Está en la página 1de 30

PED 2 - PREHISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA

2014
PED 2 - Prehistoria Antigua de la
Península Ibérica

Axel Cotón Gutiérrez


Mérida

Axel Cotón Gutiérrez 14-12-2014 1


PED 2 - PREHISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA

TAREA I: Comentario de la lámina nº1 del tema XII.


Lámina:

COMENTARIO DE LA LÁMINA:
Nos encontramos sin lugar a dudas ante una figura de arte mueble o mobiliar,
que es aquel constituido por pequeños objetos susceptibles de ser transportados. El arte
mueble aparece generalmente en la zona de hábitat del yacimiento, en los ámbitos
cotidianos de trabajo, cocina o descanso.
En la figura superior podemos observar una escultura exenta de escasas
dimensiones, de aspecto hierático, que evoca una figura zoomorfa, seguramente un
caballo. La figura está tallada en marfil. Esta materia prima, el marfil, fue muy usado en
el arte paleolítico centroeuropeo, sin embargo es muy raro en la Península Ibérica.
Además la talla del marfil se conoce con el nombre de eboraria. Este material es orgánico
y frágil y requiere de una preparación para tallarlo. Esto implica el dominio de la técnica
para trabajar el marfil, evitan el craquelado del material durante la elaboración de estas
piezas. Las mejoras obtenidas en la talla implican una diversificación de los útiles, que
es una innovación de la cultura Auriñaciense. El marfil del Paleolítico Superior se reduce
al mamut pues no había elefantes como en la actualidad y predomina su uso en el centro
de Europa para esculturas de pequeñas dimensiones pero también lo encontramos en
azagayas.

Axel Cotón Gutiérrez 2


PED 2 - PREHISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA

El material se prepara sumergiéndolo, para reblandecerlo y que no se rompa en


lascas mientras se trabaja. El marfil es una variedad ósea que deriva de la dentina, de
escasa dureza, contiene aceite por lo que es fácil de tallar, pero su longitud y curvatura
limitan la forma y el pequeño formato. Es necesario humedecerlo en agua y aceite de
almendras para que se ablande y no se astille al trabajarlo. Una vez preparada la
superficie se recorta con buriles, puntas o punzones, para desbastar o labrar la
superficie. Se raspa con rascadores de madera o hueso y se pule, frotándolo con lana
conseguimos obtener una superficie más brillante. Se trabaja en capas, para realizar el
acabado definitivo se decora con trazos, se profundiza en los contornos, se realiza
sistemáticamente y se completan los atributos internos, aunque la técnica principal es
la talla, los detalles se realizan a través de incisiones.
La mayoría de los yacimientos de arte mueble Auriñaciense se localizan en el sur
de Alemania, aparecen al aire libre, las esculturas tienen dimensiones reducidas (de 2-3
cm) y evocan formas de animales salvajes (mamut, cabeza de leona, etc.), también se
han encontrado allí los primeros instrumentos musicales elaborados con huesos de ave
horadados.
Es por ello que nos decantamos por situar la figura en el Auriñaciense
posiblemente del sur de Alemania. El Paleolítico Superior en Europa se conoce como
Auriñaciense desde el 35.500 hasta el 28.000 sin calibrar o calibrado del 40.000 al 28.000
BP. El arte mobiliar en la Europa Occidental durante el período auriñaciense es pobre y
precario y se reduce a grabados esquemáticos, órganos sexuales femeninos (vulvas) sin
embargo se han encontrado grandes hallazgos en el centro de Europa, incluso hay una
venus paleolítica de finales del período auriñaciense. Nuestro caballo es así mismo una
escultura religiosa según la clasificación de Arte mueble de André Leroi-Gourhan de
1965. Pertenece al grupo renano-danubiano donde predomina la escultura y la temática
animal.
En concreto esta figura fue encontrada en Vogelherd (Alemania), junto con otras
figuras zoomorfas, la más famosa de ellas el llamado “Mamut de Vogelherd”, que es una
estatuilla de marfil de 4,8 centímetros. Algunas de las figuras allí encontradas fueron
descubiertas en unas excavaciones realizadas por Gustav Riek en la cueva de Vogelherd,
en 1931. Posteriormente en el 2006 un grupo de estudiantes de Prehistoria de la
Universidad de Tubinga dirigidos por el arqueólogo Nicholas Conrad en una operación
de re-excavación y limpieza de sedimentos de la cueva de Vogelherd encontraron más
figuras. El hallazgo se hizo público un año después tras comprobarse su autenticidad y
datación. Esas piezas rescatadas han pasado a formar parte de la colección de figuras de
animales salvajes iniciada por Gustav Riek.
De la misma época, aunque en otro yacimiento es también el famoso león de
Stadel, que se trata de una figura de bulto redondo de unos 30 cm de altura
confeccionada en marfil y representando a un personaje masculino de pie y los brazos
paralelos al cuerpo, pero su cabeza, tras un paciente proceso de restauración, ha

Axel Cotón Gutiérrez 3


PED 2 - PREHISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA

proporcionado un aspecto diferente al esperado, ya que desveló los rasgos propios de


una leona.
Como conclusión comentar que en mi humilde opinión el caballo de marfil y otras
piezas constituyen una de las primeras muestras de arte de la humanidad. Por ello el
periodo auriñaciense es uno de los más importantes en el desarrollo de técnicas y
procesos de la prehistoria.

