Está en la página 1de 29
Grado en Geografía e Historia Primer curso Segundo cuatrimestre Asignatura: Prehistoria II Tutora: Ana Mezquida

Grado en Geografía e Historia

Primer curso

Segundo cuatrimestre

Asignatura: Prehistoria II

Tutora: Ana Mezquida Orti

EDAD DE HIERRO EN EL MEDITERRÁNEO

Del Bronce Final al Hierro: La hipótesis precolonial

-La llegada de colonizadores griegos y fenicios provocó grandes cambios en las poblaciones indígenas. Originó una oleada de mestizaje cultural de múltiples dimensiones, así como una interacción cultural que implicó los destinos de las comunidades nativas.

-En el siglo VIII a.C. el mundo indígena aún vivía según las costumbres y modos de vida del Bronce Final que los colonizadores transformaron profundamente.

-Los colonos cuentan con un modelo de organización política estatal, con un sistema económico, de estado y social bastante avanzado que contrastaba con el sistema de trueque y la estructura sociopolítica de los indígenas.

-Por lo que se refiere al papel de los colonos sobre los indígenas, su influencia y consecuencias podemos diferenciar dos tendencias en la investigación:

- La orientalista: La colonización es la causa determinante de los cambios y evoluciones

de los nativos de IX a VII a.C. Los primeros contactos eran trueques de pequeño volumen para la

adquisición de materias primas. Comercio precolonial, con travesías de corta duración, que no necesitaba de instalaciones coloniales. La hipótesis que propone la presencia remota de los orientales en las aguas occidentales se denomina “hipótesis precolonial.

- La autoctonista: Que ve en este hecho en segundo plano y da a los nativos todo el

protagonismo sobre su evolución.

La Primera Edad del Hierro: Las Culturas Orientalizantes.

La influencia greco-oriental sobre el mundo indígena de occidente resultó determinante a partir del siglo VIII a.C., momento de implantación de las primeras colonias en las costas

mediterráneas. Su repercusión influyó en todos los ámbitos (social, territorial, político).

La respuesta de los indígenas hacia los colonos fue dispar (no opusieron resistencia e incorporaron las costumbres de los colonos a sus modos de vida, otras mostraron resistencia desde una oposición frontal hasta un pasivo aislamiento como Córcega; otros mostraron una actitud más pragmática con una mayor capacidad de adaptación lo que provocó un tipo de

cultura que se llamó orientalizantey cuyas mejores expresiones fueron La Cultura de los

Príncipes (germen de la Cultura Etrusca), y la hasta hace poco mítica Cultura Tartésica conocida como Tartessos. El Período Orientalizante- representó una interesante experiencia cultural, ya que no tardó en adoptar los nuevos medios de producción socioeconómica en la producción de alimentos , en

la artesanía, lo que llevó a su avance social e ideológico. Supuso la transición de estas

sociedades del Bronce Final al Hierro. Se producen importantes cambios:

- Aparición de la cerámica a torno, proliferación de utensilios metálicos, delicada orfebrería

- Nuevas especies domésticas hasta entonces desconocidas.

- Nuevos modelos de organización urbana en cuanto a planificación interna del poblado,

organización jerárquica e incorporación de construcción en piedra. Los poblados se organizaron

en torno a un núcleo central, que tenía dominio económico sobre los poblados adyacentes. Estos poblados centrales se convirtieron en el lugar de residencia de la clase dirigente.

Nuevo orden económico con varias premisas: dominio socioeconómico del territorio y centralización de las relaciones de producción.

Desarrollo de una incipiente metalurgia del hierro.

Incorporación de técnicas de intensificación agrícola, el perfeccionamiento de los cultivos especializados (vid, olivo, arboricultura; la introducción de sistemas de pesas y medidas.

Desarrollo de una economía orientada a la rentabilización y maximización de los excedentes.

Se favoreció la sectorización y especialización productiva incorporando nuevos sectores profesionalizados: alfareros, broncistas, herreros, comerciantes, etc.

Monopolio de los cabecillas locales del dominio de la mano de obra para la producción agrícola o

minera.

Desarrollo de un modelo de intercambio asimétrico: los jefes indígenas proporcionaban materias primas básicas a los colonos a cambio de exóticos objetos que traían los colonos, que representaban el

prestigio y el poder de quienes los poseían.

Adopción por parte de los príncipes indígenas de costumbres foráneas adaptándolas a sus propios intereses con el objetivo de mantener la autoridad política y la posición privilegiada en la sociedad.

