Está en la página 1de 13

DEPORTES EN LA ÉPOCA COLONIAL Y PRIMEROS DÍAS REPUBLICANOS.

Entre los juegos de a caballo, estaban las alcancías, el correr cañas, el correr sortijas. Las
alcancías eran unas bolas llenas de flores, cintas, aguas de olor, polvos perfumados y que se las
tiraban corriendo, unos jinetes a otros, recibiéndolas en un escudo, donde se quebraban; correr
cañas, era una pelea a caballo entre diferentes cuadrillas, usando cañas por armas. Este juego o
ejercicio para ostentar destreza, fue introducido en España por los árabes con el nombre de
"correr o jugar cañas"; y correr sortijas, era un torneo, un ejercicio de destreza que consistía en
ensartar en la punta de una vara, corriendo a caballo, una sortija pendiente de una cinta a cierta
altura.

El hombre que vivía bajo el poncho trabajaba en esteras, capachos, frenos, herrajes y era amigo
del cuchillo y de las procesiones.

Las peleas de gallos se hacían en famosos reñideros donde se hombreaban el marqués y el


pollero, polleros que eran por lo general andaluces y valencianos.

Las corridas de toros, los primeros pasatiempos de los españoles se cambian por las carreras de
a caballo, inclinación de los criollos que comienza a dar vida a las pampillas, y se hace teatro "con
todas las reglas y progresos del arte". Y después los títeres dirigidos por el maestro Tapia, que
hizo célebres a sus monos de palo "Don Cristóbal" y "Mamá Laucha".

La rayuela, cuyo origen proviene de España y es invención de un monje preceptor, tenía gran
aceptación aquí. Para confirmar que la rayuela fue inventada por un monje, se dice que ella
abarca toda la vida del hombre. Su vida en este mundo hasta su muerte, y la entrada al cielo.

El juego a la rayuela, según creen folkloristas y arqueólogos, es el recuerdo de una antiquísima


práctica adivinatoria.

Los niños "acomodados" jugaban en el interior de las casas, de los caserones de tres patios y
entre sus juegos estaba el de las escondidas, la gallina ciega, el cordero sal de mi huerta, el otra
esquina por ahí, el pimpín sarafín, el Ca-ti-ta-ja, el hilo de oro.

Después los estudiantes del Instituto tuvieron un patio adecuado para este ejercicio, al cual
llamaron "cancha de pelotas". Luego, vino el volatín, de diversas formas y algunos gigantes y se
jugaba también en canchas, lugares donde igualmente se saltaba a la cuerda, al cordel, cuya
práctica de agilidad recomendaba Hipócrates.

Los pasatiempos sociales consistían en los paseos en carreta, en los juegos de prendas, en el
Ajedrez, las damas, la Lotería, que se jugaban en los salones y en los cafés, cuyo juego era muy
conveniente para los empresarios, por la razón de que de cada peso de la suma a que ascendía
cada lotería, la casa sacaba un real. Con este sistema, a las pocas jugadas, el dinero en su casi
totalidad pasaba como por encanto al bolsillo del dueño de casa. Esto justificaba un refrán muy
repetido entonces.

En los campos, los niños son atraídos por la pelota, el fútbol, que es muy jugado también por los
trabajadores de las haciendas; en los pueblos chicos, aparece para las Fiestas Patrias, el
Chancho, que consiste en pasar arrastrándose por un tonel suspendido sobre un eje y por lo tanto
gira produciendo la caída del que lo intenta atravesar: y por la prueba del "sartén tiznao", en la que
hay que despegar una moneda de la base de este artefacto.