Axel Cotón Gutiérrez 4


PED 2 - PREHISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA

TAREA II: Una actividad de entre las propuestas al final de cada tema (de entre los
pertenecientes al Bloque B). Conviene que la realización de esta actividad se consensue
con el Profesor Tutor. Se deben utilizar los formatos Word (cualquier versión) o PDF.
De las actividades propuestas se ha elegido la actividad 2 del Tema IX:
“Visita, física o virtual (a través de la web), a alguno de los yacimientos del período, con
objeto de disponer de referencias que ayuden a asimilar los distintos conceptos
estudiados.”
Todo ello enlazando con la actividad del Tema XIII, sobre Arte Rupestre:
“Visita a una estación rupestre paleolítica y realización de una memoria de la actividad.”
Yacimiento elegido: Cueva del Maltravieso

Axel Cotón Gutiérrez 5


PED 2 - PREHISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA

ACTIVIDAD:
Se ha visitado el yacimiento de la Cueva de Maltravieso a través de una visita
virtual mediante su página web oficial de su centro de interpretación en Cáceres:
http://maltravieso.rupestre.org/ A continuación se realizará una pequeña memoria de
la misma.
La cueva de Maltravieso es una cueva situada en las afueras de la ciudad de
Cáceres España. Concretamente en la Avenida de Cervantes, y curiosamente hoy
integrada en el casco urbano de esta localidad cacereña. Fue ocupada por el hombre en
distintos momentos de la Prehistoria. Se encuentra en el área caliza del sur de la capital
cacereña, conocida popularmente como El Calerizo. Otras cuevas próximas son las de El
Conejar y Santa Ana.

Corría el verano del año 1951 y todavía se extraía cal morena del Calerizo. Esta
zona próxima al núcleo urbano cacereño surtió a los almohades de materia prima para
fabricar la argamasa con la que edificaron en el siglo XIII la muralla y las torres de la
Qázrix musulmana, que presentan ese característico color rojizo. La explosión de un
barreno de dinamita en el avance de la cantera dejó al descubierto una oquedad

Axel Cotón Gutiérrez 6


PED 2 - PREHISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA

estrecha y profunda por la que muy pocos se aventuraron a penetrar arrastrándose


hasta el final de la galería.
No obstante, aquella primitiva cueva de acceso angosto pronto fue olvidada. Sólo
se encontraron algunos trozos cerámicos y restos óseos, entre ellos tres cráneos
trepanados, que fueron considerados como de época neolítica (aprox. 3.000 a. de C.) y
por consiguiente nada transcendentes, que fueron depositados casi sin estudiar en el
Museo Provincial. Las máquinas siguieron horadando el acantilado calizo como un
bocadillo que es engullido a mordiscos, destruyendo poco a poco la gruta, que perdió
por completo una gran sala inicial (la llamada actualmente “sala del descubrimiento”)
con una enorme columna en el centro, que se situó en lo que hoy es la explanada
anterior a la verja.
Durante una visita realizada a finales de 1956, Carlos Callejo, en su afán por
conocer todo el recorrido de la cavidad, descubre la presencia de pinturas rupestres en
las paredes. Este hecho pone de manifiesto la importancia de Maltravieso y la necesidad
de su protección definitiva, ambos intereses mostrados durante 1957 en varias notas de
prensa. En 1958, Carlos Callejo presenta el primer estudio de la cavidad, denominado La
Cueva Prehistórica de Maltravieso, junto a Cáceres, mostrando los restos humanos
hallados, las cerámicas y un primer análisis de las pinturas, adscritas al Paleolítico
Superior.

Observa la presencia de nueve paneles con pinturas, con un total de tres motivos
artísticos principales: manos en negativo, series de puntos y trianguliformes. Además
deduce las técnicas usadas en su realización y sus posibles relaciones con otras
manifestaciones artísticas europeas.

Axel Cotón Gutiérrez 7


PED 2 - PREHISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA

Axel Cotón Gutiérrez 8


PED 2 - PREHISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA

El descubrimiento de las pinturas, junto con la labor incesante de Carlos Callejo,


fue mostrado a la comunidad científica del momento, llegando a atraer a
prehistoriadores españoles de gran prestigio como Martín Almagro y Francisco Jordá.
Expusieron que las pinturas rupestres de Maltravieso son las primeras localizadas al
suroeste de la Península Ibérica, alejadas de la tradicional zona de arte franco-
cantábrica. Los nuevos estudios realizados, junto con las exploraciones realizadas en
1959 por Carlos Callejo y Martín Almagro, permitieron descubrir nuevos restos humanos
y nuevas pinturas rupestres. Estos hallazgos se publicaron en la Guía del visitante,
redactado por Martín Almagro en 1969. Diez años después, en 1979, Eduardo Ripoll
Perelló y José Alfonso Moure Romanillo publican los primeros grabados de Maltravieso.
La labor de F. Jordá Cerdá y J.L. Sanchidrián, estaba enmarcada en el proyecto de
investigación denominado "El Pleistoceno en Extremadura", dentro del cual se
efectuaron la documentación e inventario de las manifestaciones artísticas de la cueva

Axel Cotón Gutiérrez 9


PED 2 - PREHISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA

cacereña. Entonces se registraron 37 siluetas de manos, 7 de ellas inéditas (Sanchidrian


Torti,. 1988/1989; Jordá Cerdá y Sanchidrian Torti, 1992).
Señalaron, así mismo, que a su parecer, posiblemente, los dedos meñiques no
representados, no estuvieran ni mutilados ni doblados, sino que pudieran en algún caso
haber sido repintados una vez realizada la silueta. En cuanto a la atribución cultural del
conjunto, establecieron que la asociación entre trianguliformes, manos y
serpentiformes correspondía a un Magdaleniense medio, en torno al 14000.

