estos principios formales colec­
tivos, no son al fin y al cabo idénticas a las formas instintivas, es
decir, a los patterns o f behaviour. H e de confesar que hasta
ahora no he encontrado ningún argum ento que contradiga con­
cluyentem ente esta posibilidad.
105 Antes de seguir adelante con mis reflexiones, tengo que su­
brayar un aspecto de los arquetipos que le habrá saltado a la
vista a cualquiera que se haya ocupado de esta m ateria desde
una perspectiva práctica. La aparición de los arquetipos tiene
un m arcado carácter num inoso que ha de calificarse si no de
«mágico», sí al m enos de «espiritual». De ahí que este fenóm eno
sea de gran im portancia para la psicología de la religión. De
todos m odos, el efecto no está claro. Puede ser curativo o des­
tructivo, pero nunca indiferente, dando naturalm ente por h e­
cho cierto grado de claridad117. Este aspecto merece por exce-

11 6. «Sobre la p sico lo g ía d e lo in co n scien te» [O C 7 ,1 , § 151].


117. A veces p u e d e n ir a so ciad o s a él in clu so efecto s sin cro n ístico s o p a ra p síq u i-
cos. C o m o ya he ex p lic ad o /. c., e n tie n d o p o r sin cro n ic id ad la c o in c id en c ia — que

206
CONSIDLHACIONf» fIÓmCAJ ACUCA 1 )1 LA I M N C I A llt LO l ' S l « U I C O

leticia la designación de «espiritual». Porque no es extraño que


el arquetipo aparezca en los sueños o en las creaciones de la
fantasía en forma de espíritu o que incluso se com porte com o
un fantasma. Su num inosidad tiene a m enudo una cualidad mís­
tica con el correspondiente efecto sobre el ánimo. El arquetipo
es capaz de poner en m archa concepciones filosóficas y religio­
sas precisam ente entre aquellas personas que se creen muy ale­
jadas de tales accesos de debilidad. A m enudo se em peña en
lograr su objetivo con tal pasión y tal coherencia implacable
que consigue que el sujeto sucumba a su hechizo y que, pese a
oponer una resistencia desesperada, no pueda desprenderse de
él. Hasta que finalmente el sujeto ya no quiere desprenderse de él,
porque esa vivencia le ha deparado una plenitud de sentido
hasta entonces inimaginable para él. Entiendo a la perfección la
resistencia de todas las convicciones firm em ente asentadas fren­
te a descubrim ientos psicológicos de esta clase. M ás por un
presentim iento que por un conocim iento real, la gente siente
m iedo ante la fuerza que amenaza en lo más íntim o de cada
hom bre y que, por así decir, sólo espera la palabra mágica que
rom pa el hechizo. Esta palabra mágica rim a siempre con «ismo»
y donde m ayor efecto surte es precisam ente entre las personas
que m enos acceso tienen a los hechos interiores y que más se
han apartado de su base instintiva extraviándose p o r el m undo
verdaderam ente caótico de la consciencia colectiva.
406 A pesar de, o precisam ente por, su parentesco con el instin­
to, el arquetipo representa el verdadero elem ento del espíritu,
un espíritu que no es idéntico al intelecto del hom bre, sino que
más bien constituye su spiritus rector. El contenido esencial de
todas las mitologías y de todas las religiones y de todos los
«ismos» es de naturaleza arquetípica. El arquetipo es y no es
espíritu, y lo que acabe resultando finalm ente depende casi siem ­
pre de la actitud de la consciencia hum ana. El arquetipo y el
instinto constituyen los mayores opuestos que cabe imaginar,
com o fácilmente se reconoce si se com para a un hom bre que

p u e d e o b serv arse co n relativ a frecu en cia— e n tre h e ch o s subjetivos y o b jetivos, q u e no


p u e d e ser ex p lic ad a d e m a n e ra cau sal, al m en o s co n n u e stro s m ed io s actuales. En esta
p re m isa se ba sa n la a stro lo g ía y el m é to d o del I C hing. Estas o b serv acio n es, al igual que
los hallazgos astro ló g ico s, n o c u e n ta n co n el re c o n o cim ien to g en eral, lo cual, c o m o es
sab id o , n u n c a h a p e rju d ic a d o a los h ech o s. M e n c io n o estos efectos só lo p a ra c o m p le ta r
la d e sc rip c ió n y ú n ic a m en te p a ra a q u ello s d e m is le c to re s q u e h ay an te n id o la o p o rtu ­
n id a d de con v en cerse de la realid ad de los fe n ó m e n o s p arap síq u ico s. P o r lo dem ás,
v éase m i en say o « S in cro n icid ad c o m o p rin c ip io de c o n ex io n es acausales» [c apítulo 18
d el p re se n te v o lu m en ].

207
IA D IN A M IC A 01 10 I N C O N I C I I N I I

este dom inado por el impullO IllltlntlVO con otro que eslé atra­
pado por el espíritu. Pero d ado que to d o s los opuestos guardan
una relación tan estrecha que no se puede hallar ni pensar una
posición sin la correspondiente negación, también aquí se pue­
de aplicar aquello de «los extrem os se tocan». Ambos opuestos
se corresponden form ando un conjunto, pero no de m odo que
uno pueda ser derivado del otro, sino que su coexistencia equi­
vale a esa idea que tenem os del antagonism o que fundam enta la
energía psíquica. El hom bre se ve a sí mismo im pulsado a algo
y, al mismo tiem po, imaginándose algo. Este contraste en sí
mismo no tiene ningún significado m oral, pues ni el instinto es
malo en sí ni el espíritu bueno. Ambos pueden ser lo uno o lo
otro. La electricidad positiva es tan buena com o la negativa;
ante todo es electricidad. Asimismo, los opuestos psicológicos
tam bién deben ser observados desde el punto de vista de las
ciencias naturales. Los verdaderos opuestos no son inconm ensu­
rabilidades, pues com o tales jamás podrían concillarse; pese a
toda su oposición, m anifiestan siem pre una tendencia a conci­
llarse, y el propio Dios fue definido por Nicolás de Cusa como
una com plexio oppositorum.
107 Los opuestos son propiedades extrem as de un estado, en
virtud de las cuales éste puede ser percibido com o real al for­
m ar un potencial. La psique consta de procesos cuya energía
puede proceder de la com pensación de los opuestos más dispa­
res. El opuesto espíritu/instinto representa sólo una de las for­
m ulaciones más generales, con la ventaja de reducir a un com ún
denom inador el m ayor núm ero posible de los procesos psíqui­
cos más im portantes y más complicados. Desde el punto de
vista de esta concepción los procesos psíquicos aparecen como
com pensaciones energéticas entre el espíritu y el instinto, que­
dando al principio com pletam ente confuso si un proceso puede
ser calificado de espiritual o de instintivo. Esta valoración o
interpretación depende por com pleto del punto de vista o esta­
do de la consciencia. Una consciencia poco desarrollada, por
ejemplo, a la que im presiona de m anera preponderante la exis­
tencia de proyecciones masivas de cosas y estados concretos o
aparentem ente concretos, evidentem ente contem plará los ins­
tintos com o fuente de la realidad. Al mismo tiem po, será com ­
pletam ente inconsciente de la espiritualidad de su constatación
filosófica y se im aginará que, a través de su juicio, ha ratificado
el aspecto instintivo esencial de los procesos psíquicos. Por el
contrario, una consciencia que sea opuesta a los instintos pue­
de, a consecuencia de una influencia desm esurada de los arque­

2 0 8
C O N S I U I KA( I O N > » I tÓRICAi A C IR tA 1)1 IA 1U N C IA 1)1 II) 1'SlQUICO

tipos, subsum ir los instintos en el espíritu hasta tal pinito, que a


partir de linos procesos indudablem ente biológicos surjan com ­
plicaciones «espirituales» un tanto grotescas. Aquí no entra en
consideración el aspecto instintivo del fanatism o, necesario para
una operación de este tipo.
4oh Así pues, los procesos psíquicos se com portan com o una
escala a lo largo de la cual se desliza la consciencia. Ésta tan
pronto se encuentra cerca de los procesos instintivos y cae bajo
su influencia, como se acerca al otro extrem o, donde predom ina
el espíritu, que incluso asimila los procesos instintivos enfrenta­
dos a él. Estas posiciones contrarias, que inducen a equívocos,
no son en m odo alguno fenómenos anormales, sino que forman
las unilateralidades psíquicas típicas del actual hom bre norm al.
Estas últimas naturalm ente no sólo se manifiestan en el ám bito
de los opuestos espíritu/instinto, sino también en otras muchas
formas que, en parte, he descrito en Tipos psicológicos.
409 Esta consciencia «oscilante» es com pletam ente característi­
ca del hom bre de hoy. La unilateralidad condicionada por ello
puede, sin em bargo, ser elim inada m ediante lo que he llamado
realización de la sombra. Para esta operación se podría haber
inventado un híbrido greco-latino que sonara m enos «poético»
y más propio de las ciencias naturales. Pero p o r razones prácti­
cas, tales atrevim ientos son desaconsejables en la psicología, al
m enos cuando se trata de problem as em inentem ente prácticos.
Entre ellos figura la «realización de la sombra», es decir, la
interiorización de la parte inferior de la personalidad, interiori­
zación que no debe confundirse con un fenóm eno intelectual,
ya que se trata de una experiencia y un padecim iento que afecta
al hom bre en su totalidad. El lenguaje poético ha expresado la
naturaleza de aquello que ha de ser com prendido y asimilado
tan acertada y gráficam ente con la palabra «sombra», que casi
sería una arrogancia pasar por alto el uso de este tesoro lingüís­
tico. Ya la expresión «parte inferior de la personalidad» es in­
apropiada y engañosa, m ientras que el térm ino «sombra» no
presupone nada que pudiera definirlo en cuanto al contenido.
El «hombre sin sombra» es el tipo de persona estadísticam ente
más frecuente, el cual cree ser solamente lo que quiere saber de
sí mismo. Por desgracia, ni el así llam ado hom bre religioso ni el
que adopta una actitud indudablem ente científica constituyen
una excepción a la regla.
410 La confrontación con el arquetipo o con el instinto supone
un problema ético de prim er orden cuya urgencia, sin embargo,
sólo llega a percibir quien se ve en la necesidad de decidirse a

