Está en la página 1de 14

LAS ERAS GEOLÓGICAS

1.-PRECÁMBRICO

El «supereón» Precámbrico es la primera y más larga etapa de la Historia de la Tierra,


engloba los eones Hádico, Arcaico y Proterozoico. Comienza cuando ésta se formó,
hace 4.600 millones de años, y termina hace aproximadamente 570 millones de años
durando 4.030 millones de años aproximadamente, dejando paso al periodo Cámbrico.
A pesar de ser una etapa tan larga y en la que debieron ocurrir muchos sucesos, los
geólogos casi no tienen datos sobre ella ya que las rocas formadas durante el
precámbrico han sido erosionadas, enterradas o metamorfizadas. Ocupa el 87% de la
escala temporal geológica.

Las rocas precámbricas son principalmente ígneas y metamórficas. En África y en


Groenlandia se encuentran las rocas terrestres más antiguas.

os fósiles precámbricos son muy escasos. Excepcionalmente se conservan restos de


algunos de estos organismos, o bien sus impresiones o huellas.

La casi carencia de fósiles precámbricos se puede deber a que prácticamente la


totalidad de los organismos debían ser de cuerpo blando y desprovistos de partes
duras que pudieran fosilizar.

Otra de las posibles causas de la escasez de fósiles de este periodo es que las rocas
sedimentarias del Precámbrico fueron metamorfizadas y los restos de organismos que
pudieron quedar englobados en ellas, se destruyeron.

En islas que se encuentran al occidente de Groenlandia se han encontrado rocas de


3.800 millones de años de antigüedad que podrían tener origen orgánico. Se han
encontrado en Australia occidental rocas que contienen numerosos microfósiles. Los
más antiguos tienen alrededor de 3.460 millones de años y corresponden a primitivas
bacterias bien preservadas. Son especialmente abundantes los estromatolitos —capas
y masas semiesféricas de carbonato cálcico—, formados por la actividad de
cianobacterias, que pueden llegar a tener 1.400 millones de años de antigüedad.

Hace unos 670 millones de años, corales blandos, medusas, anélidos y otros animales
de cuerpo blando aparecieron en mares poco profundos y en las orillas de los
continentes (véase fauna de Ediacara).

2.-PALEOZOICA

PÉRMICO

El Pérmico fue un período geológico que comenzó hace 299,0 ± 0,8 millones de años
y acabó hace 251,0 ± 0,4 millones de años. Como con la mayoría de los períodos
geológicos, los estratos que definen el principio y el final del período están bien
identificados, pero la fecha exacta del inicio es incierta por unos pocos millones de
años. El fin del período está marcado por una gran extinción que está fechada con
mayor exactitud. El Pérmico sigue al Carbonífero y precede al Triásico y debe su
nombre a los extensos yacimientos en la región alrededor de la ciudad de Perm en
Rusia. Los yacimientos pérmicos consisten principalmente en estratos rojos
continentales y exposiciones marinas poco profundas.

En el Pérmico hubo importantes cambios climáticos con una tendencia general de


climas tropicales a condiciones más secas y áridas. Se produjo una contracción de los
pantanos. Se extinguieron gran cantidad de helechos arborescentes (Lycopodiophyta)
y anfibios, que requerían condiciones húmedas. Los helechos con semilla, los reptiles
y los reptiles mamiferoides heredaron la tierra. Los glaciares del Carbonífero sobre la
región polar del sur de Gondwana retrocedieron durante el Pérmico.

Extinción Pérmica

Al final del Pérmico se produjo la extinción más catastrófica que la vida haya sufrido
jamás,[5] ya sea en términos de número total de especies perdidas o de sus
traumáticos efectos sobre la evolución subsiguiente. Fue como mínimo dos veces más
severa que cualquier otra y posiblemente entre cinco y diez veces más extensa. Se
estima que sólo sobrevivió el 5% de las especies, cuando en el peor de los demás
episodios la cifra fue cercana al 50%. Ha resultado ser también la más difícil de
estudiar debido a problemas cronológicos en la datación y a la carencia de un conjunto
apropiado de secciones (medios continentales) con fósiles que incluyan el crucial
intervalo de tiempo.