Del juego del volantín; balompié, llamado fútbol; del trompo, del emboque y de una diversión
conocida por "palo ensebado" y taba, haremos en particular una reseña histórica y típica.
LA GASTRONOMÍA PERUANA EN LA EPOCA COLONIAL

Cuando llegan al Perú los primeros españoles en los primeros años del siglo XVI, observaron que
los pobladores del nuevo mundo eran fuertes, fornidos y saludables, lo que era una clara señal de
una buena nutrición. En ninguno de los escritos de los cronistas y los estudios de los restos
encontrados se hace mención o se puede deducir una mala o pobre alimentación.
Cuando los españoles llegaron al continente americano sintieron nostalgia al encontrar que no
podían contar con sus quesos, jamones, carnes, cereales y los condimentos a los que estaban
acostumbrados, sin embargo cabe señalar que, antes de que los españoles llegaran al continente
americano, estos inicialmente habían sido conquistados por los romanos(entre los siglos III a.C
hasta el año 19 a.C), de quienes recibieron gran influencia en su culinaria, como, lo es el apio, el
rábano, la lenteja, el nabo, las habas, el trigo, el olivo y la uva, de las que elaboran aceite y
vino, insumos muy preciados en su cocina.
Posteriormente a esta invasión, entre los años 711 d.C. al 1,492 d.C. fueron invadidos por pueblos
árabes del norte de África, los que también aportaron lo suyo a la culinaria ibérica, señalando
entre los aportes a la culinaria española a las hortalizas, y algunas frutas como la berenjena, la
naranja, el limón, el dátil y el arroz.
Sobre las carnes consumidas en Europa medieval podemos mencionar a la ovina y la caprina,
muy difundidas en Europa, así como la porcina en zonas cristianas, en zonas en las que se
practicaba el Islam esta carne no era consumida por sus principios religiosos; sobre la carne de
res señalamos que era excesivamente cara y su consumo era exclusivo de las clases más
pudientes y de los círculos de nobleza de los diversos reinos de la época.
En Europa medieval los animales de trabajo proporcionaban su leche, con la que se elaboraban
quesos y eran bastante apreciados; de la misma manera los huevos de aves eran consumidos por
las clases medias; así como gran cantidad de pescados frescos y salados, se usaban también
legumbres secas, siendo moderado el consumo de otras hortalizas. Lo que sí apreciaban los
pueblos europeos en general era la excelente repostería con la que contaban, tal es así que se
crea la Asociación de Pasteleros y Panaderos en Francia en el siglo XVI, y en el siglo XVII se
crean las pastas de hojaldre, conocidas hasta la actualidad en el Perú como milhojas.
En España medieval también se habían alcanzado técnicas para la conservación de alimentos, y
de diversas formas, como salar los pescados, carnes y algunos vegetales, usando además la
técnica conocida como del escabechado, es decir conservar los vegetales en una mezcla de
aceites y vinagre, equivalente a los actuales encurtidos, otra forma era la elaboración de quesos y
jamones, los que una vez curados tenían gran duración; entre los platos dulces que conservaban
con especial cuidado tenemos las jaleas y mermeladas.
Cristóbal Colón desembarca por primera vez en territorio americano el 12 de Octubre de 1,492, ,
luego en su segunda travesía llega a la Hispaniola, lo que actualmente es Santo Domingo, en el
año 1,494, llevando en este segundo viaje algunas semillas, caballos, reses y algunas especies de
aves, las que con el tiempo y dada la fertilidad local se propagaron con relativa rapidez, ; este es
el caso de la caña de azúcar, la vid, el arroz en lugares calidos, en lugares de temperatura media
prosperaron las frutas, las legumbres y el trigo; en la altura la cebada, la avena y el centeno, en
las planicies donde se daban buenos pastos proliferaron el ganado vacuno y caballos; en otras
zonas las cabras, las ovejas y los cerdos, llegando al punto de que muchas especies se hicieron
silvestres y algunos años después se dudaba de la procedencia de algún producto importado,
lógicamente una consecuencia económica fue la reducción de costos, ya que antes estos
productos se importaban de Europa.
En el caso de la tradicional Pachamanca andina podemos señalar que esta fue enriquecida por las
carnes de res, cerdo, cabrito y gallina; así como la huatia, tradicional plato peruano con diversas
carnes; se le adicionaron habas y quesos, a los locros, chupis y ajiacos se les incluyó cebolla,
comino, pimienta, leche, huevos, col, quesos y carne de res, gallina y cerdo. La harina que
llevaban los viajeros incas en los grandes tramos del QapaqÑan (camino inca), en pequeñas
bolsas conocidas como “pitu”, se combinó con canela molida, clavo de olor y/o azúcar, haciéndola
mucho mas sabrosa.
Las humitas dulces, hechas del maíz tierno, se les agregaron anís, huevos, mantequilla, canela y
clavo de olor, y a las saladas quesos, culantro, queso ricota, y algunas carnes. Con respecto a la
harina de trigo, escasa durante los primeros años de la colonia, se le suplantó por la harina de
maíz, elaborando bizcochos, pan, pasteles diversos, así como mazamorras con miel de caña y
chancaca, agregándoles azúcar, huevos y en algunos casos leche.