2 0 9
IA D IN A M IC A B l LO I N C O N S C I I N I i

favor tic la asimilación de lo Inconsciente y la integración de su


personalidad. Esta necesidad solamente se le plantea a cjuien se
da cuenta de que tiene una neurosis o de que algo falla en su
estado m ental. Este no es el caso de la mayoría. El que, en una
m edida algo preponderante, es un hom bre-masa no se da cuen­
ta de nada, ni tam poco lo necesita, pues el único que realm ente
puede com eter errores es el gran anónim o, convencionalm ente
llam ado «Estado» o «sociedad». Pero quien sabe que de él de­
pende algo, o al m enos debería depender, ése se siente respon­
sable de su estado m ental, tanto más cuanto más claram ente vea
cóm o debería ser para volverse más sano, más estable y más
capaz. Si incluso se encuentra en vías de asimilación de lo in­
consciente puede estar seguro de no poder eludir ninguna difi­
cultad, pues éstas son un com ponente esencial de su naturaleza.
El hom bre-m asa, por el contrario, tiene el privilegio de ser com ­
pletam ente inocente de las grandes catástrofes políticas y socia­
les, en las cuales está implicado todo el m undo. Por tal m otivo,
ni siquiera hace un balance final, m ientras que el otro tiene la
posibilidad de encontrar un lugar espiritual, un reino que «no es
de este mundo».
411 Sería un pecado de omisión im perdonable pasar por alto el
valor sentim ental del arquetipo, de suma im portancia tanto des­
de el punto de vista práctico como teórico. Como factor numi-
noso, el arquetipo determ ina el m odo y el desarrollo de la crea­
ción con una aparente presciencia o mediante la posesión a priori
del fin, circunscrito por el proceso de centrado118. Quisiera ex­
plicar cóm o funciona el arquetipo a través de un ejemplo senci­
llo. C uando estuve en el Africa Ecuatorial, en la ladera sur del
m onte Elgon, vi que la gente, al salir el Sol, se ponía delante de
sus cabañas y escupía o soplaba en sus manos. A continuación,
alzaban los brazos con las palmas de las manos m irando hacia el
Sol. Cuando les pregunté qué significaba aquello, nadie supo
darm e una explicación. Decían que siempre lo habían hecho y
que lo habían aprendido de sus padres. Que el curandero sabía
lo que significaba. Entonces se lo pregunté al curandero, que
sabía tan poco com o los demás, pero me aseguró que su abuelo
sí lo había sabido. M e dijo que simplemente se hacía así, cada vez
que salía el Sol y cuando aparecía la prim era fase de la Luna
después de la Luna nueva. Para esta gente, como pude com pro­
bar, tanto el m om ento de la aparición del Sol como de la Luna
nueva, es m ungu, que se corresponde con el melanesio mana o

118. Las p ru e b a s al re sp ec to , en Psicología y a lq u im ia [O C 12], seg u n d a p arte.

2 1 0
CON5IOI H A t l O N M ftÓRICAI ACIRCA 1)1 IA L S I . N C I A 1 )1 I O CSlQUICO

mulungit y que los misioneros traducen por «Dios». Efectiva­


mente, la palabra athísta119 significa para los elgeyo tanto Sol
com o Dios, pese a que ellos nieguen que el Sol es Dios. Sólo el
m om ento de la salida del Sol es mungu o athista. La saliva y el
aliento significan la substancia del alma. Así que ofrecen su alma
a Dios, pero no saben lo que hacen ni lo han sabido nunca. Lo
hacen m otivados p o r el mismo tipo preconsciente que los egip­
cios identificaban en sus m onum entos con los m onos cinocéfalos
que veneraban el Sol, sólo que con plena consciencia de que este
gesto ritual era un culto a Dios. Este com portam iento de los
elgeyo nos puede parecer muy prim itivo; sin embargo, olvida­
mos que el hom bre occidental ilustrado tam poco se com porta de
otra manera. Lo que pueda significar el árbol de N avidad lo
desconocían nuestros antepasados igual que nosotros, y sólo re ­
cientemente se han hecho esfuerzos por averiguar su significado.
412 El arquetipo es naturaleza pura y no falsificada120, y es la
naturaleza la que hace que el hom bre diga palabras y realice
acciones de cuyo sentido es inconsciente; tan inconsciente que
ni siquiera piensa en ello. Una hum anidad posterior, más cons­
ciente, al encontrarse con unas cosas tan sensatas cuyo sentido,
sin em bargo, nadie sabía precisar, llegó a la conclusión de que
se trataba de restos de una Edad de O ro en la que unos inicia­
dos enseñaron su sabiduría a los pueblos. Posteriores épocas
decadentes habrían olvidado estas enseñanzas y se habrían limi­
tado a repetir m ecánicam ente unos gestos que no com prendían.
A la vista de los resultados de la psicología m oderna, no cabe la
m enor duda de que existen arquetipos preconscientes que nunca
han sido conscientes y que sólo pueden ser averiguados a través
de sus repercusiones en los contenidos conscientes. En mi opi­
nión, no hay ninguna razón sostenible contra la hipótesis de que
todas las funciones psíquicas que hoy nos parecen conscientes
fueron alguna vez inconscientes y, sin embargo, surtían casi el
m ismo efecto que si fueran conscientes. Tam bién podría decirse
que todo lo que el hom bre produce en cuanto a fenómenos
psíquicos existía ya antes en una inconsciencia natural. A esto
podría objetarse que entonces no se entendería por qué existe
una consciencia. Tengo que recordar que, com o ya se ha dicho,
todo funcionam iento inconsciente tiene el carácter autom ático
de un instinto y que los instintos más o menos colisionan o,
com o consecuencia de su carácter compulsivo, no son influencia-

119. «th» se p ro n u n c ia co m o en inglés.


120. «N aturaleza» tie n e a q u í el sig n ificad o d e Jo e x isten te p o r an to n o m a sia .

2 1 1
IA D IN A M IC A I) ( UO I N C O N S C I I N M

bles ni siquiera en condiciones que ponen en peligro la vida del


individuo. Frente a ello, la consciencia posibilita mecanismos de
adaptación, es decir, control de los instintos, por eso no puede
faltar. Que el hom bre posea capacidad de consciencia es lo que
le convierte principalm ente en hombre.
413 La síntesis de los contenidos conscientes e inconscientes y el
despertar a la consciencia de los efectos arquetípicos sobre los
contenidos conscientes supone un esfuerzo anímico suprem o y
la m áxim a concentración de las fuerzas psíquicas, si es que tal
síntesis se lleva a cabo conscientemente. Pero en algunas cir­
cunstancias la síntesis también puede ser preparada, encauzada
y, hasta cierto grado, consumada inconscientemente, en concre­
to hasta el bursting p o int de James, donde entonces irrum pe
espontáneam ente en la consciencia y, si es necesario, im pone a
ésta la ingente tarea de asimilar los contenidos que han irrum pi­
do, de tal m anera que queden garantizadas las posibilidades de
existencia de ambos sistemas, la consciencia del yo, por una
parte, y el complejo irrum pido, por otra. Clásicos ejemplos de
este proceso son la conversión de san Pablo y la denom inada
visión de la Trinidad de san Nicolás de Flüe.
414 M ediante la «imaginación activa» nos ponem os en situación
de descubrir el arquetipo, y no precisam ente m ediante un des­
censo a la esfera de los instintos, lo cual sólo conduce a una
inconsciencia incapacitada para el conocim iento o, peor aún, a
una sustitución intelectualista de los instintos. Expresado m e­
diante la alegoría del espectro visible, esto significaría que la
im agen del instinto no se descubre en el extrem o rojo de la
escala de color, sino en el violeta. La dinámica instintiva se
halla, p o r así decir, en la parte infrarroja del espectro, m ientras
que la imagen del instinto está en la ultravioleta. Si pensam os
en el conocido simbolismo de los colores, el rojo, com o ya se ha
dicho, no le va nada mal al instinto. Al espíritu, sin em bargo, de
acuerdo con nuestras expectativas121, le iría mejor el azul que el
violeta. Este últim o es el color «místico», que reproduce satis­
factoriam ente el aspecto sin duda «místico» o paradójico del
arquetipo. Aunque el violeta se com pone de azul y rojo, en el
espectro es un color per se. Por desgracia, no se trata de una
m era reflexión edificante si tenem os que subrayar que el arque­
tipo queda más exactam ente caracterizado con el violeta, ya

121. Estas se b a sa n en la ex p erie n cia d e que el azul, co m o c o lo r d el aire y del


cielo , se suele u tiliz a r p a ra re p re s e n ta r c o n te n id o s e sp iritu ales, m ie n tra s que el ro jo ,
co m o c o lo r «cálido», se u tiliza para los c o n te n id o s sen tim en ta le s y em o cionales.

2 1 2
L U N M D I HAl IU N M I tÓKICA» A C m i A DI IA I. S I N C I A DI III l'SlqUICO

que no sólo es imagen ¡>er se, es a la vez también dinam ism o,


m anifestado en la num inosidad, en la fuerza fascinante de la
imagen arquetípica. La realización y asimilación del instinto
nunca tiene lugar en el extrem o rojo, es decir, nunca m ediante
un descenso a la esfera de los instintos, sino sólo m ediante la
asimilación de la imagen, la cual significa y evoca al mismo
tiem po el instinto, pero de una m anera muy distinta a com o nos
lo encontram os en el plano biológico. C uando Fausto le dice a
W agner:

T ú sólo eres consciente de un instinto;


O h, no conozcas jamás el otro...*,

se está refiriendo con esta m áxima al instinto en general, que


tiene dos aspectos: por una parte, es vivido com o dinámica
fisiológica; p o r otra, sus múltiples formas entran en la conscien­
cia com o imágenes y series de imágenes y desarrollan efectos
num inosos que se hallan, o parecen hallarse, en la más rigurosa
oposición al instinto fisiológico. Para el entendido en fenom e­
nología religiosa no es ningún secreto que la pasión física y la
espiritual no dejan de ser hermanas, aunque enemistadas, y por
eso muchas veces basta un solo instante para cambiar de la una
a la otra. Ambas conform an un par de opuestos que constituye
una de las fuentes más caudalosas de la energía psíquica. Es
inadmisible derivar el uno del otro para otorgar la prim acía a
uno u otro. Aunque al principio sólo se tenga conocim iento de
uno y no se note nada del otro hasta m ucho más tarde, eso no
dem uestra que el otro no existiera ya desde m ucho antes. N o se
puede derivar caliente de frío, ni arriba de abajo. Un opuesto
consta de dos partes o no existe, y un ser sin opuestos es abso­
lutam ente im pensable, pues su existencia no podría ser com pro­
bada.
415 El descenso a la esfera de los instintos no conduce a la
realización y asimilación del instinto, porque la consciencia,
presa del pánico, se resiste a ser devorada por el prim itivism o y
la inconsciencia de la esfera instintiva. Este m iedo es el eterno
m otivo del m ito heroico y de num erosos tabúes. C uanto más se
acerca uno al m undo de los instintos, con m ayor vehemencia se
m anifiesta el deseo de desprenderse de él y de rescatar la luz de
la consciencia de sus oscuros y tórridos abismos. Sin embargo,
el arquetipo com o imagen del instinto es psicológicamente un

* F a u sto , 1.a p a rte .

