Está en la página 1de 11

Trabajo tracticoMelania kley

Alumna

Profesora

Coordinadora

Curso

Escuela

Año
Preguntas
1-investigar vida y obra de melany kley

2-describir la posición Sico paranoide

3-describir la posición depresiva

4- que es la ambivalencia

5- que articulación hace pichón con la teoría de melany

6- analice y compare el concepto psico paranoide según Freud y lacan

7 –diferencias entre proceso de Edipo desde pichón, lacan .Freud y kley


Respuestas

1 Melanie Klein (1882-1960) fue una psicoanalista austríaca. Desarrolló la teoría


del psicoanálisis según Freud fue pionera en la creación de terapias psicológicas
para niños.

Melanie Klein nació el 30 de marzo de 1882 en Viena. Su padre, Moriz Reizes, hijo
de una familia ortodoxa judía, estudió para ser médico frente a las creencias
religiosas de su familia.

Moriz se casó con Libussa Deutsch, una atractiva e inteligente mujer de


Eslovaquia veinte años más joven que él. De este matrimonio nacieron cuatro
hijos; Emilie, Emmanuel, Sidonie y la pequeña Melanie.

En 1898, con 16 años, Melanie aprueba sus exámenes de acceso a Medicina, la


carrera que siempre había soñado con estudiar. Estos planes se truncarían pronto,
ya que al año siguiente conoce a su futuro marido Arthur Stevan Klein, un primo
segundo por parte de madre que estaba estudiando ingeniería química en Zúrich.

En 1900, muere su padre, Moriz Reizes, a la edad de 72 años. En este mismo año
se casa su hermana Emilie con el doctor Leo Pick. La muerte de Moriz Reizes,
desencadenó una crisis para Melanie y su familia.

Dos años más tarde, en 1902 muere su hermano Emmanuel de un ataque


cardíaco en Génova, con tan sólo 25 años. Esta muerte marcó a Melanie para
toda su vida, ya que estaba muy unida a su hermano mayor.
En 1903, con 21 años recién cumplidos se casa, por fin, con Arthur Klein. El
enlace de Arthur y Melanie Klein fue un matrimonio infeliz. Tuvieron tres hijos,
Melitta, Hans y Erich.

La vida de Melanie Klein no fue fácil, ya que estuvo marcada por muertes de seres
muy queridos y numerosos episodios depresivos que desencadenaron en un
problema de nervios.

Tuvo que someterse a tratamientos psicoanalíticos en numerosas ocasiones. Sin


embargo, fue este problema de salud el que le hizo conocer su vocación, ya que
entre los profesionales que la trataron, se encuentran.

En 1914, cuando empieza a interesarse por la disciplina del Psicoanálisis, su


marido marcha a la guerra y su madre Libussa muere de cáncer.

El ámbito personal nunca le sonrió. Tras varios intentos de reconciliación, Melanie


y Arthur Klein se separaron. A ella no se le conoció otra pareja estable, salvo un
amante, Chezkel Zvi Kloetzel, un hombre casado que terminaría huyendo a
Palestina por la violencia que tomó el movimiento antisemita en Europa.

Tuvo que someterse a tratamientos psicoanalíticos en numerosas ocasiones. Sin


embargo, fue este problema de salud el que le hizo conocer su vocación, ya que
entre los profesionales que la trataron.

En 1914, cuando empieza a interesarse por la disciplina del Psicoanálisis, su


marido marcha a la guerra y su madre Libussa muere de cáncer.
El ámbito personal nunca le sonrió. Tras varios intentos de reconciliación, Melanie
y Arthur Klein se separaron. A ella no se le conoció otra pareja estable, salvo un
amante, Chezkel Zvi Kloetzel, un hombre casado que terminaría huyendo a
Palestina por la violencia que tomó el movimiento antisemita en Europa.

En 1960 a Melanie Klein le diagnosticaron anemia y unos meses después, cáncer


de colon. Klein tuvo que ser sometida a una operación que, aunque a priori,
parecía haber sido exitosa, le acarreó una serie de complicaciones. Finalmente,
moriría el 22 de septiembre de ese mismo año.