La chicha, bebida tradicionalmente peruana, también fue aceptada por los españoles, inclusive
hasta la actualidad estas son consumidas, como la chicha de maní, de maíz blanco y
maíz morado, hecha con el maíz del mismo nombre, elaborando de este tipo de maíz la famosa
mazamorra morada. Así mismo el maní se empleaba para hacer turrones al estilo europeo, el
yacón se consumía con pimienta y naranja, el chuño se empleaba para buñuelos y bizcochuelos,
incluso se elaboraba una mazamorra ligera recomendada para enfermos, convalecientes y niños.
Otro vegetal muy aceptado por los españoles era el zapallo, consumido por gente de todos los
estratos sociales, y se comía asado con aceite y vinagre; sus semillas se confitaban y se comían
en reemplazo de las almendras europeas. Entre las frutas podemos comentar que el plátano fue
muy consumido, a pesar de ser haber sido traído por lo españoles, así como los higos, los
duraznos, los melocotones, las manzanas, las peras, los melones y los membrillos, estos se
propagaron rápidamente y se consumían en todas formas: crudo, asado, desmenuzado, en
papillas, o en postres.
En las casas más pobres de las ciudades el plato mas común era el puchero, una sopa con
carnes de res, cerdo y cordero; en los campos se servia el “chupi” o chupe, como se encargaron
de castellanizar los españoles a la palabra quechua. En las casas de familias más acomodadas la
situación era diferente ya que cada miembro de la familia comía lo que le apeteciera, existiendo
dos servicios de almuerzo, uno consideraba siete platos y el otro seis platillos; entre ambos se
servia un entremés, con platillos ligeros, en el primer servicio se serviacarapulcra, cecina con
yucas, pepián, sopa de mondongo, lagua y frijoles con carne; el intermedio era lo que llamaríamos
ahora un piqueo, compuesto por camotes, choclos, y yucas sancochadas; el segundo almuerzo o
servicio se componía de sango, patasca, chupe de queso relleno con camote, dejando para el
último los postres, como fríjol colado o mazamorras.

Una tradición que aún se conserva en algunas ciudades del interior del Perú es la preparación de
dulces y postres a cargo de las monjas de los diversos conventos, encontrando entre los mas
buscados el manjar blanco, las almendras y avellanas confitadas, pétalos de rosa cuajados en
almíbar, mazapanes, bizcochos, alfajores, el sango, el ranfañote, las cocadas, las mazamorras y
una gran cantidad de dulces y potajes de sabor inigualable, conservando aún esta tradición
conventos en las ciudades de Ayacucho y Arequipa.
Por lo dicho en el párrafo precedente podemos señalar que en el virreinato del Perú, debido a su
autoabastecimiento de azúcar, frutas e insumos se creó una cultura especial por los dulces, de
donde viene el término de antaño “limeño mazamorrero”.
En los banquetes se daba preferencia a la cantidad y contundencia de los platos servidos, siendo
común en los banquetes los diversos tipos de carnes de ganado y aves, así como platos
finamente elaborados o inmensos alfajores y empanadas, de igual forma los comensales
disfrutaban de carne de caza, jamones, quesos y grandes cantidades de vinos y piscos.