El proceso orientalizante trajo consigo la aparición de sociedades mixtas que no tardarían en

convertirse en peculiares universos cosmopolitas, en núcleos par el estímulo socioeconómico, lugares de reunión y convivencia de gentes de distintas procedencias.

La Segunda Edad de Hierro.

En el 600 a.C. el Mediterráneo centro-oriental se convirtió en escenario principal para la competición a todos los niveles de grandes potencias.

Después de quinientos años de tensión política y económica, Roma y Cartago se enfrentaron militarmente saliendo Roma favorecida del enfrentamiento.

Cambios en el comercio, decae el comercio de lujo da paso a un comercio de

productos estandarizados y de artículos comunes.

Los pueblos protohistóricos acabaron sumergidos en el ambiente de competitividad acabaron entrando en conflicto con Roma, que fue conquistando sus territorios de manera paulatinas; primero los pueblos itálicos, luego los célticos mediterráneos y finalmente los pueblos ibéricos.

La Primera Edad del Hierro:

el horizonte indígena.

La Primera Edad del Hierro: el horizonte indígena.  Los primeros mercaderes griegos y fenicios visitaron

Los primeros mercaderes griegos y fenicios visitaron las islas del Tirreno y el litoral de Túnez. Estas poblaciones vivían bajo culturas del Bronce Final.

- Cerdeña -Cultura Nurágica

- Córcega -Cultura Torreana

- Sicilia -Cultura Pantálica

La llegada de los colonos provocó distintas reacciones en cada una de estas culturas.

La Cultura Nurágica (Cerdeña)

- Primeros en contactar con el mundo oriental en el siglo IX a.C.

- La colonización fenicia no adquirió su importancia hasta el siglo VIII a.C., cuando fundaron colonias en el litoral suroccidental. Momento de las fortificación de las nuragas (grandes torres troncocónicas con falsa bóveda que surgieron en el Bronce

Final), pero no sabemos si las torres servían como defensa ante los colonos o ante

otras tribus. Reflejo de conflictividad.

- No hubo grandes cambios en los modos de vida durante el siglo VIII a.C.

- Poblados de cabañas de planta circular, con repisas y bancos en los muros y tejados cónicos de paja.

-Necrópolis de tumbas de galería de grandes dimensiones (tumbas de gigantes).

- No parece que hubiera una gran influencia colonial aunque no se conoce la verdadera relación entre fenicios y nativos.

La Cultura Pantálica (Sicilia)

-Tucídides señala que los fenicios llegaron a Sicilia antes que los griegos. Esto debió suceder hacia el IX a.C.

-Primeras colonias se limitaron al litoral meridional (Solunto, Palermo y Moyta).

- En un primero momento las comunidades pantálicas intentaron mantener su estilo de vida tradicional aunque se han detectado cambios menores sobre todo en los enterramientos, con un nuevo tipo de tumba, con cámara rectangular y techumbre

adintelada (Pantálico III). Se desconoce los motivos del cambio.

-Presencia de cerámicas griegas geométricas se usaban en el 850 a.C. (cerámica a torno, incisa, platos oinokoes y askoi).

-Hacia el 750 a.C. las relaciones se intensificaron y se produce una aculturación acelerada,

que se ha podido documentar por la gran cantidad de productos griegos encontrados. (Pántalico IV).

-Las isla terminará completamente helenizada.

La Italia central: Culturas Villanoviana y del Lacio

La Península Itálica se colonizó al mismo tiempo que Sicilia, con la fundación de la colonia de Pithecusas hacia 750 a.C. en la isla de Ischia, junto a la bahía de Nápoles. El interés comercial por los recursos metalúrgicos de la región.

El Villanoviano es la cultura itálica más importante de la Primera Edad del Hierro .

- Nombre procede del yacimiento cercano a Bolonia de Vilanova de Castesano.

- Orígenes del Villanoviano se remontan al siglo IX a.C., cultura enraizada en las

costumbres del Bronce Final, pero la presencia de objetos de hierro en algún ajuar funerario hace

que se la incluya en este período aunque seguramente procedía de intercambio con los griegos de la isla de Ischia.

- Poblamiento muy dispersos por el territorio, son aldeas autónomas bastante

próximas entre (poblado de Veyes disperso a lo largo de 190 ha, formado por diversas aldeas).

- Modos de vida poco conocidos, cabañas modestas de planta rectangular u oval con

paredes de barro, con una sola estancia y hogar central.