213
IA D IN A M IC A D I LO I N C O N S C I 1 N I I

objetivo espiritual Inicia el que se «ientc impulsada la naturaleza


del hom bre, el m ar hacia el que todos los ríos encauzan su
sinuoso curso, el prem io que obtiene el héroe por su lucha con
el dragón.
416 Com o el arquetipo es un principio formal de la fuerza ins­
tintiva incluye el rojo en su azul, es decir, se m uestra violeta; o
tam bién podría interpretarse la alegoría aludiendo a una apoca-
tástasis del instinto en el nivel de m ayor frecuencia; asimismo,
podría derivarse el instinto de un arquetipo latente (es decir,
transcendente) que se manifieste en el ám bito de una m ayor
longitud de o n d a122. Aunque obviam ente sólo puede tratarse de
una analogía, sin embargo me siento tentado de recom endar al
lector la imagen de este color violeta como una referencia ilus­
trad o ra del parentesco interior del arquetipo con su propio
opuesto. La fantasía de los alquimistas intentó expresar este
secreto de la naturaleza difícil de entender con otro símbolo no
m enos expresivo, a saber, el uroboros, la serpiente que se m uer­
de la cola.
417 N o quisiera repetir esta alegoría hasta el agotam iento, pero
com o el lector com prenderá, uno siempre se alegra de encon­
trar el respaldo de una analogía que sirva de ayuda para expli­
car los problem as difíciles. Además, esta alegoría nos sirve para
aclarar una cuestión que hasta ahora no hem os abordado ni
m ucho m enos respondido: me refiero a la naturaleza del arque­
tipo. Las representaciones arquetípicas que nos proporciona lo
inconsciente no deben confundirse con el arquetipo per se. Di­
chas representaciones son imágenes muy variadas que rem iten a
una form a básica en sí misma irrepresentable. Esta se distingue
por ciertos elem entos formales y por ciertos significados funda­
m entales que, sin embargo, sólo se pueden com prender de m a­
nera aproxim ada. El arquetipo en sí es un factor psicoide que,
p o r así decir, pertenece a la parte invisible, ultravioleta, del
espectro psíquico. Com o tal no parece capacitado para acceder
a la consciencia. M e atrevo a plantear esta hipótesis, porque
todo lo arquetípico percibido por la consciencia parecen ser
variaciones sobre un mismo tema. Esta peculiaridad le llama a
uno especialmente la atención cuando investiga las infinitas va­
riantes del m otivo del mándala. Se trata de una form a básica
relativam ente sencilla cuyo significado puede enunciarse más o

122. Jea n s, P hysik u n d P h ilo so p h ie, pp. 2 8 2 s., su b ray a q u e las som bras p ro y e c ta ­
das en la p a re d d e la c av ern a p la tó n ic a so n ta n reales co m o las invisibles figuras que
a rro ja n la so m b ra , cuya ex isten cia só lo se p u e d e a v erig u a r m a te m ática m e n te .

214
CONSIDI HACIONM riÓftICAI ACÍHCA 1)1: I A LilNCIA DI lo PSIQUICO

m enos com o «central». Pese a que el mándala se m uestra como


la estructura con un centro, sigue siendo incierto si en el inte­
rior está más acentuado el centro o la periferia, la división o la
falta de divisiones. Puesto que otros arquetipos dan lugar a
dudas similares, me parece probable que la auténtica esencia del
arquetipo esté incapacitada para acceder a la consciencia, es
decir, sea transcendente, por eso lo califico de psicoide. Aparte
de eso, toda concepción de un arquetipo es ya consciente y, por
lo tanto, diferente en una m edida indeterm inada de lo que ha
dado lugar a la concepción. Com o subrayaba ya Lipps, la esen­
cia de lo psíquico es inconsciente. T odo ¡o consciente pertenece
al m undo fenoménico, el cual, com o nos enseña la física m oder­
na, no presenta las notas que exige la realidad objetiva. Esta
requiere un m odelo m atem ático basado en factores invisibles e
irrepresentables. La psicología no puede sustraerse a la validez
universal de este hecho, tanto menos cuanto que la psique que
ha de ser observada está ya incluida en la form ulación de una
realidad objetiva. Su teoría, sin em bargo, no puede form ularse
m atem áticam ente, ya que no poseem os ninguna regla para m e­
dir las cantidades psíquicas. D ependem os exclusivam ente de
cualidades, es decir, de formas concretas. De ahí que a la psico­
logía le sea imposible em itir ningún enunciado acerca de los
estados inconscientes, es decir, que no existe ninguna esperanza
de que la validez de cualquier enunciado sobre los estados o
procesos inconscientes pueda ser científicam ente dem ostrada.
C ualquier cosa que digamos acerca de los arquetipos son de­
m ostraciones o concretizaciones que pertenecen a la conscien­
cia. N o podem os hablar de otro m odo de los arquetipos. Hay
que tener siempre en cuenta que lo que querem os decir con
«arquetipo» en sí es irrepresentable, pero tiene efectos que posi­
bilitan las concretizaciones, a saber, las representaciones arque-
típicas. Encontram os una situación muy parecida en la física.
Hay en ella partes mínimas que en sí mismas son irrepresenta­
bles, pero con efectos de cuya naturaleza puede deducirse un
m odelo determ inado. Con una construcción de este tipo se co­
rresponde la representación arquetípica, el denom inado m otivo
o m itologem a. Aunque se adm ite la existencia de dos o más
aspectos irrepresentables, se establece tam bién la posibilidad de
que no se trate de dos o más factores, sino sólo de uno. Porque
la identidad o no identidad de dos m agnitudes irrepresentables
no se puede com probar. C uando la psicología, basándose en sus
observaciones, admite la existencia de determ inados factores
psicoides irrepresentables, está haciendo en principio lo mismo

215
IA D IN A M IC A ttl 10 I N C O N I C I I N I I

que la física cumulo construye un m odelo atómico, l’or cierto,


no sólo la psicología tiene la desgracia de haber dado a su
objeto, es decir, a lo inconsciente, precisamente este nombre-
tan criticado y que sugiere algo negativo, sino tam bién la física,
que se vio obligada a emplear la palabra «átomo» (lo indivisi­
ble) — que ya existía desde muy antiguo— para las partículas
elementales. Del mismo modo que el átom o no sólo es indivisi­
ble, así tampoco lo inconsciente es m eram ente inconsciente,
com o verem os más adelante. De la misma m anera que la física,
desde el punto de vista psicológico, no hace más que constatar
la existencia de un observador sin poder hacer una declaración
acerca de su naturaleza, así tam bién la psicología sólo puede
insinuar la relación de la psique con la materia, pero sin decla­
rar lo más m ínim o acerca de su naturaleza.
H8 D ado que psique y m ateria están englobadas en un solo
m undo, m atienen entre sí un contacto perm anente y, finalm en­
te, se basan en factores transcendentales irrepresentables, existe
no sólo la posibilidad, sino incluso cierta probabilidad de que
m ateria y psique sean dos aspectos diferentes de una misma
cosa. Los fenóm enos de sincronicidad apuntan, a mi parecer, en
esta dirección, ya que sin una relación causal lo no psíquico se
puede com portar como psíquico y viceversa123. N uestros cono­
cimientos actuales, sin embargo, no nos perm iten m ucho más
que com parar la relación del m undo psíquico y el m aterial con
dos conos cuyos vértices entran y no entran en contacto en un
punto no extenso, un auténtico punto cero.
19 En mis anteriores trabajos he abordado los fenómenos ar-
quetípicos como psíquicos, porque el material que había que
describir o investigar trataba siempre sólo de representaciones.
La naturaleza psicoide del arquetipo aquí propuesta no por ello
está en contradicción con formulaciones anteriores, únicam ente
supone una m ayor diferenciación del concepto, la cual se vuelve
indispensable en el m om ento en que me veo obligado a una
explicación más general acerca de la esencia de la psique y a una
aclaración de sus conceptos empíricos y de la relación entre ellos.
20 Del mismo m odo que el «infrarrojo psíquico», es decir, la
psique instintiva biológica, pasa paulatinam ente a form ar parte
de los procesos vitales fisiológicos y del sistema de las condicio­
nes químicas y físicas, así el «ultravioleta psíquico», es decir, el
arquetipo, constituye un terreno que, por una parte, no presen-

12 3 . « S in cro n icid ad c o m o p rin c ip io de c o n ex io n es acausales» [c a p ítu lo 18 del


p re se n te v o lu m en ].

216
C O N 5 I D I RAC I O N H rtftM CAS ACERCA IJI LA LSINCIA L) L L O 1’ S l Q U I C O

tn ninguna característica fisiológica y, por otra, ya no puede ser


abordado com o psíquico, a pesar de que se m anifiesta psíquica­
mente. Eso también lo hacen los procesos fisiológicos sin que
por eso se les considere psíquicos. Lógicamente, este argum ento
debemos aplicarlo tam bién a los arquetipos. Puesto que su ser
per se nos es inconsciente y, no obstante, son experim entados
com o algo que actúa espontáneam ente, no nos queda más re ­
m edio que calificar su naturaleza — conform e a su principal
efecto— de «espíritu» en el sentido que he intentado explicar en
mi artículo sobre la fenom enología del espíritu124. C on ello que­
daría establecida la posición del arquetipo más allá de la esfera
psíquica, ocupando una posición análoga a la del instinto fisio­
lógico, que está directam ente arraigado en el organism o m ate­
rial y que, p or su naturaleza psicoide, hace de puente con la
materia. En la representación arquetípica y en la percepción
instintiva, el espíritu y la m ateria se encuentran en el plano
psíquico. T anto la m ateria como el espíritu aparecen en la esfe­
ra anímica com o atributos característicos de los contenidos cons­
cientes. Ambos son p or naturaleza transcendentales, es decir,
irrepresentables, puesto que la psique y sus contenidos constitu­
yen la única realidad que nos es directam ente dada.