En 1995 la Junta de Extremadura apoya un proyecto de investigación orientado


a la recuperación integral de la cueva y sus alrededores. Dicho proyecto fue asumido por
el Laboratorio de Estudios Paleolíticos de la UNED, el cual se encargó de estudiar el arte
rupestre de la cavidad con tecnologías modernas, tales como el uso de fotografías
ultravioletas y el tratamiento infográfico de las fotografías digitales realizadas en busca
de detalles que por el estado de conservación de las pinturas a simple vista no son
perceptibles. También se realizó un estudio planimétrico de la cavidad para ubicar
adecuadamente la situación de las distintas manifestaciones artísticas. Los resultados
de esta nueva investigación permitieron aumentar el número de representaciones
rupestres. Por ejemplo, el número de improntas de manos conocidas hasta entonces era
de 37, y con la nueva investigación aumentó a 71.
Debido a las investigaciones realizadas hasta entonces, en 1999 se inaugura un
Centro de Interpretación, incorporado a la Red de Museos de Extremadura, y
dependiente de la sección de arqueología del Museo de Cáceres. La Diputación
Provincial, desde 1987, promovió la rehabilitación de la zona de la cueva al englobarse
en el casco urbano de la ciudad, para evitar la situación de abandono y degradación que
estaba sufriendo hasta entonces.

Axel Cotón Gutiérrez 10


PED 2 - PREHISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA

Centro de Interpretación

El equipo Primeros Pobladores de Extremadura, en el año 2001, visitan varias


cuevas pertenecientes al Calerizo de Cáceres para evaluar la viabilidad de una
exploración y posterior excavación arqueológica de las mismas. Entre ellas se
encuentran la Cueva de Santa Ana, la Cueva de El Conejar y la Cueva de Maltravieso. En
esta última, se acometieron dos procesos: primero limpiar de escombros el interior de
la cavidad para poder realizar sondeos mecánicos; y la segunda comenzar la excavación
arqueológica y posterior estudio científico.

Durante el estudio inicial de las pinturas rupestres de Maltravieso, realizado por


Martín Almagro en 1960, se construyó una trinchera desde el inicio hasta la última sala
de la cueva para favorecer el paso y hacer más accesibles las manifestaciones artísticas
a los expertos. En vez de extraer el material de las trincheras y sacarlo al exterior, éste
fue acumulado a los lados de la misma. Esta acumulación, junto con la propia de la
cueva, hacía imposible reconocer las formaciones geológicas y el propio espacio interior.
Por lo tanto, el EPPEX invirtió varios años en su limpieza interior, llegando a descubrir
que la tierra movida para la realización de la trinchera contenía restos de animales hoy
extinguidos, que, junto con análisis posteriores, determinaron que pertenecían al
Pleistoceno.
Aparte de la Sala del Descubrimiento, aún se conservan varias salas
prácticamente intactas en su interior, como son la Sala de las Chimeneas situada al
fondo de la cavidad, y la Sala de los Huesos a pocos metros de la entrada actual. Ambos
sitios han sido objeto de excavación arqueo-paleontológica durante muy pocos años

Axel Cotón Gutiérrez 11


PED 2 - PREHISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA

hasta su paralización. En la primera de ellas, el objetivo inicial fue encontrar los restos
asociados a los artistas que pintaron las manifestaciones rupestres. La segunda de ellas,
la Sala de los Huesos, con una antigüedad entre 117,000 y 183,000 años (datadas con
precisión dos planchas estalagmíticas que recubren por arriba y por abajo los
sedimentos, usando la técnica radiométrica de uranio/torio).
Aun reconociendo que las representaciones parietales de la Cueva de
Maltravieso no alcanzan en grandiosidad a los bisontes de Altamira, varias son las
razones que hacen de esta estación prehistórica un enclave trascendental desde el
punto de vista científico:
 A mediados del siglo pasado, en la época de su descubrimiento, era una estación
paleolítica absolutamente excéntrica del resto de yacimientos peninsulares y
europeos, agrupados fundamentalmente en el sur de Francia y cornisa Cantábrica,
más algunas en el sur de España. Maltravieso daba testimonio del poblamiento del
centro de la Península, que se creía deshabitada en estos periodos.
 En cuanto a las representaciones artísticas, el motivo fundamental de manos en
negativo presenta la particularidad de tener mutilado a cercén el dedo meñique.
Recientemente, merced al empleo de luz ultravioleta e infrarrojos, parece que tales
mutilaciones no son reales, sino “ocultamientos rituales o signos” después de pintar
la mano completa. Este hecho sigue singularizando a Maltravieso.
 Tras las investigaciones en 1996 del Laboratorio de estudios paleolíticos (L.E.P.) de
la UNED, Maltravieso muestra una importante colección de representaciones
simbólica con pinturas, grabados, signos ideomorfos y zoomorfos polícromos con
distintas técnicas. Esto hace de la cueva un verdadero vivero de subsiguientes
investigaciones, donde no se descartan nuevos hallazgos.
 Tras las investigaciones a partir del 2001 del Equipo Primeros Pobladores de
Extremadura, la cueva de Maltravieso nos ofrece un amplio abanico cronológico de
ocupación por comunidades humanas, superando el hasta entonces estricto
Paleolítico superior: enterramientos de la Edad del bronce en la Sala del
Descubrimiento, ocupaciones gravetienses o magdalenineses en la Sala de las
Chimeneas (17930 BP) y cazadores neandertales en la Sala de los Huesos (<117.000
BP).
 Finalmente, Maltravieso es una cueva prehistórica enclavada en el casco urbano de
una ciudad moderna, caso poco frecuente.