- Enterramientos: rito de la incineración, que continuaba los rituales de la Cultura de

los Campos de Urnas del Bronce Final. Las cenizas se depositaban en unas urnas con forma

bicónica, aunque las urnas más curiosas son las que representaban una réplica de auténticas viviendas.

- El ajuar era distinto según el sexo del difunto, los hombres armas y las mujeres objetos de adorno y vestido.

- Cerámicas con variedad de formas como copas de pie alto, vasos dobles, askoi, cuyo

origen oriental denota la existencia de contactos comerciales con los griegos.

Hacia la mitad del siglo VIII a.C. se dio paso a lo que se ha llamado Villanoviano evolucionado, que coincidió en el tiempo con

la ocupación de Ischia.

La cultura Villanoviana sufrió un proceso de cambio a causa de esta colonización de origen griego.

- Las

principal.

aldeas

se

reúnen

en

torno

a

un

núcleo

-Los ajuares funerarios se enriquecen (hombres con cascos, armas, espadas; mujeres con piezas de

se

adorno cinturones, broches, collares

atestigua la llegada de productos importados

(cerámicas griegas, sítulas del norte, objetos

fenicios

)

y

)

tanto en tumbas como en poblados.

-Primeros cambios de la sociedad hacia el orientalizante: la presencia de bienes de lujo en

las sepulturas como signo de distinción social, con

una personalidad basada en las cualidades de la guerra.

-la participación de las mujeres en el sistema socio político (enlaces matrimoniales) y la incipiente

complejidad de una sociedad cada vez más abierta

a los influjos coloniales.

(enlaces matrimoniales) y la incipiente complejidad de una sociedad cada vez más abierta a los influjos
(enlaces matrimoniales) y la incipiente complejidad de una sociedad cada vez más abierta a los influjos
(enlaces matrimoniales) y la incipiente complejidad de una sociedad cada vez más abierta a los influjos
(enlaces matrimoniales) y la incipiente complejidad de una sociedad cada vez más abierta a los influjos
(enlaces matrimoniales) y la incipiente complejidad de una sociedad cada vez más abierta a los influjos
(enlaces matrimoniales) y la incipiente complejidad de una sociedad cada vez más abierta a los influjos

La cultura del Lacio:

-Desarrollada al sur de la cultura cuna de la antigua Roma. -Pocos datos sobre poblamientos, solo que habitaban agrupaciones modestas de cabañas muy simples que se construían con material perecedero.

-Los primeros restos de la ocupación en Roma son algunos enterramientos.

-La necrópolis más conocida es la de Ostera dell’Osa donde se alternan ritos de incineración

con los de inhumación. -Los hombres son incinerados y sus cenizas se guardaban en vasijas llamadas dolium

acompañados por un sencillo ajuar. Las mujeres, hombres jóvenes y niños se inhuman en

sencillas tumbas de fosa excavadas en la roca.

-Las tumbas se reunían en dos grupos distintos, interpretado como la existencia de dos clanes familiares. Cada grupo presentaba una organización muy nítida: la tumba principal en el centro, perteneciente al líder (pater familias) a su alrededor las tumbas de cremación de varones

adultos y en un círculo más alejado las de mujeres, jóvenes y niños.

- Ningún enterramiento presenta gran

ostentación, ¿sociedad igualitaria regida

por una rigurosa estructura social?

-Una tumba de este período en época avanzada ya se detecta una

concentración de bienes de lujo- inicio

de la diferenciación política.

período en época avanzada ya se detecta una concentración de bienes de lujo- inicio de la

La Italia septentrional. Culturas Atestina y Golasseca

Ocuparon la vertiente norte de la península Itálica, y son sólo una prolongación del Bronce

Final, cuyo tránsito hacia la Edad del Hierro sólo se determina por la aparición de diversos objetos

de hierro en algunas tumbas.

Ejemplo de la ausencia de ruptura cultural neta en la transición al Hierro I.

Los orígenes de ambas se remontan al siglo IX a.C. La Cultura Este o Atestina se consolidó en las regiones del Véneto e Istria (zona agrícola y de relevante posición en las comunicaciones con Europa oriental).

La Cultura de Golasseca se instaló en occidente, en las regiones del Piamonte y Lombardía.

-Toma su nombre de la necrópolis de Golasseca-sur-Tesin. - En ambas el poblamiento no cambia con respecto de las tradiciones del Bronce Final. -Enterramientos: Incineraciones, tradición con raíces en la Cultura de Urnas del Bronce.