H . R E F L E X IO N E S G E N E R A L E S Y P E R S P E C T IV A S

421 Los problem as con los que me he encontrado al intentar descri­


bir la psicología de los complejos han sido para mí mismo asom­
brosos. Yo creía estar practicando ciencias naturales en el mejor
sentido, fijando, observando y clasificando hechos, describiendo
conexiones causales y funcionales y al final descubrí que me ha­
bía enredado en una malla de reflexiones que se salían por
com pleto del ám bito de las ciencias naturales y entraban en el
terreno de la filosofía, la teología, el estudio com parado de las
religiones y la historia de las ideas en general. Esta intrusión, tan
inevitable com o arriesgada, me ha causado no poca inquietud.
Aparte de mi personal incom petencia en estos terrenos, las re­
flexiones fundamentales también me parecieron discutibles p o r­
que estoy profundam ente convencido del significativo efecto que
produce la denom inada ecuación personal en los resultados de la
observación psicológica. Lo trágico es que la psicología no dis­
pone de ninguna m atem ática autoconsistente. Con ello carece de

124. «A cerca d e la fe n o m e n o lo g ía d el e sp íritu en los c u e n to s p o p u la re s» [O C 91


1, 8].

217
LA C IN A M IC A DI 1, 6 I N C O N S C II N I I

la enorm e ventaja tic un punto de Arqufmcdes, del que disfruta


la física. Esta observa desde un punto de vista psíquico lo físico y
puede traducir éste a lo psíquico. La psique, por el contrario, se
observa a sí misma y sólo puede traducir lo observado a otro
aspecto psíquico. Si la física estuviera en esta situación, 110 p o ­
dría hacer nada más que dejar el proceso físico a cargo de sí
mismo, porque así éste podría m anifestarse más claram ente
com o es. La psicología no puede reflejarse en nada; sólo puede
representarse a través de sí misma y describirse a sí misma. En
consecuencia, éste es también el principio de mi m étodo en
general: en el fondo, es un proceso em pírico puro en el que la
introm isión y el desacierto, la interpretación y la equivocación,
la teoría y la especulación, el médico y el paciente son sym pto-
sis (aú|iTrc(Jcri<;) o sym ptom a (aú(iTTT(j|ia), convergencia y a la vez
síntom a del proceso. Así pues, lo que yo expongo en el fondo
no es más que una descripción de acontecim ientos psíquicos
que presentan cierta frecuencia estadística. Para ello no nos
hem os situado en un nivel científico que, de alguna m anera,
esté p or encima o a la misma altura del proceso psíquico, ni
tam poco hemos traducido ese nivel a otro medio. La física, por
el contrario, está capacitada para, a través de una actividad pura­
mente psíquica, hacer que estallen fórmulas m atem áticamente
elaboradas y m atar así de un solo golpe a 78.000 personas.
22 Este argum ento verdaderam ente contundente debería hacer
enm udecer a la psicología. Esta, sin embargo, puede decir con
toda m odestia que el pensam iento m atem ático es una función
psíquica gracias a la cual la m ateria puede ser dispuesta de tal
m odo que revienten hasta los átom os asociados a las fuerzas
más potentes, cosa que a ellos, por su naturaleza, no se les
ocurriría jamás, al m enos de esta forma. La psique es un p ertu r­
bador del cosmos regido por leyes naturales, y si alguna vez se
consiguiera provocar algún daño a la Luna m ediante la fisión
nuclear, la causante sería la psique.
¡3 La psique, com o pivote del m undo, no es sólo la principal
condición para que exista el m undo, sino que además supone
una introm isión en el orden natural existente, de la que nadie
sabría decir con certeza dónde se hallan sus límites extrem os.
Resulta superfluo recalcar la dignidad del alma com o objeto de
una ciencia. En cambio, sí debemos subrayar expresam ente que
cualquier cambio, p o r m ínim o que sea, en el factor psíquico
tiene la m áxim a im portancia para el conocim iento y la configu­
ración de la imagen del m undo. La integración de los conteni­
dos inconscientes en la consciencia, que constituye la principal

2 1 8
C O NSIIJIH Al I O N » ItÓRICAS A C IRC A UI LA L S I N C I A IJI lü 1’S l Q U I C O

Operación tic la psicología tic los complejos, supone un cambio


tan fundam ental que elimina la soberanía de la consciencia sub­
jetiva del yo confrontándola con los contenidos colectivos in­
conscientes. La consciencia del yo parece depender de dos fac­
tores: en prim er lugar, de las condiciones de la consciencia
colectiva o social; en segundo lugar, de las dom inantes colecti­
vas inconscientes, es decir, de los arquetipos. Estos se subdivi-
den fenom enológicam ente en dos categorías: esfera instintiva y
arquetípica. La prim era representa los impulsos naturales; la
segunda, aquellas dom inantes que acceden a la consciencia como
ideas generales. Entre los contenidos de la consciencia colecti­
va, que se presentan com o verdades generalm ente reconocidas,
y los de lo inconsciente colectivo existe un contraste tan acusa­
do, que estos últim os, de m anera muy injustificada, son exclui­
dos de la investigación y observación científicas com o algo com ­
pletam ente irracional y sin sentido, de tal m odo que es com o si
no existieran. Pero este tipo de fenóm enos psíquicos sí existen,
y si nos parecen absurdos, eso sólo dem uestra que no los enten­
demos. Una vez que se reconoce su existencia, ya no pueden ser
desterrados de la imagen del m undo, aunque la cosmovisión
que dom ina la consciencia se revele incapaz de com prender los
fenóm enos en cuestión. Una investigación concienzuda de estos
fenóm enos m uestra su enorm e im portancia y, por esa razón, no
puede sustraerse al conocim iento de que entre la consciencia
colectiva y lo inconsciente colectivo hay una distancia casi in­
salvable en m edio de la cual está el sujeto.
24 Por regla general, prevalece la consciencia colectiva con sus
conceptos generales «razonables», que no ofrecen ninguna difi­
cultad a la com prensión de la mayoría. Dicha consciencia sigue
creyendo en la necesaria relación de causa y efecto y apenas está
al corriente de la relativización de la causalidad. La unión más
corta entre dos puntos sigue siendo una recta, m ientras que la
física cuenta con numerosas uniones más cortas, cosa que al pe­
dante de hoy le sigue pareciendo un trem endo disparate. Aun
así, el im presionante suceso de Hiroshim a ha procurado un res­
peto casi reverencial incluso hacia las constataciones más abstru-
sas de la física m oderna. La explosión, mucho más terrible en sus
repercusiones, que tuvimos ocasión de presenciar en Europa es
reconocida sólo por unos pocos com o una catástrofe puram ente
psíquica. Se da preferencia a las más absurdas teorías políticas y
económ ico-políticas, que son tan ajustadas com o si se interpre­
tara la explosión de H iroshim a como un blanco casual de un
gran m eteorito.

2 1 9
I A D I N A M I C A D I LO I N C O N S C I I N I L

425 C uando la consciencia subjetiva antepone las ideas y opi­


niones de la consciencia colectiva y se identifica con ellas los
contenidos de lo inconsciente colectivo son reprimidos, lista
represión tiene las siguientes consecuencias típicas: la carga
energética de los contenidos reprim idos se suma hasta cierto
grad o 125 a la del factor represivo, por lo que se increm enta la
im portancia efectiva de éste. C uanto más aum ente su carga,
más adoptará la actitud represiva un carácter fanático, acercán­
dose así a un giro brusco hacia el opuesto, la denom inada enan-
tiodrom ía. Cuanto m ayor sea la carga de la consciencia colecti­
va, más pierde el yo su im portancia práctica. Este es, en cierto
m odo, absorbido por las opiniones y tendencias de la conscien­
cia colectiva, y de ahí surge el hom bre-masa, que siempre es
víctima de un «ismo». El yo sólo conserva su autonom ía si no se
identifica con uno de los opuestos y sabe m antenerse en m edio
de ellos. Pero esto únicam ente es posible si el yo no sólo es
consciente de uno de los opuestos sino tam bién del otro. De
todos m odos, este conocim iento le será dificultado tanto por
sus dirigentes sociales y políticos com o por los religiosos. Todos
quieren que el individuo se decida por una sola cosa, es decir,
que se identifique íntegram ente con una «verdad» forzosam ente
unilateral. Incluso aunque se tratara de una gran verdad, la
identificación con ella sería una especie de catástrofe, ya que
detendría el posterior desarrollo espiritual. En lugar de conoci­
m iento lo que se adquiere entonces es convicción, lo cual a
veces es m ucho más cóm odo y, por ello, más tentador.
426 Si, por el contrario, se despierta a la consciencia el contenido
de lo inconsciente colectivo, es decir, si se reconocen la existen­
cia y la eficacia de las ideas arquetípicas, entonces surge norm al­
mente un fuerte conflicto entre lo que Fechner denom ina «visión
diurna y nocturna». El hom bre medieval, y también el m oderno
que se aferra a la actitud del pasado, vivía en medio de un con­
traste consciente entre la terrenalidad, sometida al princeps huius
mundi''16, y la voluntad de Dios. Esta contradicción la siguió

125. Es muy probable que los arquetipos como instintos posean una energía espe­
cífica que a la larga no se les puede quitar. La energía propia del arquetipo normalmen­
te no es suficiente para elevar a éste a la consciencia. Para eso hace falta un determina­
do cuanto de energía que afluya desde la consciencia hacia lo inconsciente, ya sea
porque la consciencia no utilice esta energía o porque el arquetipo la atraiga por sí
mismo. Al arquetipo se le puede arrebatar esta carga adicional, pero no su energía
específica.
126. [Príncipe de este mundo] Juan 12, 3 y 16, 11. Aunque ambos pasajes insi­
núan que el Diablo será liquidado todavía en vida de Jesús, sin embargo, eJApocalipsis

