Está en la página 1de 8

Guía de Fertilizantes Nitrogenados

para Cultivos
El nitrógeno en la nutrición vegetal
El nitrógeno (N) es un elemento esencial en la nutrición vegetal, ya que es el nutriente principal que
compone las proteínas, los aminoácidos, los ácidos nucleicos y la clorofila; es por ello que es un elemento
que se asocia con el crecimiento vegetativo de las plantas (Figura 1).

A pesar de que el nitrógeno (N2) es uno de los elementos más comunes en el planeta, en la producción
agrícola es el nutriente más limitante y el que más se aplica como fertilizante. Lo anterior se debe a que
las plantas sólo son capaces de asimilar el nitrógeno en dos formas químicas, es decir, es un elemento que
es absorbido por las plantas solo como nitrato (NO3-) y amonio (NH4+). El nitrato es la especie de nitrógeno
preferida por los cultivos, a excepción del cultivo de arándano que tiene preferencia por el amonio.

La deficiencia nutrimental de nitrógeno en la planta se manifiesta en las hojas, las cuales se tornan a un
color verde pálido y en deficiencias severas se amarillean incluyendo las nervaduras, además las hojas
inferiores suelen caer (Figura 2).

Figura 1. Exceso de vigor en planta de tomate Figura 2. Deficiencia de N en maíz.


por exceso de nitrógeno. Fuente: Chad Lee, Universidad de Kentucky.

Los fertilizantes nitrogenados en la nutrición de los cultivos


Los fertilizantes nitrogenados son los fertilizantes químicos más utilizados a nivel mundial, debido a que
existe una deficiencia generalizada del nitrógeno en los suelos agrícolas del mundo. De acuerdo a la FAO,
los fertilizantes nitrogenados representan aproximadamente el 59 % del consumo mundial total de
fertilizantes minerales. En este año 2018 se estima que la demanda mundial de fertilizantes nitrogenados
será de 119 millones de toneladas, la cual representa un crecimiento anual de 1.4 % respecto al año
anterior. Sin embargo, sólo el 40 % de N aplicado es utilizado por los cultivos, y el restante es lixiviado a
aguas subterráneas, se traslada a aguas superficiales o se pierde a la atmosfera como emisiones gaseosas
(volatilización).
Por otra parte, con el aumento en el costo de fertilizantes nitrogenados (N) y las preocupaciones sobre
los impactos negativos al ambiente por las diferentes perdidas del N, existe gran interés en lograr una
mejor eficiencia en el uso del nitrógeno (EUN). La EUN tiene un gran impacto en la reducción de los costos
de producción y la mitigación de las consecuencias ambientales perjudiciales asociadas con la pérdida y
el transporte de fertilizantes nitrogenados al ambiente. Sin embargo, lograr la eficiencia requiere
forzosamente una comprensión de las propiedades básicas de las principales fuentes de fertilizantes
nitrogenados (Cuadro 1).

Cuadro 1. Fórmula química, concentración, índice salino e índice de acidez de los principales
fertilizantes nitrogenados.
Fuente: SAGARPA.
Contenido Índice Índice Índice
Fertilizante Fórmula química
% salino1 básico2 ácido2
Amoníaco anhidro NH3 82-0-0 0.572 148
Urea CO(NH2)2 46-0-0 1.618 71
Sulfato de amonio (NH4)2SO4 20.5-0-0-24 3.253 110
Nitrato de amonio NH4NO 35-0-0 2.990 62
Fosfonitrato de Amonio NH4NO 31-03-0
Fosfato monoamónico (MAP) NH4H2PO4 12-61-0 2.453 58
Fosfato diamónico (DAP) (NH4)HPO4 18-46-0 1.614 70
Nitrato de potasio KNO3 13-14-0 5.336
Nitrato de sodio NaNO3 16-0-0 6.060 29
Ácido nítrico HNO3
Urea-Nitrato de Amonio (UAN-32) NH4NO3*CO(NH2)2 32-0-0

