Está en la página 1de 3

Seminario II

Susana Inés González


Carolina Peláez López
Tupinicólis, la ciudad de los indios retrofuturistas
En este capítulo se abordan las características de las culturas
poscoloniales que fueron industrializadas rápidamente y las dinámicas
tanto de los pueblos que son foráneos en un territorio determinado,
como las de los países que los acogen.
La población latinoamericana tiende a exagerar los rasgos de su
cultura, dándole cierto matiz de parodia, todo esto como una reacción
ante los repentinos cambios impuestos por las nuevas políticas a las
que se ven enfrentados estando en un lugar ajeno a ellos.
Se ha desarrollado un fenómeno de intercambio horizontal, en el cual
hay una apropiación reciproca de elementos culturales, creándose un
sistema de reciclaje social que convierte a la cultura en un puerto libre
(pág. 166), esto con el fin de que exista un mercado que garantice el
movimiento de capital monetario.
En el caso de Latinoamérica se evidencian 3 tipos de reciclaje cultural:
latinización de la cultura estadounidense, creación de culturas hibridas
y reciclaje pop industrial. (pág. 167)
Ante la creciente población latina en Estados Unidos, la cultura de este
país poco a poco ha adoptado partes representativas de la cultura
latinoamericana, especialmente en los lugares donde hay mayor
concentración de latinos, como Nueva York, Florida, Texas y
California.
A pesar de la fusión cultural se evidencian las diferencias ya que,
aunque el tema gastronómico, musical y de vestido son los elementos
que más llaman la atención, no dejan de ser simplemente un
componente exótico que demarca la distancia entre las dos culturas.
En la descripción que hace el para ese entonces alcalde de Nueva
York David Dinkins, habla de un mosaico cultural donde confluyen los
elementos característicos de cada una de las culturas para construir
un nuevo panorama. (pág. 169). Pese a esto existen grupos que se
oponen a la forma como los latinos se han ido apropiando de los
espacios y han introducido el idioma castellano en algunos sectores
del país.
En un afán por modificar la cultura hispana para transformarla es una
versión estadounidense, y así introducirla a los nuevos mercados, se
han abierto espacios donde la comida se ha convertido en comida
rápida y la música en fusiones étnicas que logra atraer a una variedad
de público al que antes no alcanzaba.
La hibridación cultural como la de los chicanos y los nuyorriqueños,
representa la nostalgia hacia sus raíces, arraigándose todavía más a
sus valores latinos, generando lugares propios de sus culturas,
transportándolos así a su lugar de origen, aunque el territorio donde
habitan no sea el propio, de cierta forma estos nuevos planteamientos
en lugar de alejarlos del aislamiento del que deberían escapar los
introduce más en él.
Se puede concluir que, en la búsqueda de la aceptación y la
supervivencia en un país como Estados Unidos, en la aculturación
latina se ha logrado exaltar valores importantes para la misma y se
han reformulado aquellos que no han sido tan positivos.

Bibliografía
Olalquiaga, C. Tupinicópolis, la ciudad de los indios retrofuturistas. En
Megalópolis. Sensibilidades culturales contemporáneas. Santiago de
Chile: Metales pesados, 2014.
}

También podría gustarte