2 2 0
CQNSIULK A C IO N U TIÓ AIC AÍ ACLRCA DI LA L S L N C I A L> 1 L O l'SlQUICO

presenciando a lo largo de los siglos a través del contraste entre


el poder imperial y el papal, En el terreno moral, el conflicto
culminó en la lucha cósmica entre el bien y el mal, entre los
cuales se hallaba el hom bre por culpa del pecado original. Este
hom bre todavía no había sucumbido tan claram ente a la terrena-
lidad com o el hombre-masa de hoy, pues frente a los poderes
notorios y, por así decirlo, palpables de este m undo, reconocía
asimismo potencias metafísicas de gran influencia que había que
tener en cuenta. Aunque, por una parte, política y socialmente a
m enudo no era libre y carecía de derechos (por ejemplo, como
siervo de la gleba) y, p or otra, se hallaba en una situación un
tanto desagradable al estar tiranizado por tenebrosas supersticio­
nes, al menos biológicamente se hallaba más próxim o a esa to ta­
lidad inconsciente que poseen, en m ayor medida, el niño y el
hom bre prim itivo y, en un grado absoluto, el animal que vive
salvaje. Desde el punto de vista de la consciencia m oderna, la
situación del hom bre medieval parece tan lam entable com o
m ejorable. La tan necesaria ampliación de la consciencia, sin
embargo, ha sustituido la unilateralidad medieval, es decir, la
inconsciencia que prevalecía desde muy antiguo y que poco a
poco fue declinando, por otra unilateralidad, a saber, por una
sobrevaloración de las concepciones «científicamente» fundadas.
Todas ellas sin excepción hacen referencia al conocim iento del
objeto exterior, y además de una m anera tan unilateral, que hoy
la situación atrasada de la psique y, sobre todo, del autoconoci-
m iento se ha convertido en uno de los problem as más urgentes
de la época. A consecuencia de la unilaterialidad dom inante y
pese a una alarm ante demonstratio ad oculos de un inconsciente
ajeno a la consciencia, sigue habiendo numerosas personas ciega
y désvalidamente abandonadas a estos conflictos y que sólo apli­
can su meticulosidad científica al objeto externo, pero no a su
propio estado mental. Los hechos psíquicos, sin embargo, preci­
san de una investigación y un reconocim iento objetivos. Existen
factores anímicos objetivos que en la práctica significan tanto
com o el autom óvil o la radio. Al fin y al cabo, lo más im portante
(sobre todo en el caso de la bom ba atómica) es el uso que se haga
de ellos, y esto último depende del estado mental. Este, sin em­
bargo, está terriblem ente amenazado por los «ismos» dom inan­
tes, que no son sino peligrosas identificaciones de la consciencia

dice que volverle verdaderamente inofensivo será un asunto del futuro y del Juicio
Final (Apocalipsis 20, 2 ss.).

2 2 1
LA DINAM ICA D I kO I N C O N J C I I N I I

subjetiva con la colectiva. Tal identificación produce infalible­


m ente una psique-masa con lina irresistible tendencia a la catás­
trofe. La consciencia subjetiva, para escapar de esa terrible ame­
naza, tiene que evitar la identificación con la consciencia colectiva
reconociendo su sombra, así como la existencia y la im portancia
de los arquetipos. Estos constituyen una protección eficaz contra
la prepotencia de la consciencia social y de la correspondiente
psique-masa. En cuanto a los efectos, la convicción y la postura
religiosa del hom bre medieval corresponde aproxim adam ente a
la actitud del yo provocada por la integración de los contenidos
inconscientes, pero con la diferencia de que en este últim o caso
la sugestión del entorno y el desconocim iento son sustituidos
por la objetividad científica y el conocimiento. En la m edida en
que la religión todavía sigue significando para la consciencia ac­
tual esencialmente confesión, es decir, un sistema colectivamente
reconocido de enunciados religiosos codificados y reducidos a
principios dogmáticos, pertenece más bien al ámbito de la cons­
ciencia colectiva, aunque sus símbolos expresen los arquetipos
originariamente eficaces. M ientras existe objetivamente una cons­
ciencia eclesiástica común, la psique (como ya hemos explicado)
disfruta de cierta situación de equilibrio. En cualquier caso, hay
una protección lo bastante eficaz contra la inflación del yo. Pero
cuando desaparece la ecclesia y su eros m aternal el individuo
queda desprotegido y abandonado a cualquier «ismo» colectivo y
a la correspondiente psique-masa; acaba siendo víctima de una
inflación social o nacional, y lo acaba siendo de m anera trágica,
con la misma actitud anímica con la que antes había pertenecido
a una Iglesia.
427 En cambio, si el individuo es lo suficientemente autónom o
com o para reconocer la estrechez de miras del «ismo» social, está
am enazado entonces por la inflación subjetiva, pues por regla
general no es capaz de ver que las ideas religiosas, en la realidad
psicológica, no están en m odo alguno basadas en la tradición y
en la fje, sino que derivan de los arquetipos, cuya «cuidadosa
observancia» (¡religere!) constituye la esencia de la religión. Los
arquetipos existen y actúan constantem ente, y en sí mismos no
requieren fe, sino conocim iento de su sentido y un prudente
tem or, una 5aai5cunoi'La, que nunca pierda de vista su im portan­
cia. Una consciencia precavida sabe las consecuencias catastrófi­
cas que tiene su incum plim iento tanto para el individuo como
para la sociedad. Del mismo m odo que el arquetipo, por una
parte, es un factor espiritual y, por otra, una especie de sentido
oculto e inherente al instinto, así también el espíritu, como he

2 2 2
C O N S IU lK A C IÜ N d T íO A IC M ACIKCA UC i A CS C N C I A OI L O 1’ S l Q U I C O

dem ostrado, es discrepante y paradójico: una gran ayuda y un


peligro igual de grande127. Parece com o si al hom bre le estuviera
asignado desempeñar un papel decisivo a la hora de resolver esta
duda gracias a su consciencia, que emergió como una luz en el
lóbrego abismo del m undo prim itivo. De todos m odos, en nin­
guna parte se sabe de estas cosas, y menos allí donde prospera el
«ismo», que constituye un alambicado sucedáneo de una relación
con la realidad anímica que se ha perdido. La masificación del
alma, a que ello da infaliblemente lugar, destruye el sentido del
individuo y, con él, de la cultura en general.
Así pues, la psique no sólo perturba el orden natural, sino que
también destruye su propia creación cuando pierde el equilibrio.
De ahí que la cuidadosa observancia de los factores anímicos no
sólo tenga im portancia para la recuperación del equilibrio del
individuo, sino también de la sociedad; de no ser así, las tenden­
cias destructivas obtienen una fácil ventaja. Así como la bomba
atómica es un medio, hasta ahora sin igual, para el exterm inio
masivo físico, así también el desarrollo mal encauzado de la psi­
que provoca el asolamiento masivo anímico. Hoy la situación es
tan crítica que no se puede evitar la sospecha de que el C reador
del m undo esté planeando un nuevo diluvio universal para el
exterm inio de la hum anidad actual. Quien crea que al hom bre se
le podría inculcar la saludable convicción de la existencia de los
arquetipos es tan ingenuo como la gente que pretende proscribir
la guerra o la bomba atómica. Esta m edida recuerda a aquel
obispo que dictó la excom unión de los escarabajos sanjuaneros
por multiplicarse de m anera inadmisible. La transform ación de
la consciencia comienza en el individuo y es un asunto secular
que depende principalm ente de hasta dónde alcanza la capaci­
dad de desarrollo psicológico. Hoy sólo sabemos que algunos
individuos sí son capaces de desarrollarse. Cuántos son en total,
es algo que escapa a nuestro conocim iento; tam poco sabemos
cuál es la fuerza sugestiva de una ampliación de la consciencia, es
decir, qué influencia tiene ésta en el entorno. Tales repercusiones
no dependen nunca de lo razonable que sea una idea, sino más
bien de la cuestión — que sólo se puede responder ex effectu— de
si una época está m adura para el cambio o no.
La psicología, com o ya he explicado, en com paración con las
otras ciencias de la naturaleza se encuentra en una situación la-

127. Esto está acertadamente expresado en el precepto divino citado por Oríge­
nes {In Jerem. hom. XX, 3): «Quien está cerca de mí, está cerca del fuego. Quien está
lejos de mí, está lejos del reino». Este «precepto divino sin dueño» hace alusión a
Isaías 33, 14.

223
I\ D IN A M IC A I) I 1. 0 IN C O N S C If N IE

m entable, pues carece tic lina bnse localizada fuera de su objeto.