Los principales fertilizantes nitrogenados usados en la agricultura son: urea, sulfato de amonio, nitrato de
amonio, MAP y DAP. La urea destaca como el fertilizante nitrogenado más utilizado en el mundo, aunque
es la fuente que mayores pérdidas de N puede tener antes de ser absorbido por el cultivo (Figura 4). Las
principales pérdidas del N del suelo ocurren mediante las siguientes vías: lixiviación, desnitrificación,
volatilización y fijación de amonio.
Como se puede observar en el cuadro 1, los fertilizantes nitrogenados varían en concentración de
nitrógeno, así como en sus características físico-químicas. Por lo tanto, la elección del fertilizante
dependerá de las características del suelo donde se va a aplicar (principalmente el pH), disponibilidad de
fuentes, tipo de cultivo y costos por unidad de N. En este sentido, es sumamente importante que los
productores conozcan las características de los fertilizantes nitrogenados con la finalidad de elegir el más
adecuado a su condición y con ello lograr una mayor eficiencia en el uso del nitrógeno.

Principales fertilizantes nitrogenados disponibles en el mercado


Amoniaco anhidro. Es el fertilizante que
tiene el más alto contenido de nitrógeno
(82 %) y usualmente es la fuente de N más
barata (costo por unidad de N). Es un
líquido a alta presión que puede ser
aplicado en bandas profundas antes, en o
después de la siembra, siempre y cuanto no
exista contacto directo con la semilla. El
amoniaco debe inyectarse de 15 a 20 cm de
profundidad en un suelo húmedo y mullido
para limitar la pérdida de este, ya que el
amoniaco líquido se convierte en gas
cuando ya no está bajo presión. No se debe Figura 3. Aplicación de amoniaco anhidro.
de aplicar en suelos con alto contenido de Fuente: Michigan Farm News, 2017.
arena, ya que facilitaría la pérdida de este
compuesto.

Urea. La urea es un fertilizante altamente soluble y seco. Es una fuente cuyo nitrógeno se vuelve
disponible para la planta cuando se convierte en amonio (NH4+) y luego en nitrato (NO3-). La urea se puede
utilizar sólo o en mezclas con otros fertilizantes (secos o líquidos). Es un fertilizante muy utilizado por
tener un alto contenido de nitrógeno (45 a 46 %), su costo es relativamente bajo por unidad de N y
rápidamente pasa a formas disponibles para las plantas. Cuando se aplica se debe tapar, ya que de lo
contrario las pérdidas por volatilización en forma de amoniaco pueden ser muy altas, incluso alcanzando
valores superiores al 40 % del aplicado. La principal desventaja de la urea es la tasa de pérdida que llega
a tener antes de que los cultivos tengan la oportunidad de absorber el nitrógeno, ya que fácilmente se
puede perder por diferentes vías como: volatilización, desnitrificación y lixiviación (Figura 4).
Figura 4. La urea es una fuente con alto contenido de nitrógeno, pero que fácilmente se puede
perder antes de ser absorbido por los cultivos.

Sulfato de amonio. Es una fuente soluble de fácil disponibilidad de nitrógeno y azufre (S). Las formas
sólidas contienen 21 % de N y 24 % de S. El sulfato de amonio es un fertilizante acidificante, por lo que su
uso es recomendable en suelos alcalinos. Su acción acidificante se debe a que el azufre en forma de sulfato
(SO42-) es capaz de reaccionar rápidamente con el calcio del suelo, formando compuestos de sulfato de
calcio (CaSO4) que rápidamente precipitan y pueden ser lixiviados por el agua de lluvia o riego.

Es uno de los fertilizantes más comunes para corregir deficiencias de azufre (suelos ácidos o bajos en MO),
ya que es una fuente multi-elemento al aportar nitrógeno y azufre. La deficiencia de azufre suele
presentarse en suelos ácidos o en suelos con bajo contenido de materia orgánica, así como en suelos con
textura arenosa.

Figura 5. La deficiencia de azufre en maíz se manifiesta en hojas jóvenes con un color amarillo
pálido a amarillo y con nervaduras verdes.
Fuente: Jeff Nagel (Izquierda) y Jasper Teboh (Derecha).
Nitrato de amonio. El nitrato de amonio es un fertilizante muy conocido y contiene entre el 33 y 34 % de
N. Su principal característica es ser un fertilizante que proporciona el nitrógeno en las dos formas en la
que es absorbido por las plantas: nitrato (NO3-) y amonio (NH4+). Al ser un producto que contiene tanto
amonio como nitrato, el riesgo de volatilización se ve reducido. Además, al contener una parte del
nitrógeno como nitrato los cultivos pueden absorber rápidamente este compuesto y tener respuesta,
mientras que la otra mitad en forma amonio es transformado gradualmente por los microorganismos del
suelo y posteriormente absorbido por la planta. Debido a que contiene amonio, es un fertilizante de
reacción acida, es decir, tiene la capacidad de reducir el pH del suelo.