VESTIMENTA PERUANA EN LA ÉPOCA COLONIAL

En la época del virreinato, aproximadamente entre los siglos XVI y XVIII los españoles ya se
habían apoderado y establecido en la élite peruana. Sin duda, una vez establecida la corona, la
influencia europea no tardaría mucho en imponerse a las tradiciones peruanas en muchos
ámbitos. Uno de ellos, y el cual se podía apreciar a simple vista era la Vestimenta.
Los conquistadores hicieron una serie de cambios para que las personas no vivieran con el
recuerdo del pueblo que fue vencido y conquistado. Por ello, decidieron desechar las prendas
costumbristas e impusieron normas para que los conquistados los cumplieran sin protestar. Es así
como comenzaría la futura desaparición de uno de los elementos principales de la vestimenta
masculina incaica: el Unku, este consistía en una camisa sin cuello, amplia y llegaba a la rodilla,
además contenía adornos en forma de figuras solares y elementos geométricos

“Además, la vestimenta masculina también estaba conformada por unos pantalones cortos que
eran cubiertos por unas medias hasta la pantorrilla. De igual manera, las mujeres vestían una
simple túnica regularmente corta llamada "Anacu" y ceñida a la cintura por una faja llamada
"Chumpi". Cubrían sus hombros con una prenda de abrigo llamada "Lliclla". Algunas veces
cubrían sus cabezas con una banda doblada en pliegues que caía sobre la espalda o la
adornaban con tocados de flores.

Los cambios que se daban en este territorio se desarrollaron paulatinamente conforme los
españoles se iban acercando y posicionando en el poder peruano. Esto se llevó a cabo
normalmente hasta que se diera la oposición encabezada por Tupac Amaru (2).

En 1572, poco después de haberse realizado la ejecución de Tupac Amaru, el virrey Francisco de
Toledo ordenó a los hombres a usar trajes españoles y las mujeres a cambiar su tradicional
vestimenta: el anacu. Es por este motivo que Tupac Amaru II, el líder de la rebelión indígena más
importante de la historia del Perú, vestía en 1780 pantalones y sombrero negro como la costumbre
de los españoles (3).

“De un Tupac Amaru a otro, el hombre sencillo no dejo de usar el unku popular, es decir, la misma
camisa pero en tejido más burdo y la mujer, el sencillo y negro anacu. Es sólo después de la
rebelión de Tupac Amaru II que las autoridades españolas prohibieron estos trajes en todo el
territorio de virreinato y entre todas las clases sociales. Sin embargo, los indios siguieron usando
sus antiguos trajes como una forma de resistencia denominada por algunos como "las tretas del
débil": debajo de las usuales prendas españolas las mujeres siguieron llevando el anacu o lo
fueron transformando, sabia y dulcemente, en distinto trajes que aún se lleva hasta hoy”.
Por otro lado, hablaremos sobre la capital del Perú, Lima, donde se impuso la moda conocida
como la “Tapada Limeña”, esta era usada para describir a la mujer Limeña y su uso se extendió
desde la época Virreinal hasta principios de la época Republicana. La vestimenta consistía en dos
piezas: La Saya y el Manto. Esta fue muy criticada debido a las características que tenía:
“El atuendo característico de la tapada connotaba insinuación, coquetería, prohibición y juego de
seducción. Con todo, no dejaba de ser un vestido: la saya contorneaba las caderas y el manto
cubría la cabeza y el rostro, excepto, por supuesto, un único ojo. Tras el manto podía habitar una
abuela desdentada así como una mujer tuerta picada por la viruela. Las posibilidades eran
muchas como muchos debieron ser las ocasiones en que muchachos galantes o "viejos verdes"
derrocharon piropos antes esposas, cuñadas, suegras, madres o hijas que podían ocultar su
verdadera identidad tras los mantos.” (Basadre 2005: 55)
La saya, en la actualidad conocida como las faldas o polleras que llegan al tobillo, era de seda y
tenía un acabado sumamente sugerente y provocativo. Este, en muchos casos era usada ceñida
al cuerpo dejando ver insinuantemente al caminar la forma del cuerpo de la que lo tenía puesto.
Esta indumentaria podía ser hallada en distintos colores: azul, castaño, verde, amarillo o negro

