Está en la página 1de 2

EQUIDAD

La equidad está caracterizada por la igualdad, el respeto, la justicia y la gestión responsable


del mundo compartido, tanto entre humanos, como en sus relaciones con otros seres vivos.

La equidad intenta promover la igualdad, más allá de las diferencias en el sexo, la cultura,
los sectores económicos a los que se pertenece, etc. Es por ello que suele ser relacionado
con la justicia social, ya que defiende las mismas condiciones y oportunidades para todas
las personas, sin distinción, solo adaptándose en los casos particulares.

Es decir que para que la equidad sea real no puede ser aplicada la norma en general a
todos los individuos, sino que deben ser acatadas ciertas excepciones para cada caso
particular. Además cada persona debe ser capaz de hacer valer sus derechos, sin importar
de donde provenga.

La equidad lucha contra la pobreza, la discriminación, el racismo, la xenofobia, la homofobia,


entre otras cuestiones que fomenten la distancia y las diferencias entre los individuos.

MORAL

Forma de la conciencia social; en que se reflejan y se fijan las cualidades éticas de la


realidad social (bien, bondad, justicia, etc.). La moral constituye un conjunto de reglas, de
normas de convivencia y de conducta humana que determinan las obligaciones de los
hombres, sus relaciones entre sí y con la sociedad. El carácter de la moral está determinado
por el régimen económico y social; en sus normas se expresan los intereses de una clase,
de una capa social del pueblo.

Conjunto de creencias, y normas de una persona o grupo social determinado que ofician de
guía para el obrar, es decir, que orientan acerca del bien o del mal o bien, correcto o
incorrecto de una acción.

La diferencia entre ética y moral es que la moral se refiere al conjunto de normas y


principios que se basan en la cultura y las costumbres de determinado grupo social. Por otro
lado, la ética es el estudio y reflexión sobre la moral, lo que permite que un individuo pueda
discernir entre lo que está bien y lo que está mal.

Una manera fácil de recordar la diferencia entre moral y ética es que la moral se aplica a un
grupo, como aquellas costumbres que se deben obedecer para el buen actuar, mientras que
la ética proviene de la reflexión del individuo sobre cuáles acciones son morales y cuáles no.

INTEGRIDAD

La integridad como principio ético está vinculada con la valoración de la honestidad, el


respeto y la transparencia en las interacciones profesionales.

La integridad se relaciona con la consistencia entre los valores que se predican y los
métodos, expectativas y resultados realmente alcanzados con las intervenciones
profesionales. Como valor humano, la integridad es una elección personal y un compromiso
de consistencia con honrar la ética, los valores y los principios.

En ética, la integridad considera la veracidad y transparencia de las acciones personales,


por tanto, se opone a la falsedad o el engaño. Cuando éste es requerido en la intervención o
indagación, se deben cumplir las condiciones previstas por la tradición en ética aplicada.

La capacidad de un ser humano de conducirse de manera correcta y de acuerdo a sus ideas


y decisiones. La integridad de una persona resulta no solo de su forma de ser y actuar, sino
también de un conjunto de valores y cuestiones más complejas. La persona que tiene
integridad se dice que es una persona íntegra, es decir una persona que respeta a los
demás y actúa de manera correcta sin buscar hacer daño.

Cuando se habla de integridad personal también se la relaciona con la moral. También tiene
que ver con el conjunto de actitudes y acciones de una persona que demuestren un
equilibrio mental y le permitan mantener lazos firmes con otras personas.

EXCELENCIA

La excelencia, es la característica de ser bueno, de hacer las cosas de manera óptima.

Cuando somos excelentes, hacemos las cosas bien sin ninguna excusa, sobresalimos de la
mediocridad, estamos por delante de los que hacen todo «a medias».

La excelencia nos impulsa a ser mejores cada día, y no por competir con otros, sino por
ponernos en reto a nosotros mismos para crecer, para llegar más lejos.

Pero, si algo es cierto, es que solamente seremos excelentes en lo que amamos, en lo que
nos apasiona… No podremos ser buenos cuando no nos sentimos motivados a serlo, no
podrás ser bueno cuando haces en tu vida lo que realmente no quieres hacer.

Es un concepto que está íntimamente vinculado a la perfección, por caso, pueden usarse
mutuamente como sinónimos.

También debemos decir que al colocarles el mote de excelentes o de perfectos, difícilmente


se pueda encontrar en ellos falencias, o puntos débiles.

Es decir, la excelencia se encuentra en estrecha relación con la perfección y las


características sobresalientes que ostentan ese algo o alguien.
Aquello que generalmente se encuentra por encima del resto, de la media y al cual se le
pueden endilgar pocas falencias o puntos débiles será considerado de excelencia.

En el caso de los productos se hablará de un producto de excelencia cuando el mismo haya


dado sobradas muestras de su destacada calidad respecto del resto, o sea de
la competencia, o bien, la excelencia puede estar dada por tratarse de un producto que
ofrece algún tipo de innovación, de característica saliente en relación a sus pares.