En los últimos años su uso ha caído debido a que originalmente se fabricaba para la elaboración de
explosivos, por lo que actualmente se tienen restricciones para su uso en muchas partes del mundo por
la preocupación que sea utilizado con fines no agrícolas. Su lugar ha sido suplido principalmente por el
fosfonitrato de amonio.

Fosfonitrato de Amonio. Es el nitrato de amonio


anteriormente mencionado, pero ahora con un
contenido de 33 % de nitrógeno y estabilizado
con 3 % de fósforo. El nitrógeno se encuentra
disponible en un 50 % en forma amoniacal y la
otra mitad en forma nítrica. Cabe destacar que
el amonio se retiene por más tiempo en el suelo
en comparación con el nitrato debido a que las
cargas eléctricas del amonio interactúan con las
arcillas del suelo, por lo que es una fuente de
nitrógeno muy usada cuando se necesitan Figura 6. El arándano prefiere absorber el N en
corregir deficiencias, además de tener forma de amonio.
disponible una parte del N por más tiempo. Fuente: Intagri, 2016.
Fosfato monoamónico. Comúnmente conocido
entre los productores como MAP, es un
fertilizante multi-elemento que proporciona
nitrógeno (11 %) y fósforo (52 %). Es un
fertilizante granular que se aplica a menudo sólo
o con otras fuentes. La alta solubilidad del
fosfato que contiene hace de este fertilizante
apto para diferentes suelos, especialmente
indicado para suelos con pH alto por su
reacción, sin embargo, en estos suelos suele
reaccionar con el calcio y precipitar,
disminuyendo su eficiencia. De los fertilizantes
sólidos fuentes de fósforo es el que contiene Figura 7. El MAP se puede utilizar como un
mayor riqueza de este nutriente. También, fertilizante arrancador.
debido a su contenido nutrimental es una fuente excelente como fertilizante arrancador (starters). Los
fertilizantes arrancadores suelen colocarse cerca o con la semilla al momento de la siembra con el objetivo
de que la planta al emerger se encuentre con el fertilizante y así utilizarlo para formar sus primeros tejidos.

Fosfato diamónico. Usualmente llamado DAP, es un fertilizante sólido altamente soluble que contiene
nitrógeno (18 %) y fósforo (46 %) fácilmente disponibles. El DAP se caracteriza por tener una reacción
alcalina en un inicio, aunque su efecto residual es usualmente ácido, por lo que es muy recomendado para
suelos con pH neutro a alcalinos. Es una excelente fuente de N y P, por lo que se puede usar como
fertilizante arrancador.

Nitrato de potasio. El nitrato de potasio es un


fertilizante de alta solubilidad que aporta dos
nutrientes: nitrógeno y potasio. Es considerado
un fertilizante de especialidad, por lo que se usa
principalmente para cultivos de alto valor. Tiene
un 14 % de N y un 46 % de K. Es una fuente que
no afecta el pH del suelo. Usualmente es
aplicado vía riego, es decir, mediante
fertirrigación (Figura 8).
Figura 8. El nitrato de potasio es un fertilizante de
especialidad.
Nitrato de sodio. Comúnmente llamado nitrato chileno, es una fuente natural de nitrógeno en forma de
nitrato. Su contenido es de 16 % de nitrógeno. Su gran desventaja es su contenido de sodio (Na) que
puede ser perjudicial para muchos cultivos. Incluso en algunos países está permitido su uso en la
agricultura orgánica, debido a que es un fertilizante que se encuentra de forma natural en yacimientos
desérticos de Chile. Actualmente es posible encontrar nitrato de sodio de síntesis.