Hay un registro muy detallado de los hábitats marinos durante el período Pérmico. Las
comunidades de suelos duros (lodos calcáreos a medio consolidar) estaban ocupadas
por filtradores fijos como briozoos y crinoideos, e intensamente bioturbadas por
esponjas, bivalvos, gusanos y otros. Las comunidades de fondos lodosos no calcáreos
eran más pobres de bivalvos, artrópodos, gusanos y similares. Estas comunidades
habían quedado devastadas antes de comenzar el Triásico. Nunca más volverían a
verse las típicas comunidades paleozoicas. Fueron reemplazadas por nuevas
comunidades de artrópodos, equinodermos y moluscos muy móviles, que aún
dominan hoy en día. El 54% de las familias (78-84% cuando analizamos los géneros) y
hasta el 96% de las especies, desapareció aproximadamente en los últimos 5 millones
de años del Pérmico.[6]

Del 46% de las familias supervivientes, casi todas sufrieron una drástica reducción;
algunas de ellas sólo se abrieron paso durante el Triásico con grandes dificultades. El
grado de extinción, sin embargo, varió en gran medida, dependiendo de la familia:
98% de crinoideos, 78% de braquiópodos articulados, 76% de briozoos, 71% de
cefalópodos, 50% de los microscópicos foraminíferos planctónicos. Desaparecieron
completamente Blastoidea (equinodermos pedunculados), Eurypterida, Tabulata,
Rugosa (que ya venían diezmados de la crisis devónica) y los trilobites que aún
quedaban. En resumen, desapareció un 79% de las familias de invertebrados típicas
del Paleozoico, en contraste con el 27% de gasterópodos, esponjas y bivalvos, la
fauna «moderna» que los reemplazó. Estudios detallados han revelado que, a pesar
de que las extinciones del Pérmico tardío eran a veces muy súbitas, la mayoría de
ellas ocurrieron como procesos de decadencia a largo plazo. Los cambios lentos
parecen sugerir una alteración gradual en las condiciones de vida, es decir, una pauta
«uniformista». Las caídas y auges más agudos parecen indicar que los procesos de
extinción masiva suceden cuando una tendencia ya existente sufre una brusca
aceleración, a causa de uno o varios acontecimientos repentinos.

Durante los últimos 5 millones de años del Pérmico se ha contabilizado una pérdida
global de 27 familias de anfibios y reptiles, sobre un total de 37 (73% de las familias y
98-99% de las especies). Las anteriores cifras presentan un inconveniente: están
basadas en una diversidad global de sólo 37 familias terrestres, mientras que las
marinas eran unas 500, por lo que el margen de error en las primeras es posiblemente
más alto. Nuevos estudios del registro fósil sugieren otras dos caídas de la diversidad
de magnitud muy similar (5 a 10 y 20 millones de años antes del final del Pérmico).
Aunque los registros son escasos, existen diversas localidades que confirman estas
pautas.

Las extinciones que durante este período se dieron entre las plantas terrestres
parecen haber seguido un modelo de cambio a muy largo plazo. Las floras típicas del
Paleozoico tardío consistían en helechos con semillas provistos de grandes hojas,
cordaitales y helechos pecoptéridos en las regiones ecuatoriales. Los cordaitales
también dominaban en latitudes boreales elevadas, mientras que Glossopteris, un
importante helecho con semillas, y sus parientes encabezaban la lista en latitudes
elevadas del sur. Esta flora fue lentamente reemplazada por flora mesozoica
consistente en coníferas, ginkgos, cícadas, bennettitales y nuevos grupos de plantas
portadoras de esporas. Las plantas pérmicas sufrieron extinciones y la diversidad
global se redujo a la mitad durante aquel intervalo. Pero el declive fue acelerado
gracias a diversos factores ambientales y la presencia o ausencia de barreras físicas a
la migración. Las pérdidas no pueden asociarse a un único evento de extinción
catastrófica, y tampoco se pueden correlacionar con ninguno de los sucesos que
afectaron a la fauna marina o a los vertebrados terrestres. Esta resistencia relativa de
las plantas es debida a sus mecanismos de supervivencia ecológica a largo plazo:

• Semillas resistentes que pueden permanecer en latencia durante años.


• Reproducción vegetativa mediante sistemas de rizomas y raíces protegidos
bajo tierra, incluso después de la destrucción de las partes expuestas.

CARBONÍFERO

El Carbonífero es el período de la Era Paleozoica que comienza hace 359,2 ± 2,5


millones de años y finaliza hace 299,0 ± 0,8 millones de años. Es posterior al Devónico
y anterior al Pérmico.

En Norteamérica se subdivide en Pensilvaniense y Misisipiense. En Europa existen


dos subdivisiones, la Europea occidental y la Rusa, siendo ambas de difícil correlación
entre ellas y con la americana.

Se caracteriza porque grandes extensiones de bosques quedaron sucesivamente


sepultadas, dando origen a estratos de carbón. Mientras van extinguiéndose los peces
primitivos, se expanden los cartilaginosos y óseos. Los anfibios invaden la tierra firme
y comienzan su desarrollo los reptiles, que durante el Jurásico tendrán su clímax. En el
Carbonífero superior abundan los insectos, algunos muy grandes, como las "libélulas",
de casi sesenta centímetros con alas extendidas y árboles de hasta 40 m, como el
Lepidodendron. Esto se explica por la alta concentración de oxígeno en la atmósfera,
que según estimaciones llegó a alcanzar el 35%.