Las cenizas se depositan en urnas distinguibles por su decoración: Las atesinas poseían caracteres

geométricos y la golasseca presentaban motivos naturalistas y zoomorfos. Los ajuares demuestran la existencia de jefes o caudillos. -Los ajuares atestinos: cerámica a mano de carácter geométrico, armas, adornos de bronce y de vestir. - Los ajuares de Golasseca: varios tipos de espada y los cascos de forma hemiesférica y la cerámica con motivos naturalistas. En ambas culturas los ajuares de algunas tumbas revelan una especie de caudillos o jefes guerrero parecidos a los del Bronce Final emparejados con las jefaturas villanovianas. - Pueblos de profundas raíces locales que poco a poco incorporaron los objetos y costumbres que les llegaban de oriente.

La Italia Meridional: Las Culturas de

inhumación

Las culturas itálicas del Hierro más conservadoras se concentraban en la mitad centro-meridional. Zona de complicado relieve lo que determina una gran fragmentación cultural,

tendencia al aislamiento y preservación cultural de bastantes

costumbres del Bronce Final.

En la mitad central surgieron dos culturas menores: en el interior el Grupo de Terni y en el corredor adriático la Cultura Picena.

En la mitad meridional surgieron otras dos culturas de mayor importancia que las anteriores: La Cultura de las Tumbas de Fosa (costa del Tirreno) y la Cultura de Apulia (corredor litoral adriático) que aparecieron en el Bronce Final.

Estas culturas tienen un rasgo común con las gentes del sur, la costumbre de la inhumación.

con las gentes del sur, la costumbre de la inhumación.  La mayoría de la información

La mayoría de la información que tenemos procede de los ajuares funerarios.

- En las necrópolis de la Cultura Picena los ajuares contenían numerosas cerámicas (cantaros, jarros,

vasos bicónicos de cuello cilíndrico

)

objetos de vestir (fíbulas-nacivellas) y adorno (pendientes, collares).

- En las necrópolis de Terni los objetos más destacados son las espadas con empuñadura de antenas unidas, navajas de afeitar de hoja rectangular y las fíbulas serpentiformes.

- En la Cultura de Tumbas de Fosa encontramos cerámica (ánforas, tazas), espadas de hoja decorada y

fíbulas.

Las riberas occidentales: Del Languedoc a Cataluña.

No se colonizó hasta el 600 a.C. comenzando por Masalia (actual Marsella).

La colonización no fue problemática ya que estos pueblos se encontraban bajo una gran recesión.

Hacia el 750 a.C., por razones desconocidas, se produjo una gran crisis en la región: los antiguos

poblados del Bronce acabaron por abandonarse y las gentes se dispersaron en pequeñas células de hábitat. Los ritos funerarios cambiaron hacia la inhumación, con el cadáver acompañado de

cerámicas y objetos metálicos, aunque los ajuares eran muy homogéneos, dando la sensación de sociedad igualitaria. Las necrópolis no aparecen asociadas agrandes poblados, sino dispersas por el

territorio.

En la región catalana en los primeros años del Hierro I hay una evolución local continuista de la

Cultura de Campos de Urnas. Cultura de Campos de Urnas de Hierro.

Los primeros objetos de hierro se relacionaron con la llegada de gentes del sur de Francia.

Las poblaciones mantenían parte de la tradición del Bronce Final (cerámicas a mano, útiles en

bronce, rito de incineración).

Fueron cambiando, pero de manera lenta y progresiva, imperceptible a corto plazo aunque acumulativo, como la tendencia de asentamientos en sitios fortificados. -Las plantas de las viviendas eran rectangulares y alargadas. -Necrópolis siguen la tradición de los Campos de Urnas con cierto incremento de ajuares funerarios,

lo que revela la consolidación de ciertas élites con el estatus de guerrero. Los restos se cubrían con

túmulos. - La cerámica generalmente era lisa, con pies elevados y a veces, con decoración grafitada, pintada y escisa.

El horizonte orientalizante

La Antigua Etruria: Cultura de los Príncipes.

- Esta cultura surgió de la paulatina modificación del Villanoviano entre el 720-580 a.C. en la colonia

griega de Pithecusas, y está considerada un período transicional a la Cultura Etrusca o primera fase

de esta. - Representó a la perfección los procesos de interacción cultural entre poblaciones indígenas villanovianas y los colonos implantados en la región de Nápoles (colonia de Pithecusas). Los colonos se mostraron hábiles en sus tratos con los indígenas ya que en poco menos de 50 años ya contaban

con otra colonia más, Cumas, aunque la colonización griega no llegó más allá de la línea litoral.