Ácido nítrico. El ácido nítrico (HNO3) además de ser


Cuadro 2. Características de los ácidos nítricos
una fuente de nitrógeno es un excelente producto
más usados en la agricultura.
que sirve para ajustar el pH de las soluciones
Densidad (g/ml) Pureza (%)
nutritivas utilizadas en fertirriego o hidroponia.
1.10 18
Tanto en fertirriego con en hidroponia se usa con
1.15 25
doble propósito y la cantidad de ácido nítrico a
1.20 33
utilizar depende de la cantidad de bicarbonatos y
1.25 40
carbonatos que se desean neutralizar en el agua de
1.30 48
riego (ver más en: El Uso de Ácidos para Mejorar la
1.35 56
Calidad del Agua de Riego). En el mercado es
1.40 65
posible encontrar diferentes concentraciones de
ácido nítrico, por lo tanto, para calcular la cantidad 1.45 77
de N adicionado es necesario conocer los datos de 1.50 95
densidad y concentración del ácido nítrico. 1.55 99

Urea-Nitrato de amonio (UAN). El UAN es un fertilizante nitrogenado líquido muy utilizado y consiste en
una solución de urea [CO(NH2)2] y nitrato de amonio [NH4NO3] con un contenido de nitrógeno que va de
28 a 32 %. Es un fertilizante que contiene 25 % de N en forma de nitrato y 25 % en forma de amonio, y el
restante 50 % se encuentra como urea. Generalmente el UAN se usa para aplicaciones (inyecciones)
debajo del suelo o por medio del sistema de riego. Requiere de un manejo adecuado para evitar la
volatilización de urea, por lo que no se recomienda aplicar en banda sobre la superficie del suelo.

La elección del fertilizante nitrogenado


Los productores deben estar conscientes que la elección del fertilizante está condicionado por diferentes
elementos como: características físicas, químicas y biológicas del suelo, características ambientales
(temperatura, precipitación, etc.), cultivo, equipo de aplicación del fertilizante, disponibilidad de la
fuente, nutrientes que aporta el fertilizante, propiedades físico-químicas de la fuente, compatibilidad
entre fertilizantes y costo por unidad de nitrógeno. Por lo tanto, cada agricultor debe evaluar cuál es la
fuente de nitrógeno que mejor se adapte a las condiciones del predio, siempre buscando minimizar las
pérdidas del nitrógeno por las diferentes vías.
Cálculo de las dosis de fertilizante nitrogenado
El cálculo de las dosis del fertilizante es un procedimiento que requiere saber el aporte del suelo, mismo
que se conoce mediante un análisis de suelo. Otro dato necesario es la demanda nutrimental del cultivo
para lograr una determinada meta de rendimiento. ¿Deseas aprender a hacer el cálculo de la dosis de
fertilización para tu cultivo? Asiste al Curso-Taller para la Formulación de Programas de Fertilización de
Cultivos y aprende una metodología práctica para la definición de programas de fertilización en diferentes
cultivos, donde se involucre el análisis de fertilidad del suelo. Mayores informes en: intagri.com

Cita correcta de este artículo:


INTAGRI. 2017. Guía de Fertilizantes Nitrogenados para Cultivos. Serie Nutrición Vegetal Núm. 106.
Artículos Técnicos de INTAGRI. México. 8 p.

Literatura consultada
- Castellanos, J.; Rodriguez, N. F. 2017. Nitrógeno: Diagnóstico, definición de dosis, fuentes y épocas de
aplicación. Curso de Evaluación de la Fertilidad del Suelo para Formular Recomendaciones de Fertilización.
Intagri. México.
- Cakmak, I. 2017. Curso Internacional sobre Nutrición de Cultivos. Intagri. México.
- Gavi, R. F. s/f. Uso de Fertilizantes. Secretaria de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y
Alimentación (SAGARPA). México.
- IPNI. Principales Productos Fertilizantes Comerciales y su Concentración de Nutrientes.
- Verhulst, N.; Francois, I.; Grahmann, K.; Cox, R.; Govaerts, B. 2015. Eficiencia del Uso del Nitrógeno y
Optimización de la Fertilización Nitrogenada en la Agricultura de Conservación. Centro Internacional de
Mejoramiento del Maíz y Trigo (CIMMYT). México.
-Weiss, J.; Bruulsema, T.; Hunter, M.; Czymmek, K.; Laurence, J.; Ketterings, Q. 2009. Nitrogen Fertilizers for
Field Crops. Hoja informativa Núm. 44. Cornell University Cooperative Extension.