El Carbonífero es una época de la historia de la Tierra muy activa desde el punto de


vista tectónico. Durante este periodo se produce la Orogenia Hercinica o Varisca que
da lugar a la formación del megacontinente Pangea. Climáticamente terminó con una
glaciación, durante la cual los glaciares se extienden por todo el centro y sur de
Pangea.
DEVÓNICO

Se denomina Devónico al periodo geológico que comenzó hace 416 ± 2,8 millones de
años y terminó hace 359 ± 2,5 millones de años. Es el cuarto período de la Era
Paleozoica, después del Silúrico y antes del Carbonífero. Su nombre procede de
Devon, un condado ubicado en la península de Cornualles (Cornwall), en el suroeste
de Inglaterra, donde las rocas devónicas son comunes.

En lo que respecta a la paleogeografía, las tierras emergidas terminaron repartidas


entre un supercontinente en el sur, Gondwana, y otro en el norte, a la altura del
ecuador, llamado Laurasia, que empezó el período como dos cratones en colisión,
Laurentia y Báltica, separados inicialmente por el Océano Iapetus. A la larga ambos
convergieron para, más tarde, formar el supercontinente único llamado Pangea.

En los océanos, los tiburones primitivos se hacen más numerosos que durante el
Silúrico y aparecen los primeros peces de aletas lobuladas y los peces óseos. Los
grandes arrecifes de coral, trilobites y braquiópodos siguen siendo comunes, y
aparecen los primeros moluscos ammonites. Sobre tierra firme, las primeras plantas
con semilla se extienden formando enormes bosques. Durante el Devónico, hace unos
365 millones de años, surgen los primeros anfibios. También proliferan varias líneas
de artrópodos terrestres. Al final del período se produjo la extinción masiva del
Devónico que afectó gravemente a la vida marina. Durante el Devónico se formaron
los yacimientos de petróleo y gas de algunas zonas.

Extinción devónica

El final del período viene marcado por una crisis de extinción masiva que afectó más a
los mares que a los continentes durante el tránsito Frasniense-Fameniense, y más a
las latitudes tropicales que a las medias. Fue hace unos 364 millones de años, y la
mayoría de los peces agnatos desaparecieron de repente. Los corales (constituidos
por corales tabulados, rugosos y estromatopóridos), que habían dominado el período
se extinguieron, y hasta el Triásico no volvieron los arrecifes coralinos a ser
importantes. Muchos taxones marinos sufrieron una fuerte reducción de su diversidad,
desapareciendo grupos planctónicos como los graptolites y los tentaculites. También
desaparecieron acritarcos, ostrácodos, ammonoideos, y peces (los placodermos y los
ostracodermos desaparecieron, y los dipnoos se vieron afectados). Además, se
extinguieron el 85% de géneros de braquiópodos y ammonoideos, además de muchos
tipos de gasterópodos y trilobites. En los medios terrestres, la plantas vasculares no
parecen afectadas por esta crisis. Las comunidades polares de la Provincia de
Malvinokaffric no experimentan pérdidas. Aunque se sospecha del enfriamiento global
como causa principal (debido a que aparecen de nuevos depósitos glaciales en
Gondwana), no se excluye la influencia de un impacto extraterrestre, para el que se
han propuesto varios posibles lugares de colisión. Sin embargo, la existencia en la
actualidad en la zona intertropical de plantas muy antiguas (como es el caso de los
helechos arborescentes ya señalados) hace también pensar que la estabilidad
climática a través del tiempo geológico es mayor de lo que muchos piensan.
SILÚRICO

El Silúrico fue un periodo geológico de la era Paleozoica que comenzó hace 443,7 ±
1,5 millones de años y terminó hace 416,0 ± 2,8 millones de años. Es el tiempo
geológico que precede al Devónico. Se caracteriza porque el nivel de los océanos era
elevado, con lo que existe un amplio resgistro de sedimentos marinos en todos los
continentes. Amplios mares epicontinentales someros se extendían en la zona tropical.
Aparecen los placodermos, los tiburones espinosos y los peces cartilaginosos. Las
plantas terrestres se encontraban restringidas a ambientes palustres. En algunas
zonas se forman yacimientos de petróleo y gas.

Ocurrieron importantes acontecimientos orogénicos (como la unión Laurentia-Báltica


con Avalonia):

• Orogenia Caledónica en el Noroeste de Europa.


• Orogenia Acadiense de los Apalaches, en América del Norte.
• Emersión de amplias áreas terrestres.