Empieza el análisis con niños:

En 1921, con motivo de la corriente antisemita que empieza a invadir Hungría,


Klein se traslada a Berlín. Es a partir de este traslado cuando Melanie empieza su
verdadera carrera como psicoanalista infantil; empieza a tratar a niños, asiste a
congresos internacionales y se hace miembro de la Sociedad de Psicoanálisis de
Berlín.

En 1926 se muda a Londres y empieza a tratar niños, entre ellos, a los hijos de la familia
Jones y a su propio hijo pequeño, Erich.

En 1927, su principal detractora Anna Freud escribe a la Sociedad de


Psicoanálisis de Berlín con el asunto de la técnica del análisis en niños. Su
presentación es un ataque a la aproximación de Melanie Klein al psicoanálisis.

En respuesta, Ernest Jones organiza un simposio en la Sociedad Británica con el


mismo tema. Sigmund Freud llega a tomarse esta respuesta como un ataque
personal hacia él y hacia su hija.

En Londres es cuando Melanie se consolida como psicoanalista y referencia


internacional en esta materia. En el Congreso Internacional de Juventud en
Innsbruck que tendría lugar en septiembre presenta su artículo Early Stages of the
Oedipus Complex (Etapas tempranas del Complejo de Edipo).
Klein es elegida miembro de la Sociedad Británica de Psicoanálisis el 2 de octubre
de 1927. En 1932. Publica su mayor trabajo teórico, The Psychoanalisis of
Children (El Psicoanálisis de niños), publicado simultáneamente en inglés y en
alemán.

Durante este tiempo, Melanie Klein asiste a Congresos en los que presenta el
desarrollo de su teoría, explicando conceptos tan importantes la posición
depresiva

2) Posición psíquizoparanoide:

Es la etapa anterior a la posición depresiva. Se da en los primeros meses de vida


del bebé, aunque puede reaparecer en episodios posteriores del desarrollo del
niño. El niño concibe a la madre como una parte centrada en su pecho, que
percibe como «pecho bueno» cuando le alimenta y «pecho malo» cuando no.

La posición esquizoparanoide es la etapa en la cual la mente no reconoce, por


ejemplo, que la madre que le da de comer cuando llora y tiene hambre es la
misma figura que lo frustra involuntariamente al tardar un poco en alimentarlo.

El niño entonces considera que existe una madre “buena” y otra “mala”, aunque se
trata de la misma. Se escinde al objeto madre, es decir, se divide la
representación psíquica que se tiene de ella.

Todo esto sucede a nivel de la fantasía, no en la realidad. Una de las maneras en


que un niño se defiende de esta madre “mala” es idealizándola: exagera los
aspectos buenos y niegos omnipotentemente los temores que los aspectos
“malos” de ésta pueden generar. El niño procurará que los aspectos malos de la
madre siempre se mantengan alejados. Un segundo movimiento que puede
generar la proyección antes descrita es quedarse con la parte “buena” de la mamá
y protegerla a toda costa de aquello que es “malo”.

La combinación de ambas genera que el niño a veces lance afuera tanto lo bueno
como lo malo de la madre en un intento por controlar lo que ésta puede hacerle.
En esta fase, la preocupación del bebé se debe a la preocupación por su propia la
supervivencia, más que al temor por perder a la madre como ocurre en la posición
depresiva. En esta etapa el bebé empieza a concebirse como un ser separado de
la madre.

3) Posición depresiva: La posición depresiva se refiere a los momentos en que el


niño entiende que la madre que lo gratifica y aquella que lo puede frustrar son la
misma figura. Al ver que ha percibido a esa madre como “mala”, éste experimenta
culpa y busca cómo reparar el daño causado por los ataques hacia el objeto que
se percibía como exclusivamente malo .De forma resumida, se puede decir que es
un pensamiento recurrente en el niño. Se manifiesta por primera vez al primer año
y medio de vida y tiene que ver con la ansiedad que se produce en el niño por el
temor a perder al ser-objeto amado, que suele ser la madre.
4 -Ambivalencia

Es entonces esta situación de amor y odio nos pone en una situación de


ambivalencia, situación caótica, desesperante y muy es muy difícil sostener
situación, porque el yo amo y al mismo tiempo odio cuando se está en esa
situación es patógena se produce la ambivalencia, el objeto bueno esta fundido
con el objeto malo me acerco porque lo necesito y al mismo tiempo lo odio lo
rechazo.