Sólo puede traducirse a sí misma o reproducirse a través de sí
misma. Cuanto más amplía el terreno de sus objetos de investiga­
ción y más complejos se vuelven, más falta le hace un punto de
vista diferente de su objeto. Si la complejidad llega a ser como la
del hom bre empírico, su psicología desemboca inevitablemente
en el propio proceso psíquico. Aquélla ya no se puede diferen­
ciar de éste y se convierte en él mismo. Pero el efecto resultante
es que así el pioceso alcanza la consciencia. De este m odo, la
psicología hace realidad el impulso a hacerse consciente que tie­
ne lo inconsciente. La psicología es tom a de consciencia del pro­
ceso psíquico, pero, en un sentido más profundo, no es una
explicación del mismo, pues toda explicación de lo psíquico sólo
puede ser el proceso vital de la propia psique. La psicología ha
de anularse a sí misma como ciencia, y sólo así alcanzará su
objetivo científico. Cualquier otra ciencia tiene una base fuera de
sí misma; no le ocurre lo mismo a la psicología, cuyo objeto es el
sujeto de toda ciencia.
43 0 La psicología culmina necesariamente en el proceso de desa­
rrollo específico de la psique, consistente en la integración de los
contenidos capaces de acceder a la consciencia. Dicho proceso
supone el desarrollo de la integridad del hom bre psíquico, que
tiene consecuencias tan singulares com o difícilmente descripti-
bles para la consciencia del yo. Dudo que me sea posible descri­
bir satisfactoriam ente la transform ación del sujeto bajo la in­
fluencia del proceso de individuación, ya que se trata de un
acontecim iento relativam ente raro que sólo experim enta aquel
que ha pasado por una — larga, pero imprescindible para la
integración de lo inconsciente— confrontación con los com po­
nentes inconscientes de la personalidad. C uando partes incons­
cientes de la personalidad son despertadas a la consciencia el
resultado no es sólo una asimilación de aquéllas a la personali­
dad del yo ya existente, sino sobre todo una transform ación de
ésta. Ahora bien, la gran dificultad estriba en caracterizar la
clase de transform ación. Por regla general, el yo es un complejo
firm em ente trabado que, debido a la consciencia vinculada a él
y a su continuidad, ni puede ni debe ser fácilmente transform a­
do si quieren evitarse trastornos patológicos. Las más directas
analogías con una transform ación del yo se hallan en el terreno
de la psicopatología, donde no sólo encontram os disociaciones
neuróticas, sino tam bién fragm entación esquizofrénica e incluso
disolución del yo. En este mismo terreno observamos tam bién
intentos de integración patológica, si se me perm ite la expre-

224
C O N M U t K A M O N tl IfÓHICAS ACtKCA 1)1 IA ISINCIA 1)1 IO 1'SlQUICO

sión, consistentes en irrupciones más o m enos vehementes de


los contenidos inconscientes en la consciencia, durante las cua­
les el yo se revela incapaz de asimilar a los intrusos. Si, por el
contrario, la estructura del complejo del yo es tan fuerte como
para soportar el em bate de los contenidos inconscientes sin que
se pierda fatalmente su consistencia, puede tener lugar entonces
la asimilación. En este caso, sin embargo, no sólo se alteran los
contenidos inconscientes, tam bién el yo. Este puede conservar
su estructura, pero es prácticam ente desplazado de su posición
central y dom inante, p o r lo que acaba desem peñando el papel
del espectador que sufre porque le faltan los m edios necesarios
para im poner su voluntad a toda costa; esto últim o no tanto
porque se debilite la voluntad, como porque determ inadas con­
sideraciones se lo impiden. Pues el yo no puede por m enos que
descubrir que la afluencia de contenidos inconscientes reanim a
y enriquece la personalidad y crea una form a que, de algún
m odo, sobrepasa al yo en volumen e intensidad. Esta experien­
cia paraliza a una voluntad demasiado egocéntrica y convence
al yo de que su retirada al segundo plano, a pesar de todas las
dificultades, sigue siendo m ejor que una lucha estéril en la que
al final se sale perdiendo. De esta m anera, la voluntad, como
energía disponible, se somete paulatinam ente al factor más fuer­
te, es decir, a la nueva form a de totalidad que he denom inado
sí-mismo. En esta situación surge la enorm e tentación de obede­
cer al instinto de poder e identificar directam ente el yo con el
sí-mismo, para así m antener la ilusión de un yo dom inante. En
otros casos, el yo se revela demasiado débil com o para ofrecer
la necesaria resistencia a la invasora afluencia de contenidos
inconscientes y es asimilado por lo inconsciente, surgiendo un
desdibujam iento y oscurecimiento de la consciencia del yo y
una identificación con una totalidad preconscienteus. Ambas
evoluciones im posibilitan, por un lado, la realización del sí-
mismo y perjudican, p o r otro, la existencia de la consciencia del
yo. De ahí que tengan efectos patológicos. Los fenóm enos psí­
quicos que recientem ente se han podido observar en Alemania
pertenecen a esta categoría. Ahí se ha visto en gran escala que
tal abaissement du niveau m ental, es decir, el avasallamiento

128. La to ta lid a d co n sc ie n te c o n siste en u n a lo g ra d a u n ió n del yo y el sí-m ism o,


c o n se rv a n d o am b o s sus p ro p ie d a d e s esenciales. Si a esta u n ió n le su stitu y e u n d o m in io
del y o p o r el sí-m ism o, ta m p o c o el sí-m ism o llega a a d q u irir la fo rm a que de b ería
te n e r, sino que se q u e d a d e te n id o en u n a e ta p a m ás p rim itiv a y e n to n c es sólo p u e d e ser
e x p re sa d o a trav és d e sím bolos arcaicos.

225
I K DINAMICA Ül LO INCONSCItNtL

del yo por los contenidos inconscientes y la consecuente identi­


ficación con la totalidad preconsciente, posee una virulencia
psíquica trem enda, es decir, una gran capacidad de contagio,
por lo que puede producir los efectos más contraproducentes.
Así pues, tales evoluciones requieren ser minuciosa y rigurosa­
m ente observadas y controladas. A quien le am enacen tales ten­
dencias quisiera recom endarle que cuelgue un cuadro de san
Cristóbal en la pared y medite sobre ello. Porque el sí-mismo
sólo tiene un sentido funcional cuando puede actuar com o com ­
pensación de una consciencia del yo. Si el yo se disuelve en una
identificación con el sí-mismo, surge entonces una especie de
difuso superhom bre con un yo inflado y un sí-mismo desinfla­
do. A ese hom bre, tanto si se com porta com o un redentor o si
su conducta es funesta, le falta la scintilla, la centella del alma,
esa lucecita divina que nunca brilla tanto como cuando tiene
que destacar en la oscuridad. ¿Qué sería del arco iris si no
estuviera delante de una nube oscura?
431 C on esta alegoría quisiera recordar que las analogías p ato ­
lógicas del proceso de individuación no son las únicas. Existen
m onum entos de la historia del pensam iento muy diferentes que
representan m aterializaciones positivas de nuestro proceso. M e
refiero sobre todo a los koan del budism o zen que, precisam en­
te p o r su paradoja, esclarecen con la velocidad del rayo las
difícilmente comprensibles relaciones entre el yo y el sí-mismo.
En otro lenguaje, m ucho más accesible al hom bre occidental,
san Ju an de la Cruz ha descrito el mismo problem a com o la
«noche oscura del alma». Que necesitemos recurrir a analogías,
por una parte, del campo de la psicopatología y, por otra, del
de la mística oriental y occidental, se debe a la propia naturale­
za del asunto: El proceso de individuación es un fenóm eno
límite psíquico que requiere condiciones muy especiales para
volverse consciente; es quizá el tram o inicial del camino evolu­
tivo que tom ará la futura hum anidad, pero que de m om ento ha
conducido, en form a de desviación patológica, a la catástrofe
europea.
432 Tal vez al experto en psicología de los complejos le resulte
superfluo volver a explicar la diferencia — establecida desde hace
ya m ucho tiem po— entre tom a de consciencia y «llegar a ser
uno mismo» (individuación). Sin embargo, una y otra vez veo
que el proceso de individuación se confunde con la tom a de
consciencia del yo y el yo se identifica con el sí-mismo, de lo
que resulta una enorm e confusión de conceptos. La individua­
ción se convierte entonces en un m ero egocentrism o y autoero-

226
CONSIDI K A C IO N M T IÓ K IC A I ACtRCA PC IA fSCNCIA IJ I lO 1‘ S l Q U I C O

tism o, cuando cu realidad el sí-mismo abarca infinitam ente más


l que el yo, com o lo dem uestra, desde muy antiguo, el simbolis­
mo: la individuación no excluye el m undo, lo incluye.
|J Con esto quisiera concluir mis explicaciones. H e intentado
describir esquem áticam ente la evolución y la problem ática esen­
cial de nuestra psicología y, con ello, proporcionar una visión
de su quintaesencia, es decir, del espíritu de esta ciencia. A ten­
diendo a las inusuales dificultades del tem a, pido al lector que
me perdone si he abusado de su atención y buena volutad. Las
explicaciones sobre los fundam entos form an parte esencial de
toda reflexión sobre una ciencia, pero desde luego rara vez
resultan entretenidas.

E P ÍL O G O

,)4 Los conceptos a los que se recurre para explicar lo inconsciente


a m enudo son mal interpretados. De ahí que quiera com entar al
m enos dos de los principales prejuicios relacionados con mis
anteriores explicaciones básicas.
.15 Aquello que suele dificultar más la com prensión es el presu­
puesto, muchas veces obcecado, de que cuando hablam os del
arquetipo nos referim os a una idea innata. A ningún biólogo se
le ocurriría suponer que cada individuo adquiere, cada uno por
su cuenta, su m odo de com portam iento universal. M ucho más
probable es que el joven pájaro tejedor construya su caracterís­
tico nido porque es un tejedor y no un conejo. Del mismo
m odo, tam bién es más probable que un hom bre nazca con un
m odo de com portam iento específicamente hum ano y no con el
de un hipopótam o, o sin ninguno. De su com portam iento ca­
racterístico form a parte tam bién su fenom enología psíquica, la
cual se diferencia de la de un pájaro o un cuadrúpedo. Los
arquetipos son formas típicas de com portam iento que al volver­
se consciente aparecen com o representaciones, com o todo lo
que se convierte en contenido de la consciencia. D ado que se
trata de m odi característicam ente hum anos, no es nada extraño
que en un individuo podam os constatar formas psíquicas que
no sólo se encuentran en las antípodas, sino tam bién en otros
milenios con los que sólo nos une la arqueología.
3é Si quiero dem ostrar que determ inada form a psíquica no sólo
es un acontecim iento único sino tam bién típico, prim ero tengo
que dar testim onio de haber observado lo mismo, con las reser­
vas necesarias, en diferentes individuos. Luego, otros observa­