Sir Roderick Murchinson fue el primero en identificar el sistema Silúrico al examinar


estratos de roca sedimentaria que tenían fósiles al sur de Gales al principio de la
década de 1830. El Silúrico se suele subdividir en Silúrico Inferior (Llandovery y
Wenlock) y Silúrico Superior (Ludlow y Pridoli)

ORDOVÍCICO

El Ordovícico es el segundo periodo geológico de la era Paleozoica que, según las


modernas dataciones, comenzó hace 488,3 ± 1,7 millones de años y terminó hace
443,7 ± 1,5 millones de años; en obras clásicas, se consideraba que el ordovícico
abarcaba de los 505 millones de años hasta hace 440 millones de años. Sucesor del
Cámbrico y anterior al Silúrico.

En este período, un día tenía 21 horas y no había animales en tierra firme por la
escasez de oxígeno en la atmósfera. Abundan los fósiles, entre los que destacan los
trilobites y en algunas regiones se formaron los yacimientos de petróleo y gas.

Final del Ordovícico

El Ordovícico llegó a su fin con una serie de eventos de extinción que, en conjunto,
componen la segunda mayor de las cinco principales que ocurrieron en la historia de la
Tierra en términos de porcentaje de géneros que se extinguieron. La única mayor fue
la extinción masiva del Pérmico-Triásico. Las extinciones se produjeron hace alrededor
de 444-447 millones de años y marcan el límite entre Ordovícico y Silúrico. En ese
momento todos los organismos pluricelulares complejos vivían en el mar y
aproximadamente el 49% de los géneros de la fauna desaparecieron para siempre.
Braquiópodos y briozoos fueron diezmados, junto con muchas familias de trilobites,
conodontes y graptolitos.

La teoría más comúnmente aceptada es que estos eventos fueron provocados por una
glaciación que puso fin al largo y estable clima invernadero típico del Ordovícico. La
glaciación no fue probablemente tan larga como se había pensado al principio. El
estudio de los isótopos de oxígeno en los fósiles de braquiópodos pone de manifiesto
que probablemente no duró más de 0,5 a 1,5 millones de años.[13] El evento fue
precedido por un descenso en el dióxido de carbono de la atmósfera (de 7000 ppm a
4400 ppm), que afectó de forma selectiva a los mares someros, donde vivía la mayoría
de los organismos.

Como el supercontinente Gondwana estaba situado sobre el Polo Sur, las capas de
hielo formadas sobre el mismo han sido detectadas en estratos de roca del Norte de
África y del Noreste de Sudamérica, que eran las zonas polares en ese momento. La
congelación y descongelación de las aguas causaron cambios repetidos en el nivel
que inundaron y desecaron grandes zonas, eliminando muchos nichos ecológicos. Las
especies limitadas a un único mar epicontinental en un determinado territorio fueron
las más gravemente afectadas. Las especies tropicales fueron especialmente
afectadas por la primera ola de extinción, mientras que las especies de aguas frías se
vieron afectadas en el segundo pulso.

Al final del segundo evento, el deshielo de los glaciares hizo que el nivel del mar
subiera y se estabilizara definitivamente. Al inicio del Silúrico se produjo el
renacimiento de la diversidad de la vida con la permanente reinundación de las
plataformas continentales.

CÁMBRICO

El Cámbrico o Cambriano es el primero de los seis periodos o series de la Era


Paleozoica, llamada también Era Primaria; comenzó hace 542,0 ± 1,0 millones de
años, al final del Eón Proterozoico y terminó hace unos 488,3 ± 1,7 millones de años,
para dar paso al Ordovícico. El Cámbrico constituye una de las grandes divisiones de
la geología histórica (la rama de la geología que estudia las transformaciones que ha
sufrido la Tierra desde su formación). Clásicamente se había considerado que el
Cámbrico abarcaba desde hace 570 millones de años hasta 500 millones de años.[5]

Este período recibe su denominación del nombre Cambria que a su vez es la forma
latinizada de Cymru, término con el que los galeses se refieren a su país, Gales. Fue
precisamente en Gales en donde se identificaron los primeros restos geológicos del
Cámbrico.

