Está en la página 1de 2

5.

DISPONIBILIDAD Y PRODUCCIÓN DE INSUMOS EQUIPOS CRÍTICOS

Para que la APS cumpla su cometido de diagnosticar e intervenir los principales factores
de riesgo y problemas de salud de la población, espacio se requiere la disponibilidad de
insumos críticos en cantidad, calidad, estructura, tecnología y costos adecuados a las
necesidades diagnosticadas y a los programas establecidos para intervenirlas.
Se incluyen entre estos: Biológicos, medicamentos, equipos, transporte y
comunicaciones, los cuales deben ajustarse a los diferentes perfiles epidemiológicos de
las comunidades y a la disponibilidad de recursos.
La disponibilidad equipo crítico comprende una determinación de prioridades en dicha
producción, ya sea está nacional o por cooperación entre países e involucra la
distribución, uso y mantenimiento de equipos, así como la necesidad de establecer lista
de medicamentos esenciales de acuerdo con las principales enfermedades de cada región.
Esta área está estrechamente vinculada con la capacidad industrial y tecnológica de cada
país y por tanto se debe fortalecer mecanismos de cooperación entre países y regiones
para maximizar la división y abaratar los costos de los insumos críticos, facilitando así
mismos controles sobre características, precios y calidad de los mismos en el mercado
nacional e internacional.
6. FORMACION Y UTILIZACION DE RECURSOS HUMANOS EN SALUD
La formulación de políticas y programas de desarrollo de los recursos humanos del sector
en cooperación con el sector educativo, las cuales deben establecer con base en los
requerimientos de la Aps; se hace énfasis en la formación de personal auxiliar y medio y
de nuevos tipos de personal, como líderes y promotores de salud, agentes comunitarios y
a la creación y desarrollo de métodos no convencionales de capacitación.
Puesto que la app se hace énfasis en la prestación de servicios integrales de promoción,
prevención, curación y rehabilitación la formación de recurso humano en salud debe
orientarse también integralmente, de tal manera que puede contribuir no sólo a la
recuperación de la salud, sino ante todo a prevenir el daño y promocionar la salud, para
ello el énfasis ya no se hace en el diagnóstico de la enfermedad sino ante todo en el
diagnóstico de los factores de riesgo y factores protectores, se enfatiza en el enfoque
clínico, epidemiológico y social; la formación básica la educación continua y la formación
de servicio.
Las políticas de formación de recursos humanos apuntan a una planeación que permita
lograr una distribución adecuada en cuanto a cantidad y calidad de los mismos, de tal
manera que puede cumplirse la cobertura universal con servicio de salud, así como la
equidad, lo que garantiza una distribución geográfica de recursos humanos acorde con las
necesidades de atención de las distintas poblaciones.
La educación de la comunidad y de agentes de la comunidad tales cómo parteras o
comadronas, empíricos y curanderos es parte importante de la formación de los recursos
humanos para llevar a cabo la APS, puesto que hacen parte de la forma tradicional de
atención deben ser incorporados mediante una capacitación apropiada a los sistemas de
servicios de salud.
Cobra también especial importancia la capacitación de la mujer, ya que ella representa un
papel trascendental en el fomento de la salud como transmisora de conocimientos y
prácticas en aspectos importantes como la nutrición, práctica de higiene y otras
estrechamente vinculadas con la calidad de vida y situación de salud de las familias y
comunidades.