El manto que acompañaba a la saya también era confeccionado de seda, este servía para cubrir
para que las limeñas cubrieran sus cabezas y caras. Al final este solamente dejaba al descubierto
un ojo de la mujer y en algunos casos dejaba al descubierto los brazos.
Finalmente, para completar la elegancia de la mujer limeña se acompañaba este traje con un
calzado de raso bordado que llamaba mucho la atención porque solo duraban una semana
aproximadamente
Este tipo de vestimentas eran usados en mayoría por las nobles españolas y limeñas y algunas
criollas.
Sin duda, los hombres no fueron ajenos a estos cambios de moda en la vestimenta. Esta estaba
formada por un sobrero elegante, chaquetas de colores serios, pantalones cortos y anchos y botas
de potro. La ropa usada por estos tenía que ser cómoda ya que debían montar a caballo

CULTURA EN LA EPOCA COLONIAL

La vida intelectual en el virreinato peruano estuvo capitalizada por la república de españoles.


Fueron los peninsulares en primer término y luego los criollos los que se dedicaron al
desarrollo de una cultura colonial basada en las tendencias que llegaban de Europa.

Una de las primeras acciones fue la implementación de colegios y universidades en todo el


virreinato. Las principales universidades se encontraban en Lima y Cuzco, siendo la
Universidad de San Marcos la más antigua fundada en América. Los colegios mayores se
fundaron para la educación de los hijos de los españoles, sin embargo también se crearon
colegios para la elite indígena. Sobresalieron el Colegio Príncipe de Lima y el Colegio San
Francisco de Borja en la ciudad del Cuzco. En estos colegios los indígenas eran introducidos
al castellano, se les adoctrinaba y se les impartía conocimientos básicos de cálculo, retórica,
escritura y canto.

Los estudios estuvieron separados por niveles denominados primeras letras, estudios menores
y mayores y el paso de un nivel a otro no lo determinaba la edad sino las aptitudes del
estudiante.

Los colegios Mayores para españoles más importantes se encontraron en Lima y Cuzco.
Fueron reputados los colegios-seminarios de las órdenes religiosas, pues en ellos los estudios
estuvieron dirigidos al cultivo de las humanidades. Los estudios más comunes estuvieron
dirigidos hacia el derecho, la medicina y la teología.

La medicina: el conocimiento médico durante el virreinato fue rudimentario y empírico. A pesar


de enseñarse en las universidades, la medicina solo se restringió a aminorar las dolencias que
no causaban muerte, como el caso de un resfrío o torceduras de huesos. Cuando el enfermo
se agravaba el médico ya no tenía mucho por hacer pues no poseía la técnica ni los
conocimientos necesarios para curar enfermedades como el cáncer, hidropesía, apoplejía,
"alfombrilla" o tercianas, muy comunes y estudiadas durante el virreinato.

La medicina no fue propiedad de los doctores salidos de las universidades. Fue común que los
barberos, entre sus muchas actividades, se dedicaran a la práctica empírica de la medicina.
Los escritos indican que fueron especialistas en sacar muelas y en preparar ungüentos y
"parches" para los huesos. Barbero y médico empírico fue San Martín de Porras antes de
consagrarse hermano lego dominico.
DEPORTES EN EL PERÚ ACTUAL
Fútbol
Como en toda América Latina, el fútbol es el deporte más popular del Perú. Los clubes más
importantes son:
La U (Universitario), Alianza Lima y Cristal en Lima, Cienciano en el Cusco, el único club
peruano que consiguió títulos internacionales. En 2004, Cienciano ganó la Copa Nissan
Sudamericana (equivalente a la UEFA en Europa) al vencer el River Plate de Argentina en final y
el mismo año ganó la Recopa al derrotar el otro gran equipo argentino Boca Juniors (ganador de
la Copa Libertadores equivalente a la Champions League europea).
El Perú a participado 4 veces en la fase final de la Copa Mundial de fútbol, 1930, 1970 (cuartos de
final), 1978 (cuartos de final), 1982 y ha sido campeón de la Copa América dos veces (1939 y
1975).
Surf
Se ha reportado la práctica del surf desde más de 500 años en las islas de Polinesia. Sin
embargo, cerámicas de la cultura Chimú (norte del Perú – 100 a 700 d.C.) representan hombres
sobre maderos deslizándose sobre olas.
En la actualidad, los pescadores de esta región navegan sobre sus caballitos de totora,
embarcaciones individuales elaboradas con una especie de junco, corriendo olas de forma
parecida al surf.
Voleibol femenino
Medalla de plata en los juegos olímpicos de Seúl 1988.
Campeonato Mundial: 2da en 1982 y 3ra en 1986
Campeonato Sudamericano: 12 veces campeona, 10 veces subcampeonas.