En este período se produce una explosión de vida, y por primera vez en el registro fósil
se distinguen organismos pluricelulares más complejos que las esponjas o las
medusas. Entre las criaturas del período se cuentan, por ejemplo, las algas verdes de
tipo Volvox, de apenas unos milímetros de diámetro, o también los trilobites, un
famoso grupo de artrópodos que sobrevivió a dos extinciones. Durante el Cámbrico
aproximadamente cincuenta grandes grupos de organismos (filos) surgen de repente,
en muchos casos sin que existan precursores evidentes (Gould, 1989). Este súbito
surgimiento de vida recibe el nombre de explosión cámbrica. Tres grandes eventos
marcaron el límite Neoproterozoico-Cámbrico:

Extinciones del Cámbrico

• Límite Cámbrico Inferior-Medio: Se produjo una extinción en masa que


acabó con los arqueociatos, y afectó a las poblaciones de trilobites y acritarcos.
Se cree que fue debido a regresión, un enfriamiento global y al vulcanismo.
• Final del Cámbrico: Los trilobites volvieron a sufrir un duro golpe, al parecer
debido a un enfriamiento general que se refleja por una menor abundancia de
depósitos de calizas.
3.-MESOZOICA

La era Mesozoica, Mesozoico o Era Secundaria fue un periodo de la historia de la


Tierra que se inició hace 251,0 ± 0,4 millones de años y finalizó hace 65,5 ± 0,3
millones de años. Se denomina Mesozoico porque se encuentra entre las otras dos
eras del eón Fanerozoico, la era Paleozoica y la era Cenozoica. El nombre procede
del griego meso/μεσο que significa "entre" y zoon/ζωον que significa "animal".

Durante estos 186 millones de años no se produjeron grandes movimientos


orogénicos. Los continentes gradualmente van adquiriendo su configuración actual. El
clima fue excepcionalmente cálido durante todo el período, desempeñando un papel
importante en la evolución y la diversificación de nuevas especies animales.

En esta era desaparecieron grandes grupos de animales como los trilobites, graptolites
y peces acorazados. Los invertebrados característicos de este período fueron los
amonites, de caparazón con forma de caracol, y los belemnites, más pequeños y con
el caparazón alargado y puntiagudo, entre otros equinodermos, braquiópodos y
cefalópodos. Se desarrollaron ampliamente los vertebrados, sobre todo los reptiles,
por lo que a la Era Secundaria se le llama también la Era de los reptiles o Era de los
dinosaurios. En esta era aparecen también los mamíferos, las aves, y las
angiospermas o plantas con flores.

La extinción de casi todas las especies animales al final del Pérmico permitió la
radiación de numerosas formas de vida nuevas. En particular, la extinción de los
grandes herbívoros y los carnívoros Dinocephalia dejaron vacíos estos nichos
ecológicos. Algunos fueron ocupados por los cinodontos y dicinodontos sobrevivientes,
los últimos de los cuales posteriormente se extinguieron. Sin embargo, la fauna del
Mesozoico estuvo dominada por los grandes arcosaurios que aparecieron unos pocos
millones de años después de la extinción masiva del Pérmico-Triásico: dinosaurios,
pterosauros y los reptiles acuáticos como ictiosaurios, plesiosauro y mosasauros.

Los cambios climáticos de finales del Jurásico y Cretácico proporcionaron más


condiciones favorables para la radiación adaptativa. En el Jurásico se produjo la mayor
diversidad de los arcosaurios, y cuando aparecieron las primeras aves y mamíferos
placentarios. La angiospermas se diversificaron en algún momento del Cretácico
temprano, primero en los trópicos, pero el gradiente de temperatura les permitió la
propagación hacia los polos a lo largo del período. Al final del Cretácico, las
angiospermas dominaron la flora arbórea en muchas zonas, aunque algunas pruebas
sugieren que la biomasa siguió dominado por cicas y helechos hasta después de la
extinción masiva del Cretácico-Terciario.

Algunos investigadores han argumentado que los insectos se diversificaron con las
angiospermas, porque su anatomía, especialmente las partes de la boca, parecen
particularmente bien adaptados a las plantas con flores. Sin embargo, todas las partes
principales de la boca de los insectos precedieron a las angiospermas y la
diversificación de insectos en realidad se redujo cuando estas surgieron, por lo que su
anatomía original debe haber estado adaptada para otros fines.
Cuando la temperaturas de los mares se incrementó, los animales más grandes de
principios de la era mesozoica gradualmente comenzaron a desaparecer mientras que
los animales más pequeños de todo los tipos, incluidos los lagartos, serpientes y
quizás el antecesor de los primates, evolucionaron. La extinción masiva del Cretácico-
Terciario acentuó esta tendencia.Los grandes arcosaurios se extinguieron, mientras
que las aves y los mamíferos prosperaron, tal como lo hacen hoy.

4.-CENOZOICA

La Era Cenozoica, Cenozoico o Era Terciaria es la era geológica que se inició hace
65,5 ±0,3 millones de años y que se extiende hasta la actualidad. Es la tercera y última
era del Eón Fanerozoico y sigue a la Era Mesozoica. Su nombre procede del idioma
griego y significa "animales nuevos" (de καινός/kainos, "nuevo" y ζωή/zoe, "animal o
vida"). El Período Terciario, actualmente no reconocido por la Comisión Internacional
de Estratigrafía, comprendía la Era Cenozoica excepto los últimos 2.5 millones de
años, cuando se inicia el Período Cuaternario.