Por lo que conocemos hasta ahora, cuando la cueva fue descubierta, tenía una
longitud de 133 m. aproximadamente, pero como los trabajos de cantería continuaron,
se destruyó parte de ella, con lo cual hoy solo quedan 77 m. intactos. La cueva está
dividida en varias salas y corredores como podemos ver en plano de la cueva. Se llama
salas, a aquellos espacios más amplios, en los que incluso te puedes poner de pie, y se
utiliza el término de corredor para las zonas alargadas y estrechas, en las que a veces
incluso también te puedes erguir.

Axel Cotón Gutiérrez 12


PED 2 - PREHISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA

Axel Cotón Gutiérrez 13


PED 2 - PREHISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA

Sin embargo, la entrada que vemos ahora, es producto de la destrucción


provocada por los trabajos de cantería, porque como ya hemos explicado, destruyeron
parte de la cueva, y por lo que sabemos, la demolición más importante fue la de una
gran sala conocida como la Sala del Descubrimiento, que por lo que cuentan los canteros
y gracias a los planos de Carlos Callejo, debía ser la más grande y tenía una gran
estalagmita en el centro de la sala. Por todo ello, hoy en día es difícil saber cuál fue la
entrada original de la cueva. Sin embargo, dada la dilatada historia de la cueva, es
posible que hubieran existido diferentes entradas, simultaneas o no y que hoy están
selladas o desaparecidas.
En la actualidad, las dos salas de la Cueva de Maltravieso en las que se han
realizado excavaciones (Sala de los Huesos y Sala de las Chimeneas) se corresponden
con dos momentos diferentes del Pleistoceno. El registro de la Sala de los Huesos se
corresponde con el final del Pleistoceno Medio, aproximadamente hace 120.000 años.
Por datos procedentes de estudios del hielo antártico y los sedimentos del fondo del
mar sabemos que esta etapa se corresponde a grandes rasgos con un periodo
interglacial. Los animales recuperados en la Sala de los Huesos pertenecen a especies
que por su adaptabilidad se podrían corresponder a periodos glaciales o interglaciales.
En la actualidad han sido recuperados restos pertenecientes a: Rinoceronte de pradera,
Caballo salvaje, Asno salvaje, Ciervo, Gamo, Uro, Jabalí, Hiena manchada, Lobo, Lince
Ibérico, Oso pardo, Zorro común y Conejo y Aves indeterminadas.

Axel Cotón Gutiérrez 14


PED 2 - PREHISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA

Sin embargo, otros pequeños animales más sensibles a los cambios nos han dado
más pistas sobre el clima y el medio ambiente de Maltravieso hace 120.000 años. Se
trata de los restos de microfauna (roedores, murciélagos y pequeños reptiles). La
presencia de hámster en la Sala de los Huesos, nos indica un entorno algo más frío y
seco que en la actualidad además de la presencia de praderas. Por lo tanto, podemos
imaginar el paisaje cercano a la Cueva de Maltravieso durante el Pleistoceno Medio,
como un bosque mediterráneo, alternado con zonas de pradera. El clima sería parecido
al actual, con una fuerte estacionalidad y quizás con inviernos algo más crudos que los
de hoy en día.

Axel Cotón Gutiérrez 15


PED 2 - PREHISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA

Estratigrafía de la Sala de los Huesos

Axel Cotón Gutiérrez 16


PED 2 - PREHISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA

El registro de la Sala de las Chimeneas se corresponde con el final del Pleistoceno


Superior, aproximadamente hace 20.000 años. Por datos procedentes de estudios del
hielo antártico y los sedimentos del fondo del mar sabemos que esta etapa se
corresponde con los periodos glaciales más intensos de toda la Prehistoria. Sin embargo,
los restos de animales que han sido recuperados en la Sala de las Chimeneas no se
corresponden con la fauna que deberíamos esperar de una Edad del Hielo. Dos pueden
ser los motivos, por un lado, la península ibérica al estar rodeada de mar no sufrió las
glaciaciones de forma muy acusada. Por otro, los animales que encontramos son
adaptables y podían haber vivido perfectamente en una Edad del Hielo extremeña.
En la Sala de las Chimeneas también se han recuperado conchas marinas traídas
desde la costa por los pobladores del Paleolítico superior y usadas como cuentas de
colgante. Se trata de una lapa y un tipo de bígaro. Este último, de la especie Littorina
obtusata hoy en día sólo se encuentra en costas frías del Atlántico, como Galicia, Bretaña
y costa irlandesa lo que podría ser indicativo de unas costas de Portugal mucho más
frías.