Gastronomía de Perú
La gastronomía peruana tiene platos tradicionales como el ceviche, el arroz con pollo, la papa a la
huancaína, la ocopa arequipeña, la chanfainita, los tallarines rojos y el cau-cau. Los platos típicos
de Perú son fruto del mestizaje y la influencia de África, España, Italia, China y Japón. Suelen ser picantes y
bien aderezados pues utilizan como ingredientes principales el ajo, el ají amarillo, y hierbas aromáticas como
el orégano y el huacatay. Los platos de fondo suelen ir acompañados de papa y arroz.
Algunos de los platos de la gastronomía de Perú son el ceviche (pescado y marisco crudo y marinado con
salsa de limón y pimiento, que se acompaña con maíz, patatas dulces y cebollas) y el arroz con mariscos. En
cuanto a postres, el manjar blanco, junto con el arroz con leche, la mazamorra morada y los picarones, son
los más tradicionales. La bebida bandera del Perú es el pisco. Otras bebidas típicas son la chicha morada y la
chicha de jora. Las cervezas nacionales son la Cuzqueña y la Arequipeña.
Comida costeña
La cocina costeña se divide en la comida marina y criolla. Los
platos más conocidos se realizan en base a mariscos o pescados. Los
platos más representativos de la comida marina son el chupe de
camarones (Arequipa), ceviche, choritos a la chalaca (Callao), el
tiradito, la leche de tigre, la leche de tigre, parihuela y demás.

Ceviche: El ceviche consiste en la combinación de pescados y


mariscos frescos macerados en jugo de limón.
En cuanto a la comida criolla, tenemos ají de gallina, carapulca, escabeche de pollo, arroz con pollo,
tacu-tacu, arroz con pato, cau cau, lomo saltado, pollo a la brasa, causa a la limeña, anticuchos,
entre otros.
Lomo saltado: El lomo saltado nació gracias a la fusión de la cocina peruana con la oriental china y
consiste en trozos de carne fritas con cebolla y tomate.
Comida de la sierra
La comida de la sierra tiene como principales ingredientes el maíz,
la papa y otros tubérculos. Algunos platos más representativos de la
cocina andina son la pachamanca, la huatia, la papa a la huancaína,
la ocopa y demás.

Pachamanca: Es un plato típico del Perú, elaborado por la


cocción de las carnes de vaca, cerdo, pollo y cuy, además de
otros insumos, bajo el calor de las piedras que se calientan
con la combustión de leños.
Papa a la huancaína: El plato consiste en papas sancochadas cubiertas con una crema de queso,
aceite, sal, ají amarillo y leche para que tenga consistencia.
Comida de la selva
La cocina de la selva se caracteriza por el consumo tradicional de
carnes como la huangana, suri, tapir, roedores, armadillo, tortugas,
monos choro y demás.

Los platos más populares de la cocina de la selva peruana son


los juanes, el tacacho con cecina, inchicapi, la patarashca, la
ensalada de chonta, entre otros.