227
( A D IN A M IC A U l IQ I N C O N S C I I N I I :

dores tienen que confirm ar asimismo haber hecho iguales o


semejantes observaciones. Finalmente, hay cjue constatar que se
pueden acreditar fenómenos iguales o similares en el folclore de
otros pueblos y razas y en los textos que nos han llegado de
siglos y milenios anteriores. De ahí que mi m étodo y mi re­
flexión general p a rta de hechos psíquicos individuales que no
sólo he com probado yo, sino tam bién otros observadores. Kl
m aterial folclorístico, m itológico e histórico aportado sirve so­
bre todo para com probar la uniform idad del acontecer psíquico
en el espacio y en el tiempo. Dado que el sentido de las formas
típicas que surgen individualm ente es de una gran im portancia
práctica y que su conocim iento desempeña un papel considera­
ble en cada caso aislado, resulta inevitable que tam bién el mito-
logem a sea secundariam ente exam inado en cuanto a su conteni­
do. Pero esto no significa en m odo alguno que el objetivo de la
investigación sea la interpretación del mitologema. Porque en
este sentido existe el prejuicio de que la psicología de los deno­
m inados procesos inconscientes es una especie de filosofía des­
tinada a esclarecer los mitologemas. Este prejuicio, p o r desgra­
cia bastante extendido, no tiene expresam ente en cuenta que
nuestra psicología parte de hechos observables y de ningún
m odo de especulaciones filosóficas. Si observamos, por ejem­
plo, las estructuras del m ándala que aparecen en los sueños y las
fantasías, una crítica irreflexiva podría objetar — com o de h e­
cho ha objetado— que se interpreta la psique a través de la
filosofía china o india. En realidad, lo único que se hace es
com parar acontecim ientos psíquicos individuales con fenóm e­
nos colectivos claram ente em parentados. La tendencia intros­
pectiva de la filosofía oriental ha sacado a la luz precisam ente
ese m aterial que en principio pone de m anifiesto todas las acti­
tudes introspectivas de todos los tiem pos y de todos los lugares
de la Tierra. La gran dificultad para el crítico estriba en que,
naturalm ente, no conoce por propia experiencia los hechos en
cuestión: los conoce tan poco com o el estado m ental de un
lam a que «reconstruye» un mándala. Estos dos prejuicios im po­
sibilitan a no pocas cabezas — por lo demás, científicam ente
bien dotadas— el acceso a la psicología m oderna. Además, exis­
ten otros m uchos im pedim entos a los que no se puede uno
aproxim ar m ediante la razón y que, por lo tanto, más vale no
m encionar.
437 La incapacidad para comprender o la ignorancia del públi­
co no pueden evitar que la ciencia haga ciertas reflexiones pro-
babilísticas de eviya incertidum bre está sobradam ente al corrien­

228
CONSIDI K A l.lo N H rt ÚKt CAI A C M C A rn IA ISINCIA l>t l ü l'5l(JUICO

te. Sabemos perfectam ente que 110 podem os reconocer los esta-
: dos y procesos de lo inconsciente, del mismo m odo que el físico
tam poco puede conocer el proceso que sirve de base al fenóm e­
no físico. Lo que está más allá del m undo fenoménico nos resul­
ta imposible de imaginar, pues no existe ninguna representa­
ción que tenga otro origen que no sea el m undo fenom énico. Si
querem os hacer reflexiones fundam entales acerca de la esencia
de lo psíquico, necesitamos un punto de Arquím edes que posi­
bilite em itir un juicio. Éste sólo puede ser lo no psíquico, ya que
como fenóm eno vital lo psíquico yace enterrado en una n atura­
leza aparentem ente no psíquica. Aunque ésta últim a sólo la p er­
cibimos com o hecho psíquico, existen suficientes razones para
estar convencido de su realidad objetiva. De todos m odos, esta
realidad, en la m edida en que está más allá de nuestros límites
corporales, nos es transm itida sobre todo a través de las partícu­
las de luz que llegan a nuestra retina. La disposición de estas
partículas describe una imagen del m undo fenom énico cuya
esencia depende, por una parte, de la índole de la psique perci-
piente y, p or otra, de la de la luz transm isora. La consciencia
percipiente se ha revelado sum am ente desarrollable y ha cons­
truido instrum entos con cuya ayuda se ha am pliado en gran
medida la percepción de la vista y del oído. Con ello se ha
am pliado de m anera extraordinaria el m undo fenom énico, con­
siderado real, así com o el m undo de la consciencia subjetiva. La
existencia de esta curiosa correlación entre consciencia y m u n ­
do fenom énico, entre la percepción subjetiva y los procesos
objetivam ente reales, es decir, sus efectos energéticos, no re ­
quiere dem ostración.
18 D ado que el m undo fenoménico supone una acumulación
de procesos de dim ensión atómica, es natural que sea de la
m ayor im portancia experim entar si, por ejemplo, los fotones
nos posibilitan, y cóm o lo hacen, un claro conocim iento de la
realidad que sirve de base a los procesos energéticos transm iso­
res. La experiencia ha dem ostrado que tanto la luz com o la
m ateria se com portan, p or un lado, com o partículas separadas
y, por otro, com o ondas. Este paradójico resultado hizo necesa­
rio, a nivel atóm ico, renunciar a una descripción causal de la
naturaleza en el habitual continuum espacio-tiem po y sustituirla
por cam pos de probabilidad irrepresentables en espacios pluri-
dim ensionales que, en realidad, expresan el estado actual de
nuestro conocim iento. Este esquema aclaratorio abstracto está
basado en un concepto de la realidad que tiene en cuenta los
efectos — p o r principio— inevitables del observador sobre el

2 2 9
LA D I N A M I C A SI L O I N C O N I C I t N I l

sistema que ha tic ser observado, por lo que la realidad pierde


en parte su carácter objetivo y la imagen del m undo físico que­
da m arcada p o r un elem ento subjetivo12*'.
439 La aplicación de regularidades estadísticas a los procesos de
dim ensión atóm ica en la física tiene una notable corresponden­
cia en la psicología, ya que ésta investiga las bases de la cons­
ciencia, es decir, sigue los procesos conscientes hasta donde
éstos se oscurecen y se vuelven irrepresentables, de tal m odo
que ya sólo se pueden constatar efectos que tienen una influen­
cia organizadora en los contenidos de la consciencia130. La in­
vestigación de estos efectos curiosamente da p o r resultado que
parten de una realidad inconsciente, es decir, objetiva, que sin
em bargo se com porta como una realidad subjetiva, es decir,
com o un conocim iento. Así pues, la realidad que sirve de base a
los efectos de lo inconsciente incluye asimismo al sujeto obser­
vador y, p or lo tanto, es irrepresentable. De hecho, esta reali­
dad es lo más íntim am ente subjetivo y, al mismo tiem po, es

129. A g rad ezco esta fo rm u la ció n al am ab le ap o y o del c ate d rá tic o W . Pauli.


130. S eg u ra m e n te les in terese a mis lecto res saber la o p in ió n de u n físico sobre
e ste p u n to . El c ate d rá tic o Pauli, que tu v o la am ab ilid ad de rev isar el m a n u sc rito de mi
ep ílo g o , m e escribió lo sig u ien te: «El físico de h e ch o e sp e ra rá en este a sp e c to una
c o rre s p o n d e n c ia en la p sicología, ya q u e la situ a ció n de la te o ría del c o n o cim ien to
re sp e c to a los c o n ce p to s “co n scien cia” e “in c o n sc ie n te ” parece p re s e n ta r u n a c o n sid e ­
rab le a n alo g ía c o n la situ ació n , esb o zad a m ás a d elan te , de la “c o m p le m e n ta rie d a d ”
d e n tro de la física. P o r u n lad o , lo in c o n sc ie n te só lo se p u e d e e x p lo ra r in d irec ta m e n te
a través d e sus (o rg an izad o res) efecto s en los c o n te n id o s d e la c o n sciencia; p o r o tra
p a rte , to d a “ o b serv ació n de lo in c o n sc ie n te ”, es decir, to d o d e sp e rta r a la consciencia
d e los c o n te n id o s in co n scien tes, tien e u n efecto re tro a c tiv o en p rin c ip io in c o n tro la b le
so b re estos m ism os c o n te n id o s inco n scien tes (lo cual, c o m o es sab ido, excluye p o r
p rin c ip io u n “a g o ta m ie n to ” de lo in co n scien te p o r el “ d e sp e rta r a la con sc ie n c ia ”). Así
pues, el físico d e d u cirá p er analo g ia m q u e p re c isa m e n te este in c o n tro la b le efecto r e tr o ­
activo del su jeto o b se rv a d o r sobre lo in co n scien te lim ita el c a rá c te r o b jetivo d e su
re a lid a d y, al m ism o tie m p o , le p ro p o rc io n a a ésta u n a sub jetiv id ad . A u n q u e a d em ás la
situ a c ió n del “c o rte ” e n tre co n scien cia e in co n scien te (al m en o s h a sta c ie rto grado)
p u e d e ser lib rem e n te eleg id a p o r el “e x p e rim e n ta d o r p sico ló g ico ” , la existencia de este
“c o rte ” sigue sien d o u n a necesid ad in elu d ib le. Según e sto , el “sistem a o b s e rv a d o ”,
de sd e el p u n to d e v ista d e la p sicología, n o só lo c o n sta ría d e o b je to s físicos, sin o que
a b arca ría ta m b ié n lo in co n scien te, m ie n tra s q u e la co n scien cia d e se m p e ñ a ría el pap el
d e “ m e d io d e o b serv a c ió n ” . Es e v id e n te q u e, gracias al d e sa rro llo de la “m ic ro físic a ”,
h a te n id o lu g a r u n a g ra n a p ro x im a c ió n del m o d o de d e sc rip c ió n d e la n a tu ra le z a en
e sta ciencia al de la m ás re c ie n te psicología: M ien tra s q u e la p rim e ra , a co n secu en cia
de la situ a ció n de p rin c ip io calificada de “c o m p le m e n ta rie d a d ”, se e n fre n ta a la im p o ­
sibilidad d e e lim in a r los efecto s del o b serv ad o r m e d ia n te c o rre c cio n es dete rm in a b le s y,
p o r esa ra z ó n , en p rin c ip io h a te n id o q u e re n u n c ia r al reg istro o b jetivo de to d o s los
fe n ó m e n o s físicos, la seg u n d a h a p o d id o a m p lia r fu n d a m e n ta lm e n te la p sicología de la
co n scien cia só lo su b jetiv a m e d ia n te el p o stu la d o d e la e x isten c ia de u n inco n scien te
d o ta d o de u n a re a lid a d p ro fu n d a m e n te objetiva.