Durante la Era Cenozoica, la India colisionó con Asia hace 55-45 millones de años, y
Arabia colisionó con Eurasia, cerrando el mar de Tetis hace unos 35 millones de años.
Como consecuencia de ello, se produce el gran plegamiento alpino que formó las
principales cordilleras del Sur de Europa y Asia, como los Pirineos, Alpes e Himalayas.

Al Cenozoico también se le llama La era de los mamíferos los que, al extinguirse los
dinosaurios, a finales del Cretácico, pasaron a ser la fauna característica. Hace unos
30 millones de años surgieron los primeros primates superiores (los más primitivos
estaban ya presentes hace 65 millones de años), aunque el Homo sapiens no apareció
hasta hace unos doscientos mil años.

l final del período Cretácico se produjo la extinción masiva del Cretácico-Terciario, que
incluyó a los dinosaurios y a la gran mayoría de las especies vivientes. La teoría más
aceptada por los científicos señala como detonante el impacto de un meteorito de
gigantescas dimensiones, que, por la gran explosión generada en su impacto, habría
levantado grandes cantidades de polvo al aire, impidiendo que la luz solar llegara
hasta las plantas, reduciéndolas en cantidad, generando con ello un desequilibrio en la
cadena alimenticia (planta – herbívoro – carnívoro), teniendo como resultado la
extinción de un 35 por ciento de la vida en la Tierra, ni mucho menos la mayor de la
historia (de la tierra). La desaparición de los grandes reptiles dio paso al Cenozoico.

Durante esta era los mamíferos, aprovechando el vacío dejado por los saurios, se
multiplicaron y diversificaron, imponiendo su dominio sobre el resto de vertebrados. De
las 10 familias que existían al iniciarse el primer período del Cenozoico, el Paleoceno,
se pasó a casi 80 en el Eoceno —tras sólo 10 millones de años de evolución—.
Muchas familias de mamíferos modernos, por su parte, datan del Oligoceno —es
decir, de hace entre 35 y 24 millones de años— y fue en el Mioceno —hace entre 24 y
5 millones de años— cuando se registró la mayor diversidad de especies. En este
último período aparecieron los primeros y más primitivos Hominoidea, como los
Proconsul, Dryopithecus y Ramapithecus. A partir del Mioceno el número de
mamíferos empezó a declinar y, como consecuencia de los profundos cambios
climáticos que se produjeron durante el Plioceno, hace unos 2 millones de años,
muchas especies desaparecieron. En ese momento estaba a punto de iniciarse la
Edad del Hielo —dentro del Pleistoceno— en la que un primate muy avanzado iba a
imponer su reinado: el género Homo. Después de esta, sigue la Holoceno.

TEORÍAS DEL ORIGEN DEL UNIVERSO


La teoría del BIG BANG o gran explosión

supone que, hace entre 12.000 y 15.000 millones de años, toda la materia del
Universo estaba concentrada en una zona extraordinariamente pequeña del espacio, y
explotó. La materia salió impulsada con gran energía en todas direcciones.
Los choques y un cierto desorden hicieron que la materia se agrupara y se
concentrase más en algunos lugares del espacio, y se formaron las primeras estrellas
y las primeras galaxias. Desde entonces, el Universo continúa en constante
movimiento y evolución.
Esta teoría se basa en observaciones rigurosas y es matemáticamente correcta desde
un instante después de la explosión, pero no tiene una explicación para el momento
cero del origen del Universo, llamado "singularidad".

La teoría inflacionaria de Alan Guth

intenta explicar los primeros instantes del Universo. Se basa en estudios sobre
campos gravitatorios fortísimos, como los que hay cerca de un agujero negro.
Supone que una fuerza única se dividió en las cuatro que ahora conocemos,
produciendo el origen al Universo.
El empuje inicial duró un tiempo prácticamente inapreciable, pero fue tan violenta que,
a pesar de que la atracción de la gravedad frena las galaxias, el Universo todavía
crece.
No se puede imaginar el Big Bang como la explosión de un punto de materia en el
vacío, porque en este punto se concentraban toda la materia, la energía, el espacio y
el tiempo. No había ni "fuera" ni "antes". El espacio y el tiempo también se expanden
con el Universo.

La Teoría del Estado Estacionario

Muchos consideran que el universo es una entidad que no tiene principio ni fin. No
tiene principio porque no comenzó con una gran explosión ni se colapsará, en un
futuro lejano, para volver a nacer. La teoría que se opone a la tesis de un universo
evolucionario es conocida como "teoría del estado estacionario" o "de creación
continua" y nace a principios del siglo XX.