Axel Cotón Gutiérrez 17


PED 2 - PREHISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA

Veamos ahora las industrias líticas halladas en la cueva. Las intervenciones


arqueológicas realizadas en dos de las distintas salas de la cueva de Maltravieso
proporcionaron, además de restos de fauna, herramientas líticas. Este hecho aporta
muestras evidentes de ocupación de la zona del calerizo de Cáceres durante la
Prehistoria.
En la Sala de los Huesos aparecieron numerosas piezas talladas. La técnica
empleada sugiere un Modo técnico 3, con núcleos discoidales y lascas realizadas con
percusión directa sobre material procedente de áreas muy locales como son el cuarzo y
la cuarcita como percutor. El hecho además de hallar las distintas piezas que componen
la secuencia operativa necesaria para la obtención de las herramientas indica que la talla
no debió producirse muy lejos del área donde ha sido encontrada.
La Sala de las Chimeneas difiere de la anterior, en donde se puede hallar piezas
y materiales coherentes con cronologías posteriores, propias del Modo 4 o Paleolítico
Superior. Algunas de las piezas en este caso son realizadas en sílex, materia prima
procedente de áreas bastante alejadas, que implican intercambios como el hecho de
haber hallado conchas marinas ornamentales.

Axel Cotón Gutiérrez 18


PED 2 - PREHISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA

Axel Cotón Gutiérrez 19


PED 2 - PREHISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA

Respecto a la ocupación humana, en la Sala de los Huesos de la cueva de


Maltravieso los arqueólogos han hallado numerosos restos de herramientas de piedra
elaboradas por los neandertales y de huesos consumidos por estos homínidos y por un
hábil carroñero, las hienas. No se han encontrado restos humanos de neandertales, sin
embargo las dataciones obtenidas, las especies de animales encontradas y el tipo de
herramientas (núcleos, lascas, raederas y denticulados de cuarzo además de percutores
de cuarcita) permiten saber que estos homínidos eran los que ocuparon el territorio
circundante a la cueva durante el Paleolítico Medio.
Los restos de fauna con marcas de corte producidas por la industria lítica tallada
en cuarzo (recogido en el entorno inmediato a la cueva) indican que los neandertales de
Maltravieso cazaron y carroñearon caballos, ciervos, tortugas, conejos e incluso hienas
y que los consumieron en un lugar cercano a la cavidad. La disposición y ubicación de
estas marcas de corte demuestran que los neandertales extrajeron la piel de estos
animales, los descarnaron, desarticularon y fracturaron algunos de sus huesos para
obtener la médula, que proporcionaba junto con la carne un alto valor calórico.
Asimismo, la piel servía para protegerse del frío y fabricar recipientes. Por otro lado, las
marcas de dientes de las hienas y otros pequeños carnívoros sobre algunos huesos
indican que estos animales también consumieron caballos, ciervos y otras especies. Por
tanto, sabemos que tanto homínidos como hienas y otros carnívoros y herbívoros
habitaron y utilizaron el entorno de la cueva y en ocasiones el interior de la misma para
encontrar alimento, consumirlo y fabricar herramientas.
La Sala de las Chimeneas de la cueva de Maltravieso es el primer yacimiento de
Extremadura donde se han desenterrado restos del Paleolítico Superior.
Anteriormente, gracias a las pinturas encontradas en esta misma cueva, se sabía que los
humanos anatómicamente modernos habitaron la zona norte de Extremadura, pero
faltaba conocer los restos de su cultura material y de los animales con los que
convivieron y de los que se alimentaron.
Hoy en día, la excavación de este yacimiento ha ayudado a comprender los
modos de vida de los Homo sapiens que poblaron la región. Respecto a su tecnología en
piedra podemos señalar que a diferencia del conjunto industrial de la Sala de los Huesos,
el hallado en la Sala de las Chimeneas muestra variedad de materias primas. Los Homo
sapiens que tallaron y utilizaron estas herramientas, entre las que se encuentran
mayoritariamente lascas, láminas y lascas retocadas (muescas, denticulados y
raspadores) usaron cuarzo, cuarcita y sílex de diferentes tipos. El sílex proviene de
cientos de kilómetros y las herramientas ya vienen prefabricadas, lo que denota su
capacidad para realizar largos desplazamientos e intercambio de materiales entre
grupos.
Los animales representados por sus huesos en la Sala de las Chimeneas son
mayoritariamente conejos y liebres, aunque los caballos y ciervos también están
presentes. Los restos óseos parecen tener diferentes orígenes, aunque la mayoría es

Axel Cotón Gutiérrez 20


PED 2 - PREHISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA

producto de la acumulación por parte de los seres humanos y de algunos pequeños


carnívoros como el lince, que a su vez también fue consumido por los humanos.
Estos restos denotan un comportamiento similar al de los humanos que
habitaron otros yacimientos de la Península Ibérica, donde junto con un cambio en la
tecnología de los humanos anatómicamente modernos respecto a la del Paleolítico
Medio (como la de la Sala de los Huesos) de los neandertales, se registra un cambio en
las estrategias alimenticias, que pasan de centrarse en los grandes herbívoros a los
conejos y liebres.
El uso de Maltravieso como espacio simbólico no se restringe a los últimos grupos
de cazadores recolectores que habitaron la zona en el Paleolítico Superior, sino que
además, parece prolongarse hasta el Neolítico/ Edad de Bronce dada su utilización por
las sociedades productoras como espacio sepulcral. Aunque nos centraremos en el
Paleolítico Superior.
Comentaremos en primer lugar el llamado “Santuario de las manos”; las manos
en negativo son el motivo más representado en la cueva. En la actualidad se cuenta con
un catálogo de 71 improntas. Éstas se encuentran repartidas por toda la cavidad,
aunque se concentran básicamente en el área media de la cueva, lo que se conoce como
sala de las Pinturas, galería de la serpiente y sala de las Columnas.