Juane: El juane es a base de arroz, carne de gallina, aceituna, huevo cocido, entre otras especias que
son envueltas en la hoja bijao y puestas a hervir durante una hora y media.
Tacacho con cecina: El plato consiste en una masa de plátano, cerdo, manteca y sal denominada
tacacho junto con una trozo de cecina y una de chorizo.
VESTIMENTA DEL PERU ACTUAL
Vestimenta en la costa peruana
La vestimenta de la costa no varia mucho pero si lleva mucha tradición.

En los hombres podemos ver ternos con camisas de tonos claros, zapatos oscuros y algunos
accesorios como pañuelos en la mano o corbatas. En algunas partes de la costa varia un poco en
cuanto a los colores, forma o trama de los pantalones y camisas. También utilizan sombreros de
paja, fajas en la cintura de color rojo u otros colores..

En las mujeres encontramos faldas anchas con bastantes niveles y zapatos con tacos, ellas
también utilizan pañuelos en algunas danzas, a veces no usan zapatos para poder bailar por
ejemplo la marinera norteña. Llevan algunos accesorios en el cabello, además de aretes y otras
joyas que la hacen única.

Vestimenta en la sierra peruana.


En cuanto a la vestimenta, en la sierra las personan se visten con prendas coloridas.

En los hombres podemos ver ponchos de colores que cubren todo su pecho, pantalones de
colores oscuros o negro, chuyos, los yanquis en el calzado, llevan el pelo corto. Sus calcetines
son altos y algunos usan camisas blancas o chalecos coloridos. Estos varían dependiendo la
región o provincia, que ya veremos en otras publicaciones.

Las mujeres en la sierra peruana también suelen usar ponchos coloridos, trenzarse el cabello y
alguna manta que se amarran en la espalda en la que llevan algunas cosas o cargan a sus bebes.
También utilizan faldones de colores o con accesorios llamados polleras, estos faldones poseen
varias capas que lo hacen único y cultural. Utilizan zapatos o yanquis en el calzado. Algunos
sombreros con adornos y otros accesorios.
Vestimenta en la selva peruana
La vestimenta típica en la selva peruana se caracteriza por no ser muy cubierta en las mujeres.

Los hombres se visten con prendas de algodón y utilizan mantas llenas de colores, algunos
bragueros. Utilizan coronas hechas a base de llanchana, también fajas y otros accesorios como
chaquiras y las plumas de algunas aves.

Las mujeres usan pequeñas mantas que van desde el ombligo hasta la mitad del muslo, otra
pequeña mantilla para cubrir la parte de sus pechos, en las pantorrillas se atan chaquiras y otros
accesorios también como las plumas de algunas aves que habitan en la selva de Perú.