- Las poblaciones indígenas de las costas del mar Tirreno no fueron absorbidas por las corrientes

helénicas y lograron mantener su acervo cultural, sin embargo la influencia griega caló poco a poco

en algunos sectores económicos y en ciertas prácticas económicas resultando una aculturación parcial.

En el 700 a.C. los poblados pasan a convertirse en poblados de cierta envergadura, las viviendas

eran de planta rectangular, con división de estancias, con muros de adobe sobre cimientos de piedra

y tejados a doble vertiente.

- Necrópolis: Aún mantenían las costumbres villanovianas, aunque comenzaron a convivir con los ritos de inhumación. Al tiempo los ajuares funerarios principales comenzaron a enriquecerse

notablemente en lo que parece un nuevo gusto por la manifestación pública de la dignidad del

difunto. En la primera mitad del siglo VII a.C., hacia los años 700 650 a.C. se acelera el proceso de cambio: aparecieron tumbas aristocráticas bastante complejas, construidas en planta circular o cuadradas. Se generalizaron en las necrópolis de los poblados principales, dando muestra del

enriquecimiento de la élite social y como se consolida su poder.

Necrópolis de Populonia (Livorno)  Las tumbas aumentaron sus dimensiones, y los ajuares se componían

Necrópolis de Populonia (Livorno)

Necrópolis de Populonia (Livorno)  Las tumbas aumentaron sus dimensiones, y los ajuares se componían cada
Necrópolis de Populonia (Livorno)  Las tumbas aumentaron sus dimensiones, y los ajuares se componían cada

Las tumbas aumentaron sus dimensiones, y los ajuares se componían cada vez de objetos más valiosos.

Las cenizas se depositaban en unas urnas a modo de vasos canopos, con un perfil ovoide que

simulaba el cuerpo de una persona cuya cabeza era la tapa. Parecen haber sido el antecedente

inmediato de los ricos sepulcros que aparecieron más tarde en la Cultura Etrusca.

La economía seguía estando basada en la agricultura y la ganadería. Las clases dirigentes se dedicaron al tráfico mercantil de mineral con los colonos griegos, que intercambiaban por artículos

griegos de alta calidad, y otros productos orientales traídos del norte de África y lejano y Próximo

Oriente y productos de imitación elaborados en talleres locales.

La influencia griega en Etruria se percibió particularmente en el artesanado y en el desarrollo de

la tecnología, como el torno, que llevó a producir una cerámica de tipo corintio, aunque la más

notoria es la que se conoce como bucchero cerámica que imitaba las vajillas de bronce.

El bucchero paso a ser un producto de exportación por todo el Mediterráneo, asociado a las ánforas para el transporte del vino.

La metalurgia indígena también un importante desarrollo elaborando vasos y carros rituales, incorporar algunas prácticas orientales para elaborar objetos de metal (vasos de bronce con procesiones de oferentes egiptizantes, los leves con prótomos de grifos, etc. ).

La presencia griega resultó tan honda que se han hallado indicios del alfabeto griego en los

poblados indígenas.

Se han hallado inscripciones muy cortas en cerámicas de bucchero.

del alfabeto griego en los poblados indígenas.  Se han hallado inscripciones muy cortas en cerámicas

El antiguo Lacio: Cultura Latina

Se desarrollo un proceso orientalizante similar al

etrusco, desde el 730 a.C. aunque en muchos

ámbitos se mantuvieron las antiguas tradiciones durante casi un siglo.

Hasta el 630 a.C. las viviendas son de material perecedero, sin organización del espacio habitado.

A mediados del siglo VII a.C. un nuevo modelo urbano que representó un cambio de máxima relevancia tanto en el plano político-social como en el económico.

Cambios se perciben en el ritual funerario en los

ajuares funerarios y en las grandes dimensiones de sus tumbas. La gran cantidad de objetos de lujo de procedencia extranjera permite calificar ciertas tumbas como principescas.

Es característico el caso de la necrópolis de Laurentina, en una de cuyas tumbas se encontró un conjunto de bronce y una vajilla con más de 100 vasos.

El antiguo Véneto: El arte de las sítulas

El norte de la península itálica acusó el impacto de

oriente hacia el 625 a.C. a través de la cultura Etruria.

Mantuvo un carácter indígena muy marcado.

Desarrolló unos objetos que son los que dan nombre

a esta cultura: las situlae unas piezas de bronce batido,

que tienen forma de caldero o cubo.

Destaca su decoración nos han transmitido detalles

de cómo eran los comportamientos y vestimentas de la época, al reflejar en sus decorados escenas de guerra, banquetes, etc.