El impulsor de esta idea fue el astrónomo inglés Edward Milne y según ella, los datos
recabados por la observación de un objeto ubicado a millones de años luz, deben ser
idénticos a los obtenidos en la observación de la Vía láctea desde la misma distancia.
Milne llamó a su tesis "principio cosmológico".

En 1948 los astrónomos Herman Bondi, Thomas Gold y Fred Hoyle retomaron este
pensamiento y le añadieron nuevos conceptos. Nace así el "principio cosmológico
perfecto" como alternativa para quienes rechazaban de plano la teoría del Big Bang.

Dicho principio establece, en primer lugar, que el universo no tiene un génesis ni un


final, ya que la materia interestelar siempre ha existido. En segundo término, sostiene
que el aspecto general del universo, no sólo es idéntico en el espacio, sino también en
el tiempo.

La Teoría del Universo Pulsante

Nuestro universo sería el último de muchos surgidos en el pasado, luego de sucesivas


explosiones y contracciones (pulsaciones).

El momento en que el universo se desploma sobre sí mismo atraído por su propia


gravedad es conocido como "Big Crunch" en el ambiente científico. El Big Crunch
marcaría el fin de nuestro universo y el nacimiento de otro nuevo, tras el subsiguiente
Big Bang que lo forme.

Si esta teoría llegase a tener pleno respaldo, el Big Crunch ocurriría dentro de unos
150 mil millones de años. Si nos remitimos al calendario de Sagan, esto sería dentro
de unos 10 años a partir del 31 de diciembre.

TEORÍAS DEL ORIGEN DE LA VIDA


LA GENERACIÓN ESPONTÁNEA

Desde la antigüedad este pensamiento sé tenia como aceptable, sosteniendo que la


vida podía surgir del lodo, del agua, del mar o de las combinaciones de los cuatro
elementos fundamentales: aire, fuego, agua, y tierra. Aristóteles propuso el origen
espontáneo para gusanos, insectos, y peces a partir de sustancias como él roció, el
sudor y la humedad. Según él, este proceso era el resultado de interacción de la
materia no viva, con fuerzas capaces de dar vida a lo que no tenia.

A esta fuerza la llamo ENTELEQUIA.

La idea de la generación espontánea de los seres vivos, perduro durante mucho


tiempo. En 1667, Johann B, van Helmont, medico holandés, propuso una receta que
permitía la generación espontánea de ratones: "las criaturas tales como los piojos,
garrapatas, pulgas, y gusanos, son nuestros huéspedes y vecinos, pero nacen de
nuestras entrañas y excrementos. Porque si colocamos ropa interior llena d sudo junto
con trigo en un recipiente de boca ancha, al cabo de 21 días el olor cambia y penetra a
graves de las cáscaras del trigo, cambiando el trigo en ratones. Pero lo más notable es
que estos ratones son de ambos sexos y se pueden cruzar con ratones que hayan
surgido de manera normal..."

Algunos científico no estaban conformes con esas explicaciones y comenzaron a


someter a la experimentación todas esas ideas y teorías.

Francisco Redí, medico italiano, hizo los primeros experimentos para demostrar la
falsedad de la generación espontánea. Logro demostrar que los gusanos que
infestaban la carne eran larvas que provenían de huevecillos depositados por las
moscas en la carne, simplemente coloco trozos de carne en tres recipientes iguales, al
primero lo cerro herméticamente, el segundo lo cubrió con una gasa, el tercero lo dejo
descubierto, observo que en el frasco tapado no había gusanos aunque la carne
estaba podrida y mal oliente, en el segundo pudo observar que, sobre la tela, había
huevecillos de las moscas que no pudieron atravesarla, la carne del tercer frasco tenia
gran cantidad de larvas y moscas. Con dicho experimento se empezó a demostrar la
falsedad de la teoría conocida como "generación espontánea"

A finales del siglo XVII, Antón van Leeuwenhoek, gracias al perfeccionamiento del
microscopio óptico, logro descubrir un mundo hasta entonces ignorado. Encontró en
las gotas de agua sucia gran cantidad de microorganismos que parecían surgir
súbitamente con gran facilidad. Este descubrimiento fortaleció los ánimos de los
seguidores de la "generación espontánea"
A pesar de los experimentos de Redí, la teoría de la generación espontánea no había
sido rechazada del todo, pues las investigaciones, de este científico demostraba el
origen de las moscas, pero no el de otros organismos .