230
CONSIOLHACIONM I t Ó H I C A I A C I H C A L> L L A L S L N C I A U t L O 1 ' S l Q U I C Ü

um versalm ente verdadera, es decir, que en principio se puede


dem ostrar su existencia generalizada, cosa que no cabe decir de
los contenidos conscientes de naturaleza personal. La fugaci­
dad, arbitrariedad, vaporosidad y unicidad que el juicio profa­
no asocia siempre a la idea de lo psíquico sólo tiene validez
para la consciencia, pero no para lo absolutam ente inconscien­
te. Las unidades eficaces — que no determ inan cuantitativam en­
te, sólo cualitativam ente— de lo inconsciente, es decir, los de­
nom inados arquetipos, tienen por ello una naturaleza que no se
puede calificar con certeza de psíquica.
»o Aunque a través de una reflexión puram ente psicológica he
llegado a dudar de la naturaleza exclusivamente psíquica de los
arquetipos, sin em bargo la psicología se ve obligada, tam bién
por los resultados de la física, a revisar sus presupuestos pura­
mente psíquicos. La física se ha adelantado al dem ostrar cóm o
a nivel atóm ico se da p or hecha la presencia del observador en
la realidad objetiva, y sólo con esta condición se puede obtener
un esquema de explicación satisfactorio. Esto supone, por una
parte, un elem ento subjetivo inherente a la imagen del m undo
físico, y, p or otra, una vinculación, indispensable para explicar
la psique, de ésta con el continuum espacio-tiem po objetivo.
Tan irrepresentable com o es el c o n tin u u m físico, así de irre-
presentable es tam b ién el — necesariam ente existente— aspec­
to psíquico. Es, no obstante, del m ayor interés teórico la rela­
tiva o parcial identidad de la psique y el continuum físico, ya
que supone una enorm e simplificación franquear la aparente
inconm ensurabilidad entre el m undo físico y el psíquico; esto
últim o, sin em bargo, sólo puede dem ostrarse en física m ediante
ecuaciones m atem áticas y en psicología m ediante postulados
derivados de la em piria, es decir, arquetipos, cuyos contenidos,
si existen, no pueden ser representados. Los arquetipos sólo
aparecen a la observación y experiencia en tanto que organizan
representaciones, lo cual ocurre siempre de m anera inconscien­
te y, en consecuencia, sólo se les reconoce con posterioridad.
Los arquetipos asimilan un m aterial de representación cuya
procedencia del m undo fenoménico no puede ser discutida y,
de este m odo, se vuelven visibles y psíquicos. Por eso al prin ­
cipio sólo son reconocidos como m agnitudes psíquicas y apre­
hendidas com o tales, con el mismo derecho con el que basamos
nuestros fenóm enos físicos directam ente percibidos en el espa­
cio euclideo. Sólo la explicación de los fenóm enos psíquicos
con una mínim a claridad obliga a suponer que los arquetipos
tienen que poseer un aspecto no psíquico. A esta conclusión

231
I A DINAMICA 01 LO I N C O N S C I E N T E

dan lugar los fenómenos de slncronicidad1" , asociados a la ac­


tividad de los factores inconscientes y que hasta ahora se han
interpretado — o rechazado— como «telepatía», etcétera1■ ’i. Kl
escepticismo, sin embargo, debería recaer sólo en la teoría falsa,
no en los hechos establecidos. Ningún observador libre de pre­
juicios puede negarlos. La resistencia a su reconocim iento se
basa principalm ente en la aversión que se siente a aceptar una
capacidad sobrenatural falsamente atribuida a la psique, a saber,
la denom inada clarividencia. Los variadísimos y confusos aspec­
tos de estos fenómenos, por lo que he podido com probar hasta
ahora, se esclarecen casi por com pleto mediante la suposición
de un continuum espacio-tiempo psíquicamente relativo. C uan­
do un contenido psíquico rebasa el umbral de la consciencia,
desaparecen sus fenómenos marginales sincronísticos. El tiem po
y el espacio adoptan su habitual carácter absoluto y la conscien­
cia queda de nuevo aislada en su subjetividad. Estamos ante uno
de esos casos a los que se puede aplicar perfectamente el concep­
to, conocido en la física, de «complementariedad». Cuando un
contenido inconsciente pasa a la consciencia cesa su manifesta­
ción sincronística, y viceversa: reduciendo al sujeto a un estado
inconsciente (trance), se pueden provocar fenómenos sincronís­
ticos. Esta misma relación de com plem entariedad se puede ob­
servar asimismo en todos aquellos casos, tan frecuentes y co­
rrientes en la experiencia médica, en los que ciertos síntomas
clínicos desaparecen cuando se vuelven conscientes sus corres­
pondientes contenidos inconscientes. Es sabido que tam bién se
puede provocar una serie de fenómenos psicosomáticos, que
norm alm ente se sustraen por com pleto a la voluntad, m ediante
la hipnosis, es decir, m ediante una limitación de la consciencia.
Pauli form ula la relación de com plem entariedad, desde el punto
de vista físico, del siguiente m odo: «De la libre elección del
experim entador (u observador) depende... qué conocim ientos
quiera adquirir y cuáles sacrificar; o, expresado de m anera po­
pular, si quiere m edir A y desechar B o si quiere desechar A y
m edir B. Lo que no puede hacer es adquirir unos conocimientos
sin perder otros»133. Esto es especialmente válido para la reía-

131. S obre el c o n c e p to de «sincronicidad» véase Interpretación de la naturaleza y


la psique [cf. c ap ítu lo 18 del p re sen te v o lu m en ].
1 3 2 . El físico J o rd á n {Positivistische Bemerkungen über die paraphystschen Erschei-
nungen, p p . 14 ss.) h a re c u rrid o ya a la id ea del esp acio relativ o p a ra e x p lic ar los
fe n ó m e n o s telep ático s.
133. C o m u n ic ac ió n p o r carta.

232
CONSIDI K A C I O N H I t Ó H I C A I A C f c KC A U L LA L S L N C I A L> l L O 1’ S l Q U I C O

ción cutre el punto de vista físico y el psicológico. La física


determ ina las cantidades y la relación entre ellas; la psicología,
en cambio, determ ina las cualidades y no puede m edir ninguna
cantidad. Pese a todo, ambas ciencias acaban adoptando con­
ceptos que se aproxim an significativamente entre sí. Al parale­
lismo entre la explicación psicológica y la física ya ha rem itido
C. A. M eier en su artículo «M oderne Physik - M oderne Psycho-
logie»134. Dice lo siquiente: «Ambas ciencias, después de trabajar
por separado durante muchos años, han acumulado observacio­
nes y sistemas de pensam iento adecuados a ellas. Las dos cien­
cias han chocado con ciertos límites cuyo carácter fundam ental
es similar. El objeto de la investigación y el hom bre, con sus
órganos sensoriales y cognoscitivos y con sus prolongaciones
— los intrum entos y procedim ientos de m edida— , están insepa­
rablem ente relacionados. Esto es com plem entariedad tanto en
la física com o en la psicología». Según él, entre la física y la
psicología existe incluso «una auténtica y verdadera relación de
com plem entariedad».
41 En cuanto uno consigue liberarse del nada científico subter­
fugio de que se trata de una mera coincidencia casual, com prue­
ba que estos fenómenos en cuestión no son acontecim ientos ra­
ros, sino relativamente frecuentes. Esta circunstancia coincide
plenam ente con los resultados de Rhine, que van más allá de la
probabilidad. La psique no es en m odo alguno un caos com pues­
to de arbitrariedades y casualidades, sino una realidad objetiva
accesible a la investigación por medio de m étodos basados en las
ciencias naturales. Ciertos indicios hablan en favor de que los
procesos psíquicos guardan una relación energética con la base
fisiológica. En la m edida en que se trata de acontecim ientos
objetivos, éstos no pueden ser interpretados más que com o p ro ­
cesos energéticos135, es decir, que pese al carácter inmensurable
de los procesos psíquicos no podem os com prender los percepti­
bles cambios provocados por la psique más que como un aconte­
cer energético. De ahí surge para el psicólogo una situación que
al físico le llama mucho la atención: el prim ero habla tam bién de
energía, a pesar de que no tiene nada m ensurable entre m anos y
de que el concepto de energía representa una m agnitud matemá-

134. D ie k u ltu relle B e d e u tu n g der K o m p lex e n Psychologie, p. 3 6 2 .


135. C o n eso só lo se q u iere d e cir que es p ro p io de los fe n ó m e n o s p síquicos u n
a sp e c to e n erg ético , en v irtu d del cual p u e d e n p re c isa m e n te ser calificad o s de «fenóm e­
nos». P ero de n in g ú n m o d o se p re te n d e d ecir que el asp e c to en erg ético a b arq u e, o
siq u iera e x p liq u e , la to ta lid a d d e la psique.

233
LA DINAMICA DI te INCONSCILNTl:

ticam ente bien definida que, como tal, no puede ser aplicada a lo
psíquico. La fórmula de la energía cinética, I. = m v1!2, contiene
los factores m (masa) y v (velocidad), con los cuales nos parece
inconm ensurable la esencia de la psique empírica. Cuando, no
obstante, la psicología insiste en utilizar un concepto de energía
propio para expresar la eficacia (évépY eicc), naturalm ente no está
utilizando una fórmula físico-matemática, sino su analogía. Pero
ésta es, al mismo tiem po, una percepción anterior a partir de la
cual se desarrolló originariam ente el concepto físico de energía.
Este últim o se basa en anteriores aplicaciones de una tvépyaa
que no está m atemáticamente definida y que, en último térm ino,
se rem onta a una visión primitiva o arcaica de lo «extraordina­
riam ente eficaz». Este es el denom inado concepto de mana, que
no se limita sólo a Melanesia, sino que también se encuentra en
las Antillas Holandesas y en la costa oriental africana136 y que
aún resuena en el num en latino y, en parte, tam bién en genius
(por ejemplo, en genius loci). El empleo del térm ino «libido» en
la reciente psicología médica tiene incluso un sorprendente pa­
rentesco intelectual con el primitivo m ana117. Así pues, esta vi­
sión arquetípica no sólo es primitiva, sino que se diferencia del
concepto de energía física en que no es cuantitativa, sino princi­
palm ente cualitativa. A la exacta m edición de las cantidades le
sustituye en la psicología una determ inación aproxim ada de las
intensidades, para la que se utiliza la función del sentir (valora­
ción). Esta ocupa en la psicología el lugar de la medición en la
física. Las intensidades psíquicas y sus graduales diferencias alu­
den a procesos cuantitativam ente caracterizados que, sin em bar­
go, son inaccesibles a una observación o medición directa. Aun­
que la constatación psicológica es esencialmente cuali