Se caracterizan por sus numerosas protuberancias y

por motivos geométricos que recuerdan la artesanía del metal durante los Campos de Urnas.

Los ejemplos más destacados sobre el arte de las sítulas se hallan en la necrópolis de La Certosa (500 a.C.)

Hacia el año 400 a.C. parecen haber desaparecido.

Cultura Tartésica

El fenómeno orientalizante llegó también a las regiones de Cádiz, Huelva y Sevilla, zona de la Cultura Tartésica.

Las raíces de Tartessos se remontarían hasta el Bronce Final local de modo que Tartessos surgiría como un lento, paulatino proceso endógeno protagonizado por los nativos. Aún asumiendo el sustrato indígena la

Cultura Tartésica resulta incomprensible sin conocer los procesos exógenos producidos por los colonos

orientales, como la creación de la colonia fenicia de Gádir en el 750 a.C., que provocó un cambio decisivo en los modos de vida locales.

La arqueología parece confirmar que la primera instalación de los fenicios se produjo en el siglo VIII a.C. en una pequeña isla del litoral. Se produce un rápido entendimiento entre nativos y foráneos, según los datos

arqueológicos en yacimientos tartésicos de tierra firme.

Cambios en los poblados: gran crecimiento en tamaño y complejidad, creando una red importante de núcleos de población de cómoda comunicación, con núcleos de cierta importancia con capacidad para centralizar la producción y distribución de mercancías.

La influencia oriental: en la aparición de casas de planta rectangular, con cimientos de piedra y muros de

adobe, suelos revestidos y las paredes enlucidas. También sabemos que se construyeron grandes murallas, paramentos y fosas.

Economía: combinación de tradición e innovación con técnicas foráneas para aumentar la producción agropecuaria y se comenzaron a exportar los excedentes.

Los intereses coloniales incentivaron el sector minero, con nuevos medios de extracción para aumentar la producción y nuevas técnicas artesanales. La técnica de la filigrana, granulado y repujado permitieron producir delicadas obras de arte.

Todo esto provocó que se organizara el transporte terrestre de todas estas mercancías, y que se crearan dos

grandes ejes de comunicación: La Vía de la Plata en dirección a Extremadura Guadalquivir.

la Vía Herakleia a lo largo del

y

Tráfico que era monopolizado por los caudillos locales, que intercambiaban con los colonos objetos que después depositaban en sus tumbas.

Destacan las tumbas principescas de La Joya (Huelva) o en Sevilla en la necrópolis de Setefilla, donde un túmulo

presenta las urnas de sesenta individuos en torno a una tumba central.

Los llamados “tesoros” son otra prueba de ostentación pública de las aristocracias indígenas, como el Tesoro de Carambolo y el Tesoro de la Aliseda.

El esplendor de las tumbas y tesoros revela una aristocracia principesca con un alto nivel de vida.

Después de doscientos años de esplendor entra recesión y desaparece hacia el siglo V a.C. aun así no hubo una crisis profunda en sus ciudades que mantuvieron el antiguo entramado socioeconómico.

El modelo tartésico dejó paso paulatinamente al conocido como ibérico antiguo formado por una etnia ibérica: los

turdetanos.

antiguo formado por una etnia ibérica: los turdetanos. Tesoro de la Aliseda, Cáceres. Tesoro del Carambolo,

Tesoro de la Aliseda, Cáceres.

Tesoro del

Carambolo,

Sevilla

antiguo formado por una etnia ibérica: los turdetanos. Tesoro de la Aliseda, Cáceres. Tesoro del Carambolo,

La Segunda Edad del Hierro

Los pueblos itálicos

Los años posteriores al siglo VII a.C. se toman como preámbulo de la Historia Antigua, en relación con los orígenes de Roma, cuyo evolución política pasó por varias etapas.

- La expulsión de la monarquía etrusca en el 600 a.C., instalando la monarquía

romana, con una transformación urbanística que llevó en el año 575 a.C. a la configuración de

Roma como auténtica ciudad.

- La llegada de la República en el 509 a.C. con sucesión de conquistas del territorio inmediato, la zona del Lacio.

- El inicio en 350 a.C. de la conquista de Italia por parte de Roma, tras las guerras

Samnitas y la conquista de Etruria en el 265 a.C.