Mano número 25
Las improntas muestran en ocasiones la palma de la mano, en otras incluso el
antebrazo, pero en la mayoría de ellas sólo de observan los dedos. Las manos fueron
ejecutadas en su gran mayoría en negativo, es decir, las improntas fueron realizadas
apoyando la mano sobre la superficie rocosa y aplicando mediante la técnica del
aerografiado el pigmento, dando como resultado la forma en negativo. En todas las
manos se empleó como pigmento el ocre. El origen de estos pigmentos pudiera ser el
propio sedimento arcilloso de la cueva, aunque al respecto no se ha realizado ningún
análisis. La técnica del aerografiado consiste en el soplado del pigmento líquido, que
permite obtener manchas de pintura difuminadas o halos, que ofrecen una materialidad
pictórica muy particular y expresiva. La discusión se plantea en el método empleado

Axel Cotón Gutiérrez 21


PED 2 - PREHISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA

para proyectarlo sobre la pared. Las distintas hipótesis planteadas son el empleo directo
de la boca escupiendo lentamente los pigmentos mezclados, bien el uso de aerógrafos
como pequeñas cañas, o sistemas de pulverización más complejos como el pulverizador
compuesto por dos tubos acodados, uno introducido en un recipiente con el pigmento
líquido y otro dispuesto en un ángulo determinado, de modo que el aire circula por los
tubos y el pigmento suba por ellos hasta su salida de forma nebulizada.
La impronta de manos no es un tema muy frecuente en el arte paleolítico, pero
tan poco puede decirse que Maltravieso sea única y excepcional. Se contabilizan
alrededor de una veintena de cavidades con representaciones de manos y en número
muy desigual, algunas con una destacada densidad y otras con manifestaciones aisladas.

El valor simbólico de las manos está más que atestiguado por su recurrente
presencia en los imaginarios de todas las culturas y en todos los tiempos. Sin embargo,

Axel Cotón Gutiérrez 22


PED 2 - PREHISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA

el código de comunicación en el que se inserta, desconocido, nos aleja de una posible


interpretación segura. En cualquier caso su capacidad comunicativa es evidente, incluso
como signo de apropiación o de propio reconocimiento de la existencia individual. Las
manos se configuran como elemento simbólico de gran fuerza expresiva y de ello da
buena muestra el empleo de las mismas desde el Paleolítico Superior hasta la actualidad.
Por otra parte, la existencia de improntas de manos que aparecen incompletas,
tanto en el caso de Gargas como en el de Maltravieso, donde muchas aparecen sin el
dedo meñique, dio lugar a elucubraciones, en muchos casos morbosas, que aventuraban
explicaciones por posibles amputaciones rituales que hoy parecen del todo descartadas.
Hoy sabemos que las siluetas fueron pintadas completas, para posteriormente repintar
algunos de los dedos.

Los estudios más recientes apuntan al empleo de estas manos-símbolos como


código de comunicación, teniendo en cuenta paralelos etnoarqueológicos de sociedades

Axel Cotón Gutiérrez 23


PED 2 - PREHISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA

primitivas actuales, como los cazadores bosquimanos. Este grupo emplea un código de
comunicación basado en posturas de manos y repliegue de dedos que les permite
comunicarse sin ahuyentar a la presa durante la caza.

Debido a la importancia de las representaciones de manos en Maltravieso, las


figuras de animales adquieren una atención secundaria. Los trabajos llevados a cabo han
identificado dos ciervos, una cierva, dos bóvidos y los prótomos de un caprino, así como
otros motivos ideomorfos, como puntos, semicírculos concéntricos, trazos paralelos y
un meandriforme o serpentifor.
Veamos algunas de estas figuras zoomorfas. En el panel número XXVII, que se
ubica hacia la mitad de la pared derecha de la Sala de las Columnas, se localiza una figura
de animal. Tras un detallado análisis de la UNED, se llegó a la conclusión de que,
efectivamente, se trata de una figura de ciervo. No es una figura de interpretación
sencilla, ya que en ella coinciden dos técnicas diferentes de ejecución, pintura y grabado.
La cabeza está silueteada con un trazo de color marrón de apenas 0,5 mm de anchura
que dibuja con bastante precisión astas, testuz, morro y quijada. Las astas representadas
en perspectiva semitorcida, ya que se aprecian las dos, se desarrollan en posición
vertical mediante sendos trazos ligeramente curvos de los que parten las restantes
puntas. Por otra parte la cabeza y el inicio tanto de la línea cérvico-dorsal como del
pecho, aparecen realizadas mediante un surco inciso bastante ancho (0,8 mm.) aunque
de escasa profundidad y de sección en "U"

Axel Cotón Gutiérrez 24


PED 2 - PREHISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA

En el panel XXVIII se ha documentado una figura de bóvido de color negro.