SPALLANZANI Y NEEDHAD

En esos mismos tiempos, otro científico llamado Needhad, sostenía que había una
fuerza vital que originaba la vida. Sus suposiciones se basan en sus experimentos:
hervía caldo de res en una botella, misma que tapaba con un corcho, la dejaba
reposar varios días y al observar al microscopio muestra de la sustancia, encontraba
organismos vivos. Él afirmaba que el calor por el que había hecho pasar el caldo era
suficiente para matar a cualquier organismo y que, entonces, la presencia de seres
vivos era originada por la fuerza vital. Sin embargo Spallanzani no se dejo convencer
como muchos científico de su época, realizando los mismos experimentos de
Needhad, pero sellada totalmente las botellas, las ponía a hervir, la dejaba reposar
varios días y cuando hacia observaciones no encontraba organismos vivos. Esto lo
llevo a concluir que los organismos encontrados por Needhad procedían del aire que
penetraba a través del corcho.

PAUSTER

En 1862, Louis Pauster, medico francés, realizo una serie de experimentos


encaminados a resolver el problema de la generación espontánea. Él pensaba que los
causantes de la putrefacción de la materia orgánica eran los microorganismos que se
encontraban en el aire. Para demostrar su hipótesis, diseño unos matraces cuello de
cisne, en los cuales coloco líquidos nutritivos que después hirvió hasta esterilizarlos.
Posteriormente, observo que en el cuello de los matraces quedaban detenidos los
microorganismos del aire y aunque este entraba en contacto con la sustancia nutritiva,
no había putrefacción de la misma. Para verificar sus observaciones, rompió el cuello
de cisne de un matraz, y al entrar en contacto él liquido con el aire y los
microorganismos que contenía él ultimo, se producía una descomposición de la
sustancia nutritiva De esta manera quedo comprobada por él celebre científico la
falsedad de la teoría de la generación espontánea

LA PANSPERMIA

Una propuesta mas para resolver el problema del origen de la vida la presento Svante
Arrhenius, en 1908. su teoría se conoce con el nombre de panspermia. Según esta, la
vida llego a la Tierra en forma de esporas y bacterias provenientes del espacio exterior
que, a u vez, se desprendieron de un planeta en la que existían.

A esta teoría se le pueden oponer dos argumentos:


1. Se tiene conocimiento de que las condiciones del medio interestelar son poco
favorables para la supervivencia de cualquier forma de vida. Además, se sabe
que cuando un meteorito entra en la atmósfera, se produce una fricción que
causa calor y combustión destruyendo cualquier espora o bacteria que viaje en
ellos.
2. es que tampoco soluciona el problema del origen de la vida, pues no explica
como se formo esta en el planeta hipotético del cual se habría desprendido la
espora o bacteria

LA TEORÍA DE OPARIN – HALDANE

Con el transcurso de los años y habiendo sido rechazada la generación espontánea,


fue propuesta la teoría del origen físico-químico de la vida, conocida de igual forma
como teoría de Oparin – Haldane.

La teoría de Oparin- Haldane se basa en las condiciones físicas y químicas que


existieron en la Tierra primitiva y que permitieron el desarrollo de la vida.

De acuerdo con esta teoría, en la Tierra primitiva existieron determinadas condiciones


de temperatura, así como radiaciones del Sol que afectaron las sustancias que
existían entonces en los mares primitivos. Dichas sustancias se combinaron dé tal
manera que dieron origen a los seres vivos.

En 1924, el bioquímico Alexander I. Oparin publico "el origen de la vida", obra en que
sugería que recién formada la Tierra y cuando todavía no había aparecido los primeros
organismos, la atmósfera era muy diferente a la actual, según Oparin, eta atmósfera
primitiva carecía de oxigeno libre, pero había sustancias como el hidrógeno, metano y
amoniaco. Estos reaccionaron entre sí debido a la energía de la radiación solar, la
actividad eléctrica de la atmósfera y a la de los volcanes, dando origen a los primeros
seres vivos.

En 1928, John B.S.Haldane, biólogo ingles, propuso en forma independiente una


explicación muy semejante a la de Oparin. Dichas teorías, influyeron notablemente
sobre todos los científicos preocupados por el problema del origen de la vida.
UNIVERSIDAD NACIONAL
PEDRO RUIZ GALLO
FACULTAD DE CIENCIAS BIOLOGICAS

Escuela Profesional de
Biología

CURSO : EVOLUCION

TEMA : ERAS GEOLÓGICAS

TEORÍAS DEL ORIGEN DEL


UNIVERSO

TEORÍAS DEL ORIGEN DE LA


VIDA

PROFESOR : GARCIA CHISCUL LUIS

ALUMNA:

VILLA CORONEL GUSTAVO


ADOLFO
CICLO : 2010 I

LAMBAYEQUE, AGSOSTO de 2010