Es allí cuando se tiene que disociar y comienza a los, esto me establece un orden
se saca se esa situación caótica de ambivalencia.

Por lo tanto

o queda desvinculado el Complejo de Edipo de la fase fálica tal como la describe


Freud. Sus orígenes pasan a ser ubicados en las fases pre-genitales y la fase
fálica tiene para Klein las características de fase genital completa.
En los desarrollos teóricos previos a la formulación de la posición depresiva
considera que las frustraciones orales (destete) constituyen el factor principal en la
liberación de las tendencias edípicas. La ansiedad persecutoria junto a la
búsqueda de reencontrar las gratificaciones que se obtuvieron con el pecho
impulsa tanto a la niña como al varón hacia el pene, con el que se revive la doble
relación conflict
El pasaje a la relación tríadica, o sea, del pecho al pene, se sostiene tanto en la
fantasía oral de incorporación para calmar la frustración en relación al pecho como
en la necesidad de buscar un nuevo objeto que amortigüe las fantasías
retardativas que sufre en relación a los ataques fantaseados al cuerpo materno.

Los análisis tempranos muestran que el conflicto de Edipo se hace presente en la


segunda mitad del primer año de vida, y que al mismo tiempo el niño comienza a
modificarlo y a construir su Superyó.
Partiendo de la conceptualización de Freud, Pichón Rivière concibe al complejo de
Edipo como una configuración triangular (hijo, madre, padre) donde en cada una
de las tres relaciones así definidas se establecen, mediante un proceso de
asunción y adjudicación de roles, cuatro vínculos: amar, sentirse amado, odiar, y
sentirse odiado.
Pichón Rivière que el complejo de Edipo, tal como fuera descripto por Freud, "con
sus variantes negativas y positivas, puede ser comprendido de una manera mucho
más significativa si recurrimos a su representación espacial en forma de triángulo
colocando en el ángulo superior al hijo, en el ángulo inferior izquierdo a la madre, y
en el ángulo inferior derecho al padre.

destacamos los siguientes punto

a) Pichón Rivière no dice, tomando como ejemplo uno de los vínculos, "el hijo es
amado por la madre", sino "el hijo 'se siente' amado por la madre", poniendo de
relieve la importancia que tiene la realidad psíquica (sentirse amado) frente a la
realidad objetiva (ser amado).
b) Pichón Rivière centra la configuración edípíca desde la perspectiva del hijo,
siguiendo de esta manera la pauta freudiana. En efecto, el vínculo explicitado no
es, por ejemplo, "la madre ama al hijo", sino "el hijo ama a la madre", y del mismo
modo, en otro ejemplo, el vínculo explicitado no es "el padre odia al hijo" sino "el
hijo odia al padre". Desde ya, es concebible que estas alternativas no explicitadas
influyan también en la trama edípica vivenciada por el niño.
c) Pichón Rivière amplía el complejo de Edipo extendiéndolo desde los 3-5 años
indicados por Freud hasta la vida pre-natal del niño, al incorporar la relación
madre-padre. En efecto, ya desde antes del nacimiento está instalada esta
relación donde ambos aman y se sienten amados o ambos odian y se sienten
odiados, vínculos que influirán sin duda sobre el complejo de Edipo del futuro hijo.
d) Pichón Rivière procura asignar idéntica importancia a las tres relaciones (hijo-
madre, hijo-padre, madre-padre), habida cuenta de ciertas investigaciones que
han privilegiado la primera de ellas. Señala Pichón Rivière al respecto que "el 80%
de los trabajos que tratan del niño y sus vínculos se refieren a la relación con la
madre; el padre aparece como un personaje escamoteado, pero por eso mismo
operativo y peligroso. Es la noción del tercero, que definitivamente nos lleva a
definir a la relación bipolar.
Agrega Pichón Rivière que "el tercero en la teoría de la comunicación está
representado por el ruido, que interfiere en un mensaje entre emisor y receptor y
que aplicado en cualquier situación de conflicto social volvemos a encontrarlo
como estructura básia