Las culturas ya instaladas en la península itálica tuvieron desarrollos dispares:

La cultura de Golasseca: Último periodo de vigencia (Golascca III entre 500- 350 a.C.), y la

información que tenemos procede de sus necrópolis, donde el rito de incineración era el

predominante y los objetos eran similares a los ya conocidos: cascos metálicos semicirculares, jaras de bronce con caño, sítulas, torques, pendientesHacia el 400 a.C. posible llegada de los celtas del norte (tribu de los insubros con capital en Mediolanum).

La cultura Atestina. Los siglos V-IV a.C. fueron un período de esplendor con un importante desarrollo cultural y económico, gracias al circuito mercantil que se creó alrededor del cobre y la expansión etrusca que pretendía controlar los pasos transalpinos hacia Centroeuropa. Datos proceden en su mayor parte de los enterramientos, donde se han encontrado huellas de su influencia etrusca.

Los pueblos de la mitad centro-oriental se desarrollaron en un entorno geográfico agreste, que favoreció la fragmentación y dispersión en tribus con raíces culturales de marcado carácter

ganadero o pastoril, que se disputaban el territorio entre ellos

continuamente. De este ambiente hostil nos han llegado escritos romanos que relataban las invasiones y disputas de estos pueblos entre y contra etruscos y griegos.

de estos pueblos entre sí y contra etruscos y griegos. Los dos pueblos de mayor repercusión

Los dos pueblos de mayor repercusión fueron:

- Los umbros: un hinterland cultural de la Cultura Etrusca, cercano a la región central de Etruria. El poblado de Terni, con gran influencia Etrusca llegó a convertirse en un importante centro de comunicación entre Etruria y el Lacio.

Las tumbas también reflejan la influencia etrusca en los ajuares y el

alto nivel sociopolítico que había alcanzado la zona. En Gubbio se halló un documento llamado las Tablas Igurinas, que revelan también el nivel de desarrollo alcanzado por esta sociedad.

- Los samnitas: se localizan en las regiones interiores meridionales de la península, territorio muy montañoso y aislado. Su historia se conoce bien a partir del siglo IV a.C. al enfrentarse a Roma

entre 343-290 a.C. cuando los samnitas agruparon militarmente varias etnias (los pentri, caracenos, caudinos e hirpinos) en una coalición llamada Civitas Samnitium, que representó la firme resistencia de

estos pueblos al poder de Roma. - Economía básicamente pastoril, y con una población dispersa en pequeñas aldeas.

- La sociedad samnita parecía sumamente desarrollada, organizó una liga que contaba con un consejo en

el que estaban representadas todas las tribus.

Los pueblos de la Céltica mediterránea

Desde el siglo V a.C. los pueblos del mediterráneo francés experimentaron una recesión

económica y un periodo de inestabilidad política y social.

Colonias como Masalia pierden parte de su influencia.

La población se dispersa en pequeñas poblaciones localizadas en cerros y amuralladas, aunque

sus cabañas eran de materiales perecederos.

También encontramos poblaciones sofisticadas como las colonias griegas, con murallas de sillares de piedra y viviendas más complejas, como en el yacimiento de Saint Blaise o en Entremont, donde las calles estaban delineadas y el templo estaba decorado con mosaico.

La región de la Provenza vemos una mezcla de tradiciones culturales que se manifestó en la ideología con poblaciones donde imperaba la mentalidad griega y poblados indígenas que

mantenían sus costumbres e ideologías. Hasta los primeros años

del siglo II a.C. las estructura de los poblados presenta una profunda raigambre indígena rechazando el trazado hipodámico pero incorporando elementos de influencia helénica.

Estatuaria céltica mediterránea francesa

el trazado hipodámico pero incorporando elementos de influencia helénica. Estatuaria céltica mediterránea francesa

Los pueblos ibéricos

La Cultura Ibérica es la mejor representación de las culturas indígenas de la Segunda Edad del Hierro desde Cataluña hasta Andalucía. Formada por diferentes etnias (conocemos por los romanos-Estrabón).

Los orígenes más remotos se remontan hasta el 500 a.C. con una peculiar mezcla de tradiciones

indígenas heredadas del pasado y la influencia griega. En el 600 a.C. los griegos fundan Emporion en el Golfo de Rosa (máximo desarrollo e influencia entre el 600-450 a.C. donde forjaron una poderosa red mercantil con un lucrativo intercambio con

los pueblos indígenas de la zona). Durante este periodo se produjo un aumento de la población (oppida, aunque no llegaron a

tener la importancia de los galos). Tenían grandes murallas, reforzadas con bastiones y torres, las

viviendas estaban ordenadas en manzanas, tenían planta rectangular, muros de tapial o adobe, separación de estancias y despensa. En la región levantina los oppida tuvieron menor tamaño. Las etnias ibéricas tenían distintos grados de desarrollo sociopolítico: la mayoría estaban controladas por aristócratas o príncipes guerreros, que mantenían la autoridad a partir del control

militar.

estaban controladas por aristócratas o príncipes guerreros , que mantenían la autoridad a partir del control
estaban controladas por aristócratas o príncipes guerreros , que mantenían la autoridad a partir del control

El ritual habitual de enterramiento en el norte era la incineración en urnas cerámicas dentro de una fosa, con ajuares que marcan diferencias sociales pero sin lujo ostentoso.