En el panel nº XIII, situado en la Sala de las Chimeneas, aparece el primer grupo


de figuras, donde se han podido distinguir tres representaciones zoomorfas. La primera
figura puede ser un bóvido de 10 cm. de longitud y 6 cm. de anchura que mira a la
derecha. Presenta la línea del dorso y la cabeza subrectangular de aspecto muy macizo.
Debido a la gran cantidad de trazos verticales que aparecen en esta zona es muy difícil
de individualizar la cornamenta.

Axel Cotón Gutiérrez 25


PED 2 - PREHISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA

La siguiente representación la antes mencionada cierva de 40 cm. de longitud y


15 cm. de anchura. La cabeza muestra tendencia triangular, y en la parte posterior se
disponen dos trazos simples hacia atrás que representan las orejas. La línea superior del
cuello, enlaza sin solución de continuidad con el dorso hasta el arranque de la grupa.
Para la realización de la pata trasera se aprovechó un resalte natural de la colada
calcítica. El desarrollo del pecho y parte del vientre se solucionan con una sola incisión.
La tercera figura es un cérvido acéfalo, posiblemente una cierva, de 18,5 cm. de
longitud y 12 cm. de anchura que mira a la izquierda. Se conserva la línea del pecho, muy
bien definida con un trazo bastante profundo, de casi 1 mm, al igual que la pata
delantera, que está realizada con sendos trazos paralelos cerrados en la parte final por
una línea perpendicular. Aunque el arranque de la línea cérvico-dorsal como y el del
vientre sean muy marcados, van perdiendo profundidad a medida que se alejan del
cuello, hasta llegar a ser prácticamente imperceptibles. Actualmente no es posible
apreciar la parte trasera, debido a un desconchón de la colada calcítica junto a una
bandera. Tal vez se utilizó esta protuberancia para dar volumen al anca y a la pata
trasera, hoy desaparecidas. No se observa ningún vestigio de la existencia de la cabeza,
aunque la mayoría de los trazos de este panel son de muy escasa profundidad (menor a
0'5 mm), por lo que no es difícil que se perdieran por algún proceso erosivo producido
en la Sala de las Chimeneas.

En el panel nº III, descrito por M. Almagro (1960) como el "Camarín de las Manos"
también se documentan figuras animales grabadas. Así, se ha identificado un protomos
de caprino orientado a la izquierda, de cabeza subrectangular. Las incisiones son de 1
mm de profundidad y anchura. No se aprecia ningún detalle anatómico del interior de
la cabeza, ni el arranque del pecho ni la línea cérvico-dorsal. De la parte posterior
arrancan dos trazos paralelos y curvos hacia atrás que representan los cuernos.

Axel Cotón Gutiérrez 26


PED 2 - PREHISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA

Además de estas representaciones indudablemente zoomorfas, se documentan


una serie de figuras cuya atribución, debido al estado de conservación, no es tan clara.
Tal es el caso de una serie de trazos en el panel XIV, de la Sala de las Chimeneas, que
podrían interpretarse como una cabeza de caballo entre una serie de signos. Esta posible
cabeza de équido, había sido descrita como una flecha con punta de aletas o signos
diversos, pero su color rojo más intenso que el de las figuras de alrededor y el hecho de
que se superponga a aquéllas nos hizo pensar que podría tratarse de otro tipo de
representación. Es de pequeño tamaño 10 cm. de longitud por 5 cm. de anchura), y su
deficiente estado de conservación nos obliga a ser cautos a la hora de afirmar que se
trate, sin lugar a dudas, de un animal.

En esta misma situación se encuentran ciertos trazos que encontramos en los


paneles I, XVII, XXII y XXIX, de color rojo, excepto en el panel I que son negros, y en
posición horizontal, subparalelos, cóncavos y con tendencia a ser convergentes.
Presentan unas dimensiones reducidas, entre 5 y 9 cm., excepto los del panel XXIX, que
tienen una longitud de 20 cm. Su configuración y estado de conservación nos inducen a
pensar que podrían corresponder a figuras zoomorfas. Otra posibilidad es que
configuren pares de líneas como los que se hallan en La Pileta (Benaoján, Málaga), y que
han sido interpretadas como huellas de animales (Almagro Basch, 1960).
En muchas zonas de la cueva se localizan diversas manchas de ocre, de las que
por el momento no podemos discernir si se corresponden a figuras, signos, restos o
simples manchas.

Axel Cotón Gutiérrez 27


PED 2 - PREHISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA

Así mismo se ha encontrado una pieza de arte mueble, un fragmento de costilla


con decoración lineal, que es un ejemplo del Paleolítico superior peninsular. Su
recuperación en contexto estratigráfico, datado en 21758-20885 cal BP, representa una
aportación para el conocimiento de la dispersión del grafismo paleolítico, completando
un área geográfica (el sector extremeño) hasta ahora ausente de este tipo de soportes,
frente a la presencia de conjuntos rupestres. La decoración corresponde a una serie de
líneas rectilíneas, paralelas y regulares, realizadas a partir de trazos cortos y profundos
ejecutados con un útil de filo diedro.
Por su temática y simplicidad compositiva muestra paralelos con yacimientos
peninsulares y franceses, que abarcan una dilatada cronología a lo largo de todo el
Paleolítico superior. La relación espacial y tipología entre el soporte mueble y al menos
una parte del arte parietal de la propia cueva, permite avanzar en la contextualización
cronológica del arte rupestre y considerar que ambas expresiones gráficas fueron
realizadas dentro de un mismo ámbito ideológico.