CULTURA DEL PERÚ ACTUAL


Con más de 10,000 años de historia, el Perú ostenta una gran riqueza multicultural y de
tradiciones; cuenta con una deliciosa y laureada gastronomía; posee imponentes complejos
arqueológicos; 12 patrimonios mundiales de la Unesco y vastas reservas naturales. Sin duda, se
trata de uno de los países más variados del mundo.
El Perú está ubicado en la parte occidental de América del Sur. Su territorio limita con Ecuador,
Colombia, Brasil, Bolivia y Chile. Está asentado sobre 1’285,215 km2 de terreno y 200 millas
marinas del Océano Pacífico, así como 60 millones de hectáreas en la Antártida. Se estima que
tiene una población que supera los 31.5 millones de habitantes.
Es el tercer país más grande de América del Sur y uno de los 20 más extensos del mundo –su
área abarca más que los territorios de España y Francia juntos–. Al ser parte consultiva del
Tratado Antártico, cuenta con una estación científica llamada ‘Machu Picchu’ en este continente.
El país está dividido en 25 regiones o departamentos, incluyendo a la provincia constitucional del
El Callao, donde se ubica el principal puerto del Perú. La capital es Lima, ciudad fundada en el
año 1535 por los españoles, convirtiéndose en la capital del Virreinato del Perú. Tras la
independencia de 1821, pasó a ser la capital de la república.
El Perú es un país megadiverso. Cuenta con 11 ecorregiones y 84 zonas de vida de las 117 que
existen en el mundo. Posee una enorme multiplicidad de paisajes debido a sus condiciones
geográficas, lo que a su vez le otorga una gran diversidad de recursos naturales. En su territorio
se pueden identificar tres grandes regiones, que ha sido la forma tradicional de dividirlo según sus
altitudes: Costa, Sierra y Selva.
La Selva ocupa el 59% del territorio de este país y concentra al 12% de la población del país. La
Sierra, dominada por la cordillera de los Andes, ocupa el 30% del territorio y alberga al 36% de la
población. La Costa concentra a la mayoría de la población –el 52%– pese a ocupar el 11% del
territorio nacional.
El español es el idioma oficial del Perú y es hablado por el 84% de la población. Además, en el
país se hablan 47 lenguas nativas, incluyendo el quechua y el aymara, habladas por el 13% y
1.7% de la población, respectivamente.
En julio de 2016 asumió un nuevo gobierno, encabezado por el presidente Pedro Pablo Kuczynski
del partido Peruanos por el Kambio. Este fue el cuarto gobierno elegido democráticamente
después del gobierno transitorio del año 2000, que convocó a elecciones generales para el año
siguiente, lo que evidencia la estabilidad política de este país
Fiestas:
La confluencia de credos, costumbres y vivencias han creado en la vida de los peruanos cerca de
3,000 fiestas populares al año, entre patronales, procesiones, carnavales y rituales, expresión de
la fe en un Dios, el respeto a la naturaleza y la celebración de la libertad. Las fiestas en el Perú
tienen un aspecto místico, la mayoría manifiestan la fusión del catolicismo con las tradiciones
prehispánicas de cada región. El pago a la tierra es parte de las celebraciones principales en
todas las regiones, bajo el concepto de retribuir a la Pachamama (Madre Tierra) por su eterna
generosidad.
Música y Danzas:
La música y la danza siempre han tenido un rol importante en la sociedad peruana, desde la
época precolombina. Los antiguos peruanos utilizaron los caracoles de mar, las cañas y hasta los
huesos de animales para emitir sonidos. Se dice que los peruanos de la cultura Nasca fueron los
músicos precolombinos más importantes del continente. Antaras o zampoñas, trompetas de
terracota, pututos, constituyeron parte de los instrumentos musicales más importantes del antiguo
Perú. Las piezas musicales tenían carácter religioso, guerrero o profano.
También como producto de sus múltiples culturas, Perú tiene hoy un folklore rico y variado,
diversidad de expresiones musicales y bailes, que combinan los géneros y el espíritu indígena con
la influencia hispana, así como estilos modernos que se han adecuado a la cadencia y gusto de
los grupos sociales mayoritarios.

Idiosincrasia
Los peruanos estamos cada vez más orgullosos de la riqueza histórica y cultural del pasado y
presente. Después de haber vivido por siglos dándole la espalda a nuestros orígenes andinos, hoy
reconocemos el valor de los Andes y la Amazonía por todo lo que representa en recursos y
tradición milenaria.
Somos la civilización más antigua de Sudamérica. De nuestro territorio y nuestro imperio surgieron
los países vecinos. Perú fue el centro político y productivo de la región, con una privilegiada
ubicación geográfica.
Hoy en Perú hay muchos emprendedores que han redescubierto su capacidad de crear nuevas
riquezas, nuevos negocios y servicios. El país ha superado momentos difíciles de crisis
económicas y políticas. Aunque las instituciones tutelares del Estado están todavía en proceso de
consolidación, Perú ha conservado la democracia por más de dos décadas.
Pero, sobre todo, Perú es acogedor, como su gente, que ofrece la mejor atención al visitante, con
su comida y múltiples celebraciones. El fútbol es una pasión que además de ser el deporte
nacional, es motivo de encuentro con la familia y amigos.
Somos un pueblo muy creyente, la religión católica prima en la vida social, pero convive con
diversos credos.