El ritual del sur es más sofisticado y denotaba mayor complejidad social. Las tumbas de las personas destacadas socialmente se acompañan de ajuares más ostentosos.

Los enterramientos de Pozo Moro (Albacete) y Porcuna (Jaén) nos dejaron unos monumentos: los herooms, túmulos y torres funerarias que se decoraban con las hazañas del héroe allí enterrado.

Dentro de las tumbas de mayor categoría podemos destacar cuatro ejemplos:

- El Cigarralero (Murcia) con espléndidos ajuares en tumbas de guerreros, donde también encontramos espadas llamadas falcatas, muy típicas de la Cultura Ibérica.

- Pozo Moro (Albacete) complejo de tumbas torriformes con pilares-estelas de la región

levantina.

-Tumbas de cámara subterránea con construcciones adinteladas cubiertas con túmulos como la de Toya (Jaén).

- Estatuas de caliza usadas como urnas, llamadas damas, de las que las más conocidas

son la de Elche y la de Baza, urnas para la deposición de cenizas de personajes de la élite social o

para sacerdotisas.

Tumba de Pozo Moro (s. V aC), Museo Arqueológico Nacional, Madrid Dama de Elche (s.
Tumba de Pozo Moro (s. V aC), Museo Arqueológico Nacional, Madrid Dama de Elche (s.
Tumba de Pozo Moro (s. V aC), Museo Arqueológico Nacional, Madrid Dama de Elche (s.

Tumba de Pozo Moro (s. V aC),

Museo Arqueológico Nacional,

Madrid

de Pozo Moro (s. V aC), Museo Arqueológico Nacional, Madrid Dama de Elche (s. V aC),

Dama de Elche (s. V aC), Museo

Arqueológico Nacional de Madrid.

de Elche (s. V aC), Museo Arqueológico Nacional de Madrid. Dama de Baza (s. IV aC)

Dama de Baza (s. IV aC) Museo Arqueológico Nacional, Madrid

La cerámica también denota influencia griega, hecha a torno, con colores anaranjados y decorados

con diferentes motivos. Motivos geométricos y motivos figurados donde se han clasificado en dos estilos principalmente:

- Oliva-Liria o estilo narrativo .

- Elche-Archena o estilo simbólico.

Destaca la escultura en piedra con representaciones de guerreros, animales fantásticos y las

“damas”.

La artesanía también destacó: orfebrería (diademas y broches de inspiración griega), el trabajo en bronce con estatuas humanas de pequeño tamaño a modo de exvotos.

con estatuas humanas de pequeño tamaño a modo de exvotos. Bicha de Balazote (s. VI aC)

Bicha de Balazote (s. VI aC) Museo Arqueológico Nacional, Madrid

Escultura de un guerrero al pie de su caballo, de Porcuna (s. V aC) Museo Prov. Jaén

Museo Arqueológico Nacional, Madrid Escultura de un guerrero al pie de su caballo, de Porcuna (s.
Vaso de las Cabras y los Peces, Cabecico del Tesoro, Verdolay. S. III a.C. 2.

Vaso de las Cabras y los Peces, Cabecico

del Tesoro, Verdolay. S. III a.C. 2.

Kalathos, cerámica, Sepultura. S. II a.C. Decoración estilo Elche-Archena con carniceros enseñando las fauces. Motivos fitomorfos y enmarcados por bandas horizontales

Motivos fitomorfos y enmarcados por bandas horizontales Armamento ibérico de la necrópolis del Cabecico del Tesoro

Armamento ibérico de la necrópolis del Cabecico del

Tesoro

Armamento ibérico de la necrópolis del Cabecico del Tesoro Kálato con decoración pintada. Necrópolis del Cabecico

Kálato con decoración pintada. Necrópolis del Cabecico del Tesoro, Verdolay (Murcia).

del Cabecico del Tesoro Kálato con decoración pintada. Necrópolis del Cabecico del Tesoro, Verdolay (Murcia).