Con esto concluimos la memoria de la Cueva de Maltravieso. Es evidente que


ésta podría haberse realizado de una manera más resumida y ciñéndonos solo al período
considerado. No obstante, he considerado interesante realizar una memoria completa
del yacimiento para aportar una mayor visión de conjunto. Igualmente he considerado
juntar dos actividades propuestas en una, pues es interesante interrelacionar el arte
rupestre con la industria lítica encontrada y con los posibles pobladores del Paleolítico
Superior.

Axel Cotón Gutiérrez 28


PED 2 - PREHISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA

BIBLIOGRAFÍA:

− Barrero, N., et al. (2008) La Exposición como medio de difusión de los Proyectos
de Investigación: La exposición itinerante La Cueva de Maltravieso. Cáceres hace
350.000 años. En (P. Sanabria, ed.) Actas del Congreso El Mensaje de Maltravieso
50 años después. Memorias 8, 105-114. Museo de Cáceres. Cáceres.
(http://iphes.urv.cat/eppex/content/inici/08_publicaciones/00_index/files/barr
ero_et_al_2008pdf.pdf)
− Canals, A., Barrero, N. y Morcillo, A. (2005a) La cueva de Maltravieso: Cáceres
hace 350.000 años., Cáceres.
(http://iphes.urv.cat/eppex/pdf/01.pdf)
− Canals, A., García, M., Sauceda, I. y Carbonell, E. (2005b) Actividad arqueológica
y conservación del arte rupestre en la Cueva de Maltravieso (Cáceres, España).
Boletín del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico 53, pp. 44-57
(http://iphes.urv.cat/eppex/pdf/02.pdf)
− Cueva del Maltravieso, Wikipedia:
(http://es.wikipedia.org/wiki/Cueva_de_Maltravieso)
García-Díez, M; Rodríguez Hidalgo, A. J.; Canals Salomó, A. (2012) Arte mueble
paleolítico en el interior peninsular: la cueva de Maltravieso (Cáceres, España).
Trabajos de Prehistoria 69, N.º 2, julio-diciembre 2012, pp. 349-356.
(http://tp.revistas.csic.es/index.php/tp/article/viewFile/630/652)
− Mancha, E. y Canals, A. (en prensa) Primeras valoraciones del análisis
sedimentológico de la Cueva de Maltravieso.In (J.Valades, ed.) Actas del
Congreso El Mensaje de Maltravieso 50 años después. 2006, Cáceres., Museo de
Cáceres.
(http://iphes.urv.cat/eppex/pdf/22.pdf)
− Moure Romanillo, A.; (1999) Arqueología del Arte Prehistórico en la Península
Ibérica. Editorial Sintesis.
− Peña, L., Canals, A. y Mosquera, M. (2008) O Paleolitico inferior e medio no
calerizo cacereño: a indsutria lítica das covas de Maltravieso e Santa Ana
(Cáceres, Extremadura).Estudos sobre Paleolitico. Miscelanea en homenaxe a
X.M.A.B. Xunta de Galicia.
(http://iphes.urv.cat/eppex/pdf/17.pdf)
− Peña, L., Canals, A., Mosquera, M. y de Lumley, H. (2008) Morpho-technological
study of the Lower and Middle Palaeolithic lithic assemblages from Maltravieso
and Santa Ana cave (Cáceres, Extremadura). Comparison of two lithic
assemblages knapped in milky quartz: Maltravieso cave -Sala de los Huesos- and
level C of L´Arago cave (Tautavel, France). Annali dell´Università degli Studi di
Ferrara Museologia Scientifica e Naturalistica. Volumen especial 2008.
(http://iphes.urv.cat/eppex/pdf/18.pdf)

Axel Cotón Gutiérrez 29


PED 2 - PREHISTORIA ANTIGUA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA

− Rodríguez-Hidalgo, A. J., Muñoz, L. y Canals, A., (2008) Una aproximación


zooarqueológica a la Cueva de Maltravieso.In (P. Sanabria) Actas del Congreso El
Mensaje de Maltravieso 50 años después. 2006, Cáceres. Museo de Cáceres.
(http://iphes.urv.cat/eppex/content/inici/08_publicaciones/00_index/files/rod
riguez_hidalgo_et_al_2008_zooarqueologaa_maltravieso_tafonomia.pdf)
− Sanchidrián, J.L.; (2009) Manual de Arte Prehistórico. Ariel Prehistoria.
− Sitio web de la Cueva de Maltravieso:
(http://maltravieso.rupestre.org/)
− V.V.A.A. Equipo Primeros Pobladores de Extremadura (2010) Revista
Maltravieso, nº1.
(http://iphes.urv.cat/eppex/pdf/29.pdf)
− V.V.A.A. Prehistoria Antigua de la Península Ibérica (2012). UNED Colección
Grado.
− V.V.A.A. La Prehistoria y su Metodología (2010). UNED Colección Grado.

Axel Cotón Gutiérrez 30